archivo | 8 septiembre 2011

Putas y apaleadas

Y nos gusta, confesémoslo. Nos atrae. Nos mola. Nos pone eso de ser putas y que, encima, nos den palos. A algunos porque las hostias ya ni les duelen y, para colmo, vienen a corroborar que la mayoría de profesores estamos hechos de una pasta tan maleable y viscosa como los mocos de un orco […]

Continuar leyendo