El diablo está en los detalles

Nacho Camino

Las reformas educativas de nuestros próceres se fundan en el principio de que sus planes son inevitables por la sencilla razón de que obedecen al curso natural de la historia. Son los “tiempos”, y no las mentes de los legisladores, quienes dictan cómo ha de ser la Enseñanza del futuro. Los que oponen alguna resistencia a los cambios – o, simplemente, quienes se atreven a manifestar una opinión crítica – son tenidos por ejemplares fósiles de una diabólica tribu reaccionaria.

Tal principio está muy lejos de ser nuevo. Esto escribía Karl Popper, allá por los años 30 del siglo pasado:

“No es casualidad que la mayoría de los autores que abogan por la “planificación” utópica nos digan que la planificación es sencillamente inevitable, debido a la dirección en la cual se mueve la historia, y que tenemos que planear, queramos o no.

Dentro de esta misma vena historicista estos autores reprueban la actitud retrógrada de sus oponentes y creen que su principal tarea es romper los viejos hábitos mentales y encontrar nuevas claves para la comprensión de este mundo cambiante.”

(Karl Popper: La miseria del historicismo).

Ahora, si lo tienen a bien, les propongo que introduzcan en Google las palabras “Educación+mundo+cambiante“.

Como habrán comprobado, el mundo ha cambiado mucho, sin duda, pero no así la percepción de la velocidad con que cambia el mundo. Hace ochenta años ya se esgrimía esta mudanza vertiginosa como una excusa inatacable para emprender todo tipo de “ingenierías sociales”.

A esta pasión historicista se une el gusto por un tipo de legislación basada en el holismo, que aborda los problemas sociales (o económicos, lingüísticos… educativos) como un “todo”, en el sentido de totalidad: estado del pensamiento que, como señala Popper, “es característico de una edad pre-científica”:

” Si queremos estudiar una cosa nos vemos obligados a seleccionar ciertos aspectos de ella. No nos es posible observar o describir un trozo entero del mundo o un trozo entero de la naturaleza. […] Ya que toda descripción es necesariamente selectiva. […]

No obstante, los holistas no sólo se proponen estudiar la totalidad de nuestra sociedad por un método imposible, se proponen también controlar y reconstruir nuestra sociedad como un “todo”. Profetizan que el poder del Estado tiene necesariamente que aumentar hasta que el Estado se identifique casi totalmente con la sociedad.”

Esto es lo que llama Popper “la intuición totalitaria”. Y en una nota a pie de página, añade: “No está de más el mencionar que el holismo psicológico está en el momento presente muy de moda entre los teóricos de la educación”.

En los albores del siglo XXI, las palabras del filósofo vienés siguen vigentes. Desmontadas las utopías políticas totalitarias de uno u otro signo, la Educación permanece como laboratorio en el que ensayar “caminos de perfección”. Y los planes se desarrollan con el mismo espíritu anticientífico de sus predecesores, fiados a ese impulso irresistible de los acontecimientos.

Estos residuos holísticos se detectan en varios aspectos:

1. La formación del docente:

Hubo un tiempo en que del profesor se exigía un dominio probado de su especialidad. Hoy, ese conocimiento es virtualmente obliterado para ser sustituido por una formación integral que no es sino asimilación de la doctrina pedagógica dominante. La pedagogía holística no se permite reparar en los detalles de una u otra especialidad, pues sostiene que es posible disponer de un único método que posibilite la transmisión de cualquier campo de conocimiento. Arrumbados los saberes particulares, el método es un cauce sin contenido, apto para que lo apliquen doctos e indoctos: una especie de interruptor que, por sí mismo, habrá de activar en el alumno un espontáneo interés por los valores que la clase  política tiene por ciertos.

2. Las asignaturas:

Una vez que lo importante no es el conocimiento, sino la formación integral en valores, las asignaturas se devalúan. Pasan a agruparse en áreas tan peregrinas como la que mete en el mismo saco Música, Plásica y Educación Física. En todas ellas hay que evaluar una serie de competencias básicas que se corresponden con lo que antes llamábamos alfabetización. Todas han de estar trufadas con los mismos tópicos tansversales: ecologismo, género, multiculturalidad, etc.; sin, por supuesto, poner en tela de juicio los postulados que el pensamiento único ha sancionado como políticamente correctos.

(V.gr: Del profesor de Latín se exige que trabaje y evalúe las competencias matemáticas de sus alumnos de Bachillerato, así estén traduciendo La Guerra de las Galias. Si el profesor argumenta que no tiene autoridad ni datos para emitir tal juicio, se le conmina a que, por ejemplo, sugiera a sus alumnos que cuenten las páginas que han leído y hagan un cálculo aproximado de las palabras que han debido traducir. Verídico.).

3. Las condiciones laborales:

Al profesor cada vez se le pide menos que sepa mucho de algo. Por el contrario, se le exige que no sepa nada de todo. Como ejemplo, valga esta noticia recogida en El Faro de Vigo:

Siento que estoy timando a los alumnos

Y es que en la mente del planificador holista, los detalles son contratiempos insignificantes; lo “fragmentario”, algo que no debe interferir en la perfecta comprensión del todo.

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Categorías: CATEGORÍAS DESEDUCATIVAS, Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

64 comentarios en “El diablo está en los detalles”

  1. Mari Cruz Gallego
    4 abril 2011 a 18:49 #

    Me ha gustado mucho tu artículo, Nacho. Un saludo.

  2. Francisco Javier
    4 abril 2011 a 19:29 #

    “Al profesor cada vez se le pide menos que sepa mucho de algo. Por el contrario, se le exige que no sepa nada de todo.” Gran verdad. A mí también me ha encantado tu artículo, Nacho. Si la educación holística de nuestros ingenieros sociales tiene algo es justamente su falta absoluta de crítica, su afirmación sin cesiones del Todo-Nada. Una especie de caricatura inconsciente (e inconsistente) de Hegel, llevada a su extremo más patético. La segunda parte de la cita de Popper parece estar destinada a nuestro profeta de moda,, el Señor Punset.

    Un saludo.

  3. Ania
    4 abril 2011 a 19:41 #

    A mí tambien me encanta lo que escribes Nacho pero hay algo que me ronda por la mente hace tiempo y lo acabo de ver plasmado en un post de otro blog: dice así:

    “Yo creo que no hay que minimizar el caramelito de la jubilación LOE con su jugosa recompensa económica para los funcionarios de carrera que, para ser cobrada y disfrutada requiere no haber tenido ninguna sanción disciplinaria que implique retirada del puesto de trabajo ¡¡ni un sólo día!! en el periodo de los últimos 15 años anteriores a los 60 para poder disfrutarla. Yo creo que ésa es una de las razones , políticamente incorrecta de señalar, pero que alguien tiene que denunciar como el caramelo envenenado que es, para el compañerismo y la convivencia en los centros Públicos.

    No hay manera de que los compañeros que pasan de los 45-50 años haga nada que no sea abusar de los interinos y mirar para otro lado ante las injusticias que se cometen contra otros compañeros. Los que más jóvenes fueron solidarios también se vuelven robots egoistas, en gran parte debido a la maldita jubilación LOE. No están dispuestos a poner en peligro su aguinaldo.

    LA JUBILACION LOE ES UNA LACRA.”

    ¿Qué opináis?

    ¿Es verdad que el profesor funcionario de carrera se jubila a los 60 años, con 30 años de servicio y con un “aguinaldo de 60.000 euros siendo la única condición que los últimos 15 años sean de “servicios inninterrumpidos”? Ésto , si es verdad , me hace comprender mejor la miseria moral de los compañeros veteranos de mi entorno.

    Perdona Nacho por meterme de esta manera en el blog.

    • Carlos
      5 abril 2011 a 10:50 #

      Bueno el artículo, Nacho
      Y a continuación, perdona, pero tengo que contestar a Ania.
      Ania:
      No es nada correcto cambiar totalmente el sentido de un hilo y lo que en él se discute, pero no me queda más remedio de salir al paso de las barbaridades que citas de oídas. Soy uno de los que se tragan el “caramelo envenenado” de la jubilación anticipada, A MI PESAR. No quiero pre-jubilarme estoy con facultades, puedo soportar aun al personal estudiantil, me encanta mi especialidad y trato de estar al día (tb. trabajo en Univ) pero estoy hasta el moño de aguantar a la p. admón, al p. komisariado y ir continuamente con la nariz ante el cenagal en que se ha convertido esto. Y un caso claro que lo representa es lo que cuenta, Ania: el navajeo entre las distintas categorías y grupitos de interes del profesorado fomentado desde las medidas de “arriba”, claro.
      a) Las “gratificaciones” para la jubilación anticipada LOE (en realidad indemnizaciones por lo que perdemos de poder adquisitivo al pasar a pensionistas) se han reducido o eliminado totalmente en su parte correspondiente a las autonomías en según que CCAA. Que yo sepa en Madrid, Murcia, Castilla-La Mancha, Andalucía por ahora. En la mía la indemnización (clases pasivas) oscila entre un máx. de 9.000 € y un mínimo de 2.160 €. según los años de servicio. La mía será en torno a 5.000 €.
      b) Nada hay de lo de la sanciones adiva. (en mi comunidad) El requisito son 60 cumplidos y 15 de servicios previos.
      c) Parece obvio que esa diatriba con mala hiel ha sido escrita por un interino. Me meo de risa: en mi centro, como en muchos de los vuestros supongo, los interinos son el último factor movilizador. Las últimas huelgas y protestas solo las hemos hecho algunos, pocos, “viejunos”. Ya podéis ver, con la que está cayendo, cuan fuerte y alto se movilizan nuestros interinos. Bien por justificado temor a perder puesto y posiciones frente al director, la inspección, bien por convicción (muchos de ellos son pro-logse y formados en la ESO) no hay quien cuente con ellos para nada. Eso si, se indignan -privadamente o en los foros- de los horarios que se les asigna en los Departamentos, porque eligen los últimos, hasta que consiguen un “proyecto” -bilingüe, v. gr.- que les arregla sus intereses y a callar….
      Por no hablar del infame sistema de oposición, baremación y bolsas de trabajo, de los interinos “pata negra”, etc., etc.
      Bien un día hacemos un hilo con este interesante y decisivo tema.
      Un saludo Ania.

    • 5 abril 2011 a 15:43 #

      No, se jubilan a los 60 y con una gratificacion que está en función de los años trabajados y el nivel funcionarial que se tiene. La cuantia máxima con 35 años de trabajo es de unos 38.000 euros, que suponen la compensación de lo que dejarían de cobrar en activo los cinco años que faltan para jubilarse. A mí, quizás porque me he quedado a las puertas de entrar en ese “paraíso” no me parece mala solución. Según en qué Centro trabajes, es muy posible que, a partir de los 60, las bajas por desequilibrio mental superen a los días trabajados a lo largo del año. ¿Flojos? Pues es lo que hay. ¿Privilegio? Aguantar con 60 según qué conductas me parece acoso laboral o condiciones infrahumanas, en cuanto a la dignidad individual se refiere. En fin, se ha de haber llegado a esa edad para comprender lo que significa el no poder más. Desde lejos no se puede juzgar alegremente, porque, se quiera o no, es muy difícil hacerlo si no tiene esa experiencia. Recuerdo que nuestro desgaste es acumulativo.

  4. 4 abril 2011 a 20:37 #

    La supresión del profesor especialista y su sustitución por un profesor vagamente formado en áreas de conocimiento dispersas, adoctrinado en los dogmas pedagógicos y sumiso con la secta es uno de los objetivos explícitos de los pedagogos.

    Esta idea impregna en parte el Máster de Formación del Profesorado (cuyas troncales comunes para todos los futuros profesores de secundaria y asimilados son de sociología y psicología de la educación, además de didáctica general).

    El problema de las afines, auténtica estafa, no sólo no se ha resuelto, sino que se ha minimizado con la nueva pedagogía, reforzando el carácter de guardería de los centros educativos.

    Por supuesto, de consagrarse este modelo, el estatus del profesor seguirá degradándose. Y el contenido real de la enseñanza, empobreciéndose. Y los gerifaltes, tan contentos.

    Esa visión “holística”, que tan acertadamente subraya Nacho Camino, incurre en una contradicción, a mi modesto entender. Porque del TODO se pasa al nihilismo, que es una de las consecuencias de la pedagogía imperante: el vacío, la nada, la superficialidad, la ignorancia….

  5. 5 abril 2011 a 9:17 #

    Enhorabuena, Nacho, por tu artículo. Además me alegra que hagas un análisis de la educación a partir del que ha sido mi filósofo de cabecera. Es absolutamente necesario, para desmontar el pensamiento pedagógico hegemónico, demostrar que no es una ciencia, que es un historicismo, un pensamiento utópico, un pensamiento holístico y organicista y una visión totalizadora de la sociedad. Todo ello lo hace una ideología plenamente peligrosa, porque, en definitiva, la convierte en un totalitarismo. La ideología pedagógica es uno de los vehículos de transmisión del totalitarismo político al que estamos asistiendo. Un atentado contra la libertad y los valores de la democracia y la sociedad abierta, que diría Popper. Por eso nuestras democracias son oligarquías partitocráticas, o plutocracias. El individuo es eliminado en tanto que persona y es convertido en instrumento de la razón totalizadora y utópica que se plasma y se hace realidad a través de la ideología educativa y de los medios de manipulación de masas. El resultado es una sociedad cerrada, de vasallos, de sumisos y obedientes. Pero con apariencia de felicidad, el consumo narcisista que sólo alimenta al yo. La domesticación de la ciudadanía tiende a hacerse total. El poder utiliza todos los mecanismos que puede, los medos de comunicación y la educación son imprescindibles. El resultado es el totalitarismo político en el que estamos y en el que a los disidentes se les echa la culpa de todos los males. Saludos.

    • Mari
      5 abril 2011 a 20:30 #

      Describa un fórmula democrática educativa y social mejor, haga una propuesta coherente a su crítica y, tal vez, veamos algunos las cosas más claras, porque, sinceramente, necesitamos que las palabras no nos suenen a huecasa, como dicen algunos de los que aquí escriben.

      • Mari
        5 abril 2011 a 20:32 #

        Perdón, quise decir huecas no huecasa

      • 5 abril 2011 a 21:03 #

        Hola, Mari.

        Lamento que le suenen vacías. Creo que le exige usted demasiado a un artículo cuyo único propósito es iluminar una zona muy concreta del problema: una simple reflexión después de una lectura estimulante.

        En cuanto a propuestas, en esta misma página puede leer algunas en cuya redacción he participado. O rastrear entre las cien entradas de mi blog. Pero no me pida que arregle la educación en cuatro párrafos, porque no puedo. No me sea “holista”, Mari.

        Un cordial saludo.

      • 5 abril 2011 a 21:43 #

        …Me ha parecido tan interesante el planteamiento de su comentario, que esperaba una respuesta más esmerada.
        Un saludo.

      • 6 abril 2011 a 17:52 #

        Mire usted, no voy a entrar al trapo de lo que usted me pide, porque ya lo he hecho en otros lugares y artículos, como, mucho mejor que yo, lo han hecho otros autores de este blog. Sólo tiene que leer estos artículos. En mi comentario al artículo de Nacho sólo le venía a decir que haber utilizado la crítica que usa Popper en sus dos grandes obras contra el historicismo y el totalitarismo que son, a saber, La miseria del historicismo y La sociedad abierta y sus enemigos, me parecía algo esencial, porque no se había mencionado aquí suficientemente, al menos de forma tan clara y concisa. Y, además, me parece acertado la aplicación del análisis popperiano, que el filósofo vienés utilizó para eliminar el historicismo como origen de totalitarismos políticos y los grandes modelos utópicos sociales: Platón, Hegel y Marx, como, así mismo, participantes del historicsmo (que abarca al holismo), por un lado, del mito de la caída y del progreso y del pensamiento utópico, por otro lado, a la actual educación. No olvidemos que la ley de educación vigente procede de un tipo de pensamiento que se lleva gestando décadas. Por eso ahora le ha tocado el turno a la universidad. Y disculpe que le diga. Ese sistema que sostiene la ideología LOGSE, no es para nada democrático. Eso es una ficción de la izquierda progresista que habla de no marginación, no segregación, cuando confunde lo más elemental de la democracia que es la igualdad de oportunidades con la igualdad ontológica. (En el propio nacimiento de la democracia ateniense, Pericles, en su Oración fúnebre, reclama que el gobierno debe ser el de los mejores, es decir, la democracia reclama la meritocracia y rechaza la igualdad ontológica que nos lleva directamente a la mediocracia.) Esta última es una barbaridad y subyace a todas las teorías holísticas que pretenden desarrollar un hombre nuevo, un ciudadano ejemplar, como es el caso de la LOGSE. Por otro lado, no considero que haya que hacer un modelo democrático de la educación. Entre otras cosas porque el proceso de enseñanza no es, de ningún modo, democrático. Es más, pretender lo contrario es una aberración. El proceso de enseñanza es absolutamente vertical, del que sabe al que no sabe, del que tiene virtud, al que está instalado en el vicio. Por eso la educación requiere jerarquía, no horizontalidad, como sugieren los nuevos pedagogos. No se trata de mediar democráticamente, sino de enseñar. Hay cosas que no se pueden democratizar, como el saber. Y eso ya lo dijo Platón. La retórica es al alma como la cosmética al cuerpo, la dialéctica (conocimiento, enseñanza) es al alma como la medicina al cuerpo. Cuando queremos sanar el cuerpo nos cuidamos y vamos al médico, al más excelente. Cuando queremos sanar el alma vamos al enseñante especializado en lo que queremos saber, al profesor, que nos saca de la ignorancia, pero no desde la democracia, aunque sí desde el absoluto respeto, sino desde la autoridad que le confiere el verdadero saber. La democracia, siguiendo en esto a Popper se reduce a un método por el cual podemos eliminar a los gobernantes sin derramamiento de sangre, nada más y nada menos. Y la democracia, también siguiendo a Popper no cuenta con sociedades ideales del futuro, sino con hombres. La democracia, la sociedad abierta, no cree en un futuro histórico determinado, no hay historia universal, sino historia de los hombres, ni sentido de ésta, porque careemos de leyes de la historia, sino que cree en los hombres particulares. Lo que una democracia, un gobierno justo tiene que hacer, es respetar al individuo en tanto que persona, es decir, como un fin y no como un medio. Las democracias actuales, y nuestro sistema de enseñanza, consideran al hombre un medio, lo instrumentalizan, lo eliminan como persona. Y además, todo ello, en nombre de la libertad, la democracia, la igualdad…por eso el análisis de Nacho, utilizando a Popper, me parece certero, porque ha mostrado que nuestro sistema educativo es pensamiento utópico y, por tanto, alienante. Elimina a las personas. Y es así porque su metodología social es historicista, holista y utópica. Y todo ello está en contra del auténtico pensamiento liberal y democrático que defiende la sociedad abierta, no un mundo cerrado orwelliano, que es en el que desgraciadamente estamos. Otra cosa, para construir hay que destruir el engaño primeramente. Y mis palabras no fueron huecas, a menos que a usted se lo parezcan por simple desconocimiento de la metodología de las ciencias sociales y de Popper en particular. Un cordial saludo y doy por terminado este diálogo hasta que usted no se haya informado suficientemente.

      • Francisco Javier
        6 abril 2011 a 19:26 #

        ¡Viva Pericles! Muy bien, JuanPedro, hay una claridad en tu pensamiento que es un verdadero placer escucharte. Tomo nota de los libros de Popper que mencionas y en cuanto pueda leeré lo que pueda (nunca he leído a este señor, aunque en su tiempo leí algo de la polémica que mantuvo con la Escuela de Frankfurt, en concreto con Habermas-Adorno.) Por cierto, creo que Popper -para los que no conozcan mucho de su peso- hizo contribuciones importantes a la física, en concreto a la teoría de la relatividad. Un saludo.

    • 5 abril 2011 a 22:21 #

      Hola, Mariisa:

      No sé a qué se refiere con una “respuesta más esmerada”. Ni qué es lo que encuentra de interesante en mi comentario. En cualquier caso, le agradezco esto último y lamento no haberla satisfecho en lo primero.

      Un saludo.

      • Mari
        6 abril 2011 a 19:47 #

        Perdone, Nacho, que me meta en su Responder, pero es lo más próximo para contestar al señor Viñuela.

        Señor Viñuela, gracias por la información, y sepa que para mí no hay palabras vacías, somos algunas personas las que las vaciamos.

        Comprendo que no quiera hablar conmigo hasta que no me haya informado más sobre la obra de Popper, quiero que sepa que no soy filósofa, usted, sí debe serlo. Yo de Popper lo único que sé es que él crítica el holismo y el historicismo, cosas que no… ni reduzco la realidad a la historicidad, ni concibo a cada realidad como un todo distinto a la suma de sus partes; considero a la historia muy importante, pero mucho, porque de ella podemos aprender, de los errores que cometieron nuestros antepasados a lo largo de ella (sin comentario)… y concibo la realidad como un todo que es más que la suma de sus partes, mi cuerpo es algo más que la suma de mis partes, se lo prometo. Así que, sí, haré lo que dice, me informaré más sobre él, ya que esto parece importarle mucho… más que su experiencia como ciudadano y profesional de la enseñanza y filósofo y más que investigar sobre qué piensan otros. Sólo esto parece importarle, pues bien, me lo ha dejado muy clarito si quiero dialogar con usted tendré que… En fin…

        Un saludo

      • 8 abril 2011 a 12:10 #

        Hola Nacho:
        Se ha producido una confusión,creo que ya ha quedado resuelta.
        pido disculpas!
        Un saludo.

    • 8 abril 2011 a 14:18 #

      Hola Mariisa:

      Imagino que su respuesta no iba dirigida a mí, entonces. Con tanto comentario cruzado es difícil identificar a los interlocutores…

      Un saludo.

  6. Helena
    5 abril 2011 a 9:35 #

    Lo que comenta Ania de la jubilación es una forma más de dejarnos a los profesores desprovistos de autoridad. Ahora no importa saber una materia, enseñarla con seriedad y exigir un mínimo de conocimientos a los alumnos, no lo que importa es no tener conflictos en la convivencia escolar y tragarnos sapos cada vez más gordos.
    La autoridad del profesor debe ir ligada a potenciar su autonomia.Pero el signo que se ha impuesto es totalmente el contrario. Todo va hacia ligar nuestros intereses de logro profesional a hacer concesiones cada vez más bastardas a la mediocridad dominante.

  7. Maximiliano Bernabé Guerrero
    5 abril 2011 a 10:27 #

    En primer lugar, mi sincera felictación a Nacho por poner el dedo en la llaga del totalitarismo que se nos cuela con las tonterías pedagógicas, y con otros engendros de quienes pretenden y están a punto de conseguir que el estado suplante a la sociedad. Yo pienso que la raíz de esta “planificación utópica”, del historicismo, de la querencia por crear el hombre nuevo es soviética; de hecho muchos de los prebostes de la LOGSE-LOE, tontearon con grupos maoístas en su pueblo en sus años mozos. Se me dirá que al capitalismo, y a eso tan difuso llamado neoliberalismo, le vienen de perlas la destrucción de la enseñanza tal cómo la entendíamos. Por supuesto, porque en realidad el llamado socialismo real, los regímenes leninistas fueron derrotados en 1989-91, pero sólo en el aspecto económico, los que sobrevivieron, abrazaron felizmente el capitalismo más salvaje, tal es el caso de China, manteniendo intactas las estructuras leninistas de ejercicio del poder. O como pasa en Rusia, donde se pasa a un capitalismo mafioso, se mantiene también intacto el edificio administrativo leninista y se le da a todo un barniz democrático.
    A pesar de ello, hay un rayo de esperanza para nosotros, aunque salga de la tormenta. Esta crisis mundial está poniendo muchas cosas en su sitio, y muchas más que van a caer, aunque el precio puede que sea doloroso. En España especialmente. Ania hablaba de las jubilaciones LOE como zanahoria para mantener sumisos a los funcionarios veteranos frente al palo de la inspección. Esas jubilaciones se van a acabar, ya se están acabando. No hay dinero. Esta supuesta vida feliz que nos mantenía a los profesores pensando en el próximo puente, o hablando con los compis del finde pasado en Amsterdam mientras nos abríamos paso por los pasillos de nuestra cárcel-guardería también se acaba. Quizá cuando veamos de frente nuestra penosa proletarización haya alguna reacción, aunque visto cómo está el gremio, mucho nos van a tener que achuchar para ello.

    • Francisco Javier
      5 abril 2011 a 11:29 #

      Los maoístas, desde luego, pero también los fascistas (liberales) de los EEUU tienen aspiraciones fanáticas de llevar a cabo sus utopías Disney. Confluyen tendencias gigantescas opuestas (de izquierda y derecha) de signo totalitario en el mundo post-político pot-moderno. Es para echarse a temblar. Yo tengo mucho miedo.

    • 5 abril 2011 a 21:13 #

      Coincido contigo, Maximiliano, en la raigambre izquierdista de esta concepción de la enseñanza. Lo cuenta muy bien Jean Françoise Revel en “El conocimiento inútil”, concretamente en el capítulo titulado “La traición de los profes”. Decir que es un reflejo del neoliberalismo rampante siempre me ha parecido cortina de humo extendida por los verdaderos responsables. Aunque hace tiempo que renuncié a saber a qué se refiere el común cuando habla de “neoliberalismo”. Según quién sea el interlocutor, entran en ese mismo saco George Bush, Milton Friedman, Apple y la Paquera de Jerez.

      Seguiremos informando.

      • Francisco Javier
        6 abril 2011 a 9:15 #

        Disculpa, Nacho, pero la mierda pedagógica, en lo que yo conozco, se fragua en gran medida en los EEUU. No sé muy bien en qué consistiría un modelo de educación desde principios liberales o neoliberales, purificado de todos los virus rojos. ¿La privatización total de le educación para empezar, tal vez?

        Bush , Apple, Friedmann, ¿ liberales? Marxistas no, desde luego.

      • 6 abril 2011 a 19:08 #

        Jajjaj… No, Francisco Javier, marxistas, lo que se dice marxistas, no son.

        Conste que con mi comentario no intentaba sugerir una purga de elementos “rojos”. No me gustan los maniqueísmos.

        Venga del país que vengan, en mi opinión muchas de las ideas que heredó la LOGSE tenían su origen en un (equivocado) pensamiento de izquierdas. Lo que no quiere decir que toda la izquierda sea la misma cosa.

      • Francisco Javier
        6 abril 2011 a 19:31 #

        Totalmente de acuerdo, Nacho. Y llevas razón en que con frecuencia se emplean los términos de modo vago. Convendría afinar cuando se habla de “liberalismo” y “neoliberalismo.” Tengo pendiente la lectura del nacimiento del Biopoder de Foucault, que seguro que también es un punto de vista interesante. Un saludo.

  8. Ana Cuesta Solana
    5 abril 2011 a 11:49 #

    Como la pedagogía constructivista rechaza la idea de “transmisión del conocimiento” y deja al profesor un papel mediador, es lógico que no interese que el docente tenga grandes conocimientos, pues su tarea va por otros derroteros. Es, evidentemente, una de las muchas consecuencias disparatadas de esta broma de mal gusto.

  9. Ania
    5 abril 2011 a 16:53 #

    Deseo agradeceros vuestras intervenciones que en general vienen a hacer aportaciones que coinciden en gran parte con mi punto de vista y me proporcionan , especialmente en el caso de Carlos , información de la que carecía.

    Es una lástima que califique mi escrito de diatriba con mala hiel y la atribuya directamente a un interino:¡Qué vulgaridad!, todos los lugares comunes que vierte sobre ellos me aburren por manidos, machacones y repetitivos .

    También es tedioso el que a una le “riñan” por algo de lo que ya ha ha pedido disculpas: éso sólo me aporta mala baba.

    No le voy a discutir, Carlos la mayor capacidad movilizadora de los veteranos con respecto a los jóvenes. No he pretendido decir que ellos sean menos reivindicativos que los jóvenes con respecto a movilizaciones a nivel general. Si ha parecido que afirmaba algo así, pido disculpas porque sé que es verdad lo que dice de algunos jóvenes en todas las categorías administrativas.

    No minimizo el sufrimiento producido por el hecho de que le retiren antes de quererlo usted, ni tampoco el producido por el navajeo entre los distintos grupitos de poder en la Universidad inducidos , como usted dice en gran parte desde la administración -ésto también ocurre en niveles no universitarios-. Usted sin embargo , en un ejercicio de prepotencia minimiza el sufrimiento de otros colectivos universitarios y no universitarios “meándose de risa”: use usted braguero.

    No tengo duda de que en la Universidad como en los IES cuando llegan los Sindicatos mayoritarios y no tan mayoritarios con sus listas de reivindicaciones cuasiexclusivamente dirigidas a la defensa de los funcionarios de carrera suscitan, el “liderazgo” de los mismos como no podía ser de otro modo ¿Sabe usted Carlos cuál ha sido la reivindicación estrella cabeza de lista en las últimas llamadas a la huelga de los últimos años en el entorno educativo de mi comunidad?: muy fácil:: el mantenimiento de la jubilación LOE. No pretendo disculpar a los demás colectivos pero no se me atribuya méritos de idealista cuando la prosapia sectaria y utilitarista de ciertos arrebatos revolucionarios es tan evidente. Hacen ustedes bien de todos modos en pelear por lo suyo que la caridad empieza por uno mismo y se lo digo sin asomo de ironía ni doble sentido. Yo , sin embargo , me he planteado seriamente dejar de firmar esas pedidas de jubilaciones LOE que a mí no me aportan nada y sobre todo porque nadie me convence de que hagan otra cosa sino dividir al colectivo: el que se quiera ir antes que lo haga sin aguinaldo.

    Insisto en agradecer las aportaciones de Carlos pues me han hecho tomar conciencia de que cada Comunidad Autónoma es un mundo y lo que yo creía que era una sustanciosa cantidad de dinero que percibían todos los funcionarios enseñantes de todas las Comunidades Autónomas resulte ser muy distinto a como yo imaginaba. Lamento que Carlos se lo haya tomado a mal. No ha sido mi intención.

  10. Mari
    5 abril 2011 a 21:08 #

    Perdone, Nacho, cometí un error, no iba dirigido mi comentario a su escrito, sino al del señor Viñuela.

    Un saludo

    • 5 abril 2011 a 21:17 #

      No hay problema, Mari.

      En tal caso, quizá el señor Viñuela pueda pedirle que no le exija lo que, equivocadamente, creí me exigía.

      Saludos.

  11. José Miguel
    5 abril 2011 a 21:47 #

    Ya que Aguirre es incapaz de crear un buen bachillerato para todos, lo hará sólo para unos pocos. No quiere influir en la “libre elección” de cada individúo. El que esté predestinado a ser tonto, tonto se quedará. Puro protestantismo predestinacionista calvinista.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/04/05/madrid/1302004442.html

    Esto no… no es esto.

    • Francisco Javier
      6 abril 2011 a 10:50 #

      No hay solución, José Miguel: mires a donde mires nos gobierna el mal hado, una estupidez gélida.

    • Luzroja
      6 abril 2011 a 17:01 #

      Quien defienda la propuesta de Esperanza admite que es necesario segregar en función de la capacidad de cada cual, por lo tanto, ¿por qué no segregar a los que obtengan aprobado, notable, insuficiente y muy deficiennte en aulas respectivas en un mismo Instituto?
      Evidentemente esta medida sería criticada de plano, los padres pondrían el grito en el cielo si sus retoños pertenecieran al “despreciable” grupo de los muy deficientes, los profesores huirían de estos grupos y el actual sistema educativo igualatorio se tambalearía.
      Pero no hay por qué acudir a semejantes extremos, sería suficiente con crear itinerarios a partir de 2º de la ESO, de tal manera que ningún alumno incapaz de seguir con ciertas garantías un 3º de la ESO, pudiera matricularse en él. Necesariamente los alumnos sin tener la preparación precisa, deberían cursar otro itinerario, que les permitiera preparse para la formación profesional o para poder regresar al itinerario académico.
      En un aula normalizada, los alumnos excelentes son muy necesarios, precisamente porque ellos son los que imprimen un marchamo a la clase que la dota de interés, viveza, sentido y altura.
      Si el grueso de los profesores ven desaparecer de sus aulas de bachillerato a los alumnos que iluminan con sus preguntas, su trabajo, su tesón, su interés, su participación, su estudio, a los demás compañeros, los profesores perderán la poca sal que queda en las aulas, destruyendo de un plumazo los escasos momentos de nivel intelectual que necesariamente deben aparecer en las aulas de bahcillerato.

      Hay que mantener a los excelentes en las aulas de bahcillerato y alejar a los díscolos, vagos, macarras, jetas, maleducados y mal formados. Ellos, y no otros, son lo que sobran en los cursos de bachillerato.

      • Luzroja
        6 abril 2011 a 17:30 #

        Y ya… “que el diablo está en los detalles” …
        Podemos encontrar alumnos excelentes que no deseen dejar su centro escolar, ni a sus amigos, ni a sus profesores y que quieran ir a la universidad sin la presión de “los elegidos” o que simplemente no les apetezca tener que demostrar constantemente a todo quisqui lo “excelentes” que son.

        Si Tomas sabe que al terminar 4º de la ESO, sus extraordinarias notas (de todas formas sacar un 8 de media no es tan extraordinario) lo van a sacar de su mundo, en el que quizá esté a gusto, puede que empeore sus resultados o que se vea en la dualidad de tener que decirle a la Esperanza que él no quiere ir a ese centro que ella ha creado para él.

        Cualquier profesor actual (muchos son doctores) puede atender perfectamente las ganas de comer que tiene un chico listo, trabajador, aplicado y atento, lo único que hay que hacer es que las condiciones de la enseñanza se produzcan (condiciones que tanto han sido comentadas en este blog).
        Crear un centro donde estas condiciones Sí se tengan en cuenta, y mantener al resto de los institutos en las condiciones actuales, es, válgame la expresión, una canallada.

      • 7 abril 2011 a 21:08 #

        Luzroja, claro, corto y preciso.

  12. Mari Cruz Gallego
    6 abril 2011 a 13:25 #

    A la señora Aguirre se le ha ocurrido esta idea de un “Centro de excelencia” pensando que somos imbéciles. Porque aquí parece uqe nadie se atreve a lo verdaderamente importante: crear un sistema de enseñanza público de excelencia, para todos; y por supuesto, itinerarios alternativos de formación profesional y derivados para quienes no alcancen el nivel adecuado. Pero itinerarios bien creados y una FP de calidad.
    Pero en este país tenemso: la izquierda que sigue con su discurso de que si es segregación y de que es mejor igualar por abajo (es decir: educación pública que sirva de asistencia social en vez de enseñanza) y la derecha que crea un único centro (por cierto, que no me ha quedado claro si es un centro público o privado) para “80” alumnos, o sea, un parche de cara a las elecciones porque a ellos tampocos les interesa un sistema público de calidad. Así que imagino que se dedicarán a crear centros privados o concertados para “unos pocos alumnos excelentes”, que se lo puedan permitir, claro (y unas pocas bequitas para los pobres).
    Porque tanto a la derecha como a la izquierda, cada uno con su discurso oficial que al final viene a ser el mismo disfrazado de palabras direrentes, todos, van a lo mismo: a nadie le interesa el sistema público de enseñanza.

    • PP
      6 abril 2011 a 14:24 #

      A tus preguntas:

      Público y totalmente gratuitos.

      Proyecto piloto. Si funciona se extenderá. Igual que con los bilingües.

      ¿no estamos todos de acuerdo en fomentar que los mejores alcancen el máximo de sus capacidades?

      • Jesús San Martín
        6 abril 2011 a 15:49 #

        Eso no responde a lo que ha planteado Mari Cruz Gallego. Lo que ella y todos, en este blog, demandamos es una enseñanza excelente, que no está reñida con centros especiales. Empiecen por hacer una enseñanza excelente para que todos, y no sólo los mejores, desarrollen sus capacidades. Por otro lado, esa enseñanza excelente, será la base para nutrir los centros especiales; de lo contrario, sólo podrán acceder a ellos los que tengan los recursos para COSTEARSE la buena enseñanza, que al día de hoy, niega, es decir, estafa, el PP a todos los ciudadanos.

        Deje de lado la pueril demagogia barata de “¿no estamos todos de acuerdo en fomentar que los mejores alcancen el máximo de sus capacidades?”, no vaya a ser que abramos el diccionario para calificarle.

      • Helena
        7 abril 2011 a 19:30 #

        Pues sí. Pero quizás es el cómo.
        A lo mejor hay que intentar que la enseñanza pública, sin ser una escuela piloto, permita a todos los alumnos sacar el máximo de sus posibilidades.

  13. El pobrecito profesor
    6 abril 2011 a 19:01 #

    DIARIO -HOY, UN 5 DE ABRIL, TRES ÚLTIMAS HORAS SEGUIDAS DE CLASE-
    Yo doy a tres cursos de 2º ESO, un 4º de ESO (D, para ciclos) y un Segundo de Bachillerato de Humanidades. Soy profesor de Lengua y Literatura.
    A nadie de Bachillerato le interesa los libros que tratamos -Literatura del siglo XX-, y como mucho han leído la saga de Crepúsculo. El más inteligente y que nunca habla me ha dicho que leerá este verano La Catedral. Por supuesto que no siguen la prensa ni las noticias de ningún tipo, salvo el fútbol -no sabían nada de las revoluciones árabes, no conocen acrónimos como CNT, ni interpretar correctamente INEM o AVE-. Es decir, veo que demuestran un nulo interés por todo lo que les intento enseñar a pesar de ser de Humanidades. De hecho, mientras hoy intentaba explicar la evolución de la prensa en nuestro país en el siglo pasado, he tenido que expulsar a uno que no paraba de hablar y, al recriminarle su actitud, me responde de forma desabrida que él no era el único. De periódicos, por cierto, reconocen que jamás han mostrado curiosidad por alguno -alguien dice que hojea el Marca alguna vez-.
    De este curso, dos hay que se puedan considerar “excelentes”, y jamás intervienen en clase.
    En los Segundos de la ESO, tampoco se salen de la media -dos en cada grupo, no más-, y tampoco hablan en clase. Hoy repasábamos la manera de encontrar el sujeto y el predicado -tras varias semanas con ello- y ni los verbos distinguían. Lejos de preocuparse por el asunto, estaban mucho más felices atendiendo a la Marelu que se quitaba y se colocaba el moño en lo alto con una gracia…
    En cuanto a Cuarto, van a tener el título prácticamente todos por el simple hecho de asistir -hay que dárselo por cojones, y perdón, pero no se me ocurre otro motivo-, aunque pase como hoy, que eran incapaces de leer correctamente dos editoriales de sendos periódicos para compararlos (y eso que el tema era de los chachipirulis, sobre la Ley de Igualdad), entender lo que estos decían y dar cualquier opinión o argumento al respecto salvo que “todos somos iguales”. Harto de no conseguir que dejaran de incordiar de las miles de manera que conocemos quienes nos dedicamos a esto, los últimos veinte minutos de clase me he dedicado a mirar por la ventana absorto en el paso del tiempo mientras estos trece cafres se dedicaban a sus menesteres (Me ha gustado que llegara una jefe de estudio en ese momento y que, gracias a su costumbre de no llamar, me haya encontrado en esa escena tan bucólica. Luego, cual el bravucón del poema, “diose media vuelta y no hubo nada”: supongo que, como era última hora, no importaba mucho y se comprendía -¿o, pedagógicamente, sería “comprehendía”?).
    En resumen, “A day in the life”, como dirían Los Beatles o “Esto es lo que hay”, mucho más castizo, y que les dejo como reflexión adjunta a estos artículos y comentarios que sigo solidaria y gustosomante.

    • Francisco Javier
      6 abril 2011 a 19:45 #

      Lo que dices es verdad y creo que es el problema central de nuestra educación. La ESO (y ahora el Bachillerato, por lo que me cuentan) es lo que tú dices, esa pesadilla. Experiencias similares es lo normal. En mi caso, que soy de música, se acentúan todavía más y he vivido clases tan bestiales, tan demenciales, ¡y tantas!, que no tengo ni humor, ni ganas para contar nada. Pero yo soy un mal profesor y no he sabido, y sigo sin saber, motivar, adaptarme al contexto de la sociedad del futuro, etc. “Esto es lo que hay.” Y de ahí, sinceramente, que cuando viene algún listillo a tocar los cojones,- teniendo en cuanta que a pesar de los pesares hago mi trabajo y hasta consigo con enorme esfuerzo que estos seres enloquecidos terminen tocando algún tema de los Beatles o de Bach- (y aprendan música), pues se me revuelven las entrañas.

    • Ania
      7 abril 2011 a 16:57 #

      A mí el otro día una alumna de 16 años me llamó a su mesa muy alarmada porque el periódico que estaba hojeando le estaba manchando las manos de negro.

      Tuve que tranquilizarla diciéndole que haciendo calor y teniendo las manos sudadas la tinta del periódico tendía a desprenderse y a impregnar de negro las manos que lo manipulan,

      El terrible incidente ocurrido en clase de lengua se saldó con un viaje al cuarto de baño donde pudo lavarse las manos y comprobar que lo que le ocurría no era gangrena o algo parecido.

      Es lo que tiene llevar periódicos a clase.

      Es lo que hay.

  14. 6 abril 2011 a 19:36 #

    Lo primero que me ha venido a la mente con la ocurrencia de Esperanza es la cantidad de personas de este foro que estarán dando palmas, de alegría, con las orejas. ¿No es eso lo que querían? Ya que los alumnos “malos” no se quedan en su casita, nos llevamos a los buenos, y que les den.
    Ya ven, aquí largando día y noche y la solución la tenía la siempre ocurente presidenta. Pues nada, recojamos firmas para que el próximo curso se hagan bachilleratos de excelencia, ¿qué digo?, secundaria de excelencia e incluso primaria de excelencia. Es más, deberían ya separar a los niños de educación infantil. Vamos, que el que no sepa atarse los zapatos con tres añitos, llore o se haga pis, que se fastidie, que a sus amiguitos que saben contar hasta 7 los llevaremos a una EI de excelencia. ¿Cómo se llamaba esta cosa de separar-seleccionar- a las personas?…no me acuerdo.

    • 6 abril 2011 a 22:42 #

      Muchas personas de este foro no sé, pero doña Espe seguro que sí está dando palmas, de alegría, con las orejas, viendo como una cierta cantidad de cretinos han entrado al trapo de su última sandez de modo tan neurasténico. ¡Hay que ser mentecato…!

      • Helena
        7 abril 2011 a 19:17 #

        Yo creo que hay que mejorar la calidad del sistema educativo, y de la enseñanza, en general, no crear colegios selectos para los elegidos. Que la enseñanza pública de una formación adecuada a todos los alumnos es precisamente lo más democrático, para que niños con dificultades con el chico bosnio, que ya no se pueden pagar un colegio caro, tengan las mismas oportunidades de acceder a una buena formación.
        La sociedad española está empezando a pagar, y muy caro, el haber convertido la enseñanza en un crecepelo como la definía otro post.

    • alfonso salas
      7 abril 2011 a 16:26 #

      Demagogo y simplón, el comentario, claro.

    • Sigmund Floid
      8 abril 2011 a 9:41 #

      Noticia: Alonxo, desesperado. Nadie en este foro defiende la propuesta de Esperanza Aguirre.

      • 8 abril 2011 a 14:22 #

        Bueno, no exactamente, estimado Sigmund: yo sí.

        Y creo que beneficia a Deseducativos el que no haya un credo monolítico entre sus articulistas y foreros.

        Un cordial saludo.

  15. Mari
    6 abril 2011 a 20:16 #

    Alonxo, al leer su comentario me he acordado de un alumno bosnio que tuve allá por los años noventa… que llegó con su familia huyendo de la guerra. Su padre licenciado, su madre médico. Por lo visto en su país tenían tres coches y dos buenas casas, servicio, él asistía a un colegio privado y tal (al menos eso me dijo y por su modo de proceder debía ser verdad). Una vez en España, tras un año de búsqueda de trabajo, encontraron algo en mi pueblo; ella cuidaba a un señor mayor, dormía en su casa (del señor mayor), y él (su padre) recogía uvas, aceitunas y todo lo que le caía para sacar adelante a sus cinco hijos. Recuerdo que un día, me esperó a la salida de clase, el chico no había podido hacer las tareas, tuvo que cuidar de sus hermanos menores, su padre no estaba, su madre tampoco y chapurreando español, y en respuesta a lo que yo le había contestado (esto no puede seguir así, tendré que hablar con tu padre…), me explicó, antes teníamos servicio, coches, casas y yo sacaba unas excelentes notas y ahora… dice mi padre que ahora entiende a los pobres, esto último lo dijo en su idioma, tuve que repreguntar para saber qué quería decir aquello y me enteré.

    Un saludo

    • Francisco Javier
      7 abril 2011 a 8:51 #

      Ya no tendrá coches, ni criados, pero a cambio ha entrado en el mundo de los cielos. Dios ama los pobres, de ellos será el Reino de los Cielos. Gracias a todos los buenos pedagogos, que sienten la llamada de la vocación, la sociedad se redime,, se propagan los valores, la justicia y el amor se hacen realidad, y el Espíritu Santo se desparrama por doquier prodigando sus bendiciones. Amén.

      • 7 abril 2011 a 14:33 #

        Amén también por mi parte, hermana.

    • Ania
      7 abril 2011 a 17:12 #

      Ave María Purísima.

  16. 7 abril 2011 a 6:21 #

    ¿Por qué existe tanto miedo a citar el feminismo? ¿Por qué se rastrea en los orígenes del pedagogismo actual hasta llegar a la izquierda, pero no es es capaz de ver que lo que sucede si hunde sus raíces en cierta izquierda más las hunde en el pensamiento feminista? ¿Por qué no se es capaz de ver el holismo del pensamiento feminista ese que, incapaz para los matices, habla de hombres y mujeres sin diferenciar ni clase, ni credo, ni condición…? ¿Por qué no se es capaz de ver que es en las sociedades donde este pensamiento adquiere mayor raigambre donde estas teorías pedagógicas se imponen con más fuerza? ¿Cómo es que no se ve que un pensamiento y otro van a la par? ¿Por qué no es capaz de ver lo que de totalitario hay en el feminismo cuando anula a las personas para consagrar los géneros?
    Comparto el análisis de Nacho pero en mi opinión no poner al feminismo en el centro de los análisis es un error que no nos está permitiendo avanzar en un diagnóstico acertado de la situación.

    • Raus
      7 abril 2011 a 18:12 #

      Estimado Emilio, yo también estoy de acuerdo contigo en lo que dices del pensamiento totalitarista del feminismo de “género” (del “género”, que no de igualdad). Pero sabes tú que nombrar el feminismo de “género” sin antes explicar muchas muchas cosas al lector, sería inútil, cuando no contraproducente. Yo, al lector crítico con el sistema educativo, le preguntaría si cree que el gobierno (éste o cualquier anterior) lleva una política honrada en relación a la situación de la enseñanza en este país. ¿Dicen las autoridades la verdad sobre los “logros” de la LOGSE-LOE? ¿Son veraces o mendaces? ¿Tergiversan los datos y estadísticas o los ofrecen sin manipular al auditorio?… Lo cierto es que ese lector crítico sabe cuáles son las contestaciones a esas preguntas: la administración miente como bellaco respecto de cuál es nuestra situación con la LOGSE-LOE. Como bellacos, digo (vale la pena subrayarlo). Ese lector está ya al corriente de lo mucho que puede manipular la administración sobre las cuestiones educativas. Ya nada le sorprenderá de la administración en ese sentido. Pues bien, yo le diría a ese lector crítico que sobre cuestiones de feminismo hay tanta o más manipulación oficial que sobre cuestiones educativas. Pero decir esto es como no decir nada. Hay que demostrarlo para que no sea más que una simple opinión más. Y para demostrarlo, Emilio, se precisa de una muy larga cadena de razonamientos y de datos que, por ser tan larga, tira al más pintado para atrás, incluso si se trata de una persona muy contraria a lo que está pasando en materia de igualdad entre hombres y mujeres en este país. ¿De qué valdría que Nacho, por ejemplo, hubiese nombrado el feminismo de género como ejemplo de pensamiento totalizador? Si eso no se explica con pormenor, Nacho simplemente podría quedar como un hombre machista o contrario a los derechos de las mujeres. Y nadie en su sano juicio desea eso. Fíjate que para desmontar las mentiras y aporías de la LOGSE nos ha hecho falta montar un foro dedicado exclusivamente para ello, muy agudos autores escribiendo sobre la cuestión, muchos datos, muchos argumentos bien afinados. Y, aun así, no podemos evitar que se nos cuelgue el sambenito de fachas, retrógados, fascistas y demás lindezas por el estilo. Por muy buenas razones que se expongan, no nos falta el malasombra de turno que intentará desacreditarnos con tan lancinantes etiquetas. Siendo esto así, ¿qué ocurriría si cualquiera de nosotros arremetiese contra el feminismo oficial sin explicar la cosa muy bien y desde el principio? Simplemente se nos tacharía de machistas. Incluso nos tacharían de machistas personas inteligentes y cultas que, no obstante, no han advertido la campaña de mentiras institucionales que hoy nos aflige. Que no han advertido la manipulación que al respecto hay en los noticiarios oficiales todos y cada uno de los días. Al igual que la LOGSE ha acabado generando creencias sectarias (la famosa secta pedagógica), la política de “género” también ha creado una mentalidad acrítica y cerrada que no admite que se la cuestione. El feminismo de género es como la pedagogía oficial: es admitida por muchos como incuestionablemente verdadera, como inamovibles dogmas de fe. Y quien la cuestione, quedará expuesto a ser automáticamente calificado de machista redomado.
      No sé cuál es el pensamiento de los demás compañeros de Deseducativos sobre el feminismo que tenemos aquí. Supongo que, en general, serán críticos. Pero por muy críticos que puedan serlo, todos somos conscientes de lo difícil que resulta pronunciarse en contra de ese feminismo sin levantar ampollas en los lectores todavía desinformados. Quiero decirte que, al menos en lo que a mí respecta, no hay miedo a mentar el feminismo y asociarlo al pensamiento totalitarista que denuncian Nacho y Viñuela con tan buen tino. No, no es eso, sino lo que te digo. Es que la propaganda oficial pro-feminista es tan fuerte y cerrada que harán falta muchos artículos para desacreditarlo, para desenmascararlo. Y, mientras ello no ocurra, es casi inútil criticarlo de pasada.
      Emilio, tú estás muy puesto en esto del feminismo de “género”. Yo te pediría, si fueras tan amable, que escribieses aquí un artículo sobre el feminismo oficial y sobre cómo afecta a la educación (aunque no desees ser autor Deseducativo). Yo te prometo que me meteré de lleno en la defensa de tu pensamiento (que ya conozco). Creo que nadie como tú para elaborar ese artículo. Ya sé que existe tu blog (y otros), dedicado en exclusiva a denuncia los excesos del feminismo de “género”. Pero creo que no estaría de más que los lectores críticos con el actual sistema educativo que por aquí nos visitan tuvieran en este sitio una visión más justa y veraz de los desmanes del feminismo totalitario que hoy nos aflige.
      Saludos.

      • Frank
        7 abril 2011 a 19:04 #

        Al hilo de esto, mirad lo que propone el Sanedrín de la taifa manchegana en su caramelo envenenado denominado “La autonomía de los centros docentes de titularidad pública. Documento para el debate.”:
        “Existirá una comisión de convivencia en el consejo escolar y una persona responsable de mediación en conflictos de especial trascendencia, así como una persona responsable de coeducación (Ley de Igualdad de Castilla‐La Mancha).”
        Da miedo, ¿eh?

      • 8 abril 2011 a 0:04 #

        Estimado Raus, tu comentario es esclarecedor: existe una ideología, un pensamiento o como quiera que se le denomine que está ahí y tiene unas determinadas prácticas y unas determinadas características, pero no se debe mentar porque como si realmente viviéramos en otro tiempo y de lo que estuviésemos hablando no fuese de cosas de este mundo, hace uso como la religión medieval del anatema, la excomunión, si no estás conmigo eres un machista y un misógino y, valiéndose de dicho procedimiento hace y deshace a su gusto y antojo y además libre de crítica.

        Esto es lo que yo entiendo que no puede ser, el feminismo de género es una ideología expresada en textos pero sobre todo en prácticas, a la que una feminista como Elisabeth Badinter no duda en calificar como de pensamiento totalitario y muchas otras feministas tienen denunciado y siguen denunciando sus prácticas de manipulación en los denominados “Estudios de género” y de haber declarado una guerra de sexos que a nadie beneficia. Esto está siendo objeto de tesis doctorales, por ejemplo, la última de Ana León Mejía y por tanto no debiera haber problema para su toma en consideración y debate.

        Por eso si un determinado texto habla de pensamiento holista y totalitario puede y debe aparecer mencionado el feminismo de género porque es el lugar que le corresponde si nos atenemos al sentido estricto de los términos. Un filósofo como Mario Bunge lo sitúa dentro del constructivismo social y sabida es su poca simpatía por tal enfoque filosófico. Pero también si estamos analizando la situación de la educación en nuestro país no podemos obviar que el mismo lobby que impidió en su momento la custodia compartida o una ley de divorcio equilibrada, ha tenido y tiene una importancia meridiana en la configuración y el destino de la educación en nuestro país.

        Una asignatura como Educación para la ciudadanía resulta inconcebible en su configuración actual sin la presión de este grupo, pero también por omisión, el debate educativo en nuestro país estaría abierto si así lo deseasen, por ejemplo, si en lugar de ser la mitad el fracaso escolar femenino fuese el doble del masculino. Pero muchas otras intervenciones de estos grupos se podrían mencionar, por citar sólo las dos últimas, el hecho de legislar sobre la Educación sexual en una ley como la del aborto, o la decisión de pasar a la red pública la enseñanza de 0-3 años con el compromiso de contratación de quienes hasta el momento lo venían realizando estos trabajos y hacerlo con la explicación chapucera que luego se daría en la presentación de los datos PISA 2009.

        Pero tantas otras cosas que se podrían relatar y de incidencia mucho más sutil. Una autora como Inger Enkvist, a quien seguramente se podrá acusar de muchas cosas pero no de machista, al explicar la evolución de la educación en su país en los últimos 30 años da bastantes claves de cómo se puede pasar de un sistema de excelencia a una sistema como el actual. Ni soy machista, ni misógino, pero entiendo que la presente situación de abuso del feminismo institucional debe ser reconducido y quienes sostengan esta ideología deberán aceptar que para quien como yo que no soy creyente de ninguna religión, no deba sentirme obligado a abstenerme de criticarlas y criticarlos o de plantear alternativas diferentes a las suyas.

  17. Maximiliano Bernabé Guerrero
    7 abril 2011 a 7:56 #

    Totalmente de acuerdo con Emilio en lo del feminismo. Yo creo que la izquierda española contemporánea, la que acabó llegando al poder en 1982, y sus comparsas, bebe de dos fuentes:
    – El totalitarismo leninista, por vía de las interpretaciones hispanas de las estructuras del bloque del Este y de los radicalismos francés y alemán en torno a 1968. No cito a los filósofos para no extenderme.
    – La izquierda norteamericana, de donde viene mayormente la patraña feminista (los otros también tuvieron a alucinadas tipo Alexandra Kollontai). Feminismo con claras raíces en el fundamentalismo protestante, en movimientos prohibicionistas contra el alcohol, y en todo ese universo de solteronas que aman a los gatos y odian a los hombres que componen la “blue stocking galaxy”.
    Hale, fusiladme un poquillo.

  18. Jesús San Martín
    7 abril 2011 a 10:07 #

    Juan Pedro, en lo relativo a “ahora le ha tocado a la universidad”
    Imaginemos una universidad politécnica, y por imaginar, imaginemos una escuela de forestales, y puestos, imaginemos una reunión del director de la escuela con los alumnos y los profesores para saber qué deben hacer para aprobar:
    Director.- No entiendo qué pasa en matemáticas que suspenden tanto. Todos podemos poner un examen difícil.

    Yo, si fuera empresario, no contrataría a ningún ingeniero formado en esa universidad imaginaria, si el rector no llamara al orden a quien convoca tal reunión y dice tales cosas, y no le recordara que para aprobar hay que estudiar.

  19. Álvaro Rodríguez
    7 abril 2011 a 16:15 #

    Estamos de acuerdo en que las circunstancias personales inciden y determinan en muchas ocasiones el éxito o fracaso escolar, como en el caso del alumno bosnio, pero todos sabemos de quienes hablamos cuando nos referimos a los jhonatan y jennis de las aulas. Como bien dice Mari Cruz, hay que crear un itinerario de calidad a partir de 3º de la ESO complementado con una FP de garantías, pues en definitiva serán los futuros profesionales. El sistema fomenta la mediocridad desde el momento en el que se permite promocionar a los alumnos sin tener el nivel de conocimientos adecuados. Es como si quisiésemos construir un tejado sin los cimientos y pilares.
    Lo comentaba de manera excelente Juan Pedro: ” Eso es una ficción de la izquierda progresista que habla de no marginación, no segregación, cuando confunde lo más elemental de la democracia que es la igualdad de oportunidades con la igualdad ontológica. (En el propio nacimiento de la democracia ateniense, Pericles, en su Oración fúnebre, reclama que el gobierno debe ser el de los mejores, es decir, la democracia reclama la meritocracia y rechaza la igualdad ontológica que nos lleva directamente a la mediocracia.)”
    Isonomía e isegoria sí, pero sin caer en la tiranía de las opiniones y en la mediocridad de las titulaciones.
    Un saludo a todos.

  20. jose Antº
    8 abril 2011 a 15:39 #

    Me he resultado muy interesante tu artículo, Nacho. Enhorabuena.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Anónimo - 6 abril 2011

    […] […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: