Carta a una orientadora

José Antonio Llanillo Veganzones

Querida O.:

No tuve tiempo de valorar contigo lo sucedido en la última reunión preparatoria para el tránsito de los alumnos y alumnas de tu colegio a mi Instituto. Quiero que sepas que estoy muy agradecido por tu colaboración y tu capacidad de iniciativa. Debe resultar descorazonador intentar desarrollar un trabajo de equipo con esos maestros y maestras tan reacios a las nuevas metodologías. Es que se muestran renuentes a adaptarse a la realidad cambiante y compleja de la sociedad actual. Siguen anclados en sus anticuadas prácticas de soltar el sermón e  introducir conocimientos en las cabecitas de los niños y las niñas, ¡como si fueran huchas!. No sabes bien cómo admiro el temple y la paciencia que derrochas con ellos. Me pareció  magnífica tu intervención sobre la importancia de desarrollar las competencias básicas, especialmente las de Lengua y Matemáticas y  tu acertada puntualización sobre la competencia para aprender a aprender. ¡No saben ni siquiera elaborar un cuadro de descriptores de competencias curriculares!  Desde luego, en la reunión demostraste empatía, sensibilidad,  tolerancia, coherencia, flexibilidad y equilibrio emocional. Ahora que me viene a la memoria, tu mención final a la necesidad de un plus de implicación motivada por nuestra labor de formar personas (¡per-so-nas!) me pareció, sencillamente, memorable. ¡Ah, caray, se me pasaba!: Avísame cuando comiences las sesiones sobre técnicas de estudio; me interesan sobremanera.

Cambiando de tema, no olvides felicitar a J., tu marido, por su nuevo nombramiento en la Consejería. ¿Qué tal le va? Dale muchos recuerdos. Dile que se deje ver, que se le echa de menos por el Sindicato. Aunque ya me imagino, conociéndolo, que estará volcado con su trabajo. Al fin y al cabo, estamos para lo que se nos necesite. M., mi mujer, te envía un abrazo. Muy a su pesar, tuvo que dejar las clases en el Colegio por su traslado al C.E.P. No para de trabajar, ya sabes, continuamente implicada en nuevos proyectos, siempre apostando por la innovación. Seguro que te interesará su último proyecto de Moodle para docentes. Aunque no está tutorizado me parece una herramienta enriquecedora de autoformación del profesorado. ¿Te apuntas? Así podríais recordar viejos tiempos. Le iría bien charlar contigo. Últimamente está un poco preocupada. ¿Te acuerdas de nuestro hijo mediano, L.? No nos ha quedado más remedio que cambiarlo de Colegio, puesto que tenía una tutora incapaz de formarse en nuevas tecnologías. ¡Qué te voy a contar que no sepas! M. no estaba de acuerdo, en un principio, con matricularlo en los Escolapios, ya conoces nuestra implicación con la Escuela Pública, pero la situación se estaba tornando insostenible. Nosotros trataremos de soslayar la influencia de los aspectos ideológicos en los que nuestras discrepancias son más que evidentes.

Por mi parte, como te comenté, decir que me incorporaré a la Inspección, tras mi nombramiento, el curso que viene. Este año, por primera vez, reservaron puestos de Inspectores para directores de centros mediante concurso de méritos. Me presenté con escaso convencimiento y superé las pruebas. La verdad es que no estaba muy animado con el cambio, no te imaginas  lo que me ha costado tomar esta decisión, pues temo quedar atrapado en tareas burocráticas que, como hemos comentado a menudo, nunca nos han resultado gratificantes. Al final, ha pesado más la posibilidad de  coordinar y dinamizar el trabajo de los orientadores y las orientadoras, tarea en la que  pienso involucrarme al máximo, que el trabajo en el Instituto. Seguiré, desde mi nueva responsabilidad, apostando por la equidad del sistema, desarrollando modelos organizativos, metodológicos y didácticos que favorezcan la inclusión y la protección de los más vulnerables, para que puedan superar las barreras que se encuentren en su recorrido escolar. Por ello, algunos  estamos dispuestos a dar la cara, aunque nos la partan.

Por cierto, M. me acaba de recordar que nos veremos el viernes en la cena solidaria con motivo del día europeo de la esclerodermia. Si hay que arrimar el hombro, ya saben que pueden contar con nosotros. ¡Qué alegría volver a encontrarnos! Un besazo:

Pedro M.

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Autor:José Antonio Llanillo Veganzones

Me llamo José Antonio Llanillo Veganzones. Trabajo como maestro de Primaria en Fuengirola (Málaga).

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

121 comentarios en “Carta a una orientadora”

  1. 28 marzo 2011 a 16:46 #

    Muy bueno, José Antonio. Da en el clavo.
    ¿Neorrealismo? ¿Realismo crítico? ¿Realismo sucio? No sé, que lo digan los críticos, que nunca me fue dado ir por ese camino.
    Hilarante aunque agridulce el relato trágicómico de la realidad educativa que nos ha tocado sufrir y de todo el entorno de personajillos que pululan por el cortijo, con sus contradicciones y flaquezas. La benevolencia y bonhomía de su autor no ha querido concentrarse en el despotismo y la prepotencia que gastan estos especímenes cuando vienen mal dadas o simplemente cuando es menester enseñar los dientes.
    Es real, muy real, el diálogo entre los pesebreros. Con el tiempo se recordará como una época infame. ¿Somos conscientes de que vivimos tiempos infames? No es una caricatura, nada hay de hiperbólico ni de rebuscado. Me temo que son así. Tras los años los veremos como se ve hoy el cine español de hace unas décadas: sentimientos contradictorios, entre la sonrisa y el espanto. Tal como éramos, tal como somos.
    Un fragmento de ese desecho esperpéntico que habita en la corte de los milagros del nuevo Ruedo Ibérico de las 17 taifas.
    En plena crisis y descomposición, el retrato de los chiquilicuatres que controlan el cotarro educativo ve cómo el espejo les devuelve su ridículo reflejo, pese a que sean ellos quienes, en su mediocridad moral e intelectual, disfruten de su posición hegemónica en un barco que hace agua y en un liderazgo que no puede tener prestigio, pues está preñado de impostura y necedad.
    El problema es que esos personajes (o fantoches, según se mire) habitan entre nosotros y han surgido de entre nosotros. Son una parte de la profesión que se ha prestado a asumir cierto papel a cambio de una erótica del poder tan cutre y degradada, que tiene menos encanto que los neones de un sórdido bar de una carretera de mala muerte en una noche lluviosa y de alcohol de garrafón. No tienen los gerifaltillos educativos que haces aparecer em tu relato menós más glamur ni menos caspa que el gran éxito taquillero de Torrente. Al fin y al cabo, son el brazo tonto de la LOGSE-LOE.

    Un abrazo

    • 28 marzo 2011 a 16:50 #

      Fe de errores:

      donde dice: “em tu relato menós más glamur” debe decir: “en tu relato más glamur”

  2. 28 marzo 2011 a 17:46 #

    ¡Genial, José Antonio! ¡No se puede meter tanta mugre en menos espacio! ¡Lo del “plus de implicación motivada por nuestra labor de formar personas ¡per-so-nas!” es de traca! ¡Y que no salimos del esperpento cotidiano!
    Un saludo.

  3. Un maestro llano
    28 marzo 2011 a 17:53 #

    No quiero que nadie se lo tome demasiado mal. No quiero quitarles la razón a los que aquí escriben, muchas veces acertadamente. Pero desde mi punto de vista, a veces se os olvida que estáis entre nosotros, los mortales. Los que nos dedicamos como vosotros a la docencia, con sus trabas, sus días malos, sus satisfacciones (que los niños dan muchas) su burocracia… y todas esas cosas que vosotros criticais (algunas veces por estar en contra, estáis en contra de todo) Habláis (o escribís) utilizando un lenguaje rebuscado, que a veces le hace a uno pensar, ¿seré tonto? o ¿es que estos son muy listos? Pero en el fondo me hace gracia eso de hilarante, bonhomía, hiperbólico… parece que no podéis escribir como las personas “normales”. Usáis términos que nadie usa en sus conversaciones habituales y me da a mí que lo hacéis para parecer más de lo que en realidad sois, maestros de escuela como yo, (bueno alguno habrá que es profesor de instituto). ¿tanto os frustra eso? Ya os digo, no quiero que suene a crítica (de las malas), simplemente es el tufillo que sueltan algunas de vuestras intervenciones. Desde mi punto de vista, actuando así os quitáis parte de la razón que lleváis. Y como os digo da la impresión de que os parece poco vuestra posición de maestros o profesores.
    Sin querer molestar a nadie, os pido disculpas si lo he hecho.
    Un saludo y espero que se entienda lo que quiero decir.

    • Jesús San Martín
      28 marzo 2011 a 18:31 #

      De casta le viene al galgo. Mariano no quiere lucir ni su apellido ni su sangre, ni te dirá, como maestro de escuela que eres, que no debes escribir “bueno alguno habrá que es profesor de instituto” sino “bueno, alguno habrá que SEA profesor de instituto”. Quizá se deba a que seas de ciencias, y por eso no distingues el presente de indicativo del de subjuntivo, y te extrañan las palabras. Lo digo sin ánimo de ofender, que yo soy de letras y por eso lo noto, si algo me dijeras de ciencias estaría perdido. Aunque tuve buenos maestros de ciencias y si algo me preguntaras quizá te pudiera responder. Tan buenos eran, y tan preocupados por el uso correcto de las palabras, que si yo fuera de ciencias, en vez de letras, sabría el significado de las palabras que dices y distinguiría el indicativo del subjuntivo, y bochorno me provocaría que un maestro se quejara del uso correcto de la palabra.
      Un saludo.

    • Teresa Fernández
      28 marzo 2011 a 18:57 #

      Te comentario no ofende nada. Lo que hace es preocupar. Muchísimo. ¿De verdad te parecen palabras complicadas o términos poco habituales “hiperbólico” o “hilarante”? ¿De verdad eres maestro?

      • Un maestro llano
        28 marzo 2011 a 21:40 #

        No he escrito que sean complicadas y por supuesto no son muy habituales. Aunque parece que opinas lo contrario. Pero si yo te preocupo, igualmente me preocupas tú a mí porque al parecer no sabes leer.
        Bueno, de verdad que no me parece mal que escriban como les parezca, lo que digo es que así no llegáis a todo el mundo. Pero vamos que vosotros (algunos) en vuestra burbuja, sin problemas.

      • Ania
        29 marzo 2011 a 9:52 #

        A mí lo que me ocupa, -no pienso preocuparme por nada de ésto-, es que el “maestro llano” se parezca en su mentalidad pusilánime, y pobreza en el dominio del lenguaje al Director, al Jefe de Estudios, al Secretario y al Inspector de zona de mi entorno. Cualquier palabra que no pertenezca a un lenguaje estrictamente coloquial , como no la entienden se la pueden tomar como un insulto y echarte una bronca de padre y señor mío sin comerlo ni beberlo y sin ton ni son.

        El artículo es genial y sumamente oportuno. Mis felicitaciones José Antonio. No tiene desperdicio.

    • Un profesor de Universidad
      28 marzo 2011 a 22:53 #

      Totalmente de acuerdo contigo. Aquí parece que el uso de palabras como habituales parece que aporta un alto nivel de intelectualidad a quienes escriben.
      No es que no se puedan usar, pero quien mejor transmite es quien lo hace de forma directa. Por eso los mejores escritores no precisan de adornos innecesarios.
      Supongo que quienes hacen uso de tales palabras serán capaces de utilizar una calculadora para realizar cálculos matemáticos, y utilizar Word, Excel, etc.., ¿o eso no es cultura?. Bueno, no sigo que me desvío del tema.
      Y al igual que “maestro llano”, espero que no siente mal mi comentario, pero es lo que pienso.

      • Polícrates
        29 marzo 2011 a 0:26 #

        Balla si ssé usarrlos, tronko!! Perdona las faltas colega. Es ke tengo al clipo de bakas. Lla saves komo ba esto: si clipo se va de vorrachera se yeva de farra al coreztor i te metes en unos liós que pake. Lo que si maprendido es eso de las comas y todo eso, me entiendes. Es que soi un fenómeno del word i lla kontrolo losespacios aunke avezes no lo parezqua.

        “Word, Excel, etc..,”
        “?. Bueno, no sigo que me desvío del tema.”

        Mañana me veo con un pariente mio que fue menistro dheducazion, desos de matafísica, pake mesplique esta frase:

        “Aquí parece que el uso de palabras como habituales parece que aporta un alto nivel de intelectualidad a quienes escriben.

        Ques ke se la meto al FORTRAN i me tira un “type mismatch” y no compila el jodio. Amañana pruevo con el apl, con el fortran o con el youtuve, que llo lo saco, por mis muelas que lo sako. Te juro que no paro hasta ke lo konpile.

        Sois muchos + en tu family, Sr. “docente universitario yano”?? Es ke aora tengo un mononukleo i si sois muchos igual mese funde de tanto konpilar.

        No te prreokupes ke llo lo sako, aunke sea con el exzel, pero lo sako.

    • 28 marzo 2011 a 23:20 #

      . Me dé el manual de estilo para profesores normales, que es que no lo he encontrado en las librerías ni en Internés, porfa, que a ver si aprendo a escribir llano, llanito, no sea que el personal no entienda y vea a un pedante que desea aprovechar la ocasión para pavonearse y lograr desahogar sus frustraciones de carca, resentido, elitista y rebuscador en diccionarios académicos de palabras que la gente más sencilla –o quizá simple- tendrá que leerlos por su cuenta porque su profesor constructivista no se las va a explicar.

      Por eso, le remito al autor un comentario más acorde con el canon que nos proponen a los blogueros más esdrújulos y agudos los autodenominados maestros llanos.

      Ahí va:

      Cojonudo comentario, José Antonio. De puta madre cómo te enrollas poniendo a parir a todos esos buitres y esos julandrones, que son unos mamones que se creen algo y no hacen más que joder al personal, después de haber chupado del bote y haber despreciado a sus antiguos compañeros. Cómo hablas de esos patéticos tontos del culo, joe, tío, es que son lo peor. Dan pena, son patéticos, la ostia, no se enrollan ni una chusta. No se quieren mojar el culo dando la cara ante treinta coleg@s. Que para ellos la clase está petada y se cagan y por eso se inventan gilipolleces que dicen que son modernas para seguir viendo la moto a otros tan gilipollas como ellos. Y se escaquean del curro diario en sus despachos para tocarse los huevos y chupársela a sus jefes. Para ver si estos les dan a cambio algunas migajas, los colocan, como a toda la pandilla de la gente maja que tanto ha luchado. Cómo les ha pillado su buen rollito a los de la basca de la Conserjería de Educación, que se lo ha montao puta madre con el negociete cutre de las innovaciones, con sus juguetes tecnológicos y sus chorradas, que sólo se las creen los tontos de los cojones. Que si el ordenata, que si el rollo de gente guay y modelna. Todo para no coger la puta tiza, que les da un chungo si la huelen. !Pero qué demasiao, tío! En tus diálogos nos coscamos de lo guay y lo molona es la peña que corta el bacalao en las escuelas. Y que incluso puede encontrar a algún pringao que les baile el agua y sean chicos para todos con ganas de subir en la empresa.

      Que a ver si lo pillas. Que hay gente que controla y que flipa si hablas como un tío que se pasa de listo. ¡Que todos somos colegas y tenemos que farfullar igual! !Que les den! No quieren que nuestro público pille ná de lo que rajamos. Se sacan palabros raros de la polla para que sólo les entiendan los más pijos y estirados. Seguro que son los mismos que quieren segregar. Deberían ir al loquero para que les dé una terapia contra su frustración de intlectuales fracasados. Hablemos como nos salga de los cojones. Que si escribimos con palabras que están en los libros de primaria se nos verá el plumero.

      Total: que si para defender a unos parásitos mangoneadores hay que desviar la atención sobre cuatro palabras que les suenan ininteligibles, es que nada tienen que argüir a favor de la grotesca camarilla política edicativa.

      P.S: Quizá al censor/a le molestó la alusión a Torrente. Y si todavía le sigue pareciendo muy distanciado del común hablar del román paladino, lo traducimos, sin problema. Que es el “odjetivo” de las innovaciones y reformas loes-logses: todos ágafos, todos dislálicos. Que nadie se crea más listo, que discrimina y ofende a los demás.

      • Ania
        29 marzo 2011 a 10:30 #

        Inefable Mariano.

        Alguien debería agradecerte tus esfuerzos para repetir el mensaje utilizando otro tipo de lenguaje más coloquial. Confío en que maestro llano y similares te hayan entendido ya. Si no lo han hecho no será por tu culpa. Yo, personalmente, no tengo inconveniente en mirar al diccionario si no entiendo algo pues es derecho y deber de todos los ciudadanos de Europa y las españas, y más tratándose de profesores, el “aprendizaje a lo largo de toda la vida”. A ver si nos vamos a negar a “aprender a aprender” nosotros los maestros y profesores que estamos para dar ejemplo.

      • Francisco Javier
        29 marzo 2011 a 11:08 #

        Un estupendo ejercicio de estilo, Mariano. ¡Como para meterse contigo!

      • Un profesor de Universidad
        30 marzo 2011 a 13:56 #

        Gracias Polícrates por darte cuenta de que en lugar de “como” debería haber puesto “poco”. También quiero agradecer que me des la razón con tu salida de tono y falta de respeto ante las opiniones ajenas.
        Tambien quiero felicitar a Mariano por las risas que pueda haber producido sus frases.
        Tras leeros comprendo que en el mundo tiene que haber de todo, así va.

      • Polícrates
        30 marzo 2011 a 23:32 #

        inefable.
        (Del lat. ineffabĭlis, indecible).
        1. adj. Que no se puede explicar con palabras.

        http://buscon.rae.es/draeI/

        ———————————-

        ¿A qué molo mazo? Enseño a buscar lo que no se entiende, utilizo recursos web 1.9, promociono el estudio de las lenguas clásicas y de paso escribo buscón sin tilde. Y todo sin molestar al amigo Tumbaburros. ¡Qué modelno!

        tumbaburros.
        1. m. fest. Méx. diccionario (‖ libro).

        http://buscon.rae.es/draeI/
        ———————————–

      • Fernando
        8 abril 2011 a 14:50 #

        ¡Aora, haora si que man terao yo de to! y no como ezos finolis de univerzidad que ze ponen ascribi como zi fueran dortores, que es que no zeles etiende na de ná y alugo cuando llegan a los colegios pos mas de lo mismo, la culpa toa pa los chiquillos. ¿Como los va a etender si paece que hablan en estrangero. Menos mal que don mariano habla como un ombre, con dos cohoes. Hasta alugo compañero.

    • Ana Cuesta Solana
      30 marzo 2011 a 9:10 #

      Es increíble que le parezcan cultos y rebuscados términos de lo más comunes en la lengua escrita. Al maestro llano no le escandalizan ni la ignorancia ni la estulticia de quienes mangonean el sistema educativo. Sí le parecen raras e impropias de profesores “normales” palabras que él quizá no use.

      Quizá su problema es que estamos frente a un “encefalograma llano”.

  4. 28 marzo 2011 a 18:33 #

    José Antonio, eres el rey de la retranca, así que aquí va un aviso: más tarde o más temprano, un día vas a conseguir con uno de tus artículos que se me caigan los dientes de la risa; ese día, te mando la factura del dentista. El que avisa no es traidor.

  5. 28 marzo 2011 a 18:40 #

    Maestro llano: ¿tufillo de qué? ¿No me irá usted a llamar elitista por conocer mi lenguaje? ¿No es responsabilidad del profesorado hablar de manera culta? Las palabras “hiperbólico” o “hilarante” no deberían ser rebuscadas para ningún maestro o profesor, de hecho, no deberían serlo para ninguna persona que se precie de tener una carrera universitaria, sea la que sea. Es cierto, yo no hablo como escribo pero es que la situación comunicativa no es la misma: trato de escribir mejor que hablo y eso, además, es lo que trato de enseñar a mis alumnos: tener el suficiente conocimiento lingüístico como para poder usar diferentes registros según la situación en la que se encuentren. ¿Eso es parecer que se está por encima del mundo? ¿La igualdad consiste en no conocer más que el vocabulario del día a día? Perdone, pero eso no es igualdad, es incultura y, si me lo permite, analfabetismo. Y yo no sé usted, pero mi objetivo intelectual es llegar a poseer la mayor cultura que mi tiempo y mis capacidades me permitan porque, no sé cómo lo verá usted, si yo no les enseño a mis alumnos el significado de palabras como “hiperbólico”, nadie se lo va a enseñar. Y entonces podríamos tirar el 99% de los textos escritos en castellano que tenemos desde el inicio de nuestra lengua allá por el siglo X y fíjese si no sería una pena además de una debacle cultural. Ahora, si hemos llegado al punto en el que incluso los mismos maestros o profesores no sólo no conocemos ni nuestra cultura lingüística, sino que además nos preciamos de no conocerla, pues entonces, le aseguro, me retiro de la profesión.

    • Jesús San Martín
      28 marzo 2011 a 18:58 #

      Mari Cruz ¿has observado su paupérrima (pobrísima para el maestro llano) escritura? No desesperes, que este hombre no es maestro, ni de letras ni de ciencias.

    • Un maestro llano
      28 marzo 2011 a 20:58 #

      Yo enseño a mis alumnos a que busquen el significado de lo que no entienden. No pretendo ser yo el que les enseñe todo, que sean ellos capaces de hacer algo cuando yo no esté.
      En ningún momento he dicho que no conozca o no entienda algunos términos y mucho menos me preciaría de no conocerlos, lo que pretendo decir es que parece que venís aquí a escribir para lucimiento personal, no como protesta a un sistema, a una ley…
      Repito que simplemente quería expresar eso, no otra cosa.

  6. Laura García
    28 marzo 2011 a 18:54 #

    Yo alucino con el consejo tácito de “escribir como personas normales”. ¿Qué es cómo personas normales? Le aconsejo al profesor llano que lea 1984. Si hay algo que turba más que el concepto Gran Hermano es el de Neolengua y creo que a él se lo han inculcado bastante bien.

  7. Luzroja
    28 marzo 2011 a 19:04 #

    Yo lo veo de otra manera.
    Si usamos un lenguaje esforzado, es decir, aquel que nace de seleccionar la palabra más conveniente para lo que se quiere comunicar y además desplegamos las estructuras lingüísticas más oportunas que permiten colocar esas palabras, hacemos (según escribe “un maestro llano”) pensar.

    No deja de ser una buena definición del lenguaje: ” instrumento del pensamiento”

    • Un maestro llano
      28 marzo 2011 a 21:05 #

      Yo más bien diría “forzado”, aunque por supuesto no falto de “esfuerzo” a la hora de “pensar” qué palabra poner para quedar mejor delante de la “cohorte” como dicen más abajo.

      • Luzroja
        28 marzo 2011 a 21:34 #

        Lo ve, señor “maestro llano” ha habido que pensar, darle la vuelta al mensaje y crear otro en el que podemos percibir una paronimia, algo así como “el salchichón” que tocan los payasos.

  8. Manuel
    28 marzo 2011 a 19:21 #

    No sé a qué viene el encarnizamiento masivo con alguien que lo único que reclama es que las intervenciones de algunos sean menos ‘estilosas’. Que yo sepa, los comentarios en una página web no son justas poéticas donde cada uno deba demostrar sus habilidades lingüísticas. Si precisamente, al hilo de alguien que irónicamente critica la neolengua educativa de psicopedagogos y desertores de la tiza, nos dedicamos a zaherir a alguien que pide un poco de llaneza en la expresión de opiniones, estamos cayendo en las mismas tonterías que criticamos. Y además, qué coño tiene que ver ser un buen maestro, con exigir un estilo menos engolado, eso ya lo hacían los clásicos de nuestra lengua.

    • 28 marzo 2011 a 19:35 #

      “Zaherir”….. Hmmmm…… ¿Ligeramente “engolado”?

      Por cierto: según qué clásicos. Ya sabe: “Un monte era de miembros eminente/éste que – de Neptuno hijo fiero – /de un ojo ilustra el orbe de su frente/ émulo casi del mayor lucero…”

      Y así.

      • Manuel
        28 marzo 2011 a 20:06 #

        Evidentemente, en zaherir solo había una suave ironía.

    • Ania
      29 marzo 2011 a 11:12 #

      “Que yo sepa, los comentarios en una página web no son justas poéticas donde cada uno deba demostrar sus habilidades lingüísticas.”:

      A ver, Manolo,

      Los comentarios de una página web pueden ser gestas poéticas y lo que el administrador de la misma juzgue oportuno.

      El que quiera controlar y censurar un blog que lo cree, organice y administre por sí mismo.

      Ésto no es una clase de la ESO.

  9. Fran Risueño
    28 marzo 2011 a 19:29 #

    Pues siento decir que estoy de acuerdo en parte con el maestro llano. Yo admiro a muchos de los que aquí escriben, y si me pongo, también puedo hacer mis pinitos expresivos… pero las más de las veces también he sentido eso al leer aquí.

    Ni todos los pedagogos son el diablo, ni por escribir de forma más llana uno es más tonto (o sí, vete tú a saber). Más lástima me da que se le vote negativamente cuando ha sido tremendamente educado y es que para llegar a todos uno debe saber dirigirse a todos, pues de lo contrario, os encontraréis o encontraremos, aislados en vuestra/nuestra lucha.

    Y claro, ahora podreis (aquí no procede el “podremos”) hacer bromas utilizando un lenguaje “bulgar logse”, como si este y el comentario aludido os hubieran pedido eso.

    A todo esto, ¿por qué nadie señaló y defendió “bonhomía”? Quizás intuíais que tenía algo de razón y era mejor silenciarlo, dejarlo pasar.

    Ea, seguro que he cometido alguna incorrección que no tardaréis en señalar.

    Las críticas educadas deben ser en primer lugar respetadas y luego asumidas en lo que puedan tener de razón, o dejadas de lado.

    A menos que lo que se desee es llegar a los menos, que me da a mí que no es el objetivo de este blog de encuentro.

    (me van a llover hostias por todos lados).

    • Fran Risueño
      28 marzo 2011 a 19:33 #

      Me faltó un acento… y me equivoqué en otro. Eso pasa por no corregir.

    • 28 marzo 2011 a 19:44 #

      Bueno, Fran, puesto que la crítica es libre, tampoco ha de librarse de ella el propio crítico. Sobre todo si deja caer poco veladas insinuaciones de “frustración”, soberbia y reaccionarismo, como si fuera tan fácil deducir emociones y conductas a partir del estilo literario.

      Por lo demás, no veo en el artículo más engolamiento que el necesario para supurar una corrosiva ironía.

      Felicidades al autor.

      • Fran Risueño
        28 marzo 2011 a 20:02 #

        No, si a mí el estilo del artículo me parece adecuado al contexto. La ironía es más fina.

        Pero da la impresión de que cuando alguien discrepa, sea en lo que sea, sea cómo sea, automáticamente se convierte en un troll para la cohorte de seguidores.

        Ey, he escrito “cohorte”, ¿a qué molo? 🙂

      • Luzroja
        28 marzo 2011 a 20:09 #

        Todo esto puede deberse a que el lenguaje “discrimina”.

    • Jesús San Martín
      28 marzo 2011 a 20:24 #

      Fran ¡hostias! Mira su lenguaje y mira el tuyo. Tú estás escribiendo, mientras que él sólo ha dejado un mensaje casposo de frases hechas, trufado, como indica Nacho, de insultos soterrados. Este hombre no es maestro, repasa su lenguaje y lo verás. A ver si encuentras una sola frase que no sea una expresión hecha.
      Si fuera profesor no habría escrito:
      “Y como os digo da la impresión de que os parece poco VUESTRA posición de maestros o profesores”
      sino
      “Y como os digo da la impresión de que os parece poco NUESTRA posición de maestros o profesores.”
      Él no pertenece al gremio, por eso no se incluye.

      • Fran Risueño
        28 marzo 2011 a 20:36 #

        Ummm no sé.

        Mira, en el caso que mencionas lógicamente se refiere a la impresión que recibe de los demás, así que es pertinente usar VUESTRA.

        Hay profesores más cultos, profesores menos cultos… y todos estamos en el mismo Titanic.

        Pero no desvirtuemos demasiado el hilo.

      • Un maestro llano
        28 marzo 2011 a 21:22 #

        Utilizo VUESTRA porque en muchas cosas no me siento para nada identificado con la manera de pensar de algunos. Sé que generalizar no hace justicia, pero es algo que todos tendemos a hacer.
        Yo me siento más que gratificado con mi profesión y sin querer generalizar, conozco muchos que no sé por qué son maestros o profesores porque la vocación, o nunca la tuvieron o la perdieron hace mucho. Tanto hablan algunos que de tanto criticar, me da la impresión que lo que tienen es cierta envidia de esos que llaman desertores de la tiza por no tener que aguantar día tras día sus mismos sufrimientos, que no los míos.

      • Un maestro llano
        28 marzo 2011 a 21:44 #

        Por cierto, que utilizo frases hechas? Trufado? De acuerdo que muchos os expresais mejor que yo por escrito. Pero lo de frases hechas y trufado…. no lo veo, no.

    • 28 marzo 2011 a 20:35 #

      El problema de Punset (como una vez más veo en este enlace), es el de todos los telepredicadores: vende maravillas inexistentes o muy arduas de conseguir a precio de saldo; habla de problemas que en efecto existen pero propone soluciones tan hermosas como equivocadas; se mete en un mundo del que lo ignora todo -en este caso, la educación- y, como no podía ser de otro modo, hace un diagnóstico equivocado de sus males y propone, consecuentemente, soluciones tan disparatadas e inviables como vistosas. Asusta, además, lo potencialmente dañinas que son algunas. No hay mayor peligro que un ignorante pontificando y vendiendo paraísos desde un púlpito tan potente como la televisión.

    • 28 marzo 2011 a 20:39 #

      Sobre ese particular, José Miguel:

      http://yosoyelindividuo.com/2011/03/14/eddie-goes-to-hollywood/

  10. Luzroja
    28 marzo 2011 a 21:05 #

    Para Punset:

    Entiendo lo que me basta
    y solamente no entiendo
    cómo se sufre a sí mismo
    un ignorante soberbio.
    De cuantas cosas me cansan
    fácilmente me defiendo,
    pero no puedo guardarme
    de los peligros de un necio.
    Él dirá que yo lo soy,
    pero con falso argumento:
    que humildad y necedad
    no caben en un sujeto.

    Lope de Vega

  11. Un maestro llano
    28 marzo 2011 a 21:31 #

    Por respeto al autor del artículo, pido perdón a todos los ofendidos (veo que son muchos y muchas los aludidos/as) y dejo el tema porque creo que lo que a él le gustaría es que comentáramos su escrito y no el mío.
    Vuelvo a decir que no quería molestar, simplemente quería decir que a veces usar ese lenguaje os hace parecer lo que seguramente no sois y que pretendéis alardear más que criticar. Que no os quito la razón y que por supuesto no se habla como se escribe (por desgracia) ni se escribe como se habla (gracias a dios).
    Por cierto, después de ver las votaciones, veo que no soy el único que piensa algo parecido.
    Saludos y a comentar el excelente artículo de J.Antonio

    • Jesús San Martín
      28 marzo 2011 a 21:46 #

      Bueno, en qué quedamos “por respeto al autor” y volvemos a meter otra contestación, pues te repito el tuyo original.
      No quiero que te lo tomes demasiado mal. No quiero quitarte la razón, pero desde mi punto de vista se te olvida que además de no saber cuando se utiliza un subjuntivo tampoco conjugas adecuadamente el indicativo: puedes verlo en la discordancia de los sujetos en la segunda y la tercera frase de tu mensaje original (te lo dice un profesor de matemáticas). Y todo eso me hace pensar que lo que te parece un lenguaje rebuscado es sólo desconocimiento, e incapacidad para expresarte como un maestro. Que lo que tú consideras lucimiento es tu incapacidad para escribir correctamente. Ya sabes: las uvas están verdes. Sin querer molestarte. Te pido disculpas si lo he hecho.
      Un saludo y espero que se entienda lo que quiero decir.
      Y mira los votos, si tanto te interesan.

      • Un maestro llano
        28 marzo 2011 a 21:55 #

        Lo que he utilizado mal ha sido el punto y aparte. En las dos primeras frases el mensaje es en general y a partir de la tercera en particular a los que escriben.
        Tienes toda la razón, si quiero dejar el tema no tengo que meter otra respuesta.
        Pido disculpas y sinceramente, no es ni desconocimiento ni incapacidad.

    • tiene su aquel
      29 marzo 2011 a 0:52 #

      Maestro llano:

      Por respeto al autor del tema
      pido perdón a los ofendidos
      pues son muchos los aludidos
      por mi certera respuesta.
      No quería molestar,
      tan solo quería decir
      que del lenguaje alardear
      es…………… presumir.
      No os quito la razón
      en que no se habla como se escribe,
      por desgracia,
      ni en que se escribe como se habla,
      a dios gracias.
      Y acabo esta disquisición
      sin mayor dilación
      a riesgo de que la lie
      y votaciones no haya.

      Jesús San Martín:

      Bueno, en qué quedamos
      que por respeto al autor
      otra contestación mandamos.
      Pues le repito el original,
      no se lo tome a mal.
      Quitarle razón no quiero
      pero a mi parecer olvida
      que el verbo mal utiliza
      y conjuga sin acierto.
      La pifió con el subjuntivo
      y no le atina al indicativo.
      Ello me hace pensar
      que lo que supone resabido
      se debe a su incapacidad
      de expresarse como es debido.
      Y lo que considera lucimiento
      no es más que su desconocimiento
      de conjugar con estilo.
      Si le digo las verdades
      No es por molestarle,
      solo pretendo mostrarle
      que las uvas están verdes.
      Buenas verdes,
      ……..digo dardes,
      ……..digo tardes.

      Maestro llano:

      Lo que mal utilizo
      Es el punto y aparte.
      Tienes razón,
      Si quiero dejar el tema
      No he de mediar respuesta.
      Se acabó la función.

      • Jesús San Martín
        29 marzo 2011 a 6:59 #

        Muy bueno. Un saludo y gracias por las risas que me has arrancado.

  12. Un maestro llano
    28 marzo 2011 a 21:58 #

    Y lo de los votos era algo anecdótico, pero ¡Oh casualidad! Ha sido decirlo, llegar tú con tu respuesta y lo que estaba igualado…
    Buenas noches!

  13. Mari
    28 marzo 2011 a 23:03 #

    ¡Si es que hay cada caso!, don José Antonio.

    Un conocido mío, del oficio, enemigo acérrimo de la orientación y de todo lo que ella conlleva, vamos de los que llaman a las pedagogos “pedabobos” desde los comienzos de la LOGSE. Pues bien, a éste joven entonces, hoy ya no tanto, le llegó el día y lo camela una compañera, tan “anti” como él, por no decir más, reparlados los dos, que ni les cuento.

    Se casan, tienen un niño, la logopeda y el de pedagogía terapeútica del centro, por lo visto cuando los veían venir, se hacían los suecos y si podían se cambiaban de pasillo… Ya no aguantaban más sus bromas y chistecillos llenos de… malaleche.

    El niño crece, el niño no habla como tenía que hablar, lo llevan a mil sitios… un logopeda de fama les hace unas recomendaciones, que siguen al pie de la letra. Al niño se le empieza a entender.

    Llega la hora de que el niño vaya a la escuela. Y va, a la de sus padres, claro. El padre se presenta ante el director (logsiano) exigiendo una hora diaria de logopedia para su pequeño.

    Con los años el niño mejora considerablemente. Hoy está en cuarto de Primaria y habla como cualquier niño de su edad, aunque se va pareciendo un poco a sus papis.

    Ahora dicen que lo van a llevar a la privada, que en la pública no…

    Y hay muchos más casos.

  14. Mari
    28 marzo 2011 a 23:08 #

    Sobra una tilde, alguna coma, si es que… y eso que hoy lo había releído, porque como la cosa estaba que ardía, pues ni así.

  15. Polícrates
    28 marzo 2011 a 23:32 #

    CONSEJOS DESEDUCADOS:

    1. Hacer caso omiso a las palabras del troll. El troll es astuto y su objetivo simple: generar tanto ruido como sea posible hasta el punto en que el diálogo se torne imposible.

    2. Nunca faltar al consejo nº 1.

    3. (Esto es sólo para los administradores) ¿Podríamos entornar un poco la puerta para que no entrara tanto provocador?

    • Fran Risueño
      28 marzo 2011 a 23:52 #

      Quién es el troll? El que coincide con tus ideas o el que no?

      CONSEJO EDUCADO:

      No señales con el dedo, no vayas a ser señalado tú otro día.

      ………………………

      Me pensaré mucho aportar mis ideas e impresiones si estas no coinciden con el pensamiento único que pretenden algunos, no todos, defender.

      Buenas noches.

      • Polícrates
        29 marzo 2011 a 0:37 #

        No recuerdo haber señalado a nadie.

  16. Raus
    29 marzo 2011 a 6:47 #

    Gracias, José Antonio por este magnífico e hilarante artículo. Un placer leerte, como siempre.

  17. Jesús San Martín
    29 marzo 2011 a 7:05 #

    José Antonio, Mariano, Polícrates, en dos palabras: des escrotante.

  18. Raus
    29 marzo 2011 a 8:47 #

    A maestro llano y demás cohorte de llanos: nuevamente, no nos tomen por tontos. Pedir perdón mientras se mete el dedo en ojo ajeno intencionadamente es malicia y burla baja. Como viene siendo costumbre, se nos presentan ustedes con el lenguaje equívoco y confuso propio de la insinuación. Ése al que tanto se aficionan quienes tiran la piedra y esconden la mano. ¿De dónde sacan ustedes que escribir con propiedad aneja frustración? ¿No será que ésa ataca, más bien, a quien no entiende lo que lee o porque lo que lee está muy lejos de su talento expresivo? Si tan llanos son, digan directamente a qué huele ese tufillo que ustedes notan. ¿Tufillo a frustrados? ¿Tufillo a frustración de quien quisiera ser más y no lo es y hace lo posible distinguirse de entre la plebe (la gente normal)? Ah, ya, la verdad estaba a la vuelta de la esquina, tras uno de los meandros de la insinuación: tufillo a clasistas. Y, si estiramos un poco más el concepto, tufillo a fachas, ¿verdad? Sí, porque los fachas son esos tipos que no tienen otro empeño que distinguirse de entre la gente normal, blanco de sus torcidas inquinas. Pues lo sentimos. Sentimos que se les ofendan las narices con hedores tan sutiles que sólo notan quienes huelen con la pituitaria prejuiciada.

    Y miren, mi caso es el siguiente. A mí no me molesta que la gente llana hable a lo llano porque ignore expresarse mejor. Ni siquiera me molesta el que no sabe. Me molesta el que se jacta de no saber. El que hace gala de su insolvencia en el lenguaje o en lo que sea. El que hace burla de la cultura y el refinamiento intelectual. Y les diré, llanamente, por qué me molesta: porque burlarse de quien sabe es acto de insufrible ingratitud. Pues todos estamos en deuda con aquellas personas que tienen talento para escribir con estilo ático, o con quienes piensan y razonan con más solvencia que la gente normal. Dicen ustedes (o alguien dijo hace poco aquí mismo) que el lenguaje es para comunicarse, no para lucirse. No es cierto, pues quien se luce con el lenguaje se comunica mejor: con más precisión, con más propiedad, con más claridad. Y menos aburridamente, señores. Y el que logra lucirse al tocar la guitarra, se comunica mejor y deleita más que el que apenas sabe rasgar cuatro acordes normales. Y, así, con todo.

    Falso como un euro de madera es eso de que parece que estemos más para pavonearnos que para criticar la ley (aunque en otro lado se nos dice que todo lo criticamos). La crítica aquí a la ley es constante, acerada e inteligente. Es más: criticar la LOGSE y sus derivados exige la coherencia de hacerlo con un lenguaje cuando menos correcto, precisamente porque una de las cosas más criticables de los pedagogos logsianos es su lenguaje abstruso, ridículo y medio analfabeto. Escribir correctamente es ya una negación de la vulgaridad logsiana.

    Nada me enojan las personas llanas que saben reconocer humildemente su llaneza o su simpleza y de ella se lamentan; y menos todavía quienes desean salir de ella con mayor o menor éxito. Pero asco y náusea me da el hedor que emana de quienes se refocilan en su ignorancia y hacen mamonas a los que sí saben. Muchos son los que, en su soberbia intratable, al mirarse al espejo se hallan perfectos en su normalidad, en su mediocridad gris, y antes que preferir superarse y salir de sus fangos, optan por denostar y ridiculizar cuanto ignoran y a quienes se cultivan. A éstos les dedico yo las palabras que Shakespeare, por boca de Coriolano (“Julio César”), dijo en su discurso a los plebeyos:

    “Vil hatajo de canalla vocinglera, cuyo aliento detesto/ como el hedor de los podridos pantanos, cuyo amor aprecio tanto/ como los muertos cuerpos de los hombres insepultos/ que corrompen mi aire: os proscribo.”

    No quiero ni pensar qué demoniaco tufo les dará a ustedes Shakespeare, tan llano como el Mortirolo y uno de los más prolijos en palabras cultas (“no normales”) de la literatura universal.

    • Francisco Javier
      29 marzo 2011 a 16:51 #

      Así estamos, Raus.

      Atrás queda un tiempo en el que un pueblo sano amaba a sus poetas y sabios sin complejos.
      Atrás queda un pueblo que aún conservaba el noble arte del saber callar, del permanecer en silencio sin sentir la necesidad de opinar sobre lo que no le incumbía, ni sobre lo que desconocía.
      Atrás esas gentes que sin apenas escuela y sin haber leído catecismos, con la sola luz de la experiencia que da la vida, tenían un elevado sentido de la dignidad, que supieron transmitir con acierto a sus hijos.

      Pero hoy todos somos listos y en la sociedad, ya desde pequeños en la escuela, se nos dice que somos muy inteligentes, creativos y hasta hermosos. Y todos opinamos y exigimos que nuestra opinión sea reconocida como valiosa. A esto lo llaman democracia, bienestar, libertad, etc. Mientras dicen esto algunos entornan los ojos y a otros hasta se les cae la baba. Es el mundo al revés. El mundo de los piojos, de los superhombrecitos.

      Un saludo.

  19. Helena
    29 marzo 2011 a 9:03 #

    Si es que se les ve el plumero a nada que abren la boca.
    Me ha gustado mucho, José Antonio.
    Mi felicitacíón

  20. Juan Luís
    29 marzo 2011 a 10:21 #

    José Antonio:

    ¿Qué psicopedagogo de la educación oficial habla de educar “personas”? ¿No hablan, más bien, de la educación para una ciudadanía multicultural, ecológica, no-homófoga, etc.?

  21. Ania
    29 marzo 2011 a 10:48 #

    “. A mí no me molesta que la gente llana hable a lo llano porque ignore . Ni siquiera me molesta el que no sabe. Me molesta el que se jacta de no saber. El que hace gala de su insolvencia en el lenguaje o en lo que sea. El que hace burla de la cultura y el refinamiento intelectual. Y les diré, llanamente, por qué me molesta: porque burlarse de quien sabe es acto de insufrible ingratitud. Pues todos estamos en deuda con aquellas personas que tienen talento para escribir con estilo ático, o con quienes piensan y razonan con más solvencia que la gente normal. Dicen ustedes (o alguien dijo hace poco aquí mismo) que el lenguaje es para comunicarse, no para lucirse. No es cierto, pues quien se luce con el lenguaje se comunica mejor: con más precisión, con más propiedad, con más claridad. Y menos aburridamente, señores. Y el que logra lucirse al tocar la guitarra, se comunica mejor y deleita más que el que apenas sabe rasgar cuatro acordes normales. Y, así, con todo.”

    Olé, ¡Bravo por Raus!

  22. Juan Luís
    29 marzo 2011 a 12:05 #

    2

    José Antonio:

    ¿Qué psicopedagogo de la educación oficial habla de educar “personas”? ¿No hablan, más bien, de la educación para una ciudadanía multicultural, ecológica, no-homófoga, etc.?

  23. Maximiliano Bernabé Guerrero
    29 marzo 2011 a 13:30 #

    Mis felicitaciones a José Antonio. También querría decirles a quienes reclaman un lenguaje más llano o simple que yo no me he sentido ofendido, ni aludido siquiera por sus comentarios. Yo siempre he huído del lenguaje artificioso, en parte porque mi cultura tampoco daría para ello, quizás porque la poca que tengo la adquirí en centros públicos de enseñanza, y luego leyendo en ratos perdidos el libro que llevaba en el bolsillo del mono de trabajo y en los ratos encontrados hablando con los compañeros de cuadrilla forestal, de vendimiadores…
    Para los nostálgicos de la llaneza, puede que hubiera que decir simplemente HAY QUE ACABAR CON TODOS LOS JULANDRONES, MAMONES Y LAMETRESILLOS QUE HAN ARRUINADO LA ENSEÑANZA, Y OTRAS COSAS, EN ESPAÑA. HAY QUE ACABAR CON LAS TAIFAS, CON LOS POLÍTICOS INÚTILES, LADRONES, MENTIROSOS Y TRAIDORES (SÍ, TRAIDORES), Y CON LOS SINDICALISTAS VENDIDOS. HAY QUE ACABAR CON LOS NACIONALISMOS.

    • Jesús San Martín
      29 marzo 2011 a 13:40 #

      Tengo unos robles de los que salen unas estacas del siete que no veas.

  24. Fran Risueño
    29 marzo 2011 a 13:47 #

    Habéis perdido el norte:

    Aplaudís la chanza, denostáis las críticas educadas.

    Habéis perdido un seguidor que ahora, por discrepar, es considerado sospechoso de no sé qué.

    Me da lástima. Mucha lástima este triste espectáculo de trinchera en el que deseáis, por lo que se ve, sentiros.

    • Jesús San Martín
      29 marzo 2011 a 14:27 #

      Fran nadie te ha recriminado nada, tampoco cuando has mostrado tu apoyo al maestro llano. De la lectura del señor Polícrates saco que se refiere al maestro llano, aunque creo que tú te has sentido aludido.

      Mira el lenguaje del maestro:

      algunas veces por estar en contra, estáis en contra de todo
      ¿seré tonto? o ¿es que estos son muy listos?
      En el fondo me hace gracia…
      lo hacéis para parecer más de lo que en realidad sois
      ¿tanto os frustra eso?
      es el tufillo
      da la impresión de que os parece poco vuestra posición de maestros
      os da envidia de…

      Tú mensaje sería más o menos así:

      ¿no sería conveniente escribir más llano para llegar a más gente?

      No llevaría calificativos soterrados. Contéstate tú mismo si llevaría alguna de las frases reseñadas arriba y que dejó el maestro llano.

      A mí, y me imagino que a todos, me entristecería perder una persona que viene al foro y que jamás ha provocado, ni usado insultos soterrados. Discrepamos, pues discrepamos, no por eso vamos a dejar de tomar las cañas y yo no voy a dejar de coger la estaca del siete contra los politicastros de mierda y los trolles.
      Un saludo

  25. Mari
    29 marzo 2011 a 14:37 #

    Las cosas son como son, este señor, José Antonio, escribe muy bien, como muchos aquí, yo los envidio(sanamente, a ver si ahora con esto me meto en un follón), pero una cosa no quita la otra.
    No sé exactamente cuál será el objetivo del escrito, puedo imaginarlo, pero igual es para que sonriamos un poco, porque la congoja no se nos quita del cuerpo con tanto “pacá” y tanto “pallá”. Algunos es que parece que son felices diciendo ¡eeeeeh! que la casa es mía, a que voy y cierro la puerta, pues cierren, entornen o hagan lo que tengan que hacer, pero no lo digan más (esto va sólo por lo que meten este… no sé).
    Me he propuesto leer el artículo y comentarlo, antes de leer los comentarios, porque sino… se me va…
    Yo lo he visto gracioso y muy en consonancia con el sentir de la mayoría que aquí escribe, yo lo comenté desde otro punto de vista… para que así no se diga que aquí no se miden todas las variables.

    Desfruten del escrito y tengamos la fiesta en paz.

    Un saludo para los que se quieran sentir saludados y, señor Fran Risueño, participe, que es interesante lo que dice, que yo creo que algunos dicen las cosas en broma.

  26. Juan Luís
    29 marzo 2011 a 15:21 #

    3

    José Antonio:

    ¿Qué psicopedagogo de la educación oficial habla de educar “personas”? ¿O es que se trata de disparar a todo lo que se mueva?

    • José Miguel
      29 marzo 2011 a 16:22 #

      Aquí tiene una muestra, entre otras:

      http://www.pentacidad.com/quienes.htm

      Esta basura se está impartiendo en centros de España, pero, ¡¡atención!!: ¡¡¡con el consentimiento de todo el claustro de profesores!!!

      Estos “cursos de crecimiento personal” elaboran joyas como ésta: “cariñogramas”.

      Desolador.

      • 29 marzo 2011 a 17:32 #

        Esto de Pentacidad tiene un tufillo sectario que pone los pelos de punta. Eso sí, a los psicopedagogos, como a los curas, hay que reconocerles una gran habilidad para montar negocios y sacar dinero de la nada. Y coincido contigo en una cosa: es espantoso que haya claustros que aprueben supercherías como estas.

    • 29 marzo 2011 a 16:29 #

      Ya me gustaría poder contestarle. Es que no sé lo que es un “psicopedagogo de la educación oficial”. Si se refiere a los psicopedagogos (orientadores) que trabajan en los Colegios debo decirle que se lo he oído muchas veces, así que intentaré buscar alguno para que le responda. Saludos.

      • 29 marzo 2011 a 16:36 #

        De todas formas, Juan Luis, si lee el texto con detenimiento, lo de formar personas lo dice un director de Instituto, siempre en la ficción, naturalmente. ¿Qué decía de disparar?

    • José Miguel
      29 marzo 2011 a 17:16 #

      Alejandro Tiana Ferrer. Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras (Pedagogía) por la Universidad Complutense de Madrid, 1974 y 1985, ejerce como Catedrático de Teoría e Historia de la Educación en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Entre 2004 y 2008 desempeñó el cargo de Secretario General de Educación en el Ministerio de Educación y Ciencia. Partícipe en la elaboración de la pseudoideología del Anteproyecto LOE y que entiende la función docente como “la formación integral de las personas jóvenes como seres individuales y sociales”:

      http://www.educacion.es/cesces/revista/n16-tiana-ferrer.pdf

      Lea, lea…

    • Ania
      30 marzo 2011 a 18:35 #

      Disculpe José Luis, no ser yo José antonio, quien le contesta pero si lo de “educar personas” por parte de los sicopedagogos oficiales se le hace novedad y extrañeza no será usted profesor en la actualidad o es que ahora mismo no estamos a 30 de marzo y esta noche a las 24 horas no será de noche.

      • Ania
        30 marzo 2011 a 18:40 #

        Juan Luis he querido decir, no Jose Luis. Disculpas.

  27. 29 marzo 2011 a 16:20 #

    Compañeros y amigos, gracias por vuestros comentarios.
    Respecto a la polémica suscitada sobre el uso de un lenguaje más llano, manifiesto mi desacuerdo con dicha posibilidad. Uno de los motivos por los que soy seguidor habitual del foro es, precisamente, tener acceso a los artículos y comentarios de personas a las que aprecio y admiro, como Raus y Mariano (hoy) y otros muchos (otros días) que me suministran munición (argumentos) contra tanta estupidez y además, para qué negarlo, me hacen disfrutar más que una burra en un berzal. Tenemos aquí mismo un claro ejemplo en los inteligentes comentarios de Mariano, al que tengo por un auténtico especialista en triturar impostores. Lo siento, Mariano, lo del brazo tonto de la LOGSE te lo robo de inmediato.
    Por otra parte, no me molestan los que discrepan en el foro; tengo claro contra quiénes debemos combatir y no me pienso desviar ni un ápice.

  28. Francisco Javier
    29 marzo 2011 a 16:29 #

    A mi me parece que la inmensa mayoría de los artículos que han aparecido en este blog no son especialmente técnicos, ni difíciles de entender (en concreto, este irónico artículo, me parece muy claro.) A veces, simplemente uno escribe como puede, o como sabe y no veo en ello impostura. En todo caso, es una observación a tener en cuenta el que se podría intentar escribir más llano para llegar a un mayor número de personas. No comparto desde luego la idea de que la buena literatura se expresa en un lenguaje sencillo. Esta afirmación es absolutamente falsa y tomada en serio supondría la aniquilación casi total de toda la literatura del pasado y del presente. Los ejemplos sobran.

    Y un saludo para D. José Antonio Llanillo Verganzones por tan “simpático” artículo.

    • 29 marzo 2011 a 16:46 #

      Otro para tí, amigo. Y quítame la “r” del 2º apellido, que ya de por sí se presta a rimas soeces, pero con la “r”, es que me dejas a los pies de los caballos.

      • Francisco Javier
        29 marzo 2011 a 16:56 #

        Disculpa amigo, que es que con los años ahora tengo vista cansada y no veo un pijo. Y nada de rimas. Un abrazo.

      • 30 marzo 2011 a 21:59 #

        ¡Lo que te deja es a las puertas de la coyunda con la yegua! , con perdón por lo llano.
        Enhorabuena por el artículo. Digno del “Retablo de las maravillas”, el de Boadella, en una de cuyas escenas se representa una cena de socialjetmócratas progres en la que tus personajes no desentonarian en absoluto.
        Respecto de la voluntad de estilo, del atildamiento lingüístiico, ¿no debería de ser una exigencia social? ¿Ha de llegar el igualitarismo de la llaneza a proscribir la riqueza léxica, la alegría hipotáctica y la invención retórica? Una confidencia: no soporto leer a Gala y, sin embargo, me pasaría horas escuchándolo.
        Finalmente, para que sea vea el eclecticismo que ha de presidir la formación de una persona: Unamuno tiene un estupendo aforismo, paradójico, como casi todos los suyos, en el que nos recuerda que “el hombre que habla como un libro es incapaz de escribir un libro que hable como un hombre”
        Y esa lección la traen bien aprendida quienes aquí escriben, porque lo que en este foro de debate se intenta es escribir desde el punto de vista de la persona, de quien habla a sus iguales, es decir, personas formadas, con valores, con personalidad y, por qué no, a ser posible, también con estilo.
        Se asienta o se disienta.

  29. Francisco Gabriel Aroca
    29 marzo 2011 a 17:04 #

    ¿ Que si Góngora, que si Quevedo.., aún con esas estamos?

    ¿ Lo importante no es el fin que es educar, aprender a pensar, a conocer y controlar los sentimientos, a ser, a ser persona. A ser feliz?

    Entiendo las dos posturas, y los motivos tras los que se ocultan ambos detrás de ellas.

    Hay que utilizar lenguaje sencillo, para quien se pierde con el vocabulario, pero no hay que caer en la vulgaridad de despreciar la bella lengua que tenemos. No olvidemos que es la lengua de Séneca, y de Cervantes. Esto que parece perogrullo, no es poco.

    Personalmente, siempre que he podido, he aprovechado para hacer de diccionario parlante, empleando palabras de uso poco frecuente, y explicando al mismo tiempo su significado. Doble exposición, doble perpectiva y doble efecto.

    Por otro lado, más que el contenido del artículo en sí, me supuran las neuronas cuando pienso en los años vividos en las instituciones educativas como educando ( alumno, cliente), y algunos otros como educador ( aprendiz de todo y maestro de nada).

    La furstración de aquella ( por lo rancia y poco flexible) y la de ésta, con una carga emocional que muy poca gente conoce desde fuera. No es lo mismo, pero se le parece. Tanto en la frustración como en las alegrías o grandes satisfacciones, ese brillo en los ojos, la pasión por aprender y enseñar van de la mano. Y hay muchos caminos para llegar a ellas.

    Lo difícil es encontrarlos cada vez, todas las veces, año tras año, conservando la ilusión, que fácilmente pierde su brillo.

    Lo primero es tener ilusión, o recobrarla. Un profesor que no siente pasión por la asignatura, poco podrá transmitir su pasión por ella.
    Y el profesorado en particular, como sucede con la mayoría del funcionariado, padece las bondades de un Estado que se dice democrático, cuando es tan tolerante y flexible como lo es el mundo de la empresa.
    Se prima el amiguismo y el compadreo, el partidismo y el politiqueo; pero se castiga el talento y la pasión.

    Por otro lado, he visto con una cierta satisfacción que ahora me viene un poco lejana, el documental de Eduard Punset sobre la educación, que me parece altamente interesante.

    Aquí os dejo su enlace, y me gustaría que lo comentásemos.

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-el-sistema-educativo-es-anacronico/1044110/

    Gracias por vuestro esfuerzo e ilusión.

    Creo cada vez más que esta es la profesión más dura y apasionante, porque trata personas, por personas y para personas.
    El futuro de la sociedad depende de ella.

    Un saludo de un profesor de Nuevas Tecnologías aficionado a aprender.

    • José Miguel
      29 marzo 2011 a 17:21 #

      También un padre, una madre, un médico, una enfermera, un funcionario de correos, un abogado, un policía, mi tio Pepe, un camarero…. “trata personas, por personas y para personas.”

  30. babelsade
    29 marzo 2011 a 17:23 #

    Yo soy orientadora, sí, pero os diré algunas cosillas que que no soy.

    No soy la orientadora a la que va dedicada la diatriba del tal Jose Antonio porque precisamente me dedico a traducir los desmanes lingüísticos que me ha tocado intentar transmitir a maestros y a profesores. Yo no inventé este lenguaje, ni siquiera lo comparto.

    No soy tampoco tan ducha en la lengua de Cervantes como alguno de este preclaro foro, y no me pienso avergonzar de ello. Avezados críticos anónimos: lanzaos sobre mi, ya que no domino la verborrea (?) vuestra.

    No soy ni de lejos pedante en mi oficio, que siempre quise que fuera antetodo, útil, tanto a los docentes como a los alumnos-barra-as.

    No soy pedaboba ni pedagoga, descubrí la educación tardíamente, desde mi carrera de psicología, y desde entonces, tiempos pretéritos de logses nacientes, hace más de 15 años, intento, como digo, ayudar y traducir conceptos difusos.

    No soy la que cambia los nombres en cada nueva ley o en cada autonomía o en cada municipio.

    Por supuesto, no soy la culpable de todos los males que sacuden a nuestra maltreca educación.

    Y por último, no soy forera frecuente ni me gusta pelearme en la red con algún educador estupendo. Prefiero trabajar para los alumnos-barra-as que me necesiten y para los maestros-barra-as y profesores-barra-as que me lo demanden y a quienes espero realmente poderles hacer llegar mis experiencias en un lenguaje nada nada rebuscado.
    Creo que era Ítalo Calvino el que decía algo así (me perdonarán los eruditos pues no sé si es cita exacta):
    “la opción más sencilla es siempre la mejor” . A la hora de escribir, se refería…
    Buenas tardes.

    • Francisco Javier
      29 marzo 2011 a 18:31 #

      Una observación: la totalidad de autores y participantes que escriben en este blog se presentan con nombre y apellidos y algunos hasta con foto. Los que usan seudónimo son por otra parte identificables a través de su blog. Y también los hay que prefieren permanecer en el anonimato, porque así lo desean y son libres de hacerlo.

      Respecto a la idea de que “la opción más sencilla es siempre la mejor”, por mucho Calvino que sea Calvino, es una opinión (la verdad que el tema es bonito). Tal vez lo que sucede es que aunque uno busque la mejor opción para lo que quiere expresar, el resultado es necesariamente complejo. Proust, Joyce, Broch, Faulkner, Beckett, …………………………. , no son sencillos, necesariamente no lo son, pero son geniales.

      Yo creo que tus opiniones serían de gran interés aquí. A mí, al menos, me gustaría saber que opina una orientadora sobre el estado de la educación en este país. ¡Anímate!

    • El pobrecito profesor
      29 marzo 2011 a 18:54 #

      Ponte a dar clases. Buenas tardes.

    • José Miguel
      29 marzo 2011 a 19:51 #

      Nosotros esperamos siempre que algún día tengas “experiencias” dentro del aula, en vez de “hacernos llegar tus experiencias”, puesto que bastante tenemos nosotros con las nuestras. Por lo demás, no alcanzo a entender cómo nos “harás llegar tus experiencias” ni de qué tipo serían (tal vez místicas) si, a lo más, pisas una aula cada dos o tres veces por año. Y, desde esa exigua “experiencia”, dudo bastante que puedas aportar casi nada a los que nos batimos el cobre en la diaria “experiencia” del aula. He solido tener reuniones semanales de una hora con orientadoras contándonos sus “experiencias” que no iban más allá de las anotaciones de su flamante agenda y una demoledora repetición mecánica de todos los tópicos psicologistas habidos y por haber. Jamás aprendí nada de esas “experiencias”. Bueno… sí, aprendí cómo escaquearme lo antes posible de tales insoportables citas por hueras, y, en ocasiones, algún que otro enfrentamiento dialéctico con ellas. En una cosa estoy de acuerdo: dado el nivel de tus “experiencias” no es imprescindible lenguaje rebuscado alguno.
      Pero desbordando el plano meramente subjetivo de tu mensaje (muy habitual en vosotras), los docentes sí que poseemos conocimiento conocimiento de la “experiencia” que vivimos en los centros educativos desde vuestra infausta aparición: habéis transformado las escuelas e institutos en clínicas políticamente correctas, manicomios “progresistas” en los que los profesores han sustituido la docencia por algo que está entre medias de la burocracia y la payasada, con la atribución principal de servir de felpudo y monigote para padres y alumnos. Así hasta que los profesores han llegado a contemplar su oficio como un prejuicio obsoleto, y su propia dignidad personal como un privilegio gremialista, terminando todos comidos por la tristeza, arrebatados por la locura, pacientes perfectos de vosotros clérigos de la nueva religión psicopedagógica, que cuidáis de nosotros con el amorosa “experiencia” de una madre psicótica

      • Francisco Javier
        30 marzo 2011 a 9:12 #

        Extraordinario, José Miguel. Una síntesis perfecta, verdadera. Lo de la MADRE PSICÓTICA me ha encantado.

      • 30 marzo 2011 a 22:08 #

        Queridísimo José Miguel:
        ¿Cuando dices lo de la madre psicótica te r efieres a esto:

      • Ania
        30 marzo 2011 a 22:22 #

        Lo de la “MADRE SICÓTICA” me espeluzna de puro real que es.

    • Francisco Javier
      29 marzo 2011 a 19:57 #

      Por cierto, tú misma te ocultas bajo seudónimo. Y lo de verborrea ¿….? En fin, ¡qué te voy a contar!

    • Ania
      30 marzo 2011 a 19:23 #

      Con lo de “verborrea” ¿te refieres a las charletas insulsas e intrascendentes mediante las que colaboras con dirección para mantener en el centro, con la pata quebrada en torno a tu mesa a los tutores hablando durante una hora semanal de tonterías que podrían ventilarse en cinco minutos; poniéndoles falta si no están o llegan tarde -tú vienes tarde y faltas cuando te te viene bién y te da la gana que eres ser trabajante ocupado en reuniones con CEPs de aquí para allá. Que te echen un galgo-.

      ¿Eres consciente del tiempo que haces perder a esos profesores que te están contemplando en lugar de estar preparando sus clases o corrigiendo exámenes y trabajos de alumnos?. ¿Eres consciente que por tu culpa ese profesor al que haces perder el tiempo en la escuela tiene que llevarse a casa el trabajo que podía hacer en el centro ? ¿Alguien te ha dicho en la cara que estás restando vida familiar y social al tutor? ¿Alquien te ha dicho a la cara que esas fotocopias y papelitos que entregas a los tutores los podías dejar en sus casilleros y ellos irían a tu despacho a despejar dudas que pudieran surgir sin necesidad de hacerlos estar todas las semanas una hora entera fija, o más?

      Alguien te ha dicho a la cara …

      En cuanto a lo de vanagloriarte de no usar lenguaje rebuscado y similares comentarios de tu post, me parecen patéticos pues , entre otros factores, para usar lenguaje rebuscado hay que ser capaz de hacerlo y a tí se te nota a la legua que no posees registros lingüísticos para elegir: no nos vengas a hacer del vicio virtud que no vamos a comulgar con tus ruedas de molino.

      Con todo, te doy la razón en que no eres la única culpable de los males de nuestra maltrecha educación.

      En fin…

  31. 29 marzo 2011 a 18:37 #

    A la tal babelsade:
    Me deja usted perplejo . Créame que desconocía esta nueva función de los orientadores. Ahí es nada, intentar transmitir desmanes lingüísticos a maestros y a profesores, eso sí, convenientemente traducidos. Para que los entiendan. Menos mal que, al menos, no los comparte…Tranquila, intentaremos frenar la avalancha de los avezados críticos anónimos dispuestos a lanzarse contra usted. En mi caso, disculpará que lo haga con nombre y apellidos. Procuraremos también no utilizar, aunque tenemos un gran dominio, nuestra verborrea habitual y, por descontado, no nos pondremos como educadores estupendos. Pero, oiga, ¿quién ( qué desaprensivo) le considera a usted causante de todos los males de la enseñanza, perdón, de nuestra maltrecha educación? Pero si ya declara usted su predisposición a ayudar, a trabajar con alumnos-barra-as, maestros-barra-as y ¡ojo!, profesores-barra-as e, incluso, a traducir conceptos difusos. ¿Se puede pedir más? Y además lo hace usted de manera abierta y clara, sin deslizar insinuaciones sibilinas.

    Por cierto, siento frustrar su interpretación del artículo. No trata de orientadoras, trata de IMPOSTORES. Fíjese que en muchas ocasiones se nos ha presentado a los maestros de Primaria como causantes principales de propagar los desmanes de la LOGSE. Nunca me dí por aludido. Un cordial y nada pedante saludo.

    • Francisco Javier
      29 marzo 2011 a 20:03 #

      Los conceptos psicopedagógicos no son difusos, no son nada, son humo, y no toleran traducción a un lenguaje inteligible porque es imposible. Y ya está.

  32. Luzroja
    29 marzo 2011 a 18:46 #

    Gabriel, seas bienvenido.
    Discrepo en casi todo lo que nos dices en tu escrito.
    En primer lugar a los clásicos, hoy en día, no se les hace ni el más mínimo caso y así nos va (la inmensa mayoría de los chavales de 15 años no saben quién fue Góngora, y de Miguel Ángel dicen que es una tortuga Ninja).

    Escribes: “¿ Lo importante no es el fin que es educar, aprender a pensar, a conocer y controlar los sentimientos, a ser, a ser persona. A ser feliz?”

    Esta pregunta retórica parece exigir un SÍ, pero convendrás que toda esa serie de verbos deben ir cosidos a un entramado tangible, manejable, real, constituido por los conocimientos, de tal manera que, por ejemplo, nadie aprende a pensar sin el qué pensar ni sobre qué pensar, y que estos pensamientos no son bebedizos fertilizantes, sino trabajo y esfuerzo sobre las materias de estudio que el hombre ha ido forjando a lo largo de los siglos (como ves los clásicos hacen de nuevo su aparición)
    Gabriel, pensar sobre lo que escribió Góngora, eso se puede hacer, pensar sin más es nada.

    En segundo lugar hablas de la pasión del maestro y la consideras lo principal “Lo primero es tener ilusión, o recobrarla” dices, y sin quitarte la razón, convendrás en que la pasión por enseñar sólo es posible que aparezca tras el conocimiento de lo que se quiere enseñar, más aún, la pasión prende en el maestro cuando domina lo que quiere enseñar. Por lo tanto, primero el maestro debe saber (otra vez aparecen los conocimientos en el argumento) porque nadie puede ser apasionado enseñando algo que sabe muy mal o de mala manera, más a la contra, evitará enfrentarse a ello, pasará de lado, soslayará el asunto, y no existirá pasión. Pero para enseñar no sólo hace falta Saber y tener ganas, hace falta además tener la oportunidad. La oportunidad es el conjunto de circunstancias que favorecen o entorpecen la labor del maestro.
    Una clase alborotada, unos alumnos maleducados, una sesión interrumpida constantemente son algunas de las circunstancias que arruinan la labor docente.

    Con respecto al documental de Punset, sólo consigo decir que ante semejantes majaderías, lo mejor es buscarse a un clásico y darle una lección.

  33. Luzroja
    30 marzo 2011 a 17:14 #

    ¡Eureka, existe el lenguaje normal!

    Orientaciones metodológicas para la EpC, “escriticas así mesmo” en el currículo para primaria de Aragón.

    Al plantear cualquier actividad u organizar el funcionamiento del aula, hay que tener en cuenta la respuesta emocional que propiciará en el alumnado y las posibilidades de que ésta facilite o dificulte el aprendizaje. Todo proceso de conocimiento se enmarca en un determinado clima afectivo y sentimental, especialmente si se trabaja sobre elementos de la experiencia individual o grupal y se utilizan metodologías cooperativas. Se dispone así de un campo privilegiado para enseñar a reconocer los sentimientos y trabajar sobre ellos.

    El papel desempeñado por el profesor es un elemento muy importante a la hora de llevar a la práctica metodologías y formas de organizar el aula en las que debe darse la palabra a los alumnos. Un diálogo real y una participación auténtica precisan actitudes acogedoras de respeto y aceptación en el profesorado, quien, al mismo tiempo, tiene que señalar a los alumnos los límites en los que deben actuar, como reflejo de los derechos y deberes de los que son depositarios dentro de la institución escolar y, en general, en la sociedad en la que viven y para la que se están preparando.”

    Amigos, esto es lo normal, no podemos fijarnos en los ***** que hablan argots imposibles, nuestro modelo ha de ser: el propio Sistema Educativo.

    • 30 marzo 2011 a 19:31 #

      ¡San Alfonso María de Ligorio!

    • Jesús San Martín
      30 marzo 2011 a 19:59 #

      Respuestas emocionales de tres alumnos que han llegado tarde hoy, y no han podido entrar en clase. No entiendo por qué, la puerta no estaba cerrada con llave.
      1.-Alumna. Entró en clase una vez cerrada la puerta, le hice un gesto con el dedo y salió. Posteriormente me comentó que estaba frustrada. Le dije que me imaginaba que estaba frustrada con ella, y no conmigo, ya que fue ella la que llegó tarde.
      2.-Otra alumna. Su frase: me he levantado diez minutos antes y no he llegado a tiempo. Mi respuesta: levántate todavía más pronto. Noté cierta frustración, no sé si porque tenía que levantarse antes o porque no calculaba bien la hora a la que tenía que hacerlo
      3.- Alumno que llegó tarde y fue a la clase de tutorías. Resuelta la duda original sobre un problema me comentó que estudiaría la clase que se había perdido por llegar tarde y que pasaría a preguntar dudas. Mi respuesta: no, son las consecuencias de tu acción. Os habéis quedado fuera el 25% de la clase por llegar tarde, después de haber repetido montones de veces el mismo sermón. ¿qué pensarías tú, si llegaran sistemáticamente tarde el 25% de tus trabajadores? lo entiendes ¿verad? Sí, fue la respuesta, con una ligera frustración.
      Esto no es nada, el viernes cuando les ponga la vacuna de recuerdo, con el examen, puede que realmente sientan algo. Yo ya estoy cansado de sentir el desprecio que muestran por los alumnos que trabajan en clase, el malgasto de mi tiempo intentando enseñar las más básicas reglas de urbanidad, y desperdicio de los impuestos.

    • Ania
      30 marzo 2011 a 20:30 #

      Sí, señora,

      Y ahora que es primavera pues que se expresen. Hemos de aceptar sus intereses del momento. Yo ,sin ir más lejos he aceptado hoy mismo , equitativa e inclusivamente los efusivos comentarios de una alumna motivada por sus temas: ¡qué polvazo tiene! -referido a un compañero que pasaba por la calle-. Buen rollito e inclusión, no vaya a ir a la orientadora y a dirección a quejarse que no la dejo expresarse y la margino. ¡Criaturita!.

      • Ania
        30 marzo 2011 a 21:00 #

        Os puedo asegurar, aunque a alguien le parezca increíble , que a estas alturas del curso ya me han dejado meridianamente claro que lo que cuenta son los sentimientos y la felicidad de esa alumna y otros como ella y tengo que tragar y a ser posible aprobar a todos. Tiene que haber una agresión grave y directa para que tomen una medida sancionadora. -Creo que están aburridos y desean que ocurra algo gordo -para hacer que hacen que toman medidas y hacer “méritos ” ante la delegación de que mueven servicios jurídicos a favor del profesorado. Mientras tanto, ellos provocan que suceda cualquier cosa ninguneando al profesorado y mimando compulsivamente al alumnado y a sus progenitores.

  34. Francisco Javier
    30 marzo 2011 a 20:04 #

    En el artículo se menciona de pasada los denominados “descriptores de competencias curriculares.” En los nuevos textos que están llegando de las editoriales aparece con profusión el término y otros aún más enrevesados, cuyo nombre he olvidado. Una vez más encontramos renovado todo el aparato increíble de la evaluación logsiana en su máximo apogeo. Por si no bastase con la saturación de irrealizables fichas de control para la ilimitada red de parámetros absurdos de la LOGSE, ahora además la complicación se duplica con los descriptores de competencias, su evaluación (¿y calificación?), haciendo imposible establecer unos criterios racionales, objetivos y realizables de evaluación (y de CALIFICACIÓN, que es esencial y nunca se afronta pues eso de poner notas ya sabemos que a los pedabobos les da yuyu.) Al igual que con la LOGSE (recordáis aquello de evaluar las actitudes, los procedimientos, los contenidos…, los criterios de evaluación, las experiencias de enseñanza-aprendizaje, la propia labor, todo, absolutamente todo, y desglosado en múltiples enunciados burocráticos ¡para cada unidad-didáctica.) La pesadilla retorna. Y tanto antes como ahora lo que predomina es el puro subjetivismo (ése que tan bien señala José Miguel), la ausencia de todo sentido de la realidad: 1) si uno se dedica a rellenar todos esos documentos no tiene horas para enseñar nada; 2) si un padre o un alumno reclama, a ver como le demuestras al Inspector en base a toda esa maraña que tu nota es justa (que si el alumno se implica motivado en las actividades en equipo, si escucha con interés tal o cual – ¡y yo que sé si escucha con interés o está pensando en el tanga de la maciza de la clase!, etc.) El alumno quiere ver su examen. Natural. En definitiva, si haces caso a todo esto, además de no dar clase, te expones a más de un disgusto. Lo de siempre, a hacer como si.

    • Jesús San Martín
      30 marzo 2011 a 20:12 #

      A nosotros también nos han pedido de esas cosas. Las han rellenado en una reunión a la que no he podido asistir. Mi contribución fue rellenar con: todo lo hacemos perfecto y en las conclusiones indicar que los alumnos aprueban, pero no tienen ni idea.

  35. Mari
    30 marzo 2011 a 21:35 #

    ¿Esto es verdad o no?



  36. Mari
    30 marzo 2011 a 21:42 #

  37. Polícrates
    31 marzo 2011 a 0:41 #

    Para los alumnos de D. Jesús (y para los que no son D.Jesús).

    • Polícrates
      31 marzo 2011 a 0:50 #

      Otro intento.

      • 31 marzo 2011 a 14:28 #

        Amigo Polícrates, cuando mencionaste al troll, ¿Te referías más o menos a ésto?

      • Polícrates
        31 marzo 2011 a 15:16 #

        David el gnomo, D. José, a eso me refiero. Nada mejor que esta serie para entender la filosofía del Troll, ese ser inocente poseedor de la peculiaridad de causar destrozos desmedidos allí donde fija su atención.

    • Jesús San Martín
      31 marzo 2011 a 0:56 #

      ¿Qué hace levantado tan tarde Sr. Polícrates? Me ha gustado ver que ha cumplido su consejo sobre el troll y que no le ha hecho ni pxxx caso. En cuanto al vídeo, igualitos que mis alumnos. Espérese a que pase el examen del viernes y ya le contaré si han cambiado sus hábitos. El problema es que el rectorado me quitará la partida para pañales, que sabiamente había destinado a comprar chocolate negro.
      Un saludo.

      • Polícrates
        31 marzo 2011 a 15:03 #

        ¿Qué que hago (hacía)? Arreglar lo del clipo, naturalmente. Ahora ya se entiende perfectamente. con el Linux pero el fortran todavía no me compila bien. Probaré con el C o, mejo aún, con un lenguaje de bajo nivel (llano).

      • Jesús San Martín
        31 marzo 2011 a 15:43 #

        Me quedaba claro que cuando hablaba de calculadora era porque él no podía multiplicar de cabeza números de dos o tres dígitos, y que si mencionaba Excel era porque no podía ir más allá. Siendo consciente de eso estuve tentado de pasar al lenguaje máquina, pero decidí seguir sus consejos e ignorarle.
        Si tiene algún problema con el Linux pida mi correo al administrador de la página, que en el grupo hay dos fuera de serie con el tema, a los que tengo sana envidia y más admiración, la misma que a los que saben utilizar la hipérbola en el lenguaje.
        El próximo mes sale un libro mío, y está dedicado a quien hay que dedicárselo: a la honra de los maestros que nos enseñaron. En este caso, a Santiago Ramón y Cajal. Seguro que si los maestros llanos leyeran Los tónicos de la voluntad (porque leerlo no lo han leído) encontrarían defectos de lenguaje en semejante maravilla.
        ¡Qué no salga mucho NaN en el fortran!

      • Polícrates
        31 marzo 2011 a 16:23 #

        Probemas con linux los justos. Lo que tengo es un problema con la chapuza de bios que me han endosado los de Acer. El portátil éste que tengo no hay quién lo haga despertar tras la hibernación y en su día intenté hacerle el bypass corrigiendo los errores del dsdt (o algo por el estilo). Armado de un tuto me puse a la tarea pero el compilador oportuno me tiró doscientos y pico errores que desanimarían al más avezado. Por si sonaba la flauta me hice con un manual de chorrocientas páginas de no me acuerdo qué al que dediqué un par de horas transcurridas las cuales abandoné toda esperanza. No parece tema para molestar a un amigo y mucho menos a un amigo de alguien que pasaba por ahí.

        Ya más en serio. He aquí el Clipo de mis desvelos:

  38. Jesús San Martín
    31 marzo 2011 a 15:50 #

    Por cierto, lo que una amiga me ha contado sobre las preguntas de un antiguo profesor suyo

    ¿Dudas? ¡Ninguna! ¿verdad? ¡Sólo ignorancias!

  39. Mari
    31 marzo 2011 a 21:21 #

    Hoy quiero hablarles del fodo y la forma. Entre ambos/as tiene que haber un equilibrio, porque sino… todo es…
    Los trolls… esos personajillos abundan… y descompensan…
    La bruja de los cuentos es un personaje malo, es la que ataca a los niños buenos, pero cuidado con los niños buenos.
    Tengo un alumno que se autodenomina trolls, y todos los días a la salida de la clase me cuenta este cuento, por eso se los comunico, por si me pueden ayudar… algunos de ustedes, que tanto saben. Y no es coña.

    Un saludo.

  40. Fernando
    7 abril 2011 a 22:12 #

    Qeridísimo compañero José Antonio:

    Qué enorme alegría me he llevado al tener noticias tuyas con motivo de esa magnífica carta que dirijes a la Orientadora. Pese a los años transcurridos desde aquel curso en que coincidimos en el mismo Instituto, no ha pasado un solo día sin que te recuerde como paradigma de laboriosidad, competencia y buen hacer profesional. Un cordial saludo a tu esposa e hijos. Bien sabes el gran cariño y aprecio que siempre os tuve en justa correspondencia a vuestra amistad de la que tan orgulloso me siento. Yo, al igual que tú y con gran pesar por mi parte, dejé temporalmente la enseñanza hace quince años llamado por ese gusanillo de darnos a los demás cada año con nuevas metas y renovados esfuerzos. Creo que estoy haciendo una importante labor educativa desde mi puesto como Concejal de Educación, cargo éste en el que seguramente me jubilaré. Las diferencias ideológicas con mi esposa, Matilde, hicieron inevitable nuestra separación. Creo que ambos afrontamos el difícil y doloroso trance con gran responsabilidad,como personas civilizadas y sin que afectara emocionalmente a nuestros cuatro hijos. Los niños quedaron con su madre, sin objección por mi parte, lo que me permitió a mí disponer de tiempo y libertad en mis nuevos quehaceres. Pero la vida sigue y aunque Matilde continua su trabajo en el Instituto –bien sabes que aunque tradicional en sus métodos siempre fue trabajadora incansable- yo también puse orden en mi vida sentimental iniciando una nueva relación con Kuca, aquella joven profesora interina que sustituyó a Matilde en su último embarazo. Y es precisamente de Kuca de quien me gustaría hablarte al tener noticias de que vas a ser nombrado inspector para el próximo curso. En la primera convocatoria de oposiciones tras el pacto de interinos, obtuvo finalmente su plaza aunque no en mi localidad y, además, en un instituto de esos en los que el profesorado, chapado a la antigua, se resisten a todo intento de renovación pedagógica. Este es el motivo por el que no encuentra el lugar adecuado a su preparación y a sus grandes deseos de auténtica y radical transformación del anticuado sistema educativo tradicional. Ello le acarrea frecuentes enfrentamientos con sus compañeros, la mayor parte de ellos aferrados a sus clases de explicaciones magistrales, apuntes, tiza y pizarra. Creo que desde tu nuevo destino en la Inspección y sin olvidar tus fuertes vinculaciones con responsables de la Consejería, no te resultará difícil coseguirle un destino en cualquiera de los muchos servicios de renovación y formación del profesorado a los que ella dedicaría tiempo y trabajo difundiendo entre el profesorado los conocimientos y prácticas que a muchos profesores y maestros les faltan. No quiero aburrirte demasiado con mis problemas familiares pues mi intención solo fue la de felicitarte y desearte en tu nuevo destino tanta suerte como por tu preparación y trayectoria mereces. Pasaré pronto a visitarte. Un fuerte abrazo. José Pedro.

    • 7 abril 2011 a 22:31 #

      ¡A poco si lloro (no sé si de risa o de pena)! Gracias por el rato, Fernando.

    • jose Antº
      8 abril 2011 a 15:28 #

      Querido Fernando:
      ¡Qué sorpresa tan agradable! Me alegra encontrarte de nuevo, como siempre, al pie del cañón. Ni que decir tiene que pongo en marcha todos los resortes necesarios para conseguir que Kuca alcance una plaza acorde con su formación y su generosa implicación . Estoy intentando contactar con la responsable del Centro de Formación del Profesorado, pero se encuentra dirigiendo un curso de control y prevención del estrés para docentes. En cuanto averigüe el número del hotel con spa en el que se desarrolla el curso me pondré manos a la obra. Te mantendré informado. Ahora que caigo, ¿no tenía kuca una amiga, Chantal, muy simpática? A ver si quedamos un día de éstos y solucionamos el asunto. Un abrazo, chavalote.

      • Fernando
        9 abril 2011 a 7:36 #

        ¡Eres fenomenal, José Antonio!

        La emoción y entusiasmo con que Kuca recibió anoche tus noticias resultan absolutamente indescriptibles. No exagero al manifestarte que le has devuelto la alegría y el entusiasmo con que siempre afrontó la problemática educativa. Pensar que puede hacer más, si es posible, por nuestros jóvenes y adolescentes, casi casi que la han transtornado. Gracias, José Antonio, muchas gracias, ¡señor inspector!

        En efecto, Kuca conserva aquella sincera y fraterna amistad que la unía a Chantal, Chanti, como familiarmente la llamamos en casa. Y es que ambas pertenecen a ese grupo de mujeres liberadas y progresistas, abiertas y receptivas, que mantienen orgullosamente enhiesta la antorcha de la culrura, Te esperamos. Un abrazo, entrañable José Antonio.

    • Polícrates
      8 abril 2011 a 16:15 #

      Antonio, colegi.

      Me he enterado por la asistenta del Fernando y la Kuca que el José Antonio me quiere tirar los tejos. No creas que no estoy interesada. José Antonio es una ricura y me pasaría todo el día colgada de su brazo como un koala. Es tan varonil… Sólo le veo una pega: el bigote. Los bigotes siempre me han dado cierto repelús.

      Estaba pensando que podría pasarme hoy mismo por tu casa a tomar un café y que me presentes a tu esposa (que suerte ha tenido contigo, la envidio). Y así, como quién no quiere la cosa, podría aprovechar para preguntarle cómo se las apaña ella. Por qué sigues luciendo ese mostacho tan viril, ¿verdad?

      Jopelines, que nervios tengo.

      Siempre tuya, Chantal.

      P.S.: ¿Crees que el J.A. podría recomendarme para Consejera? Yo me conformaría con un puestico de inspectora, pero como no he podido volver a estudiar desde que rompimos en 1º de carrera y para inspectora todavía piden título. Bien sabes que te lo he perdonado todo, truhán mío. Sabes también que no he dejado de trabajar por la educación de este país (ahora mismo estoy terminando la memoria del proyecto 3.0) y creo que me merezco conocer a gente que sepa apreciar lo que yo valgo.

    • Ania
      9 abril 2011 a 8:34 #

      Muy bueno, has descrito muy bién a un cercano conocido mío.

  41. Helena
    8 abril 2011 a 16:22 #

    Esto empieza a parecerse ¿peligrosamente? a una página de contactos.

    • Polícrates
      8 abril 2011 a 16:24 #

      Helena, ¿estudias o trabajas?
      🙂

  42. Helena
    8 abril 2011 a 16:28 #

    Síiiiiii….Poliiii …hago un curso on line de reducción del estrés para profesores y trabajo de un cole de niños grandes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: