Elaborando el Plan del Centro. Segunda parte: atención a la diversidad


Teresa Fernández Martínez

Como les explicaba el otro día, estoy respondiendo a un cuestionario con el que mi centro pretende hacerme reconocer que soy un profesional pésimo, que no sé nada sobre mi trabajo, que necesito urgentemente que expertos que jamás han pisado un aula me den un curso durante el mes de julio o en mi tiempo libre para ponerme al día y dejar de ser un profesional que no conoce su trabajo.

El  segundo punto del cuestionario trata sobre la dificultad en la gestión y respuesta a la diversidad en el alumnado (sic). Esta vez, los insultos son algo más sutiles. Por ejemplo, se me acusa de tener

dificultades en planificar e implementar una oferta de actividades  amplia que asegure el éxito de todos los alumnos de la clase.

Hombre, a ver, esto no lo conseguiría ni Superman. Fíjense. Tengo clases de más de treinta alumnos. A menudo, las asignaturas que imparto son de dos horas a la semana e incluso muchas de una hora a la semana, lo que arroja el espeluznante resultado total de unas diez horas de clase al trimestre. En la clase los niveles de los alumnos oscilan entre primero de Primaria y –pongamos- tercero de la ESO. Además, tengo un par de alumnos con necesidades educativas especiales que a menudo significa que requieren vigilancia continua y – oh, milagro-hasta cuatro alumnos que están realmente en el curso en el que deben estar. Añadamos que de los treinta alumnos, diez no tienen interés ninguno en estar en clase, otros diez prefieren acudir a clase, pero si no se les obliga a trabajar y se les permite hablar con sus amigos, y de entre los otros diez, algunos no pueden seguir las explicaciones porque no tienen nivel para ello, aunque lo deseen.

Si un experto quiere explicarme cómo se hace para asegurar el éxito de todos los alumnos de la clase, adelante. Le escucho. Pero, ¡ojo! Quiero verlo. Nada de teoría. La teoría se la cuento yo a él también. Yo lo que quiero es que me demuestre que puede hacerse.

No es que los profesores no sepamos elaborar materiales para diversificar nuestra asignatura, es que a menudo tenemos hasta diez niveles distintos en aulas de treinta o más alumnos, por no hablar de niveles de interés o atención. Es decir, que no es que sea difícil, es que nos están pidiendo un imposible.

Y aún hay otro problema. En el momento en el que queremos desarrollar estrategias que enganchen a aquellos alumnos con dificultad de seguir el ritmo de la clase estamos abandonando a los que no tienen esa dificultad  a sus propios medios. No necesitamos, pues, cursos, sino algo mucho más sencillo: una ratio razonable y profesores de apoyo en la misma aula, recursos, por cierto, usados por todos los sistemas educativos de éxito del mundo. Dennos clases de quince alumnos y profesores para apoyar a los alumnos con problemas más graves y verán que no es necesaria ninguna formación y de paso podríamos hasta enseñar.

Porque además, en este sistema nuestro, esto de la diversificación es como todo. Si voy a dar clases en un centro bilingüe, basta con que me matricule en primero de la Escuela Oficial de Idiomas. Incluso han hecho un nivel más fácil –una diversificación precisamente- para mí: el CAL. Y así, al mismo tiempo que aprendo yo, enseño a mis alumnos. Este sistema se llama enseñanza de calidad y hablaremos de él otro día. Por el momento, basta con que entendamos que en el sistema educativo que propone la Junta basta con no saber nada de algo para enseñar. Total, nos dicen, para el nivel que tienen los niños… Y como además es tan poco importante enseñar… Lo que verdaderamente importa es la forma de enseñar… Bien, pues aquí estamos, en la forma de enseñar. Pero resulta que me encuentro con que para enseñar a un chaval con necesidades educativas especiales también me matriculan en el CAL. Un cursito de veinte horas en el CEP, de las cuales la mitad no llegan jamás a impartirse, y ya está. Ya sé tratar a un hiperactivo, a un autista, a un disléxico, a un síndrome de Down… Vaya, que estos chicos del CEP hacen maravillas. Fíjense, que no sólo sé tratarlos, sino que podré asegurar el éxito para todos o al menos eso me promete el fascinante curso que me proponen. ¿A que no conocen nada como los cursos del CEP? Eso es lo que este país necesita, oigan, más cursitos de CEP y todos sabremos de todo: el biólogo, Música, el especialista en Historia, griego, y el director de un centro que por casualidad es licenciado en Matemáticas, gestión de empresas.

A nuestros jefes no se les ocurre que existen expertos y que estos expertos son quienes deberían tratar con personas que tienen graves deficiencias e incluso con los que las tienen más leves. Si insisten en la integración –y no entro en ese tema- que doten a los centros de personal que conozca estos problemas y que pueda tratarlos, especialistas de verdad, que tengan algo más que un curso de veinte horas. Eso sería respetar la diversidad, no enviarnos a un cursito del CEP sobre cómo elaborar material de diversificación.

¿Saben? A menudo me olvido de para qué me contrataron. ¿Les ocurre a ustedes? Me contrataron para enseñar la disciplina que he estudiado durante toda mi vida, pero igual es que lo recuerdo mal. Deben perdonarme si últimamente tengo lapsus de memoria. Cuando se vive en un sistema tan surrealista como éste, hasta las neuronas abandonan el barco.

Continuamos mañana.

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Autor:Teresa Fernández Martínez

Profesora de Filosofía

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

48 comentarios en “Elaborando el Plan del Centro. Segunda parte: atención a la diversidad”

  1. sonia
    16 marzo 2011 a 8:50 #

    ¿¿¿¿¿El CEP nos va a enseñar a ser mejores profesores????? JAJAJAJAJAJAAJJAAJ.

    Salvo honrosas excepciones, no se vaya a dar alguien por aludido, los que asesoran en los CEP son una panda de enchufados a la cuerda, me da igual del partido que gobierne en esa comunidad. Están ahí instalados intentando perpetuar su estancia el máximo tiempo posible para no tener que pasar por el infierno de tener que estar aguantando a los chavales en el instituto. Si por cualquier circunstancia, son relevados del cargo, ya se buscan las habichuelas y se agencian un puesto de “asesor” en cualquier Consejería de turno ¡Qué más da! Son tan chulos ellos, que igual valen para un roto que para un descosido. Politizados a tope, afines a algún sindicato vertical, incluso van en listas sindicales. Se las saben todas, tanto es así, que el CEP se les queda corto y ya se agencian un puesto en inspección, por obra y gracia del partido, cómo no. Con una jeta impresionante, inútiles donde los haya, trepas, falsos y, ¿por qué no?, en algunos casos, mangantes. Se ven allí sentados en sus poltronas con poder de decidir qué voy a enseñar a estos mequetrefes que no tienen ni puta idea, pero que como están agobiados por la vida que llevan en la docencia, yo les muestro la “luz”.
    Esos que enarbolaban la bandera de “No a la guerra” pero que al mismo tiempo, se alegran del atentado del 11-S o del 11-M. Esos que pisotean a sus compañeros y todo vale, caiga quien caiga.
    Esos son los que van a arreglar la educación, los mismos que llevan a sus hijos a los colegios más caros, no sea que se junten con la chusma y les den clases esos docentes que no han “diversificado” en sus funciones.
    JUAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ.

    Otro día largaré más.
    A buen entendedor, pocas palabras bastan.

  2. Maximiliano Bernabé Guerrero
    16 marzo 2011 a 9:43 #

    Teresa, muy bien, tenemos que profundizar más en el colosal engaño que es la llamada atención a la diversidad. En una conferencia a la que asistí para conocer cómo piensa el enemigo, no recuerdo si era del cantamañanas de Santos Guerra o del estalinista frustrado Juan Manuel Escudero, la lumbrera dijo que eso de que el profesor pusiera un nivel, un listón igual para todos, era un resto de la escuela imperialista y burguesa del s. XIX; y que la escuela ha de ser, no un faro que alumbre el camino, porque eso es represor y paternalista, sino un reflejo de la sociedad en la que se asienta. Yo pensé, claro, en el “polígano” donde vivo hacen falta profes chorvos y chonis (que ya hay alguno por ahí), y en Afganistán, todos a clase con el Kalashnikov a la espalda. Un reflejo.
    Sonia, tu comentario me ha traído amargos recuerdos, y te lo agradezco mucho. Me he acordado de aquéllos que se alegraron del 11 S, “los pobres no tienen otra salida” decían, y hasta se comparon muñecotes de Ben Laden, que no sé de dónde sacarían. Los mismos, cuando lo del 11M decían con una sonrisa(literalmente) “¡Cómo han de estar los pobres que sólo les queda poner bombas en los trenes!”. Y tres días más tarde su sonrisa se hizo de oreja a oreja. Y que conste que yo también me alegré algo cuando ganó el PSOE en aquel amargo Marzo de 2004, a pesar de que no les había votado. Y es que los que una vez fuimos progres tardamos mucho más en dejar de ser tontos.

  3. Francisco Javier
    16 marzo 2011 a 10:06 #

    Esa “ratio razonable” de profesores de apoyo y de alumnos no te la van a poner en la vida, porque eso cuesta dinero y no lo hay. Por otra parte, a mi no me parece que eso fuese a solucionar gran cosa. No es ese el problema fundamental; no creo en el argumento logsiano de que con grupitos reducidos y buen rollo se haga realidad el sueño (o pesadilla) paidocéntrico. El asunto es muy sencillo: hay multitud de alumnos (las miriadas de alumnos chiquilicuatre y en general de alumnos con una actitud detestable ante el estudio), cuyo lugar natural no es un instituto, que tradicionalmente -hasta que llegaron ellos- estaba para preparar a la población para estudios de grado superior. La atención básica debe estar en la Primaria, hasta los 14, después hay que pasar a otro tipo de educación (es decir, lo que era y debe ser un Instituto de Bachillerato.) Lo demás son bobadas y prolongar la agonía sin fin. En ninguna de las muchas reuniones de tutoría o de evaluación he recibido jamás la más mínima orientación por parte de nuestras expertas psicólogas educativas para resolver ningún problema -y lo que se ha apuntado a veces era vergonzoso (motivar ¿…?, necesidad de afecto,..¿…?). Eso sí, se me ha dicho: hay tienes tus 150 alumnos (he llegado a tener 200), ¡haz lo que puedas! (adaptaciones de 1er. 2º, 3er grado, significativas, asignificativas, metasignificativas, etc.) ¡Y no te olvides de entregrame los papeles! Luego entras a la clase teratológica y si logras que te escuchen un poquito y hagan algo, habrás tenido un buen día. Y a partir de ahí, todos los absurdos que se nos puedan ocurrir, suceden.

  4. Atticus
    16 marzo 2011 a 11:40 #

    La semántica de “ilusión” es equívoca porque nos remite a “ilusionado”, pero también a “iluso”. El principal problema que late, creo, es el escaso asiento en la realidad de todos estos planes bienintencionados. Pues ¿quién no quiere que se atienda a todos los alumnos?, ¿quién no quiere los mejores conocimientos, las mejores actitudes, las mejores competencias (sean básicas o no)? Así que hagámoslo. El problema viene después, cuando los que no dan clase dicen a los que sí lo hacemos que no sabemos hacer lo que hacemos, al contrario que ellos, que saben que no hacemos lo que tenemos que hacer, pero si seguimos sus indicaciones aprenderemos a hacer lo que (dicen ellos) hay que hacer. Clarísimo. Cuando en la CCP les decimos que eso no es posible, que nos piden milagros y no pedagogía, se hacen los ofendidos o, si la cosa se pone tensa, nos piden que los papeles “estén”. Pero cursos efectivos de acción, ninguno.

    Hace tiempo que pedí un plan de atención a la diversidad para los talentosos. Sin respuesta. En la última evaluación expresé en voz alta la alarmante situación de los alumnos latinoamericanos. La respuesta: algo hay que hacer, adapta tu asignatura, busca los puntos de interés con ellos, gánatelos, apúntate a un curso del CEP. Pobrecillos, son víctimas. No hablo aquí de alumnos con conductas disruptivas (esto es, gamberros), sino de chicos sin preparación a los que ponen en una silla en una clase en la que no se enteran de nada, y cuyo profesor no puede atenderlos por una razón muy fácil de entender: pocas horas, un temario, muchos alumnos. El profe, en la mayor parte de los casos, tiene ilusión. Pero ilusos no somos. La realidad es tozuda.

  5. Jesús San Martín
    16 marzo 2011 a 12:07 #

    No sé si lo he contado otra vez. Creo que fue en España, tras el 11S. Un general del aire preguntaba a los pilotos si estrellarían su avión contra un avión de pasajeros kamikaze, si se les hubiera acabado el armamento. Alguien, con lo que antes se tenía, le respondió: ¡sí! Si me muestra cómo hacerlo. Y eso es lo que dices: muéstrame cómo y lo haré. No tienen vergüenza, ni ellos ni quienes les apoyan. ¡Qué vayan a vender crecepelo a sus santas madres! Desde aquí reto a esos idiotas, a que consigan hacer entender un problema a la mitad de alumnos que consigo yo (que no es toda la clase)
    Un saludo y gracias por desenmascarar a esas heces humanas.

  6. sonia
    16 marzo 2011 a 13:14 #

    Esta pedagogía barata de la que hacen referencia me recuerda a un capítulo que vi de soslayo de la “Supernany”, aquella psicóloga que con cuatro gilipolleces lo solucionaba todo, claro, con una cámara por delante y unos cuantos euros por detrás al que se prestaba a tal memez.
    Recuerdo una madre (soltera se supone) que tenía dos niños pequeños. Llegaba hartita de trabajar y se encontraba que el niño de unos 5 años, era un consentido insoportable que no hacía caso de nada y se pasaba el tiempo pegando a su hermanita de 8 o así.
    Llega la “listilla” y les pone unas cuantas normas en la pizarra, que si tienen que cenar a tal hora, que si ducharse, que si no pelearse, etc…
    Luego los deja unos quince días a ver si la madre fue capaz de mejorar la situación con esas “maravillosas normas”.
    Cuando regresa la susodicha, se encuentra que casi nada había variado. El niño seguía haciendo lo que le petaba, y lo que más le gustaba era subirse a los muebles. Le dijo que se bajara y el niño ni flores. Así estuvo en un tira y afloja, hasta que en un momento dado, y creo que fue despiste de la organización, la “piscóloga” va y le mete un manotazo al niño y consiguió quitarlo de ahí. Al final, a la fuerza bruta, el arbolito desde pequeñito, de nada valieron las normas y las tonterías. Cuando hay que tener mano dura, no hay otra opción.
    Todos son iguales, si les tocase una clase de ésas, seguro que actuarían igual o mejor aún, se cogerían una plaza en un CEP, que ahí es donde trepan los valientes y listillos de este país.

    • Raus
      16 marzo 2011 a 14:25 #

      Estimada Sonia, así es: la permisividad, como no funciona ni por asomo, conduce, antes o después, a la violencia de quienes la practican. Como dice la autora de este magnífico artículo (y yo hace meses), todo esto se solucionaría si se exigiese de firme al psicobobo de turno una demostración práctica de lo que graciosamente prescribe al docente. ¡”Demuestre lo que dice o cállese de una puñetera vez”!

  7. Mari Cruz Gallego
    16 marzo 2011 a 15:01 #

    “Dificultades en planificar e implementar una oferta de actividades amplia que asegure el éxito de todos los alumnos de la clase.”

    Traducción:

    Prepara muchas actividades (fáciles y menos fáciles, de nivel de primaria y de tu curso) así con hacer las fáciles, los que no pueden y/o no quieren, aprobarán; da mucha variedad de contenidos, sin profundizar en ninguno: si un alumno no quiere hacer, pongamos, un comentario de texto (o no tiene nivel), no problem, porque tendrá muchos otros contenidos donde elegir: por ejemplo, podrá aprobar 3ª ESO señalando los sufijos y los prefijos, rodeando con un círculo los sustantivos y poniendo tildes, aunque no sepa ni decir quién fue Garcilaso.

    Lo importante es que aprueben y titulen.

  8. Laura
    16 marzo 2011 a 15:25 #

    Pues eso mismo que suceden en los institutos lo estamos viviendo en infantil… sí ya desde tan pequeños se va notando.
    Ahora mismo mi aula de e. infantil de 3 años está compuesta por 24 alumnos. De los cuales 5 son inmigrantes con desconocimiento total del idioma y en uno de los casos ni siquiera ha llegado a adquiriri su lengua materna en un nivel que podríamos calificar de “normal” para su edad. Otro es argentino, de primeros de enero y sigue sin hacer una frase de más de 3 palabra, siempre y cuando le insistas para ellos… la semana pasada me llegó una alumna gitana, que llevaba unas semanas ¿? sin ir a ningún colegio.
    Al mismo tiempo al tratarse de alumnos de 3 años, tengo a los dos pequeños del aula con una necesidad de estimulación de lengua oral importante.
    SI a esto le unimos que como es normal, hay 2 o 3 que llaman la atención constantemente, oros 2 o 3 que les encanta hacer el payaso y otros 2 o 3 que sueltan la mano cada vez que lo consideran oportuno, me supongo que todos nos hacemos una idea de, en lo que se ha convertido mi aula.
    Simple y llánamente en un RECOGEDERO DE NIÑOS, he pasado de ser maestra, a ser una simple CUIDADORA cuya función es atender las necesidades básicas de los niños.

    La cuestión se quedaría así, sino fuera por las circustancias que rodean al centro. Estamos en un pueblo de más de 25.000 habitantes, que cuenta con 5 CEIP. Este curso nos han amortizado un aula de 3 años (una compañera se ha pasado a primaria) por baja matrícula en el centro.
    A estas alturas de curso tenemos todas las aulas de 3 años del pueblo a más de 23 alumnos, incluso el centro con integración preferente de motóricos y niños ciegos está a 25, cuando tenemso un aula cerrada en mi centro…

    Desgraciadamente todo se reduce a númenos. Los docentes somos simples úmeros agrupados en el saldo negativo de las distintas administraciones. No producimos beneficios por lo que cuanto menos alla, mejor.

    • Luzroja
      16 marzo 2011 a 18:59 #

      Laura, la cuestión es que el niño de tres años no pinta nada en la escuela, no pinta nada junto con otros veintitantos, no pinta nada que este sometido al gregarismo, no pinta nada que se le intente estimular no sé qué lenguaje, no sé qué sociabilidad, no sé que igualdad, no sé que costumbres y no sé qué “valores”.
      Los niños pequeños de cero a tres años deben estar en su casa con su familia, como no puede ser porque la familia (toda) trabaja y a todas horas, hay que institucionalizarlos a los tres meses.
      Esta labor la asumieron las guarderías, pero hace ya unos años se dieron cuenta de que salía más barato meterlos en los colegios (solucionaba en parte las necesidades de plazas de guardería) y así estabulados en centros enormes (la mayoría de las veces) y en ratios de puro rebaño, no aprenden a hablar bien porque la única persona que sí lo hace bien es la maestra y la tiene tan lejana como lo impone la presencia de 23 congéneres, no aprenden a socializarse porque primero hay que individualizarse, no aprenden a compartir porque lo primero ha de ser el yo y lo mío, se pegan constantemente porque el hacinamiento y la falta de trato humano crea esta necesidad de autoprotección y están estresados, son hiperactivos, enferman cada dos por tres (pero acuden al colegio faltaría más, ya faltarán cuando se puedan quedar solos en casa) y no se consigue, ni siquiera, hacerlos rutinarios, porque cada puente, cada navidad, cada semana santa, cada verano, los padres ya se encargan de desmontar los hábitos que tan metódicamente ha intentado instalar la maestra en ellos.

      Es la infancia machacada, es el equívoco más grande que en cuidado de niños tan pequeños se ha cometido en la civilización de forma institucional.

      Conviene matizar que de 0 a 3 años los niños son “seres sin habla ni conciencia” totalmente desprotegidos y con una única necesidad básica (tras las primarias de alimentación y aseo): tener a un adulto en exclusividad.

      • Luzroja
        16 marzo 2011 a 19:11 #

        (Elegía al niño institucionalizado).

        Temprano madrugó la madrugada
        que te llevó al cuidado del extraño
        que puso tu cuerpo de pequeño infante
        en los falsos abrazos de sus manos.

        No perdono a la vida desatenta
        que alimentó tu cuerpo sin dulzuras
        que envolvió tus sueños sin caricias
        en los primeros años de la cuna.

        Temprano estás rodando por el suelo
        envuelto con ropajes de colegio
        buscando con tus ojos la mirada
        de aquella que te diera de su pecho.

        Tu corazón, ya terciopelo ajado,
        está midiendo el tiempo del destierro,
        contando con segundos imprecisos,
        momentos de llantos y de miedos.

        En mis manos levanto una tormenta,
        en mi voz se oye este lamento
        que llora por el niño tan pequeño
        entregado sin habla a los ajenos.

        Luzroja, ayudándome del inmortal Miguel Hernández

  9. Elena
    16 marzo 2011 a 18:17 #

    Tengo a mi cargo un grupo de los denominados “flexibles” (debe ser por la facilidad con que se inclinan con la silla hacia atrás). Son 14, aunque pocos son los días en que están todos. Lo habitual son 10. Pues bien, si la panacea fuera la ratio, no estaría yo aquí ahora escribiendo esto. Me las veo y me las deseo para atenderlos a todos, pues sus niveles son ínfimos pero variados -sin nombrar a dos alumnos extranjeros que me han encasquetado sin avisar, y cuyos materiales me han dejado la vista cansada de tanto buscar por la red-. Lo cierto es que no me dan mucha guerra en el sentido literal del término-ojalá, porque al menos sabría que están vivos-, pero su interés en aprender es el mismo que pueda tener la Belén “esa” Esteban. Hay días en que mi frustración me impide siquiera respirar, pero sigo adelante e intento que al menos muevan las muñecas escribiendo. Y que conste que lo he intentado todo: aficiones (tienen pocas o el botellón), su entorno (se reduce al recinto del botellón) o infinidad de temas transversales (se la soplan). Pero no todo es malo: hay veces que me alegran el día y se tiran bolas de papel o charlan entre ellos.

    En fin que…..

  10. Ania
    16 marzo 2011 a 19:19 #

    Quiero felicitar a Teresa por sus artículos, cuyo contenido es en general más que pertinente estando de acuerdo con ella, como no podía ser de otro modo, al 100%.

    Sin embargo debo de sumarme a los comentarios de Francisco Javier y Elena con respecto al tema de los ratios en lo respectivo a la atención a la diversidad. En mi zona hace ya mucho tiempo que los ratios son mucho menores sin que ello redunde en un mayor aprovechamiento académico y de comportamiento por parte del alumnado.

    Desde hace algún tiempo, en alguna taifa, mientras que para cubrir las bajas de los grupos “normales” de Secundaria hay que esperar algunos días para que nombren a un sustituto, los ya de por sí pequeños grupos de Diversificación Curricular reciben tratamiento privilegiado de Infantil; ¡¡por ley!!, siendo cubiertos por el sustituto desde el primer día y sin la exigencia de que la baja sea de un mínimo de una semana como hacen con el resto. El agravio comparativo con respecto a los grupos normales es escandaloso.

    Puedo asegurar que están tirando el dinero.

    Cuando tenemos por sistema unos ratios tan elevados como los que refiere Teresa tendemos a poner en un pedestal la bajada de los mismos de cara a la mejora de la enseñanza. La bajada de ratio es importante
    pero no es la panacea.

    Afectuosos saludos deseducados.

    • Teresa Fernández
      16 marzo 2011 a 21:48 #

      Hola a todos y gracias, como siempre por vuestros comentarios.
      Estoy completamente de acuerdo con la precisión que hacéis los tres, Ania. La ratio no es la panacea. Pero sí pienso que es el primer paso. Debería ser algo totalmente irrenunciable y a partir de ahí, todo lo demás. Pero es obvio que, además de unas ratios razonables, necesitamos expertos, profesores de apoyo que sepan -si es que hay alguien que sepa- tratar con el tipo de alumnado que tenemos ahora. Por eso me enferma tanto que crean que con un par de cursitos del CEP vamos a poder cambiar a estos chavales que no quieren hacer nada. A mi entender, lo que tienen estos alumnos no es un problema académico, que es lo que yo podría resolver, sino un problema de comportamiento. Y para eso no estamos ni los filósofos ni los matemáticos ni los biólogos ni los historiadores. Para eso están otras personas. Si lo que quieren es que pongamos orden en la clase, que contraten a un policía.
      Hace poco conocí a un compañero que, al preguntarle yo qué hacía, me respondió de una forma insuperable: soy monitor de guardería, pero no sé por qué motivo se empeñan en que firme las actas como profesor de inglés.
      Pues sí. Yo tampoco entiendo el empeño ni el motivo. Por eso no estoy de acuerdo con la diversificación. Si quieren diversificar, que traigan a gente para ello. Yo soy profesora de filosofía y eso es lo que tengo que enseñar.
      Un saludo a todos.

      • Francisco Javier
        17 marzo 2011 a 11:29 #

        ¿Hacen falta profesores de apoyo? Es que todos lo somos ya. Y el problema, lo siento, es que ya no son necesarios muchos profesores de filosofía como tú, pues son cada vez menos los alumnos capacitados para estudiar esa cosa tan extraña que impartes. El mundo está cambiando y de lo que se trata es de sobrevivir, resistiendo con la dignidad que cada uno sea capaz de sostener. Por no ser del todo pesimista, que lo soy, pienso que una medida beneficiosa sería el Bachillerato de cuatro años, lo que supone desmantelar una parte fundamental del tinglado este. De ahí la práctica imposibilidad de que se lleve a cabo.

        Siendo coherentes, lo más razonable, aceptando definitivamente la derrota de un sistema educativo (el tradicional basado en el mérito, el conocimiento, etc.) que probablemente ya no vuelva a existir nunca, el Estado debería adoptar medidas radicales: nada de profesores en ninguna parte (salvo en la Universidad ¡y con personal de apoyo!): sólo maestros, psicólogos, PTs, orientadoras, personal-PSI. ¿Por qué no se atreven a hacerlo? ¿Se trata de un último resto de cordura, de inseguridad, de falta de fe en el mejor de los sistemas posibles? Lo que es muy molesto es la ambigüedad constante. Todo a la vez no es posible. Si se opta por el modelo postmoderno, no se puede pretender tener ciudadanos ilustrados. Lo uno o lo otro. Esta ambigüedad es consustancial al sistema y es la causa de gran parte de las discusiones absurdas, que se viene repitiendo de forma machacona en las últimas décadas (es evidente como habréis comprobado aquí, que la comunicación es en determinados casos de conflicto absolutamente imposible) y del desastre.

        Muy buenos tus artículos, Teresa.

      • Francisco Javier
        17 marzo 2011 a 12:03 #

        Prosigo.

        Los profesores somos el verdadero chivo expiatorio del sistema. Estamos siendo utilizados de modo innoble y lo malo es que parece que nos gusta. Lo que resulta sorprendente es que a pesar de todo, mal que bien -más bien mal hay que decir- sale gente para adelante y gracias a profesores que, en muy malas condiciones, consiguen que siga habiendo alumnos excelentes (en sentido fuerte). Pero, sin embargo, se nos insulta y se nos hace responsable de algo que no hemos construido nosotros. El día en que definitivamente sean ellos, los que nos denostan, los que estén al frente de las aulas (día a día, año tras año), entonces se van a acordar de muchas cosas. A mi me encantaría que esta gente a la que detesto experimentase en cuerpo propio su medicina (o crecepelo.) Lo malo es que a muchos, empezando por filosofía, nos iban a echar a la puta calle.

      • José Miguel
        17 marzo 2011 a 18:08 #

        Ya lo están haciendo Francisco: están renovando las plantillas de profesores con prejubilaciones voluntarias de esos profesores veteranos, ya “rancios” para el Renacimiento PsicoPedagógico, un renacimiento que no recupera a las más grandes obras de la inteligencia humana, sino consistente en la vuelta a la sacrosanta Diversidad, es decir, la adoración de la Subjetividad más prístina de cualquier atisbo de saber objetivo, académico y riguroso. Con esta misión van llegando nuevas generaciones de jóvenes intensamente moldeados en la nueva “metodología”, encantados de colaborar con los equipos directivos en el progresivo desmantelamiento de la docencia académica rigurosa. En mi centro, el corcho está sobrecubierto de varias capas de folios anunciando actividades extraescolares, excursiones, visitas, celebraciones de días varios… de tal forma que casi resulta imposible llevar a cabo una programación de la asignatura por las continuas e intempestivas interrupciones de las clases. Y sobra gente que se presta a la orgía lúdico-festiva.

      • Francisco Javier
        17 marzo 2011 a 20:38 #

        Estimado José Miguel: Esas nuevas generaciones de profes convertidos a la buena nueva, cuando lleven unos añitos yendo de 1ª A 3º D y luego al temible 2º C y después al Bachillerato 2 (en el que también hay que estar mandando callar de continuo)……, es seguro que empezarán a estar hasta los mismísimos y se irán quemando como es lógico que suceda.

        Las continuas actividades lúdico festivas de las que hablas son lo normal en todos los centros y obedece a la lógica del clientelismo de la que hemos hablado a veces. Se trata de hacer por todos los medios que los institutos sean atractivos a los padres y alumnos, es decir: requeteenrollaos y diver, pues hay que mantener al respetable contento, que si se mosquea se te llevan a sus retoños a la concertada. Un instituto “aburrido” tiene todas las papeletas para entrar en la senda de la desaparición, lo que no interesa a muchos profesores ya establecidos y muy en especial a las directivas.

        Y del ataque al conocimiento, ¿qué decir ya? ¡Ay!, qué triste no ser lo demasiado joven para empezar otro camino, ni demasiado viejo para que le den a uno la prejubilación y poder huir a algún lugar alejado del mundanal ruido con buena compañía. Un saludo.

      • José Miguel
        17 marzo 2011 a 21:24 #

        Así es, Francisco, nos han pillado en medio, ni pertenecemos a la vieja hornada, ni a la nueva, somos la generación que ha soportado el desarrollo de la LOGSE, en sus inicios, con sus experimentos, continuas “rectificaciones”, “inventos”, “experimentaciones”, las “espantadas” del aula de muchos colegas adalides de este engendro a despachos, comisiones, “coordinaciones”, etc, etc. dejándonos en la j-aula frente al peligro… y lo que te rondaré morena… Estamos ya muy bregados (y esto no lo han vivido los de antaño, ni los de hogaño).

  11. El pobrecito profesor
    16 marzo 2011 a 20:11 #

    Para seguir con los ejemplos, doy un 4º de ESO en el que vienen con cierta regularidad unos 12 de 22 -algunos desaparecidos desde el inicio-. Yo creo que el extranjero les debo parecer yo, pues -excepto tres, como la Trinidad- soy el único que lleva el libro siempre, sabe la lección por la que vamos, no pierde las fotocopias -incluso lleva de repuestos- y lee, copia los esquemas y hace los ejercicios en la pizarra -no tengo aún el TIC que me ilumine y me salve-. Los demás, creo que ni entienden el castellano con el que les ruego que no hablen tan alto, que apenas me oigo, así que, como no hacen nada de lo que les pido, pienso que a lo mejor me he equivocado de país y la lengua y la literatura que intento explicar están en otro idioma. Seguramente por eso están tan poco motivados, oyendo a alguien que les parece extraterrestre.
    OH, si el iluminado de los CEP pudiera poner en práctica sus maravillosas teorias hiperguais de atención a la diversidad, adaptaciones curriculares y motivación enfocada en los intereses tan geniales de estos alumnos míos, cuánto se lo agradecería…Pero en un curso práctico, con mi cuarto de la ESO… ¡Que feiz sería, con esa ratio tan pequeña que a veces se agranda, con los que quedan y los que van y vienen cuando se aburren o sus padres ya no los aguantan y los mandan de nuevo al cole…Pero dando clases de algo, eh, no vale solo pedagogear, que me conozco el tema y me los ponen a hacer actividades superchachis enrolladas como la de “reconocimiento por el tacto, con los ojos vendados, para facilitar la interrelación entre los-las alumnos-as” -propuesta para mi tutoría y dada en fotocopia por mi orientador-a a comienzo de curso-. ¡Virgen santa!

  12. Frank
    16 marzo 2011 a 20:28 #

    Esto es para mear y no echar gota. Comentario que he leído en el foro de Educación Secundaria del CSIF de la Taifa Manxego-Quijotesca:
    “Hoy, por ejemplo, un amigo profesor de secundaria me ha comentado que han tenido evaluación y ha estado uno de los inspectores. El señor en cuestión está PRESIONANDO a los profesores para que levanten la mano y aprueben a cuantos más mejor. No importa si el alumno sabe o no sabe, si domina o no domina, si se esfuerza o no se esfuerza, lo que importa es que HAY QUE BAJAR LA TASA DE FRACASO ESCOLAR DEL 35% COMO SEA. Ante eso, ha habido otros profesores que han puesto un aprobado general (un 5), y otros que directamente han calificado con un 10 A TODOS.”
    Ahí va el enlace:
    http://www.csi-csif-clm.com/forosmf/index.php?topic=21945.0
    Lasciate ogni speranza, voi ch’insegnate.

    • José Miguel
      17 marzo 2011 a 18:17 #

      ¿Y no hubo nadie que no aprobase un suspenso merecido? Es decir, nadie opta por decir: si quiere, apruébelo usted, inspector, pero yo, lo suspendo. De hecho, ya se está haciendo en algunos lugares, es decir, que el inspecto, él mismo, apruebe por la cara. Legalmente ya se hace, la promoción por imperativo legal. De qué se escandaliza la gente, si ya hay una ley para ser aplicada en ese sentido. A veces suelo dudar de que algunos conozcan la situación “realmente existente” en la enseñanza.

    • Jesús San Martín
      17 marzo 2011 a 19:51 #

      Del documental: la secta del fin del mundo.
      Palabras del iluminado: “Soy la encarnación de dios. Soy la humanidad y divinidad al mismo tiempo.” El mensaje que recibió de dios fue que las vírgenes se acostaran desnudas con él, cosa que hicieron. También, dios, le obligó a acostarse con la mujer de su propio hijo (consumar en su propio lenguaje), y consumaron más de una vez. Él se sacrificaba por ellas (cuántas veces hemos oído esto mismo de los seguidores de la secta) Todas las sectas son iguales e igual destructivas. Estas exigencias de prevaricación, de aprobar a suspensos, son las últimas locuras para tapar el hecho de que la demencia de la secta no se sostiene frente a la realidad.

  13. José Miguel
    17 marzo 2011 a 17:36 #

    Esta noche, en alguna casa, un profesor/a está preparando la lección que le dará a tu hijo en el colegio, mientras trabajas o ves televisión. En este mismo instante, profesores de todo el mundo están usando su “tiempo libre”, y a menudo invirtiendo de su propio dinero, para la educación, prosperidad y futuro de tu hijo. Copia y pega esto si eres profesor/a o si aprecias a los profesores…

  14. 17 marzo 2011 a 18:40 #

    No es un dato suficiente, pues supongo que en el resto del país, en todos los centros, pasan esas cosas. Sin embargo, por si a alguien le sirve, jamás nadie me ha presionado para poner una nota; jamás un insopector me ha insinuado nada al respecto, ni un director…, y jamás he conocido personalmente a nadie que le haya ocurrido algo semejante.
    No dudo de ningún testimonio, pero creo que tampoco se puede elevar a categoría de noticia global el que alguien sufra ese “acoso”. En todo caso, lo que debe hacer es denunciarlo y, de ningún modo, modificar una sola nota. Si alguien lo hace ya está perdiendo su dignidad como profesor.

  15. Pepe
    17 marzo 2011 a 23:55 #

    Curioso,que no se considere presión todo el papeleo que hay que rellenar con los suspensos. Se nota quien come del pesebre y quien no. Curioso pasar por multitud de centros y que la mayoría reconozcan las presiones y el pogre anterior no los conozca. Está visto que saben a quien no elegir como amigo…

  16. 18 marzo 2011 a 9:03 #

    “Se nota quien come del pesebre y quien no.”
    Mientras no se demuestre lo contrario, aquí todos “comemos” del mismo pesebre. Ahora, bien, si lo que se pretende es debatir sobre apoyos y críticas, también pincha en hueso, Hablar es gratis, actuar cuesta un poco más. Lecciones las justas, amiguito.

    • Pepe
      18 marzo 2011 a 16:05 #

      Alguno ya ha demostrado de que pesebre come a lo largo del blog y no, no es el mismo que él de los demás.

      • 18 marzo 2011 a 19:47 #

        Pues dígame cuál es la diferencia; si lo sabe, claro. ¿ O a usted le dan de comer según lo que opine? ¿O los “pesebreros” son los que opinan diferente a usted? La palabra “pesebre” abunda en los foros de derechas, y nunca he entendido a qué se refieren, a menos que ellos coman de sus opiniones. Porque imagino que si acusan de eso a los demás es por propia experiencia. En otro caso, no comprendo a qué se refieren cuando califican de “pesebrero” a quien no es como ellos. Menos mal, en cuanto se refiere, claro, a ir calificando-descalificando al personal. ¡Qué manía tienen algunos de ir poniendo etiquetas a todo lo que se mueve! Será que pretenden que estemos quietos, como ellos. Digo.

      • Alonxo the one
        18 marzo 2011 a 20:03 #

        La palabra “pesebre” abunda en los foros de DERECHAS
        ¡Qué manía tienen algunos de ir PONIENDO ETIQUETAS a todo lo que se mueve!
        Tolón, tolón.

      • Pepe
        18 marzo 2011 a 20:46 #

        Tiempo les falta a los pogre-jetas a sacar la palabra derecha, pobrecitos no dan para más.

      • 18 marzo 2011 a 22:19 #

        A ver, de dos en dos, que se me agolpan:

        “La palabra “pesebre” abunda en los foros de DERECHAS
        ¡Qué manía tienen algunos de ir PONIENDO ETIQUETAS a todo lo que se mueve!”

        Pues sí, qué manía tienen. Por lo que leo, usted no diferencia una etiqueta, como se pone en esos foros y también aquí, de un dato, objetivo por demás. Yo no pongo etiquetas, ofrezco un dato.
        Y, ahora, si tiene a bien, le ruego conteste, si puede a lo que digo, no a lo que no digo:
        Pues dígame cuál es la diferencia; si lo sabe, claro. ¿ O a usted le dan de comer según lo que opine? ¿O los “pesebreros” son los que opinan diferente a usted? La palabra “pesebre” abunda en los foros de derechas, y nunca he entendido a qué se refieren, a menos que ellos coman de sus opiniones. Porque imagino que si acusan de eso a los demás es por propia experiencia. En otro caso, no comprendo a qué se refieren cuando califican de “pesebrero” a quien no es como ellos. Menos mal, en cuanto se refiere, claro, a ir calificando-descalificando al personal. ¡Qué manía tienen algunos de ir poniendo etiquetas a todo lo que se mueve! Será que pretenden que estemos quietos, como ellos. Digo.

        “Tiempo les falta a los pogre-jetas a sacar la palabra derecha, pobrecitos no dan para más.”

        No sé por qué le molesta la palabra “derecha”, es tan digna como cualquier otra. Le ruego, como al anterior, y si es capaz, que responda a lo que le he preguntado. Si no,no tiene sentido “debatir”. Usted calificó, atrévase ahora a defender su afirmación. No se me esconda.

      • Alonxo the one
        18 marzo 2011 a 22:41 #

        “La palabra “pesebre” abunda en los foros de DERECHAS
        ¡Qué manía tienen algunos de ir PONIENDO ETIQUETAS a todo lo que se mueve!”
        Yo no pongo etiquetas, ofrezco un dato.
        ++++
        Por lo que leo, usted no diferencia una etiqueta
        Respuesta a Ana Belén (10 Marzo 2011, a las 21.10, http://deseducativos.com/2011/03/05/elaborando-el-plan-del-centro-primera-parte-resolucion-de-conflictos/)
        Es la conclusión que extrae usted, solo usted.

        Tolón, tolón.

      • Pepe
        19 marzo 2011 a 0:43 #

        Por lo que veo hay pogre-jetas de pesebre y cencerro.

      • 19 marzo 2011 a 11:40 #

        “La palabra “pesebre” abunda en los foros de DERECHAS.”

        Eso es un dato, comprobable por otra parte. No es una etiqueta. Nadie, todavía, nos ha explicado en qué consiste ser “pesebrero”.

  17. Ana Belén
    18 marzo 2011 a 10:56 #

    Totalmente de acuerdo con el tema del artículo y las puntualizaciones de Francisco Javier, Ania, Luzroja y Mari Cruz. No se me ocurre nada nuevo que aportar a no ser una nueva felicitación a la autora del artículo. ¡Reforma educativa ya! (pero… más Logse no, por favor).

  18. Jesús San Martín
    18 marzo 2011 a 13:30 #

    LA EVALUACIÓN EN LA E.S.O.. La nueva Enseñanza Secundaria Obligatoria (E.S.O.) en España exige analizar detenidamente todo el proceso evolutivo de aprendizaje del alumno valorando su nivel conceptual, procedimiental y actitudinal con el fin de evaluarlo de la manera más justa y eficiente. Además, aunque no escrito, se plantea la ‘conveniencia’ de obtener resultados óptimos en el conjunto del alumnado. Es decir (‘hablando en plata’), el fracaso escolar, en números, ha de ser prácticamente nulo, por lo que el profesorado debe usar todas las herramientas disponibles (y las no disponibles) a su alcance para que ello (el fracaso) no ocurra.
    Maravillosa propuesta paradigmática que conduce a resultados como el que sigue:
    Respuesta de un alumno a la pregunta: ¿Cuántas son seis más siete?
    6 + 7 = 18
    Comentarios en la evaluación:
    1. La grafía del signo seis es del todo correcta.
    2. Se puede apreciar lo mismo con el siete.
    3. El signo más nos dice, acertadamente, que se trata de una suma.
    4. En cuanto al resultado, vemos que el uno es correcto. La segunda cifra, efectivamente, no es ocho. Bueno, si lo cortamos por la mitad de arriba abajo observamos que el alumno ha escrito dos treses simétricos. elegimos el adecuado porque se ve que su intención era buena.
    Evaluación:
    El conjunto de estas observaciones evidencia que:
    a) La actitud del alumno es positiva: LO INTENTÓ.
    b) Los procedimientos son correctos: LOS ELEMENTOS ESTÁN ORDENADOS ADECUADAMENTE.
    c) En conceptos sólo se equivocó en uno de los seis elementos que forman el ejercicio. Esto es casi de sobresaliente.
    En consecuencia, podemos otorgarle un NOTABLE y decir que PROGRESA ADECUADAMENTE.

    P.S.Encontrado en la red, pero basta meterse en casi cualquier clase para encontralo.

  19. Pepe
    18 marzo 2011 a 16:06 #

    Alonxo orgasmando en tres,dos, uno…

  20. Frank
    18 marzo 2011 a 18:18 #

    “Iba Alonsillo a protestar con buenas razones, pero al ver ese cuerpo deseoso de pasión, sintió crecer desmesuradamente cierta parte de su cuerpo y no pensó más.”
    http://abriendocaminos-enrique.blogspot.com/2009/09/corrian-tiempos-de-guerra-en-aragon-y.html

  21. sonia
    19 marzo 2011 a 11:49 #

    Para Alonxo:
    Y la palabra “de derechas” abunda en la gente “de izquierdas”.

    • 19 marzo 2011 a 11:58 #

      Si, pero nadie se averguenza de ser de derechas, ni se debe sentir ofendido porque se le diga que lo es, como ciertos medios, que los hay, de derechas, ¿verdad? Por tanto, eso no es una etiqueta, no es una calificación, no es una descalificación, es un dato. Y esa es la diferencia que a algunos les cuesta percibir. ¿Lo pillas?

      • sonia
        19 marzo 2011 a 12:11 #

        ¿Y según tú, qué es ser “de derechas” y cuáles son los medios “de derechas”?
        ¿Ser de derechas es tener dinero, llevar a sus hijos a colegios caros, vestir bien, tener un buen piso o chalet? Conozco a cantidad de gente “de izquierdas” que tiene todo eso y más, y se jactan de ser de izquierdas, despreciar y poner como de diablo a la derecha y encima van de socialistas-comunistas y que se preocupan de los “problemas sociales”. En los centros de formación de profesorado puedes encontrar a muchos de ellos, allí bien “apesebrados” porque el que se mueve, no sale en la foto.
        Y mientras se parten la caja por el atentado en las torres gemelas, se parten el pecho por el NO A LA GUERRA de Irak. Ésos mismos que ahora se callan como putas ante la inminente invasión de Libia.
        Esos mismos que para dar a luz se van fuera de España a los sitios más caros y con todo lujo de detalles. Ésos que para dar un concierto vienen desde Madrid en un flamante Mercedes, y a la altura de Illescas, cambian a un 2 caballos para llegar a Toledo a cantar haciéndose los pobrecitos que están al lado del obrero. Que tienen la jeta de levantar el puño y tienen más dinero que cualquiera del PP.

        Derecha-izquierda, la dicotomía de siempre. Será que alguien se perdió más de un capítulo de barrio Sésamo porque yo ya no me entero de nada.
        ¿Lo pillaste ahora?

      • 19 marzo 2011 a 12:30 #

        ¿Y según tú, qué es ser “de derechas” y cuáles son los medios “de derechas”?

        Deberíamos preguntarles a los que hablan de “pesebreros” a qué se refieren. Más que nada para ir cerrando temas. ¿No cree?

        “¿Ser de derechas es tener dinero, llevar a sus hijos a colegios caros, vestir bien, tener un buen piso o chalet? Conozco a cantidad de gente “de izquierdas” que tiene todo eso y más, y se jactan de ser de izquierdas, despreciar y poner como de diablo a la derecha y encima van de socialistas-comunistas y que se preocupan de los “problemas sociales”.”. Totalmente de acuerdo, como hay un partido poco sospechoso de ser “de izquierda” como el PP que se autodenomina, sorpréndase, “Partido de los Trabajadores”. En fin, debate sin fin…

        “En los centros de formación de profesorado puedes encontrar a muchos de ellos, allí bien “apesebrados” porque el que se mueve, no sale en la foto.”. Y en los sindicatos también, lo he dicho en muchas ocasiones.

        “Y mientras se parten la caja por el atentado en las torres gemelas, se parten el pecho por el NO A LA GUERRA de Irak. Ésos mismos que ahora se callan como putas ante la inminente invasión de Libia”.

        Otro tema de nunca acabar…¡ojo!, si quiere podemos entrar en la eterna discusión, sin problema. Solamente le recordaré que la “inminente invasión de Libia” se produce por una Resolución de las Naciones Unidas, más que nada para que no sigan muriendo civiles. ¿O dejamos que les sigan masacrado? ¿? Lo de Irak, pensé que ya esta suficientemente comentado, se fundamentó en unas “armas de destrucción masiva” que jamás aparecieron. Esa fue la razón, la que dieron ellos, no yo, para dar muerte a cientos de miles de iraquíes, muchos de ellos civiles, inocentes. Algunos han pedido perdón, a otros les cuesta más. Porque claro “nosotros no sabíamos que no tenían armas de destrucción masiva”. Por esas mismas, puedo quemarle la casa al vecino porque “no sé si tiene armas y me puede atacar mañana de madrugada”. ¿No es una lógica estúpida?

        “Esos mismos que para dar a luz se van fuera de España a los sitios más caros y con todo lujo de detalles. Ésos que para dar un concierto vienen desde Madrid en un flamante Mercedes, y a la altura de Illescas, cambian a un 2 caballos para llegar a Toledo a cantar haciéndose los pobrecitos que están al lado del obrero. Que tienen la jeta de levantar el puño y tienen más dinero que cualquiera del PP”. Totalmente de acuerdo. Al igual que los que se erigen en defensores de la familia y ya llevan dos divorcios; o en contra del aborto y hace décadas ya iban a Londres; o en contra del matrimonio homosexuales y son de los primeros en aprovecharse de la ley.

        “Derecha-izquierda, la dicotomía de siempre. Será que alguien se perdió más de un capítulo de barrio Sésamo porque yo ya no me entero de nada.
        ¿Lo pillaste ahora?”

        Claro, yo no tengo problema para “pillarlo”. ¿Usted ha entendido la diferencia entre etiqueta y dato? ¿Entre dato y calificación-descalificación? ¿Qué es un pesebrero? ¿El que opina diferente es pesebrero? No le remitiré la extensa lista de calificaciones-descalificaciones que se me han dedicado, usted misma lo habrá leído. Sin embargo, nunca he visto una crítica. ¿Y ahora quiere debatir sobre derecha e izquierda? Adelante…

      • Alonxo the one
        19 marzo 2011 a 14:05 #

        ¿Qué autoridad moral tienen ahora para acusar a Gadafi y a los otros “dictadores” quienes hasta hace cuatro días les ofrecían solícitos el cobijo ?
        Federico Mayor Zaragoza

        Tolón, tolón (de hipócrita, además de cencerro)

      • sonia
        19 marzo 2011 a 14:30 #

        Entre pillos anda el juego.
        ¿Quién da más?

  22. sonia
    19 marzo 2011 a 13:20 #

    El tema no es ser “de derechas” o “de izquierdas”. Eso ya está muy pasado de moda, eso se deja para generaciones anteriores. Ahora lo que importa es si se es buena persona o no. Si se preocupa uno por dar la mejor educación que puede a sus alumnos o no y es de lo que se trata aquí. De que no vengan a imponernos desde otros ámbitos lo que tenemos que hacer, igual que nadie se mete o se puede meter en lo que hacen en los centros de formación, en inspección, en delegación, etc… que eso deja mucho que desear.
    A mí el debate de la izquierda y la derecha me aburre muchísimo. Nadie es mejor ni peor por ser simpatizante de un bando o de otro. La hipocresía reina en todas partes, pero claro, depende de lo que uno predique.
    No puede estar un cura diciendo que tener relaciones es pecado, que divorciarse es pecado, que ser homosexual es pecado y muchos de ellos …. (me lo callo porque me pueden llevar los “demonios”). Igualmente que la gente que se parte el pecho diciendo NO AL ABORTO y cuando llega el momento llevan a sus hijas a abortar (y antiguamente a Londres) para no dar el cante de cara a la sociedad. Pero eso lo ha habido toda la vida y lo habrá siempre. Otra cosa es que se esté de acuerdo o no.
    Por otra banda, están los que viven de la enseñanza pública, los que trabajan en centros de formación y nos intentan “educar a su estilo” y vitorean a los cuatro vientos la enseñanza pública, pero a sus hijos los llevan a colegios privados, privadísimos. Que eso lo haga la “derecha” es lo normal, ellos se jactan de su religión católica y quieren llevar a sus hijos a colegios privados donde no se junten con la chusma. Pero que lo hagan los que viven y cobran de la enseñanza pública, eso no es de recibo.
    ¿Sabe usted donde mandaba el Sr. Bono a sus hijos? Pues los tenía en el más “prestigioso” colegio de curas de Toledo. El colegio Infantes. El mismo al que algunos asesores de formación llevaban a sus hijos.
    ¡Qué coincidencia, verdad!
    Más predicar con el ejemplo, que de palabrería barata estamos hartos, de proselitismo y de chuminadas campestres de uno y de otro lado.

    • 19 marzo 2011 a 13:49 #

      “El tema no es ser “de derechas” o “de izquierdas”. Eso ya está muy pasado de moda, eso se deja para generaciones anteriores. Ahora lo que importa es si se es buena persona o no. Si se preocupa uno por dar la mejor educación que puede a sus alumnos o no y es de lo que se trata aquí. De que no vengan a imponernos desde otros ámbitos lo que tenemos que hacer, igual que nadie se mete o se puede meter en lo que hacen en los centros de formación, en inspección, en delegación, etc… que eso deja mucho que desear.”

      Absolutamente de acuerdo, así se lo hice saber en mi comentario anterior.

      “A mí el debate de la izquierda y la derecha me aburre muchísimo. Nadie es mejor ni peor por ser simpatizante de un bando o de otro. La hipocresía reina en todas partes, pero claro, depende de lo que uno predique.
      No puede estar un cura diciendo que tener relaciones es pecado, que divorciarse es pecado, que ser homosexual es pecado y muchos de ellos …. (me lo callo porque me pueden llevar los “demonios”). Igualmente que la gente que se parte el pecho diciendo NO AL ABORTO y cuando llega el momento llevan a sus hijas a abortar (y antiguamente a Londres) para no dar el cante de cara a la sociedad. Pero eso lo ha habido toda la vida y lo habrá siempre. Otra cosa es que se esté de acuerdo o no.”

      Igualmente de acuerdo. Así se lo he expresado anteriormente.

      “Por otra banda, están los que viven de la enseñanza pública, los que trabajan en centros de formación y nos intentan “educar a su estilo” y vitorean a los cuatro vientos la enseñanza pública, pero a sus hijos los llevan a colegios privados, privadísimos. Que eso lo haga la “derecha” es lo normal, ellos se jactan de su religión católica y quieren llevar a sus hijos a colegios privados donde no se junten con la chusma. Pero que lo hagan los que viven y cobran de la enseñanza pública, eso no es de recibo.
      ¿Sabe usted donde mandaba el Sr. Bono a sus hijos? Pues los tenía en el más “prestigioso” colegio de curas de Toledo. El colegio Infantes. El mismo al que algunos asesores de formación llevaban a sus hijos. “

      Completamente de acuerdo.

      “¡Qué coincidencia, verdad!
      Más predicar con el ejemplo, que de palabrería barata estamos hartos, de proselitismo y de chuminadas campestres de uno y de otro lado.”

      Nunca estuve más de acuerdo con alguien. Lo celebro, Saludos.

    • Magdis
      12 abril 2011 a 22:06 #

      Es tal vez el comentario más coherente y realista que he leído en mucho tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: