Sobre ciencia basura y necedad

Buenos días o buenas noches.  Lo primero es lo primero: las presentaciones. Soy orientadora educativa… no, no, un momento, por favor…sigan leyendo. Soy orientadora, pero no estoy abducida por ninguna secta pedagógica. Soy de naturaleza incrédula, en general. Será por eso por lo que, al poco tiempo de empezar a trabajar en este “mundillo” de la educación no universitaria, comencé a plantearme una serie de dudas. Me explico. Verán ustedes, soy Doctora en Psicología (mi tesis versaba sobre la memoria, esa denostada y maltratada capacidad cerebral) y he sido profesora universitaria, entre otras asignaturas de: “Bases psicológicas de la educación especial” y de “Psicología del desarrollo en la edad escolar”. Trabajando en la Universidad, no tenía ninguna duda acerca de lo que explicaba, al fin y al cabo, las cosas en los libros siempre funcionan; y mientras preparaba las oposiciones (imaginen, un temario de “orientación educativa”…constructivismo y happy flower power puro y duro) estaba pendiente de meterme todo eso en la cabeza (de memoria, sí, qué le vamos a hacer, los tribunales de oposición no evalúan por competencias). Pero en cuanto empecé a trabajar, la realidad se encargó de mostrarme un mundo muy diferente al de los libros que había leído hasta entonces. Así que, me puse a buscar “otros” libros… y los encontré. No me voy a enrollar mucho, de todos ellos, si he de elegir tres que considero imprescindibles, son estos: ”La escuela contra el mundo”, de Gregorio Luri; “Claves del sistema educativo en España”, de José Penalva y “La secta pedagógica”, de Mercedes Ruiz Paz. Si no los conocen, les recomiendo que los lean, son muy esclarecedores.

Pero ahora les voy a hablar de otros libros, que también me han aclarado mucho las cosas, y que en principio, no tienen que ver con la educación. Este verano encontré una colección en la biblioteca pública que tiene por subtítulo “Vaya timo”. Muy buenos, yo he leído cinco de ellos, sobre la parapsicología, los ovnis, el yeti, el creacionismo y la Sábana Santa. Todos defienden una postura escéptica frente a estas “creencias”. No recuerdo en cuál, se recomendaba la lectura de otro: “Ciencia o vudú”, que casualmente yo había comprado hace muchos años en una tienda de libros de segunda mano. Así que me puse a re-leerlo. El autor es Robert L. Park, catedrático de física enla Universidad de Maryland. Voy a transcribir algunos párrafos, porque creo que son muy interesantes:

“El error constituye una parte normal de la ciencia, y descubrir los defectos de las observaciones o de los razonamientos de la ciencia constituye el trabajo cotidiano de los científicos (…) Los científicos tienen tendencia, como todo el mundo, a ver lo que esperan ver, y una conclusión errónea formulada por un prestigioso colega suele arrastrar a otros científicos  por la senda de la ignominia. Si los científicos pueden engañarse a sí mismos, ¿cuánto más fácil no resulta fabricar argumentos deliberadamente orientados a confundir a juristas o legisladores con pocos o ningún conocimiento científico? Ésta es la ciencia basura, que suele consistir en elaborar retorcidas teorías acerca de que podría ser así, sin aportar apenas evidencias que demuestren que realmente es así (…) La ciencia constituye el único modo que tenemos para diferenciar la verdad de la ideología, o del fraude, o de la mera necedad.”

¿A qué les recuerda esto de la ciencia basura, lo de las retorcidas teorías acerca de que podría ser así, pero sin aportar evidencias? Miren, a mí me suena muchísimo.

El autor reconoce que algunos de los científicos que empezaron creyendo realmente que habían hecho un gran descubrimiento, que todos los demás habían pasado por alto, seguramente, en algún momento, debieron darse cuenta de su error y habrían llegado a una encrucijada…

“En una dirección está la posibilidad de admitir que pueden haber cometido un error; sin embargo, cuanto más pública y enérgicamente hayan defendido su postulado, más difícil resultará seguir ese camino. En la otra dirección está la negación. Se pueden repetir los experimentos una y otra vez tratando de que resulten “correctos”, o se urdirán elaboradas explicaciones acerca de por qué no se puede confiar en las evidencias contrarias. O se pueden hallar interminables razones para posponer aquellos experimentos críticos que podrían resolver la cuestión”.

Sigue diciendo el autor que la “ciencia vudú” es un como un ruido de fondo para la ciencia genuina, que es molesto, pero no una gran amenaza. La amenaza más seria es para la gente corriente, que, con frecuencia, no está en situación de juzgar qué postulados son reales y cuáles son vudú.

No sé ustedes, señoras y señores, pero yo, mientras leía el libro, pensaba todo el rato en nuestra propia “ciencia vudú”: enseñanza constructivista, competencias básicas, educación emocional, profesor como mediador, igualitarismo, buenismo, educación comprensiva, interculturalidad, auto y coevaluación, aprender a aprender… Tan alto y tan fuerte han defendido nuestros “expertos pedagogos” estas creencias (creencias, es decir hipótesis, es decir no tienen rango de teoría, y no me explico cómo se han convertido en paradigma) que no se bajan de la burra ni a palos. Porque mira que la realidad les ha dado palos, y se ha empeñado en demostrar que esto no funciona, con un fracaso educativo que debería hacer caer la cara de vergüenza a muchos (en España y en todos los países que se acogieron al constructivismo). Sí, han elegido el camino de la negación (vean el manifiesto pedagógico No es verdad y la magnífica respuesta de Ricardo Moreno “No es verdad que no sea verdad). No actúan como científicos, hasta ahí podíamos llegar. Actúan como ideólogos, y diría más, como fanáticos (fanáticos de una “secta pedagógica”). Pero sobre todo actúan como necios. Y llegados a este punto me referiré a otro libro, de Fernando Trías de Bes, “El hombre que cambió su casa por un tulipán”. Trata de economía, de burbujas y de irracionalidad humana. En él hace referencia a la necedad, y ello también me hizo qué pensar. El diccionario define como necio a aquel “ignorante de algo que debía saber o podía haber sabido”.

Así que, sin ánimo de insultar diré que se han comportado como necios los defensores de la LOGSE, porque debían o podían haber sabido que ese sistema había fracasado allí donde se había implantado (por cierto, señoras y señores logsianos, Finlandia, que tanto les gusta poner como ejemplo, no se acogió al constructivismo). Y se comportan como necios los de enfrente, los que imponen la autoridad del profesorado a golpe de ley después de desprestigiar su trabajo frente a la opinión pública, los que pretenden asemejar la escuela a la empresa evaluando sus resultados (Diane Ravitch, una de las responsables de educación en los gobiernos de Bush y Clinton, ha escrito un libro de título muy esclarecedor “Cómo la evaluación destruye la educación”). Y actúan como necios ambos, aquí al unísono, con lo de las dichosas competencias básicas, cuya fundamentación científica es que “viene de Europa”.

Y en palabras de Antonio Machado “Sólo un necio confunde valor con precio”. Es decir, sólo un necio confunde educación con título. Así que sigan por ahí, señores de la izquierda, regalando títulos sin valor o como diría otro, con el valor de una etiqueta de Anís del Mono. Y sigan por ahí, señores de la derecha, devaluando (y evaluando) la educación, que sólo tienen que darle la puntilla,  porque ya venía herida de muerte. Traten a la educación con criterios empresariales y evalúen su “productividad”. Y señores de uno y otro lado, eduquemos en serie a “monitos” que manejen las nuevas tecnologías como si de respirar se tratara,  pero con cabecitas poco amuebladas, o llenas de “conocimiento líquido” (ver el artículo de José Luis Pardo del mismo título). Serán muy competentes…básicamente.

Son ustedes, políticos de todos los colores, sindicalistas de todos los colores  y “expertos” asesores educativos, unos necios. Unos necios porque no saben, aunque debían y podían saber. Y yo les diré cómo pueden saber lo que no saben. Escuchen a los que se pasan horas y horas (pocas, según algunos) con los alumnos, a los que tienen que perder el tiempo programando por competencias, con indicadores, subindicadores y subindicadores de los supraindicadores competenciales; a los verdaderos “expertos”. Aquí sobran jefes y faltan indios como dice José Penalva.

Actúen como científicos y no como fanáticos…si no es mucho pedir. Y, aún más, no esperen que yo, como orientadora educativa actúe como defensora de su “ciencia basura”, como portavoz de sus ideologías. Creo muy sinceramente que mi papel es otro.

(Damos la bienvenida a Pilar Guirado, orientadora educativa en un IESO de Albacete.)

Anuncios

Etiquetas:, , , , , ,

Categorías: Diagnósticos

Autor:Pilar Guirado

Soy de Albacete y trabajo actualmente como orientadora educativa en un IESO. Soy Doctora en Psicología por la UAB. Estudié Psicología en Valencia y he ejercido como profesora universitaria en la Universidad de Castilla-La Mancha.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

60 comentarios en “Sobre ciencia basura y necedad”

  1. 10 octubre 2011 a 18:12 #

    Bienvenida, Pilar.

  2. 10 octubre 2011 a 18:32 #

    La clave de todo tu artículo, Pilar, está en el choque de la realidad con los constructos teóricos, que es tan letal en la ciencia como en cualquier actividad humana que pretenda unos mínimos de seriedad. Por lo que cuentas, cuando entraste en el mundo de la enseñanza real cargada de constructos teóricos aún no contrastados, viste que muchos de ellos chocaban con la realidad y tuviste la flexibilidad, la honradez y la inteligencia de tirarlos ipso facto a la basura. Yo entré en la educación en 1983. Por aquella época, aunque no hubiéramos pasado por facultades cosntructivistas, muchos entrábamos a la profesión rebozados en el buenismo almibarado de nuestros credos progres, que muy poco diferían de los del pedagogismo. Al primer baño de niños reales y enseñanza real, me fabriqué esta máxima: cuando una teoría choque con la realidad, al diablo con la teoría. Te diré que no solo me vino muy bien, sino que muchos de aquellos de mi generación a los que he visto estrellarse en las aulas han sido víctimas de su negativa a ver la realidad. Y son muchos.

  3. 10 octubre 2011 a 18:35 #

    Un placer tenerte por aquí, Pilar. Bienvenida a bordo. Excelente artículo.

  4. 10 octubre 2011 a 18:42 #

    Una orientadora orientada. Rara avis.

  5. El pobrecito profesor
    10 octubre 2011 a 19:12 #

    Claro y necesario artículo. Ojalá se leyese en los mítines que nos esperan por parte de esos necios cabezas huecas que aspiran a gobernar.
    (Por cierto, hoy mismo en clase, ¿saben aquel que diu…?:
    – A ver, mis queridos alumnos de cuarto de ESO, algunos con 18 años dispuestos a votar por primera vez. ¿Qué es la ideología?
    -…-silencio acompañado de habladurías sobre sus cosillas-
    – A ver entonces, ¿qué es la derecha y la izquierda?
    En esto intervino el más avezado de entre los zagales:
    – Pues la derecha es esta y la izquierda es esta -dijo él, todo concentrado, mientras levantaba una mano y después la otra-.
    Pues ESO. Necios cabezas huecas…¿O en realidad son más listos de lo que parecen?)
    Un saludo.

  6. abril13
    10 octubre 2011 a 19:20 #

    Bienvenida Pilar, has escrito un maravilloso artículo. Acuérdate de lo que le paso a Giordano Bruno cuando enfrento la Ciencia al Vudú, así que ya sabes lo que querrían hacer contigo. Y hablando de necedad, que no es insulto, sino calificativo de los necios, te advierto que dirán que les insultas cuando sólo los retratas. De todas formas, sus argumentos son tan peligrosos como ser embestido por una oveja muerta; si no fuera por la destrucción que causan nadie les haría caso. Tan cansinos y aburridos son que necesitan venir aquí para que alguien les dé un poco de palique en su necia locura.

    • Jesús San Martín
      10 octubre 2011 a 19:48 #

      Ya os podéis imaginar lo que ha pasado, que ha sido subsanado.
      Jesús San Martín

  7. Ania
    10 octubre 2011 a 19:29 #

    “Sobran jefes y faltan indios”: Sí señora.

  8. Ania
    10 octubre 2011 a 19:32 #

    Propongo mandárserlo por e-mail a los orientadores actuales de todps los IES de éste nuestro país.

  9. el administrador
    10 octubre 2011 a 20:18 #

    Gracias, Pilar, y bienvenida al mundo real.
    Hacen falta muchas psicólogas como tú, doctoras en psicología, profesionales de la educación con las ideas tan claras.

    Saludos desde Crisis Educativa
    (Por cierto, en nuestra página puedes echar un vistazo a otros títulos de libros “imprescindibles”, además de a otros muchos artículos).

    • Juan
      10 octubre 2011 a 20:19 #

      Soy JUan, de Crisis Educativa; no sé qué error hay con mi identidad.

      • 10 octubre 2011 a 20:22 #

        Juan, tu identidad está en crisis. Un artículo espléndido, Pilar. Bienvenida.

  10. Mariano
    10 octubre 2011 a 20:41 #

    Bienvenida con tu magnífico artículo.

    Es muy esperanzador que desde una posición de orientadora se defienda el análisis científico de la realidad al margen de los dogmas e intereses de la pedagogía oficial.

    Por desgracia, hoy, por hoy, es una posición minoritaria. Pero que se empiece a extender toda una verdadera pedagogía alternativa, como son todas las obras que mencionas y otras que se han referido en este blog, es un signo de que la batalla de las ideas en el mundo de la educación no está del todo perdida. Y de que no se les puede dejar todo el terreno de juego a los gerifaltes de la enseñanza, que han gozado de una situación de monopolio, sin apenas oposición hasta hace muy poco.

  11. Sr. Rubio.
    10 octubre 2011 a 21:02 #

    Muy buen artículo.Y, además de los libros mencionados, yo también recomendaría de José Penalva: “La escuela a examen: La perspectiva de la construcción social”.

  12. 10 octubre 2011 a 21:18 #

    Interesante posicionamiento. De acuerdo en lo de Finlandia y el constructivismo. Bienvenida

  13. Manuel L.
    10 octubre 2011 a 21:30 #

    Un artículo esclarecedor (por fin) donde, al final, creo que aparece un problema más dañino que la más dañina de las leyes educativas (porque en este país ya sabemos para qué sirve cualquier texto normativo): “aquí sobran jefes y faltan indios”. Porque, seamos justos, además de los ‘jefes políticos’ nacionales, taifales, provinciales o locales, cuántos ‘minijefes’ pululan por nuestros centros con reducciones horarias dedicadas a las actividades más variopintas dedicadas exclusivamente a huir del aula, cuántos se han montado su pequeño cortijo y les da igual que llueve o truene, cuántos componentes de los equipos directivos tienen funciones definidas y necesarias, cuántos componentes del departamento de orientación se dedican a diagnosticar síndromes de todo tipo para cubrir su horario …

    Bueno, al final todo se reduce al problema de siempre. Es una simple cuestión de dinero donde, primero, cada uno defiende la parcela que le da de comer, y una vez que se ha hecho un hueco, pretende cubrir el expediente con el menor esfuerzo posible.

    • Atropos
      11 octubre 2011 a 17:03 #

      Efectivamente ese es un problema de más dificil solucion que la peor de las normas ( que se arregla con una simple derogación): ¿qué hacemos con la proliferación de jefecillo en los IES, que no sólo se conforman con no trabajar y disfrutar de su reducción, sino que pretenden en el colmo del cinismo que los otros les realicemos la tarea? Estos van a hacernos creer que lo negro es blanco, sea con argumentos pedagógicos o sea por la fuerza de la apisonadora administrativa.

  14. Otro Juan
    10 octubre 2011 a 22:55 #

    Magnífico artículo. Bienvenida.

  15. Ángel
    11 octubre 2011 a 6:41 #

    Pilar, ¡qué gusto da leer un escrito como el tuyo, viniendo de donde viene! Por fin leo algo escrito por una orientadora que no solo no desentona con los demás deseducativos, sino que además coloca en su sitio a los necios logsianos.
    Gracias por este soplo de aire fresco. No está todo perdido.

  16. Francisco Javier
    11 octubre 2011 a 8:13 #

    Las tesis de la pedagogía dominante funcionan de un modo muy similar a los artículos de fe. Si no funcionan es que nos has rezado lo suficiente. Uno piensa: “Dios mio, por allá abajo son incorregibles, las cosas van mal, muy mal, y por más que uno lo intenta, nada.” Y “Dios” responde: “Sigue intentándolo, no desesperes, ten fe, haz penitencia, LOGSILANDIA es como Yo, inescrutable.”

    Muchas gracias a la autora de este magnífico documento y gracias también por sus referencias bibliográficas. Me gustaría añadir, sin embargo, en justicia para con los orientadores y los que se dedican seriamente a esta profesión, que su actividad es a menudo muy necesaria y que en un sistema más racional que el que tenemos deberían tener una función esencial (especialmente en Primaria.) La atención psicológica, la presencia de personal especializado para alumnos con discapacidades (físicas y mentales), con serios problemas de integración o una situación social de exclusión requiere de un personal cualificado. Otra cosa es la ñoñería, la arbitrariedad y la dogmática burocrática absurda del pedagogismo LOGSE.

  17. Ana Belén
    11 octubre 2011 a 8:46 #

    Bienvenida Pilar. Un artículo fantástico. Es estupendo poder contar con tu testimonio y opinión en Deseducativos. Como ya ha dicho Raus, bienvenida a bordo.

  18. 11 octubre 2011 a 9:36 #

    Es alentador oír a una orientadora que hable así. Si los expertos pedagogos y demás “no se bajan de la burra ni a palos”, pues habrá que bajarlos a palos. Es la solución que veo más justa y eficaz.

  19. 11 octubre 2011 a 10:17 #

    Ha dado justo en el clavo. Ha ordenado ciertas ideas que llevamos barajando cierto tiempo en deseducativo. Además, tiene valor, una disidente dentro de la secta. Mi más sincera enhorabuena.

  20. 11 octubre 2011 a 17:51 #

    Gracias por la referencia.

  21. Santarem
    11 octubre 2011 a 18:26 #

    ¿Pero alguien ha aplicado en este país el constructivismo?
    Yo, después de treinta años de profesional, solo conozco a un profesor que lo haya llevado a cabo en clase.
    ¡Pero si se sigue dando clase con los mismo métodos, que cuando yo estudiaba en los Institutos!
    Varias leyes educativas, mucha teoría educativa y ninguna llevada a la práctica en su totalidad.
    Así que ¿Como se puede hablar de teorías fracasadas?
    En vez de teorías fracasadas habría que hablar de teorías frustradas.

    • 11 octubre 2011 a 23:01 #

      Tantos como individuos que creen haber tenido una especial relación con Cristo. Aquí la cosa es si cabe más puñetera, porque muchos dicen haberlo logrado, pero no conozco a nadie que lo haya llevado a cabo. ¡Una frustración, verdaderamente, una auténtica frustración! ¡Es que no nos dejan, y no quieren, y así no hay forma oye! ¡Con lo que mola eso! ¡Y nosotros así, sin hacer nada! ¡Una solución, quiero!

    • Otro Juan
      11 octubre 2011 a 23:55 #

      La enseñanza es un arte que se adquiere con estudio, seriedad, formalidad y experiencia. Día tras día.

      En mis 23 años de profesión, no dejo de sorprenderme. Siempre aparece algún problema, pregunta,concepto, relación con otras disciplinas o con la vida cotidiana que me motiva e inspira para dar debida cuenta a los requerimientos de los alumnos o de mí mismo. Disfruto con ello.

      Además, se nota cuando “contagias” a algún alumno y satisfaces su curiosidad.

      ¿Constructivismo? ¿Qué es eso? ¿Acaso alguna vez dejamos de construir y teorizar sobre aquello que es nuestro cometido? O sea, enseñar disciplinas académicas.

      Recuerdo de mis tiempos de estudiante cuando compraba libros de la editorial Mir. Los autores eran “eminentes matemáticos y pedagogos”. ¿Existe algún pedagogo de “los nuestros” que sepa de lo que habla?

    • Polícrates
      12 octubre 2011 a 4:29 #

      No he podido evitarlo Juan; al leer su comentario he tenido que levantarme para comprobar si los autores de los manuales soviéticos que descansan en los anaqueles de mi morada pertenecen a ese selecto grupo de eminentes matemáticos y pedagogos. Leídas las guardas de tres volúmenes extraídos al azar no he conseguido localizar a ningún miembro de tan selecto grupo. Seguiré indagando.

      No obstante esto que comenta es seguramente un hecho diferencial propio de los académicos rusos que tiene una explicación sencilla.

      En 1936 se prohíben terminantemente los test de inteligencia en la URSS. Mientras en los países occidentales éste tipo de herramienta se va introduciendo inexorablemente en todos los ámbitos. En el país los Soviets son repudiados por burgueses. De la noche a la mañana te una legión de psicólogos se queda sin nada que hacer. Ya no les está permitido medir la inteligencia y clasificar a los individuos por sus capacidades y ante esta dificultad se reinventan la profesión.

      Nada les prohíbe medir el desempeño de los discentes en sus tareas escolares e investigar de qué maneras podría mejorarse ese desempeño. Y cómo sólo se puede mejorar la instrucción de algo que se conoce a fondo lo razonable se impone y se forman equipos investigadores multidisplinares (en román paladín: psicólogos, profesores de primaria y secundaria y matemáticos miembros de la Academia trabajando coordinadamente). Y así mientras en occidente los psicólogos se parapetan tras sus escritorios y se refugian en sus laboratorios en la URSS salen al exterior para aprender como enseñar de la forma más eficiente posible. Y así a mediados de los 60 comienzan los primeros trabajos conducentes al plan de estudios de 1970.

      Se buscaba con esta reforma mejorar el nivel educativo de los jóvenes soviéticos y muchos asumían que esto tan solo podría lograrse ampliando la educación obligatoria hasta los 16 años. Relata Markushevich, participante en las comisiones encargadas de diseñar la hoja de ruta, que este punto fue rechazado de plano pues ningún psicólogo de renombre auguraba nada bueno si se recluía contra su voluntad a los jóvenes de 14 y 15 años en las aulas. Defendían que los datos disponibles auguraban un fracaso rotundo si el plan se desarrollaba por estos derroteros. Así pues, decían, las mejoras sólo podían llegar si los escolares aprendían más en menos tiempo. El ponente (psicólogo) que finalmente impone cordura y desbarata los planes de ampliación de la educación básica expone sus razones para el optimismo:

      -los niños soviéticos tienen semanalmente 24 horas de clase, cantidad ligeramente inferior a la de los países occidentales,

      -no obstante la semana escolar en los países capitalistas es de cinco días y en la URSS de seis: nuestros niños estudian durante más tiempo y, además,

      -el curso escolar en la URSS dura unos 40 días más que en occidente.

      Con esto desmonta los argumentos de los burócratas “preocupados” por las amenazas externas y concluye exponiendo los prometedores trabajos de menganito y zutanito….

      Y así en 1970 la primaria soviética se vio reducidad de 4 a 3 años al final de los cuales los alumnos sabían casi tanto como los alumnos de 5º curso del plan anterior.

      En 1975 las teorías de Lissenko, vigentes desde 1936, dejan de ser oficiales en la URSS. Ese mismo año los tests de inteligencia dejan de ser ilegales.

      P.D.: Échele un vistazo a las ilustración enlazada más abajo procedente de un libro ruso de primer curso y compárelo con las bobadas que se hicieron y se hacen aquí para enseñar la asociatividad de la suma. Luego nos quejamos de que los niños no saben solucionar los problemas.

      • Francisco Javier
        12 octubre 2011 a 8:47 #

        Yo no sé quiénes eran estos autores, pero también conservo algunos libros maravillosos de matemáticas de la MIR y la distancia respecto al hoy es infinita (estos señores eran matemáticos de verdad y sabían muy bien de qué hablaban, nada que ver con la situación actual.) También tengo un libro bastante antiguo de un tal Egmont Colerus (“De la tabla de multiplicar a la integral.”ed. Labor), que es una magnífica introducción a la matemática (parte de 0 y llega a introducir con mucha claridad el concepto de integral. Cuando se domina algo, se puede hacer pedagogía, al revés no funciona nunca. Con la música -mi especialidad- sucede lo mismo aún con mayor claridad: lo más notable de la pedagogía musical ha sido escrito por músicos, compositores, intérpretes (desde los tratadistas medievales a los trabajos de compositores de vanguardia aplicados a jóvenes o músicos no profesionales.)

      • Otro Juan
        12 octubre 2011 a 9:56 #

        Estimado Polícrates, en las guardas de:

        1. “Elementos de la teoría de funciones y del análisis funcional” de Kolmogórov y Fomín se lee:
        “… Además de ser uno de los matemáticos más destacados de la actualidad, Andrei Kolmogorov es un gran pedagogo, muchos matemáticos conocidos soviéticos salieron de la escuela creada por él.”

        2. “Geometría superior” de Efímov. En una reseña (en las guardas) del “Curso de análisis matemático” de de L. Kudriávtsev en dos tomos. Se lee:
        “… La obra ha sido escrita por un gran pedagogo experto que en el transcurso de muchos años dio conferencias sobre las distintas partes del curso en el Instituto Físico-técnico de Moscú. …”

        A la luz de estos ejemplos, el término “pedagogo” debe interpretarse como un valor añadido a autores de reconocido prestigio.

        Además en la serie de la editorial Mir “lecciones populares de matemáticas” dirigidas a estudiantes de enseñanza media figuran entre sus autores matemáticos tan importantes como Natanson, Yaglom, Uspenski, Gelfand, Markushevich, Shilov, Kurosh. La “crème” de la matemática soviética.

        También cabe reconocer el esfuerzo de, entre otros, Lev Landau, en la creación de escuelas de enseñanza secundaria de gran nivel. Nada que ver con los institutos de excelencia de Esperanza Aguirre, al respecto, es esclarecedor el post de Physis señalado por Jesús San Martín.

        Del resto de tu mensaje, ya lo leeré con más detenimiento luego. Saludos.

      • Polícrates
        12 octubre 2011 a 11:44 #

        Pando. Los dos primeros los tengo a mano.

        Para saber más puede consultar “Russian mathematics education” de Karp y Vogeli.

      • Jesús San Martín
        12 octubre 2011 a 11:51 #

        Estimado “Otro Juan” te han puesto un negativo envidioso, nacido de la incapacidad de refutar tus datos, así que no seré yo quien ponga un positivo a tu post aunque lo merezcas. ¡Qué se vea la ralea logsiana!
        Ayer, tras un seminario de doctorado hablaba con un doctorando, entre otras cosas, del carácter divulgador de la excelente escuela rusa de matemáticas y de sus maravillosas obras para los estudiantes. Le indiqué que quería que el grupo de investigación llevara esa misma línea, que a su vez entroncaba con los grandes matemáticos del cálculo clásico, cuando escribían los libros en los que aparecían sus últimas aportaciones. Ahí es donde está la pedagogía que debemos seguir, en la que debemos mirarnos: obras son amores y no buenas palabras.
        Los estudiantes deben entrar en el despacho para que aprendan cómo se hacen las cosas. Qué aprendan de los que saben hacer las cosas porque las hacen, se equivocan y reflexionan sobre ello y no de “pxjxs mentales”.

      • Polícrates
        12 octubre 2011 a 13:17 #

        Un artículo de Markushevich acerca de la reforma de la ed. primaria de 1970 (págs 37-42 del pdf enlazado)

        http://www.google.com/url?sa=t&source=web&cd=1&ved=0CBwQFjAA&url=http%3A%2F%2Funesdoc.unesco.org%2Fimages%2F0001%2F000140%2F014024eo.pdf&ei=mIOVTsGML4qhOpLdubkH&usg=AFQjCNF9GENtpgdbyvFea-hDgq6ZscGauA

        “The results of these experiments are currently available only for schools in twelve districts of the R.S.S.F.R. and in a few districts of other Soviet Republics—in all, 617 schools with some15,000 first-year and 10,000 second-year pupils. These results confirm the hypothesis that elementary schooling can be completed in three years. By the end of the 1967-68 school year, an overwhelming majority of the selected schools (97-100 per cent) had completely covered the course-content newly prescribed for grades I and II. Final examinations in the accelerated courses were successfully passed by 87 per cent of the first-gradepupils and 97 per cent of the second-grade pupils (Russian language) and by 80 per cent offirst-gradepupils and 93 per cent of second-grade pupils (mathematics).

        Bearing in mind that teachers were unfamiliar with the new syllabuses, it is important to note that higher indices of successful instruction were obtained in schools which had switched to the new programme the previous year.”

        ¡Quieto parado! ¿No era la URSS un régimen dictatorial? ¿Quién de los presentes ha consultado “los correspondientes informes españoles” elaborados a partir de “los experimentos” realizados en colegios reales con alumnos y profesores reales previos a la implantación de la LOGSE?

    • Francisco Javier
      12 octubre 2011 a 8:30 #

      Supongo que ese ser único, habitante de LOGSILANDIA, que ha aplicado el constructivismo en clase debe ser Usted mismo. ¿O se refiere a otro y Usted no lo ha hecho? ¡Es muy raro esto que nos cuenta! LOGSILANDIA es un planeta extraño.

    • Manu
      12 octubre 2011 a 9:24 #

      Pregunta: ¿Pero alguien ha aplicado en este pais el constructivismo?

      Respuesta Alumno LOGSE.- Si, los de la burbuja inmobiliaria. Que explotó y no funcionó, y salpicó a muchos en la época de los romanos, etc.

      Pregunta: ¿Como se puede hablar de teorias fracasadas?

      Respuesta Alumno LOGSE.- Me siento tan fracasado que se me nota un montón y evito relacionarme con chicas porque siento que no valgo. Mis amigos me dicen que lo que tengo que hacer es buscarme un curro y salir de mi casa pero no encuentro nada. Ahora no veo una salida y estoy bastante mal no contesto ni las llamadas de mis amigos porque no quiero salir. Aparte vivo con mis padres y mi comunicación con ellos es casi nula, yo siempre estoy triste y de mal humor y no salgo de mi habitación. Tambien creo que soy un fracasado para mi padre, deje los estudios en 2º de carrera por que me venia grande y ahora soy incapaz de aprobar unas oposiciones de policia.

  22. Frank
    11 octubre 2011 a 20:37 #

    Observo que nuestra compañera orientadora se ha convertido al pastafarismo. Que el dios de los fideos con albóndigas nos guíe en in hac logselarum ualle.

  23. 12 octubre 2011 a 11:30 #

    Frank: el pastafarismo es una parodia de las religiones y de las creencias infundadas en general, esas creencias contra las que precisamente se sitúa nuestra orientadora. El pastafarismo, pues, serviría como parodia de los sistemas pedagógico-logsianos, que comparten muchas cosas con las religiones: los dogmas infundados, la exigencia de una fe ciega, la organización sectaria, la convicción de estar en posesión de la verdad, la hostilidad contra los “gentiles”… El pastafarismo es una propuesta que vale como sátira, ingeniosa y con bastante gracia, pero poco seria; esto último me hace afirmar que “nuestra compañera orientadora”, como tú la llamas, no se ha pasado al pastafarismo, porque su artículo es muy serio, bastante más que la mayoría de las cosas que dicen los pedagogos partidarios de la LOGSE y sus secuelas.

    • Frank
      13 octubre 2011 a 22:36 #

      Estimado Pablo y demás negativizadores: supongo que esta vez el pobre de Gracián no ha estado muy acertado, porque lo bueno aún breve, no ha sido doblemente bueno. Creo que debo aclarar el malentendido que ha habido aquí: cuando me he referido a la relación de nuestra compañera con el pastafarismo, lo he hecho sin el más mínimo atisbo de ironía o queja; antes al contrario, me congratulo enormemente de que comparta con nosotros su lúcido análisis de la situación educativa actual, que comparto al cien por cien. Simplemente me ha parecido muy original y curioso la referencia al pastafarismo,del que yo me declaro ferviente seguidor y ya conocía de antemano. Repito: nada de ironía en aquello de “nuestra compañera orientadora”. Bienvenida seas, Pilar.

  24. Santarem
    12 octubre 2011 a 14:46 #

    Ah! ¿Pero se aplicó la LOGSE?
    ¿Si? ¿Que parte? Me refiero a algo diferente al cambio de denominaciones.
    Pero si nadie ha visto nadie aplicando el constructivismo en este país.¿Como se condena al constructivismo al ostracismo?
    Repito, aquí salvo honrosas excepciones no ha habido un cambio de método educativo. Seguimos con el mismo del nacimiento de la sociedad industrial.
    La sociedad actual va por un camino y la mayoría de los profesores por otro. Así nos va.
    Mientras sigamos dando palos al sistema ¿logsiano?, eso relaja mucho.

    • 12 octubre 2011 a 15:04 #

      Mire, Santarem, la perra gorda para usted. ¿Ya está contento, no? ¡Pues, hala, a dar una vuelta por la placica del pueblo con la cabeza muy alta!

    • Polícrates
      12 octubre 2011 a 15:30 #

      Tal como yo lo veo el constructivismo aplicado lleva a su no aplicación. La cosa está muy clara: el maestro partiendo de sus experiencias previas construye su propio conocimiento. Los gurús lo guiarán en su camino pero finalmente será él quién construya su propio conocimiento. Incluso un memo comprendería que resulta imposible otra práctica distinta al constructivismo.

    • Francisco Javier
      12 octubre 2011 a 16:59 #

      Señor Santarem, yo sí estoy dispuesto a escucharle. Me agradaría mucho saber en qué consiste una clase constructivista. Pero explíquemelo de forma muy práctica y en detalle, aplicada al contexto real. Creo que es la única forma de que aprendamos todos y nos aclaremos. De lo contrario hemos de entender que sólo se trata de un prejuicio, de mala fe, cosa que seguro no es.

      Le corrijo en un aspecto: no sé en otras disciplinas, pero tampoco es cierto que el modo de dar clase sea igual que antes de la LOGSE. Al menos en cuatro especialidades: música (yo la imparto y sé bien de qué va), educación plástica, idioma (inglés, francés), educación física. En el resto, también seguramente ha habido cambios, pero no estoy seguro de que sean tan necesarios: yo tuve en mi instituto profesores (de los de la tiza) de matemáticas, lengua y literatura, física y química, biología, latín, filosofia,….¡excelentes! (me parece muy bien su forma de dar clase y daba igual que fuéramos 40 en el aula)

      • 12 octubre 2011 a 18:36 #

        Me apunto a tu petición, Fº Javier. Yo también quiero conocer en detalle en qué consiste una clase construtivista. Adelante, señor Santarem, explíquenoslo usted. Gracias.

  25. 12 octubre 2011 a 15:21 #

    Amigo Santarem;
    en definitiva, solo hacer falta leer miles de post con el mismo raca-raca; de lo que se trata es de rajar contra la LOGSE. Que no digo yo ni que sí ni que no, para no alimentar una absurda conversación que a nada conduce sino a que cada uno descargue su odio – su odiología- en el lugar que le apetezca.
    Como he citado en varios comentarios, el 21N ni para eso servirá seguir rajando de la LOGSE, ni de ZP ni de Roldán (bueno, a muchos debe servirles cuando llevan consigneando con asuntos semejantes durante décadas). Creo que, a estas alturas de la política- digo, de la película-, más procede el ver qué se puede hacer, qué propuestas y posibilidades hay de cambiar algo de algo, y avanzar en ese sentido. Aquello de “mirar al pasado para no repetirlo” aquí se ha convertido en “no dejar de mirar al pasado para seguir repitiéndolo” hasta el día del juicio final (Ap. 20, 11-14)
    Deberíamos, por tanto, alcanzar algunos acuerdos. Por ejemplo:
    ¿Zapatero es malo malísimo? Sí.
    ¿Aznar es malo malísimo? Sin duda.
    ¿Roldán es muy malo? O Peor.
    ¿Tales de Mileto era un gran tipo? Puede ser.
    Si todos, creo que no es difícil, somos capaces de alcanzar este glorioso pacto, habremos dado un paso importante: dejar de enredar con la testosterona y, al propio tiempo, aplicar esa energía a asuntos que precisan más atención.
    En su conclusión final estoy absolutamente de acuerdo, pero no nos damos cuenta de ese desfase porque, ¡oh, sorpresa!, preferimos seguir rajando de la LOGSE. Es gratis.

    • Francisco Javier
      12 octubre 2011 a 16:44 #

      Tú tampoco hablas de otra cosa, disculpa. Llevas repitiendo lo mismo hasta la saciedad desde que tuvimos la desgracia de que descubrieses este blog. ¿Quieres soluciones? ¿Tienes algo alternativo que mostrarnos? ¿Algo? Pues hazlo o vete a hacer puñetas a tu pueblo y déjenos en paz con sus opiniones de politiqueo de taberna.

      • 13 octubre 2011 a 17:04 #

        Por las mismas:
        Usted tampoco hace otra cosa que decir que yo no hago otra cosa cuando otros no hacen otra cosa. ¿Tiene alternativa? Expóngala…y si no le apetece, no lo haga. No seré yo quien le diga donde tiene o no que ir. ¡Qué manía!
        “politiqueo de taberna”…eso me gusta…Acaba de dar usted en el clavo. Le felicito.

      • 13 octubre 2011 a 17:27 #

        Vaya, esta memoria mía…Se me olvido felicitarle por su “progresa adecuadamente”. Ahora solo manda “a hacer puñetas” y califica las opiniones ajenas de “politiqueo de taberna”.
        ¡Qué tiempos aquellos! Mire:

        “Este es el discurso apropiado, Jesús, sin zalamarías, ni sutilezas, sin mariconadas, que es lo único que son capaces de entender estos sádicos, corruptores de niños, auténtica lacra social”.

        “Para los que no alcancen a entender tu verbo acerado, siempre se puede decir eso de que la pedagogía es un puta mierda ejercida por pervertid@s, gilipollas y chupopteros sinvergüenzas.”

        Y hay más. Pero ahora, que está demostrando más educación-todo es mejorable-no vamos a recrearnos. ¡Hombre, si insiste! Un saludo.

      • Manuel L
        13 octubre 2011 a 22:03 #

        Observo que últimamente crece el nivel intelectual del debate en este foro ‘abierto’ al contraste de ideas (o le aplicas prefijos varios al acrónimo logse o vete a otro sitio que nos contaminas, hooligans deseducativos dixit)

    • Atropos YZ
      13 octubre 2011 a 19:30 #

      ¡Si Tales de Mileto levantarta la cabeza – fuera o no una buena persona- y se viera incluido en una recua de indeseables como los que ha mencionado!
      Por favor, deje a Tales tranquilo, y si le cabe alguna duda sobre su aportación a la civilización, deje de leer libelos porpagandísticos de los politicastros y otros comebollos contemporaneos y coja un libro de filosofía, o de matemáticas.Le hará bien, se lo aseguro.

  26. sergio
    12 octubre 2011 a 16:34 #

    Disculpen pero creo que lo he entendido mal
    porque nadie pone la urss como ejemplo, no? o se han pasado por la ex-urss a nivel educativo unos añitos?
    lo de que en la urss no había tests de inteligencia….vamos, para colgarlo en el mundotoday. Comida no, pero tests, los que quieras y más….

    • Polícrates
      13 octubre 2011 a 12:15 #

      The work of psychologists, special educators, and all so-called “pedologists” (pedagogical psychologists) was declared to be a harmful and anti-scientific perversion, which sought to characterize normal and even gifted students as “difficult.” The complex system or projects
      method was definitively rejected: henceforward, this “eructation of the left” was to be unconditionally eradicated.

      Karp y Vogeli pág 55

      Buscaré con calma, es posible que haya malinterpretado lo leído.

      Y efectivamente, la URSS se derrumbó, los arsenales del ejército rojo cayeron en manos de traficantes, las pocas cosas que funcionaban se jodieron y su sistema educativo quedó demolido.

      Modélicos estos señores no eran no, pero que en algunas cosas si que demostraron ser muy juiciosos.

      • sergio
        13 octubre 2011 a 15:48 #

        Posiblemente malinterpreté
        sorry
        en cualquier caso, el sistema educativo de la urss no tenía nada de ejemplar (la “pedagogía” estudiaba cómo extender la propaganda, en eso puede resultar muy actual, sólo que ahora se la disfraza). Pero formaban lo que les interesaba y sobre todo bajo ningún concepto pensamiento crítico (los que se atrevían a eso directamente emigraban, mejor dicho escapaban, o se les “depuraba”).

        Y de allí le digo por experiencia que todo pasó de estar en las manos de unos cuantos (bajo el concepto público) a estar en manos de los mismos (pero ya en plan privado).
        Lo que se cayó no fue un sistema, fue una careta.
        Lo cual no es poco, que en la Europa “rica” a medida que se caen las caretas se ven las vergüenzas (en lo educativo y en casi todo).

        Un saludo!!

      • Polícrates
        13 octubre 2011 a 23:05 #

        Estupendo comentario.

        Circulaba por la URSS un comentario muy repetido que decía algo así como que “los matemáticos son las únicas personas en la Unión Soviética a los que se les paga por decir lo que piensan” -siempre que pensaran acerca de las matemáticas, naturalmente-. Quizás por eso alcanzaron tan alto nivel en investigación y docencia en ésta materia.

  27. Santarem
    12 octubre 2011 a 17:41 #

    A ver, sin tensiones.
    Mas arriba he dicho que no conozco a casi nadie que impartiese clases constructivistas.
    También he afirmado que la Logse, salvo cambios en denominaciones y otros pequeños cambios, no ha tenido mas repercusiones en los centros educativos.
    Si su influencia real ha sido mínima, entonces ¿Por qué se les traslada al constructivismos y a la Logse todos los males de la educación?
    ¿No habrá que mirar además en otros sitios?
    No,no tengo la solución. Pero quizás favoreciese el cambio a mejor, si empezamos a pensar algunas modificaciones en el método.
    Ya decía antes que teorías, leyes, etc, he visto varias. Pero cambios metodológicos que se extiendan con carácter general a todos los centros y a todas las disciplinas, ninguno.
    Yo tan solo pretendía estimular la reflexión. Nada más y nada menos.
    Y para que vean, un poco de humor ¿Que tienen algunos contra los pueblos y sus plazas?

    • 12 octubre 2011 a 18:47 #

      Amigo Santarem, no sé si se han cruzado los mensajes. Da igual para el caso. Si usted desea convencernos de las bondades del constructivismo, no se limite a dicirnos lo bueno que es. Haga algo más: explíquenos con ejemplos claros y bien detallados en qué consiste. Paso a paso. ¿No cree que sería lo mejor para todos? Nunca es tarde si la dicha es buena.

    • Indispuesto
      12 octubre 2011 a 19:40 #

      El sistema de promoción de la LOGSE no ha sido un pequeño cambio. Que se pase de curso por edad y no por la adquisición de conocimientos ha hecho mucho daño, a mi parecer.

  28. Luzroja
    12 octubre 2011 a 19:09 #

    Santarem, lo de “cambios metodológicos que se extiendan con carácter general a todos los centros y a todas las disciplinas” es, con perdón, una necedad.
    Para empezar habría que definir qué metodología es la que tú supones susceptible de ser cambiada, y después deberías describir qué metodología sería esa que sustituiría a aquella.

    Lo que te propongo conlleva esfuerzo y tal proceder no es logsiano, así que no espero gran cosa.

  29. 12 octubre 2011 a 20:22 #

    Espléndido artículo. Como científico, me ha encantado poder ver cómo alguien defiende la necesidad de aplicar el método científico de verdad en disciplinas como la pedagogía, aunque sea al menos para rebatir de una vez por todas la cantidad de errores que se tienen por verdades, y que la experiencia no puede sustentar.
    Y creo que si le gusta la colección “Vaya timo”, puede que disfrute también del libro “La razón estrangulada”, de Carlos Elías, sobre el declive de la ciencia en Occidente.
    Enhorabuena y un saludo
    Alex

  30. Santarem
    12 octubre 2011 a 22:36 #

    Luzroja,
    ¿Metodología que debe ser cambiada? Mira a tu alrededor y si no se está obteniendo el resultado deseado, es la que debe ser cambiada.
    Yo no aspiro a decirle a cada uno que metodología debe utilizar. Bastante tengo en investigar la que me podría dar resultados cada día.
    Lo que no hago es quejarme de todo y seguir sin innovar nada, esperando que vuelvan los buenos tiempos. Porque esos, esos no volverán.
    Y menos espero que una ley lo vaya a solucionar.
    Va a necesitarse algo más que un esfuerzo, aunque sea “no logsiano”.
    Hasta ahora, en la mayoría de las veces que lo he visto, los que piden esfuerzos a los demás, no dan ejemplo.

  31. Sr. Rubio.
    13 octubre 2011 a 8:55 #

    La solución al problema pasa por hacernos con un DeLorean, y así, poder volver al pasado y evitar que la LOGSE se llevara a término; y ya, de paso, una vez allí, pués…bueno, en lugar de comprar un almanaque deportivo, se podía haber invitado a más de uno, a una magnífica sesión de constructivismo en un club de alterne…para posteriormente regresar al futuro. ¡Ja,ja,ja,ja,ja!

    Ya lo dijo un tal Wittgenstein: Cuando la pala llega a lecho rocoso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: