Jornada de reflexión

PP

Ya podemos afirmar, pese a toda la prosopopeya de sus grandes palabras, que el PP no va a cambiar nada sustancial en materia educativa. No, al menos, si tomamos como referencia su programa electoral. Por ceñirnos a la enseñanza obligatoria, las medidas de los populares oscilan entre la retórica (en ocasiones, indistinguible de la de sus adversarios políticos) y la tibieza gatopardiana: que todo cambie para que todo siga igual. El modelo actual no sufrirá, en principio, más cambios significativos que el de un Bachillerato ampliado en un año. Año que, para colmo, se califica como “de iniciación”. O sea: 4º de la ESO.

Aparte de ESO, todo el edificio se mantiene casi intacto, con la cosmética populista y bienintencionada que también es cara a los socialistas: formación del profesorado, incentivos, autonomía organizativa, bilingüismo y TIC. Conceptos que, sin ser negativos per se, constituyen un brindis al sol mientras no se modifiquen las estructuras académicas y los discursos pedagógicamente correctos.

En el programa pepero también hay atención a la diversidad, competencias (acaso básicas) y directores plenipotenciarios. Pero lo más grave es lo que falta. En ningún momento se anuncian medidas para remediar el fracaso, no constatable en las estadísticas, de la enseñanza primaria. Los asesores áulicos no parecen haber advertido el gran agujero que los informes PIRLS detectan con crudelísima precisión. Se habla de una mayor “flexibilidad” en secundaria, pero de una forma vaga y etérea que no presagia nada bueno. Las menciones a la “diversidad” y a las “competencias” nos hacen pensar que el modelo comprensivo, completamente fracasado, seguirá campando por sus respetos en la muy baqueteada institución escolar.

De modo que los institutos seguirán siendo cualquier cosa menos lo que nunca debieron dejar de ser: centros de estudio como preparación para la etapa universitaria. En ESO se queda la “excelencia” pregonada por los populares.

Hay, sí, mucho rollito bilingüe y neotecnológico, pero ESO también lo tenemos ahora y no ha cambiado un ápice la miseria intelectual que prevalece en los institutos. Reconocimientos inflamados de la autoridad profesoral, pero también la cantinela de que tales entes de prestigio deben “actualizarse” para hacer frente a las “nuevas realidades”.

Miedo me da.

Introducción

Ideas-fuerza: Excelencia, mérito, exigencia, competencia, calidad, esfuerzo, autoridad. Palabras que la LOGSE/LOE ha desterrado o, simplemente, contribuido a su conversión en flatus vocis, significantes vacíos.

Buenas intenciones: libertad de elección, oferta educativa plural, desideologización de la escuela pública, libertad lingüística, potenciación de la FP, transparencia y rendición de cuentas.

Frases que aconsejan prudencia:

El elemento central para garantizar un sistema educativo de calidad es el profesorado, cuyo prestigio y autoridad se han visto socavados en el modelo actual. Además, la adecuación a las nuevas realidades obliga a mejorar su selección y proceso formativo con un modo de acceso a la carrera docente que subraye su carácter de cuerpo nacional.

No porque no sea cierto, sino porque incide en una idea muy cara a sus antagonistas – que los profesores no están a la altura de lo que se espera de ellos – al tiempo que incurre en una contradicción. Si es el modelo vigente lo que ha socavado su prestigio, habrá que empezar por cambiarlo y comprobar si, con semejante muda, el personal contratado se aviene mejor con las “nuevas realidades”.

Falta un modelo educativo que mejore la adquisición de conocimientos y competencias de los alumnos

Me da en la nariz que los populares van a prolongar el camelo de las famosas Competencias Básicas, pura jerga vacía de todo contenido y de inconfundible aroma logsiano.

Sistema educativo

Además, la autoridad del profesorado no es respetada y su modelo de selección y formación debe ser actualizado.

Esta parece ser una de las mayores prioridades, objetivo en el que coinciden con el PSOE. Pese a ser uno de los cuerpos de funcionarios que más horas dedica a la formación, los profes deben actualizarse más que un Anti-Virus. Mucho nos tememos que la cohorte pedagógica que vegeta en los CEPS a expensas del contribuyente va a seguir dispensando recetas didácticas a quienes pisamos el aula cada día. Veremos.

Incrementaremos las competencias de los equipos directivosfavoreciendo la profesionalización de la dirección y gestión de los centros, de manera que puedan abordar con mayores capacidades los retos que supone una mayor autonomía organizativa. Apoyaremos especialmente a los centros que escolarizan alumnado en situación de desventaja social, promoviendo iniciativas específicas dirigidas a reforzar el nivel académico y cultural de estos alumnos. Impulsaremos la mejora de la atención educativa a la diversidadpara alumnos con necesidades de apoyo educativo.

Más tufillo comprensivo y loesiano. Ese incremento de competencias directivas y de autonomía gestora nos ha traído el ROC en Andalucía: un disparate no tan caprichoso como para ocultar su objetivo de dinamitar de una vez por todas las enseñanzas medias. La famosa autonomía, como se explica en otras entradas, no ha sido más que una excusa para aumentar el trajín burocrático y favorecer un control más férreo de las voces disidentes. Cuidado.

Medidas

La educación obligatoria se mantiene hasta los 16 años. Eso sí, con una organización “más flexible” de la secundaria. Por desgracia, tal flexibilidad no alcanza para implantar un Bachillerato más serio que la broma en curso. Tres años, uno de ellos de “iniciación”. Otra oportunidad perdida para devolver a los institutos la función que nunca se les debió arrebatar: la de ser una preparación rigurosa de los estudios universitarios. Y, por cierto, ¿qué demonios significa “iniciación”?

Pretensiones de bilingüismo masivo, cómo no, en un país donde, como se sabe, todo el mundo habla inglés por los codos.

Selección del profesorado en razón de los expedientes académicos, el mérito y la capacidad. Dicho así, no suena mal. Asimismo, reconocimiento del docente como autoridad pública e introducción de incentivos. Si se van a meter en este fregado, que conserven en su memoria el Programa de Calidad andaluz, más conocido como Orden del Soborno. Sin evaluaciones externas, tales incentivos se convierten en soldadas a cambio de aprobados, y la mejora en puro humo.

Establecimiento de una carrera docente. Bien.

Pruebas externas públicas, aunque no vinculantes. Divulgación de los resultados por centro. Más incentivos.

Creación de centros especializados en un ámbito: lingüístico, artístico, científico, etc.

Sustitución de Educación para la Ciudadanía por otra asignatura que enseñe los valores constitucionales.

Programa completo:

PP

PSOE

El programa educativo del PSOE, como cabía esperar, es la reafirmación orgullosa de un sistema malogrado. Apenas hay aportaciones nuevas, y, desde luego, ninguna que pudiera contribuir a una mejora efectiva. Si el programa del PP exprime el campo semántico de la meritocracia, los socialistas se refocilan en el igualitarismo y la socialización.

El primer compromiso pasa por invertir más dinero, lo cual sirve para alimentar la leyenda urbana de que la LOGSE es un maravilloso paradigma que si fracasa es sólo por falta de recursos económicos. Que el PSOE no piensa tanto en términos académicos como socializantes lo demuestra el hecho de que una de las prioridades señaladas en primer lugar sea la coeducación. El redactor del texto lo expresa de un modo singular:

El sexismo y los comportamientos violentos se aprenden desde la infancia por lo que la población diana para trabajar en igualdad debe ser la infancia y las instituciones socializadoras por excelencia: la escuela y las familias. La formación y sensibilización de estos agentes es clave para que la infancia crezca en valores de tolerancia, igualdad y respeto. Para lograrlo es necesario garantizar que no exista separación entre niños y niñas en todos los centros financiados fondos públicos.

Esto de la población diana no es la mejor metáfora posible, pero sí muy ilustrativa del sostenella y no enmendalla socialista. Más risible es establecer una relación causa-efecto entre la educación diferenciada y la violencia sexista, lo que deja ver que la voluntad del socioingeniero no es tanto prevenir ciertas actitudes como imponer su particular visión del mundo.

Como en el programa popular, los socialistas dan una gran importancia a la selección y formación del profesorado. Se incluye la rubalcabiana idea del MIR docente, que, sobre el papel, se parece mucho a los actuales períodos de prácticas. De estas intenciones se colige que lo esencial no es tanto la formación científica como la pedagógica, lo que concuerda con el catecismo logsiano de que lo importante no son los contenidos sino los procedimientos. Por otro lado, los sistemas de evaluación fomentarán la deliciosa paradoja de que los “mejores” maestros serán recompensados con su alejamiento del aula:

El sistema de evaluación permitirá identificar a los mejores docentes, los cuales serán incentivados para ingresar en el grupo de profesores de apoyo, desde el que realizarán tareas de orientación y asesoramiento en los centros con mayor índice de fracaso escolar, además de coordinar el funcionamiento de las aulas de refuerzo en dichos centros y participar en el diseño e impartición de los programas de formación permanente del profesorado.

Pese a que continuamente se nos repite la matraca de que la evaluación del alumno no ha de ser resultadista, el PSOE modifica ese criterio cuando se trata de valorar la actuación de los centros:

Con ese fin estableceremos, en el marco de convenios con las respectivas Comunidades Autónomas, contratos-programa con los centros que fijen objetivos específicos para mejorar el rendimiento, tanto en las tasas de éxito escolar como en las de continuidad en estudios postobligatorios. Los contratos-programa deberán explicitar los compromisos de los centros para mejorar sus resultados y los recursos que deben aportar las administraciones. Impulsaremos la autonomía real de los centros para que puedan alcanzar los objetivos de mejora específicos previstos en los contratos-programa e implicaremos a las Comunidades Autónomas en su desarrollo a través de los oportunos convenios.

Aquí sí se tasa, vaya que sí. Y el modo que ha tenido el PSOE de favorecer estos resultados y maquillar las penosas estadísticas de fracaso escolar ha sido rebajando los niveles de exigencia y premiando económicamente un mayor índice de aprobados sin pasar por la criba de los controles externos. No parece que este modus operandi vaya a sufrir cambio alguno.

El entramado LOGSE se mantiene tal cual, con los mismos lastres de los últimos veinte años: promociones automáticas, comprensividad, competencias básicas, y bachillerato mínimo. Bachillerato que, según se dice, será “flexible”; esto es, el alumno podrá matricularse de asignaturas, “completándolo en el número de años que requiera, según sus posibilidades.”

Otras apuestas son el bilingüismo, las becas-salario, la participación de las familias, la inculcación de hábitos saludables, los recursos comunitarios y la mediación cultural; siendo así que la Escuela queda dibujada como un gran centro de asistencia social.

No falta la mención a la Escuela 2.0, que, se dice, nos ayudará a cambiar nuestro modelo productivo. Lo que no aclara es si lo harán las máquinas por sí solas o se precisará de algún homínido que las maneje.

En resumen: Nada nuevo bajo el Sol. El PSOE se muestra satisfecho de sus éxitos, lo cual que estaría bien si no fuera porque tales logros consisten en haber aniquilado la formación de varias generaciones, pasadas y futuras.

Aquí, el programa:

PSOE

IU

El programa educativo de IU es, por decirlo en corto, una especie de LOE Non plus ultra que concibe la Escuela como un centro de asistencia social y una suerte de comuna igualitaria.

En primer lugar, aboga por extender la obligatoriedad formativa hasta los 18 años, lo que exacerbaría el problema de los “objetores escolares”. Reclama, asimismo, un incremento de la inversión, sin admitir que ciertas partidas presupuestarias, por más que se dediquen a la enseñanza, no dejan de ser un gasto innecesario o un simple reclamo populista. Las buenas intenciones llevan a exigir una ratio máxima de 20 alumnos por aula, consagrando el principio logsiano de que si el sistema no ha llegado a funcionar como debiera es por la falta de recursos, económicos y humanos. La filosofía gestora es la del Gratis Total, como si la crisis no existiera y cada euro educativo fuese una semilla de prosperidad indubitable.

La revisión de los “Marcos curriculares” (juro que, al escribir este sintagma, me he hecho sangre en los labios) no pasa tanto por identificar las causas de la irrisoria formación académica de nuestros alumnos como por “incluir la perspectiva de género”:

• Revisión de los Marcos Curriculares incluyendo la perspectiva de género: reconocer la importancia de los trabajos realizados tradicionalmente por las mujeres. Profundizar en el control de los contenidos de los libros de texto para que no generen actitudes sexistas. Introducir contenidos curriculares de género en losprogramas de formación del profesorado. Potenciar proyectos coeducativos en los centros. Desarrollar programas de formación de padres y madres. Educar en la afectividad y en la sexualidad como elementos imprescindibles para la convivencia entre hombres y mujeres.

Nada que sorprenda, puesto que en un documento de su página web se habla del feminismo como “eje vertebrador y transversal de nuestra política de transformación” y se afirma que el capitalismo asienta sus bases en un “heteropatriarcado” responsable de las mayores sevicias. Es notable que los defensores de la mujer vacíen el cargador sobre el modelo de sociedad que más ha contribuido a la igualación de derechos y no dejen en la recámara ni un perdigoncillo para los países regidos por la sharia. Parece, pues, que la pretensión de IU no es que se garanticen los derechos sancionados por la Constitución, sino moldear la Escuela a partir de un anticapitalismo de género. La insistencia en este punto es casi desesperada:

Potenciar la educación en igualdad mediante programas de igualdad, que supervisados por el servicio de inspección educativa, oriente en este sentido los materiales curriculares, la organización de los centros y las prácticas del profesorado.

 Inclusión de una materia específica sobre igualdad entre hombres y mujeres, como medida de prevención de la violencia de género, en los planes de estudio de formación inicial y permanente del profesorado y de otros profesionales relacionados con la educación (trabajo social, educación social, mediación intercultural, etc.).

Velar por que todos los centros educativos respeten la diversidad afectivo-sexual, promoviendo una educación sexual que supere los contenidos heterosexistas actuales y ofreciendo a todos los profesionales y a las AMPAS programas de prevención de la LGTBfobia.

Un control férreo, como ven. Ya se pueden imaginar: lenguaje no sexista (y, por tanto, libros hipertrofiados con estúpidas redundancias de género), paridad über alles (lo que favorecería la cuota masculina) y talleres psicodramáticos en los que abjurar de los andrógenos y el modelo productivo patriarcal.

Muchos de los puntos inciden en la “atención a la diversidad” y la “compensación educativa”, viejas medidas logsianas que, por su propia índole paternalista (o maternalista, que cualquiera sabe) han contribuido a todo lo contrario de lo que pretendían. No están ausentes otros mantras:multiculturalidad, inclusión, transversalismo, etc.

La Escuela debe llenarse de mediadores, educadores y trabajadores. Todos ellos sociales, claro. Puesto que lo secundario es estudiar, lo primario consiste en tener a la tribu controlada y predispuesta para la doctrina. Mucha tutoría, mucha orientación, mucha Escuela de Padres.

Como única medida estructural, y no cosmético-ideológica, IU propone acabar con la repetición de curso. Como dijo el Capitán del Titanic: ¡Adelante, adelante!

En todos los programas se detectan deliciosas contradicciones, pero el de IU se lleva la palma:

El uso y abuso de los conciertos educativos, cuyas prácticas selectivas del alumnado se han tolerado, cuando no fomentado, han dado lugar a dos redes de centros educativos financiados con dinero público con un alumnado claramente diferenciado. Una, la formada por loscentros de titularidad pública, abocados a convertirse en una red asistencial dirigida a los sectores más desfavorecidos, y otra, los centros privados concertados cuyo peso es cada vez mayor.

Aun llevando razón en la nada liberal competencia de los conciertos educativos, los redactores no parecen advertir que el modelo propuesto por su partido para esa red única de centros públicos está diseñado exactamente como una “red asistencial”, donde el conocimiento juega un papel tan ridículo que apenas se menciona.

Igualmente resulta entrañable su compromiso por una “educación laica libre de adoctrinamiento”, aunque sólo sea porque en realidad ambicionan revocar los dogmas eclesiásticos para imponer su propia ortodoxia igualitarista, transgenérica y mercadofóbica: nuevos ídolos en altares añejos.

Como no podía ser de otro modo, el cuerpo de profesorado también ha de ser único, sin distingos de clase y con una fuerte base pedagógica que, suponemos, comparta la naturaleza pétrea e inmarcesible de un esplendente axioma. Como caramelos apetecibles para el votante docente se vindica una jubilación a los 60 años, 15 horas de docencia semanal y estabilidad “universal” de los interinos.

Asimismo, se refuerza el papel de los sindicatos, se habla de directores “motivadores y comunicativos”, se exige adoptar medidas para el acceso de las mujeres a los puestos directivos (¡!), como si lo tuvieran vedado en razón del algún impenetrable designio. Más poder para los Consejos Escolares:

Impulsar la participación de la comunidad escolar en planificación educativa, potenciando el asociacionismo y el papel de los Consejos Escolares de centro, municipales, de distrito, de las Comunidades y del Estado.

Y del Cosmos, ¿por qué no? Extiéndase a Hospitales, Tribunales de Justicia y Ministerios, ya que los profesionales que el Estado contrata y paga son unos inútiles de tomo y lomo.

Para rematar, además del becerro dorado 3.0 (y yo, que casi no me he enterado del 2.0…) se insiste en la importancia de la autoevaluación de los centros, aunque uno estaría tentado de pensar que el examinado será bastante generoso consigo mismo. Pruebas de diagnóstico, Competencias Básicas y, en fin, taza y media de lo que ya tenemos y que tantas alegrías nos ha proporcionado.

¿O no?

El programa, aquí:

IU

UPYD

En el programa de UPYD hay cambios evidentes con respecto al programa de 2008.

Para empezar, echamos de menos el diagnóstico recogido en el antiguo programa. Quizá se deba a un cambio en el estilo literario, que ahora desdeña la explicación morosa en beneficio de un listado numérico de propuestas.

COINCIDENCIAS

Se sigue exigiendo el “reconocimiento por ley del derecho a la escolarización en la lengua oficial de elección” y la recuperación por parte del Estado de las competencias educativas (p.169). Igual que en el programa anterior, se solicita un Pacto de Estado, bajo la premisa de que los profesores son “los verdaderos expertos en materia educativa.” (p.168). La atribución de autoridad pública al profesorado se sigue reclamando en el punto 182. También el desarrollo de una Ley de Financiación (p. 171) y la competencia leal entre pública y concertada con eliminación de centros-gueto (p.180),

En el nuevo programa, el Bachillerato prometido ya no es “considerablemente más largo”, sino sólo “más largo”, sin mayor concreción (175).

DESAPARICIONES

Desaparece el punto 7 del anterior programa, referido al laicismo, cosa llamativa en un partido como el que nos ocupa:

7 – Creemos que la educación laica garantiza el respeto a todas las creencias compatibles con la democracia y la tolerancia. En esta línea, apoyamos la asignatura de la Educación para la Ciudadanía (cuyos contenidos deberán ser consensuados dentro del Pacto de Estado por la Educación) y reivindicamos una escuela en cuyo seno no se imparta ninguna religión ni existan signos religiosos. Esta reivindicación es hoy en día, frente al auge de fundamentalismos religiosos, más urgente que nunca. Es ilógico educar en la igualdad entre sexos, y pagar a un profesor para que explique a los hijos de los musulmanes que la mujer es inferior. Es absurdo educar en la solidaridad y en lo bueno que es hacerse donante de órganos, y pagar a un profesor para que explique a los hijos de los testigos de Jehová que las donaciones de órganos son inmorales. Es disparatado educar en el respeto a la diferencia, y pagar a un profesor para que explique a los hijos de los católicos que la homosexualidad es una tara. En cualquier caso, la educación religiosa que pueda impartirse en centros públicos, de acuerdo con lo que pueda prever el Pacto de Estado por la Educación, se desarrollará fuera del horario escolar y no sería evaluable.

La nueva redacción habría que buscarla en el punto 177:

177 – Reconocimiento del alumno como el sujeto del derecho a la educación, cuya formación integral como ciudadano autónomo debe ser objetivo último del sistema educativo. Currículum que inculque las virtudes democráticas, sea respetuoso con todos los sistemas de creencias compatibles con la democracia y excluya el adoctrinamiento ideológico, identitario o religioso.

Se cae también el punto 8 sobre supervisión de textos escolares con el fin de que se ajusten a los principios de la Constitución y al plan de estudios.

También se elimina cualquier referencia al punto 10:

10 – Eliminación de la promoción automática –paso de curso sin aprobar un número debido de asignaturas- y revalorización normativa del esfuerzo, la disciplina y el respeto mutuo, en tanto que indispensables para la eficacia del sistema educativo y el aprendizaje práctico de valores cívicos. Pasar a un alumno de curso con más de dos asignaturas suspensas es, sencillamente, engañarlo, además de un menosprecio del saber y la disciplina.

La recuperación del cuerpo de Catedráticos se borra, así como la mención a la movilidad laboral entre institutos y universidades. Tampoco se hace referencia a un aspecto muy interesante recogido en el anterior programa, como era que la formación pedagógica de los profesores debía correr a cargo, primordialmente, de las mismas universidades.

NOVEDADES

En el tono políticamente correcto de este nuevo programa, el punto 170 propone un “Impulso de la Dimensión Europea de la Educación“, así, todo muy mayúsculo y perifrástico: “formación en valores, actitudes y competencias ligadas a la ciudadanía europea”.

El 174 menciona la Primaria, cosa que no hacía el anterior texto, y que debe “revisarse con profundidad y rigor.” Eso es todo.

El 176 reclama que se reduzcan asignaturas, lo cual que estaría muy bien si se explicitara las que sobran. Luego dice algo curioso: “planificación del aprendizaje basada en el trabajo global del alumno y no solo en las horas lectivas.” Aquí ha debido meter mano algún psicopeda.

El 178 ya dice que las pruebas externas defendidas en el anterior programa “deben basarse en contenidos y competencias mínimos”. Da la sensación de que serán pruebas diagnósticas como las que se llevan ahora. Me temo que con UPyD las inútiles competencias básicas también gozan de predicamento.

El 181 habla de “profesionalización de los centros”, basada en el cumplimiento de objetivos y la transparencia de resultados. La duda es saber quién va a medir la consecución de tales objetivos. Devuelve asimismo competencias al Claustro y promete reducir sus obligaciones burocráticas con la contratación de personal administrativo.

El 184 habla de dotar a los centros de los apoyos profesionales necesarios para los alumnos con “necesidades educativas especiales”.

El 185 entona el estribillo de la “coeducación” y, ojo, el “currículum que favorezca la igualdad de la mujer y el uso de un lenguaje contrario a la discriminación.” Aquí ha metido mano el ingeniero social.

El 187 habla de atender las “necesidades singulares de los inmigrantes”, lo que, dicho así, es como no decir nada.

CONCLUSIÓN

Algo ha cambiado en estos tres años. En 2008 parecía que el paradigma logisano se había superado en beneficio de una Escuela exigente, con institutos orientados a la Universidad y una FP modernizada. En 2011 se introducen resabios de la pedagogía anterior, como la comprensividad, las competencias, la promoción automática y los programas de diversificación. En 2008 se abogaba por una formación y una movilidad ligada a las universidades. En 2011 se dice que los procesos de selección deben ser más exigentes, aun cuando la palabra Universidad desparece del horizonte laboral de las enseñanzas medias. En 2008 el tono y el espíritu del texto era el de una izquierda liberal e ilustrada que ponía en primer lugar la igualdad ante la ley. En 2011 se introducen innecesarias discriminaciones positivas: de género y multiculturales.

En suma, el discurso parece pensado para satisfacer a las dos partes del litigio escolar: la de quienes abogan por un cambio profundo y la de quienes ambicionan mantener las estructuras básicas del (ruinoso) edificio. Mal asunto.

Y mucho peor, me temo, si algún día UPyD tiene posibilidades reales de gobernar.

Donde dije digo…..

Aquí, los dos programas:

2008

2011

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Categorías: Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

36 comentarios en “Jornada de reflexión”

  1. 19 noviembre 2011 a 12:05 #

    Gracias una vez más, David, por la publicación de estos análisis – altamente subjetivos – de los programas educativos.

    Creo que es de justicia adjuntar aquí la pronta y pormenorizada del responsable de Educación de UPyD:

    “Como responsable de Educación del UPyD agradezco el interés del autor en el programa educativo de UPyD. El artículo tiene una parte descriptiva y otra valorativa.

    Empezando por la primera. En efecto el programa es más breve y menos prolijo en algunos aspectos que el de 2008. Ello se debe al deseo de los coordinadores del programa electoral de hacer un programa lo más sintético posible y al deseo de centrarse en las propuestas, sin incluir análisis de la situación ni de sus causas, ni explicaciones de sus fundamento teórico. El capítulo de educación, lógicamente, se ha adaptado a esas normas de estilo.

    Por otra parte, entre la redacción del programa de 2008 y el de 2011 tuvo lugar un acontecimiento importante, que fue la celebración del I Congreso del partido, en el que se aprobó una resolución política de cuatro capítulos, uno de los cuales era “Educación y ciudadanía”. Obviamente, el programa electoral tiene que atenerse a lo aprobado en el Congreso. De hecho, como la resolución era extensa, el programa es una versión más sintética de (por lo dicho más arriba) las propuestas contenidas en ella.

    En cuanto al análisis, me centraré en las conclusiones. Pienso que las conclusiones no se siguen de los datos. En particular, pienso que la tesis de que ha habido un giro hacia posiciones “logsistas” no se sostiene en absoluto. Menos aún el cambio radical que sugiere el título de la entrada.

    1. No se reintroduce la comprensividad. Por el contrario, se habla de dos itinerarios en secundaria, una FP y un Bachillerato, y se propone que el itinerario profesional pueda comenzarse a los 14 años. Por lo tanto, aunque obligatoria hasta los 16, solo sería comprensiva hasta los 13.
    2. No creo que el mero hecho de hablar de competencias (p.e. de comprensión lectora) sea caer en ningún pedagogismo vacuo. De hecho, PISA lo hace y es un buen instrumento de evaluación de los sistemas educativos. Y en el programa no solo se habla de competencias, sino también de contenidos.
    3. La promoción automática no aparece en el programa por ninguna parte. Es una clara sobreinterpretación del texto del programa
    4. Sí se dice que es preferible la diversificación como alternativa a la comprensividad que solo deja como alternativas la promoción sin la formación necesaria o la repetición de curso. Algo que encaja perfectamente con la existencia de dos itinerarios básicos mencionada en el punto 1.
    5. No sé a qué se refiere con la desaparición de la Universidad del horizonte laboral de las enseñanzas medias. En el 2008 tampoco se proponía ningún tipo de “pasarela” entre los profesores de EEMM y la Universidad. Se decía, y se mantiene en 2011, la reforma del sistema de selección del profesorado universitario para reducir la endogamia, algo que sí aumentaría la posibilidad de los profesores de EEMM de acceder a la Universidad en condiciones de mayor igualdad de oportunidades.
    6. No veo por ninguna parte discriminaciones positivas, ni de sexo ni multiculturales. Que hay usos lingüísticos discriminatorios es una obviedad y que no son deseables en el contexto educativo también. Que en nombre de eso se hayan dicho todo tipo de extravagancias no es razón para tirar el niño con el agua sucia, salvo que uno se haya dejado contagiar por el miedo a las palabras de los ideólogos de la LOGSE. Tampoco me parece que atender las necesidades singulares de los inmigrantes, por ejemplo creando grupos para los que tengan un nivel de formación que no corresponda a su edad (en lugar de aplicarles la comprensividad a ultranza) o clases de español para los que no dominen el idioma implique que se haya abrazado filosofía multiculturalista alguna. Que no se especifiquen esas necesidades se debe a la voluntad de no introducir un catálogo de esas posibles necesidades.

    Hay otras cuestiones que no se mencionan en las conclusiones pero merecen comentario:

    7. La coeducación. En efecto, somos partidarios de que todos los centros sostenidos con fondos públicos sean mixtos. Al igual que estamos en contra de que se financien centros que segreguen según la raza o cualquier otra condición. No veo que eso signifique giro logsiano alguno. Más bien creo que encaja en la mentalidad propia de una “izquierda liberal e ilustrada” que se menciona en la entrada que comento.
    8. En efecto, no se menciona quién va a evaluar la consecución de los objetivos de los centros. En un programa no se puede poner todo, aunque parece razonable pensar que es algo que compete a la inspección educativa.
    9. En cuanto a que la idea, que se califica de “curiosa”, de una “planificación del aprendizaje basada en el trabajo global del alumno y no solo en las horas lectivas”, no es, contra lo que se conjetura en el comentario, producto de que ningún “psicopeda” haya metido ninguna mano. Se trata de aplicar en el diseño del Curriculum educativo en Primaria y Secundaria los criterios del Espacio Europeo de Educación Superior. La idea, muy sintetizada, es, a mi juicio, más que curiosa, una obviedad, y es que debe tenerse en cuenta no solo las horas que el alumno debe permanecer en el aula en cada materia, sino el tiempo que debe dedicar a su estudio fuera de clase.
    10. En efecto, no se especifica qué asignaturas habría que quitar, solo que habría que reducir su número, especialmente (añado yo ahora) en los primeros cursos de la ESO. Un programa electoral no debe llegar al nivel de detalle propio de un Decreto Ley. Por otra parte, no se trata en principio de “eliminar” nada que “sobre”, sino de agrupar los contenidos en menos asignaturas.

    En resumen, considero que la interpretación que se hace de las diferencias entre el programa de 2008 y 2011 como un abandono por parte de UPyD de su propuesta de reforma a fondo del sistema no están justificadas.
    Gracias de nuevo por su interés en nuestras propuestas y un cordial saludo”.

    Manuel Hernández Iglesias
    Responsable de Educación del Consejo de Dirección de UPyD

    No se pierdan, asimismo, los comentarios de los foreros y las subsiguientes réplicas:

    http://yosoyelindividuo.com/2011/11/13/respuesta-de-d-manuel-hernandez-iglesias-responsable-de-educacion-del-consejo-de-direccion-de-upyd/

    • 19 noviembre 2011 a 12:12 #

      Tienes razón. Se me había escapado.

      Gracias, Nacho.

    • Francisco Javier
      19 noviembre 2011 a 18:23 #

      Y gracias también a ti por tus esmerados análisis, cuyas valoraciones comparto. Un saludo, Nacho.

  2. 19 noviembre 2011 a 12:06 #

    “pormenorizada respuesta”, se entiende.

  3. 19 noviembre 2011 a 16:18 #

    Una cuestión muy concreta, porque el problema de la educación es que nunca acabamos de ceñirnos a los aspectos concretos y nos liamos con las perspectivas generales, los modelos educativos, las corrientes cognitivas y todos esos asuntos que velan realidades muy del día a dia y que, al cabo, son las que permiten empeorar o mejorar el sistema. He leído una propuesta interesante: que los alumnos no solo han de recibir nuestras clases, sino también nuestra atención en el proceso de hacer las tareas que se les encomiendan. ¡Exacto! Estoy estos días preparando -acogiéndome a la ley de autonomía de centros- un proyecto para realizar una jornada académica continua -algo que en Cataluña no existe- y que permita que los alumnos puedan estar dos horas por la tarde en el Instituto haciendo los deberes con una supervisión de los profesores. Comprimir tantas horas por la mañana ha de hacerse a razón de la reducción del módulo horario de las clases. Actualmente es de 55 miutos. Mi propuesta es que ninguna clase pase de 45 minutos, lo que permitiría, salvo el inevitable descanso intermedio que exige la capacidad de concentración en estas edades, trabajar “intensamente” durante 30 minutos. Ello iría acompañado con algo que me parece básico: una reestructuración del currículo para ajustarlo a las necesidades básicas de nuestros alumnos, en función, además, del itinerario que sigan. Ya veremos si, al final, nos dejan llevarlo a cabo, pero mucho me temo que esta propuesta choca contra decisiones fetichistas que ignoran por completo cuál es la realidad del aula, como la de que los módulos de 55 minutos son intocables, por ejemplo. En fin, quería ceñirme a algo concreto, porque a menudo nos pierden las consideraciones generales.
    Y un dato complementario: que el recreo sea a mitad de jornada, a las once, en vez de a las 10 y que haya dos, más breves ambos,que es cuando los alumnos comienzan a sentir un hambre atroz tras apenas haber desayunado en su casa, a pesar de todas las recomendaciones científicas al respecto, sólo consigue que durante una hora la atencion de alumno esté secuestrada por veinte centímetros de masa horneada y embutido…
    En cuanto a los programas, la escasez de “ideas” y el exceso de tópicos pone muy difícil la solución a nuestros problemas. Eso y el exceso de demagogia con que se evita una cuestión tan delicada como reconocer ante los votantes que no existe tal cosa como la igualdad de condiciones respecto del éxito académico.

  4. 19 noviembre 2011 a 17:06 #

    Este mismo comentario ha sido contestado en estos términos por Manuel Hernández en mi blog:

    “Estimado Nacho Camino:
    No me esperaba que en este blog se permitiera la publicación de comentarios con ataques personales o, como es el caso del comentario al que contesto, acusaciones graves hechas desde el anonimato.
    Ignoro quién es el autor del comentario al que contesto, ni creo que lo sepa nunca, porque dudo que tenga la decencia de identificarse. Dudo que sea profesor de la Universidad de Murcia, porque si lo fuera supongo sabría que yo no he participado nunca en ninguna candidatura al rectorado ni la he apoyado. Y, por supuesto, que no he pertenecido nunca a ningún “comité de elecciones” ni tenido nunca ninguna responsabilidad sobre el censo electoral ni nada parecido, por lo que no he recibido ningún mensaje de nadie sobre ese tipo de asuntos.
    Contaba que contestar educadamente a unas críticas legítimas a un programa electoral pudiera dar lugar a un debate. No contaba con que la publicación de mi respuesta pudiera convertirse en un tablón de anuncios en el que cualquiera pudiera publicar calumnias impunemente.

    Un saludo:
    Manuel Hernández Iglesias

    Esta ha sido mi respuesta:

    “Estimado Manuel Hernández:

    No es intención de este blog dar pábulo a calumnias infundadas. Lamento que se haya publicado el comentario de JP, y paso a explicar por qué ha sucedidio tal cosa:

    La naturaleza minoritaria y específica de este blog no ha precisado nunca de un sistema de moderación activo. Los comentaristas habituales se limitan a dejar observaciones relacionadas con la cosa educativa, y, aparte de algún debate más o menos encendido, nunca me he visto en la necesidad de ejercer la censura. Este procedimiento favorece la agilidad en las respuestas y me hace la vida un poco más fácil, al no tener que estar constantemente pendiente del correo para publicar o no cada una de las intervenciones. Como usted tiene un blog, sabrá perfectamente de qué estoy hablando.

    La moderación sólo se activa en el caso de que se incluyan varios enlaces a otras páginas.

    Dicho esto, coincido con usted en que una acusación tan grave debe ser formulada con nombre y apellidos, por lo que el comentario de JP será eliminado hasta que tenga a bien identificarse.

    Un cordial saludo.”

    Querido David: con estos antecedentes, creo que sería justo reconsiderar la moderación de este comentario.

    Un abrazo.

    • 19 noviembre 2011 a 18:22 #

      Hecho. Me parece bien. Si el señor JP tiene a bien identificarse, volverá a aparecer el comentario.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 18:29 #

        Los comentarios de JP han aparecido siempre para abreviar el nombre de José Penalva. Y no te rasges las vestiduras, Manuel, que el asunto fue denunciado, y tú lo sabes.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 18:34 #

        Este Jose Penalva, sin embargo, no es el Jose Penalva de antes.

      • 19 noviembre 2011 a 18:57 #

        Aquí sí que me he perdido.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 19:03 #

        Pregúntale a Manuel Hernández, que él te indicará el camino.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 19:28 #

        Siendo Manuel Hernández

        presidente de la comisión electoral de las elecciones del rector de la UM en el año 2010,

        José Penalva fue excluido. José Penalva escribió a Manuel Hernández, presidente de la comisión, y, si embargo, José Penalva, siendo profesor de la UM, fue excluido del censo electoral.

        El hecho ha sido denunciado.

        El hecho ha sido denunciado también ante la sede de UPyD, que sigue guardando silencio.

      • 19 noviembre 2011 a 19:37 #

        Se repite usted más que el Agente Smith. Ya que va dando lecciones de neutralidad y buenos usos electorales, aplíqueselo a sus prácticas internáuticas.

      • JP
        19 noviembre 2011 a 19:45 #

        Hay que darle trabajo al censor. De todos modos, llama a Manuel Hernandez y que te envíe otra carta y la reproduces.

        Por cierto, he reproducido ya el comentario en tu blog: vete corriendo a borrarlo (y, ojo, no he puesto comas).

      • 19 noviembre 2011 a 19:59 #

        Para ser usted hombre de ideas, manifiesta tener bien pocas. De su ingenio, siguiendo a Wittgenstein, ni hablamos.

        Pero había dicho usted que se marchaba, dejándonos huérfanos de su preclara inteligencia.

        No se demore, pues.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 20:32 #

        Valiente elemento se os ha colado a los Deseducativos. Nacho Camino, el individuo del cheque escolar, terminará haciéndose con el grupo, o lo romperá en pedazos. Como buen trepa, terminará dirigiendo la ideología de Deseducativos.

        El liberalismo no es más que una máscara que utilizan estos trepas vestidos de humildes para hacerse con la dirección de los grupos. El padre espiritual de estos individuos, Pedro Schwartz, les da buen ejemplo. Todos queriendo cambiar la sociedad desde un puesto de gobierno.

        Estos liberales de postín se han unido al PP para imponer su idea educativa, una idea totalitaria bajo las siglas de liberales. Pero ahora Rajoy les ha dicho que nada de nada, y, a última hora, buscan cobijo bajo otra grupo de poder. Y resulta que les ha tendido la mano los de UPyD, los otros individuos. Y como buenos totalitarios, no se paran a la hora de hacer campaña en día de reflexión.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 20:36 #

        Ah, Nacho, me demoro lo que me da la gana.

        E insulta como Dios manda, individuo.

        Te iba a decir que cuando quieras discutimos en público sobre educación. Pero no tengo ganas de perder el tiempo con cantamañanas.

      • 19 noviembre 2011 a 20:57 #

        Acabáramos, hombre… Ya veo por dónde le sangra a usted la herida. Parece el padre Sardá i Salvany, don José.

        Qué perra ha cogido usted con la campaña. Léase la Ley de Régimen Electoral, que buena falta le hace.

        Por lo demás, estoy de acuerdo en que no precisamos de un debate público. Usted ya lo dice todo solito. Hasta me ha descubierto mis intenciones ocultas, Mr. Holmes.

        Enhorabuena.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 21:01 #

        Flojo, has estado flojo en ese comentario. Te falta rapidez.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 21:00 #

        Antes de irme de una casa me gusta dejar bien recogida la basura.

        Por cierto, se te ve el plumero con eso de la inteligencia y las ideas: desprecias aquello que careces, como buen españolito que vienes al mundo.

    • Jose Penalva
      19 noviembre 2011 a 19:17 #

      De nuevo, haciendo campaña por UPyD. Se introduce las palabras de Manuel Hernández, pero no el comentario de José Penalva que dice que todos, incluidos UPyD es la misa basura: todos van a llevarle el agua a los poderes locales.

      Siendo Manuel Hernández presidente de la comisión electoral de las elecciones del rector de la UM, José Penalva fue excluido el censo para que el rector no tuviera un voto seguro negativo. El hecho fue denunciado, y ahora aparecen todos de demócratas, liberales y demás ideales.

  5. Jose Penalva
    19 noviembre 2011 a 18:31 #

    JP ha aparecido antes para abreviar el nombre de José Penalva. Y Manuel, el asunto ha sido denunciado, y tú lo sabes. Por tanto, no te rasgues ahora las vestiduras.

    El comentario también ha aparecido en el blog de Nacho Camino, que, como buen liberal, también ha censurado.

    • 19 noviembre 2011 a 18:56 #

      Puede usted dejar el comentario con nombres y apellidos, si así lo desea. Este “buen liberal” no censurará una acusación a cara descubierta.

      Un saludo.

      • Jose Penalva
        19 noviembre 2011 a 19:01 #

        Me parece inadmisible que se permita que entre Nacho Camino haciendo campaña por UPyD en jornada de reflexión, que no se censure su comentario que introduce una carta del de UPyD, y que se censure mi comentario crítico contra ello. Se alude a que JP no se identifica; en días anteriores siempre a aparecido JP para abreviar José Penalva y todos saben quien es JP.

        El mismo comentario ha sido puesto en el blog de Nacho Camino, y lo ha borrado.

        Pásalo, Nacho!!

        JP, aunque nunca ha pertenecido a Deseducativos, ha mostrado su simpatía por su lucha. Sin embargo, desde este momento JP corta cualquier relación con ese grupo, abandona la Web, y no quiere que se reproduzcan sus artículos en este foro.

        JP

      • 19 noviembre 2011 a 19:34 #

        ¿Haciendo campaña? Dígame usted dónde pido el voto para UPyD, sr. Penalva.

        Por cierto, ya tiene usted su comentario en mi blog. Espero que se limite a uno solo, porque la incontinencia que demuestra en esta bitácora es un poco preocupante.

        Pásalo, Jose.

  6. Mariano
    19 noviembre 2011 a 18:41 #

    Me parecen muy interesantes tanto el artículo de Nacho Camino, como las respuestas del responsable de UPYD, como el “Manifesto Club” y el comentario de Juan Poz. Merecen atención y estudio, porque hablan de asuntos nada desdeñables.

    Como estamos en jornada de reflexión, no vamos a incitar al voto ni al no voto ni a nada parecido. Pero no puede pasar desapercibido que el BOE del 18 de noviembre publique los nuevos temarios de las oposiciones de Maestros, Secundaria, FP y Escuelas Oficiales de Idiomas. En este . enlace podemos acceder al cuestionario, publicado dos días antes de las elecciones.

    El texto, al parecer, es fruto del acuerdo entre el Ministerio de Educación y la mayoría de los consejeros de Educación de las CCAA, que, como todo el mundo sabe, son mayoritariamente del PP.

    Aquí vemos el regalito con el que el equipo de Gabilondo nos obsequia: un nuevo botín para la secta pedagógica. En los temarios de lenguas (castellana, francesa, inglesa, Español para Extranjeros de las EEOOII, etc..) abundan los epígrafes de didáctica, hay numerosísimos temas que hablan de las distintas competencias. Así, el nuevo profesor habrá de estudiarse a fondo todas las competencias habidas y por haber, parece lo esencial en su formación. El texto merece un análisis detallado por lo arbitrario de la elección y por el enfoque que se da.

    Así se despide el MEC de la legislatura acabada: inundando un poco más de pedagogía inane la enseñanza, todo ello pactado con los jefes de las taifas educativas, mayoritariamente peperas. Una maravilla.

  7. 19 noviembre 2011 a 19:07 #

    Alerto sobre la costumbre de algunos trolls de usurpar usuarios con un fin que se cae de obvio. Gregorio Luri se vio obligado a introducir la moderación de los comentarios para evitar la presenia de estos trolls. En el foro del SPS, sindicato de secundaria, en Cataluña, han hecho la vida imposible de quienes solíamos participar en él. Ignoro el remedio, porque tener clave para acceder a los comentarios restringe mucho la dimensión social de un foro de esta naturaleza. ¡Ojalá que no se instalen en Deseducativos! De hacerlo, sin embargo, reconozco de antemano que no me importaría que hubiera una moderación de los comentarios, por más que alguien pudiera entender un metodo de supervivencia como una implantanción de la censura previa.

    • JP
      19 noviembre 2011 a 19:20 #

      Sí, Juan, pero el hecho es que el comentario de JP ha sido borrado y el de Nacho Camino, haciendo campaña por UPyD en jornada de reflexión, sigue ahí.

  8. Jose Penalva
    19 noviembre 2011 a 19:26 #

    Siendo Manuel Hernández presidente de la comisión electoral de las elecciones del rector de la UM en el año, José Penalva fue excluido. José Penalva escribió a Manuel Hernández, presidente de la comisión, y, si embargo, José Penalva, siendo profesor de la UM, fue excluido del censo electoral. El hecho ha sido denunciado. El hecho ha sido denunciado también ante la sede de UPyD, que sigue guardando silencio.

  9. Jose Penalva
    19 noviembre 2011 a 19:27 #

    Siendo Manuel Hernández presidente de la comisión electoral de las elecciones del rector de la UM en el año, José Penalva fue excluido.

    José Penalva escribió a Manuel Hernández, presidente de la comisión, y, si embargo, José Penalva, siendo profesor de la UM, fue excluido del censo electoral.

    El hecho ha sido denunciado. El hecho ha sido denunciado también ante la sede de UPyD, que sigue guardando silencio.

  10. Jose Penalva
    19 noviembre 2011 a 21:14 #

    En fin, no creía que Deseducativos – siguiendo al individuo que escucha a Mozart – entraría en esa basura de hacer campaña el día de reflexión, incluyendo la censura – a instancia del individuo – nada menos que para hacerle le campaña al inmaculado Manuel Hernández.

  11. 19 noviembre 2011 a 21:40 #

    Se te agradece el artículo, Nacho. Por uno u otro camino, habíamos quien más quien menos llegado todos a la conclusión de que estos partidos se habían ido plegando al modelo actual o estaban de acuerdo con él (lo dijeran o no), pero este artículo tuyo señala los puntos concretos sin necesidad de que tengamos que andar buscándolos. La conclusión es clara: hasta que estos señores no hayan hundido por completo la educación, no van a parar. Despúés, ya veremos lo que inventan. Cuidado, porque aún podemos empeorar.

  12. Carlos Bello
    19 noviembre 2011 a 22:32 #

    Me parece muy interesante el artículo así como la aclaración de UPyD, que no me parece que sea pedir el voto para nadie, sino explicar lo que el autor había comentado. No conocía este blog, pero me ha parecido bastante pormenorizado y neutral, ya que se limita a realizar un análisis (totalmente subjetivo evidentemente, pero sin partidismos) de las propuestas educativas de los grupos políticos que sacarán mayor número de escaños en las elecciones de mañana. Mis felicitaciones al autor de este artículo.

    • JP
      19 noviembre 2011 a 23:39 #

      JP

      Pero se han censurado comentarios: eso es objetividad y análisis pormenorizado, Carlos.

  13. David
    20 noviembre 2011 a 0:29 #

    A propósito del programa de IU. Esto es lo que opinan sobre que los profesores tengan un papel relevante en el futuro de la educación.

    http://distopyaocallaparasiempre.blogspot.com/

Trackbacks/Pingbacks

  1. “… que el PP no va a cambiar nada sustancial en materia educativa” | ASPES_CL_Segovia - 22 noviembre 2011

    […] Camino “Jornada de Reflexión […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: