Las razones del actor Khabarov


Maximiliano Bernabé Guerrero

Hace poco escribí aquí mismo una crítica de “El Club de los Poetas Muertos”, con veinte años de retraso. Un poco fue un ajuste de cuentas personal. Vaya ahora una más, aunque saldré enseguida por la tangente, de otra película de Peter Weir, en el fondo, un gran director. Me refiero a “Camino a la Libertad” (The Way Back), 2010, recientemente estrenada. Los méritos de esta película son notables, pero no toca aquí hablar sobre ellos, como mucho decir, que está soberbia y sobriamente narrada, algo raro en estos días y que, en cuanto a las ideas, es de agradecer que volvamos la vista sobre el terror del estalinismo. Todos sabemos del genocidio cometido por los nazis, sabemos localizar Auschwitz, pero pocos saben que las mayores matanzas de la Historia de la humanidad han tenido lugar en Rusia y alrededores en el s. XX. Vamos a referirnos brevemente a la película. En 1940 llega a un campo de concentración situado en las profundidades de Siberia, un nuevo prisionero, el joven oficial polaco Janusz, con una larga condena a cuestas tras haber sido torturado y acusado de muchas cosas. En resumen, cayó en manos de los soviéticos, que se habían repartido su país con Hitler, y tuvo mala suerte. Tras el choque inicial de la llegada a tan horrible lugar, entabla cierta amistad con el actor Khabarov, en el talego siberiano debido a su profesión. Solía aparecer en películas interpretando a aristócratas decadentes y le acabaron acusando de creérselo demasiado. Y aquí es donde mi mente calenturienta estableció la conexión con el infame sistema educativo que llevamos veinte años padeciendo en España.

En primer lugar, Khabarov explica a Janusz el torvo sistema por el que se rige el presidio. Allí están hacinados, condenados a trabajos forzados, presos políticos y también comunes, auténticos criminales y asesinos. Mientras que los primeros son considerados enemigos del pueblo por el sistema, éste ve con benevolencia a los segundos, pues proclama que han sido sólo víctimas de un sistema social injusto, en definitiva, que ellos no querían ser malos, que fue la sociedad la que los volvió así, especialmente los podridos burgueses que constituyen el núcleo de los presos políticos. El resultado es que los guardianes del campo utilizan a los criminales como auxiliares para tener atemorizados a los otros. Algo parecido sucede en nuestros centros educativos. ¿No se han dado cuenta de que ciertos equipos directivos “guays”, así como la inspección, mantienen un clima de connivencia, hasta de compadreo, con ciertos alumnos infractores, verdaderos sinvergüenzas, y con sus familias? Cuando se producen amenazas o agresiones a los pobres profesores aburridos, los que no siguen las consignas de los psicopedabobos, los que ponen exámenes dignos de tal nombre y califican del uno al diez, ante el hecho innegable y probado, al agresor se le impone una sanción mínima, suele ser una expulsión de tres días, o ni eso, simplemente que se quede con el orientador durante unos cuantos recreos haciendo redacciones sobre la solidaridad y la multiculturalidad. Al profesor agredido, en cambio, se le llama a capítulo y, ante una mesa, flanqueada por el director y el inspector, se le advierte de que por ese camino no llegará a ningún sitio bueno, y acabará siendo carne de expediente. “Pero hombre, no seas tan plomo, pásate a los ordenadorcitos y a los pagüerpoints, que eres un dinosaurio”. Hasta hace unos meses le recomendaban que se diera de baja por depresión. Ya no, porque España está al borde de la bancarrota y no hay pasta para bajas chorras. Conozco varios casos así, y peores.

En segundo lugar, Khabarov cuenta a Janusz que fugarse del campo no es tan difícil. Que hay ángulos de la alambrada poco vigilados, que a tal hora tal guardia no pasa por tal sitio, que hay que ir haciendo acopio de alimentos para la gran fuga, le cuenta las utilidades que pueden sacar de algunos presos. De este modo, va haciendo crecer en Janusz un rayo de esperanza y un sueño de libertad muy difícil, pero posible.  Para el actor Khabarov el campo de concentración parece no tener secretos, el sistema tampoco. Muestra un atractivo escepticismo; atractivo porque no llega a caer en el desánimo, y Janusz está a punto de pensar que es el compañero ideal en una situación tan precaria y peligrosa. Sólo está a punto de pensarlo. Según pasa el tiempo, y conoce a otros prisioneros, se da cuenta de que para Khabarov ningún momento es bueno para la fuga, todo son excusas y dilaciones; en el fondo sus ansias de libertad se limitan a una cháchara interminable. Finalmente, otro cautivo –quien se hace llamar Smith, norteamericano que ha ido a caer en aquel agujero- le alerta, Khabarov nunca se fugará, repite el mismo ritual con cada recién llegado, no queda muy claro si para sobrevivir él mismo creándose un personaje o porque realmente es un confidente de los guardianes. Y es aquí donde pregunto, compañeros profesores ¿No habéis encontrado vosotros unos cuantos Khabarov en los centros por los que habéis pasado? Sucede sobre todo cuando eres un pardillo recién llegado, mucho más si acabas de incorporarte a la enseñanza. Te topas con ese compañero, veterano con años de servicio a sus espaldas, que presume de estar de vuelta de todo, y de que en tal o cual instituto hizo esto y lo otro, y cantó las cuarenta a un inspector aquella vez. Mientras te ofrece un cigarrillo (ahora ya no sé a qué distancia de la puerta) te cuenta que si tiene que suspender a todos los de una clase, lo hace y punto, y a ver qué inspector se atreve con él. Adviertes que en los soporíferos claustros o en esas plúmbeas juntas de evaluación donde principalmente se habla del novio de la Jennifer o de la nueva churri del Jonathan, se sienta a tu lado para decirte entre susurros que él, desde el principio, estuvo en contra de la LOGSE, y bla, bla, bla. Tú, hasta llegas a estar contento y piensas que hay islotes a los que aferrarse en medio de la marea de desilusión que te va invadiendo. Hasta que un día te encuentras en tu clase eso que los memos y los psicopedas llaman un “conflicto de convivencia” y que no es sino un acto de gamberrismo intolerable. Acudes al director y tu sorpresa es mayúscula cuando ves que tú eres el sospechoso principal “¿Si te han hecho eso no será porque se aburren en tus clases?” Ingenuo de ti, vas a tu amigo, casi implorando ayuda y atónito compruebas como, con la sala de profesores a rebosar, te suelta un sarcástico “¡Ah! Conmigo se porta bien, el respeto tienes que ganártelo tú, majo.” Otra vez, si tienes la desgracia de caer en su departamento (los Khabarov tienen una propensión inexplicable a ser los jefes de los mismos) compruebas que allí se comporta con ínfulas de rajá, y te recuerda, delante de todos, que aún no has incluido la evaluación por competencias en tu  programación. Si perseveras en el centro, una mañana te das cuenta de que Khabarov figura como jefe de estudios adjunto en ese equipo directivo que van a imponer desde la Consejería. Nada más ser “investido” en el cargo, te dice que ese problema que tienes con esos chicos que llegan tarde todos los días, lo tienes que someter a un comité de mediación, vamos que te encierres con esos alumnos y sus familias, y luego le presentes un informe del que pasará copia a inspección.

Cuidado, compañero profesor, sobre todo si llevas poco tiempo en esto, si caes en un centro de ésos donde los verdaderos amos del “talego” son los alumnos indeseables y sus papis. Sin una dirección que los apoyara no serían nadie. Y, sobre todo, guárdate las espaldas bien cuando comiences a oír las razones del actor Khabarov. No suele ser más que un farsante y, algunas veces, todo un confidente de los directores e inspectores más adictos al “Régimen”. Huélelo en cuanto se presente y mándale a freír espárragos, u otra cosa. Son cien veces preferibles los convencidos del constructivismo pedagógico, cruzados del buenismo (que los hay). Por lo menos se les ve venir. Los Khabarov no sólo que no nos ayudan nada, sino que son nuestros principales frenos; a pie de centro, me refiero. Y ánimo a todos. No somos mayoritarios pero vamos a ganar, porque somos mejores que ellos, y porque vamos a actuar. Como esperemos a que los psicopedas, los khabarovs, los pelotas, los pánfilos, los que sólo piensan en el próximo puente, los miedosos compulsivos, van a recibir un rayo que les convierta de súbito a la sensatez, vamos dados.

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

41 comentarios en “Las razones del actor Khabarov”

  1. 9 febrero 2011 a 12:43 #

    No sabia de la existencia de esta película que tiene pinta de ser buena.
    En mi anterior instituto con destino definitivo, un instituto entonces que sólo tenía ESO y en el que era jefa de departamento, no tenía a ningún Khabarov por jefe, me ocurrió por primera vez algo en el primer momento que sucedió increíble, y eso que ya llevaba unos cuantos institutos en el currículum. Al llamar la atención a uno de los peores alumnos y amonestarle me encuentro con la respuesta chulesca de “se lo diré a… “(nombre de pila del director). Sucedió varias veces en los cuatro cursos que estuve allí con alumnos diferentes. Por no decir las reuniones absolutamente inútiles que tenía el politburó (CCP qué sovietico suena) todos los lunes y su carga de trabajo burocrático para decir por que no se podía cumplir el plan quinquenal… Por suerte, creo que ese secretario general del partido ya se ha jubilado.
    Que los institutos tienen un parecido cada vez mayor a un gulag desde hace años es algo que no se creen los que no están el profesión.
    Muy buen artículo Maximiliano. Intentaré ver la película.

  2. 9 febrero 2011 a 13:07 #

    un abrazo para todos los profesores rebeldes,que deseamos transformar la educación en algo más humano,crítico y libre…

  3. Helena
    9 febrero 2011 a 13:12 #

    ¡Tremendo!. El mundo al revés, los alumnos que amenazan a los profesores con llevarlos al director cuando les corrigen.

  4. Jesús San Martín
    9 febrero 2011 a 13:35 #

    Maximiliano, es mucho más grave, porque hay directores que mandan que se espíe al profesor, pero no me refiero a un director cualquiera, me refiero al rector. Hace un tiempo, no sé si seguirá la cosa, los alumnos que informaban al rector, de la asistencia o no del profesor, recibían créditos por ello, es decir, sacabas la carrera espiando, sin hacer exámenes. Sí, lo has acertado, el rector en cuestión era de la misma ideología que los soviets. Hace poco, la universidad en cuestión andaba vendiendo inmuebles porque no tenía dinero para pagar la nómina.
    Qué bonito, aprobar por informar en vez de por saber la materia. Qué bonito, en vez de mandar a la inspección contra los profesores que faltan a clase, hacemos a los alumnos delatores. Qué bonito, en vez de preocuparse por la correcta gestión de la universidad, la llevamos a la quiebra y andamos escribiendo artículos en los periódicos, claro, que los que nos conocen, ni siquiera empiezan a leer.

  5. Francisco Javier
    9 febrero 2011 a 15:14 #

    La delación, el colaboracionismo y el espionaje tienen un gran futuro. Con la “cultura de la evaluación” (¡cuánta atrocidad se inscribe en esta expresión!); la “autonomía”, la “libertad de autogestión” de centros (el estado de terror institucionalizado); la eficacia del sistema (índices maravillosos de titulados); la competitividad inter centros y derivado de ella, un clientelismo sin trabas -articulado desde la policía pedagógica, que vela por el Bien de todos: todos los ingredientes para que el odio al docente encuentre en la sociedad la ocasión perfecta para vengarse de todo.

  6. Francisco Javier
    9 febrero 2011 a 16:10 #

    Actualidad.

    Un amigo me informa que China está comprando España.
    La Comunidad Europea ejerce funciones de tutelaje en materia de política ecnómica.
    La Canciller alemana es recibida en plan bienvenido Mister Marshall y nos lee la cartilla.
    Los Síndicatos alemanes le recuerdan a nuestros Toxo y Méndez que ellos se financian con las cotizaciones de sus afiliados (Toxo y Méndez ni se inmutan, Spain is diferent, verschieden.) Transcribo al azar la opinión de un lector:

    “….Ha sido la gran lección dada por Michael Sommer ,presidente de la Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB ,al manifestar su “”orgullo” de financiarse con las aportaciones de sus afiliados
    porque así no dependen de “ningún partido político”. Los alemanes han hecho estas consideraciones
    delante de los subvencionados Toxo y Méndez, que asistían a la rueda de prensa .
    ¿ Estarán capacitados para entenderlo ? ”

    Somos también campeones de la pornografía infantil y el negocio pederasta (también los más drogatas y más gordos):

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Cazados/16000/pedofilos/elpepisoc/20110209elpepisoc_4/Tes

    Y vamos a la educación. Ante las cifras escandalosas de fracaso escolar, Bruselas coordinará el Plan para reducir el alto índice de abandono. Es decir: que España es un país ingobernable, del Tercer Mundo, que requiere constantemente ser tutelado.

    http://www.magisnet.com/

    http://www.lavozdeasturias.es/politica/espana-dobla-media-europea-abandono-escolar_0_418758275.html

    Por lo demás el Constructivismo bien, todo bien camaradas. ¡Y viva las cadenas!

    ¿Qué es lo que está pasando? ¿Qué tiene que suceder para que se haga algo racional?

    (Y un saludo para el autor del artículo.)

  7. 9 febrero 2011 a 16:13 #

    “El resultado es que los guardianes del campo utilizan a los criminales como auxiliares para tener atemorizados a los otros. Algo parecido sucede en nuestros centros educativos”. ¿De veras “sucede algo parecido” en nuestros centros educativos? Mira que uno ha visto cosas raras en nuestros centros educativos, pero hasta ese punto…
    “¿No habéis encontrado vosotros unos cuantos Khabarov en los centros por los que habéis pasado?” No.
    “Como esperemos a que los psicopedas, los khabarovs, los pelotas, los pánfilos, los que sólo piensan en el próximo puente, los miedosos compulsivos, van a recibir un rayo que les convierta de súbito a la sensatez, vamos dados.”. Totalmente de acuerdo. Y sobre todo, los que no nos van ayudar son los que están aquí, en esta historia, por error, porque un día no supieron donde agarrarse y decidieron venir a los centros a amargar la vida a los demás. Y claro, son los más listos de la clase pues se dedican a dar lecciones a los demás, pero jamás se les vio un gesto de protesta; porque ya se sabe, cuando das cara tienes muchas posibilidades de que te la partan. Con lo listos que son y van a coger el trabajo donde peor se sienten, donde peor les tratan, donde más libertad les quitan, donde menos pintan…¿?

  8. Atropos YZ
    9 febrero 2011 a 17:07 #

    A decir verdad, eso que denuncias,Maximiliano,lo vengo observando desde hace muchos años.Desde antes de la LOGSE,cuando se regalaba con el aprobado en COU al alumno que había hecho de confindente,precisamente contra los profesores.Y es que la ” información sucia” es oro para estos satrapillas de la docencia.

    Porque lo que se trata es de vigilar a los profesores, con el pretexto de proteger a los menores.El odio al docente del que habla Francisco Javier tiene su suprema expresión en gran parte de los equipos directivos de los IES ( hay honrosísimas y aisladas en el piélago de delación y entre las hordas de correveidíles),por eso llegan al cargo ( vamos, como si juraran una costitución secreta cuyo primer artículo dijera ” sospecharé en todo momento del profesor;ni de la presunción de inociencia podrá disfrutar”) Y así se explica cómo auténticos indocumentados dirigen centros que les vienen grandes ( por ejemplo maestros de taller que no pisaron jamás una universidad señorean en los antiguos centros de FP reconvertidos a IES sin tener pajolera idea de qué es el Bachillerato; maestros que aterrizaron en los IES para conquistar posiciones -incluso la de director- o maestros que con el curso puente se hicieron psicólogos, luego jefes del departamento de orientación hasta alcanzar la dirección.

    Hesperetusa, querida ninfa de las Hespérides, muy adecuada tu terminología.Estamos sovietizados,en consecuencia,viene a cuento el símil del politburó,el plan quinquenal e incluso el Gulag.

    • Atropos YZ
      9 febrero 2011 a 17:10 #

      quería decir honrosísimas excepciones en el piélago de la delación y entre las hordas de correveidiles

    • 9 febrero 2011 a 19:07 #

      Atropos, en justicia tengo que decir que la mayoría de las directivas que he conocido en los centros no eran de este tipo, y no lo es la del centro en que actualmente estoy, un centro de ciudad, grande y con muchos problemas.
      En cuanto a los Khabarov los detecto desde lejos desde hace años. Una ya no es una novata. Luego están los que hablan en neolengua pedaboba…, es inútil de intentar argumentar nada en una evaluación o cualquier otro momento, están poseidos de la razón logsiana y nada los hace cambiar de opinión. Los que me dan miedo ahora son los “comisarios políticos”, leáse inspectores. La verdad es que me siento fatal cuando hago mis clases como considero correcto, preparándolas y modificando aquello que creo que no ha funcionado y sé que para estos comisarios políticos, mis clases pueden ser incluso ilegales…, ya se ha hablado aquí de la clase magistral, de los ejercicios rigurosos, de los exámenes que no controles…
      No sé cuanto tiempo durará la libertad de cátedrá, pero ahora hay que comportarse con astucia y andar con pies plomo.

  9. Ana Belén
    9 febrero 2011 a 18:17 #

    Hola!
    a propósito de tu artículo, Maximiliano, veré la película que citas. Yo estoy entre los profesores recién llegados a la profesión y de momento he tenido mucha suerte con los equipos directivos. Entre los profesores que he conocido hasta ahora, sí que he encontrado de todo: profesores seguidores de la Logse y profesores en contra de ella pero sin intención de hacer nada más que el reconocimiento y la queja ante la situación en la que nos encontramos. Y así no se va a ningún lado. Me ha gustado mucho el artículo. Un saludo.

  10. Maximiliano Bernabé Guerrero
    9 febrero 2011 a 18:52 #

    No me sorprende lo que contáis, Jesús, Francisco y Atropos sobre los extremos a los que llega la delación y el colaboracionismo. Lo más triste es que la mayoría de las veces no reciben nada a cambio, Judas por lo menos… El caso de Hesperetusa me pasó a mí también, varios alumnos me dijeron, seguros de sí, “Ya verás cuando se lo cuente a mis padres y se lo digan a la directora, te va a echar”. Y lo de echar, no hay que tomárselo a broma, sobre todo los interinos; dentro de no mucho pondré aquí un caso tétrico de acoso y derribo.
    Don Alonxo, ya estamos donde lo dejamos, que diría el otro. Supongo que tus tiros van por el camino VOCACIÓN. Y como ya hemos dicho aquí unas cuantas veces, creo que vocación, lo que se dice vocación, eso de que una voz te llama y te requiere para sacrificios y abnegaciones sin cuento, aparte de para ser cartujo o legionario no se requiere para nada más. Para ser profesor, como para ser cartero, o juez, hay que tener los conocimientos necesarios, unos pocos más si es posible, mucho sentido común e imbuido hasta el tuétano el sentido del deber. Yo, desde niño, siempre albergué un interés por dedicarme a la enseñanza (la verdad es que ahora me lo pensaría más), pero no siempre trabajé en esto; estuve años en la empresa privada. Y allí también encontré khabarovs, pelotas, genuflexos… pero mucho menos que los que he visto después en los institutos. Yo que pensaba cuando preparaba la oposición “Como esta gente son funcionarios, no les amenazan con echarlos, no aguantarán la más mínima insolencia y serán insobornables frente a la injusticia…” Luego, la verdad, he encontrado mucho miedo.
    Dejando estas niñerías, es increíble hasta qué punto las técnicas soviéticas de incitación a la delación y de machaque al disidente han permeado las sociedades occidentales. Como este tema da para mucho más que un post, estoy preparando un libro (formato novela) sobre el tema, recordando mis andanzas por aquellas tierras. Hay que pensar que el “santo patrón” de los niños soviéticos era Pavel Morozov, un pavo que denunció a sus padres por contrarrevolucionarios y enemigos del pueblo. La verdad es que cuando vi los monumentos levantados al tierno infante se me revolvieron las tripas.

  11. 9 febrero 2011 a 19:30 #

    Por supuesto que no, no se trata de sacrificios y abnegaciones. Y por supuesto que sí, que son necesarios los conocimientos, sentido común y del deber. Sin embargo, teniendo alguien conocimientos sobrados del manejo de una máquina de tren y gran sentido del deber, si le parece una castaña pasarse la vida sobre dos raíles, acabará amargado; y lo que es peor, amargará a los de su alrededor.
    Por tanto, no desviemos la atención, porque en ningún caso se habla de “no esfuerzo”, de “no respeto”, “de no sentido del deber”. Se trata de que es más fácil trabajar cuando el personal se siente parte de lo que hace, sabe que es importante su tarea, está ahí porque así lo ha decidido más allá de un último refugio o clavo ardiendo al que agarrarse. Como ya he dicho en otra ocasión, no trabajamos con máquinas y, precisamente por eso, cada día es diferente y requiere estar preparado para ello, más allá de los contenidos. Es lo que en otro comentario cité como “plus” de implicación y que no gustó demasiado. Y sí, cuando se trabaja directamente con personas hay que tener una disposición diferente a la que se tiene en una cadena de fabricación de vehículos. ¿O nos da igual cómo nos trate el médico cuando vamos a consulta? ¿Nos conformamos con que nos ofrezca el diagnóstico y nos recete las aspirinas? Créame, no hace tanto visite un otorrino de los que podríamos llamar “médico de oficina”, que sí hace su trabajo, tiene un gran sentido del deber…pero, te recibe en la entrada con cara de “prepárate para la que te viene encima”; te examina casi por obligación, apenas te dirige la palabra y no sabes si te escucha o no. Eso sí, se apresura a pedirte la tarjeta, a cobrar. Y te ha curado, sí; pero yo personalmente prefiero ir a quien además de curarme me dedica un trato humano, no sé si por obligación, por devoción o por vocación. ¿O puede un médico recibir en consulta de igual modo a una persona acatarrada o a quien le acaban de diagnosticar una enfermedad terminal? ¿Tan fiel es a sus principios que no tiene una palabra de aliento para esa persona? ¿Solo le interesan los contenidos? ¿No ha sido preparado también para esos casos? ¿No se hace terapia ya desde antes de recibir en la consulta? ¿No acudimos con más confianza a ese médico que además de curarnos nos previene de futuras recaídas? ¿Se puede, además de ser unos impresionantes profesores, con la casa empapelada de cartones, tener un trato cercano con el alumno sin que te llamen pederasta? (Esta pregunta no es una broma, por si acaso). ¿Se puede trabajar conjuntamente con los padres para que el rendimiento de un alumno sea el mejor de los posibles? ¿Es delito eso? ¿Quién nos impide hacer esa tarea: los directores, los inspectores…? Y luego, se puede estar más o menos de acuerdo con este planteamiento, lo que no está ni medio bien es insultar a quien así opina y actúa. Lo que, por otra parte, no es óbice para protestar tanto o más que quienes se llenan la boca de palabrería pero no pasan a la acción. Por supuesto que tenemos que defender nuestros derechos y adquirir otros, pero aquello tampoco es obstáculo para estar en esa tarea. Saludos.

    • Francisco Javier
      9 febrero 2011 a 21:01 #

      Yo a mis alumnos los trato del modo más agradable que puedo, sin caer jamás en la cursileria, y desde luego soy consciente que trato con personas, no con máquinas. Y creo que el problema de las relaciones, de la violencia, es en gran medida provocado por el sistema (la LOGSE…), aunque no sólo: también es social. Cuando los alumnos se dejan ayudar las cosas suelen ir muy bien, incluidos resultados académicos. Lo que sucede es que hay un porcentaje muy elevado de alumnos que en modo alguno se dejan ayudar, son refractarios absolutamente al sistema (este sistema) y las opciones pedagogas aquí yo no he visto que den resultado alguno. Por otra parte, si un docente es frio, distante, como esos profesores-sabios arcanos, pero es justo y bueno en su materia, pues también tiene todo su derecho a mantener su estilo. Yo tuve un profesor de matemáticas de esos que no se reían jamás y que imponían un absoluto silencio. Lo que no puedo negar es que aprendí muchas matemáticas, me costo sudores aprobar, pero es de lo que se trataba: de aprender matemáticas.

      • 9 febrero 2011 a 21:49 #

        Absolutamente de acuerdo.

    • Alonxo II
      9 febrero 2011 a 21:55 #

      Un tal Alonxo es comisario político en su insti…

    • Borja Contreras
      9 febrero 2011 a 22:13 #

      Alonxo, la clave está en el “prefiero”. Yo también prefiero a un médico simpático….Siempre y cuando me cure. Entre el simpático y el antipático no hay comparación. La comparación está entre el que te cura y el que no lo hace. Si me ha gustado un tiempo la serie House ha sido por eso: Un borde sin entrañas en el trato…pero que cura. ¿Quién duda de qué es lo principal?
      En la enseñanza, los pedagogos oficiales, muchos padres y casi todos los aficionados a la cosa prefieren al que no enseña pero es simpático…¿No es para mandarles a algún lugar marrón y oloroso?

      • Jesús San Martín
        9 febrero 2011 a 22:53 #

        Hola Borja
        Esta tarde he llamado a mi amiga y alumna de doctorado (observa que amiga va delante de alumna, porque lo era antes de ser alumna) y le he comunicado la buena nueva de que habían aceptado su artículo en una revista de prestigio, y a continuación le he dicho: lees antes del verano y ella me ha respondido: no me va a dar tiempo, a lo que yo he añadido: ya sabes que ese no es mi problema y no me preocupa. He hablado con ella hace un rato sobre las conclusiones de la tesis, seguía en el cielo, con su artículo aceptado, no paraba de reír, y me ha vuelto a comentar que preferiría leer después del verano, y yo le he dicho que no le voy a dejar sufrir un verano con la tesis escrita y que quiero que tenga premio extraordinario. ¿por qué un cirujano no quiere operar a sus hijos? ¿por qué un padre no quiere tener a su hijo en clase? Los sentimientos no deben interponerse en las decisiones, y no quiero que el médico me cuente chistes, quiero que me solucione los problemas, que para contar chistes ya tengo a mis amigos. Tengo un trato cordial con los alumnos, pero continuamente les recuerdo que mientras estén en la escuela son alumnos, no amigos. Creo que no he contado esta anécdota; un alumno (hoy ingeniero y muy buen amigo) había tenido matrícula de honor conmigo, se matriculo en la segunda parte, que constaba sólo de evaluación continua; me comentó que no podría venir a todas las clases, y le dije que cancelara la matrícula y se presentara en septiembre, porque si faltaba un solo día a clase suspendería, y eso es lo que hizo. Posteriormente le dirigí el proyecto fin de carrera. Hace tres días, una alumna, a la que no conocía, vino al despacho, porque quería que le dirigiera el proyecto fin de carrera (no pude, no tengo tiempo) bien y rápido, eso es lo que quiero del doctor: cúreme bien y rápido. Cada vez prefiero más a la gente house que hace su trabajo, y no a los que esconden su incompetencia tras una sonrisa que me cuesta una desgracia: mis alumnos quieren aprobar, no ser amigos míos.

      • Alonxo
        10 febrero 2011 a 9:04 #

        Sí, siempre habrá una palabra, una letra, una tilde a la que agarrarnos para “debatir” sobre lo indebatible. Si usted lee mis comentarios sobre el tema, creo (ahora puede coger este “creo” para seguir enredando), que queda meridianamente (otro término al que agarrarse) claro lo expuesto.
        pero si queremos debatir sobre materia inexistente, no hay problema. ¿Dónde he puesto yo en duda que haya que comparar entre el médico que te cura y el que no lo hace? “¿Quién duda de qué es lo principal?”. Yo no, y usted no puede deducir eso de mis comentarios porque por mucho que busque no lo encontrará. El problema, ya lo hemos dicho, está en si por ser “simpático” te mereces el calificativo de “pederasta.” Y si se puede trabajar con alumnos de forma diferente a como se trabaja en una fábrica. Y si eso, además, es necesario.
        Pero, como al comienzo de su respuesta dice, “Yo también prefiero a un médico simpático” ( yo no he utilizado la palabra simpático, por lo que si lo desea abrimos otro debate sobre este concepto); estamos totalmente de acuerdo.
        No, no nay tema de debate por ahí.

  12. Polícrates
    9 febrero 2011 a 21:07 #

  13. Pederastas irredentos
    9 febrero 2011 a 21:23 #

    En mi centro, los alumnos van a menudo a quejarse al Director de los profesores. Se da el caso de que no sólo algunos profesores sino que hasta alguna señora de la limpieza, actúan de Khavarovs vigilantes por “recomendación ” del Director ,( o por puro cotilleo-aburrimiento-morbo) ,tras oir alguna queja de alumnos o padres. Y sí, es verad que abundan Jefes de Departamento, de esos que dan cuerda a los recién llegados para que se ahorquen ante el Director simulando una humanidad y un sentido de la justicia de la que carecen y poniendo por escrito en boca de los demás las quejas que ellos tienen y que el Director, a traves de su mentirosa Acta de Departamento lee :¡¡ menudos horarios y grupos de cine que se gastan los susodichos !!

  14. 9 febrero 2011 a 21:46 #

    Leo en algunos comentarios referencias al espionaje a que se ven sometidos algunos profesores por parte de los alumnos.Es una consecuencia del miserable sistema que padecemos. Lo que os pongo a continuación ocurre en un centro de Primaria. Observad bajo la inocente apariencia de una encuesta lo que algunas mentes obtusas llegan a perpetrar. Se pasó a los alumnos del tercer ciclo ( 10-12 años) con premeditación y alevosía, a espaldas de los tutores. Da escalofríos. Hasta me recordaba la Alemania de los 30. Francisco Javier ha definido la situación actual con precisión en varias ocasiones.

    CEIP….XXX…………………….SEGUIMIENTO USOS NUEVAS TECNOLOGÍAS

    PIENSA Y RESPONDE:

    1. USAS TODOS LOS DÍAS EL ORDENADOR EN CLASE.

    2. QUÉ TRABAJOS HAS REALIZADO EN ESTE TRIMESTRE CON EL ORDENADOR.

    3. SE UTILIZA EN CLASE CON FRECUENCIA LA PIZARRA DIGITAL.

    4. TIENE LA CLASE UN BLOG.

    5. UTILIZÁIS EL ORDENADOR PARA MANDAROS MENSAJES E INFORMACIÓN.

    6. CREES QUE SE ESTÁN UTILIZANDO SUFICIENTEMENTE LOS ORDENADORES.
    RAZONA TU RESPUESTA.

    7. QUÉ PÁGINAS WEB SUELES VISITAR.

    8. QUÉ RED SOCIAL UTILIZAS.

    9. ESTÁS CONTENTO-CONTENTA CON EL USO DE LOS ORDENADORES.
    EXPLICA TU RESPUESTA.

    10. QUÉ SUGERENCIAS APORTAS PARA MEJORAR LA UTILIZACIÓN Y USO DE LOS ORDENADORES.
    RAZONA LA RESPUESTA.

    Has tocado un tema, Maximiliano, que no recordaba en este foro. Muy apropiado. Un abrazo.

  15. Helena
    9 febrero 2011 a 22:01 #

    Alonso, ¡¡¡¡se reproduce!!!.
    ¡Mare de Deu!

  16. Borja Contreras
    9 febrero 2011 a 22:03 #

    Los planes de “calidad” son todos así.
    Aceptarlos es como acptar tener una pulga en tu cuero cabelludo todo el día.
    Si además suponen tabular tu número de aprobados, según el cual te dan o no el “incentivo de calidad” consiguiente, suponen si te vendes o no para cuadrar las estadísticas. Quien no quiera enterarse, que no se entere, pero planes de calidad equivalen, si no antes después, a corrupción.

  17. 10 febrero 2011 a 18:51 #

    Leed esta “simpática” noticia

    http://unnombrealazar.blogspot.com/2011/02/desde-el-decanato-notifican.html

    • 10 febrero 2011 a 19:03 #

      Emilio, para cortarse las venas con el cuchillo del pan. La Universidad (y yo estoy en ella y tengo la suerte de poder codearme con lo peor de lo peor en pedabobismo necio) en cuatro días acaba papando moscas. O en tres.

      • Jesús San Martín
        10 febrero 2011 a 19:27 #

        Desde ahora se les puede llamar decanos en vez de idiotas, para que no se agobien.

    • 10 febrero 2011 a 22:56 #

      La estulticia pedagógica se extiende irremediablemente por todas partes si nadie la frena.

      • José Miguel
        11 febrero 2011 a 11:01 #

        Saben ustedes de los engendros que llaman “proyectos” como estos y que propagan por los centros y con mucho éxito dicen:

        http://www.pentacidad.com/

        http://www.mundotutoriales.com/tutoriales_coaching_mentoring_360%C2%BA-mdtema204.htm

        pero, ¡¡ATENCIÓN!! a los que nuestro gremio se apunta en masa, lo cual me ha llevado a la desoladora conclusión de estar más solo que la una. Lo he visto con mis propios ojos: a quienes creía amigos, con los que compartí conversaciones de café triturando sistemáticamente a esta casta, también estaban allí presentes, traicionando esa mínima dignidad que dabe esperar de uno, participando en corritos de la patata, elaborando “cariñogramas”… (disculpen, pero me levanto a vomitar)…

  18. Helena
    10 febrero 2011 a 19:31 #

    Chicos, en la universidad hace ya unos 5 ó 6 añitos que desembarcaron los pedagogos a decirnos cómo lo tenemos que hacer, porque era obvio que no sabíamos. Desde entonces todos los cursos, estas nuestras universidades convocan un listado de cursos pedagógicos del tipo: como usar las tics, uso del tiempo en el aula, aprendizaje cooperativo (sic), búsqueda de recursos por internet, cómo hacer ppoints, las tutorías como recurso de patatín….como hacer brainstorming ¿?….
    También convocan todos los cursos un programa de ayudas o subvenciones, en los que por 4 euros para gastarselos en fotocopias o cartuchos de tinta, se pretende que nos iniciemos en la innovación docente, lo que da lugar a proyectos del tipo: el aprendizaje cooperativo aplicado a ….., evaluación de la igualdad efectiva entre payos y payas, el uso de las tics en la enseñanza de…., el portafolio electrónico para los alumnos de…,
    Y esos cursos, y proyectos se tienen en cuenta para nuestra estabilización o promoción profesional.
    Así que no es que en 4 días….sino que YA.

    • 10 febrero 2011 a 20:22 #

      Y yo que creía que lograr el objetivo del profesor ignorante era solo cosa de la secundaria, de ahí que desde hace años, vamos desde que estoy en el gremio, apenas cuenten ni doctorados, ni segundas o terceras carreras universitarias, o niveles de la escuela oficial de idiomas…, toda esa formación era minimizada hasta el absurdo en los concursos de traslados pero al menos contaba para los sexenios…, ahora ya no, gracias a la genialidad de nuestros sindicatos. Pero por lo que veo los profesores universitarios tampoco se libran ya de las idioteces TIC entre otras cosas…, ¡ya no hay exámenes que el alumno que viene del minibachillerato se asusta!
      En muy pocos años van a lograr tener a ignorantes enseñando en todos los niveles, entonces todos seran felices como los gamma de “Un mundo feliz” ¡Soma pedagógico para todos!

      • Jesús San Martín
        10 febrero 2011 a 22:29 #

        Los del sindicato no tienen doctorado (no tienen cabeza para ello), por eso no cuenta para los sexenios, cuenta lo que ellos hacen y nada más.
        No recuerdo quién dijo: lo que antes lográbamos con la policía en época de Franco ahora lo logramos con los sindicatos.

  19. 10 febrero 2011 a 19:33 #

    • Jesús San Martín
      10 febrero 2011 a 22:42 #

      José Antonio lo de putario es muy duro como no sepas elegir al director de tesis, y los recién licenciados no saben de qué va la misa.
      La crisis está trayendo mucha gente a hacer master, y algunos se plantearán hacer la tesis. Lo más gracioso es que dentro de 15 años será una época dorada para entrar en la universidad (sección ciencias), porque todos los departamentos son viejos (no ha entrado nadie porque se han ido a la empresa) y toda la gente es más o menos de la misma edad y se jubilarán todos en cuestión de pocos años, incluidos los catedráticos. Echad una ojeada a los profesores de las universidades y veréis que la media ronda los 50.
      De todas formas, si alguien se plantea hacer una tesis, yo le aconsejaría en química, y como tema: sindica-ticida, se inflaría a vender, para deshacerse de esas garrapatas.

  20. Limbania
    11 febrero 2011 a 8:57 #

    En cierta ocasión me encontré con un Khabarov de los gordos en mi centro de secundaria…pero lo peor de todo es que tenía un cargo de responsabilidad en el sindicato Apia, al que de verdad aprecio. Afortunadamente, le he seguido la pista y ya no veo que figure allí. Era un jefe de estudios del sistema y un lameculos impresentable, a la vez que repartía cartelería de un sindicato que lucha contra la majadería y el despotismo.

  21. Jesús San Martín
    11 febrero 2011 a 10:18 #

    Francisco Javier creo que eras tú quien me preguntaba cómo andan los planes a la boloñesa. He corregido el examencillo que les puse, para ver qué control tienen de la materia previa (semestre anterior). Les puse una integral inmediata (lo que antes hacíamos en COU) y una derivada parcial (prácticamente la misma derivada que conocemos del instituto, se hace como si unas variables fueran constantes). Los resultados, de aquellos que han aprobado previamente el cálculo de una variable, 20 todo mal, 28 bien un ejercicio. 11 bien los dos ejercicios, y era una cosa trivial. Es decir, que de los 59, 48 no llegan al nivel de COU. Por fortuna, los profesores del departamento no lo aceptan y se cambiará.

    Acabo de dejar a unos 20 fuera de clase, por llegar tarde (la mitad de la clase), ese es el nivel de responsabilidad de nuestros universitarios. Espera a la clase de las 12 (de 11.30 a 12 no tienen clase y no hay razón para llegar tarde), luego te lo cuento.

    • 11 febrero 2011 a 12:05 #

      Los malos hábitos generados por las pedagogías pseudoprogresistas están convirtiendo la universidad en un mal bachillerato.

      Si al mismo tiempo vemos que muchos de los alumnos que con el anterior sistema educativo hubieran tenido la oportunidad de cursar la formación profesional, ahora se quedan rezagados perdiendo el tiempo y haciéndoselo perder a los demás durante varios años, la pregunta es: ¿A quién ha beneficiado este maravilloso sistema?

    • Polícrates
      11 febrero 2011 a 23:31 #

      Integrales inmediatas, integración por partes y algún cambio de variable tonto ya se estudiaban en 3º de BUP. En los manuales de 2º de BUP de los ochenta se incluía una pequeña introducción al cálculo de primitivas inmediatas (los más blandos se limitaban a las funciones polinómicas y los más serios repetían la tabla de las derivadas de las funciones elementales). Cuando en Galicia se redujo la carga horaria de 34 sesiones de 60 min a 32 sesiones de 50 min las matemáticas pasaron de tener 300 a 200 min de docencia semanal esta pequeña introducción a la integración de 2º de BUP despareció del mapa. Resumiendo: es vd. demasiado generoso: primitivas inmediatas 2º de BUP, todo lo más 3º.

      No termino de entender esta frase: “Por fortuna, los profesores del departamento no lo aceptan y se cambiará.” Y es que estoy tan artito de escuchar tantas burradas que no puedo evitar pensar mal. Le cuento una bonita conversación que tuve el placer de “sufrir” en una reunión de departamento. Resultaría la mar de graciosa de no ser cierta.

      Informaba una de mis compañeras que del instituto x huían muchos alumnos para evitar al profesor y. Este señor es un hueso que zahiere a sus bachillerandos (no me quedó claro de que curso) con la demostración de la irracionalidad de la raíz cuadrada de 2. Y como a mí estas cosas no me parecen ni barbaridades ni malos tratos, manifiesto mi opinión en siete palabras, ni una más. Otras dos de mis compañeras intentan quitar hierro al asunto; que una cosa es contar algo en clase y otra muy distinta exigirlo en un examen, etc. La charla queda ahí y comenzamos a discutir los temas del orden del día y al hilo de la discusión mi compañera, la informante, comenta, esta vez de sus alumnos (los de nuestro instituto):

      – Hay que ver como son estos muchachos. No hay quien les meta en la cabeza la necesidad de las demostraciones.

      – ¿Ahora nos acordamos de la raíz de 2?

    • Jesús San Martín
      12 febrero 2011 a 8:47 #

      Yo soy muy viejo, y mi COU iba precedido del bachiller superior (no sé que hacían en BUP), a ese COU me refería cuando hablaba de las integrales, y sí, claro que sabíamos integrar por partes. En cuanto a la demostración de la irracionalidad de raíz de 2 creo que ya ha desaparecido el temario del cálculo I (en la universidad, por reducción de la carga lectiva), “teniendo en cuenta el problema que supuso para los griegos encontrar un número irracional”. En COU también resolvíamos sistemas con parámetros, ahora empiezan a considerarse difíciles (por algún profesor) para ponerlos en el examen de álgebra.
      Y la famosa frase “Por fortuna, los profesores del departamento no lo aceptan y se cambiará.” indica que los profesores con los que he hablado y he enseñado el resultado de las desastrosas pruebas han dicho que eso no puede ser, pero claro está: las juntas del departamento las carga el diablo, aunque tengo entendido que un subdirector ya ha pedido cuentas: hay quien se mueve deprisa. El año que viene, por estas fechas, comprobaré si hemos solucionado el problema, o la universidad ya no llega ni a un mal bachiller.
      Las demostraciones desaparecieron de los exámenes junto con la teoría hace mucho tiempo, y eso es culpa única y exclusivamente nuestra porque no había pedagogos que lo indicaran. Ahora empezamos a recuperar la teoría, a ver si acabamos recuperando las demostraciones.
      Me quejaba de que los alumnos que han aprobado cálculo I (en la carrera) no saben calcular primitivas, si fueran los alumnos de 3 BUP los que mostrasen ese problema sería feliz, todavía podríamos enseñarles en la universidad, pero la boloñesa no lo está permitiendo.
      Sr. Polícrates, antes de cruzar un puente, pregunte la edad del ingeniero que lo diseñó, y si por la edad deduce usted que es logsiano no cruce el puente.

  22. 11 febrero 2011 a 14:47 #

    Espero no explicarme mal, pero tengo la impresión de que podemos cometer el error de que de tanto acusar a los “técnicos” -la estulticia pseudopedagógica que se impone a cada paso en todos los ámbitos-, nos olvidemos de los políticos a quienes en primera instancia corresponde la responsabilidad de nuestro modelo educativo y sus resultados. Por eso aún cuando haya que denunciar una a una todas las bobadas pseudopedagógicas con las que nos vamos tropezando, no debemos olvidar que hay más cosas y, sobretodo, unos responsables políticos de que sean esos “técnicos” y no otros los que ocupan los puestso que ocupan.

    • Jesús San Martín
      11 febrero 2011 a 15:56 #

      Te has expresado perfectamente, los pedagogos no dejan de ser consejeros. Las decisiones son políticas, por acción (PSOE) o por omisión (PP), ambos son igual de responsables.
      Obviamente, primero debemos demostrar los efectos negativos de “la estulticia pseudopedagógica” para que los políticos cambien de rumbo, y aunque los políticos son los principales responsables, los pedagogos que marcan líneas sin respaldo científico les siguen muy de cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: