Leído en PISA

 

Nacho Camino

PISA evalúa competencias básicas de acuerdo con la “definición y selección de competencias clave” adoptada por OCDE (Rychen & Salganik, 2003). Es decir, PISA trata de valorar hasta qué punto los alumnos son capaces de usar los conocimientos y destrezas que han aprendido y practicado en la escuela cuando se ven ante situaciones en los que esos conocimientos pueden resultar relevantes.

(Informe PISA 2009. Página 17)

Además, se ha garantizado la adecuación de los materiales a las diversas culturas representadas por los países participantes y a los intereses de los jóvenes de 15 años.

(IP 2009. Página 19)

Según la Unión Europea, la comprensión y expresión oral y escrita, tanto en la lengua materna como en las segundas lenguas, es la primera de ocho competencias clave “que todos los individuos necesitan para el desarrollo y la realización personal, la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo” (Education Council, 2006).

La competencia lectora se define en el Marco de Lectura de PISA 2009 como:

Competencia lectora es comprender, utilizar, reflexionar e interesarse por los textos escritos para alcanzar los propios objetivos, desarrollar el conocimiento y potencial personales, y participar en la sociedad (OECD, 2009b).

(IP 2009. Página 21)

 

En los próximos días, se hablará mucho de PISA. Nos lamentaremos, una vez más, del mediocre resultado de nuestros escolares; detectaremos síntomas y prescribiremos recetas.

Pero, excluyendo a profesionales de la enseñanza (y quizá no a todos), ¿saben los ciudadanos qué evalúa PISA? Sospecho que no, y que no se divulga lo suficiente el nivel real de estas pruebas. Los extractos supra nos dan una idea bastante aproximada: PISA mide el grado de alfabetización de nuestros alumnos. Así como suena. Competencias básicas, situaciones relevantes de “la vida real”, materiales adecuados a los “intereses” de los jóvenes. Todo deliciosamente soft, como corresponde a unos tiempos de urgencia (y, ahora, también, de emergencia). Pragmático, computable. Surf.

Los examinandos de PISA son alumnos entre los 15 y 16 años: para los que seguimos el plan de estudios antiguo, el equivalente de un 2º de BUP. Ustedes juzgarán si el grado de dificultad de las preguntas que van a leer se corresponde con estas edades. Por lo pronto, he aquí una tabla con los distintos niveles de complejidad en el apartado de “lectura”:

Y aquí, algunas de las preguntas:

Bien. Ésta ha sido fácil. Afrontemos nuevos retos…

Fíjense en que una pregunta como ésta (con “multiple choice” y todo…) se corresponde con un nivel ¡medio! de dificultad. Seguimos:

Es preciso señalar que este último ejercicio es de los más complicados, según el propio redactor del Informe. Un auténtico tour de force.

Esto es PISA, al menos en lo que respecta a “Comprensión Lectora”. Un ejercicio de Primaria con algún repunte sofisticado. Les recuerdo que España ostenta uno de los niveles más bajos de la OCDE, y que la distancia que nos separa de Shanghái es de más de 100 puntos.

Espero, ansioso, sus comentarios.

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

28 comentarios en “Leído en PISA”

  1. Ana Cuesta
    9 diciembre 2010 a 10:35 #

    Muy significativo el concepto que tienen de la comprensión lectora los tecnoburócratas de PISA. Traslación mecánica del comunicativismo funcionalista, jerarquía de los textos que prepararan para la “vida activa” y métodos evaluadores de la tradición anglosajona. Nada interesa la cultura, la lengua literaria. La enseñanza comunicativista, como sucede con la enseñanza de lenguas extranjeras, da más valor a saber leer el prospecto de la lavadora que a interpretar un texto literario.Todo esto es muy pobre, pero ni áun con estas simplezas los resultados del sistema español merecen la pena.

    PISA es un síntoma más del desastre, un conjunto de pruebas al que los tecnócratas han concedido un gran valor porque está en su línea. De ahí no se colige la validez del sistema como termómetro científico. Pero que ni siquiera en preguntas tan ramplonas los estudiantes españoles hayan logrado unos resultados no vergonzosos es lo que muestra urbi et orbi que el rey sigue desnudo, pese a que las autoridades ministeriales estén dispuestas a incluir su atuendo en la nueva pasarela Cibeles o Fashion Week.

    • Francisco Javier
      9 diciembre 2010 a 12:08 #

      Lo triste de estos resultados es que son malos sobre lo malo. La crisis en la educación, como muestra pisa, no sólo afecta a España sino a toda Europa. No me atrevo a asegurarlo, pero me temo que los niveles que tuvieron los estudiantes en otros países (Francia, Alemania, Reino Unido,.) hace veinte o treinta años son hoy impensables. Tengo, por ejemplo, algunos libros de secundaria y bachillerato antiguos de música en alemán y son para alucinar (¿estudiaban de verdad eso?). Nada qué ver con lo actuales en cuanto a su nivel de profundización. Lo mismo sucede con algunas grabaciones musicales realizadas por alumnos de institutos (años 60-) (jóvenes interpretando muy bien obras dirigidos por compositores de vanguardia): no creo que algo así sea posible ahora, ni tan siquiera en los centros de bachillerato más punteros (y eso que hablamos de lo más selecto entre lo selecto.) Respecto a otras asignaturas, como la filosofía, recordar que brilla por su ausencia en la práctica totalidad de curriculum europeos. Una vez más, se puede comprobar la influencia nefasta de esa nación culturalmente nefasta: los EEUU. “Las cosas han cambiado”, tal es el mensaje que se nos repite una y otra vez. Y es muy cierto que han cambiado: no hay más que mirar estas pruebas tan ingeniosas.

  2. 9 diciembre 2010 a 12:33 #

    Pego aquí la contestación que me pidió José Antonio relativa a las pruebas cuyo contenido ha colgado Nacho Camino para que pasemos de la estadística a la nefasta estadistería de quienes programan tales aberraciones:

    Gracias por el crédito que me concedes, José Antonio, pero, aun a riesgo de decepcionarte, he de confesarte que en estos terrenos de las evaluaciones minuciosas me pierdo una enormidad, porque siempre me da la impresión de que los “ítems” acaban convirtiendo a los alumnos en malos cuadros cubistas -porque los hay buenos, pero pertenecen a la Pintura, claro está, no a la docencia-. Con todo, me he tomado la molestia -¡enorme!- de leer las pruebas que se han pasado en PISA. No difieren mucho de las que les he pasado a mis alumnos para los niveles de 2º y 4º de ESO. El primer incoveniente que les veo es que parecen diseñadas para evaluar el grado de “atención” del alumnado, porque las respuestas múltiples -¿ves?, eso hasta me lo sé en inglés: multiple choice…- parecen diseñadas para incitar al error, más que para saber lo que los alumnos son capaces de entender, no de atender. Por eso prefiero las respuestas verdader/falso para aseveraciones inequívocas, que son las que yo uso para la enseñanza de ELE. El nivel de las preguntas me confirma, en efecto, que son adecuadas para alumnos de Primaria, y no de los últimos cursos. Con todo, reconozco que la precisión con que esas preguntas miden la capacidad de los examinandos me desborda como a Borges los bestiarios chinos. Ignoro, en consecuencia, si son capaces de conseguir lo que pretenden o bien todo queda en una aproximación más o menos fiiable. Lo cierto es que yo no necesita de ese aparato “registrador” para determinar con un grado de fiabilidad notabilísimo el nivel de comprensión de los alumnos a mi cargo.
    He aquí un ejemplo objetivo que no me deja mentir, ni exagerar:
    “La lectura de la novela es emocionante descriptible de vidas de una realidad existible explica cosas de guerras, de enfermedad de amor, de vengansa de viajes de engaño y todo con un sol camino, “el sufrimiento” la novella no tiene final feliz en mi opiñon.” (El texto es de un alumno castellanoparlante)
    Ese nivel de expresión se corresponde, sintagma por sintagma y proposición por proposición, con el de la comprensión de lo leído, una conocida novela de Marsé -autor no adscrito, como bien se sabe, a la corriente centroeuropea de novela intelectual…-.
    He leído, José Antonio, con mucha atención los “fundamentos” del proyecto PISA, y de ahí es de donde nacen las deturpaciones que se producen luego, a la hora de aplicar lo que tan defiientemente ideado está. Ante un párrafo como éste: “Además de la decodificación y la comprensión literal, la competencia lectora implica la lectura, la interpretación y la reflexión, y una capacidad de utilizar la lectura para alcanzar los propios objetivos en la vida”, ¿qué puede expresar quien lo lea sino la más absoluta perplejidad y estupefacción? Dejando de lado la tautologia -la competencia lectora implica la letura-, necesitaría que alguien se sentara conmigo, a la hora del recreo, y me explicara, con mucho cariño, que yo soy un alumno con serias carencias, qué Hermes del Olimpo es eso de la “capacidad de utilizar la lectura para alcanzar los propios objetivos en la vida”, refiriéndose a alumnos de quince años.
    En fin, supongo que te he confundido, José Antonio, más que haberte aclarado algo, pero hay algo en toda esta visión cientifista de la persona y de los procesos de aprendizaje que me provocan una seria repulsión, como si fuera la rata que, en vez de seguir los pasillos del laberinto, se obstinara en trepar para salirse de él por otra dimensión.

    • 9 diciembre 2010 a 16:03 #

      No agradecí, en su momento, tu amabilidad. Lo hago ahora. Sé que leerse las pruebas resulta especialmente fatigoso y no reparé en ello. Gracias.

  3. 9 diciembre 2010 a 13:48 #

    Entrevista al ministro Gabilondo en EL PAÍS:

    Pregunta. ¿España está instalada en la mediocridad? Si no es así, ¿podría calificar usted mismo la situación educativa tras la prueba PISA?

    Respuesta. Yo pondría en cuestión lo de que está instalada. La educación está precisamente en ebullición, en actividad, en una búsqueda permanente, en un trabajo continuo desde todos los ángulos para encontrar los caminos más adecuados. Si hay que decir en qué situación nos encontramos, en términos educativos se dice bien, está bien. Bien no es sobresaliente ni notable, pero tampoco aprobado ni suspenso. España saca un bien, solo bien. Y no me conformo, porque nosotros vamos hacia procesos de excelencia. Tenemos que trabajar para mejorar mucho.

    P. ¿Por qué el sistema educativo no alcanza la media en los resultados de la OCDE?

    R. No estamos satisfechos, pero hay que saber de dónde venimos y reconocer el esfuerzo que ha hecho este país para avanzar, se han incorporado miles y miles de estudiantes y con un sistema muy inclusivo, que atiende necesidades muy específicas. Nos ha costado desde el punto de vista presupuestario y de la participación de toda la sociedad. Eso ya ha cambiado. También hay cosas que no hemos hecho bien: la rigidez del sistema, los valores que han imperado de éxito rápido y fácil…

    P. Pasa el tiempo y España parece que no se mueve en la tabla de resultados. ¿No calan las medidas en la escuela?

    R. Avanzamos, pero lo hacen demás países. Han calado muchas cosas: objetivos, escolarización. Que España tenga un sistema educativo de los más equitativos es absolutamente determinante. Podemos decir a todas las familias españolas que sean de la condición y el nivel cultural, social o económico que sean van a tener oportunidades educativas. ¿Esto no es noticiable? muy especiales, gentes de otros países, más profesores, programas individualizados.

    P. Pero la equidad ya salía bien en anteriores pruebas de PISA. ¿Por qué no se salta a la calidad?

    R. Hay que dar ese salto de calidad. Requiere inversión, pero también participación y el esfuerzo de toda la comunidad: familias, profesores, estudiantes; implicación y consenso, ese es el camino. Esto incentivaría mucho a los profesores. Y programas específicos para lectura, ciencias, para los que tienen peores resultados, para incorporar a los que vienen de otras culturas. Y un poquito de dinero.

    P. Dicen que los resultados están afectados por los muchos repetidores que han participado en la prueba.

    R. El 36% era repetidor. Se suele decir que en España el sistema es un coladero, pero no pueden ser verdad las dos cosas: que sea un coladero y que a la vez repita el 36%. Igual es más exigente de lo que creemos.

    P. ¿Si la repetición, tal cual está, no sirve, por qué no la eliminan o la cambian?

    R. No estoy en contra de ella, pero es más importante la individualización, la atención personalizada de los alumnos, el papel del profesor, programas de recuperación. Como en Finlandia.

    P. La educación personalizada tampoco es algo nuevo, se lleva insistiendo en ello hace tiempo.

    R. Y en algunos centros ya da muy buenos resultados. Hay muchas diferencias entre los alumnos, de dónde proceden, de los libros que hay en casa, de si el ámbito es rural o no. La condición y el entorno socioeconómico determinan mucho la educación, pero hay centros que trabajan con muy buenos resultados a pesar de ello. Todos los datos confirman que el papel del profesor, del centro y la programación singularizada son determinantes, pero eso no se logra de un día para otro. No va a haber milagros, ni con este Gobierno ni con ninguno. El papel de los centros es lo importante, la organización de los centros y cómo distribuye sus recursos y las prioridades que tiene. Tenemos programas para apoyarles en sus objetivos. No quiero que los profesores sientan desaliento al ver este informe. Yo les animo a que estén tranquilos y persistan en su trabajo.

    P. Los métodos de enseñanza de los docentes es una de las prácticas más inamovibles del sistema educativo. ¿Cree que también es de las más antiguas en la escuela Española?

    R. En general hemos tenido un sistema docente bastante convencional, de alguien que se sienta y transmite el saber. Pero los métodos de participación, de democratización, las nuevas tecnologías, la innovación, favorecen el éxito en los resultados. Dejemos de satanizar la innovación. En España ha habido un gran esfuerzo pedagógico serio, pero también algunas resistencias.

    P. ¿Por parte de los docentes?

    R. No, en general. Lo difícil es buscar el equilibrio. Conocimientos, competencias y valores tienen que ir juntos. A algunos profesores lo que les pasa es que han oído ya muchos discursos, han visto pasar leyes, ministros y ministras, cada uno con su buena nueva, y ya no es que duden de la buena voluntad de cada uno, es que acaban pensando que lo que se necesita es estabilidad normativa y claridad en los objetivos que se plantean.

    P. Pero ¿la formación docente es buena o habría que cambiar el sistema de acceso de los maestros a las escuelas con un periodo previo de prácticas, como propuso el ministro Rubalcaba recientemente?

    R. Hay cosas que se aprenden teóricamente y luego se aplican, pero otras solo se aprenden con la práctica, por eso me parece bueno el acceso del profesorado vinculado a la formación práctica. Siempre con el consenso. Ya tenemos la madurez suficiente para ir planteándolo, sin alarmas.

    P. ¿Cabe la posibilidad de que los equipos directivos decidan a qué profesores contratan, como ocurre en Finlandia?

    R. Creo que sí, pero dentro de lo que podría ser una oferta en igualdad de oportunidades y respetando los derechos adquiridos de todo el profesorado y los acuerdos con los agentes sociales. Pero habría que ver primero cómo se conforman esos equipos directivos; ese es otro debate.

    P. Tanto PISA como la evaluación de Primaria del ministerio dibujan un mapa con la mitad norte más exitosa que la sur.

    R. La relación entre la sociología, el sistema productivo y los resultados educativos es muy estrecha. Si se mira el abandono y el fracaso escolar, se dan en zonas con más turismo, más construcción, más servicios. Tiene más que ver con esto que con las políticas educativas. No es solo el sur, también parte de levante hasta Baleares, donde concurren muchos factores.

    P. En todo caso hay comunidades con peores resultados, siempre, que el resto. ¿No habría que compensarlas con una especie de fondo de cohesión?

    R. Sin querer quitarle importancia, no siempre es un problema de inversión. También lo es de una verdadera transformación sobre la importancia que da la sociedad a la educación. El presidente de Andalucía, José Antonio Griñán, ha convertido la educación en el corazón de su política como la vía para la transformación del modelo económico andaluz, es una orientación valiente y atinada. Hace falta una renovación cultural y sociológica. Es lo que pasa en Corea, no solo están los resultados de los alumnos, también la importancia que da toda la sociedad coreana a la educación. Por cierto, que Corea no es mi modelo educativo, aunque hay cosas que admiro, pero hay una concepción de la educación muy competitiva, con internados para el acceso a la universidad donde les apagan la luz y van con linternas a los baños para seguir estudiando. Es una mentalidad que respeto, pero no sé si se corresponde con el modelo español de vida y de sociedad.

    P. Si los factores socioeconómicos se quedan cortos para explicar la situación y lo importante es la organización interna de los centros, ¿hay que pensar que en algunas comunidades los colegios no lo están haciendo tan bien como en otras?

    R. No, lo que tenemos que pensar es que esto de dejar los estudios para ir a trabajar a la construcción no es la panacea, lo de emplearse cuanto antes sin tener la formación adecuada para luego quedarte en el paro y sin formación es el camino equivocado. Tenemos que hacer otras políticas, como son certificar lo que cada uno sabe, decirle qué complementos de formación puede conseguir.

    P. ¿No es frustrante no avanzar lo suficiente cuando hay países que sí lo han hecho en el mismo tiempo?

    R. Yo creo que sí avanzaremos. Y no será una cosa del Ministerio de Educación sino de todo el país, porque existe la percepción en toda la sociedad de que la educación es una prioridad. Si no decaemos yo creo que va a haber un cambio en pocos años. No creo en discursos de resignación, es un mal mensaje no esperar más de este país. Podemos más como país. Y yo estoy viendo que las comunidades que se lo han tomado en serio han logrado buenos resultados.

    P. ¿Andalucía y Baleares no se lo han tomado en serio?

    R. Sí, pero de nuevo está la construcción, 1,2 millones de puestos de trabajo que se han venido abajo. La construcción seguirá existiendo, espero que con sistemas un poco más diversificados, y el turismo también, pero no va a emplear a tanta gente. Ahora hay que reorientarles profesionalmente. Además, en la Ley de Economía Sostenible flexibilizamos todo el sistema de FP. El año 2011 será el año de la FP.

    ¡Supercojonudo que el Ministro eche la culpa del fracaso escolar de los muchachos de 15 años al negocio de la construcción! ¡Para troncharse!

    • Francisco Javier
      9 diciembre 2010 a 14:07 #

      Sí, sí, Antonio para troncharse y no parar. ¡Consenso, consenso, consenso! El Excmo. Señor D. Gabilondo vive en el mundo iluso de la Comunidad Ideal de Diálogo, ¡como si el mundo fuese una reunión de seminario de metafísica entre profesores muy serios, razonables y sabios de la Universidad! Es de esperar que se largue lo antes posible. Nos alegraremos todos (o casi todos.)

      Un saludo.

      • 9 diciembre 2010 a 14:39 #

        Además lo del consenso, es que suena a encíclica que tira para atrás. Aquí todo va de perlas, todos estamos de acuerdo en lo básico, o sea, creemos todos en Dios, y lo único que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo para limar nuestras pequeñas diferencias. ¡Tócate la paraguaya! Querido Francisco, ¡qué tiempos! ¡qué costumbres!

      • Francisco Javier
        9 diciembre 2010 a 16:58 #

        En efecto, si es que habla como un seminarista. Yo la verdad creía que este Señor no creía en Dios, pero parece como si después de tanto Foucault, se le hubiese aparecido el Espíritu Santo derramando sus santos Valores sobre su alma transfigurada.

        Lo del consenso, el pacto y demás es una profunda estafa y una irresponsabilidad cobarde, pusilánime. No Señor, cuando se es el máximo responsable en materia educativa de un Estado (aunque sea Este), debe asumirse el riesgo de adoptar las medidas que se estimen necesarias para el bien del país, aunque sean impopulares. Tratar de corresponsabilizar a todos es una estrategia propia de gobernantes débiles. Los pactos, que yo sepa, valen hasta que dejan de valer. ¿No es eso lo que llamamos democracia? Lo que no cabe duda es que nuestros gobernantes, manejan pero que muy bien el decálogo de Chomsky para entontecer a la peña (más algunos de los principios de Goebbels.) (Ambos fueron publicados con acierto en este blog.) Tú lo has dicho: ¡Qué tiempos! ¡Qué costumbres!

      • Jesús San Martín
        9 diciembre 2010 a 18:12 #

        Desgraciadamente, esto que comentas Francisco Javier, se extiende entre los profesores, sencillamente por ósmosis de nuestros bochornosos representantes y la presión social. Así los vemos apocados, sin capacidad de expulsar a un alumno que perjudique gravemente a todos los compañeros, y escudando su acción en el buenismo que supura como pus en nuestra sociedad. Si una persona tiene autoridad, emanada de su responsabilidad y otorgada por la sociedad democrática, debe emplearla cuando sea necesaria, manteniendo su justo punto, de lo contrario damos bandazos de un buenismo irresponsable, como el que hemos tenido hasta ahora, al extremo contrario, donde se declara el estado de alarma frente a una huelga, cuando no se hizo ni con el golpe de estado del 23 F. No me engaño, ambas estratagemas atienden a la misma finalidad que el decálogo de Chomsky y los principios de Goebbels. He de decir que no seguimos las enseñanzas de nuestro maestro Gracián: “mejor loco con todos que cuerdo a solas”, pero me parece que nuestra cordura a solas es auténtica locura.

    • 9 diciembre 2010 a 15:53 #

      Antonio, ¿Es de verdad esta entrevista?, ¿No nos estás colando una broma? Porque al “hermanísimo” ministro no le atribuía yo gran sentido del humor, pero lo de que Griñán haya convertido la educación en el corazón de su política es impagable, casi tanto como la imagen de esos coreanos que van con linternas a los baños para seguir ¿estudiando?. Es que se le aflojan a uno los esfínteres. Aunque ya se sabe que la culpa de todo la tiene la construcción. Ya lo afirmó nuestro preclaro timonel: ¡Menos ladrillo y más ordenadores!

    • Jesús San Martín
      9 diciembre 2010 a 16:12 #

      ¿Hay CONSENSO en que sólo se trata de palabras vacías y demagogia barata de un politicastro del tres al cuarto? ¿Pero no se les cae la cara de la vergüenza? Si yo me he abochornado después de leer la entrevista. ¿Qué sociedad tenemos para merecer por dirigentes a estos mentecatos?

    • 9 diciembre 2010 a 23:35 #

      ¿Dónde está instalado el Ministro?

      En la ficción, en el conformsimo, en la negación de la realidad, en la incapacidad de extraer unas conclusiones elementales de lo que está pasando.

      Lo peor de la educación no es la mezcla de alumnos que quieren hacer algo con alumnos disruptivos.

      Es que lo más disruptivo y friki está arriba.

  4. Ania
    9 diciembre 2010 a 16:35 #

    Houston,Houston, tenemos un problema…

    A mis alumnos de 15-16 años NO LES INTERESA lo relativo al cepillado de los dientes. Por lo tanto esta prueba es, básicamente, IRRELEVANTE.

    ¿Para qué están si no los dentistas?,¡ hombre, por Dios!

  5. 9 diciembre 2010 a 18:31 #

    Y encima ocurre lo de sentirse orgullosos porque han logrado escolarizar a chiquicientos mil. Con un índice de fracaso escolar que demuestra que lo único que han hecho es meter entre cuatro paredes a muchos que antes estaban fuera y nada más, y encima se siguen sintiendo orgullosos de la gran gesta conquistada. Sí señor, y con cámaras de vigilancia por los pasillos, como en mi Instituto. Ni los presos de Alcalá-Meco se encuentran tan vigilados.

  6. 9 diciembre 2010 a 19:15 #

    Demencial y bochornoso. Encima ellos se lo creen. Pero, como dice Franciso Javier, la situación es general. PISA es un engaño internacional. Es el triunfo del poder del capital y del posmodernismo. Se persigue la ignorancia y se consigue. Se usurpa la excelencia, y se consigue. Sin excelentes no hay sabios ni protestas. Se persigue la uniformidad y se consigue bajo el pensamiento único de los dictados psicopedagógicos. Es la barbarie del fascismo al que nos encaminamos.

  7. 9 diciembre 2010 a 22:05 #

    Lamento deciros que estáis equivocados. PISA no es un fraude, es un espejo. Un espejo que muestra la imagen como la recibe (que, como todos sabemos, no tiene que coincidir con lo que uno ve. Por ejemplo, si algunos miramos el nivel educativo mundial en PISA, vemos una criatura bastante escuchimizada. El sistema educativo español es claramente anoréxico, no sólo por su extrema delgadez, sino porque sus responsables se ven bastante rellenitos…

    Ahora en serio: los grados de dificultad de PISA están basados en la probabilidad de que los alumnos del mundo desarrollado contesten correctamente a una pregunta determinada. A una pregunta como la de los dientes, con un nivel 1, se espera que la contesten correctamente el 90% de los alumnos. A una pregunta como la del teatro se espera que la contesten correctamente el 10% de los alumnos (los porcentajes son un ejemplo, no son exactos). El problema es que examinas a 300.000 chicos del mundo desarrollado y, efectivamente, las contestan correctamente un 10%.

    Por tanto, PISA es un reflejo del nivel educativo de los países desarrollados. Punto. Aquí nos quejamos mucho, pero el virus estupidificador está muy extendido. El suicidio no es español, es primero europeo. En España sólo nos dedicamos con algo más de ahínco.

    Por supuesto, PISA es medio técnica- medio política, y tiene parte de lenguaje esotérico y parte de lenguaje políticamente correcto. Pero técnicamente es un buen espejo, lo justifiquen como lo justifiquen. En serio, estáis equivocados. Lo malo no es PISA, ojalá. Es peor: es el sistema educativo de los países desarrollados.

    • 9 diciembre 2010 a 22:28 #

      PISA es un buen espejo, dices, José Manuel, ¿entonces cómo valoras estas declaraciones de Andreas Schleicher, uno de sus responsables?:

      Pregunta. ¿Qué situación educativa dibuja el informe PISA de España?

      Respuesta. La cuestión es si ves el vaso medio lleno o medio vacío, y, si lo miras en perspectiva (los avances que ha hecho España en las últimas décadas en calidad de la educación, en igualdad de oportunidades o en reducción de las diferencias sociales), creo que el vaso está medio lleno. Comparado con los países que tienen mejores resultados (en China, Shanghái; Finlandia, Canadá…), España aún tiene mucho camino por recorrer, pero comparado con Francia y otros países europeos no está muy lejos; creo que está en el buen camino.

      P. Entonces, ¿por qué cree que en España, en general, se ve más bien vacío el vaso?

      R. Realmente no lo sé, estoy sinceramente sorprendido. La gente suele ser muy crítica consigo misma, y suelen comparar los resultados de hoy con respecto a otros países, y no en perspectiva. Aunque de todas maneras creo que eso es bueno, porque a pesar de los avances, los retos de España son muy grandes.

      http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Hay/chicos/leen/bien/digital/pierden/tercer/clic/elpepisoc/20101129elpepisoc_6/Tes

      Por cierto. ¡Bienvenido!

    • Jesús San Martín
      10 diciembre 2010 a 9:44 #

      PISA es un fraude, porque aunque un espejo te devuelve la imagen, te devuelve la imagen de lo que en él reflejas, y qué estamos reflejando los pies o la cara. Claro que con números tendremos elementos cuantitativos de los que discutir, pero ¿qué números?, me recuerda al chiste:

      ¿Qué haces?

      Buscar la cartera

      Pues aquí no está

      Ya, si la he perdido en el callejón pero aquí hay luz.

      Los números que nos da PISA son los números sobre las variables por ellos establecidas (debajo de la farola), no necesariamente las variables relevantes (el callejón donde se perdió la cartera). Para calcular la trayectoria de un cuerpo necesitas conocer su masa, no su temperatura, ni su densidad, ni su composición, todos ellos descritos por números como los de PISA. Entre tanto números como da PISA quizá esté la masa, pero de paso sirven para que los demagogos nos quieran hacer creer que la trayectoria de un tomate es distinta a la de una patata porque el tomate es rojo (A la vista está lo que ha dicho el ministro). La estadística de PISA tiene la misma finalidad que las preguntas en las web

      ¿Debe dimitir el ministro por su incompetente actuación en la huelga de controladores donde se pisotearon los derechos fundamentales establecidos en la Constitución?

      ¿Debe aceptar el chantaje de los que piden su dimisión el valiente ministro que puso orden a la salvaje huelga que atentaba contra los derechos de los indefensos ciudadanos?

      En ambos casos se pregunta por la dimisión, pero tendrán distinta respuesta en función de la pregunta. Tú dime qué quieres de respuesta y yo formularé la pregunta, ahora bien, un kg de hierro pesa lo mismo que un kg de paja.

      • 10 diciembre 2010 a 21:03 #

        “Un libro es como un espejo. Si un mono se asoma a él no puede ver reflejado a un apóstol. Carecemos de palabras para hablar con los tontos de sabiduría. Ya es sabio quien entiende a un sabio.” Lichtenberg.

  8. Jesús San Martín
    9 diciembre 2010 a 22:27 #

    PARANOIAS

    Idiota.- El informe PISA dice que el modelo ha fracasado.

    Ministro.- ¿Fracasado? ¿Fracasado? ¡Es un éxito total!

    I.- Cómo que un éxito, cada año retrocedemos, sobre unos resultados ya penosos de por sí.

    M.- Pero idiota ¿no lo ves? ¿En qué te estás fijando? ¡Mira bien! ¡Mira que diseño tan perfecto!

    I.- ¿Diseño? ¿Qué diseño? Cuantos más escolarizamos más fracasan y menos aprenden.

    M.- ¡Estas pregonando el éxito doble y no lo ves!, ¡parece que has salido de la misma cárcel!

    I.- Yo no nunca he estado en la cárcel.

    M.- ¡Idiota! no me refiero a la de barrotes, donde mandamos a los ladrones que roban poco.

    I.- ¿Y los que roban mucho, qué?

    Nota del paranoico.- El ministro se desternilla de tanta ingenuidad estúpida.

    M.- Hemos incorporado miles y miles de jóvenes a las cárceles, dónde ya no causarán disturbios rompiendo farolas, se conformarán con romper la cara al desgraciado del profesor. Los padres no vendrán a partirnos la cara a nosotros, se la repartirán al profesor.

    Nota del paranoico.- Según el diccionario de autoridades paranoicas, repartir significa partir dos veces.

    I.- Pero los profesores protestarán.

    M.- ¡Tonto de mí! No es éxito doble sino triple
    1.- Metidos en la cárcel
    2.- Cada vez aprenden menos y son más fácilmente manipulables
    3.- Los profesores participan encantados de la extensión de la dictadura.

    I.- ¡No entiendo nada!

    M.- ¿Qué vas a entender si eres tan tonto como ellos? El mejor esclavo es el que está convencido de que la esclavitud es buena para él. Con la psicopedaBoBía se convencen a sí mismos de estar haciendo un bien social, de estar expandiendo la educación y la libertad, cuando lo que hacen es encerrarlos no sólo en las cárceles, que ellos llaman escuelas, sino en la del adoctrinamiento borreguil.
    Sólo nos falta, en lo que a los profesores se refiere, establecer un MIR, como pide ¡BUFFF! (paranoico no se atreve a decirlo que le declaran el estado de alarma y le meten 8 años por sedición) para eliminar a esa panda de locos indeseables que todavía tienen algo de cabeza.

    I.-La sociedad protestará.

    M.- ¡Tonto, tonto, tonto!
    Equidad, recursos, prioridad, trabajo individualizado, apoyo, participación, democratización, nuevas tecnologías, innovación, éxito en los resultados.
    Pon estas palabras en el orden o desorden que quieras y díselas a esos estúpidos, cuantas más tonterías mejor, y sobre todo no se te olvide decir:

    “familias, profesores, estudiantes; implicación y consenso, ese es el camino”

    Nota del paranoico.- Cualquier parecido con alguna frase dicha por un ilustre sabio, modelo de venideros sabios y por todos admirado, se debe al segundo lema de Borel Cantelli

    I.- ¡ejem, ejem! Ministro, los padres han venido a agradecerle su esfuerzo por la educación de sus hijos, aunque no entienden por qué suspenden

    M.-Yo les animo a que estén tranquilos y persistan en su trabajo. No estamos satisfechos, pero hay que saber de dónde venimos y reconocer el esfuerzo que se ha hecho. En España ha habido algunas resistencias, debido a un sistema docente bastante convencional, de alguien que se sienta y transmite el saber, sin tener en cuenta los métodos de participación, de democratización, las nuevas tecnologías y la innovación que favorecen el éxito en los resultados.

    Nota del paranoico.- Véase nota anterior, o posterior a la anterior de la anterior.

  9. 9 diciembre 2010 a 23:27 #

    Yo he hablado con Schleicher algunas veces. Y no dice lo mismo en público que en privado. Porque tiene un cargo político que depende de muchas cosas, pero tiene conocimientos técnicos y es muy capaz de ver la realidad. Aún así, a veces salta, a pesar de su germanidad, y suelta alguna. Recuerdo perfectamente cómo dejó en ridículo a César Coll en una frase en la Semana Santillana, hace ya algunos años. De lo que hablamos nada más puedo decir.

    Ahora, si quieres saber lo que piensan en la OCDE sobre nuestro sistema educativo, léete esto:

    http://www.oecd-ilibrary.org/economics/raising-education-outcomes-in-spain_226865111178

    Como no deja títere sin cabeza, pues nadie le hace ni caso. Pero es para meditarlo: primero lo que nos toca de cerca, y luego lo de los demás.

    Además, nada de lo que diga Schleicher anula nada de lo dicho. PISA es una cuestión técnica, con multitud de datos que necesitan una interpretación. Como hay tantos datos, pues los que tienen su argumento preelaborado alguno encontrarán que les apoye. Pero los datos siguen estando allí, y si uno analiza, y mira y remira, y pondera números, y vuelve una y otra vez a lo que le dicen los datos, pues a lo mejor uno arrima algo el ascua a su sardina, que todos somos humanos, pero ya estamos discutiendo sobre una base firme, en la que las divergencias son mucho menores y en la que el argumento del contrario es escuchado con respeto. PISA está abierto a todo el mundo, con todos y cada uno de sus datos, el mismo día que se presenta el análisis. Cualquiera puede ver sus métodos y llevarles la contraria. Tienen una capacidad envidiable para reconocer errores y mejorar. PISA ha supuesto una revolución para España porque no estamos acostumbrados a esto.Lo veremos en perspectiva. Por ejemplo, sin PISA hubiera sido impensable la liberación de las bases de datos del IE, o los políticos balbuceando para dar explicaciones (insuficientes, soberbias, estúpidas, lo que queráis, pero dando explicaciones sobre su gestión: ¿desde cuándo estáis acostumbrados a eso?

    • Polícrates
      9 diciembre 2010 a 23:35 #

      Recomendado por J. M. Lacasa:

      OECD Economics Department
      Working Papers No. 666

      Raising Education
      Outcomes in Spain

      Andrés Fuentes

      ¡666! ¿Casualidad?

      Lo leeré con calma… en un par de dias.

      • 9 diciembre 2010 a 23:40 #

        Sí, yo también me reí un rato con el numerito.

        Advierto, hay partes que no os van a gustar nada. No hay que estar de acuerdo con todo, pero es imprescindible leerlo. En España no oímos demasiadas cosas así.

  10. añsdfio
    27 diciembre 2010 a 12:48 #

    Yo creo que de lo que se trata en este caso es, ni más ni menos, que de ver hasta qué punto los alumnos son capaces de entender la lengua escrita. Este conocimiento les es necesario para que ellos, a su vez, puedan saber hasta qué punto serán eficaces sus medios de propaganda cuando utilizan la lengua escrita (periódicos, revistas…). Nada (o poco) más.

  11. Roberto
    24 marzo 2011 a 19:22 #

    a todos lo que se quejan del método científico los invito a vivir sin luz y las comodidades que la ciencia nos a dado y después me expresen sus opiniones

Trackbacks/Pingbacks

  1. Slaps 2010/12/13 | Qmunty - 23 diciembre 2010

    […] y eso desincentiva en el estudio. Mi sobrina y el informe PISA. Desastre tecnológico en el aula. PISA evalúa con un nivel bastante bajo. España, el reino de la mediocridad […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: