Arde Madrid

Rebasada ya la primera semana de huelga de la enseñanza en Madrid, voy a permitirme hacer un balance parcial de este conflicto, el cual empezaré recapitulando y por tanto recordando cosas más que sabidas. El pasado cuatro de julio, la Consejería de Educación publicó las instrucciones para el inicio del curso 2011 – 2012, un documento de 35 páginas con más de una carga de profundidad, de las que -por ir a lo concreto- recordaré que las más escandalosas y fuertemente rechazadas por el profesorado fueron tres: dos explícitas (el aumento de 18 a 20 horas lectivas en secundaria y la negación del carácter de lectiva a la hora de tutoría) y una implícita (el envío al paro de un alto número de profesores interinos). Lo de la tutoría fue finalmente retirado de facto tras una errática trayectoria de órdenes y contraórdenes absurdas, y resultó además una demostración de que los responsables de esas instrucciones desconocen el funcionamiento de los centros, lo cual, si bien explicaría en parte el lamentable error que han cometido, es muy preocupante. Ignoro cuál era el propósito del gobierno autonómico al publicar tan delirantes normas, pero, si era un deseo de provocar (cosa con la que se ha especulado mucho), hay que reconocer que, al menos en eso, acertaron de pleno, ya que han conseguido la indignación más rotunda y unánime del profesorado de secundaria. Salvadas las diferencias, no recuerdo nada parecido desde la muy mayoritaria huelga de 1988, y no solo eso, sino que además el rechazo y la estupefacción se han extendido a otros sectores del profesorado y la sociedad. Como dato que juzgo muy significativo, señalaré también que, en aquella ocasión, el apoyo claro y explícito de los padres se produjo cuando el conflicto estaba ya prácticamente resuelto, mientras que en el actual su presencia y aliento han sido nutridos, intensos y activos desde el principio, en concreciones tan diversas como encierros, reuniones de AMPA’s o con los claustros, multitud de documentos de apoyo, cartas de protesta a la consejería y participación en concentraciones y manifestaciones. Y otro tanto puede decirse de los alumnos. La presidenta madrileña podrá hablar de cejas, liberados y otros dudosos fantasmas conspiratorios, pero lo cierto es que hasta ella sabe muy bien que eso es tan falso como ridículo y que quienes le han manifestado su desacuerdo (de manera especial, en las muy concurridas movilizaciones en la calle de los días 14, 20, 21 y 22 de septiembre: cuatro en menos de diez días, se dice pronto) han sido los profesores y un amplio sector de la sociedad. Sabe igualmente muy bien que el rechazo a sus maniobras que los docentes han mostrado en las jornadas de huelga de los días 20 y 21 ha sido muy mayoritario, cosa que sin duda le preocupa, como puede deducirse de su intento de falsear las cifras.

En suma, hoy 26 de septiembre, lo que hay en la enseñanza madrileña es esto: unos institutos incendiados, un profesorado de secundaria indignado, muy contrario a las medidas de la administración y altamente movilizado, una huelga en secundaria que amenaza con extenderse a primaria y FP, unos padres y unos alumnos muy en sintonía con la indignación profesoral, una marea verde que toma periódicamente la calle y saca de quicio a más de uno (o una), un montón de profesores que están en el paro pero deberían estar trabajando donde hacen falta, es decir, en los centros y, por último y en lo referido a estos, el caos orgaizativo más monumental que he visto en mis 28 años de docencia, fruto de una normativa innecesaria y disparatada, y que se concreta en falta de profesores, gente dando lo que no debiera, servicios que no se han cubierto y no se cubrirán por carencia de personal, profesionales que se sienten agraviados por haber sido enviados a destinos en disonancia con su antigüedad y méritos, profesores con su oposición aprobada amenazados con pasarse un año haciendo sustituciones y no sabiendo aún muy bien cómo van a cobrar, mientras que, al mismo tiempo, al parecer se contrata para dar clase a personas sin acreditación alguna y pertenecientes a ciertas empresas privadas (1) y, por último, algo que se está fraguando y puede ser gordo cuando estalle: el aluvión de recursos contra los horarios que se avecina, ya que los que se cierren a 20 horas lectivas van a estar casi sin remisión contraviniendo las instrucciones para la regulación de centros del 29 de junio de 1994 (2) y sentencias judiciales muy claras que hay al respecto, como puede verse en algunas páginas que ya están organizando esta medida (3). Y es que unas instrucciones firmadas por una viceconsejera autonómica, por lo que se dice, no pueden saltarse una orden firmada por un ministro. Mal asunto es que las propias administraciones incumplan las leyes a capricho. En pocas palabras: alguien ha incendiado la enseñanza pública madrileña.

Y todo esto, ¿por qué? La principal razón que han esgrimido la presidenta madrileña y sus subalternos para respaldar estas incendiarias instrucciones ha sido la necesidad de ahorrar debido a los tiempos de crisis que atravesamos. Según la presidenta y la consejería, al subir las horas lectivas de 18 a 20, las arcas se van a ahorrar 80 millones de euros en sueldos. Este ha sido el principal argumento manejado (luego veremos otras cosas que no me atrevo a llamar argumentos) y es quebradizo ya desde el principio. Primero, porque en la famosa carta que Aguirre envió a los docentes, dice con preocupación que hoy “las empresas despiden, los jóvenes van a engrosar las listas del paro y cada día hay más familias con todos sus miembros desempleados”: no se entiende que una dirigente que muestra tan razonables temores lo haga para, unas líneas después, acabar pidiendo comprensión hacia unas medidas que iban a crear más paro, por lo que queda claro que sus argumentos eran incongruentes desde el principio; no se aclara, aunque parece bien sencillo: ante una situación como la que ella misma señala, la obligación de un dirigente político es luchar contra el paro, no aumentarlo. En segundo lugar, porque las precisiones posteriores que hizo Lucía Figar en una entrevista televisada (4) corroboraron la falta de solidez del argumento económico, ya que explicó que esos ochenta millones se iban a dedicar a becas para libros y comedor, con lo que la pregunta inevitable es: ¿es que la política social del PP ha de hacerse a costa de mandar gente al paro y armar un zafarrancho en la enseñanza? Pues bonita política social. Aclaro, además, que la política de ayudas en esos capítulos es raquítica, no sé cómo tuvo la consejera la audacia de recurrir a tal argumento. Pero es que aún hay más, porque, frente a esta endeblez, como cualquiera que esté conectado a los medios de comunicación o a internet sabe muy bien, desde el momento en que el gobierno madrileño esgrimió el argumento económico, brotó un auténtico caudal de contraargumentos bastante más sólidos que demostraban que no valía, ya que había despilfarrado en unos capítulos o podía detraer fondos de otros menos sensibles. La lista sería interminable, así que cito solo algunos: las clases de religiónlas ayudas fiscales que favorecen a la enseñanza privadael trato privilegiado a la enseñanza privadadespilfarros diversos que van desde Telemadrid hasta los sueldazos de los altos cargoslos 20 millones de euros regalados a los peregrinos en transporte durante la visita papaldespilfarros en publicidad y un largo etcétera, del que no habría que detraer los despilfarros en asesores, cochazos, sueldos disparados de los políticos y ese largo etcétera de nuestra actual situación al que la comunidad de Madrid no es ni mucho menos ajena. En definitiva, no hay razones económicas que fundamenten que haya que sacar 80 millones de euros de la educación pública madrileña, ni que haya que castigar a un sector tan esencial restándole miles de profesores ni subiéndoles el horario lectivo, medida que es no solo innecesaria, sino que es también perjudicial. Cualquiera que conozca un poco la educación sabe que las 18 horas lectivas son una cantidad equilibrada y razonable, consagrada por la experiencia, el uso de los países de nuestro entorno y las recomendaciones de la UNESCO; cualquiera que conozca un poco la educación sabe que el incremento de dos horas lectivas es lo suficientemente elevado como para no hacerlo porque sí o por falsas motivaciones económicas. Utilizar esto como argumento “educativo” ha sido un alarde de demagogia, y lo de inducir a pensar que los profesores trabajamos eso y no las 37 horas y media que marca la ley, por mucho que luego Aguirre se disculpara, ha sido un ataque muy grave al profesorado, porque ha sido azuzar gratuitamente en contra nuestra a los peores sectores de la opinión pública, y no es eso precisamente lo que necesitamos.

Entonces, dado que el argumento económico es falso, hay que volver hacia atrás: ¿por qué el gobierno madrileño ha incendiado la enseñanza pública? Está muy claro: por razones políticas, lo cual nos lleva a una nueva incongruencia de Esperanza Aguirre: ¿cómo puede quejarse de que el conflicto sea político si ella misma lo ha prendido por razones políticas? La instrucciones del 4 de julio tenían el claro objetivo político de asestar un golpe más a la enseñanza pública madrileña, objetivo que se enmarca en la amplia y largamente ejercida política de escandaloso favorecimiento de la enseñanza privada que lleva a cabo la presidenta de la comunidad. Lo que Esperanza Aguirre quiere es que la enseñanza privada sea hegemónica en la comunidad de Madrid y para ello no vacila en perjudicar a la enseñanza pública, a la que pretende convertir en un sector marginal y asistencial. En los numerosos enlaces que he incluido en este artículo, hay muchos que inciden en este punto, así que ahora me bastará con apuntar algunas ideas generales, como el privilegio económico no solo para la privada-concertada, sino también para la privada-privada, el favorecimiento a la concertada en la admisión de alumnos y, últimamente cada vez más, también a la hora de conceder aperturas de centros, especialmente, en los barrios de nueva creación. En determinadas zonas de Madrid, el abandono de los centros públicos ha llevado a crearles mala fama y a que todo aquel que pudiera pagarse un concertado (porque los concertados se pagan, aunque, legalmente, al estar sostenidos con fondos públicos, no debiera permitírseles ninguno de los subterfugios que utilizan para sacar dinero a las familias) acabase inscribiendo a sus hijos en uno; este hecho y el ya mencionado favorecimiento en la selección de los alumnos ha acarreado además que los potencialmente conflictivos o con más problemas de escolarización vayan en su práctica totalidad a la pública. Sucede así, además, para vergüenza y escarnio, que cunde la bobada de que los centros privados son mejores y más rentables que los públicos, sin tener en cuenta el acertado símil que me ponía hace unos días un amigo: imaginen un hospital que atiende a toda la población y otro que solo admite pacientes de entre 20 y 35 años: ¿cuál tendría mejores resultados? Considérenlo ustedes y saquen sus conclusiones; yo por mi parte diré que llevo 28 años en esa pública que atiende a todos y estoy orgullosísimo de pertenecer a una red que es la garante del sagrado derecho a la educación para todos, esas grandes palabras con que se les suele hinchar la boca a algunos que luego, a escondidas, las vomitan. Y en cuanto a esa red de “mejores resultados”, me temo que iba a estallar por muchos puntos si compitiese en igualdad de condiciones y le hicieran cumplir con la parte difícil de la tarea que debería tocarle pero que, ¡oh, misterio!, nunca le toca. ¡Ah!, por cierto, que no se confundan con nuestros alumnos, que no son peores que nadie y aún diré que los muchos bien o muy bien cualificados que vienen a nuestros institutos en su día podrán llegar tan lejos como el más preparado del centro educativo más caro, si nadie les pone zancadillas clasistas. En los centros públicos podemos dar y damos una enseñanza tan buena como en cualquier otro.

Así que hay que decirlo bien alto: efectivamente, el conflicto es político. Los profesores de la pública nos estamos movilizando porque, después de décadas de forrarse determinados sectores y de ver nuestros salarios congelados, ya estamos hartos de que políticos ineptos sigan cargando la crisis sobre nuestras espaldas mientras a los que la causaron no parece irles mal. Los profesores de la pública nos estamos movilizando contra una política que discrimina y quiere ahogar a nuestros centros. Que consiga esto último ya es otro cantar, porque ahí estamos nosotros y un amplio colectivo de padres e incluso alumnos que son y se sienten ciudadanos tan dignos como los demás y no están dispuestos a que nadie les rebaje sus derechos. Otros que también se han metido en el conflicto por política, vaya por Dios. Aunque a alguien le moleste, los ciudadanos tenemos derecho a hacer política, porque la política influye mucho en nuestras vidas. Lo que sorprende es la manera de hacer política de algunos dirigentes: cuando deberían resolver problemas, se empeñan en crearlos; cuando deberían llevar a cabo actuaciones en favor de toda la sociedad, se empeñan en guiarse por designios miserablemente sectarios. Supongo que algún día cambiará la idea que los políticos españoles tienen de su importantísima misión, pero, mientras esto llega o no llega, lanzo una advertencia para quienes estamos metidos en el actual conflicto de la enseñanza madrileña: precisamente hablando de los políticos, debemos mantenernos firmes y hacer lo posible por ganar esta contienda, pues no nos jugamos solo el rechazar las agresiones a las que el PP nos está sometiendo hoy, sino también lo que nos pueda suceder mañana. Lo que está ocurriendo en la actualidad en Madrid está siendo seguido de forma muy atenta por todos los partidos. Dada la débil condición humana, si estos perciben que lo que quiere hacer Aguirre sale gratis o barato, por mucho que ahora se les llene la boca diciendo que nos apoyan, cuando un día se vean en ocasión similar, seguirán su ejemplo sin despeinarse ni pensar un segundo en justicias, daños, ni nada que se le parezca. Hoy es el PP de Madrid, pero mañana puede ser el de cualquier otra comunidad, o el PSOE, o no digamos los nacionalistas. Por lo pronto, aquí en Madrid yo ya he captado a dos políticos que han dicho que ellos no ven mal lo de las 20 horas: Eusebio González (PSOE) Rosa Díez (UPyD), aunque confusamente envuelto en proclamas que parecían apoyarnos. Y es que los políticos son así, por eso les molesta que los ciudadanos hagan huelgas políticas.

NOTAS Y ENLACES

1.– Que la infiltración en la enseñanza pública ignora ya límites tan delicados como el de suplantar en las clases a profesores titulados por advenedizos pertenecientes a entidades privadas lo demuestra la inquietante presencia de la fundación Empieza por educar antes y después del comienzo del curso 2011 – 2012.

2.– Instrucciones para la regulación de centros del 29 de junio de 1994:

http://www.madrid.org/dat_capital/servicio/impresos_pdf/ROC_SEC_29_06_1994.pdf

3.– Para reclamar los horarios y jurisprudencia al respecto.

http://www.docentesconeducacion.es/viewtopic.php?f=43&t=301

4.- La consejera de educación en Intereconomía:

http://www.intereconomia.com/programa/gato-agua/lucia-figar-gato-agua-20110901

Anuncios

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos, Rebelión

Autor:Pablo López Gómez

Hola amigos. Me llamo Pablo López y abro este blog porque me parece extraordinario estar integrado en un sitio como TEXTOS DESEDUCATIVOS, al que está conectado y que sirve de pantalla y plataforma para quienes pertenecemos al mundo de la educación y no nos levantamos todas las mañanas repitiendo tres veces: "Si Álvaro Marchesi no existiera, habría que inventarlo". Puede que algunos me conozcáis ya, porque soy el único responsable ante Dios y ante la Historia de ese blog que se llama La garita del guachimán.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

40 comentarios en “Arde Madrid”

  1. 26 septiembre 2011 a 9:30 #

    Aunque por motivos lógicos y personales no estoy de acuerdo con las huelgas (en general), soy consciente de que no hay más alternativa que demostrar nuestro desacuerdo con los abusos e injusticias que cada día se cometen contra los ciudadanos menos favorecidos.
    Es por ello, que una vez leído el texto (excelente por cierto), me solidarizo con vuestra causa y os animo a que siga la lucha por vuestros derechos y los del alumnado público; también abogo por una enseñanza laica y totalmente aideológica, y que se incluya una asignatura que enseñe a los futuros ciudadanos a desenvolverse de forma más comunicativa y asamblearia, es decir que sepan cuales son las diferentes formas de estado que se podrían aplicar a nuestro País, entre los cuales me refiero al republicanismo.
    sin interferencias de partidos políticos de ninguna tendencia, sabemos que la Monarquía Constitucional, no es ni lo será nunca una solución para nuestros problemas ni tampoco las partitocrácias pero son solamente unas opciones más que también se pueden elegir libremente y sin que nadie nos las impongan.
    Hay muchas ausencias en la educación del niño y se deberían buscar pero por cuenta del profesorado que es quien tiene la obligación de enseñar, jamás un lego debería decir a los profesores que clase de enseñanza necesitan los niños; esa es mi humilde propuesta y mi más firme solidaridad con vuestra causa que también lo es de todos los ciudadanos.
    Salud y República Constitucional.

  2. 26 septiembre 2011 a 11:29 #

    Unos la mataron (a la escuela me refiero) y otros, por si acaso, la remataron. Por desgracia, Pablo, esto que cuentas de la enseñanza en Madrid, va a servir de modelo y referente para otras políticas. Aguirre ataca por el flanco más débil; mejor dicho, más manso: el profesorado. Nada más fácil ni demagógico. Esperemos que esta vez sea un ataque infructuoso.

    La disparatada política socialista en materia de enseñanza (y de casi todo) sirve de excusa a sus rivales políticos para perpetrar sus propias ofensas. Un enfermo no se curará antes recortándole las medicinas: el calamitoso estado de nuestra educación y de nuestra economía no mejorará con recortes. Antes lo contrario. Lo que sí debe hacerse es emplear mejor, infinitamente mejor, los fondos destinados a la enseñanza. Pero eso ya lo sabemos todos por estos pagos. Y si Aguirre dice meter la tijera como medida de solidaridad con los parados de este país, que predique con el ejemplo y se despida ella de su cargo.

    Gracias por mantenernos informados del incendio y su curso, Pablo. Y por la reflexión e indignación anejas.

    Un abrazo.

  3. Francisco Javier
    26 septiembre 2011 a 12:02 #

    Excelente tu artículo, estimado Pablo. Yo también pienso que es mucho lo que aquí se juega y que como perdamos el pulso, vamos apañados (los de Madrid y el resto también.) Mi percepción es no obstante de desconfianza. Por lo pronto, en esta semana no se ha convocado ninguna huelga (en contra de la postura general de los docentes), a la espera , aparentemente sensata, de que se reúna la mesa sectorial y se alcance algún acuerdo, lo cual en principio es más que improbable. Como ya se comentó en otro post (Mariano lo expresó con gran precisión) la única herramienta de que disponemos de momento, nos guste o no, son los Sindicatos mayoritarios, que son los que son y vista su trayectoria son de muy poco fiar.

    En mi opinión, de este movimiento debería salir una clara y beligerante postura social contra la Escuela Concertada: que “arda”. Y para ello también sería necesario que “arda” la Escuela de la Ignorancia y todo aquello que tanto daño ha hecho (los supuestos “amigos” de la Pública -aunque muchos manden a sus hijos a la Privada- son en gran medida sus enemigos más detestables.) ¿Arde Madrid? Vamos a verlo.

    Un abrazo.

  4. Jesús San Martín
    26 septiembre 2011 a 13:41 #

    Al hilo de lo que comentáis y otras opiniones que ya vertí, es muy fácil atacar a la educación pública, por el calamitoso estado en que se encuentra gracias a la escuela de la ignorancia, tan ampliamente extendida gracias a la LOGSE. La sociedad percibe la escuela pública como un lugar donde no se enseña, no se pide esfuerzo (sólo juegos) y en el que todo el mundo debe divertirse. Con esa opinión, consecuencia de la LOGSE, es muy fácil tacharnos de vagos y echarnos a la sociedad encima. La LOGSE y el PSOE la han matado y la presidentA quiere darle la puntada.

    • 26 septiembre 2011 a 15:22 #

      Ahí, Jesús, ahí: el falso igualitarismo, el bondadismo atolondrado y la inepcia gestora del PSOE fueron los que le dieron un estoconazo de muerte a una educación pública por la que debían de haber apostado al 100% frente a la privada. Quien hubiera querido una enseñanza privada, que se la pagase, ¡toda! A causa del nacionalismo excluyente que soportamos en Cataluña, yo opté por una privada para mis hijos, absolutamente privada, la única en Barcelona que me garantizaba la enseñanza del castellano como lengua materna (la primera escuela, por cierto, que en tiempos de la Dictadura, se atrevió a garantizar la enseñanza del catalán como lengua materna…) para después, en un modelo que Mas se niega a generalizar a todos los catalanes, pero por el que ha optado para sus hijos, adquirir cuatro lenguas: la materna más el catalán, el francés y el inglés. Durante 14 añitos el Estado no me ha regalado nada y, sin embargo, a millones de personas que optan por la concertada les subvencionan unos estudios que deberían de pagarse enteritos. Ya veríamos entonces sin son tan consecuentes como para dejarse el sueldo en la educación de sus hijos, como yo lo estoy haciendo. Han condenado la enseñanza pública a convertirse en un gueto para alumnos conflictivos y para inmigrantes sin recursos, y así nos luce el pelo.
      Por otro lado, respecto del incendio madrileño, ¡qué envidia! Aquí nos aplican los mismos recortes pero sólo parece importar que el castellano no le haga sombra al monolingüismo cateto y empobrecedor de la “escuela catalana”, cuyos resultados andan por todas las colas estadísticas del mundo mundial. Porque, al fin y al cabo, los nacionalistas de aquí son como los nacionaistas mesetarios: ¡idénticos!

    • Jesús San Martín
      26 septiembre 2011 a 16:03 #

      Juan, no es necesario decir que no lo hicieron por desconocimiento, sino con buen conocimiento y sólo para ganar votos. Es el cortoplazismo que destruye nuestra sociedad, gracias (más bien desgracia) a los borregos que votan sin pensar. Si no votáramos se irían a hacer gárgaras. Pero no hay nada que hacer, con decirle al borrego de cualquier ideología: “no podemos consentir que gane YY” todo resuelto y otra vez en la poltrona. Cela lo advirtió: unos eran antifascistas y los otros anticomunistas, y seguimos igual; por lo tanto, dependiendo de a quien repartamos la leña nos tocará ser fachas o peligrosos extremistas de izquierda. Me adhiero a lo que decías en otro post: “acratillas”
      Observa que el dinero no se crea ni se destruye ¿dónde está el que falta? ¿quién lo tiene? nadie se lo pregunta y nos tienen enredados con bajadas de sueldo, de prestaciones, aumento de paro, asfixia de las pequeñas empresas porque no tienen liquidez, en vez de mandar a los ladrones a la cárcel: muchos están sentados en los consejos de administración de las cajas.

      ¡Ja! Ya me gustaría a mí que en Madrid hiciéramos algo, pero como decía Maximiliano, en cuanto los pesebreros sindicalistas cojan tajada se acabó todo. Juan Pedro lo decía en otro post: el enemigo es variado y no hay que darle ni agua.

      Te dejo un enlace de un artículo aparecido en La Vanguardia y que refleja la realidad que nos cuentas

      http://elcomentario.tv/reggio/la-hipocresia-linguistica-de-francesc-de-carreras-en-la-vanguardia/15/09/2011/

      Un análisis de los sindicatos se pueden encontrar en

      http://elcomentario.tv/reggio/los-amos-de-la-economia-de-john-muller-en-el-mundo/26/09/2011/

      P.S. Me imagino que no estaréis siguiendo a “los mercados” (no hay suelo debajo de nosotros), pero esta vez el huracán está en Francia. ¡Qué sufran lo que nos están haciendo! Esto, a veces, hasta me resulta divertido.

  5. Francisco Javier
    26 septiembre 2011 a 18:18 #

    En mi centro, al igual que en otros de Madrid, se ha planteado como medida de protesta el no firmar los horarios (y poner disconforme.) Las normas de la CM incumplen la normativa vigente, al hacer de la excepción norma. En el ROC se dice que excepcionalmente se podrá ampliar el número de 18 horas lectivas por causa justificada, pero en principio son 18 no 20.

    Un saludo.

  6. 26 septiembre 2011 a 19:46 #

    Discrepo de muchas cosas…

    1. Financiar con dinero público los colegios privados ha envenenado el sistema. Ni Franco lo hizo, tenía que ser el PSOE el pionero. ¡Qué bien les ha venido al PP! Seguro que a estos bobales nunca se les hubiera ocurrido:
    – Religión (por cierto, debería impartirse en todos los centros público junto con la mitología griecolatina, más que nada para entender el arte, la literatura y la filosofía).
    – Directivos y profesorado de derechas. ¡Qué ridículo hicieron los directores de los institutos públicos, progres ellos, cuando pretendieron cantarle las cuarenta a Zaplana, presidente de la Comunidad Valenciana, ni los dejaron entrar!

    2. El otro día, durante la salida ciclista que suelo realizar con un amigo mío, abogado, este me preguntó: ¿Qué pasa en Madrid que los sindicatos mayoritarios están de los nervios? Iba a soltarle el rollo habitual, como el de este artículo, pero me vislumbre un ataque de lucidez:
    – Cómo no van a estar de los nervios si 500 liberados sindicales tendrán que ir a currar, sí ¡a currar! ¿Hayase visto?
    – Además, añádele los concejales y enchufados del ayuntamiento que no han renovado o no tienen un cargo suficiente para librarse de las clases (2 en mi centro que yo sepa, quizá haya más).

    3. Añádele un claustro bastante chusmetizado consecuencia de la LOGSE.

    En definitiva, querido amigos, la bomba tiene que explotar.

  7. 27 septiembre 2011 a 15:53 #

    Excelente artículo.
    Dicho lo cual:
    ¿Porque se empeñan algunos “foreros” en echarle a la LOGSE la culpa del desa-guisado madrileño?
    Ejemplo:
    Noticia: “Incendio en Galicia, arden cientos de hectáreas”.
    Estrategia: Se está intentando controlar el fuego, pero ya sabemos que los bomberos, los guardas forestales y los miembros de Cruz Roja estudiaron bajo la LOGSE, lo que significa que los dañós…etc
    ¡A ver cuándo son capaces de identificar al enemigo! Que así no vamos a ninguna parte. De todo lo que se critica en este magnífico artículo hay unos claros responsables. Y no son ni la LOSGE, ni Zapatero ni Viriato. Hoy, por una vez, no toca, conténganse un poquito, hombreee….

  8. 27 septiembre 2011 a 18:28 #

    Gracias por dar pie a la reflexión, Pablo, con un artículo tan brillante. Suscribo todo lo que dices y vamos a seguir tirando del hilo un poco, si me permites que añada unas pequeñas consideraciones a tu artículo.
    La situación es la siguiente: la enseñanza privada en Madrid acoge al 46% de los alumnos de la Comunidad, escolarizando la privada-privada el 20% de los alumnos, siendo superada tan sólo Madrid por el País Vasco, donde la privada atiende al (¡tachán!) 49,9% de la población, aunque lo concerta todo, pues sólo un pequeñísimo porcentaje, al igual que en Navarra, rehuye el chollo. Esto significa que las movilizaciones en Madrid atañen a poco más de la mitad de la población escolarizada en edades de enseñanza obligatoria. O sea, que a poco menos de la mitad la huelga, desde el primer momento, se la pela, cuando menos.
    Sigamos con la cifras. La enseñanza pública escolariza al 76,7 % de la población emigrante, la privada-concertada al 17,6% y la privada-privada al 5,8%. ¿Cómo logra esto la concertada? Muy fácil, con el beneplácito de la administración, la vista gorda de la Inspección y la aquiescencia de los padres. Lo explica muy bien Carlos María Casado en la siguiente entrada: http://www.elimparcial.es/contenido/27218.html#. No hay que olvidar que una mayoría muy ostensible de la población de Madrid lleva votando a doña Esperanza y riéndole sus malditas gracias un montón de tiempo. Lo cual quiere decir que el 20% de un poco más de la mitad de los estudiantes madrileños son inmigrantes escolarizados en la pública (en Madrid el 13, 6% de los escolarizados es población inmigrante). Y esto no quiere decir nada desde el punto de vista docente. En teoría y como se espera de nosotros, los profesores de la pública, podemos atender a todos los alumnos y muchos emigrantes son excelentes estudiantes. Pero aún así sí implica algo preocupante: como bien sabemos, la población emigrante no se moviliza contra el Estado español, por muchas razones. Y esto significa que del 54% al que le podías llegar al alma, una parte más o menos del 20% no sabe, no contesta. Te quedas con un 43%. (Inciso: durante la huelga llegó al Instituto una mamá ecuatoriana preguntando si se hacía huelga –el miércoles– y si le iban a poner falta a su hijo si no venía a clase. El conserje la inquirió por el grupo en que estaba su hijo. –En primero de bachillerato, contestó-. Así de fácil).
    Ahora quita de este cuarenta y poco muchos de los escolarizados en la básica pública. A éstos también se la pela lo que nos pase en los Institutos. Es más, algunos nos detestan con todas sus fuerzas, los padres porque piensan que somos unos “vándalos comeninios”, y los maestros porque no temen declarar que no sabemos “tratar a los alumnos” y que “deberíamos currar como ellos, con vocación y a jornada completa”. No hay más que ver los Foros de pedagogos aúlicos o leer a personajes como el tal Alonxo, si logra uno entender algo entre tanta maraña.
    Podemos estar hablando de la mitad de los alumnos con los que contábamos antes. Esto es, algo así como el 21,5 %. Más o menos, este es el porcentaje de alumnos, en el mejor de los casos, que puede sentir un poco de preocupación por lo que aquí nos pasa en la Taifa de Madrid a propósito de la enseñanza secundaria pública, y que puede ser que tenga a alguien que se preocupe. Los datos, si alguien quiere cotejarlos, me los ha proporcionado el propio Ministerio (http://www.educacion.gob.es/dctm/ministerio/horizontales/prensa/documentos/2010/septiembre/datos-y-cifras-2010-2011.indd.pdf?documentId=0901e72b803eceed).
    Digamos que la cosa no les afecta a tantos como se podía pensar. Doña Espe se ha ganado tan exiguo porcentaje golpe a golpe, reglamento a reglamento. Y a ella, ¿qué le va en esto? ¿Se trata de una intención privatizadora voraz movida por un afán de lucro desmedido, como piensan los llamados a sí mismos “progresistas”? ¿O tal vez una efusión contumaz de apertura de mercados y opciones para los emprendedores patrios de la enseñanza, cual proclaman los que se autodenominan adalides del “liberalismo” y devotos de san Milton Friedman (por ejemplo, echad un vistazo a esto que da mucha risa: (http://findesemana.libertaddigital.com/cine-y-pedagogia-para-esperanzaguirre-1276239391.html).
    Que no entienda nadie que no respeto a los que hacen profesión de fe “progresista” o a los que creen por encima de todo en la “libertad de mercado”. Me parecen respetabílisimos en sus convicciones, tanto como los que confían en el advenimiento de la segunda venida de Cristo o en el paraíso comunista gracias a la dictadura del proletariado. Lo que me molesta es que intenten aplicarles tales términos a la política de doña Espe, o que se emocionen demostrando su cercanía librepensante a tan altas y libertarias miras. No. La política de nuestra bienamada presidenta es muchísimo más macarra. No admite parangón.
    Me explico. Estamos ante una de las evoluciones del paternalismo franquista. El Estado, esto es, el partido, lo controla todo y lo provee todo. Si tienes que llevar a tu hijo a una institución supuestamente educativa porque le ha llegado la edad, y no te importa o no se te ocurre llevarlo a otro sitio más que al Instituto del barrio, el Estado te pone un Instituto. Si no quieres porque vete tú a saber qué, por ejemplo, porque hay poco nivel y está lleno de emigrantes (esto lo puedes oir perfectamente en un Tribunal, doy fe), o porque no puedes atender al niño de las pelotas y necesitas que te lo cuiden hasta por lo menos los dieciocho años, pues el Estado te paga el Colegio concertado de la Hijas del Perpetuo Socorro, que mola mazo, y encantados todos de la vida. La enseñanza en ambos es idéntica, porque el Estado se ha encargado de que todos comulgen con la misma mierda de Ley. Se confunden los que se creen que luchan contra la “privatización” de la enseñanza en Madrid. Nunca ha estado tan estatalizada. Y se equivocan como para jartarse a reir los que afirman que se trata de una pretensión “neoliberal”, para bien o para mal, según lo consideren. Aquí no hay sociedad civil. Todos acatan las mismas patrañas y sirven al mismo amo. Los supuestos empresarios que habrían de oponer su iniciativa a la directriz política constituyen curiosamente un poder tan estatal y clientelar como los propios partidos que dominan el poder público. Porque ese empresario orgánico resulta ser la Iglesia (Repárese en el concepto de “empresario orgánico”, tipo Florentino Pérez o Rouco Varela, crucial noción para entender lo que aquí estamos tratando. Se podría decir que existen en todos los países, con especial raigambre en las Repúblicas bananeras. Y sí, existen por todos los lados. Lo que pasa es que aquí, en Hispanistán, no conocemos otro tipo).
    Téngase por tanto en cuenta que la presunta “libertad de elección de Centro” que esgrimen ciertos colectivos libertarios como derecho inalienable santificado en la Constitución significa bien poco cuando resulta que el poder político, sea del signo que sea, en el Estado central a su rollo y en las Autonomías a su bola, ha logrado eliminar cualquier iniciativa que pretendiese proponer una opción diferente e independiente, y somete todas las elecciones al estrecho imperio de su Ley (la misma para todos por los siglos de los siglos, porque en lo básico todos los partidos políticos llevan de acuerdo en esto una porrá de años, ajenos al desaliento, impasible el ademán).
    Las diferencias entre los Centros no estriban en sus propuestas de enseñanza, sino en factores externos, colaterales. Al fin y al cabo, tan mediocres son los unos como los otros, como cantan los resultados, y que la elección para evitar la pública tenga que recaer sobre las ya mencionadas Hermanitas del Perpetuo Socorro, por ejemplo, pone de manifiesto la cutre, triste y casposa oferta que se le propone al pobre padre de familia que quiere ver a sus retoños alejados de las hordas moras o calés. De cualquier manera, al padre preocupado le trae al fresco que lo que le ofrezcan sea un timo manifiesto, porque a él le interesan otras cosas (el mantenimiento de una posición social, la despreocupación, el que le quiten de encima al bicho el mayor tiempo posible para poder seguir echando horas inútiles en la oficina, las relaciones públicas) y estará incluso encantado de pagar de más lo que sea necesario si también se le ofrece transporte, comedor, extraescolares, fiesta de la fundadora del Perpetuo Socorro, viaje a Roma y verano entero en Irlanda. Que los privados mantengan una diferencia en Selectividad de cuatro puntos entre lo que los alumnos sacan y las notas del bachillerato, esto es, que les inflen el expediente con un descaro digno de luz y taquígrafos, que su enseñanza sea un trola manifiesta, eso le da igual, porque al fin y al cabo, el de las Hermanitas del Perpetuo Socorro, como todo el mundo sabe “siempre ha sido un buen colegio”.
    Por supuesto que para beneficiar a unos y a otros, al usuario del servicio y al empresario orgánico, el poder político hará la vista gorda cuando sea necesario. No importa, todo quisqui está de acuerdo. Ocurre en la privada y en la pública. Para que prosperen ciertos inventos de la pública que tienen su peculiar demanda (el bilingüismo, el bachillerato internacional, el reciente bachillerato de excelencia –¡joder, como el Caudillo!–, la conversión de los Centros en guarderías de alta seguridad) el poder político no tiene ningún inconveniente en ponerse silbando mirando a Soria, y para que los padres de la privada puedan estar contentos en lo colateral, pues se le dice a la Inspección que como si oyesen llover, que ni controlar matrículas, ni notas, ni escolarización, ni capacitación del profesorado, ni nada que pueda sentar mal al padre preocupado y libertario digital o a la empresa clientelar en la que ya estudió también el abuelito –en esa época valía una pasta, como le ocurría al Pilar, pero ahora es casi gratis, ¡¡¡¡¡biennnnnn!!!!–. Sabemos que quien hace la Ley hace la trampa. Y aquí en esto de la Ley, psss, pero en lo de la trampa somos la hostia.
    Y entonces el lector atento pensará: –¿por qué el poder político, y en lo que ahora nos atañe, la señora Aguirre, mantiene este engaño día tras día, por qué no muestra ni el mínimo decoro con la población que encantada acude solícita a las urnas para votarle en lugar de ciscarse en la urna, por qué no tiene ni siquiera ya no un amor por lo común, que sería mucho pedir, si no el suficiente amor propio como para poder acostarse diciendo: –¡qué pedazo de colegios regento!, aunque sólo fuera por los privados? Simplemente porque la clase media de Madrid le importa un bledo, ya sea libertaria digital o progresista alonxiana. La clase media, pasado a mejor vida el trabajo industrial en el que encontraba su fuerza, “no es más que carne de cañón del estrés laboral y de una carrera constantemente amenazada por la precariedad” de la que sólo parecen salvarse los funcionarios, un “resto arqueológico que por motivos de estabilidad política se mantiene como realidad para unos pocos” y que “en claro retroceso salarial frente al segmento de los supersalariados, son más un bien un trapo que neoliberales y políticos agitan de cuando en cuando, ya sea como refugio en la selva de la incertidumbre laboral, ya como diana de las iras sociales contra su supuesto privilegio y su proverbial ineficacia burocrática”. No me voy a poner aquí a desarrollar estas ideas porque no quiero abusar de la paciencia del lector, pero se pueden seguir bien argumentadas en el libro desde el que las cito, el Manifiesto por Madrid del Observatorio Metropolitano (http://www.observatoriometropolitano.org/manifiesto-por-madrid-critica-y-crisis-del-modelo-metropolitano/).

    ¿Y al padre de clase media, honesto varón o encomiable mujer, sea proclive a la guardería de alta seguridad o a la guardería pía, no le importa que al político que cuida de él y de sus hijos no le importe ni un carajo ni él ni la enseñanza de sus hijos?
    Pues, por lo visto, no.

    Un saludo, Pablo, y ahora a la espera de que, como en otras ocasiones, a los profesores los sindicatos les vuelvan a vender por su cochino plato de lentejas.

    • 28 septiembre 2011 a 14:39 #

      Antoñico, mira lo que hace el bueno de Pablo cuando tiene algo brillante que contarnos: lo envía para que se publique como artículo. Asi que, a buen entendedor…
      Un abrazo.

      • 28 septiembre 2011 a 17:07 #

        Se le puede decir a David que lo publique como una entrada al hilo de la de Pablo. Un “Arde Madrid II”. Un saludo.

    • Francisco Javier
      28 septiembre 2011 a 15:45 #

      Las precisiones que haces, Antonio, son de suma importancia. En efecto, existe una gran confusión respecto a la supuesta ideología liberal en materia de educación de la Derecha española. Y es vital deshacer esta confusión que está falseando de pleno la realidad actual con efectos muy perniciosos. La duplicidad Privada-Pública está desde el principio viciada por una tercera entidad, que es esa extraña figura de la Concertada, un auténtico oxímoron. Como señala Antonio, lo que tenemos es un sistema público doble. La clave de la preferencia de la Derecha por la Concertada no es, por lo tanto, su liberalismo militante (de cuya esencia forma parte justamente la no intervención estatalista) como su interés adoctrinador, su nostalgia de nacional-catolicismo (una gran mayoría de concertados son religiosos) y (aquí si hay un impulso liberal) el interés por someter a los trabajadores a unas condiciones laborales de clara explotación (en la Concertada se vive peor.) ¿Cómo ha sido posible esta situación? Ya lo sabemos. Para poder hacer emigrar a las clases medias, al principal Sujeto social (la mediana, pequeña e ínfima burguesía -los que se libran de las aspiraciones de pertenecer a la burguesía son una minoría inexistente), era necesario denostar la Escuela Pública, crear una imagen negativa de ella. Por suerte (para la Derecha) esta tarea se la servirían en bandeja sus supuestos enemigos, los amantes del “Proletariado”, que con sus maravillosas ocurrencias lograron hacer el trabajo sucio a la perfección (ni la Derecha lo habría llevado a cabo tan bien.) El resultado ha sido fatídico para una Escuela Pública, que ha pasado de tener un prestigio incuestionable incluso entre las clases más favorecidas a la situación actual de servicio asistencial, guardería, parque temático,…. La Concertada no es desde luego mejor y lo que cambia es el estilo de guardería, en este caso “pía.” Eso sí, es un buen negocio y una buena herramienta para el clientelismo, los negocios turbios y la difusión ideológica.

      El asunto es complejo y debería ser debatido. En mi opinión, debería aparecer como una entrada.

      Un saludo.

  9. Atropos YZ
    28 septiembre 2011 a 12:45 #

    Antonio: es de agradecer el soplo de aire fresco…alguien que sale del armario del encorsetado estilo didáctico maestril cargado de candidez y buenas intenciones…qué alivio!

    Efectivamente, a la embrutecida clase media le importa un carajo lo que hagamos con sus ” bichos” en la pública,en la concertada o en la piscina municipal, en tanto los estabulemos.

    Como dices tú, somos carne de cañón y encima de políticos macarras.¿Qué hacer?

    a) cortarse las venas con la hoja del horario (requiere paciencia)
    b) esperar fervientemente al dia en que nos suelten el grillete ( jubilación)
    c) aplicarse al libelo difamatorio ( que ya ni siquiera difama porque la realidad es más grotesca que cualquier ficcion literaria que se pueda imaginar)

    • 28 septiembre 2011 a 20:45 #

      Yo soy tan pesimista como tú, Atropos. Han sido capaces de pasarse por el forro todo, y ni siquiera el Ministro ha intervenido para manifestar que se estaba incumpliendo la ley de Educación. Es una vergüenza que rebasa todos los límites. Es un asco. Son asquerosos.

  10. Mariano
    28 septiembre 2011 a 15:38 #

    Totalmente de acuerdo con Pablo y con el comentario de Antonio.

    En Madrid estamos ante un intento de erosionar más la escuela pública, que Aguirre ha infligido quizá calculando el momento político de hegemonía absoluta del PP con demasiado optimismo y, desde luego, con espíritu autoritario y talante destructivo.

    Cada taifa educativa tiene su cruz.

    Lo que sucede es que los damnificados de su política son esencialmente los docentes, que ven deterioradas materialmente sus condiciones de trabajo. Y, en muchos casos, hasta amenazado su futuro material.

    Hace tiempo que casi toda la clase media dio la espalda a los institutos en Madrid, como hemos señalado en otras entradas en DESEDUCATIVOS. La conversión de los antiguos institutos de bachillerato en centros de compensatoria dejó un panorama desolador del que sólo se ha librado una ínfima minoría.

    Por supusto que habría que reivindicar que la concertada no hiciera trampas, que no cobrase para seleccionar cuando la enseñanza es gratuita, que no inflara las notas del bachillerato para competir deslealmente en selectividad, que no expulsara a la pública a los alumnos que le sobran. En realidad, en una comunidad como la de Madrid la pública se convierte en subsidiaria de la concertada y de la privada con el modelo LOGSE, apoyado por toda la progresía oficial. El incendio de Aguirre y Figar lo que hace es acelerar un proceso que ya se venía dando hace tiempo.

    ¿Cómo reaccionará la sociedad? ¿Qué harán los sindicatos?

    Los padres no aceptarían que la concertada desapareciera o disminuyera en la actual situación, que es la verdadera segregación (con la mayoría de los alumnos conflictivos o con retraso en los institutos públicos). Si volvieran los antiguos instituos de prestigio….. Pero eso no le interesa a nadie en la clase política: ni a los “hunos” ni a los otros.

    Sobre lo que harán los sindicatos. No sé. Aguirre los tenía comprados por medio plato de lentejas, pero ahora se juegan mucho si ceden a cambio de nada. El sector no está para bromas. Veremos

    • Francisco Javier
      28 septiembre 2011 a 15:53 #

      La Educación Concertada debería desaparecer simplemente o como mucho retornar a la función para la que fue creada. Para los padres que no lo aceptasen, no quedaría otro medio que la violencia de Estado (represión, policía.) Un poco de sano Stalinismo no estaría mal de vez en cuando. Dicho esto, me voy a acercar a la concentración a tocar un poco el silbato. Un saludo.

  11. Mari Cruz Gallego
    28 septiembre 2011 a 18:01 #

    Muy interesante el artículo de Pablo y el comentario de Antonio. Un saludo.

  12. javier usero
    28 septiembre 2011 a 21:10 #

    ‘Aureos est’ais, colegas… Con vosotros hasta el infierno ( o la concertada)…

  13. anele
    29 septiembre 2011 a 1:00 #

    O a casita. Si la escuela 2.0 sustituye los profesores por tablets, la escuela 3.0 bien podrá prescindir de las escuelas también ¿no?

  14. Extranjera
    29 septiembre 2011 a 9:23 #

    Buenos días,

    Cada semana me doy un paseo por deseducativos y ya echaba de menos un artículo que explicara la situación real de la educación en Madrid.

    Soy madre de un pequeño de educación infantil y, por cosas de la vida, vivo en un barrio acomodado del distrito Fuencarral-El pardo. La situación de la escuela pública en este distrito en general, y en mi barrio en particular es penosa a pesar de que los hijos de los inmigrantes de baja cualificación que son, en parte, los supuestos responsables del deterioro de la escuela pública, no viven por aquí. En mi barrio solo hay una escuela pública (infantil, primaria y secundaria) y hace poco, el gobierno regional no dudó en ordenar el derribo del instituto para construir el metro. Gracias algunos vecinos -sí, solo algunos, pues, los padres que llevan a sus hijos a la concertada y a los del Opus Dei entendían que el asunto no iba con ellos- el gobierno rectificó.

    Por esta zona es evidente la apuesta de la escuela concertada frente a la pública. En el barrio de al lado, Montecarmelo, están apareciendo colegios de este tipo como setas y con unas instalaciones dignas de hijos de ministros. En el barrio de Las Tablas tengo entendido que las pocas escuelas públicas que hay los profesores son todos interinos, cosa que hace huir a los papis y mamis al concertado de al lado, que dicho sea de paso, la mensualidad de algunos ronda los 300 euros /mes sin contabilizar la compra de material escolar, uniformes, etc.

    Pero por otra parte ¿en qué estan pensando los super papis españoles? pues, en el inglés… sí, señores, como lo leen. Ellos piensan que todos los problemas de España se resolveran si sus retoños aprenden el inglés como dios manda, ah! y con quién se mezclará mi hijo; y que la escuela sea como una especie de cárcel-guardería que cuide y vigile a mi niñito desde los 3 hasta los 18 años desde las 7 de la mañana hasta las 18hrs, a ser posible. Vamos, que el profesor haga de padre. Yo creo que este es uno de los problemas más graves que tienen los profesores españoles: todos estos padres acríticos trabajadores en pro de la hipoteca y del inglés. Sentí vergüenza ajena cuando en una reunión de un colegio público que a regañadientes tuvo que aceptar el bilingüismo de la Comunidad de Madrid porque los padres se estaban llevando a los niños a los públicos inscritos en el programa, los papis solo estaban interesados en el inglés… a nadie se le pasó por la cabeza por qué la escuela pública solo tiene dos horas de deporte a la semana, por ejemplo. Los padres que nos oponemos al fondo y a la forma del programa de marketing de Doña Esperanza nos miran como a bichos raros. En efecto los somos dado el número de padres que nos oponemos a este experimento. La cosa está tan fuerte que una madre, ante mi actitud crítica con dicho programa, me dijo en el parque, sin sonrojarse, que para ella era más importante que aprendiera el idioma, aunque fuera en detrimento del aprendizaje de otras asignaturas, porque con eso, al menos, podía conseguir un trabajo. Más claro ni el agua.

    • 29 septiembre 2011 a 15:54 #

      Extranjera, tu comentario es formidable. Bienvenida a Deseducativos. Es el momento de soltar todo lo que tenga uno dentro con toda la fiereza del mundo. No sé si podremos alcanzar muchas cosas, pero creo que el silencio se acabó.

  15. Mari Cruz Gallego
    29 septiembre 2011 a 14:31 #

    Extranjera: muy interesante tu respuesta. El tema de la enseñanza bilingüe se las trae. Este año doy dos cursos bilingües y cada vez tengo más dudas acerca de la finalidad que se persigue con dicho programa…

  16. Extranjera
    30 septiembre 2011 a 8:55 #

    Antonio: muchas gracias por darme la bienvenida a Deseducativos.

    He leído casi todos los artículos de los autores del blog, pues, como vengo del extranjero hay muchas cosas que no me cuadran en el sistema educativo español. Pero más que cabreo con las leyes educativas y la organización del sistema, lo que observo con más preocupación es que con frecuencia la familia no está haciendo su parte. Y sin ese trabajo básico no veo luz al final del túnel. También debo añadir el poco prestigio que tiene la labor docente en este país, que para ser la octava economía del mundo, deja mucho que desear.

    Yo no sé quién ha dicho que la escuela y los profesores tienen que cuidar y acompañar al adolescente, motivarlo y estar pendiente de si hace las tareas -aquí le llaman deberes-, entonces como la escuela pública no ofrece, de acuerdo a muchos padres, ese “valor añadido” voto al político que me ofrece la “libertad” de elegir. Y entonces salgo de mi casa tranquilo a trabajar para mi empresario, no para comer, si no para aparentar y tener más cosas de las que tengo y a mi hijo me lo cuidan-vigilan en la cárcel-guardería, bilingüe, católico o laico (para liberarme del remordimiento) que me lo paga mi político “liberal”.

    Lucía Figar declaraba hace unos días que su consejería diseña las políticas que demandan los padres. Razón no le falta.

    Mari Cruz, desde mi punto de vista el programa bilingüe de la CAM viene a “satisfacer las demandas” del padre- consumidor que no se puede permitir un concertado para ganar votos. Ya verás como dentro de poco se sacarán el programa de colegios bilingües en chino (sin financiación suficiente, claro) porque es lo que está de moda y lo demandan muchos papis de bien. Al tiempo.

    Seguimos.

    • 30 septiembre 2011 a 10:23 #

      Estimada Extranjera, yo también le doy la bienvenida a este foro y le agradezco que comparta sus reflexiones. Y me alegro por varios motivos. Uno de ellos es porque usted, como observadora extranjera e imparcial, se fija en cosas muy parecidas a las que yo he querido hacer notar en mis artículos: que los padres no están haciendo lo que deben. Si usted investiga un poco (simplemente tendría que preguntar a maestras, padres y alumnos), advertirá algo insólito: a los críos de este país le hacen las tareas para casa sus padres, especialmente los padres con estudios universitarios. He escrito sobre esta cuestión en Deseducativos: me parece sencillamente escandaloso. Porque una cosa es tomar la lección –algo que se ha hecho siempre- y otra acabar haciéndole los ejercicios al crío. Por razones obvias esto trae consecuencias calamitosas para la formación del alumno. Hace unos días estuve hablando con un amigo íntimo. Es inteligentísimo. Su hijo ha heredado esa inteligencia. Éste tiene 147 de cociente intelectual. Pues mire, a este niño superdotado todos los días sus padres le ayudan a hacer los deberes. Protesté enérgicamente y mi amigo se encogió de hombros: si fuera por él, no le ayudaría, pero su mamá se empeña en ayudarle. Añadió mi amigo que esta es una práctica generalizada, que todos los padres que conoce lo hacen. Como usted puede imaginar, los niños de este país no aprenden que las tareas del colegio son responsabilidad exclusiva de ellos. Lo que aprenden es que es responsabilidad de sus padres. En fin, le cuento esto para que entienda que la nota final que se le pone al niño está por completo falseada por esta práctica tan extendida entre los padres: es decir, las maestras lo que corrigen (y ellas deben de saberlo) no son los deberes hechos por el niño, sino los deberes hechos por los padres. Lo que interesa a los padres no es que el niño aprenda, sino, sobre todo, que le pongan una buena nota sea como sea, aunque sea al precio del engaño y la impostura más recia. ¿Qué le parece?
      Lo dicho, bienvenida a la gran Guardería Hispana.

      • Ania
        30 septiembre 2011 a 15:35 #

        Estimado Raus;

        Me temo que no podemos deslindar el tema de los deberes escolares del tema de las tareas domésticas, por poner un ejemplo.

        Nosotras no sólo ayudábamos en las tareas caseras de niñas sino que en épocas de embarazos de nuestras madres u otros momentos todo el mundo veía normal que nos hiciéramos cargo de tareas domésticas comunes desde pequeñas. Esto implicaba no sólo hacer nuestra habitacion y ordenar nuestras cosas sino hacer tareas domésticas referidas a espacios comunes como recoger la cocina, barrer y fregar espacios como cocinas, terrazas y baños, limpiar el polvo de las distintas superficies, amén de hacer los pequeños recados que nos mandaban y vigilar eventualmente a hermanos más pequeños si los teníamos y había necesidad de ello a requerimiento de nuestras madres. Ello no nos impedía estudiar y jugar como niñas sanas que éramos. Las tareas no eran duras. Y todo el mundo distinguíamos la ayuda en casa de la explotación infantil.

        Hoy en día hay demasiada gente legislando y desocupada predispuesta a sobreproteger a los niños y declararlos explotados.Todas las tareas de las que he hablado en el párrafo anterior están siendo anatematizadas como tareas para los niños y niñas de hoy en día. A los niños, por un lado, no se les está enseñando a limpiar , ordenar , cuidar y acompañar a hermanos, animales y seres dependientes, y a las niñas ,`por otro lado, se las ha desocupado de todo eso. Las madres apenas reconocen que les obligan a hacer su habitación. Hablar de hacer a los niños copartícipes de las tareas de los zonas comunes se ha convertido en un tabú insondable.

        El resultado es que no aprenden desde pequeños y ,según van creciendo, crecen la irritación y el rencor de los adultos que se encuentran convertidos en exclavos de unos hijos e hijas grandones, irresponsables e incompetentes para vivir en familia y en comunidad.. El colmo , que se da con cierta frecuencia en los institutos y supongo que en otros ámbitos, es que en casos de faltas de respeto entre compañeros y hacia el profesorado, sean los padres los que se disculpan en nombre de los hijos infractores , librando a estos últimos de hacerlo personalmente. Así no aprenden nada. Patético.

      • 30 septiembre 2011 a 16:45 #

        Ania, en Finlandia un país con el que últimamente parece inevitable hacer comparaciones tienen algunas cosas claras como que, los niños donde mejor están los primeros años de vida es con sus familias, que las tareas de casa son de todos incluidos los niños y que cuando se pregunta a los padres de quién depende la educación: de ellos o de la escuela, lo tienen muy claro, la educación de sus hijos en primer y fundamental lugar es cosa de ellos. Y es en esas condiciones que tienen una de las mejores escuelas del mundo.
        Mientras tanto aquí ensayamos la estatalización de lo familiar con esa escuela-guardería desde los 0 años, y eso, al tiempo que se comprueba que las mamás son transmisoras de los estereotipos de género en mayor grado que los papás. Lo de este país es un poco el mundo al revés, pretendiendo ir de los más modernos nos asoma la patita a cada paso.

      • 30 septiembre 2011 a 19:25 #

        Estimada Ania:
        Así es. La papanatería, histeria y melodrama que envuelven la educación de los niños son como para darse al diablo.En pasadas décadas, a los niños se les enseñaba a hacerse responsables de diversas tareas desde temprana edad. Hoy no sabemos distinguir una brisa de un huracán. Todo está confundido por estos prevaricadores áulicos. Obligar a un crío a hacer sus tareas, domésticas o escolares, no es violentarlo en ningún sentido de la expresión, pero ahí tienes a toda esa caterva de progres haciendo aspavientos por cualquier nimiedad. De eso viven, de hacer aspavientos y de pretenderse mejor que los demás. Por mí se pueden ir a hacer puñetas. sin aspavientos.
        Saludos.

  17. 30 septiembre 2011 a 9:37 #

    Al final, esto acabará convirtiéndose en lo que Esperanza Aguirre probablemente no quería pero es el fondo de la cuestión: una guerra no encubierta entre la privada (en especial, la concertada) y la pública, lo que hace que me reitere en mi argumento principal: que este es un conflicto político detonado por un ataque feroz de alguien que sostiene desde hace tiempo una guerra política particular y ensañada contra la enseñanza pública, alguien que, no contento con que nuestras leyes permitan una figura tan atípica como una enseñanza privada pagada con fondos públicos (¡toma ya iniciativa empresarial!), va todavía más lejos y pretende exterminar el sector público. Tendremos que recordarle a ese alguien que quienes llegan al poder están obligados a administrar el bien común como bien común, y no como un cortijo. Todos sabemos, además, que los centros concertados hacen unas trampas que en cualquier país serio no se permitirían, porque juegan con la doble baraja de quedarse el dinero público y seguir pidiendo dinero a los padres, es decir, hacer negocio privado. Esto, sencillamente, es robar. Dar alegremente dinero de todos a empresas privadas que fingen cubrir una necesidad pública es una enormidad que en España se hace como si nada. Aquí os dejo un enlace de un reportaje que no es nuevo, pero que retrata muy bien no solo que esta vileza se hace, sino también los repugnantes términos en que se hace. Nótese también con qué grosería se saltan su obligación de atender a quienes no quieren dar religión: pura y simplemente, mintiéndoles. Eso es pecar contra el octavo. Aquí va el vídeo:
    http://huelgaiesrenacimiento.wordpress.com/2011/09/27/reportaje-tv-centros-concertados-a-examen-%C2%BFse-cumple-la-ley/

  18. 30 septiembre 2011 a 12:22 #

    Felicitarte Pablo por el artículo y dar la bienvienida a la extranjera que con un párrafo como éste:

    “Ellos piensan que todos los problemas de España se resolveran si sus retoños aprenden el inglés como dios manda, ah! y con quién se mezclará mi hijo; y que la escuela sea como una especie de cárcel-guardería que cuide y vigile a mi niñito desde los 3 hasta los 18 años desde las 7 de la mañana hasta las 18hrs, a ser posible. Vamos, que el profesor haga de padre. Yo creo que este es uno de los problemas más graves que tienen los profesores españoles: todos estos padres acríticos trabajadores en pro de la hipoteca y del inglés.”

    Dice mucho más sobre nuestro país, que páginas y páginas de trabajos subvencionados por la Administración.

  19. Francisco Javier
    1 octubre 2011 a 9:23 #

    No se puede ser más torpe y mentiroso.

    Y ponérselo más fácil a la oposición:

    “…el 70 por ciento de los colegios públicos en Las Rozas son bilingües, pues son siete de diez: el Colegio San José, El Cantizal, La Encina, Los Jarales, Los olivos, el Mario Vargas Llosa y el San Miguel. En el caso de los IES, hay dos bilingües, el Carmen Conde y El Burgo de Las Rozas, lo que supone el 50 por ciento de la oferta pues hay cuatro centros, recuerdan desde la Consejería de Educación, que destacan también que está el colegio concertado Gredos San Diego, que también es bilingüe.”

    http://www.libertaddigital.com/sociedad/2011-09-28/en-la-zona-que-reside-jose-blanco-hay-hasta-siete-colegios-publicos-bilingues-1276436621/

  20. Francisco Javier
    1 octubre 2011 a 9:44 #

    1.) A propósito de los centros bilingües concertados y de pobres (es decir, públicos) yo no entiendo muy bien qué es lo que está sucediendo (mi centro no es bilingüe.) Quiero decir que los niños y jóvenes de mi entorno familiar más próximo (sobrinos, hijos de amigos y conocidos), que se supone que ya llevan un tiempo en un college (concertado por supuesto) tienen un nivel de inglés deplorable, por lo que obviamente tampoco tienen ni idea de las asignaturas en las las clases se imparten en la lengua de Shakespeare.

    2) La existencia de colegios y centros bilingües en mi opinión contraviene las leyes educativas españolas y no entiendo porqué desde las familias, los sindicatos y el propio Ministerio de Educación (que como vemos no sirve para nada) no se denuncia y se lleva a los tribunales. Introduce un flagrante factor de discriminación en la población. En todos los centros públicos o sostenidos con fondos públicos, los alumnos deben tener por ley las mismas oportunidades. Pero este país es un cachondeo y aquí todo dios hace lo que le sale del culo.

    2) ¿Por qué no deciden ya de una vez a no doblar las películas, documentales, etc (o en todo caso poner subtítulos inglés/castellano? Es una medida fácil y que ayudaría mucho. La radio, la TV, Internet son medios extraordinarios para potenciar el aprendizaje de las lenguas.

    Un saludo.

    • Ania
      1 octubre 2011 a 15:00 #

      Ciertamente Francisco Javier. Convengo contigo en que para aprender una lengua, sea autónómica o de las otras, no es para nada necesario escolarizar a los niños inmersionándolos en ellas como se está haciendo en la actualidad.

      Es bastante obvio que el nivel de conocimiento sobre las materias que se puede conseguir en el idioma materno comparado con el que se está adquiriendo actualmente impartiéndolas en ingles, por poner un ejemplo, es muy superior en el primer caso. Esto lo sabe todo el mundo, como que es una huída hacia adelante en una política educativa discriminadora, autodespreciativa para con su propia tradición cultural y que a mi se me antoja antipatriótica.

      Pan para hoy y hambre para mañana.

      Pienso que los idiomas se pueden reforzar de otras formas menos radicales en el sentido de potenciarlos como extraescolares por un lado , y simultanearlas con otras formas positivamente radicales por otro.Una de las formas positivamente radicales que elevaría sustancialmente los niveles en lenguas extranjeras de niños y adultos sería el no doblaje o -como mucho-,puesta de subtítulos inglés/castellano en documentales y películas. Es una vergüenza que no esté YA en vigor esa medida en nuestro país. Aquí en España ni los niños ni sus padres saben inglés ni lo van a aprender ni mucho menos mantenerlo el que lo haya aprendido , mientras esta posibilidad , que tú apuntas, la cual depende de una decisión política y que creo, como tú, que ni es difícil, ni es cara de llevar a cabo, no se ponga en práctica.

      Sólo hace falta voluntad política e insistir en ello , insistir en ello…una y otra vez.

      Un saludo.

  21. Decepcionándote
    3 octubre 2011 a 9:02 #

    Gracias por tu artículo, Pablo. Lo que está sucediendo es surrealista, impensable, y más surrealista todavía es este artículo publicado en El Mundo, cuyo enlace os dejo aquí para que lo podáis leer. Sencillamente increíble…

    http://www.elmundotoday.com/2011/09/los-ninos-espanoles-piden-mas-recortes-en-educacion/

  22. 3 octubre 2011 a 10:13 #

    ¿Colegio Fumanchú? ¿Es una broma?

  23. Francisco Javier
    3 octubre 2011 a 12:23 #

    Alvarito Bosch, estudiante de tercero de Primaria en el Centro Escolar Fumanchú de Móstoles (Madrid), se ha erigido como portavoz del movimiento de apoyo a los recortes y considera que “hemos estado sometidos durante años a un concepto magnificado del hecho educativo que descarta otras facetas de la vida del individuo también fundamentales para la adquisición de competencias tanto emocionales como profesionales, ya sean los videojuegos tipo Call Of Duty, el análisis crítico de contenidos televisivos o, en general, la inversión de tiempo en actividades lúdicas de todo tipo que fomentan el hecho social y la construcción de uno mismo como persona”. Bosch es especialmente crítico con las matemáticas, que según él “están dando muchos problemas desde hace tiempo y nadie se atreve a cuestionarlas por miedo a ejercer cambios
    drásticos en los planes educativos”.

    ¿Esto lo dice un estudiante de 3º de Primaria? ¡Ay, que me meo!

  24. 3 octubre 2011 a 14:58 #

    Detrás de ese inexistente Alvarito Bosch están Xavi Puig y Kike García, dos cachondos que se han sacado de la manga eso de El Mundo Today, un periódico satírico por Internet. Esto es simplemente una broma.

  25. 11 octubre 2011 a 19:10 #

    Por si a alguien le quedan dudas del talante del PP y de cuáles son las verdaderas preocupaciones de Esperanza Aguirre en el conflicto de la enseñanza, aquí os dejo noticia de sus últimas hazañas:
    http://papabloblog.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: