¿Cambiamos uno de los mejores sistemas educativos del mundo desarrollado por el peor?

Tras ver algunos datos del informe de la OCDE 2011, me ha surgido esta pregunta. Llevo muchos años defendiendo que cambiamos un sistema educativo bastante bueno para las necesidades de nuestro país –el de la Ley General de Educación de 1970, aderezado con los cambios en recursos y legislación de la democracia– por otro bastante peor, el de la Logse de 1990. Pero nunca se me había ocurrido comparar lo que ocurría en nuestro país con el resto del mundo desarrollado (sabía que éramos el país que más había empeorado de Europa en la última década, sí, pero me faltaba una visión de conjunto).

Los datos de la evolución histórica del nivel de estudios de los españoles ya los había calculado en años alguna vez, hasta los nacidos en 1975, que es lo que permite el Censo 2001 elaborado por el INE. Los resultados son espectaculares.

Pero nunca lo había hecho sistemáticamente con la EPA. En este caso voy a utilizar el porcentaje de población por tramo de edad que ha completado al menos la Secundaria Superior, utilizando la media de los trimestres de 2010 (click para ampliar):

 

Los resultados siguen siendo espectaculares, pero el cambio de tendencia creo que lo es más: pasamos de mejorar cuatro puntos por lustro a empeorar casi tres en el siguiente (para evitar el efecto de la inmigración, se ha calculado dos series la de los residentes en España y la de los nacidos en España). Parece evidente que el sistema Logse era mucho menos efectivo, en términos de titulación, que el anterior. La lástima es que cuando entró la Logse y sus consecuencias, estábamos cerca –de continuar la tendencia– de superar la media europea.

Ahora, los datos de la OCDE nos dan una nueva perspectiva (aunque ya los cité en la última anotación): somos el cuarto país que mejor lo ha hecho en términos de titulación en los últimos 50 años, tras Corea (como dice la introducción del informe), pero somos el que peor lo ha hecho en los últimos diez (como dice el indicador C4).

Los datos en concreto son los siguientes:

 

Evolución del nivel de estudios (titulados en Secundaria superior)
Nacidos en Nacidos en
1933-1942 1975-1984
(medido (medido
en 1997) en 2009) Diferencia
Países con nivel de estudios de partida alto
Rep. Checa 71,8 94,2 22,4
Noruega 64,9 83,6 18,7
Suiza 73,6 89,9 16,3
Alemania 74,3 86,0 11,8
Estados Unidos 77,6 88,3 10,7
Países con nivel de estudios de partida medio
Finlandia 41,3 90,4 49,1
Rep. Eslovaca 52,6 94,8 42,2
Polonia 51,5 93,5 41,9
Australia 41,8 82,9 41,1
Suecia 56,9 91,2 34,3
Canadá 58,3 92,0 33,7
Austria 56,5 88,4 31,9
Nueva Zelanda 47,8 79,3 31,6
Islandia 40,6 70,0 29,4
Reino Unido 51,7 77,4 25,7
Países con nivel de estudios de partida bajo
Corea 24,0 97,5 73,5
Hungría 28,4 86,0 57,7
Irlanda 29,3 85,8 56,5
España 11,1 64,1 53,0
Grecia 21,9 74,9 53,0
Bélgica 32,4 83,1 50,7
Francia 38,7 83,9 45,2
México 10,6 41,9 31,3
Turquía 10,6 41,6 31,0
Fuente: Education at a Glance 2011. Gráfico 2 (http://dx.doi.org/10.1787/888932478983).

 

España habría partido de un nivel próximo a Turquía o Méjico y habría subido a un ritmo de diez puntos por década hasta el 64%, todavía lejos de los países desarrollados. En diferencia sería el cuarto país de la tabla, pero en proporción sería el primero, pues es el único que quintuplica su nivel de partida.

Sin embargo, la OCDE también daba otros datos en este gráfico, que publicábamos en la anotación anterior.

Tiene dos datos preocupantes. El primero, que somos el país que más ha descendido en porcentaje de jóvenes (15-29 años) que continúan estudiando (tenemos un 23% menos de estudiantes y un 8% menos de población, es decir, hemos caído un 16% en cuanto a proporción de alumnos escolarizados). El siguiente que más cae es Estonia, con un 8% y Canadá (5%). La media de la OCDE es un aumento del 8% –hemos perdido, por tanto, un 24% más que el mundo desarrollado–, y hay países que en este tiempo han aumentado un 50% su proporción de alumnos escolarizados tras la enseñanza obligatoria, como las repúblicas checa y eslovaca.

El segundo, que somos el país donde más años de escolarización hemos perdido tras los 15 años en la última década, nada menos que 1,06 años menos en la expectativa de escolarización a los 15 años, mientras que el mundo desarrollado ha aumentado 0,69 (una pérdida total de 1,75 años en sólo diez). Los años de expectativa de escolarización son los años medios que permanecen los jóvenes escolarizados tras la enseñanza obligatoria: es casi irónico pensar que el gran logro de la Logse fue la extensión de la escolarización obligatoria dos años más –y eso que esa extensión sólo afectó al 7% de la población, puesto que el resto ya estaba escolarizada hasta esa edad–, y sin embargo redujo en dos años la escolarización media de todos los jóvenes españoles.

El corolario de todos estos datos es que teníamos un sistema educativo que, en términos de titulación, nos puso entre los primeros del mundo desarrollado en cuanto a ritmo de mejora, y lo hemos cambiado por un sistema que, en términos de titulación, nos ha puesto a la cabeza del mundo desarrollado en cuanto a ritmo de empeoramiento. Y luego nos extrañamos de lo que nos pasa. Y estamos tan orgullosos que estamos intentando exportarlo a Iberoamérica. País.

Anuncios

Etiquetas:, , , , ,

Categorías: Diagnósticos

Autor:José Manuel Lacasa

Investigador especializado en educación, dirijo el Instituto F de Investigación Educativa. Durante nueve años he sido redactor jefe y subdirector del periódico Magisterio.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

21 comentarios en “¿Cambiamos uno de los mejores sistemas educativos del mundo desarrollado por el peor?”

  1. Ángel
    16 septiembre 2011 a 19:18 #

    Instituto de barrio obrero de Madrid.
    Año 1993: 6 grupos de COU (casi 240 alumnos), 163 presentados a Selectividad.
    Año 2006: 2 grupos de 2º de Bachillerato (67 alumnos), 29 presentados a la PAU.
    Sin comentarios

  2. 16 septiembre 2011 a 19:41 #

    No tengo tiempo de entrar en muchos detalles ahora. No me resisto a comentar, no obstante y a bote pronto, que resulta dolorosamente irónico que la escuela de la “motivación”, la escuela de la diversión y la felicidad sea, precisamente, la escuela que más desertores y alumnos desmotivados haya generado. Les falta saber a los logsianos que la motivación nace del trabajo (y, en principio, impuesto) y de los frutos que éste nos trae, y no al revés.

    Si tuvieran un poco de vergüenza estos gurús de la pedagogía progre, ya haría mucho que tendrían hecha la maleta. Pero de eso, de vergüenza, no tienen ni un átomo.
    Gracias al autor por tan revelador artículo.

    • Jesús San Martín
      17 septiembre 2011 a 9:22 #

      En su día estuve escribiendo un artículo para Deseducativos de título “El trabajo duro es motivador”, por ahí anda el borrador. La cuestión es que al principio cualquier actividad te resulta difícil, el progreso se logra con esfuerzo, pero el trabajo duro te permite salir adelante y entonces empiezas a gozar por ver la el fruto de tu labor, por muy desagradable que fuera al principio. ¿Quién se siente orgulloso y realizado por desarrollar actividades que no suponen superación, y por tanto trabajo? Los logsianos, como bien indicas, han destruido la fuente de motivación de los alumnos y han abandonado; pero es mucho peor, los alumnos encaran la vida de la misma manera, porque la única referencia que tienen es la escuela donde no hubo placer y ninguna frustración ¿qué trabajo, que actividad de la vida no las tiene? Resultado: tontos consentidos, inmaduros, y a limpiar heces de ancianos alemanes.
      Comentamos en la universidad que los alumnos de 18 a 20 años parece que tienen de 14 a 16, dejando de lado que muchos padres van a rellenar la matricula de los hijos.

      Genial la idea de poner la evolución temporal de las variables. Como decía Franklin, los números te llevan de la mano. Ha sido contundente.

  3. 17 septiembre 2011 a 10:04 #

    Cuando leo artículos así, dejo de sentirme sola entre mis pensamientos! Gracias!!

  4. 17 septiembre 2011 a 10:21 #

    Creo que la percepción del deterioro de nuestro sistema educativo es generalizada, por ello me parece muy interesante esta evolución comparativa que no hace sino confirmar que no estábamos tan equivocados.

    Aunque en mi opinión, en estos resultados, además de los cambios del sistema educativo en la escuela, influyen otros factores como son los medios de comunicación (que han sufrido un proceso de degradación insólito) y la familia, donde hemos pasado a no querer (o saber) imponer ningún tipo de disciplina. La destrucción de la autoridad, ya sea en casa, en la calle o en la escuela, no ha hecho ningún bien a la educación.

    Como he leído en comentarios anteriores, vivimos en una sociedad que no valora el conocimiento, la preparación, el trabajo duro o el esfuerzo en ningún ámbito, tampoco en el profesional.

  5. Francisco Javier
    17 septiembre 2011 a 12:10 #

    De una situación aún más dramática que la que refleja Ángel más arriba puedo dar fe. Instituto de Madrid, famoso por la gran cantidad de alumnos matriculados en Bachillerato y COU; famoso también por sus excelentes resultados en Selectividad y su nivel de exigencia-calidad. Años 90: empieza un declive imparable y actualmente (es de “especial dificultad”) sobrevive a duras penas con dos bachilleratos de Humanidades, unas cifras de alumnos presentados a selectividad irrisorias y con resultados muy mediocres; la posibilidad de su desaparición planea cada vez con mayor fuerza. Los mismos profesores, ¿qué sucedió?…. Miramos los fondos antiguos de su biblioteca y los comparamos con los que nos envían desde la CM adaptados a la nueva realidad educativa (los Harry Potter, los Milennium, los ” Kant en 90 minutos”, etc.): sin comentarios. ¿A quién pretender engañar?

    Un artículo interesante, necesario, esclarecedor, demoledor. Propongo a los lectores de Deseducativos difundir por los cuatro vientos este artículo, en todos los foros posibles, en los blogs, en diarios, revistas, organizaciones de todo tipo, que se enteren todos, que se enteren de una vez por todas.

    Enhorabuena a su autor y muchas gracias. La sociedad necesita tomar conciencia de lo qué sucede en realidad.

    Un saludo.

  6. Mariano
    17 septiembre 2011 a 12:17 #

    Los datos, los datos, los hechos, muestran que todos los presuntos objetivos de un modelo educativo, el LOGSE-LOE han fracasado absolutamente y han convertido la escuela pública en un erial.

    Los datos, los hechos, que se intentan ocultar tras manipulaciones estadísticas y sandeces sin cuento, demuestran que se sustituyó un sistema que funcionaba razonablemente bien y que hubiera merecido algunos retoques y adaptaciones (la FP1, por ejemplo) por otro que es una catástrofe absoluta.

    En el panorama de los que mandan, los que van a mandar, los que siguen mandando en las taifas y en el MEC me temo que no hay ni conciencia clara de la realidad ni voluntad de ponerle el remedio que merece.

  7. tinejo
    17 septiembre 2011 a 12:45 #

    Partiendo que la titulitis no es sinónimo, en puridad, de avance educativo, ya que las clases privilegiadas siempre van un paso por delante utilizando la formación superior para diferenciarse de la acorralante clase media (si ya cualquier puede ser licenciado gracias al sistema de becas importamos el concepto máster, y cuando el sistema universitario público lo implanta nos sacamos de la manga la versión 2.0, el máster MBA sólo para potentados. Y así…) es innegable que nos enfrentamos a una generación completa perdida, desinformada y orgullosa de su brutalismo, un sistema arruinado a consciencia para volver a las castas educacionales. Un país que vuelve a sus orígenes, vaya, incapaz de saber mirar al futuro.

    http://casaquerida.com/2011/09/17/reflexion-a-toro-pasado-torturado-mutilado-y-asesinado/

  8. roberto
    17 septiembre 2011 a 17:24 #

    Las razones en educación son complejas, tal vez fue la LOGSE (que nunca llegó a aplicarse en las aulas) que sirvió de excusa a mucho profesorado para esforzarse menos por el alumnado, porque quiso entender que la LOGSE bajaba los niveles.
    Tal vez si comparamos ese gráfico con las mejoras que en los últimos años experimento la “vida” del profesorado, la dedicación única de algunos a gritar al alumnado que son unos ineptos y que lo único que hacen es hablar como cotorras, a culpar de “sus desgracias” a las familias y la administración y a no hacer ni un ápice de autocrítica, lo mismo entenderíamos la gráfica de otra manera.
    Pero parece que algunas administraciones ya están solucionando esos problemas, creando centros solo para “los listos”, echando a la calle un montón de profesorado y vendiendo centros públicos y haciendo que los profes trabajen más horas lectivas que eso de la pedagogía es una pérdida de tiempo.

    • 18 septiembre 2011 a 22:50 #

      La cantinela de que “la LOGSE nunca llegó a aplicarse en las aulas” es una de las trolas con las que se estofa el discurso bellaco de la pedagogía aúlica. La LOGSE nos transtornó los Cuerpos del profesorado, los tramos de edad de los alumnos, los planes de estudios, la organización de los Centros, destruyó la enseñanza media, convirtió las aulas en guarderías, maleducó a los alumnos y humilló a los profesores. Todo con el beneplácito de la administración, los sectores pesebreros y muchos profesores encantados de que convirtiesen su profesión en una tarea innoble. Todavía la chapuza sigue vigente y no parece que logremos ni siquiera, con los datos en la mano, demostrar que esto ya no es sostenible (el tal Roberto, por ejemplo, es uno de los que sigue erre que erre, como si aquí no hubiese pasado nada, echando balones fuera y culpando a los de siempre. ¡Felón!) Decir que la LOGSE no llegó a aplicarse es una mentecatez, una infamía. A la LOGSE resistieron, que no en las aulas donde se aplicó a golpe de decreto, muy pocos. Algunos formamos Deseducativos. Se acerca nuestro cumpleaños. Enhorabuena a todos.

      • Ana Belén
        19 septiembre 2011 a 14:29 #

        No podías haber respondido mejor, Antonio. Hay que tener una cara muy dura para decir hoy en día que la LOGSE nunca llegó a aplicarse. Ya estamos hartos de mentiras. ¿Qué es lo que faltó por aplicarse según esta gente?
        En fin, aquí seguimos, resistiendo y luchando desde Deseducativos.
        Un saludo

  9. Jesús San Martín
    17 septiembre 2011 a 18:48 #

    Ahora comprendo lo que sucedió. Al introducir la LOGSE algunos profesores se dedicaron a chillar a los alumnos que son unos ineptos que sólo hablan como cotorras, otros a hacer el vago y los demás a culpar a las familias. Menos mal que alguien nos abre los ojos sobre el principio de causalidad y el uso de la navaja de Ockam. Y como bien indica ese genio: si un cuadrado de un metro de lado tiene una superficie de un metro cuadrado entonces un cuadrado de medio metro de lado tiene una superficie de medio metro cuadrado o es que el metro nunca llegó a aplicarse bien.

  10. roberto
    17 septiembre 2011 a 23:10 #

    Que pena que la mayoría de la población no sepa reconocer lo mucho y bien que trabajan sus profesores y la calidad de su enseñanza y la de zancadillas que les pone la ley para que puedan hacerlo mejor.
    Que pena que en las puertas de los colegios oigas a madres y padres quejarse de la dejadez e ineptitud de parte de los profesores, debe de ser que nadie les explicó lo del metro!!!!!!!

    • Jesús San Martín
      18 septiembre 2011 a 10:17 #

      Como todo buen logsiano huye de los números, escondiéndolo todo en el relativismo de “muchos, más y los de más allá”, en vez de dar estadística como Lacasa, que muestran los resultados empíricamente y de los cuales se pueden hacer deducciones lógicas. ¡Si existen números, muéstrelos!
      Como todo buen logsiano confunde las consecuencias con las causas. Pretende hacer responsable a los profesores de las consecuencias de la LOGSE: la imposibilidad de dar clases, que el logsiano llama dejadez (“encima de puta apaleada”) ¿Qué partido es ese que la culpa es siempre de los demás? Creo recordar que el mismo que metió la LOGSE.
      Como todo buen logsiano comete errores lógicos vergonzosos. “oigo a madres y padres quejarse de la dejadez e ineptitud de parte de los profesores” Dado que ellos no están dentro del aula no pueden juzgar ni la aptitud del profesor, ni su desempeño, ni su conocimiento.
      Como todo buen logsiano hace generalizaciones banales y bochornosas “en las puertas de los colegios” ¿En cuántos colegios ha estado usted, en tanto por ciento?
      Como todo buen logsiano confunde la ciencia con el Cotilleo. “oigo, oigo, oigo” ¿Cuántas veces se oyó que la Tierra era plana y que el Sol giraba alrededor de él?

    • Francisco Javier
      18 septiembre 2011 a 11:44 #

      Los prejuicios y el fanatismo son siempre más poderosos que el juicio de la razón. Las encuestas de grado de satisfacción de padres y alumnos relativas a la educación pública son en general bastante positivas -son datos positivos (empíricos) que he constatado en todos los centros públicos en los que he trabajado (siempre centros de clases media obrera.) Eso no quita que alguna madre o padre despotrique porque tal o cual docente ha suspendido “injustamente” a su niño, o porque ha sido castigado por n-vez sin recreo, etc. En cualquier caso, al denigrar a los docentes, que en su mayoría son unos vagos -como Usted afirma- no hace sino legitimar el discurso de aquéllos que a su vez critica. ¿No le parece contradictorio? En fin, la LOGSE sí bajo los niveles a mínimos, le guste a uno o no y esto no es interpretación, sino realidad pura y dura. La Escuela de la Ignorancia es un hecho. No reconocerlo, lo único que hará es perpetuar un sistema ineficaz, inestable, de pésima calidad, fundamentalista y lesivo para la sociedad.

  11. 18 septiembre 2011 a 15:20 #

    Amigo de líos, allá va una ayuda no pedida en favor de la parte de verdad que hay en la intervención de Roberto. Cualquiera puede aducir ejemplos de la falta de profesionalidad de los profesores -no me avergüenza ponerme como ejemplo, aunque tampoco estoy particularmente orgulloso de esa carencia-, y nadie habrá dejado de tener colegas que se agarraban a la ley lingüística del mínimo esfuerzo para no hacer ni lo imprescindible o, en su defecto, para hacer lo que les mandaban y no lo que el alumnado necesitaba. En los Institutos por los que he pasado -siete ya- he visto muchos ejemplos no sólo de incompetencia, sino también de jeta arrastrada, es decir, de la de pisársela. Con todo, el balance global siempre sale a favor de los muchos “esforzados de la ruta” de quienes he aprendido maneras, actitudes, contenidos y compromiso. Los acratillos siempre hemos ido un poco por libre, pero no es menos cierto que, por poner un ejemplo de mi especialidad, cuando yo no me proponía otros objetiivos de programación que enseñar a entender y a expresarse, oralmente y por escrito, chocaba con decenas de colegas cuya aspiración sólo consistía en crear gramáticos y se aferraban a la enseñanza de la gramática descuidando que sus alumnos llegaran a alcanzar un decente nivel de comprensión y de expresión. ¿Qué ocurría? Muy sencillo: enseñar a redactar correctamente -lo que no se consigue ni en dos ni en tres años- supone un volumen de trabajo que no tiene ni punto de comparación con la enseñanza de la gramática y sus mecánicos y aburridos ejercicios, tan fácilmente corregibles. Explicarle a un alumno por qué la elaboración de un parrafo que te ha presentado es un disparate y conseguir que, a partir de esa explicación, interiorice ciertas pautas de redacción no es un trabajo fácil, ciertamente, aunque se trata de una competencia básica que no se puede obviar.
    Por otro lado, el del fondo del artículo que aquí nos reúne, mi pobre experiencia profesional me hizo ver enseguida que lo que necesitaba una reforma a fondo era el primer ciclo de la antigua Formación Profesional. Nos juntaron en Secundaria, para alivio de los Profesores Agregados de aquellos cursos, que promocionaron por decreto ley, y lo fastidiaron todo. Ya sé que reconocer las equivocaciones es una asignatura pendiente en este país, y más aún la de enmendarlas, pero, ¿por qué no promover una vuelta ordenada a la situación anterior mutatis mutandis?

  12. El pobrecito profesor
    19 septiembre 2011 a 17:32 #

    Parafraseando a algún amigo de Deseducativos, hoy mis clases iban con su rutina habitual cuando una alegre adolescente de tercero de E.S.O. me preguntó si en Extremadura hablaban español.
    ¿Cómo se les queda el cuerpo, estimados compañeros docentes?
    Un saludo.

    • 19 septiembre 2011 a 19:16 #

      Hoy a la profesora de Economía, en un bachillerato, tras preguntar si alguien sabía qué es la deuda pública, ya que está tan de moda, un alumno le ha espetado: “¡eso es lo del paro! ¿no?”. Si es que está el mundo lleno de anécdotas…

  13. roberto
    9 octubre 2011 a 17:43 #

    Si de barbaries va el juego, un profesor hoy ha escrito en un foro público:

    ola …, no me llegan los mensajes ….

    • Anónima
      9 octubre 2011 a 18:34 #

      ¡Muy bueno Roberto! Echa una ojeada al comentario que dejaste hace unos días. Y no me refiero al acento que falta en “experimentó”, que se te ha escapado como la “h” en hola.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Artículo interesantísimo de José Manuel Lacasa: por qué estamos donde estamos | HISTORIA DE LA FILOSOFÍA. TUTORÍA 2º B Departamento de Filosofía del IES Isla Deva - 16 septiembre 2011

    […] 16 septiembre 2011 | José Manuel Lacasa | 2 comentarios […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: