De pulgas y trenes


David López Sandoval

Decía Libertad, la amiga de Mafalda, que una pulga no puede picar a un tren, pero sí llenar de ronchas al maquinista. Mucho me temo que esto es precisamente a lo que aspiran los sindicatos minoritarios críticos con el sistema educativo y todos los que, con intención nada dudosa, van a votarles el próximo día 2 de diciembre. Y es que las elecciones sindicales vuelven a provocar las mismas reacciones en los que mantenemos, contra viento, marea y pasotismo de la peña docente en general, una actitud de rebeldía ante el Gran Hermano pedagógico.

Un servidor de ustedes, sin embargo, reconociendo que las premisas que mueven esta conducta son comprensibles, compartiendo como comparte el mismo análisis de la situación, sabe perfectamente que estamos tropezando por enésima vez en la misma piedra, pues la participación en la pantomima electoral, independientemente de a quién se vote, evidencia que, a pesar de estas dos ominosas décadas, aún se sigue manteniendo una fe a prueba de bombas en reglas que son parte principalísima del desbarajuste actual.

Porque, siendo objetivos y teniendo un mínimo de pudor democrático, estarán de acuerdo conmigo en que no hay por donde coger esta reglas. No sé si se habrán dado cuenta, pero que la Administración considere a las asociaciones sindicales de la enseñanza únicos interlocutores válidos para cualquier negociación no solo no es democrático sino que pretende el control y el amordazamiento de toda disidencia; y más cuando los sindicatos, tal y como está montado el tinglado hispanistaní, aspiran a seguir manteniendo la misma verticalidad estatal de otros tiempos, su capacidad de influencia depende de unas elecciones con listas cerradas y su máxima ambición consiste en entrar en juntas de personal y mesas sectoriales que no son más que agencias de clientelismo, blocaos de intoxicación política y figones de sinecuras. Cualquier asociación anti-sistema, por tanto, que pretenda influir desde dentro, no solo ha de pasar por el aro, sino que se arriesga a ser ganada para la causa del lado oscuro de la fuerza.

Que somos pulgas es un hecho incontestable, pero lo que olvidan quienes, de un modo u otro, van a participar en las próximas elecciones es que tras la picadura el maquinista puede mandarlos a hacer gárgaras de un manotazo, y que, en definitiva, ellos son la parte necesaria para que el plan maestro adquiera el aspecto de algo absolutamente legítimo y democrático.

Y, sin embargo, nadie ha dicho que nuestra función sea la de picotear a un gigante que sin duda nos aplastará a las primeras de cambio. Tal vez el objetivo sea otro. Tal vez tengamos que hacer todo lo posible para convertirnos en una plaga, en una plaga que joda de tal modo a los pasajeros que al final les obligue a saltar del tren en marcha.

Si nos diéramos cuenta, queridas pulgas deseducadas, de que votar, a estas alturas de la película, ni nos vuelve más participativos, ni más demócratas, ni, mucho menos, más decisivos, sino que nos convierte, una vez más, en cómplices de un sistema al que seguiremos reconociendo la capacidad de solucionar el problema que él mismo ha generado; si las pequeñas e insignificantes pulgas nos atreviéramos a denunciar sin miedo, claramente, en voz muy alta, que, tras veinte años de estulticia, ningún partido político ni ningún sindicato han sido capaces de enderezar la situación porque ellos son parte interesada del problema, y que cualquier intento -por muy decoroso que este sea- de influir desde dentro, está abocado al fracaso; en definitiva, si, convertidos en marabunta abstencionista, fuéramos conscientes de que solo en nuestras diminutas patitas de pulga está la solución, el tren, se lo aseguro, no tardaría en descarrilar.

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Diagnósticos, Soluciones

Autor:David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura. Administrador del blog.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

50 comentarios en “De pulgas y trenes”

  1. Maximiliano Bernabé Guerrero
    18 noviembre 2010 a 9:10 #

    Estoy de acuerdo en que es muy difícil acabar con un estado nefasto de las cosas entrando dentro de él.Lo sé porque yo he entrado y, al final, o te unes a ellos o te encabronas mucho. En 1989-90, en varios países del bloque soviético (Polonia, Checoslovaquia…) la oposición suave entro en la maquinaria del poder (ya hundido aunque no lo sospechábamos) a través de partidillos comparsa, elecciones amañadas, cooptaciones y, al final, el fin del régimen vino de la mano de los que estaban fuera del sistema, por más que luego fueran manipulados por intereses turbios, servicios secretos ajenos y mafias.
    También hay que reconocer que sindicatos como PIENSA, y algún otro, hacen una gran labor, aunque tienen que participar con unas reglas que sólo les perjudican. Ya veremos si los que llenamos de ronchas al maquinista o llenamos los vagones de pulgas (o intentamos alguna de las dos) conseguimos algo. El maquinista es un gigante con los pies de barro y sesos de mosquito, el tren tiene varias ruedas a punto de salirse de los ejes y no sabemos cuánto carbón le queda. A lo mejor, simplemente había que levantar los raíles o hacer saltar un puente. Yo, sinceramente, estoy desmotivado. Pero como decía nuestro grandísimo Juan Pedro Viñuela hace poco, lo motivación apela al deseo y al instinto, y lo que ha de contar, lo que nos puede liberar de la esclavitud es la voluntad. Por eso continúo, por sentido del deber. Sé, algo me lo dice, y tengo evidencias positivas, que este despropósito educativo (y otros en España) está dando las últimas boqueadas; sin embargo los últimos soplidos del fuelle son los que más avivan un fuego moribundo. Este sistema lo está, al igual que los prosoviéticos en 1989. Desde luego, los profesores solos no lo vamos a derribar; a veces siento vergüenza ajena y propia de nuestra cobardía y servilismo. Esperemos que nuestro logse-loesianismo caiga arrastrado por otro derrumbamiento más grande.

  2. Francisco Javier
    18 noviembre 2010 a 9:53 #

    Dice Maximiliano: “Sé, algo me lo dice, y tengo evidencias positivas, que este despropósito educativo (y otros en España) está dando las últimas boqueadas; sin embargo los últimos soplidos del fuelle son los que más avivan un fuego moribundo.”

    ¿En dónde intuyes signos fehacientes de que este tren de los horrores vaya a descarrilar? ¿Qué indicios son esos? Y si los profesores -o más bien este pequeño, casi insignificante, grupo de pulgas- no vamos a ser solos los agentes del derribo, ¿quiénes entonces?

    Un saludo.

  3. 18 noviembre 2010 a 10:29 #

    Yo también, Maximiliano, ando un poco desmotivado estas semanas. Tal vez porque me he dejado llevar por la idea de que esto, tarde o temprano, tiene que petar. Pero, ay, no peta. En realidad creo que estamos esperando a Godot. El poder se adapta a los nuevos tiempos y vuelve a renacer, “ab ipso ferro”. Y nosotros, mientras, viéndolas venir.

    Creo que esperamos demasiado. Deseducativos está perdiendo fuelle desde la reunión en Madrid porque, de pronto, nos ha dado por hacerlo todo en común, esperando, esperando y esperando -siempre- a los demás. Y tengo la impresión de que ese es un camino equivocado.

    Cuando hablo de “marabunta” no me estoy refiriendo a un grupo de personas perfectamente organizadas, sino a un grupo de muchas individualidades, de voluntades que no se dejen coartar por la necesidad de una organización, una estructura. Por eso creo que hay que hacer hincapié, desde este blog, en la urgencia de las individualidades, de los pequeños heroísmos. Deseducativos tiene que ser un punto de encuentro de unos cuantas pulgas que hacen la guerra por su cuenta.

    Asociaciones como [PIENSA], SPES o APIA están abocadas a ser como chihuahuas que a lo único a lo que pueden aspirar es a morder tobillos. Y entiéndaseme: en esto que digo no hay nada despectivo; considero que su labor es admirable. Pero yerran. En su razón de existir llevan la semilla de la autodestrucción. Son particularistas (de Secundaria, y la Secundaria no es el único problema) y la mayoría no puede cruzar las fronteras de sus respectivas taifas (si quieren darse a conocer deben circunscribirse a su comunidad autónoma). Su objetivo primordial, el cambio de modelo educativo, está lastrado ya en su origen, pues no se puede aspirar a un cambio de ese tipo representando a sectores tan específicos. Por otro lado está SPES, que es una federación, por supuesto, de ámbito nacional. Pero sigue sin abandonar la limitación -la cruz, diría yo- de la Secundaria.

    Pero el error más garrafal que se está cometiendo, en mi opinión, es que acatan las reglas de participación que existen, sin querer darse cuenta de que el tinglado está concebido para arrinconarlos -en el mejor de los casos- o laminarlos.

    Así pues, con esas tres limitaciones de origen (la limitación territorial, la sectorial o gremial, y la que procura el propio sistema), ¿de verdad cree alguien que ese camino que se está siguiendo puede llevar a algún sitio?

    Veinte años, queridos Francisco Javier y Maximiliano, ¡VEINTE AÑOS! de ingeniería social que se han intentado combatir con los métodos de siempre: sindicalismo, asociacionismo.

    Un saludo.

    P.S.: Maxi, te hago las mismas preguntas que te hace Francisco Javier.

    • Jesús San Martín
      18 noviembre 2010 a 15:01 #

      Va a petar, y antes de lo que la gente piensa, pero no sólo la enseñanza. Hay universidades que han congelado el presupuesto a los departamentos, los sexenios de investigación de han retrasado para no pagar, los médicos de nivel superior cobran como los de nivel inferior, otros funcionarios cualificados tienen los mismos problemas. Cuando una empresa retrasa el pago de la nómina a sus empleados es porque está cerca de la quiebra. Blackrock, uno de los grandes dioses, se ha desecho de la deuda española. Acordaos de estas palabras y en este orden: Irlanda, Portugal, España. Cuando le toque al segundo más vale que tengáis garbanzos en casa y el dinero a buen recaudo. Dentro de lo malo toda la escoria estará desacreditada, y la sociedad civil, y los grupos independientes que la representen, tendrán su oportunidad, o se la llevarán los mesías y los caudillos.

      • Xoia
        18 noviembre 2010 a 15:29 #

        Me estás asustando, Jesús. Sobre todo cuando hablas de tener garbanzos en casa y el dinero a buen recaudo. A mí se me viene la idea del corralito argentino a la cabeza y me echo a temblar. Te juro que a veces me dan ganas de sacar mis pequeños ahorros del banco y guardarlos en un calcetín…

        Son tiempos muy, muy malos. Todos los mensajes son negativos, pesimistas… Desempleo por doquier, las grandes fortunas cada vez más grandes, deslocalización de las empresas, precariedad laboral, privatización de ganancias y socialización de pérdidas, demagogia barata para promover el linchamiento al funcionario, corrupción política, mangoneo, telebasura llena de programas en los que los ricos enseñan sus mansiones mientras las personas de a pie se hipotecan durante cuarenta años por un piso de 50 metros cuadrados en el extrarradio, barrios que antes pertenecían a la clase media transformándose poco a poco en guetos, fraude fiscal desbordado y tonto el último y el que paga impuestos, privatización, privatización, privatización, capitalismo desbordado y ultraconservador que extiende su influencia en medios televisivos y prensa digital, desmantelamiento de las clases medias, el capital arremetiendo contra las pensiones hasta que consigan tenernos doblando el espinazo hasta la tumba, envidias por doquier, ignorancia, famoseo, desmantelamiento de la seguridad social, todos a contratar seguros médicos privados, todos a pagar por cosas que deberían ser gratuitas… Y ante todo, más y más linchamiento del funcionario. Politicuchos chorizos de tres al cuarto y empresarios explotadores azuzando a la sociedad para que se generalice por fin la precariedad laboral y la ausencia de espíritu crítico, para poder llenar sus bolsillos mientras todos decimos “amén, jesús, sí señor, deme más fuerte, que me lo merezco, pero por favor, no me despida, déjeme trabajar, aunque sólo sea por un plato de lentejas, ya me da igual si cobro una birria o si se infravalora mi preparación, tan sólo quiero que no me despidan…”

        ¡Aaaaaaaah! Qué horror de sociedad hemos creado.

        En fin, mejor me voy a estudiar un rato, que me estoy deprimiendo.

        Saludos a todos.

      • Jesús San Martín
        18 noviembre 2010 a 17:24 #

        ¡Vaya “desecho” que he metido! Ya sé lo que comer cuando no me queden garbanzos. Ahora en serio. En Mayo, España estuvo quebrada, y salimos adelante porque China se dedicó a comprar deuda española, pero “la Merkel” quiere que también pierdan los bancos y por lo tanto China no está por comprar. Cualquier día pasa algo, la gente corre a las tiendas y ese día no como. Prefiero decir que paranoico estaba y tirar el kilo de garbanzos a quedarme un día sin comer. Ya he dicho en el post anterior que Blackstone se ha deshecho de deuda española, pero tras esto

        http://www.elconfidencial.com/espana/rey-audiencia-fink-blackrock-20101027-70964.html

        Seguro que estas personas están mejor informada que yo.

        ¿Cuándo será el día? No lo sé, seguro que no es mañana ni pasado, pero el bicho está suelto, y los datos de impago que he dicho son ciertos (y he callado otros), yo soy uno de los que no están cobrando el último sexenio.

        A mí no me preocupa tanto la crisis (que me preocupa y mucho), como lo que venga después. ¿Habrá una sociedad civil suficientemente fuerte para aguantar o un mesías? Visto lo que pasa en la enseñanza me hago una idea. Pero recuerdo como en la Revolución Francesa todos perdieron sus privilegios, no vamos a ser los únicos.
        Pago una ronda de chocolate negro para que se nos suba a todos la moral.

  4. Maximiliano Bernabé Guerrero
    18 noviembre 2010 a 11:29 #

    Francisco Javier, David, los indicios están por todos lados. Los regímenes (y el del PSOE lo es, ha manejado el cotarro desde 1977, solo o con palmeros) al final de su ciclo caen en absurdos (nuestra política exterior es el mayor ejemplo), en el sálvese quien pueda, en lo grotesco. Os aseguro que fiel a lo dicho en nuestra reunión de Madrid, estoy tocando varios palos políticos y sindicales en Castilla La Mancha y lo que veo, en algunos casos, nada desmerece a algunas escenas de la película “El Hundimiento”. Aquí no puedo explayarme más, pero dentro de unos meses, si queréis, quedamos a cenar y os lo cuento. Tampoco tenemos que entristecernos mucho. Sé, que esos manifiestos idiotas, tipo “No es Verdad” que obtienen varios miles de adhesiones, y superan con mucho a los nuestros, sacan las firmas de las organizaciones que los patrocinan. El sindicato X o el partido Y dice a sus curritos “Oye, tienes que firmar esto. Mañana voy a mirar las adhesiones, como no vea tu nombre, dentro de 6 meses cuando toque renovar tu contrato hablaremos de ello”. La mayor parte de las veces no hay que decir esto último, se sobreentiende.
    Así está el cortijo. Me preguntáis que cuál será la demolición general que arrumbe también con LOE y demás basura. Puede que no suceda nunca, de hecho hay regímenes absurdos que se perpetúan, se institucionalizan, se berlusconizan. Y puede que algún agravamiento de nuestra situación económica lleve a cuestionarse el derroche que supone nuestro federalismo asimétrico autonómico, nuestros privilegios forales medievales, nuestra mamandurria generalizada en varios escalones de la Administración, y de rebote salpique a nuestro calamitoso sistema de enseñanza. Ya veréis como dentro de unos meses habrá cambios. Aunque nosotros estaremos ceñudos, diciendo “No es esto, no es esto”.

  5. Pablo López Gómez
    18 noviembre 2010 a 11:33 #

    Mensaje para los hombres de poca fe:
    -A Dios rogando y con el mazo dando.
    -Si no contamos con la posibilidad de que nos partan la cara cuando la pongamos y no la aceptamos, no estamos preparados para ninguna lucha.
    -Los problemas no se resuelven por arte de magia ni especualndo. ¿Creemos que hay cosa que arreglar en la enseñanza? En caso afirmativo: ¿estamos dispuestos a hacer algo? En caso afirmativo: habrá que armarse de paciencia y poner constancia, esfuerzo y empeño. Y contar con que, aun así, lo más probable es que se consiga poco o nada. Comprometerse y moverse es una apuesta que puede llevar o no a conseguir algo, pero, desde luego, quedándose quietos es seguro que no se consigue nada.

    • Francisco Javier
      18 noviembre 2010 a 12:19 #

      Creo que llevas razón Pablo. Nunca han sido las batallas algo fácil y nuestros enemigos estarían encantados de ver cómo desfallecemos y nos deprimimos. Creo que das en el clavo al invocar una palabra mágica: paciencia. “La paciencia lo es todo”, como con profundidad nos enseña el viejo adagio. Y dicho esto, debo reconocer que yo tengo poca. ¡Es todo tan estúpido! Últimamente he pensado que -como señala Maximiliano- la crisis económica puede ser un detonante para el cambio, lo que pasa es que las señales que llegan son aterradoras (institutos-empresas, productividad del funcionario, tics, mierda, mierda y más mierda.) Bueno, no sé… En todo caso, el pesimismo de David aunque justificable (el pesimismo suele serlo siempre), me parece que requiere que maticemos: para el tiempo que esto lleva funcionando, ¡se han hecho bastantes cosas!

      Un saludo a todos y en especial a David por su polémico artículo (que reabre el debate de fondo, lo cual nos viene muy bien a todos.) Gracias, David, ¡y no te rindas!

    • Jesús San Martín
      18 noviembre 2010 a 14:46 #

      Pablo, tienes toda la razón del mundo. Hay un cuento, que sólo recuerdo en esencia.
      El diablo estaba alquilando todas sus herramientas en el mercado. Allí había algo de color verde intenso, pregunté qué era y su precio, me contestó que la envidia y lo alquilaba a 100 euros la hora. Otro objeto rojo, brillante como el fuego, resultó ser la ira, y su precio 1000 euros la hora. Entre tanto objeto, había uno apagado, muy apagado, y bastante usado, pensé encontrar una ganga y pregunté el precio, un millón la hora fue la respuesta. Cómo es posible eso, si su color es mortecino y está muy usado. Es la desesperanza, me dijo el diablo, una vez que hace su trabajo y la derrota se apodera de las personas todos los males llegan sin esfuerzo; de hecho, basta sólo esta herramienta para llevaros al infierno, por eso su precio.
      Y precisamente en esta sociedad casi todo el mundo está derrotado. Todo el mundo dice lo mismo: ¡si no podemos hacer nada! ¡si no se puede cambiar! ¡no merece ni intentarlo! Olvidan la frase de Maquiavelo ¡Tu vida vale en lo que la estime aquel que en nada valora la suya! (que precisamente hacen suya los suicidas con bombas) y con tanta desesperanza la gente en nada estima la suya. Tenemos dos opciones, o darnos cuenta de que somos luchadores natos y podemos cambiarlo o irnos al infierno.

  6. Ana Belén
    18 noviembre 2010 a 12:18 #

    ¡Hola!
    se percibe un poco de desánimo en los mensajes. Yo no creo que estemos perdiendo fuelle desde la reunión, la asociación está en marcha (gracias por tu dedicación, Pablo, por cierto) y ha crecido considerablemente el número de visitantes de este blog en los últimos meses. ¡Hay que ver la botella medio llena! Tenemos que seguir pensando más cosas para hacer, a nivel individual y colectivo, podemos ir pensando en una nueva reunión en primavera para plantear nuevas ideas y propuestas, madurar lo que se habló de cursos o conferencias…o una manifestación si hace falta. Podríamos dedicar una parte de presupuesto a imprimir unos miles de folletos y cada uno intentar distribuirlos por la zona geográfica que pueda abarcar. Creo que cualquier paso que pensemos dar pasa antes por darnos a conocer cuanto más masivamente mejor. Ya que se hablaba de pulgas, habrá que hacer plaga, ¿no?. Para animar un poco, os diré que en esta semana tuve un claustro y descubrí con gran satisfacción que la directiva de mi centro no es logsiana! Fue genial, tuve que contenerme para no aplaudirles a la directora, a los jefes de estudio y a todos los que estaban en la mesa. Lo que ocurrió fue que la orientadora, entre quejas, solicitó que se le hiciese caso de una vez con una petición que parece ser que lleva tiempo pidiendo y que consiste en que quiere organizar un taller de sexo seguro y todo eso, y lo quiere hacer utilizando horas de tutoría, con gente que trae ella de su confianza y enviando simplemente una nota a los padres para pedir la autorización. La directiva le respondió que no iban a meter a nadie en las aulas sin pasar antes por la dirección provincial y ahí se formó el lío. La orientadora mantenía que no hacía falta tal cosa, que se la estaba vetando, que eso eran temas transversales. Entonces el jefe de estudios de diurno preguntó que quién estaba especializado en poder impartir una charla sobre tal tema, que para meter a alguien en un aula el iba a exigir una especialización, como la que tenemos cada uno de los que allí trabajamos, y que hablando de temas transversales, ¿a quién se invitaría por ejemplo, para hablar de la paz, a Gandhi (si se pudiese) o a Bush? Fue buenísimo. Terminó diciendo que acataría lo que viniese de arriba, que si era así, habría que aguantarse. como con todo lo demás, pero que mientras que el asunto de las transversales, valores y todo eso fuese tan difuso no permitirían entrar a nadie en el centro tan alegremente. Así que ya veis, a lo mejor no estamos tan solos como pueda parecer. Un saludo!

    • Francisco Javier
      18 noviembre 2010 a 12:27 #

      ¡Olé por tus jefes! ¡Y olé por ti también!

    • 18 noviembre 2010 a 15:25 #

      Querida Ana Belén:
      Una pregunta para tu orientadora: ¿quiso decir sexo seguro o sexo asegurado? Porque, claro, si es lo segundo… Ya en serio: en alguna ocasión, cuando ha venido alguno de estos listos a asombrar al mundo con una iniciativa así rompedora en materia de educación sexual, le he lanzado una provocación de este tipo. ¿Qué ha pasado? Que se han quedado más desconcertados que sor Citroën. Y es que mucha educación sexual, mucho esto y lo otro y mucho bla bla, pero al final son tirando a puritanos, no en vano vienen de donde vienen. Haz la prueba con tu orientadora.
      En cuanto a tus propuestas: me parecen geniales, por sí mismas y por el tono con que las formulas. Además, me suena que algo de eso se había acordado ya en alguna parte.

    • Ania
      18 noviembre 2010 a 18:49 #

      En mi centro no solo han metido el tallercito sino que con algún grupo lo han hecho intempestivamente, contra la opinión de los tutores , en plenos exámenes y haciéndoles perder horas de clase troncales. La intervención con el grupo no sólo no ha arreglado nada sino que los ha desquiciado enpeorando el comportamiento del grupo que ya dejaba mucho que desear.

      Desde la directiva el único problema que le veían era ¡que el “sicólogo-sexólogo-interventor : ¡¡no dominaba el euskera!!

  7. Francisco Javier
    18 noviembre 2010 a 14:02 #

    En la línea de Ana Belén,

    la idea de crear algún espacio alternativo englobado-enlazado en Deseducativos, creo que no es mala idea. La red tiene fuerza y de lo que se trata es de generar nexos neuronales (asociaciones, reflejos, contenidos latentes y manifiestos,…) Ello además de promover la acción directa: imprimer miles de folletos, retomar las revistillas, organizar una manifestación si hace falta (aunque seamos una diminuta colonia de pulgas). La asociación, para la que ya falta poquito, puede y debe ser una plataforma efectiva de unión, de coordinación (para eso nos reunimos, digo yo.) Personalmente estoy trabajando en la traducción de un texto de Arendt para esa futura página de textos críticos. No me importa hacerlo, porque el texto merece la pena, aunque la verdad es que a mí la pedagogía me interesa un pimiento y me aburre muchísimo. Me gustaría que siguiésemos entre todos aportando ideas (sugerencias, colaboraciones, envío de artículos, conferencias, lo que sea.). Es demasiado pronto para deprimirnos. Termino: la existencia de sindicatos como SPES o PIENSA sí me parece relevante -no comparto, aunque entiendo, la idea de David-, y lo que siento es no poder darles mi voto y mi apoyo (pues en Madrid, que es una Comunidada facha y bilingüe, no tenemos la suerte de tenerlos.)

    • Xoia
      18 noviembre 2010 a 14:44 #

      Me consta que en Madrid se está gestando una nueva parte de SPES. Lo sé por información de primera mano, pues yo pertenezco a SPES. Eso sí, está claro que para estas elecciones aún no va a estar operativa. De todos modos, y aunque las elecciones sindicales no vayan a resolvernos nada, lo mínimo que se puede hacer es mostrar el desacuerdo con el sistema actual. O bien votando a sindicatos minoritarios y críticos con el sistema en las comunidades donde existan, o bien votando en blanco. La abstención sí que no sirve de nada. Abstenerse signifiva “pasar del tema”, y es precisamente la desgana y el pasotismo lo que nos ha convertido a los enseñantes en las marionetas del sistema que somos…

      Yo también estoy desanimada, debe ser un mal general. Pero no podemos tirar la toalla. Aunque sea poco, algo habrá que hacer. Al menos, que no nos quiten el derecho al pataleo, que parece ya el único derecho que nos queda…

      • Francisco Javier
        18 noviembre 2010 a 16:58 #

        Pienso votar en blanco.

  8. 18 noviembre 2010 a 16:16 #

    Bueno, bueno. La verdad es que no quería que la cosa fuese por estos derroteros. Que mencione cierta desmotivación no quiere decir que haya caído en la depresión o el desengaño. Pero, lo que sobre todo quiero dejar claro es que el tema de mi artículo nada tiene que ver con esa desmotivación. Lo que ocurre es que he respondido a algo dicho por Maxi, y creo que no se me ha entendido del todo:

    No aconsejo la abstención porque todo sea la misma mierda y porque esté harto de la vida, sino porque el sistema está montado para anular la fuerza de cualquier disidencia que pretenda, cumpliendo con las reglas del mismo sistema, cuestionarlo o cambiarlo.

    Tengo la sensación de que esta es la clave sobre la que no se quiere reflexionar, que precisamente es el quid de la cuestión. Por eso el texto no habla de los sindicatos en general, sino de los anti-sistema que concurren a las elecciones del día 2.

    El tinglado de la representación sindical, los requisitos para presentarse a las elecciones y el sistema y mecánica del propio proceso electoral están planteados para desactivar el peligro. ¿De qué formas?

    1.- Se desactiva al elemento peligroso obligándole a no salir de su taifa. Por lo que el objetivo de cambiar el sistema educativo español queda postergado, al tener el sindicato minoritario de turno, si quiere ser algo, que circunscribirse a reclamaciones y problemas del terruño -que son graves, por supuesto, pero que aparcan, insisto, el objetivo general y auténtico que supongo les empuja a nacer-.

    2.- Se desactiva al elemento peligroso obligándole a representar, o a aspirar a la representación de tan solo un sector de la enseñanza. De ahí que se caiga en la contradicción de pretender una transformación de la enseñanza reivindicando, por ejemplo, un cambio en la Secundaria y sin tener en cuenta la Primaria, la FP o la Universidad. Así pues, la mayoría de sindicatos anti-sistema nacen muertos, pues nacen siendo asociaciones de profesores de Secundaria. Por mucho que se federen e intenten sortear la primera desactivación antes citada.

    3.- Se desactiva al elemento peligroso obligándole a acatar unas reglas establecidas para perjudicarle y para que, a ojos de los demás, aparezcan a medio plazo desvirtuados por la situación. La primera desvirtuación que tienen que asumir es presentarse a unas elecciones con listas cerradas, lo cual pone en cuestión, ya en el principio, la esencia democrática de tales asociaciones, por muy asamblearias e igualitarias que estas sean. En segundo lugar, no tienen más remedio que aspirar a unas juntas de personal y a unas mesas sectoriales hechas a imagen y semejanza de los sindicatos del pesebre; esto es: donde quedan unificadas la Primaria y la Secundaria. A pesar de que en sus respectivos programas aparezca como aspiración primordial la separación de las mesas, al final tienen que tragar, pues su representatividad, y por tanto su fuerza, es minoritaria. En tercer lugar, si logran hacer algo de ruido, enseguida el sistema les planta delante de sus narices el siguiente dilema para seguir manteniéndose vivos: o sigues fiel a tus principios de cero liberados y cero subvenciones (y por lo tanto, tal y como están las cosas, te estancas y no aspiras a crecer, pues, sobre todo si has llegado a este punto, vas a sentir la necesidad de multiplicarte en los centros de enseñanza, y para eso necesitas liberados y subvenciones), o tragas con las liberaciones y la pasta que el Estado te tiene reservada (por lo que crecerás, te multiplicarás, llegarás a ser algo pero, ay, a partir de ese momento, con el alma vendida, tendrás que despedirte de tus reivindicaciones más radicales).

    Así pues, repito la pregunta: ¿alguien puede asegurar que las elecciones sindicales continúan siendo una oportunidad? Si la respuesta es afirmativa, por favor me gustaría que se me demostrase que estoy equivocado, que el chiringuito funciona en realidad de otra forma; pero, sobre todo, me encantaría que se me demostrase que la abstención no les jodería. Y cuando digo abstención me refiero a aquella que es activa -no a la pasiva-, a aquella que se plantea para después, una vez que ha tenido éxito, denunciar en voz muy alta la nula legitimidad de unos sindicatos que no representan A NADIE. Con no votar no se hace daño a nadie, eso es cierto. Pero no votar y después desnudar las vergüenzas del sistema… Eso es otra cosa que todavía no se ha hecho en Hispanistán.

    Un saludo.

    • Francisco Javier
      18 noviembre 2010 a 17:24 #

      No estoy de acuerdo con el punto 1. Vamos a ver, si un sindicato minoritario alternativo (imaginemos que PIENSA ) alcanza una representación importante, o mejor aún: barre (es un suponer también, un experimento mental, un Gedankenexperiment), y si este sindicato se mantiene absolutamente fiel a sus principios absolutamente radicales:

      1) El resto de sindicatos verticales se asustan y pierden cacho (1ª ventaja).
      2) El ejemplo cunde y el resto de sindicatos asentados en otras Taifas toman nota.
      3) Siguiendo el ejemplo, se crean condiciones para que se creen delegaciones en otras Comunidades. Y es sabido que no hay nada que a la gente le atraiga más que el éxito. Primero se es perezoso, pero cuando alguien tira del carro y funciona, la gente se sube.
      4) Igualmente no veo que haya que restringirse a la Secundaria: del mismo modo que un sindicato, una tendencia política, se puede exportar a otras Taifas, puede también extender su acción política a otros ámbitos: dirigirse a los Maestros y también a la Universidad. Nada lo impide.

      • 18 noviembre 2010 a 17:54 #

        Pero la premisa de tu argumentación jamás se dará, y no lo digo porque sea pesimista, sino porque es imposible que se dé. [PIENSA] no puede barrer porque nace limitada. Renuncia a liberados y subvenciones, ergo jamás podrá competir en igualdad de condiciones con los del pesebre. Si quiere competir en igualdad de condiciones ha de asumir que tiene que pasar por el aro. Si pasa por el aro, adiós a [PIENSA].

        Así pues, si la premisa es imposible…

        Un abrazo.

      • Jesús San Martín
        18 noviembre 2010 a 18:21 #

        Os aporto un dato que quizá sea de vuestro interés. En una multinacional de nombre algo similar a timofónica, el sindicato independiente renunció al pesebre, incluso a los locales que por ley debía dar la empresa, resultado: mayoría absoluta. Me lo contó el secretario del sindicato, que era alumno mío. Le advertí que eso sería así mientras ellos tiraran del carro, me lo reconoció. Posiblemente se pueda conseguir una mayoría absoluta, y como advierte Francisco Javier: todo el mundo se sube al carro del éxito, pero no lo empujan. Es el dilema del gorrión gorrón o los pastos comunales: si tu metes una vaca yo dos, a sí, pues yo en vez de una tres, pues entonces yo cuatro,…¿Por qué casi nadie llama la atención a un comportamiento incívico? Porque la bronca te la llevas tú, y el beneficio se reparte entre los miles de ciudadanos: mucha bronca y poco beneficio. Cuando vean que o nadan todos al unísono o se los lleva la corriente entrarán en razón. Conclusión, podéis tener una mayoría absoluta si estáis dispuestos a remar vosotros solos y llevando a los demás en la barca, o esperar a ese punto histórico, hoy día cercano, en el que la sociedad avanza un siglo o retrocede un milenio. Para mí que volvemos a la casilla de salida.

      • Xoia
        18 noviembre 2010 a 22:54 #

        Oye, Jesús, ese sindicato que renunció a locales etc… ¿No estarás hablando de la CGT, verdad?

        Lo digo porque yo he tenido dos alumnos hijos de un representante de la CGT que precisamente pertenecía a “timofónica” y, tanto los dos chavales, como sus padres, me parecieron gente bastante auténtica. Sobre todo el hijo mayor, que me dio muchos dolores de cabeza porque fui su tutora y el chico no era precisamente un estudiante modelo, ni mucho menos…

        La verdad es que los de CGT me parecen muy creibles en general, son gente que lo vive, con ideales. El problema es que son anarquistas y dudo mucho que las palabras “orden, disciplina, seriedad, silencio, autoridad…” les gusten demasiado, y en la enseñanza esas palabras son muy importantes. Así que, como enseñante, no sé si me vería bien representada por un sindicato anarquista. Pero a nivel “obrero” me parecen de lo mejor.

      • Jesús San Martín
        19 noviembre 2010 a 16:01 #

        Alternativa Sindical de Telefónica. La mayoría absoluta fue en Madrid en las penúltimas elecciones.
        Yo también tuve un alumno muy anarquista (como en la universidad está quien quiere estar los problemas que en general comentáis no los sufro), y era bastante trabajador. La última vez que lo vi, porque pasó por la escuela, se había convertido en un ingeniero responsable. Le advertí de su cambio, me dijo que no se arrepentía de su pasado, pero que ahora era otra etapa de su vida. Cada edad tiene sus motivaciones, el problema es cuando ya deberían ser adultos para todo y sólo lo son para unos minutos pero no para los nueve meses.
        ¿Cómo van los garbanzos? Tú haz el cocido maragato y yo el madrileño.

  9. 18 noviembre 2010 a 17:18 #

    Ni se sabe la de elecciones sindicales de las que he pasado con total indiferencia… Leo sus folletitos, oigo, alguna vez que tengo ganas de deprimirme, a sus representantes, contemplo la disparidad inacabable de las siglas, renunciando a siquiera saber cuál es su ámbito de actuación, y continúo en la acción directa a pie de aula, de pasillo, de tertulia, de blog, y de cuantos ámbitos se me pongan a tiro de queja, prédica o iniciativa. Supongo que va por comunidades, el sentido ol sinsentido de las diferentes actuaciones sindicales. Aquí en Cataluña tengo simpatia por SPS, si bien su capacidad de influencia, al centrarse en la Secundaria, es menor que el de las grandes infanterías primarias, pero lleva adelante iniciativas de calado y ha obligado a los sindicatos mayoritarios a tener que secundar iniciativas suyas. En el trámite de la LEC (Ley de Educación de Cataluña) , Xavier Massó, el Secretario de ASPEPC-SPS (Dos sindicatos de Secundaria que se fusionaron) tuvo una brillantísima intervención. El mismo sindicato ha recurrido ante la justiia el Decreto de potestades de los directores, de auténtico corte franquista, puesto que se renuevan los poderes del director para contratar personal, sancionar a los colegas, controlar personalmente el trabajo de los profesores a su cargo dentro del aula, imponer un plan pedagogico, etc.
    En resumen, que los esfuerzos más declaradamente exteriores al sistema no son incompatibles con los de quienes, dentro de él, se mueven en una dirección que se asemeja enormemente a la nuestra. Hoy, por ejemplo, he entrado en el foro de SPS, un foro autocontrolado por quienes intervienen en él, en el que han colgado mi último artículo, de igual modo que suelen colgar otros de los que aquí se publican, usualmente con comentarios aprobatorios.
    Quizás pequemos de individualistas, pero si Rosa Parks no se hubiera negado a levantarse de aquel asiento…
    ¡Ánimo! Aunque sepamos que aquí no hay “lucha final, ni falta que nos hace. La nuestra es la profesión de “Hoy empieza todo” de Taverniere. Y cada día de nuevo. ¡Menos mal!

    • 18 noviembre 2010 a 17:57 #

      No desprecio el valor de sindicatos como SPS. Pero, insisto, las pequeñas ronchas de las picaduras al final desaparecen.

      Y, mientras tanto, el tren sigue imparable.

      Un abrazo.

    • 18 noviembre 2010 a 22:17 #

      Conozco a Xavier Masó y doy fe de que es un fenómeno.

  10. Jesús San Martín
    19 noviembre 2010 a 8:53 #

    Los funcionarios andaluces no están escrotados

    http://www.elconfidencial.com/espana/funcionarios-andaluces-tomaran-telmo-ellos-20101119-71747.html

    • 19 noviembre 2010 a 10:01 #

      Dejo aquí un vídeo:

      Pobrecitos, ¿habéis visto con qué cara pasaban entre la gente los cocos y los ugetos?

      Esto es a lo que me refiero. Estas son las protestas que impresionan y que pueden hacer daño. Esta es la marabunta que necesita la enseñanza. ¿Quién estaba detrás de la manifestación? Pues parece ser que hubo sindicatos que se la intentaron apropiar, pero fue en realidad algo surgido de abajo mismo, de cada uno de los que acudieron.

      Un saludo.

      • Jesús San Martín
        19 noviembre 2010 a 10:36 #

        Precisamente el vídeo muestra esas individualidades que tú mencionas más arriba,y como bien dices, la marabunta que se necesita en la enseñanza. Además, el video lo puede grabar cualquiera y colgarlo en Youtube (como tambiénb se ha mencionado aquí) y darle la publicidad correspondiente. <la gente necesita ver que no está sola. Esos vídeos son los que extenderán el mensaje: "una imagen vale más que mis palabras" y la marabunta crecerá.
        Un abrazo

    • Jesús San Martín
      12 junio 2011 a 12:41 #

      Me ha llegado por correo. Copiadlo y mandadlo por correo si lo creeis oportuno. Son estos sinvergüenzas los que nos roban y hacen creer a la gente que los funcionarios somos la lepra descrita debajo.

      La mayor vergüenza de la historia de la Junta de Andalucía está ocurriendo en directo, y por supuesto sin cobertura por los medios.

      Por favor, si deseas que exista la libertad de expresión, leelo, y sólo si crees que es oportuno, difúndelo. Los que lo estamos reenviando, con todo el respeto del mundo, entendemos que debe conocerse porque está pasando aquí y ahora.

      Esto es muy grave, por favor comprobarlo en determinados medios, ya que otros están censurados (sí, censurados, como en cierta época en la que todo era muy malo), y está teniendo poca repercusión en dichos medios (no en otros, se citan al final del texto):

      Este año de crisis la Junta de Andalucía ya ha dado (en BOJA) 112 millones de euros en subvenciones a los sindicatos, primero para poder bajarnos el sueldo y ahora por esto. Sólo la semana pasada les dieron dos subvenciones directas a fondo perdido y sin necesidad de justificación a CCOO y a UGT de 4.5 millones de euros a cada uno.

      A cambio, van a convertir en funcionarios, como si hubieran sacado una oposición, a entre 40.000 – 50.000 personas enchufadas que vienen de sindicatos, fundaciones, agencias, y empresas públicas o son enchufados sin plaza de la estructura interna, todas de vinculación directa con el PSOE. A los funcionarios de carrera nos quitan unos cuantos derechos para hacerlo posible.
      Lo hacen ya que tienen la casi certeza de que van a perder las elecciones de la Junta, por lo que están colocando a todas estas personas.

      Hace dos semanas firmaron el preacuerdo y los funcionarios del edificio de Torretriana les pitaban y les tiraban cosas por los patios, tuvieron que salir con escolta y por la puerta de atrás, nos les dejaron salir ni por las escaleras, bajaron con la policía soltando cachiporrazos.

      Ahora, todos sabíamos que se tenía que producir una reunión para el acuerdo definitivo entre la Junta, CCOO, UGT y CSIF en la que, definitivamente, nos van a vender, pero nadie sabía ni cuándo ni dónde, y a las 13 ha saltado la liebre porque han invitado a que se fueran a los funcionarios de la séptima planta del edificio de Torretriana. Como se lo han olido, se han quedado, y entonces les han ordenado que se vayan, y les ha dado tiempo a avisar con
      mensajes. Y entonces se ha liado de verdad, los ha echado la policía, pero ya habían subido los de las otras plantas y han tenido que desalojar el edificio entero por la fuerza.

      Mientras, acudían funcionarios de todas las delegaciones de Sevilla pero ya no les dejaban entrar. Ahora está el edificio vacío y están reunidos dentro firmando el decretazo. Fuera hay un cordón de la policía y otro de funcionarios con todas las cosas naranjas que han podido llevar.

      Para información y divulgación pública, los funcionarios que llevamos un lazo naranja prendido, significa literalmente “NO SOY UN ENCHUFADO DEL PSOE”.

      Referencias:

      http://www.elpais.com/ articulo/espana/policia/ escolta/participantes/reunion/ funcion/publica/elpepuespand/ 20101118elpepunac_24/Tes

      http://www.elmundo.es/elmundo/ 2010/11/18/andalucia/ 1290087328.html

      http://www.canalsur.es/portal_ rtva/web/noticia/id/128209/ noticias/reunion_decisiva_ entre_junta_y_sindicatos_para_ la_reordenacion_del_sector_ publico

      Por favor, es un tema muy serio y real, si crees en la libertad de expresión difúndelo.

    • Jesús San Martín
      12 junio 2011 a 12:43 #

      Me ha llegado por correo:

      La mayor vergüenza de la historia de la Junta de Andalucía está ocurriendo en directo, y por supuesto sin cobertura por los medios.

      Por favor, si deseas que exista la libertad de expresión, leelo, y sólo si crees que es oportuno, difúndelo. Los que lo estamos reenviando, con todo el respeto del mundo, entendemos que debe conocerse porque está pasando aquí y ahora.

      Esto es muy grave, por favor comprobarlo en determinados medios, ya que otros están censurados (sí, censurados, como en cierta época en la que todo era muy malo), y está teniendo poca repercusión en dichos medios (no en otros, se citan al final del texto):

      Este año de crisis la Junta de Andalucía ya ha dado (en BOJA) 112 millones de euros en subvenciones a los sindicatos, primero para poder bajarnos el sueldo y ahora por esto. Sólo la semana pasada les dieron dos subvenciones directas a fondo perdido y sin necesidad de justificación a CCOO y a UGT de 4.5 millones de euros a cada uno.

      A cambio, van a convertir en funcionarios, como si hubieran sacado una oposición, a entre 40.000 – 50.000 personas enchufadas que vienen de sindicatos, fundaciones, agencias, y empresas públicas o son enchufados sin plaza de la estructura interna, todas de vinculación directa con el PSOE. A los funcionarios de carrera nos quitan unos cuantos derechos para hacerlo posible.
      Lo hacen ya que tienen la casi certeza de que van a perder las elecciones de la Junta, por lo que están colocando a todas estas personas.

      Hace dos semanas firmaron el preacuerdo y los funcionarios del edificio de Torretriana les pitaban y les tiraban cosas por los patios, tuvieron que salir con escolta y por la puerta de atrás, nos les dejaron salir ni por las escaleras, bajaron con la policía soltando cachiporrazos.

      Ahora, todos sabíamos que se tenía que producir una reunión para el acuerdo definitivo entre la Junta, CCOO, UGT y CSIF en la que, definitivamente, nos van a vender, pero nadie sabía ni cuándo ni dónde, y a las 13 ha saltado la liebre porque han invitado a que se fueran a los funcionarios de la séptima planta del edificio de Torretriana. Como se lo han olido, se han quedado, y entonces les han ordenado que se vayan, y les ha dado tiempo a avisar con
      mensajes. Y entonces se ha liado de verdad, los ha echado la policía, pero ya habían subido los de las otras plantas y han tenido que desalojar el edificio entero por la fuerza.

      Mientras, acudían funcionarios de todas las delegaciones de Sevilla pero ya no les dejaban entrar. Ahora está el edificio vacío y están reunidos dentro firmando el decretazo. Fuera hay un cordón de la policía y otro de funcionarios con todas las cosas naranjas que han podido llevar.

      Para información y divulgación pública, los funcionarios que llevamos un lazo naranja prendido, significa literalmente “NO SOY UN ENCHUFADO DEL PSOE”.

  11. Jesús San Martín
    19 noviembre 2010 a 9:20 #

    ……………….reclaman una reforma del sistema financiero, de la EDUCACION, de la normativa electoral, del estado de bienestar y de la marca país…………….Para ello, piden que se dé un giro al actual SISTEMA EDUCATIVO, que debe volcarse en la búsqueda de la EXCELENCIA.

    http://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/2615117/11/10/Cien-empresarios-piden-reformas-al-Rey-.html

    Después de esto ya no sé si pagar la ronda de chocolate negro, que empieza a ponerse de nuestro lado y no hay razón para estar desmoralizados.
    Un abrazo (pago la ronda)

    • 19 noviembre 2010 a 9:46 #

      Jesús, lo leí anoche y me parece una de las noticias más importantes de los últimos meses, sobre todo porque ese documento está firmado por gente con mucho mucho mucho poder en Hispanistán. En el resumen que hace el el diario que citas no aparecen, sin embargo, propuestas claras; aunque supongo que lo importante es el hecho de que dicho documento exista y que, en audiencia privada, se lo hayan hecho llegar al rey.

      Ahora solo queda que su majestad comprenda de una maldita vez que, a pesar de que se ha vivido en Zarzuela muy bien con este tinglado, sigue primando, sobre cualquier testa coronada, el futuro del país y de sus ciudadanos.

      Un abrazo.

      • Jesús San Martín
        19 noviembre 2010 a 10:44 #

        Lo importante es quienn lleva el mensaje y a quien. La cuenta es la siguiente, a grandes números, 15% del PIB del ladrillo, lo mismo de fabricación de coches y otro tanto de turismo. El ladrillo no tiene nada que hacer (deuda hasta el cogote y el país quebrado), los coches se han desplazado al este y a Asia, el turismo tiene problemas con la zona exyugoslava. Se ha perdido casi todo, por otro lado no tenemos materias primas, lo único que podemos hacer es dar valor añadido: compro arena (silicio) y hago ordenadores, compro aluminio y hago un ala de avión, y eso sólo se puede hacer con la cabeza, pero con una cabeza muy muy preparada. Los ingenieros salen muy blanditos, y casi no hay docotres en ingeniería, que podráin hacer spin-off de sus materias de investigación (La UPM lo intenta, pero es una cuestión de probabilidades, cuantos más intentos más posibilidades de éxito.)
        Un abrazo

      • 19 noviembre 2010 a 11:20 #

        Aquí dejo el enlace con el documento completo:

        http://www.libertaddigital.com/documentos/declaracion-transforma-espana-41911993.html

      • 19 noviembre 2010 a 22:13 #

        David, he leído atentamente las 18 páginas del informe y puedo asegurarte que constituye la suma de vaguedades más grave que he leído, sólo comparables a cualquier discurso de investidura. Dejo de lado quiénes lo han hecho, a pesar de que ello explica el cien por cien de sus propuestas, también su retórica pseudomoderna (“poner en valor”, “rankings top”, etc.) y la interesada reclamación de convertir un Estado en una marca comercial, un Estado cuyos individuos se definene más por su función en el sistema económico que por su propia individualidad y personalidad. Piden, porque esto es, en realidad una carta a los Reyes Magos, “refundar todos los pilares del sistema-país”, lo cual parece dar a entender que S.M. debería abolir la Constitución y proponer, ¿qué? En fin, la mezcla de ideología de las cavernas predemocráticas con ideales como el “nuevo hombre” marxista, convertido ahora en el “ciudadano integral” (portador de valores, elector, consumidor, financiador y productor) y la insistencia en la definición de ciudadanía desde la óptica del Modelo Productivo, nos ofrecen un panorama tan sesgado hacia la esclavitud laboral que me río yo de los esfuerzos de los firmantes por conseguir un consenso que, tal y como ellos lo plantean, más parece un trágala, la verdad.
        En fin, más piedras del infierno, sin duda.

    • Xoia
      19 noviembre 2010 a 22:40 #

      Pues yo no me voy a molestar en leer el documento.

      Que sería deseable “transformar España”, por usar el vocabulario de esta gente… totalmente de acuerdo. Ahora bien, viendo de qué gente se trata, no me fío un pimiento de sus intenciones. Detrás de todo este tinglado están grandes empresarios de la banca (BBVA. Santander), la energía (IberTROLA), el presidente de TIMOfónica… Sólo nos falta que ande por ahí también el mangante, perdón, quería decir el presidente de Mango, no sé en qué estaría pensando…

      Lo dicho, sean cuales sean las propuestas de esta gente, a mí este tipo de empresarios no me inspiran confianza.

      Si vamos a cambiar España según sus intereses… pues yo prefiero que nada cambie y mejor eso de “Virgencita, que me quede como estoy”.

      • Xoia
        19 noviembre 2010 a 22:45 #

        ¡Uf!

        Y me he fijado un poco más en la noticia y resulta que están dentro del tinglado un ex-ministro (mal rollo), un coco (Jose María Fidalgo) y, ni más ni menos que… el aprendiz de Einstein, uy, perdón, quise decir que está también don Eduardín, nuestro amiguito Punset…

        Que no, que no, que a mí esto no me convence, que esta gente no me gusta…

  12. RM
    19 noviembre 2010 a 16:32 #

    ¿Son peligrosos para el sistema los sindicatos minoritarios?.Poco

    Pero ¿y la actual Deseducativos lo es?.Poquísimo,seguramente menos.

    El 90% de mi Claustro no sabe nada de Piensa,pero el 99% no sabe nada de Deseducativos.

    Efectivamente los sindicatos tipo Piensa y Apia nacen con dos grandes errores:,el limitarse a ser de Secundaria y ser sólo de una determinada autonomía.

    Habría que ir a un sindicato nacional y que englobase inicialmente Primaria y Secundaria, que fuese antisistema actual.

    Si el cambio no se hace al menos en las dos etapas y a nivel estatal,no habrá cambio.

    En el foro de Piensa les he lanzado una propuesta que veo difícil:volver a unirse con Apia y tratar de ampliar el radio a Primaria.

    Sobre la abstención:en Andalucía hace 4 años rondó el 40%,pero a pesar de ella,los grandes sindicatos volvieron a ganar.

    Mi opinión actual es que hay que participar en las elecciones de Diciembre y castigar a la actual mayoría.

    Si vuelven a ganar dirán que sigamos en páginas webs y foros varios con nuestro cabreo,pero que ellos son los que dirigen el timón.

    • Ania
      19 noviembre 2010 a 17:35 #

      RM dice:

      “Si el cambio no se hace al menos en las dos etapas y a nivel estatal,no habrá cambio.”

      Así lo veo yo también.

  13. 19 noviembre 2010 a 17:03 #

    RM:

    Veo mucho temor en los comentarios a la palabra “abstención”. Parece como si con ella se mencionase a la bicha del antidemocratismo por excelencia. Mi propuesta de abstención tiene que ver con la abstención activa, no con la de quien se toca las narices y pasa de votar. La abstención activa no solo consiste en no votar, sino en denunciar, si la abstención tuviera éxito, que los que están en el tinglado no representan a NADIE y, por lo tanto, no tienen legitimidad para negociar. Pero, claro, esto se hace desde el extrarradio, no habiendo pasado por el aro.

    Cada vez me cabrea más que en España no se quiera entender que hay mecanismos de resistencia y de desobediencia civil esenciales para la libertad y la lucha contra el poder que necesariamente han de rechazar las reglas que establece este mismo poder. Lo que en otros países es normal, aquí se ve con temor, desconfianza y escepticismo. A lo mejor es que los cuarenta años de franquismo se nos han metido en el alma, en el ADN nacional y ya no podemos pensar más allá del partido o del sindicato.

    Así pues, la abstención tradicional en las elecciones sindicales es la del solipsismo, no la abstención activa, por eso aquí nunca pasa nada. Nadie sale después denunciando que las juntas y las mesas solo representan a las señoras madres de quienes las componen.

    Y yo me pregunto: ¿Por qué no intentarlo alguna vez?

    Un saludo. Me alegro de leerte nuevamente por aquí.

  14. Francisco Javier
    19 noviembre 2010 a 17:09 #

    En mi centro he conseguido que un profesor (un profesor muy simpático, agradable y que piensa) me diga que lee alguno de los artículos de Deseducativos. El resto, aunque he puesto artículos sobre la mesa, colgué los carteles y he hecho algo de campaña (con cierto miedo en el cuerpo: la represión funciona), siguen sin enterarse. Está muy bien eso que dices: Deseducativos con más de un 99 % de docentes que ni saben que existe, y si lo sabe le importa una nada, de momento es lo que es: un foro con artículos más o menos felices. Que está muy bien, por cierto: hay que verbalizar, conseguir unos momentos de catarsis. Así que paciencia y a seguir pensando (y actuando).

    • RM
      19 noviembre 2010 a 21:03 #

      El voto abstencionista cada uno lo interpreta como cree o le interesa:

      -Estaban de baja ese día.
      -Son unos apáticos.
      -Son los críticos que rechazan el sistema.
      -No rechazan el sistema pero no les convence nadie.
      -No hemos sabido ilusionar.
      -No hemos sabido transmitir el mensaje.
      -Les da igual el sindicato que salga.

      Yo creo que por muy significativa que fuese la abstención los sindicatos mayoritarios no harían una lectura negativa en contra suya.Le echarían la culpa al abstencionista,nunca a ellos.
      Cosa distinta sería una mayoría de votos en blanco.
      Pero el problema es que con los votos de militantes y simpatizantes tienen las espaldas cubiertas,pues siempre tienen un mínimo significativo de votos.

  15. 19 noviembre 2010 a 23:36 #

    Pues yo creo que lo importante del documento es el documento en sí. Lo importante es que se reconozca que las cosas están mal, aunque se busque el propio beneficio.

    Y, al margen de las personas que hay detrás del texto -nos guste más o menos lo que este dice-, por lo menos me reconoceréis que los tiempos que corren no se caracterizan precisamente por este tipo de reconocimientos.

    Ellos por lo menos se han comprometido con un documento que cuestiona el estado actual del país. Con una enseñanza a la deriva desde hace dos décadas, sin embargo, la mayoría de profesores han callado y han otorgado como las hetairas de un harén.

    Ojalá los buenos, íntegros y supermoralistas docentes hicieran lo mismo que estos diabólicos empresarios tan egoístas.

    Para mí lo importante es el gesto.

    Un saludo.

  16. Jesús San Martín
    20 noviembre 2010 a 7:30 #

    El simple hecho de que se cuestione el desastre educativo, y se pida una educación basada en el mérito, por parte de quien tiene muchísima más resonancia social que nuestras protestas, favorece nuestra postura por dos razones. La primera es que la sociedad empezará a ser consciente del problema. Y la segunda es que la secta no podrá argumentar que son sólo unos pocos descerebrados los que protestan. Hay un grave problema con la educación, cuanta más gente sea consciente de ello mejor, quizá discrepemos en la forma de arreglarlo, pero de momento ya sabemos que tenemos que ponernos a trabajar. Sin duda, quien ha propuesto, busca llevar el agua a su molino, pero la educación te hace crítico y dejas de ser manso: si sabes leer para llevar la contabilidad de la empresa sabes leer cualquier texto, y eso incluye los que discrepan contra el sistema dominante.

    • 20 noviembre 2010 a 9:40 #

      No he conseguido descargarme el documento completo, pero estoy de acuerdo con la desconfianza de Xoia, porque, por otros conductos, he leído algo y el Punset se despacha diciendo que el sitema que le educó a él no sirve para educar hoy. Pasa por alto este cualificadísimo experto que el sistema que está fracasando estrepitosamente hoy no es el que le educó a él. Además, en su habitual hipocresía, omite que la propuesta salvadora que él lleva ya bastante tiempo defendiendo por iluminismo, ignorancia e interés económico se parece demasiado a lo que hay hoy y en ella el interés por la excelencia no aparece por ninguna parte, sino más bien al contrario: como todos sabéis muy bien, este señor lleva mucho tiempo machacándonos con soplagaiteces como el aprendizaje emocional, la felicidad, la Coca-cola, los aprendizajes significativos y unos expertos que no harían el ridículo como personajes del “El padrino”: ¿cómo puede tener la desvergüenza ahora de unirse a una propuesta que predica la excelencia? Eso le desacredita a él y arroja una manotada de falta de credibilidad sobre la propuesta. Y, volviendo a Xoia, lo que dice de la presencia de Fidalgo tampoco ayuda: el Goliath que ha dirigido CCOO durante los años en que este sindicato reventaba la enseñanza no es quién para respaldar propuestas sobre excelencia educativa, sino más bien para retirarse DE VERDAD y no seguir estropeando cosas.

  17. 20 noviembre 2010 a 12:49 #

    Sugerente, a la vez que peligroso, o, mejor dicho, arriesgado, el debate creado a partir de esta entrada de David sobre las elecciones sindicales, el documento de marras de los empresarios y otros iluminados y cómo están los ánimos del personal con la que está cayendo. Muy interesantes también los comentarios, muy dignos de ser tenidos en cuenta. Para no renunciar a la posibilidad de meter baza en esta charla colectiva, ahí van algunas observaciones:

    1. Ni que decir tiene que de acuerdo con toda la crítica que David hace de la verticalidad sindical, de las listas cerradas, de que las centrales se han convertido en un instrumento de control por parte del poder. El diagnóstico de este neo-nacional-sindicalismo coincide con otros que se han hecho en DESEDUCATIVOS. Y es muy certero, aunque la mayoría de sus sufridores, los profes, no tengan una conciencia tan clara del asunto.

    ¿Cuál es la mejor estrategia anti-sistema? Es la pregunta del millón. Sinceramente, no me considero capaz de dar con la fórmula mágica e infalible para hacer que esto estalle. Si la hallara algún día, la difundiría urbi et orbi. Sólo me mueve el deseo, el ansia de liquidar el chiringuito cutre que lo mangonea todo, aún sin saber cómo. El debate entre infiltración o sabotaje era la discusión táctica y estratégica de la lucha contra el otro vertical, el del franquismo, en las postrimerías de la oprobiosa. CCOO se apuntó a la primera, mientras que UGT y CNT se decantaron por la segunda. Más implantados los primeros, más débiles los segundos. El verticato se derrumbó, pero lo que vino después, pues, es lo que tenemos y soportamos. El régimen del general africanista cayó (no esencialmente por la lucha sindical, aunque ésta pusiera su granito de arena), tuvo su mármol y su día, quizá porque estaba muy vinculado a una dictadura personalista y a una coyuntura histórica que duró más de la cuenta. El actual régimen –o sistema-, con unas redes y cimientos más consistentes que el franquista, dista mucho de estar cerca de su ocaso, aunque tiene la solidez granítica que le queramos dar cada uno de nosotros. El poder se sostiene, no sólo por la fuerza coercitiva de sus aparatos y los medios de sus usufructuarios, sino sobre todo por el miedo o la indiferencia de la gente.

    Personalmente, no estoy de acuerdo con la abstención en las elecciones sindiclaes, ya que ésta se puede interpretar de mil maneras, como se indica en uno de los comentarios. Una participación bajísima está claro que debilita y deslegitima a los sindicatos. Y el poder lo sabe. Y le interesa que así sea para que sean débiles, mendicantes, clientelares. Es la mejor situación para que sigamos siendo súbditos y no aspiremos nunca a ser ciudadanos. ¿Qué se puede hacer? ¿Qué se puede conseguir? Da para uno, dos o cien artículos, pero, a pesar de lo mal que va todo, no nos podemos dar por vencidos y caer en la abulia, el derrotismo o el fatalismo en el que han incurrido muchos colegas desapegados de la pedagogía imperante, pero que la han hecho más fuerte al darse por vencidos de antemano. Sólo con que el monopolio de los actuales verticatos se empiece a agrietar podemos pensar, no en un vuelco electoral sindical, inviable con las actuales reglas del juego, pero sí con una fisura que puede ser el inicio de su ocaso.

    Al respecto, tengo que decir que el jueves estuve, de espía, por poco tiempo, en el acto de presentación en sociedad de un libro del secretario general de CCOO y de su equipo de estudios sobre la educación en España. Había llegado a mis manos una invitación para el evento. Es largo de contar lo que se percibía en ese encuentro, y quizá haya que hacer una crónica del acto para DESEDUCATIVOS. Pues es muy significativo lo que vi y oí en el pequeño rato en el que permanecí en la sala.

    2. El famoso documento. Coincido con la crítica a las vaguedades propias del lenguaje tecnocrático, a las dudas sobre la legitimidad o validez de quienes lo promueven y a la ausencia de soluciones o propuestas concretas que puedan verificarse. Es exagerado considerarlo como un acontecimiento mundial, intergaláctico y superferolítico. Pero coincido con David en que apunta problemas que no están habitualmente en la agenda política pese a que sean muy importantes. Los que lo han hecho defienden muy bien sus intereses y algunos de sus redactores pueden permanecer eternamente en su meditación trascendental sobre las formas vacías de contenido en un inmarcesible pero bien retribuido viaje hacia la nada. Sin embargo, merece la pena detenerse al menos en la enumeración de las graves deficiencias de nuestro sistema, sobre las que habría que hacer más hincapié en lugar de ubicarnos en el triunfalismo, el conformismo o el blindaje de unas estructuras que –en mi modesta opinión- hicieron el avío para transitar de la dictadura a la democracia, pero que hoy por hoy son disfuncionales y están podridas.

    3. El estado de ánimo. Muy importante. Confieso que hay días en los que todo lo profesional, lo colectivo y lo político lo veo tan negro que siento el deseo de “huir el mundanal ruido” y dedicarme a cuidar de mi jardín (que desgraciadamente no tengo). La depresión, la desesperación, el abatimiento o el escepticismo son reacciones naturales ante el entorno general de la vida pública de las 17 taifas y, por la parte que nos toca, al mundo de la escuela en el más amplio sentido. Nada racional incita al más leve optimismo. Ahora bien, los que pensamos que la rendición es una traición a nosotros mismos y a los destinatarios de nuestro trabajo, así como una entrega al deleznable enemigo, no podemos dejarles el campo libre. Es que el desfallecimiento es un lujo que no nos podemos permitir y hay que buscar todos los huecos para sobrevivir, para combatir la estulticia, la mediocridad y la corrupción –en su sentido más extenso- en las que está instalado el régimen y el sistema que sufrimos, del que la educación es uno más de sus exponentes, el que padecemos con mayor cotidianiedad los que nos dedicamos al oficio. Con chocolate negro o con otros remedios, cada uno que se lo monte como quiera, pero que la peña no se hunda. Que es lo que buscan los necios y las necias. Que lo tienen todo atado y bien atado, es verdad. Pero ya veremos por cuánto tiempo. Depende más de nosotros de lo que muchas veces nos creemos.

  18. 20 noviembre 2010 a 13:00 #

    Fe de errores. La máquina, o la torpeza del que teclea, escribió “cotidianiedad” en lugar de “cotidianeidad”. o “cotidianidad”.

  19. Jesús San Martín
    20 noviembre 2010 a 14:34 #

    Que distintos grupos sociales reconozcan un mismo problema es positivo, porque será más fácil comunicar el mensaje a la sociedad, especialmente cuando ellos tienen la caja para los tontos, que desgraciadamente es el sistema que la gente normalmente usa para desinformarse y engañarse. La coincidencia no implica reconocimiento de confianza.

    En cuanto a la desmoralización, será transitoria para todo el mundo. Los que andamos por aquí somos de esos que cuanto más nos dan más nos revolvemos, es como meter el palo en el avispero. ¿Sabéis cuál es la diferencia entre usual y normal? Lo usual es que una persona corra 200 metros para coger el autobús y llegue jadeando o asfixiado, lo normal es correr 40 km. Pocos animales cazan por agotamiento, persiguiendo las presas hasta dejarlas exhaustas, y entre ellos está el hombre, con una particularidad, es el que más resiste

    (el vídeo tarda un poco en entrar)

    Nuestra naturaleza humana es luchar y aguantar. Desmoralizarse un poco es parte del juego, pero nuestros genes no están programados para sentirse derrotados durante mucho tiempo: los que portaban esa clase de genes no lucharon contra la adversidad y perecieron, sus genes no se han transmitido, sólo los de los luchadores.

    Como dice Mariano, yo tampoco conozco la solución, de hecho, me ha resultado muy interesante, por novedosa, la problemática del voto y la abstención. Pero lo que si tengo muy claro es la naturaleza de la especie a la que pertenezco.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention De pulgas y trenes « DESEDUCATIVOS -- Topsy.com - 18 noviembre 2010

    […] This post was mentioned on Twitter by Textos Deseducativos, Textos Deseducativos. Textos Deseducativos said: De pulgas y trenes: http://wp.me/pGyrO-Bx […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: