Se buscan 20.000 nuevos profesores


José Penalva

Este es el año del profesor, otra vez. Ahora toca la selección y formación del profesorado, porque en los próximos diez años se requerirán 200.000 profesores (de Primaria y Secundaria), 200.000 tabulas rasas,… la oportunidad para hacer al profesor “a nuestra imagen y semejanza”, que diría Gabilondo.

Me temo que, otra vez, no se abordará el problema de fondo de la profesión docente, que no es otro que la inexistencia de un modelo que produzca ideas-propuestas-medidas-proyectos en el sistema educativo. Los objetivos básicos del esperado modelo son tres:

I) estar orientado a metas realmente educativas, que nazcan en y desde el terreno de la educación;

II) que tengan aplicabilidad real, garantizando unos procedimientos viables;

III) y que garantice unos resultados de calidad mediante la evaluación del proceso de acción.

Es decir, se requiere un modelo para saber qué hacer, cómo realizarlo y evaluar los resultados. El actual modelo de producción de ideas educativas, dirigido desde los departamentos universitarios de pedagogía, se caracteriza por la desconexión entre la investigación y la acción educativa. En virtud de tal desconexión, se generan ideas-propuesta-medidas apriorísticas al margen de los contextos escolares y profesionales, y, a posteriori, se aplican, y por imperativo legal, al campo profesional y escolar. De ese modo, la acción del profesor se ve constreñida por un “imperialismo académico” (como ha recordado el pedagogo progresista inglés y uno de los padres de la investigación-acción, J. Elliott) lleno de discursos tan idealistas como ineficaces, y todo ello envuelto en alharacas sobre la importancia del profesor.

Tal enfoque de aplicación -caracterizado por la desconexión- es insostenible teóricamente e inviable a nivel práctico, y, además, ya hace décadas que fue abandonado en países avanzados (donde existe una mentalidad abierta en el campo académico). Como he mostrado en otro lugar, el terreno del conocimiento relativo al sistema educativo queda demarcado por tres tipos de investigación, distintos aunque relacionados:

I) Investigación básica, orientada a la resolución de problemas puramente teóricos y a producir explicaciones: qué papel juega la psicología en la enseñanza…

II) Investigación aplicada, que busca explicaciones a problemas concretos y está dirigida a ofrecer normas y pautas prácticas de cara a la solución de tal problema (por ejemplo, qué efecto tiene la dislexia en el aprendizaje y cómo se deberían corregir…)

III) Investigación en la educación, conocimiento que se genere en el mismo contexto educativo: diagnóstico de la dislexia en éste niño, habilidad para ayudar a que éste niño lo supere,…

Ahora bien, lo que sucede en nuestro sistema educativo es que unos profesores universitarios, que provienen de la mera investigación básica (fundamentalmente de la Psicología), han producido una teoría sobre la educación desde meras inquietudes intelectuales y desde despachos con aire acondicionado, sin prestar atención ni a problemas prácticos ni al proceso de realización que se lleva a cabo en el campo profesional, fagocitando de ese modo el ámbito de la investigación aplicada y el mundo profesional. Sin embargo, esos tres campos de conocimiento educativo obedecen a esferas distintas y requieren metodologías diversas. Eso está suficientemente esclarecido en la comunidad científica hoy en día.

En efecto, una cosa es saber qué es el corazón (o qué es la dislexia -objeto de la investigación básica-), otro tipo de conocimiento es el que se requiere para saber cómo se puede curar una enfermedad coronaria determinada (¿con cirugía o medicamentos?, ¿con qué tecnología operar sin riesgos?… -investigación aplicada-) y un tercer conocimiento es el que se precisa para diagnosticar que la dolencia de este paciente concreto es de corazón y no estomacal, o qué influencia sobre el corazón tendrá esta otra enfermedad… Este último es el conocimiento propio del profesional. En consecuencia, previo al programa de selección y formación, habría que plantear la cuestión del conocimiento profesional y, ligado a él, encontrar un modelo de producir conocimiento en la educación.

El sistema de producir conocimiento en la educación debería estar protagonizado por el profesor, porque:

a) el profesor es el agente del sistema educativo que está en mejores condiciones para conocer la realidad real y concreta de la enseñanza, la escuela, los contextos dados;

b) al estar el profesor en la escuela, sus medidas para superar los contextos de partida tendrían mayor garantía de aplicabilidad;

c) la evaluación de todo el proceso daría indicios al profesor para reforzar o cambiar las medidas iniciales, implementando el cambio.

Obviamente, no se habla aquí del profesorado actual. Lo que se afirma es que la profesión docente debería encaminarse a tal fin, con reformas a corto, medio y largo plazo, al objeto de dotar al profesorado con los recursos que produce la investigación básica y aplicada y garantizar procedimientos de producción continua de conocimiento en y desde el sistema educativo.

Asumir con seriedad tal perspectiva nos llevaría a reconsiderar la profesión docente de raíz, a demarcar el papel del profesor en el contexto escolar, y, lo que es más grave, a circunscribir a la pedagogía universitaria en su esfera académica. Porque, ¿en qué es experto el psico-pedagogo?, ¿en investigación básica, investigación aplicada, o en investigación en y desde el sistema educativo?

Hoy día las políticas educativas con capacidad de éxito son las llamadas down-top (de abajo arriba); esto es, las necesidades educativas son detectadas en el día-a-día del trabajo escolar y son resueltas por los profesores. Existe un sólido consenso a nivel internacional en ello. Es el profesorado el agente capaz de ofrecer respuesta a la complejidad de la educación y la escuela en la sociedad actual. A pesar de ello, dado el actual estado de la pedagogía universitaria y de la política en España, mucho me tema que vamos a perder ese tren, otra vez.

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Autor:José Penalva

José Penalva es profesor de la Universidad de Murcia y profesor visitante en la Universidad de Cambridge (GB).

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

41 comentarios en “Se buscan 20.000 nuevos profesores”

  1. José Miguel
    6 febrero 2011 a 9:21 #

    Yo iría más allá y plantearía la cuestión de raíz: ¿cabe atribuir a la psicopedagogía el estatuto de saber científico? El “down-up” es cuestión elemental: puesto que si algo podemos saber es a partir de la propia conducta de los discentes, es decir del propio campo a estudiar, y no desde el despacho a mil leguas del aula. Por otro lado, no hay teoremas de la conducta. Estamos a nivel de técnica, no de ciencia (al menos en su sentido estricto).

  2. Jesús San Martín
    6 febrero 2011 a 10:18 #

    Un análisis exacto de quienes no habiendo pisado una clase, digamos de matemáticas, y no teniendo la menor idea sobre la materia, pretenden decir a los profesionales como hacer su trabajo. El ejemplo del corazón como anillo al dedo, a ver si este artículo se clava en el corazón de esta destructiva pedagogía.

  3. Francisco Javier
    6 febrero 2011 a 10:37 #

    Estimado José, mencionas en tu artículo -excelente como siempre- una expresión que me ha llamado mucho la atención: “imperialismo académico” . Es asunto serio sobre el que merecería la pena reflexionar. Espero encontrar en otro momento el tiempo. De momento, muchas gracias por el artículo, que espero, como dice Jesús, se clave “en el corazón de esta destructiva pedagogía.” Un saludo.

    • Antonio Fernando
      6 febrero 2011 a 13:15 #

      No se va a clavar en ninguna parte. El problema no es sólo de concepción metodológica e ideológica, sino de intereses concretos y bien definidos. ¿ Cuál sería el papel de tantos Departamentos de Orientación y de tanta monserga psicopedaboba. ?

      • Francisco Javier
        6 febrero 2011 a 18:11 #

        La situación de fractura, de hostilidad, entre los especialistas en Educación (el “imperialismo académico”), ha de ser calificada como una situación anómala, que a nadie beneficia a excepción de los pedagogos, que han extendido su presencia hasta límites insospechados, que no parecen tener término. Hay centros en los que, por poner un ejemplo, los miembros del departamento de orientación suman más personas que el total de los departamentos de clásicas, filosofía, música y plástica juntos (5 adscritos a Orientación y 4, 1 por departamento de los mencionados.) En un sistema racional, se supone que entre docentes y psico-pedagogos debería existir una comunicación fluida, un trabajo conjunto y que los docentes a través de sus representantes expondrían sus puntos de vista (discutibles desde luego), propondrían medidas, etc. Como sabemos no es así y los vínculos de docentes (tanto de Primaria, como de Secundaria, como de Bachillerto, pasaron a la historia hace ya mucho tiempo. Es claro que la razón fundamental de excluir a los docentes, de que sean marginados de todo debate, es que el desencuentro es absoluto. En un altísimo porcentaje, a pesar de su silencio, de su pasividad (culpable), son ya pocos los docentes convencidos de la bondad de las consignas que les impone desde arriba de modo autoritario. Y en su soberbia -muy propia de la Universidad- no hay nada que discutir: el pedagogismo es una verdad absoluta, como todas las teorías que la conforman (constructivismo, paidocentrismo, igualitarismo, posmodernismo, fanatismo tecnocrático, etc.) Cualquier crítica será encajada como un ataque, un insulto. Y en conclusión, no hay nada que hacer, salvo ejercer la resistencia: mientras ustedes no me dejan hablar, yo haré todo lo posible por boicotear sus estúpidas propuestas.

  4. 6 febrero 2011 a 11:18 #

    La realidad de este magnífico artículo se puede comprobar en los másteres de profesor en secundaria. YO he sido tutor, y a mis tutorandas lo que les he enseñado no tiene contacto con lo que hacen en sus clases teóricas dadas por los profesores universitarios, que no se dignan a tener el más mínimo contacto contigo, ni a buscar un plan de coordinación de trabajo, sólo atentos -me parece- a cobrar de los alumnos, y dejando al tutor que hace el trabajo de aula una cantidad ridícula de unos 200€. Ahí se ve lo que valoran el trabajo del profesor de secundaria. Que se queden en su Olimpo de aire acondicionado, Yo no hago más el primo.
    Saludos.

    • 6 febrero 2011 a 12:18 #

      200€ dices. En mi comunidad, la Valenciana, pagan 70€. Eso es lo que vale tanto la formación del tutorando como el trabajo de casi todo un curso del tutor. No pienso ser tutora en absoluto en esas circuntancias. Aquí además tenemos algunos de lo peores gurus de la pedagogía, no hay más que ver algunos de los vídeos de sus conferencias en cursos de verano y congresos que están colgados en internet.
      No ha habido que esperar a que estén completados los grados a la boloñesa, uno de ellos lo estoy haciendo yo ahora, para que el profesorado joven que va llegando a los institutos, demuestre una gran ignorancia de la materia que tiene que impartir…, eso sí pedagogía no falta. La excusa es que como el nivel del alumnado es cada vez más bajo…, como “toda la información es accesible con un click”… Sí, los nuevos profesores a imagen y semejanza de la pedagogía oficial ya están llegando.
      Amigos de Deseducativos, os descubrí en mayo pasado, pero no me he animado a comentar hasta ahora.

      • Francisco Javier
        6 febrero 2011 a 18:17 #

        Pues un placer que te hayas animado y bienvenida seas. De tu información saco la siguiente conclusión: ¿Voluntarios para tutorizar profesores retoños (se paga 70 Euros)? ¡NOOOOOOOO! Un saludo.

    • 6 febrero 2011 a 15:19 #

      Caramba José Miguel, ¡200 eurazos! nada menos… Aquí en Cataluña los tutores de las prácticas sólo reciben puntos para futuras promociones. Al final, como no podía ser de otro modo, sólo se apuntan para tutorar quienes acaban de entrar en la profesión y andan tan mermados de experiencia como sobrados de ambiciones legítimas; y quienes llevan sus buenos cuatro asexuados sexenios o un capazo de trienios se desentienden de esa labor que, probablemente tenga que acabar convirtiéndose en un Mir educativo o algo por el estilo. ¿A qué esperan las lumbreras ministeriales para rebajarnos clases a los “abuelos” del sistema y darnos mireños miríficos a los que preparar “con la ciencia de la experiencia” para lo que se les viene encima a poco que se les dé la suelta…
      Tu descripción del máster la suscribo de cabo a rabo. Es vergonzoso el negocio que han montado y lo nada que les importa, en realidad, la preparación de quienes han de relevarnos.
      Es evidente que yo tampoco hago el primo.

      • Francisco Javier
        6 febrero 2011 a 18:22 #

        Pues a lo mejor piensan: si se lo doy a un abuelo a lo mejor inculca malas ideas a las jóvenes generaciones, lo mismo les hablan de clases magistrales, apuntes, contenidos y cosas así. Por lo tanto, ¡qué mejor que vírgenes ignorantes para introducir en los misterios de la educación New Age a los iniciados!

    • 6 febrero 2011 a 18:57 #

      En Madrid lo único que se recibe es una carta del Sr. Rector de la Complutense agradeciéndote los servicios prestados. La pena es que no traiga incorporado un chip con las carcajadas del Sr. Rector tronchado de risa por haber conseguido tomar el pelo a tantos pardillos. La tutoría de los alumnos de Master alcanza el colmo de la desfachatez. Me atrevería a pensar que incluso en las condiciones en que se efectúa es jurídicamente denunciable. Un profesor de Instituto no puede realizar una labor de tutorización de un alumno en el postgrado universitario sin recibir ningún tipo de consideración ni compensación. A todo esto, los Sindicatos, esos hombres y mujeres que velan por nuestro bienestar laboral, mirando para otro lado sin que les importe el asunto ni una higa.

    • 6 febrero 2011 a 20:34 #

      El máster de secundaria es una auténtica vergüenza, deberíamos unirnos todos en denunciarlo

      • José Miguel
        6 febrero 2011 a 22:31 #

        Supongo que el máster es la misma porquería que el CAP de antaño, solo que muchísimo más caro.

  5. Helena
    6 febrero 2011 a 11:43 #

    Esto de hacer a los docentes a imagen y semejanza ¡¡¡¡nooooo, tan feos no, por favor!!!!
    En fin, que todo lo lo que no sea recuperar la idea del maestro o del profesor centrado en la transmisión de conocimientos, y como refuerzo de la educación que el niño ya trae de casa, y los pedagógos dedicados a tratar a niños con problemas de aprendizaje, y no a hacer de censura de maestros.

  6. 6 febrero 2011 a 15:35 #

    José, es muy probable que el sistema que propones, el down-top, no se aplique aquí porque esta es la tierra del escudero del tratado tercero del Lazarillo, y aplicarse a escudriñar la realidad con rigor científico para partir de bases empíricas está reñido con las manos limpias de quienes, con la realidad, pocos tratos, que para eso hay clases y unos dirigen y otros ejecutan. Es muy probable, además, que si descendiesen desde las encumbradas cátedras hasta las humildes aulas de Secundaria, el choque con la realidad fuera tan impactante que no pudieran soportar sus andamiajes teóricos tal andanada de verismo. La belleza será convulsiva o no será, decia Breton; y lo mismo cabe decir de una reforma del sistema educativo: o será convulsiva o no será: hemos de sacudir hasta sus cimientos el engaño de la pedagogía oficial, construida sobre la ignorancia de su sujeto, y volver el sistema del revés, para descubrir, poco a poco, como tú sugieres, desde la base, las necesidades reales y las medidas efectivas, y garantizar tanto la verdad de las primeras como la idoneidad de las segundas. ¿Desde qué planteamientos puede considerarse “progresista” o “de izquierdas”, por ejemplo, obligar a estudiar a alumnos con 14 años que necesitan unos conocimientos prácticos orientados exclusivamente hacia el mundo laboral? Et sic de caetaris.

  7. Helena
    6 febrero 2011 a 15:54 #

    Eso de “mireños” suena como vitorinos o mihuras…

  8. Maximiliano Bernabé Guerrero
    6 febrero 2011 a 17:20 #

    200 €, 70 €, puntos… “Yo no hago más el primo”, dice José Miguel. Ahí está la clave. Si muchos profesores decidiéramos dejar de hacer el primo, no colaborar, no ser tutores de prácticas, no hacer cursos chorras, aunque ello suponga retrasar algún sexenio, no ser carteros del amor, como decíamos hace dos posts, el sistema se resquebrajaría.
    Excelente artículo, por otro lado.

    • 6 febrero 2011 a 17:58 #

      No hacer el primo es algo que nos decimos todos. El curso pasado cumplí mi tercer sexenio y me costó mucho lograr las famosas 100 horas de formación esquivando todo lo que pude los cursos chorras pedabobos del CEFIRE. También el curso pasado me matriculé en un grado Bolonia, dado que las licenciaturas del plan del 2000 están en extinción. Me dije que el cuarto sexenio lo cubriría con creces con los estudios universitarios, que menos, formación de sobra…, pues va a ser que no. Los sindicatos amenazaban y lo han logrado, que para que cuente el sexenio hay que hacer un número determinado de horas de cursos estúpidos de pedagogía y de TIC.
      La formación del profesorado de secundaria en su especialidad, en otra, o hacer un doctorado no cuenta para nada. Es una formación minimizada en los concursos de traslados desde hace años y ahora barrida de los sexenios. Que con la experiencia de años que tenemos muchos profesores haya que hacer cursos de tutoría es algo que hablando educadamente me resulta incomprensible. No solo quieren a los nuevos profesores a su imagen y semejanza, no, también los veteranos hemos de pasar por el aro. Aro por el que nos estábamos negando a pasar. A principios del curso pasado una compañera que está haciendo el doctorado dijo que por encima de su cadáver la tenían que obligar el volver al CEFIRE a perder tiempo en chorradas…, pues ya lo están consiguiendo: o pasas por el aro o no cobras. Solo espero que se derogue la norma antes de cumplir este sexenio.
      Por no hablar de como es la oposición desde hace unos años o ese genial concurso para ser catedrático o “condición de” en el que ya no hay ninguna prueba solo papeles y ser el más viejo del lugar. No sigo que me enciendo.

      • Francisco Javier
        6 febrero 2011 a 18:40 #

        Está claro, si los cursos que valen no los imparten los sindicatos y los centros de profesores (es decir los pedagogos), ¡se pierde poder, se pierde dinero, se pierde “share”! Y eso es algo, que la Santa Inquisición pedagógica jamás tolerará. “¿Qué es eso de que un curso de verdad (de ciencia, de especialización) sea equiparable a un sublime curso de mediación en conflictos en la comunidad escolar?”

      • 6 febrero 2011 a 20:36 #

        Me parece alucinante que el doctorado cuente tan poco en sexenios y en oposiciones, se valora muy poco la formación de máximo nivel

    • Francisco Javier
      6 febrero 2011 a 18:33 #

      En efecto, una vez más, somos nosotros los que sumisamente, con miedo en el cuerpo, nos buscamos nuestra ruina: NO, NO, NO, NO, NO – No pinto cajas del amor, porque no me da la gana; no tutorizo, porque no me da la gana; no hago cursos imbéciles de propaganda pedatonta, porque no (ya me busco la vida por otro lado para los sexenios dichosos, o directamente no los percibo, que tampoco me voy a hacer rico); no hago actividades extraescolares, cuya única finalidad es la de mantener contento al ganao y los papás; no hago más pruebas inútiles (repescas de repescas a gente cuyo comportamiento es impropio en un centro que todos pagamos), salvo las que marca mi programación (de acuerdo a la Ley);………………, y así ya veríamos si se nos escuchaba. Un saludo, Maximiliano.

      • Ania denuncia
        10 febrero 2011 a 20:50 #

        Es que la “Ley” permite obligarte a casi todo eso que dices que no vas a hacer…

        Espero que te encuentres en un ambiente menos”persuasivo” que el mio…

    • Antonio Fernando
      10 febrero 2011 a 16:15 #

      Creo que ese es el camino correcto. Si quieres conseguir algo, nunca será gratis, tendrá un coste. No podemos seguir alimentando al monstruo que nos devora. Es el tiempo del no. Debemos ceñirnos a lo estrictamente legal, a nuestras clases y se acabó. La gran mentira debe quedar al descubierto. No debemos apuntalar más ese edificio en ruinas que es nuestro sistema educativo. No debemos aceptar limosnas ni caramelos envenenados de quienes han propiciado el descrédito de nuestra profesión, de aquellos que nos desprecian y ningunean.

  9. Javier Usero
    6 febrero 2011 a 17:57 #

    Admirado José,

    Gracias mil por tu¨¨ insight¨¨ y claridad… Luchemos para queel tren no se nos vaya…
    Estimado Juan Poz, me ha encantado tu referencia lazarillesca… Hay mucho escudero en nuestro gremio que se averguenza de investigar nuestra pobreza mental…

  10. Juan
    6 febrero 2011 a 17:59 #

    Excelente artículo, con el que estoy totalmente de acuerdo: en el análisis y en sus exigencias más o menos explícitas. Lástima que no haya más pedagogos como tú, José.
    En cuanto a los de los profesores tutores, no estoy seguro, pero creo que en Andalucía lo que dan es algún dinerillo para el Centro, pero para el profesor ni un euro. Por favor, que me corrijan si no es así.

    Saludos

  11. Jesús San Martín
    6 febrero 2011 a 18:36 #

    ¡Ay Hesperetusa! ¡los sindicatos! Cuando salió la ley que permitía promocionar a los titulares de escuela universitarios a titulares de universidad, en su misma plaza, se exigió ser doctor y otra condición más, a elegir:
    i) Sexenio de investigación, que consta de cinco artículos en revistas indexadas, de los que al menos tres de los artículos estén en el primer tercio (de la serie internacional dentro del primer tercio). Para nada trivial, y este año la ANECA ha tirado para atrás un montón, si conoces a alguien que te dé detalles
    ii) Cinco años en cargo burocrático.
    ¿Quiénes negociaron? Los sindicatos. ¿Quiénes ocupan puestos chupa-culos? Perdón ¿puestos burocráticos? Pues ya sabes, quién pidió y qué, para ser un titular de universidad, sin un artículo de investigación. Como lo oyes, titulares de universidad en ciencias, con tesis que no han producido ni un artículo de investigación, es decir, esa tesis no existe, por lo tanto no es doctor, por lo tanto no puede ser titular de universidad. Por lo menos no cobran sexenios y siempre se les puede poner un par de banderillas de la vergüenza. Claro, que si eres titular y te hacen vicerrector pues entonces consigues la cátedra por gestión.

    El templo de la cultura convertido en una casa de p…

    • 7 febrero 2011 a 8:17 #

      La funcionarización que denuncias es la quintaesencia de lo que supone la renuncia al rigor, al esfuerzo y a la creatividad. Ando yo metido en la elaboración de la Tesis y lo he dejado justamente para el final de mi vida profesional, porque lo cierto es que la dedicación profesional, compaginada con otras cosillas, familiares y artísticas, poco tiempo te deja para un trabajo de tanta envergadura. En prebendalandia, sin embargo, ¿a qué fijarse en un doctorado de más o de menos, en unos méritos que “no se estilan”? La chupocracia se ha convertido en un cáncer social de muy pero que muy difícil erradicación. El gobierno de los mediocres anticipa el caos de todo, es decir, la dictadura de los mercados…

      • Jesús San Martín
        7 febrero 2011 a 9:38 #

        Acabo de pasar por la subdirección, para saber el número de matriculados en la asignatura optativa que imparto en el máster de investigación: cero. Ya había advertido que del aprobado general se olvidaran; me han comentado en la subdirección que los alumnos estaban eligiendo la asignatura en función de ese aprobado general. Por lo menos podré dar otra asignatura y descargar a una profesora y alumna mía de doctorado.
        También he comentado como en una misma asignatura hay profesores que aprueban de media un 35% y otros un 70% , y he pedido que se trate por la dirección. Espero que ese problema lo resolverán, el que no tendrá solución es el aprobado por fascículos, porque es lo que pretende el plan a la boloñesa. Es fácil ser un experto en chino por fascículos, hoy preguntamos como se dice casa, mañana habitación, y así cada día; cada día saben una palabra y han olvidado todas las anteriores. Tengo una asignatura con dos temas, y los alumnos hacen tres exámenes y cuatro controles, o sea, siete exámenes. He pedido que los exámenes posteriores incorporen materia anterior para forzar a que el alumno vea la estructura completa, respuesta: pero eso es lo que quiere evitar el plan a la boloñesa. Sólo veo una solución, mañana cuando empiecen las clases, un examen con dos preguntas triviales del semestre anterior y que dejen indicado si han aprobado ese semestre, y con los resultados, ir a la subdirección y al departamento. ¡viva la mierda!

      • Francisco Javier
        7 febrero 2011 a 10:39 #

        Lo que cuentas, Jesús, de la Universidad es sencillamente terrorífico. Tal vez me pase, pero me temo que la Unversidad española requiere un punto de inflexión, una quema total, destruirla y empezar de o.

      • Jesús San Martín
        7 febrero 2011 a 12:16 #

        No te pasas, es correcto. De momento el doctorado se salva, porque para iniciar los trámites de lectura necesitas haber publicado en revistas de prestigio, y ahí los jueces son expertos internacionales en el área y no se andan con tonterías, porque si el a´rticulo pasa y después está mal se les cae el pelo.
        He resuelto el aprobado por fascículos: en todos las pruebas parciales preguntaré materia de todo lo explicado.

      • Francisco Javier
        8 febrero 2011 a 12:11 #

        Para ser claro y justo: en modo alguno quiero decir que no haya personas de altísimo nivel en la Universidad: las hay y muchas. Ahora bien, la Universidad española arrastra un problema que ya viene de muy lejos, un verdadero cáncer que afecta a una institución vital en el desarrollo y bienestar de un país. Como yo no tengo ya nada que ver con la Universidad, no me atrevo a hacer una valoración, pero lo que me cuentan (y lo que intuyo) es que seguimos en las mismas: endogamia; despotismo; arbitrariedades; politiqueo miserable; corruptelas; incompetencia; mucha mediocridad; falta de organización; ineficacia de gestión y pobres resultados de investigación, de creación de conocimiento. Si a esto le sumamos la proliferación absurda de campus regionales (que ni llegan a 3ª división en el ranking internacional) -impulsadas por lo que hay que denominar “Dictadura de las Autonomías” o “Terror autonómico”; la existencia de materias de dudosa justificación (más allá de que le viene muy bien a Fulanito para perseverar en esta vida); Bolonia y la contaminación de la inefable Secundaria (ya sabemos), tenemos bastantes elementos que aconsejan una solución tipo “fuego purificador”. Tal vez, Jesús, tú que conoces de primera mano la Universidad, podrías escribir algún artículo sobre tu visión de la Uni española y que se puede proponer (es un tema que se ha tratado poco en Deseducativos y que es decisivo.)

      • Jesús San Martín
        8 febrero 2011 a 14:42 #

        Las cuentas son fáciles Francisco. ¿Cuántas universidades españolas entre las 100 primeras? Ninguna. ¿Premios Nobel? ¿Doctores honoris causa? ¿Publicaciones en Nature y Science?
        Por un lado sí que encuentras apoyo (por lo menos en la mía), porque la universidad necesita conseguir lo que he indicado arriba, por otro lado hay una terrible inercia, por otro se intenta copiar para mejorar, pero se ve al violinista y se copia el frac. Más allá los sueldos son bajos para lo que se demanda, ya que tienes que doctorarte y hacer postdoc en el extanjero y hablar y escribir inglés, pero eso en la empresa privada lo pagan mejor, así que la gente prefiere no venir. Mucho tiempo para conseguir plaza, y en contra de lo que opinaba Marile, ni reconocimiento ni dinero. Te gusta y lo haces.

        No tienes problema para contactar con quien esté trabajando en al área. El principal problema, a nivel científico, es que no se alcanza una masa crítica a partir de la cual las cosas se realimentan. A nivel de gestión, el problema es que la universidad está totalmente politizada, tomada por los partidos, como lo está cualquier actividad de la sociedad.
        Tengo un horario muy flexible y mucho tiempo para investigar. En mi grupo hemos coincidido un grupo de doctores y doctorando, con la suerte de que tenemos varios temas importantes que son productivos y podemos admitir más doctores y doctorandos.

        Bolonia me parece que va a ser un coladero, lo sabré dentro de un año

        Un abrazo

      • Francisco Javier
        8 febrero 2011 a 17:48 #

        Muchas gracias, Jesús, por la respuesta. A mí lo que me da pena es ver como habiendo gente de valía, imaginativa, trabajadora en la Universidad, no se le de el merecido reconocimiento, termine por quemarse o emigrar a otro país más racional que este. En España se desperdicia materia gris en enormes cantidades, lo cual es lamentable. Lo asombroso es que que a pesar de ello, de vez en cuando, se da alguno que otro milagro, a pesar de España. Y con la crisis, no sé si será tu percepción, noto una clara regresión a la España eterna: la de la burocracia plomiza, la del odio al conocimiento, la del resentimiento por todo lo elevado, la del politiqueo. ¿No se dan cuenta que así no saldremos nunca de la mediocridad, que dependeremos de otros, que nuestros científicos se irán a otros lares, que todo esto repercute en el nivel de la sociedad?

      • Jesús San Martín
        8 febrero 2011 a 19:32 #

        En lo que se refiere a investigación teórica no hay problemas. El acceso a las revistas de pago se hace vía Internet, y tenemos acceso a las principales. Cuando hay algún artículo que no localizas, te lo dan por préstamo interbibliotecario, y te aseguro que las bibliotecas universitarias funcionan de maravilla. Con los libros pasa tres cuartos de lo mismo. Además por Internet puedes contactar con quien quieras, por lo tanto, en cuanto empiezas a despegar es fácil ese contacto. Con estas bases no debería ser difícil que se produjera un despegue; de hecho, a nivel matemático, España está mejor que otros países. El problema es que no se ha alcanzado esa masa crítica para despegar, entre otras cosas, como dices, porque la gente que ha salido, y está muy bien formada, no quiere volver; en parte también, como indicas, por esa endogamia, y muchos autores Deseducativos la sufren en carne propia. Por otro lado, las maldades del proceso endogámico me están beneficiando en este momento. Como hay mucha gente preparada, pero desconectada de la universidad por la endogamia, están gravitando hacia nuestro grupo; son persona con ganas de trabajar, así que perfecto. Igual, dentro de unos meses, cuando aclare los nuevos campos que se nos han abierto, me ves ofertando en Deseducativos la posibilidad de que se nos unan aquellos que quieran, para ello se necesita decir: no lo sé, estaba equivocado, necesito ayuda y claro, pasión y trabajo duro; ofrecemos: sudor, estrés, pasártelo a ratos bien y publicar en muy buenas revistas; si ofertamos tesis, la harás en tres años con tres artículos en revista de impacto, tras mucho látigo.

      • 23 julio 2011 a 14:46 #

        nghVrF wvujikyygjak

  12. 6 febrero 2011 a 19:04 #

    La idea de crear un “nuevo profesor”, que sustituya al “profesor tradicional” forma parte de la agenda más o menos oculta o explícita de la secta pedagógica.

    Al respecto ya han aparecido en DESEDUCATIVOS dos entradas, una sobre el futuro Máster de Formación del Profesorado, el MFPS y otra que trataba acerca del acceso a la docencia.

    El MFPS se está encontrando con todas las vicisitudes propias de un título que depende, por un lado, de las universidades y, por otro, de las Comunidades Autónomas. En la Comunidad de Madrid a los tutores de prácticas no se les retribuye ni económicamente ni en especie. La formación “teórica”, si nos paseamos por la red, veremos que está en general en la línea de la pedagogía oficial, pese a que hay una parte del profesorado universitario que no está en la misma onda.

    Luego, cuando los futuros profesores llegan a los institutos, se encuentran de bruces con la realidad. Esa es la única esperanza, que los masterandos no queden contaminados por toda la doctrina que se les está impartiendo.

    Por eso, y como última vuelta de tuerca, el MEC prepara unos nuevos temarios de oposiciones. Véase en este enlace el borrador de temario renovado, en el que abundan los temas sobre las “competencias”.

    La secta está, como siempre, preparada para el asalto de todo el poder, con mayúsculas. Más que nunca es necesario resistir y hacerles frente, porque van a por todas.

    • Ana Cuesta
      10 febrero 2011 a 11:56 #

      El panorama de creación del “hombre nuevo” en la docencia es realmente aterrador.

      • Aniareéis que en el caso de las docentes femeninas el plus de mamacitas cariñosas que ya no se pide sino que cada vez mñas "se exige" es infame, alienante y absolutamente regresivo?.
        10 febrero 2011 a 15:12 #

        No c

  13. 6 febrero 2011 a 20:33 #

    Totalmente de acuerdo en la necesidad de tener profesores-investigadores, falta mucha más difusión de las buenas prácticas y formación entre el profesorado de aula.

  14. Ania denuncia
    10 febrero 2011 a 15:23 #

    ¿No creéis que en el caso de las docentes femeninas el plus de mamacitas cariñosas que ya no se pide sino que cada vez más “se exige” es infame, alienante y absolutamente regresivo?. Creo que los compañeros del género másculino no están todavía tan afectados.

    Es que tras conseguir subir el nº de aprobados al 85 o 90% (ya conseguido en el País Vasco) , el siguiente paso en el plan de calidad es el plus del cariño obligatorio escolar y extraescolar al alumnado y a sus padres. Los Directivos y las administraciones son elegidos entre los garantes del proceso.

  15. Ania denuncia
    10 febrero 2011 a 15:30 #

    Perdón , donde pongo “administraciones” me refiero a inspecciones conniventes ,no a toda la administración en conjunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: