No, que son muchos


José María García Linares

¿Y ahora qué? Pues más de lo mismo. Enero se lleva las fiestas, los bombones, la familia a cientos de kilómetros y nos deja con cara de torta, entristecidos en cierta forma y con todo el año por delante. Qué espanto. Uno pensaba que este fin de año sería, efectivamente, el final de algo odioso, desagradable, pesado. Nada más lejos de la realidad. Todo sigue igual, aunque más caro. A pesar de las rebajas, todo sube y seguirá subiendo, incluso esta crisis, dicen los expertos. Para colmo de males se ha muerto el perro de la Duquesa de Alba y a Beatriz Trapote le han salido dos cuernos como dos torres gemelas. Vamos de cráneo.

Pero de cráneo, dijo mi madre el otro día cuando le conté estupefacto lo que me habían confesado unos maestros amigos míos. Ya había oído yo rumores parecidos, pero esta vez fue toda una confirmación. Ponte en situación, lector. Imagina que tú eres el maestro y yo el director o directora, depende de la manía que me tengas. Llega mayo y te pregunto (literalmente, porque esto que aquí lees es absolutamente cierto): “Fulanito, ¿cuántos van a repetir de tu cuarto (de primaria)?”. “Pues según las notas que tengo, los exámenes, los análisis y demás… por lo menos 13”. “No (te digo yo burocrático perdido), no, trece son muchos y no cabrían con los que vienen de tercero y con los que se matricularán nuevos. Que repitan dos porque no hay pupitres suficientes”. “Pero si no saben ni leer ni escribir, y además es que la media les da suspendidos…”. “Da igual, Fulanito, te vienes a mi despacho, los apruebas y listo, que cuando no se cabe, no se cabe. Me han llamado de Inspección y esto es lo que hay”. Para mear y no echar gota. Da hasta pena.

Así, por fin, se puede explicar objetivamente lo que ocurre en la enseñanza. Por fin hay una explicación para el absurdo de llegar a Primero de ESO sin haber repetido nunca y sin ser capaces de entender lo que se lee. No os exagero, lectores. Esto está ocurriendo en casi toda España, basta con acercarse a los foros educativos para quedarse helado en pleno agosto. Depende de las plazas que haya, se aprueba o se suspende. Evidentemente, cómo no pitorrearse de los Inspectores que están este curso visitando a los nuevos profesores en prácticas, si son los primeros a los que se debería inspeccionar. Estos maestros de los que hablaba arriba me confesaban también que tienen dos programaciones: la que está estupenda y es superpedagógica, llena de objetivos imposibles, de sistemas de evaluación tipo Disney, de unidades didácticas propias de un Príncipe de Asturias por si alguno de estos viene a pedirla, y luego la de verdad, la real, la que dice que no se puede enseñar cuando los niños llevan años sin coger un bolígrafo, sin hacer una cuenta, sin llevar sus libros al colegio, y la que dice que si no se sabe, no se pasa. Es escandaloso, y no solamente esta situación aquí descrita, sino que se sepa, que las comunidades educativas sean conscientes y no se diga nada en voz alta, porque se convierten en cómplices de una de las mayores mentiras que está viviendo la sociedad española.

Afortunadamente, justo cuando empezábamos a echar culebras por la boca, a mi madre se le ocurrió sacar el panettone. Para qué calentarnos si esto no tiene arreglo, vamos a merendar que la vida se ve mucho mejor con el estómago lleno.  A todos estos que nos engañan, que los zurzan.

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

67 comentarios en “No, que son muchos”

  1. 14 enero 2011 a 8:08 #

    Si que es cierto que se aprueba según las plazas pero aún hay más desmanes
    – se pasan alumnos de 4º para mantener el bachillerato y a los profesores sabiendo que lo dejarán en la primera con un montón de cates (y encima los docentes tienen el cinismo de decir que les dan una oportunidad)
    -se mantienen unas constantes evaluativas en cada grupo independientemente de su configuración (cf. La constante macabra, de Antibi)
    -varían los patrones evaluativos en función de la subjetividad del profesor: no se puede aprobar a todos por no parecer blando ni suspender a demasiados porque queda mal, cada uno tiene su patrón ideal al que se ajusta independientemente de su clase

  2. Jesús San Martín
    14 enero 2011 a 8:51 #

    No veo ningún problema. Cuando me llegan por primera vez a la “uni”, los aprobados por número de sillas, yo les pregunto por su generA, y si me dicen de sexA femenina pueden continuar, el resto son eliminados. La finalidad es igualar la númerA de universitarias al de universitarios. Pero no penséis que por ser féminas ya lo tienen aprobado, ¡no, ni mucho memos! A continuación me voy a la secretaría, cojo un montón de bolígrafos, les saco la mina, para que asemejen canutos, y los reparto. Mando hacer “O” con el canuto, y quien lo hace cuadrado continúa el proceso de selección. No es baladí conseguir el cuadrado, y es un claro indicativo de que llegaran a ministras, ya que tendrán la misma formación que ellas. Esto es extraordinariamente importante, pues todo el mundo tendrá conocimientos y formación de ministras, haciendo buena la frase “si yo soy presidente cualquiera puede serlo”. Para que este círculo virtuoso se realimente, las ministras y potenciales ministras, se encargarán de que los maestros no prevariquemos, los inspectores no prevariquen, los directores no nos pidan que prevariquemos,…Es la conjugación del verbo NO: no comas, no bebas, no fumes, no hagas tu trabajo, tan propio de los demócratas repartidores de carné que ahora dicen que los funcionarios de la junta de Andalucía son como los de Batasuna.
    No sé qué sensación tendréis vosotros. Cuando voy al médico, tras atenderme me quedo tranquilo con su diagnóstico, pero me pregunto qué sentirán aquellas personas que han mandado aprobar en función del número de sillas. Se preguntarán ¿me va a operar un cirujano de silla? Me duele mucho, pero me ha dicho que no es nada ¿será un médico de silla? Me ha dicho que los frenos ya están arreglados ¿será un mecánico de silla?, porque el coche lo va a coger mi hija. En fin que es una vida muy dura vivir con esa duda, y saber que en cualquier momento te van endiñar una denuncia por prevaricación: “está todo atado y bien atado” y lo juzgaron, y era el que más mandaba en Chile (un tal Pinocho o algo así); de ahí para abajo cualquiera, y cuando esto se caliente y haya que sacrificar a algunos ¿Quiénes serán los sacrificados? Pues a voz de pronto: los directores e inspectores que han mandado prevaricar o han hecho la vista gorda. ¡Con la gran labor que hacen y como se lo van a pagar!

  3. Francisco Javier
    14 enero 2011 a 9:02 #

    “Es escandaloso, y no solamente esta situación aquí descrita, sino que se sepa, que las comunidades educativas sean conscientes y no se diga nada en voz alta, porque se convierten en cómplices de una de las mayores mentiras que está viviendo la sociedad española.”

    Las Comunidades son en efecto cómplices de esta estafa; su acción es absolutamente irresponsable y está sembrando el fracaso social para décadas (si no se pone remedio): mejor dicho, ese fracaso es ya una realidad cuyos efectos la sociedad ya padece. Cada día siento más asco por las COMUNIDADES AUTÓNOMAS: sólo sirven para sembrar el odio entre ciudadanos, crean problemas inexistentes (por ejemplo, el gallego nunca fue problema hasta que algunos políticos empezaron a fomentar la neura), hacen el país ingobernable (es imposible ponerse de acuerdo en nada, la legislación se multiplica de forma enfermiza, la arbitrariedad y la incompetencia son regla, etc., etc.), suponen un gasto absurdo imposible ya de asumir, potencian la corrupción,………………………………………….. ¡Son una mierda!

  4. Helena
    14 enero 2011 a 10:46 #

    Bueno chicos, así nos llegan a la universidad. Sin haber hecho nada en toda su trayectoria escolar anterior, y habiendo superado todos los niveles de conocimiento porque ¡ellos lo valen! son nuestra generación de chicos loreal. Y nuestros consejeros autonómicos no tienen empacho en decir que es la generación de españoles y españolas mejor preparada de la historia.
    Y cuando tratas de explicar contenidos de tu materia, pues te miran como si acabaras de salir del platillo volante. Y cuano hacen un examen de pena pues vienen a tutorias con unos humos, y capaces de negar que la burreria que estás leyendo es lo que ellos han escrito en su examen. Claro si antes se lo han dado todo sin hacer nada.
    En fin para eso ya nos han metido en los departamentos el contrato programa, que hace depender la financiación del número de aprobados en relación al de matriculados. Y a ser posible, que aprueben más que el curso anterior.
    A ver quien le echa lo que hay que echarle y aprueba a todos los matriculados se presenten o no. Y de paso tendra la mejor evaluación de su actividad como docente y expedita la promoción.

    • Francisco Javier
      14 enero 2011 a 13:04 #

      Suspende sin piedad. Si no tienen ni idea, no merecen estar en la Universidad, siendo una carga económica para la sociedad. Hay dos opciones de resistencia: el aprobado general (mejor: todos matrícula de honor) o exigir lo que se debe exigir en una Facultad (suspensos masivos). En ambas hay que echarle lo que hay que echarle: hagámoslo.

      • Ania
        14 enero 2011 a 18:23 #

        Le estás diciendo a Jesús que suspenda “sin piedad” .

        Desde que empecé en la enseñanza secundaria obligatoria, hace muchos años, vengo oyendo a profesores , generalmente de Letras , explicitar que “ya llegarán al bachillerato”. Y a los de Bachillerato decir que: “ya verán en la Universidad”…mientras los iban aprobando sin merecerlo.

        Sé que en Primaria les “atemorizan” también con el “ya verás cuando llegues a la ESO”

        Siempre he tenido claro que cuando llegaran a la universidad estos alumnos-generalmente de Letras como ya digo-, aprobarían sus carreras con “el mismo esfuerzo” que habían venido realizando a lo largo de toda su vida académica. Nunca he creído en la heroicidad particular de los asalariados funcionarios de la Universidad.

        En cuanto a los alumnos de Ciencias, pues , aunque el nivel haya bajado, hay una costumbre desde primaria de mandarles a clases particulares extraescolares de mates, física, etc…, pues las de letras se consideran “de estudiar” e innecesario pagar profesores particulares por ellas.
        Esta costumbre , , hace que dediquen mayor esfuerzo, tiempo y dinero a las mates, adquieran un nivel más digno y el profesor de la Uni les siga exigiendo más y pueda poner y ponga más ceros . No porque sea un héroe justiciero, sino porque queriendo, …puede exigir…a unos alumnos ya habituados a la rutina de invertir dinero y horas extras en clases particulares de las mismas. Ellos ya están acostumbrados a soportar mayor exigencia por parte del profesor de mates y también están mentalizados y confiados en responder a sus exigencias gracias a sus clases particulares. Ello redunda en una mayor profesionalidad , exigencia, autoestima y respeto para el profe de mates , el cual está en situación de poner los ceros que crea convenientes puesto que serán asumidos por alumnos, directivos y administración con una naturalidad que el profesor de Letras no puede, normalmente, ni soñar. ( hablo de un sueño en que no le corran a gorrazos)

        Como decía el anuncio: “hay muchos mundos pero están en éste”.

        Es mi punto de vista. Y no he deseado molestar.

      • Jesús San Martín
        14 enero 2011 a 19:29 #

        Ania, una de la buenas cosas de clase ha sido las alumnas que se han llevado matrícula de honor. Al trabajar ellas bien, dejaban con el culo al aire a los aprobados de la silla. He estado explicando álgebra, una asignatura canallesca para el alumno, porque no perdona una, un error en un número al empezar el problema y te cambia toda la estructura, sólo se puede hacer de dos maneras: perfecto o mal. Y las alumnas lo han hecho perfecto, pero lo han hecho perfecto porque en su instituto les pusieron la pilas, (instituto Alfonso VIII de Cuenca es uno de ellos, mis felicitaciones). Cuando a una de las alumnas, del mencionado instituto, le pregunté por qué controlaba las matemáticas me respondió que les habían exigido mucho en el instituto, en física y matemáticas. Hay profesores en el instituto que lo están haciendo maravillosamente bien, pero toda esa escoria que está prevaricando, cuando vayan al médico de mierda (y prepárate con algunos que salen ahora) que se acuerden de que ellos y sólo ellos son los culpables, pero que no se acuerden sólo de eso, también de que han destrozado la vida de montones de alumnos privándolos de su legítimo derecho al estudio. Mal rayo parta a esos hijos de pxxx.

        P.S.-1 Tengo que preguntar a las tres alumnas de matrícula el nombre de su instituto y mandar una carta de felicitación, indicando que gracias a su buena labor las alumnas han conseguido tan extraordinario desarrollo. Que nadie se engañe, diciéndose que yo he explicado, también he explicado al resto de las clases y hay un 60% de suspensos en una y en la otra un 70%, alguna diferencia habría entre la formación previa de los alumnos.

        P.S.-2 Ania, Francisco Javier no me pide que suspenda, exige que todo el mundo cumpla con su deber como el mismo empeño y celo que él lo hace. Una de las asignaturas del segundo cuatrimestre es de master, en el que están matriculados algunos profesores de la escuela, ya he dejado claro que no habrá aprobado general. Ya te contaré, quizá no se matricule nadie. ¿Te das cuenta de lo que hago para tener la clase vacía y no trabajar?

    • Jesús San Martín
      14 enero 2011 a 14:57 #

      Empacho no, Helena, lo que no tienen es vergüenza. Y en la universidad es peor, porque para ser rector tienes que ser de la cuerda de uno de los grandes (sinvergünezas). Por aquí andan con la idea de evaluarnos en función del número de prevaricaciones (cuantas más, mejor puntuación) y están con el rollo del invariante: si antes tardaban x años en terminar la carrera ahora también (pero antes antes no aprobaban en función del número de sillas). Y los rectores ¿qué van a hacer? Lo respondo con otra pregunta: ¿a dónde van después de ser rectores? ¿vuelven a clase?

      P.S. Estoy en el despacho, trabajando con un amigo, y me acaba de amargar el día: los rectores los elegimos nosotros.

      • Ania
        14 enero 2011 a 18:28 #

        Es lo que ocurre con los directores en Secundaria Jesús, que , al menos últimamente, están saliendo ¡elegidos, o al menos avalados en la elección, por nosotros!.

  5. José Miguel
    14 enero 2011 a 10:49 #

    ¿Véis como es el Estado el que suspende o aprueba? Incluso si vuestro ejercicio individual profesional diese suspenso, pero el Estado para mantenerse necesita aumentar los aprobados, pues hay que aprobarlos. Es decir, es admisible la corrupción no delictiva de la institución hasta cierto grado, cuyo límite sería aquel que de rebasarlo implicase la propia destrucción del Estado. España, desde luego, lleva camino de ello, tal como está la situación, a un paso de la bancarrota. Pero hay muchos marieneros de este gremio que yendo el trasatlántico hacia el iceberg, se dedican en la borda a discutir si el iceberg viene hacia nosotros o nosotros vamos hacia el iceberg. Así está el patio, lamentablemente.

  6. Maximiliano Bernabé Guerrero
    14 enero 2011 a 12:04 #

    Estuve unos años en un instituto, un institutillo, sólo ESO, de un lugar de los Montes de Toledo de cuyo nombre no quiero acordarme. En el pueblo había, y hay, un colegio y un instituto. Naturalmente, los chicos de Primaria pasaban todos de curso, y los del IESO también, para qué vamos a engañarnos, que todos hemos sido tontos algunos años de nuestra vida. Como resultaba que, por mantener la honrilla, los del instituto de cada grupo hacíamos repetir a uno o a dos, y los del cole a ninguno, fue una comisión de profesores airados a visitar a los maestros del colegio. “Que ¿Cómo nos enviais al Jonathan y a la Marisleisis que no saben ni leer? ¿Por qué no les hacéis repetir un poquito, porfa?” Respuesta de los maestros:
    – Argumento que apunta José María: No hay sitio pá tós.
    2ª razón: “Para vosotros es muy fácil hacer repetir a uno por grupo, porque vivís en la capital y cuando termináis os vais. Nosotros vivimos en el pueblo, y luego nos encontramos a las madres en las tiendas”.
    3ª razón: “Para que hagan la comunión juntos los de la misma clase”.
    Todo cierto y comprobable. Al que quiera nombres, se los doy, en privado. De hecho, hasta acabé escribiendo un libro sobre estos episodios “El Enigma Ortiz y los Pepoes”.

    • Francisco Javier
      14 enero 2011 a 13:12 #

      Ay, Maximiliano, ¡qué cutre es España!

      Una cuestión: podrías, por favor, darnos los datos editoriales de tu libro “El Enigma Ortiz y los Pepoes”. Y otra: ¿sabes si es fácil de adquirir en librerías? ¿O hay que encargarlo a la editorial? ….

      Un saludo.

      • Ania
        15 enero 2011 a 1:05 #

        España será muy cutre Francisco Javier , pero en lo relativo a la docencia hay profesores que dan clase , enseñan y suspenden o aprueban según los conocimientos de los alumnos, como Jesús y otros que a menudo maquillamos los resultados para evitar problemas. ¿Has suspendido alguna vez al 60% de la clase de música en alguna evaluación? ¿Has suspendido alguna vez la música a más del 10% de la clase a final de curso?

        En mi entorno, es habitual aprobar la música al 100% de los alumnos en casi todas las evaluaciones.

      • Francisco Javier
        15 enero 2011 a 10:44 #

        Te respondo, Ania:

        Yo también he caído a menudo en el buenismo, con ideas como, por ejemplo: a pesar de que la máxima nota que ha conseguido en música es un 3; a pesar de seguir tocando mucho peor que un alumno de Primaria (dado que ha pasado olímpicamente de tocar en clase, no trae su flauta casi nunca, se niega a tocar el repertorio establecido, etc.), a pesar de entregar unos trabajos indignos, vergonzosos; y lo peor de todo, a pesar de haber estado tres años (y cuatro si le da por coger la optativa de 4º) siendo una pesadilla en clase,…, bien, pues llega el momento de titular, y uno piensa (mal): mejor que haga una FP, que tenga un “futuro”, vamos a hacer la vista gorda, abrimos la mano, ¡ venga que titule!

        YA NO. De hecho también con mi buenismo panlogsiano, suspendían en torno a un 30 % (los imposibles), que coincidía con ese 30 % que cateaba todo y abandonaba el centro a los 16 (o 17 si se empeñaban en seguir calentando silla.) La música es difícil, tiene contenidos claros y se debe ser exigente, porque la asignatura lo merece (y si nuestros verdugos cretinos piensan que no es así, que la quiten.) Desde hace tiempo, y fortalecido por las ideas tan juiciosas de este sitio llamado “deseducativos”, tengo más y más claro, que no y que no: que me atengo a mi programación, que hay que cumplir lo que allí pone, y que si un alumno se queda con la música, y ello es un impedimento para que titule, pues lo siento mucho: le he dado todas las facilidades y él se ha comportado como un irresponsable, un caradura. Por lo tanto, está suspenso.

  7. Mari Cruz Gallego
    14 enero 2011 a 12:10 #

    Ayer tuve una conversación con una maestra de compensatoria. La chica trabaja a media jornada en el IES y la otra media en el colegio, es maestra de educación especial. Ella tiene que “vender” la idea de la integración, la motivación, etc. es su trabajo. Pero en la conversación que tuve ayer, me confesó que, aunque era tirar piedras sobre su propio tejado, era consciente de qeu el sistema no funcionaba: la integración, la obligación de que todos los alumnos tengan que seguir la misma línea académica era un gran error que afectaba, no sólo a los alumnos que no son capaces de hacerlo (y que tampoco deben esforzarse poruqe enseguida se les hace una adaptación curricular, sino también para los buenos alumnos que sufren ls consecuencias de un nivel menor de contenidos). En palabras de ella, su trabajo es una labor social que ni el propio sistema favorece.
    También me confesó que sus hijas van a uno de los centros más elitistas de la comunidad, donde tienen dos opciones: siguen el curriculum académico (el más alto) pr su cuenta, si no pueden, tienen un profesor de apoyo y, si aún así no consiguen los objetivos académicos, ya saben que tendrán que buscar otro centro. ¿Por qué las lleva allí? Porque quiere que sus hijas tengan una educación de alto nivel y, como se lo puede permitir, lo hace. La escuela pública, y sigo con sus palabras, se ha convertido – o la están itentnado convertir- en una guardería que ni siquiera cumple eficazmente su labor social.
    Que esto lo afirme una persona como ella, dice mucho de en qué lugar nos encontramos.

    • Ana Belén
      15 enero 2011 a 13:43 #

      Me he quedado asombrada con esto que acabas de comentar, Mari Cruz. Por lo menos ella tiene el valor de decirlo en alto, cosa que no hacen sus compañeros, la mayoría por sectarismo, en mi opinión, porque la realidad ya no se puede maquillar más. Lo de mandar a sus hijos a un colegio donde el nivel de exigencia y contenidos es alto porque quiere lo mejor para ellos deja claro qué es lo bueno y qué no lo es y eso lo sabe todo el mundo, lo que pasa es que los hay que lo reconocen y los hay que siguen sin caer de la burra, la mayoría, como ya he señalado, por sectarismo. El resto, Dios sabrá por qué.
      Un saludo!

    • Jesús San Martín
      15 enero 2011 a 14:41 #

      Voy a contar otro caso. Antiguo alumno mío, y un hombre hecho y derecho con familia, que cursaba ingeniería mientras trabajaba. Si hija está en un colegio bilingüe y como optativa el alemán. La hija ya es perfectamente bilingüe en español e inglés, y el alemán lo habla muy bien. El verano pasado el padre se puso en contacto con un departamento de español, de un colegio en Alemania (llamó él por teléfono), para buscar un intercambio, que consiguió. (Después diremos que los intercambios son caros)
      Cuando me pedía parecer, me hablaba de Cambridge y Oxford. Después se ha enterado de que para acceder a estas universidades no sólo necesitas buenísimas notas, sino que además hayas elegido determinadas optativas de las que carecía el colegio bilingüe (ese que os imagináis todos, en el que hablan inglés británico, no es tan bueno como la pasta que cobran). Estaba planeando que cursara la carrera a Berlín y yo le aconseja primer ciclo en Berlín y master en Harvard (le hablé del español Real Colegio Complutense en Harvard)
      ¿Vemos lo que es un padre que se preocupa por la educación de sus hijos? Trabajo muy duro, exigente, de calidad, apuntando a lo más alto, buscando el contacto en Alemania y preguntando a su profesor de la universidad pareceres y posteriores salidas profesionales. Lo mismo que se lee en este foro. ¿El padre tiene mucho dinero? Es el sindicalista, del que he hablado otra vez, cuyo sindicato consiguió mayoría absoluta en timofónica, desplazando a los sindicatos apesebrados. ¿Quién va a conseguir beca de postgrado para Real Colegio Complutense en Harvard? La respuesta sobra, por lo tanto se hace evidente el destrozo que están causando: los padres coleguis, los profesores cobardes y prevaricadores, y la doctrina igualitaria. Y que no me venga ningún padre como la zorra, diciendo que las uvas están verdes, y que no quiere que su hijo estudie en las mejores universidades del mundo, porque lo verde no es la uva, es la envidia.

  8. Raus
    14 enero 2011 a 12:47 #

    Discrepo en este punto, José Miguel. Yo he defendido en la otra entrada que aprueba y suspende el profesor, no el alumno. Obviamente, lo hace porque tiene licencia, potestad y competencia para hacerlo; licencia y potestad administradas por el Estado. Ahora bien, los criterios para aprobar o suspender al alumno pueden ser razonables, cuando sirven al bien común de manera objetiva (que no es lo mismo que “al mayor número de ciudadanos”), o irrazonable, cuando no sirven a la cosa pública, sino a intereses particulares. Para que los criterios sean razonables y lógicos, deben, en realidad, estar pensados y establecidos por el gremio de profesionales; en este caso por los mismos docentes. El estadista de turno debe dejar que sea cada gremio profesional el que establezca sus propios criterios de trabajo y decisión, pues es quien más entiende de ellos. Si el gremio de médicos estima que, para el bien del enfermo (con tales y tales síntomas objetivos), no debe dársele el alta hospitalaria hasta que remitan ciertos síntomas, el político no debe hacer otra cosa que legislar en función del informe que recoge esos criterios médicos. Cuando se dispone, por ejemplo, que el convaleciente será dado de alta, pero sin cumplir ese criterio médico, debido a que faltan camas, entonces se quiebra el sentido médico (objetivo, estatal) de la cuestión, que pasa a ser de otro tipo, especialmente cuando la ausencia de camas se debe al evidente mal hacer de los gobiernos de turno.

    Los que hacen los políticos que quieren ser estadistas (servir al estado) es escuchar a los profesionales de tal o cual sector o ramo, y actuar, en la medida de lo posible, en función de sus propuestas. Para intentar resumir: hoy día los profesionales de la enseñanza no aprueban ni suspenden, pues, por lo que se ve, no pueden aprobar o suspender de acuerdo con unos criterios formalmente establecidos por ellos. Pero tampoco se puede decir que apruebe o suspenda el Estado, puesto que, a ojos vista, impone criterios (la falta de sillas y pupitres) que no redundan en beneficio público: antes al contrario: degradan lo público. Quien hoy aprueba y suspende es un determinado gobierno (o determinados gobiernos, para más inri): actúan por intereses propios, electoralistas y demagógicos (no por la cosa pública) y a espaldas del criterio objetivo y epistemológicamente autorizado de los profesionales de la enseñanza.

    Cordiales saludos.

    • Raus
      14 enero 2011 a 13:13 #

      Por matizar un poco más, aunque creo que ya está más que claro: hoy, cuando existe la presión y criterios aquí descritos, la licencia del docente para aprobar o suspender según criterios objetios, establecidos por el mismo gremio y legalizados por el Estado, es sólo nominal: está siendo negada por los gobernantes de turno. Poco entiendo de leyes, pero a mí me da que esto de dar licencias que no ten dan licencia es un acto contradictorio, arbitrario y leonino. Punible, por tanto. La profesión docente está secuestrada por una banda de mafiosos.

    • José Miguel
      14 enero 2011 a 15:16 #

      Estimado Raus:

      No discrepo de tu último escrito: en tanto son ideales, objetivos que serían deseables. Pero hablamos de la “real politik” educativa. Los políticos no se definen por “escuchar” a los gremios, sino por gobernar los gremios (y la sociedad política, pues tienen el poder de hacerlo). El gobernante tiene como máxima prioridad mantener el buen orden de la sociedad política, no el atender las propuestas del gremio de médicos o de los enseñantes. Si el buen orden de esa sociedad permite atender las propuestas lo hará. En este caso, quienes nos gobiernan (y cuidado con confundirlos con el Estado) han decidido unas ratios de aprobados (supongo que en vuestros centros tenéis unos porcentajes de aprobados ¡que se establecen de antemano!) y pregunto: ¿acaso realmente creéis que los aprobados del año 2011 son realmente aprobados, cuando la enseñanza cada vez va degenerando, en el marco de una enseñanza obligatoria a la que son obligados a entrar muchos alumnos que tienen alergia a la pluma? El Estado mete a todo quisqui en las aulas porque no se pueden absorber como mano de obra. Y ahí hay que tenerlos, bien encerrados, pero bien narcotizados, felices y autosatisfechos en su propia ignorancia, pues esos individuos no pueden permanecer en otro lugar si se quieren evitar los problemas para el buen orden de la sociedad si se los dejara sueltos.

      No se me ha entendido lo que escribí antes: el Estado te da licencia para aprobar o suspender, pero aprobarás o suspenderás según la ratio que establezca el Estado; la ratio no la pones tú, la pone el Estado. Y si el Estado estima que hay que promocionar automáticamente a un caradura insoportable que te ha dado la vara durante todo el curso, lo tienes que aprobar, y, si no, lo hará el inspector. O ¿acaso estáis envueltos en la falsa conciencia de aprobar al 70% de alumnos con la plena convicción de ser realmente un aprobado merecido, rotundo, inapelable? Para el Estado está antes el orden de la polis que la Academia, o la Academia al servicio del orden. ¿Por qué creéis que ahora la casta, los nuevos sacerdotes, el ejército de psicopedagogos gobiernan los centros? Para mantener el orden que interesa al Estado. ¿No sabíais que los psicólogos estaban adscritos como gremio al Ministerio del Interior? Para domeñar a esos individuos.

      Además, qué papel cumple España en Europa. Pues la de ser su campo de golf, para los jubilados alemanes, británicos… y servirles estupendas cañitas. ¿Acaso no se ha desmantelado mediante la mitología de la Europa sublime, la “Unión” Europea, la industria en España, su competitividad en la agricultura (¿no recordáis como los agricultores franceses volcaban los camiones españoles cargados de estupendas hortalizas y frutas por ser demasiado competitivos para ellos?). ¿No habéis leído que Alemania está recuperándose económicamente de maravilla, mientras España está a punto de la quiebra técnica financiera?

      Este proceso de la LOGSE, LOE del PSOE, tiene más vertientes que la de unos profesores con sus quejas académicas intramuros del instituto, como si fueran islas desconectadas de la realidad política que les circunda.
      Otra cosa es si uno está de acuerdo o no con el proceder de este gobierno (por mi parte, desde luego, mi oposición es total), pero, francamente, no veo desde nuestro gremio ninguna esperanza para que se enderece el rumbo. Es más, en este gremio hay muchos que comulgan con estas ruedas de molino.

  9. 14 enero 2011 a 16:06 #

    Al parecer, son muchos los profesores que se sienten coaccionados para aprobar muchos alumnos que no lo merecen. Tanto, que en el Acta de Evaluación de un grupo de 1º ESO de un centro cualquiera, como el Tutor se negaba a firmar tantos aprobados, el Director, extrañado, se lo dijo al Inspector de zona que, desconcertado, se lo comunicó al Inspector Jefe, que, sobrecogido, a su vez, lo puso en conocimiento del Director Provincial de turno- todos de la misma cuerda, claro-. Este, sorprendido, lo hizo saber al Consejero de Educación de su Comunidad (para eso son las transferencias), quien, aún más asombrado, informó al Ministro de Educación (socialista tenía que ser), quien realmente impresionado, lo comunicó en Consejo de Ministros al mismísimo Presidente. No os lo vais a creer, pero con el fin de que aprobasen la mayoría de los alumnos, sin merecerlo-claro está-, el propio ZP (culpable del próximo fin del mundo e incluso de los anteriores), se entrevistó personalmente con el Ministro, habló con el Consejero de Educación, conversó con el Director Provincial, departió con el Inspector Jefe, comentó con el Inspector de zona, dialogó con el Director del Centro y, finalmente, platicó con el Tutor del grupo. No obteniendo una respuesta positiva de éste para aprobar a más alumnos de los que verdaderamente lo merecían, pidió el Acta al Director del Centro y él mismo, – con el talante que le caracteriza como causante de la desaparición del oso polar y de la niebla en Londres-, estampó su rúbrica en la casilla de aquel sin que nadie en la cadena de mando (perdón, de sumisión), se atreviese a pestañear. Así nos va y así os lo cuento, como me lo contó Fray Gerundio de Campazas.

    • José Miguel
      14 enero 2011 a 16:23 #

      Aparte de tu retórica, no aportas ningún argumento consistente, por lo poco que leo en estos hilos parece ser tu tónica habitual, pero hay una realidad bien objetiva, una realidad administrada desde la institución educativa: la promoción automática aunque el sujeto haya incumplido todos los objetivos de una enseñanza reglada. Esto es obra del gobierno del PSOE, y Zapatero, desde luego, no le hace ascos, muy, al contrario, se reafirma en lo mismo, ahí tenemos la LOE.

      • José Miguel
        14 enero 2011 a 16:33 #

        Imagínese, señor Alonxo, si un principio tan nefasto, que atenta contra la línea de flotación de cualquier sistema de enseñanza que trate de la tan manida “educación en valores” (a saber qué se quiere decir con esa expresión), del mérito personal, de la equidad, de la no discriminación injusta, se integra en un sistema educativo… ¿cree usted que el resto de actuaciones administrativo-educativas que inspira a ese gobierno pueden segregarse de tan horrendo principio? No, señor Alonxo, semejante principio supone una corrupción no delictiva del propio sistema de enseñanza, muestra la orientación “pedagógica” del gobierno del PSOE, del señor Zapatero, y todas las demás actuaciones regladas no pueden ser inmunes ante semejante despropósito. Si se promociona a un alumno cuyas acciones son un atentando en toda regla a la propia realidad académica, qué espera que se haga en el resto de actuaciones de otros alumnos. De hecho, muchos alumnos consideran que solo el hecho de su presencia física en el aula es digna de calificación.

      • 14 enero 2011 a 20:35 #

        Efectivamente, amigo José Miguel, no aporto “ningún argumento” porque mi texto no es argumentativo sino expositivo; es decir, expongo un hecho concreto, sin más. ¿Por qué habría de argumentar?, ¿Qué habría de argumentar?
        Y en su segunda afirmación, igualmente, no puedo estar más de acuerdo, como expongo en mi texto expositivo, sirva el pleonasmo. Efectivamente, el culpable de todos los males que nos aquejan y quien nos obliga a aprobar a quien no lo merece, como he dicho más arriba, es única y exclusivamente Zapatero. No puedo estar más de acuerdo con usted. Lo celebro.
        Seguramente usted habrá vivido alguna situación semejante a la que expongo en mi texto, expositivo. Sería interesante que nos la expusiese. Saludos.

    • Ania
      14 enero 2011 a 18:48 #

      Ese tutor no era nadie para juzgar si los aprobados de los otros profesores eran justos o no. A firmar tocaba, y si no, pues falta a él.

    • José Miguel
      14 enero 2011 a 22:14 #

      Efectivamente, un charlatán también puede escribir textos “expositivos”. El problema es que si no se da razón de lo que se escribe, no se distingue al charlatán del que no lo es.

      • 14 enero 2011 a 22:46 #

        Los hechos en sí, los hechos objetivos, amigo mío, no necesitan de argumentación. Son las opiniones subjetivas las que merecen explicaciones, razonamientos y argumentos. Si cae agua de las nuebes, llueve; y eso, estimado seguidor de mis comentarios, no precisa de argumentación alguna. Es así, no le dé más vueltas.

    • José Miguel
      15 enero 2011 a 0:09 #

      Esa es precisamente la cuestión: de que su escrito es retórica de hecho, exactamente como el llover. Y su escrito no es más que chaparrón de divagaciones hueras: “aprobar muchos alumnos que no lo merecen”… “ZP culpable del fin del mundo”, donde sólo “ZP” expresa un dato concreto…, “sin merecerlo”… (¿qué es para usted “merecer”?, porque yo he objetivado exactamente igual que el llover, el hecho de la promoción automática administrada, es decir, aprobar sin merecimiento alguno).

      • 15 enero 2011 a 10:09 #

        Ah, sí, tiene razón, olvidé un dato. Mejor dicho, no argumenté, solo expuse, que ZP fuera el culpable de los alumnos que aprueban sin merecerlo, o de los distintos fines del mundo. Por cierto, ¿Dónde habré leído yo eso? ¡Déjeme pensar!

      • José Miguel
        15 enero 2011 a 12:38 #

        Señor Alonxo, además de retórico (y no sublime, por cierto) es usted contumaz en el monólogo dogmático autista, es decir, está encharcado en su propio lodazal subjetivista. Le he mostrado una realidad bien objetiva: la promoción automática que provienen de leyes dictadas por el PSOE, partido al que pertenece ZP, y que su propio gobierno no solo ha mantenido la LOGSE, sino que la ha prorrogado y ahondado más en ella con la LOE. Esto es un HECHO, al que tan aficionado es usted, en la representación, que no en su ejercicio, señor Alonxo. Y usted se repite en la contestación como un disco rayado, sin engranar lógicamente con quien le replica, es decir, su “respuesta” no es proporcionada al contenido objetivado de quien le replica, lo cual significa deshonestidad intelectual bastante acusada por su parte. ZP ES CORRESPONSABLE (puesto que toda la ideología krausista que preside la LOGSE y la LOE no la inventó ZP, pero participa de ella, e incluso en mucha mayor medida que sus predecesores socialistas en el gobierno, y, ahora, además, gobierna, elabora y aprueba la LOE, como he escrito más arriba), SÍ, CON EL PSOE, DE APROBAR LEGALMENTE A ALUMNOS SIN MERECIMIENTO ALGUNO, es decir, instituye una corrupción no delictiva ¿Qué tiene que decir sobre el asunto, si tiene algo que decir cabalmente?

  10. José Miguel
    14 enero 2011 a 16:40 #

    Y, para terminar, cuando se promociona automáticamente a un alumno, es decir, por la cara, eso, nos compromete a todos, la corrupción de la discriminación injusta nos pudre a todos (incluido el propio alumno), pues funcionarios somos, y, por tanto, parte de ese mismo Estado, gobernado por quienes, además, se jactan de ejercer políticas “sociales”, “progresistas”…, y toda esa verborrea propia de los despachos de orientación de los centros en los quea duras penas intentamos impartir docencia.

    • 15 enero 2011 a 13:30 #

      Señor, José Miguel. Aquí, su humilde servidor, “contumaz en el monólogo autista”, “encharcado en su propio lodazal subjetivista” (bonita rima), le invita a leer el primer comentario por él escrito en respuesta a su primer comentario publicado como respuesta al que abre esta línea del foro al que se ha apuntado y que agradezco infinitamente. Le ahorraré ese trabajo. Copio (re-copio) literalmente:
      1.- “no aporto “ningún argumento” porque mi texto no es argumentativo sino expositivo; es decir, expongo un hecho concreto”. Otro ejemplo: “Dos y dos son cuatro” . “ZP es el culpable del deshielo polar”, no precisa argumentación, así es, y así se lo hemos contado en infinidad de post. ¿Lo ve o no lo ve?
      2.- “Y en su segunda afirmación, igualmente, no puedo estar más de acuerdo, como expongo en mi texto expositivo”.
      3.- “Efectivamente, el culpable de todos los males que nos aquejan y quien nos obliga a aprobar a quien no lo merece, como he dicho más arriba, es única y exclusivamente Zapatero. No puedo estar más de acuerdo con usted. Lo celebro”
      Nuevamente, me veo en la necesidad de afianzar mis coincidencias con sus aportaciones. ¿Le molesta que coincidamos? Copio literalmente de este su último comentario:
      1.- “La promoción automática que provienen de leyes dictadas por el PSOE, partido al que pertenece ZP, y que su propio gobierno no solo ha mantenido la LOGSE, sino que la ha prorrogado y ahondado más en ella con la LOE”.
      2.- “ZP ES CORRESPONSABLE (puesto que toda la ideología krausista que preside la LOGSE y la LOE no la inventó ZP, pero participa de ella, e incluso en mucha mayor medida que sus predecesores socialistas en el gobierno, y, ahora, además, gobierna, elabora y aprueba la LOE, como he escrito más arriba), SÍ, CON EL PSOE, DE APROBAR LEGALMENTE A ALUMNOS SIN MERECIMIENTO ALGUNO, es decir, instituye una corrupción no delictiva”.
      Observará que su intención no es sino afianzar estas mutuas coincidencias, lo que con sentido entusiasmo y grande emoción continúo celebrando.
      Siendo así, que coincidimos en el 90% de nuestros planteamientos (descartando, claro está, lo del deshielo polars-algo cuya aceptación le presenta mayor dificultad), solo nos queda que, en lugar de hacer honor a las memorables discusiones bizantinas, nos aporte lo que en el primer comentario de este humilde servidor “contumaz en el monólogo autista”, “encharcado en su propio lodazal subjetivista”, se le proponía y que de nuevo copio (re-copio) literalmente:
      “Seguramente usted habrá vivido alguna situación semejante a la que expongo en mi texto, expositivo. Sería interesante que nos la expusiese. Saludos”.
      A la espera de ese dato, objetivo sin duda, presentado por tan ilustre orador y mayor retórico, le presento nuevamente mi mayor adhesión a sus exposiciones, objetivas y equilibradas en grado sumo. Me sumo a ellas nuevamente.
      En otro caso, si persiste en divagar sobre lo inexistente y calificando a este humilde escribidor, le recuerdo lo mismo que en otro tiempo recordé a otro ilustre expositor de datos objetivos. A saber: Si su intención es debatir, sea bienvenido; si su intención es divagar, hasta el fin de los tiempos; si su intención es alcanzar un punto de encuentro, mire más arriba. Ahora bien, si su intención es otra, le informo de que me basta leer sus réplicas y contrarréplicas para percibir que no es usted mi tipo y todas mis orientaciones están perfectamente definidas. Ahí tiene la partida perdida, eche el agua por otro cantero. Saludos discretos; no se me vaya a emocionar.

  11. Maximiliano Bernabé Guerrero
    14 enero 2011 a 17:04 #

    Francisco Javier:
    “El Enigma Ortiz y los Pepoes (una intriga en el marco de la L.O.E.)”
    autori: un servidor
    Editorial Ledoria, ISBN 978-84-95690-58-6,
    Creo que lo tienen en La Casa del Libro y en algún Corte Inglés, pero lo más fácil es adquirirlo a través de internet, hay varios operadores que lo tienen.
    Gracias

  12. Maximiliano Bernabé Guerrero
    14 enero 2011 a 17:06 #

    Se me ha olvidado decir que el prólogo es de nuestro David López Sandoval, y merece mucho la pena leerlo; el prólogo, la novela es un esperpento.

    • Raus
      14 enero 2011 a 17:10 #

      Trataré de adquirlo.

  13. Raus
    14 enero 2011 a 17:18 #

    Estimado José Miguel,

    como ya dije antes, no quisiera alargar en exceso una discusión sobre la que, por lo demás, estamos bastante de acuerdo. He de decirle, para evitar confusiones, que yo no soy docente, aunque alguna vez he dado clases a chavales de muy diversas edades. Verá, creo que podemos estar de acuerdo en que, precisamente, para mantener el buen orden de la sociedad política, lo que el gobernante debe hacer es escuchar a los diferentes gremios profesionales, pues, de lo contrario, obrará en contra del sentido común y la lógica; es decir, obrará irracionalmente. ¿Cuándo muere una persona? ¿Quién lo decide o determina? En realidad, nadie: lo establece la lógica, la evidencia más fuerte disponible. O, si se prefiere: la ciencia médica. ¿Cuándo está un convaleciente preparado para abandonar el hospital con la razonable seguridad de que seguirá recuperándose en casa? Lo mismo: la ciencia médica. El cemento necesario para levantar edificios sólidos y seguros lo establece el conocimiento arquitectónico e ingenieril. Si el político del momento, en su encaje de bolillos monetarios y cálculos electoralistas, cree que debe recortar cemento por mantener el buen orden público, lo que no se mantendrá en pie serán los edificios hechos con menor cemento del necesario.

    ¿Quién tiene capacidad para aprobar o suspender al alumno de matemáticas? El profesor de matemáticas. Él es quien puede establecer el corte que separa al apto del no apto, y el Estado así se lo reconoce.. Que las enredos políticas de un momento determinado son tales que al profesor se le exige que dé el aprobado al alumno que está por debajo del mínimo exigido, que ta cosal ocurra no significa que ese alumno sepa lo mínimo que tendría de saber para poder ser matemáticamente útil al Estado o, por supuesto, a sí mismo. El edificio sin el necesario cemento será peligroso y el alumno sin el mínimo conocimiento académico, un pobre incompetente, útil sólo para trabajos poco cualificados y quizá ni eso.

    El Estado es impersonal, como lo es el conocimiento, como lo es la lógica. El engranaje funciona bien cuando se mantiene apartado de lo subjetivo. Cuanto más se aleja de la objetividad, de la formalidad y la lógica, menos eficaz resulta para el ciudadano. Las políticas practicadas por nuestros “políticos reales” son contrarias a la poli, contrarias a los mismos intereses del estado. Y ya sé que nada es fácil, y que los gobiernos están compuestos por personas de carne y hueso, falibles y corruptibles. Y este es el drama de cualquier democracia: que quienes las gobiernan tienden con suma facilidad a alejarse de los dictados de la razón y la lógica, seducidos por prejuicios ideológicos de bulto o por pancistas intereses personales y nepotistas. Nada nuevo bajo el sol: Aristóteles, aquel hombre simpar que estableció formalmente los principios del pensamiento universal (la lógica), también supo ver que el mayor problema de las democracias es que tienden a degenerar en demagogias. Demagogia: “Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.” Apliquemos aquí la definición: …Consistente en que los políticos, mediante concesión de aprobados y títulos, trata de conseguir o mantener el poder. Los halagos tienen poco que ver con la lógica.

    Cordiales saludos.

  14. El pobrecito profesor
    14 enero 2011 a 17:54 #

    Un tema para debatir. ¿Por qué ha dejado de interesar -apenas sale en los medios- el tema educativo? ¿Por qué ya no es una de las grandes “reformas necesarias e imprescindibles” para ninguno de los dos grandes partidos -ya no está en las últimas listas de reformas de ZP, Rajoy ni de Arenas-? ¿Qué están haciendo los responsbles educativos desde el fracaso del famoso pacto o a raíz del informa Pisa? ¿Trabaja alguien de los de arriba en los problemas de la enseñanza en España?. El ministro Gabilondo -por citar a alguien-, ¿dónde está?

  15. Ania
    14 enero 2011 a 18:41 #

    Tienes razón “el pobrecito profesor”. Tengo yo también la impresión de que “ha dejado de interesar” el tema educativo.

    He notado también que ciertas webs educativas y no educativas en las que estaba opinando o hacía alusiones sobre educación han empezado a censurarme de una forma inusual de poco tiempo a esta parte.

    • Ania
      16 enero 2011 a 13:09 #

      Creo “pobrecito profesor”, que esta “falta de interés” por el tema educativo es el preludio de un ataque y derribo masivo al colectivo docente que tendrá lugar, con toda seguridad en las siguientes vertientes:

      a) Empeoramiento de nuestras nuestras condiciones salariales.

      b) Seguimiento a rajatabla del horario de “permanencia” en los centros.

      c) Generalización de “interevaluaciones” regladas entre las tradicionales “evaluaciones”.

      d) Obligación de asistir a cursos inútiles y agotadores por las tardes en los Centros de Trabajo y en los CEP más próximos.

      d) Aumento del nº de recursos dedicados a los Departamentos de Orientación con una invasión-perdón “inversión”- masiva y desmesurada en los mismos y en agentes externos adjuntos y seleccionados por los orientadores : sicólogos, sociólogos…mediadores y observadores de la secta pedagógica. Gente, que no ha dado ni dará clase en su vida y que nos van a hacer la vida imposible.

      e) La ayuda de ciertos sindicatos será clave para que se cumpla el apartado “d”. En este momento está(n) a punto de perpetrar una campaña particularmente agresiva y explícita al respecto.Ya tienen a sus clientes optando a dichos puestos a costa de hacer que los profesores de a pie sudemos…sangre en el día a día gracias a su comprensión y amor sin límite por los alumnos disruptores , vagos y sus padres.

      ¿F?)…

      • Francisco Javier
        16 enero 2011 a 13:52 #

        Más campañas de budismo escolar, amor universal, inteligencia emocional, cursos de mediación de conflictos, evaluación de las inter-evaluaciones, proyectos de mejora y evaluación de dichos proyectos, potenciación sin límite de la autonomía de los centros (¡¡defendida y ya pactada por los sindicatos del puño cerrado y emocionados cantores de la Internacional! -incomprensible, pues la autonomía es la puerta abierta ya por fin del todo al desequilibrio absoluto entre centros), más aprobados, títulos a la carta (¿por qué no? -a mi siempre me hubiese gustado tener uno de Astrofísica), más consejeros de educación (y consultores y secretarios y subsecretarios y chóferes para todos), más tics y tics y tics tics, …………………………………………………………., ¡más madera!, que esto tiene que arder.

  16. José Miguel
    14 enero 2011 a 19:17 #

    Artículo que comenta la polémica suscitada por un artículo de Amy Chua sobre la Educación en China. Es verdad que en cuanto a los principios fundamentales no aporta nada que no supiéramos:

    http://america.infobae.com/notas/17338-Por-que-son-superiores-las-madres-chinas

    En la Escuela soviética las reuniones con los padres se realizaba una cada tres semanas, más o menos, pero no se trataba a los padres individualmente por considerarse burgués. En contra, se hablaba de los problemas de cada niño delante del resto de padres, con el fin de que o bien se avergonzaran o bien se sintieran orgullosos de él. El niño debía saber que sus actos repercutían en la sociedad.

  17. Jesús San Martín
    15 enero 2011 a 8:38 #

    Estimado José Miguel, ¿cómo no es usted consciente de que los hechos en sí, los hechos objetivos, no necesitan de argumentación? Ahora mismo, el Sol está saliendo de detrás de un edificio, seguirá girando y completará una vuelta alrededor de la Tierra, pero no sólo eso, si usted observa el cielo durante una noche despejada verá que las estrellas giran también alrededor de la Tierra: somos el centro del universo. Aunque no haya observado tal cosa, si habrá visto caer más deprisa a una piedra que a un papel, porque la Tierra les comunica distinta aceleración. Y pensar que un burro llamado Einstein, basándose en la idea de que el papel y la piedra tienen la misma aceleración, formuló que la fuerza de gravedad se debe a la curvatura del espacio-tiempo; fíjese si es estúpido eso, que se necesitan años para entenderlo, cuando si fuera un hecho objetivo no necesitaría argumentación. Y qué decir de la existencia de otras sandeces, como: átomos, células, electrones,…¿se será idiota? ¡Nosotros hechos de unas cosas tan chiquititas que ni siquiera vemos, y que las enfermedades que nos matan se deben a bichos incluso más pequeños que llaman virus! No contentos, dicen que esos bichajos están hechos de átomos, de lo que ya no le voy a hablar. Ahora bien, la sandez más grande la encuentro en eso de que descendemos de un homínido, cuando todo el mundo sabe que de personas nacen personas, tal es la majadería que se necesita un libro completo (creo que se llama El origen de las especies) para explicarlo.

    P.S. ¿Por qué será que quien sólo tiene la sinrazón siempre afirma que las razones sobran, y siempre se hace acompañar por la hoguera, ya sea con Giordano Bruno o en la noche de los cristales rotos?

  18. 15 enero 2011 a 13:08 #

    Saludos a todos. Menudo debate. En mi caso particular sí he llegado a suspender al 72% del grupo, en un bachillerato de película de terror del curso pasado. Además, lleno de alumnos que habían titulado en cuarto con dos asignaturas pendientes, entre ellas la Lengua. Inspección recomendó ese año que todos aquellos que tuviéramos más del treinta por ciento suspendidos debíamos de reflexionar… Por ahora nadie ha venido a decirme nada claramente, aunque algo dejan caer en las sesiones. El día que vengan o me citen iré gustosamente. Les diré a la cara todo. No tengo ningún miedo. Creo que si fuésemos conscientes de que los inspectores, en una gran mayoría, no son más que pobres diablos que tienen incluso menos formación que muchos de nosotros, disminuirían nuestros problemas. El día que me coaccionen me iré a la prensa. Haré un escrito y le daré registro de entrada en secretaría. Hay que hacerles frente cuando vengan a pudrirnos el trabajo. Lo que me indigna es que las directivas no sean capaces de plantarles cara. De levantarse ante sus imposiciones y poner el cargo a disposición de la administración. Si los directores y Jefes de estudio presentaran su dimisión ante semejantes coacciones y comportamientos, otro gallo cantarái. Qué escándalo sería que en una comunidad autónoma, de repente, quince directores o veinte o cincuenta presentaran de golpe su dimisión y se fueran a la radio o al periódico, bestias negras tan temidas por estos mediocres burócratas. Seguro que respiraríamos mucho mejor. En fin. Agradezco vuestras lecturas y continuemos comentando.

    • 15 enero 2011 a 13:41 #

      Vaya, ya somos dos los que no hemos cedido ni un solo aprobado de más. Lo celebro y, ¿por qué habríamos de hacerlo? ¿Es tan difícil entender que, a fin de cuentas, los que evaluamos somos nosotros y es nuestra firma la que figura bajo el acta de evaluación? Nadie, repito, nadie en todos mis años de trabajo, me ha sugerido nada respecto de las notas de mis alumnos. Y que no se le ocurra, claro. ¿Por qué el personal cede a esas presiones y luego vienen a quejarse de ellas? En tu aula tu eres el responsable de todo lo que ocurra, y nada ni nadie entra a decirte cómo has de trabajar. Nadie te obliga a poner notas que no son reales. Y con ello, además, estás perjudicando a todo el colectivo. Si han de suspender el 80%, que suspendan, y si han de repetir, que repitan. Estoy convencido de que la mayoría de los males de la educación los provocamos nosotros mismos. Y aquí tenemos otro ejemplo.
      Si son galgos, si son podencos, vamos echando la culpa a ZP y a los padres, y tan felices. No aprendemos.

    • José Miguel
      15 enero 2011 a 13:42 #

      Como José María, estamos quienes no respetamos los porcentajes impuestos tiránicamente por el PSOE (y el PP, de brazos cruzados). Eso sí, cuidado con el idealismo académico: los inspectores no tendrán formación (y es cosa cierta; desconocen muchas veces aquello de lo que hablan), pero tienen poder. Pero es verdad que dándose esa dialéctica, no se debe ser pusilánime. Por cierto, bastantes equipos directivos también carecen de formación exactamente igual que los inspectores. Pero, además, suelen ser correas de transmisión de las directrices de “arriba”. En mi caso, apenas frecuento un despacho de jefe de estudios o de dirección, puesto que, la mayor parte de las veces apesta su falsa conciencia de quiene niega lo evidente en los rifirafes de la convivencia “académica”, y casi siempre contra el profesor. Las pocas ocasiones que contacto con el equipo directivo es para algún registro de entrada. Actúo como funcionario, y con las facultades que me competen. Pero esto no es lo corriente. Y que conste que no voy de héroe, ni mucho menos, pero es que vamos viendo progresivamente situaciones francamente escandalosas y denigrantes.

      • Ania
        16 enero 2011 a 12:27 #

        Muy de acuerdo estoy contigo, José Miguel.

  19. 15 enero 2011 a 18:07 #

    Saludos a todos.
    Si un Inspector, un director, un jefe de estudios, o quien sea nos insta a realizar algo ilegal -y recordemos que para un funcionario tomar una decisión administrativa injusta a sabiendas es delito de prevaricación- lo único sensato es:
    1.- Procurar que la reunión en la que tal cosa se diga sea con testigos.
    2.- Asegurarle sumisamente el cumplimiento de cualquier orden siempre y cuando ésta se formule por escrito.
    En mi experiencia, ahí se acaban los problemas y las presiones…
    Nadie está obligado a ser un héroe, pero nadie tampoco puede obligar o otro a delinquir. Al pedir instrucciones por escrito se le traslada la responsabilidad de la decisión.

    • Ania
      16 enero 2011 a 0:02 #

      Pues en mi experiencia , sí que te obligan a prevaricar.

      Pero no son tan ingenuos de mandártelo por escrito,. No en esa noble forma escrita que les deje en evidencia. Las formas habituales son el dejar crecer o sembrar bulos acerca de quien les molesta usando alumnos, padres, tutores, Anpas, Orientadores, Inspectores y lo que haga falta partiendo , por ejemplo de cualquiera de esas “alegaciones” mentirosas de alumnos que no tienen nada que perder y sí un título por el morro que ganar . Es de forma que , a cualquier parte disciplinario que les pongas por impedirte dar la clase, menospreciarte, insultarte, etc…Basta con dar por cierto cualquier comportamiento inadecuado del profesor que justifique lo injustificable por el resto y , voilà: nº de aprobados cumplido para no variar y ocupar y desocupar las sillas que, de antemano , se había previsto.

      Que el profesor se resista más, menos o nada , depende de su ideología, carácter, circunstancias personales y vulnerabilidad de su contrato de trabajo. (hay gente que se juega una sanción económica o un traslado de centro y otros, por la misma causa, se juegan su expulsión definitiva y fulminante del puesto de trabajo.)

    • Ania
      16 enero 2011 a 0:12 #

      Y , si no tragas tú, traga tu sustituto, que bien se las arreglan para que dejes el campo libre, toda la banda de los que lo tienen claro, con la connivencia de la insolaridad y el mirar para el otro lado rampante al uso en éste nuestro colectivo.

    • José Miguel
      17 enero 2011 a 16:31 #

      Sí, Borja, exigir algo por escrito es el vaderetro administrativo, acojona a todo quisqui, y mira que es paradójico, puesto que la condición de funcionario se debe a un estadio de desarrollo de sociedades políticas con escritura. Pero, sí, se tiende a actuar en plan ágrafo como cualquier tribu, con sus respectivos chamanes… y, desde luego, con todas las arbitrariedades, caciquismos… que ello fomenta. Como anécdota, a mí me sirvió con una pelma verborreica, cuando, como tutor, le solicité que me lo pusiera por escrito y automáticamente reaccionó como si yo hubiese mentado el patíbulo. No volvió a hablar.

  20. Primario
    16 enero 2011 a 10:09 #

    Todos en contra de la exigencia.

    Caso real y reciente tras plantear un taller de problemas en 6º de primaria con el fin de mejorar la competencia de los alumnos en este ámbito.

    Primer bloque de problemas – 5 sesiones – 6 problemas por sesión – Operaciones algebraicas básicas

    Mensaje textual de padre de alumno:

    “Los ejercicios de razonamiento que les has mandado no corresponden a la teoría que les has explicado en clase y no viene en el libro ¿Cómo pretendes que lo entiendan?”.

    Y yo me planteo: ¿Por qué empeñarme yo en intentar que el alumno adquiera los conocimientos que considero necesarios para una buena base en contra de lo que opinan organismos, editoriales y … los propios padres? ¿No seré yo el que se esté excediendo en mis responsabilidades?.

    Dicho esto, y encuadrando el hecho en un ‘caso especial’ entre veintitantos, no deja uno de tener la sensación de remar contra corriente pero demasiado solo y en la inmensidad del océano.

  21. 16 enero 2011 a 10:18 #

    Estoy de acuerdo. No es idealismo. Es al revés. En los centros hay una gran mayoría de docentes continuamente mencionando que si el inspector para arriba, que si el inspector para abajo. Yo sólo digo que no son más que eso, inspectores, y que su poder está limitado por la ley. No hay que temerlos, sobre todo si sabes que estás haciendo bien tu trabajo. Los inspectores están hoy funcionando como comisarios polítocos, y esa no es su función. Se les puede decir “no” tranquilamente. Estamos hablando de casos tan denunciables como el de el número de aprobados según las plazas. Es ante esta cusuística donde tenemos que responder. Evidentemente en otras cuestiones no tengo nada que objetar a sus funciones. Pero cuando sabes que se está haciendo algo deleznable, hay que decirlo, y si te coaccionan, los amenazas tú con irte a la prensa.

    • Ania
      16 enero 2011 a 12:41 #

      Estoy de acuerdo con José María pero en el cuarto de siglo que llevo en ésto no he conocido a un sólo compañero que haya ido a la prensa a denunciar la ingente cantidad de actos deleznables que a veces se critican y denuncian en privado.

      Hagámoslo pues, denunciemos en prensa, ¿al Defensor del Pueblo? …Es un deber de todo docente que tenga posibles para ir tirando expedientado , expulsado y sin ingresos por el periodo necesario para desfacer el entuerto y restablecer la ley y la decencia en Dodge City.

  22. 16 enero 2011 a 15:14 #

    Parece, amigo Borja, que hay dos posturas bien definidas: la de los que jamás hemos sufrido esa presión para aprobar a un alumno y la de los que, al parecer, se han sentido presionados o han visto u oído, o les han contado, o les han insinuado, que han sido presionados para aprobar a un alumno ilegalmente. Y yo me pregunto:
    ¿Por qué han firmado las actas de evaluación si las notas no son las que ellos han puesto? Y si las han puesto, siendo ilegales, ¿por qué lo han hecho?
    ¿Quién les ha presionado: el director, el inspector…? ¿Cómo les han presionado? ¿Amenazas? ¿De veras tengo que creerme que a alguien le ha presionado un director para poner tal o cual nota? Sinceramente, con la experiencia que tengo en este mundo, me cuesta creerlo.
    Y si tan cierto es, ¿a qué esperan para denunciarlo?
    Resulta que todos los males “nos vienen de fuera” pero nadie hace nada por solucionarlos. Al menos solucionemos lo que tan de cerca nos afecta, a quien le afecte, claro está.
    Dicho lo cual, rectifico lo dicho en mi primer comentario en el que sugería que era el propio Zapatero quien acababa firmando tales actas repletas de aprobados indebidos. Por un momento llegué a pensar que así era. Me puede la pasión leyendo algunos comentarios.

    • José Miguel
      16 enero 2011 a 15:59 #

      Señor Alonxo, que sí, que ZP firma los aprobados indebidos mediante una ley: la promoción automática. ¿Es que no se ha enterado todavía de esa figura “educativa” creada por el PSOE, partido al que pertenece ZP? No es pasión, pathos, señor Alonxo, pues, precisamente, ahí da usted en el clavo. Por cierto, es bastante ridículo hablar de esa “presión” a escala psicológico-subjetiva (es decir aquel en el que tienen lugar las “cavilaciones”, los “cálculos”, las “reflexiones”, los miedos, valentía privados de los individuos) y no al verdaderamente relevante, es decir, remitiéndonos al plano social-objetivo (el del pensamiento público, hablado o escrito, mediante el cual unos grupos se dirigen a otros grupos sociales, a través de los individuos). Y aquí entra la figura legal, política, administrativa de la LOGSE, la LOE, introducida por el PSOE (y el PP de brazos cruzados), la promoción automática. A ver si nos movemos a la escala real del problema. Aquí todos estamos socio-políticamente envueltos en la presión de una ideología de un determinado partido político y el gobierno que sigue la misma ideología. Qué importará la firmeza del señor Alonxo en el rigor de sus calificaciones, cuando el propio sistema te pone ratios de aprobados ajustados a sus principios ideológicos. Claro que hay presión, señor Alonxo, ¿o acaso vive usted en una isla, desconectado de toda ley, polis, o norma existentes? ¿Me quiere decir, señor Alonxo, que, aun manteniéndose en su firmeza, ella no ha quedado resentida en la propia evolución del propio alumnado (un alumnado envuelto y moldeado precisamente en esa ideología que trasciende el propio instituto) desde que usted empezó a ejercer la docencia? ¿Está acaso usted al margen de esa dialéctica que desborda sus propias actuaciones profesionales, que no dudo que sean rigurosas y honestas? ¿En qué mundo viven damas y caballeros? ¿En el de Alicia?

      • 16 enero 2011 a 17:48 #

        Voy a pensar que de las opciones posibles sobre el insistente seguimiento de mis intervenciones, está usted afiliado a la tercera. Le dije, veo que no me lee, que no tiene nada que hacer.
        Además de pretender mantener una conversación sin leerme, observo que tampoco ha leído el artículo que encabeza este foro pues en ninguna de sus líneas achaca esos suspensos ni a Zapatero, ni a la LOE, por quienes su “fervor” (hervor) es manifiesto, sino a “supuestas” (a mí jamás me ha pasado) presiones.
        Mis preguntas son muy concretas; si es capaz de mantener un debate sobre el asunto, le ruego intente responderlas. Aún sigo esperando que me ponga un solo ejemplo de lo que usted haya vivido respecto de esas presiones, o que algún compañero le haya comentado al respecto. Le aseguro que sería lo primero que veo en tantos años de trabajo. No me venga con el consigneo barato de los foros de extrema derecha en los que todo se reduce a: “Zapatero es muy malo y Rubalcaba es peor”. Le considero, todavía, un poco por encima de tan estériles “debates”. Lo dicho, intente abstraerse de su fijación por mi persona: en sueldo ando un poco justo pero emocionalmente voy sobrado. Gracias de todos modos por su interés.

      • José Miguel
        16 enero 2011 a 18:08 #

        “Mis preguntas son muy concretas; si es capaz de mantener un debate sobre el asunto, le ruego intente responderlas. Aún sigo esperando que me ponga un solo ejemplo de lo que usted haya vivido respecto de esas presiones, o que algún compañero le haya comentado al respecto. Le aseguro que sería lo primero que veo en tantos años de trabajo. No me venga con el consigneo barato de los foros de extrema derecha en los que todo se reduce a: “Zapatero es muy malo y Rubalcaba es peor”. Le considero, todavía, un poco por encima de tan estériles “debates”. Lo dicho, intente abstraerse de su fijación por mi persona: en sueldo ando un poco justo pero emocionalmente voy sobrado. Gracias de todos modos por su interés.”

        Señor Alonxo, no se tenga en tan alta estima. Su persona no me interesa en lo más mínimo. Me ciño a sus escrito. Y paso a contestar sus preguntas: le acabo de contestar en el mensaje anterior, SI LE PARECE POCO QUE EXISTA UNA LEY ORGÁNICA QUE PERMITA LA PROMOCIÓN AUTOMÁTICA, Y QUE ESO ES UN CONSTRUCTO DEL PSOE, Y QUE ZAPATERO COMO MIEMBRO DEL PSOE SE REAFIRMA EN TAL DESPROPÓSITO EDUCATIVO. SI EXISTE ESE PRINCIPIO TAN PERNICIOSO, IMAGÍNESE SI NO HABRÁ PRESIÓN INSTITUCIONALIZADA. Es usted el que no entiende lo que escribo. Qué nos importa la presión que cada uno sienta psicológico-subjetivamente. Hablamos de la presión institucionalizada, socio-objetiva, traducida en leyes como la LOGSE, LOE. Es que la parece poco ejemplo tales principios educativos. Y luego le escribía que las ratios de aprobados también se imponen en los departamentos. ¿Por qué los departamentos tenemos que “prever” de antemano la ratio de aprobados y suspensos? Y, por otro lado, ¿acaso en toda su biografía profesional todos los alumnos que han pasado por sus acciones docentes, han supuesto el mismo porcentaje de suspensos y aprobados? ¿Es que sus alumnos no han sido influidos por la degenerada realidad socio-política durante estos años en es sistema educativo que tiene a España sumida en el ranking de la miseria académica respecto del resto de Europa? Pero ¿usted se cree que las presiones se realizan con una pistola en la nuca? ¿Como si no hubiera presiones bien sutiles, bien democráticas, incluso más represivas que la propia dictadura, y que no están escritas en los códigos (aunque ahí tenemos uno bien palmario, vuelvo a decirlo, la promoción automática, un principio que sintetiza el espíritu de la LOE y de la propia presión ? ¿Por ejemplo, por qué la abruman a uno con un papeleo burocrático interminable cuando ha suspendido “más de la cuenta”? ¿Acaso no podrían hacerse papeles burocráticox para determinar por qué se “aprueba más de la cuenta”? Por cierto, no me dirijo a usted por su persona, sino por lo que escribe, generalmente, caracterizado por un reduccionismo psicologista que caracterizar a bastantes de los que intervienen en estos hilos.

      • Francisco Javier
        16 enero 2011 a 18:39 #

        Totalmente de acuerdo con lo que dices, José Miguel. Claro que hay presiones: ¡y a todos los niveles! Presión formal, objetiva, institucionalizada laboral, legal y jurídicamente. Y en íntima unión, presión psicológica, o más bien determinación psicológica: de lo que se trata, como se ha dicho hasta la saciedad, es de formar (dar forma, constituir) un tipo de sujeto (en este caso laboral docente), que responda de forma modélica al modelo del poder-ZP. Es el trabajo implacable de más de veinte años de abducción del docente en los dogmas del paradigma vigente. Se trata de una labor sutil, pero real como la vida misma: es la vida misma. Desde luego, hay personas con un mayor nivel de análisis, más escépticas, más críticas, más conscientes y también las hay (legión) más adocenadas, obedientes, etc., en las que la Ley (LOE) es una parte muy potente de su Super-Yo represivo. También, parece que se olvida, hay centros y centros (hasta quedarán directivas poco amigas de esta …¿pesadilla? -ya no sé ni como llamarlo.) Añadamos a todo esto una presión más (esencial): el miedo a perder el empleo, y en las sociedades actuales, la palabra “miedo” en relación al trabajo, se queda corta: es terror, pánico y crujir de dientes.
        Justamente lo que se intenta en este foro, creo yo, es ayudar a despertar a esa gente, dar luz.

    • Borja Contreras
      16 enero 2011 a 17:57 #

      Alonxo, no digo que no haya presiones.
      Las hay y de muchos tipos. La peor es la “presión ambiental”, de la que forman parte todo tipo de tópicos repetidos por los padres y los alumnos -sí, a veces también por compañeros “buenrrollistas”,tutores hipermotivados, orientadores caritativos…cada uno de ellos más o menos bienintencionados-.
      También hay una conciencia íntima que todos tenemos de que los niveles son tan bajos que, puestos a reglamento de forma estricta, la debacle sería de dimensiones mundiales. A partir de aquí….¿Hasta dónde llegar? ¿Cómo establecer un sensato pacto con la realidad sin caer en la arbitrariedad?
      Muchos compañeros son muy sensibles a estas cosas. Pasan años resistiendo y un buen día dejan de tener fuerzas y renuncian a seguir su criterio. Es uno de los síntomas del “síndrome del profesor quemado”.
      Personalmente soy hasta hoy poco influenciable pero…¿Quién sabe qué ocurrirá mañana? Si me tengo que jubilar a los 67 no sé si no acabaré poniendo aprobados generales y repartiendo alfalfa en los recreos. No podré mirarme al espejo, pero al menos sobreviviré.

  23. 16 enero 2011 a 18:23 #

    ¿En qué quedamos, hay presiones o no hay presiones? Mírese el artículo, léalo detenidamente y responda a lo que en él se dice, si es capaz. Con cada comentario suyo tengo más dudas. Le repito, no se habla de ZP ni de la LOE, ni de LOGSE…se habla de presiones concretas de personas concretas sobre personas concretas. Como no lo ha leído se dedica a divagar y repetir incesantemente la misma cantinela. Que sí, que ya sabemos que ZP es muy malo. Ahora, dando eso por hecho, dígame si a usted le han presionado alguna vez, alguien concreto, en una situación concreta. Y explíquenosla. Eso será prueba de dos cosas: la primera, que ha leído el artículo; y dos, que es capaz de defender o no lo que en él se dice.

  24. 16 enero 2011 a 19:01 #

    En cuanto a lo de la firma de las actas, estoy de acuerdo. Como veo que se enciende el debate, quisiera decir que estos amigos que me “regalaron” el artículo fueron, en el caso de ella, llamados al despacho del director. Se le dijo que no podían suspender tantos alumnos. La directora empezó a soltar todas las presiones que tenía y esta maestra amiga mía le dijo: “No estoy de acuerdo con esto, pero entiendo lo que me cuentas”. Firmó las actas como tantos otros compañeros. No todo el mundo tiene el mismo carácter. Hay muy buenos profesores y maestros que no son capaces de enfrentarse a los cargos de poder. Los entiendo y los respeto. En el caso de mi amiga, me confesó que se sintió sola, que nadie del resto del equipo se opuso a aprobarlos por la cara y que le faltó valor. Lo cuento aquí porque más arriba se ha puesto en duda este episodio. Repito, es absolutamente cierto.

    • 16 enero 2011 a 19:10 #

      Sí, yo he mostrado mis dudas “desde mi experiencia”, pues jamás he visto nada parecido ni nadie me ha comentado nada sobre presiones, hasta ahora. Dicho lo cual, en modo alguno dudo de su palabra, ¡faltaría más!
      Si alguien ha aprobado a un alumno sin merecerlo, es un problema que debe resolver él mismo; si alguien sufre presiones para firmar algo con lo que no está de acuerdo, que lo denuncie. ¿O cuando les dan a firmar el horario a principio de curso, todos lo firman sin revisar?, ¿nunca se ahn negado a firmarlo? Pues prueben, que no pasa nada.
      Ahora bien, no culpemos al empredrado de nuestros problemas. Lo que se puede solucionar en los centros, en los departamentos, en el aula de cada uno, alli hay que solucionarlo. Ni en el Ministerio ni en la Moncloa. Nos va como nos va porque nos dedicamos a tirar balones fuera contínuamente.

  25. Jesús San Martín
    16 enero 2011 a 20:00 #

    José María no es necesario que nadie diga lo que pasa. Todos sabemos el nivel que tenían los alumnos entonces y los que tienen ahora, y los profesores no se dedican a desacreditar su trabajo porque sí. Es evidente que hay una terrible presión para que las personas actúen así. Para quien sea de la cuerda del partido que ha llevado a esta situación es fácil decir que él no recibe presiones, ni es forzado a aprobar de más, claro que no, ya lo hace él sin que nadie se lo diga.
    Esta situación es similar, aunque a un nivel inferior, a la Alemania nazi antes de que Hitler subiera al poder, el que quisiera se podía oponer.
    El resultado de esta política es que la gente lleva a sus hijos a colegios de pago, donde reciben una enseñanza de calidad, pero la pregunta es ¿qué hacen los padres que no tienen recursos? ¿cómo van a dar estudios a sus hijos? Son pobres, y con esta miserable política, de un miserable partido que se dice de los trabajadores, están condenados a la pobreza para siempre. No menos miserable es el otro partido: mierda uno y mierda el otro, aunque algunas personas se sienten muy atraídas por su olor.
    La universidad se sujeta por una sola razón: las empresas no van a contratar a quien no esté formado. Pero como empiezan los recortes, y baja el número de matriculados, establecemos el vergonzoso invariante, les decimos a los alumnos: ven, que si pagas te aprobamos. Habrá un tiempo en que las empresas no podrán distinguir y contratarán de cualquier universidad, luego pasará lo mismo que con los colegios, quien dé calidad se llevará a los alumnos.
    Cuando voy al dentista pido su título, si es de una universidad privada, a las afueras de Madrid, me marcho, yo como cliente ya discrimino.

  26. Francisco Javier
    16 enero 2011 a 22:01 #

    La denominada “autonomía de centros” (apoyada por sindicatos) ha empezado su andadura y es inminente. Será el momento en que las presiones más o menos ocultas (más o mneos patentes), salgan a flote con toda su crudeza. Desde el momento en que los directores dispongan de poderes para seleccionar sus equipos, gestionar sus centros, etc., veremos como los malos profesores (es decir, los que suspensen más de lo establecido por el aparato) son “invitados” a cambiar de centro, llamados al orden (pues están poniendo en peligro la existencia del centro) o, si la cosa se pone dura, desplazados a …. , no tengo ni idea de qué se piensa hacer con estos díscolos. La supervivencia es la supervivencia y nuestra supervivencia depende de los alumnos, por lo que es muy difícil que el personal se resista a bajarse los pantalones o a pagar el precio …que sea, si no queda otro remedio.

    Y aunque no venga al caso, cuento una anecdota que no recuerdo cuando la escuché. Un alumno de Universidad, desesperado por no aprobar una asignatura, tras muchos intentos, amenazó al profesor en cuestión con suicidarse si no le aprobaba. El profesor, que era un ser humano: “¡ante la vida!, está Usted aprobado.

    Un saludo.

    • José Miguel
      16 enero 2011 a 22:39 #

      Pues yo recuerdo la anécdota de un excelente catedrático de universidad, quien contaba que cuando la moda del existencialismo acudían estudiantes a su tutoría diciendo que la vida era horrorosa y que se querían suicidar, y entonces él les daba un ejemplar de “Los elementos de Euclides” y les decía: “Cuando se lo aprenda yo le dejo una pistola“, y que nunca volvió ninguno.

  27. 17 enero 2011 a 15:48 #

    No se puede acudir a un debate en el que se plantea claramente la existencia de presiones sobre el profesorado, acciones concretas- hechos- y argumentar que, en realidad, las presiones vienen de más arriba, y la Ley y el que mató a Viriato. ¿De quién vienen las presiones?, ¿y tú me lo preguntas? Como todo lo negativo que ocurre en este mundo y parte de otros mundos por descubrir, vienen, de Zapatero.
    Siendo esa la conclusión a la que hemos llegado, ábrase un debate sobre ese asunto, pero no nos vengan con presiones de directores, ni inspectores…porque a esas presiones no solo no se cede-desde luego yo no las he sufrido y mis compañeros tampoco, o lo han disimulado muuy bien-, sino que se denuncian. Y eso, amigos, no lo va a hacer Zapatero por nosotros.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention No, que son muchos « DESEDUCATIVOS -- Topsy.com - 14 enero 2011

    […] This post was mentioned on Twitter by lulalook, Textos Deseducativos. Textos Deseducativos said: http://deseducativos.com/2011/01/14/no-que-son-muchos/ http://fb.me/EWu9J7u3 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: