Crónicas del fin de ciclo. El sindicalismo oficial se reafirma


Mariano

Bien entrado el mes de noviembre, en pleno centro de Madrid, pese a lo irrespirable del aire y a la congestión del tráfico, a la caída de la tarde se puede disfrutar en algunos rincones de la capital del reino de la belleza del otoño, esa “isla de perfil estricto”, en palabras del verso vitalista de Jorge Guillén. Uno de esos lugares se encuentra en las inmediaciones del monumental Palacio de Linares, donde se va a celebrar la presentación de un libro sobre educación.

 

El acto.

(Esta es la invitación)

La federación de enseñanza del sindicato CCOO organiza el 18 de noviembre de 2010 la presentación de un libro “La educación en España: situación, problemas y propuestas”, con gran despliegue de medios, ad maiorem gloriam de su posición predominante en el sector. El acto se celebra en la sala Bolívar del Palacio de Linares, sede de la Casa de América, en la misma plaza en la que está el monumento de la Diosa Cibeles. El lugar elegido para el evento es un salón elegante y nada humilde, al que se accede por una monumental escalera que contempla la grandeza de uno de los pocos palacios aristocráticos madrileños que aún se conservan, bien remozado y generosamente acondicionado. Este edificio saltó a la actualidad antes de su restauración por dos hechos de muy diferente naturaleza: la existencia de unas misteriosas voces psicofónicas, que atrajeron a “expertos” de medio mundo y por haber sido uno de los escenarios reales donde se filmó “La escopeta nacional” de Luis García Berlanga, en concreto. la residencia del decadente marqués, genialmente interpretado por el desaparecido Luis Escobar.

Si el lugar es realmente selecto, tampoco le anda a la zaga el comunicador elegido para la ocasión. Así es. La puesta de largo del libro tuvo un “conductor”  privilegiado, José María Calleja, periodista de la CNN, canal televisivo del grupo PRISA. La presentación de la obra contó con la participación, además de sus autores, miembros del gabinete de estudios de CCOO, del secretario general del sindicato y de otras “personalidades” de la vida educativa. A saber: la Secretaria de Educación del PSOE, partido todavía en el poder, quien fuera Consejera de Educación de la Junta de Nadalucía; la Presidenta del Consejo Escolar del Estado, antigua Directora General de Centros Escolares en la época de la LOGSE, y el Presidente del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid, destacado dirigente educativo del PP y exalto cargo de la Administración Aguirre en el MEC y en la Consejería autonómica.

Acompañan a los citados espadas otros próceres del PP de la educación en Madrid, así como el Presidente de las FAPAS progresistas del “Estado”. En las primeras filas puede verse asismismo al primer Secretario General de Educación de la primera Administración Educativa del gobierno Zapatero. También están en el besamanos dirigentes del sindicato “profesional” y “no de clase” ANPE y, por supuesto, cuadros, liberados y gerifaltes de la central sindical convocante. Es decir, la flor y nata del aparato educativo. No deja de ser significativo que se convoque a este acto preelectoral de alto copete al poder y a su previsible alternativa. Sin embargo, no hay nadie de FETE-UGT; al fin y al cabo, CCOO y ellos se disputan el mismo espacio sindical y los dos han buscado ser el sindicato del régimen siempre que ha gobernado el PSOE en la Administración General del Estado. FETE-UGT lo fue de 1982 a 1988, cuando buena parte del aparato ministerial tenía una gran influencia del sindicato “hermano”. Desde la caída en desgracia de Maravall y tras la huelga de 1988, CCOO se convierte en el sindicato del poder para las administraciones socialistas, sobre todo a partir del desembarco de Rubalcaba y Marchesi en la dirección de los niveles “no universitarios” (así los siguen llamando) y del nombramiento como ministro de Javier Solana. Ahora UGT va de segundón en el mundo educativo, por lo menos en el “Estado”, practicando un seguidismo feroz respecto de CCOO, quien tiene montada una influyente red, cuya pista se puede seguir sin dificultades a través del mismísimo BOE.

Pese a que han hecho un gran movimiento de efectivos en el llamamiento, asisten al final, con secretarias y burócratas incluidos, unas 65 ó 70 personas. Esta cifra contrasta con los 25 que fueron al acto de presentación del último libro de José Penalva “La escuela a examen”, que se celebró en septiembre en la Asociación de la Prensa de Madrid de forma mucho más modesta y sin tantos medios para su difusión. Parece muy difícil, de todas formas, que un acto educativo congregue e interese al personal en estos tiempos tan malos para la lírica. Hay que subrayar, aunque resulta obvio, que buena parte de los asistentes al evento son liberados y burócratas. Público, lo que se dice público, casi no hay.

Es de notar, por eso, la pobre asistencia a la charla en comparación con el toque de corneta con el que se ha pregonado. Es una conferencia preelectoral, pero algo más, es un acto social para mostrar públicamente poderío. A la puerta se regalan ejemplares del libro (en la citada presentación del libro de Penalva se vendían -a precio de coste, pero se vendían-). Junto con mucho material de propaganda, que también es de balde. Al final, incluso se ofrece a los asistentes un vino español, un cáterin no exento de un cierto nivel en un escenario más propio de eventos de más caché que el propiamente austero y más modesto de la enseñanza.

De los que acuden al acto posiblemente los que estén en la tiza no llegan ni a media docena. En cuanto a las generaciones presentes en el sarao, cabe decir que las edades de los asistentes son variadas, aunque es perceptible el predominio de la carrocería y del personal entrado en años.

Los invitados van en general bien vestidos, mejor que el que escribe esta reseña. Muy lejos quedaron los uniformes progres, de jerséis hechos a mano, cazadora de mitin o camisetas con eslóganes. Abundan los trajes de chaqueta y corbata y los vestidos para salir en el VOGUE. CCOO de la enseñanza es el establishment, por favor. Destacan, eso sí, las buenas formas, entre saludos de camaradería de un lobby en el que por lo general todos conocen a todos. Buenas formas incluso con los peperos, que ya no aparecen como apestados ni aislados, como en la época del cordón sanitario o del periclitado pacto del Tinell. Los tiempos están cambiando, aunque no tanto como para que haya exhibición de sexo, drogas y rock and roll. Ahora los peperos son huéspedes con los que el anfitrión es correcto en las maneras.

Antes de empezar la presentación propiamente dicha, están hablando en las filas traseras de la sala responsables del sindicato en Madrid. Hablan muy alto, como solemos hacerlo los españoles. No hace falta poner el oído, porque en el silencio de la espera destacan sus tonos graves con nitidez. Lo que están diciendo estos dirigentes locales, liberados del sindicato oficiante resuena en la estancia sin necesidad de micrófonos: hablan de la crisis, con un pesimismo atroz sobre los recortes y las perspectivas financieras, la falta de recursos en todo el sector público, la deuda, el riesgo de quiebra, el descrédito de la izquierda y de todos los que estén próximos al gobierno, incluidos ellos, así de explícito y contundente. Se quejan de las dificultades de llenar las mesas de interventores, de los duros tiempos que se avecinan… Hay en el ambiente de manera expresa y no disimulada una conciencia clara del ocaso, del fin de ciclo y de un cansancio de un modelo de hacer. En los estertores de la legislatura zapaterista, agotada, desacreditada y sin aliento, el statu quo se mantiene por pura inercia. Quizá el más consciente de la extrema debilidad del gobierno español es el rey Mohammed, que ha aprendido bien de su padre cómo intuir y aprovechar el vacío y golpear cuando nadie te va a responder. Desde luego, sorprende la clarividencia con la que los cuadros sindicales ven la realidad en unas conversaciones de ámbito interno, muy alejadas del lenguaje estereotipado de la propaganda doctrinaria y triunfalista con el que se dirigen al gran público.

 

El libro.

Realmente, los mandamases de CCOO habían venido a hablar de su libro, como dijo el clásico en televisión. Aunque en este caso había más de ostentación de su poderío que otra cosa.

Los ejemplares, bien editados, los regalaban, como apuntábamos antes. De hecho, en una mesa habría podido agenciarme los que hubiera querido. Sólo por pudor cogí nada más que uno.

Respecto del libro-manifiesto-informe, debo confesar que me he limitado a echar vistazos, a leerlo diagonalmente, a ver el índice y a detenerme en ciertos puntos, entresacar frases, volver a leer de forma aleatoria alguna página. No he llevado a cabo una lectura profunda. Hay cosas más importantes que hacer.

En realidad no aconsejo a nadie leer el libro de marras.  Para gente con tendencia a la úlcera, a la irritabilidad o especialmente hipersensible, el texto no es recomendable en absoluto, al contrario, es mejor abstenerse hasta de hojearlo (no digamos de ojearlo)

Aunque sí es un escrito que debe retenerse como material. Pues se un documento significativo que se podría utilizar como “prueba nº n de la acusación”, porque en él se encuentran incluidos muchos de los asuntos típicos y tópicos de lo que ha sido la enseñanza durante los últimos tiempos. Es el retrato siniestro del poder establecido.

Los componentes del texto son los esperables en una obra de esta naturaleza si se toma en consideración la autoría. Tiene todos los ingredientes previsibles viniendo de donde viene. Ejemplos:

El libro rezuma oficialismo a ultranza: no es fácil saber si CCOO es el sindicato del MEC o es que es el MEC el ministerio de CCOO. Hay un gran despliegue de estadísticas “ad hoc” que impiden ver el bosque, ninguna que presente la educación desde un punto de vista crítico, excepto para hablar de las desigualdades inversoras en la España autonómica, pero siempre con selección de datos sesgados.

Sigue insistiendo en el manido argumento de la necesidad de muchos más titulados. Es decir, se comparte la doctrina estadística del MEC. Cuanta más gente con diplomas educativos, mejor. No se plantea ni la preparación de esos títulos ni su validez en el mercado. Sólo que haya más titulados.

Se constata una ausencia de crítica al desastre educativo, frente a cualquier adversidad siempre están a la defensiva y se erigen, de hecho, en defensores de la ortodoxia. El texto expresa, pues, el conservadurismo más radical, ya que, tras mencionar los “problemas” de la educación, defiende expresamente y de forma reiterada los “logros” de la educación desde la LOGSE. Así, con un par … de argumentos.

Sigue la misma melodía  de la pedagogía oficial, mantiene un tono y un discurso pseudo-reivindicativos (de lo que queda por hacer), cuyo gran argumento es que lo que no funciona de las reformas educativas es porque no ha habido medios.

Lo único que exige o propone es más gasto en educación, más gasto, pero no se abre a ningún cambio respecto del rumbo marcado desde 1990.

Insiste muchísimo en las nuevas tontologías (perdón, tecnologías) como panacea para resolver todos los males y afrontar “los nuevos retos” de la educación.

Se defiende la renovación pedagógica, se rechazan las “oposiciones memorísticas”, se postulan todos los tópicos de la didáctica al uso.

Y, en general, es muy vago e inconcreto a la hora de reclamar mejoras para los docentes. Salvo reafirmarse en lo de siempre. Nada nuevo.

Por supuesto, no se habla de ninguno de los problemas serios de la enseñanza con una perspectiva medianamente crítica. La perestroika y la gladsnot aún no han traspasado los umbrales del muro neovertical, tan infranqueable.

Abramos por donde lo abramos, reconocemos la música y la letra de todo el discurso oficial que ha gobernado la enseñanza en España desde que se dio el zarpazo de la LOGSE. Eso es lo que defienden nuestros máximos “representantes” ante la Administración. ¿O dentro de la Administración? ¿O para la Administración? Podríamos jugar con diversas preposiciones locativas que designaran la posición-situación-relación de los representantes respecto de los patronos.

Llama la atención, por otro lado, un dato terrible: el 207% de aumento de la concertada en el periodo estudiado. Curiosamente, los “rojísimos” de CCOO no proponen nada para aumentar la fiscalización de la enseñanza subvencionada, ni el cumplimiento de la LODE, ley que se lleva incumpliendo un cuarto de siglo en cuanto a gratuidad y control público de los centros de titularidad privada financiados con fondos públicos. En este punto, el informe es igual que todo: el estatus de la concertada dentro del sistema educativo no es cuestionable.

Por cierto, sólo existen la Primaria, la ESO, el Bachillerato y la FP. Ignora todas las enseñanzas de régimen especial (idiomas, artísticas, etc..). No deben de formar parte de “La educación en España”.

 

Epílogo.

Tras escuchar las charlas de pasillo, concluimos que nuestros más genuinos y oficiales “representantes” son literalmente conscientes de que no pueden presentarse con ninguna consecución ni con ninguna promesa material, porque les han dicho contundentemente que no va a haber “ni un duro para nada”.

Como todos los verdaderos profesionales del poder que en España han sido, no se duermen en los laureles, se huelen el cambio de ciclo; no es casual que por primera vez inviten a dirigentes del PP a sus actos. No es sólo un barniz de tolerancia y pluralismo. Es un guiño que nos recuerda el idilio que los “sindicatos de clase” mantuvieron con el rojísimo Javier Arenas en el primer gobierno de Aznar.

¿Quién paga todo: libro, vino, acto, propaganda? Pues, usted, lector, si es un simple asalariado y no tiene algún mecanismo para evadir los impuestos o no dispone de dinero negro libre del control de la Hacienda Pública.

Sin el colchón oficial, sin subvenciones, sin financiación, sin liberados extra, especialmente si hay limitación de mandatos de los representantes, y sobre todo, sin la indiferencia de la gente, estos burócratas sindicales que hacen una exhibición de su presencia y de su poder, no serían nada. Y las organizaciones que han servido de guardia pretoriana para blindar las reformas difícilmente mantendrían la influencia de la que hoy gozan.

Sin embargo, para recordarnos dónde estamos, leemos en el BOE del 20-N-2010 la noticia de que, en tiempos de crisis, hay más subvenciones a los sindicatos en el ámbito de la educación. El MEC les ayuda en plena precampaña electoral. Olé.

El 18 de noviembre se presenta con gran aparato un libro de CCOO de la enseñanza en el mismo escenario de “La escopeta nacional”. 35 años después de la muerte del caudillo, el 20-N-2010, aparecen en el BOE más subvenciones para los sindicatos del ámbito educativo. Como preludio de las inminentes elecciones sindicales no es un mal marco para recordarnos de dónde venimos. Sinceramente, es preferible imaginarse hacia dónde vamos.

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

47 comentarios en “Crónicas del fin de ciclo. El sindicalismo oficial se reafirma”

  1. 27 noviembre 2010 a 10:10 #

    Ha sido un placer leerte. Un saludo

  2. Ania
    27 noviembre 2010 a 12:20 #

    Lo que hay que hacer es que los institutos dejen de ser cada vez más cotos privados de grupos de amiguetes que predican la multiculturalidad y el respeto de idiosincrasias, personalidades y formas de aprender de cada alumno; centros donde se hacen pomposas campañas políticamente correctas para combatir “el acoso entre iguales” (siempre refiriéndose a alumnos), mientras unos cuantos funcionarios, comisarios político-lingüísticos, prevaricadores, orientadores-, amiguetes-, se dedican a convertir el instituto en un lugar donde los adultos tengamos la idiosincrasia , la cultura , la personalidad , vestimenta, idelogía y religión o no religión , clónicamente idénticas a la suya.

    Éstos depredadores se dedican a criminalizar entre los compañeros toda esa pluralidad y diversidad que dicen defender para los alumnos, afanándose en vivir bién a costa de otros profesores que no son sus clones , esforzados domadores de diversidades docentes a las que anatematizan y castigan con todo un arsenal clásico de manual de perfecto acosador .

    Múltiples son los odos de acoso a la multicularidad , idiosincrasia y diversidad ideológica y de personalidad de estos profesores sobre sus iguales: otros profesores. Por poner sólo algún ejemplo de sus actuaciones cabría mencionar la adjudicación de peores grupos, materias,y horarios así como la atención muy personalizada a alumnos que difaman, animándolos a rebelarse aún más contra sus profesores; no colaborar con el profesor cuando se les reclama que intervengan ,dejándolo sólo , desviar problemas generales de centro a profesores concretos y dedicar todos sus recursos a ayudar exclusivamente a sus clones .

    Las consecuencias de esta contradicción entre lo que predicamos para los alumnos y lo que practicamos entre nosotros en los institutos son terribles ahora mismo por la perplejidad , confusión , falta de ética y coherencia y ausencia de valores morales que se les está filtrando. Peligran la decencia y la honestidad de los valores que se están transmitiendo y la práctica de la mentira interesada se está extendiendo entre los alumnos.

    Son cientos y miles de balones fuera continuados. Multitud de profesores desautorizados, ninguneados y acosados por la caterva de compañeros depredadores e impunes acosadores en serie. Ellos son la autética plaga de los institutos. A exterminar.

    El sindicalismo oficial se ha imbricado en estos grupos de poder en los institutos y se afanan por controlar Consejos Escolares y equipos directivos.

    • 27 noviembre 2010 a 12:38 #

      Totalmente de acuerdo con Ania, y su descripción de la realidad de muchos centros.
      Saludos.

    • Francisco Javier
      27 noviembre 2010 a 13:21 #

      Esa es la cruda realidad de una inmensa mayoría de colegios e institutos, esa que tan fielmente reflejas. En efecto, una verdadera plaga a exterminar.

  3. 27 noviembre 2010 a 12:40 #

    Los nuevos comisarios políticos neoestalinistas se disfrazan ahora de multiculturalistas, antipatriarcalistas, feministas, y lo que sea para ocultar su pelo de la dehesa totalitario.
    Saludos.

  4. Francisco Javier
    27 noviembre 2010 a 13:32 #

    Ellos saben perfectamente lo que quieren: perseverar hasta el final de los tiempos. ¿Y nosotros: esta minúscula colonia de pulgas que es “deseducativos”? ¿Lo sabemos de verdad? Sinceramente, Mariano, tengo mis dudas.

    No pienso leer el libro, que ya estoy hasta harto de escuchar sandeces y hasta empiezo a odiar seriamente la propias palabras “educación”, “pedaogogía” y todas las relacionadas con ese campo.

    Un artículo muy bien escrito y con estilo. Un saludo, Mariano. (Y a ver si nos vemos.)

    • 28 noviembre 2010 a 23:08 #

      Nosotros en Deseducativos creo que sí sabemos lo que queremos y contundentemente lo que no queremos. Hay diferencias de estilo, de matiz, de personalidad, de análisis y planteamientos en el diagnóstico de los problemas y en su relación con el marco general en el que tienen lugar los males que criticamos y tratamos de estudiar.

      Hay también lógicas diferencias de criterio sobre qué entidad, identidad, estructura y principios explícitos debe tener DESEDUCATIVOS, más allá de ser un espacio en el que los profesionales de la enseñanza disconformes con la situación actual podamos desahogarnos y tratar de hacer común, con la esperanza de incidir, crear opinión y poder ir al encuentro de todo el descontento educativo en la misma línea. Y aunar fuerzas.

      Si el camino para poner una empresa es común muy laborioso y no exento de dificultades, no vamos a claudicar a la primera dificultad sobre nuestras posibilidsdes de hacer algo, a la constatación de diferencias´ves (lógicas si no se trata de una organixscón basada en el clientelismo, en las prebendas o en el miedo atroz a perder algo). Por eso, hay que tomarse los baches y las posibles crisis de fe o de armonía conyugal como un tributo que hay que pagar a los siempre duros estragos de las travesías en el desierto.

  5. Maximiliano Bernabé Guerrero
    27 noviembre 2010 a 15:44 #

    He intentado leer el libro a cuya presentación asistió Mariano (gracias por tu artículo) y, la verdad, en varios intentos, nunca lo he conseguido porque unas veces me vence el sueño y otras la ira. Tantas sandeces juntas pugnan por reventar las tapas. Y todo para enterarme de que sólo unos pocos días después, Rubalcaba dijo en un foro-sarao de la Ed. Santillana (PRISA) que él vería favorablemente que el acceso a la profesión docente fuera parecido al MIR de los médicos. Si hacemos una traducción simultánea de las palabras del antiguo perpetrador de la LOGSE, esto significa:
    – Que el concurso-oposición se transforme en un periodo de prácticas controlado por la secta pedagógica.
    – Que sean los centros (como mucho las consejerías) las que contraten -y despidan- a quienes han superado el anterior proceso.
    Las sandeces nunca son inocentes.

    • 27 noviembre 2010 a 16:10 #

      El MIR docente es una barbaridad de la que se viene hablando desde hace mucho tiempo y pretende que el acceso a la docencia lo controle la secta para cargarse las oposiciones. Tienes toda la razón, Maximiliano. Y, en cierta manera, el Máster iba en teoría por allí. El problema es que el MIR (de los médicos) tiene un duro examen de ingreso, que es, en la práctica el filtro que para otros cuerpos o empleos desempeña la oposición. Por otro lado, ¿cómo se iban a organizar las prácticas retribuidas? De todas formas, hay que estar alerta porque esta gente siempre trama algo, nada inocente, como bien dices y, además, peligroso.

  6. 27 noviembre 2010 a 19:40 #

    Con motivo de las próximas elecciones sindicales he visto la pasarela sindical que, inexorablemente, se repite cada cuatro años. Sinceramente, no he apreciado argumento alguno que diferencie a unos de otros, ni excesivo optimismo ante la que que tenemos encima desde hace meses.
    ¿A quién votar? Pues, sin duda alguna, en blanco.

  7. Mari Cruz Gallego
    28 noviembre 2010 a 9:09 #

    Durante toda esta semana de “campaña”, ¿alguien ha oído en los mítines durante el recreo en la sala de profesores la más mínimina crítica al sistema?, ¿algún sindicato ha aludido a los problemas reales de la enseñanza?
    Eso sí, sabemos que se nos va a bajar de nuevo el sueldo, que los interinos no van a volver a ser contratados y que nos podemos ir olvidando de desdobles, apoyos, programas de refuerzo, etc. Y a nadie se le ocurre preguntar qué va a ocurrir si a este sistema “de igualdad y de oportunidades” se le elimina lo único que le da algo de sentido a su nombre y volvemos a las aulas de 40 alumnos (pero con 30 que no tienen el mínimo interés de estar ahí, no como antes, que al menos, eran 40 pero elegiéndolo y cada uno sabiendo el rol que debe jugar en clase).
    No escucho ni una crítica por parte de los sindicatos y, mucho peor aún, no escucho ni una crítica ni queja por parte de ningún profesor -excepto las que aquí leo-.
    A mí lo que realmente me vuelve de un pesimismo extremo no es que los sindicatos no me representen cuando se negocie con el gobierno, sino que viva rodeada de profesores que se han vuelto igual de aborregados que los alumnos de los que -en algunas ocasiones- tanto se quejan.

    • 28 noviembre 2010 a 9:44 #

      Creo que es muy cierto lo que dices, Mari Cruz. El crimen ha sido perfectamente perpetrado. En veinte años han acabado con la conciencia crítica. El último paso será cuando accedan a la docencia los nuevos gradados boloñeses. No veo posibilidad de que se pueda cambiar, a no ser que una agudización profunda de la crisis, produzca una emergencia de la conciencia ciudadana. Si ni siquiera existe ésta en el cuerpo de profesores, licenciados supuestamente cultos y críticos, qué podemos pensar del resto de los ciudadanos. Es el problema de la democracia, que se convierte en demagogia: el poder de los ignorantes.

    • Francisco Javier
      28 noviembre 2010 a 12:43 #

      Coincido con Juan Pedro: sólo una profundización de la crisis hasta extremos que podríamos denominar trágicos, podría cambiar esto. Con la pérdida de recursos, el horizonte social tétrico, la profundización del caos moral, etc., pueden darse situaciones como que los temidos resultados académicos empeoren todavía más, que la conflictividad aumente, que en definitiva se haga insostenible esta pantomima lamentable. Por la vía de la razón, de la moral, del sentido común, no iremos a ningún lado. Será con violencia y con trauma. Lo contrario es pura ilusión. Razonablemente sólo se puede ser pesimista, como muy bien dice Mari Cruz. Y lo único que podemos hacer es echar algo de leña al fuego, aunque sean estas minúsculas briznas que apenas lo animan y que se consumen a velocidad de vértigo.

    • 28 noviembre 2010 a 15:45 #

      Completamente de acuerdo. Voy a intentar en mi Instituto organizar un recreo contra-informativo y ya veremos cuántos vienen. Un saludo, Maricruz.

  8. 28 noviembre 2010 a 11:03 #

    Artículos como este de Mariano son imprescindibles y marcan la línea que debería seguir cualquier grupo o movimiento que pretenda ser crítico con el catastrófico sistema educativo que sufrimos hoy en España y acabar algún día con él. Los guardianes y al mismo tiempo beneficiarios de ese sitema todos sabemos quiénes son: los sindicatos grandes que tienen establecidos vínculos de beneficio mutuo con el poder político, los partidos que mantienen este desastre por conveniencia, corrupción e incompetencia, los mandarines puramente sectarios y sus camarillas, gente tipo Enguita, Punset o Marchesi: la comunidad de intereses que se ha forjado entre todos ellos. Es contra estos contra quienes, como ha hecho con tremenda contundencia, acierto y claridad Mariano, hay que dirigir la artillería pesada, porque elegir bien el adversario y atacarlo y desenmascararlo sin titubeos ni ambigüedades es lo que nos toca y lo que nos hará creíbles. Lo que hará que alguna vez dejemos de ser cuatro gatos que hablan para ya convencidos. Salirse de ahí, tomarla con el enemigo equivocado o incluso arremeter contra potenciales amigos representa sencillamente el fracaso más pronto que tarde, un viaje estéril del que lo único que vamos a sacar es frustración.
    No perdamos de vista detalles muy significativos de lo que nos cuenta Mariano: el elitismo y la escasa asistencia del acto, la cordialidad que parece fluir entre el gobierno madrileño y CCOO, la cordialidad que parece fluir entre el PSOE gobernate en España y valedor de la LOGSE y esa misma CCOO, el silencio de CCOO ante el ascenso brutal de la concertada (el cual en Madrid sobrepasó hace ya mucho los límites de lo alarmente), silencio que se entiende mucho mejor si se conoce la alta implantación de este sindicato en el sector de la privada, el despilfarro que tan bien queda reflejado (escenario, libro regalado, cóctel…), la falta de contundencia de CCOO ante reivindicaciones salariales y otras que puedan ser incómodas, etc. No perdamos de vista todo esto porque, al lado de ello, durante estos días, los peones de brega de CCOO están yendo por los centros para transmitir una imagen de su política absolutamente distinta. Y, mientras tanto, usted, profesor cada vez más proletarizado y más distante de ese sindicalista de loción cara y traje impecable, a cobrar menos, a pagar y a callar. Le queda el consuelo de que, al menos, usted no tiene que bañarse en perfumes para tapar la peste a corrupción.

    • Jesús San Martín
      28 noviembre 2010 a 18:51 #

      Pablo creo que has tocado cuatro puntos fundamentales. Uno, que son guardianes y beneficiarios, por lo tanto lo único que guardan es su beneficio. Dos, que nos ponemos nerviosos y disparamos contra cualquier cosa que se mueve (yo el primero) y asustamos a potenciales amigos. Tres, que a veces nos descentramos, en vez de centrarnos y machacar hasta romper ese punto. Cuatro, que este es el país de todo es gratis, y sinvergüenzas de semejante pelaje engañan sin costo alguno. Como tú dices: centrar allí la artillería, hasta conseguir que tenga un coste social tanta sandez. Añado un quinto punto aportado por Mariano más abajo: el comportamiento borreguil de los profesores, que se suma a la falta de capacidad crítica por parte de los licenciados que ha comentado Juan Pedro más arriba. Limbania ve las consecuencias: están subidos a nuestro chepa y ni nos movemos.

      En cuanto a lo que comentan Juan Pedro y Francisco Javier de que una posible profundización del caos abra los ojos a la gente tengo serias dudas. La crisis irá a peor, a Portugal le toca dentro de poco y nosotros a continuación (Nada se puede dar por cierto hasta que un gobierno lo niega). Probablemente la gente se cierre más en sus problemas, dado que las dificultades serán muchísimo más grandes de lo que la gente se imagina. En este aspecto repito lo que ya he dicho en otras ocasiones, cuando la presa reviente, que lo hará, será el momento de estar posicionados y hacer ver a la sociedad que parte del problema, y no pequeño, reside en el sistema educativo.

      Veo un aspecto muy positivo. Los potenciales amigos son personas preparadas. Su forma de escribir y nivel cultural es claramente universitario, y a quien están criticando (y por lo tanto haciendo uso de esa crítica que pedimos a los docentes) en parte es a nosotros. Probablemente deberíamos pedir más matices a quienes nos critican, y buscar los puntos de encuentro, que me imagino son los arriba mencionados. El medio no se presta a un intercambio rápido y fluido, pero las plumas están muy afiladas después de soportar a tanto asno que lo único que ha dicho es “sois unos fachas”, y en cuanto alguien dice algo pensamos que es el asno y cogemos la estaca del siete y a dar golpes (otra vez, yo el primero). ¿Sería bueno fijar los puntos esenciales que preocupan a los deseducativos? Entendiendo como deseducativos todas las personas que ven el desastre que supone el actual sistema educativo. Distintas personas verán distinta solución a la enfermedad, pero cuantos más vean la enfermedad más fácil será hacer ver a la sociedad que es una epidemia. Preguntemos a nuestros vecinos, no dedicados a la enseñanza, si el sistema educativo goza de buena salud, y es evidente que mientras él no sea consciente del penoso estado en que se encuentra no nos ayudará. (Este último párrafo es resultado de las reflexiones tras las intervenciones de Pablo y Francisco Javier después del rifirrafe con DES-FAVORABLE, y una lectora)

      La conclusión que yo saco es que al foro vienen más personas, y con más preparación, de las que nos imaginamos. Que los buenos árboles crecen despacio, pero crecen mucho, mucho, mucho.
      Un abrazo

      • 28 noviembre 2010 a 23:03 #

        De todas las cosas acertadas que has dicho, Jesús, me quedo con una: ¿sería bueno fijar los puntos esenciales que preocupan a los deseducativos? Otro abrazo.

      • Jesús San Martín
        28 noviembre 2010 a 23:34 #

        Lanzo una idea, intentando matizar el último punto de mi anterior post. Este arranque viene de la preocupación de Mari Cruz, Juan Pedro y Raus por la desmotivación y falta de capacidad crítica que muestran los docentes.

        La meta la tenemos todos clara: hay que cambiar este desastre por un sistema que funcione. Pero hay que ganar etapa a etapa.

        Vamos a los ejemplos. Si alguien que necesita practicar ineludiblemente deporte, pero totalmente desmotivado porque cree que no sirve para nada, le decimos que debe ponerse en plena forma no nos hará caso, pero si le decimos que ande un poco no se va a oponer. Las metas, tan grandes (por importantes) como las que persigue deseducativos, con unos docentes tan desmotivados, se ven como imposibles, y la gente ni lo intentará. Pero todo el mundo sabe la forma de comerse una vaca, y a lo largo de nuestra vida nos hemos comida más de una: poco a poco. Sin distraer en absoluto la labor del blog y del cuadernillo de deseducativos, se podrían fijar unos objetivos, que los desmotivados docentes vean como alcanzables, e incluso como apetecibles. Me fijaría en uno y sólo uno que se ha mencionado en el foro.

        Tirar el castillo de naipes que comenta Mariano.

        Cuándo: tras la elecciones sindicales, a la vista del tanto por ciento de votos que tengan, indicando que democráticamente no nos representarían, que su actuación si así lo quisieran hacer sería un fraude a la democracia.

        Cómo: con un manifiesto o recogida de firmas solicitando su dimisión.

        Cómo conseguir las firmas: haciendo preguntas y que cada pregunta sea una semilla
        ¿Cómo ves que te hayan bajado el sueldo? ¿Sabes cuánto se gastaron el mes de noviembre en la presentación “La educación en España? ¡Ño, para eso si hay dinero pero para libros no! ¡Ño. No hay dinero para poner el cristal de la ventana, pero sí lo hay para dar un fiestorro en el Palacio de Linares! ¡Vaya, parece que somos los únicos gxlxpxllxs que arrimamos el hombro! ¿A ti te han bajado la hipoteca lo mismo que el sueldo? ¿No estás hasta los xxxx de que estos xxxxx vivan a tu costa? ¡Mira, pues con una firma, aunque no consiguieras quitártelos, y está por ver, por lo menos les quedaría claro lo que piensas de esa panda de sinvergüenzas!

        Os recuerdo que los alumnos de la universidad son mayores de edad, y más de uno firmaría.

        Quién nos impide llevar las firmas al defensor del pueblo, hacer llegar la iniciativa a los medios de comunicación, escribir una carta a Nature (no sería la primera que han publicado mandada desde España), o al Financial Times ahora que les gusta darnos caña. Estoy seguro que de PIENSA, sin duda interesados en el tema, saldrá un buen marketing, y no dejo de acordarme del marketing que se hace continuamente Ryanair

        ¿Empezamos a lanzar con honda o seguimos hablando para convencidos, tal como se ha comentado en el foro?

        P.S. Mariano, la información que das en el artículo son los cimientos para tambalear el castillo de naipes. Me parece un artículo fundamental, sólo tiene una pega, que el grano del pesebre lo pagaba el lector, de haberlo sabido no lo habría leído, esas cosas se advierten antes a los amigos. Verás de mi estado de ánimo que no estoy deprimido.

      • 29 noviembre 2010 a 5:45 #

        Jesús, magnífica idea. Vamos a ponernos manos a la obra.

        1.- Hay que hacerse con los datos absolutos de participación a nivel nacional.
        2.- Hay que elaborar un texto muy breve y muy directo.
        3.- Hay que hacerle una promoción atractiva. En efecto, uno de esos vídeos de la factoría Tiza Presa o Nacho Camino nos vendría como anillo al dedo.

        ¿Alguien se suma a alguno de estos tres puntos?

      • Jesús San Martín
        29 noviembre 2010 a 21:03 #

        Acabo de llegar, ¡vaya día!
        Esa es la frase ¡vamos a ponernos!
        Me encargo de buscar las estadísticas de participación, no obstante mandadme al email sitios donde creáis que las puedo encontrar. Como bien dices, el mensaje corto y directo ¿Abrir un artículo con sólo un párrafo para que todos aportemos? Como mínimo habría ideas de las que tirar.
        Quizá firmen pocos, pero la respuesta de un grupo no es lineal, cuando adquiera cierto umbral se disparará.

        Al mismo tiempo habría que mandar una carta a Nature, Financial Times, week, buscando el punto de unión entre la profundización de la crisis y el sistema educativo. No faltan verdaderos artistas de la pluma entre los autores. Ya se traducirá al inglés posteriormente.

      • Jesús San Martín
        3 diciembre 2010 a 13:09 #

        Fuente Google News

        Granada
        Los resultados a la hora de cierre del escrutinio y a la espera de su proclamación definitiva en la provincia es la siguiente, según datos facilitados por CSIF: 15 delegados para CSIF, 9 para CCOO, 6 UGT, 4 USTEA, 4 ANPE, 3 CGT y 2 APIA.

        Cantabria
        El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria (STEC) ganó las elecciones en la Enseñanza pública por cuarta ocasión consecutiva. STEC obtuvo 13 delegados, los mismos que en 2006.
        Anpe ha sido la segunda organización con mayor número de votos y logra diez delegados, uno más. El resto de elegidos, hasta completar los 33 representantes (se aumenta en dos desde las anteriores elecciones) fueron para CC.OO. -que mantiene los cuatro delegados que tenía-, para UGT -que gana uno y alcanza los cuatro representantes-, y para CSI-F, que repite con dos.

        Zaragoza
        Zaragoza, 3 dic (EFE).- El sindicato CSI-CSIF ha ganado las elecciones sindicales en la enseñanza pública no universitaria en las provincias de Zaragoza y Huesca, donde ha sacado un total de 20 delegados, ya que Teruel realizará su proceso electoral el próximo día 16 de diciembre.
        En las elecciones celebradas ayer han sido elegidos un total de 66 delegados, de ellos 39 en Zaragoza y 27 en Huesca, ha informado el sindicato FETE-UGT.
        Los resultados en estas provincias han sido de 20 delegados para CSI-CSIF, 13 para UGT, 12 para CCOO, 10 para STEA y 9 para CGT,mientras que ANPE ha conseguido dos y APS ninguno.
        Por provincia, en la de Zaragoza el sindicato CSI-CSIF ha logrado 14; UGT siete; CCOO ocho, y STEA y CGT, cinco cada uno.
        En la de Huesca, CSI-CSIF y UGT han sacado seis cada uno; CCOO, cuatro, STEA, cinco, CGT, cuatro y ANPE, dos. EFE

        Murcia
        la distribución provisional de los 61 puestos de Junta de Personal Docente ha quedado de la siguiente manera: 21 ANPE, 11 STERM, 13 CCOO, seis SIDI, otros seis UGT, cuatro CSIF y cero SPIDO.
        Canarias
        En concreto y a falta de la confirmación oficial de los datos, el STEC-IC ha sido la organización más votada en la provincia de Las Palmas, logrando la mayoría sindical con un total de 17 representantes en su Junta de Personal, al tiempo que ha incrementado su representación en la de Santa Cruz de Tenerife obteniendo 9 delegados.
        Ello, según STEC-IC, supone “revalidar con creces” su condición de organización más representativa y mayoritaria en el ámbito de la docencia pública canaria con un total que oscila entre 26 delegados.
        Según los datos del STEC logra pasar de 13 a 17 en Las Palmas, mientras que añade dos en Santa Cruz y logra 8. Esto le da un total de 25 delegados. De igual forma CCOO suma 8 en la provincia oriental y 6 en la occidental; mientras que ANPE pasa de 2 a 5 en Las Palmas y de 13 a 16 en Santa Cruz para hacerse con 21 delegados.
        Por su parte, EA-Canarias baja tres y suma 7 en el archipiélago; Insucan pierde dos hasta los 8 a nivel regional; y UCPL suma cuatro cayendo cinco. Por último UGT suma dos y logra 7 en Canarias.

      • Jesús San Martín
        3 diciembre 2010 a 16:31 #

        más datos

        http://www.anpe.es/noticias/index.php?option=com_content&task=view&id=898&Itemid=180

      • Jesús San Martín
        3 diciembre 2010 a 16:47 #

        Resultados provisionales, por provincias y sindicatos

        http://www.anpe.es/noticias/archivos/quienes_somos/pdf/datos_2010.pdf

  9. Limbania
    28 noviembre 2010 a 11:47 #

    Está claro, tenemos una casta de brahmanes subidos a nuestra chepa de parias de la tiza. Pero lo peor es nuestra conciencia de parias, que nos hace comulgar con ruedas de molino con la mejor de las sonrisas.
    Espero que el sistema de alguna manera engendre sus propios sepultureros, porque si del colectivo depende…parecemos una panda de masoquistas pidiendo más caña. (Bueno, yo me excluyo, pues siempre me he sentido como un pulpo en un garaje en el “instiputo”)

  10. Raus
    28 noviembre 2010 a 12:25 #

    Siempre certero y agudo, Mariano. Vaya panorama: quienes deberían velar por la calidad de la enseñanza y las condiciones de trabajo de sus afiliados, se han convertido en su peor enemigo. El sistema los ha engullido a base de prebendas y subvenciones. Ahora atraen al personal con muestras de boato y poderío. Nada nuevo bajo el sol. Pero lo peor de todo no es que tengamos a la zorra “guardando” las gallinas, lo peor es este pastoso silencio de quienes, se supone, tienen formación intelectual para romperlo. Ojalá me equivoque, pero creo que así no vamos a ninguna parte.

  11. 28 noviembre 2010 a 13:31 #

    Lo que me gustaría subrayar con esta crónica agridulce es cuál es la realidad del poder educativo: es muy fuerte y al mismo tiempo totalmente endeble, subvencionado, mantenido artificialmente porque no tiene bases sólidas. Lo grave es que el profesorado esté también apático, derrotado y aborregado. Por eso, si alguien pone en marcha con algo de fuerza y de empuje un impulso contra el actual statu quo educativo, puede derribar el castillo de naipes que sostiene el actual tinglado. Otra cosa es que alguien mueva algo en educación en la dirección adecuada.

  12. Ana Belén
    28 noviembre 2010 a 17:35 #

    Enhorabuena por el artículo, Mariano, pero sobre todo, gracias por haber asistido y así poder contar públicamente lo que se cuece en tales saraos. Yo creo que no sorprende a nadie, a estas alturas ya estamos curados de espantos. Si yo hubiera asistido habría llevado el libro que estoy leyendo y que os recomiendo, aunque imagino que ya lo conoceréis: “La gran estafa. El secuestro del sentido común en la educación”, de Alicia Delibes Liniers, a quien tendríamos que reclutar para formar parte de nuestro grupo de pulgas, si no forma parte todavía. Por otra parte, ¿visteis anoche a Ricardo Moreno en La noria? ¡no le dejaron hablar! ¿Para qué lo invitaron? Ya sé, es La noria, ¡¿qué íbamos a esperar?! me puse mala oyendo a esa mujer, Mª Antonia Iglesias y a Enric Sopena. En fin, sé que esto no tiene que ver con el artículo, pero como en principio era un debate sobre un tema que nos atañe, quería comentarlo. ¿Por qué no reclamamos un debate sobre educación como Dios manda? Podríamos intentar reunir firmas y enviarlas a algún canal, o algo así, no sé…¡Un saludo!

    • 28 noviembre 2010 a 18:50 #

      Ana Belén, para que veas hasta qué punto está pervertido este baile de máscaras de la educación, te diré que esa misma Alicia Delibes que en sus libros tiene un mensaje tan rompedor es la viceconsejera de educación de la comunidad de Madrid, esa misma que está arrasando la educación pública, que participa tan plácidamente del aquelarre de la secta y que tiene a la inspección arrodillada ante los padres caprichosos y con la garrota en alto ante los porfesores. Por lo demás, esa idea que lanzas del debate auténtico es estupenda y muchos llevamos un montón de tiempo clamando por ella, pero… A principios de la década, con la fiebre de las nuevas tecnologías, se abrió un debate que hizo época, en el cual el profesorado tuvo la posibilidad de expresarse libremente a través de medios informáticos y sin los filtros de sindicatos ni demás jenízaros: se les escapó de las manos de tal modo y dejó a los poderes educativos tan en evidencia que me temo que jamás se repetirá una cosa así, a no ser que la forcemos, claro. Termino: no sabía lo de Moreno Castillo, pero, claro: La Noria y sicarios como la Iglesias y el ex-opusero Sopena: bonita encerrona de arrabal para un hombre de la educación de Moreno Castillo.

      • Ana Belén
        29 noviembre 2010 a 13:02 #

        Pablo, me has dejado chafada con lo de Alicia Delibes…, ahora sí que no entiendo nada, pero si en su libro habla de todos los males de la LOGSE, yo la conocía porque había leído algún que otro artículo de ella y todos van en la misma línea…¿cómo es posible? ¿es un caso similar al de Jose Antonio Marina entonces?

  13. Alfredo Amat Osuna
    28 noviembre 2010 a 22:28 #

    Antes de nada, felicitar al autor por el buen artículo (uno más) que ha escrito. Hay que quedarse con el todo de las cosas tomando como vía fijarse en cada detalle. Y eso es lo que me transmite el artículo.
    Del artículo en sí, me gustaría aportar un par de reflexiones que se me han venido a la mente al leer el texto:
    Lo primero y para mí más importante, dado que es lo que más ha encendido mis alarmas: ¿Cómo han escrito este libro?¿Cuáles son sus fuentes?
    Si son datos estadísticos y referentes a la economía, el libro para mí es un fracaso desde que el autor puso la primera coma.
    Me gustaría saber si hay alumnado involucrado en la redacción de ese libro. ¿Han escuchado las inquietudes de los alumnos para saber en que situación se encuentra la educación o ,por el contario, están diciendo que su ganado se encuentra en mal estado porque no les da ingresos y no pasta en la direccion que les interesa?
    Sobre la incorporación de la tecnología en las aulas ya hice mi aportación, y ya dije que me parece un craso error encaminarse en aquella pixelada dirección.
    Por lo que he podido sacar en claro, el libro es de economía más que de educación. ¿Qué es lo que quieren? ¿Qué aprendamos, que seamos ciudadanos más preparados?
    No, lo único que veo es que quieren rendimiento económico. Si quieren que haya tecnología en las aulas, estoy seguro que es porque sacan tajada de algún lado.
    Reclaman mejoras con la boca pequeña. Eso si, ponen la mano y dicen ”dame, dame, dame… que yo ya sabre como mejorar la educación”
    No me he leido el libro y ya me parece basura.
    Ahora, lo que más me repugna del asunto es que el libro lo han sacado para que todo el mundo vea lo fántasticos que son y lo involucrados que están con la educación. Sólo con sacar a relucir de lo que hablaban los peces gordos en las últimas filas (gracias por ese detalle Mariano, es de lo más ilustrativo) se están dejando en evidencia: Lo que les preocupa es la ”pela”, y es de lo que hablan en un acto enfocado (supuestamente) hacía la enseñanza en España.
    Un saludo y siento si estoy repitiendo argumentos de algun otro Deseducado, no me da tiempo a leer todos los comentarios. Seguramente ustedes ya hayan llegado a mis mismas conclusiones y con mejores resultados, pero todos sabemos aquí que es bueno que cada vez haya más gente que se queja por como van las cosas.

  14. Maximiliano Bernabé Guerrero
    29 noviembre 2010 a 8:45 #

    En relación con la iniciativa de Jesús San Martín y la concreción de David:
    YO ME SUMO. David, ya sabes cuál será mi colaboración. Y estoy abierto a otras que se me asignen, o se me ocurran a mí.
    Sólo un apunte, y aviso, desde la modestia. Si hacemos un manifiesto, que a nadie le coma la desesperanza cuando vea el número de firmas y lo compare con el “No es verdad” y otras memeces. Las poderosas (sólo en apariencia, efectivamente, son castillos de naipes) organizaciones que los patrocinan “persuaden” a sus afiliados y contratados para que firmen.
    – A ellos les firman: Los convencidos + los miedosos de perder su empleo + los que temen que les llamen fachas + los que pasan por allí.
    – A nosotros nos firman: Un 30 % de los convencidos.

    • Ana Belén
      29 noviembre 2010 a 13:12 #

      Adelante con esta nueva iniciativa. Yo también la apoyo. ¡Un saludo!

  15. Ania
    29 noviembre 2010 a 13:38 #

    Yo no puedo. Aquí no tengo otra alternativa que no sean ellos.

  16. Raus
    29 noviembre 2010 a 14:10 #

    A mi juicio, Jesús, nuestros amigos Pablo y Javier llevaban razón en la polémica con el señor Des-Favorable, y me alegra que así lo veas. Corremos el riesgo de reaccionar como gato escaldado ante el agua fría.

    La propuesta que haces me parece muy buena y ojalá salga adelante. Yo, hace ya meses, lancé la idea de que sería necesario conocer, por vía de cuestionario, cuál es el porcentaje de docentes que ve con claridad cuál es el origen del desastre. Qué porción estaría dispuesta a hacer algo por cambiar esto, que porción atribuye el desaguisado a la LOGSE, etc. El cuestionario debería ser corto, creo yo, pero con las preguntas clave y bien formuladas. Sé que habría problemas para disponer de un muestreo representativo. Pero, al menos, deberíamos contar con información básica y aproximativa para saber a qué nos enfrentamos. Imagino que cada uno de vosotros tiene hecho un cálculo a ojo de buen cubero sobre estas cuestiones, pero sería magnífico saber algo con cierta objetividad. De lo contrario, creo que andamos algo despistados.
    Nuestros objetivos variarían en función de cuáles fueran los resultados. No es lo mismo saber que el 80% de los docentes está en contra de la LOGSE (y demás leyes remedo) que saber que lo está sólo el 20%. En el primer caso, nuestras miras estarían puestas en intentar movilizar a los ya convencidos. En el segundo caso, nuestro objetivo sería, principalmente, convencer a maestros y profesores de que nuestros males proceden de la LOGSE y de su espíritu: el laissez faire y la permisividad practicada por los padres con sus hijos. Simplemente hay que preguntarse: ¿No nos sería de gran utilidad conocer estas estadísticas? Si los resultados fueran muy favorables (es decir: opinión mayoritaria muy en contra del statu quo), eso nos serviría para que los descontentos tomaran conciencia de su fuerza potencial. Serviría para romper ese muro de miedo que tiene cada docente a quedarse solo si se alza en rebelión. Si no fuera favorable, también sería útil saberlo.

    Enfrentarse a un enemigo y no conocer sus fuerzas ni las propias, es ir un tanto a ciegas.
    También deberíamos elaborar un cuestionario para padres, pero de momento podemos conformarnos con el de los docentes.

    Saludos.

  17. Jesús San Martín
    30 noviembre 2010 a 7:25 #

    ¿Qué sabéis del SAP? Me dicen

    …..El SAP te llama a votar. Si no vas a votar, saldrán otra vez los de siempre, estaremos indefensos y sometidos otros 4 años. MOVILÍZATE, LA LUCHA EMPIEZA ESTE JUEVES DÍA 2.

  18. juanmao
    2 diciembre 2010 a 0:31 #

    El acceso tipo MIR garantizará el conocimiento de los temarios que se proponen (aunque estos sean caducos) y la fase de prácticas, como se realiza en los hospitales, garantizará que el profesorado sepa a lo que se enfrenta.
    La mayoría de los comentarios vertidos en el foro parecen sacados de un libro de ciencia ficción. ¿Con qué padres/alumnos tratáis?. Es como la instrumentalidad de las matemáticas y la lengua: Se han quedado en más y más análisis olvidando el discurso, la redacción y el verdadero debate. Dejad las zarandajas y abrid los ojos. No podemos enseñar como hace 50 años. Para los que están en contra del bilingüismo leed esto http://www.nytimes.com/2010/11/21/technology/21brain.html?ref=education , que enlaza con la sociedad tecnificada en la que vuestros alumnos viven.
    Para los que golpean todavía las teclas de una maquina de esribir, negandose a usar un ordenador en clase, me gustaría que pasaran por un despacho de ingeniería o alguna empresa de valor añadido.
    Por favor, apoyo mucho de lo que exponéis pero me niego a suscirbir bastantes zarandajas que continuamente se vierten aquí. La profesión docente debe evolucionar. No apartéis lo que no conocéis.
    Un profesor de Tecnología, que es físico y adolece por una formación de calidad (de la de verdad).

    • Jesús San Martín
      2 diciembre 2010 a 7:32 #

      Por favor especifica qué apoyas y qué crees que son zarandajas, para que todos podamos matizar. Te aseguro que nadie está en contra del ordenador. Yo también soy físico y sabremos de que hablamos

    • Francisco Javier
      2 diciembre 2010 a 9:51 #

      Los alumnos y padres con los que tratamos (con los que día a día, clase a clase nos enfrentamos) muchos de los que aquí escribimos son precisamente los de verdad. Así que nada de ciencia ficción. Nadie tiene nada en contra respecto a la enseñanza seria de idiomas o el uso de los ordenadores. No es eso. No dudo que en los despachos de ingenieria se use mucho la informática, pero es que la inmensa mayoría de alumnos tiene problemas muy serios y es poco probable que lleguen a un despacho de ingenieros, tal vez sí a las colas del INEM. En cualquier caso, a mi me gustaría ver programas y propuestas concretas sobre el asunto y no afirmaciones vagas, futuristas, etéreas sobre lo que debe ser. Por favor, ábranos los ojos un poco.

    • Ana Cuesta
      2 diciembre 2010 a 12:08 #

      “No podemos enseñar como hace 50 años”.

      Curiosa frase, que abre los típicos pseudodebates planteados por la secta pedagógica. ¿Quién le dice a usted que los que están en contra de las logses-loes quieran enseñar como hace 50 años? ¿No se da cuenta del enorme retroceso que han supuesto las reformas-basura? La dialéctica pasado-futuro es superficial y nimia. La correcta es adecuado-inadecuado. Las pedagogías que han fracasado se podrán situar en la diacronía antes o después, pero eso no quiere decir ni que sean progresistas ni que sean útiles.

      Para quien se quiera enterar de qué va la educación, se trata de que el analfabetismo y la escuela de la ignorancia a la que nos han abocado las pedagogías estúpidas.

      El pseudodebate de las nuevas tecnologías es una cortina de humo para eludir otros debates de fondo. La informática debe usarse en sus correctas dosis, es útil, claro, pero no es la panacea. No va a resolver lo que no puede resolver.

    • Francisco Javier
      2 diciembre 2010 a 13:41 #

      He leído el articulo que Usted nos recomienda. Con todos mis respetos ma ha parecido una parida más de las muchas que ahora están de moda. El empeño de ver no sé qué cambios metafísicos en el cerebro de nuestras futuras generaciones me parece pura especulación, me recuerda a las elucubraciones de los filósofos posmodernos cuando entran en fase de delirio. No creo en eso del alumno multitarea,ni en le huerfano digital, ni en las enormes competencias del adolescente enganchado a la pantallita. Más bien, lo que veo es gente dispersa, perdiendo el tiempo de forma soberana, y creo que estarían mejor jugando en el campo, en contacto con la naturaleza, o escribiendo cartas de amor (puede ser con el ordenador),o leyendo con paciencia un texto como Dios manda (Ana Karenina, por ejemplo), o…….

    • 2 diciembre 2010 a 21:35 #

      Querido amigo y colega juanmao:
      Dejando aparte por infundadas y desnortadas sus referencias a la enseñanza como hace 50 años y sus exhortaciones a no apartar lo que no se conoce (y hablando de lo que no se conoce: ¿cómo se atreve usted a especular sobre cómo enseñan y lo que apartan o dejan de apartar profesores a los que desconoce?), quisiera hacerle una objeción acerca del artículo que nos recomienda. En ese artículo se demuestra una gran ignorancia hacia lo que realmente es educar. Poner en el mismo plano una historia que se despache en seis minutos y otra que se lea en el tiempo necesario para leer un libro es comparar cosas que nada tienen que ver. ¿De verdad cree usted que habrá mucho enriquecimiento educativo en una paridilla consumida en seis minutos? No voy a poner en duda que lo tenga o no, pero será inevitablemente proporcional al tiempo que tarda en adquirirse, lo que representa que no podrá llegar muy lejos. ¿Qué formación pretendemos, una formación en condiciones o un barnicillo de historieta pueril? Eso puede estar bien para mentes pueriles, pero si se quiere llegar más lejos… Le hago una pregunta: ¿se hizo usted físico a base de pildorillas informativas triviales? Que para su ocio nuestros jóvenes prefieran el ritmo vertiginoso de ciertos medios actuales no significa que sean la panacea para aprender; sostener, además, como ya sostienen por ahí algunos de esos expertos-mercaderes que entusiasman a Punset, que esa es en realidad la nueva forma de percibir y de aprender es una solemne memez indemostrada, una superficialidad propia de un libro de ciencia ficción de esos que usted menciona, pero de los malos. ¿De dónde se saca? ¿Qué se aprende así? ¿Todo? ¿Todo lo que una persona verdaderamente formada puede desear? Vuelvo a la pregunta acerca de su formación de físico; yo lo que soy es filólogo y le digo esto: con los medios defendidos en ese artículo, podría haber adquirido conocimientos, sin duda, pero una gran parte de los que poseo no caben por ese conducto. Y lo mismo pasa con los que tengo de idiomas. No sacralicemos cualquier inventito y aprovechemos de paso para quemar bajo su altar a los que no muestran una fe entusiasta: ese afán inquisitorial es muy viejo entre los tecnoburócratas de esta pedagogía moderna, que ya vemos todos a qué paraíso educativo nos ha traído. El mundo es muy grande: me parecen maravillosos todos los adelantos, y me parece también de fundamentalistas de mente estrecha condenar los métodos de conocimiento que no lo sean: se puede ser también fundamentalista de la modernidad y ser un moderno tan rígido como un talibán. Termino diciéndole una cosa: conozco y he tratado a miles de chicos, por algo soy profesor, y puedo decirle que no existe un modelo único de joven, ni un modelo único de gustos juveniles ni un modelo único de adquisición de conocimientos por parte de los jóvenes: eso son supercherías que he oído decir a muchos mercachifles como el ya mencionado Punset , que muy bien podría servir de modelo: gente que habla mucho de jóvenes y solo conoce a los de los anuncios del Corte Inglés, o que habla mucho de educar y ya me gustaría a mí saber lo que han educado en la vida. Yo me he pasado miles de horas metido en clases y educando a alumnos: ¡no sabe lo que me gustaría tener una charla cara a cara sobre educación con muchos de estos “expertos”! Y me encantaría que fuese en esos medios de comunicación de masas que tienen monopolizados: ¡mira que si les acabase sacando los colores un oscuro y miserable profesorcillo de esos que, según ellos, no saben enseñar y se están quedando en los páramos de hace 50 años!

  19. Ana Belén
    2 diciembre 2010 a 18:49 #

    Uno más que se ve que se ha paseado por el foro o ha hecho lecturas “por encima”, porque si no, no se explicaría su reducción de todo lo que aquí se puede leer a “no podemos enseñar como hace 50 años”. A ver cuando uno de los que hacen alguna crítica la hace constructivamente, argumentando o escribiendo una respuesta a la altura del artículo que encabeza todos estos comentarios. Argumentación, vamos, no pataletas por las ramas. Y que no, que no estamos en contra del empleo de las nuevas tecnologías en las aulas ni en contra del aprendizaje de idiomas. Eso sí, yo por lo menos, sí estoy en contra de ese engendro que supone “el bilingüísmo” en los IES. Estaré a favor cuando primero los alumnos se expresan oralmente y por escrito correctamente en castellano. Un saludo.

    • Francisco Javier
      2 diciembre 2010 a 21:00 #

      Y cuando todos los centros públicos impartan la enseñanza de los idiomas en absoluta igualdad. ¿Cómo es posible eso de que haya centros de primera y de segunda (y hasta de tercera)? ¿Y qué nadie ponga el grito en el cielo? Eso es discriminación y además una chapuza propagandística. Un asco.

  20. Luzroja
    2 diciembre 2010 a 22:48 #

    Pues yo entiendo perfectamente la frase “no se puede enseñar como hace 50 años”.
    Para empezar hace 50 años en las aulas había 45 o 50 alumnos del mismo sexo.
    Este tropel empezaba el colegio a los 6 años, con un mantra inyectado en vena: “harás caso al maestro”. A los 6 años y medio ya leía, sumaba, restaba y hacía problemas básicos, de hecho se conseguía tal meta porque no se hacía otra cosa que leer, escribir, cálcular, cuentas y problemas.
    Los alumnos estaban tan callados haciendo sus tareas que el maestro podía hasta sestear junto a la estufa.

    Con el paso de los cursos, los alumnos eran seleccionados por el sistema: solía ser el padre el que sacaba al chico del colegio para ponerlo a trabajar.
    Los que tenían padres más generosos permitían que sus hijos estudiaran el bachillerato: aquellas enseñanzas que ellos no cursaron porque una guerra los sacó de las aulas. Estos padres intuían que algo había en las “letras” e imponían a sus hijos el estudio, había que cumplir con el deber.

    Las clases de hace 50 años duraban una hora, con total aprovechamiento, en una sesión se preguntaba a casi la mitad de la clase la lección del día anterior, se corregían las tareas mandadas, se explicaba la lección del día y se sacaba a la pizarra a unos 4 o 5 alumnos (un muestreo de los niveles de la clase) para que al ser preguntados por el profesor sobre lo explicado éste pudiera percibir el nivel de comprensión que se había producido y a tenor de los resultados volvía a explicar la lección o simplemente se permitía un chascarrillo que los alumnos acogían con agrado.
    El silencio era sepulcral y el menor susurro provocaba una reacción en el profesor que podía acarrear graves consecuencias.

    Los profesores eran tratados de usted, su sola aparición en el aula hacía que los alumnos callaran de inmediato y la clase empezaba.

    Los alumnos no tenían dónde “perfeccionarse”, sus padres no podían ayudarlos, academias no había, todo lo más alguna clase particular para el que pudiera pagarla, todo se conseguía a base de estar atento en clase y de trabajar y trabajar en casa hasta conseguir pulir el pedernal del que estaban hechos la mayoría de ellos.

    Los libros de hace 50 años eran mucho más pequeños que los de ahora, se llamaban manuales, pero su contenido superaba a los actuales. Quizá fuera porque se entendía que un alumno, cursando bachillerato, no debía entretenerse con imágenes innecesarias, por ello las ilustraciones eran espartanas, eso sí, servían para el propósito por el que fueron incluidas.

    En aquel sistema “masificado”, con libros densos como la tapioca, de letra pequeña y textos largos, con profesores sosegados que daban la clase sentados en sus asientos el 80% de la sesión, se encontraba el único lugar de oportunidades para muchos.

    No, no se puede enseñar como hace 50 años, es evidente.

    • Ania
      3 diciembre 2010 a 15:49 #

      Luz Roja, es que te leo y me quedo alucinada.

      Es impagable la descripción que haces del ambiente escolar de hace 50 años.

      Decirte que tu post es admirable. Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: