Dos escuelas, dos Españas

En Educación todo va a cambiar, para que todo siga igual. Esa parece ser la política educativa tras las elecciones del 20-N. A ello apuntan los recientes movimientos reformistas de Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid. Y es que el sillón ministerial de Educación parece ya vacante y los postulantes empiezan a tomar posiciones.

En efecto, la consejera y aspirante a ministra, aleccionada por Eugenio Nasarre y envalentonada al calor de las cámaras amigas, se defendía recientemente de las protestas sindicales ante las medidas educativas adoptadas recurriendo a los mezquinos tópicos contra los profesores: que son unos privilegiados funcionarios, que trabajan poco y cobran mucho, que vienen de dos meses de vacaciones… Su Comunidad lleva años enarbolando la bandera de la calidad de la educación y el apoyo al profesor, distanciándose del desprestigio del profesorado llevado a cabo por la pedagogía progresista, desprestigio que está en la base del desastre educativo actual, y ahora, en pleno asedio del sillón ministerial, a machacar impunemente al profesorado. Eso muestra lo que realmente le interesa la educación.

Los intereses partidistas y la politización de la educación: ese sí que es el real problema de nuestro sistema educativo, que ha llevado a que el conocimiento educativo se vacíe de contenido y se llene de ideologías que enmascaran y violentan la realidad. Y a los poderes políticos no les han faltado pulidores: a tal menester se ha dedicado con denuedo la flor y nata de la pedagogía universitaria española desde la década de 1980. De ese modo se impuso el paradigma Logse en la década de 1990, paradigma que no es más que una lectura ideológica de la educación realizada por unos pedagogos auto-denominados progresistas que, frustradas sus ansias de cambiar la sociedad mediante la lucha económica contra el capitalismo, deciden cambiar la sociedad a través de la educación: la escuela, para ellos, pasa a ser el instrumento que utiliza el capitalismo y la ideología conservadora para reproducirse culturalmente. En el fondo, el paradigma Logse, que sustenta nuestro actual sistema educativo, se cimenta sobre la creencia en una futura sociedad igualitaria: “La educación-Logse es la mejor de nuestra historia. Estamos, pues, en el camino correcto. Hay que tener fe y esperar al futuro”. Para los más radicales igualitaristas, esa creencia tiene carácter absoluto y de ahí derivan sus pretensiones totalitarias: conformar la sociedad y los individuos a través del proceso educativo. Esto es lo que hemos visto en el gobierno de estos últimos años.

Ahora bien, ¿qué pretende hacer el PP ante semejante situación? Pues en lugar de someter la educación a hechos y medidas que realmente mejoran el sistema de educación, eliminando de una vez la ideología en materia educativa, parece limitarse a sustituir un mito por otro. Al mito de la Sociedad Igualitaria Futura, le sucede el mito de la Mano Invisible. En las versiones más duras, como la que defiende el padre espiritual de esta ola, PedroSchwartz, tal ideología implica la necesidad de abolir la escuela pública y quedarse sólo con la privada. Y, por supuesto, la ideologización conlleva el retorcimiento de la realidad: se llama “competitividad” a lo que realmente es una mera lucha por la supervivencia; se llama “esfuerzo” a lo que es favorecer el ascenso de los poderosos; etc. En suma, una máquina de generar discordia, violencia social, acabar con la libertad a base de alimentar el poder de los potentados y las grandes fortunas. Y lo llaman liberalismo, cuando en realidad es mera mitología. Una tendencia totalitaria más.

Los socialistas buscaron sus pedagogos áulicos y pulidores entre las filas de su partido y sus sindicatos. Estos buscan a los suyos entre las huestes de la Obra y sus sacristías. Aquellos hundieron la escuela pública en razón de una utopía igualitaria. Estos, para quienes no existe más que la privada, simplemente dejan que se hunda. Esta es, en definitiva, la ideología educativa que, con Lucía Figar y E. Nasarre, parece abrirse paso en este nuevo PP, según se desprende de los últimos acontecimientos.

Todo va a cambiar, pues, para que todo siga igual. Una sociedad que parece condenada a una interminable lucha cainita. Dos escuelas, dos Españas, y un mismo problema: la politización educativa.

Anuncios

Etiquetas:, , , , , , , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Autor:José Penalva

José Penalva es profesor de la Universidad de Murcia y profesor visitante en la Universidad de Cambridge (GB).

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

21 comentarios en “Dos escuelas, dos Españas”

  1. 10 septiembre 2011 a 12:46 #

    Exacto.

  2. 10 septiembre 2011 a 14:14 #

    Estimado amigo:

    En mi opinión, no creo que sea, simplemente, un problema de las dos Españas. De hecho, la LOGSE ni siquiera es un invento patrio, como muy bien sabe. La comprensividad se extendió por toda Europa, quedando a salvo sólo Alemania y algunos países de su entorno cultural como Austria y Luxemburgo.

    Usted dice que el liberalismo es totalitario, valga el oxímoron. Pero eso es sólo porque dibuja una caricatura grotesca del mismo. Al señor Schwartz lo tengo leído y no habla de abolir la pública con la simpleza que usted le atribuye. Como liberal, prefiere una menor presencia del Estado, pero como hombre con una cierta formación reconoce que no es ése un paso que pueda darse sin generar problemas mayores de los que pretende resolver. Por eso, plantea la posibilidad del “cheque escolar”, que no es, contra lo que se sugiere en muchos foros, una medida darwinista propia del anarcocapitalismo.

    De hecho, los suecos, tan socialdemócratas, han comenzado a introducirlo en su sistema educativo. ¿Quizá acabando de un plumazo con el mito de las dos Suecias?

    Tampoco veo justo que se pongan en pie de nefanda igualdad 20 años de LOGSE y unas propuestas todavía no concretadas del partido ahora en la oposición. Oposición que, por cierto, jamás será tan liberal como para propiciar el desamntelamiento de la pública. Aunque sí temo que sea tan pacata y controladora como para perpetuar los males que ya sufrimos.

    Por no mencionar que usted opone una ideología (igualitarismo a la baja) a un modelo de gestión (enseñanza privada), lo que no parece mostrar la suficiente coherencia lógica. Igualitarismo y adoctrinamiento pueden darse independientemente de cómo se gestionen los recursos.

    Dice que el modelo de la derecha es una “máquina de generar violencia social”… Me pregunto si los tumultos en las “banlieus”, los disturbios de Hackney o nuestros cinco millones de parados pueden envidiar en algo a esa hipotética violencia que generaría una nueva forma de administrar nuestros recursos.

    En fin, que, aunque comparto muchas de sus ideas, en este caso siento disentir de su planteamiento. Quizá nos falte la tercera España, ésa que no desciende a reduccionismos cainitas y alcanza a ver algo más que a dos tipos dándose de garrotazos.

    Un cordial saludo.

    • 13 septiembre 2011 a 16:11 #

      Estimado Nacho,

      creo que estas discusiones sobre el Estado y el individuo en nuestro país habría que andarlas con pies de plomo, porque aquí, en Hispanistán, sostener el hecho de un poder nacional que constriñe a una iniciativa privada que habría que proteger de los abusos estatalistas suena a rechifla. Entre otros, en el terreno de la enseñanza. No digo que esto no se pueda afirmar en algunos países como deseo último de salud política (dudo que sea aplicable en Inglaterra, o en EE.UU., donde la acción privada siempre ha contado con la protección de un Estado fuerte e intervencionista al que se adora), pero en España y en la enseñanza, que es lo que nos ocupa, ni por asomo. Nunca nos hemos encontrado aquí una estructura estatal lo suficientemente afianzada como para que los intereses particulares poderosos pudieran ver disminuida su capacidad de acción. Todo lo contrario. Son los intereses particulares los que tienen secuestrado al Estado, los que lo han reducido a una nada, razón por la cual el término “privatización” resulta redundante, la mera constatación de un proceso que se da en el origen de la cosa expública y que no puede constituir una novedad, porque es lo que ha ocurrido siempre. Si tímidamente en algún momento pareció que se empezaban a poner los cimientos para construir un proyecto de enseñanza común, pronto nos hicieron darnos cuenta de que tal proyecto (contra el que tal vez se hubiesen podido alzar las voces liberales de haber existido) se iba al traste dilapidado por los partidos políticos, de acuerdo con su única condición de gestores de intereses privados. Aquí no se puede pensar una política liberal porque nunca ha existido una política estatal. Más bien lo que ha habido y hay es una política de jefatura tribal. De caciques de pueblo. O sea, una política franquista.
      En el caso de la enseñanza, y me ceñiré a Madrid, arquetipo patrio, la situación no puede ser más evidente. Todos los esfuerzos han ido destinados a borrar del mapa la enseñanza pública como modelo común para empujarla hacia el territorio de lo anómalo, lo extravagante: la asistencia social, lo excelente, lo bilingüe, la integración, lo vandálico… Lo aparentemente normal, lo ordenado, se reservaba para lo privado, estimulándolo y protegiéndolo, haciendo ver que la tranquilidad y el sosiego se encontraban en manos de los de siempre, bien protegidos, como siempre, desde las cúpulas del poder. Bien protegidos por tirios y por troyanos, por conciertos, acuerdos con los funcionarios de Dios, acuerdos con los empresarios del uniforme y la tiza, con los empresarios del libro, acuerdos a troche y moche en los que la razón de Estado brillaba por su ausencia porque desde el principio lo único que ocurría era el interés de concretos particulares con afán de lucro y el poder del partido, fuera el que fuese, para ampararlo. El asunto del tan cacareado “cheque escolar” es cuestión baladí, porque en este país la enseñanza que se ha potenciado como correcta ha contado con todo tipo de facilidades: financiación, becas, desgravaciones fiscales, etc… Y a los padres se les ha estimulado a elegir tales centros, llegando a alcanzar su cifra datos estratosféricos, sólo superados por Holanda y Bélgica, donde la enseñanza privada está sufragada por el Estado y se ajusta a criterios comunes de forma mucho más férrea que en Hispanistán. Vamos, que si a algunos de los que se benefician de este chollo les hablas del “cheque” pejiguera les das un disgusto.
      Por otra parte, pensar que la “libertad de elección de Centro” que tanto predica la FAES, por ejemplo (http://www.fundacionfaes.org/record_file/filename/797/00069-10_-_el_cheque_escolar_para_elegir.pdf), se ejerce sobre una oferta múltiple de propuestas de enseñanza es otro de los timos a los que nos han acostumbrado los liberales de opereta. El poder político ha pactado con los centros privados un modelo único e inamovible de enseñanza que nadie cuestiona, que no ha ofrecido unos resultados ni por asomo notables, que en muchos casos persiste al margen de la ley y sin vigilancia de inspección alguna, y que realmente sólo asegura una cosa: “mi hijo no va a ir con esos”. O sea, con los anómalos. La elección no resulta entonces una elección de modelo de enseñanza, sino de lugar, una elección que se puede realizar tras el encomiable esfuerzo empleado en segregar y excluir. Si a todo esto sumamos que el principal empresario titular de los centros privados es la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, pues ya tenemos dibujado el perfil de una situación que poco tiene que ver con ideales de libertad.

      Un fuerte abrazo, Nacho.

  3. 10 septiembre 2011 a 15:00 #

    Nacho, aún cuando admitiésemos todos tus razonamientos, parece claro, sin embargo, que por ningún lado se atisba una reforma en serio del sistema educativo y más bien lo sucedido estos días lo que hace es señalar su imposibilidad. Máxime si pensamos en un sistema público de calidad orientado a todos los ciudadanos y a superar los lastres del presente: elevación del nivel, reducción drástica del fracaso y el abandono escolar y que promueva la excelencia, no en centros a parte, sino como derivada de un sistema que funciona desde abajo y consigue una mejoría generalizada haciendo que progresen también los mejores.

    De momento lo que ha conseguido es fortalecer las posiciones de todos cuantos militan en la filosofía LOGSE haciendo que aparezcan frente a una parte importante de la opinión pública como salvadores de la situación y que de repente parezca que todas las responsabilidades por el estado de la misma deban recaer sobre el PP. A mi modo de ver la conclusión de José Penalva, coincidente por lo demás con la por tantos otros expresada, se mantiene completamente en pie, y lo mejor sería pensar en desarrollar una alternativa en profundidad a lo que hay. Por mi parte añadiría a lo antes señalado la necesidad de superar la brecha de género, y una consideración diferente tanto de las Humanidades como del pensamiento científico verdadera cenicienta de la posmodernidad reinante.

  4. 10 septiembre 2011 a 15:16 #

    Hola, Emilio:

    Suscribo todo lo que dices. Y pregunto: ante “la imposibilidad de la reforma” – sin la cual el derrumbe definitivo de la enseñanza pública es seguro – ¿qué podemos esperar? ¿Qué porcentaje de quienes participan, a día de hoy, en el sistema educativo firmarían una propuesta como la que plantea Deseducativos? También entre los profesores hay “dos Españas” pedagógicas, tan inconciliables como las que “habían de helarnos el corazón”.

    Me temo.

  5. 10 septiembre 2011 a 17:12 #

    Suscribo las puntualizaciones de Nacho, y su lamento por la tercera España de lo razonable y el antimaniqueísmo.
    Saludos.

  6. Jesús San Martín
    10 septiembre 2011 a 18:56 #

    En el mercado de la plaza uno tiene el deseo de vender y el otro de comprar, perfecto. En clase el profesor tiene el deseo de enseñar pero el estudiante no tiene el deseo de aprender sino de aprobar, pero quien vende es el dueño del colegio y quien compra el que paga, y ese será el resultado: aprobados comprados, tal como se ve en casi todas las universidades privadas de España. El mercado, como cualquier herramienta, es bueno alí donde es idóneo para ser utilziado.

  7. Francisco Javier
    11 septiembre 2011 a 12:31 #

    Hola Nacho,

    “Tampoco veo justo que se pongan en pie de nefanda igualdad 20 años de LOGSE y unas propuestas todavía no concretadas del partido ahora en la oposición. Oposición que, por cierto, jamás será tan liberal como para propiciar el desmantelamiento de la pública. Aunque sí temo que sea tan pacata y controladora como para perpetuar los males que ya sufrimos.”

    Aunque sin concretar, no se ha escuchado todavía, que yo sepa, entre los planes futuros del PP nada de una reforma de calado, que sustituya a la Ley actual; como mucho, se añadirá alguna coletilla de la antigua, insuficiente e inútil LOCE. Respecto al desmantelamiento total de la pública, yo no creo que se trate simplemente de pacatería, sino de que en el fondo el disponer de un sistema asistencial para asilar a una parte importante de la población (la más conflictiva potencialmente) es absolutamente necesario, pues de lo contrario qué hacer con los Jonatahn, las Jeniffer, los Ahmed y demás figuras del Polígamo…

    “Dice que el modelo de la derecha es una “máquina de generar violencia social”… Me pregunto si los tumultos en las “banlieus”, los disturbios de Hackney o nuestros cinco millones de parados pueden envidiar en algo a esa hipotética violencia que generaría una nueva forma de administrar nuestros recursos.”

    Pues desgraciadamente, Nacho, esa hipotética violencia que mencionas, resultado del colapso económico, social y moral de la Socialdemocracia europea, ligado al avance palmario de “una nueva forma de administrar los recursos”, puede generar con bastante probabilidad explosiones de violencia de tales dimensiones, que sí, que harían palidecer las acaecidas en Francia y Gran Bretaña.

    En fin, yo creo que el problema está, y en eso coincido con la mayoría de los que aquí escriben, en las dos Españas, incapaces de deshacer el nudo gorgiano y ver que el problema no está en más LOGSE pero de la buena-más Concertados y que trabajen a destajo esos vagos privilegiadosde funcionarios (esto es lo lamentable de la situación de tensión que se ha creado.) . El problema, como bien dice Penalva, es la politización (perversa) de la educación y en la falta de sentido común.

    Un saludo, Nacho.

  8. Clavito
    11 septiembre 2011 a 14:54 #

    Nacho

    el artículo NO dice que el liberalismo es totalitario, sino que la postgura de Schwartz no es liberal, sino totalitaria. Tampoco dice que el modelo de la derecha es una “máquina de generar violencia social”, sino que esa tendencia pseudo-liberal que él – y tú – defiende – es una ideología que genera violencia.

    Por lo tanto, ¿quién dibuja una caricatura de quién?

    Amigo Nacho (valga el oxómiron), que se te ve la colita!

    Kiss

    • 11 septiembre 2011 a 17:14 #

      Amigo Clavito:

      Sigo opinando que el artículo opone dos modelos que pueden identificarse perfectamente con PP y PSOE. Y que sí existe una no muy difusa identificación del liberalismo con el totalitarismo, ejemplificada en la figura del profesor Schwartz.

      Por otro lado, quiero felicitarle por saber exactamente qué posición “pseudo-libera”l defiendo. En este sentido ha llegado mucho más lejos que yo, que soy, por lo general, un mar de dudas.

      Ahora bien, sí sé las cosas que no me agradan. Y una de ellas es que un/una hortera que se hace llamar Clavito y emplea una forma de saludo propia de Hello Kitty me interpele utilizando una variante chusca del argumento ad hominem.

      Siga con salud.

  9. agregadobup
    11 septiembre 2011 a 16:25 #

    Estoy totalmente de acuerdo con José Penalva.
    La España progresista psoe ya la conocemos y hemos comprobado como ha devastado la enseñanza pública.
    La España del pp ultracatólica, vimos a todos sus dirigentes rindiendo pleitesía a su santidad el Papa, la vamos a ver despachándose a gusto en poco tiempo.

    Al señor Scwartz no lo conozco en su ideología, pero si la consejera de educación de Madrid es el modelo a seguir creo lo mejor es cambiarse de país. Vamos a conocerla un poquito.

    Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por el Colegio Universitario de Estudios Financieros
    A los 23 años entra en política con Aznar,
    En 2007 aprueba la privatización del Colegio Miguel Ángel Blanco1 , adjudicando su gestión a una UTE de empresas sin ninguna experiencia en el sector educativo, y posteriormente declarada ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.2
    Desde 2011 es Consejera de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid.En 2004 pasa al gabinete de Esperanza Aguirre.

    Es decir, una persona formada en una universidad, si se le puede llamar de tal manera, dirigida por la Banca. Su visión del mundo no parece coincidir con la de los profesores, más bien es la opuesta.
    Caprichosa, soberbia y delirante como todos los políticos, se le ocurre privatizar un colegio público y como es tan inepta no sabe que hay que cumplir la ley y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid le mete un palo de narices.
    No ha trabajado en nada, únicamente en política y desde los 23 añitos ¿cómo para conocer el mundo?

    Y este personaje es el que va a resolver el problema de la educación en Madrid…

  10. Clavito
    11 septiembre 2011 a 18:15 #

    Figar está donde está por ser esposa de quien es. Nada más

    Kisses

  11. Francisco Javier
    11 septiembre 2011 a 18:26 #

    La otra de la misma falsa moneda la encontramos hoy en el PAÍS, en el que fiel a sus tendencias reproduce dos artículos en el que se recogen opiniones de destacados progresistas.

    http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Van/educacion/elpepusocdmg/20110911elpdmgrep_1/Tes

    Especialmente lamentable este otro aparecido en el PAÍS semanal, firmado por un tal Javier Heras: “Qué pasa en las aulas”.

    http://www.elpais.com/articulo/portada/pasa/aulas/elpepusoceps/20110911elpepspor_13/Tes

    Algunas perlas:

    Sociólogos como Rafael Feito evitarían aislar a los mejores en centros de elite. “Si terminan antes que el resto, que hagan actividades creativas. Los físicos que descubrieron el grafeno lo hicieron en un juego”. (O que se vayan a dar un paseo.)

    Por su parte, los padres de Raúl se saben la lección: apoyo significa animarle a resolver problemas o tocar melodías de Yann Tiersen, pero también dejarlo con sus amigos en la bolera… y picarle para que Tiri (de tirillas) haga deporte. (¿Quién es Yann Tiersen?)

    El secretario de Estado -Mario Bedera- lo admite: “Uno que solo cumpla no puede cobrar igual que otro que haga proyectos de innovación, que vaya a ver a los padres del chico que falta… Hay que establecer una evaluación para premiarlos”. (¡Por supuesto!)

    Y lo mejor, las opiniones de los especialistas:

    Palabra de los especialistas (la secta, es decir):

    – “Escuchar los problemas de los niños en asambleas. Dejarles proponer e investigar, y que luego el profesor articule esas demandas en el currículo. No hay que tirar por la borda lo conseguido hasta ahora, pero en ningún sitio está escrito que para aprender haya que estar sentados y callados. En el Miguel Catalán de Coslada forman grupos cooperativos: un alumno aventajado es mentor de sus cuatro compañeros. Y en un colegio en Arturo Soria practican la inteligencia cinética, los chavales se levantan y se tiran al suelo mientras intercambian palabras que empiezan por ge o jota. Así no se les olvida”. (Rafael Feito, sociólogo de la Universidad Complutense)

    – “Para mejorar el rendimiento, cinco minutos de relajación (respiraciones profundas, postura egipcia o decúbito supino) al principio y al final de las clases. Así cambia la frecuencia de las ondas cerebrales. Cuando estamos ilusionados, la información se graba mejor; la rabia, en cambio, bloquea los neurotransmisores. Vienen bien rutinas como estudiar siempre a la misma hora del día. Y repetir la lección a las tres horas, a los tres días y al mes. En cuanto al trato, el profesor debe comunicarse desde el cariño, intentar ser amigo y motivarle para que sepa por qué estudiar. Un niño me dijo que su aspiración era tener una familia; entendió que para eso necesita un trabajo”. (Milagros y José Durán, psicólogos del gabinete DYCI-ALPHA)

    Tampoco desmerecen las de papás y CEAPAS:

    Lo que piden los padres

    – “Menos clases magistrales: los niños tienen que hacer las cosas, no solo oírlas. También enseñar a debatir, una gran carencia en España. ¿Y por qué no asignaturas creativas, como astronomía para ciencias, o teatro unido a la literatura?”. (Emilia, madre de Ignacio)

    – “Trasladar el modelo de infantil a secundaria. Del colegio me encantó la relación cercana con los profesores y la participación, que luego se pierde”. (Manuel González, padre de Raúl)

    – “Pactar los horarios de los consejos escolares no a las 16.00, sino después de la jornada laboral de los padres. Reconocernos a los padres como coeducadores. E invertir en traductores, psicólogos y mediadores”. (Virgilio Gantes, vicepresidente de Ceapa)

    ¡Socorro!

    • agregadobup
      11 septiembre 2011 a 18:56 #

      Las opiniones de los especialistas (como son pedagogos yo considero que no tienen estudios) y de los padres son como para entrar en una depresión profunda y solicitar al psiquiatra una buena dosis de aloperidol.

      La de trasladar el modelo de infantil a secundaria me llega al alma. Verdaderamente este pais tiene lo que se merece.

      Francisco Javier, reconozco que siempre hay noticias que me sorprenden por muchas necedades que haya leido.

    • Jesús San Martín
      11 septiembre 2011 a 19:56 #

      Querido Francisco Javier, empecé las clases el lunes pasado y he podido comprobar el altísimo nivel de mis estudiantes, que para satisfacción mía tienen notas de selectividad por encima de siete (corte para elegir la especialidad). No saben calcular determinantes y algunos no sabían lo que era una matriz. Teniendo en cuenta que están en una clase de álgebra de una universidad politécnica el próximo año la crisis no me dejará sin trabajo, aunque no haya nuevas matriculaciones: tendré un buen montón de alumnos repetidores, aquellos bien formados por la ideología de la secta.
      No todo es para tirarse de los pelos. Al terminar el curso anterior, en julio, ofrecí un problema de investigación a un alumno que lleva tantas matriculas que va a pedir la beca de excelencia al ministerio. Le dije que jugara con él modelándolo con el ordenador y apareció el lunes con la estructura para abordarlo teóricamente: un enfoque precioso con fractales. Todavía no sabe montar esa estructura, pero sospecho que va a tener el doctorado acabado antes que el master.
      Siguiendo las instrucciones me he hecho amigo de los estudiantes: no son molestados por los que hablan porque son expulsados de clase, y no son interrumpidos por los que llegan tarde porque no entran, como ya han tenido oportunidad de comprobar. También pongo en funcionamiento la inteligencia cinética, o salen corriendo a la pizarra tan pronto pido voluntarios (con resultado positivo si está bien hecho o neutro en caso negativo) o salen corriendo a ella porque lo mando yo (con resultado neutro o negativo respectivamente). Las mujeres han sido advertidas de que no discrimino y que si algún idiota, en el futuro, les llama ingenierAs de cuota que les mande a clase a comprobarlo. También he socializado con ellos, les he dicho que no me importan que malgasten los impuestos de los demás con que se paga su matrícula, pero que no se les ocurra malgastar los míos. Los de la secta pueden comprobar las encuestas secretas de mis estudiantes sobre mi trabajo cuando quieran, y pasar por mi despacho a ver si los alumnos de años anteriores pasan a saludarme, charlar conmigo y pedir consejo (quizá sólo lo hagan para comerse las tabletas de chocolate que hay en la bandeja encima de la mesa)
      Un saludo.

      • 12 septiembre 2011 a 20:08 #

        Jesús, este año estoy metido en la harina de la Secretaria del IES, lo que significa que estoy al cab de la calle de las cuentas de lo que nuestra actividad genera, al menos en el microcosmos de un IES de barrio. Primer y único mensaje de bienvenida al alumnado: cada uno de ustedes le cuesta al estado, en números redondos, 6000 eurazos, luego no se admiten vagancias de ningún tipo ni irresponsablidades. Han contraído una deuda que consiste en hacer su trabajo lo mejor psible para sacar provecho a esa inversión. Avisados están. Ya veremos después. Y tras ello, les enviaré a los padres, para que se den cuenta, la “factura” de lo que cuesta la educación de sus hijos, como hacen en los hospitales. La lástima es que, después, el poder político cazavotos no nos deje sacar del sistema a los bicoteadores: ni nos deja el PSOE ni nos dejará el PP.
        Ya me gustaría, por comentar el estupendo artículo de Penalva, que en efecto hubiera dos Españas y dos escuelas, ¡ojalá! Qui8á, sólo hay una: la de la mediocridad y la inquina hacia quienes sobresalen por méritos propios.

      • Francisco Javier
        13 septiembre 2011 a 9:33 #

        La medida que propone Juan, me parece plenamente acertada y debería establecerse por ley. Los padres deberían estar informados de cuánto le cuesta a la Administración el puesto escolar de sus hijos. La desdramatización absoluta de la repetición de curso, el a “fulanito” no le vendría mal repetir, como si tal cosa no tuviese la más mínima importancia, dice mucho de lo que tenemos: mediocridad, vagancia, niños consentidos, irresponsables, maleducados,…

        Por la misma razón, ahora que estamos metidos en pleno recorte, habría que replantear con rigor todo el sistema de becas y ayudas. Es un punto, que debería ser tratado en las sesiones finales de evaluación, en las que los resultados e informes de cada alumno determinarían la concesión de becas. En resumen, becas sí, pero sólo para quienes las aprovechen y se responsabilicen de la inversión hecha.

        Un saludo.

  12. 11 septiembre 2011 a 21:33 #

    Creo que las cosas son más prosaicas de cómo las planteas:

    1. Lucía Figar, linda niña, sus padres estarán muy contentos que sea ministra.

    2. Marchesi et alii. En realidad usaron su influencia para crear una empresa llamada Idea que ofrece una certificación ISO a los colegios e institutos. Sus clientes son o han sido: Gran parte de los centros concertados (Marchesi es “marianista”). Todo el sistema público de Andalucía, Aragon (por razones obvias). Agarraos, ¡Todo el sistema público de Brasil! Y muchos colegios de Latinoamérica.
    Todo esto lo elaboran con un cuestionario y una cinta métrica.

    3. En cuanto a lo demás, no creo que el PP cambie un ápice. De hecho el PSOE de Felipe González ya hizo el trabajo por ellos.

    Siempre habrá listos que tendrán la mejor cueva, la mejor comida y las mejores hembras.

  13. 12 septiembre 2011 a 7:36 #

    Como he dicho hace un rato en “Putas y Apaleadas”, cuidadín con esto de las dos Españas, que la vacuna contra nuestro mal endémico todavía no ha hecho efecto del todo. Por otro lado, en general estoy de acuerdo con Penalva: a los del igualitarismo parece que en el fondo les ha inspirado Pol Pot, y a los otros todavía no les he visto en acción si no es en alguna taifa. En realidad, en ambos bandos, unos cuantos fueron maoístas en su juventud, lo cual nos puede aclarar algo sobre los personajes.

    • Jesús San Martín
      12 septiembre 2011 a 12:58 #

      La Historia no se repite, su estribillo mucho. Hay más similitudes, algunas de ellas alentadas por un partido para pescar votos: enfrentamiento entre grupos, pero ¡no pasa nada! lo mismo que ¡no va conmigo! Tiempo al tiempo. Y el partido de enfrente repite los errores de la contracción de la economía en recesión.
      Las similitudes: situación económica grave en el país, nacionalismos como en aquella época, crack de bolsa como en 1929, situación económica mundial de recesión, acoplamiento entre un centro financiero EEUU y uno productivo China (antes fueron Gran Bretaña y Alemania) con graves problemas en la balanza de pago. Cuando algún país haga default en Europa se acelerarán las cosas.
      No hay similitud con la hiperinflación alemana, pero se acabará en ella si siguen metiendo dinero sin respaldo (en EEUU). Tampoco hay similitud en las condiciones que provocaron el surgimiento del nazismo en Alemania ni del comunismo en Rusia, y no creo que se vayan a dar. Hay una cosa muy importante, nuestras sociedades son esencialmente viejas, la proporción de jóvenes es mucho menor que en la época de la que hablamos y más instruida y eso limita mucho la extensión de un gran conflicto.
      Entre el crack del 29 y el inicio de la guerra en el 39 pasaron 10 años. Hay un problema totalmente nuevo en la ecuación: el petróleo será cada vez más caro por ¿su agotamiento? Veremos como se van desarrollando los acontecimientos. El primero que veo es la rotura del euro (desaparición o dos euros: el malo y el bueno) o salida de algunos paíseS (no sólo uno) de él. Cuando pase eso me plantearé el siguiente escenario, de momento huelgas cada vez más gordas y violencia pequeña.
      Un saludo y yo tampoco voy a por pipas con lo señores que dices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: