archivo | 12 diciembre 2011

La España vulgar (2). El nefando indiviso

El solo nombre de alguno de los especímenes de los que antes hablaba se basta, a veces, para que en el imaginario activo del posible lector de estas líneas emerja una presencia tan acabada de lo que quiero combatir que bien pudiera ahorrarme ulteriores maledicencias y exégesis, si hubiere lugar. Pongamos por caso éste: Vicente […]

Continuar leyendo