Lo que sabemos en Deseducativos

En Deseducativos sabemos algunas cosas. Sabemos, por ejemplo, que el conocimiento es lo que mejora a las personas, lo que las convierte en ciudadanos libres, conscientes y responsables. Sabemos que un sistema educativo que menosprecie los conocimientos está condenado al fracaso. Sabemos que el fracaso de la enseñanza de un país significa, a medio plazo, la ruina de la sociedad que lo sustenta.

En Deseducativos sabemos también que el actual modelo de enseñanza y el sistema que lo estructura han fracasado estrepitosamente. Sabemos, por tanto, que la realidad actual exige un cambio radical de perspectiva. Sabemos que la grave crisis que sufre España demanda lo mejor  de cada uno de nosotros. Y sabemos que, en nuestro caso, lo mejor ha de ser la valentía personal, la lealtad a nuestra profesión y el amor a la verdad y a la libertad.

Por eso, en Deseducativos sabemos, entre otras cosas, que, precisamente ahora, otra educación es posible. Y creemos que ha llegado el momento de que ustedes también lo sepan:

1. La enseñanza pública es un logro irrenunciable de las sociedades modernas y el mejor aval para salir de la crisis económica que sufre España.

Los continuos recortes presupuestarios a los que viene sometiéndose son contrarios, por tanto, a esta idea y coartan la posibilidad de una salida a medio y largo plazo de la crisis. Ahora bien, el problema de la enseñanza pública de nuestro país no reside solamente en el dinero que se le asigne, sino en los criterios en que se fundamente. Sin estos criterios cualquier partida presupuestaria habrá de ser inútil, como venimos comprobando desde hace años. El modelo comprensivo instaurado en la década de los noventa ha obligado a las distintas autoridades nacionales y autonómicas a tratar de ocultar su fracaso con programas tan costosos como improductivos que, en la mayoría de los casos, han supuesto un despilfarro inasumible. Todo gobierno está obligado a garantizar la supervivencia del sistema educativo público con estrategias de financiación que jamás se resientan por la crisis, y la mejor manera de hacerlo es que dicho sistema sea razonable y, sobre todo, eficaz.

 

2. La enseñanza pública debe garantizar el acceso al conocimiento de todos los ciudadanos y la promoción social de los más desfavorecidos.

La iniciativa privada, la libertad individual y la independencia de las familias para elegir la mejor educación de sus hijos son, asimismo, valores fundamentales que no han de ser cuestionados. El actual sistema de conciertos educativos falsea y contradice el principio de separación entre sociedad y Estado -precepto fundamental que salvaguarda la igualdad de derechos y oportunidades-, ya que hace posible, por un lado, que se favorezca con dinero público a una entidad particular que, en última instancia, habrá de ser la más importante competidora de los centros estatales; y se nutre, por otro lado, de subvenciones que provocan, en la mayoría de los casos, que se acabe con la esencial independencia que otorga carta de naturaleza a toda iniciativa privada. La ley de conciertos educativos se ha convertido en un lastre tanto para la enseñanza pública como para la educación privada. Y por ello debe ser derogada de inmediato.

3. Las competencias en materia de educación que actualmente poseen las Comunidades Autónomas han de ser devueltas al Estado central.

La enseñanza pública debe ser una de las herramientas con las que el Estado cuente para erradicar las diferencias sociales y económicas entre los diversos territorios de España. El actual sistema administrativo no solo no ha conseguido dicho objetivo, sino que ha agravado el problema endémico de las diferencias entre regiones y, lo que es peor, ha multiplicado por diecisiete su fracaso y su inoperancia, lo cual resulta excesivamente costoso y atenta contra uno de los pilares básicos de la enseñanza pública: la igualdad de oportunidades.

4. Lo importante no es un pacto para reformar la educación, sino que esa futura reforma evite desde el principio la manipulación política a la que se ve sometido el actual sistema de enseñanza.

Es costumbre afirmar que lo que necesita España es que los partidos políticos pacten una ley educativa estable y duradera. Pero esta aseveración ignora el hecho de que, desde 1990 -es decir, desde hace más de veinte años-, a pesar de los sucesivos gobiernos, nada ha cambiado en la enseñanza. Si bien es verdad que se ha asistido al nacimiento de tres leyes -LOGSE, LOCE y LOE-, ninguna de ellas ha puesto en duda las esencias pedagógicas más importantes -educación obligatoria hasta los dieciséis años, comprensividad, igualitarismo, inclusión, etc.-, ni ha acabado con la flagrante intromisión ideológica -educación en valores, Educación para la Ciudadanía, Ciencias para el Mundo Contemporáneo- que convierte a la enseñanza en arma arrojadiza en el falso debate que los partidos políticos promueven. A ningún docente se le ha preguntado alguna vez si consideraba positivas las sucesivas reformas porque por encima de su criterio profesional se ha hallado siempre el oportunismo ideológico de la minoría que accede al poder. Así pues, lo importante no es el deseado pacto en sí, sino los términos en que este se lleve a cabo. Un sistema educativo coherente, riguroso y duradero ha de estar motivado por un sentido de Estado, una noción de ciudadanía, un concepto de país que trascienda siempre los intereses particulares y las consabidas siglas partidistas.

 

5. Toda democracia ha de basarse, necesariamente, en una educación pública laica que, siguiendo la preceptiva fundamental que separa Estado e Iglesia, fomente virtudes cívicas que no excluyan ni eliminen las creencias religiosas, sino que promuevan la pluralidad y el diálogo.

El fenómeno religioso en general y el Cristianismo en particular -uno de los pilares de Occidente- son de tal importancia que creemos necesario, no obstante, que su estudio se aborde evitando su dimensión proselitista, se centre en sus aspectos sociales, históricos, políticos, artísticos y filosóficos, y sea impartido por profesores especialistas en los diferentes ámbitos de conocimiento. La aconfesionalidad del Estado español exige, por tanto, que la asignatura de Religión, tal y como está concebida en la actualidad, desaparezca de los centros públicos de enseñanza.

 

6. Los maestros y los profesores de todas las etapas educativas somos los principales conocedores de la realidad de las aulas españolas.

Cualquier normativa sobre educación ha de tener en cuenta principalmente nuestro criterio profesional y la experiencia que lo procura. La Pedagogía no es una ciencia que proporcione infalibilidad a los expertos, sino una manera de reflexionar sobre la educación. Y, como toda reflexión, está sometida a crítica. En España, sin embargo, no solo la Pedagogía como disciplina, sino una única pedagogía que no valora el esfuerzo, los contenidos o la transmisión de conocimientos, se ha erigido como la suprema poseedora de la verdad pedagógica en los centros de enseñanza. Tanto es así que, en estos momentos, no se concibe ningún reglamento de régimen interno, ninguna programación didáctica, ningún decreto autonómico ni ninguna ley educativa estatal que evite sus preceptos fundamentales. Al mismo tiempo, la figura del psicopedagogo, único experto en esta especie de fe indubitable, ha sobrepasado de tal modo los límites que imponen los estrictos fines de su adscripción, que ha terminado usurpando las atribuciones que tradicionalmente poseían los maestros y los profesores. La realidad es, sin embargo, pertinaz, y, por mucho que se desee adulterar, finalmente revela tres hechos incuestionables: existen tantas pedagogías y tantos pedagogos como docentes hay; la experiencia y el criterio profesional de cada uno son la mejor garantía pedagógica posible; la única manera de que las normas educativas no ignoren semejante diversidad es evitando cualquier influencia pedagógica, limitando su labor a estructurar y reglamentar las diferentes etapas de la enseñanza y dejando en paz de una vez por todas a los maestros y a los profesores.

                                       

7. No se debe confundir la igualdad de oportunidades de una enseñanza obligatoria hasta los 16 años con la uniformidad de capacidades, y el derecho universal a una educación de calidad con la obligación de recibir unos mismos contenidos.

Esta confusión, que atenta contra los derechos individuales, niega además que existan personas con distintas capacidades físicas e intelectuales o con perspectivas e intereses diversos, e impide que el Estado salvaguarde la legítima aspiración de los ciudadanos a promocionar socialmente. En aras de la obsesiva y recurrente noción de atención a la diversidad, se está conculcando el derecho esencial que todos los alumnos poseen a recibir una enseñanza de calidad. Quizá estemos ante una de las perversiones conceptuales más aberrantes y que más han influido en el devenir de la sociedad durante las últimas décadas, pues un sistema inclusivo, si aspira a no contradecirse en sus términos, ha de negar la pervivencia de la diversidad al pretender que todos los alumnos adquieran al final los mismos conocimientos. No hay nada tan pernicioso como la mentira, sobre todo si es esta la que articula una ley que pretende regular la educación de un país. Sus devastadoras consecuencias han conseguido desarrollar hasta el paroxismo la más monstruosa de las paradojas: el sistema termina beneficiando a una minoría -representada por alumnos con familias de alto nivel cultural y adquisitivo- que precisamente se puede permitir una educación al margen de ese mismo sistema, y condena sin embargo a la inmovilidad social a quienes se supone más debería beneficiar, es decir, a estudiantes que provienen de los sectores más desfavorecidos de la sociedad o que necesitan una dedicación exclusiva. Por todo ello es urgente implantar un sistema educativo con itinerarios que atiendan realmente a los diversos intereses y aptitudes de los alumnos.

8. Restablecer la autoridad y el prestigio social de los docentes no se consigue creando leyes que, a la postre, solo son efectivas en los casos más extremos y no resuelven los más que habituales problemas de indisciplina de baja intensidad.

Ninguna administración parece estar dispuesta a asumir esta evidencia, tal vez porque en cualquier medida que afecta a los profesores prevalece en realidad esa consabida demagogia que siempre está promovida por el interés electoral. La paradoja sorprendería si no escondiese pulsiones políticas tan rastreras: si bien se parte de la idea de que hay que dignificar la figura del docente, al final se procura que ninguna de las medidas planteadas haga que las familias -votantes potenciales- frunzan el ceño. Por lo que, desde 1985, con la creación de los consejos escolares, el resultado siempre ha sido el mismo: por un lado, un mayor intrusismo profesional; por otro, un paulatino desvanecimiento de las atribuciones docentes y una constante merma de la autoridad. La solución pasa por disposiciones y procedimientos de menor impacto mediático pero de mucho mayor calado y eficacia. En primer lugar se tiene que concebir un sistema de acceso a la función pública docente diferenciado para cada etapa educativa, basado exclusivamente en la excelencia, que valore, sobre todo, los conocimientos y que plantee un periodo de prácticas en el aula. En segundo lugar, se debe modificar la actual estructura de los centros de enseñanza devolviendo al claustro de profesores las competencias disciplinarias y, a fin de restituir su autonomía, confiriéndole la capacidad para elegir a los diferentes cargos directivos. En tercer lugar, hay que exponer el trabajo de los profesores a las únicas evaluaciones objetivas que existen: los resultados de unas reválidas estatales y vinculantes al final de cada etapa educativa. En cuarto lugar, se tiene que restringir la labor de la Inspección educativa al ámbito administrativo y -en los casos más graves- disciplinario de los centros, con el fin de acabar de una vez con la asfixiante fiscalización del trabajo de los profesores. En quinto lugar, debe prevalecer sobre cualquier influencia política o pedagógica, el derecho constitucional de la libertad de cátedra, derecho que ha de manifestarse sobre todo en la libre elección de métodos y en la potestad de los diferentes departamentos didácticos para elaborar los planes de estudios. En sexto lugar, hay que despojar al docente de atribuciones ajenas a su cometido. Y por último, se debe acabar de una vez por todas con el absurdo sistema de promoción horizontal, incentivando la carrera profesional mediante la búsqueda del estímulo académico y laboral, que, en todo caso, nada tiene que ver con los cursillos que actualmente organizan sindicatos y centros de profesores y recursos.

 

9. Es urgente, por tanto, acabar con el sistema educativo actual y erigir en su lugar otro completamente distinto, que responda con coherencia y lealtad a la auténtica diversidad del alumnado.

Estas son sus líneas maestras:

a) Una Enseñanza Infantil que no ignore que los niños de edades comprendidas entre los 0 y los 4 años han de pasar la mayor parte del tiempo con sus padres, aun cuando eso signifique que deban reconsiderarse las actuales normativas que rigen los permisos de maternidad y paternidad y los horarios laborales de los progenitores. Y que tampoco eluda la responsabilidad de iniciar el aprendizaje de ciertas habilidades intelectuales cuando la capacidad o la inclinación de los alumnos así lo requieran.

b) Una Enseñanza Primaria que, siendo considerada al fin como el ciclo más importante en la formación del alumno, limite la promoción automática a los primeros años de la etapa, no desdeñe el rigor y la exigencia necesarios para afianzar tanto las habilidades primordiales en lectoescritura y cálculo matemático como los conocimientos básicos de otras disciplinas también esenciales, y alargue su periodo de duración hasta los 14 años. La Enseñanza Primaria es el mejor momento para guiar al alumno en su futuro académico demandándole tenacidad, disciplina y esfuerzo, y detectando a tiempo y prestando una mayor atención a los problemas que puedan surgirle mediante una exigente labor de orientación -labor que solo tiene sentido y es eficiente en esta etapa- que huya de la inútil burocracia actual y, principalmente, a través de programas de refuerzo dentro y fuera del aula.

c) El fin de la Enseñanza Secundaria Obligatoria, etapa que se ha revelado como uno de los mayores fracasos de las últimas reformas legales. En su lugar ha de establecerse un Bachillerato de 4 años de duración -dividido a su vez en dos ciclos de dos años: uno obligatorio y otro post-obligatorio- que recupere el valor del mérito académico acabando con la promoción automática, y restablezca la especificidad que le da sentido y que lo define como la etapa preparatoria para los estudios superiores; y una Formación Profesional -también de 4 años y dividida, igualmente, en dos ciclos de dos años: obligatorio el primero, y post-obligatorio el segundo- que se convierta por primera vez en la historia de este país en el motor más importante para transformar su modelo productivo, y que deje de ser una simple alternativa para aquellos que no pueden acceder al Bachillerato.

d) Un tercer itinerario de Iniciación Profesional, a los 14 años de 2 años de duración-, que han de cursar obligatoriamente todos aquellos alumnos que fracasen en la Primaria y que sirva para evitar condenarlos a la precariedad laboral. Esta etapa debe armonizar la presencia de las asignaturas instrumentales con una atención especial a materias exclusivamente prácticas, procurando así una cualificación profesional temprana y una salida laboral digna y suficiente como para no impedir la promoción social a la que todo ciudadano tiene derecho.

e) Un sistema de conexión de los diferentes itinerarios salidos de la Enseñanza Primaria que, concebido con racionalidad y sentido común, introduzca cursos puente o exámenes de ingreso que huyan de la excesiva condescendencia que existe hoy día.

f) Acabar de una vez por todas con la impostura de los actuales procedimientos de evaluación del sistema de enseñanza e instaurar un sistema de reválidas estatales y vinculantes al final de cada etapa, que hagan de los resultados el único y principal indicador fiable de la realidad de alumnado y profesorado.

g) Ofrecer respuestas serias y contundentes a los graves problemas que sufre la Universidad. Para ello es urgente recortar el número de universidades a fin de evitar la actual infradotación y la mediocridad a las que están expuestas, reconducir la vigente política de títulos a patrones de sensatez científica y económica, racionalizar los planes de estudios, modificar los actuales modelos -excesivamente burocráticos- de gestión administrativa, solucionar los antimeritocráticos estándares de selección y de evaluación del profesorado, reconsiderar y adaptar a la realidad de nuestro país los dudosos procesos que se han seguido para adoptar los nuevos requisitos de Bolonia, y, por último, potenciar programas de investigación con dotación suficiente evitando por ley la influencia política que hoy día impide o pone en entredicho, no solo la eficiencia y la utilidad de estos, sino el libre debate de ideas y, sobre todo, el concurso de toda disidencia crítica.

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Categorías: Rebelión, Soluciones

Autor:David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura. Administrador del blog.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

61 comentarios en “Lo que sabemos en Deseducativos”

  1. Ángel Reyes
    7 octubre 2011 a 16:07 #

    Gracias, Deseducativos, por explicitar y ordenar de un modo tan magistral las ideas que tantísimos docentes tenemos en mente. Gracias por enfrentar la sensatez de la razón y la justicia a la barbarie del interés y la mentira a que profesores, alumnos y sistema han sido sometidos durante las últimas tres décadas.

    Ojalá, entre todos, podamos llevar esta revolución -absolutamente urgente- a la práctica.

  2. Juan
    7 octubre 2011 a 16:18 #

    Así debe ser.

    Saludos

  3. 7 octubre 2011 a 16:57 #

    David:

    Muy buen resumen de la situación actual y de propuestas de futuro.
    Yo veo interesante que enviaras el artículo por email a los posibles impulsores reformadores del actual sistema educativo:

    PP
    UPyD
    CSIF
    ANPE

  4. 7 octubre 2011 a 18:44 #

    Pues yo creo, RM, que esos posibles impulsores pueden estar tan de acuerdo con lo que aquí se dice como Espe con la Internacional Comunista. El PP, por ejemplo, lo único que está demostrando en Madrid es que la enseñanza se la sopla. Y mucho.

  5. Sr. Rubio.
    7 octubre 2011 a 18:56 #

    Chapeau David. Gracias por tu artículo.

  6. 7 octubre 2011 a 19:10 #

    Gracias a todos por vuestros comentarios. El punto 5 es de Juan Pedro Viñuela, y los demás, aunque redactados por mí, habrían sido imposibles sin las aportaciones de todos los articulistas del blog.

    Yo creo que este texto nos puede identificar a todos los autores y lectores. Además, está por encima de ideologías (a pesar de que en Facebook, ya empiecen a tacharnos de peperos). Hay que distribuirlo como sea.

    Por cierto, Antonio, me encanta lo de “blog punky”. Creo que la cresta que luces en tu avatar “feisbuquiano” tendría que ser nuestra imagen de ahora en adelante.

  7. Santarem
    7 octubre 2011 a 19:25 #

    Vaya, un poco más y de cabeza a la Ley Moyano. Hasta la LGE de 1970 parece contaminada.
    Molesta la presencia de los Consejos Escolares. Por supuesto. Los alumnos y padres en su papel de súbditos. Y gracias.
    ¿Transmisión del conocimiento solo de los profesores? Por supuesto, solo llega a los alumnos a través de los profesores. No se accede al conocimiento en la familia, ni en la sociedad ni en Internet.
    ¿Por qué la Primaria hasta los 14 años y no hasta la 13 o los 15?
    Sustituir el nombre de la secundaria por el de un bachillerato de 2 cursos, más otro de dos cursos más, es una gran innovación.
    ¿Y por que no una FP de 2+3 cursos?
    ¿La FP no simple alternativa? Desde luego que no puede ser alternativa una enseñanza que queda como cajón de sastre .
    Si desde la primaria ya se está clasificando, encasillando con exámenes, revalidas, etc. Falta lo del Examen de Estado.
    Iniciación Profesional. Con la vitola de fracasados en primaria que se les otorga. les queda lo de promoción social. Menos mal.
    Bueno, coincido en algo, la LOGSE, la LCE y la LOE no han servido para mejorar la educación. Lógico. No son necesarias nuevas leyes de educación que solo modifican estructuras y nomenclaturas. Tampoco a mi me gusta la situación de la educación en la actualidad.
    Si observamos aquellos sistemas educativos que parecen obtener mejores resultados tenemos los de Finlandia o Corea del Sur. Aunque creo que desestimareis el de Finlandia, está contaminada por la comprensividad y el de Corea del Sur tampoco creo que guste. Demasiadas horas en el centro.
    La mejora de la educación solo será posible con modificaciones metodológicas. Pero me parece que desde estas páginas no se está por eso.
    ¿Nosotros no tenemos nada que modificar?. Exámenes reiterados a los alumnos. Ni uno del sistema ni de la enseñanza en si.
    Lo siento. No es posible volver a 1975. Han pasado muchos años.

    • Otro Juan
      8 octubre 2011 a 8:40 #

      Su malhadado (siento ser cursi) discurso chirría en los oídos de tantos que nos dejamos la piel en el aula.

      No se puede ser más mendaz. Los profesores no somos uno más, somos los que dirigimos y evaluamos la enseñanza, en las distintas disciplinas, de los alumnos.

      1. Un chico, en la familia, no aprende adecuadamente ni Lengua ni Matemáticas por muy voluntariosos que sean sus padres si estos no tienen suficientes conocimientos de dichas materias, situación que no es de extrañar. Muchos de los que hemos sido universitarios procedemos de las clases trabajadoras de la sociedad cuyos padres no tuvieron más remedio que ponerse al tajo, como hicieron los suyos.
      Los padres deben de confiar en los profesores para suplir esa carencia e inculcar a sus hijos el debido respeto.

      2. Decir que la sociedad “enseña” o “cura” o “paga” o “juzga” es una tautología, es no decir nada. Si quieres enseñanza para tus hijos, vete a la escuela; si están enfermos, al médico; si quieres dinero, debes trabajar; si tienes un pleito, acudes a los jueces.

      3. Que Internet enseña, pues hombre, una biblioteca también. Deja a tu hijo en una biblioteca sin ningún tipo de orientación, pasa al cabo de un tiempo y veras que los libros que lee o ve son pornografía y el misterio de las Bermudas. Los jóvenes son como los árboles, si no los riegas, podas y cuidas sacan ramas y raíces por todas partes sin orden ni concierto.
      Alguien debe orientar la adquisición de conocimientos ya provengan estos de un libro, una red de ordenadores, un laboratorio o un taller, ¿no crees?

      ¿Por qué esa fijación, a priori, de renegar de pasados sistemas de enseñanza? Nada lo justifica. Que los tiempos cambian y necesitan adaptaciones nadie lo duda, pero no hasta el punto de la salvaje descalificación actual, ¿a quien interesa?

      ¿Por qué ese miedo a la clasificación por mérito y capacidad? ¿Acaso la sociedad no lo hace? ¿No aprendemos esto de la sociedad y actuamos en consecuencia?

      Lo dicho, su maldito discurso omnipresente desde ya hace muchos, muchos años no ha traído nada nuevo ni que valga la pena salvo para aquellos que todos tenemos en mente. Y preguntar quiénes son, ofende la inteligencia.

    • 8 octubre 2011 a 22:50 #

      Para Santarem:

      1. Los Consejos escolares no son un invento posterior a la ley Moyano. Ya los disfrutaban los jesuitas mucho antes. El señor Santarem pretende devolvernos al siglo XVII. Los Consejos escolares permiten el control abusivo de un Centro escolar sin que la responsabilidad de las órdenes recaiga sobre aquel que verdaderamente ostenta el poder. La autoridad se enmascara. Los Consejos escolares ofrecen la posibilidad de que los alumnos, padres y personal se crean revestidos de alguna capacidad de decisión, cuando no son más que convidados de piedra, habida cuenta del modo en que se reparte su representación. Se convierten en súbditos contentos y agradecidos. Los jesuitas siempre fueron muy listos para ocultar la autoridad. La LOGSE está plagada de jesuitismo.
      2. El señor Santarem pasa de la afirmación de que enseña toda la tribu (lo cual es mentira, pero bueno) a la afirmación de que toda la tribu ha de ser tenida en cuenta en un plan académico de enseñanza. La relación entre ambas afirmaciones es inexistente, aunque él no se de cuenta. No se lo voy a explicar. Que estudie más.
      3. Defendemos la Primaria hasta los catorce por la misma razón que no hasta los setenta o los ocho. Porque los catorce es una edad propicia para empezar la Enseñanza media y en cambio a los doce se es todavía un crío muy crío. Quizás este haya sido uno de los más grandes errores de la LOGSE. Los niños de doce años nunca deberían haber pisado un Instituto. Además, los maestros no tienen ahora responsabilidad que asumir, porque los sueltan tiernos y sin título, y se pueden permitir el lujo de no rendir cuentas de su trabajo. Una mierda por donde quiera que lo mire, Santarem, aunque sea muy modelna. Una mierda.
      4. Un bachillerato de cuatro años dividido en dos ciclos de dos años no sé si será una gran innovación, pero es una gran reforma. Ahora bachillerato casi no tenemos, y somos uno de los países de Europa con menos promoción en enseñanzas secundarias no obligatorias. En otros países se cuida esta modalidad de estudio como oro en paño, porque saben que constituye la base de la cultura media del país. El desprecio que ha sufrido en Hispanistán constituye un buen síntoma de que aquí no nos enteramos de nada. Por supuesto, el bachillerato de cuatro años poco se parecería a la ESO. No consistiría en un “cambio de nombre”. La ESO se concibió más como una básica prolongada que como un bachillerato. La LOGSE padecía el síndrome de Peter Pan.
      5. Lo que dice usted sobre la FP no lo entiendo. Perdone.
      6. En lo que atañe al fracaso escolar en Primaria, bien nos hemos ocupado en los últimos tiempos de ocultarlo. Podemos cerrar los ojos, y los oídos, y la boca, y nos pareceremos a los monos aquéllos. Inmóviles.
      7. No estoy de acuerdo con que las leyes de enseñanza “sólo” modifiquen estructuras y nomenclaturas. Además de modificar muchas más cosas, el mero de hecho de modificar “estructuras” ya les confiere la posibilidad de mejorar o echarlo todo a perder.
      8. El bálsamo de Fierabrás de las “modificaciones metodológicas” lo ha administrado la LOGSE en cantidades industriales. Es nuestro aceite de ricino de cada día. No me voy a ocupar ahora. Está plagado “Deseducativos” de sesudos análisis sobre las bondades de las “modificaciones metodológicas” de las diversas hordas pedagógicas actuales. Nosotros, los profesores, llevamos “modificándonos” toda la vida. El primer año que trabajé, joven y fresco como una rosa, puesto al día en todo, ya me encontré a un inspector casposo que me dijo que tenía que “reciclarme”. Debía de ser un neurótico de LOGSELANDIA. Y lo curioso es que el engendro todavía se encontraba meramente en estado de gestación. A los que nos hemos ocupado de esto (y los filósofos no tenemos más remedio porque nuestra disciplina comienza hace ya unos dos mil quinientos años preguntándose sobre qué sea la enseñanza) nos hace mucha gracia que, por ejemplo, Hegel, hacia la segunda década del siglo XIX, nombrado Rector del Gimnasio de Nüremberg, ya tuviese que salir al paso de las ocurrencias de los “modificadores metodológicos”. “Modificaciones” éstas que, curiosamente, como cualquiera puede leer, no se diferencian mucho de las que esgrimen los modificadores del XXI. No sé si se podrá volver a la Ley de 1975. Lo que sí sé es que ustedes retornan infinitamente a soluciones de principios de 1800. Y han pasado muchos más años

      • 9 octubre 2011 a 10:18 #

        Magnífica me parece tu respuesta. Un saludo

      • Francisco Javier
        9 octubre 2011 a 10:29 #

        Genial, Antonio.

  8. 7 octubre 2011 a 19:57 #

    Entiendo las objeciones de Santarem, pero las propuestas de Deseducativos se orientan hacia el establecimiento de los itinerarios que habrían de ser provechosos para los alumnos, de modo que evitemos que tantísimos de ellos estén ahora en el nivel inadecuado, perdiendo el tiempo y, lo que es mucho peor, haciéndoselo perder a sus compañeros. Nada de lo que se plantea en el “programa” de Deseducativos expuesto por David procede de una construcción ideológica previa, sino que responde a la experiencia personal de cuantos bregamos en las aulas, y a partir de ella buscamos soluciones “prácticas”. Es cierto, por otro lado, que en la exposición de David hay elementos polémicos. Destaco uno que me llama poderosamente la atención: “Sabemos, por ejemplo, que el conocimiento es lo que mejora a las personas, lo que las convierte en ciudadanos libres, conscientes y responsables.” Se peca de ingenuidad, a mi parecer, pero no deja de ser una muestra de la “fe” en el conocimiento que, como todas las fes, ha de ser sometida a crítica. ¿Quién no puede aportar ejemplos a docenas de seres abarrotados de conocimientos que han contribuido a privar de libertad a los demás, desde una inconsciencia e irresponsabilidad absolutamente falsadas? Mitificar es un verbo que no se compadece con el conocimiento, y menos aun con la educación. Pero este es un tema relativamente menor frente a la estupenda disección del problema al que nos enfrentamos a diario en las aulas, y que está consiguiendo, a partir de la actuación de los mandamases políticos, el objetivo que, ya abiertamente -y antes de forma solapada- perseguían: potenciar la enseñanza privada concertada y convertir la pública -con los mejores profesores del país, insisto, con los mejores profesores del país (según el sistema de oposiciones, que tampoco es el no va más de la impecabilidad, pero siempre, en última instancia, preferible a la contratación libre de la privada- en una enseñanza de beneficencia, de caridad, de auxilio social.

  9. Jesús San Martín
    7 octubre 2011 a 20:32 #

    Nadie es considerado santo hasta no haber sido acusado de herejía mil veces.

  10. 7 octubre 2011 a 23:24 #

    Muy bien, excelente reflexión. Solo un “pero”: ¿Y esto cómo se hace? Porque, como bien se dice, es un buen resumen de lo que aquí se ha propuesto por la mayoría de los participantes, por la mayoría, ´solo´ por la mayoría. Y esa mayoría, a lo que se ve, tiene añoranza de sistemas educativos que, en su día, en circunstancias absolutamente diferentes a las actuales, procuraron la mejor de las excelencias, como se dice ahora.
    Ensalzar la enseñanza pública, defenderla y, sobre todo, “considerarla un logro irrenunciable” no nos presenta ninguna duda; el problema es que el 20N tendremos en el gobierno a un partido que, precisamente, no se está caracterizando por la defensa de la escuela pública; más bien por lo contrario.
    En cuanto a la “devolución” de las transferencias, igualmente de acuerdo; y no solo la Educación. Las comunidades autónomas son un auténtico colador de “libres designaciones” y un saco roto por donde huyen nuestros euros por millones. Ahora van a Castilla-La Mancha y les dicen a sus gobernantes que “devuelvan” la Educación, la Sanidad…; al Presidente de Murcia no, jajaja…
    El punto cuatro no hay por dónde cogerlo. ¿Cómo evitar la manipulación política cuando la ley magnífica que todos deseamos será ´redactada-aprobada´ por políticos, y toda la discusión, como siempre, se reducirá a “religión-sí, religión-no”, Ciudadanía y poco más, sin entrar en un debate en profundidad porque los intereses partidistas son más fuertes que las posibles propuestas del profesorado? Si antes hemos sugerido desmantelar las CCAA, que es una gran idea, ahora les decimos a los partidos políticos que se “abstraigan” de legislar sobre Educación, que les viene muy grande. ¡Y van y nos hacen caso!
    Por supuesto, también estoy de acuerdo en la separación Iglesia-Estado, escuela laica…, y religión fuera de los centros. Vale, ahora le mandamos un e-mail a Benedicto rogándole que se anulen los Acuerdos que permiten que la Iglesia se apropie de los espacios públicos, tenga privilegios y prebendas, monte sus Universidades con nuestros euros…; incluso que él mismo se pasee delante de nuestras narices, con todo su boato, y a gastos pagados con nuestros impuestos. ¡Seguramente está esperando nuestro mensaje!
    Pues claro que nosotros conocemos mejor que nadie la realidad de las aulas. Sin embargo, la facultad de decidir sobre lo que ocurra en ellas hace tiempo que no nos pertenece; ya “hemos elegido democráticamente en las urnas” a quien decide lo que tenemos que hacer o no, aunque no sepan siquiera las horas que trabajamos.
    La idea de “un sistema educativo con itinerarios acordes a los diversos intereses y aptitudes…” también me parece aceptable. ¿Qué cambiamos de la actual ATDI? ¿qué itinerarios se proponen?
    Sobre el profesorado, ¿cómo es eso de “capacidad para elegir a los diferentes cargos directivos”? Y sobre la autoridad del profesorado, no olvidemos que los padres también, y sobre todo, votan. ¿Daremos con el político vocacional, altruista y bondadoso que renuncie a su status, a sus votos, a su poder, al de su partido…? ¿Por qué no aplicar los RRI y ver si funciona o no? Antes de nada…; luego ya veremos.
    Y 9.: “acabar con el sistema educativo actual”. Lamento decirles que no se contempla tal intención en ninguno de los programas electorales que he visto. Que si así fuera, aún pasaríamos por ingenuos y les votaríamos creyendo que harían borrón y cuenta nueva. Recopilo: devolución de transferencias, renuncia a los votos-poder-, nulidad de los Acuerdos con la Santa Sede, cambiar el chip de los políticos privatizadores, solicitar a la Iglesia todas las gracias concedidas en los últimos siglos, cambiar las leyes laborales para que los padres dediquen más tiempo a sus hijos, decir “Bachillerato” en lugar de “Secundaria”…
    Colorín colorado…, el hada le tocó con su varita mágica y despertó de su letargo.
    Amigos, no es cuestión de “ideología”. Esa línea está borrada hace tiempo y queda solamente para los fans, quienes aún y con la que está cayendo, creen que gobierna Zapatero o Rajoy. Como si el 21N se fueran a derogar las leyes contra las que tanto han rajado los fans de la oposición y los medios de derechas. No olviden el “anterior cambio”, cuando ni se tocó la ley del aborto ni, por supuesto, la LOGSE. Ya podrían haberla eliminado del mapa y, de paso, ahorrarse el esfuerzo de seguir criticándola.
    Como si el presidente de turno pudiera tomar decisiones al margen del entorno. Aún hay quien cree que Rajoy llevará a cabo una política económica absolutamente distinta a la que ha desarrollado últimamente Zapatero. Si un gobierno de “izquierda” se ha visto obligado a tomar medidas de “derechas”, ¿qué habría hecho, qué hará un gobierno de “derechas”?
    En Educación, al menos, no es la “ideología”, es la metodología. Investiguemos por ahí, mejor.
    Lo dicho, estoy absolutamente de acuerdo en que el artículo refleja fielmente lo que opina la mayoría de los participantes en este foro, sin ninguna duda.

    • Otro Juan
      8 octubre 2011 a 9:07 #

      No entiendo, Sr. Alonxo, por qué lo acribillan a negativos en sus intervenciones. Quizá es Ud. un poco aguafiestas. Entiendo que es el revulsivo que necesitamos los muchos que comulgamos con Deseducativos. Nos pone los pies en el suelo y, a nosotros, como niños malcriados, nos da la rabieta.

      Es Ud. una persona sensata, culta y que escribe muy bien.

      Por otra parte, me parece Ud el cura que nos aconseja paciencia y resignación ante los desmanes que venimos sufriendo. No se extrañe que nos lancemos a quemar conventos (aunque sea virtualmente).

      Saludos.

      • 8 octubre 2011 a 10:09 #

        Sr.Juan:
        Si yo escribiera en el foro “dos más dos son cuatro”, el número de negativos que recibiría por mi post, a las pruebas me remito,-usted puede comprobarlo por sí mismo-sería el mismo o mayor de los que me asignan por escribir cualquiera otra cosa.
        Fíjese, nunca me habían llamado “aguafiestas”; ya conoce la querencia que de este foro por calificar a quien opina diferente. En todo caso, quiero mostrarle mi gratitud por ser tan moderado y no entrar en el insulto-¡es tan feo!, el insulto, digo. ¿Se ha parado usted a contar el número de negativos que se otorgan a esos comentarios plagados de descalificaciones? Le invito.
        ¿Revulsivo? ¿Eso es bueno o malo?
        Bueno, bueno, me voy a sonrojar con los halagos que me dedica: sensato, culto…No se crea, “adolezco de conocimientos”, ya me lo han recordado hace bien poco. ¡Uno está en tantas cosas que se cree que lo sabe todo y tiene que venir alguien a “ponerle los pies en el suelo”! Uys, sin querer me ha salido la misma frase que cita usted! …Purita casualidad!
        “¿Le parezco un cura?” Esa también es nueva, jeje. Si de verdad cree que “le aconsejo paciencia y resignación”, es que no ha entendido nada de lo que llevo escribiendo durante meses…; mejor, no he sabido explicarme debidamente a pesar de mi sensatez, cultura…”Hemerotecas tengo que para mí no quiero”.
        Para su información, guárdeme el secreto, le diré que me resulta tan serio y objetivo esto de los positivos y los negativos (¿en clase también harán lo mismo?), que una vez publicado mi comentario, por eso de la humildad (jeje…), y consciente de mi calidad de “revulsivo”, me otorgo el primero de ellos (negativos, digo). Releo el comentario para subsanar cualquier error y veo, ¡imagínese la sorpresa!, que está “firmado” por un tal (eso también me lo llamaron hace poco: “tal”, jajaja..) Alonxo. Y me digo: otra vez este “tal”, y le casco un negativo. ¡Para que aprenda! Los demás vienen solitos.
        Conque “cura” ¿eh?…

      • 8 octubre 2011 a 10:14 #

        Por cierto, emite usted su “no entiendo” sobre los negativos precisamente en respuesta a uno de mis comentarios que aún no tiene inaugurado el “marcador”: Dese el gusto, no vaya a ser que entre alguien que desconozca el tema y se pregunte de qué “revulsivos” estará usted hablando. ¡También es mala suerte!

    • Ana Frank
      8 octubre 2011 a 9:11 #

      La justificación de las atrocidades es normal entre los miserables que las cometen. De esa forma encuentran justificación para que un “gobierno de izquierdas” robe y expolie a los ciudadanos como se justificaba lo siguiente:

      http://www.oocities.org/hectorh83/Campos.html

      “Aún hay quien cree que otras perosnas llevarían a cabo una política genocida absolutamente distinta a la desarrollada por los nazis.”

      Ana Frank

    • Ana Frank
      8 octubre 2011 a 19:21 #

      ¿ Aún hay quien cree que Zapatero podría llevar a cabo una política económica absolutamente distinta a la que ha desarrollado últimamente.?

      http://acpoetamiguelhernandez.blogspot.com/2011/04/islandia-la-revolucion-silenciada-que.html

      ¿Aùn hay quien cree que podríamos haber llevado una política distinta con los homsexuales, los judíos y discapacitados?

      El carnicero de Lyon

      • 8 octubre 2011 a 20:57 #

        Interesantes preguntas. Olvida usted, o ignora, que la economía no está en manos de Zapatero hoy, ni de Rajoy en mes y medio. Ergo, habremos de pasar el desierto sí o sí, con unos u otros, nos guste o no. No intente hacernos creer que es cuestión, solamente, de querer solucionarlo; además, y sobre todo, hay que poder. Esa es la diferencia entre las cuestiones que usted plantea y la propuesta más arriba por un servidor.
        El profesorado, al menos el que participa en este foro, cree tener las claves para resolver muchos de los actuales problemas de la educación. ¿Y? ¿Aún hay quien cree que con tener esas claves y desear mejorar la educación es suficiente?
        No confunda el personaje de trapo con la mano que le mueve. Cuando cambien las tornas, ¿?, la conversación será otra. Mientras tanto, permítame la licencia de creer que el 21N no estaremos mejor, y mire que lo siento. Y no, no es una profecía, es la conclusión a la que cualquiera puede llegar solo con mirar a su alrededor. Quizás vivimos en mundos diferentes, o Rajoy nos sorprende gestionando justamente al contrario de cómo lo vienen haciendo los suyos allí donde gobiernan, lo que le obligaría a enfrentarse a ellos; algo que usted también considerará, supongo, poco probable. ¿Verdad?
        Créame, soy el primer interesado en errar en mi pronóstico. En breve lo sabremos.
        Sus citas, tan tremebundas ellas, aisladamente tienen un gran significado; como intento de hacer un paralelismo con mi exposición, pierden todo su sentido. No me explico bien. Va a ser eso.

    • AF
      9 octubre 2011 a 8:41 #

      Los miserables siempre dicen que se malinterpretan sus palabras, que no se han explicado bien.

  11. 8 octubre 2011 a 14:31 #

    Para Antonio:

    Yo he dicho que el PP… puede ser un posible,no un probable impulsor.
    ¿Qué se pierde enviando el artículo?.Nada,un poco de tiempo.

    Si ningún partido o sindicato impulsarán la reforma¿para qué sirve el publicar este artículo en la web?
    ¿Es que se cambiará el actual sistema por arte de magia al publicarlo aquí?

    La publicación de artículos críticos con la actual realidad educativa en internet por sí misma no cambia nada.

  12. 8 octubre 2011 a 14:34 #

    Querido RM:

    Esta mañana ha sido enviado a: PSOE, PP, IU, UPyD, CCOO, UGT, ANPE y CSIF.

    • Francisco Javier
      8 octubre 2011 a 16:51 #

      Me parece muy sensato y yo también lo iba a proponer. Aprovecho para felicitarte y agradecerte tu enorme esfuerzo, tu imaginación y la inteligencia de tus propuestas. Añado, ¿qué tal estaría de vez en cuando mandar artículos a los grandes periódicos (tal vez se animen alguna vez a publicarnos algo)? Es sólo una idea, que creo ya se ha apuntado alguna vez. Un abrazo, David.

    • 10 octubre 2011 a 8:16 #

      Ya sé que lo normal es que estas organizaciones no contesten nada, pero si alguna lo hiciera -aunque fueran respuestas poco comprometidas- sería bueno que las hicierais públicas, más que nada para testar la receptividad de cada sigla.

  13. 8 octubre 2011 a 14:47 #

    Para Santaren:

    Consejos Escolares:

    Son maravillosos.
    Se han convertido en órganos meramente burocráticos sin capacidad para decidir nada importante.Todo viene atado por la Dirección o por la Administración.De ahí que sea muy difícil encontrar padres,madres o profesores que se presten a perder el tiempo en unas reuniones que sirven para poco.
    Los padres que suelen pertenecer a ellos muchas veces han sido empujados por la dirección de los centros ante la ausencia de candidadatos
    Cuando se celebran las elecciones en el sector de padres votan menos del 10%.

    Primaria hasta los 14:

    Porque demostró en la LGE que era más lógico que lo que tenemos ahora
    Porque los alumnos de 12 y 13 años no son alumnos de secundaria y así les va.Y te lo dice un maestro que lleva con ellos 30 años y por tanto los conoce perfectamente en un centro de Primaria y en un IES.No hablo de libro,sino de día a día.

    Iniciación Profesional:
    Nada de ponerla que es segregadora,es mejor tener a los nenes que no quieren estudiar la ESO sentados en una silla 4 años obligados por la policía amargados y amargando y que salgan luego con todo suspenso.Haciéndose unos vagos o lo peor algunos unos gamberros ante la imposiciónde calentar la silla.

    Cambio de metodología:
    Yo sí estoy por el cambio,pero no me creo tu ilusión pedagógica libresca de que es un milagro que todo lo cambiará.Ésa es la utopía que nos vendió la LOGSE y que ya muchos no nos creemos..

    LGE del año 1975:
    Llevo la mitad de mi vida profesional en la EGB y la otra mitad en la ESO.Sin lugar a dudas me quedo con la estructura de la EGB:La utópica ESO ha demostrado ser un enorme fracaso.

    Seguramente no volverá porque han pasado muchos años.
    Pero también han pasado muchos años desde los 90 en que el Psoe con su Logselandia nos engañó a muchos con su utopía de bajo coste y esos tiempos tampoco volverán. A muchos la experiencia nos ha abierto los ojos y ya no nos creemos tampoco propuestas como la tuya:que el cambio de metodología todo lo cambiará por arte de magia..

    • Borja Contreras
      8 octubre 2011 a 15:13 #

      Estimado RM. Mi total acuerdo con su comentario, que por tanto suscribo gustoso.
      Una sóla matización, sobre el tema de la metodología. Me temo que, como ocurre con las TIC, las programaciones o las famosas competencias, nos enredamos en demasía con un asunto procedimental.
      Yo soy profesor de filosofía, así que mi objetivo es que mis alumnos sepan filosofía. Para mí esto incluye el que la entiendan, otra cosa es absurda.
      Los métodos…caminos para llegar al cumpimiento del objetivo. Todos valen si conducen al conocimiento, todos son rechazables si no sirven para ello.
      Una buena lección magistral, un trabajo de investigación, un comentario de texto… Bien… si el alumno al final sabe filosofía.
      Lo que no sirve, simplemente se descarta. He probado incluso con la nueva versión de los clásicos murales, el power point. Me ha demostrado una utilidad menor que el tiempo que el alumno dedica a desarrollarlos. Así que los descarto.
      No mandaré más murales-tic porque no son útiles, por más que me permitirían rellenar un apartado de la programación especialmente estúpido.
      Un saludo.

    • Francisco Javier
      8 octubre 2011 a 16:56 #

      Totalmente de acuerdo con su comentario, del que deberían tomar buena nota (por su experiencia) los habitantes de LOGSELANDIA.

      • 8 octubre 2011 a 18:00 #

        Me parece que acabas de acuñar una nueva expresión: LOGSELANDIA. Me gusta.
        “Los pobladores de LOGSELANDIA, habitantes de una planeta de la constelación de los mundos de Yuppi, desarrollaron un modo de pensamiento simbólico, el pensamiento Alicia le llamaron, gracias al cual se creían continuamente seguros y salvos mediante el procedimiento de atender al mínimo cambio de las cosas. Si una hoja se movía ellos rápidamente rehacían su Código Penal entendiendo que no podía pasar desapercibida una mudanza tan peligrosa sin temor a que acaecieran grandes males. Si el río venía turbio o la señora Marchesi se despertaba con un ligero dolor de reúma los logselandios se aplicaban rápidamente a cambiar su Ley de Educación. Así llegaban a redactar miles de leyes de Educación al cabo del día, y dormían tranquilos. Una vez un extranjero cometió la imprudencia de afirmar que todas eran iguales. Los logselandios le cargaron de cadenas y le condujeron al Sumo Pedagogo, quien ordenó su inmediata reclusión en un I.E.S. de por vida. Cuando el extranjero llegó al que sería el lugar de su perpetuo encierro vió que los Logselandios escribían toscamente con buriles de hueso y que apenas manejaban el alfabeto”.

  14. 8 octubre 2011 a 14:53 #

    No se pierde nada con enviar la propuesta a los partidos y sindicatos.

    Aunque ya sabemos que para la izquierda política y sindical lo que se propone es un pecado pedagógico que atenta contra la sagrada Logse, por segregar al alumnado.

    Psoe,IU,CCOO y FETE sabemos que rechazarán de antemano las propuestas de tu artículo.Representan el inmovilismo logsiano.Y parece que a partir del 20 N representarán el pasado.

    Lo que está por ver es si el PP o UPyD representarán el futuro con cambios o simplemente el mismo pasado con una simple alternancia en el gobierno y encima con recortes .

  15. 8 octubre 2011 a 15:35 #

    Un ejmplo sobre la metodología y las TIC:

    A mí los alumnos me dicen a veces que si vamos a utilizar internet para buscar información sobre alguno de los temas que damos, que no quieren,que prefieren la clase tradicional,pero que si es para navegar libremente en sus páginas de juegos que adelante.

    Hay una ilusión sobre si cambias la metodología ya todo cambia:el que es vago trabaja y el que no quiere estudiar estudia.

    Por éso santarem nos dice que no hay que cambiar leyes,ni estructuras, que todas valen,que cambiamos la metodología y se produce el milagro.

    • Francisco Javier
      8 octubre 2011 a 17:04 #

      A mi con la informática me sucede exactamente igual: si se trata de que vayan al aula de informática a hacer lo que les salga de los mismísimos, a los alumnos les parece fenomenal y además se quedan hasta calladitos (ya sabemos); pero si saben que lo que hay que hacer es seguir el guión del profesor (trabajar), no les interesa absolutamente nada y es mucho más provechosa la clase en el aula de música. ¡Y que conste que lo intento con esfuerzo!

      http://sites.google.com/site/doctorgradusadparnassum/

    • Francisco Javier
      10 octubre 2011 a 8:47 #

      Una observación más respecto a la informática: debemos ser realistas y no olvidar el siguiente hecho decisivo: SON MUCHOS LOS ALUMNOS QUE NO DISPONEN EN SU CASA DE INTERNET, NI DE ORDENADOR. Y basta que un solo alumno no disponga de los medios (lo cual ocurre casi siempre) , para que no podamos en justicia exigir a quien no puede.

  16. 8 octubre 2011 a 15:43 #

    Santarem: yo ya estoy algo cansada de que seamos siempre los profesores los culpables del fracaso escolar. Al implantar la LOGSE, teníamos la culpa por no aplicarla correctamente; ahora, algunos años más tarde, con el sistema totalmente aplicado, entonces la culpa es de la metodología. Todo con tal de no aceptar o ver la realidad. La metodología docente debe ser la que cada profesor considere oportuna. Tener un sistema educativo coherente y eficaz no es incompatible con innovar o no. Por mucho que cambies de método, si el sistema no funciona, pues no funciona.

  17. Jesús San Martín
    8 octubre 2011 a 19:53 #

    ¿Y si hablamos de cosas importantes?

  18. Ana Belén
    9 octubre 2011 a 16:12 #

    Totalmente de acuerdo con los comentarios de Antonio y Mari Cruz. No hay peor ciego que el que no quiere ver, como ya se ha dicho mil veces en este blog. Me gustaría que me explicasen quienes creen que la solución es un cambio de metodología qué metodología es esa. Que dejen de utilizar palabrería hueca de una vez, pongan ejemplos concretos y nos saquen de nuestro error. En fin, gracias a los que estáis dispuestos a cambiar las cosas.

  19. 9 octubre 2011 a 17:10 #

    Parece mentira que estemos todavía a vueltas con la LOGSE.
    La LOGSE fué una ley promulgada por el PSOE y “aplicada” por el PP, por lo que la dejó morir.
    No, señores, la LOGSE nunca fué desarrollada en España. Demasiado progresista para la mayoría.
    Ni la quiso el PP, que la hizo morir de inanición por falta de recursos, ni la quisieron la mayoría de los profesores de “enseñanzas medias” que no supieron ni quisieron aplicarla.
    Era mucho más fácil trabajar con los chicos del BUP, una vez que los “torpes” habían quedado por el camino o se habían dirigido a la FP.
    Ahora bien, ya se encargaron de repetir una y mil veces que esa ley no funcionaba, profecía autocumplida.
    Todo lo que vino después no hizo más que emborronar la situación, LOCE del PP, que deroga el PSOE de manera incompleta y la sustituye por la LOE que es un pastiche de las dos anteriores. “NI pa ti, ni pa mi”, debieron decirse y sacaron un engendro híbrido de las dos.
    Pero lo más importante en este proceso no son las leyes, ni el trabajo de los docentes, que se ha visto desbordado por nuevos fenómenos como la inmigración, la inclusión del alumnado con necesidades especiales, la promoción automática…sin dotación de recursos humanos y materiales para optimizar su tarea.
    Lo peor del caso es que tenemos la educación que el modelo socioeconómico imperante quiere que tengamos: aparcaderos de jóvenes para obtener un bajo nivel cultural y una nula capacidad crítica, es decir, los perfectos consumidores.
    O es que creen ustedes que en algún lugar, aparte de la escuela, se les intenta formar para que sean ciudadanos responsables , cooperativos y críticos con el sistema.
    Yo si creo que es la tribu la que educa, pero el resto de la tribu se está tocando los cataplines desde hace tiempo.

    • 9 octubre 2011 a 17:41 #

      Mire usted, don Manuel, no me cuente milongas. La LOGSE se ha aplicado reglamento a reglamento, y en algunas Comunidades gobernadas por el PSOE durante una eternidad, como Andalucía o Extremadura, de manera contumaz. El sistema de enseñanza actual LOGSE-LOE se parece al anterior de la ley del 70 como un huevo a un castaña, en todos los niveles y en todas las modalidades de estudio. Ya es tener poca vergüenza seguir esgrimiendo el argumento éste patatero de que la LOGSE fue una ley progresista que no se aplicó. Y yo también creo que es toda la tribu la que educa. Toda la tribu de los mundos de Yupi. En una sociedad capitalista de consumo del Segundo Mundo tirando para abajo no. Aquí la tribu no tiene ganas de educar, ni intención, ni posibilidad, ni ná.Tampoco las guarderías de alta seguridad en que convirtió la LOGSE los centros de enseñanza educan. Estos todavía menos.

      A todo esto, la LOCE del PP ni se llegó a aplicar. No es un error lógico, es una desfachatez que niegue usted la aplicación de una ley que se ha mantenido durante más de un decenio (la LOGSE) y le otorgue valor a otra que falleció de muerte súbita (la LOCE). Me parece un argumento nauseabundo, y estoy harto de oírlo, en boca de individuos que tienen tanta culpa de lo que está ocurriendo como los que habitan los despachos de Alcalá 30. Un saludo.

    • Borja Contreras
      10 octubre 2011 a 7:17 #

      ¿” Demasiado progresista”? ¿Una ley que beneficia a la privada estableciendo el sistema de conciertos? Eso es, precisamente, lo que el modelo socioeconómico imperante quiere…
      Por otro lado los conciertos del bachillerato los establece la LOE.
      La bajada de niveles impuesta por la LOGSE -consecuencia directa de la multiplicación de asignaturas y la consiguiente bajada de carga horaria, de las promociones automáticas, de la titulación de alumnos que no superan las materias, de la presencia obligada en las aulas de jóvenes que no quieren estar ni les interesa…- es lo que convierte a los centros en aparcaderos y les priva de una capacidad crítica que sólo da el conocimiento.
      Efectivamente, consumidores de productos varios, pero también de fáciles consignas ideológicas y de etiquetas fraudulentas cmo esa de “progresista” que se cuelga dese hace veinte años y sin ningún espíritu crítico a la LOGSE. La ley que más ha perjudicado a la igualdad de oportunidades en este periodo de la historia de España.

  20. Ana Belén
    9 octubre 2011 a 17:33 #

    el principio logsiano de que “educa toda la tribu” es una más de sus muchas estupideces. ¿Acaso vivimos en una sociedad tribal? en algo le doy la razón, en que tenemos la educación que el modelo socioeconómico quiere que tengamos. En lo que no le doy la razón es en lo que dice del BUP. Cualquier persona que haya estudiado el anterior sistema está de acuerdo en que era mucho mejor. Una persona salía con un título merecido, con los conocimientos que se esperaba que tenía que tener. El título tenía valor. No como ahora. El principal problema es que apenas había opciones para los alumnos que no querían estudiar y que desde luego yo no identifico para nada con “torpes” como usted lo hace. Para solucionar ese problema debe haber una FP que sea una verdadera opción. En cualquier caso, que ese problema existía, sí, que se podía haber solucionado de otro modo, también, sin llevar a la ruina todo un sistema y por tanto, a la ruina a miles de jóvenes. Nuestra realidad. Les guste a los defensores de la LOGSE o no.

  21. 9 octubre 2011 a 19:03 #

    No avanzamos. Con la LOGSE no pasa otra cosa diferente a lo que ocurre con el resto de asuntos públicos. Preferimos tener algo o alguien a quien echarle la culpa de cómo estamos a pensar en cómo podemos estar y si tenemos posibilidad de estar mejor. Personalmente ya me he pronunciado al respecto, más que nada para pasar página; que siempre podríamos abrir un foro para seguir rajando de la LOGSE, de ZP, y de todo el consigneo barato que ronda por la red y por las calles.
    Para que toda la “tribu” pudiera educar, antes -ardua tarea-, habría que deseducar a la sociedad de las dos tribus que se empeñan en poseer la verdad absoluta y que, desgraciadamente, obedece más a pasiones que a convicciones. No se engañen, a los ciudadanos no nos gusta el fútbol, nos gusta el Madrid o el Barça; no somos cristianos, apostólicos y romanos, sino que vitoreamos a un señor que nos ofrece la verdad verdadera o a un grupo más o menos organizado que nos ofrece su particular salvación; no tenemos una ideología de derechas o de izquierdas- quizás no la haya, o nos lo están explicando muy mal-, sino que el 20N iremos a las urnas con nuestro carné de aficionados, unos en la cartera y otros en la boca, a dar algo de aliento para que gane nuestro equipo. Será una tarde memorable para muchos y de tristeza para otros tantos. Y ya.
    Y esto será así mientras no seamos capaces de desentrañar por qué esto es así y, además, sepamos qué hacer con los interesados en que así sea.
    El 21N iremos al colegio, a la compra o a cazar grillos, acordándonos de la LOGSE y del cabrito –diminutivo cariñoso- que se cargó a Viriato. Y el 21N2015 seguiremos culpando a la LOGSE, y a Aznar, y a ZP de todos nuestros males, mientras seguimos defendiendo, por encima de todo, nuestra “tribu”. ¡Así no hay manera!

    • Sr. Rubio.
      9 octubre 2011 a 19:48 #

      Ya hubo un señor llamado José Ortega y Gasset, que hace casi un siglo se tomó las molestias de preguntarse por éstas cuestiones, y de “desentrañarlas” en un magnífico libro titulado: “España Invertebrada”. Y creo que, desde entonces, nada hemos cambiado los españoles…

    • Kruscaya
      10 octubre 2011 a 14:29 #

      Y lo peor de todo, señor Alonxo, procuraremos impedir por todos los medios que “el otro” pueda ganar una sola partida. En España no votamos para que los unos ganen sino para que los otros pierdan. Nosotros, como Unamuno, al oir un aplauso hemos de pregunta “¿contra quien me aplauden?”. No he escuchado un solo aplauso en el parlamento dirigido a un politico por lo acertado de su contenido sino por el nivel de crítica o mofa del contrario que encerraba el discurso u ocurrencia del orador. Solo unimos fuerzas de sentido contrario, para echar pulsos taberneros. Los claustros, una vez rotos los períodos de “buen rollito” que suelen suceder a los cambios en los equipos directivos, se reproduce a pequeña escala el fenómeno patrio.

  22. Otro Juan
    9 octubre 2011 a 20:52 #

    Fue un pufo desde el principio. Cambió la coyuntura, que aprovecharon algunos (dedo político mediante) para largarse de las aulas, no han dado clase a los alumnos desde hace más de 10 años y en algunas extensiones de los CEP hay tres, dos “trabajan” y uno libra. Es una vergüenza descomunal. Toda ella.

  23. Otro Juan
    9 octubre 2011 a 20:54 #

    Respuesta a Don Manuel Moya.

  24. Fernando
    10 octubre 2011 a 10:33 #

    La Enseñanza Media dejó de ser una etapa diferenciada del sistema educativo, con entidad propia, tan pronto como se estableció como enseñanza obligatoria en sus cuatro primeros cursos, la ESO, origen según el parecer mayoritario del profesorado de los males sobrevenidos en las dos últimas décadas. Para su transformación se necesitaría admitir varios principios:
    1. Posibilidad de establecer controles efectivos de preparación inicial para acceder a la misma, o sea, un examen de ingreso o titulación selectiva al final de la primaria.
    2. Controles efectivos de rendimiento a lo largo de cada uno de sus hipotéticos cuatro cursos a partir de los catorce años si se parte del propósito de prolongar la Enseñanza Primaria, única obligatoria, hasta esa edad.
    3. Diferenciación entre la Formación Profesional y el Bachillerato.
    4. Por razones de especialización, diferenciación entre el profesorado de FP y Bachillerato.
    Por muchos cambios metodológicos, de contenidos o de procedimientos que se introdujeran, esto nos conduciría a un sistema prácticamente idéntico al establecido por la Ley General de Educación (1970), con sus tres cursos de BUP y COU más el restablecimiento de la FP con la misma duración.
    Mi pregunta es si sería factible un cambio con estos planteamientos, tras más de veinte años de LOGSE , que toparía de frente con legítimos intereses y derechos adquiridos por profesores, reducciones de plantillas al suprimir cursos, incremento de las mismas en el cuerpo de maestros, intereses de multitud localidades y aldeas con mini institutos de ESO, destinos actuales del profesorado, agrupación de los mismos en el mismo o diferentes cuerpos de funcionarios, modalidades de bachillerato y cursos de FP, etc.
    Creo que no habrá gobierno dispuesto a enfrentarse a este reto. Se limitarán a un aseo de fachada con reformas intrascendentes y quedará el núcleo básico en su configuración actual. Más o menos ordenadores, más o menos órganos de coordinación, más o menos participación de los padres, más o menos autoridades públicas y en cada capital de provincia un “Bachillerato de Excelencia “ para que impartan clase en el mismo 20 profesores designados a dedo y las reciban 100 alumnos seleccionados por sus calificaciones. Estos cetros emblemáticos servirán para justificar la bondad implícita del sistema vigente. Con decir que hay que parecerse a ellos todo lo demás quedará en manos del buen hacer del profesorado.

  25. Ana Belén
    10 octubre 2011 a 11:08 #

    Intereses personales del profesorado, qué triste. Lo peor es que tiene que ser cierto, si no, no se explica tanta pasividad por parte del cuerpo.

  26. 10 octubre 2011 a 15:53 #

    La LOGSE se implantó trastocando los Centros, los Cuerpos del profesorado, los planes de estudio, los horarios, la arquitectura de los institutos, las letrinas, etc, etc. No hubo problema. A ello ayudó el apoyo de los maestros, que se quitaban de encima los odiosos dos últimos cursos y podían ya dedicarse en cuerpo y alma a la pedagogía parda sin rendir cuentas, y el resentimiento de los profesores de FP, que vieron que les ascendían en el escalafón. Los catedráticos de Instituto y los agregados salieron de esto a trompicones, pero a nadie le importó mucho. Los sindicatos partidarios de la igualdad por cojones esgrimían la creación del Cuerpo único de la Enseñanza, porque al fin y al cabo todos hacíamos lo mismo, todos “educábamos” (¡Viva Deseducativos!). Alfonso Guerra, el de que “el día en que nos vayamos, a España no la va a conocer ni la madre que la parió”, propuso incluso igualar los títulos de Ingenieros superiores y técnicos.
    Estoy de acuerdo contigo, Fernando. Ahora sería imposible. Todos están seguros en sus trincheras. Claro que… vete tú a saber.

    • Francisco Javier
      12 octubre 2011 a 8:51 #

      No hay nada seguro en los tiempos que corren. Las crisis es lo bueno que tienen, que a veces arrasan trincheras y movilizan energías ocultas. Eso, vete tú a saber. Un saludo, Antonio.

  27. 11 octubre 2011 a 16:07 #

    Yo creo que la LOGSE no ha tenido tiempo en 20 años de demostrarnos lo buena y progresista que es.Esperemos al menos unos 100 años para poder valorarla.

    El PP es el responsable de que no se haya aplicado la LOGSE:ha gobernado casi siempre desde los 90,especialmente en Andalucía donde si hubiesen gobernado los socialistas,con Chaves y Griñán,sería todo muy distinto,pero el culpable es Arenas que lleva en el gobierno andaluz ya casi 30 años boicotenado la LOGSE..

  28. Javi
    15 octubre 2011 a 16:01 #

    Cito del artículo: “La ley de conciertos educativos se ha convertido en un lastre tanto para la enseñanza pública como para la educación privada. Y por ello debe ser derogada de inmediato”

    No lo pongo en duda, pero creo que va a ser difícil convencer de esto a toda la gente que está encantada con la enseñanza concertada, y pretender ignorarlos se me antoja déspota. Estamos en una democracia y creo que los profesores, más que nadie, tenemos que demostrar capacidad de persuasión ¿No perdemos de vista que hay que convencer a toda la sociedad?

    Es escandaloso (por ilegal) que se permita a la escuela concertada seleccionar alumnado y cobrar cuotas falsamente voluntarias, pero también me parece triste no fijarse en muchas otras cosas que hacen bien, por las que mucha gente elije educación concertada y nunca nos planteamos intentar mejorar esos aspectos en la pública. Por ejemplo: calendario escolar, horarios, puntualidad, atención a los padres, cuidado de la imagen, etc. (Sí, depende mucho del centro, y cada público y concertado son un mundo) Puede que nos parezcan nimiedades pero yo no paro de constatar que mucha gente elije la concertada por estos y otros motivos ¿Somos más importantes que ellos para privarles de esa elección? ¿Se trata de convencer a alguien o de enunciar verdades absolutas?

    En mi modesta opinión, creo que querer cambiar la educación sin tomar en cuenta a nuestros colegas de la concertada y a los padres encantados con ella, está abocado a ser minoritarios en nuestro empeño, más aún si no mostramos una alternativa convincente (para ellos, no para nuestro ombligo)

    • Kruscaya
      26 octubre 2011 a 14:09 #

      “Por ejemplo:: calendario escolar, horarios, puntualidad, atención a los padres, cuidado de la imagen, etc. (Sí, depende mucho del centro, y cada público y concertado son un mundo) Puede que nos parezcan nimiedades pero yo no paro de constatar que mucha gente elije la concertada por estos y otros motivos la imagen, etc. (Sí, depende mucho del centro, y cada público y concertado son un mundo) Puede que nos parezcan nimiedades pero yo no paro de constatar que mucha gente elije la concertada por estos y otros motivos”.

      No son nimiedades, son aspectos que demuestran, en primer lugar, que los titulares de los centros y el profesorado que atiende la enseñanza en los mismos son conscientes de que ellos están allí porque las padres llevan a sus hijos y no que los padres llevan a sus hijos porque ellos están allí. En segundo lugar, porque “la cara es el espejo del alma” y lo saben titulares, profesores y padres. En tercer lugar, porque la seriedad, el orden, la limpieza, las formas y otros muchos aspectos ausentes en los centros públicos -no en todos- allí ni se dan ni pueden darse.

      “.. . calendario escolar, horarios, puntualidad, atención a los padres, cuidado de la imagen, etc. …” ¿Nimiedades? ¿Cuántos padres llegan a los centros públicos pidiendo las finalidades educativas, las programaciones, las fiestas de…. a las que nos hemos vuelto
      tan asíduos?

      Podemos engañarnos pero, al menos, hagámoslo de forma medianamente inteligente.

  29. 26 octubre 2011 a 12:30 #

    Se me pasó por alto leer y comentar este artículo. Magnífico, querido David.
    Un abrazo.

  30. Kruscaya
    26 octubre 2011 a 13:24 #

    “¿Somos más importantes que ellos para privarles de esa elección? ¿Se trata de convencer a alguien o de enunciar verdades absolutas?”

    Sobre todo allí donde la gran mayoría del profesorado de la pública procura que sus hijos estén en la privada, si pueden, o al menos, en la privada concertada.

    Allí donde la práctica totalidad de los funcionarios públicos incluyendo a los profesores y yo entre ellos, pudiendo elegir entre la sanidad pública y la privada -ambas contempladas por la MUFACE -, elegimos de forma casi unánime las servicios sanitarios de compañías privadas.

  31. Francisco Javier
    15 abril 2012 a 19:48 #

    Pongo por separado los enlaces, dado que como ya no sé si hay moderador , pues eso:

    http://www.abc.es/20120410/cultura-cultural/abci-entrevista-vargas-llola-201204101851.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: