PISA: de la quiebra educativa al colapso económico


José Penalva

Lo más sangrante de los resultados que PISA-2009 ofrece sobre el sistema educativo español es que:

•    Si su hijo nace en Madrid, Castilla-León o La Rioja, podría tener una calidad educativa similar a los de Noruega, Alemania, o Suiza.
•    Si su hijo nace en Andalucía, Baleares o Canarias, obtendría una calidad menor incluso a los de Lituania o Turquía.
•    Es más, si nace en Ceuta o Melilla tendría una educación inferior a la de Rumania.

Y eso que ni Extremadura ni Castilla-La Mancha ni la Comunidad Valenciana se han atrevido a presentarse a PISA. Las comparaciones son odiosas, y siempre injustas (o inconmensurables, que diría Gabilondo), pero el hecho es que se esperaba la constatación del aumento de desigualdades entre Comunidades Autónomas, pues a ello apuntaba la Prueba General de Diagnóstico publicada por el MEC en junio de 2010 -y quizá eso explique por qué el ministro de Educación ha evitado dar la cara y ha dejado la presentación de PISA al Secretario.

Además, a los resultados de PISA hay a añadir lo que ya se conoce:
•    El 40% de jóvenes españoles está en paro (cuando la media europea es del 20%); eso supone más de un millón de jóvenes en paro.
•    Y coincide que esos jóvenes en paro son los que han fracasado en el sistema educativo. Por tanto, el fracaso educativo conduce al paro.

Estos datos arrojan unas consecuencias inevitables:
1.    El fracaso del sistema educativo.
2.    El fracaso educativo arrastra al fracaso laboral.
3.    Las Comunidades Autonomías como factor de desigualdad.

De ahí se deriva, entre otras cosas, que el despegue económico de España se ve lastrado por el sistema educativo y el diseño autonómico actual. Existe, pues, una relación recíproca entre fracaso del sistema educativo, inviabilidad del actual diseño autonómico y colapso económico. De ello se desprenden dos conclusiones: primero, la superación de la actual situación económica pasa necesariamente por un sistema educativo sólido, viable y sostenible. Segundo, para superar la crisis económica se necesita, sobre todo, valentía (¿de la clase política?, ¿de la sociedad civil?) para afrontar las reformas educativas necesarias.

 

Se buscan pulidores y abrillantadores

Ahora bien, es de esperar que el actual Ministerio de Educación y la pedagogía afín a Zapatero ponga en marcha la estrategia habitual, que consiste en lo siguiente: I) negar los datos, II) crear mitos, y III) excluir la crítica. Así, en primer lugar, Educación se ha apresurado a señalar a los medios de comunicación que PISA subraya la cohesión educativa de nuestro sistema; es decir, justo lo contrario de lo que PISA muestra. Y, seguidamente, ha puesto en marcha la maquinaria de pulido y abrillantado: su periódico favorito -que ahora parece que va con más tardanza- daba el siguiente titular: “España recupera en PISA el bajón de 2006”. Sin embargo, no dice que ese cómputo global nos sitúa en los mismos resultados que se obtuvieron en 2003, y oculta el aumento de la desigualdad en España.

A continuación, se recurre a los mitos, para encubrir la realidad. Para maquillar los datos, la tesis favorita de Gabilondo y los suyos es la siguiente: “España tiene resultados educativos bajos porque el nivel económico es bajo” (todos los Secretarios de Educación desde el año 2004 lo han afirmado). Así, fiel a la teoría marxista de la reproducción social, vienen a plantear que el nivel educativo del alumno corresponde al nivel económico de su familia: los desfavorecidos, resultados educativos pobres; los ricos, resultados educativos favorecidos; de ahí, se viene a deducir, el cambio educativo pasa por la transformación de la estructura económica: Classical Marxism Ideology.

Ya se ha mostrado sobradamente que tal principio marxista no se sostiene empíricamente. Pero no importa: la grasa rancia es buena para pulir roídos zapatos, y asentados en ese mito, Gabilondo y los suyos evitarán cuestionar los pilares del sistema educativo, que es la causa del colapso educativo actual. Por tanto, ninguna reforma de hondo calado será abordada. Parece ser más rentable excluir y machacar la crítica; y, así, quien ose plantear algo distinto es tildado de neoconservador nacional-españolista y católico, con tintes de neoliberal, mercantilista, clasista, elitista, autoritario, tradicionalista y confesionalista, amén de machista y homófobo, que diría la ex ministra de Igualdad (¡Igualdad!) Bibiana Aído (por cierto, condecorada por ZP con la Gran Cruz de la Real Orden de Carlos III, por los servicios que la caballera ha prestado al Estado y a la lengua española).

 

El paradigma Logse: un error intelectual

Nada cambiará en educación en España -y la salida de la crisis económica pasa por la educación- si no se va a la raíz del problema: el paradigma Logse impera en la pedagogía de la universidad española. Existen honrosas excepciones, sí, pero tan honrosas como excepciones -en toda fábrica de ideas, el paradigma imperante ordeña y manda-. Y el paradigma Logse emana de los siguientes postulados:

1.    El socialismo se ha mostrado incapaz de transformar el mundo mediante la economía (el año 1989 supone su acta de defunción), pero, sin embargo, persiste la esperanza de transformar el mundo mediante la pedagogía.
2.    Esa esperanza pedagógica descansa en el postulado de la fe ciega: «Nosotros progresistas defendemos la igualdad social y, por tanto, estamos en el camino correcto. En consecuencia, hay que tener fe y esperar al futuro”. Es, pues, un discurso idealista (no se apoya en la realidad, sino en un ideal) de cuño irracional (que no se defiende con hechos ni argumentos, sino con fe).
3.    De tal esperanza idealista emanan los dogmas logsianos: facilidad para aprobar, eliminación del esfuerzo,… “bajar los niveles”.

Como dijo el ex secretario de Educación Tiana, en defensa del paradigma Logse: “Cuando se dice que tenemos la generación de jóvenes mejor formada de nuestra historia, quizás haya que matizar y discutir cuál sea su nivel real de formación, pero de lo que no cabe duda es que se trata de la generación que ha tenido una estancia escolar más larga en toda nuestra historia” (2003). En efecto, el logro consiste en que tenemos las mejores guarderías de nuestra historia.

A esto se reduce la pedagogía idealista progresista (que es, recuerdo, el imperante en la universidad española): reconvertir la escuela en guarderías, y la enseñanza en sopa boba. Es decir, puro asistencialismo social (aquello, recuerdo a los socialistas de hoy, que primera y fundamentalmente criticaban los socialistas clásicos de finales el XIX y principios del XX). He ahí el nuevo opio del pueblo español.

 

El verdadero problema de España

Por tanto, no cabe esperar que Gabilondo modifique el sistema educativo actual. Fiel al principio marxista referido, esperará al resurgir económico. Su tesis, como he señalado antes es que “el progreso económico lleva a mejores resultados educativos”. De ahí que el paradigma Logse sea, además de un error intelectual, un programa especialmente dañino para la situación económica (y, por tanto, social) de España. Porque la salida a la quiebra económica de España pasa necesariamente por la reforma del sistema educativo. Lo que se necesitan son personas capaces de producir conocimiento innovador y competitivo. Y para ello se requiere algo más que guarderías y campos de golf.

España se podía permitir el lujo de los argumentos ideológicos cuando se ataban los perros con longaniza y abundaba el señorito-satisfecho (utilizando el término de Ortega). Sin embargo, el colapso económico de España (y la inminente intervención europea) marca un hito decisivo en la situación social actual. Parece que la conciencia social (si existe semejante cosa) ya no es tan tolerante ante los discursos idealistas de bellas meras palabras y huecas intenciones. Aunque nunca se sabe con qué nos vendrán los nuevos pulidores y abrillantadores. En cualquier caso, el problema más grave que tiene planteada España hoy es el ocultamiento de la realidad y la connivencia académica ante la mentira.

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Diagnósticos

Autor:José Penalva

José Penalva es profesor de la Universidad de Murcia y profesor visitante en la Universidad de Cambridge (GB).

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

54 comentarios en “PISA: de la quiebra educativa al colapso económico”

  1. gemma
    15 diciembre 2010 a 17:38 #

    Enhorabuena!!! es un magnifico articulo. Entiendo que no te adentres en el segundo problema escabroso al que s’olo apuntas: la desarticulacion que emana del Estado autonomico…

    • Wally
      15 diciembre 2010 a 18:27 #

      Este artículo es digno de Intereconomía…

      Si este refleja la posición política de Deseducativos apaga y vámonos…
      ¡Si ahora resulta que la LOGSE la diseñó Marx!. ¡Lo que hay que oir…!
      El pensar que la pedagogía cambia por sí misma la realidad es puro idealismo. Por favor un poco de rigor y al César lo que es del César y al materialismo histórico lo que es del materialismo…

      • Ana Belén
        15 diciembre 2010 a 18:32 #

        Ya estamos con la manipulación tal y como conviene. Si este artículo es digno de Intereconomía su comentario es digno de un miembro de la progresía izquierdista (o mejor aún, que dice ser de izquierdas) predominante. Creo que tiene usted un problema de comprensión lectora de tipo logsiano.

      • Wally
        15 diciembre 2010 a 18:52 #

        Me parece que la que tiene un problema de comprensión logsiana es usted. Si por progresía izquierdista se refiere usted al PSOE y sus nefastas leyes educativas, está usted equivocada de cabo a rabo. Lo que digo es, precisamente, que esas políticas son lo contrario al marxismo, de hecho son la plasmación pura y dura de las recetas neoliberales dictadas por la OMC aplicadas a los servicios públicos..

        Yo opino sobre la posición politica establecida en el artículo, que demuestra un desconocimiento bastante evidente sobre el pensamiento de Marx y unas conclusiones históricas e ideológicas bastante curiosas…

      • Francisco Javier
        15 diciembre 2010 a 20:51 #

        Estoy de acuerdo con el Señor Wally que la LOGSE no está propiamente inspirada en Marx. Sí es cierto que la LOGSE tuvo en sus comienzos una tendencia izquierdista, bastante light y chapuzera, pero de izquierdas. Sin embargo, eran tales sus contradicciones internas que su propia dialéctica ha obrado del modo más perverso y en los últimos tiempos ha virado hacia una extraña versión de ideas neoliberales y posmodernas, que hacen de ella un monstruo auténtico: una verdadera mierda (era una mierda desde que nació.) Por lo demás, el artículo deja bien claro una vez más (ya van unas cuantas y desde ángulos muy diversos) lo que acabo de decir: que la LOGSE-LOE es una mierda y que sus efectos son una catastrofe nacional. ¿Dónde está todos esos alumnos (miles y miles) que he visto marcharse a los 16 sin título, sin nada, sin tener ni idea de nada? Pues está claro: en el paro (y me temo que por mucho tiempo.). LO que está claro, a mi modo de ver, es que si de lo que se trata es de fabricar un Estado sin diferencia de clase, un Estado socialista, con nuestro sistema educativo no se va a conseguir de ningún modo. Si alguien lo piensa es un verdadero imbécil. Tal vez, sería mejor opción decretar el Estado Socialista, intervenir la economía y quemar a todos los banqueros. Luego ponemos la LOGSE y a ser felices.

      • Jesús San Martín
        15 diciembre 2010 a 21:09 #

        Francisco Javier, te dejo los datos que prueban lo que intuyes, que los alumnos fueron al paro:

        • El 40% de jóvenes españoles está en paro (cuando la media europea es del 20%); eso supone más de un millón de jóvenes en paro.
        • Y coincide que esos jóvenes en paro son los que han fracasado en el sistema educativo. Por tanto, el fracaso educativo conduce al paro.

        http://www.elconfidencial.com/cuestion-escolar/pisa2009-quiebra-educativa-colapso-economico-20101210-6731.html

        En cuanto a la educación no quiero que dejen ningún tipo de estado, ni socialista, ni liberal, ni ateo, ni creyente, ni A, ni Z. Quiero que deje personas libres, para decidir por sí mismas, sus creencias, sus estados, sus vidas, donde puedan caber ellos y todos los demás con sus ideas contrarias a la de los otros.

        Un saludo.

      • Ana Cuesta
        16 diciembre 2010 a 11:03 #

        No tiene nada que ver el artículo del profesor Penalva con Intereconomía. ¿Por qué a ciertos apóstoles de la autodenominada izquierda, cuanto más auténtica, como la Falange de verdad, mejor, les escandaliza tanto que se critiquen unas políticas educativas que, habiéndose llevado a la práctica en nombre de pronunciamientos superizquierdosos han sido antisociales, anti-escuela pública, amén de estúpidas y contraindicadas desde el punto de vista académico? ¿No se ha enterado esta gente de que los comunistas, que fracasaron en economía pero no en educación, siempre propugnaron la disciplina, la superación y la responsabilidad como valores educativos? ¿Por qué los más necios de la izquierda hundida y caricaturesca se han apuntado a la postmodernidad, cuando es lo más anticomunista que hay?

        Incoherenecia para los que pregonan las grandes innovaciones educativas y luego llevan a sus hijos a la privada.

        Ignorancia para todos los que al leer opiniones sobre asuntos educativos realizan unas asociaciones absurdas (LOGSE=izquierdas; antipedagogía=carcas retrógrados). ¿O no serán más bien los propaganidstas cutres que tratan de suplir la falta de argumentos con descalificaciones.

        Pues no hay ni un solo argumento de lo que constituyó en su día la izquierda tradicional que pueda apoyar nada de lo que han representado ni en su basamento teórico ni en su desarrollo práctico las desastrosas reformas educativas que se han llevado a cabo en España. Sus máximos damnificados son aquellos sectores sociales a los la IZQUIERDA, la sacrosanta y mitificada izquierda, debería haber defendido. ¿Dónde está la “izquierda” en educación? La oficial está situada cerca del poder y sus prebendas, defendiendo dogmas estultos y negando la realidad. Negando la realidad, negando la realidad, negando la realidad.
        Hay otras izquierdas en educación, como la del Colectivo Baltasar Gracián, pero bien que la ignoran y ningunean los que cortan el bacalao.
        La izquierda tendría que regenerarse plenamente si quisiera tener algún prestigio en la educación. En caso contrario, lo único que seguirá haciendo es contribuir a la proliferación de palabras huecas.

  2. mario gacía mateu
    15 diciembre 2010 a 18:13 #

    Hay algunas observaciones de tu lúcido artículo que me interesan especialmente. Cuando dices que tros. Recomendaría a todos ellos la lectura de Popper y su principio falsacionista que, para los que no lo conozc”es de esperar que el actual Ministerio de Educación y la pedagogía afín a Zapatero ponga en marcha la estrategia habitual, que consiste en lo siguiente: I) negar los datos, II) crear mitos, y III) excluir la crítica”. Esta es la estrategia habitual de todo el colectivo “dirigente”: si las cosas van mal, las causas están fuera de nosoan, sostiene que la competencia científica de un aserto se encuentra en la posibilidad de someterlo a contrastación negativa, esto es, no se trata de que sea falso, sino de que pueda serlo.

    Nada más lejos de la realidad. Cuando en mi instituto digo que algo no funciona bien (los PTIs, las pruebas de diagnóstico, el papeleo infinito…) siempre hay alguien que me dice que debería funcionar, que es un modo de decirme que no lo hago bien. O, dicho en castellano claro, que me pliegue a la cháchara hueca, que diga que las cosas funcionan, pues el fingir que todo va bien debe significar, qué duda cabe, que todo va bien…

    Hace unos años leí el estupendo libro “Ardor guerrero”, de Antonio Muñoz Molina, en el que explica una lógica similar: no se trata de que los papeles militares de cocina y suministros reflejen la realidad correctamente, sino de que “estén”, lo que hace eficazmente las veces de realidad. El sucedáneo sustituye muy bien, nadie protesta. Que los soldados coman es lo de menos, que los panatalones no son de su talla, poco importa. Si los papeles dicen que comen bien y que los pantalones son de su talla, es que todo está en regla.

    El mismo Muñoz Molina tiene una excelente página. Hace pocos días publicó un artículo titulado “La realidad”, que comenté con las aportaciones que mi conocimiento profesional me dan. Y constaté, siempre sorprendido, lo que ha calado la ñoñería pseudopedagógica y el “simulacionismo” imperante. Ahí va el link:

    http://antoniomuñozmolina.es/2010/12/1213/

    Lo que no me sorprende es tu artículo. Nada nuevo bajo el sol. Pero hay que decirlo: resistir. Al menos que no piensen que el que calla otorga. Y el que no calla otorga menos aún.

  3. mario gacía mateu
    15 diciembre 2010 a 18:16 #

    Hay algunas observaciones de tu lúcido artículo que me interesan especialmente. Cuando dices que ”es de esperar que el actual Ministerio de Educación y la pedagogía afín a Zapatero ponga en marcha la estrategia habitual, que consiste en lo siguiente: I) negar los datos, II) crear mitos, y III) excluir la crítica”. Esta es la estrategia habitual de todo el colectivo “dirigente”: si las cosas van mal, las causas están fuera de nosotros. Recomendaría a todos ellos la lectura de Popper y su principio falsacionista que, para los que no lo conozcan, sostiene que la competencia científica de un aserto se encuentra en la posibilidad de someterlo a contrastación negativa, esto es, no se trata de que sea falso, sino de que pueda serlo.

    Nada más lejos de la realidad. Cuando en mi instituto digo que algo no funciona bien (los PTIs, las pruebas de diagnóstico, el papeleo infinito…) siempre hay alguien que me dice que debería funcionar, que es un modo de decirme que no lo hago bien. O, dicho en castellano claro, que me pliegue a la cháchara hueca, que diga que las cosas funcionan, pues el fingir que todo va bien debe significar, qué duda cabe, que todo va bien…

    Hace unos años leí el estupendo libro “Ardor guerrero”, de Antonio Muñoz Molina, en el que explica una lógica similar: no se trata de que los papeles militares de cocina y suministros reflejen la realidad correctamente, sino de que “estén”, lo que hace eficazmente las veces de realidad. El sucedáneo sustituye muy bien, nadie protesta. Que los soldados coman es lo de menos, que los panatalones no sean de su talla, poco importa. Si los papeles dicen que comen bien y que los pantalones son de su talla, es que todo está en regla.

    El mismo Muñoz Molina tiene una excelente página en Internet. Hace pocos días publicó un artículo titulado “La realidad”, que comenté con las aportaciones que mi conocimiento profesional me dan. Y constaté, siempre sorprendido, lo que ha calado la ñoñería pseudopedagógica y el “simulacionismo” imperante. Ahí va el link:

    http://antoniomuñozmolina.es/2010/12/1213/

    Lo que no me sorprende es tu artículo. Nada nuevo bajo el sol. Pero hay que decirlo: resistir. Al menos que no piensen que el que calla otorga. Y el que no calla otorga menos aún.

  4. Ana Belén
    15 diciembre 2010 a 18:27 #

    Hola José,
    un artículo increíble. El maquillaje de los verdaderos datos de PISA es una vergüenza, afortunadamente no consiguen engañar a todo el mundo, aunque sean pocas las voces de protesta. La manipulación de tales datos por parte de la prensa a mí me parece casi delictiva o sin casi. En fin…voy a seguir con mis rezos para que en este país ocurra algo realmente grave (total, peor no nos puede ir), algo que haga que esa gentuza salga del gobierno ya. Había alguien que en otro post comentaba que por prescripción médica tenía prohibido escuchar a zetapé, a mi me ocurre lo mismo, pero incluyendo además a Rubalcaba, al innombrable de Fomento…
    Un saludo y enhorabuena por tu escrito, es magnífico.

  5. Ania
    15 diciembre 2010 a 21:11 #

    Yo personalmente estoy más que harta de maquillar resultados de exámenes , rebajar niveles ,poner en las memorias que la valoración y cumplimiento de objetivos ha sido “satisfactoria” cuando no ha sido así ni por asomo…Asco me da. ( tengo suerte de no ser la Jefe de Departamento que lo hace por sistema)

    Oir que “no pasa nada” , que todo son “hechos puntuales”; que me presionen y coaccionen compañeros Logsianos , del stablishment sobre todo, para que haga una valoración positiva del desarrollo y cumplimiento de objetivos de una extraescolar en la que los alumnos no han atendido las explicaciones de los guías hasta el punto de enmudecer al mismo ( el hombre como no escuchaban pues dejó de explicar y punto).Se han bajado de los autobuses donde les ha dado la gana contraviniendo las normas, se han tomado el día libre dejandome plantada sin dar las clases de después de la salida; se han quejado de que todo era un muermo durante las mismas, me han tomado el pelo y se me han subido a las barbas en el autobús y fuera de él…SIN NINGUNA CONSECUENCIA DISCIPLINARIA.

    QUE PLANEE Y VAYA A EXTRAESCOLARES RITA.

    ESTO ES UN CIRCO Y MUCHOS SEGUIMOS LA CORRIENTE PARA NO PERDER EL TRABAJO. EL QUE TUVO VOCACIÓN LA PERDIÓ MAYORMENTE.

    Mis felicitaciones a los docentes de secundaria de la pública , que déis clase de letras ; que podáis hablar en otros términos mejores que los míos y que no tengáis la percepción que tengo yo de esta sarracina.

    Un saludo afectuoso a todos y gracias por la ocasión que se me ofrece de leeros y expresarme en este blog.

    • Francisco Javier
      16 diciembre 2010 a 9:41 #

      No te cabrees, Ania. Todo esto es una broma pesada y no hay que tomárselo en serio. Lo que a ti te sucede es lo más normal y los que lo niegan son unos mentirosos o unos ilusos. Las extraescolares no son obligatorias: no las hagas. Que les lleven sus papás a los museos o donde sea y que sean ellos los que comprueben por sí mismos el interés de sus hijos, que se averguencen ellos. Un saludo.

  6. Ania
    15 diciembre 2010 a 22:06 #

    Jesús San Martín:

    Si , según tú , Francisco Javier podría identificar el 40% de jóvenes que fracasan escolarmente saliendo sin titular del sistema educativo con el 40% de jóvenes en paro en la España actual en relación al 20% de la media europea: ¿en qué grupo encuadramos a los que salen titulados por la cara, como resultado del maquillaje de resultados, práctica extendida en los IES españoles; sin saber hacer una “o” con un canuto pero con su título de ESO e incluso de Bachiller?: ¿están “empleados” formando parte del 60%? ,¿ los incluimos en el 40% de desempleados?. ¿Nos informas de algún limbo -variable numérico dónde encuadrarlos?.

    A ver que nos cuentas. No nos llames corruptos y blandos que ya lo sabemos.

    Gracias de antemano.

    • Jesús San Martín
      15 diciembre 2010 a 22:41 #

      Según yo ¡no!, según el estudio del que doy la dirección Internet y de la que han salido las frases. Las estadísticas (no necesariamente la dirección dada) indican que hay una correlación muy fuerte entre trabajo/paro y estudios/baja cualificación, como intuía Francisco Javier.

      Como he dicho muchas veces, la responsabilidad que se la pidan a los que han creado este estado, y tú no has sido, tú eres una persona comprometida con la enseñanza tal como muestras en el foro. Si tienes interés en saber dónde encuadrar esos que han salido titulados por la cara, puedes encontrar algunos en los exámenes que yo ayer califiqué con ceros.

      Un cordial saludo.

  7. 15 diciembre 2010 a 22:08 #

    Magnífico el artículo de Penalva, lúcido y necesario, como siempre, el parecer de Antonio Muñoz Molina.

    Hay algo que los impostores defensores de las logses-loes no aclaran cuando saltan a la defensiva ante la enésima constatación del fracaso de sus reformas. ¿Por qué cuando había un bachillerato digno de tal nombre sí servía para la promoción social de los alumnos de origen humilde que se esforzaban? Es que todos los tecnócratas, burócratas, sociólogos, pedabobos y demás hablan como si nuestros orígenes educativos inmediatos fueran el Jurásico o el Tercer Mundo. El sistema que había antes de los bárbaros (en 1990 sin ir más lejos) era menos malo que el que introdujeron los expertos, demagogos y pseudoizquierdistas.

    De los malos resultados que han aparecido en un informe en sí discutible, por lo pobretón de sus medios, nada quieren saber las autoridades, que se han refugiado en cojoargumentos del siguiente cariz:

    1. La culpa la tienen los padres (Zapatero dixit. Así hablaba Zapatero).
    2. La culpa es del aumento de la inmigración (frase de la exministra Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo)
    3. La culpa es del bajo nivel económico.
    4. Otras excusas que no se creen ni ellos.

    ¿No se han parado a pensar que su invento no funciona? ¿Es tan difícil de imaginar? ¿Hasta cuándo van a seguir negando la evidencia? ¿Durante cuánto tiempo quieren que sigamos instalados en la ficción?

    • Francisco Javier
      16 diciembre 2010 a 10:15 #

      Uno más de los grandes timos de la propaganda progre es que hasta que llegaron ellos a dominar a la Universidad sólo estudiaban en ella los hijos de papá. Por lo visto en los institutos y universidades del antes de la catástrofe sólo había gente de la alta sociedad, cuando la realidad es que las universidades rebosaban de estudiantes, la mayoría de procedencia pequeñoburguesa (y también proletaria -“El hijo del obrero a la Universidad”, ¿no se acuerdan?): gente en general muy humilde y con un nivel económico muy inferior del hemos tenido en tiempos recientes. Una vez más mentiras y mentiras.

    • 16 diciembre 2010 a 18:22 #

      Las justificaciones de estos pájaros siempre han puesto de manifiesto que nos toman por imbéciles profundos. Efectivamente, Mariano, que ahora se diga que lo que ocurre es fruto de “la situación de la que provenimos” (¡las cavernas!) y que el éxito del estudiante en España depende de la situación socioeconómica de los padres, como condición determinante e inevitable, es de una sinvergonzonería que clama a los siete cielos. Que el tipo que tiene que hacer todo lo que esté en su mano para que esto no sea así no sólo acepte el estado de la cuestión, sino que lo utilice como justificación válida, es de tener más cara que espalda. Tenemos a la propia ley y a sus MInistros sosteniendo el tinglado de la farsa,

      Por ejemplo, supongamos la siguiente noticia:

      AUMENTA EL NÚMERO DE ENFERMOS QUE MUEREN EN EL POSTOPERATORIO

      Y ahora imaginemos al Ministro del ramo que salta en rueda de prensa:

      “No hay de que preocuparse. Vamos bien. Simplemente es que, en virtud de la última ley, no podemos contratar suficiente personal para atenderlos. Y además hay que tener en cuenta el gran esfuerzo que hacemos operándolos a todos”.
      ¿No sería para balearle?

      Pues en la enseñanza llevo oyendo tomaduras de pelo como ésta toda mi vida docente. Un asco, un asco.

      • 16 diciembre 2010 a 22:23 #

        Fe de erratas: “No hay de qué preocuparse”

  8. Jesús San Matín
    16 diciembre 2010 a 8:05 #

    En EEUU están con los mismos problemas. Una amiga americana que trabaja con alumnos del Bronx, me acaba de manadr lo siguiente (quizá fuera bueno traducirlo y pasarlo por email como lo pasan ellos)

    This reflects the idea that many politicians (and others) have now that teachers should be rated based on student test scores. This is something that is a big issue here in NYC but also in the rest of the United States. If this makes sense to you, please think about backing teachers!

    Hi All,

    Interesting Analogy
    Teachers will enjoy it, parents should be informed and politicians should consider it. (Dentists should empathize)

    No Dentist Left Behind

    My dentist is great! He sends me reminders so I don’t forget checkups. He uses the latest techniques based on research. He never hurts me, and I’ve got all my teeth.

    When I ran into him the other day, I was eager to see if he’d heard about the new state program. I knew he’d think it was great.

    “Did you hear about the new state program to measure effectiveness of dentists with their young patients?” I said.

    “No,” he said. He didn’t seem too thrilled. “How will they do that?”

    “It’s quite simple,” I said. “They will just count the number of
    cavities each patient has at age 10, 14, and 18 and average that to determine a dentist’s rating. Dentists will be rated as excellent, good,average, below average, and unsatisfactory. That way parents will know which are the best dentists. The plan will also encourage the less effective dentists to get better,”I said. “Poor dentists who don’t improve could lose their licenses to practice.”

    “That’s terrible,” he said.

    “What? That’s not a good attitude,” I said. “Don’t you think we should try to improve children’s dental health in this state?”

    “Sure I do,” he said, “but that’s not a fair way to determine who is practicing good dentistry.”

    “Why not?” I said. “It makes perfect sense to me.”

    “Well, it’s so obvious,” he said. “Don’t you see that dentists don’t all work with the same clientele, and that much depends on things we can’t control? For example, I work in a rural area with a high percentage of patients from deprived homes, while some of my colleagues work in upper middle-class neighborhoods. Many of the parents I work with don’t bring their children to see me until there is some
    kind of problem, and I don’t get to do much preventive work. Also, many of the parents I serve let their kids eat way too much candy from an early age, unlike more educated parents who understand the relationship between sugar and decay. To top it all off, so many of my clients have well water which is untreated and has no fluoride in it. Do you have any idea how much difference early use of fluoride can make?”

    “It sounds like you’re making excuses,” I said. “I can’t believe that you, my dentist, would be so defensive. After all, you do a great job, and you needn’t fear a little accountability.”

    “I am not being defensive!” he said. “My best patients are as good as anyone’s, my work is as good as anyone’s, but my average cavity count is going to be higher than a lot of other dentists because I chose to work where I am needed most.”

    “Don’t’ get touchy,” I said.

    “Touchy?” he said. His face had turned red, and from the way he was clenching and unclenching his jaws, I was afraid he was going to damage his teeth.

    “Try furious! In a system like this, I will end up being rated average, below average, or worse. The few educated patients I have who see these ratings may believe this so-called rating is an actual measure of my ability and proficiency as a dentist. They may leave me, and I’ll be left with only the most needy patients. And my cavity average score will get even worse. On top of that, how will I attract good dental hygienists and other excellent dentists to my practice if it is labeled below average?”

    “I think you are overreacting,” I said. “‘Complaining, excuse- making and stonewalling won’t improve dental health’… I am quoting from a leading member of the DOC,” I noted.

    “What’s the DOC?” he asked.

    “It’s the Dental Oversight Committee,” I said, “a group made up o mostly lay persons to make sure dentistry in this state gets improved.”

    “Spare me,” he said, “I can’t believe this. Reasonable people won’t buy it,” he said hopefully.

    The program sounded reasonable to me, so I asked, “How else would you measure good dentistry?”

    “Come watch me work,” he said. “Observe my processes.”

    “That’s too complicated, expensive and time- consuming,” I said. “Cavities are the bottom line, and you can’t argue with the bottom line. It’s an absolute measure.”

    “That’s what I’m afraid my parents and prospective pati ents will think. This can’t be happening,” he said despairingly.

    “Now, now,” I said, “don’t despair. The state will help you some.”

    “How?” he asked.

    ” If you receive a poor rating, they’ll send a dentist who is rated excellent to help straighten you out,” I said brightly.

    “You mean,” he said, “they’ll send a dentist with a wealthy clientele to show me how to work on severe juvenile dental problems with which I have probably had much more experience? BIG HELP!”

    “There you go again,” I said. “You aren’t acting professionally at all.”

    “You don’t get it,” he said. “Doing this would be like grading schools and teachers on an average score made on a test of children’s progress with no regard to influences outside the school, the home,
    the community served and stuff like that. Why would they do something so unfair to dentists? No one would ever think of doing that to schools.”

    I just shook my head sadly, but he had brightened. “I’m going to write my representatives and senators,” he said. “I’ll use the school analogy. Surely they will see the point.”

    He walked off with that look of hope mixed with fear and suppressed anger that I, a teacher, see in the mirror so often lately.

    *If you don’t understand why educators resent the recent federal NOCHILD LEFT BEHIND ACT and much of the current rhetoric from Trenton and DC, this may help. If you do understand, you’ll enjoy this
    analogy, which was forwarded by John S. Taylor, Superintendent of Schools for Lancaster County, PA. [and slightly modified to better reflect NJ].

    Be a friend to a teacher and pass this on.

    • Francisco Javier
      16 diciembre 2010 a 14:04 #

      Jesús, a ver si nos lo traduces, que a mí el americano de la calle se me atraganta un poco.

    • Ania
      16 diciembre 2010 a 22:48 #

      Son de auténtica verguenza los test preevaluatorios al profesorado que les pasan a los alumnos de secundaria para que vayan a la Reunión trimestral de Evaluación a humillar a profesores y expresar sus caprichosos, interesados y manipulados desvaríos.

      Las preguntas que contienen son preparadas concienzudamente por las orientadoras para minar nuestra autoridad y dignidad. Acostumbran a entregárselas a los tutores en sus reuniones, cada año más normalizadas, preceptivas y de obligatoria asistencia.

      Una de las cuestiones más deplorables que vienen apareciendo en esos inicuos cuestionarios es a ver con qué profesores se encuentran “a gusto” y con cuáles no. Constatar que tienes que “caerles bien” personalmente, si quieres ser bien evaluado es particularmente injusto y penoso.

      ¿Acaso elegimos los docentes de la pública a los alumnos con los que estamos “a gusto”?. ¿Dónde está la tolerancia que tenemos que tener con las “personalidades” de los distintos integrantes de la comunidad educativa? ¿Ah, que solo hay que tolerar las de los alumnos . Nosotros tenemos que ser máquinas estandard!

      ¿ Para qué estamos?: ¿Para caerles bién o para enseñarles?.

      Esto es el camino para el fascismo puro. Se masca el advenimiento , cuidadosamente preparado por nuestros pedamierdas, y consentido por el resto pusilánime, de la dictadura del alumnariado sobre el profesorado.

      Estamos hablando de terceros y cuartos de la ESO, por poner ejemplos. En la mayoría de los cuales el profesor llega a la reunión de evaluación exhausto, tras un trimestre de bregar con las faltas de respeto , la vagancia y la falta de apoyo cuando no el maltrato activo y directo de los padres de los susodichos. Recién corregidos porradas de exámenes, trabajos, estadísticas, notas, escenas más o menos histéricas e intimidatorias de última hora para conseguir el aprobado…

      .Ahí llega el profesor de turno, más solo que la una porque los directivos han estado especialmente aplicados presionando al profesor para subir ratios de aprobados Y , para más inri, llegar a la evaluación y escuchar que “no les gustas” y lindezas por el estilo.

      El espacio dedicado a incitar a los alumnos a cuestionarnos y criticarnos en dichos cuestionarios aumenta más y más cada año que pasa, ante la indiferencia y connivencia inaudita de los integrantes de la panda de tutores que , o no se enteran o hacen de colaboradores necesarios de esos cuestionarios que nos linchan. NEGUÉMONOS A HACERLOS. (espero que muchos de vosotros los estéis boicoteando desde ya)

      Tenía ganas de escribir un poco sobre este tema: gracias por darme pie a hacerlo con tu post , Jesús.

      Un saludo, también a tí.

      • Jesús San Martín
        16 diciembre 2010 a 23:31 #

        Ania es fascismo a secas, pero como en la época de Hitler, sube al poder por la cobardía de los que te acompañan y de los camisas pardas que ven con orejeras (en los post hay un arquetipo de ellos)

        El post que he dejado en inglés cuenta como contrarrestar esa mierda, será traducido (lo ha pedido Francisco Javier), lo hará quien lo ha mandado o yo.

        Abrázate a tus Juanes y pasa de estos idiotas, déjanos un rato a los desabridos que demos estopa.

      • Francisco Javier
        17 diciembre 2010 a 13:48 #

        Me he quedado de piedra leyendo tu comentario, Ania. En mi centro, también existen esos cuestionarios en los que se da democráticamente vía libre al alumnado para manifestar sus por regla general pueriles opiniones sobre tal y cual docente. Naturalmente esos comentarios, ¡unidos a los de los padres, que también tienen derecho a opinar!, sirven para entre otras muchas cosas que en un momento dado tu Jefe te recuerde que no eres precisamente querido entre la comunidad educativa, o incluso para invitarte amablemente (o no) a emigrar a otro centro. A mí esto me ha llamado la atención, porque en otros centros por los que he estado no existían este tipo de cuestionarios, o al menos no tenía constancia de ellos. En todo caso, se trata de un documento extraordinario para empezar a poner en marcha la autonomía de centros, es decir el estado de terror entre los docentes. Son unos cerdos, Ania, unos verdaderos cerdos todos estos pedamierdas y su coro de acólitos. A ver si te animas y escribes un pequeño artículo (lo que has escrito ya daría para debatir), porque el asunto se las trae. Y para terminar, espero que con el tiempo puedas cambiar a otro centro, donde se respires un poco mejor.

      • 17 diciembre 2010 a 16:02 #

        Querida Ania: romper, romper, romper. Hará como 12 años que no veo uno de esos cuestionarios que, efectivamente, en los despachos de la Santa Orientación, donde apenas se trabaja y queda mucho tiempo para conspirar, se preparaban con esmero para dejar a los profesores a los pies de los caballos y, de paso, acumular una valiosíisima información para futuros chantajes. La época de la ingenuidad ya pasó. Te repito que hace muchísimo que no veo por mis centros de trabajo tales documentos aberrantes, pero, si un día volviera a ver uno, lo rompería como he hecho con montañas de papelotes (planes de acción tutorial, propuestas transversales, propuestas de apoyos externos…) plagados de estupideces que no valen ni para limpiarse el trasero, ¡menudo sarpullido! Si hoy un orientador me diera un cuestionario de ese tipo, se lo rompería delante de sus narices, ¿hace falta que lo diga más claro?, basta ya de quintas columnas machacándonos desde dentro. Un tutor es dueño de su clase: no estamos obligados a colaborar con quienes nos machacan con cuestionarios que ningún trabajador aceptaría, ni a aceptar planes de acción tutorial de quienes serían incapaces de tutelar a un jilguero metido en una jaula, ni propuestas transversales tópicas, aburridas, hipócritas y ajenas a la realidad, ni, por supuesto, apoyos externos extravagantes, hilarantes, ignorantes, pedantes y pensados para dar de comer a la cohorte de amiguetes y afines. ¡Si vieras la “apoyadora externa” de vete a saber qué con que me he cruzado yo hoy por un pasillo de mi centro…! Parecía la prima de Jackie Sparrow, solo le faltaba el trabuco y el sable. Unos minutos antes, como estaba de guardia, paso por una clase y me veo a uno andando por encima de una mesa; cuando me he metido a darle unas indicaciones de circulación al funámbulo, me veo que estaba allí dentro ella, que había montado una feria con las mesas en círculo, por lo que el otro pobre es que no podía moverse de otra manera. No sé quién habrá decidido dejar montar esos circos en su tutoría, pero sí sé lo que se enseña en ellos: NADA ÚTIL, son una estafa y un negocio para sus promotores. Ania, a esto como a lo de los cuestionarios DIGUEM NO, porque podemos (yo personalmente pienso que, además, debemos). Vamos a hacernos valer.

      • Raus
        17 diciembre 2010 a 18:10 #

        Más claro que te lo dice mi sensatísimo amigo Pablo no te lo podré decir yo. Pero mira, Ania, ese cuestionario que le pasan a los alumnos para que te valoren no es justo por muchas razones, pero lo que tú podrías hacer (y digo hacer, no sólo pensar) es esto: cuando te cruces con la infame “orientadora” que haya perpetrado el invento, la coges y le dices en voz bien alta: Estoy preparando un cuestionario para pasárselo a todos los profesores y así poder calificar tu labor y lo bien que nos caes.” O preguntale por qué no se hace circular un cuestionaro donde todos valoren lo que ella hace. O jugamos todos o se rompe la baraja. Te aseguro que si haces eso, te vas a quedar más larga que ancha. O nos hacemos dueños de nuestras vidas o aceptamos la esclavitud.
        Un abrazo.

      • Raus
        17 diciembre 2010 a 18:12 #

        Errata: más ancha que larga quise decir.

  9. 16 diciembre 2010 a 9:16 #

    Me sorprende que para vosotros el principal problema sea la ley,l ojalá fuese tan fácil modificar una cultura o un sistema educativo, simplemente cambiando la ley. La LOGSE tiene muchos problemas pero es simplista achacarle todos los males y por mucho que se vaya repitiendo no es más cierto. PISA diagnostica que se enseña mal la lectura, que apenas se trabajan textos en clase, que se enseña a memorizar pero no a hacer cosas con los textos, que el vocabulario es bajo y que las desigualdades sociales influyen en el rendimiento. Nada de eso depende de una ley, basta de demagogia

    • Francisco Javier
      16 diciembre 2010 a 11:34 #

      Llevas razón en que ahora mismo con un cambio radical en la política educativa no se iban a solucionar muchos de los graves problemas problemas que padecemos, aunque yo sí diría que mejoraría bastante la situación (pero bastante). Es tal el daño que han hecho tantos años de desastres, que las inercias que se han creado en la sociedad va a resultar difícil pararlas y darles otra dirección. De ahí a decir que las críticas a lo que hay son demagogia,…, no cuela.

  10. Maximiliano Bernabé Guerrero
    16 diciembre 2010 a 9:23 #

    Un gran artículo. Entiendo que, como dice Gemma, Penalva no haya entrado a fondo en el desastre autonómico. A riesgo de ser pesado, y de hacer un post en vez de un comentario, voy a salirme un poco del corralito educativo. Creo que en España es indispensable una reforma profunda, constitucional. Con nuevo texto, o con importantes cambios en el actual. Para empezar, el régimen electoral que tenemos. Ni su carácter falsamente proporcional, sus circunscripciones provinciales, la ley D’Hont, listas cerradas por los partidos, ni siquiera su plasmación en una representación parlamentaria bicameral y en un jefe de gobierno NO ELEGIDO DIRECTAMENTE POR LOS CIUDADANOS son inmutables. Supongo que ya se habrán dado cuenta de que el número de votos no se traduce proporcionalmente en representación parlamentaria. ¿A quién beneficia la situación actual? A dos grandes partidos y a cinco o seis partidillos nacionalistas que se acaban convirtiendo en los árbitros de la política española, precisamente de esa España con la que quieren acabar porque les ha oprimido tanto. Esto ha de acabar. ¿Cómo? Hay varias vías; no todas se excluyen entre ellas:
    • Para lograr una representatividad más justa: O bien una circunscripción electoral única (como en las elecciones europeas) o un sistema mayoritario a doble vuelta (como en Francia).
    • Separación nítida de poderes: El gobierno gobierna y el parlamento legisla. Al primero ha de elegirlo el pueblo, y al segundo también, pero por separado. En el batiburrillo actual al gobierno lo elige el regateo entre partidos.
    • No puede ser que los pequeños partidos nacionalistas localistas sean quienes gobiernan realmente España. Hace falta una visión de alcance nacional. Para ello, el Congreso será quien se ocupe de legislar en temas nacionales, y el Senado será la Cámara de representación territorial, únicamente de eso. Para ser elegible en el Congreso habrá que presentar candidatos –y ser elegidos- por, al menos, cinco circunscripciones provinciales.

    En cuanto a la política territorial. No puede ser que el gobierno de España sea una coordinadora de diecisiete comunidades autónomas, ni que vayamos a diecisiete sistemas educativos. Las competencias de educación y de justicia deben volver a sus ministerios nacionales. Es necesaria una política hidrológica nacional. En el caso de que una comunidad actúe gravemente contra el interés general ha de suspenderse su actividad (aplicación del actual artículo 155 de la Constitución). En relación con esto, han de acabar los regímenes fiscales particulares restos del antiguo foralismo (concierto vasco por ejemplo) o que se están creando con la nueva hornada de estatutos autonómicos. Es necesario que sólo haya un sistema fiscal para toda la nación, siempre teniendo en cuenta el número de población y otras características como la dispersión de la misma. Además de una reforma territorial en profundidad es menester también una administrativa que corrija la duplicidad de organismos, burocracia inútil y puestos redundantes (en parte motivados por la largueza autonómica de los últimos años). La reforma de la Justicia merecería varios capítulos; como comienzo, el Consejo General del Poder Judicial no debe ser un parlamento pequeñito. La Justicia debe ser independiente, no lo es desde 1985.

    La política exterior y de defensa también necesita un repaso. Además de dejarnos de tonterías del tipo de la Alianza de Civilizaciones, gestos equívocos con personajes como Hugo Chávez y, por favor, que cada nuevo presidente del gobierno no pretenda ser un mesías internacional (sin hablar idiomas, eso no), España, sin desatender los acuerdos suscritos, debe precisar sus necesidades estratégicas, prestando una especial atención al Norte y Oeste de África, zonas en creciente desestabilización que a medio o largo plazo nos plantearán problemas.
    Es menester que abandonemos de una vez la querencia por las chuminadas políticas. No más ministerios de igualdad, organismos absurdos y cargos para pagar favores políticos. Plantearse que la derogación de leyes perniciosas no es algo prohibido y tener esto en cuenta con respecto de la mayor parte de lo legislado en Educación a partir de 1990. En vez de tanta medida “feminista igualitaria” inane, sería necesario un permiso de maternidad de cuarenta semanas, y ya está, que para eso no hace falta poner un ministerio a la inepta de turno que no ha presentado un currículum en su vida
    Naturalmente que la economía y la política laboral necesitarían varias páginas. Y con esto volvemos a la Educación, base para tener una fuerza laboral cualificada. Creo que a estas alturas está más o menos claro que la crisis que padecemos no es sólo económica, es algo más profundo, hasta moral si me apuran. Algo huele a podrido en España cuando resulta que somos los que más tarde salimos de trabajar en la Unión Europea y luego vamos alardeando por ahí fuera de que “como en España en ningún sitio”. Los que hayan trabajado en el extranjero en estos últimos años saben de esto. Yo, hace unos años, trabajé en una universidad rusa. Daba clase a unas chicas muy jovencitas y voluntariosas. Casi todas querían irse a vivir a un país de Europa Occidental (de hecho, me consta que varias lo cumplieron) y casarse con uno de sus aborígenes. ¿Saben a cual? Sí, han acertado, a España. ¿Por nuestros horarios de trabajo, protección social, respeto por el prójimo, hábito de ser silenciosos? No, por nada de esto, sino porque alguien les había contado que aquí todos vivíamos en la playa, no trabajábamos y andábamos de bares y discotecas hasta las tantas de Lunes a Domingo. ¿Pero es que somos idiotas, o qué? Hasta llego a pensar que franceses e ingleses durante los siglos XVIII y XIX propagaron esas historietas de los viajeros románticos que nos pintaban como unos seres primitivos mitad bandido, mitad gitana bailaora para asegurarse de que nunca más levantásemos cabeza, no sea que fuésemos a zurrarlos de nuevo, como tantas veces lo hicimos durante el XVI y XVII, cuando en Europa pasábamos por caballeros graves, serios y gente de palabra. Pero nosotros le cogimos gusto al chiste y ahora somos los que lo vamos contando.
    Tenemos un gran reto por delante, no sólo en la Enseñanza. Aunque el (des)gobierno de Zapatero no lo haya hecho todo él solito (no son precisamente unos titanes) si han sido la guinda que ha culminado la tarta. Quien asuma el poder una vez que éstos lo dejen debe tener el acicate de la sociedad civil que les impulse hacia una serie de reformas. De lo contrario, los que lo criticamos vamos camino de convertirnos en esos liberalotes de las novelas del s. XIX, cómodamente instalados en su papel de azotador de conciencias de su pueblo, cuya mayor audacia era comer carne el Jueves Santo, y comentarlo en el café durante el año siguiente.

    • Jesús San Matín
      16 diciembre 2010 a 10:09 #

      Hablando alto, claro y valientemente, como José en su articulo, desenmascarando graves problemas e indicando soluciones. Puede que se esté o no de acuerdo con ellas, pero eso es lo que hay que hacer.

    • Francisco Javier
      16 diciembre 2010 a 13:57 #

      Estoy de acuerdo contigo, Maximiliano. Es necesario ya acabar con las medias verdades, con toda esta mediocridad y afrontar con honradez la realidad. Urge una reforma de la Constitución, cuyos efectos negativos ya son manifiestos. Sin embargo, veo la solución muy difícil. En el actual estado de cosas tocar el asunto de las Autonomías generaría tales tensiones, que no quiero ni pensar lo que podría pasar. El Nacionalismo es una verdadera lacra, que nos está costando muy caro. Ha bría que acometer un debate sobre la viabilidad del diseño del Estado y llegado el caso replantearse un modelo nuevo: ¿federalismo,… , independencia a todas las regiones que lo requieran (empezando por vascos y catalanes.) ? Pero al plantea run debate así te das cuenta que la España de Goya (de la lucha a garrotazos) sigue viva y no hay nada que hacer. Y de la educación, ¿qué decir que no se haya dicho? Vamos de cabeza hacia la extensión sin límites de la Chusma Perfecta.

    • Jesús San Martín
      16 diciembre 2010 a 15:43 #

      El agua empieza a bajar muy revuelta. Ya han prolongado “preventivamante” el estado de excepción dos quincenas, y con la abstención del PP, que indica el uso que él hará de la medida. La razón que andamos preguntándonos se basa en los números dados en

      http://www.cotizalia.com/valor-anadido/revela-desesperada-llamada-obama-20101216-4573.html

      (los números están mejor explicados en el enlace que dan a Zerohedge, tiran del hilo hasta Portugal, y España es uno de sus principales acreedores)

      Por si alguien no lo sabe, BIS es el banco central de los bancos centrales. (Es una de las cosas positivas de la crisis, uno acaba empollándose de todo)

      Digo que el agua baja revuelta, y se arremolina contra ellos. En la misma dirección que he dado arriba, leed: Carta abierta al Presidente de AENA

      Veréis como la gente les empieza a sacar los colores, con números en la mano, gente capaz. ¡A ver si cunde!, es una carta abierta de una persona que crea mucha opinión en un medio con muchísima difusión. Si tuvieran lo que hay que tener, dimitiría, y si nosotros tuviéramos lo que hay que tener le echaríamos a gorrazos.

  11. Ana Belén
    16 diciembre 2010 a 11:24 #

    Hola!
    a Wally,
    pues entonces, en lugar de tirar la piedra y esconder la mano, explique, si quiere, un poco mejor a qué se refiere, para que los demás no nos equivoquemos al leer su mensaje.

    a Ania,
    desde aquí te envío todo mi ánimo y apoyo, porque lo que tu has descrito yo también lo he vivido.

    A eduideas,
    en este blog ya se han publicado docenas de artículos, no sé cuantos, pero muchos y de lo más variado, y aunque los que se centran en la educación son mayoría porque la educación es el tema del blog, los ha habido también de tema social y político y desde luego se ha dicho más de una vez que el problema de España trasciende lo educativo, pero la LOGSE contribuyó sin duda a que las cosas fueran peores y a peor. Y en esa línea seguimos y seguiremos si nada lo remedia. En el supuesto de que hubiera un milagro y se promulgase una nueva ley, las cosas mejorarían, pero tampoco de la noche a la mañana. Esta es al menos mi opinión.

    A Maximiliano,

    totalmente de acuerdo con lo tu comentario.

    En general (y para desahogarme),

    en este país no hay vida política. La política ha muerto. Lo que hay son unos cuantos títeres que vemos actuar cada día en la televisión, que sólo buscan satisfacer su propia vanidad y que dan vergüenza ajena, todos: los grandes partidos, los minoritarios y como no, los nacionalistas.

    • Ana Belén
      16 diciembre 2010 a 11:34 #

      También concuerdo totalmente con lo expresado por Ana Cuesta.
      Un saludo a todos

    • Ania
      16 diciembre 2010 a 23:23 #

      Gracias a tí Ana Belén, a Francisco Javier , a Jesús, a ésa persona que me pone ese primer positivo…Y a tantos otros, como Antonio, Nacho , Raus… que me habéis demostrado vuestra paciencia, compasión y afecto en mayor o menor medida.

      Y el estímulo de leer artículos y post en general tan bien escritos. Un lujo.

      • Raus
        17 diciembre 2010 a 12:05 #

        Estimada Ania, me duele verte tan dolida y angustiada. Razones no te faltan, pero ojalá encontraras la manera de sobrellevar este disparate sin tanto sufrimiento. Poco consuelo te puedo ofrecer yo, que, como sabes, soy un declarado pesimista. Pero mira, llega un momento en que, quizá por obra de ese mismo pesimismo, el espanto deja paso a la resignación, a una cierta aceptación de lo que está pasando. Simple cuestión de supervivencia, Ania: uno no puede estar siempre en carne viva. Hace ya tanto tiempo que estoy convencido de asistir a los estertores de nuestra cultura, tanto que veo que esto se nos va al garete, tanto tiempo, Ania, que ya observo el espectáculo como quien ve repetida hasta la saciedad la misma película: conoces la siguiente escena a la perfección, sabes lo que va a pasar y ya no te impresiona. El dolor está ahí, sí, pero ya no es lo mismo. Las fases de que te hablaba Jesús y por las que pasa la mente cuando se halla ante un desastre ineludible son: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Si me preguntases en cuál de ellas me encuentro, te diría que Es triste, lo sé, pero es así, y no puede ser de otra manera si quiero ser realista. Pero si alguien piensa que esto me aboca a la inacción o el conformismo, se equivoca. Ya he dicho muchas veces que considero mi deber moral luchar hasta el fin, aunque sea por una causa perdida, al modo de Don Quijote. Hay un momento en esta vida, Ania, en que uno se da cuenta de que no siempre se ha de luchar para ganar, sino por dignidad. No para ganar, sino para no ser vencido. Si esto se nos va por el sumidero de la historia, se irá contra mí. A mí no me vencerán.

        No permitas que esta caterva de imbéciles y analfabetos te arrastre a la desesperación, porque entonces sí que estás vencida, entonces sí que podemos decir que estos necios han podido contigo. No les des ese gustazo. Somos adultos y, como tales, debemos aceptar que esta es la realidad contra la que debemos seguir luchando por dignidad, y no podemos mantenernos dignos si nos desesperamos. No te dejes vencer, amiga. Ríete en la cara del enemigo. Son muchos, pero miserables. No dejes que tu lucidez se trasmute en veneno suicida. Mantente altiva y orgullosa ante quienes te quieren hacer hincar la rodilla, ante quienes te quieren humillar. Altiva hasta el último momento. La nobleza te obliga a mantener la cabeza alta. Los villanos, los miserables, los indignos son ellos, no tú. Tú estás comprometida con tu dignidad y no hay mayor fortaleza que la de que ella mana. Ríete del enemigo, no porque sea tu enemigo, sino porque es descastado, ridículo, de facciones grotescas: risible. ¡Levanta esa cabeza, Ania, con gallardía, con firmeza, con presencia de ánimo! Te necesitamos fuerte en la adversidad. No estás sola: un puñado de quijotes dispersos lucha a tu lado, sabedores de su derrota inminente, pero dignos hasta el final. Nadie es libre hasta que acepta su destino con la cabeza alta, dueños y señor de sí mismo.

        Un abrazo.

      • Raus
        17 diciembre 2010 a 12:08 #

        Perdón por el corte en el texto: faltan unas palabras: “… te diría que en la última”

  12. 16 diciembre 2010 a 15:41 #

    Los problemas políticos de este país son culpa de Felipe González; los económicos de ZP y los educativos de la LOGSE. Dicho lo cual, y esperando haberme ganado el aprecio de los contertulios, paso a dar mi modesta opinión.
    ¿Pero cómo no nos habíamos dado cuenta de que la culpa del paro es de la educación y, por lo tanto, de la LOGSE? ES decir, que si nuestros alumnos se hubiesen convertido en arquitectos en lugar de ser albañiles, no estarían en paro. Ahm, perdón, que los arquitectos y aparejadores también están en paro. Vaya, nos falla la primera premisa.
    No se puede rondar por los vericuetos de la ilógica pretendiendo llegar siempre al mismo sitio: la culpa de todo, incluso del deshielo polar, es de Zapatero.
    Desconozco si alguien ha bajado los niveles o da facilidades a sus alumnos para aprobar. Algo sabrán si lo comentan. Desde luego mis alumnos no aprueban tan “fácilmente” ni esperan niveles bajos cuando llegan al aula.
    No creo, por otra parte, que haya ninguna Comunidad que esté para lanzar cohetes con el Informe PISA. Si pretenden jugar con un 4% sobre las demás para hablar de sus excelencias, apaga y vámonos.

  13. Jesús San Martín
    16 diciembre 2010 a 16:20 #

    Arquitectos con empleo
    67,6%
    http://www.etsas.org/showthread.php/7692-La-crisis-hace-mella-en-la-arquitectura-espa%C3%B1ola-32-4-de-sus-profesionales-en-paro

    fracasados escolares con empleo
    0.01%
    (véase el enlace dado en otro post, no se pueden dar dos en el mismo)

    Los estudiantes no sólo estudian arquitectura, también medicina, ingeniería industrial, donde el empleo es próximo al 100%. También estudian derecho, que los convierte en hábiles gobernantes, modelos admirados y respetados, sobre todo cuando ejecutan el baile del pollo en las reuniones; utilizan la militarización como herramienta democrática y preventivamente (como el señor Bush las guerras); además, cuando se retiran, enseñan socialdemocracia a Carlos Slim, el hombre más rico del mundo. (No creo que sea necesario recordarle a nadie el teorema de la mierda, cuando me quieran vender esta comparándola con la otra)

    Que nadie se extrañe del 0.01% analfabeto con empleo, echad una ojeada a las carreras de nuestras ministros_tras

  14. 16 diciembre 2010 a 17:36 #

    Vaya, obvié decir que lo que no es culpa de FG, ni de ZP ni de la LOSGE, es de los Ministros (del Gobierno de ZP, se entiende).
    No es por casualidad que el ejemplo sea de albañiles y arquitectos. Pensé que no merecería más explicaciones. Porque los de la derecha española (ex-ministros gracias a las urnas, no lo olvidemos) en buena parte brillan por su buena educación. Tampoco hace falta poner ejemplos. Bueno, como tienen carrera se les perdonan sus errores. Porque sería más grave ser un mal gobernante sabiendo tanto que siendo analfabeto, ¿no? Nunca te acostarás sin dar una lección más. Algunos deben tener este lema en su cabecera, con él se acuestan, él se levantan.

    • 16 diciembre 2010 a 18:00 #

      Joder, Alonxo, qué plasta te pones con lo de la izquierda y la derecha. De verdad, tío, lo tuyo es obsesión. Mira, me importa un bledo quién la tiene más grande, si ZP o el amigo Ánsar. Lo que sí te digo es que, a estas alturas, no voy a ser yo quien esté todavía con la regla de medir y la cantinela de la derecha y la izquierda; mantra este, por otro lado, más propio del típico tertuliano paniaguado, del periodista hooligan capaz de vender a su santa madre por una raya de farlopa y un minuto de share, que de un profesor. A ver si te enteras de una vez. El debate político no existe; NO EXISTE. Sólo tienes que echarle un vistazo a lo que ha pasado hoy en el Congreso con el estado de alarma. Así que, macho, vamos a ver si podemos cambiar un poco los argumentos y las ironías -cambios climáticos y deshielos incluidos-.

      Un saludo.

      • 17 diciembre 2010 a 22:39 #

        Cognooo, ni que hubiera inventado yo los debates sobre derechas e izquierdas. Por qué esperó a ver mi comentario para sacar semejante raca-raca?
        A mí tampoco me importa quién la tiene más grande, pero en la derecha (ya estamos con el debate, jajaja) apludieron a rabiar a ese señor “pequeñito” que presumía de tamaño.
        Si tanto le molesta el debate, no lo aliente.
        Así que “macho” si desea comentar algo de algo, dígame de qué y qué. Y si no, deje que cada uno hable, se exprese, opine, lo que le venga en gana, sean deshielos o carámbamos en vinagre. Incluidos.

  15. 17 diciembre 2010 a 8:09 #

    Si alguien desea defender la política educativa actual que recurra a lo que quiera pero por favor que no aduzca pretendidas razones de izquierda, porque es difícil concebir un sistema más clasista que el actual, y otro tanto cabe decir del resto de las políticas del actual Gobierno. El actual sistema conduce al fracaso colectivo, empezando por los más débiles económicamente y por los varones, el fracaso y abandono escolar están ahí, al lado de unos resultados para todos que nos colocan a la cola de la OCDE. Todo lo que hay de progresista en el sistema educativo es palabrería hueca, tanto como en el resto de políticas del Gobierno rendidas a los poderes fácticos económicos, territoriales y de género. No es posible hacer política de izquierda al margen del bienestar de los ciudadanos y de las garantías jurídicas que los protegen frente a los abusos de poder, y en ambas cosas los retrocesos son bastante elocuentes, y para quien no lo vea ahí están las cifras de fracaso escolar y paro y el dirigismo estatal en lo relativo a los derechos y libertades de los ciudadanos.

    • Francisco Javier
      18 diciembre 2010 a 12:57 #

      Hay algo que molesta más todavía que alguien no aplauda a su banda o a su panda o su mafia (son dos: fachas y progres): el que alguien sencillamente piense al margen de lo establecido, es decir: este ridículo teatro de la falsedad, del horror es algo intolerable, por lo que provoca siempre la misma estrategia miserable: “Que me criticas, que dices cosas raras que no comprendo: eres un facha / eres un progre (tu eres de los la Libertad Digital esa / tú eres de la Sexta,……).” Esta estrategia es la que sostiene inquebrantable el poder y la que hace que la gente de buena voluntad, los pocos espíritus libres que van quedando, se desmoralice, quede atrapada en un pesimismo paralizante. A todos esos miserables mediocres, incapaces de pensar más allá de sus narices, de sus egoístas intereses más inmediatos, no se les debe prestar ni la más mínima atención: un desprecio aristocrático absoluto.

  16. Ania
    17 diciembre 2010 a 22:09 #

    En mi centro la orientadora es adjunta a Dirección, miembro de la Comisión Pedagógica, miembro del Consejo Escolar, amiga de Dirección, inspección y CEP-orros varios. En mi horario laboral figura obligatoriamente reunión de tutoría y orientación(mínimo de hora semanal compartiendo despacho y reunión con ella). ……Si alguien falta-la jefe de estudios y, el director o alguno de los adjuntos liberados horarios policías se suelen pasar a comprobarlo- pues nos ponen Falta injustificada de asistencia. Ella nos apunta falta en su acta si faltamos. Nadie rechista directamente y en general se la alumbra con dos velas y/o se pasa de ella.

    Ella trae y lleva todos los años los “recursos externos”-con la venia de Dirección y la comisión Pedagógica.

    También coordina la comisión de convivencia que realiza labores mediadoras., a instancia del Director.

    Los alumnos la adoran porque siempre los trata con cariño y les da la razón contra los pérfidos profesores que les hacen trabajar y los evalúan.

    Los profesores la odian cordialmente pero ella sobrevive perfectamente con el amor de alumnos, Ptés, Cep-orros, padres, Dirección e Inspección educativa.

    Eso de hacerle la ficha evaluadora a ella es sólo ligeramente menos arriesgado que hacérsela al Director.

    Hago lo que puedo para neutralizarla…., Para burlarla….Hasta donde acompañan los grupos que me toquen, los otros compañeros y mis iniciativas personales y creativas.

    Hay que estar trabajando en un IES para entenderlo bién.

    • Francisco Javier
      18 diciembre 2010 a 12:28 #

      Ania, insisto una vez más (tal vez sea difícil) en que en cuanto puedas solicites traslado ce centro. Aunque en la gran mayoría se dan infiernos, no en todos la situación es tan infernal como la que describes. Comprendo que la genial propuesta de Antonio Gallego Raus de promover una ficha evaluadora para el departamento de orientación, podría causarte serios problemas y que te iban a hacer la vida imposible ya definitivamente. En esa ficha, por ejemplo, podría plantearse preguntas como: “¿Considera suficiente el números de horas lectivas, que desempeña el departamento de orientación y concretamente el/la orientador/a?” (No estaría mal hacer sugerencias en “Deseducactivos” para la FICHA EVALUADORA DE LA ACTIVIDAD DEL DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN. ) Pero volviendo al comienzo, yo estoy convencido de que nadie puede obligarte por Ley a someterte a tal ignominia. Y así deberías plantearlo en un claustro, aunque se montase la bronca. Da miedo, desde luego, y cuando hay miedo es porque la situación es temible.

      En mi anterior comentario al respecto malentendí lo que denuncias. En mi centro no hay una evaluación del profesorado por alumnos y padres a instancia del dep. de orientación (creo), sino que es una documentación promovida desde la dirección (¿o viene de la Dirección de Área? Misterio). También hay que decir que a los profesores se les invita a pronunciarse sobre la propia dirección y expresar su propuestas de mejora (yo voy a poner este: eliminar la Secundaria Obligatoria, derogar todas las Leyes vigentes sobe educación; que el departamento de orientación asuma la educación de los grupos con necesidades educativas especiales, como los más dotados y competentes que son en esta trascendental tarea .). La idea, como dije, me parece peligrosa, ya que la valoración de alumnos y sobre todo de padres sobre tal o cual profesor puede ser demoledora. (El año pasado un padre dijo de mi que era un tutor absolutamente incompetente,…..,,en base a qué y por qué no lo sé, pues cumplí con mis obligaciones y tuve una paciencia de santo con el grupo en cuestión, en el que abundaba el tipo de “alumno señorito”.) Unsaludo.

      • Ania
        19 diciembre 2010 a 0:09 #

        Yo viví un tiempo hace bastantes años en el que se hacían evaluaciones al profesorado por parte del alumnado promovidas por Dirección a través de los cuestionarios preevaluatorios rellenados en la hora de tutoría , y controlados y teledirigidos por los tutores que eran y son seleccionados por los Directores a dedo como todos sabaos.

        En aquellos tiempos los orientadores apenas empezaban a influir en los centros. Muchos de ellos eran itinerantes y era impensable que nos convocaran semanal o quincenalmente , como ocurre ahora, de forma preceptiva -si no vas es falta de asistencia que aparece como hora “lectiva ” en el parte mensual a inspección-.

        Era impensable como digo, que el orientador te obligara como tutor a compartir despacho con ella una hora fija semanal y lo que hacía era aprovechar los momentos que coincidíamos en la sala de profesores o por los pasillos para pasarnos material con el que entretener a los alumnos en las recién estandarizadas horas de tutoría que antes no existían.

        Tengo mal recuerdo de las sesiones de evaluación donde los que no eran tutores, eran de letras y se atrevían a suspender más del 80% -y no solo de letras-, salían malparados y vilipendiados por representantes del alumnado que humillaban a quien les molestase . Era un centro de FP y mandaban los tecnólogos y maestros de taller. Las reuniones de evaluación eran un auténtico humilladero para los profesores.

        Estuve en otros centros donde esas prácticas no se realizaban y llevaba muchos años “dulces” en ese sentido. Así era este centro hasta hace dos años cuando empezaron a aplicar técnicas pedagógicas “punteras ” de implicar y dar alas a alumnos y a padres que no concretaré aquí, así como a empezar a pasar las dichosas encuestas y viví la vuelta de la pesadilla que creía haber concluido. De nuevo los profesores , unos acojonados, ovejas de matadero disfrazados de amatxus, otros, los menos,-zumbados malababas de turno–, divertidos, escuchando los delirios de los vagos imberbes en las reuniones de evaluación. La historia se repetía.

        Nadie protestaba. Las veces que había intentado advertir a los compañeros “dí en hueso”: “Vamos a probar”; “A ver qué sale”; “Los alumnos tienen derecho” …, aceptación incondicional de los cuestionarios por parte de los otros tutores…Nadie se significa abiertamente. Podrían dejar de ser nombrados tutores a dedo y perder la ocasión de controlar lo que ponen los chavales sobre ellos.

        Otros creo que no lo han vivido y no hay escarmiento en cabeza ajena que valga. Con ese tipo de participación del alumnado y otros sistemas , que no puedo poner aquí, los alumnos y el departamento de orientación se han crecido hasta el punto de que los arrogantes que se creían intocables están empezando a ser cuestionados y atacados . Vive Dios que no lo siento yo por ellos porque con con su egoísmo y petulancia -“a mí no me va a pasar”-, se lo han buscado.

        En cuanto a los cuestionarios evaluatorios a los directivos por parte de los profesores , Francisco Javier, me dejas alucinada. Jamás he tenido la más mínima posibilidad de hacer eso en ningún centro de los que he trabajado.

        Un saludo

  17. 7 enero 2011 a 10:26 #

    Merece la pena echar un vistazo al artículo de Pérez Reverte sobre el informe PISA y la reacción de los políticos y burócratas del MEC y de la Junta de Nadalucía.

  18. Profesor enfermos
    23 febrero 2011 a 17:45 #

    Ya sabemos que no le importamos a nadie, pero por lo menos que se sepa, y todos con su conciencia tranquila, ¿verdad?

    Estimados Sres.:

    Podrían hacer llegar a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía una pregunta de por qué tratan de una manera tan “humanitaría” a los enfermos de Crohn y de coiltis ulcerosa.

    ¿Discriminan a los profesores enfermos e …n Andalucía?

    ¿Es esto constitucional?

    Constitución española. Tiítulo I, Capítulo III:

    Artículo 43.

    …1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud.

    2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La Ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.”
    LEY DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN EDUCACIÓN:

    “Por otra parte, el Consejo Escolar del Estado considera que uno de los aspectos más relevantes y más significativos de la salud laboral de los docentes y no docentes de los centros escolares, es el derecho que tienen a que los puestos de trabajo en los centros escolares y sus condiciones laborales se realicen teniendo en cuenta la seguridad en los mismos y la salud integral. Esta nueva óptica debe llevarse a cabo a través de la negociación y de los acuerdos que se establezcan entre los representantes de los docentes y no docentes y las Administraciones educativas a partir de la verificación de los factores de riesgo potenciales existentes.”

    Informamos de nuevo de la situación
    :Le comentamos brevemente la situación para que tenga una idea.
    Somos profesores funcionarios en comisión de servicios por “salud propia”, algunos afectados de enfermedades crónicas y delicadas como artritis reumatoide, colitis ulcerosa etc. Hasta ahora habiamos elegido una plaza, si la había, en un centro que facilitara en parte nuestras necesidades médicas, pero este año hemos sido situados por detrás de los profesores provisionales, que son profesores que han aprobado recientemente las oposiciones y que tienen un año de trabajo, por lo que nuestra elección queda muy restringida, aunque la cuestión no es esa, sino en razón de qué criterios una persona con muchos años de trabajo y enfermo se ve “relegado” a una situación por detrás de un profesor provisional: no lo entendemos, cuando hace dos años había un “plan de salud laboral” que reconocía nuestra situación por la Consejería de Educación, ahora sin más se cambia sin explicar motivos ni dar razones.

    Así, se nos reconoce que estamos enfermos para seguidamente enviarnos a la misma plaza en la que se supone que no podemos desarrollar nuestro trabajo, o corremos riesgos de recaida en nuestras enfermedades , según se afirma en los correspondientes informes médicos que han sido aceptados para concedernos la comisión por “salud propia” por nuestros problemas de salud: paradójico.

    Un saludo.

  19. 1 noviembre 2012 a 10:28 #

    I was recommended this blog by my cousin. I am not sure whether this post is written
    by him as no one else know such detailed about my difficulty.
    You’re amazing! Thanks!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention PISA: de la quiebra educativa al colapso económico « DESEDUCATIVOS -- Topsy.com - 15 diciembre 2010

    […] This post was mentioned on Twitter by Yvonne Tugues, Textos Deseducativos. Textos Deseducativos said: http://deseducativos.com/2010/12/15/pisa-de-la-quiebra-educativa-al-colapso-economico/ […]

  2. Outros Olhares « A Educação do meu Umbigo - 15 diciembre 2010

    […] PISA: de la quiebra educativa al colapso económico   GostoBe the first to like this post. […]

  3. Anónimo - 17 diciembre 2010

    […] […]

  4. Slaps 2010/01/10 | Qmunty - 22 enero 2011

    […] club de los poetas memos. De la quiebra educativa al colapso económico. Pasión y trabajo duro. La falta de excelencia en PISA. Videojuegos y hábitos de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: