La “jibarización” del profesor


José Penalva

El problema nuclear de este sistema educativo radica en su modelo de profesor. El profesor made-in-logse es diseñado desde una perspectiva disciplinar, básicamente psicológica, y con una fuerte dosis de idealismo; por tanto, se define desde una esfera teórica a priori y externa al mundo escolar, al margen de la práctica (y de los problemas concretos) y de los profesionales (y de la utilidad instrumental del conocimiento). La teoría, pues, engulle el mundo de la profesión. Simultáneamente, la pedagogía idealista (que, erróneamente, se autoproclama utópica) se ensañó con el profesor, en tres frentes: recortar el estatus profesional, reconvertir la identidad profesional, y estigmatizar y culpabilizar al profesor que no cumple los preceptos logse.

La consecuencia ha sido un minucioso proceso de jibarización del profesor con la reducción la identidad profesional a 1) practicismo (el profesor no piensa los fines de la educación; para eso están los expertos universitarios), 2) tecnicismo (predominio de técnicas didácticas: no importa qué se enseña, sino cómo), y 3) puro asistencialismo social (eso que el socialismo criticaba a finales del XIX en España). De cara a poner unas bases sólidas para la reforma, tres son las medidas imprescindibles:

Conectar el mundo de los objetivos educativos con el ámbito profesional, para que los proyectos tengan aplicabilidad real. No se puede pensar sobre los fines, objetivos y metas de la educación al margen de actividad profesional. Dicho de otro modo, los profesionales (los profesores) deben pensar la educación.

La comunidad de investigación educativa debe ser interna al cuerpo profesional del profesor. En otras palabras: la investigación debe ser hecha por el mismo profesorado.

-Para que el profesor pueda pensar la educación, el estudio y la investigación deben formar parte de la actividad del profesor. Dicho de otra forma: la práctica es solo un elemento de la actividad docente.

Los beneficios de la incorporación del estudio y la investigación en la actividad docente son, entre otros: primero, mayor eficacia a la hora de conectar los objetivos educativos con los medios para llevarlos a cabo; esa es la vía para la mejora de resultados escolares. Segundo: actualización del conocimiento, para que la educación dé respuesta efectiva a las necesidades del presente. Tercero: si el profesor es capaz de atender a los fines y de proponer medios eficaces, existe capacidad de innovación, de creatividad o de resolución de problemas y, en consecuencia, cabe esperar una auténtica superación de los contextos de partida. Pero, sobre todo, reforzaría desde su raíz la profesión docente, porque atendería de un modo más adecuado a las necesidades del “sujeto” que realiza la acción profesional: el profesor.

La clave es que el profesor lleve a cabo su actividad profesional fundamental y básicamente desde una “instalación personal”. Ello significa que, para que el ejercicio profesional se ejecute de modo “auténtico”, es preciso que el profesional incorpore la profesión en su proyecto vital. Es decir, la profesión es proyecto asumido, tarea buscada y querida. Por tanto, si se desea que la docencia sea ejercida “auténticamente” (esto es, ejercida por profesionales auténticos), es necesario que el sistema educativo ponga las condiciones de posibilidad para eso que he llamado “instalación personal de la profesión”. Al menos en lo que a mí se me alcanza, no veo cómo ello pueda ser posible si se excluye el estudio y la investigación de la acción profesional. A pesar de la relevancia que la vertiente personal tiene en el ejercicio profesional, el discurso pedagógico vigente lo ha dejado de lado, se ha dejado influir más de lo debiera por tres corrientes: 1) el discurso de las organizaciones empresariales (muy unida a técnicas psicológicas de motivación profesional); 2) la absolutización del lema de la enseñanza “centrada en el niño”, y 3) la literatura sociológica sobre el contexto social de la acción. Frente a la hiperdominancia de estas corrientes, sería beneficioso afirmar que la actividad docente no solo se ejerce desde una mentalidad social o corporativa, ni solo desde unas estructuras organizativas, ni desde técnicas psicológicas de motivación. Porque si la profesión carece de una instalación personal, lo normal es que la mentalidad corporativa y las técnicas psicológicas carezcan o bien de suelo nutricio y basamento, o bien se utilicen para instrumentalizar la actividad (y anulen así la autenticidad y originalidad del trabajador). La introducción del estudio y la investigación en la profesión docente posibilitaría el florecimiento de las siguientes notas profesionales:

Vocación, entendida como desarrollo de una genuina instalación personal en la profesión.

Capacidad de riesgo, innovación y creatividad. ¿Cómo se puede exigir al profesor que se arriesgue a ensayar proyectos, que responda ante las complejidades sociales con creatividad e innovación, sin cultivar la vocación?

Excelencia profesional. Actualmente, el sistema educativo “excluye” a los intelectualmente mejor dotados. La inclusión de la investigación convertiría la profesión educativa en algo “intelectualmente atrayente”. Además, ¿cómo se le puede exigir excelencia en el ejercicio de su trabajo, si se han eliminado las condiciones que posibilitan el nacimiento y fortalecimiento de la vocación?

Fruición intelectual. Si la fruición intelectual es un componente esencial de la enseñanza, ¿cómo puede ser transmitida tal fruición en el proceso de enseñanza, si el profesor carece de ella? Y, ¿cómo la puede poseer el profesor sin la investigación?

Enseñanza como la oferta de propuestas con sentido. La experiencia educativa nos dice que solo es posible ofrecer a los alumnos propuestas con sentido (útiles para la vida), si el profesor está abierto a su mundo y a los problemas vitales del presente; de lo contrario, únicamente se ofrecerían contenidos insustanciales. Ello solo es posible desde el estudio y la acción investigadora, es decir, si el profesor tiene la posibilidad de beber, de primera mano, de las mismas fuentes del saber.

Autonomía profesional. La inclusión de la investigación en el cuerpo del profesorado contribuiría a proteger la educación tanto de la injerencia política como de los discursos pedagógicos idealistas e ideológicos. Los profesores serían (¡ahora sí!) los responsables principales del progreso o fracaso escolar y, por tanto, estarían sujetos a resultados.

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Soluciones

Autor:José Penalva

José Penalva es profesor de la Universidad de Murcia y profesor visitante en la Universidad de Cambridge (GB).

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

16 comentarios en “La “jibarización” del profesor”

  1. 23 noviembre 2010 a 19:02 #

    El primer y el último párrafos son de antología. Felicidades.
    Sería magnífico que se desarrollara la autonomía profesional, ¿lo veremos?
    La situación parece difícilmente reversible por los “intereses creados” de la LOGSE y su conglomerado de chupópteros.
    Saludos.

  2. 23 noviembre 2010 a 22:18 #

    La entrada del profesor Penalva me parece tan buena y da tanto en el clavo que debería ser de obligada lectura en todas las Facultades de Educación. Por ahí sí debería ir la verdadera pedagogía, no la cutrez que predomina en el lamentable panorama universitario y ministerial.

    El papel del profesorado y la identidad de su profesión son, en efecto, una de las columnas fundamentales de la educación, en el caso español, del mal educativo.

    Enhorabuena por un artículo tan luminoso y acertado. Y muchísimas gracias. Hay que darle la máxima difusión.

  3. José De Miguel Parada
    24 noviembre 2010 a 9:33 #

    El artículo es un ejemplo paradigmático de la crítica
    prejuiciada y poco rigurosa de algunas propuestas educativas recientes.
    Por otra parte, parece más bien contradictorio, puesto que la segunda
    parte del artículo defiende un modelo del profesarado compartido
    precisamente por los que tan injustamente critica en la primera parte.
    Bastaría que revisara al menos un libro de los defensores de la
    investigación-acción en el aula, para darse cuenta de las coincidencias.
    Solo dos comentarios: obviamente en una democracia las grandes líneas de
    lo que debemos enseñar los profesionales se deciden en unas Cortes (caso
    de España) formadas por representantes libremente elegidos. Por otra parte
    identificar relativismo y constructivismo es poco adecuado, por no decir
    que es simplemente falso.
    Por último, después de 18 años de LOGSE, LOCE y LOE, achacar los males
    supuestos del sistema educativo español a la LOGSE es muy poco riguroso.
    Soy de Madrid y la responsabilidad de lo que ocurre en la educación en
    Madrid tienee que ver sobre todo con la política educativa regida durante
    los últimos 15 años por el PP. Por cierto, en la Rioja, también “víctima”
    de la LOGSE y de la jibarización del profesorado, los resultados según
    PISA son bien superiores a los de la media de los paises analizados.

    • Francisco Javier
      24 noviembre 2010 a 12:29 #

      A mí si me parece que relativismo=constructivismo es una igualdad verdadera. Si no es así, habría que fundamentarlo.

      La LOGSE-LOCE-LOE no son absolutamente responsables del mal, pero sí en un porcentaje muy elevado, decisivo. Que la estructua educativa no importa es una moto que nos quieren vender los defensores de que todo siga igual. Razones hay miles, como se muestra en muchos artículos aparecidos aquí y en otros muchos lares.

    • 24 noviembre 2010 a 22:50 #

      Para José Miguel de Parada.
      Disiento totalmente de su comentario, por diversos motivos:

      1) El artículo del profesor Penalva no puede ser tildado de falto de rigor, pues tanto este texto como todos sus escritos están basados en una fundamentación teórica y empírica que ya quisiera para sí la pedagogía oficial, que él conoce muy bien porque enseña en una Facultad de Educación. Sabe muy bien de lo que habla.
      2) El artículo no es representativo de ninguna actitud prejuiciada. Varias décadas después de experimentar, sufrir, padecer y soportar la realidad de modelos educativos en los que, efectivamente, se reduce el papel del profesor enormemente, hay datos y no a prioris. Lo que hace quien muy atinadamente habla de “jibarización” es constatar una realidad. No hay ningún juicio previo a un conocimiento contrastado.
      3) Que el modelo de profesorado que se defiende en la segunda parte del artículo es el mismo de los que con toda justicia, conocimiento de causa y merecimiento el profesor Penalva critica supongo que lo dirá usted como una broma, porque la realidad es que estamos ante concepciones del papel del profesor en la enseñanza que nada tienen en común.
      4) Yo no discuto la legitimidad del poder legislativo para dictar normas básicas sobre educación. Ahora bien, lo que a estas alturas no cabe negar tampoco es el conjunto de errores y disparates que se han perpetrado en la legislación educativa en nombre de valores, ideas y principios que han sido literalmente traicionados. Los ciudadanos sí tenemos el derecho –e incluso el deber cívico- de poner en cuestión el actual sistema educativo, claramente disfuncional y fallido, y al mismo tiempo podemos no sentirnos representados por una clase política que no cree en la educación pública y que no da el nivel para dirigir la enseñanza en España.
      5) La pedagogía constructivista que se enseña en las Facultades de Educación, cursillos, seminarios, simposios y demás saraos desprecia la figura del profesor, la devalúa hasta niveles insoportables. La jibariza, como, con gran precisión y tino semántico, señala el autor del artículo.
      6) Las responsabilidades de los males educativos están muy repartidas entre todo tipo de administraciones, colectivos profesionales, e incluso, los propios profesores, que son los que la sufren y no se han rebelado como hubiera sido esperable contra el destrozo educativo. Eso no quita para que sea indiscutible que el sustrato de las leyes sobre enseñanza (la LOGSE y sus derivados) comparta con la secta pedagógica la pérdida de protagonismo del profesor, que es de lo que se habla en este artículo.
      7) Es necesario reivindicar el papel del profesor, en la línea del lúcido, valiente y magistral artículo de José Penalva. Es un texto que se debería leer y analizar muy a fondo en todos los estudios que conduzcan a la profesión de docente. Es sintético y escueto, pero no por ello está exento de sabiduría y profundidad en cada una de sus líneas. No se puede despachar con descalificativos y pseudoargumentos, como hablar de PISA, que no viene al caso al respecto. (Y mejor que no hablen de PISA los del búnker pedagógico, porque ya era para empezar a cuestionarse todo tras verificar el fracaso del sistema). Ya quisiera la pedagogía al uso tener la fundamentación del texto de Penalva, el cual, evidentemente, niega una de las columnas vertebrales sobre las que se asientan las doctrinas de los pseudoexpertos que llevan años tratando de minusvalorar, diluir y degradar la importancia del profesor en la enseñanza, lo cual no sólo es una aberración incalificable, sino que además es uno de los factores más corrosivos y dañinos del deterioro del sistema educativo.
      8) Finalmente, relea el artículo con más detenimiento y ecuanimidad, no mezcle cosas que no se dicen ni interprete más allá de lo que el texto afirma. Creo que si alguien no piensa que el profesor sólo es un mediador entre el conocimiento y el estudiante, sino que le corresponde un papel más activo y dirigente. Cuyas opiniones deberían haber tenido en cuenta los políticos y pedagogos que hemos tenido, auténticas calamidades para el país. No habrían salido los bodrios inservibles que pusieron en marcha si hubieran sido un poco menos déspotas y visionarios, papanatas y simplones y se hubieran acercado a dialogar con los profesores en activo par formarse una idea cabal de un asunto sobre el que han frivolizado y del que se está produciendo ya, no sólo un destrozo de la profesión docente, sino un beneficio que recibem los alumnos, que también se ha jibarizado, Más reflexionar con objetividad, atenerse a los datos y no lanzarse como fieras a todos los escritos sobre educación cuya melodía no le suene a música celestial. Cuando oyen lo que no quieren oír, algunos se molestan. Y siempre lo que más les molesta y les hace saltar con un resorte compulsivo irreferenable y anatemizador son los comentarios y críticos que saben muy bien que son ciertos, porque se podrían ejemplifcar a millares en la vida de todos los centros educativos, desde los colegios hasta las universidades.

  4. Maximiliano Bernabé Guerrero
    24 noviembre 2010 a 10:35 #

    Gran artículo. El sistema educativo actual excluye a los intelectualmente mejor dotados. ¿Cómo vamos a transmitir la fruición intelectual si nosotros mismos no la tenemos? ¡Qué dos grandes verdades, Penalva.
    Veo que el Sr. De Miguel critica varios aspectos de tu escrito. Con tu permiso voy a entrar un poco al trapo; sólo unos pocos capotazos.
    Dice usted, querido Sr. De Miguel, entre otras afirmaciones ligeramente temerarias que:
    1. “en una democracia las grandes líneas de lo que debemos enseñar los profesionales se deciden en unas Cortes (caso de España) formadas por representantes libremente elegidos”.
    2. “después de 18 años de LOGSE, LOCE y LOE, achacar los males supuestos del sistema educativo español a la LOGSE es muy poco riguroso”.
    3. “la responsabilidad de lo que ocurre en la educación en Madrid tienee que ver sobre todo con la política educativa regida durante los últimos 15 años por el PP”.
    A lo primero: No. Lo que se enseña no ha de decidirlo ningún parlamento, ni democrático, ni dictatorial. Hay cosas que han de escapar forzosamente al ámbito de gestión político. Como ejemplos se me ocurren las leyes físicas, gramaticales… Y también lo que se estudia. ¿Qué pasaría si un parlamento decide, vota y aprueba que 2+2 es igual a 5. Algo no descabellado dado el nivel intelectual de muchos de nuestros políticos. Por otro lado, y no es opinión sólo mía, nuestras cortes sí, son libremente elegidas pero, si tenemos en cuenta nuestra legislación electoral, sólo parcialmente representativas.
    A lo segundo: Precisamente porque esto lleva 20 años vigente, achacar muchos de los males a la LOGSE no es que sea riguroso. Es que además es justo, necesario y obligatorio. En este caso no pasa como en el tango que “veinte años no es nada”.
    A lo tercero: Estimado amigo, en Madrid no siempre gobernó el PP. De 1983 a 1991, creo, lo hizo el PSOE. En aquellos lejanos tiempos en que las competencias educativas aún no estaban transeridas a las taifas “del montón”, el PSOE gobernó en España (en el Estado, que dicen algunos) de 1982 a 1996. Aunque no está bien hablar de uno mismo, yo viví largos años en Madrid, hice allí la EGB y el Bachillerato y recuerdo que durante los años de ministerio de Maravall y Javier Solana en mi barrio había tantos centros concertados como públicos. Es más, los conciertos educativos los consagró el primero de estos dos personajes con la LODE en 1985, si no recuerdo mal. En aquellos ya lejanos años de tierna adolescencia siempre estudié en centros públicos y, entonces, pensaba que yo era progresista. Ya no lo pienso.

  5. Bolboreta
    25 noviembre 2010 a 10:45 #

    Fijaros que perla ha soltado el CONSEJERO de EDUCACIÓN del Principado de Asturias:
    «la disciplina de los centros públicos es más acorde con una situación democrática que el rigor de los privados»
    No comments.
    http://www.elcomerciodigital.com/v/20101125/asturias/principado-estudia-limitar-numero-20101125.html

  6. 25 noviembre 2010 a 15:35 #

    Claro, en este país todos los problemas educativos son conseccuencia de la mala poítica del PSOE; excepto en Madrid, Valencia, Galicia…donde también es culpa del PSOE. Lo mires por donde lo mires…
    ¿Pero cuándo va a hacer la derecha un poquito de examen de conciencia, aunque solo sea porque los ciudadanos no les votan y, condición previa, si desean que algún día les voten?
    ¡Con la que está cayendo en la Comunidades que des-gobiernan y todavía se atreven a dar lecciones! Bueno, ya queda menos para ver nuevamente a Mariano en el balcón de Génova celebrando otra derrota. No importa, la culpa es de la LOGSE. Esta es consigna en temas educativos.

    • la culpa NO es de la logse
      25 noviembre 2010 a 15:52 #

      Echarle la culpa a todo el mundo, menos reconocer su incompetencia, tiene un pase, ¿pero que le eche la culpa a sus propias hijas para escurrir el bulto?

      http://www.peatom.info/escaner/126417/zapatero-preocupado-por-la-rebeldia-extrema-de-sus-hijas/

    • 25 noviembre 2010 a 18:24 #

      Los términos del debate que usted propone son absurdos. Y son los mismos que utilizan las oligarquías de los partidos y sindicatos para eludir los debates de fondo. En la España de hoy y no digamos en el mundo educativo, debatir en términos de derecha-izquierda es situarse en el nominalismo y en la quimera. Es difícil saber quién ha hecho más daño a la enseñanza. Rajoy y Esperanza Aguirre fueron ministros de Educación, como también lo fue Rubalcaba. Y desde el punto de vista de los resultados su gestión fue muy similar. La gestión de las Consejerías de Educación de las CCAA es también muy lamentable, gobierne quien gobierne.

      Pero es que el artículo de Penalva va a uno de los asuntos clave en la educación: el papel del profesor. Y en este punto, que es tan trascendental, debemos estar lejos de miserables confrontaciones electoralistas del corto plazo, que son muy pobres y sólo buscan el rédito inmediato.

      La cuestión que plantea Penalva está ahí: es una consecuencia del modelo pedagógico imperante y debería ser motivo de reflexión y reivindicación para los docentes, porque nos jugamos mucho. La jibarización del profesor es uno de los síntomas de la decadencia del sistema. Primero, habría que reconocer que el problema existe. Y después intentar solucionarlo. Para ello no hay más vía que combatir la pedagogía idiota que nos gobierna. Y nos gobierna tanto en la Comunidad de Madrid, donde están bien instalados, como en el MEC y en las Facultades de Educación.

      No podemos aceptar el modelo del profesor pelele. profesor segundón, que busca la secta pedagógica, no sólo por la propia dignidad del docente, sino porque sin un profesorado motivado, reconocido de verdad y que ejerza su autoridad (académica e intelectual, no autoridad pública) va a ser muy difícil que la enseñanza reciba el impulso que la saque de su actual marasmo.

  7. carretas
    3 marzo 2011 a 11:08 #

    ¿Me podría usted decir que significa “jibarizar”? Es la primera vez que oigo ese término. No existe en castellano.

    • Polícrates
      3 marzo 2011 a 16:59 #

      jíbaro, -ra adj.
      1 Relativo al pueblo indígena que habita en la zona oriental de Ecuador.
      — s. m. y f./adj.
      2 Persona perteneciente a este pueblo: los jíbaros practican una técnica de momificación y reducción de cabezas que permite conservar todos los rasgos.
      — adj./s. m. y f.
      3 Amér. Campesino, rústico, silvestre.

      http://es.thefreedictionary.com/j%C3%ADbaro
      ——————————–

      Un poco de Paciencia. El verbo jibarizar terminará por aprecer en el diccionario.

Trackbacks/Pingbacks

  1. La “jibarización” del profesor - 23 noviembre 2010

    […] La “jibarización” del profesor deseducativos.com/2010/11/23/la-jibarizacion-del-profesor/  por Interinos hace 5 segundos […]

  2. La “jibarización” del profesor | Noticias - d2.com.es - 24 noviembre 2010

    […] » noticia original […]

  3. Tweets that mention La “jibarización” del profesor « DESEDUCATIVOS -- Topsy.com - 24 noviembre 2010

    […] This post was mentioned on Twitter by Ignacio Andrío, Jaume. Jaume said: La "jibarización" del profesor: http://t.co/LrRbKuJ […]

  4. Slaps 2010/11/24 | Qmunty - 3 diciembre 2010

    […] La jibarización del profesor. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: