¿Hace falta la filosofía en la Educación Secundaria?

Lo confieso: ya no leo la prensa. Y a pesar de mis esfuerzos para permanecer ignorante, sé cómo van las cosas: van mal. Van muy mal. Y cada vez peor. La ‘prima de riesgo’, los ‘mercados’, las ‘agencias de calificación’ y la puñetera ‘deuda’ se nos aparecen cada mañana como espectros aguafiestas que nos acaban jodiendo el desayuno. En educación ya hemos recibido alguna colleja y esperamos más. Sólo nos preguntamos cuándo llegará, si en Navidad, en Semana Santa o para el verano. Algunos ya están avisando de que la solución a la crisis económica no tiene por qué ser (sólo) económica. Es el caso de José Penalva, el cual, en un reciente artículo, sostiene que “la salida de la crisis económica pasa necesariamente por la reforma del sistema educativo”. Creo que pocos negarán esto. Ahora bien, mucho me temo que sí, que se reformará la educación, pero con criterios meramente económicos. O sea, que tratarán de gastar menos. Ignoro si mis temores están o no fundados, pero me consta que los comparto con buena parte de mis compañeros profesores. Concretamente, los de filosofía, que siempre tenemos la mosca detrás de la oreja y hace tiempo que nos sentimos observados, creemos que tarde o temprano nos descubrirán, y entonces nos preguntarán: ¿Y ustedes, ‘pa’ qué sirven?

Qué bochorno cuando eso pase y empecemos a balbucear y a decir las tonterías y tópicos que se suelen decir en estos casos. O, lo que es peor, qué vergüenza si empezamos a explicar lo bien que viene la filosofía para desarrollar las competencias ciudadana, emocional, digital o las que sean. Y, lo que sí me haría desear que me tragara la tierra, qué humillación si tenemos que ver cómo viene un Marina a intentar colar una ‘competencia filosófica’.

Tampoco creo que debamos evitar la pregunta. Si alguna disciplina ha de justificarse, esa es la filosofía. Quiero decir, que asignaturas de la Educación Secundaria como ‘Economía y empresa’, ‘Psicopedagogía’, ‘Tecnología industrial’ o ‘Técnicas de Laboratorio’ tienen un valor meramente accesorio, pues no están justificadas más que por razones coyunturales del tipo: ‘la asignatura x te sirve si luego quieres estudiar y’. Como diría el buen Kant: su necesidad es meramente hipotética. Pero la Filosofía no es una propedéutica, ni se estudia para tener una buena base de cara a estudiar farmacia, derecho o ingeniería industrial. La filosofía se presenta con una necesidad categórica -si me permiten seguir con el lenguaje kantiano. La filosofía, de entrada, supone una renuncia a estudiar asignaturas que sí constituirían una propedéutica para lo que quiera que vayamos a estudiar después. De modo que, si hay una asignatura necesitada de justificación, esa es la filosofía.

En un artículo de mi blog prometía comentar un texto de la Introducción a la Filosofía de Julián Marías. Creo que en ese texto están las claves del problema que planteamos. En primer lugar, si es necesario justificar la presencia de la filosofía, es porque a priori la filosofía no es algo necesario pues

Ni el hombre ha hecho siempre filosofía, ni es seguro que la siga haciendo siempre en adelante.

La filosofía no se sigue de la naturaleza humana. Es algo que podemos hacer o no sin dejar de ser humanos (afortunadamente -añadiría). Así que nada de justificar la filosofía apelando a una presunta naturaleza humana. La filosofía surge en una situación concreta de unos hombres concretos, que se ven obligados a filosofar por una necesidad vital concreta.

De hecho, quien se matricula en un curso de la Educación Secundaria no es la ‘naturaleza humana’, sino Pepito o Juanita. Decía Ortega que el hombre no tiene naturaleza, sino historia, de modo que lo que hace las veces de ‘naturaleza humana’ en Pepito o Juanita es su historia, que, por cierto, incluye la historia de la situación en la que se ven obligados a vivir, quiéranlo o no. Dice Marías en el texto que trato de comentar:

como el ser del hombre incluye esencialmente todo lo que le ha pasado, y al hombre le ha pasado hacer filosofía desde hace veintiséis centurias, ésta es ya, desde luego y para siempre, un ingrediente de la vida humana, algo que pertenece -aunque no siempre ocurrió así- al ser del hombre

Como he dicho, no educamos a la naturaleza humana, sino a un individuo europeo del siglo XXI, y lo hacemos con el objetivo de convertirlo en alguien capaz de situarse en un mundo que no ha elegido. La educación tiene entonces como misión introducir a ese individuo en el mundo en el que le ha tocado vivir. Y ese mundo incluye -querámoslo o no- la filosofía. Para llamarse ‘educativo’, un sistema europeo del siglo XXI debe contener la filosofía como un ingrediente esencial. Dicho de otra forma, en la Europa del siglo XXI, el sistema educativo incluirá la filosofía o no será ni sistema, ni educativo. Un sistema educativo -aquí y ahora- sin filosofía es un sistema amputado, y eso es verdad aunque a muchos le resulte dicha amputación sumamente placentera. Y esta amputación tiene una consecuencia: la desorientación, la inautenticidad y, al final, la barbarie.

Como el post se alarga, concluyo planteando un nuevo problema.  La filosofía es necesaria en el sistema educativo europeo del siglo XXI, pero, ¿de qué forma? ¿Es la actual configuración de la filosofía la forma adecuada de incluir la filosofía en la educación?

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Categorías: Diagnósticos

Suscribir

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

30 comentarios en “¿Hace falta la filosofía en la Educación Secundaria?”

  1. Ana Belén
    7 diciembre 2011 a 8:58 #

    Hola,

    pues en la filosofía pienso yo mucho últimamente, más que en la filosofía en el daño que su ausencia ha hecho y sigue haciendo entre los jóvenes o mejor dicho, entre la población general de este país. No creo que la Filosofía necesite de ninguna justificación y mucho menos en estos momentos de crisis económica y política, en que no se entiende el mundo en el que estamos inmersos sin un alto conocimiento de filosofía de todas las épocas. Yo, que soy de Latín, también pensaba antes en la justificación de mi asignatura y también acudía al argumento propedéutico. Ahora, aunque sigo mencionando la importancia de mi asignatura para el mejor conocimiento del propio idioma, respondo: “Sirve para ayudaros a salir de la caverna”. Nunca el conocimiento debió pasar a medirse en términos de utilidad. En cuanto eso sucedió, se fue todo al carajo. Principio de la LOGSE, por cierto. Que conste que tampoco creo que la cuestión de fondo de semejante ideología fuese la mayor o menor utilidad, eso es lo que les han vendido a padres y sociedad en general. La finalidad era impedir a toda costa dar una formación sólida a la gente. No vaya a ser que la gente empiece a leer, a comprender y a ver más allá de la necedad que nos rodea. Un saludo a todos. Por la presencia de la filosofía desde el principio de la educación secundaria o mejor dicho, desde el principio de un Bachillerato de rigor.

    • Kruscaya
      7 diciembre 2011 a 10:01 #

      No me preguntaría yo “si hace falta la filosofía en la educación secundaria”, sino “si es posible la filosofía en la educación secundaria actual”.

      Tomemos un ejemplo del texto:

      “Como el ser del hombre incluye esencialmente todo lo que le ha pasado, y al hombre le ha pasado hacer filosofía desde hace veintiséis centurias, ésta es ya, desde luego y para siempre, un ingrediente de la vida humana, algo que pertenece -aunque no siempre ocurrió así- al ser del hombre”.

      ¿Cuántos de nuestros alumnos de secundaría, incluido el minibachillerato, podrían interpretar lo leido y hacer algún comentario que no fuera “¿lo qué, maestra?”

  2. Ana Cuesta Solana
    7 diciembre 2011 a 13:18 #

    Lo que habría que plantearse es si hace falta la actual secundaria obligatoria. ¿No ha demostrado ya de forma estrepitosa su fracaso e inutilidad? Debería dinamitarse.

    Y en un verdadero bachillerato, más denso y extenso que el actual, por supuesto que sí hace falta la filosofía. Y es muy obvio lo que sobra, lo que debe ser tirado por la borda.

    Si se mantiene la actual secundaria tal como está concebida, habrá que desarrollar las siguientes competencias:

    1. Competencia para evadirse.
    2. Competencia para pasar de todo.
    3. Competencia para salir corriendo.
    4. Competencia para hacer cortes de mangas.

    Todas estas son subcompetencias de una macrocompetencia de SOBREVIVIR EN TIEMPOS IMPOSIBLES

  3. 7 diciembre 2011 a 13:25 #

    Seamos optimistas y dejémonos llevar por el entusiasmo algo irreflexivo de Kant:

    “La metafísica, conocimiento especulativo de la razón completamente aislado, que se levanta enteramente por encima de lo que enseña la experiencia, con meros conceptos (no aplicándolos a la intuición, como hacen las matemáticas), donde, por tanto, la razón ha de ser discípula de sí misma, no ha tenido hasta ahora la suerte de poder tomar el camino seguro de la ciencia. Y ello a pesar de ser más antigua que todas las demás y de que seguiría existiendo aunque éstas desaparecieran totalmente en el abismo de una barbarie que lo aniquilara todo.

    Un saludo

    • 1 junio 2012 a 7:03 #

      I agree about the autoresponders. Complete lack of a peaonsrl touch! I’ve heard quite a few complaints about GoDaddy and I have to say, I’m really surprised. I’ve been with them for a long time now and so far haven’t had any problems with them.Stacey N. recently posted..

  4. Francisco Javier
    7 diciembre 2011 a 15:22 #

    Todo depende de qué entendamos por necesidad. Si de lo que se trata es de mantener este sistema , que además de ser una mierda cada vez recuerda más a un manicomio, pues la filosofía no hace ninguna falta. Si de lo que se trata es de tener un pueblo cenutrio, bárbaro, ruidoso, grosero, mano de obra sedienta de formar parte de nuestro “lamentable bienestar”, lo mismo.

    Yo no perdería ni un segundo en tratar de justificar la filosofía ante un burócrata descerebrado. Si no saben para qué “sirve” la filosofía que repitan curso o que se vayan a….. Aquí hay que ser más cínico y perro, que los cínicos estos.

    Un saludo.

  5. Borja Contreras
    7 diciembre 2011 a 16:04 #

    Verdaderamente, eres demasiado bondadoso. Parece como que temes que el vulgo te eche en cara que incluyas ciencias inútiles en tu plan de educación. Las ciencias de que hablamos tienen una ventaja inmensa, pero que pocos sabrán apreciar; y consiste en que purifican y reaniman un órgano del alma extinguido y embotado por las demás ocupaciones de la vida, órgano cuya conservación nos importa mil veces más que los ojos del cuerpo, puesto que sólo por él se percibe la verdad. Cuando digas esto, los que piensan como nosotros en esta materia te aplaudirán; pero no te atengas al voto de los que jamás se han empleado en reflexiones de esta clase, y que no ven en estas ciencias otra utilidad que aquella de que tú hablaste.
    Platón, La República, libro VII

  6. Francisco Javier
    7 diciembre 2011 a 16:24 #

    En caso de duda metafísica, también pueden dirigirse a un tal Ángel Gabilondo.

    • Mariano
      7 diciembre 2011 a 18:42 #

      Muy bueno, Francisco Javier. Posiblemente a través de Gabilondo veamos esa luz que nos falta.

  7. Mariano
    7 diciembre 2011 a 18:33 #

    La “educación para la vida” que inspira el pensamiento pedagógico (oxímoron donde los haya) distingue entre “saberes útiles” y “saberes inútiles”. En este último extremo están todas las bellas artes (excepto el cómic y el grafiti), el latín, la literatura (mero apéndice decorativo de la lengua, casi en vías de extinción), la filosofía y, en general, la ciencia pura, no aplicada.

    ¿Qué es lo que les hace falta saber y aprender a los jóvenes y las jóvenas del siglo XXI? Pues muy sencillo. Nada de ciencias artes ni humanidades. Sólo dos cosas: las competencias básicas y la educación en valores. Con las primeras aprenderá a aprender, y más que en el saber se adentrara en el “saber hacer” y así será un aprendiente autónomo, ahí es ná. Mediante las segundas será un ciudadano concienciado, sabrá decir ´los niños y las niñas´, contribuirá a compensar el cambio climático con un medio ambiente sostenible (no sabemos cómo pero lo conseguirá), hará todo tipo de “tareas cooperativas” dentro y fuera del aula y ¿quién sabe? quizá hasta se acerque a una ONG en sus ratos de ocio. Eso sí, si vive en un territorio del “Estado” con identidad propia y diferencial, tendrá que aprender también la ficción que han inventado los gerifaltes de la formación del espíritu nacional, que llevan años “haciendo país” y trabajando duro en sus talleres para construir patrias (todo por la patria, oye). Descubrirá una historia patria jamás contada, inimaginable hace años, una historia que se la habían ocultado a las diferentes naciones oprimidas, una historia que convierte el pasado común en un fenómeno imprevisible y tan próximo al pensamiento de Julio Verne como era antes la prospectiva de la ciencia-ficción.

    El final del cuento tontito y plano ya lo conocemos: analfabetismo en todos los sentidos (conceptual, estético, humanístico, científico) anomia y vaciedad. El diseño curricular y la escuela nueva ya han rendido sus frutos. Pero el hecho es que en la ESO, y no sólo en la eso, tiempo ha que vinieron con la podadora para cortar todas las malas hierbas y las plantas no provechosas.

    Y realmente, para la vida, ¿qué se necesita? Pues un poquito de gracia y otra cosita. ¿Para qué queremos más? Si el panorama que les espera a las nuevas generaciones es la cola del INEM, la precariedad y la austeridad por narices, si nos encaminamos a un nihilismo multidimensional. ¿Encima queréis que los muchachos le den al coco? No, hombre, no. Lejos de nosotros la funesta manía de pensar. Cuanto más alienados y anestesiados estemos todos, mejor. Mientras haya para garrafón y calimocho, todo en orden. Más vale no saber y no pensar nada, para lo que les podría servir.

  8. 7 diciembre 2011 a 18:46 #

    No sé si es necesaria “la filosofía”, pero me parece que sin “filosofía” es muy difícil formar a una persona. No sé si es necesaria la historia de la filosofía, pero me parece imprescindible dominar el razonamiento. Como profesor de lengua, he empleado más tiempo en intentar inculcar nociones básicas sobre el razonamiento elemental que propiamente cuestiones gramaticales que me parecen absolutamente heteróclitas. Con el pie cojitranco de los artículos de fondo de la prensa -los de Vicente Verdú son una joya, porque no hay como los suyos para ver el callejón sin salida de la falta de rigor conceptual o del abuso de la retórica- me he hartado, frase a frase, de distinguir hechos e ideas, lugares comunes, verdades del barquero y, sobre todo, la hermosa cola multicolor del pavo real de las falacias. Todo “instrumental”, es cierto, pero de ahí di un brinco sobre el alambre y se me ocurrió “abrir” cada clase con un aforismo que sometía a su consideración para que se estrujaran la mollera y pudieran articular alguna razón que diera, a su vez, razón de ellos. Ahí fue el llanto y el crujir de dientes, sin duda, pero no pocos empezaron a filosofar en ese breve ejercicio y siguen sin perder la afición, tras haber ampliado su campo de lecturas para incluir dentro de ellas libros filosóficos. Para que no se dude de mi valor, aquí en Cataluña, el primero que utilizaba es uno del simpático Cioran: “Un hombre que se precie no tiene patria. Una patria es un engrudo.” Sucede, en cierta manera, lo propio con la asignatura de Literatura. Me bastaron tres años de carrera para darme cuenta de que era absurda, de que lo que requerían mis alumnos era poder expresarse con rigor y con estilo. Siempre me ha dado mucho juego que ellos hagan literatura, y poquísimo o nada que se interesen por cuestiones históricas o técnicas que ni les van ni les vienen. ¡Pero de verdad cree alguien que nuestros alumnos de bachillerato están en condiciones de asimilar una obra como la de Góngora, la de Juan Ramón JIménez -un poema suyo, “el nombre conseguido de los nombres”, ¡filosofía purísima!, forma parte de una antologia de lectura ‘obligatoria’, es decir, una invitación al abandono de la práctica lectora-, la del propio Unamuno o la, para ellos ininteligible, de Luis Martín Santos?
    No necesita ninguna justificación el hecho de filosofar, y me parece la espina dorsal de la formación académica. Con sano humor cachazudo, Antonio Machado convirtió a su filósofo Juan de Mairena en profesor de Educación Física…

  9. Kruscaya
    7 diciembre 2011 a 20:49 #

    No seré yo quien ponga en duda la capacidad del alumnado para comprender y hasta asimilar el conjunto de saberes que conforman la materia tradicional de la filosofía. Las mismas posibilidades -como capacidad- habremos de suponerles para la comprensión y aproximación a su evolución histórica. Lo que niego es que con el bagaje cultural adquirido en nuestra enseñanza secundaria puedan, con la sola fuerza de su razón, salir de esa niebla primordial en que están sumidos. Los instrumentos de la cultura son aquí tan esenciales que quien carece de ellos no puede dar un solo paso ni cogido de la mano de todos sus profesores. Es el mismo drama con el que se enfrenta diariamente los compañeros de matemáticas, física, química, latín, griego… y otras materias, básicas en mi tiempo. Creo que sobre la importancia de la Filosofía todo ha quedado dicho en intervenciones anteriores.

    • 8 diciembre 2011 a 19:26 #

      Estoy corrigiendo. Y no puedo estar más de acuerdo.

  10. Luzroja
    7 diciembre 2011 a 22:22 #

    A cualquier mortal, lo que más le jode es el fracaso intelectual.
    El “no comprender” de la infancia nos enfrenta a la más dura prueba: elegir entre querer comprender lo que no se comprende o abandonar.
    El que abandona es un fracasado intelectual, que se dé por jodido.

    La filosofía es, con mucho, uno de los mayores ejercicios intelectuales, aquellos que no abandonan, tarde o temprano entran en contacto con ella, es inevitable.

  11. Jesús San Martín
    8 diciembre 2011 a 8:37 #

    No quieren que sepamos ni filosifía ni historia. El siguiente enlace comienza con La Política de Aristóteles

    http://edicion4.com.ar/e4blog/

    • Borja Contreras
      8 diciembre 2011 a 9:35 #

      Magnífico enlace, Jesús.

  12. El pobrecito profesor
    8 diciembre 2011 a 20:11 #

    Como ya se ha dicho antes, el verdadero problema es que no se puede enseñar filosofía, no que no se deba enseñar. Igual ocurre con la mayoría de las asignaturas. En mi caso, lengua y literatura, sobre todo con esta última, apenas se consigue nada aceptable. A los jóvenes no le interesa porque no la comprenden -como dijo ante Luzroja-. Es sencillo, ya que no escuchan porque hablan,y así no entienden porque no atienden. No tienen la menor capacidad de reflexión, de concentración, de exponer o argumentar algo lógico sobre cualquier idea propia o ajena. Los textos que redactan están llenos de incorrecciones de todo tipo; leen sin entender y ni siquiera preguntan o sienten curiosidad hacia ese texto misterioso. Sufrirían la mayor de las torturas si estuviesen solos, ante un cuadro, un paisaje, ante las olas o montañas inmensas. No resisten la contemplación. Tampoco la tranquilidad, la paciencia, el esfuerzo y la satisfacción por las cosas bien hechas.
    Pienso que es un mundo tan acelerado -el de todos, pero sobre todo el suyo- que a mí me resulta incomprensible.Tampoco lo deseo, al igual que ellos tampoco quieren el que yo les puedo ofrecer en mis clases.
    Según un estudio, los chimpancés son capaces de manejar para sus intereses las famosas tablets digitales. No me extraña que estén tan de moda. Pronto, los blogs como este habrán desaparecido, serán video-blogs. Al igual que también desaparecerá la buena escritura o los buenos libros “difíciles” de filosofía o de literatura. Sólo la imagen, fácil, bárbara, primitiva.
    ¿O no es verdad que cada vez se escribe, se lee y hasta se piensa y se critica menos y peor? Sólo evitan en parte esto los que controlan el dinero y ostentan el poder. Uno de ellos me confesó con satisfacción que en su colegio privado sus vástigos leen y comentan La Celestina en Tercero de ESO. ¿Sería para darme envidia o por puro cinismo?

    • 8 diciembre 2011 a 21:36 #

      La confirmación bonobial de esas habilidades es la tendencia de no pocos a intervenir en un debate mediante un vínculo a un vídeo, ahorrándose cualquier posible explicación que se esperara de ellos. Tal cosa sucede con dolorosa frecuencia en la web del sindicato SPS, aquí en Cataluña. Resulta imposible intercambiar ideas con quien te ofrece cromos animados. Claro que ya lo dijo Schopenhauer: Los naipes se inventaron para que los tontos tuvieran algo que intercambiarse.

    • Kruscaya
      8 diciembre 2011 a 22:31 #

      Hace unos meses recordé una de las primeras películas que tuve la suerte de ver siendo niña. Se trataba de una de indios en la que los soldados americanos, los buenos entonces, al quedar sin caballería y sin munición frente a un poblado de indígenas -secuestradores de una bella mujer blanca- adoptaron la ingeniosa táctica de distribuir entre las numerosas tiendas de pieles una gran cantidad de barriles y botellas de güisqui amparados en el silencio y la oscuridad de la noche. No me alargo en la narración porque con toda seguridad sospecháis ya la trama y el desenlace. En efecto, todo se desarrolló como lo estáis pensando.
      Vino a mi memoria este recuerdo al contemplar en la televisión las imágenes de un botellón organizado en el campus de una de nuestras universidades para festejar el comienzo del curso y, como es natural, con la aquiescencia de las autoridades “docentes” y el permiso de “papá y mamá”. No eran indios los de las imágenes; se trataba de estudiantes universitarios. También había más que en el poblado , seguramente porque a diferencia de aquel aquí también participaban las mujeres. Otra nota diferenciadora es que los indios de la película no defecaban ni se orinaban en las callejuelas de su poblado. Pero no lo olvidemos, estos eran estudiant@s universitari@s, no indios estúpidos y asilvestrados.
      Y aquí estamos, estimado pobre profesor, esperando órdenes de Sarkozy y Merkel.
      .

  13. Indispuesto
    9 diciembre 2011 a 21:31 #

    Antes de llegar a 3º de BUP, pensaba que la filosofía sería algo oscuro y difícil. Estudiándola, descubrí que no era para tanto. Me explico, no más difícil que las matemáticas o la física en esos niveles de 3º de BUP y COU. ¿Por qué no empezar a hablar algo de filosofía antes?
    Ya de profesor descubrí que ese aprendizaje por ósmosis que pretendía la LOGSE no era posible. Así que, como Ana Belén, y más que nada por contrariar a los que piensan que a los alumnos hay que dárselo todo mascadito para una fácil digestión, me puse a hablarles a mis alumnos, desde 1º de ESO, de la caverna, del dolor de ojos… ¿Sabéis leer, escribir, algo de matemáticas (concesión a la galería)? Sí. ¿Para eso habéis tenido que estudiar? Sí. Eso os ha costado trabajo, ¿no ha merecido la pena? Sí. ¿Os gustaría que vuestros hijos aprendieran esas cosas? Sí. No siempre son síes, claro.

    Cuando leo en clase frases y párrafos que los filósofos han escrito sobre la música, mi asignatura, percibo un mayor interés y comprensión que cuando leen algunos de esos infames libros de texto que difícilmente pueden interesar a nadie.

    Me parece interesante que a los alumnos, ya en la ESO, les pueda ir sonando “de que va eso de la filosofía”. Y después, que aprendan la filosofía difícil. Por cierto, vería más pertinente una asignatura de filosofía en 4º de ESO, que esa Ética y reflexión de no se qué cosa ciudadana, que a veces da cualquier profesor y que se convierte en un Dios sabe qué. Los que vayan a FP también tienen derecho a salir de la caverna.

  14. 16 diciembre 2011 a 17:42 #

    Hace tiempo que a propósito de la presencia de la Filosofía en el Bachillerato escribí un artículo que colgamos en este nuestro blog: https://deseducativos.files.wordpress.com/2009/11/espana-europa-la-educacion-y-la-filosofia.pdf .No es que quiera caer en la tentación de citarme, es que no deseo volveros a dar la misma matraca.
    Lo que en resumidas cuentas venía a decir es que el estudio de los fundamentos más elementales de la Filosofía constituía el esfuerzo más notable que podía realizar el estudiante de bachillerato, la prueba definitiva de su madurez, como así lo ponía de manifiesto el ejercicio de “disertation” (ensayo) en la Selectividad francesa, por ejemplo. Contar con alumnos capaces de llegar a tal altura era la mejor prueba de la salud del sistema de enseñanza.

    Pues bien, vamos a la cruda realidad. Ejercicio de la primera evaluación. Primer curso del bachiller (antes 3º de B.U.P.). LETRAS.

    Pregunta: ¿Cómo surge el nuevo concepto de “individuo” en el helenismo y qué caracteres posee?

    Respuesta: (CIto literalmente)
    “El concepto de individuo llega cuando comienza el comercio ya que el nuevo individuo es el comercio en los puertos, quiero decir en los que navegan por el mar. Siempre navegaban por el Mediterráneo. Ulises siempre les ayudaba e incluso los apoyaba. Después de un tiempo a Zeus le sale de la cabeza a una hija siquica, su descripción de es chica o un nuevo individuo era mitad animal y la otra mitad era una virgen, ella no se relacionaba con los hombres. Podías saber que es ella porque siempre un bicho con ochuelo, y si se fijan bien parece que nunca durmiera. Ella es como la vigilancia y la perseverancia. Siempre protegera a su padre, de una forma guerrera. Ella siempre iba a estar vigilando su pueblo y a sus ciudadanos para que no les pase nada a ellos y a sus cosechas, ya que en esos tiempos era el principal método de comercio. Pero si observaba algo injusto, ella lo haría pagar como fuera posible. Este nuevo individuo era como una diosa para su pueblo, aunque en esos tiempos los ciudadanos no confiaban ni creían en los dioses”.

    ¡A ver! ¿Cómo explico ahora yo a Kant?

    • Mariquilla
      16 diciembre 2011 a 20:07 #

      ” ¡A ver! ¿Cómo explico ahora yo a Kant?”

      Es difícil, don Antonio, pero, en todo caso, le aconsejo que si se decide no lo haga en la segunda lengua extranjera aún en el supuesto de que esté usted en un centro bilingüe y “enganchado” al programa. La comprensión resultaría difícil y podría entorpecer la posterior expresión escrita por parte del alumno. De esto ya le habrá hablado el orientador. Déjelo madurar, lo necesita. Los juicios sintéticos a priori pueden esperar… y además ¿pa qué sirve eso, maestro?

    • Ania
      18 diciembre 2011 a 11:53 #

      Todo ESO resuena Antonio. Están en el Bachiller con niveles de de Primaria o de primer ciclo de la ESO. Hay que conseguir el 90 o 100% de aprobados por presiones políticas y/o por intereses de mantener líneas y puestos de trabajo. .

      Tu alumno está acostumbrado a que le aprueben , si no en la 1ª evaluación en la segunda o en la tercera. Si “nunca ha repetido” ¿Porqué iba hacerlo ahora? Me temo que todos tenemos o hemos tenido ese problema. Es de lo que más fastidia – a mí al menos- de esta profesión cuando trabajas “por cuenta ajena” : que la mentira, el engaño y la impostura vayan incluidas.

    • Mariano
      19 diciembre 2011 a 22:25 #

      No había leído en su momento el artículo que mencionas. La verdad es que es excelente y merece la máxima difusión, aunque hoy sólo sirva de desahogo en el páramo en el que habitamos.
      Magnífico artículo y luminosas conclusiones.

      • 19 diciembre 2011 a 23:03 #

        Gracias, Mariano. Aunque hace ya unos años que se escribió, sigue de rabiosa actualidad. Y aunque haga ya unos años que deambula por esos lares de lo escrito, permíteme que te lo dedique ahora a ti. Un saludo y un abrazo.

  15. El pobrecito profesor
    16 diciembre 2011 a 19:09 #

    El problema no es Kant, ni su crítica a la razón pura o práctica. El problema es que no entendamos la frase “Podías saber que es ella porque siempre un bicho con ochuelo”. Cuando lleguemos a ese nivel, habremos alcanzado el nirvana de saber abordar las famosas COMPETENCIAS.
    Gracias por el buen rato pasado -este año me negué a dar bachillerato por mi desesperante experiencia de un Segundo del año pasado de Humanidades, con exámenes como mínimo tan divertidos como el suyo-.

  16. 17 diciembre 2011 a 10:42 #

    Deseducativos en el New York Times:

    “What Is College For? Teaching is not a matter of making a subject interesting to students but of students coming to see how such subjects are intrinsically interesting. It is more a matter of students moving beyond their interests than of teachers fitting their subjects to interests that students already have.”

    http://opinionator.blogs.nytimes.com/2011/12/14/what-is-college-for/

  17. 18 diciembre 2011 a 8:00 #

    ¿Entiendo mal, o este debate tiene que ver con que no hemos llegado al logos y continuamos en la fase del mito? Si eso fuera así ¿por qué esa regresión?

    Tengo la impresión de que quizá deberíamos comenzar por ahí. El mal no solo tiene que ver con la filosofía, sino con todo un “sistema de pensamiento” en el que ya solo hay cuestiones de conciencia y donde las explicaciones mágicas sobre lo que nos sucede son protagonistas. El sistema de enseñanza está dentro de un conjunto social en el que lo que la filosofía promueve tropieza con lo políticamente correcto. Porque hablar de filosofía es devolverle el protagonismo a las personas, a la razón, al diálogo y el debate, es no admitir espacios vedados al pensamiento ni verdades sagradas e intocables y, cada una de esas cosas pone en cuestión el mundo en que vivimos.

    • Mariquilla
      19 diciembre 2011 a 10:42 #

      Creo haber leído que el paso del mito al logos se produce cuando los presocráticos se preguntaron ¿Cuál fue el principio?. La grandeza de estos hombres no estuvo en la respuesta sino, sobre todo, en que formulaban la pregunta a su propia razón, a ellos mismos.

      Creo que no sería un mal comienzo, si queremos elaborar algo que no sea un lamento permanente por el estado actual de la razón y sus manifestaciones en la enseñanza, que nos hiciéramos la misma pregunta: ¿ Cuál fue el principio?

      El problema, a mi entender, es que posiblemente miremos a nuestro alrededor sin recapacitar sobre nuestra propia actuación a lo largo de estos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: