Elogio de la incompetencia

 

Francisco Javier González-Velandia Gómez

1

En su aparente simplicidad aséptica la idea de “competencia” aplicada a la educación refleja a la perfección un modelo socioeconómico vs. ideológico,  que no es otro naturalmente  que el Modelo Neoliberal (= el Modelo del Capitalismo en su fase actual.) Pese a la  novedad del “modelo competencial” puede establecerse, no obstante,  una continuidad  con el modelo logsiano, en el que ocultos en  la retórica progresista ya se encontraban los gérmenes de lo que  estaba por venir. Asistimos, pues,  a un giro dialéctico, en virtud del cual un sistema de inspiración y aspiración de Izquierdas deviene su opuesto, sin que naturalmente dicho giro quede declarado. Una confesión tal debe quedar velada  por mor de la political correctness, para lo cual la maquinaría retórica de pseudoconceptos pedagógicos posee en su infinita ambigüedad recursos más que suficientes. Las estrategias de la propaganda con su ya larga historia han demostrado con creces su eficiencia en la sociedad de masas y aquí no podía ser de otro modo.

¿Qué son, pues, las “competencias”?

  • La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) define competencias como:

“el conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas, tanto específicas como transversales, que debe reunir un titulado para satisfacer plenamente las necesidades sociales”

  • La OCDE sostiene que :

“una competencia es más que un conocimiento y habilidades, implica la capacidad de responder a demandas complejas, utilizando y movilizando recursos psicosociales (incluyendo habilidades y actitudes) en un contexto particular”

  • Definición operativa de competencia. Para entenderse y manejarse mejor, debe definirse una competencia como:

“El grado de dominio de las habilidades, procesos (actitudes y conductas medibles) y conocimientos requeridos en un área clave de éxito”

[Definiciones extraídas del Blog del grupo Lexium, Desarrollo de competencias (DC)]

  • “Competencias son capacidades y destrezas cognitivas de las que los individuos disponen o que éstos están en condiciones de aprender y que poseen la finalidad de resolver determinados problemas, así como las disposiciones y capacidades de tipo motivacional, volitivo y social que permiten hacer uso de las soluciones a problemas en situaciones variables con éxito y de manera responsable.” (Weinert, F. (ed.): Leistungsmessung in Schulen, Weinheim y Basilea 2001, p. 276). [Citado en Deseducativos, Manuel Méndez Burgillos: Enseñanza modernista y tradicional.]

 

Tres son al menos las reflexiones que a mi juicio suscita la noción de competencia tal como aparece delimitada en las definiciones oficiales y oficiosas:

  1. La base epistemológica del concepto de “competencia” radica en la distinción entre los contenidos cognoscitivos como tales y las destrezas por parte de un sujeto de hacer uso de los mismos en contextos pragmáticos vs. performativos. Esta distinción es cuanto menos oscura. En una conferencia (disponible en el canal youtube) en torno al tópico “¿qué podemos entender por competencia?” (http://www.youtube.com/watch?v=oH-B-m7jCQ0), el profesor de la Universidad de Las Palmas, José Moya -especialista en educación en competencias-, exponía con el habitual tono desenfadado y didáctico que caracteriza a los lumbreras de la pedagogía más puntera -ante un auditorio no se sabe, a juzgar por el tono,  si compuesto por niños o adultos-, el ejemplo siguiente: en un viaje por Francia, el conferenciante, sintió hambre y se dirigió a una panadería para adquirir pan. Al intentar verbalizar su deseo, cuál no fue su sorpresa al comprobar su incapacidad para comunicar un mensaje tan simple como: “¡Por favor!, pan.” ¡Real como la vida misma! Todos sus conocimientos de francés (gramática, vocabulario, fonética, etc.) aprendidos durante el Bachillerato no le habían servido para enfrentarse a una situación tan simple como la descrita. En resumen: si bien el señor en cuestión poseía conocimientos de francés, era no obstante un absoluto incompetente en el manejo de la lengua (incompetencia lingüística.) Del ejemplo narrado se deriva una distinción evidente: una cosa es conocer una lengua y otra actualizar lo aprendido, para lo cual el único método válido es la experiencia y la práctica continuada (escuchar, hablar, leer, escribir), preferentemente en un contexto real adecuado, es decir: en el país de origen de la lengua en cuestión. Siendo esto obvio, el problema surge cuando pasamos del caso particular a establecer un principio de validez general –algo a lo que es sumamente proclive el metadiscurso pedagógico y que genera múltiples y perniciosas  confusiones. Si bien es cierto, que el nivel de conocimientos idiomáticos no transcurre de modo paralelo a la capacidad de comunicación (al grado de competencia lingüística), es igualmente cierto que, sin un estudio serio de la gramática, del vocabulario, de la correcta pronunciación y entonación, etc., nuestro nivel de idioma será muy limitado, un mero chapurrear, útil para la supervivencia, pero nada más (es el caso de la inmensa mayoría de emigrantes españoles, que pasaron décadas en Suiza o Alemania sin aprender la lengua.) Pero, ¿qué sucede con otras materias? ¿Se puede ser un matemático competente sin poseer grandes conocimientos de matemáticas? ¿Qué quiere decir ser competente en ciencias sociales, sin poseer serios conocimientos de historia, economía, sociología,…? La lista de interrogantes es inabarcable.  La noción de “competencia”, en definitiva,  entraña la paradoja de que “no es posible aprender algo sin aprender nada, es decir, de que, evidentemente, los contenidos tienen que aparecer por alguna parte.” (Deseducativos. Manuel Méndez Burgillos: Enseñanza modernista y tradicional.)
  2. La educación en competencias sólo es posible a través de  una injerencia de la política en el ámbito de la educación. La tentación siempre presente en la dinámica del poder de instrumentalizar la educación posee aquí un nombre: “competencias.” A través de la educación el Biopoder modela un espécimen de individuo operativo, conforme a las macro- y microestructuras omnicomprensivas del  Mercado. Los análisis de Foucault sobre el concepto de disciplina y su énfasis en el núcleo sensible, esto es: en el sometimiento de la vida -del cuerpo- al poder, son totalmente pertinentes y esclarecedores. De lo que se trata es de producir individuos competentes: competitivos, capaces de engrasar la Maquinaria y sobrevivir sin fenecer en el intento –para lo cual, como veremos, la “competencia emocional”, por llamarla de algún modo,  es vital.
  3. A una tal concepción, la idea del “conocimiento por el conocimiento” le es extraña. La  θεωρία en sentido griego – como contemplación de la verdad y punto álgido de la existencia humana, en oposición al trabajo meramente manual, más propio de bestias o de esclavos- se hace sospechosa, se torna estéril, por lo que procede llevar a cabo una verdadera inversión. La preeminencia de la vida intelectual, como estado propio del hombre noble y espiritual, cuya vigencia se ha mantenido durante siglos, debe ser ya definitiva e institucionalmente superada. ¿Qué implica esto para la educación?  La filtración o incluso la desaparición  de un sinnúmero de contenidos del Saber, inoperantes desde la óptica del Marco Competencial. Existen infinidad de conocimientos, cuya traducción al lenguaje de las competencias es inconmensurable, por la sencilla razón de que carecen de toda utilidad en un contexto particular (laboral), no se integran en ninguna “área clave de éxito”, no satisfacen ninguna “necesidad social”, etc. Para todos estos conocimientos inoperantes la única solución coherente es que desaparezcan o, en el mejor de los casos, que se conviertan en un ornamento destinado a una minoría selecta y cuyo mantenimiento dependerá de los índices de Superávit, Así, en tiempos de crisis la inversión estatal en  investigación, o en  todos aquellos ámbitos del conocimiento o de la creación, en los que no esté clara su rentabilidad a corto plazo, la inversión estatal se verá reducida a mínimos –como está sucediendo ahora; en tiempos de bonanza económica, por el contrario, será factible una inversión mayor. Por otra parte, es ésta una de las razones básicas de la hostilidad  de la pedagogía mediática ante las Humanidades y la Ciencia en su dimensión más especulativa y puramente teórica.

A partir de estos tres puntos, voy a proponer otra definición del concepto en cuestión:

  • Entiéndese por “competencias” el conjunto de conductas que permiten a un individuo integrarse de forma eficaz en el contexto real del Mercado laboral, entendiendo por “eficaz”: competitiva, flexible, rentable, no conflictiva y psíquicamente “sana”.

 

2

En la definición que acabo de proponer hay un elemento que requiere que nos detengamos un poco. El rigor que se desprende de ella, hace que una definición en estos términos tenga nulas probabilidades de éxito. La política a partir de la Segunda Guerra Mundial (con toda claridad a partir de los 80)  ha  comprendido perfectamente que no es posible someter a la población a un estado de terror sostenido, sin que ello provoque convulsiones traumáticas indeseables. De ahí que sean necesarios complejos mecanismos de control, que mantengan a las masas en un estado de satisfacción lo suficientemente eficaz para que éstas no tiendan a la anarquía (Post-política.). Al transformar la educación ya sin ambages en una antesala de la esclavitud que es el trabajo, son necesarios mecanismos que silencien un futuro incierto en el que la frustración por no disponer de un lugar en el mundo laboral y no tener, por tanto,  acceso al Hipermercado del Consumo -principal fuente de sentido para la existencia contemporánea-, podría tener efectos catastróficos. Dado además, que para una inmensa mayoría de empleos los niveles de competencia requeridos son mínimos, disponemos de todos los elementos que dan razón  del porqué nuestras instituciones asilares educativas semejan parques temáticos, instituciones de asistencia social, centros de ocio, guarderías, estabularios del “ejército de reserva”, etc.; ello explica igualmente los niveles de conocimiento ínfimos y la estupidez generalizada de las masas. Lo que importa, en definitiva, es mantener a la población recluida y entretenida, dotándola de unos mínimos recursos, que permitan su ingreso en el mercado, ya sea como trabajadores activos o como trabajadores stand by.  La insistencia en los aspectos lúdicos en la educación es, por lo tanto, perfectamente razonable desde este punto de vista. Y aquí retorno al elemento de la definición al que me he referido: no conflictiva y psíquicamente sana. ¿Por qué son tan importantes las disposiciones y capacidades de tipo motivacional, volitivo y social?; ¿por qué tanto énfasis en la emocionalidad, en la capacidad (competencia) de “gestionar emociones”, en el equilibrio interior, en todos los pseudoconceptos propugnados por la New Age? Porque un individuo plenamente consciente de la realidad y sin las estructuras narcotizadoras de los asilos educativos –y de la sociedad en su conjunto- podría poner en serio peligro la “armonía” existente al transformarse en  un terrorista, un criminal potencial o un suicida. En conclusión: la educación emocional y ciudadana –para ser exactos: lo que el sistema entiende por “educación emocional, ciudadana”, etc.- es muy importante, tal vez la única importante de verdad. Sometido a la enorme tensión de un futuro incierto, de la competencia agresiva por acceder a un puesto de trabajo, de acceder a un mínimo bienestar, de vivir en la perpetua ansiedad derivada de la inestabilidad laboral, de tener que someterse a unas dinámicas en perpetuo cambio (reciclaje sostenido), de percibir unos salarios indignos,… todo ello unido a un estado de frustración general (social, familiar, sexual, vital), son necesarios mecanismos complejos y sutiles que impidan la hecatombe.

 

3

El modelo funcional de educación que con toda crudeza subyace al discurso de las “competencias” entraña el doble peligro de, por un lado, denigrar el saber a su dimensión puramente instrumental –lo que se traduce en una depauperación trágica del mismo, en una pérdida de su auténtico valor espiritual-, y por otro, de fracasar en sus objetivos declarados, dado que el énfasis unilateral en la competitividad muy bien podría tener el efecto opuesto, produciendo justamente individuos incompetentes, con una base “curricular” débil y carentes de recursos cognoscitivos lo suficientemente profundos como para afrontar determinadas tareas con mayor grado de exigencia. Ante esta tesitura, considero que la posición más seria que el docente ha de tomar es la de no tomarse muy en serio todo este discurso, por la sencilla razón de que en verdad es muy poco serio. Una actitud de cautela, de escéptico distanciamiento y de sentido común, es la indicada. No se trata de rechazar el “saber hacer”, ni de limitarnos a la teoría, sino de encontrar un equilibrio razonable de acuerdo a la materia, el nivel, la etapa educativa, la especificación profesional, etc. No cabe hablar de competencias en el mismo sentido en Primaria, que en una Formación Profesional  o la  Universidad (en la que unas especialidades difieren mucho de otras en sus funciones y metodologías.). Por otra parte, el docente guiado de su sentido común siempre ha empleado métodos en los que de lo que se trataba era de poner en juego competencias -algo que en realidad de nuevo tiene muy poco. Es el caso, por poner un ejemplo, del comentario de texto. En éste de lo que se trata es justamente de poner en ejercicio habilidades y conocimientos ante un reto concreto: comprender un texto, analizarlo, expresar pensamientos, desarrollar la creatividad…., o sea: competencias. Como prueba de lo que digo, basta con mirar a los nuevos textos aparecidos a la luz de las “competencias”, para comprobar que una vez más lo único que ha variado es el colorido – ya tan profuso, que más que aclarar lo que produce es aturdimiento- y su presentación digital (bastante cuestionable en su calidad, por lo que he podido apreciar); por lo demás, se observa, una vez más, que estamos ante un nuevo cut and copy (un trabajo de maquetación) de materiales que provienen de la LOGSE.

Para el Mercado el Mundo -como el Infierno-  es “el lugar sin límites”,  y si pudiese acceder al Más Allá no dudaría un segundo en intentar vender sus mercancías a los mismísimos ángeles. La educación, tradicionalmente considerada un espacio de libertad y saber a resguardo de las furias de la historia, no podía salir indemne. Es así como recientemente hemos podido escuchar  -¡con horror!-,  que las empresas han descubierto en la educación un prometedor negocio. No se trata sólo del negocio editorial, de la venta y mantenimiento de todo tipo de recursos digitales, de las redes telemáticas, de la enseñanza privada, de los cursos de idiomas, o de los grandes beneficios que se derivan de los “máster”…, hay algo más. En calidad de “agente social” el mundo empresarial  ha decidido irrumpir en las aulas, en las que ya se habla su jerga. No deja de ser grotesco, que las empresas, cuyo lugar no es la escuela, tengan  un mayor poder en la toma de decisiones sobre el futuro de la educación que los propios docentes. Igual o más aún grotesco resulta que esta intromisión encuentre el beneplácito de responsables de la política educativa, especialistas en el tema (pedagogos) y ¡de los sindicatos! (que ya definitivamente parecen haber perdido el último rescoldo de conciencia que les debía quedar.)  A partir de ahora la empresa quiere tener voz y voto en el modelo de formación que deberán poseer sus futuros esclavos, violentando de este modo lo que constituye la esencia y última razón de ser de la educación. En alemán existe la expresión “Fachidioten” (idiotas especializados), que designa bastante bien el modelo de individuo deseado en el Mercado: buen trabajador, preprogramado, unidimensional, contento, satisfecho de sí mismo y del Sistema, vamos: ¡un idiota! Pero la idea que debe guiar la educación no es la de formar especialistas agradecidos, sino la de fomentar la libertad y el pensamiento. El mayor triunfo que puede lograr la educación es el de suscitar la pasión por el saber, que el joven descubra el saber, que sienta sed de saber, aunque este saber le vaya a ser de poca utilidad en la vida –en el sentido de utilidad inmediata, de rentabilidad económica, de competitividad. Dejar de cultivar todos esos saberes inútiles, que desaparezcan las pasiones inútiles, sería algo dramático para la Cultura. Algo que no debemos permitir que suceda en ningún caso.

La jerga empresarial invade el discurso educativo, lo cual es un signo evidente de victoria. El lenguaje es el lugar de la verdad, por lo que también lo es de la mentira, de la manipulación, del mal. No ser conscientes del lenguaje que empleamos equivale a no ser concientes de lo que somos. El discurso deviene magia -en el peor sentido- cuando se apodera de nosotros y nos convierte en meros portavoces-marionetas de algo que no dominamos, que nos posee. Resistir al discurso, al ser dichos por lo Otro, es pensar. De ahí que una primera forma de resistencia, más importante y efectiva de lo que pudiera parecer, es negarse a hablar la jerga tecnocrática, borrar toda evidencia implícita; no tomársela en serio, boicotearla, seguir a lo nuestro, no colaborar, negarse, practicar el discurso intempestivo, practicar la ironía, reírse si es necesario…. Es poco quizás,  pero es un primer paso. A menudo, las grandes transformaciones se gestan silenciosamente.

Anuncios

Etiquetas:, , , ,

Categorías: Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

79 comentarios en “Elogio de la incompetencia”

  1. Mariano
    11 marzo 2011 a 10:52 #

    La jerga pedagógico-burocrática no es inocente. Es un lenguaje destinado a crear, como en toda jerga, una identidad de grupo y una dificultad de formar parte del mundillo educativo si no eres un iniciado. El obligar a los profesores a hablarla y usarla es una manera de llevarnos a su terreno, porque todo lenguaje implica una concepción de la realidad.

    La pedagogía por competencias o el currículo por competencias es un truco más para escaquearse de las verdaderas cuestiones: el conocimiento, los saberes teóricos y prácticos.

    Se podrían aportar numerosos ejemplos. Cuando un alumno de humanidades tiene un bagaje escaso de lecturas, es pobre su vocabulario, sus “destrezas” de comprensión lectora y expresión escrita dejan mucho que desear, es una broma de mal gusto hablar de “competencias”. Es un lenguaje falsificador de la realidad, elusivo de las realidades que quieren enmascarar los burócratas para ocultar el fracaso y la vaciedad de su invento.

  2. Jesús San Martín
    11 marzo 2011 a 15:15 #

    Francisco Javier, tu punto número 2 es una auténtica joya. De la que se deriva la explicación de la existencia de programas basura en la TV, para tener entretenida a la gente; la permanencia obligatoria en clase, con Bolonia, para aborregar a las posibles personas críticas. Hay otro punto más: el jemer rojo, el nazi, el stalinista, que son partícipes alegres e imprescindibles para llevar a cabo la lobotomía social.
    Lo que describes se engarza en la guerra contra el terrorismo. Hace un par de años estuve en N. York. La psicosis de bomba, y amedrentadores carteles por todos los sitios, eran realmente asfixiantes. Acostumbrado yo a los atentados de los asesinos de ETA me parecía excesivo. Cada cierto tiempo suben el umbral y deciden que han cogido a una nueva banda de “ponedores de bombas”. La finalidad es asustar para que aceptemos la laminación de libertades, que unido a la falta de capacidad crítica, llevan la sociedad a un fascismo con autocontrol. Las cámaras, hasta en los calzoncillos, completan el tinglado.
    Una prueba, sobre noticias de portada, que no han sido tal ¿quién se ha enterado de
    1- que Portugal, nuestro principal deudor ha tenido que pagar su deuda un 50% más cara y tienen el bono a diez años por encima del letal 10%?
    2- que Modis nos ha rebajado la calificación crediticia?
    3- que algunos precios de alimentos básicos han subido su precio más de un 50%?
    Otra información, que no está en las primeras páginas. Los mejores gestores de Hedge Funds han devuelto su dinero a los clientes porque dicen que tal como está el asunto no quieren correr riesgos. ¡Si viven del riesgo! ¡y no quieren! ¿qué esperan estos tiburones blancos, que se asustan?

    Maximiliano, ¡ya me he comprado otro kg de garbanzos.!

    • Jesús San Martín
      11 marzo 2011 a 15:17 #

      donde dice 10% debde decir 7%

  3. sapillo
    11 marzo 2011 a 15:29 #

    No es un modelo neoliberal. Es neogorroneo. Media España ha estado viviendo a costa del sudor de la otra media. Cuando la balanza se ha desnivelado la parte no productiva de la sociedad, en lugar de arrimar el hombro, se enroca en sus privilegios.
    ¿Jerga empresarial? Mis hijos aún escuchan en el colegio de sus educadores que la profesión de su padre, empresario, es la de un vulgar explotador fascista y si tiene algo de éxito, ladrón. Ni una palabra de cómo generar riqueza, sólo ideas para repartirse la creada por otros. Sin emprededores sólo hay miseria.

    ¿qué va a ocurrir cuando nos rescaten? Si os han rebajado el sueldo un 5% para pasar de un 12 a un 9, ¿cuanto hay que bajarlo para dejarlo en un 3% en dos años?

    • 12 marzo 2011 a 22:05 #

      España no habría llegado a esta situación si no hubiera habido tanto fraude fiscal. Tanto escaqueo en el IVA. Tanta manga ancha con la banca que se ha forrado y que ha sido muy responsable del desastre, pero le permiten que siga forrándose, le siguen dando ayudas con dinero sacado de esas aberrantes rebajas de sueldo que menciona sapillo, le siguen permitiendo canalladas como la de chupar la pasta y la casa a quines no pueden pagar una hipoteca. Tanta corrupción. Tanta subvención (http://www.aso-apia.org/pdf/documentos/suvencionesatitulodeejemplo.pdf). Tanta sicav. Tanta irresponsabilidad en una política económica sometida a la ganancia fácil del sector de la construcción. Por todo esto que menciono habido saturación de gentes y entidades que presumían de emprendedores y creadores de riqueza. A algunos hasta se les ponía como ejemplos. Algunos de esos algunos resultaron ser ejemplares chorizos o ejemplares incompetentes (véanse Díaz Ferrán, Ruiz Mateos, los gestores Caja Castilla La Mancha…). Y después de esto, aún tenemos que segur soportando a predicadores, que insinúan (ni siquiera se atreven a decirlo con claridad) que los funcionarios somos los malos, tiene narices. Como narices tiene que la solución alcanzada por la clase dirigente haya sido un acuerdo social y económico ( http://www.libertaddigital.com/documentos/texto-definitivo-del-acuerdo-social-y-economico-41912106.html) con avances sociales como los relativos a cotización y edad de jubilación, mientras contempla incentivos y ventajas fiscales para los emprendedores, reales o supuestos. si hay una sola mentira en esto que digo, que alguien me señale cuál es. Y todavía tenemos que soportar los sermoncitos entre victimistas y recriminadores de algunos.

      • sapillo
        14 marzo 2011 a 12:49 #

        Esos son los temas que me disgustan.
        En España no ha existido fraude fiscal, no conozco a nadie que haya incumplido sus obligaciones tributarias en los años de bonanza. Al revés estos últimos años se ha incrementado la presión fiscal de manera tan brutal que la Seguridad Social y Hacienda se han convertido en enterradores de empresas. El fraude fiscal sólo existe en épocas como la que vivimos actualmente donde el riesgo se compensa con la subsistencia.
        En España el 90% de las empresas son microempresas o autónomos y emplean a más del 95% de trabajadores. Las personas con Sicav se pueden contar con los dedos de una mano, los empresarios corruptos con los de la otra, no son representativos.
        No me quejo de la labor de los docentes, bastantes cosas sufrís ya, me quejo de la percepción generalizada en la enseñanza, y en los libros de textos que he ojeado de mis hijos según los cuales empresario=ladrón. Desde mi punto de vista supone una gran contradicción, sin emprendedores no hay generación de riqueza, no hay trabajo, no hay ingresos públicos,… y los primeros afectados, por estar más cerca, son los empleados públicos.
        Para todo aquel que tenga nociones de macroeconomía ya sabe cómo va esto, el socialismo jamás en la historia en ningún país ha dejado las cosas mejor que las ha encontrado, las suele dejar cerca del desastre. Primero bajada de sueldos, luego inflación desligando las subidas de sueldos de los empleados públicos de la misma y finalmente tipos de interés elevados. Sólo el sector privado productivo aguantará el tipo, para el resto miseria y escasez. Argentina, Grecia, exrepúblicas soviéticas,… . No por repetido deja de pasar, saldremos de esta dentro de unos años y volveremos a gastar sin control. Los ingresos=gastos, si hay desviaciones sólo por inversión, nunca gasto corriente, no es tan difícil.
        Los funcionarios mejoran sus condiciones por encima de la media en época de bonanza y las empeoran también por encima de la media en las depresiones. No lo digo yo, es historia económica.
        Sólo digo que se apoye a los que emprenden y se anime a los alumnos a emprender.

  4. Mari Cruz Gallego
    11 marzo 2011 a 15:54 #

    Me ha gustado mucho tu artículo, Francisco Javier. Andaba yo estos días elaborando uno sobre el mismo tema pero leyendo el tuyo, ya no tengo más que decir…jaja.
    El tema de la competencia emocional es uno de los mayores engendros de este sistema. Supone, como bien dices, el control emocional de la frustración, aquella que sufrirán cuando salgan al mundo real. Por cierto, este domingo Punset ataca de nuevo en Redes con un programa sobre el sistema educativo; es de esperar que gran parte del mismo esté dedicado a la competencia emocional. Será interesante, si alguien tiene el suficiente estómago, verlo para desmontar la argumentación. No olvidemos que Punset es el divulgador “oficial” de todos estos métodos.
    Lo curioso es que este sistema de competencias se vende como la fórmula que despierta la creatividad y la iniciativa de los alumnos para sobrevivir al mundo del mercado y la competitividad, ¡todo lo contrario! Antes bien, sólo es un método que hace creer a los alumnos que son más de lo que realmente son: las competencias no buscan la excelencia sino la alfabetización. Un alumno en bachillerato se le deben presuponer cumplidas unas competencias básicas, adquiridas ya desde el colegio: seguir hablando de “competnecias básicas” en bachillerato y en la universidad es el mayor disparate (véase este enlace: http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,22987374&_dad=portal&_schema=PORTAL&idContenido=3).

    Un saludo.

    • 11 marzo 2011 a 19:07 #

      Hola Mari Cruz y amigos de Deseducativos.
      Yo estoy matriculada en ese Grado a la boloñesa de la UNED. Llevo pocas asignaturas porque buena parte lo tengo convalidado. Lo de las “in-competencias” en la universidad, ahora que lo estoy viviendo desde dentro como alumna daría para bastantes artículos y quizá me anime a ponerme a redactarlos. En parte, por suerte, al ser la UNED el nivel puede ser más alto si los alumnos quieren. Y este grado suele ser para la mayoria de los que estamos una segunda o tercera carrera.
      Sólo puedo deciros que cuando en el verano de 2009 vi el enlace que ha puesto Mari Cruz no salía de mi asombro, pasé desde la indignación a reirme a carcajadas. Pero la indignación y el cabreo me pueden la mayoría de las veces.

    • Francisco Javier
      12 marzo 2011 a 10:44 #

      El asunto de las competencias se las trae, por lo que se sería muy bueno contar con otros enfoques. Mari Cruz, escribe ese artículo, que seguro que nos va a aportar mucho. También animo a Hesperetusa a que se sume a la lista de autores y que nos haga partícipes de sus reflexiones. Al vivir desde dentro lo que está sucediendo en la Universidad, su experiencia puede aportarnos mucho.

      Yo desde mi posición de docente de Secundaria, lo que veo es un verdadero bluff, otro más en la larga lista de despropósitos de nuestro sistema educativo-Zombieland. No va a servir absolutamente para nada, excepto para engrosar la burocracia con nuevos índices absurdos, que se suman a lo que ya es archiconocido. (Intentaré más adelante aportar algún dato sobre los métodos de evaluación que se quieren imponer a tenor de las competencias, así como ese nuevo documento que está en el aire en el que habrá que reflejar para cada alumno sus niveles de competencia.) Un saludo.

      • José Miguel
        12 marzo 2011 a 11:27 #

        Sabemos que estos planes no sirven para una mejor enseñanza, puesto que informes oficiales, uno detrás de otro, demuestran cada vez resultados peores, es decir, el fracaso de la LOGSE. Pero a los adeptos logsiano se la refanfinfla. Estos planes sí sirven. ¿Para qué?: para lograr el tan añorado objetivo de aquel acuerdo de Lisboa: disminuir el fracaso escolar. ¿Cómo? Es obvio, reducir la enseñanza, bajar su listón, degradarla al nivel de las “competencias”. Y nuestro problema como docente es que habremos de soportar una constante y machacona presión para volver a alterar los programas curriculares, diseñar pruebas con disquisiciones bizantino-aritméticas sobre formas de calificar cuyo resultado siempre es el aprobado… es decir, barnizar de supuesto cientificismo evaluador lo que no es más que ampliar más las tragaderas para aprobar y titular a todo quisqui, estudie o no. Y, claro, hay muchos colegas que asumen acríticamente que deben mejorar, puesto que es obvio que lo hacen mal si suspenden tantos. Es un círculo vicioso.

      • Francisco Javier
        12 marzo 2011 a 13:59 #

        La crisis crónica que padece la educación no se va a resolver -si es que se resuelve milagrosamente alguna vez- en ningún caso por consenso, ni por diálogo, ni por la senda de la Razón. La única solución es la pura violencia. Aquí de lo que se trata es de un asunto político sin más, de una lucha a muerte por intereses inmediatos, de pura supervivencia. Ir a la raíz del problema, supondría cuestionar los intereses de la clase política, de los mandarines de la educación (pedabobos, profesores de las facultades de Pedagogía, psicólogos educativos y demás monstruos) , de los negocios de la escuela privada, etc: intereses, intereses, intereses. Lo del amor a los niños, lo bonita que es la educación, lo maravilloso que es todo, etc (el catálogo increíble de mentiras), todo eso es pura fachada, discurso ideológico, cortinas de humo, abominables tormentas de ideas,… que trata por todos los medios, ¡con éxito!, de encubrir el mal de fondo, de desviar la mente, de entontecer a la masa. Es natural, que los pedachorras, los detestables consejeros de educación, todos los que en definitiva viven de esto, no quieran ceder ni lo más mínimo y empleen astutamente mil subterfugios. En ello les va la vida. Y ni mucho menos nos enfrentado hemos todavía a su lado más oscuro. Vendrán tiempos aún más oscuros, tiempos de autoritarismo, de terror.

    • 13 marzo 2011 a 11:50 #

      Me pido redactar el artículo sobre el programa de Punset.

      • Mari Cruz Gallego
        13 marzo 2011 a 19:53 #

        Buceando por la web de Punset, uno descubre (además de que ha estado patrocinando la Nintendo…) que tiene una “Fundación para la divulgación científica” donde uno de los pilares es la investigación sobre la educación emocional. ¿Y quién se encarga de esto? Pues además del orwelliano “Instituto Cocacola de la Felicidad”, resulta que encontramos a la “Fundación Marcelino Botín” (¿el abuelísimo?) con un estudio sobre la educación emocional y social, el cual no he tenido estómago para terminar de leerlo pero que viene a decirnos cuál debe ser el camino de los sistemas de enseñanza. Y yo no dejo de preguntarme qué interés tienen todos estos grandes organismos en el mundo de la enseñanza..Punset, Botín y compañía, abanderados del progresismo! ¡Me río yo de los que nos tachan de reaccionarios!
        Más información aquí: http://www.redesparalaciencia.com/fundacion

        http://www.redesparalaciencia.com/fundacion

      • José Miguel
        14 marzo 2011 a 20:33 #

        Punset es un gurú mediático de la democracia de mercado actual, vendiendo productos pseudoideológicos para la felicidad del consumidor autosatisfecho, barnizado de cientificismo:

        http://charlatanes.blogspot.com/2010/05/punset-esoterismo-con-piel-de-buen.html

  5. El pobrecito profesor
    11 marzo 2011 a 17:36 #

    Cosas en que los alumnos de mi centro han demostrado un día cualquiera como hoy en que son competentes:
    – 4º de ESO: No querer dar clase a quinta hora porque estaban en hora de tutoría y se han negado a cambiarla por la de un día normal, pese a que ayer dispusieron de ella con otra actividad y, puesto que tenemos examen pronto, les propuse cambiarla por hoy (les da igual el examen, obviamente también los que les iba a intentar explicar). Así que se han puesto a charlar de sus cosas (parece que no tenían bastante con la siguiente, en la que falta la profesora desde hace tiempo).
    – 1º de ESO: a subirse a andar por las mesas y a combatir montados a hombros en clase mientras el compañero de tecnología espera afuera en el pasillo a que se calmen, porque él ya está reventado de la hora anterior.
    – 2º de Bachillerato: a las 14:15 ya piensan que son las 14:45 y hay que dejar de dar clases, porque también están cansados (la hora anterior habían tenido a la misma profesora de baja de antes).
    -2º de ESO: a limpiar con una fregona el zumo que ha roto dentro de la mochila al darle al de al lado, a venir a clase tarde y con las manos en los bolsillos, a bostezar, mascar chicle y hablar a la vez -verdadera habilidad, hay que reconocerlo-, a preguntar por qué página vamos a la media hora, a olvidarse el cuaderno en casa, a usar los portátiles para todo menos para lo que les pide…A ponerse en la puerta con las mochilas al hombro unos diez minutos antes de que vaya a sonar si es última hora, y sin la mochila pero con el bocadillo si es a tercera.
    En resumen, tienen tantas competencias que espero que a don José Moya le toque uno de estos alumnos míos en sus clases, para que ponga en práctica todos sus conocimientos pedagógicos; o mejor aún, como habrá que aprobarlos para que las estadísticas mejoren, que le toque como cirujano en una operación de próstata el que bosteza, habla y come chicle a la vez, verá que motivado se le ve desde tan corta distancia.

    • Ana Belén
      13 marzo 2011 a 15:38 #

      ¡Estos sí que son testimonios que dan fe de eso en lo que se ha convertido la enseñanza en España! Es increíble cómo el modo de comportarse, la ausencia de autocontrol y responsabilidad que se ven cada día en el alumnado de los distintos institutos que hay a lo largo y ancho de la geografía española son iguales. Pueden darse por satisfechos todos los que buscaban igualdad para todos. Lo de la calidad en la enseñanza y la educación para todos, eso es otro cantar.
      Un artículo tan fantástico como espeluznante, Francisco Javier.

  6. José Miguel
    12 marzo 2011 a 9:54 #

    http://www.lasprovincias.es/v/20110311/comunitat/educacion-quiere-examinar-profesores-20110311.html

    He aquí la cheka pedagógica. Una vez más los psicagogos venden su tiranía, sus objetivo de someternos a su planes y programas, es decir, a sus intereses gremiales, como una sublime intención de mejorar la calidad de la enseñanza, y quien no haga genflexión será considerado un docente fascista, casposo, retrógrado, rancio… Y lean esto: ” El documento indaga en si al docente se le puede considerar «un modelo de actuación y comportamiento.
    Hasta ahora ellos son los que ponen los exámenes y califican los conocimientos de los alumnos. Pero a partir de ahora se da la vuelta a la tortilla y serán los profesores los que reciban una calificación sobre el desempeño de sus tareas.
    La Conselleria de Educación tiene la intención de poner en marcha durante este curso y el próximo un Programa experimental de evaluación de la función docente, al que se someterán únicamente los profesionales que lo soliciten de forma voluntaria. Su pretensión es «la mejora de la calidad de la docencia a través de una revisión de estándares de calidad».
    Además de la dirección general de evaluación, la inspección educativa o el servicio de formación del profesorado, también el alumnado, su familia, el director del centro y sus propios compañeros podrán evaluar al profesor en cuestión.”

    Van a “evaluar” si somos “MODELO DE ACTUACIÓN Y COMPORTAMIENTO”, y, además, lo podrá hacer la “FAMILIA”.

    Es decir, a la manera de los sacerdotes nacional-católicos, ahora debemos constituirnos en ciudadanos ejemplares, en curas sin sotana. La moralina que aquí se estila provocan náuseas. Pero sabemos que los psicopedagogos son los nuevos sacerdotes, eso sí, sin sotana. Antes, al menos, estaban bien identificados.

    • José Miguel
      12 marzo 2011 a 10:35 #

      Declaro mi oposición a constituirme en modelo de nada y, más aún, a la tiránica oposición de un modelo de actuación y comportamiento según al gusto de ningún Departamento de Educación, menos aún al gusto del demos, de la opinión indocta de la familia o de un pedagogo de tres al cuarto que pretenda darme su absolución.

      • 13 marzo 2011 a 12:54 #

        El plan de la consellería valenciana que nos desvela José Miguel me parece demencial, un ejemplo nítido de estilo inquisitoria. No es ocioso señalar que, aunque lo hubiera firmado de mil amores la junta andaluza (PSOE), el obra de un gobierno autonómico del PP, lo cual me refuerza en mi convicción de que quien controla en realidad la educación en España es la secta pedagógica y que se lleva muy bien con todos los partidos, prediquen lo que prediquen, con los que tiene una completa confluencia de intereses. Recomiendo leer el enlace de José Miguel, del que entresaco estas líneas:
        El programa incluye un aspecto en el que se mide si el docente domina los conocimientos científicos y didácticos de las asignaturas que imparte y si introduce innovaciones, haciendo especial hincapié en las nuevas tecnologías.
        “En cuanto a su actuación y desarrollo profesional, se pregunta, entre otras cosas, si participa activamente en los órganos colegiados de su centro «con actitud abierta, crítica y participativa» y si cumple los acuerdos. Y respecto a la formación, se indaga si realiza actividades que le permitan ampliar o completar sus conocimientos profesionales o si lleva a cabo trabajos de investigación o innovación educativa.”
        Parece inocuo y hasta constructivo, pero para quien conozca bien cómo funciona la enseñanza y sus necesidades reales es un alarde de cinismo.

      • Jesús San Martín
        13 marzo 2011 a 14:15 #

        Estos bobos (con permiso de los descerebrados necios que los defienden sin refutar lo dicho en Deseducativos) se fijan en el frac del violinista y no en su actuación. No atienden a los objetivos, a saber, si el alumno ha aprendido, sino en el color de las tizas o las nuevas tecnologías: al día de hoy, gracias a dios, todavía se hacen más niños con la tecnología tradicional que en Vitro. En cuanto a juzgar mis conocimientos ¿quién es el bobo que se va a poner delante de mí para hacer tal cosa? La carcajada va a ser como una explosión. Y en lo relativo a mi desempeño serían mis pares, no los aprendices, quienes me juzgarían. Estos defensores de la Inquisición juzgan, pero ¿se juzgan a sí mismos? ¿han examinado los resultados de sus acciones?
        A ver si queda claro el mensaje:
        Pedabobos de mierda, el día que sepáis qué dice el teorema de la función implícita me decís como enseñarlo, que ese día os diré yo como usar el teorema para explicar por qué se doblan las vigas.
        Sindicatos chupaculos y ladrones del sudor del los trabajadores, poneos a trabajar, a mí no me representáis.

    • Francisco Javier
      12 marzo 2011 a 10:55 #

      Comparto plenamente tu orgullo y tu resistencia. Producen náuseas. No debemos tolerar que nos impongan el terror, debemos ejercer con rabia nuestro negativa a toda esta mierda, debemos insultarlos, mandarlos a tomar viento, debemos ejercer la violencia. No vamos a tolerar que nos violen estos pervertidos.

    • Ania
      12 marzo 2011 a 16:55 #

      Con todas las exigencias apostólicas que nos plantean , cual Teresas de Calcuta y San Vicente Ferreres, de tres al cuarto en nuestro caso; no va a hacer falta que nos exijan el celibato, directamente no van a darnos respiro para que nos entren las ganas.

  7. Frank
    12 marzo 2011 a 11:51 #

    ¡Quietos parados todos! Por fin se ha hallado la solución a nuestros problemas en las aulas. Nuestro psicotipedabobos ya han hallado el camino para arreglarlos. Y lo ofrecen en un curso del CPR más cercano. Os dejo la descripción del mismo por si queréis apuntaros. Ya sabéis, si no lo hacéis, la culpa será vuestra por inadaptados, fachas y trogloditas:
    “TÍTULO: APOYO CONDUCTUAL POSITIVO:
    La herramienta más eficaz para manejar los problemas de conducta.
    JUSTIFICACIÓN:
    Los niños y los adultos con discapacidad o con Trastornos Generalizados del Desarrollo pueden presentar diversos problemas de conducta: rabietas, agresiones, negativismo, comportamientos desafiantes, etc. Con demasiada frecuencia, el castigo es la única estrategia que se utiliza para tratar de reducirlos. Esta técnica reactiva tiene una eficacia muy limitada en niños o adultos con dificultades en su desarrollo. El Apoyo Conductual Positivo, desde un enfoque proactivo, de prevención, ofrece una alternativa eficaz al manejo de los problemas de
    conducta y obtiene muy buenos resultados basados en la evidencia y en la investigación. El pilar de este enfoque es la realización de un análisis funcional que nos ayude a comprender los factores que desencadenan y mantienen las conductas desafiantes, para después plantear diferentes estrategias de intervención (la adaptación del entorno para prevenir la aparición de estos problemas, la enseñanza de habilidades funcionalmente
    relacionadas y el refuerzo de las conductas esperadas), siempre desde una perspectiva positiva, basada en promover el desarrollo de habilidades.
    CONTENIDOS:
    1. Las conductas y el comportamiento como formas de aprendizaje. Debemos entender el por qué se producen ciertas conductas antes de saber como las solucionamos .
    2. Enfoque Proactivo: Pequeños cambios para grandes resultados. Adaptación de tareas. Aprendizaje de Habilidades
    3. Enfoque Reactivo: La importancia de los consecuentes. Premios y castigos. El manejo de nuestras respuestas. La contención
    4. Estudio de algunos casos.
    OBJETIVOS:
    · Entender por qué se producen y se mantienen los problemas de conducta
    · Analizar la función que tienen los problemas de conducta
    · Planificar y llevar a cabo intervenciones proactivas centradas en la prevención de los problemas de conducta a través de la enseñanza de habilidades.
    · Saber reaccionar de forma adecuada una vez que se producen los problemas de conducta.
    METODOLOGÍA:
    Junto a explicaciones teóricas, se plantearán dinámicas para asentar los distintos conceptos tratados y se analizaran casos prácticos reales para plantear acciones de intervención..
    PONENTE:
    Alfonso Muñoz de la Fuente. Psicólogo, especializado en TEA. Actualmente miembro del EQUIPO IRIDIA: evaluación y diagnóstico y asesor sobre Problemas de conducta y Sistemas Aumentativos de Comunicación.”
    Aquí os dejo el enlace por si queréis apuntaros (si tenéis estómago, claro está):
    http://edu.jccm.es/cpr/alcazar/index.php/inscripcion-cursos

    • José Miguel
      12 marzo 2011 a 12:18 #

      Ahora preguntamos: ¿dónde figuran los datos, registros de las realizaciones prácticas, directas con los sujetos a experimentar, es decir, los alumnos? ¿Se han recogido estadísticas de éxitos, fracasos, condiciones ambientales de los alumnos con los que se ha experimentado o ejercido esa teoría? ¿Con qué sujetos temáticos, cuántos, de qué edades, qué operaciones concretas se han realizado en el aula por parte de Alfonso Muñoz de la Fuente, psicólogo especializado? ¿Existe algún aula tipo caja de Skinner, compuestas de cristal opaco en el que se pueda comunicar intersubjetivamente las estrategias, operaciones que este psicólogo ha realizado personalmente con los alumnos? ¿Qué grado de conflictividad ofrecían esos alumnos?…

      ¿Se dan cuenta que estos que tan rotundamente reivindican la perspectiva pragmática, práctica, utilitaria, que los alumnos han asumido completamente, jamás ofrecen resultados, experiencias, prácticas personales sobre las pseudoteorías que defienden, propagan e inoculan en muchos colegas de los centros? Y, en cambio, nos acosan con burocracia papelera, de estadístidicas recurrentes eternas, que nos piden un programa curricular, informe tras informe hasta de las salutaciones mañaneras… ¿Qué hacen, en realidad? Utilizarnos como cobayas de sus ocurrencias de despacho con moqueta. Miren: esto es el nacional-catolicismo logsiano. Son impermeables a las contradicciones de lo que plantean, da igual, tú acatas o te la juegas. Esta es la democracia realmente existente: ¡piensa lo que quieras, pero obedece!

  8. 12 marzo 2011 a 15:27 #

    Quiero rescatar aquí un articulo de Joselu, autor del conocido blog Profesor en Secundaria, que viene pintiparado para lo que se debate:

    Hace algunos posts utilicé este concepto en su versión inglesa “tittytainment” para referirme al tipo de enseñanza de bajo nivel nutritivo que estamos impartiendo en los institutos de secundaria y bachillerato. Dicho tipo de enseñanza –según recogía- es un cóctel ligero y de fácil digestión que ha de dispensarse a nuestros alumnos para mantenerlos en una especie de sopor confortable que evite que sean críticos con el sistema neoliberal del que no han de ser en absoluto conscientes. Se trata de tenerlos distraídos con un modelo de educación –considerada progresista por las izquierdas nadie sabe muy bien por qué- conformista y sedante. Todo ha de ser entretenido, enfocado a tener“buen rollo” (un lema de la Generalitat de Cataluña aplicado a los institutos) para alumnos que no son tales sino “consumidores” que tienen como máximo criterio la diversión y el entretenimiento. Sobran, pues, autores tochos y materias del pasado como la Literatura con mayúscula o la Filosofía. Todo ha de ser burbujeante y fácil de consumir. Es una forma, pues, de crear sumisos consumidores de la sociedad liberal.

    Este es el resumen de mi post. Un amable corresponsal, Xavier Tomeu, me envió un mensaje en que me alertaba sobre la mayor extensión del concepto de “Entetanimiento”, en su versión castellana, que no se circunscribiría únicamente al ámbito educativo sino que sería aplicable al conjunto de la sociedad neoliberal en la que estamos insertos. El concepto fue formulado en 1995, tras una reunión en San Francisco de 500 políticos, líderes económicos y científicos de primer orden, por el ideólogo y asesor de la Casa Blanca Zbigniev Brzezinski. Toma como base la realidad llamada 20/80, es decir, la constatación de que sólo un 20 por ciento de la población mundial será -en el siglo XXI- necesario para el sostenimiento del aparato económico del planeta. El 80 % restante se convierte en un lastre inútil al que hay que tener controlado y dirigido de alguna forma para que no se convierta en hostil. De aquí derivan los aparatos de propaganda sutilmente diseñados para hacer que el grueso de la población mundial sea inconsciente de las realidades injustas que están sucediendo ahora delante de nuestros ojos. Mejor que yo lo expresa la página que Xavier Tomeu me indicó y que es http://www.entetanimiento.com/. Una definición de esta palabra baúl es un “cóctel de entretenimiento embrutecedor y de alimento suficiente que permita mantener de buen humor a la población frustrada del planeta”.

    Da qué pensar que nosotros, con toda seguridad, pertenecemos a ese ochenta por ciento prescindible o que actuamos como correa de transmisión de esa propaganda y sistema ideológico que tiene como objetivo tener suavemente adormecido al planeta. Como profesor, observo el decaimiento progresivo del sentido crítico de mis alumnos ante la realidad del mundo. En sus palabras, en sus textos, en sus pobrísimas argumentaciones no hay ningún atisbo de pensamiento crítico ante nada. La realidad es asumida de un modo absoluto y nada que les llegue –muy discretamente- a través de los medios de comunicación audiovisuales hará que piensen que el mundo realmente está muy mal hecho y siempre en beneficio de unos pocos que son las élites dirigentes que se llevan la parte del león en el reparto del pastel. “¿Qué quieres que hagamos?” “Es lo que hay”. “Así es el mundo”. “Que no tengan tantos hijos”. “No es nuestra culpa”. “A mí no me interesa.”, etc son posibles respuestas a formulaciones críticas con el modo del funcionamiento del mundo en que buena parte de la humanidad subsiste bajo mínimo niveles de pobreza o padecen guerras en que el acceso a las materias primas es prioritario para occidente… Parece que nada de eso les afecte ni les interese.

    Detrás de este conformismo absoluto debe haber algo bien ideado para mantenernos sedados y satisfechos. Por ello, no me parecen desbarres carentes de fundamento la idea del “Entetanimiento” abrumador. Como profesor, soy correa de transmisión involuntaria o voluntaria -no sé muy bien- de esta concepción limitada y terriblemente seductora difundida por la educación constructivista, la publicidad, la televisión basura y demás mecanismos ideológicos alienadores en que el único horizonte imaginable es la voraz sociedad de consumo. Volvemos así al mito de la caverna en que unos hombres viven encadenados en las tinieblas, pero son incapaces de imaginar otra forma de existir o de repartir la riqueza mundial o de organizar nuestras sociedades… Estamos aturdidos, no concebimos otros panoramas, todo nos parece normal y no lo es. Hay algo extremadamente sospechoso en esta calma ideológica que aplasta las sociedades occidentales. Es como si estuviéramos fascinados por las luces de unos rutilantes espectáculos tecnológicos en color y pantalla plana; de propaganda en papel couché; todo aromatizado con algún perfume que induce una somnolencia crítica. El resultado es un mundo plano, con escaso intercambio de ideas y de sentimientos.

    ¿Los blogs pueden ser un instrumento de lucha y agitación? ¿O al menos de reflexión?

    • Francisco Javier
      12 marzo 2011 a 18:23 #

      Estupenda reflexión y estupendo enlace, Juan. La frase que encabeza el artículo me ha dejado muy sorprendido:

      “A través de una propaganda constante y astuta se puede hacer que la gente vea el paraíso como si fuera el infierno y viceversa, que considere la forma de vida más miserable como el propio cielo.”

      Adolf Hitler, “Mi lucha”.

      No está nada mal, es un un perfecto anuncio del Fascismo de última generación en el que decididamente nos hundimos.

    • Jesús San Martín
      12 marzo 2011 a 19:52 #

      Para que veas como está montado el asunto: Brzezinski es miembro directivo de Amnistia Internacional. Cuándo mandas cartas pedidas por Amnistía Internacional ¿defiendes la libertad o estás manipulado?
      En cuanto a lo que comentáis, leí un artículo en inglés, que no puedo localizar, y el título venía a decir: ¿qué pasa mientras ves la superbowl? Con ello va un dato, pero de la final del mundial de fútbol. Todo el mundo miraba la tele, pero nadie atendía lo que aquel día sucedía en el Canal de Suez ¿qué flota pasó por ahí el día de la semifinal y en que dirección? (Yo pensé que soltaban a los bichos ruidosos con la final, mientras la gente vería la TV ) La Q2 está haciendo lo mismo y sin pegar un cañonazo, por lo tanto Q3 este año y subida del precio de los alimentos y tiempos muy duros para China ¿algún cándido apuesta tableta de choco negro? En fin, me pilla esto con veinte años más (no menos) y la inversión en bolsa me retira. Me compraré otro kg de garbanzos.

  9. Sufridor
    13 marzo 2011 a 8:56 #

    Lo que dice Sapillo es lo que ocurre en el mundo real.
    Yo soy profesor, y observo cómo vamos hacia el desastre con todos estos inventos demagógicos de las competencias, etc…, pero decir que es un modelo neoliberal.
    Vamos, hace falta jeta para decir eso. Si no os gusta lo que está pasando, pues vale, a mi tampoco, pero no inventemos cosas. En el sistema actual de enseñanza se ha eliminado la competencia entre alumnos, todo es muy progre, etc.., y así vamos. Menos politiqueo y más estar con los pies en el suelo.

    • José Miguel
      13 marzo 2011 a 9:25 #

      Supongo que calificarán como neoliberal por el hecho de sostener un sistema de enseñanza público degradado, y que supone un drama para las clases más desfavorecidas, cuyo único recurso para prosperar en la vida es una buena formación académica, pero que se ha trastocado en una enseñanza igualitarista, pero en la mediocridad, en el sentido de crear mano de obra dócil, sumisa, ignorante pero especializada en competencias para hacer los trabajos que las élites, las oligarquías requieren. Para estas últimas se reservará la enseñanza de calidad, obviamente, de pago, única forma que progresivamente quedará para acceder a un saber superior.

  10. 13 marzo 2011 a 11:17 #

    http://elcomentario.tv/reggio/titulaciones-y-dolares-de-paul-krugman-en-negocios-de-el-pais/13/03/2011/

    En ese vínculo que mi impericia cibernética no sabe convertir en algo operativo, que se clique y remita al texto, hay una sugerente tesis que les da a nuestros politicastros de pacotilla y polichinela una sonora bofetada: la solución no es la educación, y menos aún, la titulofilia universitaria que se vende como garantía de un sueldo bicoca que como el antiguo Eldorado no existe. Aquí se empeñaron en arreglar la FP de primer grado deshaciendo toda la Secundaria; después egebeizaron la Secundaria para contentar a los votantes y ahora han acabado egebeizando la universidad para que sólo quienes dispongan de medios y talento puedan lucir sus másteres en el ojal y llamar a las puertas de siempre, donde sí les esperan. ¡Y no paran de hablar de la sociedad del conocimiento! Mi madre, que como profetisa tenía menos futuro que como pedagoga, siempre me lo decía: “Hijo, tú encofrador, que ahí está el futuro”, y a mí que me gustaban todas las literaturas habidas y por haber -y era hijo del 68- me rebelé y me metí a labores redentoras y acabé en esquilador de la Dehesa, ¡y deseando que me releven!

    • Jesús San Martín
      13 marzo 2011 a 11:47 #

      Además del enlace a “Regio”, donde hay un buen montón de artículos críticos y ha salido tu enlace, está

      http://www.project-syndicate.org/

      donde se puede leer otro montón de análisis interesantes.

      Un saludo

  11. 13 marzo 2011 a 11:19 #

    ¡Qué inteligentes y periciosos son en Deseducativos: han activado el cliqueo automáticamente! Gracias.

  12. 13 marzo 2011 a 12:08 #

    Un pedazo de artículo, Francisco Javier. Se lo he remitido a la C.C.C.P. de mi Instituto, a ver si leyéndolo en otro me entienden.
    “El discurso deviene magia -en el peor sentido- cuando se apodera de nosotros y nos convierte en meros portavoces-marionetas de algo que no dominamos, que nos posee. Resistir al discurso, al ser dichos por lo Otro, es pensar. De ahí que una primera forma de resistencia, más importante y efectiva de lo que pudiera parecer, es negarse a hablar la jerga tecnocrática, borrar toda evidencia implícita; no tomársela en serio, boicotearla, seguir a lo nuestro, no colaborar, negarse, practicar el discurso intempestivo, practicar la ironía, reírse si es necesario…. Es poco quizás, pero es un primer paso. A menudo, las grandes transformaciones se gestan silenciosamente”. Excelente manifiesto. Enhorabuena y gracias.

    • Francisco Javier
      14 marzo 2011 a 9:58 #

      Vale, Antonio, gracias y gracias a todos por vuestras espeluzantes reflexiones. Estaba por recomendarte que no vieses el programa de Punset, más que nada por tus nervios. En fin, te animo a que escribas el artículo ese que anuncias. Un poco de sentido del humor no vendría mal, después de tanto rigor funesto.

  13. Maximiliano Bernabé Guerrero
    14 marzo 2011 a 10:00 #

    Leyendo el pograma del supercurso que adjunta Frank, y siendo consciente de que la competencia emocional vio la luz en Castilla La Mancha, cada vez estoy más orgulloso de mi región. Hemos sido pioneros en tantas cosas: Lo de la Caja Castilla La Mancha, la deuda y el déficit, regalamos a Bono al mundo en vez de guardarlo aquí… Hay que empezar a pedir la independencia ya.
    Por ciero,¿Os habéis dado cuenta de que los textos referidos a la “competencia emocional” se parecen un montón a los programas de teletienda?
    En serio, Javier, me ha gustado mucho tu artículo.
    En cuanto a mí y mi relación con las competencias básicas, teniendo en cuenta que a los de idiomas en esto siempre nos la meten doblada y sin vaselina, estoy considerando la posibilidad de pedirme una excedencia y alistarme en la “Légion Étrangère”. Lo digo totalmente en serio, aceptan gente hasta los 40 años,. Podría aprender mucho, ya que garantizan que allí aprende francés todo el mundo, por lo que deduzco que tienen que saber de competencias y motivación un huevo. Lo que fardaría yo volviendo a la enseñanza como ex-egionario…
    Jesús, compra sacos de garbanzos porque se va a liar.

  14. Raus
    14 marzo 2011 a 13:02 #

    Un magnífico artículo cargado de estimulantes sugerencias. Acertadísimo el punto en que concluyes que el resultado final es un alumno incompetente. Permitidme este largo comentario. Yo, como ya sabéis, soy muy reacio a la idea de que todo esto responda a un plan preconcebido, que haya un interés explícito por degradar la escuela para conseguir trabajadores dóciles o ciudadanos-masa. Si hubiera algún oscuro plan detrás de todo esto, habría que tacharlo de chapucero. Pues a la vista está que nuestros alumnos son cualquier cosa menos competentes y competitivos en el mundo laboral. Inútiles más bien. Un sistema económico competitivo (libera, neoliberal o del tipo que sea) precisa tanto de mano de obra poco cualificada como de cerebros capaces de producir ciencia y tecnología de calidad. Podríamos pensar que el sistema podría bastarse con formar un porcentaje relativamente bajo de trabajadores muy cualificados (científicos, ingenieros…), que obtendrían una formación de elite en centros escolares privados, y que el resto de trabajadores fueran brutos ignorantes sólo aptos para apretar tuercas. Mi opinión es que un tal sistema no sería competitivo frente a un sistema en que todos los trabajadores estuviesen razonablemente bien formados. Si la diferencia entre los que trabajan con la cabeza (científicos, por resumir) y los que trabajan con las manos es muy muy grande, el invento se nos puede ir al traste. Es cierto que el soldado raso no tiene por qué conocer los planes del general, sino sólo obedecer a éste. Cierto, pero son demasiadas las veces que sólo se puede obedecer (cumplir una orden) si se tienen ciertos conocimientos y habilidades nada mediocres. Un soldado o un policía del montón no puede cumplir las órdenes relativas a una operación militar muy exigente. Esas órdenes sólo las pueden cumplir alguien muy bien preparado. Un GEO, por ejemplo, o un boina verde. En la escudería Ferrari hasta el último mono es ingeniero. Incluso el que está allí para barrer el taller. Si un sistema escolar hace muy grande la diferencia entre el más cualificado y el resto, si consigue una combinación de “pocos genios/muchos brutos”, difícilmente se obtendrá un producto manufacturado de calidad. Podríamos caer en el error de pensar que ese es precisamente el modelo del país más poderoso de este mundo: EE. UU. Pero lo que vemos, como nos mostró hace poco Jesús, es que las universidades estadounidenses son las mejores del mundo. De sus aulas y laboratorios sale algo más que una elite minoritaria. No, lo que hay es lo contrario: una universidad que genera una cantidad relativamente grande de trabajadores altísimamente cualificados. Y, por otro lado, como todos sabemos, EE. UU. importa talentos de cualquier parte del mundo. Y si pensamos en cualquier país puntero, como Alemania o Japón, comprobaremos que la cantidad de profesionales muy cualificados es muy grande. El resto de trabajadores debe estar a la altura de esa situación. Deben estar más cerca del GEO que del soldado bruto que sólo sirve como carne de cañón.

    Meditemos, además, en lo siguiente: ¿por qué querrían los políticos o las fuerzas empresariales abajar hasta niveles de charca la formación y cultura de la mayor parte de los trabajadores o ciudadanos? La respuesta más frecuentes es que para conseguir a ciudadanos consumistas, acríticos y políticamente manejables. Y yo pregunto: ¿acaso los ciudadanos mejor formados del mundo occidental son menos consumistas que los ciudadanos peor formados? ¿No es más bien al revés? No nos engañemos: un ciudadano boto no es más consumista que un ciudadano ilustrado. De hecho, es el ilustrado quien, por término medio, cuenta con mayores rentas y quien, en consecuencia, consume con más alegría, quien más dinero inyecta en la rueda del mercado. El ciudadano boto está, en realidad, condenado a consumir relativamente poco, pues en demasiadas ocasiones se ve abocado al paro o al empleo inestable. Ya sabemos que hay una estrecha relación entre empleo estable y buena formación académica. Nuestro amigo Jesús nos contaba el otro día que la mayor parte de los doctores tienen trabajo. Es algo de cajón. Algún necio logsiano de los que nos visitan dice lo contrario. Los logsianos dicen lo contrario. Como son reacios al conocimiento, como son los anti-filósofos, durante mucho tiempo se han dedicado a predicar en contra de las carreras universitarias, el título de catedrático o la excelencia. Han ido pregonando que el conocimiento teórico y de gran nivel es poco menos que inútil a la hora de hallar empleo estable. Para ellos ha de bastar “saber hacer” cosas útiles.

    Es decir, por término medio, las mayores rentas son propias de los ciudadanos mejor formados, que son, por lógica, quienes más consumen. Quizá consuman de manera más inteligente, pero eso es igual: lo cierto es que son los que más contribuyen a que la rueda del capitalismo siga rulando.

    Pero hay más. Si alguien piensa que esta escuela (pos)moderna, tan interesada en la “inteligencia
    emocional”, genera alumnos emocionalmente estables, es que no sabe el mundo en que vive. Lo que tenemos es justo lo contrario: innúmeros niños y jóvenes neuróticos o, incluso, con graves problemas de personalidad. Personas que no tienen ninguna tolerancia la frustración. Las razones de esto las he intentado explicar en alguno de mis artículos.

    Por tanto, a mi entender, la escuela de la ignorancia supone un duro revés para la economía de cualquier sociedad moderna, pues impide que millones y millones de ciudadanos encuentren empleo estable o bien remunerado que les permita consumir crítica o acríticamente. ¿No es acaso ésta la suerte que correrán muchos de las víctimas de la repugnante LOGSE? Y eso de ciudadanos dóciles o políticamente manejables también es discutible. En nuestras aulas vemos lo contrario: cuanto más maleducado es niño, menos manejable es. Muchos de estos alumnos que han sufrido la escuela de la ignorancia no harán otra cosa que crear problemas a la administración y la sociedad: por vandalismo, drogadicción, delincuencia, vagancia… ¿Qué otra cosa que no sean problemas para todos puede generar un ni-ni? Lo más seguro es que ni se moleste en votar. O que vote, mucho me temo, a partidos de talante cada vez más radical o neofascista.

    Así pues, si la escuela de la ignorancia es el producto final de maquiavélicos planes palatinos para conseguir una ciudadanía más dócil ante el mercado (más consumista), hay que decir que a sus autores les ha salido el tiro por la culata.

    Yo, que por mi propia formación como psicólogo, conozco muy bien la manera de pensar de mis colegas (los que hoy día tienen la sartén por el mango en las escuelas), no puedo atribuirles ninguna presciencia ni capacidad para manipular conciencias, salvo que sean conciencias infantiles, que ni eso. Los marchesis y compañía son personajillos que han deseado con todas sus fuerzas que la psicología fuera considerada una ciencia dura, o pura. Para alcanzar tan alta consideración se empeñaron en distanciarse lo más posible de la filosofía, por parecer una ascendencia contraria a la asepsia de la ciencia positiva, de suyo enemiga de la teoría de gran aliento. La psicología renegó de sus orígenes. Le dio la espalda a la tradición especulativa (hoy la palabra especulación tiene un significado peyorativo). Quiso introducirse de lleno en el límpido mundo de las batas blancas y la jerga positivista. Una jerga que denuesta el saber teórico y ensalza lo inmediatamente útil y práctico. Y de estos devaneos positivistas surge el concepto de competencia. Ser competente en plan logsiano es ser un sujeto que va lo práctico, que concede enorme importancia a la experiencia y que desdeña el pensamiento (véase Skinner y su conductismo instrumental). Fue el conductista Skinner, quizá el más influyente psicólogo moderno, quien más ha contribuido a implantar de manera indirecta, lo de las competencias. Lo que este hombre investigo es el aprendizaje “instrumental”. El sujeto hace algo (o deja de hacer algo) PARA conseguir algo. La conducta es un instrumento para el sujeto. De ahí viene, en gran parte, lo de concebir al ser humano como un repertorio de conductas útiles, instrumentales. Hay que recordar que para Skinner la mente no tenía ninguna relevancia en la conducta del sujeto. Aten cabos, amigos. Aten cabos y verán que la tradición positivista-conductista está detrás de la denostación de la teoría y el ensalzamiento por los saberes prácticos. Una tradición nefasta para las humanidades cuyos terribles resultados todavía estamos por sufrir.

    Seguiremos hablando. Felicidades, querido F. Javier.

    • Jesús San Martín
      14 marzo 2011 a 15:45 #

      Querido Raus, no veo yo la escuela idiotizante como el proceso para conseguir más consumidores, sino como generadora de idiotas, sin capacidad crítica. La población humana es tan grande que genera, por sus obras, más erosión que el resto de fenómenos naturales: lluvias, ríos, mares,.. En esta misma línea, nuestra población no puede ser alimentada por el planeta, está comiendo de prestado: come petróleo, sí, come petróleo. No directamente, sino transformándolo en comida vía abonos, preparación de los terrenos, irrigación, calefacción, transporte, refrigeración. No estoy hablando del pico del petróleo, ni de si el barril llegará a 200 dólares (si lo supiera invertiría con esa tendencia para poner mis ahorros a salvo), estoy diciendo que los recursos son limitados e interactúan con la población. Estoy seguro que hay para todos, pero no habrá reparto. De la misma manera que ves los palacios de los reyes de hace siglos y las atrocidades que cometían para quedarse con lo que no era suyo, hoy no ves las mansiones de los riquísimos ni las atrocidades que hacen para robarnos. Al día de hoy, a nuestras deudas, hay que sumar 220.000 euros cada uno, gracias a Rodríguez. Eso es lo que esta escuela no quiere que veamos, no quiere que veamos como nos roban vía la deuda, no quieren que veamos que nos roban las cotizaciones que hemos pagado para la jubilación (¡no hay dinero! ¿dónde está el que he cotizado?), no quieren que veamos que nos roban con la monetización americana (los productos alimenticios han subido un 50%), no quieren que nos demos cuenta de que nos manipulan (es que si no voto a este, aunque lo haya hecho mal, va a ganar X@2dd), no quieren que tengamos la capacidad crítica para encontrar a los auténticos asesinos y ladrones.
      Retomo otra vez la idea original. Tu análisis es correcto, a una sociedad le viene mejor tener muchos técnicos cualificados. Y a quien roba sin importarle la sociedad ¿Qué le interesa? A nosotros, como ciudadanos, nos interesa lo que comentas, al que roba le interesa lo que he descrito yo más arriba. ¿Crees que una sociedad crítica iba a aguantar tener un director general de la policía sin carrera, un ministro de industria en las mismas condiciones, poder legislativo y judicial sin separación, y así hasta la nausea? Hoy casi todo lo hacen las máquinas, y al día de hoy no sabemos como aumentar la productividad del trabajador intelectual, pero lo que sí saben es que el trabajador intelectual será crítico, y como no pueden prohibir los libros, como hacían antes, prohíben la educación.
      El caso más paradigmático lo tienes en el dinero. ¿Saben los lectores que respaldo tiene el dinero de su bolsillo? ¿Oro? No, hombre, no, ¡deuda!. Sí, deuda que se comprometerán a pagar vía impuestos (los nuestros). Pero más cosas, el que trabaja donde se fotocopian los billetes tiene todos los que quiere y a tipo de interés cero, y nosotros tenemos poco y a mucho interés, para comprar una casa que nos esclaviza y nos obliga a trabajar de por vida. ¿Se ha dado cuenta la gente de que el que tiene la máquina de hacer billetes (la FED, banco central de EEUU) puede hacer todos los billetes que quiera (con el coste del papel solamente) para comprar su casa, su tierra y su sudor? ¿de dónde cree la gente que vienen las revueltas de los países árabes y la inflación China?
      Lo que llevamos en el bolsillo es un pedazo de papel, sin respaldo, que estás obligado a cogerlo por la fuerza de la ley. Sin esa punta de la pistola la gente no lo cogería. Trabajo y me dan a cambio un pedazo de papel sin valor.

      Estamos en un régimen fascista, en el que la gente cree que vive en democracia (¿qué poder tienen? Yo ninguno, yo no puedo cambiar ni siquiera mi entorno personal) La ilusión es perfecta, es como la Edad Media, pero la religión ha sido sustituida por otra mentira llamada dinero fiduciario y de reserva fraccionaria: no interesa Giordano Bruno, así que mejor cerrar la universidad. El sistema no impide moverse ligeramente hacia arriba a unos pocos muy inteligentes (los nuevos cardenales), pero la inmensa mayoría tienen que ser sólo fieles creyentes que pagan el diezmo, y para ser creyente no puedes pensar, y para no pensar que no haya escuela crítica.

      “Que ellos pongan las leyes si a mí me dejan emitir su moneda”
      Rotschild

      http://qmunty.com/blog/2010/12/27/la-criatura-de-jekyll-island-i/

      • José Miguel
        14 marzo 2011 a 16:09 #

        Disiento bastante de la interpretación que se ha expuesto de Skinner. De sus teorías hay que rectificar ciertos aspectos, pero su contribución a la Psicología y la filosofía de la psicología es una de las más potentes ahora mismo existentes. Percibo cierta vena idealista-cognitivista al leer su mensaje Raus, y tal vez por ello sea tan duro con Skinner. Pero, ya le digo que si Skinner levantara cabeza,estaría totalmente en contra de la deriva espiritualista, idealista y del lodazal emocional, la autoestima abstracto-subjetivista… a la que han desviado el sistema educativo.

    • Francisco Javier
      14 marzo 2011 a 16:31 #

      Todas las observaciones que haces me parecen muy acertadas. Tal vez, el planteamiento que he hecho es excesivamente especulativo y no se ajusta a la realidad española, que es más (no sé como llamarla) pedestre, más pobre, más esperpéntica. Esperpento creo que va bien: en España nos guiamos con fe ciega por todo que lo que viene de allá arriba -de los ricos protestantes, de los positivistas que todo lo saben-, en la esperanza, del todo ilusa, de que por el mero hecho de provenir de donde lo hace, nos va a hacer igualmente ricos y “listos”. Pero el resultado es un puro esperpento, y ni logramos ser competentes (¡ojala fuese así, al menos!), ni listos, ni sabios desde luego, ni nada: ni-nis. Las novedades que se van a dar con esto de las competencias, lo único que van a hacer, están haciendo, es enmarañar todavía más la situación desastrosa (y el desastre no es nada teórico, sino que es pura experiencia que tengo la desgracia de padecer a diario.) Fíjate hasta donde llega el ridículo que se pretende que hagamos un informe de las competencias obtenidas para toda la legión del “fracaso escolar”. ¿Para qué? ¿Para qué le sirve a un alumno sin el título de la ESO -que ya es grave- un documento en el que además pone que es un incompetente en todo menos en …¡habilidades sociales! (la de amigos y amigas que ha hecho el muchacho o la muchacha)!? ¿O qué esté suspenso en matemáticas, ¡pero tenga una nota positiva en competencia matemática! (lo cual es absurdo, pero este mundo es absurdo y cosas más raras he visto)?

      Considero que todo el mundo tiene derecho a una educación justa en la que se ponga a su disposición lo mejor de la tradición, pero a partir de cierto punto el alumno no tiene porqué ser obligado a seguir unos planes de estudio que detesta y por los que no se siente llamado. En este sentido, lo más necesario, me sigue pareciendo, es una reforma total (la derogación total de la legislación educativa en vigor, como alguien dijo aquí) y volver a un Bachillerato de cuatro años, una educación básica y una FP amplia y seria (¡quitar ya de una vez el prejuicio estúpoido de que la FP es una opción de segunda!) Con esto no arreglamos muchas cosas, principalmente la devastación moral y mental que se ha venido produciendo en las últimas décadas, pero creo que es lo único sensato. Y conecto con el comentario de Luzroja: no deja de ser esperpéntico, que la inmensa mayoría de gentes que se educaron en pueblos (en los campos, talleres y fábricas) hace ya unas décadas, esas gentes con no demasiadas ideas pero bastante claras, han resultado ser mucho más competentes y, lo que es fundamental, mucho más educados, que todos esos monstruos de los que rebosan los centros educativo que tanta pena (y miedo) dan.

      Para terminar, es muy interesante lo que dices de Skinner. Estos conductistas (que tienen, creo, cosas muy interesantes y a los que respeto mucho más que a los de ahora) siempre me han parecido, desde un punto de vista filosófico, la gente más borrica del mundo. Toda la infinita complejidad de la vida mental (bien puesta de manifiesto por la psicología del pasado desde Aristóteles hasta la Fenomenología y la Teoría de la Gestalt….) reducida a nada.

      Gracias Antonio, por tus palabras (críticas pero certeras.)

      • José Miguel
        14 marzo 2011 a 21:22 #

        Aristóteles no es precisamente un mentalista: de hecho, materializa y desidealiza el alma platónica, al defender que el alma es principio de la propia actividad de la materia, forma una unidad sustancial indisoluble, el alma es las propias operaciones del organismo. Y Skinner conecta con Aristóteles al decir que el psiquismo humano resulta ser, ante todo, actividad, una operación con valor funcional. Por cierto, no olvidemos aquel principio de raigambre aristotélica que incluso recoge Sto. Tomás: “Nihil est in intellectu quod non prius fuerit in sensu”.

      • José Miguel
        14 marzo 2011 a 21:24 #

        En definitiva, hay una evolución conceptual y de ideas del alma a la mente y de ésta a la conducta. Y los desarrollos más potentes en la psicología, psiquiatría, psicología clínica se dan desde las coordenadas conductistas. Sólo que el conductismo ha tenido mala fama, desacreditado precisamente desde la órbita espiritualista, que, obviamente, no hace falta explicar de dónde proviene.

      • Francisco Javier
        15 marzo 2011 a 9:15 #

        El “espiritualismo” en modo alguno tiene por qué derivar a un subjetivismo, y mucho menos en posiciones reaccionarias. Por otra parte, José Miguel, no pongo en duda el valor del conductismo -aunque no me fio de él. Respecto a Aristóteles llevas razón (se trata de Grecia), pero también es cierto que sus descripciones de la psique tienen un componente fenomenológico del que carece el conductismo.

      • José Miguel
        15 marzo 2011 a 16:50 #

        El espiritualismo remite a la conciencia, es decir, considera el espíritu como primera base del mundo. Y los fenómenos psíquicos se explicarían desde el espíritu. Y la conciencia remite al sujeto psicológico (la estatua de Rodin es una ajustada representación: un sujeto desconectado del mundo, ensimismado, originando el mundo desde su propia conciencia). Mutatis mutandis, en los centros padecemos el espiritualismo psicológico, corriente que prima la conciencia subjetiva del discente, tratando de plegar el mundo, lo académico a su conciencia, en vez de a la inversa, plegar su conciencia a la institución académica. De ahí, al “buen salvaje” sólo hay un paso. Y ello es, desde luego, reaccionario. Por cierto, la fenomenología se mueve también en las coordenadas del idealismo.

      • 15 marzo 2011 a 17:08 #

        La dicotomía que se está manejando es falsa. Ni Platón ni Aristóteles pensaron una realidad intelectual que al mismo tiempo no fuera una realidad en acción. Otra cosa es que no fuera “física” (como no es “físico” el acto puro aristotélico, infinitamente más alejado de la materia que cualquiera de las entidades “ideales” platónicas). La reducción de la realidad a uno u otro plano, al del “espiritualismo” extremo en el caso del idealismo romántico o al “materialismo” opaco en el del conductismo, no ofrece más que planteamientos dogmáticos, caminos intransitables. Y la filosofía justamente nació para superar tales posiciones.

      • José Miguel
        15 marzo 2011 a 19:37 #

        Ni Francisco ni yo decimos que la acción intelectual no tenga relación con la acción tanto en Platón (en su “Crátilo”, precisamente, establece una conexión del lenguaje con la actividad operatoria, manual, la tesis platónica, en el fondo la idea de que el movimiento de los músculos estriados de la laringe y de las manos son también lo mismo, y el hablar es una forma de «manipular») como en Aristóteles. Lo que se discute es la naturaleza de la acción y su proceso: espiritual o material. Toda acción es material, y si no, que me expliquen una acción “inmaterial” al modo como hace la UNESCO cuando considera como patrimonio “inmaterial” de la humanidad al flamenco o la dieta meditárrena (como si el flamenco no exigiera de cuerpos, de movimientos de piernas, las modulaciones de su respiración cuando canta; como si el tomate de la dieta mediterránea fuese “inmaterial” también…; pero la UNESCO también está envuelta en ese espiritualismo, así como muchos colegas del gremio docente, y la propia LOGSE). Lo que se plantea, y ello es innegable, es la perspectiva dualista y la adualista a la hora de entender el psiquismo. Y Platón era dualista, así como Descartes que vuelve a caer en lo mismo, a su manera con el concepto de “mente”, pero al igual que la perspectiva dualista platónica, se llegaba a contradicciones irresolubles con ese mismo dualismo. Pero el dualismo de Descartes puede actuar como un sistema que ordena las posiciones que la Psicología ha tomado acerca de sus supuestos sobre lo que es el alma. Y habrá diversas modulaciones de dualismos psicológicos, pero también habra una corriente adualista, precisamente, la que plantea Skinner, que rectificando ese dualismo histórico (alma o mente y cuerpo) defenderá la mayor potencia operativa del concepto de conducta (que incluye tanto al alma como al cuerpo).
        Por cierto, me pregunto yo, qué filosofia es esa que pueda superar tanto el idealismo como el materialismo ¿desde qué plataforma ontológica lo hace, una ontología que no sea material, cómo es posible?

      • José Miguel
        15 marzo 2011 a 20:15 #

        El conductismo de Skinner es la depuración más precisa que ha habido nunca del funcionamiento de la psicología, pero aun este conductismo está necesitado de una interpretación antropológica y no mecánica, es decir, lo que le faltó al conductismo es, entre otras cosas, es el dar especificidad antropológica a los principios del comportamiento que iban construyendo, y no quedarse en una visión genérica zoológica, entendiendo la Psicología como una suerte de técnica de domesticación de conductas.
        Una de sus obras “Más allá de la libertad y la dignidad” debería ser libro de cabecera para todo aquel que pretenda informarse con cierta solvencia de los entresijos de la psicología humana y, sobre todo, como antídoto contra esa concepción humanista-espiritualista relativa a la supuesta “libertad creadora”, a esa concepción tan auto-complaciente del “hombre creador” u “hombre autónomo” como eslogan publicitario en esta cultura del consumismo de la democracia de mercado, halagada ahora por renovadas ínfulas de “libertad” y “dignidad”.

      • José Miguel
        16 marzo 2011 a 14:18 #

        Una prueba más de que la ideología mitológico-espiritualista que se mantiene en toda se fuerza, pero incluso más degenerada, son las “categorías” utilizadas por el comisario europeo de Energía, Günter Oettinger, denominando al desastre japonés y el riesgo nuclear como “Apocalipsis”. Unas veces son las armas nucleares y otras el presunto calentamiento o enfriamento global lo que provoca la catástrofe. Pero semejantes ideas no son “científicas” sino ideológicas. Muchos pánfilos ilustrados o ateístas, o progresistas de salón, pensaban que la racionalidad se extendería automáticamente, pero lo realmente pregnante es la creencia en mediums, en la adivinación, en la brujería, el «avistamiento» de extraterrestres y demás fenómenos paranormales, la santería y la brujería, así como la demonología… acompañado por la pseudociencia, como, por ejemplo, el inefable Punset. Las religiones soteriológicas en sus diversas modulaciones son el pan nuestro de cada día.

      • Luzroja
        16 marzo 2011 a 18:09 #

        José Miguel, el tal comisario seguro que ha sido traducido mal y no habrá dicho “Apocalipsis”, eso es “la fin del mundo” como decimos en mi tierra. Lo más probable es que se refiera al “Apococasi” que tambien usamos en mi tierra como por ejemplo cuando decimos: -“Apococasi mese cae el chico del amoto”, expresión clara y concisa del riesgo pasado.

      • José Miguel
        18 marzo 2011 a 15:15 #

        Otra ración de espiritualismo recalcitrante:

        http://2011.agoratalentia.es/

      • José Miguel
        18 marzo 2011 a 18:01 #

        He de confesar que tengo alumnas de una creatividad desbordante: se pasan la mayor parte de la clase decorando su agenda, invento este de la también sublime creatividad de la casta psicopedagógica. Sabemos que una flamante y ostentosa agenda es indumentaria imprescindible en toda orientadora sin la cual, ni ellos mismos se reconocerían. Cuando uno llega por primera vez, no tiene excesiva dificultad reconocer al individuo que pertenece a esta especie.

  15. Luzroja
    14 marzo 2011 a 15:16 #

    Que los saberes útiles son necesarios, señor Raus, hay que saber hacer algo en esta vida, y hacerlo bien.
    La actual enseñanza no para cuenta (si quiera) en los saberes útiles, los chicos no saben hacer ni decir nada en absoluto.
    El analfabeto de hace 100 años acumulaba un saber práctico en el que podía ser el mejor, si no del mundo, si del pueblo.
    A aquellos que no fueron nunca a la escuela o que sólo fueron un par de años, la sociedad en la que vivió le enseñó un oficio, y se lo enseñó en profundidad.
    Necesitamos de los saberes prácticos porque por más que informaticemos nuestros puestos de trabajo siempre necesitaremos al fontanero, al tapicero, al peluquero, al albañil…y necesitaremos al bueno, que será buscado como aguja en un pajar.
    Mucho me temo que la jubilación a los 65 años venga a paliar la falta de personas con saberes prácticos que sin duda se producirá en no muchos años ¿Cómo jubilar a los que saben hacer?
    Hoy en día la persona con saber práctico frisa la edad de 50-55 años, por debajo de esta edad la competencia profesional en los saberes prácticos cae en picado, el gobierno no puede perder ese capital humano de “mano hacedora” , le va a resultar totalmente imprescindible.

    Además hay una idea que trasciende: cualquier persona que domina bien un saber práctico alcanza una capacidad para entender que la superficialidad, en cualquier cosa, es sinónimo de memez.

    • Jesús San Martín
      14 marzo 2011 a 16:01 #

      Luzroja te dejo tres ideas siguiendo tu línea.
      Con el estallido de la morosidad los bancos se vieron obligados a recontratar a personal despedido cuando tenían unos 50 años, porque los más jóvenes no sabían cómo tratar el asunto.
      Despidiendo a la gente a los 50 nunca habrán cotizado lo suficiente para cobrar la jubilación y les robarán lo que han cotizado. (Quien me lo comentaba, sabiamente, lo llamaba la cuenta de Zapatero)
      Despidiendo a la gente a esa edad no hay posibilidad de transmitir a las nuevas generaciones el saber hacer, el oficio. El problema de nuestro grupo de investigación no son los conocimientos teóricos, que están en los libros, ni la creatividad, que la naturaleza reparte aleatoriamente, es que no tenemos gente joven a la que transmitir ese saber hacer que no está en los libros. ¿Se puede aprender a dar una clase siguiendo las instrucciones de los pedagogos que no han dado nunca una clase? Los consejos vienen de los compañeros que han resuelto antes ese problema.
      Volvemos a la FP y al reaccionario y facha pensamiento de respetar a los mayores: a los sabios.

  16. 14 marzo 2011 a 16:35 #

    Excelente análisis, Francisco Javier, que desenmascara la realidad mercantil de la LOGSE y su última innovación terminológica, las competencias. Enhorabuena.

    • Francisco Javier
      15 marzo 2011 a 11:57 #

      Gracias Jesús por tus estupendos comentarios y los enlaces (que quiero indagar con detenimiento.) La economía-política debe ser tenida muy en cuenta, si es que queremos entender lo que pasa. Por cierto, ¿tú sabes la razón del porqué hay que rescatar a muchos bancos con una inyección de capital (si son empresas y no rentan, lo natural parece es que se hundan y punto), mientras que en el caso de Islandia, creo, se les ha mandado a hacer puñetas (y no sé si hasta han sido sometidos al tribunal de la Justicia)? Un saludo, Jesús.

      • Jesús San Martín
        15 marzo 2011 a 16:10 #

        Hola Francisco Javier. Te cuento de lo que me he enterado, habrá más desconocido por mí.

        Observa que el error que cometemos es pensar que los sinvergüenzas tienen el mismo interés por la sociedad que tenemos los ciudadanos normales, en cuyo caso lo lógico sería acabar con determinado problema, es este caso las cajas de ahorros. Pero el sinvergüenza que está en la caja, en este caso políticos de los distintos partidos en proporción a la representación parlamentaria, se quedarían sin la poltrona. Esta poltrona tiene distintas ventajas, la primera es el sueldo y las dietas, realizando un trabajo para el que no tienen ni idea, y a la vista están los resultados. El segundo es que consiguen créditos a tipo de interés cero; así me compro yo, la casa, el coche y el yate. Es falso que los políticos cobren poco, cobran mucho de muchos sitios, no teniendo la incompatibilidad que nosotros como funcionarios tenemos.

        El segundo punto es que si se cierran las cajas, dejarán de estar controladas por ellos, y entonces el que la compre querrá ver en qué estado están y aflorarán los desfalcos. El resultado sería que irían a la cárcel como en Islandia, cosa que pasaría aquí si tuviéramos lo que tienen los griegos y los islandeses. Observa que estos ladrones tienen una doble función: chupan para sí, pero al mismo tiempo dan créditos a los partidos políticos que posteriormente pasan a morosos y se condonan. Los grandes bancos españoles también condonan créditos a los partidos políticos, y como gratis no es, no hace falta pensar mucho para saber qué se cuece.

        Lo anterior es a nivel a local, lo que viene a continuación tiene carácter global y es más difícil de entender. Hay que leer y releer con cuidado. Es consecuencia del dinero fiduciario (no está respaldado, es sólo un pedazo de papel) y fraccionario (el banco puede prestar 10 veces lo que tú tengas en el banco) A partir de ahora lo voy a explicar con un ejemplo, creo que se entenderá mejor. Yo deposito un millón de euros en el banco y el banco presta un millón de euros a diez personas para comprarse pisos. Observa que el dinero prestado no existía ¿de dónde ha salido? El banco, donde yo he depositado mi dinero, le pide al Banco Central 10 millones para prestar y el Banco Central le da a la máquina de hacer billetes y se los da. ¿Por qué se lo da el Banco Central? Respaldado por las diez hipotecas de un millón que ha concedido. Observa como el dinero es pura deuda, ha sido respaldado por tu deuda hipotecaria. El constructor coge los diez millones de venta de los pisos (millones que vienen de las hipotecas) y mete el dinero en el banco. Ahora el banco tiene diez millones (en vez de sólo el mío) y hace lo mismo, o sea presta cien millones, y otra vez lo mismo, y crece exponencialmente. Cambia banco por sistema bancario nacional y ahí es donde está todo el dinero.

        Según va creciendo el dinero, el banco quiere prestarte dinero, porque le sale por las orejas. Entonces, la primera vez, prestó a los que podían devolver el dinero sin problema, después a los que no eran tan buenos, luego a los que eran un poco malos y así hasta que prestó a los que no devolverían el dinero jamás (las hipotecas subprime). Como tú comprenderás EEUU no se hunde porque los subprime no devuelvan las hipotecas. Veamos lo que pasó. Los bancos prestaron a todos, hasta a los malos pagadores, y prestaron para cualquier cosa (porque les sobraba el dinero) Como había mucho dinero las cosas subieron de precio: burbuja inmobiliaria.
        Acuérdate de que yo metí un millón en el banco, esto me huele mal y lo saco. Por lo tanto el banco necesita contraer sus préstamos 10 millones, cuando esos diez millones se retiren de la circulación llevará que se retiren cien millones y lo que fue una expansión exponencial es una contracción exponencial. Y el dinero desaparece. No es que no te quieran prestar, es que no hay dinero: no hay la primera semilla que pone todo en funcionamiento. El dinero que entra por la hipotecas tiene que ser devuelto al Banco Central, salvo los intereses que gana el banco, por prestarte un dinero que no tiene y que si quiebra pagas tú con tus impuestos. Como los subprime no pagan, falta dinero, pero falta el dinero de la subprime multiplicado por diez. Entonces el banco no tiene dinero, y tú que eres una empresa pequeña y responsable, pero que cobra a 90 días, no te descuenta, y al no tener líquido cierras, y tus trabajadores van a la calle y dejan de pagar la hipoteca, lo que nos lleva otra vez al primer problema de no hay dinero, así que no presto y cae la siguiente empresa un poco más grande y vuelta a empezar (a estas alturas debes haberte comprado dos kg de garbanzos.) Según los bancos se van quedando sin liquidez piden a los otros bancos, que no les prestan nada y recurren al Banco Central para venderles la mierda subprime como si fuera oro (eso lo ha hecho EEUU y ha disparado la comida un 50% y otras materias primas, pero es otra historia para mezclarla con esta) Cuando el Banco Central cierra la ventanilla (luego explicaré por qué) hay dos alternativas: o el banco es rescatado (quiero decir, eres robado para pagar sus desfalcos) o quiebra, en cuyo caso inicia un proceso de dominó y todo se cae de golpe y se les jode el invento. Observa que el dinero del rescate viene de tus impuestos, pero luego es vendido a precio cero, entonces ¿dónde está mi dinero, el que se ha metido para tapar el agujero? La mayor parte para tapar el agujero viene de emisión de deuda pública española, que pagamos con nuestros impuestos: ganancia para el banco, perdidas para ti. ¡cómo mola! ¡qué bien montaooo lo tienen!

        Vamos al Banco Central. Los bancos franceses y alemanes habían prestado un montón de dinero a los bancos y cajas españoles, ahora no lo pueden devolver y pretenden que lo paguemos los ciudadanos españoles vía la deuda pública, pero si estaban para ganar también estaban para perder (ya me gustaría). Como el Banco central Europeo está controlado por Alemania, le dice al banco que monetice (descuente) la mierda que llevan los bancos españoles, lo que hace que el euro se devalúe (la devaluación de los últimos meses) y ese dinero se paga entre todos los tenedores de euros (me refiero al tonto de Jesús y al tonto de Francisco Javier) cuyo poder de compra decrece. Este proceso tiene un límite, y como Zopenco se ha bajado los pantalones (para poner nuestro culo) emitiendo deuda para respaldar a los bancos (ya está más que drogaoo y no puede pasar sin la droga), le dicen o que traga con todo (pensiones por el retrete, pérdida de derechos,…) o que no le dan más préstamos. Si no le dan más préstamos ¿cómo paga a los funcionarios? Y se para el país, y él se queda sin trabajo y sin cabeza (hiendo al primer párrafo ya sabemos lo que hará y yo compro otro kg de garbanzos). Peor no sólo eso, es el momento de robar, de hiperrobar, de hiperhiperrobar: como tienes que vender lo harás al precio que quiera el comprador: loterías del estado, aena, para empezar, carreteras ya pagadas tendrán barreras como si fueran autopistas de peaje, médico (eso ya no existe, joder, te lo pagas),..

        Esto que he contado es la historia pequeña, la que hablo con Maximiliano, la grande, es otra cosa. Y como él bromea: cómprate sacos de garbanzos, pero ambos sabemos que son camiones. Pero en esencia es lo mismo que he contado aquí, pero hecho por EEUU y China, pero China no es España: son 1200 millones, venden mucho a EEUU, etc, etc, Vamos que cambiéis EEUU por Gran Bretaña y China por Alemania, el crack del 1929 por el de 2007 y sacad vosotros las conclusiones.

        Apuesto tableta de choco negro a que lo que dice el dueño de mercadona es verdad: “lo bueno de 2011 es que es mejor que 2012.” En fin, qué podáis dormir.

      • Francisco Javier
        16 marzo 2011 a 9:46 #

        Estimado Jesús:

        muchas gracias por esta maravillosa lección de economía, que tendré muy en cuenta y que pienso releer con cuidado. De momento me apunto lo de los garbanzos y si nos vemos te debo unas cañas, que de momento para eso me llega. Un saludo.

      • Jesús San Martín
        16 marzo 2011 a 11:13 #

        Francisco Javier
        Lo expuesto está relacionado con la escuela austriaca de economía (liberal), lo digo porque los sinvergüenzas acusan de extremistas de izquierda y anarquistas a los que levantan el pastel. Para que te hagas una idea de qué liberalismo hablo, los economista de esa escuela escriben en Libertaddigital, que no esprecisamente socialdemócrata. Puedes ver los siguientes vídeos (subtitulados en español)
        http://video.google.com/videoplay?docid=-3875233811701164099#

        son muy interesantes. De lo primero que te enterarás es que la FED (Banco Central Americano) es privado y que los americanos “PAGAN” por emitir su propio dinero ¿sabes cuánto dinero emiten? Pues ya te haces una idea de lo que ganan y por qué se murió Kennedy cuando lo quiso parar (Kennedy emitió en paralelo dólares respaldados por oro frente a los de la FED que eran sólo puro papel).

        Como dijo Pablo ¿qué pasa con la cena?

        Un abrazo

        P.D. No me parece bien que compres garbanzos, van a subir de precio y no los voy a poder comprar yo

      • Jesús San Martín
        18 marzo 2011 a 19:34 #

        Francisco Javier, en la gráfica de debajo se puede ver la productividad marginal de la deuda de EEUU, es decir, cuánto contribuye al PIB cada dólar de deuda. Al principio verás que una deuda de un dólar aportaba un incremento del orden de 0.9 dólares al PIB, pero ahora es negativa, lo que quiere decir que cada dólar de deuda devora al PIB existente.

        La explicación es que llegado a cierto punto de deuda sólo trabajas para pagar los intereses (sin devolver nada del principal de la deuda), y aún, ni así consigues pagar los intereses. Para España eso sucede con el bono a 10 años con rentabilidades del 7%, rentabilidad que da. Ya sabes a donde vamos.

        Una vez comprendido el dinero fiduciario y fraccionario, unido a la deuda, debes tener en cuenta las otras dos variables: el dólar como moneda de reserva e intercambio y el petróleo.
        ¿Decidió, Saddam Hussein, previamente a la invasión, no cotizar en dólares el petróleo? Lo que conllevaría…….¿Qué está intentando hacer China? (Otro día te lo cuento)
        Casualmente, cuando los opositores a Gadafi están a punto de ser derrotados, la ONU decide la intervención. El pacifista universal y la generala de “la puta España” ven correcto defender a los sublevados, pero se les olvida que Arabia Saudí ha invadido Bahrein, y es ahí donde se decide el futuro:

        http://www.stratfor.com/weekly/friedman_on_geopolitics

        (lo siento, está en inglés)
        Como dijo Perote: cuando vi como se hacía la historia moderna dejé de creer en la clásica.

  17. Francisco Crosas
    15 marzo 2011 a 17:21 #

    La memoria colectiva es flaca.
    No olvidéis que lo primero que acometieron los nazis fue la sunbersión (prostitución, más bien) del lenguaje. Se empieza con una jerga que parece ocultar conceptos inocuos… y se acaba en las cámaras de gas.
    ¿Exagero? Es cuestión de estudiar la Historia contemporánea. Las grandes dictaduras han defendido y difundido su propio lenguaje, que enmascara horrores inconfesables, pero permite incluso construir `piezas oratorias brillantes. Stalin era un esteta…
    Lo políticamente correcto, el multiculturalismo de charanga y pandereta, el gender… y otras corrientes nefastas intentan subvertir los logros de tantos siglos de Tradición Occidental.
    Menos mal que siempre nos quedarán los clásico… ¿o no?

    • Jesús San Martín
      15 marzo 2011 a 18:55 #

      No, Francisco, no. No se nos ha olvidado, pero es importante recordarlo. Observa que el melifluo lenguaje políticamente correcto busca que no podamos llamar a los ladrones, ladrones, y a los bobos, bobos. De esa manera roban sin que les podamos llamar ladrones y los pedabobos prostituyen el lenguaje con tranquilidad. Otra cosa que debes observar es como el pedabobo, y su partidario, despotrica cuando les calificas de acuerdo al diccionario: un idiota es un idiota, no es un insulto, es un hecho.

      • Luzroja
        15 marzo 2011 a 19:09 #

        Es tal la maña que se dan con el lenguaje deformatorio que decir: intolerancia a ETA, intolerancia al maltratador… les chirría los oidos armoristas y usan la expresión: tolerancia cero a ETA, tolerancia cero al maltratador…

        No podemos usar la palabra intolerancia en ningún campo, la actitud demócrata es la tolerancia desde cero hasta sabe Dios cuánto.

      • 16 marzo 2011 a 23:22 #

        Recuerda, Jesús, que el idiota siempre puede hacer valer su prosapia helénica, y ahí está la etimología para avalarlo… De hecho, los giiros coloquiales son idiotismos…

  18. 16 marzo 2011 a 16:00 #

    Perdona, Francisco Javier. He detectado una errata: la escritura correcta es “injerencia”, de “injerir” (entrometerse), frente a “ingerir” (tomar alimentos o líquidos por la boca)

  19. José Miguel
    16 marzo 2011 a 20:38 #

    La “atención a la diversidad” en la Academia es derivado de la “atención a la diversidad” en la Polis: “atención a la diversidad” biológica, “atención a la diversidad” islámica como burkas, velos…, “atención a la diversidad” autonómica, “atención a la diversidad” políglota con sesiones de 14000 euros para traducir lenguas regionales, de la “atención a la diversidad” etarra o la de Sortu, para lo cual se instituyen los “mediadores”. Si esta ingente y en ocasiones trágica “diversidad” es atendida por los gobiernos con mediadores, imagínense la “preocupación” que tendrán por nuestras minucias pedagógicas idealistas y espiritualistas, por las que la Academia debiera plegarse a todas y cada una de las subjetividades encerradas en los centros. Es el círculo cuadrado, compañeros, y la Academia, desde hace siglos, ya dijo que era una imposible realidad.

    • Ania
      17 marzo 2011 a 16:52 #

      Diversidad, sí claro: para cada alumno un profesor.

      • Luzroja
        17 marzo 2011 a 21:59 #

        Pues Ania, no andas muy desencaminada, hoy mismamente he tenido que asistir a la ignauguración de un conservatorio, pues bien, la conseja de educación de mi comunidad ha ensalzado la obra arquitectónica y ha hecho hicapié en las aulas unipersonales en la que cada niño tiene a un solo profesor para que les de clases porque, evidentemente, cada uno necesita la dirección personal y particular del maestro.

        En los polideportivos, en las clases de natación, los profesores llevan grupos de no más de 9 alumnos. Supongo que será por si se ahogan.

        Y es que sólo hay ganado en las escuelas y en los institutos, en las demás “academias” públicas se tiene en cuenta otras consideraciones, a saber: “donde hay mata no hay patata”

  20. 17 marzo 2011 a 10:17 #

    Gente que es hija de quienes ganaron la Guerra Civil y estudiaron en la escuela franquista qué, una vez en el poder, ponen cara al sol con la camisa nueva ellos bordaron en rojo ayer.

    El PSOE es la Derecha.

    • Jesús San Martín
      17 marzo 2011 a 12:30 #

      La derecha pura y dura disfrazada de progre para conseguir la poltrona

      • Polícrates
        17 marzo 2011 a 17:16 #

        Acaban de pasar los de la memoria histérica a poner sus puntitos negativos. Es increíble con que maestría y desparpajo viven en la más absoluta de las contradicciones. Por un lado tachan a “los otros” (concepto discutido y discutible) de cavernarios por pretender aplicar recetas antiguas a “realidades complejas y cambiantes” mientras por la puerta trasera intentan colarnos “sus recetas” románticas del ayer.

        Puestos a buscar mártires pedagogos ahí van dos: Jesucristo y Sócrates. A estos si que los jodieron a base de bien. Que manía tienen vds. con parecerse al primero, caramba.

  21. 17 marzo 2011 a 16:09 #

    Josefina “Aldecoa”
    Ante todo, su mirada señorial reivindicando los principios de la Institución Libre de Enseñanza que, ¡tiene bemoles!, cómo se dejaron la piel aquellos de la generación del 50 para mantener viva esa llama con la intención de “Me gusta la juventud, su rebeldía y su inconformismo”. O como dice su propia hija: “Enseñar a los niños a ser personas”.
    Josefina Rodríguez, Aldecoa es de su marido Ignacio, vió cómo fusilaban a uno de sus profesores y desde entonces, en un silencio casi monacal, ha trabajado con un compromiso social y ético memorable.
    Doctora en Pedagogía, basta acercarse a su obra para comprender qué era para ella la escuela, reflejada tan magistralmente en “Historia de una maestra”. Leemos, no entre líneas porque Josefina no se escondía, la sociedad española que le tocó vivir.
    Comprometida con la enseñanza hasta los tuétanos, maestra de maestros y luchadora, mientras pudo-solo la retiró una enfermedad-, contra la censura en una época de represión.
    Interesante su tesis sobre la relación del niño con el arte: “El arte del niño”. Os invito, compañeros maestros y profesores a que os acerquéis a la vida y a la obra de Josefina. Nos queda mucho por aprender.
    (Quizás a muchos ni les suene su nombre, ¿?, o para otros solamente sea una “pedaboba”).

    • 19 marzo 2011 a 13:58 #

      Josefina Rodríguez, la viuda del narrador Ignacio Aldecoa, fue una persona culta, comprometida, liberal y enamorada de la enseñanza. Con una sensibilidaden por doquier.d hacia la cultura, las ciencias, las artes y el saber de la que carecen los pedabobos que nos inv Por supuesto que conocemos su trayectoria, su creación literaria y sus ideas pedagógicas. Es curioso que siempre reivindicase el apellido de su marido, al que perdió muy prematuramente. En el panorama español resulta insólito que una mujer incorpore el apellido del cónyuge masculino. No mantuvo al respecto una posición excesivamente feminista.

      Conocemos su vinculación con la Institución Libre de Enseñanza y su valentía en tiempos de la dictadura de ofrecer una educación mixta, laica y liberal.

      Ahora bien, habría que hacer algunas precisiones para ubicar el proyecto pedagógico de Josefina Rodríguez Aldecoa en su contexto y en la realidad desnuda, sin mixtificaciones. El colegio Estilo que ella dirigió, además de contar con ese espíritu liberal y avanzado en tiempos oscuros, representaba una enseñanza de élite desde el punto de vista de la selección económica de sus alumnos. Se nutrió de muchos padres de claro compromiso antifranquista y más tarde de nuevos ricos de ideología progresista. Pero por sus tarifas era una enseñanza inalcanzable, no ya para la clase trabajadora, ni siquiera para la clase media-baja.

      Junto con el alto nivel académico que garantiza la procedencia socioeconómica y sociocultural de sus alumnos, el colegio introdujo algunas innovaciones pedagógicas efímeras y esnobs que con el tiempo han ido decayendo, como enseñar a leer sin el método silábico, como se aprende a leer en los países anglosajones, por poner un ejemplo. Pero eso es anecdótico. Lo que no lo es es que el modelo no es aplicable al conjunto del sistema educativo, pues estamos hablando de un centro escolar sito en un distinguido y exclusivo barrio de Madrid (El Viso) para progretas con la cartera llena. La nómina de los padres de alumnos, fácilmente accesible en Internet, es muy significativa. Por supuesto, no era un centro concertado. Ha sido siempre una enseñanza privada legítima y hasta necesaria, pero, en fin, como sucede con el colegio Estudio, un lujo que no está al alcance de cualquiera. Es prohibitivo para la inmensa mayoría.

      Y si hablamos de que tenemos que aprender, idea con la que estoy de acuerdo, pongamos un ejemplo. No sé ahora, pero cuando unos amigos míos llevaban a su hija al colegio Estilo, no había APA ni AMPA. Todo un modelo de inteligencia por parte de Josefina Aldecoa, no permitir que el control de un proyecto pedagógico al fin y al cabo serio y riguroso, aunque netamente elitista (como también lo fue la Institución Libre de Enseñanza) quedara en manos de un porcentaje mínimo de progenitores A y progenitores B que tanto daño han hecho al servicio público de la educación allí donde no se han podido costear una enseñanza exquisita, refinada, pero dirigida sólo a la inmensa minoría.

    • 19 marzo 2011 a 14:03 #

      Un duende alteró el primer comentario convitiendo algún párrafo en ininteligible

      Josefina Rodríguez, la viuda del narrador Ignacio Aldecoa, fue una persona culta, comprometida, liberal y enamorada de la enseñanza. Con una sensibilidad hacia la cultura, las ciencias, las artes y el saber de la que carecen los pedabobos que nos invaden por doquier. Por supuesto que conocemos su trayectoria, su creación literaria y sus ideas pedagógicas. Es curioso que siempre reivindicase el apellido de su marido, al que perdió muy prematuramente. En el panorama español resulta insólito que una mujer incorpore el apellido del cónyuge masculino. No mantuvo al respecto una posición excesivamente feminista.

      Conocemos su vinculación con la Institución Libre de Enseñanza y su valentía en tiempos de la dictadura de ofrecer una educación mixta, laica y liberal.

      Ahora bien, habría que hacer algunas precisiones para ubicar el proyecto pedagógico de Josefina Rodríguez Aldecoa en su contexto y en la realidad desnuda, sin mixtificaciones. El colegio Estilo que ella dirigió, además de contar con ese espíritu liberal y avanzado en tiempos oscuros, representaba una enseñanza de élite desde el punto de vista de la selección económica de sus alumnos. Se nutrió de muchos padres de claro compromiso antifranquista y más tarde de nuevos ricos de ideología progresista. Pero por sus tarifas era una enseñanza inalcanzable, no ya para la clase trabajadora, ni siquiera para la clase media-baja.

      Junto con el alto nivel académico que garantiza la procedencia socioeconómica y sociocultural de sus alumnos, el colegio introdujo algunas innovaciones pedagógicas efímeras y esnobs que con el tiempo han ido decayendo, como enseñar a leer sin el método silábico, como se aprende a leer en los países anglosajones, por poner un ejemplo. Pero eso es anecdótico. Lo que no lo es es que el modelo no es aplicable al conjunto del sistema educativo, pues estamos hablando de un centro escolar sito en un distinguido y exclusivo barrio de Madrid (El Viso) para progretas con la cartera llena. La nómina de los padres de alumnos, fácilmente accesible en Internet, es muy significativa. Por supuesto, no era un centro concertado. Ha sido siempre una enseñanza privada legítima y hasta necesaria, pero, en fin, como sucede con el colegio Estudio, un lujo que no está al alcance de cualquiera. Es prohibitivo para la inmensa mayoría.

      Y si hablamos de que tenemos que aprender, idea con la que estoy de acuerdo, pongamos un ejemplo. No sé ahora, pero cuando unos amigos míos llevaban a su hija al colegio Estilo, no había APA ni AMPA. Todo un modelo de inteligencia por parte de Josefina Aldecoa, no permitir que el control de un proyecto pedagógico al fin y al cabo serio y riguroso, aunque netamente elitista (como también lo fue la Institución Libre de Enseñanza) quedara en manos de un porcentaje mínimo de progenitores A y progenitores B que tanto daño han hecho al servicio público de la educación allí donde no se han podido costear una enseñanza exquisita, refinada, pero dirigida sólo a la inmensa minoría.

      • Jesús San Martín
        19 marzo 2011 a 14:44 #

        Mariano, fuimos muchos los que forjamos nuestras primeras letras con las lecturas de Ignacio Aldecoa, pero no faltará el profesor de lengua que no escribe correctamente un condicional, quien te preguntará si sabes de su vida, ese mismo que según sus palabras nunca insulta, pero a sus palabras me remito: “a muchos ni les suene su nombre” “dígame cuál es la diferencia; si lo sabe, claro”…..

    • Ana Cuesta Solana
      22 marzo 2011 a 11:41 #

      ¿Por qué da por hecho de que a la gente no le suena el nombre de Josefina Rodríguez Aldecoa? ¿Por qué mezcla las ideas educativas de esta mujer con los pedabobos que han inspirado todo lo contrario de lo que proclamaba su generación de escritores comprometidos? No juegue a la confusión. Pedagogía es una palabra demasiado ambigua. En manos de los que llevan controlando el MEC y sus aledaños desde hace tantos años ya sabemos lo que significa.

      • Ana Cuesta Solana
        22 marzo 2011 a 11:56 #

        Fe de errores. Debe decir ¿Por qué da por hecho que a la gente no le suena el nombre de Josefina Rodríguez Aldecoa?

  22. Alonxo the one
    17 marzo 2011 a 17:18 #

    Tolón, tolón.

  23. Raus
    18 marzo 2011 a 8:03 #

    Estimados compañeros, de momento no puede contestar como es debido a las observaciones y discrepancias hechas al comentario que hice hace unos días. Como creo que la cuestión suscitada (conductismo, competencias, teoría/saberes útiles…) puede tener bastante interés, no descarto la posibilidad de explicar mi opinión en un artículo.
    Saludos.

  24. 3 abril 2011 a 18:20 #

    Me ha gustado el artículo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: