Veinte años de “Ética para Amador”

Intervención de Ricardo Moreno Castillo en la mesa redonda que tuvo lugar en El Escorial el día 13 de julio del 2011 con motivo de cumplirse los veinte años de la publicación de Ética para Amador de Fernando Savater. En la mesa redonda participaron además Aurelio Arteta, Salvador Valdés y el propio Savater.

Muchas gracias por vuestra presencia y gracias también a la Fundación Lara por haberme dado la ocasión de estar hoy aquí, en tan buena compañía, para hablar de un tema que tanto me interesa como es el de la educación.

Comenzaré mis reflexiones a partir de dos textos de Ética para Amador, de cuya publicación conmemoramos los veinte años. El primero es del capítulo sexto (“Aparece Pepito Grillo”):

¿En qué consiste esa conciencia que nos curará de la imbecilidad moral? Fundamentalmente, en los siguientes rasgos: […]

d) Renunciar a buscar coartadas que disimulen que somos libres y por tanto razonablemente responsables de las consecuencias de nuestros actos.

El segundo procede del capítulo noveno (titulado “Elecciones generales”):

Un régimen político que conceda la debida importancia a la libertad insistirá también en la responsabilidad social de las acciones u omisiones. Por regla general, cuanto menos responsable resulte cada cual de sus méritos o fechorías (y se diga, por ejemplo, que son fruto de la “historia”, la “sociedad establecida”, las “reacciones químicas del organismo”, la “propaganda”, el “demonio” o cosas así) menos libertad se está dispuesto a concederle. En los sistemas políticos en que los individuos nunca son del todo “responsables”, tampoco suelen serlo los gobernantes, que siempre actúan movidos por “necesidades históricas” o los imperativos de la “razón de estado”. ¡Cuidado con los políticos para quienes todo el mundo es “víctima” de las circunstancias o “culpable de ellas”!

Estos dos textos los voy a cotejar con otros que van en dirección diametralmente opuesta. Uno de ellos es de Mónica Panting, de quien solo sé que es una psicopedagoga sudamericana:

Pero no es correcto hablar de niños con fracaso escolar. Lo único real es que hay niños con dificultades, las cuales pueden ser muy variadas. El fracaso escolar se produce cuando algo falla en algún punto del sistema educativo, y el niño con dificultades no es ayudado para superarlas. La culpa no es del niño. El niño es el eslabón más débil de la cadena. Primero porque es niño. Segundo porque ya hemos quedado en que es un niño que tiene dificultades. Tercero porque el niño no es un técnico ni en pedagogía, ni en psicología, ni es maestro, ni ninguno de los profesionales que, se supone, son quienes trabajan para enseñarle y conducir sus aprendizajes.

De este texto, la frase nuclear es, a mi juicio, “la culpa no es del niño”. Parafraseando la última cita de Ética para Amador, yo diría que se ha de tener mucho cuidado con los educadores para quienes el niño siempre es víctima de las circunstancias. Porque los educadores que consideran que los niños son siempre víctimas no están creando personas responsables, ni por lo tanto personas libres. Claro que el niño necesita ayuda de los adultos, igual que un enfermo necesita ayuda del médico, pero el enfermo que no obedece al médico no puede cuestionar el sistema sanitario, ni considerarse una víctima. Decir de un niño que tiene dificultades no es decir nada, porque nadie carece de ellas. No se aprende nada si no se adquieren unos hábitos de trabajo y una capacidad de prestar atención que no son naturales en el ser humano, y que en consecuencia no se pueden adquirir sin hacer ciertos esfuerzos ni superar muchas dificultades. Eximir de responsabilidades a un niño porque “no es un  técnico ni en pedagogía, ni en psicología” es tan absurdo como si a un niño que está siempre comiendo dulces y no se lava los dientes se le exime de responsabilidad de su mala salud dental “porque no es un odontólogo ni un técnico en higiene bucal”. No hace falta ser médico para comprender la necesidad de ciertos hábitos de higiene, como no hace falta ser profesor para comprender que en clase se han de mantener unos modales y que todos los días se han de hacer las tareas escolares. Es cierto que un niño puede no estudiar debido a que una cierta patología se lo impide. Las patologías existen, y deben ser tratadas. Es imposible estudiar, por mucha fuerza de voluntad que se ponga, cuando te duelen las muelas o cuando tienes una depresión de caballo, pero es importantísimo distinguir los defectos de las patologías. En primer lugar, por lo que se ha dicho antes, si a un niño no le acostumbran a reflexionar sobre los defectos que sí están en su mano superar, porque “el niño no  tiene la culpa”, nunca se convertirá en una persona responsable. En segundo lugar, porque quien es tratado de una patología que no tiene es muy posible que acabe teniéndola, igual que el hipocondríaco que está tomando medicinas que no necesita termine enfermo de verdad. Hoy existe un exceso de psicologismo, en parte por dar sentido a la multitud de expertos, orientadores, pedagogos y psicólogos que pululan en muy excesivo número por centros educativos, y en parte por esta corriente que pasa por progresista, pero que en mi opinión es absolutamente reaccionaria, que tan bien se transparenta en el texto anterior: “el niño no tiene la culpa”. En casos de agresiones se ha tratado con tantos miramientos al alumno agresor que el agredido ha tenido que cambiar de centro. Quien agrede  a un semejante es una mala persona, y ser mala persona no es una enfermedad. El agresor podrá ser un inmaduro, pero no actúa movido por impulsos absolutamente incontrolables. Sabe que está haciendo mal. Prueba de ello es que nunca se ha dado el caso de un alumno que vuelve a casa todos los días lleno de magulladuras porque se mete con quienes son más fuertes que él. No, frente a los más fuertes recupera la cordura y controla sus impulsos agresivos con una gallardía ejemplar. Y es mucho más digno, y mucho más educativo, ser sancionado por portarse como una mala persona que ser tratado como un pobre tonto que no sabe lo que hace.

El texto que escogí no es en absoluto excepcional. A continuación viene otro de José Gimeno Sacristán, uno de los más representativos ejemplares de la Secta Pedagógica:

Hemos hecho ingresar en el sistema educativo toda la población hasta los 16 o más años, pero internamente hay algo que falla porque la gente no desea la escolaridad, la ve como un castigo. Esto ha dado lugar a mantener últimamente esta teoría conservadora y reaccionaria del esfuerzo como motivo pedagógico siguiendo los mandatos jesuíticos pero desligados de la tradición jesuítica en la historia. Esta teoría del esfuerzo es una de las conquistas regresivas más importantes que ha tenido el pensamiento educativo con reflejo en la opinión pública de los últimos años. El problema se ha simplificado ocultando la realidad negativa y diciendo que a nuestros alumnos lo que les hace falta es esfuerzo. Así podríamos mejorar la sanidad rápidamente diciendo que los médicos hagan más esfuerzo, y la política se podría mejorar sensiblemente si los políticos hicieran más esfuerzo, pero si hacen más esfuerzo tal y como van la cosa no irá por mejor camino, entonces el esfuerzo depende del servicio de sobre a qué causa se pone, y a la causa sobre la que se pone el servicio de la escolarización no es la que despierta pasiones a los estudiantes, que es otro de los problemas de nuestra situación.

(De “La educación que aún es posible”)

He de reconocer que algunos párrafos escapan a mi comprensión, pero esto me sucede con frecuencia con los textos de los pedagogos. Con todo, hay algo que sí he podido entender: hablar del esfuerzo es reaccionario. Para disimular la importancia del esfuerzo, lo envuelve en un lugar común: “Si todos nos esforzáramos más, las cosas irían mejor”. Efectivamente, así es, pero esa frase manida no puede servir para ocultar algo importantísimo: inculcar la necesidad de esforzarse es esencial en la educación de las persona, no es algo accidental ni periférico. Sin esfuerzo no hay aprendizaje, ni instrucción, ni valores. Supone un esfuerzo madrugar todos los días para ir al instituto, supone un esfuerzo escuchar una explicación que nunca podrá ser tan amena como una película, supone un esfuerzo hacer las tareas escolares, supone un esfuerzo ayudar a un compañero al que le cuesta más de lo normal estudiar porque está pasando una mala racha, supone un esfuerzo superar una mala racha aunque recibas ayuda de los compañeros, supone un esfuerzo levantarse para ceder el asiento a una persona anciana. Y es un esfuerzo del cual nadie puede abdicar ni en el cual nadie nos puede suplantar. Es cierto que por circunstancias sociales adversas algunos tienen más dificultades que otros para estudiar, y el esfuerzo que tienen que hacer es superior al que precisan otros compañeros más afortunados. Esto es injusto, pero no hay otra alternativa: o hacen ese esfuerzo suplementario, o nunca superarán esas circunstancias adversas. Esto lo explicó muy bien Barak Obama en una alocución que dio en la escuela secundaria Wakefield, en Arlington. Con un fragmento de este discurso quiero terminar mi intervención:

He dado muchos discursos sobre educación. Y he hablado mucho sobre responsabilidad. He hablado sobre la responsabilidad de vuestros profesores para inspiraros y haceros estudiar, sobre la responsabilidad de vuestros padres para que permanezcáis encarrilados, hagáis vuestros deberes, y no paséis todo el tiempo frente a la televisión. He hablado mucho sobre la responsabilidad del gobierno para elevar los niveles, apoyando a los profesores, y mejorando aquellas escuelas donde los estudiantes no tienen las oportunidades que merecen.

Pero podemos tener los profesores más entregados, los padres que más os apoyen y las mejores escuelas del mundo, y todo ello será inútil si vosotros no  cumplís con vuestras responsabilidades, asistís a esas escuelas, ponéis atención a esos profesores, escucháis a vuestros padres y trabajáis todo lo duro que hace falta para triunfar. […]

Quizás no tenéis adultos en vuestra vida que os den el apoyo que necesitáis. Quizás alguien en vuestra familia ha perdido su trabajo, y no hay suficiente dinero. Quizás vivís en un vecindario donde no os sentís seguros, o tenéis amigos que os presionan para desviaros del buen camino. Pero al final, las circunstancias de vuestra vida no son una excusa para descuidar vuestros deberes escolares o tener una mala actitud. No es excusa para ser groseros con vuestro profesor, hacer novillos, o abandonar la escuela. No es excusa para no intentarlo.

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

30 comentarios en “Veinte años de “Ética para Amador””

  1. 29 agosto 2011 a 9:40 #

    A mi entender lo que precisamos es encontrar la fórmula que, ajustándola a nuestros datos de partida y nuestros parámetros sociales, haga posible un sistema tipo Finlandia, donde el fracaso es mínimo y los resultados son buenos en todos los tramos, con un nivel de excelencia de los más altos de mundo.
    Para eso es evidente que tienen que producirse cambios en todos los sectores implicados: autoridades ya que el sistema hay que redefinirlo; familias, en el sentido de que hay que acabar con la idea de que la escuela está para todo y, desde luego, métodos de enseñanza y valores que se ponen en juego, recuperando como apunta Ricardo Moreno, la libertad y la responsabilidad.
    Dijo Rubalcaba que nuestro sistema lo que sabía hacer era formar funcionarios, sólo queda que él y el resto de la clase política tomen buena nota y, conociendo en qué punto estamos, comiencen a replantearse los cambios que hacen falta para darle la vuelta a esta situación. Como me supongo que para la mayor parte de ellos no será fácil asimilar los cambios necesarios le auguro un gran trabajo a Deseducativos.

  2. Ana Belén
    29 agosto 2011 a 13:13 #

    Una conferencia magnífica, como todas las del profesor Ricardo Moreno. Una vez más, rebate con argumentos esa palabrería vacía a la que los pedagogos nos tienen tan acostumbrados.
    Aprovechando la mención a Rubalcaba que hace Emilio: hace unas semanas, cuando se hizo público que este señor era candidado a las elecciones por el PSOE, dijo, a propósito de la educación en este país, que la ley educativa no se iba a tocar. Así que no creo que podamos esperar mucho, da igual quien gane. Tendremos que seguir alzando nuestra voz en Deseducativos. Un saludo.

  3. 29 agosto 2011 a 13:34 #

    Bueno, no importa. Todo apunta a que el próximo gobierno será de derechas y la ley educativa…, no, tampoco se tocará. Por tanto, de acuerdo con Ana Belén, nada cambiará gane quien gane. Tampoco parece que se vaya a derogar ninguna otra ley de las aprobadas por este gobierno y que tanto critica le derecha. ¿Entonces? Para este viaje no hacen falta alforjas. Eso sí, el 21N nos sentiremos gozosos y agradecidos de que nos hayan dejado participar en “nada”.

  4. 29 agosto 2011 a 19:24 #

    Lo único que parece más lógico es votar (si no está uno convencido de que lo que debe cambiar es el sistema entero) al partido político que se acerque más a nuestras propuestas de disidentes. Ya sabéis, No a la LOgsE, cambio radical del sistema educativo.

    Saludos desde Crisis Educativa

    (Por cierto, R. Moreno Castillo, genial, como siempre)

  5. Decepcionándote
    29 agosto 2011 a 21:43 #

    El NO A LA LOGSE no está incluido en ningún programa electoral. El tema de la educación ha adoptado en este país unos tintes excesivamente políticos.La educación está en manos de esta o aquella ideología, no del sentido común.
    Es curioso y desalentador ver cómo la LOGSE se ha enquistado y convertido en el discurso único y posible de una determinada orientación política. Y no me refiero ya al PSOE, que huelga mencionarlo, pues fue su promotor, sino a otras alternativas políticas de izquierdas, aunque las haya pocas.
    Parece ser cada vez más incompatible en este país tener una ideología de izquierdas y no comulgar con la LOGSE. Si te pronuncias en los centros de enseñanza contra ella,pese a cualquier buen argumento que se pueda plantear, y hacen falta pocos a la vista de los desastrosos resultados que se han obtenido, las reacciones no se hacen esperar, y te ves inmediatamente tildado de fascista, ultraderechista, y en el mejor o peor de los casos, según se mire, de mal o pésimo profesor.
    He visto profesores que se han atrevido a expresar libremente sus ideas al repecto, excelentes profesores muchos de ellos,que han terminado en una situación dramática, pues se les ha señalado a partir de ahí con el dedo, se les ha denostado y se les ha hecho el vacío .Y yo me pregunto,¿ dónde están los intelectuales de este país?No tienen nada que decir al respecto.¿Dónde la izquierda pensadora y responsable, la izquierda de las ideas? ,¿ha quedado definitivamente secuestrada por la LOGSE y sus pontífices? Lamentable!
    Se hace urgente proclamar a gritos que uno puede tener ideología de izquierdas y no comulgar con ese engendro de permisividad que es la LOGSE.

  6. pitufo
    30 agosto 2011 a 7:36 #

    Estamos de acuerdo en que el esfuerzo es necesario y que se ha perdido mucho pero no por la LOGSE, una ley no tiene tanto poder. Y aunque así fuera, decir que quien no se esfuerza a la calle etc etc no ayuda, como el discurso general de este blog. Los alumnos no se esfuerzan, y a pesar de que eso es en última instancia algo que depende de ellos, algo podremos hacer, digo yo. Y allí sí entra la motivación, la programación, la tutoría….

    • 31 agosto 2011 a 15:31 #

      Por ahí no, amigo. Ese discurso lo he defendido yo durante meses y me ha caído la del pulpo. ¿Pero cómo se te ocurre decir que “no” todo es culpa de la LOGSE? No y no.
      Ahora se nos revela, algunos llegan tarde a todo, que estábamos en manos de los mercados y que en definitiva, el 20N no es relevante quien “gane”. Porque esto cada vez se aproxima más, si no lo sobrepasa, al fanatismo del fútbol, donde lo que vale es ganar, aunque sea de penalti injusto. ¿O alguien en sueños ha recibido la revelación de que el Sr. Rajoy y su equipo derogarán una sola ley, no ya de la de educación, que no-? ¿Que nos quieren vender, entonces, sino humo?
      La política de derechas, basada en el “no a todo” sin ofrecer alternativa alguna, ha calado y aún sigue, por eso y aunque no se ofrezca nada mejor, la consigna de repetir y repetir hasta la extenuación. Fíjese que quienes durante meses pidieron elecciones anticipadas, cuando se les ha concedido su deseo, piden anticiparlas aún más, y así seguirían si se anticipasen de nuevo, y hasta más allá de infinito (matemático, digo).
      Por tanto, la culpa de lo penoso de nuestro sistema educativo es de la LOGSE, y no se hable más. No se hable. Como decía Juan XXIII: “el panadero de mi pueblo no habla con nadie por miedo a ser convencido”.

  7. 30 agosto 2011 a 7:45 #

    En respuesta a Decepcionándote:
    bien, eso es así, pero tendremos que ser valientes, nosotros los profesores de a pie los primeros. Difícilmente se va a ir haciendo pública la verdad sobre la LOgsE y sus derivados si no lo planteamos abiertamente nosotros cada vez que sea necesario. Si callamos en nuestros centros de trabajo, si miramos para otro lado y agachamos la cabeza para luego comentar tomando café lo que no nos hemos atrevido a decir en su momento, entonces no deberíamos quejarnos; ya sabes: tenemos lo que nos merecemos.
    Pero, además, ya hay muchos intelectuales que han aportado su granito de arena de crítica al respecto (ver http://crisiseducativa.wordpress.com/articulos/ por ejemplo). Lo que hay que hacer es seguir extendiendo esas ideas con razonamientos, con datos, apelando al sentido común.
    Saludos

    • Francisco Javier
      30 agosto 2011 a 12:29 #

      Gracias Juan,

      por el enlace a CRISIS EDUCATIVA. Es una documentación estupenda a tener en cuenta. Aprovecho para felicitar a Ricardo Moreno Castillo, que una vez más pone el dedo en la llaga con gran acierto. La falta de responsabilidad, alentada por el Sistema en general y muy en particular por el Sistema Educativo, es reflejo una vez más de las inmensas, incansables, inagotables y desmoralizadoras contradicciones de eso que conocemos como Ilustración. El asunto es complejo y tiene raíces profundas. Defender la libertad y la responsabilidad (momentos de un concepto unitario de Humanidad) sobre el papel, es mera retórica desde que el momento que la política opta cada vez con mayor vigor y complejidad por tutorizar a los ciudadanos, controlando e interpretando sus vidas. Si esto es debido a puro cinismo de la Razón o a simple imbecilidad (muchos políticos están firmemente convencidos de la bondad de sus propuestas) habría que pensarlo (yo más bien, creo que hay mucho de lo segundo, en especial en España.) Para el modo de pensamiento dominante, en verdad, nociones como responsabilidad o libertad, no poseen sentido y de ahí la tendencia a tratar cualquier conducta como pura necesidad, que a través de terapia podrá mejorarse (dirigirse) algún día. Por el camino, lo que se consigue empero es enloquecer a la población, incrementar la violencia, la desorientación existencial y un infantilismo patológico, que llega a veces a alcanzar a los mismos ancianos. Entre el modelo autoritario y nuestro modelo infantiloide, es sin duda deseable un modelo más acorde a la libertad y que de forma real nos ponga en situación de mayoría de edad en su justo momento (en un instituto, por supuesto, pero incluso antes también.)

      Mis saludos y mi enhorabuena a David y a todos los que hacéis posible esta página. Y ánimo, porque lo que se nos viene encima pinta oscuro.

    • Jesús San Martín
      30 agosto 2011 a 19:40 #

      No tenemos que decir nada en educación cuando hay una reforma constitucional y no se nos pregunta a los ciudadanos, con el agravante de que la reforma ha sido impuesta por instituciones extranjeras. Voy a coger la sábana que el pañuelo no da para esta circunstancia. ¿Algún desalmado me ha dado de beber una infusión de estramonio? ¿Por qué estas alucinaciones? ¿De dónde la ilusión de democracia y partidos democráticos? Me pueden decir los doctores en letras si iluso deriva de ilusión e idiota de iluso. Busco en el diccionario de sinónimos y encuentro: idiota, dícese de los votantes.

      • Francisco Javier
        31 agosto 2011 a 11:42 #

        La palabra “iluso” es una interesante voz, que según creo no tiene paralelo en otras lenguas europeas. El nexo directo entre ilusión e imbecilidad – como unión de opuestos respecto a su connotación de valor- , dice mucho de la mentalidad pesimista hispana que tan genialmente quedó inmortalizada en el Quijote. El realismo sucio es muy español. Ilusión en el buen sentido queda muy poca. Son tiempos de cinismo, y lo más que se puede y se debe hacer es no caer en la ilusión del iluso.

        Con esta Ley los recortes se elevan a rango constitucional. Eso no va a evitar en modo alguno que las tensiones sigan existiendo (¡como si la economía se pudiese salvar a golpe de ley!) y, como hemos visto recientemente en el Reino Unido, haya más que palabras.

        Un abrazo, Jesús.

  8. 31 agosto 2011 a 7:41 #

    Mucho de lo que hablamos aquí tanto en el plano político como en el estrictamente educativo tiene mucho que ver con esa corriente que lleve 30 años asolando todo a su paso y que se llama postmodernismo, por eso os sugiero echéis una ojeada a esta entrada de Cultura 3.0
    http://www.terceracultura.net/tc/?p=3356

  9. 31 agosto 2011 a 14:29 #

    Por cierto, amigos. Siento cambiar de tercio, pero me interesaría saber qué piensan los profesores de Madrid de esto:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/08/29/madrid/1314617261.html

    • Francisco Javier
      31 agosto 2011 a 18:51 #

      Estimado David,

      la CM justifica sus medidas bestiales en razón de la actual coyuntura económica, bla-bla-bla. Habiendo tanto joven en paro, ¡cómo podemos quejarnos los profesores de trabajar un par de horas lectivas más (en realidad van a ser más, como mínimo tres y más complementarias, guardias, etc.!) ¡Hay que ser insolidario! Por lo tanto, hay que despedir a los interinos, dejando en la precariedad a unos cuantos miles más de personas. La lógica es aplastante, es decir absolutamente absurda. Con el aumento de sueldo y otras lindezas, naturalmente de lo que se trata es de calmar los ánimos enervados del profesorado y despistar a la opinión pública. De nada van a servir las bravatas, ni el autoritarismo de la Sñra. Figar. Habrá huelgas.

      La propuesta, sin embargo, de eliminar las horas de tutoría tiene sus bemoles y si bien yo no estoy de acuerdo ni en el contenido, ni las formas, ni en las razones ocultas de todo esto, creo que abre un debate respecto a la necesidad de estas horas, que todos sabemos de sobra que con frecuencia son una pérdida de tiempo y a menudo una pesadilla más. Tan sólo quiero recordar que hubo un tiempo antes de… en que la figura del tutor apenas tenía relevancia, y ni falta que hacía. En resumen, que se podrían restringir las tutorías, eliminar la alternativa a la religión ( y naturalmente la religión) y en vez de poner dos horas lectivas más, quitar dos de las que ya tenemos. Personalmente no tengo mentalidad protestante y eso de trabajar me da muy mal rollo.

      Un abrazo, David.

      • 31 agosto 2011 a 19:11 #

        Pues a mí entonces, desde esta distancia murciana, se me antoja que la señora Figar y la señora Aguirre tienen la batalla ganada. La batalla de la opinión pública, digo, ya que los profesores madrileños seréis tildados de insolidarios, de peseteros y de gandules.

        No tengo un criterio formado acerca de esto, la verdad. La señora Aguirre siempre me ha parecido una oportunista que no oculta su desfachatez, no porque sea del PP, sino porque, bajo la apariencia de enfant terrible del liberalismo español (¿existió alguna vez?), en realidad es más, muchísimo más de lo mismo. Ahora bien, independientemente de en qué taifa se haya propuesto esto y de a quién se le haya ocurrido, la carta de la señora Aguirre debería abrir (en el país de las maravillas, lo sé, y no en este Hispanistán de mis entretelas) un debate tranquilo y mesurado acerca de qué coño se hace con las enormes bolsas de interinos que existen, por ejemplo.

        En definitiva, amigo: uno, que no está muy boyante últimamente, si viviera en Madrid, no sabría qué pensar: si tener en cuenta a los interinos que dejarán de ser contratados o, por el contrario, trabajar 20 horas lectivas (sin tutorías) y cobrar más. Y digo esto porque, a buen seguro, semejante dilema rondará la cabeza de muchos compañeros madrileños.

        Un abrazo también para ti, Francisco Javier.

      • 31 agosto 2011 a 19:51 #

        Me faltó añadir a la frase “la señora Aguirre siempre me ha parecido una oportunista que no oculta su desfachatez”, esto: “como, por otro lado, me parecen todos y cada uno de los políticos españoles”. Y puntualizo esto para que no se me malinterprete y se vea en lo que digo el consabido dardo tipo Gran Wyoming. Meto en el mismo saco a doña Esperanza y al señor Blanco, a don Cayo Lara y al señor Uralde, a doña Rosa Díez o al señor Mas.

        Y no sigo porque no tengo saco para tantos.

    • Jesús San Martín
      31 agosto 2011 a 23:00 #

      En
      http://foro.elconfidencial.com/foro/83505/7/ASC/pagina/1
      puedes ver como está el patio. Lo más llamativo es el comentario primero, donde se nos hace responsables del desaguisado de la logse: encima de pxxx apaleada.
      Los sindicatos son unos vendidos al pesebre, no hicieron huelga cuando nos bajaron el sueldo y ahora sí. Mételos también en el saco, son tan impresentables como los políticos.

  10. 31 agosto 2011 a 15:15 #

    Curiosa noticia de El Mundo, en Madrid subirán el sueldo a los profesores. ¿Y cómo es esto posible en plena crisis? Es el milagro de la derecha española que ya se percibe en la lejanía. Pues nada, a ver si lo van aplicando en Murcia, donde tantos problemas tienen con la educación, en Valencia…
    Ahm, se me olvidaba (tengo la misma memoria que El Mundo), en Madrid han desaparecido 3.200 profesores. Ahm, claro; ahora lo entiendo todo.

  11. 31 agosto 2011 a 23:21 #

    El Sistema Educativo está viciado. Parece que hace tiempo se le dio un empujón y hasta ahora funciona todo como por arte de magia, independientemente de Leyes, Decretos o normas.
    Cuando un barco se hunde lo mejor es salvar a los pasajeros y eso es lo que estamos haciendo como podemos.

    Solo pido racionalidad, como la que demuestra Ricardo Moreno en todas sus intervenciones.

    Lo que hay que tener en cuentas es qué esperamos del Sistema Educativo y qué se está haciendo para ello: Finalidades y medios. Si no queremos conocer el perfil de titulados que tendremos, ¿Cómo vamos a poder trabajar para llegar a tenerlos?

  12. Mariano
    1 septiembre 2011 a 16:42 #

    La situación de la enseñanza pública en la Comunidad de Madrid no es para echar cohetes.

    Las medidas que ha tomado la señora Aguirre suponen una brutal reconversión del sector a cambio de nada. En la práctica es un recorte de plantillas. porque empeoran las ratios y la drástica disminución de interinos supondrá que esas plazas no saldrán en las oposiciones de los próximos años.

    El efecto es un deterioro de la escuela pública, ya que también aumenta el número de alumnos por aula. Y por profesor, que eso no se ha explicado. Los profesores atenderán peor a sus alumnos.

    En cuanto a lo del aumento de sueldo es de risa. La Comunidad ya congeló en años anteriores la parte autonómica del complemento cuando el MEC subía una miseria. Se promete una subida mínima para tutores y para jefes de departamento de muchos profesores. En realidad, es un recorte brutal de la masa salarial, que no tiene precedentes.

    El efecto de estas medidas es un paso más hacia la destrucción de la escuela pública. Primero, la LOGSE, luego los efectos de la inmigración (que mayoritariamente van a centros públicos), más tarde el abandono de las clases medias ilustradas… El modelo Aguirre implica la destrucción del servicio público de la educación, dejarlo reducido a la mínima expresión.

    Eso por lo que se refiere a los institutos. Los recortes dejan bajo mínimos las escuelas de idiomas, los conservatorios, etc.

    Todo ello sin recortar un duro a la enseñanza concertada ni demostrar ninguna austeridad en otros aspectos (como las cantidades que han aportado a la visita del Papa).

    Lo peor es que el modelo Aguirre lo copiará la señora Cospedal (antigua consejera suya) y es su receta para salir de la crisis: que la paguen los más débiles.

    Por supuesto, que lo venderán de manera demagógica y bestial ante la sociedad con un discurso antiprofesor y antifuncionario, de corte populista y muy demagógico. Si no teníamos suficiente con los pedagogos, para los que los profesores son unos ineptos porque no saben enseñar (para eso están ellos: para enseñar a enseñar), ahora vienen estos hooligans diciendo que somos unos vagos, unos privilegiados, que trabajamos menos que los de la concertada, que hay que reducir el número de funcionarios. !Cómo si se pudieran asimilar los profesores que están en el día a día con la inmensa cantidad de enchufados y privilegiados!

    Mal panorama, pues, el de los efectos de la crisis que no existía, de la que sólo hablaban los antipatriotas. Lo tenemos muy crudo en Madrid, pues la Administración no sólo nos degrada, sino que nos lanza contra la gente.

    Es en estos momentos, más que nunca, cuando constatamos que no tener los representantes adecuados nos puede salir muy caro. Pues, ante el gran malestar existente y aprovechando la confusión, ya han aparecido los que consideran que la supresión de la hora de tutoría es lo más importante, cuando es lo más anecdótico e irrelevante del paquete de medidas de la señora Aguirre. No faltará quien intente arrimar el ascua a su sardina para sacar tajada a medio plazo del inmenso desgaste que van a sufrir los recortadores. Y sería muy triste que la única alternativa sería la vuelta de los que en breve se van a ir.

    • Jesús San Martín
      1 septiembre 2011 a 17:30 #

      Mariano, con la décima parte del dinero robado en

      http://www.elconfidencial.com/economia/2011/09/01/el-rescate-de-la-cam-costara-al-estado-cerca-de-6000-millones-83492/

      se arreglaba el asunto.

      La pregunta fundamental es ¿quién tiene el dinero? porque no se desintegra y un billón (un millón de millones) es muchísimo dinero.

      No ha salido en las noticias españolas, pero en Islandia han metido a los banqueros ladrones (no todos son ladrones) en la cárcel, los que se han escapado están bajo búsqueda de INTERPOL, el gobierno cayó y en referéndum decidieron no pagar lo que se llama deuda odiosa (No toda la deuda se considera como tal). No se hará nada, porque la mitad del sistema financiero español lo representan las cajas, donde se sientan los políticos y los sindicalistas, y a ellos hay que preguntar dónde está el dinero.

      Tienes razón, la forma más sencilla de ocultar tal latrocinio es azuzando a los tontos contra los privilegiados funcionarios. Pero no sólo tendremos que luchar contra los nuevos tontos y los pedagogos logsianos, sino contra los dogmáticos de uno y otro sitio, porque de ambos partidos se han llenado los bolsillos en las cajas. Hace un momento reflexionaba sobre ello, intentándolo meter en el contexto de la Q3 de EEUU y la decisión judicial del 7 de septiembre de si es constitucional que Alemania nos ayude. Y más o menos consigo hacerme una idea, basta recordar las pocilgas de los cerdos. Cuando hayamos conseguido hundir todo, absolutamente todo, nos preguntaremos por que fuimos tan burros y empezaremos a salir, pero mientras tanto el agujero del water. Por un lado es un placer ver la Historia cara a cara, por otro es una auténtica pena ver esta cara que nos muestra y de un terror insondable. Vamos a ver muchos llantos, pero a mí me va a resultar graciosa la de los dogmáticos de ambos bandos. ¡Cxñx! ¡qué por lo menos me ría un rato! Que los números son tan lacrimógenos como las cebollas, aunque no tanto como el comportamiento de los descerebrados. ¡País!

      Saludos.

  13. Mariano
    1 septiembre 2011 a 18:05 #

    Totalmente de acuerdo, Jesús, con lo que se ha despilfarrado y con lo que se ha trincado se podrían paliar los nefastos efectos de la crisis. Además, deberíamos añadir el fraude fiscal, que es impune. Hemos llegado a niveles bananeros.

    Saludos, Jesús

  14. Jesús San Martín
    2 septiembre 2011 a 9:17 #

    ¿Los profesores de Madrid no están un poco lentos en sus argumentos?
    Qué la Sra. Aguirre se olvide del chocolate del loro

    Deuda de la Comunidad de Madrid (PP) 14.000.000.000 de euros

    http://www.madridiario.es/2011/Junio/madrid/madrid/204063/deuda-comunidad-madrid-ayuntamiento-14111-millones-euros-gallardon-aguirre-.html

    con su ayuntamiento a la cabeza de los más endeudados (7.000.000.000 de euros)

    pero el alcalde encuentra razonable cambiar de coche

    http://www.elconfidencial.com/fotosde/2011/coche-20110802-27625-album.htmle

    Y la presidenta también encontró razonable subirse el sueldo durante la famosa crisis en la que hay que apretarse el cinturón: todos (pero unos son más todos que otros)

    http://www.20minutos.es/noticia/455752

    Tanto el ayuntamiento como la comunidad han estado en manos del PP mucho tiempo, no se han encontrado las facturas ahora.

    Esa salvajada de dinero no se ha gastado en educación, sólo se pretende hacer ruido para distraer la atención del gran dinero.

    ¿Dónde está el dinero?

  15. 2 septiembre 2011 a 11:30 #

    Si os paráis a pensarlo un poco, y con las diferencias lógicas derivadas del distinto momento y el diferente marco institucional, el funcionamiento de nuestra democracia, al menos desde los gobiernos Zapatero, recuerda bastante al del sistema de turnos de la Restauración. Dos partidos que comparten lo fundamental se van sucediendo en comunidades y a nivel central, pero sin que constituyan opciones realmente diferenciadas.

    Forman parte del cuadro los nacionalismos vasco y catalán, el neofeminismo y los sindicatos. Entre todos forman un entramado que bien podría considerarse el establishment en el que unos refuerzan a los otros, pero sin que se muestren capaces de dar solución a los grandes retos del país, cosa que la ciudadanía percibe muy bien y expresa cuando califica su actuación más como problema que como solución y así lo recoge el CIS desde hace bastantes años.

    No pretendo ser alarmista ni sacarme conejos de la chistera pero diferencias cuantitativas tan abultadas como las que se observan en los parámetros económicos y educativos de nuestro país en relación con los de nuestro entorno, acaban señalando diferencias cualitativas y el riesgo de sociedad dual que expresan casi cinco millones de parados o un paro juvenil de más del 45 % por no abundar en las cifras de fracaso y abandono escolar, es mucho más que una posibilidad remota. Y esto es de lo que no se está hablando en nuestro país, de la magnitud del problema y como se haya de abordar.

    En mi opinión ni PSOE ni PP se plantean una reforma seria de la educación que mida su calidad por los resultados de quienes la reciben, porque supondría enfrentarse con quienes se han acabado convirtiendo en sus verdaderos valedores: el neofeminismo (feminismo fundamentalista) y el sindicalismo, éste último incluso se ha olvidado del clasismo de nuestro sistema cosa que ya ni tan siquiera menciona.

    En cuanto a lo del mayor fracaso escolar masculino se ha vuelto algo tan consabido que se da por descontado. Mientras tanto en países como EE.UU, o Alemania y a pesar de importantes resistencias, al menos ya se ha planteado abiertamente al más alto nivel: en el caso de los Estados Unidos con el Informe encargado por Obama a Warren Farrell y en el caso de Alemania con lo expresado por la ministra de educación en relación con la necesidad de caminar en la dirección de igualar por sexos el profesorado y combatir la brecha de género.

    Es por eso que, aun cuando el PP gane las próximas generales, no espero grandes cambios en la educación, fuera de medidas puntuales que no cuestionen su “filosofía” de base y su dependencia del acuerdo con los sindicatos y el feminismo (éste encuentra su mejor expresión en la fuerzas políticas y los propios sindicatos y en gran cantidad de situaciones no precisa actuar de forma diferenciada, como recientemente ha sucedido con la incorporación a la enseñanza pública de la etapa 0-3 años, que sin embargo nos aleja definitivamente de un modelo como el nórdico donde se considera fundamental para la formación del niño la permanencia de los hijos con la familia en los primeros años de vida, -en Finlandia, cosa que cito sólo a efectos ilustrativos-, hasta los siete años).

    En esa medida, en la medida que tengo la impresión de que en el corto plazo será escaso lo que se consiga, mi propuesta educativa iría en la dirección de un replanteamiento del sistema muy en profundidad, y concediendo gran importancia a las primeras etapas de la escolarización, sabiendo como sabemos que el fracaso escolar se gesta en Primaria y que es ahí donde se inicia la brecha de género, para lo que se haría necesario arbitrar medidas como la necesaria igualación por sexos del profesorado e incidiendo en las grandes dificultadas detectadas: lectura comprensiva y cálculo.

    En el convencimiento de que en esas etapas de Infantil y Primaria se atajasen esos dos grandes problemas el planteamiento de la secundaría podría realizarse en condiciones que con la situación actual es difícil imaginar. Por supuesto ni la Religión ni Educación para la ciudadanía (tal como ahora está concebida) tendrían cabida en ese modelo y desde luego habría que devolver a la Filosofía y la Historia el lugar que siempre les correspondió sin olvidar las Ciencias y las Matemáticas. En ese sentido tan importante sería para mí la lectura comprensiva como combatir el anumerismo. Tan importante el pensamiento científico como el humanístico.

    Ni que decir tiene que el eje de la evaluación lo constituiría el mérito y la capacidad, porque entiendo que los mecanismos para favorecer la igualdad social deben buscarse en otro lado y no en la medición del rendimiento educativo, lo que por otro lado deja bien a las claras el actual sistema, donde sin hacer justicia a los méritos de cada uno, se termina mal calificando a todos y expulsando del sistema educativo a esos elevados porcentajes de alumnos que constituyen el fracaso y el abandono escolar.

    En fin, como el tema es muy largo, sólo por añadir una cosa más, explicar que tengo el total convencimiento de la tesis de Inger Enkvist de que en un sistema como éste del que hablo, con un mayor grado de exigencia, pero donde se han establecido claramente los medios y los objetivos a conseguir, los resultados de los que ahora con más frecuencia fracasan: varones e hijos de las clases menos pudientes, serían distintos a los ahora observados, cosa que estaría también en consonancia con nuestra historia educativa, en la que se puede ver con claridad, que es a medida que avanza el actual sistema, que la brechas de clase y de género se van ensanchando.

  16. 6 septiembre 2011 a 15:41 #

    “… El pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha sido el detonante y la crisis financiera global el agravante, pero nuestra crisis nos la hemos construido nosotros mismos por no haber hecho los deberes que comportaba la adhesión al euro. El modelo económico español tradicional tenía un ciclo de tres fases: 1. Expansión; 2. Crisis de balanza de pagos debido a la pérdida de competitividad causada por los aumentos de precios y salarios; 3. Recesión y devaluación de la peseta para restaurar la competitividad. Y vuelta a empezar. En este último ciclo hemos recorrido las fases 1 y 2, pero la 3 no es una opción, a no ser que nos salgamos del euro. Por eso, si no restauramos la competitividad, nos vamos a quedar atascados en el fondo, como le pasó a Portugal, que lleva 12 años sin crecimiento económico. Y no hay otro modo de restaurar la competitividad que reformar los mercados de factores, bienes y servicios para hacerlos más flexibles. El diagnóstico es de manual, pero no hay ningún partido político español que lo comparta, por lo menos de manera explícita. De ahí mi preocupación.”

    Esto es lo escribe hoy en la bitácora Nada es gratis, César Molinas en una entrada con el título: La carrera de la gallina decapitada.
    El paralelismo con lo que sucede en Educación no puede ser más claro: nuestra economía precisa de unas medidas que ninguna de las fuerzas políticas está dispuesta a realizar porque no comparten el diagnóstico.

  17. anele
    7 septiembre 2011 a 9:28 #

    Hola Emilio. Hay una cosa que no entiendo ¿qué quiere decir eso de flexibilizar los bienes y servicios? ¿abaratarlos?¿reducirlos?¿privatizarlos? porque de ser así no hacía falta tanto análisis para semejante conclusión.¿no?

    Espero que no sea ese el paralelismo que espera para la educación.

  18. anele
    7 septiembre 2011 a 12:02 #

    Veo que he recibido una valoración negativa, no es que eso me preocupe, pero he de deducir que mi interpretación de “flexibilizar” no es la correcta. Es posible. Últimamente estamos los ciudadanos demasiado acostumbrados a oir que la salida de la crisis responde a una palabra mágica “flexibilidad”, bien, agradecería enormemente a quien entienda qué carajo significa eso que tenga a bien a explicarlo claro a quienes de alguna manera deberíamos podernos pronunciar al respecto. Y eso resulta arduo difícil si no sabemos a que atenernos.

    “Flexibilización laboral” decía la consigna no hace mucho tiempo y no pocos entendimos, erróneamente quizás, que al flexibilizar lo que se pretendía era devaluar el trabajo y abaratar el despido.

    “Flexibilizar bienes y servicios”. Esto es nuevo y no como tomarlo pero intuyo que tras esa frase se esconde un deterioro de los bienes y servicios, erróneamente quizás, y puesto que desde esta plataforma se dice defender la calidad en los servicios, al menos los educativos, y es que quizás, otra vez, haya algo que se me ha escapado y no logro comprender.

    Un saludo.

  19. 7 septiembre 2011 a 12:55 #

    Anele, antes de nada aclararte que el voto negativo no es mío, y que si no te he contestado antes es porque sencillamente no estuve conectado. Lo que dice César Molinas es que para comenzar a salir de la crisis debemos producir más barato. Producir más barato significa obtener una unidad de producto con menos coste y en el coste intervienen gran cantidad de factores: el trabajo, las máquinas, los recursos financieros, la energía, el coste del suelo etc. Y que por alguna de esas vías es necesario reducir costes o por todas ellas o cualquier combinación intermedia. Si alguien te dice otra cosa sencillamente no te dice la verdad, si alguien te dice que se puede producir más barato sin reducir costes sencillamente te miente porque no es posible.

    Aquí sucede como en la enseñanza que sin esfuerzo no es posible obtener buenos resultados y si alguien te dice otra cosa es que te está vendiendo LOGSE.

    Pero, volviendo a la economía te diré que lo realmente indignante, me parece a mí, no es lo que dice César Molinas aún cuando no fuera tan razonable como es, lo indignante son los 5.000.000 de parados, lo indignante es que a los funcionarios nos bajaron el sueldo sin que sepamos muy bien para resolver qué, lo indignante es que el Gobierno venga diciendo primero que no a la reforma laboral, luego admitiéndola a regañadientes, y finalmente aceptando que los contratos temporales se encaden uno tras otro. Lo indignante es que haya 70.000 millones de fraude fiscal y el IRPF sea un impuesto que grava a los trabajadores. Eso es lo indignante, que además de apaleados se nos pretenda burros. Que al igual que sucede en la educación las cosas no puedan ir peor, pero el ministro salga en la radio poco menos que diciendo que esto no es posible que esté mejor y si algo sale mal es por culpa de otros.

    Finalmente, el paralelismo que hacía entra la educación y la economía en cualquier caso no tiene nada que ver con lo anterior, el paralelismo era en que ambos mundos necesitan reformas profundas pero ninguno de los dos grandes partidos quieren reconocerlo así, lo que nos no obligará a seguir hablando de estas cosas en los mismos términos que lo venimos haciendo, es decir, para lamentar lo que no se hace y, en el terreno de la economía con los enormes costes de todo tipo que la actual situación conlleva.
    Un saludo

  20. anele
    7 septiembre 2011 a 20:28 #

    Gracias Emilio. Creo que le he leído con demasiado prejuicio y poco conocimiento. Al final voy a tener que darle la razón a Raus cuando decía que en educación se ha despilfarrado mucho y se ha invertido mas bien poco y, cosas veredes, ahora que hay que ahorrar costes se empieza tirando lógicamente de lo más prescindible, los sueldos y los puestos de trabajo. Tal parece que la política de ahorro va a seguir apostando más por el despilfarro que por la inversión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: