MANIFIESTO DESEDUCATIVO

Por un sistema educativo libre, eficaz e independiente

 

Cuando la soledad de un amplio colectivo de ciudadanos y la falta de representación política de sus argumentos impelen al desencanto y a la irritación, pero también a la sagacidad, es un deber inexcusable de la sociedad civil tomar la iniciativa y exigir que se tengan en cuenta sus reivindicaciones.

Sostenemos como incontrovertibles las siguientes evidencias: que el de los docentes es uno de los colectivos profesionales de España más desguarnecido, más irrepresentado, más desengañado, más enfadado y, en última instancia, más capacitado para denunciar el cúmulo de atropellos que se han ido cometiendo desde hace más de veinte años; que las diversas reformas educativas han fracasado estrepitosamente en todos sus planteamientos y han condenado a generaciones de estudiantes españoles a ser de las peor preparadas de la Unión Europea; que las circunstancias económicas de nuestro país obligan a dar, cuanto antes, un giro radical en la política educativa que han venido proponiendo hasta ahora los partidos políticos con representación parlamentaria, ya que, de no ser así, ninguna reforma logrará el objetivo -suponemos que sincero- de sacar a España de la grave crisis en la que se halla inmersa.

Por ello, y ante el anuncio de las negociaciones que el Ministerio de Educación está llevando a cabo con diferentes grupos políticos y con los principales sindicatos de la enseñanza, los abajo firmantes (maestros de Primaria, profesores de Secundaria y Bachillerato, profesores de Formación Profesional, profesores de Universidad, padres, madres y ciudadanos en general) nos vemos en la necesidad de exigir:

1.- Que el Pacto por la Educación incluya el criterio de los profesionales de la enseñanzaque están dando clase -y no sólo de quienes dicen ser sus representantes-, únicos expertos hasta el momento y principales conocedores de la realidad de las aulas españolas.

2.- Que el Pacto por la Educación se despoje de una vez por todas de la influencia de modas pedagógicas que no valoran el esfuerzo, la disciplina o la transmisión de conocimientos; limite las atribuciones de psicólogos y pedagogos, tanto en la administración como en los centros, a los fines estrictos de su adscripción, y se atenga exclusivamente a la realidad de unos estudiantes que necesitan con urgencia una formación en contenidos exigente para afrontar los retos del futuro.

3.- Que el Pacto por la Educación impida todo intento de manipulación ideológica de los planes de estudios, evite cualquier prejuicio partidista o electoralista, se atenga únicamente a los hechos, detecte los problemas más acuciantes y actúe en consecuencia, sin que se vea lastrado o condicionado por intereses espurios que nada tienen que ver con la enseñanza.

4.- Que el Pacto por la Educación no confunda, como se viene haciendo desde hace más de veinte años, la igualdad de oportunidades de una enseñanza obligatoria hasta los 16 años con la uniformidad de capacidades, y el derecho universal a una educación de calidad con la obligación de recibir unos mismos contenidos, exigencia que atenta contra los derechos individuales, niega que existan personas con distintas capacidades físicas e intelectuales o con perspectivas e intereses diversos, e impide que el Estado salvaguarde la legítima aspiración de los ciudadanos a promocionar socialmente.

5.- Que el Pacto por la Educación conciba una Enseñanza Infantil que no ignore que los niños de edades comprendidas entre los 0 y los 4 años han de pasar la mayor parte del tiempo con sus padres, aun cuando eso signifique que deban reconsiderarse las actuales normativas que rigen los permisos de maternidad y paternidad y los horarios laborales de los progenitores; que no eluda la responsabilidad de iniciar el aprendizaje de ciertas habilidades intelectuales cuando la capacidad o la inclinación de los alumnos así lo requieran; que no se entienda, en definitiva, como una etapa en la que sus profesionales han de quedar reducidos a ser simples nodrizas.

6.- Que el Pacto por la Educación considere la Enseñanza Primaria como el ciclo más importante en la formación del alumno, limite la promoción automática a los primeros años de la etapa, no desdeñe el rigor y la exigencia necesarios para afianzar tanto las habilidades primordiales en lectoescritura y cálculo matemático como los conocimientos básicos de otras disciplinas también esenciales, y no eluda la necesidad de plantear una Primaria hasta los 14 años. Pero que, sobre todo, haga de este periodo de aprendizaje el mejor momento para guiar al alumno en su futuro académico demandándole tenacidad, disciplina y esfuerzo, y detectando a tiempo y prestando una mayor atención a los problemas que puedan surgirle mediante una exigente labor de orientación -labor que sólo tiene sentido y es eficiente en esta etapa- que huya de la inútil burocracia actual y, principalmente, a través de programas de refuerzo dentro y fuera del aula.

7.- Que el Pacto por la Educación recapacite sobre la conveniencia de mantener, contra viento, marea y estadísticas adversas, la Enseñanza Secundaria, etapa que se ha revelado como uno de los mayores fracasos de las últimas reformas legales; que conciba, en su lugar, la creación de unBachillerato de 4 años de duración que recupere el valor del mérito académico acabando con la promoción automática y restablezca la especificidad que le da sentido y que lo define como la etapa preparatoria para los estudios superiores; que se atreva a abordar definitivamente una reforma de la Formación Profesional que convierta esta etapa en el motor más importante para transformar el modelo productivo de nuestro país, y que evite que se la continúe considerando una simple alternativa para aquellos que no pueden acceder al Bachillerato, otorgándole, para ello, 4 años de duración tras la Primaria, dotándola de medios y dignificando sus objetivos mediante el mérito y la excelencia.

8.- Que el Pacto por la Educación no condene a los alumnos que fracasan a la precariedad laboral y que incluya con carácter de urgencia, para ello, un tercer itinerario de Iniciación Profesional a los 14 años -de 2 años de duración- que armonice la presencia de las asignaturas instrumentales con una atención especial a materias exclusivamente prácticas, procurando así una cualificación profesional temprana y una salida laboral digna y suficiente como para no impedir la promoción social a la que todo ciudadano tiene derecho.

9.- Que el Pacto por la Educación plantee un sistema de conexión de los diferentes itinerarios salidos de la Enseñanza Primaria con racionalidad y sentido común, mediante cursos puente o exámenes de ingreso que huyan de la excesiva condescendencia que existe hoy día.

10.- Que el Pacto por la Educación evite la impostura de los actuales procedimientos de evaluación del sistema de enseñanza y plantee la urgente necesidad de unas reválidas estatales y vinculantes al final de cada etapa que hagan de los resultados el único y principal indicador fiable de la realidad de alumnado y profesorado.

11.- Que el Pacto por la Educación dignifique la figura del docente modificando, para ello, la actual estructura de los centros de enseñanza, facilite su labor rebajando el número de alumnos por aula, restablezca su autoridad devolviendo al claustro de profesores las competencias disciplinarias y restituya su autonomía confiriéndole la competencia para elegir a los directores y otorgando a los diferentes departamentos didácticos la libertad real para elaborar los planes de estudios.

12.- Que el Pacto por la Educación dignifique la figura del docente confiando a su único criterio las cuestiones derivadas de la enseñanza, despojándole de atribuciones ajenas a su cometido, acabando de una vez por todas con el absurdo sistema de promoción horizontal, incentivando su carrera mediante la búsqueda del estímulo académico y laboral, que, en todo caso, nada tiene que ver con los cursillos que actualmente organizan sindicatos y centros de profesores y recursos, dignificando el menoscabado Cuerpo de Catedráticos de Bachillerato y concibiendo un sistema de acceso a la función pública docente diferenciado para cada etapa educativa y basado exclusivamente en la excelencia.

13.- Que el Pacto por la Educación proponga por fin respuestas serias y contundentes a losgraves problemas que sufre la Universidad española, que recorte el número de universidades a fin de evitar la actual infradotación y la mediocridad a las que están expuestas, que reconduzca la vigente política de títulos a patrones de sensatez científica y económica, que racionalice los planes de estudios, que modifique los actuales modelos de gestión administrativa y emprenda una desburocratización en masa, que solucione los antimeritocráticos estándares de selección y de evaluación del profesorado, que reconsidere y adapte a la realidad de nuestro país los dudosos procesos que se han seguido para adoptar los nuevos requisitos de Bolonia, y que potencie programas de investigación con dotación suficiente evitando por ley la influencia política que hoy día impide o pone en entredicho, no sólo la eficiencia y la utilidad de éstos, sino el libre debate de ideas y, sobre todo, el concurso de toda disidencia crítica.

FIRME AQUÍ

11 comentarios en “MANIFIESTO DESEDUCATIVO”

  1. 15 noviembre 2011 a 20:41 #

    El Colectivo APNEA organiza dos charlas debate con Pedro García Olivo, sobre el sistema educativo desde un punto de vista crítico.

    Este pensador irreverente analizará de modo crítico y descarnado la realidad de nuestro sistema educativo y sus alternativas posibles.

    El jueves en el nuevo Centro Social Okupado La Guardería y el Viernes en el antigua edificio de económicas, actual Facultad de Ciencias Políticas, tendrán lugar los encuentros con Pedro García Olivo, autor de una nutrida narrativa (El Irresponsable, la Bala y la Escuela, El Educador Mercenario…..) sobre el sistema educativo, la figura del educador y el aprendizaje antiautoritario.

    El jueves 17 de Noviembre a partir de las 20h. en el nuevo Centro Social Okupado de Murcia, La guardería, tendremos un debate participativo sobre: La escuela. Cómo se puede educar encerrando. Desenmascarando como el buen profesor nos enseña a obedecer desobedeciendo. Ahh!, la Guardería está en el paseo del Malecón, justo en el lado opuesto al colegio de los Maristas.
    Al día siguiente, el viernes 18,a las 19:30h. habrá un charla en el antiguo edificio de Económicas (Ronda de Levante) actual facultad de Ciencias Políticas, donde se hará una critica al sistema educativo y se explicaran como entienden la educación los otros, los que están fuera de la escuela (familias de inmigrantes y otras minorías que no pueden o no aceptan la escolarización de sus gente, o grupos familiares que creen en la enseñanza en casa o fuera de las escuelas).
    Pedro G. Olivo es un analista y pensador revolucionario que ha escrito diferentes obras con una aplastante crítica a la escuela y a sus modernas practicas pedagógicas. Este “anti-profesor” muestra con argumentos como el sistema educativo hace que los educadores que intentan ser alternativos y “amig@s” de sus alumn@s , sean los que imponen en las aulas el autoengaño, la autoridad enmascarada, el Ilegalismo Útil (obedecer desobedeciendo), la coerción autoimpuesta…..
    Para entender mejor la esencia de los planteamientos de G. Olivo puedes leer esta entrevista siguiendo este link: http://www.pedrogarciaolivoliteratura.com/paciencia.htm

    Organiza Colectivo Apnea. http://www.colectivoapnea.wordpress.com

  2. Jose Mª Rosell Tous
    26 noviembre 2011 a 9:50 #

    Hola:

    Compartiendo algunos de los puntos que mencionáis en el manifiesto, me resulta extraño el no encontrar ciertas referencias a la situación actual que, al menos yo, considero de gran relevancia. Me refiero, por ejemplo al hecho de que:

    – Cerca del 40% de la enseñanza no universitaria de nuestro páis se encuentra en manos privadas y de centros privados concertados, que pagamos con dinero público. Estos centros, pese a ser ilegal, seleccionan claramente al alumnado a través de mecanismos varios y conocidos. Ello está provocando una huida de la clase media hacia dichos centros y la conversión de la enseñanza pública en una enseñanza de carácter marginal y asistencial.

    – Más del 80% de estos centros se encuentran en manos de órdenes religiosas, en particular de la iglesia católica, lo que significa que estamos dejando gran parte de la educación de un país aconfesional en manos confesionales.

    Entiendo que, sin tener en cuenta estos dos elementos, es dificil asumir el manifiesto que proponéis.

    Un saludo.

    • Francisco Javier
      26 noviembre 2011 a 11:02 #

      Es una verguenza que se estén concertando (Bachillerato incluido) centros como este:

      http://www.tajamar.es/

      En la Universidad lo que nos espera es más de lo mismo y no es descartable que acabemos en una situación similar a la de Chile. Sería deseable que cuanto antes docentes y estudiantes se manifiesten -a ser posible de forma violenta- ante la intromisión por parte de la Empresa-Capital, algo que queda reflejado en el documento “Estrategia Universidad 2015” y que puede consultarse en Internet. Por otro lado está el poder de las oligarquías católico-franquistas, de las que nuestra en ciertos aspectos débil democracia no ha logrado librarse. Lo que está en juega es la pérdida de lo que constituye el sentido auténtico de la Universidad, que no radica en la formación de mano de obra adaptada a los criterios de la Empresa.

      Un saludo.

    • Mariano
      26 noviembre 2011 a 17:50 #

      La huida de las clases medias de la escuela pública, fenómeno que se ha ido produciendo paulatinamente desde la entrada en vigor de la LOGSE, ha sido reiteradamente comentada y criticada desde las páginas de DESEDUCATIVOS.

      Lo que es cínico o delirante es que los defensores del actual statu quo se erijan en adalides de la escuela pública cuando la enseñanza comprensiva provoca un sistema ineficiente y dual, del que sólo pueden escapar los que tienen medios para ello.

      Si alguna vez se llevaran a término las medidas propuestas en el MANIFIESTO, lo cual es muy difícil en el actual marco político español, estaríamos en mejores condiciones de defender un servicio público educativo eficiente y de calidad, hecho imposible mientras persistan las premisas y los presupuestos del imperante modelo de enseñanza, al que no se ha terminado de presentar una auténtica alternativa, más allá de algunas frases o ciertas propuestas parciales, de muy corto alcance.

  3. Juan Jesús
    5 diciembre 2011 a 12:16 #

    Una duda…

    ¿cuáles son exactamente “las atribuciones de psicólogos y pedagogos, tanto en la administración como en los centros, a los fines estrictos de su adscripción,” que hay que limitar?

    • Francisco Javier
      5 diciembre 2011 a 20:33 #

      La verdad ke no sé muy bien pa ke están. Bueno sí, para lo que dice Pablo más abajo. Y yo también considero que entre estos profesionales hay gente maja.

      • Miquel T
        28 enero 2016 a 22:05 #

        Sí, ya se ve que no sabes “pa ke están”, pero tampoco parece que sepas “pa ke están” los profesores de lengua castellana

  4. 5 diciembre 2011 a 19:41 #

    Aquí tienes algunas de las más importantes, Juan Jesús:
    1-Son los responsables del sustrato ideológico de un sistema que desprecia la transmisión de conocimientos, con el resultado de que los alumnos que pasan por él salen deficientemente formados. Esto está demostrado por hechos tangibles y por estudios diversos.
    2- Son los responsables de un sistema con un concepto absurdo de las relaciones entre profesor y alumno, pues tiende a situarlos en el mismo nivel, lo que ha producido la tremenda explosión de conflicitvidad (supongo que estarás al tanto de ella) en los centros que padecemos desde la iimplantación de la LOGSE.
    3- Consecuentemente con 2, han sido los principlaes defensores de los alumnos que con su mal comportamiento y falta de límites se han cargado la buena convivencia de los centros.
    4- Consecuentemente con 2, han sido en buena parte de la desautorización y la desprotección que ha sufrido el profesorado en los últimos 20 años.
    5- Son los responsables de una persistente cruzada contra los contenidos específicos de las asignaturas, lo que ha redundado en un empobrecimiento de la enseñanza.
    6- Han tratado de imponer (y, a menudo, lo han conseguido) una relativización de la evaluación a ultranza, es decir, que a los alumnos se les calificase no por sus conocimientos de los programas, sino por una personalización extrema que diera por bueno cualquier progreso por mínimo o hasta ridículo que fuera, el cual debía producir inexcusablemente el aprobado del alumno.
    7- Consecuentemente con 6, han sido los responsables de la presión sobre el aprobado que hemos sufrido los profesores.
    8- Consecuentemente con 6, han sido los responsables de que muchos se dieran por vencidos y se extendiera el aprobado regalado. Ha habido, es vedad, muchos que no es que se hayan dado por vencidos, sino que se han creído las monsergas de los psicólogos y pedagogos y han regalado el aprobado por propia voluntad. Los primeros han sido los profesores acomodaticios o entreguistas; los últimos, los profesores guays. El daño ha sido el mismo.
    9- Consecuentemente con 6, han sido los responsables de que los alumnos se dieran cuenta de que no hacía falta estudiar para aprobar, con los consiguientes catastróficos resultados para nuestra enseñanza. Me remito a los estudios que hay.
    10- Han inflado el número de alumnos con problemas educativos, es decir han perpetrado lo que, usando un término muy acertado, alguien ha definido en este mismo blog como “patologización de la enseñanza”, y lo malo es que esto lo han hecho por conveniencia propia.
    11- Han ejercido la labor de policía política del sistema educativo o, simplemente, de chivatos del poder, con acciones como denuncias ante la inspección o control de juntas de evaluación. Aunque nos lo tomemos a broma, el término “paquistaníes” tiene que ver con esto, por lo que posee un trasfondo bastante tétrico.
    Esto es lo que hay, y te juro que me duele decirlo, Juan Jesús, porque entre los psicólogos y pedagogos hay muchos excelentes profesionales y yo tengo algunos amigos, pero la verdad es la verdad y hay que decirla y lo cierto es que estas cosas que expongo han pasado y siguen pasando. La consolidación y mantenimiento de un sistema tan malo como la LOGSE no hubiera sido posible sin peones de brega en los centros. Aquí está parte de la explicación.

  5. Kruscaya
    6 diciembre 2011 a 13:49 #

    Una reforma del sistema educativo habría de pasar necesariamente por fases y estudios preliminares que ningún gobierno se decidirá a afrontar con seriedad, claridad y veracidad:
    1.- Estado real de la situación sin ocultar que es mucho peor de lo que señalan los índices de fracaso, abandono y validez de las titulaciones expedidas en base a unos contenidos mínimos que no soportarían la comparación con los peores resultados de planes de estudios vigentes en cualquier periodo anterior.
    2.- Causas del reiterado fracaso de leyes y disposiciones reglamentarias que han tratado de remediar este estado de cosas . Pocos -o ninguno- de los agentes educativos saldríamos exentos de culpa: administración educativa –comenzando por los sucesivos gobiernos-, consejerías de educación, delegaciones y sus innumerables servicios, inspección educativa, centros docentes, profesorado y personal en general así como padres y, en menor medida, alumnos. En mi modesta opinión este conglomerado de órganos y personas –y sálvese quien pueda- se ha caracterizado por una falta clamorosa de autoridad burdamente compensada con el fácil recurso del “laissez faire, laissez passer”.
    3.- Medidas correctoras inmediatas entre las que deberá ocupar un lugar destacado el control del rendimiento efectivo de cualquier nivel y centro educativo sin perjuicio de las posteriores reformas legales.
    4.- Análisis y valoración de la eficacia de los medios personales, procedimientos pedagógicos y la acumulación desordenada de materiales docentes llegados a los centros por razones de oportunismo propagandístico o electoral.
    5.- Confección y publicación de un libro blanco, con amplia participación del profesorado, en el que se analicen aquellas causas y se proponga las soluciones de futuro.
    6.- Pacto por la educación y sólo por la educación, con luz, taquígrafos y refrendo parlamentario.
    7.- Nueva legislación con derogacion expresa de la actualmente vigente.

  6. Ania
    6 diciembre 2011 a 18:08 #

    Todas tus-nuestras- propuestas de mejora y reforma del sistema educativo parten de la premisa de que los padres y el sistema quisieran de verdad para la secundaria otra cosa que no sea una simple guardería. Yo soy pesimista y estoy convencida de que guardería es lo que quieren y necesitan para seguir trabajando ambos progenitores a destajo para comprarse más y más objetos de consumo. Hijos felices, entretenidos y aprobados por el simple hecho de permanecer recogidos en los centros y , en el caso de ciertas etnias pues colaboración de los centros para justificar lo injustificable en cuestión de ausencias y seguir regalándoles comida y material escolar sin contraprestación alguna por su parte.

    • Kruscaya
      6 diciembre 2011 a 19:19 #

      Existe, en efecto, un sector de la población indiferente e incluso contrario a todo lo que suponga esfuerzo y valoración de bienes culturales de futuro, conocimientos, preparación… y que rechazan consciente o inconscientemente cualquier sacrificio que les afecte a ellos o a sus hijos. Sin embargo, ni son todos ni constituyen la mayoría de la población. El problema estriba, a mi entender, en que se han alejado ya del sistema público y engrosan a ritmo creciente los centros concertados o privados, cuando disponen de recursos del tipo que sean. El empobrecimiento de la escuela pública nunca estuvo tan a ras de suelo y el paso del tiempo no hace más que empeorarlo por la propia dinámica de su rechazo, especialmente entre las clases medias. ¿Qué responsable político o gobierno optaría por desmontar lo que aparentemente demandan los padres para levantar de su estado a esta escuela tan denostada no solo por los padres sino hasta por el profesorado que la sirve?. No tengo ni un solo compañero con hijos en la pública, salvo por necesidad de alguna modalidad educativa inexistente en la privada. De una enseñanza pública prestigiada y de primer orden (y una privada subsidiaria de la primera), hemos pasado a la situación inversa. Si además resulta que el coste por alumno de la pública supera -dicen que en mucho- a la concertada, ¿qué argumento puede esgrimirse en su defensa? ¿nuestras oposiciones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: