Vendo crecepelo


Jesús San Martín

¿Me puede recomendar alguien una dieta para adelgazar?,  ¿y un método para dejar de fumar? Y si es posible, un método para estar en forma sin sudar y esforzarse. ¿Cuántos de estos métodos se han propuesto y han resultado ser igual de falsos? Si quieres adelgazar vas a pasar hambre, y olvídate de comer lo que quieras de por vida, vas a necesitar mucha fuerza de voluntad, lo mismo que para dejar el tabaco, y sí, como puedes imaginar, los abdominales sólo salen tras cientos de flexiones, sudando y sufriendo.

No escarmentamos, nos venden la pócima crecepelo a todos los calvos. Somos tan idiotas, que a pesar de que tal cosa no existe, la palabra figura en el diccionario.

¡Adelgaza sin pasar hambre y comiendo todo lo que quieras! ¡Deja de fumar sin esfuerzo! ¡Con este cinturón vibrador tendrás los pectorales de un gorila, mientras ves la televisión! y la última verdad revelada ¡La escuela es divertida y el aprendizaje no supone esfuerzo!

¡Deja de hacer el idiota! Para adelgazar vas a pasar hambre, para dejar el tabaco te vas a subir por las paredes,  y no vas a hacer cien abdominales porque las punzadas son inaguantables; y de la misma manera te vas a aburrir en clase, y la mayor parte de las cosas que tienes que aprender te van a costar un gran esfuerzo y van a ser aburridas. ¿No me crees? ¿Eres calvo y quieres comprar crecepelo? El agua que sale de mi grifo hace crecer el pelo, te vendo el litro a treinta euros, y eso por ser tú, que normalmente lo hago a doscientos. ¿Te suena lo que acabo de contar? ¿Y esto otro? ¡Tu hijo es inteligentísimo, lo que pasa es que los profesores no saben enseñar y no se preocupan por él! ¡Ay, aquella madre que pagó a su hijo el primer curso en la universidad privada, y para ellos se tenía que matar a limpiar pisos! Al siguiente año el chaval trabajaba en la frutería de debajo de mi casa. ¡Qué crecepelo más caro compró y a cuanto tonto escuchó!

Decía Unamuno que hablaba mucho de sí, porque era la persona que más a mano tenía, por eso te voy a hablar de mí. Las matemáticas a veces me resultan divertidas, pero la mayor parte del tiempo son un sufrimiento: desesperantes, estresantes, difíciles,  y muchas veces digo “estoy no hay quien lo entienda”.  ¡No! ¡No te estoy hablando de las matemáticas de un libro!, te estoy hablando de las que yo, como matemático, creo. Si eso me pasa a mí, con mis matemáticas, y como matemático profesional,¿qué crees que te va a pasar a ti? ¿Te van a resultar divertidas, amenas, sin esfuerzo? Cambia matemáticas por cualquier otra materia. ¿Todavía quieres comprar crecepelo? Lo tengo de oferta.

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Autor:Jesús San Martín

Profesor de matemática aplicada. Investigador en dinámica no lineal.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

117 comentarios en “Vendo crecepelo”

  1. Raus
    19 enero 2011 a 11:19 #

    Contundente como un puñetazo de Tyson en toda la jeta, querido Jesús. No hay crecepelo que valga. Y si se trata de saber de matemáticas, historia, filosofía o lo que sea, pero de recio, más bien se te cae el pelo, o, cuando menos, platea. Sin esfuerzo no hay nada que hacer. La sonrisa se te cuaja ante ese muro de números impenetrable, ante esa poesía que no sabes descifrar, ante el enjambre de ideas de la filosofía. Eso es lo que hay y así hay que decirlo. Un abrazo.

    • Jesús San Martín
      19 enero 2011 a 21:27 #

      Estimado Raus, he estado a punto de dedicártelo, dado que tú eres quien pone más empeño en estos temas. En cuanto a lo que dices, creo que peor lo llevan otras asignaturas distintas a las matemáticas o las que las usan, porque la gente sabe el significado de cada palabra que lee, pero no el significado de las frases. Engañados por esa sensación, creen que leer es entender. Decía Enrique Tierno Galvan que se debe leer como beben agua las palomas, poco a poco, para meditar lo leído.
      Un saludo.

      • Raus
        19 enero 2011 a 21:53 #

        Muchas gracias, Jesús. No obstante, es un tema muy bien tratado por los compañeros de este blog. Es muy cierto eso que dices de no entender lo que se leer y creer que sí. Realmente, si no se reflexiona sobre lo que se lee, de poco vale leer.
        ¿Acabaremos saliendo de este estado de hipnosis? Sí, a base de golpes benignos, como el que propinas en tu artículo o con los que dé la vida.
        Saludos.

  2. Francisco Javier
    19 enero 2011 a 11:47 #

    A mi lo que me hace gracia es eso de reivindicar la “Cultura del Esfuerzo”. Ya sólo esto es más que suficiente para saber dónde nos encontramos. Y a pesar de lo maravilloso que es todo, este discurso es sintomáticos de que en el fondo nadie se cree esta pantomima. Un lapsus o más bien una confesión de impotencia, de aceptación enmascarada por tantas mentiras del fracaso. ¿Cultura del esfuerzo? ¿Qué gran conquista del espíritu (de la ciencia, del arte, del pensamiento, de la ética y los derechos del hombre) se ha hecho sin esfuerzo? Cuando uno va a un médico debe ser consciente de que toda su ciencia, toda su técnica, todo, no ha salido de la nada: alguien lo ha pensado, lo ha estudiado, se ha dejado la vida en ello. Estoy convencido de que el hombre ha olvidado que esto es así, que pos su simple hecho de existir todo se le debe y que encima hay que darle gracias por beneficiarse de ello, siendo así ingrato consigo mismo, con la humanidad en general y profundamente ignorante.

    Totalmente de acuerdo, Jesús. Un saludo.

    • Jesús San Martín
      19 enero 2011 a 21:37 #

      Querido Francisco Javier tú eres la persona más adecuada para indicarnos la necesidad del trabajo y la práctica, pues dominar un instrumento musical es el claro ejemplo que todos conocemos.
      No recuerdo que golfista fue a quién le dijeron que darían la vida por golpear la pelota como él lo hacía, y su respuesta fue ¡eso es lo que yo he hecho! Y si sólo fuera dedicarle mucho tiempo nos daríamos con un canto en los dientes, porque desgraciadamente tenemos otras necesidades que atender. Hay que llevar la formación robando horas al ocio y al placer, y nuevamente nos damos con un canto en los dientes, porque si hubiéramos nacido en un país pobre, no habríamos tenido la oportunidad de acceder ni al conservatorio ni a la universidad. Desgraciadamente, la política reinante es precisamente eso lo que está generando, que aún habiendo la posibilidad de acceder a esos extraordinarios recursos, estemos tan mal formados, que nos resulte el acceso tan imposible como a esos seres humanos, que queriendo, no pueden por la pobreza de su país.
      Un saludo

  3. Juan
    19 enero 2011 a 15:35 #

    Muy bueno.
    Ya está bien de tantas tonterías ¿a quién quieren engañar? Para divertirse que vayan al circo. A clase se viene a aprender, a estudiar, a esforzarse, a concentrarse, a hacer ejercicios mentales, a pensar. Quien diga que aprender es fácil o divertido sencillamente miente. ¿Es cojonudo ver a un guitarrista moverse por el escenario y gesticulando mientras toca y hace solos increíbles? Pues detrás de esa imagen hay muchas, muchas, muchas horas de ensayo, de práctica, de dolor de dedos. Quien se crea que va a tocar así por arte de magia es bobo. Pues en la escuela pasa igual.

    Saludos

    • Jesús San Martín
      19 enero 2011 a 22:31 #

  4. Sara Lee
    19 enero 2011 a 15:40 #

    ¡Bravoooo!

    Contundente. Una gozada de texto. Mañana se lo planto en la tutoría¡ Qué coño!

  5. José Miguel
    19 enero 2011 a 16:23 #

    Recuerdo un ejemplar de “Astérix y Obélix” (no recuerdo el título), en la que el jefe de la aldea acude un psicólogo, pues tenía fobia al cielo por temor a que le cayera encima. Al final sale de la consulta andando a gatas bajo un escudo, mirando al suelo y evitando alzar la vista al cielo. En la sociedad felicitaria, donde la idea de felicidad se propaga hasta la náusea, siendo delito no ser feliz, la pandilla de psicopedabobería feliciana es primordial. El psicólogo trata de engañar sutilmente para reconducir al cliente. No le interesa la verdad (cuestión de ética) sino la mentira. ¿Por qué? Es obvio que en una enseñanza obligatoria (y que contagia a la postobligatoria) la única manera de mantener encerrados sin excesivo desordenes a los discente es vender la “enseñanza” chachipiruli. Es decir, una regresión a la etapa infantil donde la racionalidad académica es inservible, y prima el juego, el entretenimiento más elemental.

    • Sara Lee
      21 enero 2011 a 18:54 #

      “Buen rollito”: éso es lo que se predica desde los departamentos de orientación: Ya lo expresan sin ambages.

      Que les den el dinero y se queden en casa:¡Ya!

  6. Helena
    19 enero 2011 a 16:42 #

    Me parece un post muy acertado.

    Creo que aprender los contenidos de cualquier materia o disciplina requiere, en todo caso, un mínimo de esfuerzo, interés o dedicación personal del alumno. Insustituible. Y ese aprendizaje puede resultar interesante, puede parecer un reto o un estímulo a la capacidad de quien lo realiza, y después, sentirse gratificado por lo que ha obtenido. Pero ello es muy distinto a que prender sea fácil o divertido, y a que el profesor tenga que motivar, y si no lo hace, recae sobre él toda la responsabilidad del fracaso escolar.

    ¡Basta ya de la falacia de la motivación!. La tarea del profesor es exponer su materia como especialista que es de ella. Y el alumno ya se supone que viene motivado de casa. Porque le gusta o por miles de razones por las que le puede compensar el atender y dedicarse a la materia. Por sentido del deber, quizás, o porque la asignatura es una más de las que tiene que superar para tener el título.

    ¿Qué pensariamos del dentista o del fontanero que nos ha de hacer un servicio que necesitamos y ese día no pueden hacerlo porque no están motivados?

  7. Helena
    19 enero 2011 a 16:50 #

    Es una verdadera pena que la enseñanza pública en España se haya convertido en un “crecepelo”.

  8. 19 enero 2011 a 17:09 #

    ¡Más madera! ¿Dónde pone que yo no pueda exigir a mis alumnos? ¿Dónde que no deban esforzarse? ¿Dónde que la clase ha de ser más o menos divertida?
    Miren, llevamos media docena de leyes en tres décadas. Pueden pedirme programaciones en prosa o en verso, en vertical o apaisado, de acuerdo. Esa tarea me supone, siendo un poco hábil, poco más de media hora. A partir de ahí, yo adapto los contenidos a mi grupo de alumnos, decido cómo los voy a impartir, qué medios voy a utilizar y el tiempo que dedicaré a cada unidad. Nadie, repito, nadie jamás me ha dicho nada en contra; es más, tanto a mí, como a los compañeros se nos ha valorado el que hagamos esas adaptaciones. Entiendo que mi clase no es la tracidional de soltar el sermón y meterlo en la cocorota del alumno como si fuera una hucha. Eso sí, funciona, como mínimo, bastante mejor que aquello.
    Excusatio non petita…

    • José Miguel
      19 enero 2011 a 17:49 #

      “Entiendo que mi clase no es la tracidional de soltar el sermón y meterlo en la cocorota del alumno como si fuera una hucha. Eso sí, funciona, como mínimo, bastante mejor que aquello.”… je, je, je… cómo se le nota el plumero, señor Alonxo, con esas “clasificaciones” propias de efímeros cursillos psicopedabobos, con uso de “categorías” como “profesor rancio” (nunca he escuchado de esa gente la contrafigura ajustada a ese sintagma tan manido e ideológico) y demás caricaturas que envuelven su conciencia.

      • 19 enero 2011 a 18:11 #

        Es usted “profesor rancio”. Pues enhorabuena, o no.

    • José Miguel
      19 enero 2011 a 18:37 #

      No sé ni qué es un “profesor rancio” (sólo lo escucho de boca de psicopedagogía cursillista), ni tampoco “soltar el sermón y meterlo en la cocorota del alumno como si fuera una hucha”… Es que mire, se contradice tan escandalosamente que me hace gracia. Escribe esta retórica “¿Dónde pone que yo no pueda exigir a mis alumnos? ¿Dónde que no deban esforzarse? ¿Dónde que la clase ha de ser más o menos divertida?”. Ahora le pregunto yo: ¿Dónde pone lo de “sermón”, “meterlo en la cocorota”, “concebir la cocorota del alumno como una hucha”…?

      • 19 enero 2011 a 19:39 #

        Pues fíjese, yo tampoco sé lo que es un “profesor rancio”, en su comentario lo he visto por primera vez.
        Mire, yo le digo donde se habla de diversiones, esfuerzo…(que no ha querido comentar, ¿quizás por no tener argumentos?)
        “Si eso me pasa a mí, con mis matemáticas, y como matemático profesional,¿qué crees que te va a pasar a ti? ¿Te van a resultar divertidas, amenas, sin esfuerzo?”
        Como no reconocerá el texto, le recuerdo que está tomado del artículo que encabeza este foro. Como es habitual, no lo ha leído. Eso si, se atreve a hablarnos a los demás de contradicciones. ¿Hay algo más contradictorio? O no.
        Lo del “sermón” y demás, no lo digo por usted…pero si se da por aludido…. O no.

    • 20 enero 2011 a 17:31 #

      Amigo Alonxo:
      Feliz año nuevo y próspero discurso viejo. Sigo sin entenderle a usted: lo de la excusatio non petita, ¿por qué nos lo dice? ¿Por la excusatio de lo que usted hace que gentilmente nos asesta? Disculpe que haya incumplido mi promesa de no leer sus comentarios.

      • 20 enero 2011 a 18:04 #

        No es mi tipo, lo siento.

  9. Maximiliano Bernabé Guerrero
    19 enero 2011 a 17:37 #

    Ánimo, Jesús, esperamos estos puñetazos con más frecuencia. El crecepelo no está sólo en la enseñanza. Los políticos que tenemos, salvo alguna excepción, son políticos-crecepelo. Nuestro sistema asimétrico de comunidades autónomas es un federalismo-crecepelo. Nuestra ley electoral ha creado una democracia-crecepelo.

  10. 19 enero 2011 a 18:20 #

    Mejor dicho:

    ¿Es usted “profesor rancio”.? Pues enhorabuena, o no.

    (Los dioses me libren de calificarle, ya lo hace usted mismo).

  11. Ana Belén
    19 enero 2011 a 18:32 #

    Hola!
    Un artículo estupendo, Jesús. Muy lograda la comparación con el asunto del crecepelo. Un saludo!

  12. 19 enero 2011 a 19:48 #

    Por cierto, el vocabulario que se estila en muchos comentarios, como: “psicopedabobos”, “logsianos”….y un largo etcétera, dice bien poco de quienes los utilizan y menos de su espíritu creativo. A mí me recuerda a la imaginación que se desprende en algunos foros de derechas con expresiones como “ZetaP”, “Rugalcaba”…Supongo que se sentirán orgullosos de tan sobresalientes productos.

    • José Miguel
      20 enero 2011 a 9:23 #

      Usted cada día se supera en sus contradicciones: quien escribe esto “Entiendo que mi clase no es la tracidional de soltar el sermón y meterlo en la cocorota del alumno como si fuera una hucha. Eso sí, funciona, como mínimo, bastante mejor que aquello.” critica la “falta de creatividad” de los demás. En fin, cómo está el patio.

      • 20 enero 2011 a 14:51 #

        Le da la vuelta a las cosas como si nada, jajjajaja….es justito, justito, al revés. Cómo le tengo que decir que se lea los comentarios antes de responder?…Si es que no presta atención…..

  13. Pepe
    19 enero 2011 a 21:18 #

    Lo que hace la falta de argumentos. ¡Acusarte de ser de derechas! Como si eso fuera algo malo. Sin ir más lejos el agresor del concejal de cultura era de izquierdas.

    Por bobonautas como el anterior acabaremos desarrollando la ley de Godwin española.

    • 19 enero 2011 a 22:07 #

      Tiene usted razon, los que acusan a los demás de ser de izquierdas o derechas es que no tienen argumentos. Por cierto, dónde habré visto yo esas acusaciones?
      El agresor era de izquierdas? Vaya. No sé dónde habré oído, a propósito de la senadora americana tiroteada, que no se debía mezclar el acto de un desalmado con una ideológía. Creo que era en una TV, creo que no era la 1, ni la 2, ni la 3, ni la 4, ni la 5, ni la 6….A ver si lo adivina. Por cierto, en ese mismo medio, soltaron sin vergüenza la misma afirmación que usted. Vamos, que en menos de una semana debieron tener un problema serio de memoria todos los tertulios y contertulios.
      Por cierto, le invito – es gratis- a ver los vídeos del recibimiento a ZP, precisamente, en un pueblo de Murcia. Para no argumentar como ha hecho, seguro que lo desconoce. Hablo de insultos de todo tipo, racismo, xenofobia.., poquita cosa. Seguramente aquellos también eran de izquierda. Si es que esta izquierda es “mu” mala. Bueno Zp es el peor de todos…, y eso que en la primera ocasiónque tuvo de dar la cara por Aznar ahí dejo su forma de actuar. Otros hacen peinetas con una mano mientras con la otra firman el no a la EpC. Anda que no!!! será eso lo que llaman la doble moral de la derecha española?

      • Pepe
        20 enero 2011 a 15:07 #

        Bla,bla,bla, palabrería hueca, suena a pedabobo.

      • Elvis
        26 enero 2011 a 19:12 #

        Este tío es tonto, no hay que darle más vueltas.

  14. Jesús San Martín
    19 enero 2011 a 21:22 #

    Me alegra que hayan gustado los ejemplos, es señal de que todos teníamos la misma idea por la cabeza y que cualquiera podría haberla escrito. Ojala sirvan los ejemplos para que la gente vea la necesidad de trabajar, y no malgasten el tiempo.

  15. Francisco Javier
    20 enero 2011 a 10:11 #

    Una vez más aparece en este blog el tópico de la motivación. Hasta ahora yo no he recibido ninguna orientación por parte de los petagogos sobre cómo motivar a todo ese ejercito de discentes renegados, objetores de este sistema -pues no hay que olvidar, mal que les pase a nuestros entusiastas pogres de la educación, que son los alumnos en gran medida los que rechazan este sistema. Insisto: nunca. Tal vez, alguién pensará, que eso es asunto del profesor, que es él y solo él quien tiene que buscarse la vida. ¿Para qué entonces los servicios de orientación? ¿Cuál es su función? Algunos de estos alumno pasan por el departamento psicopedagógico, pero munca he observado ningún cambio significativo. Es evidente que sus recetas no funcionan. (Volveré en otra ocasión a la -como muy bien la define Helena- “falacia de la motivación.”)

    Si retrocedemos un poco en la historia de este blog, comprobamos -seguro que nos hemos dado cuenta todos (o casi todos)- que a pesar de la enorme cantidad de paciencia, de crítica racional, de ofrecer datos evidentes y consabidos (anque se niegue de modo paranoico), del sentido común,… son prácticamente nulos los intentos de argumentación, no hay nada constructivo y la impresión general es lamentable, lo que concuerda perfectamente con la incompetencia y la falta de luces que caracteriza al gremio psico- y sus acólitos (ni menciono a los consejeros de Educación. lo peor de lo peor.) Una posibilidad es que no hayan leído los muchos artículos ya publicados aquí, tal vez desconozcan el panfleto de Moreno Castillo. Yo creo que hay mala fe, falta de honestidad intelectual e intereses mezquinos (se vive muy bien así.) ¿Se merecen, por tanto, esta enorme paciencia,., recibir lecciones gratis? Silencio, silencio.

  16. Jesús San Martín
    20 enero 2011 a 13:30 #

    Aprovechando que esta mañana tenía que cuidar un examen he estado buscando funciones continuas motivadoras, y no he encontrado ninguna, ¡y mira que hay!, ¡más que estrellas en el Universo!, ¡más que átomos en el Universo!, ¡más que los números de contar!, ¡pues no he encontrado ninguna! Después he probado con las diferenciables, y el mismo problema, entonces he cambiado a las matrices, a los límites, a las series, a las integrales, a los determinantes, ¡y nada de nada! Agradecería, igual que pido una dieta para adelgazar sin pasar hambre, que alguien me diera, no ya una función continua motivadora o un determinante con esa misma característica, sino un cachito, por pequeño que sea, porque me empieza a sonar a crecepelo logsiano.

    • Jesús San Martín
      20 enero 2011 a 15:59 #

      Terminado el proceso de corrección, ya sé los resultados. Advierto que: tras el sorteo me ha tocado el problema que supone más dificultad para los alumnos, la asignatura es álgebra y un error destroza todo lo que hagas a continuación, se examinaban los alumnos que no habían aprobado por evaluación continúa por lo que estaban flojitos. Se han examinado unos 160, 170, y el resultado de la calificación del problema ha sido: 10-2, 9-2,8-1,7-1,6.5-1, 5-2, 3-2, todo lo demás igual o por debajo de dos.
      La pregunta es ¿se puede permitir la sociedad pagar estas actuaciones con los impuestos? ¿les exigimos que trabajen duro o qué lo paguen los ancianos trabajando hasta los 70, nosotros con bajada de sueldo o los parados no teniendo que llevarse a la boca (adiós 420 euros)? Quizá un buen elemento de motivación sea el que me contaba mi amigo cuando dijo a su padre que no quería estudiar: estuvo en el andamio durante el verano y cambió de opinión.

      P.D. Saludos Ania, ya ves que aprenderán a calcular si quieren ser ingenieros.

      • 20 enero 2011 a 18:53 #

        El símil del crecepelo es muy adecuado. Los grandes genios de la pedagogía nos han vendido una moto imposible, cuyos resultados están ahí. Nos han vendido, mejor, impuesto, sus aporías, sus imposibles. Ese modelo de la psicopedagogía “naïf”, de suprimir cualquier atisbo de rigor, de mérito, de trabajo serio, considerándolo carca, reaccionario y antiguo, es un modelo agotado y fracasado que no se puede mantener ni un minuto más si creemos en la eficiencia del sistema. Lástima que haya contagiado a parte de la sociedad y cuente con la complicidad de los alumnos (a la larga los más perjudicados por tanta estulticia) y, por desgracia, también de un sector del profesorado. Alguien se tiene que poner a la cabeza de la manifestación para desterrar tanto infantilismo y tanta sandez. Lo que dice Jesús San Martín es la pura obviedad. Siempre habrá quien lo considere una herejía y un ataque a los principios del movimiento transversal. Pero para cualquier profesor que se tome mínimamente en serio su trabajo es simplemente una evidencia.

      • Jesús San Martín
        20 enero 2011 a 19:42 #

        Estimado Mariano, precisamente lo que tan sabiamente indicas es lo que pretendo mostrar con el resultado de las notas: o trabajas o suspendes, y como dices, los alumnos son los perjudicados, pero no sólo en ese examen, sino en las consecuencias que se derivan por no cursar la carrera o distraerse muchos años en ello. Me comentaba una amiga, a la vista del artículo, que la escuela se hace cada vez más paternalista, mientras la empresa se preocupa cada vez menos de las circunstancias personales de sus trabajadores; divergen de tal forma que alejan al alumno del que será su lugar de trabajo. No sé quién decía el otro día, que si piensas que un profesor es duro espera a tener un jefe.

      • una lectora
        20 enero 2011 a 20:14 #

        Jesus, eso está muy bien, pero entonces ¿cuál es el problema? El paternalismo en los centros de enseñanza o la desumanización en los centros de trabajo? No me queda claro.

      • Jesús San Martín
        20 enero 2011 a 21:16 #

        El otro día hablaba con mi doctora sin lectura (leerá dentro de poco y estoy muy contento). Me comentaba que un ejemplo que había hecho no coincidía con un teorema que ella había demostrado, y le dije, caben tres opciones, el ejemplo está mal, el teorema está mal o los dos están mal. ¿De qué parte de mi exposición se deduce que yo haya dicho que una de las opciones esté bien y la otra mal? ¿No cabe que las dos estén mal? Tampoco he hablado de deshumanización del trabajo (aunque esa es la palabra que debería haber utilizado), por lo tanto, opino, que las dos son nefastas. En el post simplemente indico, creo que ya tratado por Raus, que se les engaña a los alumnos respecto a lo que es la vida, por el comportamiento empalagoso de buenismo a los que se les somete. Soy muy consciente de la especie a la pertenezco, no contenta con matar tiburones blancos de 9 metros, hace lo mismo con ballenas azules de 30, y no satisfecho hace lo mismo consigo mismo: pensar que todos somos buenos es de una inocencia que raya la malicia, y muy peligrosa. También sé, que esa misma especie engendra a Cristo o a Buda, y luego, la misma especie mata en su nombre, y los becerros confunden a los asesinos con el mensaje de amor. Ya he comentado otras veces que soy ateo, pero marcaba la casilla de la Iglesia Católica, porque la labor que hacen me parece buena: la parábola del buen samaritano, uno es ateo, no idiota; y le diré por qué dejé de marcarla, porque algún cura tuvo a bien decir que el rey (católico) no sería excomulgado, y yo sé que mi condición en esta sociedad es de esclavo, pero yo no lo soy, y las reglas son las mismas para todos: por encima de mí, ni dios; por debajo tampoco.

        P.D. Ayer pensaba que algún post me mandaría, y que es muy difícil hablar con un pseudónimo tan poco diferenciado como “una lectora”: si “lectora” dice poco, se hace todavía menos con “una”, le agradecería que eligiese un nombre, que no tiene porque ser el suyo, y se le parece bien nos tuteamos.

        Intuyendo como es usted, quizá desee que el mencionado teorema esté bien, ya lo había repasado yo antes de la conversación, y sabía que estaba bien. Aunque a veces sospecho, que el “no me queda claro” busca una contradicción en la exposición. Voy a hacerme la cena.

      • Ania
        21 enero 2011 a 19:15 #

        Si dependiera de mí hacerles correr por el patio haciendo flexiones y similares , cada vez que presentan “estados alterados”…Es que que los estados alterados consentidos a los alumnos de secundaria en los institutos son de Juzgado de Guardia. Uysss! qué facha! Ah! que entra en el sueldo de profesor que te llamen*** un día sí y otro también. ¡Que cosas se oyen a veces oye!

        Saludos a tí.

      • una lectora
        21 enero 2011 a 20:22 #

        No sé qué tiene de malo mi nick, es tan anónimo como el tuyo puesto que no nos conocemos, pero si tan poco te gusta lo cambiaré. No me importa.

        No es que busque una contradicción en tu exposición, que son muchas(tuteemonos), en realidad lo que hago es buscar mis propias contradicciones, que también son muchas, para entenderlas y he de decir que no he tenido mucha suerte en la empresa. Supongo que las cosas son así, contradictorias, y resulta dificil pensar en términos absolutos.

        Yendo a tu respuesta, te diré lo que pienso. No se puede afirmar con rotundidad aquello de “trabajas o suspendes”. Al margen de la capacidad de cada cual y del interés personal que se pueda tener por una materia, se puede trabajar poco y bien, y por tanto aprobar, y se puede trabajar mucho y mal y por tanto suspender. Aprender también es un aprendizaje, supongo que es lo que en pedagogía se conoce como “aprender a aprender” y que se traduce en el conocimiento y la práctica de unas estratégias y técnicas de estudio que ayuden al estudiante a obtener mejores resultados con menor trabajo. En la empresa se habla de eficiencia y eficacia, dos términos que últimamente se han puesto muy de moda a causa de la crisis. Con esto no quiero decir que “aprender a aprender” sea importante para formar trabajadores eficientes y eficaces, la importacia está en saber gestionar el tiempo y maximizar los resultados. Para un estudiante que además de las tareas escolares tiene que hacer frente a otras tantas extraescolares y además tener una vida social y tiempo libre es algo importante. Para un adulto cuyas responsabilidades se multiplican exponencialmente es algo imprescindible.
        No he leído el post de Raus y si lo he hecho no lo recuerdo, pero por lo que dices en algo debe tener razón. Engañamos a los alumnos. Les decimos que si trabajan y se esfuerzan conseguirán un buen trabajo. Y eso no es cierto. Hay estudiantes brillantes trabajando de celadores en un hospital y estudiantes mediocres de ministros de sanidad. Esa es la realidad. Supongo que la parte de la culpa es del sistema educativo que los iguala todos y, claro, al final las oportunidades se las lleva el que está mejor relacionado y no el más capacitado.

        No voy a entrar en las contradicciones de la naturaleza humana, que también las tiene, pero si no se cree en la capacidad del hombre de obrar bien, en su bondad y su solidaridad, no se qué estamos haciendo aquí. Entiendo que quienes aquí escriben lo hacen con la intención de mejorar las cosas, lo hacen por altruismo y poniendo parte de tu tiempo y para ello ponen lo mejor de sí mismos al servicio de una comunidad. Y no me parecen ni inocentes, ni peligrosos.

      • marile
        21 enero 2011 a 20:24 #

        Vaya, he dicho que lo cambiaría y no lo he cambiado.

      • Jesús San Martín
        21 enero 2011 a 22:01 #

        No recuerdo exactamente lo que escribí, algo así como “quien tiene los ojos fatigados por las letras…”, y quería decir que intuía que eras la Sr Mari (que otras veces ha argumentado con Raus); el pseudónimo de Marile se le parece bastante, y lo que sustentas en el post se parece mucho a lo que ella decía. Por otro lado no soy anónimo, tengo una huella digital en la red que me singulariza, aunque no da toda la información sobre mí (gracias a dios).
        No creo que haya contradicciones en lo que exponemos ninguno de los que dejamos post (lo que incluye a todo el mundo, no sólo a los autores), simplemente que el medio no permite los matices. Cuando digo trabajas o suspendes es un hecho probabilístico, como lo es tu afirmación de que hay gente que trabaja poco y bien y aprueba, que a su vez resultado del trabajo anterior.

        Tal y como yo lo veo, es así:

        1.- Necesitas una formación básica. Entre toda la información fundamental habrá mucha que no te guste, y por lo tanto te resultará aburrida, pero tendrás que estudiarla. Creo que es la escuela de la que hablamos en el foro.

        2.- Conseguida esa formación debes centrarte en lo que te gusta. Puede ser el deporte, un oficio, algo intelectual, creativo, puede ser cualquier cosa, y es lo que debes hacer, por eso debes mandar a todos a “tomar por xxxxx”, es tú vida y tú decides sobre ella. Se acabó escuchar como en escuela, ya sabes andar y merodeas por donde quieres. Como te gusta tendrás pasión, y por ello el trabajo duro no te lo parecerá, pero lo será y mucho.

        En este segundo punto las alternativas son muchas. Y traigo a Schophauer, en “El arte de ser feliz”: “debemos aprender a partir de la experiencia qué es lo que queremos y de qué somos capaces”, pero entre todas de las que sea capaz tendrá que elegir, tendrá que decir ¡no! a las otras: cuando las encinas crecen juntas (elegimos mucho) lo hacen achaparradas y cuando crecen solitarias (eliges uno) son majestuosas. Decir ¡no! es lo difícil, queremos todo y no tenemos nada, por eso me ha extrañado el crecimiento exponencial del que hablas en el post: yo estoy con el hacha todo el día, me encantaría hacer una ingeniería porque me gusta mucho, y el cerebro me dice: ¿cómo dices? ¿aquello para lo que estás más capacitado ha dado fruto? ¡pues ya sabes! ¿Te parece duro? Ambos guisamos, pero yo guiso el mejor rabo de toro del mundo, ¿por qué? porque lo guiso una y otra vez, mientras que los que hacen muchos guisos los hacen todos mediocres; yo sólo uno, pero para chuparse los dedos.

        Hay que ahondar el pozo, y luego hacer otro pozo profundo paralelo desde ese mismo.
        Hecho un cesto, hecho cientos, pero no vale mil empezados.

        Aprender a aprender no es lo que nos están diciendo los acólitos de la secta, es tener los ojos abiertos y preguntarte por qué no te has dado cuenta. Hoy Polícrates ha levantado a un troll en un post, al que yo había contestado. Lo más gracioso es que el argumento que da Polícrates es el que yo uso para no dar limosna a cierta personas, pero no sólo eso, también me llamo la atención el nick “una madre cualquiera” que automáticamente me trajo a la cabeza “una lectora”, y lo peor de todo: el cerebro se quedó con la frase “no sean duros conmigo”, me machaba el cerebro y no entendía por qué, la respuesta es obvia, estaba esperando la respuesta por la sencilla razón de la provocaba. Bueno ¿Por qué no me he dado cuenta? Fácil, precipitación en la acción y no atender al subconsciente, me volverá a pasar, porque uno se cae para aprender a andar más de una vez, pero cada vez menos.

        Aprender a aprender no son reglas fijas, eso es como querer andar con muletas. Los trucos no sirven porque la variedad es infinita, y sólo un cerebro libre, no condicionado, puede reaccionar con naturalidad ante ella. Un ejemplo, dos patinazos míos en la misma revista. El año pasado, el miércoles de Semana Santa recibía las pruebas de imprenta de un artículo, me dije lo haré el lunes porque empiezan cuatro días de fiesta y no trabajarán: 48 horas después tenía otro email preguntándome si no había recibido las pruebas. El otro patinazo fue ayer. A las 9 de la noche envíe las correcciones que pedía el referee, era una cuestión fácil de revisar y dos indicaciones, así que lo hice y no sigue el procedimiento estandar de tratar con un referee; resultado: a las 8 de la mañana otro email indicándome que siga el procedimiento, cosa que a las 12.30 estaba hecho (antes tenía dos citas) y treinta minutos después otro email dándome las gracias. ¿Qué conclusión saco?

        1.-De nada me sirve controlar la dinámica no lineal para encarar estos problemas, continuamente tengo que aprender. No se acaba nunca.

        2.- Haz bien las cosas la primera vez y no tendrás que repetirlas

        3.- Lo bien que trabajan por ahí fuera, ya estás copiándolo

        Además a las 13.00 horas me estaba tirando de los pelos, porque el mensaje lo había leído por la mañana y tenía que haberme llevado el coche por si se daba la posibilidad (que después se ha dado) de que resolviera el problema por la mañana en vez de por la tarde, cosa para la que necesitaba el coche. Es decir, no me planteo el futuro, cuando debería estar haciéndolo, ya he patinado otras veces en esta cáscara d eplátano, acabaré viéndola.

        ¿Me volveré a dar tortas? Espero darme dos por semana, de lo contrario estaré haciendo el idiota más allá de lo permisible. ¿Me preocupa equivocarme? Lo más mínimo, soy humano y me equivoco, pero me lo consiento porque intento poner los cinco sentidos, si no fuera así me daría de hxxx. Dicho de otra forma, que aunque tengo libertad para hacer lo que quiero, y nadie se atreve a decirme que me desvíe de mi pasión, ni siquiera yo mismo, sigo estando en la escuela de deseducativos: trabajo duro y aprendiendo de cualquier maestro en todo instante.

        Aprender a aprender es aprender a ser maduro: hacer lo que hay que hacer, no lo que te gusta o te digan; trabajar duro y los ojos abiertos.

        Creo que no debes maximizar tiempos, ni resultados, porque estás midiendo en horas y los resultados son locales. Cada persona tiene su tiempo. Creo que las críticas que otras veces has dicho (si eres la Sra. Mari) es precisamente eso, pero yo no pretendo que todos los niños tengan un diez en matemáticas, eso sería monstruoso, quiero que sepan las matemáticas que necesitan como personas, que conozcan los fundamentos que después podrá necesitar, quizá ahora no le gusten y mañana le diviertan: yo publico en la materia que odiaba cuando estudiaba la carrera de matemáticas. Yo creo que esa es la postura de Deseducativos.

        Una cosa tengo clara, encontrarás la solución a lo que buscas, porque te está quemando. Y cuando lo encuentres y puedas decir a tus alumnos como llevarse la cuchara a la boca, verás que son ellos los que tienen que masticar.

        No creo en la bondad de todos los humanos, es una lección aprendida, de una sola vez. Sé que hay personas maravillosas, posiblemente los místicos de cualquier religión, pero también sé que hay psicópatas. Y como dices, sé que todas las personas del foro están contribuyendo con su tiempo y conocimiento par ayudar a los demás.

        Es un post poco largo, y todavía queda todo por decir. En el siguiente post, cuando respondas, te diré el sitio más sencillo que veo para encontrar realimentación.

        Un saludo Marile.

      • marile
        22 enero 2011 a 2:10 #

        No eran “ojos fatigados”, era ” vista fatigada”, mucho más poético, dónde va a parar, y no soy Mari, aquí siempre he sido “una lectora”, creo, aunque si he intuído cierta relación de identidad con ella y con muchos otros. Yo tampoco soy anónimo, trato de no dejar huella en la red y sin embargo ronda mucha más información sobre mí de la que me gustaría. Analfabetismo digital (desgraciadamente)

        Está claro que no nos hemos entendido, si es cuestión de matizar, maticemos. No he hablado de probabilidades, eso se lo dejamos a los dados, de lo que hablo es de SABER aprender, una aptitud importante para quien se enfrenta a un texto que ha de comprender y aprehender o a un problema que ha de solucionar. Me entristece ver que a pesar de todos los medios que hoy tenemos a nuestra disposicón, los estudiantes siguen aprendiendo con los mismos medios y métodos que lo hice yo hace ya muchos años y a pesar de todos los avances en pedagogía y teorias sobre el aprendizaje, se siguen cometiendo los mismos errores. Vamos a ver qué ocurre con las instrumentales, por ejemplo, las matemáticas. Empezamos con los problemas que que incluyen la operación aritmética de la suma sin llevada y hacemos mil, despues seguimos con los de la resta, otros mil, a continuación introducimos las llevadas y cuando por fín aparece uno que implica utilizar ambas operaciones, la pifiamos. Ya nos hemos acostumbrado todos a extraer datos y poner el signo que toca esa semana, luego diremos que no entienden los problemas, claro, no los leen. Luego llegan a secundaria y pretendemos que nos integren por partes y además que lo entiendan.
        Con la comprensión lectora de la que tanto se ha hablado a raiz del famoso informe PISA pasa algo parecido. Les damos libros carísimos en los que ya viene marcado en negrita la idea principal y en un recuadro coloreado lo que han de aprender de memoria, con lo cual les evitamos el rollo de tenerse que leer todo el texto y extraer la idea ellos mismos. Como los libros no son en propiedad tienen terminantemente prohibidas las notas al margen, los subrayados, incluso el hacer los ejercicios que han de copiarlos en el cuaderno alargando así innecesariamente el tiempo que deberían dedicar a las tareas. Luego llegan a secundaria y queremos que tomen apuntes, hagan esquemas y mapas conceptuales.
        Algo falla ya en la propia base y es que no se les enseña a pensar y no se les enseñan estrategias para aprender. Si a todo esta caldo le añadimos una dosis extra de información que les llega por todos los lados, los sobreestimula y no tienen erramientas para analizarla y comprenderla, ya tenemos servido un fracaso estrepitoso, no solo a nivel académico, sino también a nivel personal. No es de extrañar que cuando pregunten a las niñas en un colegio que qué quieren ser de mayores, respondan por mayoría aplastante: yo, como Belen Esteban.

        Dicho esto, así es como yo lo veo.

        1.- La formación básica consiste en capacitar para el aprendizaje. Recurriendo al ejemplo anterior, lo aburrido no es resolver problemas, que una vez comprendidos resultan estimulantes, y te capacitan además a plantear y resolver situaciones problemáticas con las que te encuentras a diario. Se gana confianza y autonomía. Lo aburrido es hacerlos como churros sin tener pajolera idea de qué se está haciendo. A lo primero se le llama competencia matemática, a lo segundo, asignatura de matemáticas, bastante más aburrida, dónde va a parar.

        2.- Una vez conseguidas las competencias, puedes centrarte en lo que más te gusta y especializarte a conciencia. Pero una vez que te hayas superespecializado te darás cuenta que para ejercer tu profesión tendrás que colaborar con un equipo de especialistas. Por ejemplo, el diseño de una prótesis de cadera requiere la colaboración de médicos, ingenieros, informáticos y seguro que me dejo bastantes más. Así que enviar a la peña a tomar por xxxx no creo que sea muy eficiente. Ni sensato.

        En este segundo punto traigo a colación un proverbio chino que dice “nadie sabe tanto como todos juntos”, cada vez nuestro trabajo es más especializado y por ello, cada vez nos vemos obligados a trabajar con otros especialistas. A excepción quizás del maestro, que ha de saber un poco de todo y un mucho de nada. Ha de tener, eso sí, capacidad para transmitir aquello que sabe y sensibilidad para captar aquello en lo que el estudiante sobresale para poder orientarlo adecuadamente. Los maestros guisan muchos platos, y algunos los hay mediocres, cómo no, pero también los hay excelentes que lo mismo te hacen un rabo de toro que un ragut de ternera o unas alcachofas.

        Aprender a aprender es algo mucho más sencillo de lo que planteas, alude a iniciarse en un aprendizaje y ser capaz de continuarlo de una manera autónoma, mas o menos lo que usted hace con sus artículos , lo otro, el andar contestanto trolls a sabiendas de que lo son y no desear hacerlo es lo que podríamos resumir con la expresión “nunca aprenderé”. Por cierto, no sé quien es “una madre cualquiera” pero vengo observando con qué facilidad de tacha de troll a quienes tienen opiniones contrarias y eso lo único que consigue es entorpecer el debate. Si no se dan argumentos supongo que lo que se hace es trolear, pero si se argumenta y te llaman troll, te están diciendo que no van a considerar tus razonamientos, vamos, que te están troleando a tí. ¿Qué conclusiones saco? Las mismas que aquel gorrión que retrasó su migración a tierras más cálidas y cuando exhausto cayó al suelo presa del frío lo hizo sobre un montón de mierda. Creyó morir, pero he aquí, que cosas, que al calorcillo de la boñiga se empezó a sentir mejor. Tanto es así que se puso a cantar. Un gato que pasaba por ahí, oyo el canto del pajarillo y ¿zas! se lo comió. ¿qué conclusión saco?

        1.- Estar metido en la mierda no necesariamente es malo.
        2.- Todo el que te saca de la mierda no necesariamente es tu amigo.
        3.- Y la más importante, si estás con la mierda al cuello, no cantes.

        Cada persona tiene su propia forma de aprender, por ello se habla de distintos tipos de inteligencias. No he hablado de trucos, hablo de objetivos didácticos como puede ser extraer una idea principal de un texto o reformular un problema con otras palabras. Cada uno hará la suya, entre todos lo podemos bordar.

        Tampoco he hablado de maximizar tiempos, ignoraba que hubiera que matizar eso. Claro que cada persona tiene sus tiempos, pero en los límites de esos tiempos pueden tender a cero o a infinito. De lo que se trata es de que tiendan a 0 a fin de que les quede tiempo para “couching potato” o lo que les guste.

        Sobre la naturaleza humana, te equivocas, no hace falta ser Teresa de Calcula, ni siquiera una persona religiosa para ser humana, en el amplio sentido de la palabra. Que existan psicópatas es la excepción, y que nos horroricemos o nos compadezcamos de ello, no deja de ser una muestra más de que eso no es lo natural, es la anomalía.

        Un saludo Jesús.

      • Jesús San Martín
        22 enero 2011 a 11:22 #

        Tengo que repetir un ejemplo que ya puse. El escritor le dijo al reconocido fotógrafo, tiene que tener usted una cámara muy buena, a lo que le respondió, y usted una máquina de escribir muy buena. Desde Einstein no ha nacido ningún genio de la Física, aunque por aquella época la radio empezaba a funcionar, no había aparecido en la época del otro grande: Newton. ¿Qué herramientas necesitamos hoy para aprender Física y Matemáticas aparte de papel y lápiz? ¿Van a escribir mejor los estudiantes con el ordenador que con papel o lápiz, o van a cometer más faltas de ortografía porque estará conectado el corrector ortográfico?
        En cuanto a avances en pedagogía y teoría del aprendizaje, entiendo como tales los que han sido sometidos al experimento, y por tanto reproducibles. Lógicamente teniendo en cuenta todas las variables. Lo digo porque hay un experimento muy famoso que consiste en lo siguiente. Se dan 10 dólares para dos personas, y uno de ellos decide como repartirlos, si no se ponen de acuerdo no hay dinero para ninguno. Si el que reparte decide que siete dólares para él y tres para el otro, o se acepta o dinero para ninguno. El experimento demuestra que la gente quiere reparte justos, porque se comprueba que cuando no se le dan cinco dólares entonces no aceptan. Es un hecho experimental, repetido muchas veces y con la conclusión: se reparte equitativamente o la gente prefiere perder dinero. Es una conclusión falsa, y cualquiera que piense un poco lo verá. Este tipo de experimentos se da mucho en ciencias sociales y saca conclusiones falsas. La solución: repartan un millón de dólares, y a uno se le da 300.000, ¿estará dispuesto a perder 300.000 dólares porque el reparto no es equitativo? Las variables están mal medidas. He puesto el ejemplo porque esos famosos experimentos en pedagogía no resisten un análisis crítico.
        Vamos a nuestro intercambio de ideas. Lo relativo a lo de las estrategias para aprender. Nadie pone en duda que las estrategias son convenientes, favorecen, no le vamos a dedicar un curso completo y sirven para lo que sirven ¿Me puedes decir una sola estrategia para que un alumno comprenda las matemáticas desde el libro? Delimitemos el ámbito: una estrategia para que un alumno que acaba de entrar en la universidad aprenda álgebra desde los libros. La estrategia que conozco en este caso, y en cualquier otro, es aprender del maestro; el resto es realimentación, pensando en que te has equivocado.
        No voy a ir a la integración por partes, voy a la suma. La razón por la que los alumnos no entienden la suma es porque los maestros no la entienden, repito: “porque los maestros no la entienden”, no es por falta de medios. La regla del nueve dice que si sumas los dígitos de un número y la suma es divisible por 9 ó 3 así lo es el número original. Si entiendes lo que estás haciendo, la regla del nueve dice: en cualquier base en la que se represente el número, si la suma de sus dígitos es divisible por un primo que divide a la base así lo es el número original; por lo tanto, cambiando la base y teniendo en cuenta que todo número es divisible por un número menor que la parte entera de su raíz cuadrada, el número será divisible por el máximo común divisor de la base y el resto en la misma. ¿Eso es lo que tú sabías, Marile? ¡No está en los medios, está en el maestro! De la integración por partes…. ni te cuento. ¿Realmente alguien cree que lo expuesto se resuelve con unas técnicas?
        Me parece estupendo que se les enseñe a pensar, pero no que se les den recetas, porque andarán con muletas toda la vida. Qué los libros están mal escritos porque vienen subrayados, u otra serie de cosas, fácil solución, escribe tú el que quieres que sigan, la ley (Sentencia 5/81 del Constitucional) dice que tú eliges la bibliografía, no recomiendes ese libro. Pero una pregunta ¿por qué los autores han acabado escribiendo ese libro? ¿Quizá porque se pretende que los alumnos sólo aprendan el contenido del recuadro? Estoy de acuerdo contigo, falla en la base, porque pretender ese conocimiento se debe a la ley.
        No estoy de acuerdo con la frase “Si a todo esta caldo le añadimos una dosis extra de información que les llega por todos los lados” Más información que te da la naturaleza no te la da la televisión. Dos preguntas, al hilo de la suma ¿por qué el cielo es azul? ¿por qué enrojece al anochecer? Si la gente ve ese todo los días y desconecta de ello, también desconecta de la televisión, y si no los padres tienen que apagar el televisor (Teorema de Raus). Tu frase continúa “no tienen herramientas para analizarla y comprenderla, ya tenemos servido un fracaso estrepitoso, no solo a nivel académico, sino también a nivel personal”, la implicación la haces tú, decir que de aquellos polvos estos lodos. Ejemplo 1, la gente piensa que estamos ahora más interconectados que nunca: falso; antes de Primera Guerra Mundial el intercambio económico entre las naciones era superior. Ejemplo 2, ahora tienen Internet, se nos olvida la radio y la televisión, que también era novedosa. No se sujetan tus hipótesis, no quiero decir que esas variables no influyan, sólo que no son las relevantes.

        Discrepo completamente con “La formación básica consiste en capacitar para el aprendizaje.” Varias cosas. La primera es que dentro de esa formación básica está leer, escribir, y conocer las bases de nuestra cultura y a los grandes maestros; espero que no me digas que para el aprendizaje necesitas la lectura para solventar el problema, te enredarías mucho. Segundo ¿el aprendizaje? , lo centro más ¿el?, matizo más: artículo determinado y singular. Con la capacidad de aprendizaje que tengo no aprenderé a tocar un instrumento musical, ni Francisco Javier resolverá teoremas. Dentro de esa capacidad básica, ahora extendida a “los aprendizajes”, está la formación básica que se da en la escuela de Cervantes, de Newton, de Goya,… se aprenden sus técnicas. Aprendes a aprender desde el estudio de lo que sabes, “aprendes matemáticas leyendo a los grandes matemáticos (cuya obra enseñan en la escuela)”, y ni tú ni nadie me puede enseñar eso, por la simple razón de que cada teorema es distinto, porque si todos fueran iguales pues ya estarían todos escritos. ¡Más claro!, a cualquiera que me pretendo enseñar técnicas para aprender le pongo delante de un teorema mío y que me explique como aprenderlo. Un consejo “El trabajo intelectual de Guitton, que sospecho lo que Juan Pedro ha advertido muchas veces, que la gente cree estar descubriendo El Mediterráneo. Por cierto ¿por qué en las costa oeste de España hay marea pero no en la este, si la Luna recorre por igual todo el país? Aprender a aprender es aprender a preguntarse, no a andar con muletas.
        Tu punto 2 es un deseo, no una realidad. La división del trabajo implica que cada uno hace su trabajo, no que todos tengan las mismas capacidades. Unos prepararán los óleos, otros el lienzo, los de más allá los pinceles, pero sólo pinta Velázquez, que es quién está superespecializado, y hará muy bien en mandar a todos a tomar por xxxxx, si pretenden hacerle perder el tiempo en participar en labores en las que malgasta su genio. Pregunta ¿Quiénes formaban el equipo de Miguel Angel? ¿Cuál es su escultura (composición), que cuando una la mira se pregunta, cómo puso esta mierda aquí Miguel Angel? Solución: alguien trabajó en grupo ¿después de muerto Miguel Angel? Y hablando de la televisión que tanto nos distrae ¿Quién la inventó? ¿inventó sólo la TV en blanco y negro o también en color? ¿y si diera la casualidad que también inventará la tridimensional? ¡Eso que tanto nos llama la atención en el cine! ¿Cuántas personas formaban el equipo de John? ¿Cuántos formaban el equipo de la multinacional que competía con él? Si los chinos tienen razón y “nadie sabe tanto como todos juntos” ¿Por qué sus gastos eran infereiores en un factor de 1000? Quizá no sea tan bueno trabajar en equipo y dejar ese dinero ¿para que coma la gente?, quizá por eso Einstein, Newton, Miguel Angel trabajaban solos, y suerte tuvimos que no le llamaran para dibujar el caballo diseñado por el comité: porque habría pintado un camello.
        Claro que “Los maestros guisan muchos platos, y algunos los hay mediocres, cómo no, pero también los hay excelentes que lo mismo te hacen un rabo de toro que un ragut de ternera o unas alcachofas”, lo que yo decía, un pozo profundo junto al otro. Y bien indicas “los maestros”, los demás muchos pozos cavados y ninguno llega al agua.
        También discrepo de que aprender sea sencillo, otra cosa es que la definición de tal cosa sea sencilla.

        En cuanto al troll, se ha interpretado que la persona era un troll porque era un mentiroso. Decía tener niños en edad escolar y ser niña de la posguerra. Polícrates se ha dado cuenta de que sería una bisabuela mama y ha descubierto el engaño. Yo había contestado a preguntas del troll antes de que Polícrates advirtiera el hecho, por lo tanto tu frase “el andar contestanto trolls a sabiendas de que lo son y no desear hacerlo es lo que podríamos resumir con la expresión -nunca aprenderé-” es resultado de una mala explicación mía o de una mala interpretación tuya, sino de las dos.

        La frase “si se argumenta y te llaman troll, te están diciendo que no van a considerar tus razonamientos” necesita del entorno. La persona razonaba desde premisas falsas, con un claro ánimo de engañar, por eso se le ha llamado troll ¿o quieres razonar con embusteros? Antes de destapar el engaño se había razonado con esa persona y con cualquier otra. ¡Fíjtate lo que son las percepciones!, pero antes de fijarte en ello, ve a la parte de debajo de esta página web y lee el contador de visitas, después vas a google y le das la orden de buscar “troll” con la intrucción site: http://www.desedcuativos .com, para que busque la palabra troll sólo en esta página. Divide el número de veces que aparece la palabra troll por el número de visitas, que es un número objetivo. Cuando la hayas hecho, ¿todavía afrimarías: “vengo observando con qué facilidad se tacha de troll a quienes tienen opiniones contrarias”?

        Si, como dices, ”entre todos lo podemos bordar” ¿por qué el chef que hemos mencionado arriba no nos deja meter la mano en su cocina?

        En cuanto a lo de maximizar tiempos ha sido un error mío, pensaba que estabas midiendo el rendimiento por horas, y sólo indicaba que cada persona tiene su ritmo, y esperemos que no sea ni cero ni infinito.

        Dices: “no hace falta ser Teresa de Calcula, ni siquiera una persona religiosa para ser humana, en el amplio sentido de la palabra” No tengo deseo de que cuelguen a los ateos, los pobres también tienen derecho a vivir, aunque nos espere pudrirnos en el infierno.

        La última pregunta. Si me equivoco sobre la naturaleza humana ¿cómo es que la gente se está tomando una caña (yo comiendo choco negro) en vez de dar ese dinero para el niño que se está muriendo de hambre agarrado a la teta de la madre? Por los millones de muertos en las guerras no te pregunto. Esto no niega, lo que otras veces he dicho: hay gente maravillosa, un gran montón, pero también hay un gran montón de los otros, y no me parecen la excepción. El que es bueno con el martillo cree que todo son clavos, eres una buena persona y crees que todos los son, realimentado por el entorno en que te mueves, hay “otros entornos”.

        Un saludo Marile

        P.D. Tendrá huella digital, pero comprenderás que buscar Marile en la red y nada es lo mismo.
        Me acabo de dar cuenta de que no te contado donde veo mucha realimentación, a ver si en el próximo

      • marile
        24 enero 2011 a 13:37 #

        Bueno, ambas sabemos que ni una buena cámara hace al fotógrafo ni una buena máquina al escritor, ni el hábito hace al monje. Te has olvidado de Galileo, no existía radio, ni siquiera existía la imprenta y no obstante divulgaba su ciencia desde lo alto de la torre de Pisa. La humanidad, de tanto en tanto da un genio que cambia la visión del mundo en un alarde de creatividad, y cada época utiliza los medios que tiene a su disposición para hacerla llegar al mayor número de personas. Con Galileo fue el circo, con Newton fue la imprenta, con Einstein la radio y a día de hoy los medios de comunicación son mejores. ¿qué herramientas necesitamos para aprender? por necesitar, ninguna, al maestro, pero ya que las tenemos sería un despropósito no utilizarlas, entre otras cosas porque el término de analfabetismo que tradicionalmente era reservado a quienes no sabían leer y escribir, se está haciendo extensible a todos profanos en materia de nuevas tecnologías. Yo misma. Y familiarizar al estudiante en el uso de estas herramientas equivale a lo que hasta ahora ha venido siendo familiarizarlos con el uso del lápiz y el papel.

        En cuanto al experimento que mencionas no es exclusivo de las ciencias sociales, también hay experiementos hechos con monos en los que se demuestra el mismo sentido de la equidad. Un mono ha de presionar una palanca y al hacerlo se le da un plátano a él y otro a su compañero. Cada vez que el mono quiere su plátano presiona la palanca. Se observa también que si variamos las recompensas y le damos un plátano a él y dos a su compañero, al cabo de poco tiempo deja de presionar la palanca. El macaco prefiere pasar hambre antes de soportar la inequidad. Luego el experimento que menciona es veraz, ese sentimiento está en nuestra naturaleza animal. Algo parecido observamos en los niños, sobre todo hacia la edad de los 9 o 10 años, así no es extraño escuchar frases como “a él le has puesto más que a mí” o “Marta se ha comido 3 gominolas y yo sólo tengo una”, lo complicado es explicar que le has puesto a uno más que a otro porque es mayor. En las ciencias sociales y teniendo en cuenta todas las variables, lo equitativo no necesariamente es lo más justo, y las nuevas teorías del aprendizaje nos hablan de enseñanza individualizada, lo justo es dar a cada uno lo que necesita y no a todos por igual. Vamos, algo así como la parábola del hijo pródigo. Nada nuevo bajo el sol.

        Vamos a las estrategias para aprender. No les vamos a dedicar un curso completo, les vamos a dedicar todos los cursos porque aprender a estudiar no es algo que se haga en una unidad didactica es un objetivo que se pretende alcanzar tras cursar la enseñanza obligatoria y debe estar debidamente planificado y seccionado según su grado de complejidad.Cuando hablo de estrategias para aprender no le estoy quitando importancia al papel del maestro, todo lo contrario, coincido con usted en que la labor del maestro o del profesor es imprescindible, pero también sabemos que hay profesores que tienen el don de hacer fácil lo díficil, y al otro lado de la cuerda los hay que son capaces de hacer díficil lo que es sencillo.Por ello la existencia de soportes de información, ya sea un libro, un video divulgativo o una página web pueden servir de gran ayuda tanto al profesor como al alumno para clarificar las cosas.

        Respecto a la suma y a todas las operaciones aritméticas son bastante intuitivas. No sólo la entienden los maestros, la entendían también los austropitecos y posiblemente algunos animales. Cuando un fotógrafo quiere hacer fotografías de un ciervo hace algo muy curioso. Entre 3 o 4 personas montan una tienda de campaña cerca de donde suelen pastar mientras los ciervos desde lejos los observan, al cabo de cierto tiempo dos de ellos se van y así los que quedan los pueden fotografíar a gusto. Los ciervos no saben restar. ¿Y los demás animales? ¿Hay animales que saben restar? Tambien la entienden los niños mucho antes de estar escolarizados. Recuerdo un día en que tomando un vermout les pedí un plato de calamares a mi hija y a una amiga suya. Las senté en una mesa y les dije: repartirlos entre las dos. Las niñas, que apenas contaban con tres años, empezaron a repartir uno para tí y otro para mí, al final, cuando sólo quedaba uno, tras pensarlo un rato, cogieron el cuchillo y el tenedor y lo partieron por la mitad. ¿no es eso dividir? entonces,¿ porque años después se hacen tanto lío cuando tienen que repartir otras cantidades y otros objetos ? ¿porque sus profesores no saben? no, claro que saben, lo que no sepan en todo caso será enseñar.

        Respecto a los libros de texto, pues ocurre algo parecido a lo de los partidos políticos, no se trata de elegir éste o aquel, se trata de elegir o no elegir, y ahí es dónde se complican las cosas. ¿un maestro sin un libro de texto? y qué se cree que va a enseñar si no lleva sus muletas, cojeará, seguro, y además se dará de bruces contra el suelo. Y quizás tengan razón.

        Sobre la información. Hay una edad hacia los 6 años que se le denomina de edad de los “porques” y es debido a la curiosidad que demuestran los niños por todo lo que les rodea ¿Por qué se hace de noche? ¿por qué nos sigue la luna? ¿por qué la gallinita dijo eureka?. Y más adelante ¿por qué si sumo todos los dígitos de un número y la suma es divisible por nueve lo es el número original? ¿por qué cualquier número elevado a cero es siempre 1? No es cierto que se deconecte de lo que nos rodea, lo que se hace es conectarnos a otras cosas, por ejemplo las clases de inglés, de gimnasia, de piano, de teatro y todo lo que supongo tener entretenidos a los niños hasta la hora de la cena antes de reconocer que las ganillinas no hablan. No piensan porque no tienen tiempo para hacerlo. Y como dijo, no recuerdo ahora mismo quién “se lee como comen las gallinas, se picotea un poco y luego se levanta la cabeza” y nuestros hijos ya no levantan la cabeza porque la tienen amarrada al bozal como los burros. Respecto a los medios de comunicación, tienes razón, hace tiempo que están ahí, pero internet marca una nueva era. La novedad de internet, entre otras cosas es que permite buscar la respuesta a todas las preguntas planteadas aquí a golpe de techa y en un momento. El fracaso estrepitoso a nivel personal viene de la incompetencia en saber juzgar las cosas en su justa medida y dejarte llevar por los cantos de sirena de todos los que nos quieren vender sus productos. Y así es como puedes llegar a encontrarte en el mejor de los casos pagando un piso a 50 años vista y pareciendote que has hecho un buen negocio.

        “Discrepo totalmente -la formación básica consiste en capacitar para el aprendizaje-“, lo veo, no aceptas pulpo y estoy de acuerdo, hablemos de los aprendizajes en plural. He gogleado tu nick y si eres quien dice ser no voy a darte clases de matemáticas, ni a Francisco Javier de música, faltaría más. Pero tú tampoco le puedes decir a un maestro cómo ha de organizar su clase, qué y cómo debe enseñar y qué y cómo lo ha de evaluar. Un maestro estudia a Piaget, Vigotsky, Bruner, San Juan Najera y está al tanto de las innovaciones en el funcionamiento del cerebro humano además de conocer algo de todas las disciplinas que se dan en la escuela lo mismo que tú estás al tanto de todas las innovaciones que tienen lugar en tu área de estudio que son las matemáticas. Y aquí nadie a descubierto el Mediterráneo porque es lo que los buenos maestros han hecho toda la vida, aunque parece que de tanto en tanto hay que recordar la finalidad de ir a la escuela, y no es convertir a los estudiantes en enciclopedias que de esas ya hay muchas, es formarlos como personas y eso incluye además de conocimientos, los valores que imperan en la sociedad a la que pertenecen, corrijo, los valores que deberían regir la sociedad.

        ” La división del trabajo implica que cada uno hace su trabajo, no que todos tengan las mismas capacidades”No estoy hablando de división de trabajo, esa ya la conozco y al final acabas como Velázquez, que acabas pintando tú sólo, hablo de cooperar para sacar adelante un proyecto común. Hoy he visto en la prensa, a raiz de la crisis, que se están creando sociedades que llaman co-working. Diferentes profesionales de distintas ramas comparten oficinas para compartir gastos y finalmente terminan colaborando para llevar a cabo distintos proyectos. Forman equipos de trabajo. Y parece ser que les va muy bien.
        ” ¡Eso que tanto nos llama la atención en el cine! ” Lo que realmente nos llama la atención del cine es la ciencia ficción ignorando que muchas veces es superada por la realidad.

        Y aprender puede ser sencillo o complicado, depende de qué se quiera aprender, pero aprender aprendemos constantemente con nuestra experiencia. Lo que sí es complicado es aprehender, captar la esencia de las cosas sin hacer juicios de valor.

        En cuanto al troll, puede que Polícrates se equivoque, si yo le digo a mi acompañante: por ahí vienen nuestros padres,los padres de nuestros hijos, los hijos de nuestros padres y nuestros propios maridos, ¿esoy mintiendo? por eso “es el resultado de una mala explicación mía o de una mala enterpretación tuy, si no de las dos” también puede ser que ambas interpretaciones sean correctas

        ¿por qué un chef no dejaría a nadie meter mano en su cocina? Se me ocurren varias respuestas
        porque teme le estropeen el guiso
        porque no le han pedido permiso
        porque tiene derecho de admisión
        porque la cocina está cerrada
        Yo qué se.

        Dices que soy una buena persona, supongo que eso responde al hecho de que cuando escribo parece que meo agua bendita, y así es, es lo que me han dado de beber, pero que se me considere o no una buena persona depende del contexto. Lo soy para quienes me conocen y no lo soy para aquel niño que muere de hambre enganchado a la teta de su madre. Supongo que esa consideración depende exclusivamente del entorno.

        Un saludo.

        PD. Si tardo en contestarte no es porque me haya olvidado de tí, es porque me cuesta entenderte y me cuesta expresarme. No te entiendo. Supongo que no haría un buen papel en tu cocina.

      • Jesús San Martín
        24 enero 2011 a 16:13 #

        Hola Marile
        Saco la respuesta y la coloco abajo del todo, porque el tema es de espacial interés para todos, y si la mantenemos aquí no querrán intervenir por pensar que es una conversación privada.

  17. XoteMadrid
    20 enero 2011 a 13:41 #

    Desde la inocente opinión de un recién graduado en Magisterio. ¿Tanta influencia posee la politica en nuestra “laica” educación?

    • 20 enero 2011 a 15:00 #

      Unos dicen que sí,…otros que no… Personalmente a mí no me influye apenas nada, trabajo igual con un gobierno que con otro, a fin de cuentas ni Aznar ni ZP entran en mi aula de clase, es una ventaja que tenemos sobre otras profesiones. Y, en todo caso, dependerá de lo que tú te dejes influenciar. Vamos, que si pones los aprobados que te diga el director o el jefe de estudios, si en las sesiones de evaluación te dedicas a hablar del tiempo…., entonces sí que estarás influenciado. Pero si haces tu trabajo, digamos, con normalidad, dedicándote a tu tarea en lugar de culpar al mundo de tus problemas, no solo no sufrirás influencia alguna sino que ganarás en salud y, además, vivirás más feliz. Tus alumnos también te lo agradecerán. Suerte! Ahm, muy importante, también depende de la razón por la que hayas decidido ser maestro, eso es muy, pero que muy importante. Conozco gente que está amargada de lunes a viernes e incluso el fin de semana. Así no hay manera.

    • Francisco Javier
      20 enero 2011 a 17:30 #

      Es muy interesante la pregunta que se hace y muy compleja. A mi modo de entender la educación no es de ningún modo una parte aislada del resto de la totalidad política y se inscribe siempre en un contexto ideológico (básicamente económico-político.) La creencia aparentemente ingenua de que no es así, de que la educación es una especie de Disneyland desligada del poder, es justamente una estrategia ideológica que desvía la atención del fondo del asunto y lo que intenta no es sino formar una imagen del individuo afín a lo que hay, entregado a la inmediatez sin fisuras. Esta estrategia es muy similar a esa que pretende hacernos creer que vivimos en un mundo post-político, que la ideología es algo obsoleto y que en definitiva lo único que nos queda es aceptar que vivimos en Disneyland (ocio, consumo, dormir, trabajar, ocio, consumo, dormir, trabajar, en bucle.) La educación siempre refleja con bastante fidelidad la ideología del momento, de ahí el gran interés que han tenido los Estados (en especial a partir de la Modernidad) por ejercer su control: controlar la educación es controlar a la población. Y nuestra “laica” educación no es una excepción. La única medicina para nivelar un poco esta situación estructural es, a mi modo de ver, a través de un sistema que permita desarrollar al máximo el estudio, la ciencia, la objetividad, es decir: una disciplina académica exigente (la LOGSE-LOCE-LOE lo impide sistemáticamente ). Naturalmente no todo el mundo estará dispuesto a ello por el enorme esfuerzo que implica (de ahí que este tipo de educación sea tildada de aristocrática por los defensores del igualitarismo sí o sí.) Con el academicismo, en resumen, eramos más libres (y se aprendía más). Bienvenido a Disneyworld.

      • marile
        21 enero 2011 a 21:23 #

        Casi nada lo que ha dicho. Estoy de acuerdo en casi todo excepto en esto
        “La única medicina para nivelar un poco esta situación estructural es, a mi modo de ver, a través de un sistema que permita desarrollar al máximo el estudio, la ciencia, la objetividad, es decir: una disciplina académica exigente”
        El único problema que le veo es que su propuesta fomenta en exceso la competividad y precisamente de lo que estamos escasos es de personas que sepan cooperar y trabajar en equipo. Cualquier problema a los que nos enfrentamos ya sean grandes o pequeños, desde las crisis enegéticas hasta el cambio de una cerradura en la comunidad de vecinos necesita de habilidades que no necesariamente se aprenden bajo el yugo de la disciplina académica y lo que debe pretender un sistema educativo libre de tendencias políticas es precisamente eso, formar individuos capaces de cooperar y trabajar juntos para un objetivo común.

      • Jesús San Martín
        21 enero 2011 a 22:25 #

        Marile, dos albañiles trabajando juntos tardan la mitad de tiempo que uno sólo, pero dos trabajadores intelectuales es probable que se estorben. Cervantes escribe sólo y Velásquez pinta sólo. Por otro lado, siendo conveniente la cooperación, el trabajo en grupo no se puede enseñar en el colegio, porque lo que harán es una división del trabajo, pero hay dos tipos de problemas: el del pan y el del niño. Si dos personas tienen hambre la barra se puede partir por la mitad, pero si dos mujeres dicen ser la madre del niño Salomón hará bien en no repartir el niño. El trabajo intelectual entra dentro de esta categoría, se necesitan generadores de ideas, estructuradores, detallistas, negativistas, cada uno de ellos tiene una personalidad distinta a la de los demás. Es un tipo de coordinación muy sofisticada para aprenderla en la escuela, a ese nivel deben adquirirla del deporte, donde pueden observar la división del trabajo especializada: portero, defensa, medio,….

        Nunca habrá un objetivo común para toda la humanidad, y no debe haberlo, porque ese objetivo común que yo veo como el paraíso será el infierno para los demás.

        Los alumnos deben aprender a cooperar, porque son seres sociales, y también a ser seres individuales, porque es donde está su pasión, qué parte ponen de cada cosa en la mezcla, es algo que deciden ellos como personas libres que son.

      • marile
        24 enero 2011 a 17:04 #

        Hace un tiempo me comprometí en mi centro de trabajo en llevar a cabo un “plan de calidad”, no teníamos proyecto y se me invitó a formar parte de él, algo que me alagó y que emprendí con ilusión. Una de mis propuestas fue la de formar al personal del centro, no esos cursillitos que organizan desde el IAPP, sino formación continua en nuestro trabajo que incluyera charlas sobre diferentes síndromes (trabajo en un centro de discapacitados psíquicos), seminarios, algún cursos sobre modificaciones de conducta, y una biblioteca con bibliografía específica al servicio del personal que pudiese consultar en caso de estar interesado. Bien, uno de los especialistas que también trabaja en el centro se ofertó gustosamente a llevar ese plan de formación del cual da algunos que otros cursos, un chollete, vamos. A lo que vamos, el otro día llevaba a un aula a una niña que usa una silla de ruedas, al verle le digo: ¿no te parece que esta silla es demasiado baja?, mira que postura tenemos que adoptar para llevarla. Me contestó: Je, es que tengo un problema, y es que yo cuando monto una silla sólo pienso en el chico. Dicho ésto se encaminó a su despacho y se lió a preparar su siguiente curso sobre ergonomía y posturas apropiadas para evitar lesiones. Tal cual. De la biblioteca ni hablamos, duerme el sueño de los justos.

        Digo esto porque está claro que es importante cooperar, pero para enseñar a cooperar a los estudiantes primero deberían cooperar los adultos que se encargan de su educación. Lo contrario es tan baldío como el próximo curso que recibiré porque al final, se aprende lo que se ve y los adultos no sabemos cooperar. Conozco las técnicas de Pere Pujolas, sí, y seguro que hay muchas otras, pero no se puede enseñar lo que no se sabe. Y los adultos rara vez sabemos cooperar.

      • Jesús San Martín
        24 enero 2011 a 17:32 #

        Hola Marile

        Cierto. No cooperamos todo lo que podemos porque la herramienta es nueva y no sabemos como usarla ¡Caminante no hay camino, se hace camino al andar! En Deseducativs interactuamos por medio del blog, y no te puedes imaginar lo que hay detrás, lo hacen crecer con la revista y otras actividades que ya verán la luz y causante de que algunos autores, a los que me encanta leer en el foro, no estén en él. Poco a poco, en particular tu actividad no es la educación en el aula sino en tu centro y aportas. Posiblemente los foros sean un lugar donde aprender. La gente con la que coincides en el trabajo no tiene que tener los mismos intereses que tú, sin embargo en la red los encuentras.
        Te puedo contar mi problema, a ver si lo puedes expandir como solución a “mí sólo me interesa el chico”. Me estaba volviendo loco, porque el grupo había crecido mucho, y lógicamente cada uno trabaja de una manera particular, y me estoy moviendo con doctores con experiencia, a los doctorandos todavía podría mandarles algo. Pensaba, que dado que yo era en quien confluía toda la información lo lógico sería que se adaptaran a mi forma de trabajar, ellos se tendrían que adaptar sólo a uno y yo a un montón. Me fui al acantilado, con un libro de Drucker que es el único que sabe (los gilixxx dicen que sabía porque ya ha muerto) y uno de mis maestros. Leí sobre como llevar una ONG, y como en la ONG trabajan gratis, los tratas a cuerpo de rey, se sienten respetados y trabajan bien, Claro, es evidente ¿pago yo a los doctores? ¡No! Pues a tratarlos como a una ONG. Decidí que el que trasmitiera la información la trasmitiría como quisiera y el receptor lo aceptaría (la mayor parte de las veces yo) y posteriormente el receptor tendría derecho a pedir la información como él la quisiera. Las cosas funcionaron, es más, hay una doctora que aunque sea yo quien trasmite la información se la comunico como ella quiere. Con ello evito las continuas discusiones.
        Tú no pagas a “a mi sólo me interesa el chico”, prueba a tratar esto “tengo un problema, tu eres un especialista muy bueno y me gustaría escuchar tu opinión” como en una ONG. “Piensa en la orquesta” son todos especialistas, y ninguno se va a dejar mandar nada.
        Lo que yo decía de mandar a todos a tomar viento es en lo que respecta a las decisiones sobre lo que es la pasión de tu vida, el cantante debe cantar, el poeta hacer poesía y el pintor pintar.

        P.D. Sería bueno sacar este tema abajo del todo, ya que todo el mundo podrá contarnos sus problemas y como lo solucionaron. Al fin y al cabo ahora estamos planteando como tratar un problema de comportamiento en el foro y no sabemos cómo.

    • Borja Contreras
      20 enero 2011 a 17:59 #

      La política decide qué se da, cuántas horas se da, si se puede o no repetir curso, si se puede o no pasar con dos, tres, cinco o cinco mil materias suspendidas, si tienen que estar encerrados en los centros o pueden salir libremente, si hay en el aula cinco o cincuenta, si al que hace la vida imposible a los demás se le puede o no echar, si los alumnos con problemas de aprendizaje disponen o no de ayuda adicional, si hay programas diferentes o café para todos, las atribuciones de los directores de los centros, lo que pintan los profesionales en la organización del curso,si hay o no psicopedagogos y las funciones que deben cumplir…
      Vamos, como dice Alonxo, no influyen nada salvo que seas un quejica.

      • 20 enero 2011 a 18:14 #

        ¡Oh, cielos, nos dicen las horas que tenemos que trabajar, incluso que tenemos que hacerlo en un colegio y no en un chiringuito de playa, nos dicen los alumnos que ha de haber en un aula…¡diosssssssssssssss!, si los alumnos han de tener apoyos,….! ¡No hay derecho! Que cada uno dé las horas que quiera, los apoyos que quiera, que trabaje en un aula o en una feria de macramé coreano….¡Libertad!!!!
        Por cierto, amigo maestro, bienvenido. Te recuerdo, que si hubieras elegido trabajar en una empresa, también te dirían las horas que tienes que trabajar, de qué modo y en qué lugar. Además, en la docencia tienes una ventaja, te puedes quejar de todo, no hacer nada, echar la culpa al resto del mundo y te siguen pagando igual. ¿No es bonito?

      • Raus
        22 enero 2011 a 14:56 #

        Se refuga en el sarcasco para no contestar, ¿verdad? Mire usted, a ver si lo entiende. Usted votaría a Rajoy si fuera coherente, pues dice que condena a Zapatero por muchísimas cosas. Eso lo ha dicho usted. Usted, no yo. Y también ha dicho que votar en blanco seria como vivir en el Nirvana. Pero si resulta que también condena a Rajoy, ¿entonces qué? ¿Qué hará usted el día de las elecciones?¿Se volatirizará? Es lo que debe usted aclarar, si sabe. Porque cualquier cosa que conteste, señor mío, pondrá en evidencia (más en evidencia) lo extremadamente contradicctorio que es usted.
        Y olvídese usted de lo que yo crea o deduzca. No se refugie en el sarcasmo. Eso es de cobardes. Diga usted si es o no incondicional de los gobiernos del PSOE. Conteste con claridad. Es muy sencillo: ¿Es usted incondicional de los gobiernos del PSOE? Basta con un sí o un no. Es muy fácil. Y luego, en función de su respuesta, seguimos.

      • 22 enero 2011 a 17:21 #

        Sí, hombre. Yo votaría lo que usted dijese, cuando usted dijese y como usted dijese, pues su debilidad por elucubrar sobre lo que pensamos, creemos y decimos los demás no tiene límites. (No es una opinión, es un dato demostrado en varios post anteriores; si tiene dudas se los puedo volver a copiar).
        “Se refuga en el sarcasco para no contestar…” Yo me refugio en el sarcasmo y usted en la eterna contradicción entre lo que sabe, lo que dice que sabe, lo que desconoce y lo que no reconoce desconocer después de haberlo dicho por activa y por pasiva. ¿Y usted pide coherencia, respuestas, métodos socráticos? ¿Usted que se atreve a decir una cosa y su contraria? ¿Qué se atreve a opinar de algo que “desconoce” (ojo a las comillas), que “ha oído” (ojo a las comillas), que “si es cierto”…( ¿y si no lo es?).
        “Usted votaría a Rajoy si fuera coherente, pues dice que condena a Zapatero por muchísimas cosas”. Efectivamente, votaré a Rajoy como he dicho en innumerables ocasiones, aunque con la iluminación recibida últimamente estoy más hacia el voto en blanco. (Esto creo que ya lo he dicho, sí…varias veces).
        “Y también ha dicho que votar en blanco seria como vivir en el Nirvana”. ¿?
        “Pero si resulta que también condena a Rajoy”. No, a Rajoy no hace falta “condenarle”, ya lo hace el solito; al parecer le mola salir al balcón de Génova cada cuatro años a celebrar derrotar. Si le voto es más que nada por ahorrarle tan amargo trago.
        “Porque cualquier cosa que conteste, señor mío, pondrá en evidencia (más en evidencia) lo extremadamente contradicctorio que es usted.”. sí, ya se lo he dicho, soy contradictorio e incoherente. Y más cosas que usted me aplica sin argumento alguno. Por el contrario sí hemos evidenciado su eterna contradicción, atreviéndose incluso a opinar de lo que desconoce. Y nadie ha sacado esa conclusión sino usted mismo, que lo ha reconocido. Si se siente ofendido por eso, acúsese a sí mismo, no nos culpe a los demás de ello.
        “Diga usted si es o no incondicional de los gobiernos del PSOE.” Pues claro que sí; siendo logsiano, incoherente y contradictorio, no puedo sino ser incondicional del PSOE, más concretamente de ZP a quien, como he dicho más arriba (usted responde sin leer los comentarios) le he votado siempre (desde que sus padres eran novios). Perdone que me haya alargado de nuevo, lo que sin duda le imposibilitará obtener una respuesta clara. Lo lamento.
        Las preguntas que yo le hice quedan perdidas en el limbo. Sinceramente, no hace falta que se moleste en contestarlas. Ya tengo bastantes datos. Su método socrático es muy particular, “por eso no se moja, como los demás…agáchate, y vuélvete a agachar..”, pero no nos eche la culpa a los demás de lo que encuentre en sus agachaditas.

    • 20 enero 2011 a 18:19 #

      Pues mire XoteMadrid, la influencia de la situación “política” puede ser tan determinante, que 1) puede hacer que los alumnos pasen de curso con todas suspensas por “imperativo legal”, y no por el esfuerzo que realicen ni ellos ni sus profesores; 2) puede trazar un plan de estudios en el que la demagogia, la moda, el petardeo sean las únicas razones, quitando o poniendo asignaturas de la manera más mentecata y más frívola, sin ton ni son, sin ningún criterio sobre lo que debería ser prioritario; 3) puede convertir la evaluación del alumno en un psicodrama de opereta; 4) puede demoler los Institutos llevándose allí a los niños de doce años; 5) puede evitar a los maestros que tengan que rendir cuentas de su trabajo y dar un titulo, llevándose a los niños de doce años a los Institutos, con lo cual los maestros se quedarán muy a gustito porque el marrón de sus experimentos se lo van a comer otros, y ellos progresando adecuadamente y jugando a la innovación pedagógica; 6) puede decretar la igualdad universal de los alumnos hasta que las ranas críen pelo, ocultando las diferencias de trato bajo un gordo manto de hipocresía (adaptaciones, compensatorias, diversificaciones, bilingüismo, integraciones, PCPIs, etc, etc, etc).
      En suma, el poder “polìtico”, si es profundamente imbécil, puede dejar la enseñanza hecha unos zorros, y convertir la mejor intencionada labor del profesor en totalmente estéril. Incluso, si el profesor molesta, porque imparte algo tan repulsivo como el Griego o la Física, puede mandarle a casa suprimiendo las horas de las asignaturas. Así de fácil.

      Por supuesto, siempre queda la posibilidad, si a uno todavía no le han mandado al carajo del todo a golpe de Ley canalla, de cerrar la puerta de clase y dedicarse a la pedagogía onanista, ciego a lo que ocurra allí fuera, como en un soliloquio mitad pajero mitad Madre Teresa de Calcuta. Es lo que tan bien ha definido Alonxo en una entrada anterior, cuando él se mete en clase y adapta no se qué a sus alumnos, y lo hace de puta madre el menda, y se siente supercojonudo, y además no suelta sermones y es como el rey del Mambo, y los demás unos tradicionalistas comecocorotas. A mí me parece bien. Tienes esta posiblidad XoteMadrid, cuando llegues a la profesión. Puedes cascártela a dos manos. Además, en un Colegio nadie te va a decir nada, porque no os piden que presentéis objetivamente los resultados de vuestro esfuerzo y el de vuestros alumnos. Esto también lo ha logrado el poder político.

      A todo esto, Jesús, un artículo espléndido. Un fuerte abrazo.

      • 20 enero 2011 a 18:25 #

        Celebro que le parezca bien mi postura, yo también respeto la suya. ¡Todos contentos!

      • Francisco Javier
        20 enero 2011 a 21:19 #

        Yo también me he quedado muy contento con tu exposición de los hechos. Gracias.

      • Pepe
        20 enero 2011 a 23:07 #

        “Alonxo dice:
        20 enero 2011 en 18:25

        Celebro que le parezca bien mi postura, yo también respeto la suya. ¡Todos contentos!”

        Típica reacción pedabóbica. Negación de la realidad y a vivir en los mundos de Yupi como en el resto de los comentarios logsianos.

      • 22 enero 2011 a 14:17 #

        Raus dice:
        22 enero 2011 en 13:14
        Ja, ja, ja, el bueno de Alonxo. Pobre, no entiende una pregunta tan sencilla como la que le he hecho. La pregunta es si usted es incondicional de los gobiernos del PSOE. Se la vuelvo a hacer: ¿es usted incondicional de los gobiernos del PSOE? Emplee usted las palabras que quiera para responder, aunque a mí me basta con que diga sí o no.

        Alonxo dice:
        21 enero 2011 en 16:50
        Fíjese si soy incoherente que en 24 horas he pasado de votar siempre a ZP-incluso cuando aún no se presentaba- a votar a Rajoy y, finalmente, a decidir que mi voto será en blanco.

        Si es que me sigue, pero no me lee. ¿Pobre?

      • 22 enero 2011 a 14:40 #

        Raus dice:
        22 enero 2011 en 13:53
        No desconozco tanto como usted cree.

        Perdone, yo no he dicho que usted desconozca, ha sido usted mismo quien dice “no sabe si es lo que se está haciendo”, “es lo que ha oído”…”si es cierto…”.
        Aprenda a interpretar las (“..”), se trata de texto literalmente copiado, en este caso, de sus propios comentarios. Y yo no le voy a contradecir, si usted dice que lo desconoce, no seré yo quien dude de su palabra.
        Ahora no solo tergiversa mis palabras, sino que intenta cargarme a mí con lo que usted mismo dice de sí mismo y con lo que, ahora, parece no estar de acuerdo. Aclárese usted, no me culpe a mí de sus contradicciones. Ha pasado del “no sé si es lo que se está haciendo” al “no desconozco tanto como usted cree”. ¿Acaso sabe usted lo que yo creo que usted desconoce? Solo sé que usted desconoce lo que usted mismo dice desconocer, algo que debe aclarar usted mismo consigo mismo en la intimidad. Yo no me atrevo a decir lo que desconoce y lo que no, me limito a evidenciar una contradicción manifiesta en sus comentarios.
        Si el PSOE prohibió esos juegos en el recreo, a mí que me cuenta. Pues muy mal. ¿Y? ¿A qué viene ahora ese tema? ¿Quizás quiere hablar de la división de los niños por sexos en algunas Comunidades? Se toma la licencia de acusarme de algo sin conocer mi opinión. Relájese, hombreeeee…
        “Claro, como usted es amigo de controlar los juegos de los niños”.
        Tiene tres opciones: una, retirar tal afirmación sin base alguna (que no lo hará); dos, además de retirarla, pedir perdón por tal acusación (que tampoco lo hará); y tres, seguir acusando de lo primero que le venga a la cabeza a quienes no pensamos como usted.
        Por su misma lógica, usted jamás se ha pronunciado sobre la subida del pan en este foro. ¿Significa eso que le mola la subida del pan? Su lógica ilógica es aplastante.
        La prudencia es, amigo, no opinar de lo que se desconoce, no hablar “de oídas”, no decir “si es cierto…”, y sobre todo, abstenerse de calificar a quien tiene otras ideas, ¡menos mal!, diferentes a las suyas. Sobre prudencia tampoco me va a dar lecciones. ¿Seguimos son el método socrático? Es muy fácil la pregunta que le hice, dígame sí o no. Mi pregunta está contestada, la suya no. ¿Le parece medio serio hablar y opinar de ese modo sobre un asunto que usted mismo asume que desconoce, que sabe de “oídas”?
        En conclusión: ¿Ve como no tiene ni pajolera idea de lo que dice y cómo se contradice a cada línea? Y encima viene dando lecciones. “Llaneza, muchacho, no te encumbres, que toda afectación es mala. …”.

      • Raus
        22 enero 2011 a 15:24 #

        Ya ha demostrado en muchas ocasiones su mucha inteligencia, Alonxo. Y sigue con su recital. No le tiene miedo al ridículo. Es lo malo de los tontos: no conocen el sentido del ridículo.
        Aunque yo desconozca personalmente ese asunto, tengo buenas razones para fiarme de lo que los compañeros denuncian. Y buenas razones para temer que esa asignatura pueda emplearse para impatir la ideología de “género”: es que es lo que se está haciendo con las leyes que se sacan al respecto, aunque usted no se entere de nada, pese a su despejada frente. Y sólo he dicho que, si tal cosa ocurre, es denunciable.¿ Es un problema insalvable para usted la comprensión del condicional? Bien, lo entiendo, pero entienda usted que yo no tengo la culpa de su cortedad. Ah, y para que luego no me venga que digo una cosa y la contraria, le explico:
        Cuando digo que es usted muy inteligente, estoy ironizando.
        Cuando digo que es usted corto, no ironizo.
        Cuando digo que usted un cobarde, hablo literalmente.
        Caundo digo que votará usted a Rajoy, ironizo. Etc.

        Ni entiende el condicional ni la ironía. Pobres de sus alumnos.

        Y da igual que a usted le parezca mal lo de controlar el juego de los críos. Si es algo que se aprueba democráticamente, usted lo acatará. Bah, poca cosa: teniendo en cuenta que usted estaría de auerdo en achicharrar en la silla eléctrica a menores retrasados. Qué maravilloso es usted (es ironía).

    • Borja Contreras
      20 enero 2011 a 22:20 #

      Estimado Alonxo:
      ¿sabe usted leer?
      ¿O sólo interpreta lo que su bilis le señala? ¿No es relevante el número de horas de una asignatura?¿No es relevante que tengan o no apoyos? -Yo me lamento de su escasez- ¿No es relevante para el aprendizaje el número de alumnos por aula…? Creo que hay demasiados.
      Seguramente usted puede dar sus clases sin que esto le influya (curioso, pero posible) A mi me afecta. Y todo son decisiones políticas, obviamente.
      Muy fino usted en su respuesta, ya lo creo. ¿No hacer nada, dice usted? ¿En qué apoya su afirmación? Lo mismo puedo decir yo, ya que no le conozco, cualquier cosa sobre sus dotes profesionales. No soy tan necio. Me basta con lo evidente: lo que usted escribe que es un delirio particular sin conexión con lo que aquí se comenta.

      • 21 enero 2011 a 15:58 #

        Pepe:
        ¿También le parece mal que coincidamos? ¡No hay quien le entienda!

        Borja:
        Sí, es muy relevante el número de horas, los apoyos, el número de alumnos por aula…, como lo es el número de trabajadores de una empresa, la hora del bocadillo, si hce frio o calor…
        Claro que, mi maestro tenía en su aula (entonces se llamaba clase), unos 40 alumnos de 4 a 14 años, él era el jefe de estudios, el secretario y el directos, hacía las evaluaciones, ponía las notas, barría la clase y quitabael polvo a los mapas de España “una, grande y libre”, y, mire, aquí estamos con un sueldo decente, trabajando en lo que nos gustan y disfrutando de estos debates tan enriquecedores. ¿No es enternedcedor? ¡A mí me lo parece!

      • Borja Contreras
        21 enero 2011 a 16:35 #

        Alonxo:
        Pasamos del “a mi no me influye apenas nada” a “sí, es muy relevante, pero mi maestro hacía”… muchas cosas.
        Asume usted con una espectacular tranquilidad sus incoherencias…

      • 21 enero 2011 a 16:50 #

        Fíjese si soy incoherente que en 24 horas he pasado de votar siempre a ZP-incluso cuando aún no se presentaba- a votar a Rajpy y, finalmente, a decidir que mi voto será en blanco. Es lo bueno de participar de tan ilustres comentarios que le abren a uno los ojos. ¡Nunca seré lo suficientemente agradecido! ¡Gracias hombre por su nueba puntualización! Ya sabe, tengo unos principios, pero si no le gustan, tengo otros. Es lo que tenemos los de izquierdas, que somos cambiantes.

      • Raus
        22 enero 2011 a 11:43 #

        Cuánto le gusta a usted provocar, ¿eh, Alonxo? Usted acusa a los votantes de derechas de ser votantes acérrimos, incondicionales de los gobiernos a quienes votan. Vayamos paso a paso, en plan socrático, no sea que se pierda: ¿Y usted? ¿Es usted incondicional de los gobiernos del PSOE?

      • 22 enero 2011 a 12:26 #

        ¿Provocar? ¡Los dioses me libren! ¿Cómo puede provocar alguien que te da la razón en todo, que es incoherente, que ha decidido cambiar su voto de izquierda de toda la vida por un voto de derechas, más sensato?
        Le muestro, nuevamente, un dato, el dato: la derecha española- observe los resultados-, cuenta con 10 millones de votos. Es un dato, no es una opinión.
        Fíjese que en 2004, con más del 90% de la población en contra, el PP tomó la decisión de “participar humanitariamente” en la Guerra de Irak. ¡Alguien habría de derechas digo yo! ¿Algún Diputado de la derecha española votó en contra? Pues bien, sabe usted cuántos votos obtuvo el PP en esas Elecciones? Yo se lo digo: 9. 630.512.
        ¡Tiene usted razón, no llegaron a los 10 millones de votos! Eso me pasa por hablar de memoria. ¡Cachis!!!!!! Por poco….
        Ahm, yo no he dicho “acérrimo”, es un adjetivo que no me gusta, suena mal. No ponga en mi teclado cosas que no ha escrito, el pobre.
        ¿Seguimos con el método socrático?, ¿y solo pregunta Sócrates, o los demás también tenemos derecho a hacerlo? De nada. No me procoque.

      • 22 enero 2011 a 12:29 #

        Lógicamente, la decisión no fue en 2004, sino antes. En 2004 fueron las elecciones. A ver si nos vamos a poner a discutir eso también. Nada, solo era una aclaración.

      • 22 enero 2011 a 12:52 #

        No se imagina lo que me mola el método socrático. Mire:
        “La dignidad de la mujer no debe defenderse a costa de demonizar al hombre, que es lo que se está haciendo en los medios de comunicación de forma continua y descarada. Repito que no sé si esto es lo que se está haciendo en Educación para la Ciudadanía. Es lo que he oído en varias ocasiones. Si es cierto, quizá sea hora de…”.
        “no sabe si es lo que se está haciendo”, “es lo que ha oído”…”si es cierto…”.
        ¿Le parece medio serio hablar y opinar de ese modo sobre un asunto que usted mismo asume que desconoce, que sabe de “oídas”? Le pasa como a Sancho: “Sí, yo también la he visto (a la señora Dulcinea), pero la he visto de oídas”.
        Mola el método socrático. ¿Seguimos? (esta no cuenta, puede dejarla sin contestar, dos preguntas son muchas para una digna aplicación del método socrático). ¿Qué pensaría Sócrates de esto? (Esta tampoco hace falta que la responda).

      • Raus
        22 enero 2011 a 13:14 #

        Ja, ja, ja, el bueno de Alonxo. Pobre, no entiende una pregunta tan sencilla como la que le he hecho. La pregunta es si usted es incondicional de los gobiernos del PSOE. Se la vuelvo a hacer: ¿es usted incondicional de los gobiernos del PSOE? Emplee usted las palabras que quiera para responder, aunque a mí me basta con que diga sí o no.

      • Raus
        22 enero 2011 a 13:53 #

        No desconozco tanto como usted cree. Porque mire, resulta que hace no mucho el congreso acordó, a petición del PSOE, prohibir los “juegos sexistas” en el recreo. ¿Cómo puede extrañarme que ese mismo PSOE intente introducir la ideología de género a través de una asignatura? Claro, como usted es amigo de controlar los juegos de los niños. Nunca se ha pronunciado en contra de esa pretensión del PSOE, por lo menos aquí. ¿Por qué será? Los despotismos le molan más que el método socrático. De eso no hay duda.

        Tampoco comprende usted el condicional, pobre. El PSOE, su amado PSOE, está llevando a cabo, desde hace años, una política de “género” terriblemente injusta. Y, ahora, lleva la intención de controlar el juego de los niños. Todo lo cual condice, perfectamente, con las denuncias que se hacen de la asignatura en cuestión. Y condice, por cierto, con la que piensa al respecto uno de los más famosos redactores de esa asignatura: José Antonio Marina. Teniendo en cuenta toda esta información que inculpa al PSOE de conducirse despótica y leoninamente en asuntos de “género”, yo, no obstante, me he expresado con las fórmulas de la prudencia respecto de EpC. La prudencia que usted desconoce.

  18. Mari Cruz Gallego
    20 enero 2011 a 14:46 #

    Son estas cosas de las que sólo te enteras una vez que empiezas a trabajar (y si quieres enterarte, claro).

  19. 20 enero 2011 a 17:24 #

    Hola, Jesús y toda la grey:
    Ya tiene delito que, en enero de 2011, en este siglo XXI con el que están que no cagan nuestros tecno-peda-burócratas porque es SU siglo, el siglo de los supervanguardistas como ellos (no estaría mal que reflexionásemos sobre lo mal que han envejecido en general todas las pretendidas vanguardias) aún tengamos que estar machacando sobre aquello tan indiscutible de que quien algo quiere, algo le cuesta. ¡Hasta para comerse una nuez! Si señor, Jesús, la de dinero, esfuerzos e ilusinoes que se habrán malgastado porque nuestros popes educativos decidieron olvidarse de esto para vender su moto; la de tiempo, esfuerzos y tal vez también dinero que se habrá hecho perder a muchos con el crecepelo que pretendía hacer olvidar esta evidencia. Imperdonable, pero, para colmo, los culpables se irán de rositas, claro, y hasta con vitola de benefactores de la humanidad.

    • Francisco Javier
      20 enero 2011 a 17:42 #

      Genial, Pablo. Y es cierto, los culpables se irán de rositas, porque aquí, en este país, nadie tiene nunca culpa de nada, porque somos muy chulos y eso de la culpa es cosa de curas, de trogloditas, de carcas,… Al fin y al cabo, la culpa, como la responsabilidad, como tantas otras cosas, es un asunto ya superado y seguramente solucionable con algún buen crecepelo, con una terapia psico-social o con una buena adaptación curricular. Nada que no puedan arreglar nuestros psico-pata-pedagogos avantgarde. Un saludo y un placer.

      • 20 enero 2011 a 18:22 #

        Igualmente, Javier. Atinadísima la metáfora de Disneyworld; yo creo que en España, si pusiésemos al pato Donald de de ministro de Educación, no se iba a notar demasiado.

  20. 20 enero 2011 a 19:01 #

    Excelente, Jesús. Tu analogía no precisa de más argumentacion. Es clara y diáfana. Lo que no sé es cómo lo supuestos eruditos y los políticos no lo entienden. Está claro que, además, de la facilidad que tiene el hmbre de ser engañado, es más fácil aún el autoengaño. Un saludo.

    • Jesús San Martín
      20 enero 2011 a 22:33 #

      Debes regalarnos con un artículo del autoengaño. No hace mucho leí que muchos de nuestros supuestos éxitos (autoengaño) son el resultado del azar. Analizando circunstancias personales vi la veracidad del aserto, muchos de los éxitos se debían a que el azar me presentó situaciones para las que yo estaba preparado para sacar ventaja, pero no las había provocado yo. Lo que nos devuelve a la escuela, cuanto mejor sea, más favorecerá el azar que personas preparadas coincidan con quienes puedan ayudarles.
      Un saludo.

  21. 20 enero 2011 a 22:18 #

    ¿Dónde vamos a llegar? Una vez ví, una vez-solamente, menos mal-, a un chico de 15 años ayudando a una viejecita a llevar las bolsas de la compra. ¿Pero qué se han creído estos “psicopedabobos”, “petabobos”, “cursillistas”, “logsianos”, -creo que se me olvida algo…ahm, sí: “zetap”, “rugalcaba”…?
    Bueno, ya queda menos para 2012; otros vendrán que acabarán con la crisis en dos meses, retirarán la Ley Antitabaco, la Ley del Aborto, la Ley de Educación, la Ley de Dependencia, la EpC,…
    ¡Seremos delices y comeremos perdices escabechadas!
    El lobo se murió y la niña se durmió.
    Entonces vino León Felipe y dijo: “Yo sé todos los cuentos, no me cuentes cuentos”.

    • Pepe
      20 enero 2011 a 23:09 #

      Bueno, también hay trolles, con carnet del psoe necesitados de un frenopático.

      • 21 enero 2011 a 15:59 #

        Un potente argumento, sí señor.

      • Pepe
        21 enero 2011 a 18:12 #

        Hay que poner los argumentos al nivel del troll…

    • 21 enero 2011 a 19:31 #

      Para eso hay que rebajarse mucho. No le veo a usted tan así…, siga, siga….uhmmmm

      • Pepe
        22 enero 2011 a 18:36 #

        Casi, casi ya llego a la altura del cerebro del troll…

  22. Jesús San Martín
    21 enero 2011 a 17:49 #

    El foro está muy cañero. Creo que nos pondremos de acuerdo para dar un poco de leña a estos:

    (copiad y mandar por email lo que está deabjo de los ateriscos)

    **********************

    Asunto: APAGÓN… PORQUE SE LO MERECEN

    Sólo como informacion:

    ENDESA y FENOSA CELEBRAN LA SUBIDA DE PRECIOS DEL 11%

    VAMOS A PASAR DEL CABREO A LOS HECHOS.

    APAGÓN GENERAL DÍA 15 DE FEBRERO

    El DÍA 15 DE FEBRERO DÍA DEL CONSUMIDOR, apagón general de electricidad en los hogares españoles a las 22 horas en señal de protesta por la subida abusiva que ENDESA, IBERDROLA y FENOSA han llevado a cabo en sus tarifas eléctricas.

    ¡PON UNA ALARMA EN TU MÓVIL, HAZ UNA CRUZ EN EL CALENDARIO, AHORA DESPUÉS SE TE VA A OLVIDAR!

    La única forma que tenemos de luchar los consumidores contra estas
    practicas abusivas, es con medidas como esta por eso os convocamos a
    seguir esta iniciativa Que comenzara a las 22 horas y durara 30 minutos.

    CON SOLO 30 MINUTOS APAGANDO TODAS LAS BOMBILLAS, COCINAS ELÉCTRICAS Y TODO LO QUE SE PUEDA, A EXCEPCIÓN DE UNA DE ELLAS PARA VER, HAREMOS UN HUECO EN SUS ARCAS, Y TENDRÁN QUE DETENER SUS TRANSFORMADORES, ASÍ SE ACORDARÁN DE TODOS A LOS QUE NOS ESTÁN ESTÁN ROBANDO!!!

    !!!! OS ROGAMOS QUE LO HAGÁIS
    PASAR AL MAYOR NUMERO DE CORREOS
    ELECTRÓNICOS, UTILIZAD CCO (con copia oculta)!!!!!……

    Si no somos capaces de desenchufarnos media hora para así devolverles la bofetada a quienes nos están asfixiando, tal vez es que entonces tenemos lo que nos merecemos.

  23. Jesús San Martín
    22 enero 2011 a 13:38 #

    Voy a contar un chiste.

    Uno de Puerta de Hierro se casó con una gitana, pero no un rico cualquiera, sino uno de esos ¡ricos, ricos!. Pasado el tiempo decidió presentársela a sus amigas, así que organizó una merienda.
    Allí estaba ella con dos amigas de su marido.
    La primera dijo, mirad que viaje me ha regalado mi marido, abrió el albúm de fotos y mostró un yate de tropecientos metros, con grifería de oro y marinero para tooo, y la gitana dijo ¡maravilloooso, maravilloooso!
    Eso no es nada, respondió, la segunda, mientras mostraba su anillo de un quinquillón y pico de quilates, más gordo que su puño y que ennegrecía a los halógenos ¡maravilloooso, maravilloooso! Volvió a repetir la gitana.
    Se hizo el silencio, y tras unas miradas, le preguntaron a la gitana ¿a ti no te han regalado nada? Sí, respondió, ¡me han regalado un logopeda!
    ¿Y eso?
    Pues fácil, antes decía… forgoneta y ahora digo….. furgoneta
    Y antes decía… malocotoooón y ahora digo…. melocotón
    Y antes decía me “suda el coño” y ahora digo….. ¡maravilloso, maravilloso!

    Sigamos el buen consejo que ha dado Antonio: ¡maravilloso, maravilloso!

  24. 22 enero 2011 a 17:54 #

    Mi mucha inteligencia me permite algo que usted desconoce: evitar las calificaciones y descalificaciones a quien opina diferente, algo que viene haciendo desde el comienzo de la discusión, no como consecuencia de ella- que seria un atenuante.
    “Y sólo he dicho que, si tal cosa ocurre, es denunciable.” Efectivamente, esa es su lógica, profetizar, elucubrar sobre lo que “puede ser, o puede no ser”, “si es cierto…” ¿Le parece medio serio un planteamiento de ese tipo? Vamos a jugar poner condicionales: Si Cospedal, por ejemplo, ganase 240.000 euros, podríamos “condenar” ese privilegio. Vaya, fallé. No es un condicional válido, lo he extraído de un caso real, concreto, objetivo, exacto. Es más divertido, cuando no se tienen argumentos, hablar de lo que “pudiera ser”. Así condenamos al Gobierno por algo que “no sabemos si es o no”, pero “pudiera ser”. Fíjese que eso no es patrimonio suyo, lo que le halagará, sino que comparten otros muchos y se viene reproduciendo desde el día 14 de marzo de 2004. Y siguen, y siguen….Son una especie de profetas apocalípticos que dedican su tiempo a anunciar el fin del mundo cada media hora acusando, cómo no, al presidente ZP de todos sus males. ¡Qué amargo debe ser vivir con esa sombra que te persigue allá donde vas! Claro que, por otra parte, lo conviertes en blanco de tus problemas y te quedas, como dicen en mi pueblo “tan oreao”. ¿Para qué vas mover las neuronas si ya tienes claro el origen de todos los males del mundo mundial? Y si alguna duda hubiera, que las hay, entonces jugamos a los condicionales, que nunca fallan. Por ejemplo, ¿qué pasaría si el 11M hubiera sido ETA? Esta está muy vista, pero 7 años después siguen en ello, jugando al condicional. Y con esa cuestión en la cabeza, hacen, deshacen, culpan, exculpan y disculpan, creándose y creyéndose las teorías más extravagantes que el mundo haya conocido. Hay miles de ejemplos que no vamos a rescatar.
    ¿Que se habla de la EpC? Pues, entonces, vamos a jugar a la “ideología de género”,que suena algo así como esas creaciones tan valiosas como “ZetaP”, “rugalcaba”, “logsianos”, “pedabobos”…que tanto se reptiten en los foros de la extrema derecha. (No es una opinión, es un dato).
    “Aunque yo desconozca personalmente ese asunto, tengo buenas razones para fiarme de lo que los compañeros denuncian.”
    Nuevamente reconoce que desconoce de qué habla. No me vaya, nuevamente, a echar la culpa a mí de lo que ignora. Es su problema, no mío. Le invito, no obstante, a que en lugar de fiarse de los que denuncian se fie un poco, también, de los que no denuncian. O mejor, infórmese por sí mismo, y créese una opinión personal. Suele ser más efectivo y no le deja a uno en manos de los “condicionales” ni con las vergüenzas al aire.
    “…pero entienda usted que yo no tengo la culpa de su cortedad.” No, eso es culpa mía, amigo, usted solo tiene culpa de sus contradicciones, archidemostradas y mega documentadas. (Aunque se empeña en adjudicárnoslas a los demás).
    “Cuando digo que es usted muy inteligente, estoy ironizando.
    Cuando digo que es usted corto, no ironizo.
    Cuando digo que usted un cobarde, hablo literalmente.
    Caundo digo que votará usted a Rajoy, ironizo. Etc.”
    Esto es lo que mejor refleja su estilo. Por eso le dije que no necesitaba más datos. No se preocupe por mis alumnos. Los suyos seguro que están encantados con usted. Lo celebro.
    “Y da igual que a usted le parezca mal lo de controlar el juego de los críos. Si es algo que se aprueba democráticamente, usted lo acatará. “ En lo que se acata o no tampoco me va a dar lecciones, no insista. Cuando acabe con el método socrático hablamos de ello, sin problema.
    “Bah, poca cosa: teniendo en cuenta que usted estaría de acuerdo en achicharrar en la silla eléctrica a menores retrasados.”
    Por eso tampoco pedirá perdón.

    • Pepe
      22 enero 2011 a 18:37 #

      “Mi mucha inteligencia…”

      Un troll chistoso XDDD

  25. 22 enero 2011 a 19:13 #

    Raus dice:
    22 enero 2011 en 15:24
    Ya ha demostrado en muchas ocasiones su mucha inteligencia, Alonxo.

    Pepe dice:
    22 enero 2011 en 18:37
    “Mi mucha inteligencia…”

    Un troll chistoso XDDD

    Cada paso una escalera.

  26. Raus
    22 enero 2011 a 22:54 #

    ¿Estás por ahí, tocayo? ¡Arsénico, por compasión!

  27. Raus
    23 enero 2011 a 9:38 #

    Para Alonxo:

    No voy a caer en el suplicio de responder a cada una de sus soberanas sandeces, Alonxo. Si usted cree que este galimatías y esta jungla de chorradas que me trae son propios de una persona en sus cabales, es que usted está peor de lo que pensaba, que ya es decir. Como siempre, sale usted con la lágrima en el ojo, lamentando que algunos de los presentes se metan con usted, que lo descalificamos o insultamos. Pobrecito: si usted sólo se pasaba por aquí a tacharnos mansamente de retrógrados, franquistas y profesores trogloditas. Sólo eso. O a insinuarlo, como corresponde a los cobardes que tiran la piedra y esconden la mano. Pero cuidado, que si esos fascistas se atreven a tildar de pedabobos a los pedagogos logsianos, hasta ahí podíamos llegar: eso es insultar. Insinuar afiliaciones fascistas no es insultar, pero calificar al necio de necio sí lo es. Claro, claro, lo que usted diga.

    No sólo es usted ofensivo, provocador, tonto y marrullero. Es también monotemático, obsesivo y más repetitivo que el ajo. Los que se oponen a sus farragosas ideas, los de derechas, son, nos dice usted, votantes incondicionales. ¿Y qué es usted? ¿Alguien con un poco de sal en la mollera podría creer a estas alturas que usted no es incondicional como votante de los gobiernos del PSOE? A otro perro con ese hueso.

    Es usted como ese tonto que en algunas fiestas le coge apego al micrófono y los presentes tienen que sufrir una tonelada de vergüenza ajena oyéndole decir disparates y ridiculeces. Lógicamente, usted está pagadísimo de sí mismo. Tiene “una gran inteligencia”. Y como ésta es tanta y la de los demás insignificante, es natural que usted sólo se fíe de lo que su perspicacia le dicte. Nadie es de fiar salvo usted. Pues mire, no poder fiarse de lo que dicen otros (determinados otros), es su problema, no el mío. La cultura ha de basarse en la confianza racional que unos depositamos en otros. De lo contrario, no hay transmisión cultural que valga. ¿Ha adivinado ya por qué le digo esto? Pues mire: porque yo tengo muy buenas razones para fiarme de las palabras y la inteligencia de los compañeros que aquí afirman que la asignatura de EpC es un instrumento de divulgación de la ideología que profesa el PSOE (comprendo que usted no se fíe de ellos). Y porque conozco muy bien el juego sucio y la veta adoctrinadora de este gobierno; lo cual, entérese de una puñetera vez, no significa que yo esté afirmando que los gobiernos de derecha estén libres de esos y otros pecados.

    Mi querido tocayo (A. Sánchez) nos recomienda hacer como si usted no existiera. Es una saludable recomendación: es lo mismo que uno debe hacer con las pesadillas y los malos trances. Hay que tratar de olvidarlos. No puedo asegurar que vaya a cumplir tan saludable consejo. ¿Sabe por qué? Porque, por desgracia, usted es, con seguridad, un ejemplar paradigmático de la turba de necios que está llevando a pique la educación y enseñanza de este país. Porque usted, por desgracia, no es un caso excepcional de marrullería, idiotez, buenismo traicionero, nauseabunda corrección política, provocación y victimismo. No. Y precisamente por eso es por lo que muchos aquí, a pesar de prometer(se) hacer caso omiso de sus sandeces, lo leen: es que saben que leen a su enemigo más directo (he dicho enemigo, sí). Y saben que el enemigo requiere ser atendido. Nadie o casi nadie le lee aquí por otra cosa, Alonxo. Se le lee porque es usted el heraldo de la necedad que hoy nos aflige. Porque es usted uno de los portavoces de la necedad que algunos nos vemos en la obligación moral de combatir. No es que se le tenga apego o que se estime interesante su repetitivo y paupérrimo mensaje. No, no es eso. Si alguna vez, narcisismo mediante, ha creído decir aquí algo digno de ingresar en oído ajeno, desengáñese: no es así. Nada bueno o de valor ha aportado: solo, en el mejor de los casos, vaguedades metodológicas dignas de un párvulo. A usted se le lee por la pura fuerza; como por la pura fuerza se mira una herida, el curso de una enfermedad, los avances de un orate o la evolución de un drama. No hay más remedio que atender sus desvaríos, con la higiénica intención de combatirlos como buenamente se pueda.

    Espero su respuesta como quien espera el potingue emético.

    • 23 enero 2011 a 10:45 #

      Raus dice:
      23 enero 2011 en 9:38
      Para Alonxo:

      No voy a caer en el suplicio de responder a cada una de sus soberanas sandeces, Alonxo.
      …..

      Perfecto, yo no perderé mi tiempo leyendo una línea más de su post, que supongo, como siempre lleno de genialidades. Ya hemos visto en los anteriores que tiene poco recorrido más allá del insulto y la descalificación. Hace “como sí” quisiera dialogar pero, en cuanto se le destapa una de sus múltiples contradicciones, como es el caso, su única salida es insultar. Pide que se responda lo que usted quiere como usted quiere, pero no responde a nada de cuanto se le pregunta. Y en ese laberinto, no es la primera vez, su única salida es la descalificación. No hay más, se rasque por donde se rasque, siempre sale lo mismo. (Como suelo decir, no es una opinión, hay múltiples pruebas que lo avalan). Ahora no sabe si la EpC es esto o lo otro, porque lo ha oído por ahí, pero se atreve a discutir sobre ello. A falta de argumentaciones, ¿qué hace?, lo mismo de siempre, insultar y descalificar a quien lo único que ha hecho es evidenciar su contradicción, ¡ojo!, con sus propias palabras. Yo no he dicho que lo desconociera, ha sido usted mismo. ¿No es paradójico? Y eso, le ha sentado tan mal que ha salido por el único sitio posible que conoce: insultar. Si se ha metido en un jardín, reconózcalo y pida perdón, en lugar de atacar a la persona.
      La próxima venga un poquito más informado. Es muy fácil. Y sobre todo, con un poquito de educación, que también es muy fácil.

  28. Francisco Javier
    23 enero 2011 a 10:27 #

    Estimado Raus,

    los griegos descubrieron el poder del lenguaje como herramienta de poder al servicio de la autoafirmación, del poder, de la soberbia. Si a través de la palabra se manifestaba la verdad, el ser, también era la palabra (el logos) la responsable del máximo encubrimiento. Ya no se trataba de mera retórica, sino dar un paso más en eso que el genio griego denominó “erística”, esto es el arte de polemizar hasta el infinito con el único objetivo de imponer una tesis (o un conjunto de tesis), de alcanzar la victoria en la discusión. Y ello con total independencia de la verdad o la falsedad de las tesis sostenidas. Es la derivación cínica, agónica, relativista in extremis de la retórica. Esto es algo que manejan bastante bien nuestros políticos, acostumbrados desde que nacen a mentir con furia, hasta llegar a creerse sus propias mentiras de tanto mentir , que ya son como su segunda naturaleza.

    El diálogo es imposible si no hay una verdadera voluntad de verdad, sin un mínimo de honestidad intelectual. Razonar con una Belén Estebán, como prototipo mediático de un modelo de sujeto, mucho más frecuente de lo que uno podría imaginar, es cosa imposible, y estoy seguro que hasta sería capaz de cuestionar, de rebatir y de enzarzarse en una discusión sin límites sobre física cuántica sin el menor pudor: es una nueva forma de erística bestial (freaky, cutre) propia de nuestra barbarie -al menos, los griegos cínicos tenían profundidad, eran serios (como queda reflejado en uno de los diálogos de Platón más impactantes en mi opinión: el Gorgias.)

    Termino: a mi no me importaría, me agradaría, que alguien escribiese para “deseducativos” un artículo defendiendo las tesis que aquí han sido demolidas, pero nadie lo ha hecho: esa es la cuestión: NADIE lo ha hecho. Si estos progres tuviesen un mínimo de dignidad deberían hacerlo, pero como no pueden, o no saben, o no les interesa, o no quieren, se mantienen en silencio y se dedican a practicar la erística más necia y más inmoral (se apuntan a cualquier cosa: hoy el constructivismo, mañana el budismo, pasado las TIC, un día nos dan abracitos, otro nos queman, todo en un erístico “brainstorming”……). Yo lo tengo claro: no pienso colaborar en nada con ellos, estoy absolutamente convencido -sé- de la esterilidad y la perversidad de sus constructos y por lo tanto me limitaré a contemplarlos con ironía distante y desprecio (especialmente a los políticos.)

    Un saludo.

    (Y besitos y abracitos para tod@s)

    • Raus
      23 enero 2011 a 10:58 #

      Así es, querido Francisco Javier, estoy totalmente de acuerdo contigo. Excelente apunte. Aquí, en estos nuestros oponentes, no hay más que palabrería, marrullería, ausencia de claridad, de lógica, de argumentos y pruebas. Vienen estos desvergonzados, nos insultan, nos difaman, nos ofenden en nuestra propia casa y, encima, cuando se les replica con la indignación que provocan, sacan el rollo buenista y se hacen las víctimas. Qué asco. Pero lo malo, amigo mío, es que son legión, que calientan poltronas presidenciales, que gobiernan nuestras vidas y nos encaminan al abismo si no nos rebelamos. No son casos expcepcionales cuya fuerza no haya que temer: constituyen una turba infame de necios que ni por milagro atienden a razones.

      Por cierto, aprovecho para pedirte disculpas: hace unos día hablaste de la violencia en nuestras sociedades y me señalaste como alguien que pudiera hablar de ello. Se me fue pasando el tiempo y no te contesté. También lo apuntaré en la agenda, aunque no creo poder aportar nada relevante; al menos no desde el punto de vista psicoanalítico o freudiano. Mi formación fue, principalmente, conductista y cognifivista. A Freud lo dijeron sin lengua, castigado contra la pared. Creo que es un autor muy interesante en muchos sentidos. Su influjo en educación, a través de F. Dolto, principalmente, ha sido, eso sí, nefasto. Ya sabes: toda esa cantinela de que el crío se frustra patológicamente si se le niega los deseos. Y, como sabes, la mayoría de los “filósofos” posmodernos tienen una fuerte veta psicoanalista. Se me antoja que lo utilizaron como referencia pedante y como coartada para poder segregar oscuros mensajes. Pero esto no significa que de Freud no podamos extraer lecturas muy interesantes. Por ejemplo, creo necesario el estudio científico (valga la redundancia) del inconsciente y su influjo y función en nuestras vidas. En fin, iré pensando algo sobre ello.
      Saludos.

      • Francisco Javier
        24 enero 2011 a 9:45 #

        Muchas gracias, Antonio. Tiempo tendremos cuando surja la ocasión de hablar de estas cuestiones, sobre las que será un placer escuchar tus reflexiones. Estoy de acuerdo en tu observación sobre el psicoanálisis, fuente de enormes desatinos pedagógicos y pedanterías sin límite, lo que no quita que sea una corriente de pensamiento de enorme interés y a tener en cuenta. Un abrazo.

    • José Miguel
      23 enero 2011 a 11:00 #

      Las últimas cuatro líneas del escrito de Francisco Javier pueden sintetizar la actitud que cabe oponer a los sofistas. Si pretendes cierta honestidad intelectual y arremetes contra ellos en tu centro educativo, con todas las armas de la crítica racional, al estar prácticamente solo en tal labor acabas etiquetado de “cascarrabias crispador”, sólo queda la ironía y el desprecio. No se te acercarán mientras no les molestes (entonces se echarán sobre ti como perros de presa), pues enseguida olfatean quien no comulga y, además, que es perfectamente consciente de toda la pantomima y capaz de explicarla sistemáticamente con pelos y señales.
      Eso sí, acabas deambulando por los pasillos, apartado de la “corriente central” de lo que se cuece en el centro. Pero es aquello de más vale estar solo que… No es gran cosa y solo queda la posibilidad de toparse con alguien que tampoco comulgue, que no mire para otro lado, o que no justifique lo injustificable. Siempre hay alguien. Es importante unir cualquier fuerza, sobre todo, en unas filas tan exiguas de miembros.
      Qué otra cosa es “Deseducativos” sino esto.

    • Ania
      24 enero 2011 a 23:54 #

      Si es que son tan creativos estos CEPorros: ahora a su flamante “comunidad escolar” lo empiezan a llamar “dispositivo educativo”, Será para seguir “desactivándo” todo atisbo de dignidad docente y seguir convirtiéndo la escuela en guardería sicopaidopática.

      • Ania
        25 enero 2011 a 10:21 #

        Perdón por el acento tan tonto que aparece en la palabra “desactivando”.

      • Ania
        25 enero 2011 a 10:32 #

        Tampoco “convirtiendo” debía de llevarlo. Efectos del dispositivo, mayormente.

  29. Mari Cruz Gallego
    23 enero 2011 a 11:04 #

    Qué bien lo has expresado, José Miguel. Un saludo.

  30. Jesús San Martín
    23 enero 2011 a 11:07 #

    Todo el mundo puede pasear por la plaza pública, y hablar un poco más alto de lo debido, pero cuando un tonto redomado se dedica a gritar sus sandeces a los cuatro vientos de forma neurótica, hay sacarle de la plaza, o la conversación se vuelve imposible. En algunos foros, los post tienen la opción de comunicar un mal comportamiento al administrador del blog. Sería conveniente esta opción en el foro, y si el administrador recibiera determinado número de quejas, el forero sería bloqueado durante una semana y amonestado, y si repitiera en su proceder expulsado. Así funcionan las bibliotecas, donde abundan los libros que tanto gustan de quemar los camisas pardas que gritan en la plaza, incondicionales de sus mamarrachos, para los que siempre encuentran excusa.
    Propongo la petición mencionada arriba, decisión democrática, contraria a la tiranía

    Un fuerte abrazo Raus, y alabo tu valentía, cuando yo me había instalado en “maravilloso, maravilloso” al no ser consciente de las razones que das.

    • Raus
      23 enero 2011 a 22:45 #

      Querido Jesús, sobre qué hacer ante comentaristas insidiosos ya hablamos algunos autores por correo electrónico hace algún tiempo. Francamente, no tengo nada claro qué se debe hacer en estos casos, muy en contra de lo que pudiera pensarse. A lo mejor es conveniente que nuestros oponentes se expresen por esa boquita de piñón, pues nada los desacredita mejor ante el lector objetivo que la misma pobreza de sus argumentos y la protervia o malicia de sus intenciones. Quizá sea conveniente tener entre nosotros a estos fieles representantes de la pedagogía logsera, muy a pesar de la continua impertinencia de la mayor parte de ellos. Pero, como puedes imaginarte, no seré yo quien me oponga a que se bloquee a aquellos comentaristas que puedan ser motivo de queja general.
      Un abrazo.

      • Jesús San Martín
        23 enero 2011 a 23:17 #

        Querido Raus, si echas una ojeada a la ristra de comentarios por encima de éste, lo lógico sería encontrar una primacía del autor, contestando a los post que se le han enviado. Basta una ojeada para encontrar un comportamiento anómalo. Tras analizar las respuestas de este artículo y las mantenidas en ¿Por qué estudiar música?, saltaban a la vista susceptibilidades que a nadie nos lo parecerían, y comportamientos repetitivos, así que me he metido en Internet, y lo que he encontrado te resultará a ti más familiar que a mí.

        Trastorno paranoide (no confundir con paranoico)

        * Creen tener siempre razón y la culpa es de los demás

        * Son capaces de culpar a los demás de sus propios errores

        * En sus discusiones sólo atienden a los puntos favorables, obviando o negando los desfavorables

        * Percibe ataques a su persona o reputación que no son aparentes para los demás y está predispuesto a reaccionar con ira o a contraatacar (los pacientes con este trastorno suelen contraatacar con rapidez a las supuestas críticas)

        * Provocan todo tipo de conflictos y rencillas en su entorno, aun cuando todo el mundo les ha dado ya la espalda.

        * Son muy rencorosos

        * Negarán su trastorno e intentarán justificarlo, explicando sus acciones

        * Acaban solos

        Aunque sólo fuera por este último punto, un paciente con este trastorno debería visitar al psicólogo.

      • Raus
        23 enero 2011 a 23:42 #

        Querido Jesús,sí, el diagnóstico puede ser muy bien ése, ya lo creo. Buen ojo clínico. Pero, para suerte de mis colegas en activo, no es el tipo de sujetos que visita al psicólogo. Vale más estar en el paro que tratarlos, que tratar de tratarlos quiero decir. Para cualquier psicólogo es siempre una tarea ímproba intentar razonar con ellos. El que ama es amable; el que odia, odioso; el desquiciado, desquiciante.
        Un abrazo.

      • 24 enero 2011 a 16:15 #

        Claro, lo difícil es perdir perdón cuando uno se equivoca, cuando insulta y descalifica a diestro y siniestro, cuando no reconoce, a pesar de que se le muestran datos objetivos, que ha metido la pata hasta el corvejón. Y eso fastidia, sobre todo cuando no se tiene un mínimo de humildad para, en lugar de insultar, envainársela y seguir el diálogo.

      • 24 enero 2011 a 16:26 #

        ¡Qué casualidad, yo estaba pensando lo mismo!
        ¿Dónde habré visto yo a alguien que:
        – ¿Tiene trastornos?
        – Cree tener siempre la razón y culpa a los demás (o del foro, o de la administración, o de los padres, o de los alumnos…los demás).
        – Son capaces de culpar a los demás de sus errores (véase punto anterior).
        -En sus discusiones sólo atienden a los puntos favorables. No puedo estar más de acuerdo.
        – Percibe ataques a su persona o reputación que no son aparentes para los demás. (una excepción, salvo en los casos en los que alguien les dedica una retahíla de insultos, en cuyo caso, digo yo, el problema será del que insulta y no del insultado. Claro que desde que son los pájaros los que disparan a los cazadores).
        – Provocan todo tipo de conflictos y rencillas en su entorno (absolutamente de acuerdo, ya lo traté en un comentario donde hablaba de la amargura de quienes no hacen sino quejarse de todo y no ponen remedio a anda).
        – Son muy rencorosos (tanto como quienes les califican, descalifican, continuamente). Mire, el rencor, el odio, es algo tan importante que no todo el mundo lo merece; le daría una importancia que no tiene.
        – Negarán su trastorno e intentarán justificarlo, explicando sus acciones. (¡Qué manía con los trastornos! ¿no?)
        – Acaban solos. (Alguien acaba de decir lo de “mejor solos que mal acompañados…”)
        ¡Es un placer, como siempre, coincidir en tantos puntos!
        Saludos.

    • 24 enero 2011 a 16:08 #

      Absolutamente de acuerdo. Vaya pidiendo eso para los comentarios repletos de insultos y descalificaciones. Y luego hablamos.

  31. Jesús San Martín
    24 enero 2011 a 16:15 #

    Hola Marile

    Tenemos un montón de puntos de encuentro, como me imaginaba, así que estoy muy contento; que haya puntos en los que no coincidamos es la sal de la vida ¿habría algo más aburrido que un mundo lleno de personas como nosotros mismos? No me imagino el mundo lleno de personas hablando sólo de agujeros negros, mecánica cuántica y dinámica no lineal. El otro día veía la película “Si la cosa funciona”, y sí, la verdad, el cabrito de Woody Allen me retrata bien, ya me lo habían dicho los amigos, pero creo que con un par de majaras así es suficiente, es mejor liarme para que guise rabo de toro.

    Ya habíamos comentado que el medio no es adecuado para fijar las bases, pero si costándote expresar lo haces así, ya me gustaría ver la capacidad en la que te consideres normal, ya no digo que sea la mejor.

    Para mí la madurez está en tú frase :“El fracaso estrepitoso a nivel personal viene de la incompetencia en saber juzgar las cosas en su justa medida y dejarte llevar por los cantos de sirena de todos los que nos quieren vender sus productos”

    En algún punto me he expresado mal, tu frase: “Pero tú tampoco le puedes decir a un maestro cómo ha de organizar su clase, qué y cómo debe enseñar y qué y cómo lo ha de evaluar.” la defiendo de continuo.

    Sobre esos dos puntos, de coincidencia, es donde crítico el resultado de las leyes educativas que padecemos. Para juzgar en su punto medio debes conocer el contexto en el que se desarrolla la acción, y eso sólo se logra desde el conocimiento de los clásicos y el estudio clásico que teníamos en el instituto. Parte de este conocimiento tiene que estar memorizado, precisamente para lograr lo que todos queremos, la relación que genera la comprensión; nadie pretende convertir a los niños en enciclopedias: la frase “burros cargados de libros” es antigua y veraz. La crítica en el foro se está dando porque se están suprimiendo los cimientos, y atentando contra la libertad de los maestros que ambos defendemos.

    En cuanto a la colaboración estamos de acuerdo. En mi primer post sólo indique que ese tipo de colaboración, a nivel intelectual, no se puede transmitir en la escuela, porque es muy sofisticada, e indicaba que un buen lugar para asimilarla era el deporte en equipo. Francisco Javier, y nuestro nuevo compañero Luis Sanjuán, nos traerán la orquesta: nuevamente un grupo extraordinariamente difícil de manejar. Conozco la situación porque la estoy sufriendo, en particular estoy intentado resolver uno de los problemas: ¿cómo hacer matemáticas por teléfono? Los teléfonos suenan a cualquier hora, cualquier día y en cualquier lugar. Se intenta transmitir información que se está creando (porque son teoremas) y las definiciones de los conceptos no están dadas, porque nacen con el teorema. ¿Cómo tengo que tratar esa circunstancia? Llevo dos meses con ello, antes de seis no creo que vislumbre nada y me imagino que dentro de un año empezaré a resolverla parcialmente. Tengo curiosidad por saber la respuesta.
    Hay un punto muy interesante, relacionado con ello, y que mencionas, el co-working. Esa división, nacida de la flexibilidad de Internet (que a su vez mandó los trabajos industriales a China y de ahí parte de la crisis) es nueva, y la sociedad debe desarrollarla y expandirla. Veo muy factible una clase por video-conferencia, porque no necesito la presencia física para la transmisión de información reglada, pero la rechacé para la dirección de tesis, y sin embargo la utilizo para conectarme con investigadores.
    Creo que estaremos de acuerdo, en que podemos añadir más cimientos a nuestra escuela: nuevas herramientas, pero ello no implica, como se hace ahora, la supresión de herramientas que son válidas en su entorno

    Matizaría tu frase: “Y aprender puede ser sencillo o complicado, depende de qué se quiera aprender, pero aprender aprendemos constantemente con nuestra experiencia”
    Será sencillo cuando ya hayas aprendido, es decir cuando ya tengas unos buenos cimientos, y esos buenos cimientos son: los clásicos, posición defendida en Deseducativos.
    Te diré uno de los trucos que tengo para aprender de mi experiencia (realimentación de la que hablaré más abajo): tengo una lista de preguntas que me hago sobre la circunstancia: ¿qué has aprendido, puedes, debes aprender,…? , en vez de aprender, copiar, expandir, inventar, relacionar, maximizar, optimizar, mejorar, modelar,…hay otra serie de preguntas, no voy a entrar en el proceso.

    Y lo fundamental, sin duda ninguna, es tu frase :“Lo que sí es complicado es aprehender, captar la esencia de las cosas sin hacer juicios de valor” Cuando uno lo tiene claro ya ha aprendido a aprender, y se da cuenta de que lo dicho arriba, el listado de arriba, es un truco, una muleta. Quizá ahora la gente comprenda porque un ateo como yo, marque la casilla de la Iglesia Católica en la declaración de la renta, porque yo no confundo la buena acción con que el Papa (ya sé que ahora se puede escribir en minúscula, pero sólo hay uno) duerna sobre sabanas de seda. ¿Cuándo el ateo dona sangre se la niega al creyente y viceversa? Pues cuando doy mi dinero, no me importa quien reparte la comida, ni las medicinas.
    Precisamente, sea la capacidad de aprehender sin juicio lo que da la genialidad, es decir la creatividad. Un día estaba preparando el sofrito para las lentejas, por error eché aceite de haber frito pescado y no carne, me di cuenta del error, y decidí seguir porque quería saber el resultado, rompía el condicionamiento (A mí me parecieron buenas, pero con el tiempo me dijeron que comer lentejas con sabor a boquerón tenía un límite)

    Eres conciente de que el aprendizaje es difícil, tanto Luis San Juán como yo, hemos aportado datos de la dificultad de aprender, incluso cuando tienes pasión por la materia. Intuyo, que lo que buscas es descubrir por qué a unas personas les resulta menos difícil que a otras y por qué logran antes la motivación. Encontrar esas variables creo que es importante, porque se conseguirá aliviar, que no evitar, la carga.

    Te cuento donde encuentro yo los mejores ejemplos para aprender. El aprendizaje de la lengua por los niños y la conducción. Los niños aprenden a hablar con cuarenta profesores; cada vez que se equivocan son corregidos por cualquier persona a su lado, posteriormente hay un profesor con cuarenta alumnos, es una modificación en un factor de tres, y los resultados palpables: lentitud desesperante en el progreso en la escuela. La pregunta que me hago, y que todavía no he conseguido responder es ¿cómo puedo volver a ser el niño para que todos me enseñen? Si hayas la respuesta dímela, la pregunta quizá te ayude para encontrar lo que buscas.
    La conducción es genial. La gente aprende a conducir mayor (por lo menos mayor de edad), nadie me va a decir que el cerebro tiene la plasticidad del niño, y sin embargo conducen por Madrid, donde la gente se dedica a subir su coche por encima del tuyo ¿cómo es posible? El entorno es de selvático, y lo consiguen todos ¿por qué? Porque tienen una realimentación muy rápida, castigo y premio: si te vas al carril contrario, si no te matas, ya se acordarán instantáneamente de toda tu familia los que vienen de frente, si te vas a la derecha arañas el coche, si lo haces bien llegas a la playa. Observa el premio y el castigo con la ausencia de autoridad del maestro en la clase actual.
    Esta vez si sé que hacer para conseguir la realimentación de la conducción en enseñanza: la lista de preguntas expuesta arriba.

    Como comprenderás, que me quieran vender la moto de técnicas de aprendizaje, cuando podría enseñarles unas cuantas……La técnica de aprender del libro, otro día que me estoy extendiendo mucho, pero lo que si te puedo asegurar es que sé como está el patio., y lo que propone Deseducativos es correcto.

    Bueno, el famoso troll, sospecho que no llevaba mala intención, pero Polícrates es muy fino, y no se le escapa nada.

    Un saludo

    P.D. Acepto que digas “He gogleado tu nick y si eres quien dice ser…”: también yo preguntaba si eras la señora Mari. La semana que viene quizá no pueda contestar, o de lo contrario es que realmente suplanto a JSM realmente bien

    02/02/11
    http://www.maths.nuim.ie/colloquia

    ¿aceptamos que soy quien digo ser?

    • marile
      24 enero 2011 a 19:17 #

      Jesús, vaya sermón que me has echado. Es que es tan difícil resistirse a los cantos de sirena, sobre todo cuando uno no está seguro de lo que le deparará el viaje. Empiezo a entender a Ulises. Sí.
      No tengo nada que replicar, tan solo un par de cosas
      1. Si te molesta el teléfono ¿por qué no lo cuelgas?
      2. Respecto a la conducción, entiendo que te refieres a la enseñanza, y sí, hay mucho temerario al volante pero si un día decidiera ponerme al volante de un coche tendría que estar muy segura de que voy a saber hacerlo llegar a la playa sin ningún rasguño. O no lo cojo, así de simple.
      PD. Tu identidad me puede causar curiosidad, pero la verdad es que me importa una higa. ¿o no?

      • Jesús San Martín
        24 enero 2011 a 20:42 #

        Ahora cura ¡lo que es la vida! si acabaré siendo el primer papa ateo (reconocido públicamente, que luego vienen las rebajas).
        Estupendo que estemos de acuerdo. De tu post de la silla empiezo a entender lo que te preocupa, aunque no es lo que tratamos en el foro.
        Al principio estaba receloso, porque eso de “aprender a aprender” es nombrar la bicha, y como no sabía si trabajabas en una escuela al uso, no sabía a quién tenía enfrente, si a la pedagogía al uso o simplemente a una persona interesada en el proceso educativo; por eso es bueno saber la profesión de quien está en frente. De algunas de tus afirmaciones se sacaba que eras maestra, y no me apetecía enzarzarme con la pedagogía al uso. Visto que no eres maestra, comprendo lo del sermón ¡perdón!
        La identidad, el nombre: dos cosas divertidas. Una, no tengo el placer de conocer personalmente a ningún autor del blog, pero me apetece saber su nombre, si tengo su nombre hablo con un amigo, lo demás me es indiferente. Dos, el nombre en sí, la identidad, no dice nada: hay una persona en Torrejón con mi mismo nombre y los dos apellidos, me pregunto si algún alumno suspendido y enfadado le habrá llamado a las cuatro de la madrugada, porque mi nombre no figura en ninguna guía telefónica, pero el suyo sí.
        Entendía que me echabas la bronca con “si eres quien dice ser”, porque yo te había preguntado si eras la señora Mari, y yo te confirmaba, bromeando, que no mentía.
        Desde luego que me explico fatal, espero que en álgebra sea mejor o vaya desastre. Sí me apetece coger el teléfono, lo que no sé es como resolver el problema que me llega con la llamada.
        El viaje de Ulises es nuestra esencia, la curiosidad, yo lo recorro por los mares de las ciencias.

        Un saludo

        P.D. No lo tomes como un sermón, es información para todos, a alguien le será útil. No sé lo que hacen el resto de los autores, pero yo lo hago para aclararme y matizar las ideas. Quien escucha, en este caso tú, hace de espejo (para que no haya enfados, los espejos son de plata)

      • marile
        24 enero 2011 a 23:12 #

        Vaya, así que ni siquiera sois profesores, ya me lo olía yo, ya, pero ha sido un placer. Besoooooosssssss.

  32. Luzroja
    24 enero 2011 a 22:21 #

    En mi opinión, Alonxo quiere aprender.
    Encontrarse con chiquillos que se atan y atan a sus errores porque no quieren dar su brazo a torcer es bastante común en primaria, quieren que, por encima de todo, las cosas sean como ellos las han descrito y cuando machaconamente se va demostrando que la realidad no hay quien la cambie, los hay que se empecinan y los hay que terminan asintiendo, los primeros no quieren aprender, los segundos sí. (aprender tiene mucho de humildad)

    Se puede odiar al que cruelmente te mostró tu error, pero se termina agarrando la verdad.
    Hace unos días tuve que hablar con un chico de 3º porque estaba peleado con su mejor amigo, éste, cruelmente, le había dicho que los Reyes Magos eran los padres, y lo odiaba por ello. Le pregunté que si la verdad que ahora conocía le incomodaba, si prefería no saberla, él me contestó que no. Poco me costó explicarle que su amigo sólo le había destapado una impostura (aunque de muy mala manera).

  33. marile
    24 enero 2011 a 23:06 #

    Luzroja, tú eres la impostura, pero tienes su gracia. Me lo paso estúpendamente leyéndote.

    • Luzroja
      25 enero 2011 a 16:30 #

      Marilé, ¿qué no has entendido? o ¿qué es lo que has entendido? ensaya el qué, anda, soy paciente (adjetivo) es mi obligación.

  34. Anónimo a pesar de Jesús
    12 enero 2012 a 22:42 #


    Saludos profesor

    • Jesús San Martín
      12 enero 2012 a 23:02 #

      Me he reído un buen rato. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: