Cuidado y atención del menor o el enfermo imaginario (Molière reloaded)


Antonio Sánchez

Desde un punto de vista meramente sociológico y echando una mirada apresurada bien se podría decir que se trata de establecer un estricto sistema de vigilancia. Tenemos encerrados a un número muy elevado de individuos sospechosos o incluso, en algunos casos, manifiestamente peligrosos. Habremos de arbitrar medidas para contener su ferocidad, para dominar sus corazones, para someter sus voluntades.

En aquellas islas en las que el Mal se haya extendido de modo más alarmante los procedimientos tendrán que observar los más estrictos protocolos de control. Entrarán a una hora precisa y saldrán a una hora precisa, permaneciendo las puertas del Centro cerradas en todo momento durante la duración de la jornada, no permitiéndose el acceso ni la salida de nadie que no se encuentre debidamente documentado o justificado por la autoridad competente. Para vigilar los accesos al Centro dispondremos de un control en la puerta de entrada al edificio, de un control en la puerta de acceso a la verja exterior y de un control en la valla deslizante que cierra la entrada a la calle. La calle dejará de ser una calle pública y se convertirá en una calle inaccesible para los sujetos no debidamente autorizados. Todos los puntos exteriores del recinto estarán vigilados por cámaras operadas desde el puesto de vigilancia y asistencia (Departamento de Control de Entradas y Salidas del Centro, que en breve será también automatizado y mejorado con la colocación de escáneres biológicos). Todos los internos del Centro ocuparán sus habitaciones correspondientes según un horario que les será asignado por sus cuidadores, no pudiendo permanecer solos sin vigilancia en los recintos y saliendo a los pasillos en el cambio de guardia, donde serán vigilados por el personal de guardia al cuidado de los pasillos. Los pasillos también serán vigilados, además de por un nutrido número de efectivos de guardia, por cámaras operadas desde el puesto de vigilancia y asistencia (Departamento de Control de Entradas y Salidas del Centro). En todo el recinto, tanto en sus dependencias interiores como en el patio como en su perímetro exterior, no se permitirá consumir el maligno tabaco, quedando también excluida la ingesta de bebidas alcohólicas en el recinto interior, así como los estupefacientes, los alimentos y las gollerías, siendo estos dos últimos productos sólo permitidos en el horario de patio. Los medicamentos que contengan alcohol pueden ser consumidos por prescripción médica. De igual modo, las comunicaciones también estarán prohibidas, salvo en el horario de patio.

 

Los internos que no acudan al recinto deberán justificar su ausencia mediante un certificado expedido por la autoridad competente. Los internos que sean encontrados a las horas de reclusión fuera del Centro podrán ser conducidos a él si la autoridad competente detecta esta anomalía. Los internos pueden ser expulsados temporalmente de un Centro perdiendo el derecho a disfrutar de los beneficios que el Centro provee, pero nunca definitivamente, puesto que en casos de grave sanción se cursará su traslado a otro Centro.

Durante las horas de reclusión los internos, dirigidos por el personal de guardia de aula, practicarán diversas tareas adecuadas a su nivel de competencia en diversos aspectos que determinará la autoridad competente, sin estar obligados los internos al desempeño fructífero de tales tareas, pero sí a personarse el tiempo que dure la reclusión. Para hacer efectivo tal requisito, el personal de guardia pasará lista. Asimismo, el personal de guardia vigilará el patio en el momento en que los internos puedan acceder a él, atendiendo al uso de las lenguas prohibidas en aquellos territorios que hayan manifestado su deseo de vigilar las conversaciones de los internos, o al tipo de juego que se realiza, de acuerdo con las sabias directrices de las autoridades competentes en Igualdad. Las manifestaciones sexuales no pornográficas o el uso de la violencia de bajo perfil serán permitidos mientras la autoridad competente no indique lo contrario. Aún así, en los Centros que lo estimen oportuno estos comportamientos podrán ser reprimidos conforme al ideario al que se acoja el Centro según su Proyecto Educativo.

Los desplazamientos autorizados de los internos durante el horario serán vigilados por el personal de guardia de desplazamientos, que se ocuparán de acompañar a los internos y de restituirlos al Centro a la hora acordada.

 

El interno, durante la jornada, no se hallará solo en ningún momento, ni en el recinto protegido ni en los desplazamientos. Su acceso a las redes sociales será vigilado cuando no impedido. El único espacio en el que el interno no será vigilado será el aseo, pero esperamos de la autoridad competente una pronta reparación de este pequeño detalle, aprobando la instalación de cámaras en los servicios.

 

Los internos serán tratados como menores, independientemente de la edad que tengan. El “menor” es un ser del que no cabe esperar responsabilidad ni madurez. Su voluntad no es autónoma y por tanto no puede tomar decisiones propias. Ha de estar siempre vigilado, custodiado y atendido.

 

Desde un punto de vista meramente sociológico y echando una mirada apresurada bien se podría decir que se trata de establecer un estricto sistema de vigilancia con fines de dominio y control, para evitar los supuestos peligros que los internos pudieran provocar a la Comunidad de hallarse desatendidos durante la jornada. Pero no es así. El interno no es un peligro para la Comunidad. Todo lo contrario. Todo se hace por su bien.

 

El Centro vigila al interno para protegerle de cualquier peligro que pudiera sobrevenirle. El menor, un ser carente, al que hay que ayudarle a ser persona, es un ser falto. Falto de voluntad y de autodominio. En definitiva, el menor casi raya en la imbecilidad. Y a un ser así cualquier cosa le podría resultar lesiva o nociva. A pesar de que las cifras de accidentes y percances digan lo contrario, el menor es un ser expuesto a constantes peligros. No podemos bajar la guardia. En cualquier momento podría pasar algo. La seguridad es fundamental. Los simulacros de incendio, la construcción de rampas de evacuación, las jornadas de salud, de buena alimentación, de educación sexual, todo va dirigido a cuidar del pobre menor, que es imbécil. El Centro realmente constituye todo él una gran institución de integración para todos los menores internos, porque todos ellos son seres con necesidades educativas especiales. Requieren la máxima atención. Se trata de que lleguen a ser personas, porque no lo son, son menores imbéciles, y para conseguirlo es preciso emplear todos los recursos y todo el personal de guardia que sea necesario. La gran cantidad de tiempo que pasa el menor en el espacio hostil de la calle o de la casa, sobre todo en las vacaciones, está obligando a la autoridad competente a tomar en cuenta la posibilidad de aumentar el tiempo de reclusión, de instaurar la jornada completa y anual. Esto redundaría en beneficio del menor, y de sus progenitores, que no tendrían ya que preocuparse por conciliar su vida laboral y familiar, y dormirían serenos sabiendo que su menor está exento de todos los peligros que le acechan gracias a su reclusión en el Centro.

 

Por supuesto, todo esto ha sido posible gracias a la eliminación casi completa de los vigilantes que perseveraban en mantener su postura tiránica e intolerante, desaprensiva, exigiéndole al interno obsoletos “resultados académicos”, y a la supresión de las calificaciones en los Centros. Este próximo año se espera que también en los Centros anteriormente llamados “universitarios”, los menores ya sean evaluados con criterios más adecuados a su patología: “se le ve distraído”, “no está motivado”, “progresa adecuadamente”, “asiste con regularidad”, “se ha echado novia”, “tiene retraso curricular”, etc, etc. Ya han comprendido que el menor es un enfermo imbécil, y no le piden por encima de sus posibilidades, ni le exigen que intente superar unas carencias tan irreparables. La adaptación curricular está dando excelentes resultados sobre todo en las Ingenierías Superiores. A los internos se les nota mucho más integrados, más realizados emocionalmente, más seguros y felices, en suma.

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

135 comentarios en “Cuidado y atención del menor o el enfermo imaginario (Molière reloaded)”

  1. Francisco Javier
    1 febrero 2011 a 9:18 #

    Genial, Antonio.

    Alguno pensara, que bueno, que vaya exageración. No exageras ni un ápice. Los centros educativos son represivos, verderas cárceles de estupidez, de formación del “espíritu”. Muy contundente ypreciso. Un saludo, Antonio.

    • 1 febrero 2011 a 16:21 #

      Gracias, Francisco. Un saludo para ti también.

    • José Miguel
      1 febrero 2011 a 18:56 #

      Pues no me parece a mí que, estrictamente hablando, sean cárceles. Más que nada porque la condición jurídica de los encerrados es la minoría de edad y, por tanto, no realizan conductas susceptibles de ser delictivas y ser encarcelados. La figura más ajustada podría ser la de una granja, un zoológico, es decir, se trataría de aplicar una Etología práctica, un control de la conducta de los individuos, que, incluso, cabe excluir la propia educación, y sustituirla por el adiestramiento, considerando a los sujetos en el plano meramente etológico-psicológico. De hecho, los Departamentos de Orientación, por ejemplo, serían eso, de “orientación”, expertos en dirigir la manada, la recua… Esto requeriría de una exposición más detallada y amplia, pero solo se trata de ofrecer un apunte al asunto.

      • 1 febrero 2011 a 20:48 #

        Pues yo creo que el símil es correcto y que son cárceles. Cárceles-guarderías. La duplicidad las hace más horrendas. Y también agrava el caso el hecho de que efectivamente resulte que los internos sean menores y que entonces supuestamente no podrían sufrir tal condena, pero resulta que sí, que contra la Legislación vigente la sufren. Una dulce condena. Una condena cuidadosa. Después, en cuanto cumplen dieciocho años, ahí sí que se las damos todas juntas, y de cabeza a Alcalá-Meco. O al paro hasta la saciedad. Mi próximo artículo se va a titular: “De la cuna a la trena”. El caso “educativo” es de una crueldad que roza lo sádico. Nunca se había sido tan canalla, porque nunca se había adornado el maltrato a los jóvenes con tan melifluas palabras, con intenciones tan perfumadamente mierdas.
        Además no creo que se excluya la educación y se sustituya por el adiestramiento. Muchas veces hemos dicho en este blog que la “educación”, según ha sido concebida en nuestro Hispanistán, no consiste más que en puro y duro adiestramiento.
        No es una granja. En las granjas los animales son orientados hacia algo, hacia algún beneficio. Granjas son los espacios laborales. Pero en los Centros se cría a menores que no sirven para nada. Las acciones no tienen finalidad, se difuminan sin sentido. Son tareas vacuas. Los objetivos no importan, el rendimiento no importa. Los menores no son explotados, no se planifica una gestión de logros. Todo da igual. Los resultados importan una higa. Porque el verdadero resultado que se pretende, el encierro benefactor, se alcanza con creces.
        Tampoco es un zoológico. No se trata de cuidarlos para que ofrezcan espectáculo, para ir a verlos. Se les aisla, se les pone lejos. En los pueblos, en las ciudades-dormitorio, los Centros están alejados del casco urbano, en las afueras. Los Centros que quedan en Madrid en el casco histórico a duras penas han logrado resistir. Muchos Colegios fueron cerrados y los alumnos apartados de la vista, hacia el extrarradio o hacia los Centros concertados de monjitos y monjitas, que son como islas amuralladas, de edificios impenetrables, conventuales, opacos. El zoológico pretende simular un espacio natural, reproducir las condiciones medioambientales de los bichos. Zoológicos son los centros de ocio, los espacios turísticos. Pero los Centros buscan todo lo contrario. Se trata de enterrar al bicho, de desvirtuarlo, de debilitarlo. De hacer que pierda su potencia. Un saludo, José Miguel.

      • José Miguel
        2 febrero 2011 a 14:51 #

        No es mi pretensión polemizar con metáforas, sino hacer ver que una crítica debe ajustarse a la realidad en su pertinencia. Constitutivo de las cárceles es la fuerza, su uso y su manifiestación de forma contundente: hay policía armada, si el preso realiza una conducta no ajustada a reglamento tiene sus consecuencias negativas para su persona. En un instituto, en cambio, nosotros los docentes estamos des-armados, es decir, en la cárcel digamos que el sujeto del comportamiento inapropiado se lleva las “hostias”, en el instituto, te “ahostian” y todo queda en mera travesura adolescente. Vamos, que si, en realidad, los institutos fueran cárceles, incluso nos ofrecerían una defensa a los docentes. Pero no es así, ni se defiende que tenga que serlo. A donde quiero ir a parar, es que tenemos una realidad mucho más sutil y efectiva delante de nuestras narices: a los psicopedogos y su pseudoideología que ha desmantelado la misma posibilidad de un sistema de enseñanza competente. Y que estos no actúan como en las cárceles, porque si así fuera, los propios adolescentes igual hasta se rebelaban. Y que desmontar o combatir contra el ejército psicopedagógico es una ardua labor, puesto que estos actúan de forma sibilina, con tácticas perfectamente estudiadas, saben manipular y dorar la píldora a la perfección, son expertos en ello, hasta el punto de que muchos colegas asisten a mansalva a su propaganda en forma de cursillos, y muchos de estos, porque no tienen una formación lo suficientemente consistente para desvelar y desmontar sus trampas. En este sentido, la metafora de la cárcel me parece grosera, des-proporcionada a una realidad mucho más camuflada y peligrosa que, además, afecta a las futuras generaciones, y a la nación política española como tal, mucho más en esta crisis económica.

      • 2 febrero 2011 a 16:09 #

        Ya, si estoy de acuerdo. Si no se puede atribuir rotundamente el carácter de “cárcel” a los Centros. Mire usted cómo he estructurado el escrito.
        1ª parte: “Desde un punto de vista meramente sociológico y echando una mirada apresurada bien se podría decir que se trata de establecer un estricto sistema de vigilancia”.
        2ª parte: “Desde un punto de vista meramente sociológico y echando una mirada apresurada bien se podría decir que se trata de establecer un estricto sistema de vigilancia con fines de dominio y control, para evitar los supuestos peligros que los internos pudieran provocar a la Comunidad de hallarse desatendidos durante la jornada. Pero no es así.”

        Lo que pretende decir el artículo es lo siguiente: “Parece una cárcel, pero no lo es. Es un cementerio”. Y si quiere usted que afine más lo de cementerio lo haré. Es un cementerio de zombies. La mayor parte están académicamente muertos. Y los otros vitalmente en el paro.

        No ha sido mi intención utilizar de forma grosera la metáfora de la “cárcel”, sino todo lo contrario, esto es, desmontarla. Un saludo.

      • José Miguel
        2 febrero 2011 a 16:39 #

        Antonio, creo que no me explico bien: trato de decir que no se trata de quedarse en la crítica meramente formalista, diciendo que un instituto es sólo “un estricto sistema de vigilancia”. Como si en la sociedad extramuros no viviéramos vigilados, como si, por ejemplo, la tiranía de lo políticamente correcto no imperara dentro y fuera del instituto. El problema no es estar vigilados o no, sino qué se vigila, en qué dirección se vigila, qué objetivos tiene la vigilancia. Porque vigilancia siempre la hay, en mayor o menor grado, ni lo dude. Y términos como cárcel, cementerio, no sé en qué sentido aclaran, analizan, objetivan la situación de vigilancia, su naturaleza que, a mi parecer, son caricaturizaciones. Es decir, si al común de los mortales, usted les explica la situación real de los centros, las maneras de operar de la casta psicopedagógica con esa terminología, lo tomarán por una caricaturización que podría hacer un profesor quemado. Combatir a esta gente es un asunto mucho más peliagudo. Jamás he visto materializarse una crítica sistemática en un claustro a toda la pandilla de psicopedagogos y su jerga inane, eso sí, argumentando, de-mostrando esa inanidad. He visto, por supuesto, muchas lamentaciones en la trastienda, pero agarrar al toro dialécticamente por los cuernos, ponerle banderillas, picar y ejercitar la estocada, cero patatero. Es más, veo innumerables colegas apuntarse ávidamente a ese humo discursivo psicopedagógico, en cursillos también innumerables. Y, por cierto, no entiendo cómo están algunos en contra de las cámaras: ¿acaso no desean que los demás vean ese “cementerio” de forma directa? ¿Qué tratan de preservar entonces oponiéndose a las cámaras? Hacen falta más cámaras que nunca, pero no quedándose otra vez en el formalismo vacío de si debe haber cámaras o no, sino centrando el verdadero problema, es decir, qué deben mostrar esas cámaras, qué deben vigilar, desvelar, poner en claro… Aquí está la clave del asunto. Porque cámaras siempre las habrá: o ¿acaso no son refinadas cámaras los sistemas fisiológicos visuales de muchos colegas sumisos a los intereses de esa casta que va degenerando poco a poco el sistema educativo español?

        Y, por mí, punto final. Un saludo.

    • José Miguel
      1 febrero 2011 a 21:55 #

      Permíteme algunas puntualizaciones para aclarar el sentido de mi mensaje anterior:

      1. Para ser un verdadero delincuente, hacer el mal y obtener beneficio propio, hay que tener cierto saber, e incluso entre los delincuentes hay quienes tienen alta formación académica. Un adolescente no tiene una consistencia psicológica para realizar ese mal, y cuando lo hace es un mal banal (en el sentido de no producirle ningún beneficio), generalmente, que causa más daño al propio adolescente que lo que pueda realizar a la sociedad, y además, generalmente, se le exculpa. Un delincuente adulto puede causar y causa más daño social, aunque vaya implícito causarse daño a sí mismo también, pero más bien por circunstancias imprevistas, ajenas al delincuente. Es decir, el mal del adolescente carece del grado de racionalidad del mal adulto. Vamos, que no hay De Juana Chaos adolescentes, aunque sí algún que otro adolescente que entre en un instituto y comience a tiros a diestro y siniestro. En este sentido es en el que yo decía que no es necesaria la figura de la cárcel por la propia naturaleza de la conducta adolescente.

      2. En lo de que la educación ahora es adiestramiento, pues sí.

      3. Lo de la granja iba en el sentido de que contienen a animales domesticados. Y para determinados grupos de poder, te aseguro que es muy funcional tener a sujetos domesticados y débiles, fáciles de manipular y de amedrentar. La ignorancia debilita y fomenta el miedo. No caigamos en ese “nihilismo” de la planificación, porque hay quienes planifican muy bien sus logros, a costa de malograr a otros si es preciso. Que va en perjuicio de los adolescentes, por supuesto que sí.

      4. Lo del zoológico iba en el sentido de que se les crea un hábitat apropiado para la expansión del psicologismo más ramplón, donde la subjetividad más primaria campe a sus anchas, al modo como Heráclito decía: “ser felices al modo como los bueyes comen guisantes”. Al adolescente, dada su “etapa psicológica” bastante voluble o descontrolada (sobre todo de aquellos más reacios a permanecer en el aula) para conducirlo por la senda que tú quieres, hay que emplear la granja más el zoológico, es decir, que vaya por el redil camuflándolo con el entretenimiento. Por otro lado, eso de “aislarlos”, pues no sé, pero en mi centro existen ya tal cantidad de actividades extraescolares que ya apenas permanecen en el aula más de quince días. Que todo esto conlleva de-generar a los jóvenes, completamente de acuerdo.

      5. Por último, a mí no me importaría que hubiese cámaras en el aula o, en cualquier rincón del instituto. Considero un prejuicio pequeñoburgués eso de la “intimidad”, “privacidad”…; estoy en un centro público, no soy delincuente, ni realizo actividades delictivas. Hasta igual vendría bien alguna que otra grabación “oficial”, para ver lo que se cuece en el interior, en vez de las grabaciones involuntarias que, en ocasiones, los pupilos realizan y no precisamente con buena fe.

      Un saludo, Antonio.

      • Francisco Javier
        2 febrero 2011 a 13:17 #

        El último punto que mencionas, José Miguel, es muy interesante, como toda la polémica suscitada. Yo tampoco tendría problema en que filmasen mis clases. Total, la libertad de cátedra tiene los días contados y muy pronto nuestros directores serán verdaderos gestores, representantes directos del Aparato (ya es una realidad en Cataluña.) Esas filmaciones serían una prueba incontestable de la realidad “disruptiva” tan definitoria del peculiar y dulce sistema asilar español. Así que no creo que interesase mucho sacar a la luz esos datos. Como no hay tampoco ningún interés en hacer públicos los datos objetivos disciplinarios de nuestros centros. Dudo mucho que haya en el resto de Europa, ni segurmanete del Mundo, otro país con una burocracia disciplinar tan ingente como la que aquí disfrutamos. Siempre he pensado qe esa es la prueba fehaciente (hay más) que da la medida de todo (toda esta mierda, se entiende.). ¿Cómo va a funcionar algo cuando los informes y las estadísticas de los centros educativos hablan de miles de sanciones (faltas leves, semileves, graves, bestiales, expulsiones, partes, amonestaciones, admoniciones, notas a padres,……, )? (No exagero: es lo que siempre he visto en todos los centros por los que he pasado al Sur, el Este, el Norte y el Centro de la Comunidad de Madrid -que no es de la peores, dicen…¿?)

  2. Gertrudis
    1 febrero 2011 a 10:43 #

    ¿Que valor pedagógico transmite una cámara en un instituto o colegio?, ¿cuando fué que admitimos que eso pasara?. Principalmente a partir de 2005, siempre por motivos de seguridad, casi siempre justificadas por actos de vandalismo previo, robo o incluso incendio de clases o material. Las causas del vandalismo no fueron nunca estudiadas. En un famoso instituto, el Sr. y también Profesor del mismo Don C.M, dijo «lo que tratamos es de prevenir y todo esto tiene efectos disuasorios». La instalación de cámaras en los pasillos del centro «ha servido, de momento, para evitar que se queden jugueteando y perdiendo tiempo cuando tienen que desplazarse de una clase a otra».

    Y todo el mundo sabe que un menor en un colegio nunca debe juguetear ni perder el tiempo.
    Saludos

  3. Juan Cea
    1 febrero 2011 a 10:56 #

    ¿Os acordais de Luis Leante es el profesor de latín que arrancó tres cámaras de su instituto y fue detenido por la policía mientras daba clase?.

    Pienso también que los centros educativos se parecen cada vez más a centros de detención con sus rejas, su hilo musical, sus cámaras de seguridad… y que entre las funciones del profesor ya se incluyen algunas de las del funcionario de prisiones. Educar en valores significa educar desde la libertad y la responsabilidad ¿no Sr Ministro?. Si tú no cometes un delito porque tienes miedo a ser pillado por la cámara pueden ocurrir tres cosas: primera, que ya buscarás la manera de saltarte la norma sin que te vean, segunda, que terminarán poniendo cámaras hasta en el baño y, tercera, que tu educación moral se ve seriamente resentida, pues no actúas por ti mismo sino por miedo a ser descubierto. Si queremos educar ciudadanos autónomos y críticos las cámaras de seguridad son un verdadero obstáculo dentro de un centro educativo. Ahora bien, si el objetivo es producir autómatas y necios las cámaras van estupendamente.

    Si permaneces en el instituto porque las rejas te impiden salir puede que aprendas algunos números y algunas letras pero moralmente no estarás por encima de un borrego. Sin las puertas abiertas es imposible el verdadero progreso en la formación del alumno. Sin libertad no hay educación, incluso la libertad de no querer ser educado o quere ser educado de otra forma, hay por ahi un movimiento de educación sin escuelas, no?

    Para aquellos que piensen que las videocámaras de vigilancia son una garantía de seguridad les recomiendo que vuelvan a ver las imágenes de la peli del Instituto Columbine. Si la educación falla, las cámaras son inútiles. Invirtamos en educación, no en cámaras. Las cámaras sólo crean una ilusión de seguridad. No es más que una mascarada, un vergonzoso teatro cuya única función es ejercer una vigilancia extrema sobre la población

    Para el que no haya leido la prensa hoy, el Ministerio de Educación reduce su presupuesto para este año, podría emprezar por reducir el coste en vigilancia. Es sólo una idea.

    • 1 febrero 2011 a 16:24 #

      Muy acertados vuestros comentarios, Gertrudis y Juan. Un placer teneros por estos lares.

    • Ania
      4 febrero 2011 a 15:27 #

      No excluyo el uso de las cámaras en situaciones de vandalismo puntuales en algunos institutos. Sin embargo creo que su uso generalizado y de forma exclusiva,sería neutralizado de inmediato y utilizado a su favor por los agentes más perversos en los centros hoy en día.

      Los actos más infantilizadores, alienadores y moralmente dañinos hacia el alumnado; las patadas más asesinas a la dignidad del profesorado; son una combinación de violencia y amenaza privada ejercida administrativamente y en Despachos cerrados alternada con el ejercicio de la exquisitez, caballerosidad, buenas maneras y hasta dulzura , en público; todo ello, fundamentalmente lo segundo, se mostraría frente a las víctimas y ante las hipotéticas cámaras que les servirían de coartada. . No tengo dudas de que las cámaras serían colocadas, usadas y manipuladas perversamente por los citados agentes para ocultar la verdad.

      Sin desechar el uso de las cámaras, que , como ya he dicho, es pertinente en ocasiones , creo modestamente que las medidas regeneradoras han de ser básicamente “educativas”.

  4. 1 febrero 2011 a 11:14 #

    Muy bueno, Antonio. No es una metáfora es la realidad. Vamos, un desastre…saludos.

    • 1 febrero 2011 a 16:02 #

      Te puedo asegurar, Juan Pedro, sin dar más detalles, que es la cruda realidad. No te escribí un comentario a tu excelente artículo de hace unos días porque estaba esperando a publicar éste para confrontar ambos puntos de vista. La idea de una Ética basada en el concepto de autonomía moral, como eje vertebrador de un sistema de enseñanza, choca radicalmente con la contemporánea intención de perpetuar al individuo en la incapacidad y en la estulticia. Además, a esto se añade que tal propósito resulta bendecido por esa caterva de demagogos que se cree que está ofreciendo un gran servicio a la Humanidad por tratar a sus alumnos como si fuesen imbéciles de conmiseración.
      Vamos a poner un ejemplo de hasta qué punto la situación puede llegar a ser esperpéntica.
      En una clase puede ocurrir que te roben el móvil. Los alumnos, alertados, se preocuparán de sus trastos, o incluso intentarán dar con el compañero que tiene la mano larga. Claro que también puede intervenir el Instituto: cerrar la aulas entre clase y clase (con el consiguiente escándalo en los pasillos), registrar las taquillas, revisar las filmaciones de video vigilancia, patrullar con Dobermanns, cachear a los alumnos a la salida del edificio, colocar arcos detectores… O, directamente, prohibir los móviles. Es más, los padres, con inestimable celo, deseando la completa protección de sus lindos retoños (entónese en porteño), pueden exigir que el Instituto arbitre las medidas de seguridad que sea preciso, porque al fin y al cabo el culpable no es el que roba o el que se descuida, sino el que mal vigila. Es normal que lleven a sus hijos con los monjitos y las monjitas. Éstos sí que saben de la estricta observancia. Claro que, desde el Concilio, y con lo de la guitarrita y la liberación, lo mismo han levantado mucho la vista. Que ya no te puedes fiar ni del padre prior.
      Un saludo, Juan Pedro.

  5. Maximiliano Bernabé Guerrero
    1 febrero 2011 a 12:29 #

    Muy ajustado Antonio. Esto no es una fantasía tipo “1984”, es la realidad, la realidad que unos han construido, y otros hemos dejado que se levante sin echarnos al monte de una puñetera vez. Los institutos, perdón los IES, hoy son un híbrido entre una guardería y un campo de concentración. Recuerdo uno en el que la jefa de estudios dijo que era discriminatorio que en los servicios de alumnos no hubiera papel higiénico y en los de los profes sí. Lo pusieron y pasó lo del anuncio de la tele del perrito de Scottex. Recuerdo que yo dije que antaño se venía de casa con “esas cosas” ya hechas, y el que temía una urgencia se traía unos kleenex en el bolsillo. No recuerdo siquiera si me contestaron. Solución igualitaria e integradora: Redactar las normas sobre el uso del papel higiénico. Ya no sé si llegaron a “implementarlas” porque conseguí el traslado de aquel antro.

    • 1 febrero 2011 a 16:20 #

      Maximiliano, me gusta mucho la expresión “híbrido entre guardería y campo de concentración”. Porque pone muy bien de manifiesto la monstruosidad del asunto. ¿Te figuras a esa pandilla de tunantes pedagogos y adláteres que nos rodean haciendo de Robertos Begninis, diciéndole a los niñitos que el campo no es un campo, sino un lugar feliz donde estamos jugando a no sé qué juego maravilloso, y que la vida es bella? No sé qué película me produjo más asco, si “El club de los poetas” o “La vida es bella”. Dos muestras de lo tramposa que puede llegar a ser la propaganda y, para nuestro estupor, del grado de realidad y nocividad que alcanza. Un saludo.

  6. Francisco Javier
    1 febrero 2011 a 13:07 #

    Y mientras los centros de España gastan sus recursos en poner en perfeccionar las directrices de Bentahm, seguimos con la mierda de siempre: la culpa del desastre (España es lo peor de lo peor : son los datos) la tienen los inmigrantes y ahora ¡el ladrillo! Es una vergüenza, una vergüenza y una miseria.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/01/31/union_europea/1296475910.html

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Bruselas/censura/recortes/gasto/educativo/Espana/elpepisoc/20110201elpepisoc_4/Tes

    • Francisco Javier
      1 febrero 2011 a 13:08 #

      Perdón: es Bentham, Jeremy Bentham.

  7. Mari Cruz Gallego
    1 febrero 2011 a 13:15 #

    ¡Plas, plas, plas, plas! Estupendo artículo, Antonio. Lástima que no sea ficción.

  8. Raus
    1 febrero 2011 a 14:14 #

    Difícilmente podría estar más de acuerdo, querido tocayo. Pero lo malo del asunto es que si tratas a un niño como si fuera un inútil, termina por serlo. Me decía el otro día un amigo profesor que a este paso todos los alumnos acabarán siendo considerados alumnos con necesidades educativas especiales. Esa hiperprotección que tan bien describe Antonio en los centros escolares es la misma que no me canso de denunciar yo en los hogares. Antes de la LOGSE, cuando el temario era mucho más exigente y duro, o cuando no había evaluación continua, la mayor parte de nosotros sacó sus estudios sin necesidad de ayudas extra. Sin la necesidad de que nos adaptaran el currículo (el temario). Sin necesidad de que nuestros padres nos explicaran de nuevo la lección o nos dijeran cómo hacer los deberes diarios. Nuestros padres y nuestros profesores no nos consideraban imbéciles, inútiles o incapaces. Ni pretendían perpetuarnos en nuestra condición infantil. Hoy es lo contrario: se trata de impedir que el niño madure y sea autónomo y responsable de sus actos.

    • 1 febrero 2011 a 16:11 #

      En efecto Antonio, es que la pamema de la “atención a la diversidad” acaba siendo eso: que todos los alumnos acaben siendo considerados ACNEES. Desde los superdotados hasta los infradotados. Esto es, pobres discapacitados a los que hay que adaptar el mundo entero, cual gigantesca prótesis galáctica, porque a ellos no se les puede pedir el más mínimo esfuerzo de superación, debido a sus múltiples carencias y penurias, del todo insalvables. Un saludo, tocayo.

  9. Mari Cruz Gallego
    1 febrero 2011 a 14:54 #

    http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=3635

    • 1 febrero 2011 a 15:17 #

      ¡Genial el enlace, Mari Cruz! Gracias, me he reído un puñao.

    • Raus
      1 febrero 2011 a 16:11 #

      Lo mismo digo. Magnífico enlace. Esa es la clave: dramatizar, dramatizar y dramatizar. Convertir un grano de arena en una montaña y ahogarse en un vaso de agua. Así es Ñoñilandia: histérica hasta la tonsura. Ñoñería y tiranía van de la mano.

  10. 1 febrero 2011 a 17:27 #

    Sensación agridulce deja la lectura de tu entrada: por un lado te ríes, pero, por otro, es tan sórdido el panorama.

    Cualquiera que no esté al tanto de la realidad de muchos de los centros educativos en la actualidad pensaría que tu texto es una exageración o una metáfora. Lo grave es que sea un retrato certero del sinsentido de la escolarización sin la verdadera motivación de aprender y de que alguien te exija. Al final tenemos una obra de teatro del absurdo.

    Pues esto tenderá a ir a más, porque hay que mantener entre las cuatro paredes de los centros al mayor número posible de gente. ¿Para qué y cómo? Eso ya se verá, pero que estén estabulados desde la más tierna infancia hasta que vayan a la cola del INEM o si tienen más fortuna…. al curro.

    • Francisco Javier
      1 febrero 2011 a 18:55 #

      Y también está la Tercera Edad, que aquí no te libras hasta que te vas al otro mundo. El infantilismo también estiende sus garras sobre la noble ancianidad. Es una imagen verdaderamente patética la de los animadores (trabajadores sociales, psicólogos en paro, educadores, miembros de ONGs) haciendo pasárselo a lo grande a los abueletes del INSERSO. También hay que distraer a los viejos, hay que educarlos, formarlos, tenerlos al día. No hay límites en Utopía. A mi me aterroriza pensar el no llegar a la vejez con las suficientes luces como para mandar al cuerno a un plasta que se empeñe en hacerme bailar la conga o cualquier gilipollez de las infinitas que genera Utopía. También es posible que uno acabe en una residencia vigilada con cámaras (por el bien de los ancianos residentes.)

  11. Pedro Torres
    1 febrero 2011 a 17:41 #

    Si no saben mirar, ¿acaso creen que con una cámara van a ver algo?.

    En la Guarderia. La nariz del perro de peluche esconde una cámara web que capta al pequeño.

    «Cámaras en directo. Pulse el icono para visualizar en tiempo real», se puede leer en una página de internet. No se trata de la web de un reality show de convivencia al estilo «Gran hermano»; es la publicidad de una ludoteca infantil de Gijón. Al pulsar se puede ver en directo y «en abierto» a un grupo de niños jugando. «No hace falta clave, es público», explican en el centro, que cuenta con seis cámaras «para dar seguridad».

    El caso no es único, varias guarderías asturianas cuentan con cámaras web en sus instalaciones para permitir, de forma gratuita, a los padres observar a los pequeños a través de internet mientras ellos trabajan o viajan y los echan de menos. El objetivo es que en un clic -a través de una clave personal de seguridad, en algunos casos-, el padre pueda conectarse desde la oficina y saber si Pedrito ha merendado, si juega con los demás niños o si llora desconsolado porque le han quitado su oso de peluche. En parte sienten que los controlan, en parte se solazan en la contemplación de sus pequeños cuando están «en su salsa».

    Es el Gran Hermano Baby, y luego, años más tarde, en la clase de Ciudadania ¿como se les puede explicar que es eso de la Intimidad? ¿como decirles que quitarle el movil a la novia para leer los mensajes no es lo mejor?. ¿que se podrá decir de la libertad?.

    Las cámaras las carga el diablo.

  12. Helena
    1 febrero 2011 a 18:09 #

    Pues sí, los nuevos dispositivos tecnológicos los carga el diablo!!!!

  13. Ana Torrecilla
    1 febrero 2011 a 18:35 #

    Los nuevos teóricos impondrán una violencia racional para sujetar las masas a su cargo y abogarán por la puesta a punto de la prisión moderna.

    Hay una voluntad unívoca, de coordinar las políticas sociales, laborales o educativas que logren la normalización de la población y la contención de grupos propensos a revueltas o revoluciones.

    Las relaciones entre el mundo escolar y el carcelario, son más estrechas de lo que en principio y tras un análisis superficial pudiera pensarse; por qué los dos mundos se vigilan estrechamente, se respetan, se influyen y de alguna manera se complementan buscando la redención del interno mediante el estudio y el trabajo y compartiendo organización y métodos disciplinarios.

    Cárcel y escuela, instituciones de reforma, castigo y sujeción social, presentan unos objetivos, en algunos casos, comunes. La escuela en su intento de modificar conductas mirará a la cárcel para copiar maneras de agrupar y disciplinar a sus internos, para aprender formas de moralizar a los encerrados y para buscar apoyos ejemplarizantes. La cárcel, a su vez, inmersa en el optimismo pedagógico de los tardoilustrados, acude a la escuela para lograr su inserción en el edificio carcelario y contar con ella en el difícil cometido de socializar y reeducar al preso una vez superado el carácter meramente punitivo de la antigua penalidad. Ambas ponen sus ojos en una institución más antigua que había acogido desde siempre grupos humanos en espacios reducidos y durante largos periodos de tiempo: la institución MILITAR. Institución que les aportará toda una metodología disciplinaria con la que poder hacer frente a las masas de acogidos o encerrados entre sus paredes.

    Correccionales, se llamaban antes. Correccionalismo que, aunque se vislumbraba ya en los reformatorios creados por Carlos III en el setecientos, tendrá su puesta de largo en las últimas décadas del ochocientos gracias a la filosofía krausista importada desde Alemania por Sanz del Río y que se aplicará en nuestro país en la ciencia penal, en la educación y en la política.

    A ello contribuyeron ilustres pedagogos que lucharon desde distintos frentes para que la idea correccionalista encontrara un lugar en la abundante legislación del siglo y se abriera paso entre quienes se oponían a la moralización del joven delincuente.

    Pero eso era antes. Hoy moralizamos (ciudadanizamos) y vigilamos. La escuela. Un lugar donde un 32 % de los alumnos la dejan antes de acabar, ¿en estas condiciones, no sería mejor decir “huyen”?. Y la culpa es del ladrillo, ¿se refieren al ladrillo de la obra o al ladrillo de Santillana?.

    Saludos

    • Francisco Javier
      3 febrero 2011 a 12:03 #

      No se trata tanto de reprimir de modo directo, por la fuerza bruta, como de normalizar conductas. Se parece más bien a un parque temático, un mundo Disney, eso sí: con cámaras, agentes de seguridad (tal vez disfrazados de Donald y Blancanieves), psicólogos, pedagogos, animadores, ….Todo esto es mucho más efectivo y poderoso, disciplina mucho mejor, que la represión directa tal como fue ejercida en la Antigüedad – modalidad no descartada y que en caso límite, cuando el resto de procedimientos no funcionan, deberá ser aplicada (incluida la tortura.) Insisto: normalizar, para lo cual es fundamental que se hable, que nada quede oculto, que se interiorice el discurso oficial y seamos esclavos. Ese es el verdadero castigo que nos depara la educación: la miseria espiritual (y muy probablemente material también.)

  14. Jesus San Martin
    1 febrero 2011 a 19:35 #

    Hi from here
    Esto es un vicio (Deseducativos) y acabo de entrar
    El otro dia estuve en “El Matadero” en Madrid y lo que mas me llamo la atencion fue la ausencia de c’amaras, por fin podia sentir la libertad sin sentirme ser acusado de ser un criminal en potencia
    (lo siento, este teclado irlandes no tiene acentos)
    Enhorabuena Antonio, es asombroso lo estupido que es el ser humano y la facilidad con que lo esclavizan

  15. Ania
    1 febrero 2011 a 22:43 #

    La primera parte del post parecía exagerada y bastante fílmica a medida que se avanzaba en la lectura y particularmente en los últimos cuatro párrafos, amigo Antonio, has descrito punto por punto la cruda realidad de los grupos de Diversificación Curricular de mi centro , grupos de enfermos imaginarios que están siendo en la actualidad el paradigma de la idiotización e infantilización más corrupta, inmoral y escandalosa.

    Concuerdo totalmente , estimado Antonio con aseveraciones como que: ” El caso “educativo” es de una crueldad que roza lo sádico. Nunca se había sido tan canalla, porque nunca se había adornado el maltrato a los jóvenes con tan melifluas palabras, con intenciones tan perfumadamente mierdas.” Ésto es así: lo que se está perpetrando en los centros con los alumnos DCs son auténticos asesinatos educativos.

  16. Ania
    1 febrero 2011 a 23:14 #

    Creo muy pertinente, Antonio, tu anunciado artículo: “De la cuna a la trena”

    Lástima de Robespierre Gillotin que pedí a los Reyes Magos y olvidaron traerme. Es que aveces no veo otro modo de poner las competencias en su sitio a tanto sádico maleante suelto mangoneando centros.

    Oooommmmmmmmm!!

  17. Borja Contreras
    2 febrero 2011 a 14:20 #

    Un análisis excelente.
    En los centros supuestamente educativos se repiten los conflictos lógicos de las cárceles, puesto que encontramos un colectivo de individuos encerrados por obligación y en muchos casos sin ningún objetivo.
    La analogía con las cárceles encuentra perfecta correspondencia en las “soluciones” que se plantean a los problemas “de convivencia”. En mi centro existen “alumnos ayudantes” que son el análogo de los “presos de confianza”. Este curso se reparten “pases de pasillo” para los reclusos-deficientes que tienen que ir al baño.
    Hace un par de años ganó enteros como paradigma de “educador” un afamado juez de menores de Granada, famoso por sus intervenciones educativas con menores delincuentes…No digo que lo haga mal, pero es un referente que precisamente evidencia los paralelismos-identidades que el post señala con gran tino.
    Un amigo, funcionario de prisiones, hace ya años que insiste en la analogía. Al principio parecía algo exagerada. Ahora se antoja exacta…

  18. Atropos YZ
    2 febrero 2011 a 18:33 #

    Bueno…la cárcel creo que ha pasado ya a la historia,como te indica en algún comentario José Miguel, ahora los centros educativos son una INMENSA ESTABULACIÓN y en el mejor de los casos, centros de ADIESTRAMIENTO.Se enseña a base de repetición una serie de habilidades muy útiles para el futuro del imbécil:
    Ser puntual.
    Madrugar inutilmente.
    Perder el tiempo miserablemente sin mostrar oposición.
    Aceptar la reclusión en un centro insano durante un número tasado de horas.
    Contener los esfínteres.
    Obedercer mandatos absurdos.
    Aceptar que no se tiene dignidad como persona.
    Orinar y defecar sin papel higiénico.
    Renunciar a toda intimidad.
    Aceptar la grosería y /o comentarios soeces generalizados sin mostrar desagrado….

    Y otras muchas cosas utilísimas para su futuro como manada votante,como borrego democratizado.

    Menos mal que luego, cuando salen del ESTABLO, se pueden comprar un coche…

    ANTONIO:

    El último párrafo grandioso,luminoso…HAY QUE CAMBIAR DE ESTABLO,hacer creer al ANIMAL NECIO que prospera.EL colmo del cinismo.

    Eso sí, el ambiente y tufillo carcelario son nuestros compañeros cotidianos.Ambiente en el que medran los peores,los tartufos,los vagos,los tramposos…y que desde las administraciones educativas propician, no vaya a suceder una rebelión de docentes y discentes.
    La docilidad es increible.

    • Francisco Javier
      2 febrero 2011 a 20:55 #

      Un comentario glorioso, claro, distinto, verdadero. “La docilidad es increible”, yo también lo creo

  19. 2 febrero 2011 a 19:47 #

    No sé si lo sabíais pero no sólo somos el país de Europa con un mayor índice de paro y de los más altos en fracaso escolar, también somos el país de los de la U. E. con las cárceles más llenas y un Código Penal que, año tras año se ha modificado y, siempre en el sentido de endurecerlo. La distancia entre la dura realidad de la escuela, el trabajo y otras circunstancias de la vida, contrasta con la imagen de fiesta permanente que, a veces, se da de este país, pero también con esa pretensión de líderes mundiales en temas de género y derechos de colectivos minoritarios o la imagen de buenismo que nos pretenden vender tantas instituciones. El contraste entre el discurso oficial y el real pocas veces en nuestra historia ha sido tan acusado.

  20. Maximiliano Bernabé Guerrero
    3 febrero 2011 a 11:01 #

    También andamos en los puestos de cabeza en redes de pornografía infantil, consumo y tráfico de drogas, obesidad infantil. Uno de los países donde más horas se trabaja y menos se rinde. España es una fiesta.
    Y no lo digo para fustigarnos, como si pretendiera ser un noventayochista “new age” de parrafadas de tertulia de café (ahora la interné). Lo digo para ver si reaccionamos de una p… vez. Por cierto (¿Estás por ahí Jesús?), ayer se escenificó en ese lupanar llamado Palacio de la Moncloa un teatrillo que inaugura oficialmente la etapa de España como protectorado alemán. ¿Llegará finalmente el día de nuevas versiones del Alcalde de Móstoles, Daoíz, el Empecinado…? Quizá finalmente, sea ZP ya nuestro Fernando VII y nos hayamos saltado el paso anterior. Una pena, a trabucazos por el monte no se pasa mal.

    • Jesús San Martín
      3 febrero 2011 a 15:55 #

      Hola Maximiliano, acabo de entrar. Mañana ya estaré en el foro.
      Lo del protectorado alemán tiene gracia. Quieren hacernos creer que somos unos manos rotas, cuando los bancos alemanes han prestado a los españoles bajo su única responsabilidad: igual que están para ganar están para perder, y han convertido la deuda privada en deuda pública y quieren que paguemos nosotros, con los recursos del estado y todos los monopolios (lo dejé escrito en un post a Raus). La gente debe saber que el superavit alemán coincide con el déficit de los países periféricos, como no podemos devaluar no podemos competir, por lo tanto, nos siguen vendiendo (sin que les podamos vender) y la deuda no se puede pagar y se quedan con todo. Otra cosa que debe saber la gente es que cuando la inflación era alta en España, Alemania lo estaba pasando mal, por eso los tipos eran bajos y la gente se endeudó, es una ley económica, o sea que no digan que hemos sido nosotros, está perfectamente diseñado para darnos…. y quedarse con todo.
      Un abrazo

      • José Miguel
        3 febrero 2011 a 16:16 #

        Innumerables institutos cubrieron sus paredes de adoctrinamiento en el papanatismo europeísta, la “sublime” Europa, “Unión Europea”… de lo que, en realidad, es un nido de tiburones. Una pseudoidea que mantiene todo su vigor en la mayoría de la ciudadanía española y los partidos políticos. España debe salir de Europa cuanto antes, o el eje franco-alemán nos exprimirá sin dejarnos gota.

      • Francisco Javier
        3 febrero 2011 a 17:17 #

        La banqueros alemanes tienen una larga tradición de perfidia usurera. Lo cual es bastante repugnante, si recordamos cierto episodio extraordinariamente dramático de la historia reciente de Alemania, en la que el odio a los banqueros judíos -usureros y máximos responsables de la miseria alemana de Entreguerras- alcanzó cotas insuperables. En la prensa sensacionalista alemana (esa basura que se llama Bild: lo más leído), son continuas la alarmas en torno a Grecia y los mensajes de insolidaridad (nosotros alemanes, no tenemos porqué pagar a esos perezosos y desorganizados Südländer.)

        Entre al Dictadura de la Autonomías y el pragmatismo europeo es imposible respirar. Yo no sé si España debería salir de Europa, pero no entiendo porqué todo lo que viene de Europa es aceptado con ciega obediencia, con garrulería y complejo de inferioridad. No se está obligado a seguir todas las directrices que imponen Francia y Alemania. Por ejemplo, en materia educativa. Que los europeos han optado por las competencias, Bolonia y todo eso. Pues para ellos.

      • Ana Belén
        3 febrero 2011 a 18:19 #

        Hola!

        disculpad mi ignorancia, ya que no sé mucho de política exterior y mucho menos de economía, pero ¿está tan mal que Alemania mire por nosotros? son una potencia y uno de los motores de Europa, y si lo son será por algo. La incompetencia de la clase política de España está fuera de toda duda y no hay sociedad como para que surja una clase política diferente. Estamos atados de pies y manos o condenados mejor dicho. Entonces, ¿qué hay de malo en que Angela Merkel intente sacar este país a flote, sea cual sea la razón? ¿Tenemos alguna otra opción? ¿Es culpa de los demás que este país sea un cero en industria, en investigación, en todo? ¿Quién o quiénes son culpables de que este país se fuera literalmente a la mierda? ¿Los países que nos rodean?

      • José Miguel
        3 febrero 2011 a 19:26 #

        Es culpa de Ortega y Gasset: “España es el problema, Europa la solución”. Y de aquellos polvos, estos lodos.

      • José Miguel
        3 febrero 2011 a 19:39 #

        Ana Belén, permíteme atribuir a tu mensaje cierta ingenuidad: Alemania no trata de “sacar a flote” a España, sino a ella misma. Le preocupa la bancarrota de España, porque se juega mucha pasta gansa, la deuda a cobrar a España está en peligro. Cito aquí a un alemán hablando de su país, Thomas Mann, en su “Doctor Faustus”, palabras fechadas en un 25 de abril de 1945: “¿Es construcción enfermiza preguntarse cómo en lo porvenir Alemania, de cualquier forma que sea, osará abrir la boca cuando se trate de problemas que conciernen a la humanidad?”. Cuidadín con Alemania.

  21. Maximiliano Bernabé Guerrero
    3 febrero 2011 a 17:54 #

    Jesús, José Miguel, Francisco, por fin alguien lo dice, y no es un bárbaro como yo. Debemos salir de la Unión Europea o el eje francoalemán nos aplastará. Y si no salir, sí renegociar nuestra posición para quedarnos como país asociado sólo para ciertas materias económicas.
    Ya ha sucedido más veces en la Historia. Con todo lo desastre que fuimos, que fue mucho, con todo lo caótico que era el régimen polisinodial de los Austrias, con todo lo que derrochamos el oro y la plata de América, durante 150 años dimos estopa a base de bien a medio mundo, muy especialmente a franceses y a los principaditos alemanes de la época. Eso no se perdona, Francia al menos no, y ya se encargó de que no volviésemos a levantar cabeza. De varias formas, la primera, instalando aquí una sucursal de su casa reinante, luego los funestos Pactos de Familia, el tratado de Fontainebleu ya con Godoy. Joder, si hasta perdimos nuestra flota salvándoles el culo a ellos en Trafalgar. Y en el aspecto de las ideas, ya sabemos la basura que difundían los romantiquillos tísicos tipo Gautier o Merimée: chulos, manolas, gitanas y bandoleros.
    Hasta yo me gano la vida con el francés, con el idioma quiero decir, aunque visto como está el percal a lo mejor también tendré que recurrir a lo otro.
    Por cierto os dejo este enlace del Pérez Reverte: http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/580/esa-otra-fiel-infanteria/

    • Jesús San Martín
      3 febrero 2011 a 18:11 #

      He pensado en esa posibilidad, pero teniendo en cuenta nuestros políticos devaluarían la moneda y nos iríamos a la porra. Es elegir entre el desastre y el apocalipsis, y sí, el eje franco-alemán nos machará, por cierto, estás muy cerca del 11M.

    • José Miguel
      3 febrero 2011 a 21:24 #

      Los franceses… je, je,…¿recuerdan que hasta ayer prácticamente los simpáticos agricultores franceses volcaban los camiones españoles repletos de estupendas hortalizas y frutas tan competitivas para la grandeur agrícola francesa? El eje franco-alemán nos quiere para servir cañitas a sus jubilados asentados en el Mediterráneo. Ahora Alemania solicita jóvenes españoles para trabajar allá, pero simplemente será para absorber los pocos cerebros que haya aquí. El resto basta que permanezcan de camareros a su servicio, y qué mejor que el degradado sistema educativo español para sus planes y programas. No hace falta demasiada formación para las artes serviles: basta algunos cursitos de hostelería, cocina, un poco de chapurreo inglés (de ahí la propagación del instituto bilingüe) y todos tan contentos en la sublime y unida Europa.

    • José Miguel
      3 febrero 2011 a 22:22 #

      Por cierto, hablando de idiomas, ¿saben que el sublime Parlamento de Europa ha aprobado que la nueva patente europea funciona en tres idiomas: inglés, francés y…. oh, la, lá!! alemán? Es decir, una lengua europea como el español, uno de los tres idiomas más hablados del planeta, 500 millones de hablantes, oigan, muy superior a los hablantes del francés o del alemán, ninguneada por la que se dice UNIÓN Europea. Y aquí como gilipollas vendiendo la filfa de la multiculturalidad por todos los departamentos de educación de la “multicultural” España de las 17 autonomías, y con un ridículo Senado donde la casta política se permite gastar 14.000 euros por sesión para traducir el parloteo lingüístico-regional. Es que somos la repera “multicultural”.

  22. Ana Belén
    4 febrero 2011 a 10:32 #

    Un artículo muy ilustrativo, Antonio (disculpa por no haberme referido a él en un comentario que hice antes). Esto es un desastre generalizado, un sin sentido… Esperamos el siguiente artículo que anuncias, De la cuna a la trena. Un saludo.
    (Y sigo sin entender lo de Alemania, José Miguel. Que mi comentario es ingenuo, lo asumo, pues como ya he dicho, no tengo mucha idea de economía ni de relaciones políticas internacionales. Probablemente mi opinión al respecto es demasiado simple, pero creo, aunque sea simplificar demasiado, que si nosotros tuvieramos una clase política como Dios manda o fuéramos un país solvente, en todos los sentidos, no necesitaríamos estar bajo la batuta de nadie. Somos un país de segunda o de tercera y está claro que por nosotros mismos no avanzamos, no hay más que ver la situación en la que nos encontramos)

    • José Miguel
      4 febrero 2011 a 10:53 #

      A Ana Belén: como he escrito en un mensaje anterior, la “anécdota” de agricultores franceses volcando en la frontera los camiones españoles cargados de muy competitivos productos agrícolas que la agricultura francesa y la alemana no podía soportar, hizo que se desmontara la agricultura e industria españolas a cambio de la limosna de los fondos estructurales. Y ello ha derivado en la actual desastrosa situación económica española, que ha quedado indefensa y al albur del eje franco-alemán. Nos hemos creído que estos dan dinero a fondo perdido. Pero en la dialéctica de Estados, unos están enfrentados contra otros, es decir, que a un Estado le interesa que su competidor se debilite. Francia y Alemania buscan preservar la duración y fortaleza de sus propios Estados, no de la Unión Europea, esto no es más que la estrategia para subordinar al resto de países a sus intereses. ¿Qué consecuencias ha tenido euro en la economía española? ¿Acaso no ha provocado desde su implantación una desmesurada subida de precios, burbujas inmobiliarias y demás? Nos hemos repantingado creyendo ser europeos del euros, pero limitándonos a encarecer la vida de los españoles, a ablandarlos recibiendo fondos estructurales europeos “cómodamente”. Por cierto, Ana Belén, es muy curioso que ante lo realmente existente, es decir, la crisis económica que tiene postrada a España, no te provoque el más mínimo atisbo de duda, crítica, a lo que haya podido influir esta última decada “europeísta”. Tu europeísmo parece impermeable a la realidad, simplemente, confías en el eje franco-alemán de forma dogmática. Si tan buena era la Unión Europea ¿cómo no nos ha protegido del desastre actual? ¿Qué datos tienes de que España no hubiera seguido un curso económico más próspero o, al menos, no haber caído en esta situación crítica de no haberse integrado en la Unión Europea? ¿Acaso no hay países de Europa que no se han integrado en la “unión” y han sobrevivido económicamente? Hay muchos españoles débiles, con “autoestima” tan baja, que desprecian las posibilidades del propio país. Esto es muy típico del español medio. Si escuchas a alguien hablar de su propio país, ese es español, suele ser el dicho. Y tiene mucha razón.

      • Jesús San Martín
        4 febrero 2011 a 11:07 #

        Es peor todavía José Miguel, porque no sólo se destruyó el tejido industrial sino que los fondos se utilizaron para deficitarios trenes de alta velocidad que compramos al eje y para hacer autopistas por donde circulan los audis. ¿Sin autopistas podrían vendernos audis? ¿Podrían venir a la costa sin las carreteras, donde somos sus criados y limpiamos las heces de sus ancianos, mientras se sobrecarga nuestra capacidad asistencial? Sin poder devaluar no podemos competir, por lo que nos eliminan como competidores. De todas formas esto es muy conocido, está en la red desde hace tres años, pero es como la manifestación de Murcia, nadie que existe.

      • Ana Belén
        4 febrero 2011 a 11:21 #

        Agradezco mucho tus reflexiones, José Miguel, y que me lo hagas ver, pues estoy de acuerdo con tus afirmaciones sobre economía, pero en la crisis algo más habrá influido, porque al fin y al cabo nuestra economía dependía excesivamente del ladrillo. Y junto a eso, hubo una mala gestión por parte de un gobierno que negó sistemáticamente que hubiera crisis durante dos años. Sobre los países que no se integraron en la Unión son países que tienen una fortaleza económica y riqueza de la que España carece. Si no nos convenía entrar en la Unión, entonces mi pregunta es ¿por qué entramos? ¿por qué no tomamos ejemplo de los que no lo hicieron? Sobre lo de ser una española con la autoestima patria baja, ahí me has calado, lo admito. Qué quieres que le haga. Quiero a mi país, pero no me gusta en lo que lo están convirtiendo unos políticos que están ahí porque les han votado. Quizá tengo a Alemania muy idealizada, pero te aseguro que no influye en mi opinión su economía, sino otros factores, a saber: educación en todos sus aspectos y sociedad. Si estoy equivocada, ya lo comprobaré in situ, pues me marcho para allí en cuanto termine el curso. Allí todavía se respeta la profesión docente y a los profesores de humanidades. Un saludo y gracias otra vez.

      • José Miguel
        4 febrero 2011 a 14:52 #

        Ana Belen: respondí en otro mensaje que si entramos en la Unión Europea, fue por el papanatismo europeísta que comienza en Ortega y Gasset, una ideología que ha calado en el tuétano en todos los partidos políticos. El resto de Europa nunca ha querido a España, eso es un hecho históricamente objetivado. No tenemos más que comprobarlo en la nueva patente europea: excluyen un idioma el español, que tiene la misma universalidad que el inglés; en cambio, introducen el francés y el alemán. Pero, por ejemplo, por qué España no promueve y establece relaciones político-económicas con China, que siempre ha tenido en gran estima a España. Y ahí están también los países iberoamericanos, con enormes recursos en materias primas, y que pertenecen a la misma órbita histórico-cultural que España. Esto no se hace de la noche a la mañana, obvio es, pero por ahí habría que tirar. Europa siempre ha sido y es un nido de tiburones, cosa que la Historia constata palmariamente: siempre hemos estado a hostias.
        En una cosa estoy completamente de acuerdo: este es el gobierno más nefasto que uno haya podido conocer en su insignificante existencia (y no milito en ningún partido, que conste). En lo de la “autoestima”, no personalizaba, sólo lo cité como trastorno sociológico en España. El leyendanegrismo es una peste difundida por los países protestantes (y tampoco hay que comulgar con la leyenda rosa).

  23. Alice Gould
    4 febrero 2011 a 15:30 #

    Cuánta razón llevaba el bueno de Ortega (que, por cierto, ”emigró” intelectualmente a Alemania en busca de ideas…) cuando dijo aquello de que al español se le reconoce cuando habla de su país. Totalmente de acuerdo, José Miguel. Pero ¿acaso no nos caracteriza también ese ”echar las culpas a otros”? Que sí, que sí, que la culpa de todos nuestros males la tiene Alemania. A nosotros, los pobrecitos españoles, nos la han ‘liao’. Como siempre, vamos.

    Citáis múltiples anécdotas que respaldan vuestra teoría de una Alemania que vive a nuestra costa. Me encanta sobretodo eso de ”la perfidia de los banqueros alemanes”. Estoy de acuerdo, que conste. Los bancos apestan. Y en tiempos de crisis, más intenso se vuelve este hedor. Pero ¿no sería más conveniente dirigir la crítica al sistema capitalista en general? Supongo que eso es apuntar demasiado alto; sería un objetivo poco nítido. Mucho más fácil culpar a los banqueros de X país, y seguir encendiéndole velitas a nuestro patrón san Botín.

    Os doy la razón en (casi) todo lo que decís. Sería una necia si no lo hiciera. Pero no coincido con vuestra interpretación de los hechos. Lo siento, pero el victimismo patrio me puede. Para empezar, en el fregado de la Unión Europea nos hemos metido voluntariamente. Y si lo hicimos fue también para chupar del bote, que antes de que formasen parte de ella países como Turquía éramos nosotros los que recibíamos las ayudas.

    ¿Que ahora Alemania se pide a los cerebritos españoles? ¿Que no lo hace por nosotros sino por sí misma? ¡Por supuesto! Al igual que hizo allá por los 60 con los Gastarbeiter. En economía y política no existen los acuerdos desinteresados. Sin embargo, esto no quiere decir que éstos sean perjudiciales. Al igual que entonces, con el fin de solucionar un problema de falta de personal, dieron la oportunidad de prosperar a montones de españoles. Que si, que necesitaban mano de obra y Deutschland no es una Hermanita de la Caridad. No debe olvidársenos que la mayor parte del dinero de dichos trabajadores fue a parar a España. Es decir, nuestro país lleva ya mucho tiempo nutriéndose de las potencias, como para que ahora les miremos con gesto airado. Ah, y es que ellos nos quieren sólo para entretener a sus jubilados en Mallorca… ¡pues menos mal! ¿O es que se os olvida que una de las principales fuentes de ingresos española es el turismo? Yo a esto lo llamo simbiosis, y no carroñerismo. Y, desde el punto de vista de un profesional español que aquí no es valorado… ¿no créeis que le compensa probar suerte allá? Si esto perjudica a España y nos deja secos en cuanto a cerebritos, será porque España no invierte en educación e investigación.

    España se hunde. Igual que Alemania (que va a otro ritmo, pero su decadencia ha empezado ya). Mencionábais por ahí la fuerte presencia en los medios alemanes (en sensacionalistas como Bild ya ni hablo) de referencias a la próxima quiebra de España (bueno, más bien de todos los conocidos como PIGS: Portugal-Italy-Greece- Spain, según nuestros amigos británicos). Y se frotan las manos, ¡claro que lo hacen! De eso va el sistema. Del mismo modo en que lo hacemos nosotros mientras vemos cómo otros se hunden. Y, además de esto, creo que la intención no es tanto hacer leña del árbol caído como transmitir al pueblo cierta catarsis, ese alivio que da el saber que hay otros a los que les va peor.

    Y no os vayáis a pensar que nuestros medios no nos manipulan respecto a la situación de Alemania. Hace un mes escaso ACS (la empresa del presi del Madrid) adquirió un 31.59% de Hochtief (que bastante fastidiados se han quedado los alemanes…). Así que no vengáis sólo con la historia de ‘pobrecitos españoles sin dinero que son engullidos por las potencias’. En España hay más dinero del que nos cuentan. El problema es que lo tienen los de siempre. A mí, al menos, me lleva a reflexión el hecho de que una empresa de un país que va camino de la quiebra pueda permitirse una OPA a Hochtief… ¿a que va a ser que en vez de mirar para dentro e intentar solucionar los abusos de NUESTROS banqueros, preferimos escupir un poco más lejos, para que no nos vean abrir la boca? ¿Y si tratásemos de impedir que éstos nos vendan a otros países? ¿Y qué pasa con la compra de deuda española que ha hecho China? ¿También es culpa de Alemania? ¡Anda ya!

    Seguid criticando a Alemania/Francia si eso os hace felices. No os culpo, todos necesitamos un chivo expiatorio. Pero vaya, que tampoco os veo con iniciativas. El español medio tiene también la fea tendencia a quejarse desde el sofá (compárese la reacción de los franceses ante la reforma de las pensiones, y la que ha habido aquí).

    Me despido con la petición de que vuestras perspectivas respecto a Alemania no os impidan valorar al país como se merece. Y son palabras de alguien que ha vivido allí, y se siente orgullosa de haber estado en una tierra en la que la cultura está tan profundamente arraigada, y el trabajo y la inteligencia del individuo son valorados de manera directamente proporcional a la indiferencia que se les muestra aquí. Y sí, esto suena idealizado, un Schlaraffenland cultural, que dirían ellos. Pero es que, viniendo de España, es muy fácil enamorarse de Alemania. Si uno no peca de aristofobia a nivel de naciones, claro… (qué discusión tan orteguiana nos está quedando):

    “(…) Así, un pueblo que, por una perversión de sus afectos, da en odiar a toda individualidad selecta y ejemplar por el mero hecho de serlo (…), causará irremediablemente su propia degeneración. En mi entender, es España un lamentable ejemplo de esta perversión”. // (…) Por una extraña y trágica perversión del instinto encargado de las valoraciones, el pueblo español, desde hace siglos, detesta todo hombre ejemplar, o, cuando menos, está ciego para sus cualidades excelentes. Cuando se deja conmover por alguien, se trata, casi invariablemente, de algún personaje ruin e inferior que se pone al servicio de los instintos multitudinarios”.// “La ausencia de los mejores, o, cuando menos, su escasez, actúa sobre toda nuestra historia y ha impedido que seamos nunca una nación suficientemente normal, como lo han sido las demás nacidas de parejas condiciones”.

    Qué diagnóstico tan acertado…

    Un saludo y espero no haber ofendido a nadie con mi opinión (que no deja de ser, al fin y al cabo, una de tantas). Será que los filósofos alemanes me han contagiado su vehemencia.

    A. G.

    PD: Y antes de que alguien me acuse de anti-España o cosas de ese tipo, me declaro por si acaso ya oficialmente cabreada con mi país. ¿Que soy una esquirol? Bueno. Yo más bien me veo como la madre que se enfada con sus hijos y los critica esperando que mejoren. Que acomodarse en el patriotismo es cosa mala…
    .

    • José Miguel
      4 febrero 2011 a 18:56 #

      Lo idea principal que desprende tu mensaje Alice, es tu adhesión inquebrantable al mito de la cultura, una idolatría que envuelve a la sociedad española actual. Pero te diré una cosa para triturar ese Volkgeist germano, otra ideología que ha configurado la pesadilla de las 17 autonomías españolas: el proyecto político más horrendo en la Historia, el suprematismo racial ario, el nazismo, surgió de la sociedad más refinada culturalmente que había en el planeta en aquel tiempo: la Alemania del primer tercio del siglo XX. Y ya ves tú, cómo “acertó” Ortega en su diagnóstico de que España era el problema, y Europa la solución. Sí, desde luego, la solución final nazi, porque de haber ganado la guerra, los hispanoamericanos habríamos sido los siguientes en ocupar las cámaras de gas. Hasta un germano como Thomas Mann, se previen de sus propios compatriotas. Pero sólo en España existen muchísimos incondicionales filogermanos, impermeables a cualquier contradicción entre sus deseos y la realidad, hasta el punto de que ponen por delante sus deseos, que si no coinciden con la realidad, peor para la realidad. Esto ha sucedido en la última década con España. Y, desde luego, me río (por no llorar) del olfato de los “seres superiores” de Ortega, como bien nos ha demostrado la Historia. Como si España no hubiese tenido en su Historia verdaderos seres superiores, y planes y programas históricos como la conformación del primer imperio global de la Historia, cosa que los protestantes, germanos, franceses, ingleses, holandeses jamás han podido digerir, y que depredaron de aquel proyecto todo lo que pudieron. Alice está envuelta también el mito de la sublime Europa. A mí Alemania no me da ninguna envidia; nunca me fiaría de un pueblo con ese pasado. Por cierto, el primer proyecto (o segundo podría decirse, si contamos a Carlomagno) de unir Europa, es el de Hitler, que quería conformar la Europa de los pueblos. Imagínense si hubiese podido llevarlo a cabo.

    • Francisco Javier
      4 febrero 2011 a 20:37 #

      Bueno, bueno, yo también conozco ese país y ni tanta cultura, ni leches. Me parece desde luego errado considerar que hoy en día es un país de nazis (con Austria tengo mis dudas), pero yo no vi a todo el mundo leyendo a Goethe o Kant: leían basura, como en cualquier país de Europa. Estar en Alemania pensando que uno se encuentra en la tierra de los filósofos y los poetas es propio de una mentalidad adolescente, erhabene gilipollez . Se cura con el tiempo.

      • José Miguel
        4 febrero 2011 a 20:53 #

        Francisco: sucede que en España muchos se dedican fervientemente a la “memoria histórica”. Spain is different. En Alemania no se da semejante evocación: si empezaran a “raspar” las conexiones con el nazismo entre los propios alemanes, antepasados, parientes, ciudadanos actuales que comulgaron con aquello… te aseguro que el resultado distaría bastante de la “memoria histórica” cinematográfica edulcoradita y exculpatoria del pueblo germano ofrece, por poner un ejemplo (entre bastantes otros que hoy van proliferando) “El niño del pijama con rayas”.
        De todos modos, qué mas da lo de ser o tener más cultura: el formalismo de la cultura no nos dice nada, puesto que también el nazismo es cultura, y la silla eléctrica también. El filósofo Heidegger congeniaba con el nazismo, Habermas adolescente también comulgó con aquello…

    • Jesús San Martín
      4 febrero 2011 a 22:45 #

      Matizando.
      Estamos donde estamos por nuestra propia responsabilidad, es decir, por los políticos que votamos. Salíamos de una dictadura y entramos en la comunidad europea para estabilizar el país, y eso hubo que pagarlo con lo que se ha comentado, y con la entrada en la OTAN (no es poco teniendo en cuenta la neutralidad de Irlanda que también está la unión europea).
      Habría que ser muy prudentes con decir que el dinero lo recibió España, porque lo recibieron las multinacionales que hacían las obras, no precisamente españolas sino alemanas, aunque a ese aire también se desarrollaron las constructoras españolas (y toda la corrupción político-empresarial de los megaproyectos). Por otro lado, ya he comentado que una vez construida la infraestructura nos siguen vendiendo trenes y audis, por cierto ¿qué empresa española ha perdido un contrato en Arabia por maniobras políticas de Francia? Pero lo peor de todo es el control del banco central por Alemania, cuando Alemania estaba mal y nosotros creciendo, nosotros necesitábamos tipos altos y ellos bajos, resultado, se pusieron bajos, lo que alimentó la especulación que ahora explota. Para que todo esto no quede en palabras, observa la nacionalidad del presidente del BCE y del futuro, se lo cambian entre ellos. Otro temas, el gobierno, con ser desastroso, tenía la deuda pública bajo control, lo que estaba mal era la deuda privada, de la que un 25% tenía Francia y un 20% Alemania, y para que sus bancos no pierdan lo pagamos nosotros con la rebaja de sueldo, asistencias social de todo tipo y prolongación de la edad de jubilación. Regreso a lo ya tratado, si no podemos devaluar no podemos competir, y suceden dos cosas, por un lado no podemos competir, y por otro como nuestra moneda es fuerte, porque es el euro, seguimos comprando al eje.
      Fijémonos en los tiempos, dentro de tres años, quienes no cumplan los criterios serán expulsados ¿por qué tres años? Tiempo para quedarse con lo monopolios estatales para pagar a los bancos alemanes, aunque lo lógico es que si están para ganar también están para perder. En realidad ha sucedido lo que el almirante Canaris quería: que Europa se uniera en torno a Alemania. Es muy probable que el euro se parta, en cuyo caso nosotros quedaremos fuera, y ahora lo divertido, tu dirás me quedo con euros, ¡pues no te sirve para nada! porque todos los euros no son iguales, sino que se puede distinguir el país emisor. ¿por qué esa manía de querer eliminar los billetes de 500 y tanto jaleo con que hay muchos falsos? Porque precisamente son los alemanes, y con pocos puedes guardar muchos, ojo por tanto con la nueva ley que te quiere hacer llevar los billetes viejos al banco, porque te darán euros españoles (coge un billete de 50, verás como detrás del número de serie hay una preciosa V, que indica España)
      En el otro lado de la balanza, ellos son muy trabajadores y nosotros unos vagos, ellos luchando por la calidad y nosotros hostiando y desacreditando al profesor.
      En cuanto al medio plazo, es cierto que Alemania tiene una población decreciente y acabará hundiéndose, pero nosotros la tenemos más vieja. Desgraciadamente, ellos forman ingenieros, y nosotros con la educación actual no lo hacemos, así que no podremos recuperar el tejido industrial: basta echar un vistazo a la nacionalidad de las empresas de ingeniería que trabajan en España.
      Teníamos, merecidamente muy malas cartas, pero las pocas buenas que teníamos nos las rompieron el 11M, y toda la estructura política de la EU cambió entonces, ¡qué casualidad! la misma que en Irlanda, el primer referéndum salió no a la EU y se repitió hasta que salió que sí.
      ¡qué sí, que somos unos enclenques de mierda! pero los bancos del eje son puro fascismo. Saberlo no es para quejarse, es para trabajar duro y salir del agujero. No confundo a los ciudadanos de un país con la estructura mafiosa-empresarial-vampiresca del mismo, esos ciudadanos trabajan bien y duro (lo que no hacemos nosotros) y tienen un país mejor. También se valora y respeta la enseñanza, y este gobierno de mierda está ahí con nuestros votos, aunque el que más corrupto de todos, con casos de asesinatos de estado ¿de qué país recibía dinero? ¿De Alemania? ¡qué casualidad! pero el dinero no se regala, tiene un precio, y todo empezó. Si alguien quiere verlo en otro contexto, que lo vea en las guerras del opio chino-británicas, China estaba en un total declive, pero ¿de qué lado estaba justicia?
      En conclusión, nos pisan el cuello, pero en el suelo nos hemos puesto nosotros solitos, y no hacemos nada para levantarnos, las reglas son esas, si está en el suelo se le pisa el cuello, y es cierto, de ser la circunstancia la contraria, estarían pisando el cuello nuestros bancos, la nacionalidad del banco en sí no importa.

      • marile
        4 febrero 2011 a 23:16 #

        y si estamos aquí por nuestra propia responsabilidad ¿para qué queremos un gobierno?

      • Jesús San Martín
        5 febrero 2011 a 9:25 #

        Cuando digo “nuestra” no es sólo en sentido individual, sino el conjunto de acciones tanto individuales como sociales que resultan de la interacción, así como las circunstancias, unas históricas y otras creadas. Leyendo las payasadas que comenta José Antonio se me cae el alma a los pies, no es que destrocemos la educación, es lo que comenta Pablo, es que nos cargamos hasta la dignidad individual, y sin ella no puede haber una dignidad social.
        La solución que veo al problema es una educación de calidad, que además dote a los ciudadanos de capacidad crítica, y ya se encargarán ellos de cambiar el rumbo poco a poco. Una sociedad idiotizada, infantilizada y narcotizada como la nuestra, donde las más altas cotas de realización personal son las estupideces de besar a la gente por la calle, leer un poema por el telefonillo, o las descritas por José Antonio, no tiene ningún futuro, salvo el de limpiar las heces de los ancianos extranjeros y ser camareros, porque para eso es lo único para lo está preparada, y aunque esas tonterías son muy divertidas cuando uno es un adolescente (adolescente porque adolece de cabeza) resultan muy perjudiciales unos años después cunado hay que ganarse la vida.

      • marile
        5 febrero 2011 a 12:34 #

        ¿Te parece que leer poemas y besar a la gente son asunto menor? Cierto que hace falta un cambio social, y la mejor arma para ello es la escuela. Pero no una escuela que forme trabajadores en serie o buenos profesionales, que también. Sobre todo hace falta una escuela que recupere la cordura y que se dedique a formar ciudadanos críticos, responsables y exigentes. Una escuela que recupere la esencia del ser humano en sus dimensiones éticas, espirituales y estéticas. Ese es el cambio social.

        Dices que somos una sociedad infantilizada y resulta cuando menos curioso. Yo pisé una escuela por primera vez a los 6 años. Hasta entonces tuve el privilegio de ser una niña, hoy llevamos a los niños a la escuela a los 3, incluso antes, y ya hay quienes defienden que la apertura de plazo de los 0 a los 3 en vistas a la conciliación de la vida familiar y laboral. Ya no hay infancia. Sometemos a los niños al ritmo de trabajo y estress trepidante del adulto ya desde que vienen al mundo. Así no hay cambio social que valga.

        Cuando dije que estas circunstancias no necesitamos gobierno lo dije en serio aunque soy consciente de que no es más que una utopía. Si la democracia necesita de personas formadas integralmente -no solo a nivel laboral- para funcionar, más aún lo necesita una anarquía. De todas formas, tienes razón en muchas de las cosas que dices, la economía gobierna nuestras vidas, pero no creo que ese sea el principal problema. El principal problema es la corrupción política. Y eso es algo que solo una sociedad formada por individuos responsables y honestos que exijan esas mismas virtudes de sus gobernantes puede cambiar. No hace falta ser ingeniero para ello, de hecho Alemania de esos debe andar escasa ya que tiene que importarlos.

      • Jesús San Martín
        5 febrero 2011 a 14:16 #

        Por eso que la poesía y los besos no son asuntos menores, sino muy importantes, no se les puede trivializar y quitar el respeto que merecen. El amor de una madre, el amor de los enamorados, la pasión ¿pueden arrastrase por el lodo por las gracietas de unos idiotas?
        Siempre es malo que una herramienta se salga de su ámbito de aplicación: un martillo es ideal para clavar clavos, pero no para arreglar el televisor. Las sociedades cometen el mismo error una y otra vez, una herramienta (idea) que es buena, se aplica en todos los niveles de la sociedad y el resultado es el desastre; por ello, en este momento, nuestra sociedad es enfermizamente económica, como fue enfermizamente religiosa en la edad media. Las revoluciones me dan pánico, y las que imponen valores mucho más, a mí me gustan las matemática, hay quien las odia, pero la gente es suficientemente mayorcita para elegir lo que quiera, si hay personas a las que les gusta ganar dinero como a mí las matemáticas me parece bien, el problema es cuando lo hacen por seguir la corriente social. Más que un cambio espiritual, signifique eso lo que signifique (los ateos no tenemos alma, la tenemos hipotecada en el infierno), querría que la gente fuese crítica y consciente para elegir ellos libremente lo que consideren oportuno, y otra vez acabo en la escuela: en la de Deseducatvios, los clásicos, y nada de descubrir El Mediterráneo.

      • José Miguel
        5 febrero 2011 a 14:28 #

        De todos modos, este pringue sentimentaloide tiene sus antecedentes, en un “principio” que yo solía escuchar en conversaciones informales entre maestros, incluso antes de la LOGSE: “al alumno lo que hay que darle o mostrarle es cariño”. Algo a lo que yo me oponía dialécticamente, con el concepto de “respeto”. Algunos colegas no distinguen, pero es vital profesionalmente.

      • marile
        6 febrero 2011 a 1:05 #

        Clásicos. Llevo tiempo preguntándome qué coño es eso de los clásicos y escuche de boca de un arquitecto, no recuerdo su nombre, una definición que me convenció “un clásico es aquello que no se puede mejorar, una obra perfecta”. Según ésto, si hablamos por ejemplo de literatura, tan clásico es el Quijote en su género como el Alcón Maltés en el suyo. Pero si hablamos de cine, clásico es “el gran dictador” de Charles Chaplin y clásico es “Pulp fiction” de Tarantino, y si hablamos de música , clásico es Mozart y clásico es Pink Floid. ¿a qué clásicos te refieres?. Clásico es el cuento de Caperucita Roja y clásicos son los cuentos y las leyendas que posee cada cultura y que transmiten las madres a sus hijos generación tras generación. Si coincidimos en la definición de clásicos, coincidimos también en que no hace falta descubrir el Mediterráneo. Siempre ha estado ahí y en unos cuantos milenios no se va a ir a ningún sitio. Quienes quizás sí nos movemos somos nosotros y por eso a veces no lo vemos.
        Pasamos del antropocentrismo donde el hombre es considerado centro y medida de todas las cosas a un heliocentrismo en el que el hombre se diluye en la inmensidad del cosmos. Pasamos de considerar el dogmatismo religioso de la Edad Media en el que Dios es trino y uno (signifique lo que signifique eso) a renegar de todo lo divino y de lo humano es un descreimiento tal que deja al hombre desarmado de todo tipo de espiritualidad y condenándolo a un materialismo salvaje en el que lo vales lo que tienes. Supongo que cualquier profesor de filosofía de este foro te podrá dar una definición más acertada de espiritualidad que yo, pero tal y como lo entiendo es aquello que te impulsa a actuar y estos impulsos pueden ser nobles, como el amor, la amistad o el altruismo, o innobles, como la avaricia, la soberbia o la ira. Es lo que te diferencia a ti que sientes pasión por las matemáticas que ayudan a la comprensión del mundo de quien su única pasión es hacer dinero y con ello contribuyen a su destrucción.
        A mí las revoluciones no me dan miedo, cada cambio generacional supone una revolución en la medida en que se cuestionan unos dogmas socialmente aceptados y se sustituyen por otros, lo que me da miedo es que se haga con violencia. Lo que me aterra son las guerras. Y a día de hoy tenemos aproximadamente 50 conflictos armados. Una locura. Y no creo que me equivoque si digo que todas ellas son fruto de la avaricia.

      • marile
        6 febrero 2011 a 1:10 #

        Bueno Jose Miguel, ciñéndome únicamente a tu texto, no veo dónde está la oposición. Tampoco hay que generalizar ¿no se puede respetar con cariño? Se respeta lo que se ama, creo yo, y no veo el inconveniente en demostrarlo. Es más, diría que demostrarlo es sano porque ayuda a expresar los sentimientos y eso no puede ser malo. Aunque celebrar el “día de los enamorados” en el cole tengo que darle la razón a Jose Antonio, me parece un poco exagerado. Bueno, me parece demencial ¿el día de los enamorados? Si, definitivamente se les va la olla. Yo propondría como lema “haz el amor y no la guerra”

      • José Miguel
        6 febrero 2011 a 8:56 #

        ¿”Respetar con cariño”? Bueno, en primer lugar, es el niño quien debe dar la venia a quien pretenda “darle cariño”. No sucede lo mismo con el respeto. Por otro lado, hemos conocido de antaño a algunos propagadores del “cariño”, muy “efusivos” ellos, y, claro, eso pasa porque no se deslindan los afectos, pues sabemos que eso del “cariño” es asunto embarrado. Pero el respeto es principio de reciprocidad ineludible y exigible, se quiera o no, es decir, un deber. No el cariño. Quien se tome la libertad de “ofrecer cariño”, allá él o ella, pero eso es muy distinto de establecerlo como principio profesional docente, que es lo que yo criticaba.

      • Jesús San Martín
        6 febrero 2011 a 9:28 #

        Estamos casi, casi, de acuerdo en la definición de clásicos, una obra que no se puede mejorar. ¿Estás de acuerdo conmigo en la definición de sabiduría: el poso que queda cuando se olvida la erudición? ¿Crees que olvidada la erudición, la gente dentro, no de un siglo, sino sólo 50 años, sabrá quién es Pink Floid? La gente suele confundir artesanía con arte, y el día a día, tal como Pink Floid, es agradable en su escaso tiempo de supervivencia, pero no queda en la historia universal, eso lo que le falta a la definición de clásico, que quede en la cultura universal, y a ese nivel no puedes poner a Mozart y a Pink Floidd al mismo nivel, ni al Quijote con Caperucita Roja, ni podemos poner el teorema de Pitágoras con los míos. La Iliada sigue con nosotros, pero la tradición de cuentos de su época, que podemos asemejar a Caperucita Roja ¡no!. En fin, tan clásico es el bocata de mortadela con aceitunas como la tapa de ibérico de bellotas, pero el primero es para quien no puede darse el gusto del segundo, y como ya dije en su día, como Cervantes sólo escribe él, por eso es el clásico.
        De todas formas, cuando me refiero a los clásicos lo hago en el sentido del conocimiento de la naturaleza humana que transmiten. La información, al respecto, que transmiten el Halcón Maltes o Caperucita Roja comparado con el Quijote es lo que media entre una noche cubierta sin luna (para los primeros) y el sol de Agosto a mediodía mirándolo de frente (para el segundo).
        No recuerdo si Chain o Florey (los descubridores de la penicilina, Fleming era un caradura de tres pares de narices) dijo que la gente se equivoca en las razones que llevan a los científicos a investigar, que no es el ayudar a la humanidad (aunque sea un subproducto), sino la mera pasión. Yo no hago matemáticas porque sean útiles a la humanidad, sino porque me gusta, y como conocimiento científico pueden ser buenas o malas según se utilicen. La famosa fórmula e=mc^2, es la basa teórica para las bombas atómicas, que ya sabemos lo que hicieron en Hiroshima y Nagasaki, y Einstein era pacifista.
        La avaricia puede que sea el martillo del que hablaba, una necesidad sacada de su contexto, pero no serviría para llevar a la gente a la guerra si no fueran tan ovejas.
        Cuando digo revoluciones me refiero a las transiciones violentas, aunque incluso pacíficas empiezan a resultarme desagradables si van acompañadas por la masa: “cuando todo el mundo sabe que es bueno ya no es tan bueno”, dice el koan Zen, y tiene razón, intuyo que la gente lo sigue como borregos. Me gustaría que la gente se fuera despertando sola, sin indicaciones de nadie, fruto de su reflexión.
        Te aseguro que me da tanto pánico la guerra como la gente que quiere que seamos todos buenos, no porque vea nada malo en que la gente sea buena, sino en los procesos subyacentes. Como mínimo, ahora, tenemos una dosis extra de mierda, bajo la forma de buenismo, realtivismo y gilipollismo agudo que dice “la Tierra no es de nadie, es del viento” ¡échale huevos! Porque, arropado con ese buenismo, nuestros ancianos trabajan deslomados hasta tres meses antes de morirse, los bancos se quedan con nuestras pensiones (fruto de nuestro esfuerzo) y los jóvenes tiene por delante sesenta años de limpiar el culo de ancianos europeos.

      • José Miguel
        6 febrero 2011 a 10:51 #

        Lo de la guerra depende, Marile: los judíos que iban en los vagones camino de la cámara de gas, se echaron a los “pies” (mejor dicho, orugas) de los tanques soviéticos que se cruzaron en las vías del tren y lo detuvieron, y los besaron durante largo rato. Ese “No a la guerra” es otro engendro acrítico de esta New Age de “abrazos gratis” plenos de “amor cósmico”.

      • José Miguel
        6 febrero 2011 a 12:23 #

        Se me olvidó: Marile, eso de “se respeta lo que se ama”, es muy cuestionable. Hay amores que matan. Lo que se respeta puede infundir amor, pero no todo amor infunde respeto. Desde luego que no. Por cierto, cuando atravieso los pasillos del centro, veo a esos “prodigadores de amor” a los que los alumnos les dan palmaditas en el hombro, pataditas ji, ji, ja, ja… en el trasero…, y estos docentes regalando innumerables sonrisitas. Cuando me he cruzado con alguno de ellos no se podría decir que me provocaran, precisamente, una sonrisa.

      • marile
        7 febrero 2011 a 12:08 #

        Jose Miguel, un niño con una afectividad sana que ha sido amado y querido por su familia traslada esa afectividad a sus maestros y si estos maestros saben corresponder creando un clima de afecto en clase estará favoreciendo que los niños se muevan con confianza, y no hay que olvidar que la confianza está en la base del respeto que tanto te preocupa.
        Por el contrario, si el maestro o maestra pretende guardar una distancia emocional del niño y centrarse únicamente en sus resultados académicos estaremos negando la necesidad emocional que traen a la escuela y mutilando una parte de su desarrollo. Sigo. Y si consideramos que percibimos la realidad con nuestras emociones, y no sólo con el entendimiento, por ejemplo, el famoso cuadrito de la vieja y la joven – percibimos una u otra según las espectativas que tenemos y no la razón- estaremos interfiriendo también en su aprendizaje. Si un maestro no es capaz de darle al niño lo que él espera, afecto, seguridad, y confianza, ¿cómo exigirle a cambio un progreso adecuado?

        El cariño y el afecto hacia el niño deberían ser parte de la personalidad del profesor. La cuestión no es si quiere o no quiere, debe. Y si alguno no se siente capaz de hacerlo más le valdría dedicarse a otra cosa. Sin ñoñerías.

      • marile
        7 febrero 2011 a 12:09 #

        Jesús, la historia universal no es la historia unos cuantos cuantos privilegiados con nombres y apellidos y unas fechas estratégicas que hay que aprender. La historia universal es la historia de la humanidad escrita por todos aquellos que nos antecedieron, incluso diría más, la historia universal es la historia del universo desde sus orígenes, desde ese controvertido segundo posterior al Bing Bang hasta hoy. Y visto así hasta Cervantes pierde protagonismo. La genialidad de Cervantes consistió en escribir un libro de caballerías en el que el Quijote era la antítesis del caballero, algo así como el antihéroe, un tradado de crítica a los valores que se reflejaban en la literatura de la época. Lo mismo sucede con Pink Floid o los Beatles, que independientemente de si te gusta o no su música rompió con los esquemas musicales del momento. Pero eso no los convierte en clásicos, los convierte en únicos y por ello trancenderán a la historia en sus respectivos ámbitos.

        Y si hablamos de naturaleza humana, sea lo que sea eso, vemos una doble vertiente como en la película sentido y sensibilidad. Lo que somos capaces de apreciar con el entendimiento y lo que somos capaces de apreciar con la emoción, y ambas cosas, entendimiento y emoción son inseparables en el ser humano. Los cuentos dan buena cuenta de ello. Yendo al ejemplo propuesto de Caperucita Roja, vemos en la figura del lobo la maldad en su estado más puro, y vemos la lucha del bien y del bien y del mal y el triunfo final del bien sobre el mal, pero vemos también emociones en el amor entre madre e hija , el miedo al lobo feroz, el sentido del deber de caperucita, el agradecimiento al leñador o la duda en casa de la abuelita. Con los cuentos enseñamos a los niños lo esencial para comprender las relaciones humanas, sus valores y sus normas, fomentamos su imaginación y creatividad y los introducimos en el maravilloso mundo de la literatura.

        Respecto a las razones que llevan a los científicos a investigar, contemplar únicamente la pasión lo veo un poco reduccionista. Quizás sea así para unos pocos pero la gran mayoría lo que buscan, según palabras de Bertrand Russel es renococimiento. Dice que si no hay formación técnica, libertad para crear y reconocimiento por parte de la sociedad se hace muy díficil, si no imposible el progreso ciéntifico y artístico . Aseguras dedicarte a las matemáticas porque te gustan pero si ese fuera tú único interés, escribirías tus teoremas y los meterías en un cajón. Sin embargo, los publicas y te lucras economicamente de ello a pesar de tener ya tu sueldo asegurado, luego buscas reconocimiento social y económico con ello. No sólo es pasión. Respecto al supuesto pacifismo de Einstein, hay mucha literatura escrita, él sabrá, pero no hemos de olvidar que fue un judío en la Alemania de la segunda guerra mundial y que posiblemente trabajó en la bomba atómica. Lo que es objetivo y fuera de discusión es que los americanos tuvieron su bomba tan sólo 6 meses después de la caída de Berlín y que fueron los científicos alemanes quienes la desarrollaron, primero en America, poco después en Rusia. Quiero suponer que ignoraban que sería finalmente utilizada, lo que no ignoraban eran sus efectos.

        Respecto a la avaricia, es lo que es, un deso desordenado de poseer riquezas y esto es algo que socialmente siempre ha estado mal visto. Casi todas las culturas han condenado la usura a excepción de ésta que parece que la ensalza. Empezamos por ver a un héroe en la figura de Mario Conde, o un hombre de negocios en quien se mete a “pasapisero” y acabamos viendo como el resultado de nuestro trabajo se dedica a rescatar a la banca, principal responsable de nuestros problemas. La avaricia es condenable en pequeña y en gran escala. Es condenable en Botín y es condenable en el vecino de enfrente que ha dado un buen pelotazo. Otra cosa es el egoismo que nos lleva a cooperar con los demás aunque sólo sea por afán de progresar personalmente, o la ambición, que en su justa medida también nos proporciona beneficios pero siempre y cuando no perjudiquemos a nadie con ello. No se puede ir pisando cuellos por muy cerca de los pies que creamos tenerlos. Eso no ayuda al progreso, a lo que ayuda es al deterioro de la sociedad.

        “Cuando todo el mundo sabe que es bueno ya no es tan bueno” Cierto, en mi pueblo se empezaron a plantar espárragos y se hicieron de oro, a la vuelta de 2 años todos plantaron espárragos y se los tuvieron que meter en sal. Necesitamos espárragos al igual que trigo, arroz, tomates y judías. Lo sensato es que la producción sea diversa al igual que la sociedad, ha de ser diversa o ya no será tan buena, será como la describe George Orwell en 1984. Lo bueno es la diversidad cultural y lo maravilloso la convivencia pacífica en esta diversidad. A mí lo que me da miedo es ver al musulman como un enemigo y que el musulmán nos vea como enemigos a nosotros, En nuestras respectivas culturas y familias todos somos buenos y si somos capaces de comprender esto, de ver al diferente como lo que es, un ser humano, entonces resultará muy difícil entrar en guerra con él. Y aquí no hay nada de buenisimo, relativismo y buenrrollismo. Es una necesidad si queremos hacer un mundo mejor en el que cabemos todos.

      • marile
        7 febrero 2011 a 13:35 #

        Y ahora tirarme también estos comentarios. Debo estar escribiendo un montón de disparates por lo visto. Al menos, Jesus, no te han valorado la cantidad de burradas que has puesto en tu primera intervenión de estas réplicas. Algo es algo.

      • Jesús San Martín
        7 febrero 2011 a 14:57 #

        Rusell era un gran pensador, pero no estoy convencido de que creyera que Bruno buscaba la admiración, quemándose en la hoguera, más bien pienso que Rusell debería haber sido más cuidadoso con su afirmación. Te aseguro que no me lucro con mis teoremas: no se pueden patentar; por otro lado mi sueldo es, esencialmente, en condición de profesor, no de matemático. En su día estaba bien situado, dejé el trabajo y me marché a hacer la tesis viviendo de lo ahorrado (durante tres años viví de mi dinero). Muy cabrón sería si no quisiera que el resto de los matemáticos utilizaran mis teoremas como yo he utilizado los suyos: cuando enseño los trucos de demostración a los doctorándos nadie me ve, podría quedarme con esos trucos y progresar yo solo y conseguir todo el reconocimiento. Es un análisis simplista pensar que comes rabo de toro para alimentarte, en vez de por placer.
        Para leer el Quijote no necesito haber leído ninguna novela de caballería, es intemporal, la característica de un clásico, algo de lo que carecen loa Beatles y Pink Floid; son como las novelas de caballerías, por mucho que gusten en una época, un tiempo después no representan nada ¿o conoces a alguien que lea novelas de caballerías, o ves los adolescentes escuchando a los Beatles con el mismo furor que cuando eran famosos? Pues a diferencia de ellos, Mozart se escuchó, se escucha y se escuchará.
        No hay maldad en estado puro, y aunque un cuento me lo transmitiera mejor lo hace un clásico. Los cuentos tienen su valor, como lo tiene un bocata de mortadela con aceitunas, si comparamos con el Quijote. Lo que no quiere decir a que la mortadela no guste. ¿Los niños aprenden o se les adoctrina? Ayer me comentaban el caso de una hija que reprochaba a su madre la cortedad de la falda. La hija estudiaba en un colegio de El Opus ¿no son valores? Qué lean a los clásicos y vean la contradicción del ser humano, nada de malo malísimo y bueno buenísimo, que aprendan a pensar y a ser críticos, que hoy no comemos chicha humana, pero lo han hecho nuestros ancestros: los valores cambian, y si crees que tú no la comerías, acuérdate lo que pasó en el avión accidentado en Los Andes, así que los valores de los cuentos los veo demasiado simples, no transmiten la realidad humana, eso lo hace un clásico: por lo tanto no los pongo al mismo nivel. ¿Conoces la versión original de Blanca Nieves? Entérate de lo que le pasa a los ojos de las hermanastras ¿es ese el valor que quieres transmitir con el cuento? Los valores cambian y han cambiado el cuento, el clásico no se ha movido un ápice.
        Ni posible, ni no posible, Einstein no trabajó en la bomba: firmó la carta al presidente que indicaba que era posibe. En cuanto a tu frase “Lo que es objetivo y fuera de discusión es que los americanos tuvieron su bomba tan sólo 6 meses después de la caída de Berlín y que fueron los científicos alemanes quienes la desarrollaron, primero en America, poco después en Rusia. Quiero suponer que ignoraban que sería finalmente utilizada, lo que no ignoraban eran sus efectos.” No solamente no es objetiva, sino que es falsa.
        La avaricia siempre se ha condenado ¿por quién? ¿por otda esa sociedad que tú mismo reconoces que lo admiraba? Entonces no veo que siempre haya sido condenada, sino admirada. No existe bueno buenísimo, ni malo malísimo, que decíamos antes. Y esto me lleva a estar de acuerdo contigo, en la necesidad de variedad en la sociedad, incluso a los que le gusta ganar mucho dinero (he dicho ganar, no robar). Pero entraremos en guerra, y lo sabes, porque igual que sabes que los simios saben contar, sabes que hacen la guerra y son caníbales, por eso la hacemos nosotros, y en Los Andes también comeríamos carne humana; no te engañes respecto a la naturaleza humana, y no confundas deseos con lo que está escrito en el código genético, algo que sufrirá la niña mencionada más arriba (que iba a un colegio de El Opus) cuando las hormonas se desboquen por sus venas, o en las de su pareja, porque si no se desbocaran no estaríamos aquí (y tampoco estaría en nuestro código genético)
        Un abrazo

      • Jesús San Martín
        7 febrero 2011 a 15:01 #

        Quizá no hayan valorado mis burradas porque son tan burros como yo, o les aburre el royo que he soltado y no han terminado de leerlo. ¿Quién sabe? que diría mi amiga Marile.

      • Con o sin ella
        7 febrero 2011 a 20:29 #

        Estoy de acuerdo

      • marile
        8 febrero 2011 a 22:24 #

        El conocimiento que desarrollaron Bruno o Servet tenía un valor intrínseco en sí mismo y defenderlo les costó la vida. Cuando Rusell habla de reconocimiento se refiere a ésto y no a la admiración hacia su persona. En cuanto a ti, lamento lo dicho, supongo que te había interpretado mal, pero si distribuyes tu obra no es sólo por el impulso de la pasión, que es algo individual, sino por ese deseo de reconocimiento que alude Russel y que claramente es algo más social ¿no? Deseas que tus teoremas sean conocidos y reconocidos. Y según has dicho anteriormente te da igual lo que se haga de ellos. ¿Es eso cierto? Los descubrimientos de Einstein nos dieron una nueva visión del Universo y gracias a ello tenemos hoy televisores y otros muchos adelantos tecnológicos, pero también gracias a ellos vivimos con la espada de Damocles sobre nuestras cabezas. ¿crees que de haberlo sabido hubiese guardado su fórmula bajo siete candados? A veces pienso que la tecnología avanza mucho más deprisa de lo que somos capaces de asimilar.
        Respecto a los clásicos, Borges escribió “Clásico no es un libro que necesariamente posee tales o cuales méritos; es un libro que las generaciones de los hombres, urgidas por diversas razones, leen con previo fervor y con una misteriosa lealtad”. Las obras literarias no tienen más valor en sí mismas que el que arbitrariamente les concede una determinada nación o sociedad. Para leer el Quijote, comprenderlo del modo en pretendes hace falta un bagaje cultural que no todo el mundo posee, un estudiante de primaria no. Lo que si puede un estudiante de primaria es valorar la grandeza de la obra e iniciarse en el gusto y en estética de lo que es bueno, pero en última instancia bueno es el Quijote y buenas son muchas otras obras literarias que no necesariamente hayan de ser intemporales.
        Un cuento tiene el valor que tiene, pero los buenos, los clásicos, aquellos que han sido ampliamente versionados como Caperucita y todos los que han sido recopilados del saber tradicional por escritores de la talla de los hermanos Grim han sobrevivido generaciones. A menudo se tacha las versiones originales como crueles y así es fácil encontrar otras nuevas más modernas en las que todos viven felices y comen perdices, las hermanastras de Cenicienta son encantadoras, el lobo es un tipo simpático y un tanto caradura y la mamá de Bambi no se muere, sólo se ha perdido. La vida no es así. ¿Eso es lo que quieres enseñar? Las personas mueren, son envidiosas como las hermanastras y pueden ser crueles como el lobo, pero podemos elegir cómo queremos ser. Los niños aprenden lo que está bien y lo que está mal. Adoctrinar es otra cosa, es ponerles un velo en los ojos que les impida discernir y por tanto elegir libremente. Los cuentos originales enseñan, las versiones postmodernas adoctrinan. Los cuentos son canela en rama para su formación. Quizás el bien o el mal en estado puro no exista más que para la filosofía o la religión, pero sí existen cosas que están bien y cosas que están mal.
        Un abrazo.

        PD. ya se han valorado las burradas, algunas no tanto.

      • Jesús San Martín
        8 febrero 2011 a 23:29 #

        Me imagino que ahora estaré un poco espeso. Estaba estudiando el obligatorio inglés de cada día y me he quedado dormido tres veces, y otras tantas he tenido que empezar el dvd.
        Tu primer párrafo me parece magistral.
        Primero actúo por pasión, el reconocimiento me gusta, pero aunque atacaran mi labor la seguiría haciendo, de hecho, para mantenerla he ido a contracorriente, con grandes costes económicos y de enfrentamiento. Decir que me es indiferente lo que hagan con los teoremas, es una forma de decir que los he desarrollado independientemente de lo que los demás piensen de ellos, obviamente me gustaría que fuera una buena aportación al conocimiento matemático, aunque esa aportación no se reconociera mientras yo viviera. Intuyo que tú realizas tu labor, de una fortísima componente humanitaria, con el deseo de que sirva y sea útil, aunque a ti no te reconozcan su labor, es lo que llevas dentro, más o menos eso es lo que pretendía transmitir: lo hago porque tengo la necesidad de hacerlo, como otros cantar o escribir.
        Mi convicción es que no hubiera guardado su conocimiento bajo siete llaves de saber en que se utilizaría. La ciencia no porta moral, es mero conocimiento sobre el universo, que se utilice destructivamente es una opción individual y humana. He pensado bastante sobre ello y veo un hecho positivo: cada vez que inventan un arma se olvidan de la anterior, pero la aspirina no se abandona porque se descubra otro analgésico, así que la capacidad destructiva no se acumula como lo hacen los efectos benéficos.
        Sigo discrepando en que el valor de un clásico esté otorgado por una sociedad determinada, pero estoy de acuerdo en que hay cosas buenas temporales. Un clásico, que reconocería cualquier sociedad y en cualquier momento, es el hecho de repartir el último calamar frito entre dos niñas, y si no fuera así yo no recordaría la anécdota, porque no me habría llegado al fondo de mi ser y no me habría obligado a visualizar la escena como lo hizo: no sé si esta vez he conseguido transmitir mi idea de clásico, aunque claramente sólo lo entenderás tú.
        No me refería a eso en los cuentos. En la versión original les sacan los ojos. Las versiones modernas son como las segundas partes.
        Te había malinterpretado en tu opinión sobre los cuentos, “canela en rama” indican que tienen mucho valor para ti y para la función que quieres utilizarlos. Sencillamente hablábamos de cosas distintas, tú referías a los niños y yo a los adultos, tú piensas en el centenar largo de conflictos armados y yo en las dos guerras mundiales, lo que no me hace creer en la bondad de toda la humanidad.
        No sé a qué burradas te refieres, he mirado mis post en este artículo y no he visto que los hayan valorado negativamente. No te fíes de mi lenguaje, a veces es muy brusco, más que brusco, pero las afirmaciones llevan datos detrás y un análisis crítico de un montón de horas, pueden parecer exabruptos por el tono, pero es sólo por el enfado que me producen ciertos hechos.

      • marile
        12 febrero 2011 a 15:47 #

        Cuando yo comencé a realizar mi labor era de una gran componente humanitaria. En la actualidad, ese humanitarismo se está ahogando en un mar de burocracia que nos obliga a apuntar la más mínima acción que se realiza. Supongo que algo parecido os sucede también a vosotros, una cosa es la coordinación y otra el mar de arena bajo el que nos sepultan la inmensidad de indicadores cuantitativos que hay que formalizar y que sustituyen a los cualitativos tan difíciles de reflejar. No existen. Y consecuentemente acaban por desaparecer.
        Si piensa que la escena del calamar es capaz de hacerme comprender qué es un clásico es que me sobreestima. No tengo la más remota idea de lo que quiere decir, si es que quiere decir algo.
        Soy docente, maestra, aunque no ejerzo lo profesión. Y sí, los cuentos tienen un gran valor para mí, no sólo como maestra sino como madre. En una ocasión le escuché a Miriam Nemirovsky que los cuentos son un valioso material didáctico, no es sólo por lo que pueden enseñar, que lo hacen, son que además suponen un primer contacto con la literatura. Pueden aprender la estructura de una historia: la presentación, el nudo y el desenlace. Pueden además comparar las diferencias entre las distintas versiones de una misma historia y comprobar que a pesar de ellas la historia pemanece intacta y pueden escribir ellos mismos su propio cuento siguiendo la estructura.
        Cuando mi hija era pequeña, después de un largo día de trabajo en el que apenas habíamos tenido momentos que compartir, meterla su cama tras el baño y elegir juntas un cuento que yo le narraba y dramatizaba hacía que algo muy especial naciera entre las dos. Tenía especial predilección por uno que me hizo leérselo tantas veces que acabó aprendiéndolo de memoria. En ocasiones le cambiaba una palabra o una frase y me contestaba “no, no es así”. Otras era ella quien me leía a mí el cuento mirándo las imágenes. Empezó a hablar muy temprano. Cuando comenzó a asistir al colegio algo cambió. Dejó de leer cuentos y ya no le resultaba tan agradable que yo lo hiciera. Durante mucho tiempo dejó de leer cualquier cosa que no fueran sus libros de texto. Unos libros horrorosos, por cierto. ¿Cómo pueden obligarle a un niño a leer todo el día cosas así? El gusto por la lectura vino de mano de sus primos mayores. Habían leido tal o cual libro y lo comentaban entusiamados, entonces le picó la curiosidad y ella también los leyó. Hoy, las exigencias académicas y los deberes apenas le dejan tiempo para leer, aunque sé, que cuando sea más adulta y más capaz de organizar su tiempo, a pesar de la escuela, leerá. Lo lleva en la sangre y lo ve en el ambiente.
        Y ciertamente hablamos de cosas distintas, tú piensas en los alumnos que te llegan a la universidad, la élite, yo pienso en todos aquellos que acuden a la escuela, los que llegan a doctorarse y los que no terminan los estudios primarios. Y quién sabe, quizás si los turnos de trabajo y las exigencias familiares me lo permiten pueda algún día ejercer la docencia con los desheredados, con aquellos a los que el sistema ha deshechado y no pueden cursar unos estudios reglados.
        Un abrazo.

      • desechados
        12 febrero 2011 a 15:50 #

        Pues eso.

      • Jesús San Martín
        12 febrero 2011 a 18:13 #

        “Cuando mi hija era pequeña, después de un largo día de trabajo….”, cuando tú hija era pequeña, tras repartir los calamares con su amiga al ver que sobraba uno lo partieron por la mitad. “Eso es un clásico humano”, lo visualicé porque me llegó, vi a las dos repartiendo el calamar, dos niñas que no llegaban al borde de la mesa.
        Una cosa que he venido notando en el foro es que las personas ajenas a la actividad docente y directa en clase, como es tu caso, a veces expresáis opiniones muy negativas sobre la actividad que en ellas se realiza, en este caso el tipo de libros. Son como las espinacas en la alimentación, o las flexiones en el deporte, cosas necesarias para complementar e indispensables, aunque no sean agradables.
        ¡Burocracia! No paro, tenía que viajar a Dublín a principios de febrero, podría haber comprado el billete con meses de anticipación y ahorrar dinero a la administración, pero la factura tenía que ser de esta año porque viajaba este año, además tenía dinero por la lectura de una tesis, dinero que perdía a finales de 2010. Una locura que no veas. Las evaluaciones no paran, una por clase y semestre, cuatro este año, me imagino que con una bastaría, pero ¡no! El quinquenio lleva evaluación, los sexenios de investigación también y las programaciones de las clases no te digo, pero me niego a colgar nada en la red: la última moda. La semana pasada recibí un papel del rectorado pidiéndome no sé qué cosas sobre el grupo de investigación, y ahora que tengo una lectura de tesis me voy a hartar a rellenar papeles más una reunión. Les sumas los papelajos de los artículos y el resultado es que no he investigado en los últimos tres meses, y tengo un montón de cosas interesantes que hacer.
        No pienso sólo en los alumnos universitarios, si fuera así no estaría en el foro, donde prima la educación preuniversitaria, pero lógicamente controlo los problemas universitarios y me he especializado en conseguir rendimientos muy altos en los doctorandos. Formar un doctor lleva mucho tiempo y deben trabajar muy bien, tanto para su propia investigación personal como para la aportación a la sociedad.
        Los estudios no reglados son fundamentales, y seguro que casi todos los asiduos del foro han obtenido una gran cantidad de conocimiento de ellos. Algunas historias son hercúleas, pero como me las han comentado privadamente no las voy a detallar, pero son dignas de elogio e imitación. Edison es uno de mis maestros, uno de los tres grandes, y no tenía educación reglada, ningún genio la tiene, porque los Maestros no tienen maestros, prueba a buscar los maestros de Velázquez, Einstein, de cualquiera de los grandes. Cuando digo que no tienen educación reglada quiero decir que sus aportaciones vienen de su formación posterior a la reglada, cuando la tuvieron, no que se deba prescindir de ella, no tiene sentido inventar toda la matemática ni descubrir toda la física, o no progresaríamos.
        Hay un alumno tetrapléjico en la escuela, veo importante que le den clases particulares los profesores, y quien más ganará no será él, sino la sociedad, por lo que se aprenda sobre la enseñanza de estudiantes con dificultades. Tu actividad con los desheredados, que espero realices, como ahora lo hace la Sra. Mari, aportará visiones al proceso educativo. Cuando estuve en Dublín me enseñaron un libro de Euclides, modificado para la enseñanza a nivel básico, y que se puede usar para las personas con dificultades: habían sustituido las letras que representan los ángulos por colores, así decía rojo+rojo= amarillo, y en el triángulo había dos ángulo iguales pintados de rojo y uno tercero amarillo. Cuando lo vi, de quien me acordé fue de la Sra. Mari ¿todavía piensas que sólo me preocupan los alumnos universitarios?

      • desechados
        12 febrero 2011 a 21:57 #

        Me estás tomando el pelo ¿no? Dices ser matemático ¿de verdad piensas que sustituir letras por colores ayuda a comprender algo? No digo que no haya libros excelentes pero desde luego no veo ninguna excelencia en el ejemplo que has puesto.

        Si critico el sistema educativo es porque lo conozco, olvidas que fui alumna, lo sigo siendo, y sigo viendo los mismos errores. Lo es mi hija, y sigue padeciendo el mismo sistema en el que yo me eduque. Sobrevivirá al igual que yo lo he hecho pero al menos puedo criticar lo que me parece que está mal. Y mal está seccionar y mutilar el conocimiento en manuales de texto y mal está evaluar una paella por el aspecto final. Si enseñamos que lo importante es aprobar un éxamen sobre los contenidos de un libro concreto estamos devaluando en valor del conocimiento, ése que defendió Bruno, o Servet, o Galileo. Lo importante es aprobar, no conocer. Y aquí creo coincidir con lo que se defiende en esta plataforma, de no ser así, es que no he entendido absolutamente nada.

      • marile
        12 febrero 2011 a 22:01 #

        Pues eso, que olvidé el nombre.

      • Jesús San Martín
        13 febrero 2011 a 9:29 #

        Opinas así porque no trabajas en matemáticas. La letra que representa el ángulo carece de valor, es una variable muda, y puede ser representado por cualquier objeto que tenga las mismas propiedades de la estructura subyacente (en este caso pertenecer al cuerpo de los reales), y una forma de decir que dos ángulos son iguales es ponerles las misma letra o el mismo color (para los niños es más fácil darse cuenta de que dos ángulos son iguales si tienen el mismo color que si tienen la misma letra). Cuando hace unos días estuve en Dublín dando un seminario lo expliqué todo con habitaciones en un corredor y sillas dentro de ellas, que fue el truco que utilizamos para las demostraciones originales, luego lo escondimos todo dentro de nombres más apropiados. Si lo hubiese explicado con su formalista notación matemática, que nosotros mismos habíamos inventado, la gente tendría que haber hecho un gran esfuerzo para entenderlo. La técnica de las habitaciones es equivalente a poner colores: cambiar un concepto que la gente no comprende por otro con las mismas propiedades y al que están acostumbrados, es explicar lo mismo parafraseando.
        Los alumnos quedan bloqueados cuando sustituyes números por variables, sustituyes “2” por “x”, y no saben que hacer con ello, pero tan garabato es el signo “2” como el signo “x”, y no importa el nombre, como digo en clase, porque a “2” nosotros lo llamamos “dos” y los ingleses “two”, a continuación a todas las variables les llamo patata, tomate y lechuga, y lo ven claramente, el nombre no importa, sino lo que son en sí mismos, como las personas, sin importar sus nombres. Un nombre, un color, una hortaliza, no importa, y eso lo sabe quien entiende las matemáticas; para una estructura de un grupo, lo mismo es: un desplazamiento, un giro, la suma de números reales, la suma de vectores, y cosas muchísimo más raras, no importan los elementos, ni sus nombres: sólo sus propiedades. Otra cosa que HABÍA NOTADO EN LOS LECTORES NO DOCENTES DEL BLOG, aparte de la mencionada en mi post anterior, es LA FACILIDAD CON QUE OS ATREVÉIS A CRITICAR Y A DECIR A LOS PROFESIONALES COMO HACER SU TRABAJO (el ejemplo de más arriba espero que sirva de muestra), la duda debería estar presente en las afirmaciones cuando se habla con los profesionales ajenos a nuestra actividad.
        He estado unas cuantas veces enfermo (alumno) sometido al sistema de salud (sistema educativo) pero no puedo decirle al médico (maestro) como realizar su labor, las posiciones no son simétricas. Me puede parecer disparatado lo que hace el médico (maestro) pero no tengo conocimientos para juzgar, ni experiencia para saber qué es lo que pretende.
        El conocimiento no está mutilado en los libros de textos, cada libro te muestra una información como un escalón de una escalera, hasta que puedas verlo tú por completo, y pienso que tú también lo ves así, llegó a la conclusión de que en esto no te estoy entendiendo.
        Estamos de acuerdo en el calamar.
        Un abrazo

      • marile
        13 febrero 2011 a 16:20 #

        “Un nombre, un color, una hortaliza, no importa, y eso lo sabe quien entiende las matemáticas; para una estructura de un grupo, lo mismo es: un desplazamiento, un giro, la suma de números reales, la suma de vectores, y cosas muchísimo más raras, no importan los elementos, ni sus nombres: sólo sus propiedades.”
        Bien, y si ahora cojo los ángulo amarillos y los giro en el espacio ¿qué hago para que se den cuenta de que sigue siendo el mismo? ¿Les pinto una col? Así localizando coles, localizarán también los angulos iguales entre sí ¿n0? El problema es que no queremos que localicen coles, lo que queremos es que desarrollen su pensamiento y que sean capaces de inferir las propiedades de los objetos independientemente de su apariencia. Es un paso previo al desarrollo de pensamiento abstracto. Queremos que sepan que un ángulo recto sigue siendo recto mire a izquierda, derecha, o esté de punta cabeza y no que nos identifique un color o una col. Identificar lo hacen los niños de preescolar.
        Luego pasa lo que pasa, que das un seminario a matemáticos a quienes se le supone cierto nivel de abstracción y les tienes que hablar de habitaciones y sillas para que pueden comprender un teorema. Y sabes que no es así. El algebra de boole, por ejemplo, se desarrolló a base de este lenguaje matemático puramente abstracto y así se estudió durante muchos años hasta que se encontró una utilidad práctica. Y en cambio a los niños que sí que necesitan esa conexión con la realidad para comprender los entretenemos identificando coles. O colores, tanto da.

  24. 4 febrero 2011 a 17:08 #

    Estimado Antonio:
    Espléndido artículo que, lamentablemente, está más cerca de la realidad que de la ficción. Hace tiempo que os muestro el correcto camino para que iniciéis el cambio en la Secundaria preparando a vuestros alumnos no en la acumulación de contenidos sino en la perspectiva de la felicidad, la empatía y el altruismo, pero no me tomáis en serio. Espero que lo que cuento os haga cambiar de opinión. Reunión del ETCP del día 4 de febrero. Punto 11 del orden del día:

    “DÍA DE LOS ENAMORADOS”: 14 de febrero. A propuesta de la coordinadora de Coeducación se colocarán buzones por ciclos en la entrada, para que el alumnado puedan (sic) escribir y mandar mensajes de amistad y frases cariñosas, con la intención de que los alumnos trabajen la competencia lingüística, la autoestima, demuestren cariño. Los carteros del amor lo repartirán.Los buzones estarán colocados del 7 al 12 de febrero y las cartas se empezarán a repartir el día 14. Habrá también un buzón para los maestros en a sala de profesores”

    Superadas las fases de incredulidad, estupor o indignación, nos deslizamos hacia una gozosa etapa de supremo delirio. Sigue mi consejo, Antonio, déjate llevar: ¿cárceles? ¡ cárceles de amor!
    Un abrazo.

    • 4 febrero 2011 a 17:20 #

      ¡Ay, qué sublime transporte, qué alborozo! No me tardes carcelero, no me tardes, que me muero…
      José Antonio, no sé cómo te puedes quejar. ¡Tanto amor!

      • Raus
        4 febrero 2011 a 19:13 #

        ¡Ah, muy bonito, burlándoos del amor! ¿No comprendéis acaso que hay que obligar a la gente a que se quiera? ¿No sería precioso un mundo vigilado por Comandos Paramaternales encargados de que los viandantes se sonrieran, besaran o abrazaran?

        Nada de todo esto es verdaderamente nuevo, mis reacios compañeros. En realidad, son cosas propias de Utopía, o Ñoñilandia, que aún queda más cuco: hay que fingir y hacer fingir que ciertas cosas, eventos o productos generan ciertas reacciones emocionales entre el auditorio. Encended la televisión y lo comprobaréis: las risas están enlatadas, como las sardinas o el atún; y los aplausos, forzados por el regidor. No hay que esperar la reacción espontánea del público asistente. Es mejor dirigirlo: ahora reíd, ahora aplaudid, ahora aullad… Sí, son técnicas comerciales basadas en la inveterada certeza de que las emociones se contagian y de que el individuo observa el comportamiento ajeno para saber a qué atenerse: si los otros se ríen, es que esto es gracioso, y yo no quiero desentonar. En estos básicos principios encuentra fundamento la psicología de masas y la política mercantil que la explota.

        Asistimos a las ficciones de Utopía. Puesto que sus heraldos no pueden conseguir un mundo de amor auténtico y espontáneo, la solución es teatralizarlo, escenificarlo, re-presentarlo: fingir que existe. Es la tiranía del “como si”. “Haced “como si” amaráis al otro, “como si” los demás os llenaran de gozo y alegría”. Dichas representaciones han de ser impuesta, a la manera como el regidor impone las risas y los aplausos en lata al público asistente. La porquería del mundo no desaparece, pero se oculta debajo de la alfombra y todo brilla en el escenario, oculta la cochambre de la realidad a la mirada inocente.

        En el heroico ideario de los Comandos Paramaternales se halla impresa, en tinta indeleble, la alegre convicción de que las forzadas representaciones de un mundo amoroso, las representaciones “como si”, conseguirán que sus actores lleguen a amarse de verdad. Levantad, descreídos, la mano derecha conmigo y prestad juramento a la Sagrada Constitución de los Comandos Paramaternales: “Juro fingir y hacer fingir que vivimos en un mundo amoroso y feliz…”

    • Francisco Javier
      4 febrero 2011 a 20:26 #

      Que ideas tan felices y tan bonitas nos prodigas, querido José Antonio. Tomo buena nota para proponerlo en mi I.A.E.S . (INSTITUCIÓN ASILAR EDUCATIVA DE SECUNDARIA.) ¡También hay que desarrollar la competencia amorosa!, digo yo. Y si además se estimula la competencia lingüística, que está flojilla, tanto mejor.

      • Atropos YZ
        4 febrero 2011 a 22:03 #

        ¡La competencia amorosa!
        Fundamental en un mundo de siete mil millones de habitantes creciendo en forma exponencial.

    • Helena
      6 febrero 2011 a 18:01 #

      De verdad, a que perdida de tiempo tienen sometidas nuestros niños y adolescentes.
      Es realmente una pena ver en lo que se ha convertido la enseñanza en este país. Y como se han cargado a varias generaciones de españoles.¡que pérdida de capital humano!
      ¡no nos queda mierda que aguantar!

  25. Atropos YZ
    4 febrero 2011 a 20:48 #

    “DÍA DE LOS ENAMORADOS”: 14 de febrero. A propuesta de la coordinadora de Coeducación se colocarán buzones por ciclos en la entrada, para que el alumnado puedan (sic) escribir y mandar mensajes de amistad y frases cariñosas, con la intención de que los alumnos trabajen la competencia lingüística, la autoestima, demuestren cariño. Los carteros del amor lo repartirán.Los buzones estarán colocados del 7 al 12 de febrero y las cartas se empezarán a repartir el día 14. Habrá también un buzón para los maestros en a sala de profesores”
    Superadas las fases de incredulidad, estupor o indignación, nos deslizamos hacia una gozosa etapa de supremo delirio. Sigue mi consejo, Antonio, déjate llevar: ¿cárceles? ¡ cárceles de amor!

    ¡Cómo me estoy divirtiendo!
    Después de una semana salpimentada de cretineces del calibre “Día de los enamorados” arriba citado, y otras iniciativas del PLAN DE INTER(IN)CULTURALIDAD promovidas por el tartufo mercenario encargado de recibir e integrar ( y llenar de amor fingido) a las criaturas venidas de allende los mares tra(n)satlánticos, del Danubio o del Estrecho; o bien del otro mercenario encargado del PROYECTO BILINGÜE ( no sabía que hay “ bilingües acreditados”) que como actividad para la SEMANA INCULTURAL propone la confección de unos “ campos semánticos” en lenguas diversas sobre la insondable e interesante vida cotidiana. Os voy a explicar lo intrincado de la actividad: se trata de que las criaturas busquen en el internete cómo se dice en lenguas abstrusas “silla”, “mesa” ,“pan” y todas esas palabritas de buen rollito como “bienvenido”, “ hola” y otras lindezas.
    Tras buscar febrilmente eufemismos para depositar en un “papelaco” unas frases que no signifiquen nada a petición de la tutora para una entrevista con un padre ( de esos amorosos, transidos por los buenos sentimientos y la preocupación por la marcha de sus retoños; de esos que también hacen “ como si se preocupan” y que de tanto fingirlo, acaban preocupados (eso sí, por el aspecto más nimio e insignificante del proceso educativo y que casualmente coincide con la nota de la evaluación) Después de habérmelas entendido con el “GRAN OJO INFORMÁTICO que todo lo ve ,que se acuerda de todo y que todo lo registra” (por la paranoia de controlar la puntualidad y asistencia de los animales estabulados)…
    Después de muchos después…leo que lo que necesitamos es ¡FINGIR AMOR!
    Pues sí, se abre ante nosotros una gozosa etapa de supremo y delirio…dejémonos llevar…sí,sí…

    • Raus
      4 febrero 2011 a 21:22 #

      Señor Atropos, ahora mismo le mando un Comando “como si” para que lo ponga a usted en solfa. Ya veremos si tras la visita queda usted tan divertido. Si para cuando lleguen no ama usted a todo el mundo como es debido, aténgase a las consecuencias. Nuestros Comandos pueden ser muy persuasivos.

      • Atropos YZ
        4 febrero 2011 a 21:58 #

        No,por favor, seré bueno, me aplicaré al buenismo.
        No me envíe el comando en fin de semana.
        Me retracto de todo.

      • 4 febrero 2011 a 22:19 #

        Y que no me entere yo de su dirección, porque le puedo enviar a los carteros del amor para que le atiborren el buzón. ¡Si es que no quieren entrar en razón!

      • 4 febrero 2011 a 22:30 #

        Bueno, y a todo esto… Mucha carta y mucho cariño, pero ¡de follar ni hablamos!

      • Raus
        5 febrero 2011 a 11:17 #

        Qué razón llevas, José Antonio, camarada: no quieren entrar en razón ni en Amor, que es lo malo. Nuestra actividad ha de ser incesante, compañero, no cabe el desaliento. Puesto que la retractación de Atropos ha sido de chufla, a él va dirigido, con determinación inexorable, un Comando Paramaternal, o “Como Si”, cuya elevada misión es hacerlo entrar en Amor. Dicho Comando (esto puede interesar a Antonio Sánchez), compuesto paritariamente de seis agentes, se desplazará en autobús, donde, para dar público ejemplo de su patricia actividad, no cesarán de repartirse besos y meteduras de mano, dedicarse pródigas carantoñas con impostada voz y afectuosísimas manifestaciones de calor humano, todo ello dentro del decoro, la finura y la honestidad que establece el programa televisivo de Gran Hermano. Como medida coeducativa, cada agente llevará por cuenta las carantoñas, besitos y demás artillería amorosa que haya ofrendado al resto de agentes, con la finalidad de que todos y todas reciban la misma carga amorosa y con total independencia de su género o su atractivo físico. Una vez lleguen a su destino, reducirán y engavillarán al descreído de Atropos y, con persuasivas e inapelables razones, le obligarán, entre otras cosas, a: A) repartir 200 besitos aéreos por la calle de manera paritaria; B) ensayar en personas desconocidas un total de 200 ditirambos de alta calidad poética; C) abrazar (paritariamente) a cuanto transeúnte lleve ojeras de sufrimiento o sea presa del desamor; D) realizar cualquier actividad salvífica que los agentes estimen oportuno hasta que el objetivo quede plenamente satisfecho. De vuelta al Cuartel General de Actividades Paramorosas (CGAP en lo sucesivo), los agentes desarrollarán funciones propias de Cartero del Amor, de Heraldos del Cariño y de Cupido Concupiscente.

        Firmado: CGAP

      • 5 febrero 2011 a 12:47 #

        ¡Qué planazo, Raus! ¡Que San Antonio, nuestro santo patrón, el casamentero, nos proteja!

      • Borja Contreras
        5 febrero 2011 a 16:23 #

        Para Antonio:

      • 5 febrero 2011 a 17:15 #

        Borja, esta era la canción. Muchas gracias. Ahora “La mandrágora” es el Lamiak de la Cava y lo lleva un amigo mío, Juanrra, que también ha abierto otro Lamiak en Lavapiés. ¡Por los viejos tiempos!

  26. Atropos YZ
    4 febrero 2011 a 21:17 #

    IES:
    INICIACION a la ESTULTICIA SUPREMA
    INSTITUTO ESTABULATORIO SOCIAL
    INSTITUTO de ESTUDIOS SIMULADOS
    INICIACION a la SORDIDEZ SOCIAL
    INCITACION al ESCAQUEO con SUBTERFUGIOS
    Da para mucho la sigla.

  27. 5 febrero 2011 a 1:31 #

    Nos lo tomamos a risa porque hay que defenderse contra la nefasta amenaza del pesimismo, pero, visto en serio, ¡qué degradación más inmunda! Los que tengáis perspectiva de años y hayáis conocido cómo estábamos antes del Gran Desastre logsiano, aun con los males de entonces (y no me importa si dentro de media hora sale algún payaso imbécil e ignorante a llamarme nostálgico), habréis de reconocer que la corrección política, las transversales y el buen rollito han traído a los centros un grado de entontecimiento más que preocupante. Ceremonias vergonzosas como este día del amor nos habrían parecido lo que son: gilipolleces impropias de centros educativos que ni siquiera habrían sido propuestas, no digamos ya celebradas. Con estos circos permanentes, nos estamos cargando hasta la diginidad de la vida escolar.

    • 5 febrero 2011 a 12:42 #

      ¿Qué otra cosa podemos hacer, Pablo? Aunque cueste creerlo, tratar de discutir racionalmente con esta gente es del todo inútil. Tengo observado que les fastidia mucho más el ridículo al que tan fácil nos resulta llevarles; porque el enemigo, por raro que parezca, NOS LEE. Yo voy de sobresalto en sobresalto con tan incesantes sandeces. De modo que no encuentro otro modo de sobrevivir a tanta estulticia, (no) vaya a ser que me dé cualquier día un esparaván y me quede listo de papeles. Saludos, compañero.

      • José Miguel
        5 febrero 2011 a 13:01 #

        Efectivamente, José Antonio, no pueden soportar el ridículo, porque quien vive de la imagen, de la apariencia falaz, sin contenido consistente, resulta anatema cualquiera acción en tal sentido, y van a por ti con todas las peores artes sofísticas, psicofánticas y psicagógicas que puedan emplear. Hay que percatarse de una cuestión que es clave: la psicología, esencialmente, no se mueve en el terreno de la verdad, sino del engaño funcional: se trata de conducir a los sujetos por el redil que a determinados grupos de poder interese. No hablo de la psicología individual que uno pueda contratar, sino de la institucionalizada en la enseñanza, en la administración, en el poder político. Aqui la psicopedagogía tiene una función muy concreta, definida. “La naranja mecánica” es un excelente ejemplo. Por otro lado, ¿alguno de vosotros cree que, tomándose un café, podría entablar una charla donde pudiera darse un engranaje de mínima consistencia lógica con alguno de esos psicofantes? Por mi experiencia personal, es absolutamente imposible. No he oído discurso más inane, huero, insustancial, formalista que a esta clase de profesionales. Es insoportable para mi persona. Como resultado, apenas hay contacto (si es posible, evito incluso el visual). Un profesor que se digne de tal nombre es incompatible con un psicagogo de esos. Es el círculo cuadrado académico.

      • Jesús San Martín
        5 febrero 2011 a 14:18 #

        Ya lo creo que nos lee, incluso en el ministerio, y eso lo muestra la misma web de Deseducatvivos, si ves el mapa al final de la página, así como el flujo de lectores. Por otro lado, si observas las horas puntas de lectura, tampoco es difícil deducir que profesión nos lee. Un saludo.

      • 5 febrero 2011 a 20:56 #

        Lo que quiero decir, José Antonio, es que como colectivo nos lo hemos cargado, no que tengamos que estar como Puyol, saliendo a todos los balones; colosos como él solo hay uno y por fortuna está en el Barça. Conozco muy bien ese proceso al que te refieres: un buen día, en una reunión de lo que sea, alguien -normalmente un memo, un inútil que quiere mejorar su imagen, alguien que no tiene mucho que hacer en casa o un apóstol- te sale con una de estas sandeces: el buzón del amor (ahora va a resultar que el centro educativo tiene que dedicarse a los celestineos), hacer una cadena humana hasta el ayuntamiento dados de la manita el día de las palomicas de la paz, la jornada del buen rollito con mamás y papaítos, ¡el carnaval!, el amigo invisible, y un etcétera tan largo como penoso. A partir de ese momento, ya te entran los sudores fríos, porque ¿quién va a decir que no a una gilipollez envuelta en el celofán de las buenas intenciones? ¿El facha oficial del centro (como es mi caso)? El pobre cada está más cansado de recibir palos y de que le miren mal, así que… te ves el día equis metido en plena cadena humana o de cartero del amor. Con suerte, a veces sucede que alguien para nada sospechoso, tipo el dire o el jefe de estudios, aborta una de estas propuestas con razones normalmente de carácter organizativo, y ante eso, los de las ideas geniales siempre retroceden, ante el poder no tienen más respuesta que la reverencia. Pero la pena es que normalmente no es así; normalmente, cuando la idea genial aterriza en medio de la mesa, los idiotas, los hipócritas, los convencidos del mensaje o los que se apuntan a un bombardeo están al segundo aplaudiéndola con entusiasmo, mientras el resto se calla con una sonrisilla imbécil de falsa complacencia, porque nadie se va a atrever a ponerle pegas a una iniciativa solidaria, amorosa, pacifista, igualitaria…. ¿Quién se va a señalar como un cenizo o el nuevo facha del centro? Si hay que hacer la cadena, pues se hace y si hay que escribir notitas de amor como si uno fuese un crío de doce años, pues también. Por supuesto que es eso lo que pasa, José Antonio, la presión del grupo, el prestigio de este tipo de estupideces, aquello que salía en uno de tus artículos de que al director podía disgustarle el poco entusiasmo del tutor de 5º B con la Jornada contra el Hambre. Esto lo sostiene el colectivo, y luchar contra el colectivo cansa, es duro y a veces parece estéril. Un abrazo.

      • Francisco Javier
        5 febrero 2011 a 21:16 #

        Lo que cuenta Pablo es un retrato perfecto, realista a más no poder, de lo que se vive en nuestros centros de estabulación. De ahí que todo esto produzca una sonrisa agridulce. Y es verdad que cuesta esfuerzo el contenerse ante la estupidez y no mandar a esos compañeros majaderos a tomar viento. Aún así, de momento, uno puede convertirse en un oso borde y solitario, pasar como una sombra, quedar en la sombra, y seguir trabajando ( la Educación no es el único ámbito laboral donde hay que aguantar pelmazos ). Y si conseguimos que no cuenten con nosotros para nada, eso que habremos ganado. Hay profesores que tienen un talento especial para escaquearse de todas la tontería carcelaria: hacen muy bien y son ejemplares. Un saludo, estimado Pablo.

      • Jesús San Martín
        5 febrero 2011 a 21:40 #

        Creo que venden tonticida en spary, ¿por qué no comprais un par de botes para la sala de profesores?

  28. Maximiliano Bernabé Guerrero
    5 febrero 2011 a 10:00 #

    Al hilo de la polémica del Eje francoalemán que nos tritura las costillas, voy a soltar la burrada de la semana. Gracias señores por aquellos fondos estructurales. Lo más sublime que ha exportado España a Europa a lo largo de la historia han sido los tercios viejos de infantería. Aay si volviéramos a saquear los arrabales de Bruselas…

    • José Miguel
      5 febrero 2011 a 13:07 #

      Aparte los tercios, España creó el Nuevo Mundo, le dotó de universidades, escuelas, templos, administraciones, mientras los otros “sublimes” europeos depredaron todo lo que pudieron de sus colonias, eso sí, muy tolerantemente “multiculturalistas”, les importaba un pimiento cómo viviera la población, sólo les interesaba las materias primas que allí había.

  29. Mari Cruz Gallego
    5 febrero 2011 a 12:53 #

    No os quejéis que conozco yo a una que lleva toda la semana forrando cajas para los “Buzones del Amor y la Amistad”.

  30. José Miguel
    5 febrero 2011 a 17:22 #

    Prevención de los argentinos contra los psicólogos:

  31. Helena
    6 febrero 2011 a 18:22 #

    Bueno chicos, ya lo he entendido… a los alumnos no respeto, sino cariñín.
    Que me voy a preparar una caja buzón para los mensajes de amor que recoja en las tutorías.

    • Ania
      7 febrero 2011 a 21:42 #

      Mucho cariñó para entre ellos y vía libre para putear al profesor. Viva la labor putorial.

  32. 6 febrero 2011 a 18:47 #

    El respeto en el ámbito educativo debería suponerse y, por supuesto, de todos hacia todos. Dicho lo cual, en esta profesión hay un aspecto a tener en cuenta que, posiblemente, no sea tan importante en otros trabajos. Si uno se dedica a apretar tornillos en una cadena de fabricación de automóviles, poco importa que jure en hebreo contra la chapa del vehiculo si su trabajo lo hace correctamente. Digamos, que la actitud no importa demasiado, salvo que el trabajo será más o menos gratificante para ese trabajador. Es su problema.
    Pero si yo me empeño en explicar ecuaciones o subordinadas a un niño que tiene carencias de cualquier tipo, estaré perdiendo el tiempo. Si en el aula no hay un ambiente adecuado y, por supuesto, disciplina, ya puedo predicar, que caerá como voz en el desierto.
    No sé si es cariño, complicidad o ganas de hacer las cosas bien, pero en este trabajo nuestro es necesario estar en la misma tarea profesorado y alumnado. Trabajamos con personas, no con máquinas, y eso es suficiente razón para añadir ese “plus” de implicación que cada uno puede calificar como quiera. Pero vamos, esto no es un descubrimiento, como no lo es el trabajo coordinado, nos guste o no. Hay otras opciones en el mundo laboral, nadie está obligado a ser profesor.

    • José Miguel
      6 febrero 2011 a 22:38 #

      …”carencias de cualquier tipo”…. “ambiente adecuado”… “plus de implicación”… ¿Alquien entiende realmente a qué se refiere este sujeto? ¿Es un chamán, un predicador, un pederasta?

      • 7 febrero 2011 a 17:37 #

        Lamento que le molesten tanto mis opiniones. A mí las suyas, si no fuera por ser insultantes y descalificantes, también me parecerían dignas de ser leídas.
        Solo le pido que el mismo respeto que yo le tengo a usted me lo tenga a mí, si es capaz, claro.

      • Clara
        7 febrero 2011 a 21:53 #

        Me parece francamente vergonzoso, y totalmente indigno que por no poder, o no saber defender sus teorías se dedique a insultar a los que si las defienden y saben hacerlo, chaman, bueno, predicador, probablemente falso pero pase, ¡pederastra! me da igual lo que defienda y con esas palabras acaba de perder absolutamente la razón, creo que estamos perdiendo los papeles y perdiendo el norte de los que puede ser un foro de debate.
        Absolutamente deleznable.

    • Atropos YZ
      6 febrero 2011 a 23:10 #

      Pero bueeeeno! Me voy de finde para olvidar mi aciago destino y cuando regreso leo que me tengo que implicar más…Y además me entero de que hay otras opciones en el mundo laboral…todo un hallazgo.

      Sr. Alonxo ¿qué opciones se le ocurren a Usted para un titulado universario en las llamadas ” Humanidades” (triste eufemismo que oculta desprecio.Léase: ” cosas que no sirven para nada, que son un mero bla,bla”)

      Estoy ansioso por conocer mi futuro profesional.Le agradecería alguna idea brillante.

      Le deseo también buena semana con ese plus de implicación,trabajo coordinado y ematia con sus pupilos.

      • 7 febrero 2011 a 17:35 #

        Mi semana bien, gracias. Le deseo lo mismo en la suya.
        No creo que a nadie le obliguen a ser profesor, digo. Repito.
        Yo no tengo que buscarle salidas. Pero si no encuentra ninguna y su trabajo no le resulta llevadero, tenemos un problema; vamos, lo tiene usted. Sinceramente, si mi trabajo para mí fuera una tortura creame que hace tiempo lo hubiera dejado. Ya le digo, de antemano, que no sería la primera vez.
        Lo dicho, feliz semana.

    • Atropos YZ
      6 febrero 2011 a 23:12 #

      quería decir empatía, me acabo de comer la “p” con la emoción de escuchar la buena nueva.

    • Francisco Javier
      8 febrero 2011 a 18:31 #

      Sí, por favor, moderemos el tono. Considero que esta pagina es seria y que entre todos debemos hacer que sea un medio a tener en cuenta, pues lo merece y es muy necesaria.

    • Atropos YZ
      8 febrero 2011 a 19:15 #

      Sr. ALonxo:

      Cuando elegí dedicarme a este trabajo sabía perfectamente en qué consistía ( y eso fue antes del devastador efecto de la LOGSE) Mis primeros cursos fueron en uno de los MALOGRADOS INSTITUTOS NACIONALES DE BACHILLERATO.No tengo ninguna responsabididad de que por arte de birlibirloque éstos se hayan convertido en IES y yo me vea sin comerlo ni beberlo degradado ( y empleo conscientemente el término militar, pues ¿qué es la Función Pública si no un remedo de un Ejército? )

      No me creo en el deber moral de tener que cambiar de trabajo cuando ME HAN CAMBIADO RADICALMENTE LAS CONDICIONES DE TRABAJO, sin previo aviso y sin ningún tipo de gratificación ( si no, lea usted el Estatuto de los Trabajadores y entérese de los derechos de un trabajador cuando le aplican la MOVILIDAD GEOGRÁFICA O FUNCIONAL -ésta última es la que nos han aplicado con guante blanco, eso sí ,algo roñoso por el manoseo y el chalaneo) y SÍ ME CREO LEGITIMADO para una serena reflexión,para un rechazo con todas las armas de la ley y de la dialéctica de la situación a la que me han llevado toda una serie de leyes y de sus desarrollos reglamentarios que rozan la ilegalidad ( digamos que son, a veces, ” paralegales”) Me siento también desasistido por uns Tribunales que más que atender a la independencia y al imperio de la ley,están pendientes de los aires ,brisas y huracanes políticos.

      No creo que ante un incumplimiento por parte de aquel (el Estado) que tomó tantas y tantas precauciones para seleccionarme entre numerosísimos candidatos yo tenga que responder con “pluses” de ningún calibre.

      Añadirle, Sr. Alonso, que la excelencia no siempre se logra con amor, cariño y comprensión.Esa es otra falacia de la vida muelle a la que nos condena la ideología de la época.A veces para aprender, hay que sufrir, sin que eso menoscabe la dignidad de la persona.

      Y quizá Usted con su dedicación y sus pluses no realize su trabajo tan bien como yo.Afortunadamente para Usted ( o quizá para mi) no hay contable ,por ahora, que pueda dar cuenta de nuestros logros.

      • Atropos YZ
        8 febrero 2011 a 19:31 #

        fe de erratas: realice

      • 8 febrero 2011 a 20:38 #

        Comprendo su situación y me parece muy bien su manera de actuar. No compartiéndola, no utilizaré el tono de su anterior mensaje. usted opina, yo opino, si no le importa.
        “Añadirle, Sr. Alonso, que la excelencia no siempre se logra con amor, cariño y comprensión.” Absolutamente de acuerdo.
        “A veces para aprender, hay que sufrir, sin que eso menoscabe la dignidad de la persona.” Igualmente de acuerdo.
        “Y quizá Usted con su dedicación y sus pluses no realize su trabajo tan bien como yo.”. Puede ser, o no. Mientras no tengamos datos tenemos que dejarlo en la duda, si no le importa. En todo caso es usted quien plantea la duda, yo no. Estoy convencido de que realiza su trabajo con la máxima eficacia, y lo celebro.

      • Francisco Javier
        8 febrero 2011 a 21:04 #

        El tema de la vocación, del carácter misionero del docente, ya ha salido en más de una ocasión en este foro. Yo no tengo especial vocación para esto y con toda sinceridad fue el paro y unas condiciones labores indignas, las que me llevaron a hacer el esfuerzo de opositar . Preferiría dedicarme a otra cosa, pero de eso que me gusta (escribir sobre música, traducir, hacer el zángano,…) es imposible vivir y ya tengo una edad lo suficientemente pasada como para que no me contraten para nada. Dicho esto, me parece absurdo introducir términos sujetivo-teológicos (vocación, amor, entrega,..) en una realidad objetiva en la que no proceden este tipo de consideraciones. ¿Vamos a introducir en el procedimiento selectivo de un trabajo el índice de vocación? ¿De qué manera (un tribunal de psicólogos)? ¿En qué trabajos? Absurdo, absurdo.

      • José Miguel
        8 febrero 2011 a 21:14 #

        Francisco: juzgar sobre la “vocación” sería como instituir oposiciones para medir la “fe” de los predicadores de religión católica. Un absurdo. Pero la vocación y la fe es terminología con claras conexiones, como claras son las conexiones entre los predicadores con sotana de antaño, y los predicadores sin sotana de hogaño, los psicopedagogos. Sabemos que estos han asumido laicamente las labores que hacía la Iglesia Católica. Son curitas laicos. Pero debo decir que he vivido la experiencia de impartir docencia a grupos donde la labor profesional docente se constituía en verdadero lujo. Si de vocación se trata, a ésta me apunto. Pero si pretenden que tenga vocación para soportar la degenerada situación logsiana del actual sistema educativo, que les den. Hay que dejar del formalismo de la vocación, desconectada de su contenido, es decir, de su materialidad: parafraseando a Lenin, cuando preguntaba “Libertad, sí, pero ¿para qué?”, diríamos, “Vocación, bien, pero ¿para qué?”, ¿Para hacer el maula en el aula? (hasta rima, oigan).

      • Atropos YZ
        8 febrero 2011 a 21:21 #

        No rebaje los hechos que le narro a la condición de opinión.

        Usted opina,yo le proporciono hechos.

        Lo de una opinión contra otra opinión también me suena al manido relativismo de la época en la que cualquier asnada (no insinuo que su opinión lo sea) se pone a la misma altura que un discurso sólido y bien fundamentado.

      • Atropos YZ
        8 febrero 2011 a 21:25 #

        Francisco Javier:

        Dada la analogía de la Función Pública con un Ejército, más que de vocaciones tendríamos que hablar de MERCENARIOS, y no le otorgo ningún sentido peyorativo al término.

        Y del Ejército es conveniente retirarse cuanto antes.

        Reivindico adquirir cuanto antes la condición de VETERANO EMÉRITO.

      • 8 febrero 2011 a 22:08 #

        Perdón, donde dije su “opinión” digo “hechos”, y donde dije “mi opinión” mantengo “mi opinión”. ¡A ve si ahora vamos a discutir por eso!
        Y como en el resto estamos totalmente de acuerdo, perfecto.

    • José Miguel
      8 febrero 2011 a 20:18 #

      Estimada Clara: concede con demasiada facilidad el estatuto de competencia explicativa a quien emplea expresiones como las ya citadas completamente oscuras, indefinidas, ininteligibles… que pueden dar pie a pensar muchas cosas. Por si no lo sabe, han existido muchos predicadores pederastas, demasiados, muchos adalides del “cariño” y demás lodazal oscurantista como subterfugio para comportamientos realmente deleznables. En ningún caso he afirmado que el señor Alonxo pertenezca a esa especie. Me limito a su discurso, que fácilmente podría encajar en el que usan los de aquella especie. De todos modos, Clara, ya que dota de palmaria claridad explicativa al discurso del señor Alonxo, explíquenos usted en qué consiste eso del “plus” de implicación (él mismo afirma “que cada uno puede calificar como quiera”), el “ambiente adecuado” y demás jerga paranormal docente. Se lo agradeceremos todos, y aprenderemos los límites, las lindes de los afectos y de la “inteligencia emocional” de los muchos Alonxos que en este gremio han sido y sigue habiendo. Pues el sistema educativo actual es un sistema pederasta de por sí, y tomo como referencia la primera acepción incluida en la RAE del año 1899 (que permanece hasta 1992): “Abuso deshonesto cometido contra los niños” (y no excluye la otra acepción, la de la RAE actual, de cuya realidad excuso hablar). Como decía en otro mensaje, hay amores que matan, muy “bienintencionados”, pero sabemos también que el camino al infierno está lleno de buenas intenciones. Un saludo.

      • 8 febrero 2011 a 20:46 #

        “Me limito a su discurso, que fácilmente podría encajar en el que usan los de aquella especie.”.
        En ese caso, qué podríamos “pensar” (porque todo es fruto de su pensamiento) de quien escribe: “¿Alquien entiende realmente a qué se refiere este sujeto? ¿Es un chamán, un predicador, un pederasta?”.
        Vamos, que debe ser de lo más normal ir por la calle haciéndose preguntas, de ese estilo y en voz alta, sobre la gente con la que uno se cruza. ¡De lo más normal!
        Yo no entraré en su juego de insultos, ya lo sabe. Lo mejor es dejar que cada uno se defina, así no hay dudas.

      • Atropos YZ
        8 febrero 2011 a 21:28 #

        Jose Miguel: jajaja! claro que se comete abuso desonesto contra los niños haciéndoles perder miserablemente su tiempo en hacerles la pelota.Pero ahí está el cajón de sastre de la ” inteligencia emocional” que legitima los chanchullos y zalamerías de los que carecen de la otra ( bien más escaso sobre el planeta que la Criptonita de Superman)

  33. Jesús Sann Martín
    13 febrero 2011 a 19:33 #

    Dios mío, Marile, si tienes un triángulo con un ángulo pintado de amarillo y giras el triángulo, el ángulo gira con él y sigue siendo amarillo, lo mismo con el resto de los colores que pintases el triángulo, y el teorema enunciado con colores seguiría siendo válido, por mucho que movieras el triángulo, y eso es precisamente lo importante del teorema. Y si pintases una col en una posición del triángulo seguiría manteniendo la misma posición relativa con el giro y con las traslaciones, porque está reflejando la estructura subyacente del grupo que determina la geometría euclidiana. Reconozco que lo has entendido, que da lo mismo coles que colores, y la abstracción matemática no es sencilla, ¡enhorabuena! En vez de decir a+b+c=180º dices acelga+berenjena+col=180º y en vez de poner a,b,c, en los ángulos pones acelga, berenjena y col, y de igual manera que se gira la “a” se gira la acelga y todo lo demás, y al que te lo discuta dile ¿Qué sucede si a acelga le borro celga? Pues que queda “a” y si a ¿berenjena le borro erenjena? Pues que queda “b” , y si a ¿Col le borro ol? Pues que queda “c”, y si todavía se ponen burros, les dices ¿no se llaman los ángulos alfa, beta y gamma? Pues por dios te juro que aunque cambiases el nombre a los ángulos por cuales quieras el teorema seguiría siendo cierto, y si burro redomado te dice que tú pones dibujos de una acelga, una berenjena y una col dile ¿qué diferencia intrínseca hay con poner los correspondientes símbolos para alfa, beta y gamma? Genial tu explicación, has conseguido “que sean capaces de inferir las propiedades de los objetos independientemente de su apariencia”, y si alguien vuelve a las burradas y te dice que dos amarillos no puede distinguirlos tras un giro, dile que 30º no se distingue de 30º y que si tenías los ángulos pintados del mismo color era porque eran iguales, lo mismo que los dos ángulos de “30º” recién descritos, y habrán aprendido otra característica de la geometría, que la traslación no cambia los ángulos, porque si hubiesen podido distinguir dos ángulos iguales tras la traslación…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: