Educación para la Ciudadanía


Serenus Zeitbloom

Estas líneas pretenden invitar a una nueva reflexión sobre un asunto que nació entre furibundas discusiones, que desató los más violentos y pintorescos enfrentamientos [desde el inglés valencianoel enseñar a poner(se) el condón de Blanco] sobre asuntos educativos que yo he conocido y que ahora [dicho en una afortunada expresión de Nigel Barley absolutamente certera para este asunto] asemeja “el tenso silencio de los borrachos de Glasgow”. Pero esa quietud de los bacantes no debe ocultar la persistencia de una cuestión no resuelta.

Comencemos a la manera española, excusándonos y pidiendo que no se nos confunda: como profesor de filosofía uno (en este caso yo) prefiere comentar junto a un “cultivado ” público de bachilleres de 17 años un texto de Descartes, una idea de Kant, una finesse de Nietzsche… y preferiría que fuese otro (o mismamente tú) quien hubiese de vérselas con tres docenas de treceañeros, la Constitución y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. No hay color. Y, dado por sentado lo único que en este asunto es obvio, pasemos a lo problématico.

Quizá todavía cae dentro de lo obvio -al menos me lo parece a mí- que la entrada en escena de “las ciudadanías” ha “enrarecido” materias sólidamente establecidas dentro de los departamentos de la filosofía, como la ética y la misma filosofía de bachiller. Aunque curiosamente la manera en que ha sido acogido por estos departamentos este “giro ciudadano” de la filosofía ha sido bien dispar; tenemos para elegir en un amplio arco desde el fervor a la abominación. Me gustaría aquí negar la abominación sin caer en el fervor, pero no pretendo recomendar resignación, ni tampoco simplemente hacer de la necesidad virtud -lo que por otro lado no viene de más en este asunto.

Las cuestiones que creo relevantes son:

1. ¿Consideramos necesario que el alumno al finalizar su ciclo de escolarización obligatoria tenga conocimientos básicos acerca del medio social, político y jurídico -nacional e internacional- en el que vive?

2. ¿Puede una asignatura como Educación para la Ciudadanía contribuir a este propósito?

Mi respuesta a ambas preguntas es sí. Respecto a la primera pregunta, me parece tan esencial ese conocimiento como que el alumno conozca el medio geográfico y natural. Respecto a la segunda, me parece que la materia de Historia, dada la inmensidad de contenidos a abarcar, no puede cumplir satisfactoriamente esa labor. Por supuesto quedan abiertas multitud de cuestiones acerca de la forma más correcta de introducir una materia de este tipo dentro de los planes de estudios actuales, horas disponibles y cursos, etc… No tratamos de estos detalles aquí, pues no es el objeto de este escrito; aunque sin duda son importantes, pues de ellos (de los detalles) dependerá el éxito del asunto. La posibilidad de una materia de ética y ciudadanía (Educación ético-cívica) de tres horas en 4º parece una posibilidad atractiva. Su cara gris es que podría  soslayar los contenidos de los que hablábamos, que podrían quedar en un “segundo o tercer plano”. Evitar este soslayamiento con una vigilancia férrea del cumplimiento del programa abre posibilidades muchos menos atractivas que las que al principio imaginábamos. Caben otras fórmulas en las que estos contenidos se dividen en dos materias con diferente asignación de carga lectiva, como las efectivamente vigentes en las distintas comunidades, cada una sujeta con sus virtudes y defectos a discusión. Personalmente la formula que menos me gusta es dos horas para ciudadanía y una para ética. Pero no es este el tema.

Imagino que, quizá, los más escépticos ante las “ciudadanías” me dirán que ellos no desaprueban una materia de tipo científico descriptivo que trate los contenidos citados, sino que desaprueban ciertos supuestos ideológicos nada científicos presentes en el curriculum de la materia y que hacen de ésta una forma de ideología de cariz adoctrinante más que un campo de conocimiento abierto a la verdad y a la crítica. Pues bien, lejos de esconder la inmudicia bajo la alfombra lo que propongo es sacar cuanta hubiera a la luz, no por el placer de mostrarla sino con la esperanza de poder deshacernos de ella.

PS. Desde luego no me vale lo de otra hora para inglés o para mates.

 

Anuncios

Etiquetas:

Categorías: Soluciones

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

225 comentarios en “Educación para la Ciudadanía”

  1. Ania
    19 marzo 2011 a 10:30 #

    Bien hallado Serenus con este excelente escrito en el que introduces con rigor y armonía al estado de la cuestión de la Educación para la Ciudadanía así como de sus implicaciones en la enseñanza del resto de materias del Departamento de Filosofía, y de su pertinencia o no para completar algunos aspectos de la Historia en la ESO.

    Deseo que , como bien dices : ” sin caer en abominaciones”, -en las que a mi juicio se viene sistemáticamente cayendo-, ni tampoco en fervores; encuentres el debate riguroso y sereno que propones.

    Que la gente del foro, en particular los que la vienen denostando repetidamente, revise detenidamente el currículo de la materia que ofreces en el link y , si hay inmundicia, que la ventile y la saque a la luz. Coincido contigo en que se haga : “no por el placer de mostrarla” exclusivamente sino con afán constructivo.

    Un saludo afectuoso.

  2. José Miguel
    19 marzo 2011 a 10:50 #

    La tradición filosófica de 25 siglos tiene dilatada experiencia y reflexión sobre la Idea de Ciudadanía. Es más, la propia Filosofía, los primeros filósofos se constituyeron en la polis, pues dada la naturaleza crítica del saber filosófico, no pudo surgir más que en ella. Pero lo más relevante, es que “ciudadanía” no es un término unívoco (tal como nos la quiere vender el PSOE, como si fuera una categoría poco menos que científica e incuestionable) sino análogo, hay diversas ideas de ciudadanía, y la clasificación, análisis y confrontación sistemática entre ellas, ya era posible desde las propias materias de amplia tradición académica como la Filosofía. No había ninguna necesidad de crear otra materia, pero claro, el PSOE perpetró un engendro ideológico acrítico, que es lo que provocó una intensa polémica social, y con razón, pues esa “materia” estaba pergeñada al gusto electoralista y partidista de los mandamases socialdemócratas. Una muestra de ello aquí la tenemos:

    • José Miguel
      19 marzo 2011 a 11:12 #

      En verdad, que la educación es el tema de nuestro tiempo, pero educación a secas; y, si no, lean esto:
      http://www.diariosur.es/v/20110317/malaga/guerra-pijamas-instituto-20110317.html

    • serenuszeitb
      19 marzo 2011 a 18:48 #

      Coincido contigo Jose Miguel; la forma en que fue introducida la “ciudadanía” fue sumamente torpe e incluso malintencionada.
      Pero lo que quiero plantear es:

      ¿Consideramos necesario que el alumno al finalizar su ciclo de escolarización obligatoria tenga conocimientos básicos acerca del medio social, político y jurídico -nacional e internacional- en el que vive?

      Y si respondemos que sí, tenemos que ver cómo podemos llevar a cabo tal propósito.. – como más abajo respondo a emilio-.

      Saludos

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 7:21 #

        A serenuszeitb ¿Acaso los departamentos de Historia y de Filosofía no podían satisfacer esas exigencias? Por cierto, ¿y por qué se plantea ahora esta necesidad y no años atrás? ¿Puede responder a esta última pregunta? ¿Se lo ha preguntado alguna vez? Percibo cierta ingenuidad en sus preguntas.

      • serenuszeitb
        20 marzo 2011 a 10:06 #

        A Jose Miguel

        Es a los departamentos de historia y de filosofía a los que se ha adscrito la EpC.

        Respecto a la otra pregunta. No me gustó nada la introducción de las “ciudadanías” ( y me cuento entre los que se opusieron de forma activa y pública) porque se hizo en detrimento de la filosofía, efectivamente el daño incluso se quiso mayor en aquel primer borrador que prácticamente hacía (o quería hacer ) desaparecer la filosofía del mapa de la enseñanza -algo nada novedoso en la política educativa del PSOE. Pero eso no tuvo ningún peso en la opinión pública -todos recordamos el tipo de debate que se creó en torno a la materia.

        Pero respecto al tufo ideológico de la asignatura, no creo que sea algo particular de esa materia. No veo que su espíritu ideológico sea diferente al que rezuma la práctica totalidad del discurso oficial pedagógico y que impregna a todas las materias y departamentos. Si alguna materia se presta a manipulación ideológica esa es la historia, pero a nadie se le ocurre que deba eliminarse de los planes de estudio.

        Ingenuo o no, seré reiterativo ( y como Sócrates repetiré no sólo lo mismo, sino además con las mismas palabras). Lo que me parece relevante en este asunto es:

        ¿Consideramos necesario que el alumno al finalizar su ciclo de escolarización obligatoria tenga conocimientos básicos acerca del medio social, político y jurídico -nacional e internacional- en el que vive?
        Y si respondemos que sí, tenemos que ver cómo podemos llevar a cabo tal propósito.

        Además, si como parece se avecinan cambios políticos, la cuestión es aún más pertinente, simplemente porque está abierta y la respuesta está pendiente.

        Saludos.

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 10:47 #

        EpC nació contra el Departamento de Filosofía, de la misma forma que la psicopedagogía. Y sólo las asignaturas del Dpto. de Filosofía han sido transformadas con la coletilla “y ciudadanía”, que tiene el mismo sentido que “Matemáticas y Ciudadanía”, “Lengua y Ciudadanía”, “Historia y Ciudadanía”, “Química y Ciudadanía”, es decir, ningún sentido académico. Pero sí lo tiene ideológico, pues el PSOE es un gobierno antifilosófico. No soporta la Filosofía. El PSOE es un gobierno filopsicopedagógico. Con estos antecedentes tan degenerados sobre el nacimiento de la EpC, me sorprende que usted persevere en su ingenuidad, continuando el juego, es decir, con sus preguntas retóricas, y peticiones de principio, pues ya le he respondido, que usted admite como conclusión lo que precisamente se trata de demostrar: qué sentido tienen sus preguntas cuando ya existen materias de sólida raigambre académica, para introducir el engendro ideológico socialdemócrata del PSOE en las aulas.

    • 20 marzo 2011 a 13:51 #

      El vídeo es todo un ejemplo de adoctrinamiento idiota, que convierte unas dicotomías maniqueas estúpidas, superadas por la cruda realidad de los personajes desnudos en su incompetencia, vaciedad y amoralidad. Además de la impostura de una clase política aborrecible y trincona.

      No lo podemos olvidar ni dejar de lado. Estamos ante un exponente de lo que nos ha gobernado, con los efectos ruinosos y la derechización de facto que conocemos y sufrimos.

      Es obvio que la educación ciudadana que los escolares deberían recibir debería ser una rebeldía ante excrecencias como la innombrable del vídeo, todo un paradigma de traición a los ideales que supuestamente defiende la ciudadanía y que sólo se ha impregnado de los ecos de la más necia y superficial postmodernidad, unidos al usufructo del poder, con todas sus miserias y su evidente alejamiento de quienes representaban, a los que les ha tomado el pelo.

      Una verdadera educación para la ciudadánía debería desenmascarar a los tartufos y a los farsantes.

      Por otro lado, ¿qué ciudadanía? Si los ciudadanos somos convidados de piedra de una democracia deteriorada y casi inexistente. Si la clase dirigente es ejemplo de mentira, amoralidad, enriquecimiento, enchufismo, desprecio a todos los valores constitucionales, despotismo… Y ya últimamente hasta incultura vergonzosa e incompetencia escandalosa.

      Por supuesto que hay que enseñar los valores constitucionales, de forma científica. y claro que hay que enseñar pautas ´cívicas y morales. ¿Cómo? Demostrándolo en la práctica en el día a día, no con la anomia del actual sistema educativo de los mediadores y los constructivistas.

      Hay que reivindicar los saberes clásicos como tronco del conocimiento necesario de una cultura general. Luego ya vendrá su aplicación. Si no se sabe nada, nada se puede aplicar.

      Y, por favor, basta ya de pseudoasignaturas, miniasignaturas, cuatrimestres y demás frivolidades.

      Está claro que nos ha traído la posmodernidad: la ruina material, espiritual y moral. Hace falta un poco de seriedad y de coherencia. La escuela debe dejar de ser analfabeta y anómica, como principios generales. Es la mejor educación para ser ciudadanos. Que, además, en esta España de las listas cerradas, la partitocracia, los oligopolios y la corrupción institucionalizada, los adultos somos subciudadanos o semiciudadanos. Reivindiquemos primero nuestro derecho a la ciudadanía, condición que no tenemos los sufridos contribuyentes y convidados de piedra de este sistema que sufrimos.

      • Francisco Javier
        20 marzo 2011 a 17:01 #

        Extraordinario, Mariano. Y de ahí, que la Educación para la Ciudadanía, que tanta guerra da sea simplemente una chorrada más, como muy bien dijiste en el post anterior. Una chorrada más inmersa en un mar de chorradas. Y lo de que es una chorrada de hecho es algo que por cierto reconocen la gran mayoría de sufridos encargados de impartir la maría en cuestión.

      • serenuszeitb
        20 marzo 2011 a 17:39 #

        Francisco Javier

        No estaría de más que nos explicases por qué es una chorrada – a mí no me lo parece- me parece tan oportuno conocer el medio político, social y jurídico como el medio natural . Ni creo que sea más “maría” que cualquier otra materia que se imparta en los segundos de la eso. ¿O es que la historia o la lengua o el inglés -con sus lecturas adaptadas para adolescentes- se imparten con más rigor, con más calidad docente y con menos contaminación ideológica que la que pueda desprender el profesor de ciudadanía?.

      • Francisco Javier
        20 marzo 2011 a 18:24 #

        La respuesta está en el comentario de Mariano. Lo de que es igual de maría que el resto, ahí creo que te pasas: pregúntale a los alumnos, ya que nuestros coles son muy demócratas y verás que opinan. Estoy de acuerdo contigo en que la falta de rigor afecta a todas las disciplinas, pero eso es debido a lo que ya sabemos. “Conocer el medio político, social y jurídico”, siempre que fuese en condiciones objetivas y rigurosas sería estupendo. ¿Es posible en nuestro actual contexto educativo y social? Tengo mis dudas.

      • Francisco Javier
        20 marzo 2011 a 20:46 #

        Estimado Serenuszeitb,

        Primero: gracias por tu artículo, que aporta mucha información valiosa y da que pensar (que es de lo que se trata.)
        Segundo: lo que más molesta de esta asignatura es el sesgo de corrección política, ese halo de buenismo neoevangelico con el que está rodeada. Es como cuando se habla del espíritu crítico o de la creatividad, que se supone que tanto se potencian en nuestros centros. Lo cual no deja de provocar cierta sonrisa. En fin, si se es capaz en esta asignatura de trabajar ciertos textos de calidad con un mínimo de rigor y con un enfoque puramente filosófico en el que tengan cabida formas de pensar divergentes (más allá de lo bonito que es ser de una ONG o dar limosnas a la Cruz Roja), adelante. Si no me equivoco (yo soy de música, así que disculpa mi ignorancia) en Madrid al menos, esta asignatura sólo dispone de una hora en 2º de la ESO y en una hora -en eso creo que estaremos de acuerdo- es poquito lo que se puede hacer y la condena a ser una “maría” -y probablemente un peñazo para los profes de filosofía.

        Un saludo.

      • serenuszeitb
        20 marzo 2011 a 23:20 #

        A Francisco Javier ( y Mariano)

        Ahí tenemos el problema, Francisco Javier, cómo darle rigor a una materia de contenido ético-social- político, sin caer en ese “buenismo” al que aludes. Y me parece muy difícil, no por los contenidos en sí, sino por aquello en que ha devenido nuestro sistema educativo. Pero esa dificultad -la del rigor, la calidad… – es hoy común a cualquier disciplina inmersa no ya en el sistema educativo español sino en la vida cultural española.

      • Atropos YZ
        27 marzo 2011 a 18:25 #

        Muy buena respuesta, Mariano.

        ¿Desde cuándo hay que enseñar a los componentes de una “tribu” a comportarse según los criterios, normas y costumbres de la tribu? Eso se aprende POR LA MERA PERTENENCIA A LA TRIBU, y si no es capaz de transmitir esos valores,es que YA NO ESTÁN VIGENTES.

        En consecuencia, la educación para la ciudadanía se adquiere participando en las instituciones sociales, interactuando con los otros miembros y con las instituciones.Y si los interesados, es decir los ciudadanos, se mantienen ignorantes, su IGNORANCIA es culpable, pues hay muchas maneras de informarse,formarse e incluso de transformar las situaciones.

        Puestos a convertir al sistema educativo en un CAJÓN DE SASTRE, ya sólo le faltaba la obligación de inculcar los valores de la tribu (siendo como es ésta ya incapaz de hacerlos respetar) ¡Faltaría más! ¿Qué se han pensado estos politicastros que tienen en las aulas? ¿Al hombre orquesta? El que sabe tocar el violín,el piano,el violonchelo,el contrabajo, pero que además pretenden que toque el acordeón, la armómica, el caramillo, las castañuelas,las palmas y hasta la flauta de Pan. ¿Y a cambio de un salario de miseria para su formación y de unas condiciones laborales infamantes?

  3. Atticus
    19 marzo 2011 a 13:57 #

    Ya tenía yo ganas de escuchar voces sosegadas al respecto, argumentos, y no berridos ni frases hechas. Dicho esto, pasemos a la discusión. Creo que hay que diferenciar dos cosas: en primer lugar, la pregunta por su utilidad; en segundo, la cuestión de su carácter ideológico.

    Respecto a la primera, no lo veo tan claro como el autor del artículo. Soy de los que piensan que toda asignatura, toda, debe tener al menos tres horas semanales. EpC tiene dos, una en las comunidades más beligerantes. Esto ya me parece una argumento de peso: los golbernantes no se toman en serio una asignatura y permiten que los califas autonómicos la ninguneen. Hay que añadir aquí que toda reforma educativa debería implantarse con el más amplio consenso, y no por la obstinación del partido en el poder (en cuyo caso tendríamos -hemos tenido- una reforma a partir de cada una de las eclecciones generales). Los que damos la asignatura “alucinamos” de la absoluta ignorancia de los alumnos en estos temas. Pero, pienso, ¿no sería mejor aumentar la carga horaria de la Ética de 4º o, al menos, trasladarla a un curso superior a 2º, puesto que en éste su capacidad de abstracción no es precisamente muy alto?

    Respecto a la segunda, sólo veo una solución: la lectura del curriculum. Denunciése lo denunciable. Pero no el uso que algún profesor puede hacer (¿no lo hacen también en clase de Historia, de Ciencias, en ciertos colegios, ciertos profesores, y además impunemente y desde siempre, y siempre que quieren?). Seamos un poco serios. Lo siento, José Miguel, pero lo que muestras es una anécdota que en nada representa a lo que hacemos en clase los profesores. No se puede categorizar a partir de anécdotas. Tampoco se pueden decir frases como “engendro ideológico acrítico” o que esta “‘materia’ estaba pergeñada al gusto electoralista y partidista de los mandamases socialdemócratas”, porque eso es un juicio de valor falto de sustento argumentativo, un “lugar común”. En filosofía lo llamamos “definición persuasiva”, esto es, se presenta como una definición pero es un juicio de valor. De modo que eso de que es perjudicial, manipuladora y demás palabras tan frecuentes, habrá que explicarlo mejor. Por supuesto, no nos dedicamos a enseñar a poner condones. No he leído en los manuales nada al respecto… A lo mejor es que soy miope (intelectual, digo, la otra miopía la arreglo con gafas).

    “Ciudadanía” no es un término unívoco, es cierto, pero tampoco es tan equívoco como se nos quiere hacer creer, no es un cajón de sastre en el que quepa el programa electoral del partido de turno. Es la categorización que se hace de una persona en tanto que, por su pertenencia a una coletivo (la ciudad, el país, la humanidad), es sujeto de derechos y deberes).

    Antes de comenzar a explicar la asignatura leí todos los libros. Efectivamente, todos no son iguales. Los hay más y menos rigurosos, los hay con chorraditas varias, y especialente hay uno en que se habla de fundamentalismo… islámico, no hay más fundamentalismo en el universo. Y se habla de las ONGs… católicas, tampoco hay más al parecer. Un claro ejemplo de manipulación, de uso nada socialdemócrata de la asignatura, al gusto de muchos colegios concertados, que aprovecharán que el Pisuerga pasa por Valladolid para cimentar aún más sus sólidos idearios. Obviamente, estoy en contra de esto, y de cualquier otra manipulación. Pero siempre va a haber gente que tenga la piel muy fina y se ofenda porque a sus hijos se les diga que, según la lay española, no se puede discriminar a los homosexuales, que los gitanos son ciudadanos de pleno derecho o que la constitución dice que las leyes españolas deberán (deberían) amparar y desarrolllar los Derechos Humanos. Pero esto no es culpa de la asignatura.

    Terminaré añadiendo que, como profesor de filosof´ía, también me siento más cómodo con la “Crítica de la Razón Pura”, y que la “ciudadanización” de todas las asignaturas de filosofía me parece una mala idea, porque nos resta tiempo para otras cuestiones igualmente importantes (lógica, filosofía de la ciencia, estética…). Pero me gustaría que nos tomasemos las discusiones en serio y que los argumentos fueran mejores de lo que son. Porque con el autor del artículo discrepo, espero haberlo explicado bien. Pero me alegra mucho que entren argumentos y no voceros.

    • 19 marzo 2011 a 14:10 #

      Abslutamente de acuerdo. El problema es que la EpC surge en medio de una discusión que en nada tiene que ver con la propia asignatura, sino con intereses partidistas por medio. Nada extraño en al ámbito educativo, donde los políticos solamente se acercan si presienten un puñado de votos.
      Los textos de EpC no muestran diablos, ni infiernos, ni monstruos varios. Como dices, de cada maestrillo depende, com en cualquier otra materia, el que la materia se imparta debidamente.
      Los contenidos y los objetivos son claros. En su origen, como digo, no fue sino un “arma” más de la oposición para el “no a todo” que llevan predicando varios años. Se habla de sectarismo, pero nadie nombra la religión; se sacan de contexto algunas frases, cuando nadie lo hace con los errores de los libros de matemáticas o las faltas de ortografía de los de lengua; que no debieran existir, claro está, pero nadie los tira a la cara de los demás por un voto.
      Es más que necesaria una materia que hable de valores, ya que nos quejamos tanto del ambiente en las aulas. Pero será preciso que se imparta del modo adecuado. Lo demás es echar la culpa al empedrado y escudarse en ambiguedades, solo por interés. Lo dicho, los que se la cogen con papel de fumar con la EpC no opinan sobre la religión en los centros, que eso sí que tiene guasa, pero mucha guasa.

    • serenuszeitb
      19 marzo 2011 a 18:28 #

      Aceptaré que discrepas Atticus, aunque no sé en qué. Por mi parte creo que no discrepo de tu comentario en nada esencial. 🙂

  4. 19 marzo 2011 a 16:06 #

    No mucho después de aprobada la Constitución por la que nos regimos, se creó una nueva asignatura, el estudio de nuestra Constitución, que, si no recuerdo mal, tenía una hora semanal de dedicación. De igual modo que ha habido no poca polémica en torno a Ciudadanía, también la hubo sobre si era conveniente o no “enseñar” la Constitución, cuando los currículos estaban, como siempre lo han estado, tan cargados. Me posicioné, entones, a favor de quienes consideraban absolutamente “necesario” que los alumnos salieran del sistema educativo teniendo un conocimiento básico, pero riguroso, de nuestra Ley suprema. Y aigo pensando que el sistema educativo ha de tener entre sus objetivos ése. Si la política es algo es lo que a todos nos afecta, de forma activa o pasiva. Quienes han pasado por un Movimiento Nacional y tienen la desgracia, como es mi caso, de estar pasando por otro, conocen, sin duda, la importancia de tener bien claro que el único patriotismo aceptable es el que Habermas denomina patriotismo constitucional, que es el que ha permitido, por ejemplo, llegar a un acuerdo en la ONU sobre Libia. Hay valores universales que están muy por encima de los localismos etnicistas. Y los alumnos han de saberlo. Todos ellos están recogidos en nuestra Constitución. Aún me acuerdo, por cierto, de aquella serie de televisión “Crónicas de un pueblo”, ad maiorem gloriam franquista, en la que se ofrecía una suerte de adiestramiento popular en las famosas Leyes del Movimiento, es decir la la ley del inmovilismo cavernario y la de que ante esas leyes, unos son más iguales que otros.
    En fin, es un asunto complejo, pero cuando tantos se llenan la boca continuamente con los “derechos” de esto, de lo otro y de lo de más allá, no está de más que se tenga “conocimiento” empírico de qué significa “derecho”, “deber”, etc.
    Por imperfecto que sea el sistema constitucional, y más imperfectos aún los administradores de justicia, siempre he tendido a verlo como mi único amparo, como mi única patria.

  5. José Miguel
    19 marzo 2011 a 16:33 #

    Atticus escribe esto:

    1. “Seamos un poco serios. Lo siento, José Miguel, pero lo que muestras es una anécdota que en nada representa a lo que hacemos en clase los profesores. No se puede categorizar a partir de anécdotas. Tampoco se pueden decir frases como “engendro ideológico acrítico” o que esta “‘materia’ estaba pergeñada al gusto electoralista y partidista de los mandamases socialdemócratas”, porque eso es un juicio de valor falto de sustento argumentativo, un “lugar común”. En filosofía lo llamamos “definición persuasiva”, esto es, se presenta como una definición pero es un juicio de valor. De modo que eso de que es perjudicial, manipuladora y demás palabras tan frecuentes, habrá que explicarlo mejor.”

    Qué Atticus denomine “anécdota” y, además, me acuse de sofística vulgar al exponer el hecho objetivado de que toda una vicepresidenta del gobierno del PSOE ataque al partido en la oposición a cuenta del ideario ciudadano, máxime, cuando esta “asignatura” es invento de ese mismo gobierno, no puede calificarse precisamente imparcial. Por cierto, cuando escribe “en nada representa a lo que hacemos en clase los profesores.” ¿acaso se erige en portavoz de todo el profesorado?

    2. “Ciudadanía” no es un término unívoco, es cierto, pero tampoco es tan equívoco como se nos quiere hacer creer, no es un cajón de sastre en el que quepa el programa electoral del partido de turno. Es la categorización que se hace de una persona en tanto que, por su pertenencia a una coletivo (la ciudad, el país, la humanidad), es sujeto de derechos y deberes).”

    No se está sólo hablando de “partidos de turno”, sino de religiones de turno, de culturas, tradiciones y costumbres de turno. Si no, pregunte en el ámbito islámico su idea de ciudadanía: verá como no coincide con sus presupuestos. O la ciudadanía catolica. Usted está continuamente escribiendo ideología. La ciudadanía es un hecho positivo, puesto que es ciudadano todo miembro de un Estado. Esto es objetivo. Ahora bien, sus categorizaciones me llevan a hacerle la siguiente pregunta: ¿existe una Estado mundial por el que pueda hablarse de “ciudadano de la humanidad”? ¿no será que usted es seguir de José Antonio Marina, cuyo libro de texto he leído y me parece rotundamente infame desde una mínima perspectiva filosófica rigurosa?

    Las concertadas claro que usan ideológicamente la “asignatura”. Pero lo más grave es que es el gobierno del PSOE el que ha introducido una asignatura constitutivamente ideológica, por la naturaleza de sus contenidos. Por qué las concertadas no iban a hacer lo mismo. La Iglesia Católica se rebeló por el hecho de que el Estado se arrogara la condición de imponer una sola ideología. Y en ello la Iglesia tiene toda la razón, sea uno creyente o no.

    Por cierto, yo no me siento cómodo con la “Crítica de la Razón Pura”, en el sentido de que los Departamentos de Filosofía se han ensimismado, engolfado, se han encapsulado en mera «técnica hermenéutica» o «crítica filo-histórico filológica». Por tanto que, en realidad, los profesores de filosofía, sin perjuicio de su mayor o menor competencia, lo que están haciendo ya, es reduciéndose a hacer comentarios críticos de lo que un autor ha dicho, de lo que otro autor ha dicho, que otro autor ha dicho, indefinidamente; y, por tanto, que han perdido, por decirlo así, el anclaje con el presente, con el presente político, fundamentalmente, desde el cual tendría sentido plantearse las cuestiones filosóficas y respecto del cual la filosofía puede incidir de una manera crítica. Y esto es mucho más peligroso cuando el PSOE, con el Anteproyecto LOE, intentó eliminar de raíz la enseñanza de la Filosofía en la secundaria, y ante la oposición que manifestamos (algunos, que la mayoría, no hizo nada, “transido de Kant” que estaban) el PSOE decidió hacerlo sutilmente, convirtiendo a la Filosofía en “ancilla democratiae”. Y sí, estoy de acuerdo en que no sólo existe el fundamentalismo islámico, también existe el fundamentalismo democrático y el fundamentalismo científico. Y contra los fundamentalismos nació precisamente la Filosofía, como conciencia crítica ante las contradicciones que planteaban tales realidades en la polis. Todos los libros de texto de EpC desprenden nauseabunda ideología por los cuatro costados.

  6. Mari Cruz Gallego
    19 marzo 2011 a 16:48 #

    El otro día leía un artículo en La Opinión de Murcia que venía a decir algo así como: “Hacen falta muchas horas de Educación para la Ciudadanía para que los españoles aprendamos a comportarnos como lo han hecho los japoneses tras el terremoto”.

    Ante discursos como este, mi esperanza de que algún día este país mejore, disminuye considerablemente.

    • 19 marzo 2011 a 17:05 #

      Indudablemente, llámese Ciudadanía o de otro modo, este país necesita más educación, más solidaridad, más compromiso y menos palabrería, menos morbo, menos cotilleo,… Y alguien tiene que enseñarlo, y algo tendremos que hacer los educadores, sea en Ciudadanía, en Tutoría o en el patio. Aquí, siete años después se sigue con el raca-raca de las teorías conspiranoicas del 11M, por solo poner un ejemplo. No parece que los japoneses estén al mismo nivel, a dios gracias. Adios, gracias.

    • José Miguel
      19 marzo 2011 a 17:13 #

      Mari Cruz, desconozco el sentido de tu “desesperanza”, pero es verdad que la ciudadanía española tiene en ocasiones una actitud de una bajeza cívica espeluznante: nunca olvidaré la pugna por el poder propia de hienas políticas cuando el país sufrió el atentado terrorista más salvaje de su historia. En cambio, en EEUU, en Japón u otra nación cualquiera se manifiestan contra la barbarie hacia su país de forma unánime. Pero uno de aquellos partidos depredadores del poder con aquellos cadáveres aun calientes, es quien perpetró el engendro ideológico de la EpC, pretendiendo darnos clases de ciudadanía, un catecismo ciudadano, y digo catecismo, porque cualquiera que lea un libro de estos y el mismo nombre de la “materia”, habla de una ciudadanía de no se sabe dónde, es decir, parece se la ciudad de dios agustiniana. Pero todos sabemos que un ciudadano lo es de un Estado determinado, de una polis. No se es “ciudadano” a secas, sino ciudadano español, francés, alemán… La propia Constitución española, no habla de ciudadanía en general, sino de ciudadanos españoles, como las constituciones de otros países hablan de la ciudadanía de sus respectivos países. Por eso me sale una sonrisa cuando defiende otro engendro pseudofilosófico del ex-nazi adolescente Habermas, eso del “patriotismo constitucional”. Lo que nos faltaba. Como si España no hubiese existido antes de la Constitución, y ésta nos hubiese llovido del cielo, y no hubiese provenido sino de la reorganización de unas instituciones que ya estaban allí, las instituciones del franquismo. En fin, el idealismo espiritualista campa a sus anchas.

      • 27 marzo 2011 a 15:06 #

        El único espiritualismo que hay en el patriotismo constitucional es el espíritu de las leyes, si acaso. Por lo demás, la España que haya existido antes de esta constitución en modo alguno la tengo por mía, ni me reconozco en ella ni forma parte de mí. No ignoro que la Transición no fue una ruptura en sus inicios, pero sí puede considerarse que lo fue de hecho al convocarse Cortes constituyentes. Parece estar Vd., Jose Miguel, muy satisfecho de la España de siempre, inquisición incluida, exilios de liberales y republicanos incluidos, pero eso más que un país ha sido una desgracia inmerecida. La existencia sempiterna de España sí que rezuma espiritualidad de la de la Reserva de Occidente por los cuatro costados de la concepción, ¿o deberiamos de decir “sagrada concepción”? Aquí el que no corre vuela, me refiero a los espíritus, claro…

  7. Mari Cruz Gallego
    19 marzo 2011 a 17:13 #

    Este país necesita más cultura, Alonso. Somos unos garrulos. Hoy estoy pesimista. Un saludo.

  8. 19 marzo 2011 a 18:29 #

    Como haces dos preguntas contestaré a las dos:

    A la primera con un sí. En un país como el nuestro que no conoció a lo largo de los dos últimos siglos más que breves períodos de democracia, resultaba importante una asignatura que recordara a las ciudadanos, la propia idea de ciudadanía, sus derechos y sus obligaciones, al tiempo que la idea de que la democracia no es algo otorgado de una vez y para siempre, sino algo que se conquista y como los huertos y todas las empresas humanas que merecen la pena, que hay que cuidar y fortalecer con nuestra actitud y trabajo de todos los días, pues siempre merece la pena. Bien es cierto también, que algo así se desarrolla mejor cuando en la sociedad y la escuela los criterios de valoración son los de mérito y capacidad y no los que lamentablemente imperan.

    A la segunda que no, porque lamentablemente se han cruzado en su diseño, la idea de contrarrestar el mensaje de la religión en lo relativo a cosas como el aborto, el divorcio o las formas de familia, con la visión de género del feminismo institucional, plenamente enfrentada a la idea de ciudadanía, y la negación de los nacionalistas a contribuir a llevar adelante una asignatura que de girar sobre la Constitución y los valores recogidos en ella hubiera constituido un poderoso elemento de unidad de los ciudadanos de todo el territorio y aunque hubiese podido servir para crear conciencia federal, para lo que no no podría dar sería para la idea de federalismo asimétrico y soberanismo que se barajan desde las que más peso político tienen.

    • serenuszeitb
      19 marzo 2011 a 18:38 #

      Muy interesantes tus apreciaciones Emilio. Pero dado que a la primera pregunta respondes sí, entiendo que a la segunda respondes que hay “una asignatura pendiente” o de creación o de remodelación.

      Saludos

      • 19 marzo 2011 a 19:28 #

        Parece que no tengo suerte en este foro ya que alguno de mis comentarios no se cuelgan inmediatamente. Lo había escrito antes pero lo repito para que no se pierda el interés del hilo.

        Efectivamente serenuszeitb, se podría hablar de un vacío o una asignatura pendiente a la que no me referí porque la insertaría junto a un conjunto profuso de modificaciones en el sistema: abandono del constructivismo pedagógico, diseño de uno nuevo en la intención de una educación de calidad y en el se fijase como objetivos prioritarios la reducción significativa de los índices de fracaso y abandono, resituación del profesor como figura central del sistema,etcétera.

    • José Miguel
      19 marzo 2011 a 19:12 #

      Y no digamos lo de “conciencia federal”… quién da más… y algunos creen ingenuamente educar para la ciudadanía y negar que es constitutivamente ideológica la naturaleza de lo que se ha infiltrado en las aulas españolas.

      • 19 marzo 2011 a 20:16 #

        Si eres de los que crees que se puede hablar de derechos humanos o Constitución, de organización territorial o ciudadanía sin ideología, malo, malo. Para bien o para mal la Constitución que nos hemos dado contempla la descentralización administrativa y política en un sistema que, a lo que los especialistas asimilan con mayor facilidad, es al de un Estado federal. Mi referencia a conciencia federal tiene que ver con el hecho de que estando en nuestra Constitución no lo está en nuestra tradición política, como quizá tu misma posición refleje, centralista hasta ese momento. No sé si esto es dar más, pero espero sirva para explicar un poco más mi posición.

      • José Miguel
        19 marzo 2011 a 20:53 #

        A Emilio: te equivocas, la ideología la manejas tú, yo, simplemente me limito a exponer las contradicciones lógico-materiales de lo que defiendes. A esto no se le llama ideología, sino FIlosofía. Y lo explico: el término “federar” supone reunir lo que está separado, siendo absurdo el procurar reunir lo que ya está unido, como es el caso de la Nación española. Es decir, se presupone o bien que España no está unida, considerando sus partes como estados soberanos susceptibles de unión federal, o bien que su unidad es imperfecta, errática, imprecisa y no nacional, siendo conveniente separarla de nuevo para que, ya federalmente, recupere la unidad. Y es aparente como solución porque para reunir federalmente lo que ya está unido habrá, previamente, que proceder a su separación, toda vez que la reunión de esas partes, si la unión es federal, implica simetría entre ellas (el famoso «café para todos») recuperando así una unidad que, de nuevo, quedaría confrontada con los programas secesionistas. Además, en su caso, ¿cuáles serían los criterios de separación de lo que ya existe unido?, y todavía peor, ¿quién garantiza el restablecimiento de la unidad si no hay un poder que obligue volver a ella?. Pero además, si ya hay ese poder, ¿para qué proceder a la separación si tal poder ya garantiza la unidad?.
        No hay manera pues de justificar políticamente un programa federalista dirigido hacia España, siendo así que para lo único que está sirviendo la pseudoideología de Emilio es de «caldo gordo» al secesionismo, en cuanto que el federalismo supone, como paso intermedio a la unión federal, o separar lo que ya existe unido, o no reconocer la existencia de la unidad.
        Conclusión: el federalismo, dirigido a España, (además de ser anticonstitucional –Ver España plural-) representa para su unidad, no explícitamente pero sí por su inconsistencia lógica. Pero a ello se añade la propia Constitución en su artículo 145, que niega rotundamente lo que Emilio afirmaba: “1. En ningún caso se admitirá la federación de Comunidades Autónomas.”

        Es muy preocupante y peligrosa este engendro del PSOE, puesto que encuentra víctimas propiciatorias para expandir pseudoideología acrítica de forma impune y que repugna a una mínima sensibilidad filosófico-política.

      • 20 marzo 2011 a 10:00 #

        Aclaración: este comentario responde al de José Miguel que cierra este hilo y comienza: A Emilio…

        José Miguel, el párrafo de la discordia habla de un hipotético: “y aunque hubiese podido servir para crear conciencia federal”, del que tú derivas cosas que no están ni en la letra ni el espíritu de mi escrito. El federalismo es una forma de organización del territorio en Estados unitarios que no tiene nada que ver con el secesionismo, ni tan siquiera con la confederación, ni tiene porque preludiar nada, pero tampoco es un estado centralista, digamos como el vigente durante el franquismo. EE.UU y Alemania son estados federales y en nada recuerdan el apocalipsis del que hablas. En nuestra Constitución, y tú que manejas el articulado, debieras saberlo, está recogida la descentralización administrativa y política en comunidades autónomas, con unos niveles de autogobierno equiparables a los de cualquier Estado federal, en algún caso en un grado mayor. O sea, que no estoy hablando de algo que he soñado, sino de la realidad jurídica y política de nuestro país desde hace décadas aunque tú parece que no te hayas enterado. Siendo esto así y como pretendo ser fiel al contenido del texto constitucional, me alejo tanto del centralismo porque no está en ella, como de veleidades confederales o secesionistas, y me sitúo donde nuestra Constitución y nuestro país están, en el Estado autonómico que, como digo, todos los especialistas sitúan como realidad federal, aunque a algunos lo que parece que os asuste sea más el nombre que la vivencia diaria de esa realidad. Espero que habiendo situado tus apreciaciones en el plano de la Filosofía frente a las mías que serían vulgar ideología, no pretendas lo que aquel personaje de Molière que justamente le pedía al filósofo que le ayudase a redactar una misiva pero no deseaba que fuera ni en verso ni en prosa. Por cierto, una aclaración más sobre lo de la ideología, el pensamiento filosófico es ideología tanto o más que cualquier otro y segundo, como todos tenemos ideología, tú y yo y los que participamos en este foro y los que no participan también, hacer girar una asignatura inevitablemente ideológica como sería Educación para la ciudadanía sobre el marco jurídico que nos hemos dado entre todos y sobre valores tan universales como los derechos humanos o la democracia es la forma más honesta y con menos sesgo de hacerlo. Lo otro, pensar que la Historia, o la Filosofía, o cualquier otra materia de tipo social pueda estar libre de ideología ni tan siquiera me parece que deba ser contestado. Me recuerda a esos políticos en ejercicio que recomiendan a los ciudadanos que no se metan en política.

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 10:59 #

        A Emilio: he escrito una argumentación lógico-material de lo que supone el federalismo. Ni la tocas, ni la analizas desmontándola. Primera deshonestidad intelectual. Segunda: escribes una falacia, la falacia de la autoridad al escribir “todos los especialistas sitúan como realidad federal”. Tercera: das por demostrado precisamente lo que hay que demostrar, “la realidad jurídica y política de nuestro país desde hace décadas aunque tú parece que no te hayas enterado”, contra la cual he argumentado exponiendo el absurdo lógico de la idea de federalidad aplicado a la realidad política de la Nación española. Cuarta: eres tan “realista” que te pasas por el forro de tus caprichos el artículo 145, que contradice rotundamente lo que escribiste en otro mensaje anterior. Pero eres impermeable a las contradicciones, y, además, pontificas sobre la supuesta realidad política española. Te crees con un acceso privilegiado a la realidad política española, pero, por ejemplo, desprecias las estadísticas sobre las propuestas de votaciones sobre esos planes federalistas que han partido de oligarquías regionales secesionistas catalanas ¿Has consultado por un casual cuál ha sido la real (tú que te concibes tan “realista”) participación ciudadana en esas votaciones en Cataluña?

      • 20 marzo 2011 a 12:19 #

        José Miguel, lo de la deshonestidad intelectual te lo puedes guardar para ti. Que responda en prosa tus “argumentaciones lógico-materiales” o que practique ideología mientras tú lo que haces es Filosofía, es una cosa, pero que me acuses de deshonesto o de escurrir el bulto no te lo acepto. Debieras saber que el artículo 2 en el que se habla de la nación española reconoce el derecho a la autonomía de nacionalidades y regiones, así como todo el título VIII en que se desarrolla esta derecho. Esto es lo que tú ignoras y en base a lo que te has dedicado a lanzar, sin tino ninguno, improperios sobre lo que interpretas dice mi escrito aunque por ningún lado figure. Como además entras en lo personal te diré que aquí el único que pretendió un estatus que no concedía a los demás fuiste tú, al pensar que hablabas como filósofo donde los demás lo hacíamos como simples opinadores con ideología, o que tus argumentaciones estaban blindadas a la crítica porque se trataba de argumentaciones lógico-materiales, y no de simples argumentos tan cargados de ideología como los de los demás. Si piensas que en este asunto estás tocado de una especial capacidad que haría de tus argumentos algo parecido a ecuaciones matemáticas inmaculadas de ideología, mientras que lo de los demás estaría contaminado de ideología, deberías saber que tal cosa no es filosofía ni argumento, sino religión y creencia, o bien, constructivismo ético, ese que entiende que todas las verdades son relativas excepto la suya que es absoluta.
        Por cierto, yo también tengo algunas preguntas, ¿nuestro país según tú a que forma de organización de las conocidas respondería en lo referente a la cuestión territorial? ¿Sigues pensando que la Filosofía y la Historia están exentas de ideología? ¿Crees que tus escritos están limpios de ideología? ¿Para ti la Constitución hay que tomarla por entero, o nos quedamos en el primer párrafo del artículo 2 e ignoramos todo lo demás? ¿Qué escuela filosófica sostiene lo que tú sostienes de que la Filosofía carece de ideología? ¿Qué quiere decir eso de que los derechos humanos son farfolla pseudoideológica, como escribes en otro comentario, que se deben respetar y promover o todo lo contrario?

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 13:36 #

        Al discurso, señor Emilio, cíñase al discurso y razones escritas por mí, objetive, desmonte mis objeciones razonadas y con datos objetivados:

        1. Estadística de participación en votaciones orquestadas por las oligarquías catalanistas hispanófobas. Datos objetivos, no lo que usted piensa que piensa la ciudadanía española en Cataluña. Eso es su particular pseudoideología (también, de paso, puede consultar la participación de la ciudadanía española en aquel otro engendro idealista europeísta del Tratado de la Constitución Europea).

        2. También reconoce el “derecho al trabajo”, señor Emilio, pero eso no es derecho positivo, pues no puede reclamar al Estado si está en el paro. Pero el artículo 145 no habla del derecho a la unión de España, sino que afirma explícita y rotundamente la indisolubilidad de la Nación española, y para ello está el ejército, por si a alguno le asaltar alguna duda.

        3. Señor Emilio: déjese de sofística psicologista sobre lo que yo crea o deje de creer, porque no tiene ni la más remota idea de mi persona. Cíñase a la lógica de mis escritos, de las argumentaciones que ahí expongo, de sus conexiones o desconexiones lógicas, y de su ajuste o desajuste a la realidad. Eso es honestidad intelectual, y no hablar de lo que yo pueda creer o no creer. Confronte sus argumentaciones sobre las realidades de las que hemos partido. Dijo usted que el federalismo es una realidad política incuestionable, y yo le objeto argumentadamente que la real politik es la indisoluble unidad española que figura en el artículo 145, que no habla de ningún derecho a la unión ni a la desunión, pero, sobre todo, en ningún artículo de la Constitución sale el término federal, federalismo, federalización ni nada de lo que su subjetividad con extremada alegría y ligereza pontifica.
        Objetive, señor Emilio, y cínase al contenido del discurso, a las categorías que se debaten. Ahora lo que es exigible es que desmonte estricta y rigurosamente todas estas objeciones y las anteriores, pero deje a mis creencias, mis personales inclinaciones o demás historias que no vienen al caso, completamente al margen.

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 14:15 #

        Por cierto, le explico lo de lógico-material, pues parece no entenderlo: lógico hacer referencia la propia lógica de la idea de federalidad, a su contradicción, que se la he argumentado largamente y usted ni la ha tocado dialécticamente. Material hace referencia a la conexión de esa argumentación y de su estructura lógica con la propia realidad, es decir, la real politik de la Nación española. Y, simplemente, defiendo que mi exposición argumentada tiene más potencia explicativa de la realidad política española que la suya, que se mueve en meras impresiones personales, apenas aporta datos, o meramente acude a falacias de autoridad como esos que dicen “es que los expertos”… “es que los científicos dicen”… sin aportar explicaciones, datos, argumentaciones, tesis, etc. sino pontificando falazmente.

        Y vuelvo a repetirlo: Emilio es una muestra de muchos profesores que acuden al aula ya con prejuicios, es decir, ya van moldeados ideológicamente, con una conciencia acrítica, dejándose llevar por la rumorología mediática, calificándola además de “expertos”, sin rigor, sin profesionalidad filosófica. Es decir, hacen filodoxa, no filosofía en sentido estricto. Y luego están los Alonxo, a los cuales la perspectiva académica rigurosa les importa un pimiento, les da igual arre que so, se llenan la boca de “valores”, y jamás explican qué valores hay que defender, por qué, tampoco hablan de la dialéctica contradictoria de los valores, de que los valores no son los mismos en unas culturas, sociedades políticos, grupos dentro de las mismas sociedades políticas, es decir, están envueltos en una ideología metafísica de armonismo-metafísico, creen en algo sí como un Biblia de los Valores, y van por ahí todo satisfechos de fundamentalismo de los valores, pues creen poseer el saber definitivo sobre tal asunto. Madre mía, cómo está el patio.

      • 20 marzo 2011 a 15:23 #

        “…los que acuden al aula con prejuicios”…dijo la sartén al cazo.
        Acuden al aula con prejuicios y prejuzgan a los demás sin tener la más remota idea de qué es lo que hacen que, casualmente, no es palabrería barata. Los hechos, amigo, lo que valen son los hechos, no las monsergas. Y mucho menos dedicarse a descalificar a los demás. ¡No aprenden! Para que luego digan que no es necesaria la EpC.

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 16:01 #

        Al “hechólogo” Alonxo, ahí va un hecho, y también para el “filosfederal” Emilio:

        “Federar”: (Del lat. foederāre).

        1. tr. Unir por alianza, liga, unión o pacto entre varios. U. t. c. prnl.

        ¿Cuáles son los “varios” en España, aparte de lo que se contenga en la sesera del filofederal Emilio? ¿”Unir” qué, si España es una Nación política soberana y en una unidad indisoluble según el artículo 145? ¿”Pacto” de qué, si la Nación política española ha constituido precisamente la propia legalidad autonómica, y jamás las autonomías fueron ni Estados independientes ni nada parecido?

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 16:07 #

        Pero el colmo de los colmos sería que el hechólogo Alonxo y el filofederal Emilio, fuesen FUNCIONARIOS DEL MINISTERIO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS DE LA NACIÓN POLÍTICA ESPAÑOLA y publicado en el BOLETIN OFICIAL DEL ESTADO. Y con esa condición anden difundiendo pseudoideología, al estilo de la que aparece en el vídeo que colgué en este hilo. Lo cual sería ALTA TRAICIÓN A LA NACIÓN y como tales debieran ser reos de la pena máxima, que en vez de contribuir a la difusión y fortalecimiento de la cohesión nacional constitucional, de la ciudadanía española, propagan pseudofilosofía que contradice su propia condicion profesional academica y funcionarial. He dicho.

      • 20 marzo 2011 a 17:33 #

        Como es gratis, usted se atribuye, sin saber bien en base a qué, la facultad de atribuir “cositas” a los demás, decidir sobre lo que hacen o dejan de hacer. No es extraño que el nombre de un funcionario aparezca en el BOE; lo triste sería que apareciera el de alguien que se dedica a calificar a los demás.
        ¿Esa facultad es se hereda o se lo curra uno? Es no veo en sus comentarios ningún atisbo de debate, ni de argumnentación para entrar a saco sobre mi persona. Si no se lo hedicho anteriormente, le aviso: no es usted mi tipo. Si quiere hablar de algo, hablemos; cualqueir otra intención, ya le digo de antemano, no tiene futuro.
        Por el mismo precio, gratis, yo también podría decir que es usted quien se dedica a dar mitines como el que aparece en el vídeo, ¿no? O cualquier otra barbaridad, claro. Y vienen dando lecciones de no se sabe qué. Por favor…

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 18:04 #

        Declaro:

        Que el señor Alonxo sea condenado a reclusión perpetua en el CAP de Carabanchel, y se le aplique la pena capital de asistir diariamente a cursillos sobre disrupción y mediación, por propagar a los cuatro vientos la necesidad de los valores al mismo tiempo que atenta de forma abyecta al valor más básico e inexcusable en cualquier sujeto humano: la propia dignidad, por escribir mensajes repletos de supuestos irracionales, prejuicios, divagaciones espurias, ideas inconexas, y ser impermeable a cualquier posible rectificación.

        Marzo, a 20 de enero de 2011.
        He dicho.

      • 20 marzo 2011 a 19:32 #

        Le felicito. Ha conseguido usted escribir más de cuatro líneas sin descalificar ni insultar,
        Esto ya es un logro.
        Más para alguien que habla de “chekas”, “psicagogos”, de la “atrevida ignorancia” de los demás, ponerles etiquetas, En fin, todo un ejemplo de “ciudadanía”. ¡Tenemos de todo y nos quejamos!
        Le felicito. Progresa Adecuadamente.

  9. Atticus
    19 marzo 2011 a 18:52 #

    Es cierto, Serenuszetb que, releyendo mi comentario, me doy cuenta de que discrepo en matices, no en el fondo. Discrepo del tono optimistas que se desprende de tu entrada, que no comparto. No obstante, agradezco de nuevo tus palabras y sobre todo el esfuerzo de argumentar. Otros han ido detrás acusándome de escribir “ideología” o a la asignatura de “engendro ideológico”. Imposible contestar a esto sin incurrir en todo tipo de artimañas a las que yo renuncio de antemano. Por lo tanto, adelante con esas palabras: las esquivaré como pueda, pero no entro al trapo. Yo creí que esto era un foro de discusión, pero veo que no en todos lo casos.

    • Roberto
      19 marzo 2011 a 19:04 #

      Las uvas están verdes.
      “las esquivaré como pueda, pero no entro al trapo. Yo creí que esto era un foro de discusión, pero veo que no en todos lo casos.” Pareces Alonxo dos, tú no haces nada y los otros son muy malos.

    • José Miguel
      19 marzo 2011 a 19:08 #

      A Atticus: eludes afrontar la contradicción que te acabo de plantear, lo cual me parece una deshonestidad intelectual o dialéctica. He argumentado objetivamente que escribes ideología y para ello vuelvo a repetirte sólo una, entre otras, de las contradicciones que te he mencionado y que ni siquiera has tocado (limitándote a mencionar ciertos sintagmas o partes de forma descontextualizada, lo cual, ya que eres muy dado a las “precisiones” técnico-argumentativas, tiene un designación muy concreta): ¿puedes responder cómo es posible un “ciudadano como perteneciente a un colectivo… de la humanidad”. Qué entiendes por “ciudadanía”. Porque si no definimos los términos con rigor, entonces aquí cada cual puede afirma lo que le plazca, lo cual no será más que puro monólogo subjetivista.
      Y leo más contradicciones en otros mensajes de otros participantes como, por ejemplo, el de Emilio, que concibe la ciudadanía sólo en una democracia (no sabemos si la democracia coronada, la democracia republicana, la democracia directa, la democracia representativa, la democracia ateniense esclavista…, vamos, como si en Atenas no hubiese habido civitas, ni ciudadanos). Es a esto, a lo que llamo ideología, que no anda muy lejos de la predicación, del proselitismo, que no objetiva, que no plantea contradicciones, sino que pretende adoctrinar…

  10. José Miguel
    19 marzo 2011 a 19:31 #

    Sale en los manuales de EpC la farfolla pseudoideológica de los derechos humanos (otro catecismo dogmático de formalismo jurídico ideológico-espiritualista) lo siguiente:

    http://www.abc.es/20101130/internacional/gaddaffi-derechos-humanos-erdogan-201011301203.html

    Qué rápido olvidaron nuestros políticos e ideólogos (entre ellos nuestro presidente Zapatero, tan pacifista él, tan aliancista cósmico él, ahora parece tener prisa ahora en sumarse a las paternalistas potencias occidentales que amagan con intervenir militarmente en Libia, añorantes de pretéritos colonialismos) que hace poco más de tres meses, en Trípoli, con ocasión de la tercera cumbre entre África y la Unión Europea, todos encontraron reconfortante que el turco Erdogan recibiese el Premio Muamar Gadafi a los Derechos Humanos, que entonces consideraban prestigioso.

  11. 19 marzo 2011 a 22:17 #

    Por más que miro los textos de EpC no veo demonios, ni componendas-judeomasónicas, ni se me antoja el que puedan ser tan nocivos como algunos dicen. Tratar de deslegitimar la EpC, como materia, por el concepto de “ciudadanía” o por un determinado manual, es cogérsela con papel de fumar. Como lo sería hacer un debate sobre las matemáticas para desligitimar esta asignatura, horadando en no se sabe qué teoría de no se sabe qué autor de no se sabe qué época que dijo no se sabe qué. Es más sencillo, ni hay sectarismo, ni hay ideologización, ni hay nada de nada; a menos que el profesor de turno decida así usar la materia, lo que se puede hacer, igualmente, con la literatura, la historia e incluso la plástica.
    Nos estamos quejando continuamente de la falta de valores. Pues bien, ahí tenemos la oportunidad de trabajar esos valores. Y si no se hace, la culpa no es de Zapatero ni de Aznar. La manipulación, la desidia, la hipocfesía, la mentira y la falta de valores es muy anterior a la EpC. El enredo viene solamente de un interés partidista de la oposición, como lo hizo con el Plan hidrológico o lo hace con cada propuesta del Gobierno.
    ¿Acaso creen que a alguien le interesa lo que ocurra o deje de ocurrir en el ámbito educativo? Pues sí, cada cuatro años nos dedican unos minutos en campaña, casi siempre con la religión de fondo,que parece ser lo único que vende. Y se estarán riendo de nosotros, enzarzados en discusiones bizantinas que, ya lo vemos cada día, no llevan a parte alguna. Y no, nuestra culpa no es por acción, es por omisión. Más grave, si cabe.

    • María
      19 marzo 2011 a 22:25 #

      Que sí Alonxo, que sí, que la culpa es de la oposición, no del gobierno.

      • Jesús San Martín
        21 marzo 2011 a 10:04 #

        Hay mucho bobo suelto al que el dato que le califica le molesta, pero es la mera definición del diccionario, no un insulto. Primero fue no hay crisis, luego se fue antipatriota, posteriormente una ligera caída, más tarde el no pasaremos de los cuatro millones de parados, ahora es expolio y más expolio con bajadas de sueldo, retraso de la jubilación y continuos embargos hipotecarios resultado del expolio. Ahora a este proceso de expolio, que dista de parar: más paro, más subida de impuestos, más subida de las necesidades básicas: luz, agua, electricidad, lo quieren disimular con “los apocalípticos ” : el equivalente a no hay crisis y somos unos antipatriotas. A ver, so bobo, si con los números dejas de hacer el idiota al que tanto nos tienes acostumbrado,

        http://www.cotizalia.com/desde-londres/imposibilidad-matematica-cumplir-maastricht-20100112.html

    • José Miguel
      20 marzo 2011 a 0:06 #

      Claro que el PSOE tiene valores, fíjese si los tiene que ahora mismo está colaborando para bombardear a Gadafi y a los ciudadanos libios, por el valor del petróleo. Los ciudadanos españoles ejerciendo ciudadanía aerotransportada gracias al otrora pacifista Zapatero. Nuestro presidente es perfecto conocedor de que no hay paz sin guerra. Sólo el vulgo necesita de esas ficciones pacifistas de abrazos gratis, para seguir adelante.

      • 20 marzo 2011 a 10:35 #

        Personalmente, creo que los valores del PSOE están más o menos a la altura de los de la derecha. Todo es entrar en la discusión “izquierda-derecha”, de la que tanto se quejan pero que no censan de provocar. Los ciudadanos españoles son muy libres de votar lo que les venga en gana. El “pacifista” Zapatero nos sacó de una guerra que alguien se inventó en base a “unas armas de destrucción masiva” que siguen sin aparecer y en la que murieron cientos de miles de personas, muchas de ellas civiles. Poco a poco, los artífices de tan magna ocurrencia, han ido pidiendo perdón, no todos. Hay quien, asómbrese sigue con eso de que “no sabíamos que no tenían armas…”, como si fuésemos tan pavos de tragar semejante “razonamiento”. Ahora, el “pacifista” Zapatero y el sr. Rajoy (supongo que también es “pacifista”) han aceptado la Resolución de la ONU para intervenir en LIbia y evitar que sigan muriendo civiles a manos de un dictador. ¡Alguna diferencia sí que veo! ¿Intereses? Pues sí, hasta en la reconstrucción de Haiti hay intereses, de ahí que los países “solidarios” tardasen tanto en ponerse en tarea.
        Como no vamos a arreglar el mundo, harto complicado, quizás sí podamos hacer algo por evitar pequeños conflictos en nuestro centro y en nuestro entorno más próximo, que no es poco. Y ahí, si queremos, algo se puede hacer desde la EpC. Desde luego, la EpC no tiene la culpa de la guerra de Libia ni de la intervención en Irak, que a los apocalípticos se les calienta la boca y ya no saben si van o vienen. No sé de qué van a vivir cuando Rajoy se convierta en presidente de gobierno. Se irán con la bola de cristal a otra parte; siempre les quedará Cuba.

      • José Miguel
        21 marzo 2011 a 16:42 #

        “Evitar pequeños conflictos”, dice nuestro predicador. Sí, también evitaría usted la revolución francesa, la guerra contra Hitler, la revolución soviética, los asesinatos etarras (por cierto ¿ha consultado todos los libros de EpC? Yo sí, y en ninguno aparece ETA, así que imagínese la eficacia de una EpC para los “conflictos”). Yo soy más modesto: instauraría una asignatura, la “Alonxología”, para instruir a los discentes en el reconocimiento y tratamiento de aquellas realidades corpóreas humanas de las que hay que protegerse urgentemente la propia salud, so pena de arruinarla para el resto de la vida.

  12. 19 marzo 2011 a 22:32 #

    La culpa del “debate” que se originó es de la oposición, sí, no le quepa ninguna duda. Eso es lo que he dicho, no otra cosa.
    Parece usted desconocer la cantidad de barbaridades que se dijeron en su día sibre el tema. Visite las hemerotecas.

    • María
      19 marzo 2011 a 22:44 #

      “lo hace con cada propuesta del Gobierno”

      ¿sólo ha hablado del debate que originó la opisición? Cualqiera pensaría que se refería a “cada propuesta del gobierno”

  13. 19 marzo 2011 a 22:47 #

    Perdone, pensé que estábamos hablando de la EpC. Pero, vamos, si insiste, sí, lo hace con cada propuesta del gobierno. Podemos hablar de lo que hizo con la EpC, que es lo que nos ocupa, o con el resto de propuestas, como prefiera.

    • María
      19 marzo 2011 a 22:56 #

      “sí, lo hace con cada propuesta del gobierno.”

      Lo dicho: Que sí Alonxo, que sí, que la culpa es de la oposición, no del gobierno.

  14. 20 marzo 2011 a 8:57 #

    Una pregunta para el administrador: en el hilo que se inicia con mi primer comentario y se cierra con una contestación de José Miguel dirigida expresamente a mí, no me aparece la opción: responder. Como mi interés sería poder hacerlo, mi pregunta es por qué no me aparece tal opción y si habría alguna posibilidad de activarla. Gracias.

    • Jesús San Martín
      20 marzo 2011 a 9:24 #

      Emilio, el número de veces que se puede optar a la opción responder, una dentro de otra está limitada (creo que a tres). Para responder a José Miguel, en el mensaje en cuestión, seleccione la primera opción “responder” que encuentre inmediatamente por encima del mensaje que quiera responder, así la respuesta estará lo más cerca posible de donde usted quería. Esto parece un trabalenguas, espero que le sea de ayuda.

  15. Francisco Javier
    20 marzo 2011 a 10:27 #

    Se alude en el debate a los valores, que son en último término lo que justifica la presencia de una asignatura como esta en la de lo que se trata es básicamente de inculcar en las tiernas mentes determinados valores: los buenos, y prevenir contra otros, digamos los malos (disvalores.) El problema es que la noción de valor es tremendamente problemática. Desde un punto de vista científico (y ya sabemos que la ciencia es la única que hoy en día puede ostentar “valor de verdad” sensu stricto) es dudoso que algo así pueda ser tomado en serio y la interpretación científica lo único que puede hacer es relativizar el concepto mismo (desde premisas biologicistas, antropológicas, psicológicas, culturales), si no quiere ser tildada de misticismo, pseudociencia, metafísica o pura arbitrariedad (a-científica.) El relativismo, como sabemos, es la posición dominante y el consenso respecto a su verdad es general. Siendo esto así, creo que el poner el acento en la verdad (de los contenidos que esta asignatura transmite) sólo puede hacerse desde un dogmatismo no diferente en el fondo de otras formas de dogmatismo (por ejemplo, religioso.) Por lo tanto, el único enfoque posible (y para mi el adecuado) sería el de la más extremo distanciamiento y frialdad: objetividad pura y dura. Se trataría de describir lo que hay (y lo que ha habido) sin entrar a valorar nada. La dificultad estriba en que un planteamiento serio y riguroso de estas cuestiones me temo que escapa a las entenderas de un alumno tipo de 2º de la ESO (e incluso a uno de 4º), en el que con gran frecuencia encontramos carencias básicas del más mínimo urbanismo (y de comprensión), que le sitúan muy lejos de las sutilezas de la política.

    • Atticus
      20 marzo 2011 a 19:26 #

      Comparto alguna de tus dudas no creas. El hecho de que se pontifique desde determinados comentarios no nos convierte a los destinatarios de esas palabras en personas monolíticas. A veces basta con discrepar un poco para ser un enemigo. Y no es el caso. No creo que sea propio de personas pensante la alineación inquebrantable en un bando. Si así fuera, dígasenos cuál es el de esta página, para saber si podemos seguir comentando o debemos borrarnos.

      Comparto, por ejemplo, lo problemático de los valores. Es cierto que no son medibles ni pesables, pero eso no significa que no existan. Creo que te equivocas cuando contrapones el relativismo al objetivismo. En primer lugar porque el supuesto objetivismo científico no existe: la ciencia es una aproximación probable a la verdad cargada de métodos mejorables, instrumentos perfectibles e intereses no siempre “limpios”. El relativismo, por su parte, es una reducción del valor al sujeto (subjetivismo) o al grupo más o menos grande. En este sentido, cualquier valor sería equivalente a otro. Parece -sólo parece- que esto es la esencia de la democracia. Pero no es así, más bien al contrario: si todo vale lo mismo, entonces no hay criterio y el más fuerte será el que imponga sus valores. Nada democrático, como se ve.

      El relativismo es la posición dominante hoy, pero no la mejor. Y rechazarlo no es, en absoluto, místico, metafísico o arbitrario. Matizaré un poco más: no hay modo de decidir cuál es el mejor modo de ser feliz, estamos en el terreno de lo inconmensurable, por lo que nada hay que decir al respecto, salvo que todo proyecto de felicidad ha de ser posible a partir de algunos criterios de justicia que hagan compatibles todos ellos. Es justamente de estos mínimos (insisto: mínimos) de justicia de los que hace la asignatura. Los Derechos Humanos, la dignidad, la justicia…

      Me adelanto a las objeciones: no es fácil determinar cuáles son exactamente ni todos los alumnos van a compartirlos (sus padres más bien), pero estamos hablando de requisitos mínimos, no de impedir a cada cual su estilo de vida. Esto no es de ningún modo dogmático: el dogma sería la imposición a todos de los criterios de algunos sin más fundamento que el poder o la fuerza. Se trata de buscar modos razonables de vivir en comunidad, entendiendo ésta de un modo que apunte a la humanidad en su totalidad. Como se ve, muy kantiano.

      Tu última observación la comparto completamente: la educación mínima, incluso la urbanidad, es necesaria. A menudo digo a mis alumnos que ya me gustaría llegar a la ciudadanía, si al menos pudiera garantizarse la educación. Es cierto que econtramos carencias básicas y no menos cierto es que eso es más urgente que las sutilezas (bueno, no tanto) de la política.

      Un saludo.

      • Francisco Javier
        20 marzo 2011 a 20:21 #

        No por favor, nada de bandos, ni de sectas, ni de nada de eso. Si uno empieza a sospechar que las cosas derivan al sectarismo, hay que huir de inmediato. Lo que he escrito no expresaba mi opinión, sino que intentaba sacar a la luz una contradicción esencial de nuestro mundo: la Ilustración insufciente (dicho muy suavemente); esa extraña fusión de ideas modernas, paleomodernas y postmodernas tan absurda. Yo soy partidario de una Ilustración crítica, lo cual no deja de ser una posición discutible. Estimado Atticus, un saludo.

  16. José Miguel
    20 marzo 2011 a 20:18 #

    Para concluir: la escoba está más sucia que la basura a barrer. Muchos se quejan de la LOGSE y los principios ideológicos que la conforman, pero son exactamente los mismos que algunos de los que aquí han escrito (Emilio, Atticus, Alonxo, Serenus…), es decir, se establece un debate, expone uno los siguientes argumentos:

    – crítica argumentada de la idea de federalidad (ninguna crítica ateniéndose a mi argumentación; sólo retórica pero sin agarrar mi replica)
    – exigencia de datos objetivos, como los que yo he expuesto sobre la participación política objetivada (no se menta el asunto por parte del oponente).
    – crítica sobre la contradicción de ser funcionario de un Estado unitario y por otro lado defender la federalidad, es decir, disolver la nación para luego volver a reunirla, y esto lo dice un funcionario español.
    – se critica la ideologización de los dptos. de filosofía por parte del psoe, aportando datos objetivos, y tampoco se responde nada. Es más, el vídeo les parece una anécdota, !ah!, pero eso sí, hasta impartiendo docencia del inglés puede haber ideología.

    En definitiva: el subjetivismo porsmodernista de la LOGSE está extendido en los propios colegas del gremio. No hay nada que hacer. El intercambio de mensajes de este hilo es una palmaria muestra. Sólo un gobierno aristocrático que imponga leyes contra el relativismo grosero y la osadía ignorante podrá solucionar este desolador panorama.

    • Luzroja
      20 marzo 2011 a 20:54 #

      Sí, el gobierno de los mejores, pero ¿cómo?

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 20:59 #

        Para construir (dialéctica negativa, es decir, negación de la negación) hay primero que destruir, es decir, derribar a los peores. Y dada la situación de la Nación española, su degeneración instituciones en demasiados ámbitos, pues la respuesta no es difícil de concretar. Y siempre teniendo en cuenta que lo mejor no sea enemigo de lo bueno.

      • José Miguel
        20 marzo 2011 a 21:59 #

        Y para destruir hay que empezar a clasificar las realidades o partes políticas existentes. Concretando, nos centraremos en una parte política con los siguientes principios:

        1. “La tierra no es de nadie, sólo del viento”
        2. “Soy hombre, antes que español”
        3. “ETA ha abandonado las armas” (24 horas antes de que le revienten medio aeropuerto de Madrid, asesinando a dos personas)
        4. “No hay crisis económica” (cuando al poco tiempo después de tal clarividencia España progresa adecuadamente a la quiebra económica)
        4. 2003 = No a la guerra; 2011 = Sí a la guerra.

        Una parte política que ni siquiera sabe mentir disimuladamente, haciendo que parezcan verdades, es un peligro público para la Nación. Hay que extirpar a semejante grupo lo antes posible, porque los daños pueden llegar a ser irreversibles para el conjunto de la Nación. Para esto no es necesario licenciarse en Ciencias Políticas, pero si para entender como una ciudadanía ha podido votar a favor de semejantes principios. De todos modos, tampoco es para sorprenderse: algunos de los que han intervenido aquí participan de ese nefando ideario.

      • 21 marzo 2011 a 13:02 #

        “nosotros no sabíamos que no tenían armas de destrucción masiva”. Despues de que murieran cientos de miles de personas.
        ¿Seguimos?

  17. José Miguel
    20 marzo 2011 a 20:23 #

    Se me olvidaba: también he preguntado qué contenido real tiene el sintagma “ciudadano de la humanidad” de un tal Atticus, que tampoco ha explicado. Para qué seguir…

  18. José Miguel
    20 marzo 2011 a 20:25 #

    ¿Y lo del “patriotismo constitucional”?

  19. 20 marzo 2011 a 20:27 #

    “la escoba está más sucia que la basura a barrer.”
    Ni que lo diga…
    Aquí por dar las buenas tardes te pueden llamar de todo…¡como para aventurarse a opinar!
    A lo mejor te tachan de “pedabobo” o “pederasta”: Es un decir.

  20. José Miguel
    20 marzo 2011 a 20:56 #

    Dedicado al neosofista filofederal Emilio:

    Artículo 145.1 de la Constitución de 1978: «En ningún caso se admitirá la federación de comunidades autónomas»

    Por tanto, cometí un error cuando afirmé que el término federación no aparecía en la Constitución. Es que tampoco la sé de memoria. Pero al menos la leo, cosa que otros ni eso.

  21. Frank
    20 marzo 2011 a 21:00 #

    Sr. Alonxo:
    al haber llegado a la mención nº 1.000.000 de la palabra “pederasta” en sus mensajes, le ha correspondido un bonito premio consistente en un viaje a Porralandia con todos los gastos pagados (de su bolsillo).
    La Administración de Loterías Porralandesa.

    • 20 marzo 2011 a 21:40 #

      Está pasando de ser “clon” a ser “clown”.
      Suele ocurrir a falrta de argumentaciones.
      Sigue progresando adecuadamente, nos divertimos todos.

      • Frank
        21 marzo 2011 a 12:47 #

        Pero Sr. Alonso, ¿me va a calificar Vd. con un reaccionario “progresa adecuadamente”? No le hacía a Vd. tan anticuado.
        Lo mínimo que esperaba de su parte era un colorido powerpoint con un análisis detallado de mis competencias, divididas en procedimentales, actitudiales, etc., eso sí, sin dejar atrás la emocional, que seguramente será la que más le guste.
        Voy a tener que mandarle Vd a su CPR más próximo a que le reciclen, que de tanto entrar aquí está perdiendo el espíritu logsiANO.

  22. 21 marzo 2011 a 10:12 #

    La educación debe comenzar en casa como dice la expresión popular y, por eso, a quien corresponda la responsabilidad en cada caso debe estar atento a lo que vaya sucediendo. Por ejemplo, en este foro, alguien incapaz de seguir el debate y la confrontación civilizada decide, en una actitud de matón de barrio, pasar del insulto a sacar la escoba para el barrido, la exclusión, la condena, en una actitud claramente fascista y excluyente, pues se le llama la atención y no se permite que se apropie de un hilo de discusión a fuerza de comentarios como ladrillazos que se tiran contra los demás (¡Ojo! digo los demás y no las ideas de los demás) y eso decenas de veces. Como más veces se ha dicho en este mismo foro una cosa es zurrar a las ideas y otra a las personas, lo primero cuanto se quiera, para lo segundo este no debe ser sitio. Si alguien ha decidido comportarse como matón de barrio se le recuerda que este no es lugar para eso y santas pascuas. Dejar crecer las actitudes fascistas no conduce a nada bueno.

    • Jesús San Martín
      21 marzo 2011 a 10:53 #

      Emilio, cuando se le ha advertido a la persona en cuestión, hasta la saciedad, esas actitudes que indica. Cuando esa persona ha discutido con todo el mundo. Cuando se le ha llamado la atención, como usted solicita, montones de veces, y no obstante vuelve machaconamente una y otra vez a la mofa y a la descalificación con palabras cargadas de valor, y no hay vez en sus mensajes que desprecie la oportunidad de tocar la narices a quien nada le había dicho con sus opiniones, pues la solución es el puro diccionario. Y sabido es, que los jueces recurren al diccionario para saber si una persona ha sido insultada o calificada. Por otro lado, fascista, como usted emplea, idiota y ladrón, son términos calificativos adecuados a quien corresponda, y más difícil se me hace creer que sea adecuado el calificativo de fascista que el de idiota. El término idiota no lleva más carga que su significado mental, pero el de fascista es querer arrogar a la otra persona unas connotaciones mucho peores que la mera falta de capacidad mental: conlleva asesino y tirano. Cuando veo a alguien acusar a otro de fascista, inmediatamente pienso que está manipulando, con el uso de palabras cargadas de valor que son muchísimo más despectivas y despreciativas que tonto, porque el término es político y la discusión no.

      • 21 marzo 2011 a 13:14 #

        Emilio;
        hace tiempo que venimos pidiendo en este foro la educación que se supone a a los docentes. Más que nada porque ellos son, han de ser, ejemplo para el alumnado.
        COm usted dice, a falta de argumentaciones, hay quienes dejan de lado los comentarios y se dedican a descalificar e insultar a los demás. ¡Ojo, no son personas que caen por aquí casualmente para desahogarse o hacer terapia, no! ¡Son, dicen ser, profesores!
        Se pude opinar a favor o en contra de la EpC o de la Logse, pero ¿qué valor tiene el comentario de una persona que es incapaz de aceptar o rebatir tales opiniones y se dedica al ataque personal? Si tuvieran algo de razón en lo que exponen, lo pierden con sus formas. ¿De qué me sirve que un alumno sea muy inteligente si es incapaz de dirigirse a los demás si no es ocn insultos y descalificaciones? Más grave es que eso lo haga unprofesor, digo.
        El personal tiene que acostumbrarse, eso es de primero de educación infantil, a entender que en el mundo mundial hay infinitas opiniones diferentes a la suya, y habrá de respetarlas, le guste o no. Y habrá de aprender, también es de infantil, que la verdad no le pertenece a nadie. Y que si no es capaz de entender eso, tiene un largo recorrido para vivir en sociedad.
        Y luego hablamos de EpC, de competencias o de proyectos curriculares.
        Como usted dice, una cosa es zurrar a las personas y otra a las ideas. Muchos lo confunden, pero es por falta de argumentos para rebatir lo que se dice. El insulto es lo más fácil para quien no tiene otra cosa que aportar.
        Saludos.

      • María
        21 marzo 2011 a 13:40 #

        Que sí, Alonxo, que sí, por ser precisamente un foro de educación nunca aprovechas para denigrar a la oposición contraria a tus ideas. Que la subida de la luz la ha autorizado la oposición, no el gobierno. Que las bajadas de sueldo de los obreros, con bonos millonarios para las grandes empresa, lo ha dictado la oposición, no el gobierno. Que la subida de la luz la ha autorizado la oposición, no el gobierno. Que el retraso en la edad de jubilación lo ha mandado la oposición, no el gobierno. Que el correr detrás de EEUU para bombardear Libia, en vez de no bombardear como Alemania, lo ha mandado la oposición, no el gobierno. Que sí, Alonxo, que nadie te da la razón como a los tontos.

      • Natalia
        21 marzo 2011 a 13:57 #

        Alonxo tú no pides nada, eres el que no ha parado de provocar desde que ha entrado en el foro. No vengas aquí a hacerte el dolido, si en tu lenguaje no paras de hacer alusiones, con tu vulgar estratagema de que la gente te diga lo que eres: un necio, para después hacerte el dolido y decir que te insultan. Me sumo a quienes correctamente te han atribuido los calificativos que te mereces.

      • Juan
        21 marzo 2011 a 14:08 #

        Es usted bastante hipócrita señor Alonxo, unas líneas más arriba le está llamando payaso (clown) a otro forero y nos viene con estas.

      • 21 marzo 2011 a 15:28 #

        María, no he dicho jamás:
        “Que la subida de la luz la ha autorizado la oposición, no el gobierno. Que las bajadas de sueldo de los obreros, con bonos millonarios para las grandes empresa, lo ha dictado la oposición, no el gobierno. Que la subida de la luz la ha autorizado la oposición, no el gobierno. Que el retraso en la edad de jubilación lo ha mandado la oposición, no el gobierno. Que el correr detrás de EEUU para bombardear Libia, en vez de no bombardear como Alemania, lo ha mandado la oposición, no el gobierno”. ¿De acuerdo? Cite algo que yo haya dicho y lo discutimos, si lo desea.
        Cite, de paso, si es que me sigue, parece que no pues se ha inventado todo lo que dice en su comentario, lo que he dicho en varios comentarios sobre el gobierno, sobre los sindicatos…¡Ojo!, que si no lo hubiera dicho tampoco debería pasar nada. Pero pasa.
        No sé cuál es su valoración sobre estos asuntos, ya que se limita a juzgar lo que yo digo en lugar de aportar su opinión.
        Le invito a que conteste a lo que yo digo, no a lo que no digo-manía bastante extendida por estos lares, como ya he evidenciado en varias ocasiones; no invente, remítase a algún comentario concreto, en lugar de hacer valoraciones generales y gratuítas.
        Usted tiene todo el derecho a criticarme, pero no a hacerlo sin base alguna. ¿Estamos? Gracias.
        Y lamento que le molesten a usted mis críticas a la oposición. A mí, sin embargo, no me molestan las críticas al gobierno o a quien fuera. Me parece interesantísimo que haya opiniones de todo color; eso es importante para el debate. Supuse que esto, como lo de evitar las alusiones personales, era algo superado en un foro de tal nivel. Veo que no.

      • 21 marzo 2011 a 15:39 #

        Natalia dice:
        “Alonxo tú no pides nada, eres el que no ha parado de provocar desde que ha entrado en el foro. No vengas aquí a hacerte el dolido, si en tu lenguaje no paras de hacer alusiones, con tu vulgar estratagema de que la gente te diga lo que eres: un necio, para después hacerte el dolido y decir que te insultan. Me sumo a quienes correctamente te han atribuido los calificativos que te mereces.”
        Este comentario se responde por sí mismo.
        No obstante, Natalia, le diré lo mismo que al anterior: presente usted esas “provocaciones” a que alude y discutamos sobre ellas. No vaya a ser que lo que le molesta, me temo, es que mis opiniones no sean de su gusto y a eso denomina usted “provocaciones”. Que digo yo, que si lo que se pretende es que todos opinemos lo mismo, se haga una entradilla donde se advierta de este particular. De ese modo utilizaremos todos el mismo lenguaje: “logsianos”, “pedabobos”, “pederasta”, y un larguísimo etcétera que usted debe haberse perdido tan ocupada en ver mis “provocaciones”. Echo de menos un comentario, ya que se interesa tanto por mí, en alusión a la cantidad de insultos que en este foro se vierten. Es un buen comienzo para discutir sobre “provocaciones” o, mejor, sobre opiniones frente a insultos.
        Por si fuera poco, y como ejemplo, nos deja esta perla: “Me sumo a quienes correctamente te han atribuido los calificativos que te mereces”: Es decir, no solo los “denuncia” sino que los apoya. ¿Y con estas viene a hablarnos a los demás de provocaciones? En fin…
        Permítame que, en ese caso, aluda a esa su frase cada vez que se dirija a mí.Y no le parezca mal. ¡Hasta ahí podíamos llegar!

      • 21 marzo 2011 a 15:51 #

        Juan dice:
        21 marzo 2011 a las 14:08
        Es usted bastante hipócrita señor Alonxo, unas líneas más arriba le está llamando payaso (clown) a otro forero y nos viene con estas.
        ¿Hipócrita? En eso llega tarde, fíjese, ya me lo han llamado en varias ocasiones.
        Y tiene razón, he bajado al nivel de un personaje que dice lo siguiente:
        Frank dice:
        20 marzo 2011 a las 21:00
        Sr. Alonxo:
        al haber llegado a la mención nº 1.000.000 de la palabra “pederasta” en sus mensajes, le ha correspondido un bonito premio consistente en un viaje a Porralandia con todos los gastos pagados (de su bolsillo).
        La Administración de Loterías Porralandesa.
        Al parecer le hace gracia que alguien tache a otro, en un foro educativo para más guasa, de “pederasta”. Y, sorpréndade, en lugar de criticar al insultador, carga contra el insultado. ¿Esa es su vara de medir? ¿Llamar hipócrita al insultado? ¡Ahm, vale!
        Y como quiera que, este tipo de personas no alcanzan a entrar en debate sin insultar, he cometido el delito de llamarle “clown” en un juego de palabras con “clon”, que a usted le ha molestado sobremanera. Como quiera que estas cosas se vienen justificando con lo que dice la RAE, ahí se lo dejo para su reflexión:
        Payaso: Dicho de una persona: De poca seriedad, propensa a hacer reír con sus dichos o hechos.
        Lo dicho, si no va a criticar a los insultadores antes de insultarme a mí, le ruego que no me haga reir. ¿Vale?

      • Anónimo
        21 marzo 2011 a 16:16 #

        Alonxo, usted defiende que es correcto llamerle payaso porque le han insultado, eso es exactamente lo que la gente ha hecho: responder a sus insusltos.

      • Alonxo the one
        21 marzo 2011 a 17:58 #

        Como quiera que estas cosas se vienen justificando con lo que dice la RAE, ahí se lo dejo para su reflexión:

        tonto, ta.

        4. adj. coloq. Dicho de una persona: Pesada, molesta.

      • Alberto
        26 marzo 2011 a 10:01 #

        Aunque os leo alguna vez, no me he decidido nunca a participar, pero ahora se me hace difícil callar por el post del administrador en respuesta a Emilio, ya que me recordó a esos padres y madres que explican que han reconvenido a su hijo, pero que como es tan travieso le durará poco y, pronto volverá a subirse a los sofás y la mesa, que lo que sí no hará será colgarse de la lámpara, después de una mala experiencia que terminó en urgencias.

        La autoridad se ejerce o no se ejerce pero hacerlo de forma timorata, y sin que se sepa bien en qué dirección, termina siendo igual de destructivo que la inacción. La respuesta del administrador, en la que si bien reconoce que el interfecto es alguien salido de madre, no pierde ocasión –en un gesto absolutamente impropio- de polemizar con el demandante sobre si mejor tonto o idiota que fascista, resulta cuando menos llamativa.

        Tanto como cuando le propone lo que se trata de evitar, es decir, cuando le propone llamarle tonto idiota, es decir, hacer justo lo que se trata de evitar calificar a las personas y no sus actitudes. ¿Por cierto de dónde saca que fascista es equivalente a asesino o tirano? ¿En qué diccionario, él que propone su uso, encontró tal equivalencia? Que todo esto suceda en una entrada sobre Educación para la ciudadanía sitúa el debate a ras de suelo, porque después de estos hechos devolverles el poder a las palabras no resulta fácil.

  23. Luzroja
    21 marzo 2011 a 15:58 #

    Alonxo tiene toda la razón del mundo, no hay que llevar la discusión “ad hominem” sino a lo que dice.
    Si mantenemos este principio nos irá bien.

    Por lo tanto, yo llevaré la discusión no “hacia el hombre” sino hacia lo que ese hombre dice.
    Y para aterrizar en lo que ese hombre dice, citaré textual, las palabras escritas por Alonxo, y después pasaré a discutirlas, a ellas, a las palabras,

    Escribe Alonxo:

    “El personal tiene que acostumbrarse, eso es de primero de educación infantil, a entender que en el mundo mundial hay infinitas opiniones diferentes a la suya, y habrá de respetarlas, le guste o no. Y habrá de aprender, también es de infantil, que la verdad no le pertenece a nadie. Y que si no es capaz de entender eso, tiene un largo recorrido para vivir en sociedad”.

    La existencia de infinitas opiniones no implica el respeto a ellas. Los etarras opinan que media España ha de sucumbir bajo su terror porque a ellos les atiende el derecho de “autodeterminación” (por ser sintético), esta opinión NO puede ser respetada por todos, habrá quienes piensen que tal barbaridad sólo merece ser extirpada. Podríamos citar más ejemplos de opiniones que no merecen el más mínimo respeto ni consideración. El gobierno constitucional permite la libre opinión, pero aún con todo crea límites: difamación, mentira, manipulación…esto y más podemos percibir en los miles de opiniones que podemos leer u oír. El propio Alonxo no las respetaría, aunque lo gritase, porque no hay tragaderas para ello.
    Pero no sólo las opiniones “contra natura” son las que no merecen nuestro respeto, sino que afinando un poco más, encontramos opiniones que atentan contra la razón, de tal manera que si la opinión es falsa (no atiende a la verdad) las deducciones que podamos obtener pueden derivar en cualquier cosa. Se cuenta que Bertrand Russel en una conferencia dijo que a partir de una premisa falsa se puede demostrar cualquier cosa. Un listillo que estaba entre los asistentes le dijo que partiendo de la premisa falsa: “2 más 2 igual a 5”, le demostrara que él era el Papa. Russell, mostrando el mayor de los respetos hacia su interlocutor (es decir tomándose la molestia de rebatirlo) le dijo: “Si 2 más 2 es igual a 5, entonces 5 es igual a 4. Le restamos 3 y obtendremos que 2 es igual a 1. Si usted y el Papa son dos…el Papa y usted son 1, por lo tanto: Usted es el Papa”.

    Por lo tanto no sólo las opiniones atroces no son respetables (o según terminología moderna: son de respetabilidad 0), sino que otras muchas tampoco lo son por ser falaces.
    El verdadero respeto hacia una opinión falaz, se muestra haciendo un ejercicio y un esfuerzo por rebatirla (tal como de Russell se narra en esta conocida anécdota)

    La segunda afirmación de Alonxo es que la verdad no le pertenece a nadie. No sé si se habrá dado cuenta de la frivolidad de tal premisa. Podemos suponer que Alonxo se refiere a que nadie está en la posesión de la verdad, podemos entender que esto será así cuando todos ignoren.
    Galileo sabía que la tierra daba vueltas alrededor del sol, los demás lo ignoraban…la verdad sobre el movimiento de traslación fue demostrada por Galileo, los demás dijeron que no era cierto. Si esto es una verdad, ¿se referirá Alonxo a este tipo de evidencias que el hombre va descubriendo poco a poco porque EXISTEN no es una verdad que le pertenezca a nadie, sino que ella estaba allí y sólo había que saber descubrirla? ¿Es verdad que la Tierra gira alrededor del So, o no Alonxo? Quizá sea una verdad que pertenece a todos conforme la vayan entendiendo, por lo tanto ¿No sería mejor decir que la verdad pertenece a todos que quieran conocerla? y por ende que la verdad no pertenece al que la desprecia.
    Si Alonxo no se refiere a estas verdades, ¿A cuáles se referirá?

    • 21 marzo 2011 a 16:57 #

      Tienes usted toda la razón.
      Suponía yo que estábamos en un foro educativo donde no era necesario recurrir a las “ideas de los terroristas”, pues a lo más que se llega aquí es al insulto, nada comparable. Visto desde su punto de vista, admito su razonamiento y lo comparto. Por esas mismas alguien en este mismo foro ha negado las mayorías porque Hitler fue elegido por mayoría. Pues sí. Visto así, si.

    • Alonxo the one
      21 marzo 2011 a 18:28 #

      Suponía yo que estábamos en un foro educativo donde no era necesario recurrir a las “ideas de los terroristas”

      Personalmente, creo que los valores del PSOE están más o menos a la altura de los de la derecha. Todo es entrar en la discusión “izquierda-derecha”, de la que tanto se quejan pero que no censan de provocar…..

      Como quiera que estas cosas se vienen justificando con lo que dice la RAE, ahí se lo dejo para su reflexión:

      Estar como un cencerro.
      1. loc. verb. coloq. Estar chiflado.

      Tolón, tolón.

  24. José Miguel
    21 marzo 2011 a 16:15 #

    Acabo de echarle un vistazo a este hilo: es la pura constatación de que el engendo EpC es puramente pseudoideológico. ¿Es que hay alguna otra materia (inglés, matemáticas, filosofía, historia, química, física, psicología…) o asignatura en la que aparezcan sujetos que empiezan escribiendo mensajes en los que unos piden “debates sosegados y civilizados” (je, je…), otros afirman federalismos ficción, otros llenándose la boca de “valores” (pero que nunca dicen cuáles son ni cómo fundamentarlos en una sociedad política, es más, hasta desprecian plantear esto siquiera)….
    En nuestro gremio, al replegarse el protagonismo de la Iglesia Católica en la sociedad española, aparecen hasta debajo de las piedras mucho curita vocacional, esos de discurso melifluo, “civilizado”, “sosegado”, “toda opinión es respetable” (este principio es el mayor atentando a la Academia que uno pueda imagina; es como defender la existencia del círculo cuadrado), etc. etc., con la sotana escondida bajo su bata de maestro o profesor. Esos que te quieren inocular fervientemente valores y más valores, esos tsunamis de sujetos que están absolutamente convencidos de poseer la capacidad, el saber, y la legitimidad para ser modelos de valor , ciudadanía y demás dogmática. Hemos conocidos muchos en una época no lejana, pero vuelven con nuevos bríos, y la Filosofía para eso está: para detectarlos, para afinar el olfato, porque siempre estarán ahí.

    • José Miguel
      21 marzo 2011 a 16:20 #

      Que lo sepan: la Filosofía no se casa con nadie, ni con la democracia, ni con Zapatero, ni con Rajoy, ni con la Iglesia Católica… nació incordiante y esa es su genuina naturaleza, que a muchos (unos cuantos de por aquí) les duele y no pueden soportar. Por ejemplo, el PSOE, que aborrece la Filosofía más que al PP, que ya es decir.

  25. José Miguel
    21 marzo 2011 a 16:29 #

    ¿Qué diría un “educador de la ciudadanía” sobre lo que está sucediendo en Libia? ¿Sería mejor ciudadano el que aprobara lo que el inefable José Blanco ha afirmado?: “Vamos a liberar el pueblo de Libia”, como si los ciudadanos que apoyan a Gadafi no fuesen pueblo. Y así se podrían poner infinitos ejemplos de toda esta basura ideológico-acrítica.

  26. José Miguel
    21 marzo 2011 a 16:34 #

    Si la ONU tomara una resolución que, en nombre de los Derechos Humanos, decidiese exterminar a todos los miembros de una raza del planeta, los liberales y progresistas europeos aplaudirían entusiasmados. Distinguen entre guerras legales e ilegales como distinguen entre huelgas legales e ilegales. El legalismo democratista sirve para justificar el Orden Establecido y defenderlo con sangre si hace falta.
    Si la ONU aprobara el exterminio de los judíos, entonces estarían a favor del Holocausto.
    Tal es el fundamentalismo “democrático” existente.

  27. Frank
    21 marzo 2011 a 17:01 #

    Cuando un Alonxo coge un camino, o se acaba el Alonxo o se acaba el camino.

  28. Frank
    21 marzo 2011 a 17:15 #

    ¿No están Vds. un poco hasta los mismísimos de la monótona cantinela de “debemos ser ejemplo porque somos educadores”, “no es propio de docentes usar esos términos” y otras lindezas de tal jaez? ¿Qué pasa, que a un maestro no se le pueden inflar las narices, no puede decir lo que piensa sin almibarados neotérminos aidísticos y pajinianos? ¿es que debe siempre enmascarar su indignación y hartazgo con melífluos y vacuos vocablos de la neolengua para que nadie se ofenda? ¿qué somos, dominicos o franciscanos?
    Al carajo, por favor. Ante todo somos humanos, luego lo que sea (españoles, del Atlético, colombófilos, … e incluso profesores.) También tenemos derecho a quitarnos las mordazas de la lengua y hablar francamente. A algunos no se les mete en la cabeza que aquí nadie está dando clase ni se quiere erigir en arbiter elegantiae. Cuando uno entra aquí, se expone a llenarse de barro. Y si a uno no le gusta, ya sabe: siempre le quedarán los “pogreforos” donde nunca nadie les herirá con su sinceridad.
    PD: Quede claro que hablo en mi nombre, sin desear representar a nadie. Dixit.

  29. 21 marzo 2011 a 18:18 #

    Creo que es menester reconducir la conversación, porque la entrada de Serenus harto merece que nos apliquemos a pensar sus interrogantes, en lugar de andar a la gresca sin ton ni son. Ya dije en otra ocasión que el peor peligro de aceptar ciertos lances es que al cabo la intención inicial de la entrada acaba olvidándose, que parece ser lo que algunos pretenden. Que sólo se hable de ellos.

    Volvamos al asunto. ¿Es necesario enseñar eso que llaman “Educación para la ciudadanía”? ¿Y cómo? ¿En qué términos?

    Ante todo hay que decir que yo también soy profesor de Filosofía. Y que he visto cómo la irrupción de la nueva materia se llevaba por delante los horarios y los programas de otros asignaturas a mi cargo. Pero dejemos esto para el final.
    Serenus ha planteado la primera pregunta haciendo explícito el contenido de lo que supuestamente pretendería la “Educación para la ciudadanía”: conocimientos básicos acerca del medio social, político y jurídico -nacional e internacional- en el que vive el ciudadano (¿español, universal?). La pregunta entonces vendría a ser la siguiente: ¿Puede una asignatura como “Educación para la Ciudadanía” contribuir a este propósito? O sea, ¿puede una asignatura que no pretende transmitir objetivamente esos conocimientos, que no posee realmente horario (lo de una hora semanal es de risa), que en los temarios abusa de emotividad sensiblera, cuando no de demagogia barata, que encima está dirigida a infantes en una edad del todo prematura para acceder ni por asomo a esas nociones, puede, digo, en estas condiciones, pretender mínimamente enseñar conocimientos básicos acerca del medio social, político y jurídico, sean éstos cuales sean? ¿O estamos de nuevo ante otro timo pedagógico, que lo único que viene a propiciar es otra discusión estéril más, otro banderín de enganche para hacer pútrida política de partidos?
    Veamos cómo se fraguó el asunto y después retomamos la cuestión. La propuesta viene de una recomendación de la UE a propósito de la necesidad de “formar a los europeos en los principios básicos de la democracia”. Hay que tener en cuenta que en los planes de estudios de la enseñanza media de muchos países de la UE no existe ni una hora de Filosofía, y que el llamamiento debería de haber alertado a nuestros vecinos, no a nosotros, porque bien podríamos haber esgrimido que la atención a los fundamentos teóricos del Estado moderno en nuestro país correspondía de manera muy considerada y razonable a los temarios de Filosofía e Historia, y que en todo caso, se trataría de insistir un poco más, y ya está (por ejemplo, aumentando una hora la Ética o la Filosofía de primero). Pero no. Ahí tenemos a Peces-Barba (http://desdelacavernadeplaton.blogspot.com/2008/06/mitologas-de-nuestro-tiempo-1-la.html) que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y volviendo a demostrar de nuevo su odio por la vetusta sabiduría filosófica (este hombre es que en cuanto tiene la ocasión nos jode, quizás porque muchas veces le hemos demostrado que sus cursilerías democráticas y neocolonialistas no resisten ni el más mínimo envite, pero él tiene que quedar por encima como padre fundador de la patria planetaria), pues va y lanza la pedrada como si de pronto tuviésemos una necesidad no satisfecha que además sólo se contentase con la deglución desmesurada, zafia, de un conjunto de discutibles tópicos progresistas, parece que especialmente elegidos para buscar la confrontación (es curioso que tan bienintencionada “educación para la ciudadanía” lo primero que hiciera fuera generar bandos y traer a la gresca a la población ciudadana, que de otra manera no habría tenido que abrir el pico si lo que se hubiera ofrecido hubiese sido algo más científicamente objetivable e inserto en los planes de estudios de las materias que se ocupan de lo social). Claro que yo creo que esta no era la intención. Lo que se pretendía era montar camorra, cuanta más, mejor. Pinchar a los curas para que saltaran, que necesitan muy poco si se trata de salir en la TV, poner a discutir a los laicos, a los profesos, a los progresistas y a los conservadores, en la TV, lograr que Marina vendiese más libros y saliese más por la TV, sacar por la TV a los jóvenes socialistas enseñando patéticamente en la Puerta del Sol cómo se debía de enseñar el engendro, hacer que los políticos tomasen como bandera la discusión en la TV de algo que por qué leches tendrían que discutir los políticos, facilitar a los intelectuales de salón que se exhibieran ante la población (o sea, en la TV) de manera barata gracias al simple hecho de mostrar una opinión presuntamente seria ante la puñetera “Educación para la Ciudadanía”, permitir el esperpento de algún Consejero de Educación fallero, etc, etc. En fin, un desastre y una desmesura. Y a todo esto, por una mierda de hora impartida a niños chillones de baba.
    El resultado podría haber sido peor si triunfan las primeras intenciones. Tal vez era esto lo único que verdaderamente importaba. La ocasión. Lo sé de buena tinta, creedme. En ese momento tenía buenos contactos al lado de la Ministro que montó la escabechina, esto es, la LOE (San Segundo, q.e.p.d., vicerrectora de Estudiantes de la misma Universidad en la que oficiaba de rector Peces-Barba). Lo que se barajó fue acabar con las materias tradicionalmente encargadas a los profesores de Filosofía en la enseñanza Media. Incluso se llegó a hablar de poner a dar clase a tanto licenciado en derecho en el paro. En ese momento algunos se movieron y fundaron la “Plataforma en defensa de la Filosofía” y prosperaron la reuniones en Madrid con las asociaciones provinciales y autonómicas. Serenus y sus colegas me parece que por allí andaban. Veíamos que por fin el PSOE lograría lo que desde muchos años atrás venía apeteciendo lascivamente: echarnos de las aulas (alguno en este momento estará relamiéndose con solo imaginarlo). Aunque se logró parar la barrabasada, lo cierto es que las asignaturas de Ética y Filosofía quedaron ridiculizadas, convertidas en guiñapos, que prosperó la hora esa que no hay por dónde cogerla, que todos, tirios y troyanos, marxistas y catequistas, se apuntaron al carro de los putos libros de texto, que no hay por dónde cogerlos, poniendo de manifiesto la absoluta falta de vergüenza que hay en este país cuando se trata del “toma el dinero y corre”. La situación más rocambolesca se alcanzó cuando la editorial supuestamente progresista por antonomasia, Santillana, encomienda escribir su libro de texto sobre “Ciudadanía” a Carmen Pellicer, catequista y teóloga cristiana , entre otras cosas, (¡cuidadín, cuidadín, con los cristianos socialistas, que andan por ahí zascandileando!) Doña Carmen, se dedica a cosas del siguiente jaez: “El próximo jueves, 14 de enero, a las 20.00 horas, en la Parroquia del Buen Pastor de San Fernando, calle Buen Pastor, 80, tendrá lugar una conferencia a cargo de Carmen Pellicer, autora del libro de Educación para la Ciudadanía de la Editorial Santillana, teóloga y pedagoga, en torno a la transmisión de la fe en el ámbito de la familia, la escuela y la parroquia. Una charla dirigida a educadores, padres y madres, profesores, catequistas, agentes de pastoral y a todos aquellos que tengan interés en la compleja tarea de la evangelización” (http://www.andaluciainformacion.es/portada/?a=103002&i=98&f=0).
    Yo, por aquel entonces, leía estas misivas y me jartaba de reír, aunque la procesión fuera por dentro, viendo cómo se peleaban los dotados de conciencia política progresista, y le tiraban excrementos al Monseñor, y el Monseñor ni se inmutaba, porque el negocio él lo llevaba también muy dominadito por dentro. Don Gustavo Bueno escribió artículos magistrales a propósito de esta componenda (http://www.nodulo.org/ec/2007/n062p02.htm), y yo contribuí en lo que pude con algunos artículos (http://desdelacavernadeplaton.blogspot.com/2008/06/vendrn-ms-aos-malos-y-nos-harn-ms.html).

    Para acabar, Serenus, a tu pregunta no tengo más remedio que responder que no. En estos términos y de este modo de ninguna de las maneras. Pero no sólo respondería yo así a la cuestión. Ellos, los de la “democracia hemisférica”, también dirían que no. Han hecho todo lo posible porque lo de la “Ciudadanía” sea una ful de Estambul. Es más, la asignatura en sí misma, y la enseñanza de lo que tú propones, se la trae floja.

    Lo interesante es plantearse el asunto en otros términos. ¿Dónde tiene lugar la enseñanza de los principios en los que pueden coincidir los ciudadanos españoles más allá del aspaviento de los “demócratas hemisféricos”? Pues es muy sencillo. En su justa medida, a su debido tiempo, mediante un buen plan de estudios, gracias al aprendizaje de las Ciencias y las Letras, esto es, de la Matemática, la Física, la Química, la Biología, la Geografía, la Historia, las Lenguas, la Literatura, el Dibujo, la Música, la Economía, etc, incluso hasta la Filosofía. Esto es lo que forma al ciudadano en lo común, y donde tiene sentido, a su debido tiempo, en su justa medida, insertar los “conocimientos básicos acerca del medio social, político y jurídico”. Justamente en el espacio que nos están intentando demoler desde hace ya muchos, muchos años.
    Un saludo, Serenus. Y un abrazo muy fuerte.

    • serenuszeitb
      21 marzo 2011 a 20:43 #

      Gracias Antonio por tu comentario -empezaba a pensar que la educación “de” la ciudadanía era absolutamente imprescindible y que no iba a ser posible sin la intervención de los F10 de las “fuerzas de pacificación”-. Comparto -llevamos años hablando de ello- todo lo que expones acerca de cómo se introduce esta materia en el sistema de enseñanza, y de las intenciones nada benévolas con la filosofía. Pero lo incontestable es que esa materia esta ya ahí y tendremos que apañárnolas para hacer algo razonable en ese tiempo. Pero no solo eso, creo que hay un núcleo razonable dentro de toda ese mezcolanza de “buenas intenciones”; es a lo que me he referido como “conocimientos básicos acerca del medio social, político y jurídico -nacional e internacional- “. Y creo que son suficientemente relevantes para que se constituyan como materia autónoma -llamésele como se quiera. Porque no creo que sus contenidos puedan ser cubiertos dentro de una historia general, ni tampoco por la filosofía (que no está como tal en la secundaria). Estoy de acuerdo en lo que dices de la ncesidad de un buen plan de enseñanza, eso es desde luego condición necesaria de todo lo demás (donde no tiene ningún sentido impartirla es en un sistema deficiente) , pero esa materia de la que hablo creo que no sólo tiene cabida dentro un buen plan de enseñanza, sino que además es un elemento constitutivo de él. Hablas de introducir esos conceptos a “su debido a tiempo”… y creo que su debido tiempo es antes de que los alumnos acaben la enseñanza obligatoria, porque quizá los alumnos que continuen sus estudios tendran oportunidades para adquirirlos, pero ¿ y aquellos que finalizan en 4 de ESO o antes ?. No creo que sean conocimientos prescindibles. Y una prueba, no desdeñable, de ello es la inquina que tal materia ha provocado en los curas, ¿por qué?… pues porque cualquier fundamentación no religiosa de la existencia humana les parece amenazante… por “el qué dirán”, es decir, por si les hiciese aparecer como superfluos cuando no como obstáculos.

      Un saludo afectuoso Antonio.

  30. Francisco Javier
    21 marzo 2011 a 19:21 #

    Punto y final, Antonio. Un aplauso. Muy acertado el último punto: un buen PLAN DE ESTUDIOS -un concepto estupendo a rescatar y no la mierda esa del Currículo, que suena por cierto a rayos- y la Crítica y la Razón Común vendrán por añadidura a su debido tiempo. Un saludo.

    • 21 marzo 2011 a 19:43 #

      Buenos a rayos… ¡Suena a culo! Un saludo, Francisco Javier.

    • Luzroja
      21 marzo 2011 a 21:04 #

      No sufráis, el actual planteamiento educativo está alejando de la enseñanza a los más capaces. Estamos atendiendo a la llegada de maestros y profesores que consideran que los conocimientos están en Internet y que lo que hay que hacer con los alumnos es que sean personas, que sepan idiomas y que sepan moverse por la web. Para estos menesteres no se necesita tanto profesor especialista con tantos años de estudio, muchos con la tesis leída, otros con años y años de experiencia. Todo este capital humano se va a la mierda, los días están contados.

      La enseñanza es un cadáver al que le estamos haciendo la autopsia. No más.

      • Jesús San Martín
        21 marzo 2011 a 21:56 #

        Ese es el problema más grave, la pérdida del capital humano. El conocimiento que está en los libros no es un problema, siempre se puede acceder a él, pero el saber hacer, esas horas de experiencia, ese sitio donde los alumnos van a tropezar, las dificultades que van a encarar y el conocimiento del Maestro para llevarle de la mano, ese no está en los libros. Todos los estudiantes de matemáticas sufren la misma conmoción cuando ven las demostraciones, y todos dicen lo mismo: eso a mí no se me ocurre. Ni a él ni a nadie. Como todo proceso creativo se hace a cachos, adelante y atrás, puliendo una y otra vez. Ese aprendizaje es extraordinariamente difícil y doloroso, la mano del Maestro te ahorra muchos sinsabores y allana el camino. Que perdamos eso es la ruina. El cadáver no es la educación, es nuestra sociedad, pero el problema que comentas es sólo un reflejo de la falta de respeto a la sabiduría del anciano, ¡como si en algo hubiera cambiado el alma humana porque hablemos por móvil!

      • Pepe
        22 marzo 2011 a 6:54 #

        “Estamos atendiendo a la llegada de maestros y profesores que consideran que los conocimientos están en Internet…”

        En algún lugar tenían que estar, en mi época estaban en las enciclopedias y nadie se excusaba en ello. Y en los bancos hay millones de euros pero no nos sirven de nada si no son nuestros. Es una estupidez pero no se dan cuenta de que el único conocimiento válido es el que te apropias. Por desgracia los años de adoctrinamiento en magisterio se notan. El próximo paso será imponerlo a los profesores vía master educativo o cursilllito pogre-pedagógico obligatorio.

      • Francisco Javier
        24 marzo 2011 a 10:11 #

        “La enseñanza es un cadáver al que le estamos haciendo la autopsia. No más.”

        Me parece una de las frases más lúcidas que he escuchado en todo lo que aquí se ha escrito. Cuando leo las declaraciones de nuestros responsables educativos, cuando sondeo el ambiente, compruebo que en efecto “los días están contados.” La autopsia no da ya mucho de sí y el cadáver es repulsivo y apesta. Procede su incineración.

  31. 21 marzo 2011 a 19:34 #

    La EpC es una materia que nace bajo un fuerte rechazo de los conservadores y los eclesiásticos, justamente los más dados al adoctrinamiento. ¿Tienen miedo a perder clientes? ¿Por qué les resulta tan “perjudicial” una asignatura que habla de Derechos humanos a quien no son, precisamente, ejemplo de democracia?
    Lo ideal sería que los alumnos llegasen al centro con tres años sabiéndose atar los zapatos y dando los buenos días; y con dieciséis , abriendo la puerta a los profesores, ayudando a sus compañeros y sudando sangre y tinta hasta alcanzar matrícula de honor en todas las materias. Y eso, en buena parte, es tarea de la familia.
    Como quiera, que la familia- en buena parte-, no está por la labor; y los alumnos no alcanzan a aprender todo esto por ciencia infusa, alguien tiene que hacerlo. Desde luego, el profesor. Lo primero exigiendo a la familia su parte, y eso se hace en tutoría. Y después, en todas las materias que se imparten, llámese temas transversales, valores…Como quiera que esto tampoco se hace, la EpC es más que necesaria.
    Los contenidos están más que claros, los objetivos también. Por tanto, no tiene sentido el debate que se generó y algunos tratan de mantener, como ya he dicho, por razones partidistas. Solo basta mirar a cómo se lo tomaron en Valencia y el sublime ridículo que hicieron.
    La EpC no es un invento del PSOE, como algunos creen. La EPC se viene impartiendo en muchos países, y recomentada por el Consejo de Europa hace ya más de una década.
    Otra de las razones que se aducen para denigrar la EpC es el adoctrinamiento. ¿Se puede adoctrinar y se ha adoctrinado con la historia? ¿Por qué nadie se ha planteado eliminarla? ¿Y con la literatura?…
    ¿Tiene que obviar la escuela los problemas sociales? ¿No es necesario que nuestros alumnos aprendan actitudes solidarias, de participación…? ¿Y que conozcan sus deberes y derechos, la vida en sociedad, el respeto y la convivencia?
    La escuela ya dispone, gracias a los intereses políticos también, el adoctrinamiento necesario en religión, además con los euros de todos. ¿Por qué existe esta concesión? ¿No es más lógica una formación en valores universales por encima de la religión?
    En lugar de lanzarse al vacío rajando de la asignatura, sería conveniente que se conocieran los objetivos que se pretenden.
    Ciertamente, como se ha dicho, hay libros de texto no demasiado ejemplares. Los hay en lengua, matemáticas e incluso plástica. Eso no es razón para deslegitimar la materia.
    Al igual que otras materias, la EpC tiene contenidos conceptuales y prácticos, nada extraño, salvo para quienes lo desconozcan. Y al igual que en otras materias, buena parte de la responsabilidad de su éxito está en quien la imparta, como la biología o el inglés.

    • José Miguel
      21 marzo 2011 a 20:37 #

      Este último mensaje de Alonxo es exactamente un modelo de texto de EpC: texto que no dice nada, excepto vaguedades, divagaciones, extravagancias, en fin, humo: respeto, solidaridad, valores, participación…, pero se da la circunstancia que nadie es licenciado en estas cuestiones, es decir, que la misma capacidad de inculcar “valores” tiene un profesor que cualquiera que no lo sea. Pero Alonxo se cree sabio en tales menesteres. Para prevenirse de los Alonxos que en este mundo existen, les recomiendo que lean el “Protágoras” de Platón. En vez de Protágoras, mutatis mutandis, lean Alonxo y entenderán perfecta y detalladamente la impostura.

      • José Miguel
        21 marzo 2011 a 20:38 #

        Me refiero a que sustituyan a Protágoras por Alonxo en el diálogo.

  32. José Miguel
    21 marzo 2011 a 20:42 #

    Personalmente, en toda mi biografía personal me he guardado de aquellos que continuamente se llenan la boca de valores y creen poder enseñar la virtud a los demás. Ya los padecí antaño, y, desgraciadamente, seguimos en las mismas.

  33. 21 marzo 2011 a 20:44 #

    Fíjese, ahora yo cito una de sus “ideas” y ya tenemos preparado el lío. Usted tiene más suerte, no le dirán nada por entrar en terreno personal, a mí sí por opinar.
    Probemos:

    José Miguel dice:
    6 febrero 2011 a las 22:38
    …”carencias de cualquier tipo”…. “ambiente adecuado”… “plus de implicación”… ¿Alquien entiende realmente a qué se refiere este sujeto? ¿Es un chamán, un predicador, un pederasta?

    Ya tiene filón para seguir enredando, vamos, lo que usted no quiere; usted quiere hablar de EpC.

    • Pepe
      22 marzo 2011 a 6:47 #

      Te lo dirán por troll, y eso es un dato XDDD

    • José Miguel
      22 marzo 2011 a 11:34 #

      Señor Alonxo: déjese de efectismo chapucero. Su verdadera exigencia es explicar los sintagmas que todavía no nos ha explicado (”carencias de cualquier tipo”…. “ambiente adecuado”… “plus de implicación”, ¡AH! y también eso de los “valores”). Que yo sepa, nadie en este página sabe realmente cómo determinar un “ambiente adecuado”, el “plus de implicación”…. y de los “valores” ni le cuento. No sabe usted la de difíiiiiiciiiiil que resulta fundamentar valores asumibles en una sociedad política. Podría empezar usted mismo por concretar qué valores son esos, pero concretar, ¿eh? no continúe divagando sin saber lo que dice realmente. Si así actúa me habrá dejado en evidencia. Pero no me haga como los Emilio, Atticus, Serenus… que dan la espantada con retórica vacía, eludiando agarrar por los cuerno las cuestiones que argumentadamente critico. Como usted, otros escriben pseudoideas como “ciudadano del mundo”, “realidad federal” y demás, sin saber lo que dicen realmente. Les argumentas detalladamente las contradicciones que conllevan tales pseudoideas, pero no dicen ni mú sobre éstas.

      • 22 marzo 2011 a 12:01 #

        No tengo problema en explicárselo pero, ¿no le parece un atrevimiento pedir explicaciones a alguien que escribe esto?
        “¿Alquien entiende realmente a qué se refiere este sujeto? ¿Es un chamán, un predicador, un pederasta?”
        Va a ser que estamos en el mundo al revés, los insultadores pidiendo explicaciones.

      • alonxo the one
        22 marzo 2011 a 15:11 #

        dígame cuál es la diferencia; si lo sabe, claro (vamos que eres tonto)
        los insultadores pidiendo explicaciones.
        Tolón, tolón.

  34. Maximiliano Bernabé Guerrero
    22 marzo 2011 a 11:37 #

    Me ha gustado el artículo de Serenus, y mucho la exposición de Antonio. Antonio, tienes un arte que no se pué aguantar, que diría un flamenco. En serio. Ya hacía falta que alguien aquí hablara del soplagaitas de Peces Barba, el padrastro de la patria. No obstante, se me ocurre una cosa. ¿No puede resultar perjudicial que en Deseducativos nos enzarcemos por asuntos tales como la Educación para la Ciudadanía o la Religión impartida en centros públicos? Racionalmente está casi claro que hay que tener formación cívica (otras cosas son su carga horaria, quién lo enseña y los “diktat” de los burrócratas bruselenses), así como que la religión pertenece al templo y a la conciencia, y no a la escuela pública. Pero, amigos, ya sabréis que no todo es razón en este mundo. Sobre estos dos temas, y algún otro, aquí hemos hecho brillantes debates y alardes de erudición (no yo, que me tira más la acción). En definitiva, nos hemos sacado las tripas mientras los de la secta siguen chupando poltrona -y otras cosas que no nombro-. Yo propondría que aparquemos la discusión sobre estos temas, por dos razones:
    1ª Nos llevan a nuestro eterno y español síndrome yenka: izquierda, derecha, adelante, atrás, un, dos, tres.
    2ª Nos alienan a potenciales partidarios: conservadores y/o católicos antilogse, profesores de la concertada…
    Debemos sumar fuerzas y no ponernos con que si son galgos o podencos. Acabemos con los pedabobos y los que les suministran canapés y gambas y luego nos ponemos a discutir. El día en que veamos al PSOE como objetivo a batir habremos andado un gran trecho. Pueden ser incapaces, pero en absoluto son tontos. Manejan los medios y la manipulación como nadie. Un ejemplo: en 2003 había un tirano hijoputín que bombardeaba a a su pueblo y tenía mucho petróleo que había que controlar a cualquier precio. Se llamaba Sadam y se le atacó. Acordaos de la que se montó con el dichoso No a la Guerra, manifestaciones todos los sábados, actores con camisetas, ZP mordiendo pancarta, los del PP eran unos genocidas de la hostia…
    En 2011 hay otro tirano hijoputín que bombardea a su pueblo, tiene mucho petróleo que hay que controlar. Se llama Gaddafi. Se le ataca, y ya veis la que se está liando. Hasta ZP se las da de general MacArthur. Y que conste que al primero que manipularon fue a mí

    • Ana Belén
      22 marzo 2011 a 20:34 #

      Mira que me haces reir con tus comentarios, Maximiliano. Estoy totalmente de acuerdo contigo y ya de paso, con el magnífico comentario que ha hecho Antonio un poco más arriba. Un saludo a todos los Deseducados. Basta ya de manipulación y de seguir destrozando la educación pública.

  35. José Miguel
    22 marzo 2011 a 11:45 #

    Algunos miembros de los departamentos de Filosofía estamos hasta los mismísimos de quienes quieren eliminar la Filosofía y sustituirla por cursos de motivación, civismo y autoayuda.

    • José Miguel
      22 marzo 2011 a 11:51 #

      Estos que se llenan la boca de “valores” son los que lanzan bombas democráticas, y hacen que los libios mueran de amor democrático y progresista. En cambio, a aquel otro, hasta “asesino” le gritaba la multitud lanzada a las calles.

  36. Mari
    22 marzo 2011 a 15:21 #

    Hola de nuevo señores y señoras, pensé no intervenir más en este espacio, pero lo he pensado mejor, quizás algún que otro comentario en este último post… los que reconducen el debate hasta zonas más sosegadas…

    Que conste que odio la guerra y no apoyaría ninguna, ninguna, pero no es cierto que Sadam bombardeara a su pueblo cuando se le atacó, recuerdan lo de tiene (el dictador) “armas de destrucción masiva” (no se dudó). Los intereses de entonces, petróleo, los de ahora, puedo imaginarlos también.

    Exigimos a los alumnos educación, tienen que saber comportarse, puede alguien decirme ¿dónde
    se debe enseñar esto, si en casa no saben hacerlo? Y ¿cómo se enseña si no es por medio de la adquisición de hábitos y valores democráticos? Porque, la verdad, no se me ocurre cómo enseñar a un alumno de primaria y secundaria a convivir, a ver si por ser tan asépticos en esto de adoctrinar vamos a ADOCTRINAR.

  37. 22 marzo 2011 a 16:16 #

    Digamos que hay una pequeña diferencia entre la invasión de Irak y la de Libia; diferencia que en ningún medio he visto que se ponga en duda, solo aquí. Y aunque lo hemos citado en varias ocasiones, merece ser recordado para que no se siga insistiendo con el raca-raca de turno; no olviden que con el 11 M hay quien todavía sigue consigneando.
    La diferencia estriba, fundamentalmente, en que en Irak entraron tropas sin ton ni son, atacando a todo lo que se movía, incluída la población civil, hasta causar centenas de miles de muertos en base a una mentira Siendoq ue hasta los proopios protagonistas han pedido perdón, es incomprensible que alguien pudiera seguir apoyando tan sanguinaria acción. ¿Alguien volvería a apoyar una intervención semejante?
    Por contra, en la situacón de Libia, ha sido el Consejo de Seguridad de la ONU quien ha aprobado una Resolución para evitar que el dictador Gadafi siga masacrando a los rebeldes.
    ¿Alguien aceptaría el que no se hubiera intervenido?
    Las preguntas son claras.

  38. 22 marzo 2011 a 16:19 #

    Perdone, doña Mari, pero a usted lo de los “hábitos y valores democráticos” lo mismo le vale para un roto que para un descosido. Estamos ante un claro caso de sobredosis democrática. Quizás una de las razones por las que merece la pena que siga existiendo una asignatura como Ética es justamente para enseñar algo que es fundamental en toda forma de convivencia: no confundirlo todo.
    El comportamiento y la convivencia habitual de un alumno de primaria o secundaria con los otros, en el Colegio, en el Instituto, en casa, por la calle, en el cine o en Xanadú nada tienen que ver con la “democracia”. Con su padre o su profesor de Matemáticas el alumno no establece una relación “democrática”. Ni con el conductor del autobús ni con quien le vende las palomitas en el cine. En los estrictos ámbitos de relación social en que un alumno se ve involucrado no posee ni los mismos derechos ni los mismos deberes que los adultos que se encuentran con él en esa precisa relación. Ni siquiera con sus hermanos o sus compañeros comparte un espacio político de estricta igualdad, porque resulta que ni la familia ni el aula constituyen estrictamente espacios “políticos”. Los alumnos ni para elegir al Delegado de clase se encuentran en una situación “democrática”, pues no es suya la opción de tener o no tener Delegado de clase: les viene impuesta.
    No, de ningún modo se enseña comportamiento ni convivencia a un alumno propugnando la adquisición de “hábitos y valores democráticos”. En la enseñanza una de las peores cosas que puede ocurrir es la de mear fuera del tiesto. Y aquí en los últimos años nos hemos hinchado. A chorros.
    Un saludo.

    • Raus
      22 marzo 2011 a 18:37 #

      Atinadísimo comentario, Antonio. Son, precisamente, las “relaciones democráticas” fuera de lugar (igualitarismo puro y duro) lo que está haciendo añicos la convivencia ciudadana. Ese igualitarismo atenta contra las más básicas normas de educación, urbanidad y civismo, costosamente conquistadas por nuestra civilización en una labor de siglos. Esas relaciones “democráticas” que se salen del tiesto político nos ofrecen todos los días lamentables espectáculos de zafiedad, desfachatez y regresión selvática: ese mozalbete que toma el asiento del autobús haciendo caso omiso del regalado anciano que tiene al lado, ese mocoso bocazas al que le han dicho los infames pedabobos que su opinión vale tanto como la del maestro o el padre, ese analfabeto televisivo a quien se presta más atención que al catedrático o al científico… Son esas relaciones “democráticas” fuera de lugar la causa de que lo que tengamos sea más un poder demagógico que un modelo político basado en la inteligencia racional.
      Un abrazo.

      • 22 marzo 2011 a 19:12 #

        Otro abrazo para ti, querido tocayo.

    • Luzroja
      22 marzo 2011 a 22:34 #

      Es que tanto hablar de democracia me ha dado sed, y me he levantado a buscar a la nevera una cervecita y me encontrado pegado en la puerta este mensaje:

      “El prestigio de la democracia alcanza su grado más alto en la que podríamos llamar «época del fundamentalismo democrático», que considera a la democracia como la única forma de sociedad política posible y deseable.
      El fundamentalismo democrático comenzó a cristalizar de hecho, aún sin llamarse así; lo que implicaba considerar a la democracia como algo más que una alternativa «técnica» entre otras posibles. Las democracias se vincularon a los Derechos Humanos –incluso se presuponía a veces que se deducían de ellos– y alcanzaron, al menos en el terreno de la retórica (de la ideología), dimensiones «trascendentales»: las democracias comenzaron a ser estimadas como el valor supremo y definidas como la fuente de la libertad del Género humano, y aún como fuente de todos los demás valores (solidaridad democrática, arte democrático, tolerancia democrática…), y como el preludio de la sociedad universal globalizada, como el «fin de la historia», en palabras de Fukuyama.”

      Esclarecedor mensaje, pero, amigos, no es gratuito, tiene pies y cabeza:

      “http://www.nodulo.org/ec/2011/n109p02.htm

      Al final del árticulo hay un vídeo en el que Gustavo Bueno nos responde a muchas cuestiones aquí tratadas.

  39. Maximiliano Bernabé Guerrero
    22 marzo 2011 a 17:21 #

    Ya me parecía a mí que tardaban en salir defensores de Sadam Husein entre los docentes. Es que pertenecemos a un gremio tan guay… Todavía recuerdo a un gilipollas que se jactaba de haber participado en la “Resistencia contra Aznar”, como si lo hubiera hecho en el desembarco de Normandía. El mentado Sadam, efectivamente, no bombardeó a su pueblo en 2003, entre otras razones porque llevaba varios años, el pobretico, con zonas de exclusión aérea, iguales a las que ahora se han empezado a aplicar en Libia. Y porque ya no le hacía falta, durante treinta años lo había hecho a placer (que pregunten a kurdos y chiíes del Sur), incluso con gases, y los tenía muy machacaditos, la verdad. Hasta se cargó los extensos palmerales de Basora (con agente naranja o fósforo, no recuerdo) y ningún progrecologista puso el grito en el cielo, ni en ningún sitio.
    Amigo Alonxo, yo no sé los conocimientos militares que tendrá usted, pero las “tropas”, excepción hecha de algunas tribus de bosquimanos y del ejército de Pancho Villa, no entran sin ton ni son en ningún sitio. Todo se estudia y se planifica mucho, créame. Entonces, como ahora, estaban en juego el control de las fuentes de energía. Ahora si cabe, la situación es mucho peor, porque la gran demanda china va a hacer que éstas suban mucho. Y se trata de controlar las grandísimas reservas de Libia (¿Jesús, dónde estás?) y de paso, a lo mejor, balcanizar Libia un poco. Recordemos que la única tradición nacional de los territorios que hoy conocemos como Libia (Cirenaica, Tripolitania y Fezzan) se la dieron los italianos cuando fue colonia entre 1912 y 1942. Yo no odio la guerra, lo digo sin complejos, simplemente la considero una salida política que hay que tratar de evitar mientras se pueda. Y sobre ésta de ahora me faltan elementos de juicio que, supongo, nuestro presidente del gobierno tendrá. Tampoco les vendría mal recordar a los que aplauden la acción militar contra el payaso malo Gaddafi que éste mismo era el héroe de los izquierdistas españoles en 1985 y 1986, cuando los americanos le bombardearon por un quítame allá ese barquito. Hasta que se enteraron de que don Moammar financió alguna trama golpista de las que por aquel entonces todavía coleaban en España. Consulten hemerotecas. Y es que los progres hispanos hemos tenido unos amigos…

    • 22 marzo 2011 a 18:42 #

      “Ya me parecía a mí que tardaban en salir defensores de Sadam Husein entre los docentes”.
      ¿Defiende usted a Sadam Hussein?
      He hecho dos preguntas. Sería justo, que antes de dirigirse a mí las contestase. Y si puede, evite calificar. ¡Es que no aprendemos!

  40. Jesús San Martín
    22 marzo 2011 a 17:33 #

    La página
    http://www.iarnoticias.com/
    algunos de cuyos artículos están escritos por el dictador Castro, es una web fundamentalmente de izquierdas, cosa que no puede decir el PSOE ni sus defensores (claramente neoliberales, a la luz de las políticas con la que han machacado a los trabajadores). En esta web se ven críticas al ataque de Libia, tanto desde esta página como de otras partes del mundo.
    En la web mencionada se pueden leer artículos que con semanas de anticipación anunciaban el ataque a Libia por el petróleo.
    Si alguien necesita que le dé más paginas web de izquierda, donde se muestra que la razón del ataque a Libia es por el petróleo, sólo tiene que pedirlo; así como páginas donde muestran que el PSOE es neoliberal, demagógico y estafador de los trabajadores.
    También puedo dar páginas donde se ríen de la defensa humanitaria de la acción, cuando el masacrador actual lleva decenas de años masacrando civiles. También puedo dar otras paginas de la hipocresía del neoliberal PSOE que no dice nada de la invasión de Barhein por parte de Arabia Saudi, tampoco lo dice su vocero: el país, diario dependiente, que pertenece ¿a quién? ¿necesita alguien que le diga yo qué puesto hace entre los mayores fortunas del mundo?

    Maximiliano estoy de acuerdo con lo que dices. Habremos progresado mucho cuando la gente se dé cuenta de lo que es el Psoe actual. Psoe=PP, PP=Psoe

  41. Jesús San Martín
    22 marzo 2011 a 17:46 #

    Como claramente advierte Maximiliano es una guerra por el control del petróleo. Lógicamente hay que disfrazarla del carácter humanitario, porque las bombas vienen de nuestros impuestos y si nos dijeran la verdad nos enfadaríamos. Se pueden encontrar multitud de artículos en

    http://www.globalresearch.ca/

    Todo engarzado dentro del ataque a Barhein, y el enfrentamiento en Iraq y con Iran y China. Es pura geopolítica, y sólo quienes se quitan la venda la ven. Está unida a la guerra de divisas y a la subida de las materias primas. En la página indicada, hay autores (véanse los libros publicitados) que explican todas las relaciones. Si se buscan los nombres del autor en la mencionada página se mostraran multitud de ficheros pdf explicando las relaciones que advierte Maximiliano.

    Por cierto, esta es otra página, de izquierdas, que pone a bajar de un guindo a la acción humanitaria.
    Persona de un solo periódico, persona que quiere ser engañada.

    • Francisco Javier
      23 marzo 2011 a 10:48 #

      Estmado Jesús,

      muchas gracias por los enlaces que nos has facilitado. La Socialdemocracia tiene sin duda desde hace mucho tiempo un serio problema de identidad. La paradoja es que el Capitalismo posmoderno se aviene tan bien con la deología socialsta (tipo el PSOE y sus análogos europeos), como con los partidos de centro-derecha que ha absorvido en buena medida el ideario socialdemócrata. Esto es algo que fastidia mucho a los amigos del PSOE, ya que les crea mala conciencia y tienen que hacer extrañas piruetas retóricas para justificar lo injustificable. Son precisamente algunos intelectuales de la izquierda más combativa los que más han sacado a relucir estas contradicciones. Tal vez sea esta una delas razones básicas del rechazo a la filosofía (que Antonio mencionaba), a la reflexión crítica en general; y del asco que el PSOE ha mostado siempre por las tendencias más radicales de izquierda (que en realidad ya no existen) -aquellas que, por ejemplo, se atreven a hablar sin tapujos de intervenir el capital por el Estado. Un saludo.

      • Jesús San Martín
        23 marzo 2011 a 12:02 #

        Francisco Javier, la ventaja de la red es que puedes encontrar páginas donde tratan cualquier tema con rigor. Obviamente, cada uno intenta arrimar al ascua a su sardina, pero revela la inconsistencia de los demás, visitando otras páginas ves la inconsistencia de la previa y consigues hacerte una buena idea de lo que pasa.
        Tienes razón en lo que dices sobre la socialdemocracia, pero descansa en lo que Maximiliano advertía: en el PSOE son incompetentes pero no tontos, controlan los medios de comunicación. Van a intentar por todos los modos que esa información quede confundida, y si no lo logran te meten al troll de turno. En la red leí como gente afirmaba ser pagada por el PSOE para romper el foro (a la vista del nuestro no me extraña). De todas formas esas técnicas las harán todos los partidos, pero intenta decir en los foros de Prisa lo que se dice aquí y verás como los cancelan.
        De acuerdo con tu análisis: se busca que los ciudadanos carezcan de toda capacidad crítica y se suprime la filosofía. Si les vendemos los derechos humanos, con un trágalos, sin reflexión, ya está abierto el camino para robar el petróleo apoyándonos en ellos.
        Un abrazo

  42. Jesús San Martín
    22 marzo 2011 a 18:09 #

    Otra buena página

    http://edicion4.com.ar/e4blog/

    (véase el primer artículo con fecha de hoy)
    con artículos fuera del circuito manipulador (esto es lo que quiere matar la ley Sinde)
    El problema es que tiene tantos buenos análisis que uno empieza a leer y no para.
    Nadie tiene, ni debe creerse nada. Debe, desde todos los puntos de vista, identificar las variables fundamentales (cada ideología y pagina mostrará una distinta), ver cómo se relacionan esas variables, como varían y a quien perjudica y beneficia los cambios: fríamente, sin motivos personales, es decir,sin prejuicios ideológicos. Los dos primeros años son realmente frustrantes y desmoralizadores. Sentirse engañado por el partido al que has votado, porque decía defender una cosa y hacer la contraria, es una traición que duele.

    Para los del 11M, que me importa un pito lo que dice el PP. Lo montó uno de los que salen perjudicados por la participación de EEUU en el ataque a Libia, porque es su patio trasero (como lo es España). Que se olviden de las bombas y vean las consecuencias, no en España, sino en Europa: más claro agua, los irlandeses votaron referéndum tras referéndum hasta que salió lo que tenía que salir. El 11M no se hizo para poner a Zp. Quien siga la pista histórica a los atentados islámicos, contra intereses españoles y anteriores al 11M, lo dibuja claramente, y quien siga el dinero invertido en España y el cambio geopolítico de aquel momento también lo verá: sólo datos, ojo, datos, ni PSOE ni PP, que fueron convidados de piedra. Llegado el momento, serán los periódicos alemanes o americanos quienes levanten la liebre: no apuesto tableta, apuesto 100 tabletas de choco negro.

  43. Sufridor
    22 marzo 2011 a 19:47 #

    Es increible la cantidad de tonterías que se escriben aquí. Quienes saben escribir lo hacen sin adornar en exceso sus frases, ya que en otro caso empalaga y acaba dando pena que alguien se muestre tan pedante. El lenguaje es para comunicar no para lucirse.
    Sobre lo de Educación para la Ciudadanía, y otros muchas entradas de este blog, me da risa.
    Mucho progre con aspiraciones a culto escribe aquí. Seguro que de vez en cuando van a que les den un poco de terapia, ya que no les funciona muy bien el cerebro, o es que viven en otro mundo, pero desde luego no tienen los pies en el suelo.
    Algunos de los que escriben aquí, con tantas palabras cultas, deberían aprender de quienes sí saben escribir, como Arturo Pérez Reverté, y dejar de hacer política.

    • Frank
      22 marzo 2011 a 21:17 #

      Sufridor: que hace sufrir (con sus gilipolleces). ¿Te parece lo suficientemente poco culto o lo rebajo algo más, digamos a tu nivel de Gran Hermano?

    • Frank
      22 marzo 2011 a 21:22 #

      Sufridor: que hace sufrir (con sus gilipolleces). ¿Te parece lo suficientemente poco culto o lo rebajo algo más, digamos a tu nivel de Gran Hermano?
      Por cierto, el apellido de D. Arturo es llano, no agudo, además de compuesto (Pérez-Reverte), so Alatriste de pacotilla.

    • Professor bad trip
      23 marzo 2011 a 17:55 #

      En primer lugar, tú mismo escribes mediocremente, así que empieza a aprender de Pérez-Reverte o de quien te venga en gana. Por cierto, el ejemplo no puede ser peor, pues por lo que yo sé de este escritor es terriblemente crítico con la educación española y estoy convencido que compartiría una gran mayoría de las ideas que se han venido demostrando en esta página.
      En segundo, eres un grosero y tus gilipolleces están de más.
      En tercero, no leas poesía nunca, ni a Homero, ni a Góngora, ni a Goethe, ni…: adornan mucho las frases y eso te puede empalagar. Mejor lee otras cosas más actuales, ¡que estamos en el XXI!
      Y por último, ¡hasta nunca!

  44. Sufridor
    22 marzo 2011 a 22:12 #

    Gracias Frank, me había equivocado con los apellidos. Veo que saber usar el idioma correctamente. Ya veo que confundes la cultura con la pedantería. Siento no seguir tu consejo de ver Gran Hermano, tengo cosas mejor que hacer que ver un programa basura como ese.
    Siento si te hacen sufrir mis comentarios, pero es que hay aquí un tufillo progre que marea. También huele a intelectuales de esos que se regodean leyendo lo que han escrito, que justifican todo siempre que tenga un determinado sesgo político, y condenan todo aquello que está dentro de su cuadriculada mente. Estamos en el siglo XXI, ya es hora de que opinemos con sentido común y no en función de pensamientos de derechas o de izquierdas, ya que todo eso se debería de haber eliminado hace años. Pero no, sigamos jugando a vivir en un mundo feliz y tomemos soma.

    • Frank
      23 marzo 2011 a 20:12 #

      ¿Puedes tú, Patiens, distinguir entre cultura y pedantería? Si es así, ea, ilúminanos con tu superior omnisciencia, o lux irradians sapientiam, o turris davidica… (¿es esto cultura o pedantería?… chi lo sa?)
      No creo recordar haberte aconsejado ver ninguna bazofia televisiva. Será que no me has sabido leer.
      Siento decepcionarte, pero tus comentarios no me han hecho sufrir, sufridor; quizá sufras tú, sufriendo al ver que no sufro sufrimiento alguno.
      Si percibes tufillo a nosequé, debe de ser cosa de tus narices, aunque por otro lado es natural que así sea, teniendo en cuenta que aquí entra gente de tan diversas tendencias que esto a veces huele peor que un aula de 3º ESO después de una buena sudada en Educación Física.
      Termino coincidiendo contigo en querer dejar atrás la tan manida y maniquea distinción entre derecha-izquierda, facha-pogre, … aunque como ha señalado un compañero más arriba no se trata sino del españolísimo Síndrome de la Yenka Adquirida.
      PS: Do you really like ‘A Clockwork Orange’ or are you just showing off?

  45. Jesús San Martín
    23 marzo 2011 a 8:26 #

    Maestro – Educador ¿cuál es la diferencia?

    HECHO REAL Y EJEMPLO EDUCACIONAL DE UNA DIRECTORA INTELIGENTE
    En un colegio de educación secundaria (IES) de Granada, las alumnas habían
    adquirido la mala costumbre de besar los espejos para imprimirlos con las
    marcas de sus lápiz de labios.

    Todas las mañanas, los espejos de los baños de las mujeres amanecían
    llenos de “besos” colorados.

    La directora publicó un comunicado, pidiendo a todas las
    alumnas que se abstuvieran de imprimir besos en los espejos porque recargaban
    el trabajo del personal de limpieza.

    Como si nada. Los espejos seguían apareciendo llenos de marcas
    de pinturas de labios.

    Al final, la directora juntó a la mayor cantidad de alumnas
    que pudieron entrar al mismo tiempo en el baño de mujeres, y les explicó
    que quería mostrarles lo difícil que era para el personal de limpieza
    eliminar esas marcas todos los días. Le pidió a la señora de la limpieza que
    procediera con la tarea.

    La mujer de la limpieza tomó un trapo seco, y en lugar de usar
    un producto limpia-cristales, lo mojó varias veces en un retrete,lo
    escurrió y procedió a sacar las marcas una por una. Cada poco volvía a
    mojar el trapo en otro retrete, lo retorcía allí mismo y seguía limpiando
    hasta que todos los espejos quedaron totalmente brillantes.

    Nunca más aparecieron mas marcas de labios en los espejos del
    colegio secundario.

    Moraleja: Hay “Maestros” y hay “Educadores”.

    • Jesús San Martín
      24 marzo 2011 a 17:46 #

      Es un email que me mandaron. Lo colgué como elemento de reflexión.

  46. myself
    23 marzo 2011 a 15:25 #

    Tiene razón Sufridor. Nada como aplastar a estos tipejos que se dicen profesores, ombligueros del placer solitario, autómatas de la obsesión transformadora, ingenieros de la coma, aburridos hasta la náusea. A por ellos, que son una peste. Total, lo único que hacen es enseñar a nuestros hijos…

  47. uno cualquiera
    23 marzo 2011 a 16:50 #

    ¿a si? ¿y qué enseñan myself? ¿y para qué? Los maestros o profesores son profesionales como todos los demás. Una panda de apesebrados. No me vengas con cuentos vocacionales y el supuesto futuro que tienen entre sus manos. Ya lo estamos viendo.

  48. Jesús San Martín
    23 marzo 2011 a 20:09 #

    La LOGSE produce sordera. Es un hecho empírico, voy a publicar un artículo. Tras cuatro sermones de esos calmados y largos, y en días distintos, yo había llegado, erróneamente, a la conclusión de que los alumnos ya no abrirían la puerta del aula, una vez cerrada la puerta, ni hablarían en clase. Tal cosa no ha sucedido. Como quiera que cuando sermoneé me miraron fijamente y en silencio, llegué a la conclusión de que me había hecho entender. Al primero que ha abierto la puerta le he indicado con el dedo que se privara de entrar. Al parar la clase, a la hora de empezar (mis clases son de dos horas), me he encontrado una decena de estudiantes esperando para entrar. Cuando faltaban diez minutos para terminar la segunda hora he mandado a tres alumnos a la cafetería, para que siguieran allí su animada charla. Y ya terminado el trabajo, se me ha acercado una alumna para decirme que ciertos problemas que hacía por su cuenta no le salían, le he respondido que no doy clase particulares, pero que estoy encantado de explicarle a cualquier alumno cualquier duda, si trabaja, no habla en clase y llega puntualmente: cosa que no es tu caso, has llegado tarde, no estás trabajando y cuando has entrado a segunda hora te has puesto a hablar ¡esto parece una guardería! Eso es lo que opina mi madre, me ha contestado. Se me olvidaba, cinco minutos antes de terminar la clase, una alumna estaba mandando mensajes con su móvil, le he preguntado ¿qué tengo dicho al respecto? En fin, estos son los ingenieros que harán nuestras carreteras. Bueno, la LOGSE produce sordera y los padres progresan adecuadamente. ¡Dios! ¡Qué ganas tengo de que un médico de formación logsiana opere a un pedabobo!

    • Polícrates
      23 marzo 2011 a 23:30 #

      Señor San Martín, necesitan vds. implantar una figura presente en todos los institutos: el jefe de estudios.

      Apostado en la entrada de la Escuela cual sherif del Far West saldría al paso de los impuntuales cuatreros para impedirles el acceso al aulario. Con el refuerzo de los profesores de guardia en patrulla de pasillo algo se podría conseguir (en el País de las Maravillas, naturalmente). Así funcionamos en mi IES. A los reincidentes se les castiga con horas de estudio en horario extraescolar.

      😀

      A la larga sólo se me ocurren dos soluciones (honradas): expulsión fulminante de esos alumnos que describe o el cierre de la Universidad Pública (las guarderías resultan más económicas).

    • Mari
      23 marzo 2011 a 23:46 #

      Desde luego esto, no tiene nombre. Jesús, una pequeña reflexión al hilo; imparto clases a adultos, adultos, y no de alfabetización precisamente, y… Creo que es la sociedad en general, no se respeta nada, se interrumpen explicaciones (que si el móvil, que si a mí eso no me sale, que si… una tras otra, ya puedes repetir mil veces, por favor, dejarme terminar, después… paso apuros, porque regañar a personas adultas, adultas… no es plato de gusto) Tengo que decir, en honor a la verdad, que todos los alumnos no son iguales, que hay personas maravillosas que se comportan en cada momento como la ocasión lo requiere; entre los alumnos jóvenes ocurre lo mismo. Describes muy bien a esa mayoría de muchos derechos y poquísimos deberes (= a sociedad egoísta). Conclusión: no hay respeto. Si lo pensamos bien… ni en este espacio lo hay; no nos imterrumpimos porque no podemos, pero imagínese si…

    • Jesús San Martín
      24 marzo 2011 a 8:39 #

      Hola Mari. Me alegra verte de nuevo. El funcionamiento de la clase es distinto al del foro. En la clase los alumnos interrumpen con su comportamiento el trabajo de los demás. En el foro la gente interviene libremente en las conversaciones, y nadie está obligado a leer nada de nadie, y de hecho hay comentarios de ciertas personas que casi nunca leo. De todas formas estoy muy sorprendido con el comportamiento de los alumnos, les es absolutamente indiferente que les expulse de clase por hablar, no permitirles entrar tarde porque interrumpen, etc, y no es un hecho puntual, hablo del orden del 20 al 40% de la clase. Es decir, tienen asumido que es normal, tan normal, que terminada la clase que describo, estaba recriminando el comportamiento a los alumnos que vinieron a preguntar dudas y en absoluto sentían remordimiento. Si fueran conscientes del problema que crean a los demás, con el tiempo, modificarían su conducta, pero no es el caso. Realmente pienso que no va a servir de mucho expulsar a la cuarta parte de la clase, como haré la próxima semana; de todas formas, tener que expulsar a la cuarta parte de los alumnos de una clase de la universidad, porque no se comportan tras reiterados avisos, indica que el asunto está fuera de madre. No veo maldad, ni malicia, en su comportamiento, veo inmadurez, y falta de conciencia en la necesidad de un equilibrio entre derechos y deberes.
      Si hay buenos alumnos. Ayer contactaban dos conmigo. Uno ingeniero, y arropado por mí, haciendo un master en Gran Bretaña, me pedía cartas de presentación para conseguir una beca. El otro, también dentro de mi control y con matrícula de honor en mi asignatura del semestre pasado, fue al despacho a extender conocimientos de una asignatura ajena a las que imparto. Los alumnos que trabajan en mis clases pasan a formar parte de de un grupo que tienen el derecho a pasar por el despacho cuando quieran a pedir lo que quieran: cartas de presentación, consejos, ayuda, libros,… Los dos alumnos pertenecen al grupo.

      Sr Polícrates, creo que la fulminación no va a servir de nada, pensemos en cerrar la universidad, que para hacer la función de guardería sale muy cara. De momento he solicitado al rector el plus de guardería y una partida para pañales.

      • Francisco Javier
        24 marzo 2011 a 11:26 #

        Jesús,

        no me puedo creer que en una Facultad de Ingeniería, el profesor tenga que estar mandando callar, poniendo orden o adoptando roles de maestro de cole. Si es así, la cosa es mucho más grave de lo que creía. No se debe pasar lista en ningún caso y hay que invitar a los alumnos molestos a que visiten la cafetería que es donde deben estar. Y si aún así sigue habiendo alumnos molestos. el profesor, sin más, lo que debería hacer es abandonar el aula sin mediar explicación. En un cole se pueden llegar a entender ciertas cosas; en un instituto no, pero ya sabemos que los institutos son el cole 2ª parte; ¡pero en una Universidad!, ¿cole 3ª parte? A esto se le llama degeneración. Y no entiendo cómo no se han creado ya un movimiento de profesores universitarios ante esta ola de imbecilidad que asola hasta las mismísimas facultades de ingenieros (que siempre han sido un ejemplo de rigurosidad y excelencia.) Me imagino que la desidia desoladora de nuestras Universidades se debe en parte al miedo a perder alumnos (y sin alumnos, no hay trabajo), no lo sé. ¿Qué se puede hacer? ¿Ponemos diversificación en las universidades?

      • Mari
        24 marzo 2011 a 14:43 #

        Jesús, estoy de acuerdo contigo en: “No veo maldad, ni malicia, en su comportamiento, veo inmadurez, y falta de conciencia en la necesidad de un equilibrio entre derechos y deberes”. Es una descripción muy ajustada a la realidad. Me alegra que lo vea así, porque es mi caballo de batalla. Conocemos muy bien nuestros derechos y los exigimos, pero los deberes… Aunque no entiendo que ocurra esto también con alumnos de 50 o 60 años y con alumnos de universidad, pero sí, nos sirve la misma descripción; también creo que más de un padre, profesional están aquejados de este síndrome y, por tanto, más de un ciudadano. Falta compromiso, no se cumple con los deberes, pero se exigen todos y cada uno de los derechos (esto está bien). Las leyes (que pueden que no sean las mejores, pero son las que hay, y hay que respetarlas e intentar cambiarlas sino nos gustan) están para que se cumplan. Esta falta de madurez se ha instalado o se está instalando en la sociedad de una manera que las personas con un poco de sentido común tendrían que hacer algo, sean del color político que sean. No sé si el mejor método es el de la señora directora de ese IES de Granada, es impactante eso sí, y puede que dé resultados, aunque no creo que esto cree la conciencia necesaria, la de la necesidad de cumplir con todos nuestros deberes. Que el comportamiento baje nota, sí lo veo. El saber comportarse es parte muy importante de la formación de un buen profesional, en el ramo que sea.

        En cuanto a lo del foro, haré lo mismo que tú, me parece acertado.

        Un saludo.

    • Raus
      24 marzo 2011 a 9:20 #

      Querido Jesús, si todos los padres y maestros fueran, desde el principio, tan expeditivos con los críos como tú lo estás siendo con tus alumnos, otro gallo… menos gallitos nos cantarían. Extensamente he tratado en mis artículos de qué manera la mala educación arruina la enseñanza; y como creo que es uno de nuestros más graves problemas, me alegro de que nos cuentes tus experiencias docentes con frecuencia. La LOGSE y su ubicuo espíritu nos han dejando infinidad de torcidas y torticeras creencias:
      1. Que la democracia consiste en “relaciones igualitarias” entre todas las personas, de suerte que toda jerarquía ha de quedar excluida. En consecuencia, tú, como profesor (o Fulanito como padre) no tiene autoridad (reconocida, institucional) sobre tus alumnos. Así que ellos entran en clase cuando les da la gana (hasta que tú, en una acción personal no respaldada por el sistema, digas basta).
      2. Que el “diálogo” es el mejor instrumento (democrático) para educar a los niños. El diálogo entre adultos y niños o jóvenes aleja, nos dicen, la concepción “punitiva y sancionadora” y establece una relación de igualdad entre unos y otros. Nada más falso (ni indignante) que esto. Como tú has comprobado, las palabras no funcionan, o no por sí solas. Tanto tus alumnos como la inmensa mayoría de nuestros jóvenes están hartos de oír inútiles sermones a sus mayores desde la más tierna infancia. Se los pasan por sálvese la parte. De hecho, cuando son adolescentes ya ni siquiera reciben sermones de sus mayores, pues éstos ya han llegado a la conclusión de que no sirven de nada.
      3. Que basta con dar buen ejemplo al niño para que haga lo que debe. Falso también. Dar buen ejemplo es necesario pero no suficiente. Puedes comer todas las verduras que quieras delante del crío: no por ello las comerá él si le das la oportunidad de elegir entre verduras y patatas fritas. Hágase la prueba tantas veces como se quiera. Si no presionas al niño para que se coma lo que no le gusta, comerá lo que le dé la real gana. Resultado: nuestros niños son de los más gordos del mundo. Ídem para la lectura, etc.
      4. Que para educar bien, basta con seducir y motivar; no hay que imponer nada. Y ahí tienes a tantos y tantos padres y maestros bienintencionados ideando a diario circos y teatros para que sus niños deseen hacer los deberes o la cama. No hacen ni lo uno ni lo otro. Cuanto más se les trata de divertir, más se aburren ellos.
      5. Que si se le impone a un niño algo, acabará odiando al impositor y lo impuesto. Falso. Los niños acaban despreciando a los adultos que se comportan como niños, como peleles sin autoridad y carácter. O, por lo menos, tomándolos por el pito del sereno.
      6. No hay que hacer que el niño se sienta culpable de nada. Ni que se arrepienta de sus malos actos. Otra idea falsa cuyas consecuencias estamos ya hartos de sufrir.
      Así pues, 1) el rechazo de toda jerarquía (autoridad), 2) la confianza en el diálogo, 3) la confianza en el buen ejemplo, 4) la confianza en la motivación hedónica y 5) el rechazo de la sanción y el sentido de la culpa, constituyen las bases de una escuela (una sociedad) enfermiza, patológica y desnortada.
      Hay más creencias falsas de este tipo, pero no puedo ahora detenerme en ellas.

      Saludos.

      • Ania
        24 marzo 2011 a 17:55 #

        Tus comentarios son imprescindibles e impagables , querido Raus.

        Mi más sincero reconocimiento.

      • Jesús San Martín
        24 marzo 2011 a 18:31 #

        Querido Raus, soy consciente de que tengo autoridad porque tengo responsabilidad, y tengo responsabilidad porque dispongo de autoridad para que los alumnos puedan trabajar en clase.
        Es cierto lo que dices sobre un profesor que utiliza la autoridad con responsabilidad, para que el trabajo se pueda realizar. Los alumnos son conscientes del mal comportamiento de otros alumnos y exigen que el profesor ponga orden en clase, ya que ellos no pueden, por estar al mismo nivel que los compañeros, cosa que el profesor no está en ningún momento: ni por conocimiento, ni por autoridad (legalmente establecida). Creo que la gente está confundiendo el respeto con la democracia. Si yo aceptara que unos alumnos molestaran a otros, estaría faltando el respeto a los alumnos molestados.
        La autoridad no sólo la utilizo para poner orden, sino, y esencialmente, para enseñar. Los alumnos salen a la pizarra a explicar el problema, aunque no quieran, para que yo compruebe que han entendido, y en caso contrario volver a explicar. Si yo no comprobara su asimilación, el siguiente elemento de realimentación sería el examen, pero ahí poco podría hacer ya. Hay muchísimos alumnos que estudian, pero no entienden y no preguntan, de esta manera consigo aumentar el rendimiento de mis alumnos. Otros creen saber y basta que pregunte yo para encontrar las lagunas.
        Ahora mismo estoy explicando integrales de volumen. Conceptualmente son sencillas, pero encontrar los límites de integración es como cocinar. La técnica que uso es explicar un problema, que divido en partes coherentes, cada vez que finalizo una parte vuelvo a explicar todo desde el principio. Cuando termino de explicar pregunto si hay algo que no se haya entendido, y cuando no hay ninguna respuesta negativa empiezo a sacar a los alumnos uno tras otro hasta que estoy convencido de que lo han entendido. Salen a la pizarra quieran o no quieran, es mi obligación enseñar y dispongo de autoridad para hacerlo. Las negativas suelen ser siempre las mismas: no me apetece salir, y la respuesta siempre la misma: no te he preguntado si quieres salir, he dicho que salgas.
        Curiosamente, en mi clase pueden hablar, tienen autorización para ello: cuando estoy borrando la pizarra o cuando la clase está trabajando en los problemas, porque trabajan en grupo. Cuando no pueden hablar es cuando explico, porque los compañeros no me oyen. Las encuestas secretas, año tras año, indican gran satisfacción por los alumnos y a la vista de lo que cuento no ando con pamplinas, esas estadísticas justifican tu apreciación sobre el uso correcto de la autoridad. El hecho de que los alumnos pasen por el despacho a preguntar, sobre cualquier tema, es porque saben donde encontrar un consejo coherente y responsable: reconocen que la autoridad fue empleada para su beneficio, aún a costa de que algunos alumnos se acordaran de mí y de mi madre.
        Un abrazo.

      • Raus
        24 marzo 2011 a 19:59 #

        Muchas gracias, querida Ania, eres muy amable.

      • Francisco Javier
        25 marzo 2011 a 9:12 #

        Llevas absoluta razón. A veces me pregunto cuál es la razón de la incapacidad para captar estas verdades que dicta el Sentido Común, la Razón. Para mi es algo misterioso como la Razón puede llegar a oscurecerse, del mismo modo que hay personas que parecen incapaces de distinguir con claridad lo justo de lo injusto, lo bello de lo horrendo. Respecto al punto 5:

        “Los niños acaban despreciando a los adultos que se comportan como niños, como peleles sin autoridad y carácter. O, por lo menos, tomándolos por el pito del sereno.”

        Esto es algo que he comprobado a menudo en el trabajo: los profesores “progres” son siempre más despreciados por los alumnos que los que representan un modelo más tradicional, “autoritario”. He conocido más de un profesor de los del “antes de” a los que sus alumno le adoraban. Y al contrario, profes con mucho resabio pedagógico que sólo tenían problemas y broncas.

        Un saludo, amigos.

    • Jesús San Martín
      24 marzo 2011 a 12:50 #

      Los profesores, cuando tomamos un café, hablamos precisamente de este comportamiento tan extraño que tienen los alumnos por primera vez. Eramos conscientes de que cada vez venían con peor nivel, incluso paupérrimo, pero el comportamiento descrito no lo esperábamos. Tengo que decir que yo no lo esperaba en absoluto, pues no me ando con gaitas y saben pronto a lo que se enfrentan, y no me imaginaba que tuviera que repetir la terapia de choque.
      Lo narrado es a nivel de primer curso, pero el miércoles pasado sucedió en el master de investigación. La asignatura sólo tiene una alumna (es optativa) y he invitado a los profesores a que se sumen si quieren (vienen dos). Darte el gustazo de tener un profesor experto e investigando en la asignatura que has elegido y desaprovecharlo es de tontos. La clase empieza a las cuatro de la tarde, y las clases de la mañana las termino a las doce, así que me quedo a comer. Pues el miércoles pasado la alumna no apareció y no se dignó llamar por teléfono para decirlo, aunque en otro momento había contactado con la secretaría del centro para localizarme. La excusa, un dolor de muelas, el resultado son horas perdidas para profesores que en este momento andan realmente liados.
      No obstante esto son cosillas. Las ventanas de la última planta están condenadas porque los alumnos se dedicaban a empapar los rollos de papel higiénico y lanzarlos contra los parabrisas de los coches ¡desde la cuarta planta!. Os podéis imaginar lo que se siente cuando os cae medio kilo de papel y agua contra el parabrisas hiendo a 30 o 40 por hora. La policía vino varias veces, la última porque se dedicaban a tirarles colillas. ¡De locos! ¡de locos! El número de alumnos con este comportamiento es anecdótico, pero tal salvajada en la universidad no es una anécdota.

      • Jesús San Martín
        25 marzo 2011 a 9:33 #

        “no quiero hendir nada”. No es de las mejores cosas que hace el corrector ortográfico, Ibex (de la bolsa) me lo cambia por bies e intentar entender lo que está escriot es una locura.

  49. José Miguel
    23 marzo 2011 a 20:43 #

    Dedicado a los sosegados y mansos de espíritu, a los federalistos y los supermanes del valor. He aquí otro modelo de ciudadanía:

    http://www.webislam.com/?idt=18980

  50. Mari
    23 marzo 2011 a 22:35 #

    Señor Antonio, usted dice:
     “Perdone, doña Mari, pero a usted lo de los “hábitos y valores democráticos” lo mismo le vale para un roto que para un descosido”. 
    Sí, más para el roto que para el descosido, pero sí, vale para una saludable convivencia ciudadana, que ya es bastante.
    Sólo en el último ciclo de Primaria se imparte una asignatura denominada Educación para la ciudadanía y los derechos humanos, como sabe, donde uno de sus contenidos está destinado al conocimiento de los derechos humanos y  del niño, otro, a los deberes y derechos del ciudadano, otro, a  los valores ciudadanos de la sociedad democrática: respeto, tolerancia, solidaridad y  respecto a la comunidad.
    Además con  la transversalidad, a lo largo de la Primaria, se trata también de sensibilizar y concienciar a los alumnos de  la necesidad de adquirir unos hábitos, actitudes  de comportamiento cívicos y de  guiarse en la vida siguiendo unos valores éticos democráticos fundamentados en los derechos humanos. En cuanto a la Secundaria, ya sabe…
    Tan mal ve esto. Tampoco  es lo que a mí me gustaría, pero no puedo criticarlo como usted lo hace, porque la educación para la ciudadanía es papel casi todo, y práctica, lo que se dice practica, la mitad de la mitad. 

    Su queja: usted, defiende, si no le entiendo mal, una democracia piramidal, perdone si me equivoco, yo, igualitaria; de aquí tendríamos que pasar, para ver los pros y los contras de cada tipo,  a la justificación filosófica, de esto ya se ha hablado bastante, en este espacio, aunque no lo suficiente.

    Yo seré un caso de sobredosis democrática, y usted, dice algo interesante: “Quizás una de las razones por las que merece la pena que siga existiendo una asignatura como Ética es justamente para enseñar algo que es fundamental en toda forma de convivencia: no confundirlo todo”. Hasta aquí, muy bien, aunque habría que aclarar de qué ética habla: de la católica, de la musulmana, etc. o habla de la que propone la LOE para 4º de la ESO.

    “El comportamiento y la convivencia habitual de un alumno de primaria o secundaria con los otros, en el Colegio, en el Instituto, en casa, por la calle, en el cine o en Xanadú nada tienen que ver con la “democracia”. Con su padre o su profesor de Matemáticas el alumno no establece una relación “democrática”. Ni con el conductor del autobús ni con quien le vende las palomitas en el cine. En los estrictos ámbitos de relación social en que un alumno se ve involucrado no posee ni los mismos derechos ni los mismos deberes que los adultos que se encuentran con él en esa precisa relación. Ni siquiera con sus hermanos o sus compañeros comparte un espacio político de estricta igualdad, porque resulta que ni la familia ni el aula constituyen estrictamente espacios “políticos”. Los alumnos ni para elegir al Delegado de clase se encuentran en una situación “democrática”, pues no es suya la opción de tener o no tener Delegado de clase: les viene impuesta”. 

    Pues claro que casi todo esto que dice es verdad, y es ESTO lo que hay que cambiar, desde mi punto de vista; no hay conciencia democrática aún; en cuanto a lo de venir impuestas ciertas situaciones, tema delegado… es lo único de lo que dice que se hace de acuerdo a las reglas democráticas,   los acuerdos, aunque deben tener fecha de caducidad, no pueden ser revocados a cada dos por tres; la democracia es una forma de gobierno constitucional (de marco a más largo plazo) y de proyectos de gobierno, que tienen que ser aprobados…   y cambiados…

    “No, de ningún modo se enseña comportamiento ni convivencia a un alumno propugnando la adquisición de “hábitos y valores democráticos”. 

    Pues, claro que, hoy por hoy, no se hace, a pesar de tantos contenidos…

    “En la enseñanza una de las peores cosas que puede ocurrir es la de mear fuera del tiesto. Y aquí en los últimos años nos hemos hinchado. A chorros.”

     En esto, ve, tiene razón, a chorros.
    Mire, respecto a lo del tiesto, veo muchos chorros fuera del tiesto, veo a no pocos maestros y profesores  nada involucrados en la educación, que llegan a su centro… dan sus cuatro clases, se quejan de todo,  no quieren saber nada de nada, ah! sí,  saben poner el cazo a final de mes…  Algunos de éstos, además, intentan, siempre que pueden, desprestigiar a quien  realiza su  trabajo lo mejor que sabe, esforzándose  cada día por hacerlo mejor,  y, los veo en todos los bandos. Y veo chorros de papeles que para poco sirven. Veo materiales guardados, alumnos a los que se podría ayudar más, etc.  En fin, veo chorros y chorros fuera del tiesto, pero estas cosas importan poco, sólo el poder…

    Un saludo

    • Luzroja
      24 marzo 2011 a 21:37 #

      Pero Mari, por favor se lo pido, usted defiende una democracia igualitaria, ¿podría decirme qué es eso?
      Gracias de antemano.

      • Mari
        24 marzo 2011 a 23:03 #

        Democracia:

        1. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.

        2. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

        Igualitario, ria.

        1. adj. Que entraña igualdad o tiende a ella.

        2. adj. Que propugna la igualdad social.

      • Francisco Javier
        25 marzo 2011 a 8:52 #

        Perdona Mari, yo creo que todos sabemos buscar una definición en el diccionario, buscar información en la web y hasta leernos un sesudo volumen de teoría política si es que nos da por ahí. La cuestión no es encontrar una definición formal, que es muy sencillo, sino explicar qué sentido tiene hablar de democracia en nuestra sociedad unidimensional de masas.

      • 25 marzo 2011 a 15:52 #

        Como aquí se “folosofa” todo, hay que definir cada palabra, cada expresión.Y aún así, no vale, pues ya no es lo que diga la academia sino un conglomerado de ideas, teorías y argumentarios que han sido a lo largo de la historia del mundo mundial: Eso puede estar bien para debatir en el ámbito universitario en las materias correspondientes, no para enredar en cosas básicas que todos sabemos a qué se refieren. Porque, de seguir así, no es por dar ideas, acabaremos analizando cada oración, cada vocablo y cada grafía.
        No es tan complicado, no le den tantas vueltas. Todo el mundo entiende lo que significa “democracia”, “valores”, etc. ¿O cada vez que nos dirigimos a los alumnos les tenemos que contar la historia de la democracia desde los griegos?
        Alguien dijo que si la Ley de la Gravedad se hubiera decidido en el Parlamentero nos moveríamos varios metros por encima del suelo. Pues eso, bajemos a la realidad, porque si nos subimos todos al “filosofeo” jamás encontraremos un punto en común pues, como en el refranero, tenemos un aforismo y su contrario. Y es que es tan fácil encumbrarse (“que toda afectación es mala”) en el lenguaje, que cualquiera puede hacerlo. Recuerden aquello de: “no es lo mismo la ósmosis de la prasis que la entelequia reciclada del guarismo inapente”. O aquel título que le pusimos en la facultad a un dibujo sobre el genial Dalí: “Apología a la fiebre inventiva de las transmutaciones metafóricas en el espcaio celeste o genealogía de Dalí”. Una gran obra, por cierto.

  51. 24 marzo 2011 a 8:00 #

    José Miguel ha instalado su haima, no quiere ser uno más, quiere dejarse ver y hacerse notar y, siguiendo a sus filósofos de cabecera: Mamporro y Quintiliano El Ultra, sigue decidido a repartir estopa en forma de ladrillos ilógico-pedestres que según le han dicho conducen directamente a la verdad cuando impactan en el cráneo del contrincante, es decir no a una verdad blanda sino a esa verdad de hierro de los tíos con pelo en pecho que al primer guantazo dejan claro quién tiene la razón. Y, una vez que ha dejado bien establecido que los derechos humanos son “farfolla pseudoideológica” y que la Constitución consta del primer párrafo del artículo segundo, está dispuesto a demostrar que, donde se ponga una buena Formación del Espíritu Nacional se quite el estudio de la Constitución y la educación para la ciudadanía, y dónde esté el Fuero de los españoles se aparten blanduras democráticas. Y en esas está y seguirá.

    • José Miguel
      25 marzo 2011 a 23:58 #

      Dedicado al fundamentalista de los derechos humanos, Emilio:

      Jacques Maritain que en 1947 presidió la delegación francesa en la segunda asamblea general de la Unesco (México), relata la anécdota de que cuando se discutía en una comisión de la UNESCO sobre los derechos del hombre, alguien se admiraba de que se mostraran de acuerdo sobre la formulación de una lista de derechos, paladines de ideologías abiertamente contrarias. “En efecto, dijeron ellos, estamos de acuerdo tocante a estos derechos, pero con la condición de que no se nos pregunte el porqué”. (Introducción al vol. col. “Los derechos del hombre. Estudios y comentario en torno a la nueva Declaración universal reunidos por la UNESCO, FCE, México-Buenos Aires, 1949).

      Pero hete aquí, que los Emilio, Alonxos y demás predicadores tienen un acceso tan privilegiado al saber absoluto, que a quien ose replicarles le lanzan un anatema tan vehemente como vacío. ¿Han leído en los mensajes de Emilio o Alonxo algún contenido, alguna argumentación que rebase la mera farfolla verbal retórica y huera, que no se mueva en el discurso del deber-ser, muy “kantianos” ellos, un discurso de cierta potencia lógica y ajustada a la realidad, cierta objetivación…? Nada. Sólo escriben ocurrencias de predicador, puro voluntarismo: es mera voluntad o deseo de aquello que creen firmemente y dispuestos a imponerla a los demás. Fe de carbonero. Eso es todo. Pero son peligrosos y se debe siempre estar alerta contra tales sujetos, sobre todo cuando en sus manos dejan a infantes y adolescentes indefensos.

  52. José Miguel
    24 marzo 2011 a 13:46 #

    La guerra de Libia es un campo perfecto para analizar las coordenadas manipuladoras del PSOE, y para comprobar que el vídeo que colgué aquí no es “mera anécdota”, tal como alguno aquí ha escrito, sino esencia de ese partido. Lean esto:

    «La intervención contra Gadafi se produce en un contexto bien diferente al que vivía el país en 2003. El partido del Gobierno ya no es el PP». Escrito en Público.

    Es decir, en España, según el PSOE, hay ciudadanos de primera (PSOE) y ciudadanos de segunda (PP).

    Por cierto, Emilio, aún espero tu réplica a mi argumentación detallada sobre la inconsistencia lógica de tu idea federalista hispana. Déjate de retórica barata. Ahí consta mi argumentación. Se exige en el debate dialéctico honesto, agarrar esa argumentación y triturarla… si puedes, claro… Lo demás, que escribes, psicologismo de perra gorda. De paso también (no sé si eres profesor de filosofía) léete algún manual de falacias, porque tu último mensaje es una muestra de libro.

    • José Miguel
      24 marzo 2011 a 14:52 #

      Por cierto, Emilio, cuando escribes “siguiendo a sus filósofos de cabecera:…” ¿acaso nos quieres decir que tú no sigues a nadie, que eres una conciencia filosófica prístina, que tienes “ideas propias”, extraídas de la mismidad de tu propia autoconciencia? ¿Nos quieres decir que eres puro filosóficamente, alma incontaminada? ¡Oooh!… Emilio, el Solo con el Solo. Eres divino pero, claro, los que seguimos a la filosofía de genuina raza somos impíos; no nos inclinamos a esa “comunidad de diálogo”, donde “todas las opiniones son respetables”, donde da igual ocho que ochenta, porque lo importante es la “libertad de decir lo que uno piensa”, en la Comunidad de los Santos en armonía infinita. Para “ejercicios espirituales” ya son suficientes los de siempre.

  53. 24 marzo 2011 a 15:30 #

    Antes de nada, celebro que algunos vayan cayendo del caballo, dándose cuenta de que en que buena parte los centros haya orden nos corresponde a nossotros, ¿a quién si no? Hace ya mucho tiempo invité a que el personal se pusiese al día de los RRI de su centro, donde se recogen las normas. Descubrirán que los papeles pueden servir para algo ( y si no que no los hagan), y que tienen todo el derecho y la obligación de exigir su cumplimiento. A un alumno no hay que gritarle (¿para qué?), no hay que repetirle las cosas veinte veces (pierde sentido), no hay que amenazarle( es pérdida de tiempo)…, se le habre un parte, se remite a la Comisión de Convivencia y se le manda a su casa. Y esa tarea es nuestra, de nadie más. Si no hacemos nada, los equipos directivos pueden escudarse en que no tienen ningún informe negativo de ese alumno.
    Hay quien dice que no tenemos autoridad sobre los alumnos. ¡Pues claro que sí!, en el momento en que tenemos responsabilidad sobre ellos. Eso sí, en cuanto un padre me quita la autoridad sobre su hijo, en ese mismo momento dejo de asumir responsabilidad sobre él.
    También se habla de profesores involucrados. Es lo que yo he llamado “plus de implicación”, que no es, según están las cosas, más que exigir a cada uno que haga la tarea que le corresponde, aunque algunos pensemos que haya que hacer más, pero ese es nuestro problema. No estaría mal, como se dice, que impartan las clases y se asuman las tareas por las que nos pagan. Para muchos eso ya sería un buen objetivo.
    Y a quien le moleste hablar de derechos humanos, educación de la ciudadanía, valores cívicos…que nos diga cual es su propuesta; porque mientras filosofamos y no, algo habrá que hacer.
    Lo mismo que con el asunto de la guerra de Libia. En lugar de desarrollar tan interesantes teorías, sería muy interesante que nos presentasen cual es su postura. Más que nada, porque mientras debatimos siguen muriendo personas. Es lo que tienen las guerras, que no nos dejan filosofar, o se interviene o no. Y no vaya a ser que por omisión, cometamos el pecado, como ya ha ocurrido en conflictos anteriores. Yo dejé dos preguntas, que invito a que el personal las conteste, para hacernos idea real de cómo ve cada uno lo de Irak y esto de Libia:
    ¿Apoyarías otra intervención semejante a la de Irak?
    ¿Dejarías de apoyar una intervención como la de LIbia?

    • anonimo
      25 marzo 2011 a 12:47 #

      En fin, las operaciones militares en Libia no responden a las buenas intenciones que nos dicen. Y si así fuera, el resultado de muerte y destrucción que dejarán los cientos o miles de bombardeos y la probable intervención militar terrestre de los ejércitos occidentales dentro de unos meses será una manera más de colaborar en el despropósito de buscar una solución violenta a una situación violenta generada con total consciencia anteriormente. Si los países occidentales quisieran promover con seriedad una bien intencionada liberación de los pueblos oprimidos de todo el mundo, no venderían armas a dictaduras infames, no tendrían intercambios comerciales y financieros con regímenes opresores, no tendrían relaciones políticas amigables con corruptos dictadores, ni serían tan incoherentes como para predicar la libertad y los derechos humanos y embarcarse en guerras imperialistas en lugares con gran interés geoestratégico y económico. En el caso de Libia, la reivindicación del no a la guerra se vuelve más necesaria que nunca.

      “Una guerra muy sexy” (Jordi Calvo Rufanges, diario Público)

      • Professor bad trip
        25 marzo 2011 a 13:11 #

        ¿Cuántas veces a lo largo del pasado siglo y el actual se tendría que haber tomado medidas contra la política criminal de los EEUU y Europa? El mal no justifica nunca otro mal, pero la hipocresía repugnante de Occidente, sus desatinos sensacionales, hace que sea muy difícil ya ver buenas intenciones en este mundo.

      • anonimo
        25 marzo 2011 a 13:15 #

        Sin contar la sensata reticencia de Alemania ni la hostilidad de la Unión Africana (que aglutina a 53 países, entre ellos alrededor de 11 naciones árabes, dependiendo de cómo se contabilicen) ni la incomodidad de varios países de Latinoamérica, ¿cómo se puede perorar sobre el apoyo de la comunidad internacional, con una abstención de la población de más de 40 por ciento del planeta, específicamente del BRIC?

        Una cosa es una zona de exclusión aérea y otra es asesinar con misiles Tomahawk a civiles malos (las tribus del coronel Kadafi) para beneficiar a las tribus buenas (sus opositores de Bengasi y, por extensión, de Cirenaica, donde se encuentran las mayores reservas de hidrocarburos: por eso son buenos).

        Después de la balcanización de Sudán, amputado en el sur (pletórico en petróleo), ¿se intensifica en Libia la guerra subrepticia de Occidente (sin Alemania) contra China e India por el control de las materias primas de África y el Medio Oriente, en particular por el oro negro del que son vitalmente tan dependientes?

        ¿Balcanización de Libia y/o guerra subrepticia contra India y China? (Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada)

  54. 24 marzo 2011 a 18:12 #

    ¡Éramos pocos…!

    “Rouco Varela reclama el voto el 22-M para quien se oponga al aborto, al matrimonio homosexual y EpC”.

    Me pregunto qué partido es ese al que alude Monseñor Rouco. Y también me pregunto si reclama democracia en todos los colectivos que reciben euros del Estado; y si pide igualdad para todos en dichos colectivos, y si esos colectivos presentarán cuentas claras como todos los ciudadanos, y si pide los mismos privilegios que ellos tienen para todos los ciudadanos, y si pedirá que todos ellos se autofinancien, y si pedirá que sus empleados nombrados a dedo los pagarán ellos…

    Aquí “to dios” de pone a dar lecciones. No me extraña que esté tan denostada nuestra profesión.

  55. José Miguel
    24 marzo 2011 a 20:41 #

    Emilios, Alonxos, Atticus, Serenus… los hay a patadas en este gremio, y dentro de él, en los Dptos. de “Filosofía”. Ya se ha dicho: tenemos a los Rouco con sotana y a los Alonxo sin ella. Pero son la misma miseria. Es más, los segundos ni siquiera tienen tradición sistemática de pensamiento, ni acción. Aquella lleva 2.000 años, estos llevan dos décadas y han dejado el sistema educativo en estado vegetativo. Estamos, más que nunca, rodeados de predicadores: psicólogos, pedagogos, tutores, monitores, educadores, orientadores, asistentes sociales … para individuos cada vez más débiles, necesitados de asistencia, de muletas… mientras que aquellos saberes académicos que dotan de genuina fortaleza quedan arrumbados, aparcados, como lujo al alcance de muy pocos, aquellos que manejarán a su antojo al rebaño que pastorean aquellos predicadores. Un predicador me ahorra cien gendarmes, nos decía Napoleón.

  56. Maximiliano Bernabé Guerrero
    24 marzo 2011 a 21:32 #

    Alonxo, en Libia dentro de poco harán falta tropas de choque… La Légion t’appelle… Sur les arènes, la gloire…

    • Jesús San Martín
      24 marzo 2011 a 22:03 #

      ¿Cómo va la compra de garbanzos Maximiliano?

      Aparecen discrepancias sonoras

      http://www.elconfidencial.com/cultura/2011/guillermo-toledo-sobre-intervencion-libia-zapatero-20110323-76536.html

      Portugal sin gobierno, le rebajan el rating, los bonos a diez años por encima del 7% y la intervención al caer, y los bancos españoles los que más prestamos tienen concedidos a Portugal. Esto y Libia han disparado el oro, en fin, ¡si me hubiera dedicado a la búsqueda de la piedra filosofal, en vez de a la venta de las matemáticas que nadie quiere comprar!

      Lo que no voy a hacer es apostarme una tableta de choco negro a que meten tropas de tierra en Libia, porque la perdería (quiero decir tropas a la vista de todos, porque a la vista de nadie hace tiempo que están). Me imagino que sabrás que el gran pacifista ofreció nuestro super-portaviones-galáctico para la obra, pero el radar tridimensional no funcionaba y no puedo ir. Creo que le han incorporado un tirachinas para suplir los misiles, eso sí, de diseño logsiano.

    • Jesús San Martín
      25 marzo 2011 a 13:47 #

      Hola Maximiliano. He visto que en algunos post ya han hablado de la intervención por tierra y del fin último de la acción: el petróleo; veo que desde el mismísimo diario El Público.
      He encontrado el principio de “la ayuda humanitaria”, ni más ni menos que en la mismísima red Voltaire (seguro que alguien la acusará de antiZp)

      http://www.voltairenet.org/article169073.html

      Cambiando de tema:
      Islandia superará su crisis (boom), Grecia no es Islandia (Boom), Irlanda no es Grecia (Boom), Portugal no es Irlanda (Boom). España no es Portugal. Traduzco la última frase: no se agolpen que no podemos con todos al mismo tiempo, siéntanse tranquilos y sobretodo no saquen el dinero del banco hasta que llegue la intervención.

      España no será intervenida, igual que el ataque a Libia es una acción humanitaria y no una acción premeditada por el control de las materias primas. Luego no lloremos.

  57. Mari
    25 marzo 2011 a 16:31 #

    Mire, usted dice: “… sino explicar qué sentido tiene hablar de democracia en nuestra sociedad unidimensional de masas”. Pues explíqueme, usted, a mí, que quiere decir esto y quién hace tal descripción. ¡Ah! Y no me ponga el significado que estas palabras tienen en el diccionario porque también las sé, y es por ello por lo que imagino lo que significa, pero, por si acaso usted le pone otro significado o lo enlaza a otra descripción, o filosofía, pregunto también.
    En cuanto a lo que significa para mí ser partidaria de una democracia igualitaria, decirle que no es ni más ni menos que el que tiene en el diccionario, que no es poco; imagino que los que se encargaron de definir estos términos ya pensaron bastante.
    Pero como no me importa explicárselo con mis propias palabras y desde mi propio sentir, decirle que, resumiendo mucho, para mí, una democracia igualitaria (y, por tanto, participativa) es la forma de gobierno de un país que otorga a cada uno de sus ciudadanos los mismos derechos e exige los mismos deberes (salvo excepciones: enfermos, etc., a los que hay que proteger). Y, además, trata de excelente a todo aquel que se esfuerza en hacer bien su trabajo, en ser un buen padre… y ciudadano, contribuyendo a la mejora de la sociedad, ya sea labrador, carpintero, médico, maestro, científico, etc. (ya sé que no somos tan completitos, pero todo es intentarlo y también sé que se puede contribuir sólo en alguna parcela de nuestra vida: como padre o profesional o ciudadano… y en otras no, pero esto hay que evitarlo, mejor… en todas). Por no cumplirse estas razones y otras muchas más como éstas – en nuestro país, para que irnos más lejos – CRITICO nuestra democracia, ésta no premia el esfuerzo y el bien hacer. Una persona puede tener unas excelentes condiciones para ser pintor, pero si no trabaja mucho, si no se esfuerza, no llegará a serlo. Y es esto, desde mi criterio, uno de los males de la sociedad de hoy, se aplaude la chabacanería, el insulto fácil, la tontería, la malicia, etc.; se manipula, se hurta, etc. Hay que valorar de igual manera a todos siempre que no se demuestre pereza y/o egoísmo (desde mi punto de vista, dos de los más grandes vicios o males del hombre).
    Para conseguir lo que entiendo por una democracia igualitaria (y participativa) necesitaríamos, entre otras cosas, unos centros educativos eficientes, muy eficientes (y mucho dinero, gran problema: qué dinero y cómo gastarlo) ya que el problema no es sólo de niños, adolescentes y jóvenes, sino también de papás… de ciudadanos en general. Esta forma de gobierno, entiendo, no pretende docilizar (creo que no existe la palabra) a la juventud… a la ciudadanía, ni sólo mostrar la cara sucia (cristales que se limpian con el agua del wáter), que también será a veces necesario, se trata principalmente de enseñar a jugar, de explicar las reglas del juego y entrenarse (para ir aprendiendo a participar desde muy jovencito) y… jugar limpio. Pero esto a quién puede interesar…
    Las cosas no por más sencillas tienen que tener menor valor.
    Hay algo que me corroe: Qué hay del derecho al trabajo.
    Y no a la guerra.
    Saludos

  58. Mari
    25 marzo 2011 a 16:35 #

    CRITICO Y LUCHO.

    Perdone se me olvido nombrarlo, Francisco Javier.

    • Professor bad trip
      26 marzo 2011 a 11:48 #

      Es lo más normal del mundo, estimada Mari. Y es un rasgo definitivo de nuestras democracias del XXI: todo el mundo opina y todo el mundo lucha de acuerdo al principio universal: Jeder für sich und Gott gegen alle, que traducido es: “Cada uno a lo suyo y Dios contra todos.”

  59. José Miguel
    26 marzo 2011 a 0:42 #

    Los Emilios, Alonxos, Atticus y demás sujetos que se llenan la boca de “valores”, “derechos”, “democracia” y demás palabrería “sublime”, me recuerdan a aquellos “parlamentarios” que al entrar Tejero con pistola en mano en el Parlamento, excepto tres hombres (más que eso, político en sentido estricto) que se mantuvieron firmes frente al golpista, todos los demás se escondieron como conejos, además, durante bastanta tiempo, dándose la escena más patética e indigna que imaginar uno pueda en la vida política. Pero no veas como celebran conmemoraciones dando efusivos vivas a la democracia, la libertad y bla, bla… esa panda de pusilánimes, de cobardes charlatanes, cuya única dignidad posible habría sido retirarse de la política para siempre.

  60. José Miguel
    26 marzo 2011 a 9:12 #

    Y yo me pregunto: qué sentido tiene que quienes se postulan como educadores o predicadores escriban en una página cuya denominación es “Deseducativos”. Puesto que el predicador no razona, sólo predica, lanza sermones a diestro y siniestro, la antítesis de la Filosofía. Es más, ahí tenemos al predicador Alonxo que nos recuerda a aquellos Padres de la Iglesia, representantes de lo que algunos designan como cristianismo cerrado, o también a aquéllos que más tarde (ya en la Escolástica) son conocidos como antidialécticos: en ambos casos se sugiere que el buen cristiano debe dejarse de disquisiciones y filosofías, de vanas curiosidades, en suma, que a nada conducen si no es a la duda y con ella quién sabe si también a perder el alma. Y los Alonxos, Emilios, Atticus, se conciben como salvadores de almas ciudadanas.

    Y decía San Pablo:

    “Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo..”

    (Co 2:8, Reina-Valera 1909)

    Alonxos, Emilios, Atticus, Serenus…, son continuadores de tal principio. Es la gangrena de los Departamentos de Filosofía, gracias al gobierno antifilosófico del PSOE y su podrida LOGSE, que introdujo a los nuevos sacerdos, los psicopedagogos logsianos y los educadores de ciudadanía.

  61. José Miguel
    26 marzo 2011 a 9:26 #

    La democrática asamble ateniense condenó a muerte a Sócrates. Ahora la democrática socialdemocracia vuelve a condenar a muerte a la Filosofía con la cicuta de la Educación para la ciudadanía. La diferencia es que a diferencia de Sócrates dentro de los dptos. de Filosofía, hay quienes se la toman gustosamente: Emilios, Atticus, Serenus…

  62. serenuszeitb
    26 marzo 2011 a 11:19 #

    No, Jose Miguel, te equivocas.

    Defiendo la asignatura de filosofía y me he opuesto a su conversión en Filosofía y ciudadanía y a su reducción horaria en la comunidad valenciana. Algo que he hecho suscribiendo manifiestos, escribiendo sobre el asunto desde hace unos seis años y hablando de ello tantas veces como se ha terciado -que han sido muchas.

    Saludos

    • José Miguel
      26 marzo 2011 a 12:10 #

      A Serenus: entonces no queda más que alegrarse y pedirle disculpas por haberlo incluido en la casta de los predicadores.

      Un saludo.

  63. 26 marzo 2011 a 13:19 #

    Lo que demuestra este último comentario José Miguel es que tu actitud no es la que caracteriza al filósofo, más proclive a la duda que a la seguridad sin pruebas, siempre dispuesto a considerar todos los extremos de la cuestión y no a dejarse llevar por la furia ciega.

    Tu actitud es la del inquisidor que acusa por si acaso y cree el asunto zanjado con un: entonces perdón, cuando pillado in fraganti no le queda otro remedio que recular. Que pretendas ser el paladín de la Filosofía con ese proceder sólo nos recuerda la fábula de la Zorra y las uvas, y también que a veces quien más se arroga el título es quien menos se lo merece.

    ¿Qué dirás cuando descubras que no pertenezco a ningún departamento de filosofía, ni defiendo las políticas del PSOE, ni la Logse, ni el secesionismo, ni tantas otras cosas que tú has querido dar por supuestas con esa actitud mezcla de inquisidor y matón de barrio? ¿Pedirás disculpas después de veinte comentarios insultando con un simple: te borro de la lista de sospechosos?

    Si tuvieras un poco de decencia lo primero que harías sería pedir disculpas y retirar todos tus insultos e insinuaciones sin esperar a que cada uno de los mencionas te demuestra que lo que afirmas sólo está en tu cabeza y tu mala leche.

    • José Miguel
      26 marzo 2011 a 13:45 #

      A Emilio: tu circunstancia personal es irrelevante. Aquí lo relevante es el debate abierto sobre la necesidad de la Educación para la ciudadanía. A Serenus le pido disculpas en los particular, y aunque no lo haya escrito antes, su postura es ambigua por el mismo hecho de plantear en su primer escrito que da pie a este hilo, las preguntas sobre la necesidad de EpC. Plantearse ya las preguntas es caer en la trampa creada por el PSOE, es decir, admitir el principio. ¿Por qué no ha preguntado Serenus la necesidad del PSOE de meter una EpC, y no sólo eso, sino una EpC con toda la pseudoideología que contiene su currículum? Esa sí hubiera sido una pregunta filosófica ¿por qué ahora nos plantea usted esto? ¿Por qué cambiar el nombre a una disciplina administrada, con siglos de raigambre académicas, es más, es la disciplina que funda la propia Academia, la primera en la HIstoria, nombrándola con el infame sintagma de “Filosofía y ciudadanía”? Un filósofo va a la raíz del problema, a su origen, porque sabe que, de lo contrario, el debate es incompleto, falaz, distorsionado.

      Sigues con tu retórica psicologista habitual. A mí me da igual lo que defiendas o no. Lo que no me da igual, desde una praxis filosófica honesta, es que se te oponga una argumentación elaborada sobre una interpretación particular tuya de la realidad, y ni siquiera la tocas. Y continuamente, tus mensajes se van por peteneras psicologistas, pero, repito, jamás agarras el argumento, el mensaje.

      En ningún momento te he insultado. He explicado las consecuencias lógicas que se derivan de discursos como el tuyo. Lo que es exigible en una discusión honesta, es desmontar, desarticular todas y cada una de las argumentaciones que he escrito. Y, entonces, no cabrá ofrecerte mis disculpas, sino algo de rango superior, darte la razón. Cuando un oponente dialéctico muestra mayor potencia sólo hay que reconocerlo y apreciarlo, no disculparse, cosa que, en modo alguno, es tu caso.

      Me da igual que seas profesor de filosofía o no, porque como ya decía Aristóteles, todos somos filósofos, hasta el que niega serlo, y lo que importa es la cuestión, el problema, y cuando me dirijo a alguien y lo incluyo en el gremio de profesores de Filosofía, daría igual que no perteneciera a él, pues puede aportar argumentaciones potentes sobre el particular. Grandes filósofos hubo sin pertenecer a la filosofía administrada.

      Y vuelvo a preguntar: ¿como volver a unir lo que ya está unido? A esta pregunta que explicita tu contradicción es a lo que tienes que dedicar tu esfuerzo si de honestidad intelectual se trata, no a enviar escritos de indignación afectada.

  64. 26 marzo 2011 a 13:47 #

    Me da la sensación de que este comentario de Emilio lo compartimos la mayoria. Sin embargo, hay quienes se dedican a ponernos etiquetas a los demás, sencillamente porque “su verdad es la verdad” y lo que opinemos los demás solo merece su descalificación. Nada, absolutamene nada les hace pensar, reflexioanr sobre su práctica educativa, nada les sirve,…están sentado en su trono repartiendo lecciones e insultos a diestro y siniestro sin tener pajolera idea de lo que pensamos y hacemos los demás.
    Y con todo eso, esperan convertirse en líderes de no se sabe qué revuelta contra el sistema, pues nada aportan en tantos comentarios como vierten, sin citar una sola de sus propuestas. Un poquito de humildad no nos viene mal en esta nuestra profesión, más que nada porque hasta el más novato tiene mucho que aportar y trabajamos en un mundo tan diverso y complejo que se nos antoja que nadie pudiera venir a dar lecciones de nada. Si acaso opinar, mostrar su experiencia y escuchar a los demás. Y luego, si le sirve algo, aprovecharlo; y si no, proseguir con su bienhacer en el aula para que sus compañeros puedan mirarse en él y desde ahí, con el ejemplo y no con la palabrería, intentar cambiar algo.

    Por si a alguiejn le sirve, ahí dejo otro enlace para la reflexión:

    http://olahjl2.blogspot.com/2011/03/una-pedagogia-incierta.html

    Saludos.

    • José Miguel
      26 marzo 2011 a 14:20 #

      A Alonxo:

      1. De usted no aprovecho nada, porque,

      2. no escribe nada de lo que se pueda aprender, excepto una mecánica repetición del relativismo grosero, de presentar la ignorancia como supuesta “prudencia” o “humildad” (lea a Espinosa, y leerá sistemáticamente argumentado que la humildad no es virtud, excepto para el cristianismo y los predicadores; desde los dptos. de Filosofía entendemos la virtud como excelencia en la más genuina tradición filosófica).

      3. Y como su ignorancia es declarada por usted mismo (“trabajamos en un mundo tan diverso y complejo que se nos antoja que nadie pudiera venir a dar lecciones de nada”), haga el favor de renunciar a su condición de profesor, dado que no tiene capacidad alguna para dar lecciones. Claro que hay lecciones, y quien puede darlas. Aquí no comulgamos con presupuestos logsianos promovedores del igualitarismo en la mediocridad ignorante. Son subterfugios del débil, aquello que ya Kant denunciaba: “atrévete a saber”, y no a expandir su cobardía y pusilanimidad. En el saber, en la Academia, hay jerarquía, eso ni lo dude, y desde ella su actitud es clasificada como impotente, la de aquel que niega esa jerarquía, eso de que nadie pueda dar lecciones, enmascarando su propia impotencia. Y en la Historia académica se han dado sublimes y gloriosas lecciones, Otra cosa es que no todo el mundo está dispuesto ni capacitado para digerirlas. Lo patético es que ante tal realidad este gobierno ha optado por mirar para otro lado, engañándonos con el igualitarismo mediocre, que consideran democrático. Pero el saber, la excelencia no es democrática, no es de todos, sino de los menos (lean también a Espinosa sobre el particular). Y esta contradicción es insalvable, y la LOGSE es expresión de la falsa conciencia de negar tal contradicción. Y las consecuencias las estamos pagando todos.

  65. 26 marzo 2011 a 14:51 #

    Curiosamente, yo si aprendo mucho de usted y es el no copiar jamás su estilo marrullero, insultón y prepotente. Como, aún siendo tan docto e inteligente, no es capaz de rebatir lo que se dice, acude de inmediato al insulto y la descalidficación, como hemos observado en muchas ocasiones, y de lo que es buen ejemplo lo siguiente:

    José Miguel dice:
    6 febrero 2011 a las 22:38
    …”carencias de cualquier tipo”…. “ambiente adecuado”… “plus de implicación”… ¿Alquien entiende realmente a qué se refiere este sujeto? ¿Es un chamán, un predicador, un pederasta?

    También se puede aprender, así se lo hago saber a mis alumnos, de los contraejemplos, precisamente para no caer en esas artes impropias de un centro educativo o cualuier ámbito social, y privado.

    Como, insisto, es incapaz de debatir sobre el asunto que nos ocupa, se dedica a descalificar a quien no comparta su verdad única, absoluta e innegociable. Otro ejemplo:

    José Miguel dice:
    12 marzo 2011 a las 13:33
    Mire, Mari, me estoy hartando de su atrevida ignorancia, de su falta de conocimiento sobre las tipologías del conocimiento, de su evolución histórica.

    Todo lo que no se ajuste a su “verdad” es tachado con su particular “etiquetaje”, como si eso fuera un argumento. Eso sí, con un lenguaje que le describe sobremanera. Ejemplo:

    José Miguel dice:
    12 marzo 2011 a las 9:54
    He aquí la cheka pedagógica. Una vez más los psicagogos venden su tiranía, sus objetivo de someternos a su planes y programas, es decir, a sus intereses gremiales, como una sublime intención de mejorar la calidad de la enseñanza, y quien no haga genflexión será considerado un docente fascista, casposo, retrógrado, rancio.

    Los ejemplos son numerosísismos. Nos regala cada día, supongo que orgullosísimo, una buena retahíla de sus pensamientos más íntimos, los que le definen de manera más que diáfana. Por eso, no es necesario que los demás le dediquen un solo calificativo, no es necesario.

    Si tan buenas nuevas tiene para salvar nuestro nefasto sistema educativo, por qué no las expone en lugar de dedicarse con tanto afán a descalificar a los demás. Alúmbrenos con sus teorías, muéstrenos como trabaja usted en su aula, qué gran provecho obtienen sus alumnos. ¿Acaso es que no hay nada de nada en su labor educativa, nada de interés, nada aprvechable, nada significativo, y por eso insiste de continuo en lo pésimos que somos los demás sin explicar en qué se basa para realizar tal afirmación? Haga un esfuerzo, intente superar ese impulso irrefrenable que le impide mostrarnos sus virtudes y le obliga, incomprensiblemente, a repartir mandobles a todo cuanto se mueve. Intente controlar, si puede, esa pasión por la intolerancia y háganos una exposición de su buen hacer en educación, que es lo que nos ocupa.

    Usted mismo lo reclama, dé ejemplo.

    José Miguel dice:
    26 marzo 2011 a las 13:45
    Aquí lo relevante es el debate abierto sobre la necesidad de la Educación para la ciudadanía.

    Si lo relevante es el debate sobre la EpC, no se contradiga, dedicándose a la descalificación personal y atribuyendo de todo a quienes no conoce ni de lejos, sacando conclusiones totalmente erróneas y definiendo sin acierto a quienes no defiendan su “verdad”, única y dogmática.

    Como ve, su objetivo se ha cumplido. A la fuerza ahorcan. Tanto insisitir con sus descalificaciones ha provocado que unos y otros le contestemos. Enhorabuena, ya tiene entretenimiento para el fin de semana. Y ya que nos va a responder, demuéstrenos que es capaz de argumentar sobre lo que se ha dicho en el debate sobre la EpC. El resto ya lo conocemos, ya sabemos de qué es capaz. Aunque, me temo, puede superarse. Al tiempo.

    • José Miguel
      26 marzo 2011 a 15:47 #

      A Alonxo: actúa como Emilio, retórica barata. Pero yo me limito a su discurso y las flagrantes contradicciones que contienen. Una muestra: es usted un profesor o un maestro declarando que “nadie puede dar lecciones de nada”. Es un principio en sí mismo contradictorio por:

      1. Un maestro o profesor declarando que no puede dar lecciones de nada. Tiene la misma consistencia lógica que pedir un plato de merluza sin merluza.

      2. Declara como principio que “nadie puede dar lecciones de nada”. Pero el principio mismo es una lección, una lección de que no es posible la propia lección.

      3. No hay conexión lógica, es decir, no se puede deducir de la “complejidad del mundo” el que “nadie pueda dar lecciones”. Existen lecciones, y la propia Academia es lugar de lecciones, Es más si no hay posibilidad de lecciones, se disolvería la propia distinción entre maestro o profesor y alumno. Posiblemente Alonxo, esté operando desde coordenadas monistas, envuelto en metafísica teológica o de la mathesis universalis cartesiana, por poner un ejemplo.

      Aparte de estas contradicciones palmarias, sus escritos son repetitivos, mecánicamente divagantes y vacíos. Seguimos esperando su fundamentación de esos valores que tan vehementemente ha postulado, pero sin decirnos cuáles, y cómo son fundamentados, no sólo los valores, sino el hecho de estimarse capacitado para “enseñarlos” académico-profesionalmente a los demás.

      • José Miguel
        26 marzo 2011 a 15:53 #

        Por cierto, no intento quitar a Alonxo ni un pelo de razón en declararse sujeto impotente para dar lecciones de nada. No entro en esa cuestión. Su caso particular, como tal, no viene al caso. Se ataca ese principio genérico de que nadie pueda dar lecciones y, sobre todo, basado en un motivo inconsistente, es decir, la “complejidad del mundo”.

    • José Miguel
      26 marzo 2011 a 16:08 #

      Sé de usted, por sus mensajes, que no es muy inclinado a las sutilezas conceptuales, pero este asunto merece un atento examen por la siguiente interrogante que se me presenta insistentemente: si usted se declara impotente para dar lecciones, qué hace usted con los niños, ¿eh?, en qué consiste ese “plus de implicación”… ¿eh?… ese “ambiente adecuado”… Explíquenoslo señor Alonxo, creo que es obligado hacerlo por su parte, sobre todo, para aclarar ciertas dudas, suposiciones, deducciones… francamente preocupantes. En fin, que su caso es realmente complejo, estoy de completamente de acuerdo con usted.

  66. Luzroja
    26 marzo 2011 a 20:43 #

    Copio los objetivos del área de EpC en el currículo de primaria, de la comunidad autónoma de Aragón

    “La Educación para la ciudadanía y los derechos humanos en esta etapa tendrá como objetivo el desarrollo de las siguientes capacidades:

    1. Desarrollar el conocimiento de uno mismo, la autoestima, la afectividad y la autonomía personal en sus relaciones con los demás, así como una actitud contraria a la violencia, los estereotipos y prejuicios.

    2. Incrementar las habilidades emocionales, comunicativas y sociales para actuar con autonomía en la vida cotidiana y participar activamente en las relaciones de grupo, mostrando actitudes generosas y constructivas.

    3. Conocer y apreciar los valores y normas de convivencia y aprender a obrar de acuerdo con ellas. Apreciar el valor de la colaboración, el pacto y la participación. Valorar las ventajas que nos aporta la concordia entre las personas y las instituciones, la cooperación, la libertad de establecer pactos y el respeto a los mismos. Estimar la importancia de la lealtad a la palabra dada.

    4. Reconocer la diversidad como enriquecedora de la convivencia, mostrar respeto por las costumbres y modos de vida de personas y poblaciones distintas a la propia.

    5. Conocer, asumir y valorar los principales derechos y obligaciones que se derivan de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la Convención sobre los Derechos del Niño, de la Constitución Española y del Estatuto de Autonomía de Aragón.

    6. Conocer los mecanismos fundamentales de funcionamiento de las sociedades democráticas, valorando la participación en la vida ciudadana, el papel de las administraciones en la garantía de los servicios públicos y la obligación de los ciudadanos de contribuir a su mantenimiento y cumplir sus obligaciones cívicas.

    7. Conocer y valorar el carácter democrático y representativo de las principales instituciones políticas de Aragón y el deber que tienen de servir a los intereses generales de los aragoneses.

    8. Identificar y rechazar situaciones de injusticia y de discriminación, mostrar sensibilidad por las necesidades de las personas y grupos más desfavorecidos y desarrollar comportamientos solidarios y contrarios a la violencia.

    9. Tomar conciencia de la situación del medio ambiente y desarrollar actitudes de responsabilidad en el cuidado del entorno próximo.”

    • Jesús San Martín
      26 marzo 2011 a 21:05 #

      Estos nueve mandamientos se resumen en dos: todos somos iguales, pero los aragoneses más iguales.
      (Catecismo básico, de Rebelión en la granja – de las ovejas hispánicas-)

    • Jesús San Martín
      27 marzo 2011 a 9:34 #

      El lenguaje políticamente correcto y la oposición a la violencia buscan exactamente lo mismo: ciudadanos aprobatorios y mansos, a los que expoliar sin ninguna oposición. El repugnante lenguaje “políticamente correcto” busca que incompetentes como los que nos gobiernan no puedan ser calificados como lo que son: lerdos, idiotas, incompetentes y trepas, por un lado, y sinvergüenzas y chorizos por otro. Mientras que la oposición a la violencia (qué mujer a la que se intentase violar no intentaría defenderse violentamente si se terciara) busca que el expolio (retraso de la jubilación, bajada de sueldo,…) no tenga la contestación que está teniendo en todos los países europeos, pero que los medios controlados por estos demócratas de lengua bífida no muestran. Obviamente, todo ello se edulcora con la dosis necesaria de buenismo y relativismo para que te lo tragues, que si derechos humanos, que si la carta de lo otro. El resultado es la técnica de caza que usan los esquimales. Matar a un oso blanco está “chupado”, de verdad, no bromeo: sólo hay que darle un pedazo de carne congelada para que se la coma. Claro, que la carne lleva doblado un buen pincho, y cuando se descongela la carne en el estómago, el pincho se estira y atraviesa el estómago, matándo poco a poco al oso. Nos están haciendo tragar el pincho (lenguaje políticamente correcto, oposición a la justa y necesaria violencia contra los dictadores) con un pedazo de carne (la asignatura de marras) y nos está atravesando, no el estómago, sino el alma (paro, bajada de sueldo, retraso de la jubilación hasta el día de tu muerte, aceptación de guerras imperialistas, destrucción del futuro de nuestros hijos). ¡Discutamos que si la carne es de ternera o de buey, y no miremos lo que lleva dentro! ¡qué nadie se opone a la carne, se opone al pincho!

  67. Mari
    26 marzo 2011 a 20:46 #

    Quisiera aclarar algo, pero por favor, José Miguel, si me lee, que no creo, ya sé que mi ignorancia y memez no le interesan, y para qué perder su tiempo leyendo estas cosas… aunque, por si acaso, decirle que no contesto a uno de sus últimos comentarios, en el cual usted menciona esto de lo que voy a hablar.
    Decía que quisiera aclarar algo, sí, algo referente al relativismo, del que no pocas veces se ha hablado aquí. Y del que, a pesar de lo que pueda creer alguno, no soy partidaria. Creo, que, no digo en este blog, se suele confundir relativismo con pluralismo. Y aunque supongo, que ustedes, que son más doctos que yo en la materia, no lo confunden y que por mis anteriores comentarios se puede deducir que no soy relativista, sino partidaria del pluralismo, quisiera explicar por qué, desde mi punto de vista, la idea de democracia igualitaria es plural y no relativista.
    Para el relativista todo es relativo y una cosa vale igual que la otra, para el partidario del pluralismo todo no vale igual. La persona partidaria del pluralismo respeta todo lo respetable, pero no valora todo lo respetable de igual manera. El valor para la persona plural, a mi modo de entender, adquiere una dimensión horizontal (a modo de la recta de los números reales).
    Ejemplos: No puedo valorar igual a un alumno que se esfuerza, que a otro que no lo hace; ni al que respeta las normas de clase igual que al que no las respeta; no puedo valorar igual al ciudadano que se salta las normas de circulación cada vez que le parece, que al que lo hace; y no puedo pagar lo mismo al que hace bien su trabajo que… al chapuza.
    La inteligencia de una persona es muy importante, pero el inteligente o el superdotado o el genio, suele serlo para una o varias ciencias o habilidades o artes, pero no para todo. Estos seres superiores necesitan de los otros también para sobrevivir, pueden aportar avances importantes a la sociedad… o no, pero ellos, si van a necesitar siempre de los demás: cariño, ayuda en la enfermedad, que otro labre la tierra, etc. como necesitará cualquier otro ciudadano. No puedo valorar igual en lo que vale uno, si y sobre todo se esfuerza, que a otro que en la misma parcela vale menos, si y sobre todo además no esfuerza, pero puede que en otra parcela sea al revés, que el mayor valor se lo tenga que dar al otro…
    Lo inteligente en una democracia igualitaria y plural es contar con centros educativos eficientes, que sean capaces de ayudar a los alumnos a desarrollar todo su potencial, enseñándoles las reglas del juego… enseñándoles lo que hubo y lo hay, mostrándoles el mundo tal y como es, sin sesgos, incitándoles a pensar, a buscar la verdad siempre que sea posible, la justicia, o al menos a encontrar la mejor opción, para que , con el tiempo, puedan mejorar y recrear… la sociedad en la que les ha tocado vivir.

  68. 26 marzo 2011 a 21:41 #

    Aunque no servirá de nada; es lo que tiene esta profesión y así nos toca asumirlo en numerosas ocasiones, explicaremos lo que significa “dar lecciones”, expresión perfectamente conocida por todos, casi todos, y de fácil interpretación para casi todos también.
    Como quiera que uno, ya lo he dicho, no es dado a dar lecciones de nada, no será quien haga una interpretación subjetiva de tal expresión, siendo así que la RAE está dotada de más autoriza a tal menester, según dicen más arriba. Pues bien, a este propósito dice la RAE:

    lección.
    dar a alguien una ~.
    1. loc. verb. Hacerle comprender la falta que ha cometido, corrigiéndolo hábil o duramente.

    Bien, no parece que nos hayamos contradecido, si bien sospechamos que habrá alguna coma, alguna grafía susceptible de ser interpretada para darle la vuelta al sentido de esta expresión que, como digo, supuse que no necesitaba de explicación alguna. Parece que sí.

    No, no esperamos rectificaciones, ni disculpas, ni nada semejante. ¿Es posible que alguien se disculpe ahora por error tan infantil, cuando ha cometido error tras error, ha vertido insulto tras insulto, ha descalificado a los demás sin piedad, por ignorar una expresión tan conocida y tras usarla, otra más, para lanzarla a la cara de los demás?
    No, quien se siente en posesión de la verdad no admite errores, no se disculpa, no reconoce aquello de lo que, paradógicamente, acusa a los demás. A aquellos a los que llama predicadores, simplemente porque dicen que nadie es quien para dar lecciones, y por eso les acusa de ignorantes. Como si alguien que insulta y descalifica continuamente pudiera dar lecciones, es decir y siempre según la RAE, “Hacerle comprender la falta que ha cometido, corrigiéndolo hábil o duramente”, porque solamente conoce una acepción de la palabra “lección”.
    En fin., otra más y las que nos quedan.
    Eso sí, le felicito porque, poco a poco, va siendo capaz de escribir varias líneas sin descalificar a nadie. Eso ya es un logro.
    Y como su interés es volver a hablar de EpC, lo que disimula muy bien, le invito a ello.
    Por mi parte, ya lo he dicho en otras ocasiones, por más que miro los objetivos y contenidos de la materia, ahora aportados por Luzroja, gracias, no veo demonios ni infiernos, nada que no se considere ético, nada que invite a hablar de apocalipsis y nada que perjudique de modo tan cruel, como se dice por aquí, a los centros, al profesorado o al alumnado.

    • José Miguel
      26 marzo 2011 a 22:03 #

      Usted no escribió “dar lecciones”, sino “en un mundo tan diverso y complejo que se nos antoja que nadie pudiera venir a dar lecciones de nada.” Y esto último no figura en la RAE sino en su mollera. Y le he argumentado que sí hay quien puede dar lecciones en todas las acepciones de la RAE. Y en el contexto docente “corregir hábil o duramente” es práctica habitual, puesto que la relación profesor – alumno así lo exige (aunque dados los tiempos se haga prácticamente imposible ). Y la casta psicopedagógica administrada siempre está dándole lecciones a los docentes… etc. etc. etc. y así podría seguir poniendo muchos ejemplos, pero me limito a los más cercanos.
      Respecto a la EpC ya he argumentado suficientemente; sintetizando: es una puta mierda, por si no le quedaba claro. Ahora desmonte mi tesis sistemáticamente, y exponga qué valores, su fundamento, naturaleza y quiénes podrían ser maestros de virtud ciudadana. De usted sabemos que tiene exacerbado interés y creencia en su capacidad para talmenester. Pero razones no hemos leído ninguna.

      • José Miguel
        27 marzo 2011 a 7:37 #

        Y vaya paradoja que Alonxo afirme que “nadie puede dar lecciones de nada”, cuando él continuamente se postula como aleccionador de la virtud ciudadana en los demás inculcando no se sabe qué valores.

    • María
      27 marzo 2011 a 20:19 #

      “no parece que nos hayamos contraDECIDO”

      Decir, participio “dicho”
      Contradecir, ¿participio? ¿contraDECIDO? No, lo mismo, contradicho.
      Como profesor de lengua que es usted, no me extraña que no quiera que se use el diccionario para calificarle.

  69. José Miguel
    27 marzo 2011 a 0:07 #

    La guerra de Libia en versión Educacion para la ciudadanía: “Esta guerra contra Libia sea de las más humanitarias, humanistas, piadosas, humanas, jurídicas, legales, democráticas, demócratas, progresistas y avanzadas que haya podido conocer la humanidad en toda su larga historia. Hemos conseguido que las guerras sean decentes, éticas y jurídicas… Hemos conseguido colonizar jurídicamente las guerras y la política internacional…Hemos reducido todo acto político a la categoría de acto jurídico…”

    Un José Antonio Marina incluso hablaría de que estamos ante una guerra feliz.

  70. Atticus
    27 marzo 2011 a 10:11 #

    Hace unos días que dejé de leer y escribir aquí. Había dicho todo lo que tenía que decir y comencé a recibir improperios. De modo que me retiré al silencio. Vuelvo, ingenuo de mí, pensando que el debate se habrá reconducido y me encuentro decenas de comentarios y casi ninguna aportación seria. Eso sí, fuego cruzado, monopolio por parte de algunos y constantes expresiones fuera de lugar que también algunos juzgan como un uso adecuado de la razón con carácter descriptivo. Incluso el raca-raca contra los que ni siquiera respondemos.

    Creo que el cómo es tan importante como el qué. Lo siento, Serenus: las respuestas a tus preguntas se diluyen entre la hojarasca. Demasiado ruido. Apago mi ordenador hasta mejor ocasión.

  71. Francisco Javier
    27 marzo 2011 a 11:23 #

    ¡Mirad! Yo os muestro el último hombre.

    ‘¿Qué es amor? ¿Qué es creación? ¿Qué es anhelo? ¿Qué es estrella?’ -así pregunta el último hombre, y parpadea.

    La tierra se ha vuelto pequeña entonces, y sobre ella da saltos el último hombre, que todo lo empequeñece. Su estirpe es indestructible, como el pulgón; el último hombre es el que más tiempo vive.

    ‘Nosotros hemos inventado la felicidad’ -dicen los últimos hombres, y parpadean.

    Han abandonado las comarcas donde era duro vivir: pues la gente necesita calor. La gente ama incluso al vecino, y se restriega contra él: pues necesita calor.

    Enfermar y desconfiar considéranlo pecaminoso: la gente camina con cuidado. ¡Un tonto es quien sigue tropezando con piedras o con hombres!

    Un poco de veneno de vez en cuando: eso produce sueños agradables. Y mucho veneno al final, para tener un morir agradable.

    La gente continúa trabajando, pues el trabajo es un entretenimiento. Mas procura que el entretenimiento no canse.

    La gente ya no se hace ni pobre ni rica: ambas cosas son demasiado molestas. ¿Quién quiere aún gobernar? ¿Quién aún obedecer? Ambas cosas son demasiado molestas.

    ¡Ningún pastor y un solo rebaño! Todos quieren lo mismo, todos son iguales: quien tiene sentimientos distintos marcha voluntariamente al manicomio.

    ‘En otro tiempo todo el mundo desvariaba’ -dicen los más sutiles, y parpadean.

    Hoy la gente es inteligente y sabe todo lo que ha ocurrido: así no acaba nunca de burlarse. La gente continúa discutiendo, mas pronto se reconcilia -de lo contrario, ello estropea el estómago.

    La gente tiene su pequeño placer para el día y su pequeño placer para la noche: pero honra la salud.

    ‘Nosotros hemos inventado la felicidad” -dicen los últimos hombres, y parpadean’.

    Y aquí acabó el primer discurso de Zaratustra, llamado también «el prólogo»: pues en este punto el griterío y el regocijo de la multitud lo interrumpieron. « ¡Danos ese último hombre, Zaratustra, -gritaban- haz de nosotros esos últimos hombres! ¡El superhombre te lo regalamos!» Y todo el pueblo daba gritos de júbilo y chasqueaba la lengua. Pero Zaratustra se entristeció y dijo a su corazón:

    No me entienden: no soy yo la boca para estos oídos.

    Sin duda he vivido demasiado tiempo en las montañas, he escuchado demasiado a los arroyos y a los árboles: ahora les hablo como a los cabreros.

    Inmóvil es mi alma, y luminosa como las montañas por la mañana. Pero ellos piensan que yo soy frío, y un burlón que hace chistes horribles.

    Y ahora me miran y se ríen: y mientras ríen, continúan odiándome. Hay hielo en su reír.

    Friedrich Nietzsche
    Trad. A. Sánchez Pascual

  72. Francisco Javier
    27 marzo 2011 a 11:49 #

    Del desparrame que ha cundido a raíz de la Ciudadanía en liza, una cosa al menos queda clara: no existe un mínimo consenso (lo cual es verdad a nivel de la ciudadanía) sobre la idoneidad de una asignatura, que para lo único que parece servir es para sembrar discordia. Si además tenemos en cuenta que es, seamos realistas, una asignatura con muy poco peso académico, y que va a estar siempre sometida a los vaivenes de nuestra democracia partitocrática (ahora la pongo, ahora la quito) resulta del todo cuestionable su presencia en los planes de estudio (perdón: curri-culo.)

    Por otra parte, este tipo de discusiones no benefician a nadie, excepto a aquellos que desearían que este espacio de crítica educativa desapareciese de una vez. Creo que conviene recordar que Deseducativos nace a partir de un Manifiesto en el que está perfectamente trazado cuál es su finalidad, su espíritu. Seguro que hay multitud de páginas muy interesantes centradas en la pedagogía y en las que debatir sobre métodos, etc., pero fundamentalmente no se trata a mi juicio de un foro de opinión. Si queremos que esto avance en la buena dirección, debemos intentar mantener la serenidad y la mesura necesarios para no precipitarnos a su autodisolución.

  73. 27 marzo 2011 a 15:06 #

    Efectivamentge, la EpC nace en una profunda discordia. Dicha discordia, ahí están las hemerotecas, obedece a intereses partidistas como de ello nos ofreciron varios ejemplos los políticos valencianos y madrileños. En el caso de Valencia hasta sobrepasar el ridículo con su ocurrencia de impartirla en inglés. Esa fue toda la discordia-¿o alguien piensa que en ese caso la oposición no iba a crear discordia, cuando la ha creado en todo lo demás?- que, unida al jaleo de la jerarquía eclesiástica, que sabe muy bien a qué apuntarse y a qué no, fue todo lo que dió de sí en su día la implantación de la EpC.
    Desde entonces, diferentes sentencias por medio, todo lo que se ha argumentado en contra de la materia es:
    – Los contenidos de algunos libros de texto.
    Quienes se apuntaron a esta consigna buscaron y rebuscaron hasta encontrar la frase, la palabra, la anécdota que les ayudase a mantener su posición. Y la encontraron en una determinada editorial, y fuese. Si tuviésemos que impartir las asignaturas cuyos textos no tienen incorreccion alguna…
    – Adoctrinamiento.
    Cualquiera que haya visto los contenidos y los objetivos que se proponen en EpC, observará que nada hay en ellos que apunte a ese tan cacareado “adoctrinamiento”. La manipulación que pudiera hacerse, según algunos, con esta asignatrura, no dista nada de la posibilidad de hacerla con otras materias.
    – Escaso peso académico.
    No podemos estar en la procesión y repicando. Si tan nociva es, ¿por qué quieren que haya más horas? ¿O es tan perniciosa por la escasez de horas? Aclárense.
    – Falta de consenso.
    En este país el único consenso posible y demostrable es la subida del propio sueldo que acuerdan nuestros políticos, ya estemos en época de crisis o de bonanza. La EpC no está más dispuesta al gobierno de turno que la ley vigente en educación, lo que es mucho más grave.

    Si alguien dispone de otros argumentos, debe exponerlos con la argumentación correspondiente. No se puede sentenciar en base a la consigna del “no a todo”, sin conocer en qué consiste la EpC y cuáles son sus contenidos y objetivos.
    No vaya a ocurrir como con otras leyes: aborto, matrimonio homosexual,…, que quienes se rasgan las vestiduras con su aprobación son los primeros en aprovecharse de ellas.
    Resulta paradógico que muchos detractores de la EpC sean incapaces de mantener un debate, respetar las distintas opiniones, exponer sus ideas sin insultar a los demás, aceptar las diferencias,.. . Solo por eso ya está justificada su existencia. Y no hablamos de alumnos, hablamos de profesores.

  74. Mari
    27 marzo 2011 a 16:00 #

    Francisco Javier, espero haber contestado a su pregunta, quizás no era lo que esperaba, pero… Tiene usted razón en bastantes cosas de las que dice, al menos desde mi criterio. Así que comentaré unas cosillas y le haré, a usted Francisco Javier, unas cuantas preguntas por si quisiera aclarármelas:
    1. En cuanto al manifiesto. Lo leí en su momento, y vi en él algunas cosas interesantes y otras, que eran, desde mi punto de vista, injustas. Pero bueno, pensé, es cuestión de hablar, a ver si podemos llegar a algunos acuerdos. No lo firmé, pero creí que podría ser un comienzo, ya que, muchos opinamos, que las cosas en lo educativo tienen que cambiar. Así imagino que al resto de personas que escriben aquí y que, como yo, mostramos diferencias con ustedes, los que piensan muy parecido y que son la inmensa mayoría, lo hacen porque también creen que debe haber un cambio, no creo que lo que quieran sea que desaparezca este espacio – aunque a esto tendrían que contestar ellos. Mi intención no es ésta, desde luego. Mire, más de uno estamos cansados de mirar aquí y allá y en todas partes pasa lo mismo… Lo mío es lo más de lo más… Dice que es un espacio crítico… pues dejen que la gente critique, siempre que lo haga con educación, y digan cosas con sentido, aunque no gusten…
    2. La intención de los blogs abiertos, entiendo, foros de opinión, sirven para que las personas opinen, lleguen a acuerdos, y con el tiempo puedan tener la fuerza suficiente para que lo que tiene que cambiar, al menos, en parte cambien (lo que realmente ocurre pocas veces, pero que siempre creo hay que intentar). Aunque puede ocurrir, como usted dice, que el objetivo de este espacio sea otro, imagino, no lo ha dicho, que puede tratarse de un espacio donde sus creadores hablan de educación y las personas que en el entren lo hagan sólo para, sin preguntar ni opinar, adherirse a su causa, aplaudiendo sus magníficos escritos, ¿se trata de esto? (pues a mí no me dio esta impresión cuando entré aquí, leí el manifiesto e intuí que no había demasiado bullicio). En un principio llegué a pensar que se pudiera tratarse de un blog educativo que no pretendía cambiar nada, sólo quejarse, no deseaba conocer seriamente la realidad de su país en este tema, que no había hecho un análisis serio inicial de la situación, y que se había movido sólo por cierta ideología, que no tenía clara, y por lo que habían visto los creadores del blog… en sus respectivos centros y por lo que decían ciertos medios de comunicación afines a sus ideas, y que habían lanzado una serie de “ideas pedagógicas” – intuibles, como mucho, en el manifiesto- desde mi punto de vista sin fundamentar adecuadamente. Después cambie de opinión y ahora ya no sé lo que pienso. Porque no puedo creer que se trate sólo de un espacio donde uno escribe y otros alaban lo bien que lo hacen los otros, lo bien que razonan y escribe, aunque esto tampoco sería criticable, cada uno es muy dueño de hacer lo que le venga en gana, siempre que no joda a los demás. No quiero seguir dándole vueltas al asunto, sea como sea, podían aclararlo, cuál es el objetivo real de este “foro” y cuál su ideología. También pudiera ocurrir que se trate de un grupo de filósofos que defienden lo suyo, lo que me parecería muy procedente (no soy partidaria que desaparezca esta asignatura en bachillerato, es más la considero esencial, debería contar con más horas, además creo que la ética debería estar incluida en la asignatura de educación para la ciudadanía, en todos los cursos desde quinto de Primaria por lo menos, pero esto ahora es otro tema). En fin…
    3. En cuanto al reconocer, como usted hace, que en esta cuestión no hay consenso y que esto ya se sabía, decirle que yo, aunque también lo sabía, he aprendido mucho con los comentarios de algunos de ustedes, he apreciado puntos de vista que nunca habían detectado, comenzando por el análisis de cabecera. He intuido más intereses de los que hasta la fecha había vislumbrado. Para mí ha sido enriquecedor, hoy conozco un poco más el tema, aunque según Goethe “Con el conocimiento se acrecientan las dudas”
    Al buscar esta cita encontré estas otras (ya saben cortar y pegar)
    “La sabiduría es hija de la experiencia” Leonardo da Vinci
    “ La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad” Aristóteles
    “El hombre sabio no lo es en todas las cosas” Montaigne
    “ Por los defectos de los demás, el sabio corrige los propios” Pubilio Siro
    “ El conocimiento y la comprensión sobre los demás es sabiduría” Lao-tsé
    “ El sabio sólo usa de acritud contra sí mismo, y es amable con los demás. Plutarco.
    Y Napoleón decía: “Los sabios buscan la sabiduría; los necios creen haberla encontrado”. En fin… no sé…
    Y Sócrates decía: “Sólo sé que no sé nada.

    Un saludo.

    • Jesús San Martín
      27 marzo 2011 a 17:28 #

      Hola Mari
      Nadie pretende que no se comenten los artículos, pues como bien indicas, a todos nos aportan puntos de vista que se nos habían ocultado, matices enriquecedores y en el peor de los casos sirven para perfilar las propias ideas. El problema aparece cuando surge el monólogo, y además alejado del tema en cuestión. Si observas los comentarios de

      http://deseducativos.com/2011/01/19/vendo-crecepelo/

      o del artículo donde cuelga este comentario,

      entenderás lo que digo. El problema se ha exacerbado, y tenemos dos monólogos, más las aportaciones por alusiones. Quizá el monólogo se produzca porque a nadie interesa lo que dicen, bueno, más que quizá, esa es la razón. Contigo los foreros dialogan, aunque haya discrepancias. Los “monologadotes” deberían reflexionar sobre ello. Como ya te comenté, hay foreros a los que no leo, pues si bien, la mayoría son enriquecedores, no debemos olvidar que la distribución normal reparte por todos lo sitios, y también los hay que son una auténtica pérdida de tiempo.
      Un saludo.

      • Mari
        28 marzo 2011 a 14:29 #

        Tienes razón, Jesús, los monólogos… y monologadotes… Bueno, de todo tiene que haber en la viña del señor, eso decía mi madre.

        Acabo de leer aunque rápido uno de los comentarios de Francisco Javier, ayer leí el primero, quiero comentarlos, también quiero comentar lo que dice Raus, con el que estoy de acuerdo en bastante, aunque no lo parezca.

        No sé si decirlo, porque no quiero que se moleste nadie, pero proponer una cosa y si se intentara comenzar por lo que todos o casi todos, los que aquí escribimos, creemos que es conveniente cambiar. Si no gusta lo dicho, no hagan caso, ni contesten. Intuyo, y digo intuyo porque realmente no tengo datos; decía que intuyo que muchos profesionales firmarían con los ojos cerrados algunos de los puntos que menciona Raus. Si quieren lo hablamos.

        A Francisco Javier decirle que sobre esto que dice: “que ni un solo especialista haya escrito algo serio en contra de lo que aquí se escribe. Ni un sólo apunte científico (con argumentos de rigor, autoridades en la materia, teorías positivas) que corroboré las tesis del constructivismo, de la comprensividad, de en definitiva todos los dogmas del pedagogismo”.
        Darle mi opinión al respecto, Francisco Javier, y con todo el respeto, creo que hay tanto escrito sobre constructivismo y comprensividad que… nadie va a decir nada nuevo, le pueden remitir como mucho a algún texto (que seguramente usted conozca), otra cosa son los estudios que se hayan hecho al respecto tras la práctica, sobre ello, creo que hay poco; además, si somos serios, quién puede creer, a esta altura de la película, que en las aulas de nuestro país se utilizan métodos comprensivos y constructivistas con rigor y tal.

        En cuanto a la fundamentación que ustedes presentan… necesitaría tiempo para releer todos los documentos a los que puedo acceder a través de la página, para así demostrar, lo que ya he dicho, con razones, es decir, que les faltan razones, fundamentos… No lo tome a mal, igual es la mejor fundamentación del mundo, pero no lo veo, tal vez, como dice más abajo necesite ir al psicólogo.

        Estoy totalmente de acuerdo con usted en: somos un colectivo absolutamente marginado de las decisiones en materia de política educativa desde hace ya décadas (los sindicatos, como se ha mostrado, son aparato puro y duro y sólo se representan a sí mismos y sus amos, la estructura se nos ha impuesto desde arriba, sin consenso alguno, ésta es precisamente una de mis reivindicaciones, de esto hablo también cuando hablo de democracia realmente participativa…

        A mí también me gustaría que los compañeros de profesión se concienciasen de esto, pero mire bien y encontrará los porqués, y no son dos o tres. En cuanto a la violencia, no soy partidaria, creo que lo que no solucione la palabra y la ética… no lo soluciona la bestialidad, pero…

        Siento tener que dejarlo aquí, pero no tengo más tiempo.
        Saludos

      • Francisco Javier
        28 marzo 2011 a 15:26 #

        Mari, no me refería a citar libros. Ya sé que es mucho lo que se ha escrito al respecto. Simplemente quería decir fundamentar aquí esas posiciones, desde la propia base de discurso que nos dan esas teorías que nos convencen y de las que se supone que un partidario de las mismas es conocedor y puede defenderlas con rigor. Y eso es lo que no veo en las intervenciones de aquellos que han tenido la amabilidad de ser críticos con deseducativos. Yo percibo desacuerdo, pero argumentos de verdad muy pocos. Insisto en que no es necesaria una tesis doctoral, basta con un desarrollo coherente y fundado (si se quiere se puede citar a algún autor, que a veces viene bien para centrar el tema, pero no es necesario.) Un saludo.

    • Francisco Javier
      27 marzo 2011 a 20:17 #

      Planteas muchas cuestiones, estimada Mari, todas de gran interés. Sólo algunos apuntes:

      En mi opinión el sentido de esta página, además de un espacio para la reflexión, fue crear una plataforma de reivindicación docente, que como sabrás es un colectivo absolutamente marginado de las decisiones en materia de política educativa desde hace ya décadas (los sindicatos, como se ha mostrado, son aparato puro y duro y sólo se representan a sí mismos y sus amos.) Un número significativo de profesionales de la enseñanza estamos ya cansados de que se nos responsabilice de algo que en su estructura (y subrayo esta palabra que es esencial: la estructura determina la realidad) se nos ha impuesto desde arriba sin consenso ninguno (nada democrático). No sólo eso, la LOGSE y lo que vino después se perpetró sin un debate serio y sin que la sociedad se enterase de nada: es obra de los ideólogos del PSOE como todos sabemos (y bien vista en buena medida por sus enemigos, que no lo son tanto. ) También es sabido que en estas reformas el misterioso poder pedagógico tuvo mucho que ver y les ha venido de perlas para ganar posiciones y extender su discurso con éxito (y masivamente en todas las esferas de la sociedad). Cuestión de intereses. La política es lucha de intereses. Así pues, a mí lo que me interesa es provocar al cuerpo-masa de docentes para que se rebelen y reivindiquen sus intereses cada vez más denostados en todos los sentidos. Y en la modesta medida que a través de la palabra y de acciones pueda incidir para participar desde mis intereses lo haré. A ser posible, si me dejan, de forma educada. Formas más violentas son perfectamente legítimas cuando están motivadas por razones justas.

      Las opiniones me interesan siempre y cuando sean de interés. Y me sorprende, que ni un solo especialista haya escrito algo serio en contra de lo que aquí se escribe. Ni un sólo apunte científico (con argumentos de rigor, autoridades en la materia, teorías positivas) que corroboré las tesis del constructivismo, de la comprensividad, de en definitiva todos los dogmas del pedagogismo. Yo no he leído ninguna. Sí he leído, sin embargo, desarrollos en contra bastante interesantes (por ejemplo, los artículos de Raus.) En todo caso, estaría dispuesto a escuchar.

      Dices que no firmaste el manifiesto y mencionas la injusticia. ¿Te parece justo lo que tenemos? Para mí la justicia es que todos tengan exactamente las mismas oportunidades (Enseñanza Concertada, no desde luego) , pero de ahí al igualitarismo artificial (discriminatorio) y por decreto… En todo caso, no funciona: si de lo que se trata es de que todo el mundo obtenga un título y alcance unos objetivos comunes, este sistema no es el adecuado, es ineficaz. Las pruebas: las veo día a día, las cantan los datos, contradicen el sentido común, no se sostienen de ninguna manera. Tampoco parece muy eficaz en la formación de “personas”: cada vez somos menos libres, pensamos menos, somos más soma.

      Nada más por ahora. Creo que me voy a tomar un largo descanso. Esto acaba siendo un tanto obsesivo y cansino. Y total va a dar lo mismo. Un saludo, Mari.

      • Francisco Javier
        28 marzo 2011 a 8:34 #

        Respecto a lo que considero el problema, estimada Mari, una vez más los comentarios y argumentos de Jesús y Raus más abajo señalan la raíz con acierto. A ellos me remito. Y en la línea del manifiesto, que yo sí firmé, considero absolutamente procedente iniciar una reforma que: 1) establezca unas enseñanzas de Formación Ocupacional, que den salida de una vez a un sector muy amplio de alumnado, que en modo alguno se adapta a los requerimientos de la ESO (que ellos -es importante- rechazan); 2) un Bachillerato como es debido (3 o mejor 4 años), que prepare a los alumnos para entrar con la madurez requerida para afrontar estudioso superiores(sin necesidad de cursos puentes, ni gastar dinero en academias.) Lo que no puede ser es que la Secundaria sea un Cole más, que la Universidad tienda a ser un Cole, porque entonces estamos idiotas del todo y nos convertimos en una sociedad enferma (ya lo es.)

        Una observación más: tengo la impresión que las ideas que en general defienden los partidarios de la LOGSE-LOE reflejan ante todo sus propias ideas. Es decir, que más que buenas intenciones dirigidas a resolver de verdad los problemas del alumno, lo que sirven es como auto-legitimación de auto-representaciones narcisistas. Creo que muchos se debería preguntar si estas ideas son de verdad útiles o responden a otras motivaciones oscuras, por lo que tal vez no estaría de más que acudiesen al psicólogo (el psicólogo va al psicólogo.)

  75. Jesús San Martín
    27 marzo 2011 a 16:39 #

    Hola Raus.
    Te describo dos conversaciones de besugo, para que veas donde acaba el deseo de los papas de hacer los deberes de sus hijos, cuando ya no están capacitados para ello.

    Primer acto besugiano.- La tesis de la doctoranda acaba de ser depositada (la podemos considerar a todos los efectos una doctora sin lectura).
    Doctoranda.- Vaya las tres últimas semanas. Qué cansancio. Parecía que no progresaba nada.
    Director de tesis.- Descansa el fin de semana y ya hablaremos de la presentación el lunes.
    D. Mi hija tiene examen de álgebra el lunes.
    D.T. Por lo menos te habrás ahorrado el dar clases a la amiga de tu hija.
    D. Y a los hijos de todos los vecinos.

    Una cuasi-doctora empleada para dar clases a los vaguetes, en vez de estar haciendo el trabajo para el que se le ha preparado.

    Segundo acto besugiano.- Llamada por teléfono, para hablar sobre un artículo que se está escribiendo.
    Doctor.- La demostración no se entiende. Tenemos que vernos el lunes, te quedas a comer y acabamos con esto de una vez.
    Doctora.- Vale, y me explicas la regla de la mano izquierda, que estoy explicando campos magnéticos a mi sobrino y no me entero.
    D. ¿pero no se examina tu sobrino? Pues que estudie solo o que suspenda
    Da. Pero es el hijo de mi hermana.
    D. y el próximo año, cuando no puedas explicarle nada ¿Qué vas a hacer? ¡qué trabaje!

    Una doctora retrasando el trabajo del equipo, por no pulir el teorema, debido a que emplea su tiempo en intentar aprender la física del instituto que debería estar aprendiendo su sobrino.

    La LOGSE está consiguiendo unos rendimientos increíbles, tener a doctores en matemáticas malgastando su tiempo con los vagos en vez de demostrar teoremas ¡genial!

    Un abrazo.

    • Raus
      27 marzo 2011 a 21:30 #

      Gracias, querido Jesús. Es una más de las muchas contradicciones de la LOGSE: En teoría, atribuye al niño autonomía cognitiva suficiente como para “construya” por sí mismo el conocimiento, desplazando al maestro a un plano secundario; en la práctica, la asistencia del maestro ha de ser continua: dentro y fuera del aula, en clase y en el hogar. Y tanto precisa el alumno logsiano de maestros y asistencia continua (pues ese alumno, salvo excepciones, no da ni golpe), que los padres y otros adultos harán las veces de maestro. ¡Menudo constructivosmo de pacotilla! ¡Patético!
      Un abrazo.

      • Jesús San Martín
        27 marzo 2011 a 23:07 #

        Querido Raus, es muchísimo peor de lo que te imaginas. Si, como consecuencia de todas las obligaciones que tienen los adultos, las doctoras tienen tres horas al día para dedicarse a la investigación y emplean una para explicar una lección de instituto, estarán malgastando la tercera parte de su tiempo. Eso reflejado en la producción científica, a la que obligatoriamente deben dedicarse los doctores, es un desastre y algo que ningún país puede consentirse. Cuando se hacen los ranking de las universidades españolas no encontramos ninguna entre las cien primeras. Pero cómo lo vamos a lograr si empleamos a los científicos en dar clases logsianas.

        Tu comentario es especialmente revelador. Debes guardarlo, junto a aquella genial idea que nos dejaste en otro apunte: como el maestro ha pasado a ser el transmisor de valores que antes cumplían los padres, ahora los padres deben ser los comunicadores del saber que han dejado de ser los maestros, es decir, el intercambio de roles. Espero que en este intercambio de roles, ya que yo pongo pañales, que los padres les enseñen las ecuaciones diferenciales.
        Un abrazo

      • Raus
        28 marzo 2011 a 8:03 #

        (Antes de nada, gracias a Serenus por este necesario artículo. Me abstendré de comentar algo al respecto hasta que tenga elementos de juicio suficientes. De momento, prefiero escuchar a otros).

        Es realmente grave esto que cuentas, querido Jesús. Sólo nos faltaba que la investigación en España se resintiera por culpa del sismo LOGSE. Para nada nos puede sorprender que así sea.
        La inversión de papeles profesionales está a la vista de todos: padres que piden a los docentes que les eduquen a sus hijos (que los urbanicen, civilicen…) y maestros que piden a los padres que expliquen la lección a sus alumnos. La culpa es, desde luego, de la letra y el espíritu de la LOGSE (en realidad ese espíritu precede a la ley). Hay varias razones que explican tan desastrosa inversión. ¿Por qué muchos docentes (sobre todo de primaria y aun de primero y segundo de secundaria) piden a los padres que colaboren explicando la lección a los críos? Porque se ven desbordados de dificultades. ¿Cuáles son, en parte, esas dificultades?:

        – Los chavales, en su mayoría, llegan a clase sin saber respetar a sus adultos, de modo que el maestro se ve incapaz de conseguir el silencio y la tranquilidad necesarios para explicar y hacer entender la lección. Quizá logre imponerse personalmente y hacerse de respetar mediante un esfuerzo extra, pero es indudable que ya parte de esa dificultad añadida.
        – A clase de secundaria acude una porción de niños que no desea o no vale para estudiar. El profesor se las ha de ver con niños que antes de la LOGSE se dedicaban a otra cosa.
        – Las clases son mas heterogéneas, más diversas. No sólo por la inmigración, sino por la misma promoción automática: habrá alumnos en clase que no entenderán la lección, pues no superaron los contenidos del curso anterior (esto ya lo apuntaste tú, Jesús, en otra ocasión).
        – Hay una presión cada vez mayor sobre el docente para que apruebe al alumnado. Esa presión procede tanto de la administración como de los propios padres (APAS). El docente puede responder a esa presión bajando el nivel de dificultad, pero como el chaval capta que ese profesor está contra las cuerdas, aun estudiará menos que antes de bajar el nivel: sabe que es el profesor el que debe adaptarse a su nivel (hay “adaptaciones curriculares” para todos los gustos y facilidades de pago para todos los bolsillos).
        – Los propios padres pueden estar interesados en asistir a sus retoños en los deberes para casa, pues ya saben que la corrección y pulcritud de los deberes es vital forma parte de la evaluación continua. Si el crío lleva bien los deberes, será aprobado con más facilidad (y obtendrá el título más fácilmente).

        Ante tanta dificultad (y otras que se quedan en el tintero) y ante tanta presión, el maestro y el profesor tienen la comprensible necesidad psicológica de quitarse responsabilidad (presión) de encima. Una manera de quitarse parte de esa presión es delegar sus funciones en los padres. Si los padres también deben impartir lecciones en casa, si también los padres deben ponerse a dar clases, entonces, si el alumno es suspendido al fin, la culpa no será toda del profesor. Es una forma de repartir responsabilidades, culpas y presión. Las soluciones, desde luego, deben ir por otro lado:

        1. El sistema debe ser más flexible para todos aquellos alumnos de secundaria que no quieran estudiar (ofrecerles otras salidas).
        2. La administración debe dotar de más profesores de apoyo allá donde la diversidad sea inevitable y real.
        3. Debe eliminarse la promoción automática, pues ella misma genera una mayor diversidad en las aulas (más heterogeneidad entre los alumnos).
        4. La escuela debe otorgar autoridad al profesor y devolverle su dignidad. Cuando el chaval se comporte mal en clase de manera reiterada, el profesor debe tener la posibilidad de poder expulsarlo ipso facto (junto a otras medidas correctoras).
        5. Deben cambiarse las singularidades de la actual evaluación continua: los deberes hechos en casa no computarán si se percibe la ayuda de los padres. La limpieza del cuaderno y sus florituras no deben contar para la evaluación académica del alumno.
        6. Debe eliminarse la presión que recae sobre el profesorado para que apruebe a los alumnos. El docente debe poder trabajar libre y honradamente.
        7. Eliminación parcial o total de las “adaptaciones curriculares (sic)”.
        No deja de ser una ironía cruel (un sarcasmo) que la LOGSE esté tan empeñada en saber asistir la diversidad de las aulas y que sea ella misma la que genere una cantidad tremenda e innecesaria de diversidad. ¿Cómo la genera?:
        – Por un lado, porque acepta la mala educación del alumnado y su falta de disciplina como algo “natural” (y hasta saludable).
        – Por otro lado, porque la misma promoción automática y las “adaptaciones curriculares” aumentan las diferencias académicas del grupo.
        – Por el mismo tratamiento que da a los idiomas: en vez de tender a lo universal (el castellano), se compromete con los particular y minoritario (las lenguas autonómicas). El tiempo que se (mal)gasta en enseñar idiomas o dialectos minoritarios, debería emplearse en enseñar el más amplio y útil, y ello tendería a elevar y uniformizar el conocimiento del alumnado. Lo que hace la LOGSE no es tanto atender a la diversidad existente relevante como generar diversidad.
        – Las dichosas “adaptaciones curriculares” forman también parte de esa diversidad generada por el mismo sistema. En un sistema eficaz no se trata de que la escuela se adapte minuciosamente al alumno, sino de que éste se adapte a un sistema estándar, si bien maleable hasta cierto punto.

        Desde el momento en que la escuela (logsiana) acepta como normal al maleducado, al vago (al que hay que adaptarle la asignatura), al niño con dos lenguas oficiales y al chaval de cierta edad que no quiere estudiar voluntariamente, todo se complica sobremanera para el profesor. Y como a éste se le presiona cada vez más para que apruebe como sea al alumnado y se le despoja de autoridad institucional, la respuesta del docente es sacudirse de encima parte de esa intolerable presión. Una forma de conseguirlo es diciéndole a los padres que también ellos deben explicar la lección al crío.

        ¿Y por qué presionan los padres para que los maestros eduquen a sus hijos? porque los padres han empleado masivamente las técnicas y métodos educativos que les han transmitido los psicólogos y pedagogos logsianos; técnicas y métodos por completo ineficaces. En consecuencia, esos padres también se ven en la necesidad psicológica de quitarse presión de encima. No quieren ser los únicos responsables de la mala educación de sus hijos. Por tanto, alegan que educar a los hijos es cosa de “profesionales”: es cosa de maestros y profesores. Como ningún método logsiano empleado vale para educar adecuadamente (el diálogo, el buen ejemplo, el engatusamiento, la motivación, el soborno…), los padres se ven inermes ante el crío, y concluyen que “hoy es muy difícil educar a un niño”. En efecto: despojado de autoridad y de capacidad sancionadora, no es ya que sea difícil educar a un niño (de hoy o de ayer): es que es imposible de todo punto.

        Así pues, amigo Jesús, un sistema de creencias tan estúpido como el que informa la LOGSE, tan antinatural e irrealista, lo único que hace es crear problemas donde no los había. Los malos resultados (hijos maleducados y alumnos ignorantes) son de tal calibre que nadie quiere ser responsable (culpable) de ellos. Por eso, en parte, los maestros delegan la enseñanza académica en los padres de los retoños, y los padres, por su parte, delegan la educación (urbanidad) de los alumnos a los padres de éstos. ¿Qué más se puede pedir?

        Un abrazo.

      • Raus
        28 marzo 2011 a 8:13 #

        Perdón, donde dice: “los padres, por su parte, delegan la educación (urbanidad) de los alumnos a los padres de éstos” debe poner: los padres, por su parte, delegan la educación (urbanidad) de los alumnos a los profesores de éstos.”

  76. José Miguel
    27 marzo 2011 a 17:23 #

    La basura ideológica “Educación para la ciudadanía” enraiza con toda la corriente ideológica que arranca del krausismo y, pasando por la Institución Libre de Enseñanza, empapa la actual socialdemocracia española. Un humanismo genérico, que se cree capaz de responder a la pregunta de “para qué la educación”, respondiendo que es necesaria para “ser hombre”. “El hombre” como objetivo de la educación. Y así lo decía Protágoras también: si quiero aprender a tocar la flauta, iré a Ortágoras, si la escultura, a Fidias, si la medicina, a Hipócrates; pero si quiero aprende a ser hombre, iré a Protágoras. Muchos siglos después Ginér de los Ríos repetirá la misma fórmula, entendiendo la Escuela, el Instituto, las Facultades, ofreciendo la misma intención de formar la hombre como hombre, y no como médico, arquitecto o abogado: “antes que formar médicos, arquitectos o abogados, hay que formar hombres”, que recuerda a Pi Margall (amigo de Emilio, de Atticus, de Alonxo y similares) cuando dice “antes que español, soy hombre”.
    Y hete aquí, que surgen hasta debajo de las piedras “formadores de hombres”, “educadores de ciudadanía”, adalides de un proyecto en sí mismo vacío, salvo que previamente se haya escogido el tipo de hombres que se desea formar. Y entonces la respuesta adolece otra vez de círculo vicioso.
    Y en estas están psicólogos, pedagogos, psicopedagogos, educadores, monitores, bastantes docentes “formadores de hombres, de personas”, cosa que escuchas continuamente en una junta de evaluación, o cuando charlas con algunos colegas: “mi objetivo es formar personas”, vamos, que ello no enseñan matemáticas, ni lengua, o literatura…, sino más bien “a ser persona”. Demasiados docentes se mueven en este oscurantismo sumamente pretencioso, sin saber realmente lo que dicen. En este hilo hemos conocido a unos cuántos “formadores de almas”. Todos los libros de texto de EpC se mueven en ese humanismo genérico vacío, de tópicos altermundistas, de psicologismo ramplón, absolutamente desconectados de la realidad de la polis, de sus contradicciones, moviéndose en la órbita kantiana de lo que supuestamente debería ser, pero sin anclaje en la real politik, o praxis de la civitas. En definitiva, puro detritus idealista-espiritualista.

    • Luzroja
      27 marzo 2011 a 18:31 #

      Los objetivos de la EpC para primaria, las metodologías para alcanzarlos, las actividades para ejecutarlos y las evaluaciones para calificarlos, están en la línea que tan ácidamente usted critica José Miguel.Todo ello vienen a ser un amasijo de buenas intenciones, de doctrinas aprendidas cuando éramos pequeños, de normas de urbanidad y de la psicología acompañado todo ello por la potencia que el texto escrito tiene sobre las mentes poco críticas(sobre todo en el gremio de los maestros/as). En este terreno Marina está haciendo escuela.

      Yo no quiero que mis alumnos se porten mal, se insulten, se acusen entre sí, se desprecien, se organicen como grupos mafiosos, se peguen…pero abandonados al igualitarismo rampante, lo que florece como en campo abonado son estos comportamientos.

      • Francisco Javier
        27 marzo 2011 a 19:35 #

        Premio Guinness de MacroBotellón:¡Spain!

        Hay que lograr un macrobotellón de al menos 1.000.000 de jóvenes. Lo vamos a lograr.

      • Francisco Javier
        27 marzo 2011 a 19:37 #

        Con EpC o sin ella.

      • Francisco Javier
        27 marzo 2011 a 20:19 #

        Habrá muertos por trifulca, seguro.

    • 28 marzo 2011 a 17:21 #

      Estoy totalmente de acuerdo José Miguel. Este “humanismo ñoño”, que Gustavo Bueno ha llamado “humanismo híbrido”, constituye la base ideológica desde la que se traza el Imperialismo moderno de la Ley, y con él, todo un juego de valores mediáticos, pedagogías mediáticas, políticas mediáticas, en definitiva, de mecanismos de manipulación (educación) de una sociedad de masas, que encima, algunos despistados o bobalicones, consideran incluso “liberadores” . No aguanto la “Declaración Universal de Derechos Humanos”. Sería incapaz de poder explicarle a mis alumnos tal Declaración como si fuera algo más que un mero dispositivo de organización y dominio de las colonias. Hace ya muchos años que desde la Filosofía no se puede admitir el idealismo grandilocuente del discurso de la “humanidad”. Sin embargo, esta verborrea, y su mano derecha, la verborrea yonki-democrática, parecen todavía bien situadas en el ideario delirante del docente orgánico y en el del político. Al cabo representan el credo de nuestro tiempo. Nuestra profesión de fe. En algunos, plenamente de carbonero.

  77. Observador
    27 marzo 2011 a 19:38 #

    “El desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad”

    • José Miguel
      27 marzo 2011 a 20:22 #

      Qué cabe decir de alguien que utiliza un sintagma sin contenido real, es decir, sin sentido: “conciencia de la humanidad”, concibiendo a la humanidad como sujeto con voluntad unitaria capaz de actuar. Como si los derechos humanos fuesen previos a las propias sociedades políticas, cuando la realidad es que desde éstas es de donde se originan los derechos humanos, unos derechos humanos, por cierto, “instituidos” a la occidental, capitalista, pues ni el Islam, ni la URSS, ni China, los firmaron. He ahí la “humanidad”, la “voluntad unitaria”, en definitiva, la cháchara indocta de alguien, que, incomprensiblemente, escribe con el alias de “Observador”, ¿Acaso “observa” a la “humanidad” interviniendo al unísono en la guerra de Libia, por poner un ejemplo? Y ¿cómo puede haber guerras si la conciencia de la humanidad es una?
      Desgraciadamente, en los centros educativos, me topo con demasiados colegas “observadores”, y llega a ser preocupante su cháchara indocta.

      • serenuszeitb
        27 marzo 2011 a 21:20 #

        Jose Miguel
        No entiendo muy bien el sentido de tu comentario .Pues lo anterior (supongo que no se te ha pasado por alto) es tan solo una cita literal de un fragmento del preámbulo a la Declaración universal de los derechos humanos.

    • José Miguel
      27 marzo 2011 a 22:01 #

      No es difícil de entender: he supuesto que quien ha escrito ese fragmento lo hace convencido de la verdad de su contenido, es decir, lo lee de forma acrítica, como si fuera un dogma bíblico en política. De todas formas, no importa la intención subjetiva de quien lo haya escrito (más que nada porque tampoco es accesible en este medio), pues me atengo a lo que dice el texto. En realidad, cuando critico algo, no personalizo, entro directamente al mensaje, y teniendo en cuenta, que los términos de ese fragmento suelen estar en boca de muchos colegas con quienes trabajo, y los expanden en las aulas, y ello me añade más trabajo, puesto que impartir filosofía es, precisamente, analizar críticamente esas ideologías, pero los alumnos, una vez moldeados en ellas, son prácticamente impermeables a cualquier contradicción que tú les puedas explicar. Los predicadores humanistas son legión en los centros y combatir contra ellos es tarea prácticamente imposible.

  78. serenuszeitb
    27 marzo 2011 a 22:35 #

    Jose Miguel

    La posiblidad de la crítica supone un contenido previo -acrítico- sobre el cual aquella se ejerce. Como en el caso de la propia ciencia empírica; sólo desde ciertos conocimientos previos de ésta tiene sentido reflexionar sobre sus métodos y su alcance. Así a partir de los conocimientos previos que el alumno tienen acerca de los derechos humanos podemos reflexionar acerca de su naturaleza, su fundamentos, su implicaciones …

    No esperarás Jose Miguel que te llegen mentes prístinas -como tabula rasa- a las clases de filosofía

    Saludos

  79. José Miguel
    2 abril 2011 a 19:10 #

    Una razón menos para votar al PP:

    http://www.libertaddigital.com/sociedad/rajoy-no-suspendera-la-asignatura-de-epc-1276419070/

  80. 17 febrero 2012 a 15:31 #

    no puedo hacer actividades es una caca caca caca caca caca paso de esta mierda pagina mojon mojon es una caca caca caca caca caca …

  81. Mariquilla
    20 febrero 2012 a 3:41 #

    (…)
    Conviene decirlo, cuando parece que solo nos acechan las penalidades materiales, hijas de la embriaguez del despilfarro. Porque lo que nos angustia no es solo la contundencia de la recesión, sino que las conductas económicas causantes de ella hayan formado parte de un mundo en el que todo estaba permitido, en el que todo era relativo, en el que el interés propio carecía de cualquier limitación colectiva, en el que la conversación se sustituyó por el ladrido político, la lectura privada por la consigna pública, la reflexión intelectual por la adormidera televisiva, y en el que la búsqueda frenética del placer inmediato se confundió con la serena madurez de la felicidad.
    En estos años nos hemos conformado con bien poco. No se trata de que hayamos preferido tener a ser, aunque se le parezca bastante. Ahora, en el páramo de nuestra insolvencia económica y la falta de escrúpulos morales, algunos empiezan a añorar determinados preceptos y pautas, objeto antes de burla social y de manipulación política, proponiendo su retorno como condición para salir de nuestro declive. ¿Recuerda alguien las voces de alarma —escasas y vituperadas— que se alzaron cuando el sistema educativo exteriorizó la crisis de autoridad en el aula, el elogio de la promoción adquirida sin esfuerzo y la diversión en la escuela como eje central de la formación de los adolescentes? ¿Es preciso volver a señalar de qué modo se ha confundido la cultura con la evasión, y la expresión «matar el tiempo» ha reflejado abiertamente la negativa a «hacerlo vivir» mientras el ocio se travestía de anestésico y quedaba abolida la admiración por la inteligencia y la exigencia de responsabilidad?
    Y, como la cultura no nos hace mejores, sino solamente más atentos a esa condición difícil del mundo, ¿deberemos recordar el modo en que se ha abucheado cualquier asomo de rectitud moral, de reflexión sobre la elección entre el bien y el mal, de ejercicio auténtico de la libertad y de sanción de su uso?
    (…)

    (Por Fernando García de Cortázar, director de la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad (ABC, 19/02/12))

  82. Mariquilla
    20 febrero 2012 a 12:40 #

    (…)
    El ministro se atiene escrupulosamente a la incomprensible complacencia con la que las autoridades e d u c a t i v as han v e n i do contemplando a la Primaria. Es en la niñez cuando se desarrollan las capacidades instrumentales y se adquiere el mapa del mundo que conforman la armazón mental de los adultos. Es en la niñez cuando se aprende a domar las propias fuerzas y enfocarlas hacia tareas de gratificación no inmediata, como el estudio. La inagotable curiosidad, la extraordinaria memoria y la competitividad de los niños son formidables armas de la naturaleza que estamos permitiendo herrumbrarse en un modelo educativo aparentemente sólo atento a esperar al último de los rezagados. Que cada cual se convenza de lo que le apetezca. Pero lo cierto es que el niño de 12 años al que no se ha exigido la adquisición de unas capacidades lingüísticas y matemáticas razonables, no podrá alcanzar en la Secundaria ni en la Enseñanza Superior más que un avance mediocre. Hasta que no nos convenzamos en este bendito país de que las casas no se construyen desde el tejado seguiremos acuñando reformas amputadas que a nada llegarán. A menos de dos meses de su toma de posesión, sólo es justo afirmar que a Wert el valor se le supone. Mucho valor le hará falta, y no sólo deseo de consenso, si de verdad pretende completar la reforma amputada que nos ha anunciado. Mucho valor y la resistencia de un San Antonio frentea las tentaciones políticas que le saldrán al paso en un ámbito en el que ser serio resulta políticamente tan poco rentable.
    Joaquín de la Hoz (Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: