La formación del espíritu borreguil

 

 

Daniel Martín

 

En “Introducción a la literatura española. Guía práctica para el comentario de texto”, libro escrito por María Clementa Millán Jiménez y Ana Suárez Miramón y editado por la UNED, se dice que el Romanticismo español se vio influido por “la propagación del movimiento prerromántico de Sturm und Drang abanderado en Alemania entre 1750 y 1770 por Goethe y Schiller”. Teniendo en cuenta que el primero nació en 1749 y el segundo diez años después, ¿hablamos de un asombroso caso de precocidad o de un descomunal disparate (1) publicado en un texto universitario?

A esto ha llegado el despropósito en el entorno educativo español. Muchos son conscientes de que el mundo internáutico está lleno de errores y deben comprobarse fuentes y datos. Pero cada vez menudean más las sandeces en libros, enciclopedias e incluso en textos escritos por presuntos expertos. Definitivamente, a día de hoy es muy difícil saber a qué atenerse.

Sin embargo, la opinión dominante entre nuestros expertos psicopedagogos es que el alumno, antes que estudiar datos de cualquier tipo o demostraciones matemáticas, debe adquirir la “competencia de aprender a aprender”. Cualquier cosa que suponga un esfuerzo o una posibilidad de estrés ante la dificultad de una asignatura es automáticamente proscrita con la excusa de que hoy en día se tiene acceso a casi todo en cualquier momento y lugar. Pero si dos profesoras de una universidad son capaces de dejarse meter un gol tan gigantesco, me pregunto cuál es la fiabilidad de todo lo que leemos, oímos y vemos por ahí.

Da la impresión de que realmente no se pretende, siquiera en apariencia, que los chavales aprendan nada. Primero se eliminaron los valores de esfuerzo, mérito y excelencia. Ahora van a por los propios contenidos. Como afirmaba Revel, los antiguos “eran tiempos en que, para aumentar el número de aprobados, la política del ministerio consistía en hacer más sabios a los candidatos y no más fácil el examen. Dar clase a alumnos no consiste en interesarlos, sino en hacerlos trabajar y, si es necesario, obligarlos a ello”. Aún más si ahora ni siquiera los doctores saben de lo que hablan.

Pero, insisto, ni el espíritu de nuestros mandamases ni de los psicopedagogos que analizan y proyectan el cotarro va por ahí. La última estrategia es cargar contra las antiguas lecciones magistrales por considerarlas poco útiles, poco “educativas”, nada aptas para la manera de funcionar el cerebro. Ahora lo que se lleva es el aprendizaje colaborativo, constructivista o conductivo, en cualquiera de sus variantes. No es el profesor el que enseña, sino los alumnos los que aprenden a trabajar y cooperar en grupo para alcanzar unos resultados a la baja, porque lo importante es que todos aprueben sin importar lo que sepan.

Nada paradójicamente, ya no abundan los CastelarUnamuno, Ortega, Marañón y otros antiguos intelectuales de primera fila. Cada vez se sabe menos, pero en cambios tenemos muchos más universitarios, alumnos y profesores. La uniformización de la enseñanza ha conseguido que la excelencia se haya eliminado pero que haya muchos licenciados, graduados, incluso doctores, que hace medio siglo no se habrían merecido el título.

Sin embargo, el asunto parece contentar a la sociedad. Tan solo unas cuantas agrupaciones de profesores y unos cuantos padres preocupados se dan cuenta del disparate. En lugar de intentar sacar lo mejor de cada alumno y llevarle, con esfuerzo, hasta sus límites de conocimiento, se intenta que todos sepan lo mismo a costa del mérito y de la individualidad. A veces pienso que de lo que se trata es de crear un rebaño de ovejas en lugar de una sociedad de ciudadanos únicos y dotados de espíritu crítico.

Kapuscinski escribió que “hay una condición imprescindible para que se dé una dictadura: la ignorancia de la multitud, y por eso los dictadores siempre la cuidan mucho, la cultivan”. De modo análogo, nuestros gobernantes cultivan la ignorancia para prolongar la existencia de la partitocracia despótica. Con un sistema de mínimos se crea la apariencia de una educación universal. Pero, siguiendo el modelo estadounidense (sin su capacidad para crear a cambio una élite académica e intelectual), tan solo se fomenta una sociedad débil de individuos ignaros. Es una buena manera para conseguir, por ejemplo, que George W. Bush gane unas segundas elecciones presidenciales o que aquí, en España, nadie haga nada a pesar de la corrupción moral, política, económica, en definitiva global, que afecta al Estado y sus adláteres.

Bien pensado, en la siguiente edición del libro de la UNED hay que quitar los nombres de Schiller y Goethe, y los de Cervantes, Quevedo o Galdós de los de la ESO. Lo primordial según nuestros actuales modos educativos es eliminar cualquier tentación de pensar que tenga el alumno. Y esos geniales autores, aunque poco pedagógicos, resultan tremendamente subversivos: ¡Invitan a la reflexión!

(1) ¿Recuerda alguien cuando la “Antología del disparate” sólo recogía respuestas de alumnos?

Anuncios

Etiquetas:, , , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

29 comentarios en “La formación del espíritu borreguil”

  1. sonia
    17 octubre 2010 a 9:22 #

    Tengo un hijo que estudia 4º de la ESO. Ayer me vino contando que fue una orientadora a su colegio para hablarles del “futuro”. Les hizo una encuesta y les explicó lo que podían seguir estudiando o no.
    En definitiva, lo que les vino a contar es que “si no les gustaba estudiar y si creían que no iban a ser capaces de hacerlo, pues que no estudiasen una carrera, que no iban a aprobar, que mejor se metiesen a FP”. Cuando el niño me contaba esto no podía dar crédito a lo que estaba escuchando. O sea, que en vez de orientarlos hacia el futuro y animarlos a estudiar, ya de antemano los está abocando al fracaso y a la vida contemplativa: “Si no te gusta estudiar, no te molestes, no sea que te traumatices.”
    Seguro que esta estúpida orientadora será de las apesebradas que le pagan por decir tales barbaridades, porque ella sí que “supuestamente” ha estudiado una carrera para (des)orientar a los alumnos. Menos mal que mi hijo decía que de FP nada de nada, que él quería seguir estudiando bachillerato.
    Más de lo mismo.

    • 17 octubre 2010 a 10:08 #

      Con todo respeto y sin saber de primera mano lo que la orientadora le contó a su hijo, la FP no es en absoluto una opción para fracasados. Mire usted hasta qué punto, que me atrevo a decirle que si la FP estuviera tan cuidada y fomentada como en otros países, no nos iría como nos va. Tenemos prácticamente la misma tasa de universitarios que Alemania, pero la mitad de titulados medios. Ahora no tiene usted más que comparar las situaciones de ambos países.

      Créame si le digo que si se pretende cambiar el sistema de enseñanza según se propone en este foro, hay que colocar a la FP en el sitio que le corresponde como una alternativa (no excluyente, por cierto) a la oferta universitaria y, desde luego, como solución de futuro para muchos jóvenes.

      Saludos desde la trinchera.

      • sonia
        17 octubre 2010 a 10:25 #

        En absoluto me estoy refiriendo a que la FP esté mal el estudiarla, tengo otro hijo que está estudiando un ciclo de Auxiliar de Enfermería. No voy a tirar piedras contra mi propio tejado.
        A lo que me refiero es a la segunda lectura que les hace. Ya les está diciendo de ante mano que si no les gusta estudiar, que no lo hagan.

      • 17 octubre 2010 a 10:48 #

        Estoy de acuerdo con El Soldado Desconocido aunque creo que la intención de Sonia no era la que él señala. Efectivamente, una de las claves de la descalificación de la maltratada FP en Hispanistán es esa cantinela de: “si no os gusta estudiar meteros en FP”. Una verdadera barbaridad. Pero no hay atisbos de que esto preocupe a alguien. El hecho de que, los que venían a salvarla, desmontasen la FP como plan de estudios y la convirtiesen en cursillos de supuesta “especialización” ha provocado un daño irreparable a la enseñanza de las profesiones. Y los profesores de FP pasaron por el aro sin titubear, incluso aplaudiendo la gracia. Un desastre.

      • sonia
        17 octubre 2010 a 10:52 #

        Gracias, Antonio, a eso me refería. Estoy un poco espesa esta mañana.

    • Ania
      17 octubre 2010 a 14:54 #

      Mira que no soy precisamente defensora de orientadoras-inspectoras-pedagogas pero alucino Sonia por la descalificación que haces de ella por el hecho de hablarles de la opciín de la FP como una salida digna a los alumnos que no quieren o no valen para estudiar una carrera universitaria.

      Hace falta profesionales técnicos de Grado Medio y Superior para sacar adelante el país y en muchas especialidades se los vienen rifando en el mercado laboral. La mayoría bastante más felices, reconocidos y útiles que muchos de nosotros.

      Alucino. Miento: que el desprecio por la FP es endémico y he topado con bastantes compañeros con tu misma actitud en distintos entornos docentes.

      • sonia
        17 octubre 2010 a 15:53 #

        Querida Ania:
        No voy aquí a entrar en descalificaciones alucinatorias. Te recomiendo que visualices este vídeo.

    • fgg
      19 octubre 2010 a 12:07 #

      ¿Pues qué incongruencia es la tuya?
      Estudiar FP es estudiar, no dedicarse a la vida contemplativa, como dices.
      Hay muchas mujeres que son unas pijas y que no soportarían que un hijo fuese fontanero, pero luego, ¿qué hacen cuando se les rompe una tubería?

  2. Ana Belén
    17 octubre 2010 a 15:26 #

    Al leer este artículo me he acordado, una vez más, de la famosa sentencia “O tempora, o mores!”.
    Con respecto al último comentario, creo, Ania, que no has entendido lo que quería expresar Sonia. Yo al menos no he interpretado en su mensaje ningún desprecio hacia la FP, sino una queja ante la actitud, (ésta sí de desprecio hacia la misma), por parte de la orientadora de su hijo. Que hay que potenciar y mejorar la FP está claro y que no es una simple alternativa para aquellos que no quieran hacer estudios superiores, también. Ese es uno de los puntos que debe contemplar un sistema educativo serio. Un saludo.

  3. 17 octubre 2010 a 17:02 #

    Estimada Ania:

    Creo que, como ya han dicho Antonio y Ana Belén, has malinterpretado el comentario de sonia. ¿Cómo va a despreciar la FP una madre que tiene a un hijo matriculado en ella? A lo que sonia se refiere, en la lectura que yo hago, es a que el discurso de la orientadora sí manifiesta un “endémico desprecio”, tanto por el estudio como por la FP.

    No puedes atraer a nadie a ningún campo del conocimiento, a ninguna rama de la técnica, si se lo vendes como la salida para los que “no son capaces”. Desde luego, si esas son sus técnicas de persuasión, la mentada psicóloga se equivocó de oficio.

    😉

    • Ania
      17 octubre 2010 a 19:05 #

      Queridos compañeros todos;

      Cuando he contestado al primer post de Sonia no había leído los otros dos en los que dice tener un hijo en FP y en el que dice estar “un tanto espesa “.

      Yo me limitaba en mi post a apuntar que una orientadora que , tras una(s) encuestas a unos alumnos de 4º de la ESO les dice que “si no les gustaba estudiar y si creían que no iban a ser capaces de hacerlo, pues que no estudiasen una carrera, que no iban a aprobar, que mejor se metiesen a FP” no me parecía un consejo tan fuera de tono y dañino como para llamarla estúpida, apesebrada, bárbara, etc…

      Sólamente he tenido la percepción, tal vez equivocada, de que Sonia estaba siendo excesivamente suspicaz y negativa en relación a ése consejo concreto de la orientadora y , como hace tiempo que respeto y estoy a favor de una FP de calidad y he entendido que la orientadora , al señalarla como una alternativa digna a otro tipo de estudios no estaba diciendo algo fuera de lugar, pues he opinado que estaba en su derecho y obligación de informarles al respecto.

      En cuanto al vídeo que Sonia me mandas, pues gracias por haberte tomado la molestia aunque debo decirte que su visualización no me produce alucinación alguna sino la constatación educativa sentimental de lo sensibles que somos en el tema de los hijos y lo cabreados que estamos con los pedagogos y con cualquiera que diga algo a favor de ellos..( muy , pero que muy ciertamente comprensible , es verdad ): ¿ Es que alguien piensa que puedo estar de acuerdo con lo que hace el señor del vídeo con el niño? ¿ No hay un tanto de “exceso de susceptibilidad” por tu parte al comparar implícitamente mi argumento con los argumentos de ese actor?

      He leído , por lo demás el resto de comentarios aclaratorios de Sonia y del resto y me hago una idea más ajustada de lo que Sonia quería decir. Gracias a todos.

  4. Francisco Javier
    17 octubre 2010 a 17:13 #

    Teniendo en cuenta de dónde vienen las orientadoras, lo mejor sería que se contuviesen a la hora de orientar al personal. ¿Está capacitada realmente la orientadora para decidir si es mejor que un alumno se oriente hacia la Universidad, hacia la FP o se ponga a buscar un trabajo? Tengo mis dudas. Como mucho, la orientadora podría explicar al alumno cuáles son las opciones, darle información y que él y su familia decidan libre y pausadamente lo más idóneo. Por otra parte, esta labor la puede desempeñar cualquier profesor y en muchos casos con mejor criterio.

    • sonia
      17 octubre 2010 a 17:19 #

      Gracias, Francisco Javier. Eso es exactamente a lo que me refería, tú lo has explicado con las palabras correctas.

    • 17 octubre 2010 a 17:39 #

      Lo que dice Francisco Javier es el puro sentido común.

      Pero, tras años de investigación, los científicos de la NASA han perdido la esperanza de encontrar vida inteligente en los Departamentos de Orientación de los I.E.S.

      • Ania
        22 octubre 2010 a 20:52 #

        Muy agudo Mariano.

        ¡¡Si al menos la hubiera en el resto de los Departamentos de ciertos I.E.S.!!

    • 22 octubre 2010 a 5:59 #

      Hombre, pues yo te voy a decir que vivo con una orientadora, labor por la que parece que por aquí no hay mucho respeto, y debo decir que su trabajo en el centro es muy útil y hasta imprescindible. No sólo porque en 4º intenta “orientar” vocacionalmente a los chavales (¿alguien ha pensado que lo que dice el hijo de Sonia, eso que os ha sonado tan mal, es lo que él ha interpretado?), sino porque se dedica al diagnóstico y a la posibles medidas de los alumnos con dificultades de aprendizaje.
      Francisco Javier se pregunta si “¿Está capacitada realmente la orientadora para decidir si es mejor que un alumno se oriente hacia la Universidad, hacia la FP o se ponga a buscar un trabajo?”. Hombre, es que la orientadora no decide nada. Efectivamente, como dices después, “la orientadora podría explicar al alumno cuáles son las opciones, darle información y que él y su familia decidan libre y pausadamente”. Eso es lo que hace.

      La única limitación que muchas veces la orientadora tiene es que su jornada laboral es muy limitada, y a veces una misma persona se tiene que repartir en varios centros. Pero, insisto, es una figura que conoce al alumnado, que tiene su importancia vital en el centro y que trabaja tanto o más como otros profesores del centro.

      • Ana Belén
        22 octubre 2010 a 9:19 #

        Buenos días,

        no creo que nadie en este blog manifieste intencionadamente falta de respeto hacia la persona y la labor de un orientador concreto. Es la pedagogía imperante en el sistema educativo vigente, cuyas disparatadas teorías están dando los resultados que están a la vista de todos (todos los que quieran ver y no se hagan los ciegos, claro), la que es blanco de nuestras críticas, que están sobradamente argumentadas y justificadas en tantos artículos publicados aquí desde hace más de un año. Los orientadores forman parte del tinglado, pues fue esta ley educativa la que los aupó hasta los centros educativos, (que alguien me corrija si me equivoco), así que no es motivo de sorpresa que los orientadores y su entorno vean con malos ojos todo de lo que aquí se habla. Habrá orientadores y orientadores, más y menos profesionales, como en todas partes, por supuesto, pero los que yo he visto desde luego hacen más labor de guardianes del buen funcionamiento del sistema que otra cosa, mediante la presión en los claustros. Un ejemplo de la actitud de la orientadora de mi anterior centro: enviar a Diversificación, por defecto, a todo el que suspenda por no dar un palo al agua. Acusar al profesorado de negar el título a alumnos que no hacían nada sin tener ningún tipo de problema de atención o aprendizaje de tantos que se llevan ahora. Eso sí, sus hijos estudian en la privada.

      • Ania
        22 octubre 2010 a 20:32 #

        Yo opino que es una bendición que una orientadora se reparta entre varios centros. Cuanto menos tiempo para en un centro menos daño hace en el mismo. Quizás así pueda dedicarse a repartir información a los tutores sobre opciones de orientación vocacional a los alumnos.

        Nunca debiera una orientadora hacer otra cosa que no sea estar al servicio de los tutores. Cuando para en un centro de continuo se dedica a pervertir las comisiones de convivencia desautorizando cruelmente a los profesores y dejándose manipular y manipulando ella, de puro aburrimiento a alumnos normales, vagos y malintencionados y aliándose con todo lo que huela a Dirección e Inspección de los centros para impedir a los profesores dar sus clases sin sentirse permanentemente cuestionados y amenazados. La crueldad de la que llega a hacer gala sólo es parangonable a su estupidez innata , patológica y autista. Me gustaría dar ejemplos más concretos de lo que estoy diciendo pero sólo os instaré a imaginaros una situación en la que un adulto golpea salvajemente a un niño pequeño de forma premeditada y para que sea aplicado un castigo es necesario firmar una petición escrita al respecto. La orientadora misma presenta el problema a un grupo, se escandaliza y opina que éso no puede quedar impune y argumenta ardorosamente a favor de la pena de muerte para el maltratador de niños. Pues , seguidamente, la tipeja te dirá que ella no firmará el escrito¡¡¡¡ “antes de oir las dos versiones”!!!!: Ésto es lo que hacen habitualmente. ¿No es para matarlas?

        Puede ser que haya tenido malas experiencias con las orientadoras de dedicación plena.

        Pido disculpas a las que sean itinerantes o, siendo de dedicación plena ,no sean así.

  5. Jesús San Martín
    17 octubre 2010 a 17:34 #

    La FP no es la opción para los que no quieren o no pueden cursar una carrera, algunos de mis alumnos más aplicados, y ya ingenieros, vinieron de la FP. Nosotros mismos desacreditamos a la FP al pensar así. Es evidente que la mayoría de los alumnos de la FP no buscarán un titulo universitario, pero no les cerremos la oportunidad con nuestras creencias, los hechos son tozudos.

  6. Francisco Javier
    17 octubre 2010 a 17:38 #

    Estimado Daniel,

    el desprecio por el saber forma parte del paisaje cutre pos-moderno de este “gay” (happy, fröhlich) país. La confusión recurrente entre autoridad y autoritarismo es reflejo de ese desprecio por todo aquello que signifique eminencia, sabiduría, excelencia. Una posible interpretación es la de vislumbrar en la genealogía de todo esto un movimiento profundo de resentimiento y de soberbia, una especie de conjura de los mediocres (la mayoría, la masa) contra todo aquello que signifique elevación, un grado superior a la media. Ser mediocre no tiene nada de malo y no debe traumatizar a nadie, pero ser mediocre y no ser capaz de reconocer lo superior, ¡de ser feliz por que exista lo superior, lo excelso!, eso ya sí debe preocuparnos. Y sí, la uniformización (todos iguales creyéndose ser únicos) es potencialmente un riesgo para la sociedad. La pretensión de poder romper con la historia, de hacer arriesgadas piruetas ontológicas (la posmodernidad es muy proclive a las mismas) es la causa de la profunda vorágine en la que nos hallamos.

    Un saludo.

  7. Luzroja
    17 octubre 2010 a 21:12 #

    En las inagotables ansias logsianas de allanar el camino a los alumnos, se esgrimió la bajada de niveles, pero como esto no ha funcionado, recientemente se está dejando caer que lo que el maestro debe hacer para ponerse al nivel de los alumnos, es rebajar la complejidad de lo que enseñe.

    Rebajar niveles todos sabemos en qué consiste, pero reducir la complejidad de lo que se enseñe es prácticamente imposible, si, por ejemplo, hay que explicar el teorema de pitágoras en una clase de 6º curso de primaria, ¿cómo puedo yo quitarle la complejidad que tiene?
    Este teorema exige:
    Saber qué es un ángulo y qué un ángulo recto.
    Saber qué es un triángulo rectágulo y cómo se llaman sus lados.
    Saber qué es una potencia.
    Saber qué es una raiz cuadrada.
    Saber cómo se halla el lado de un cuadrado, es decir conocer y entender las áreas.
    Y saber igualar.

    Pero ¿qué diantre de complejidad hay que quitarle a lo que sea complejo?

    ¿Puedo enseñar el dichoso teorema eliminando cualquiera de los conocimientos previos que precisa para ser comprendido? Evidentemente no, porque, es precisamente en lo complejo donde toman sentido tantos y tantos aprendizajes subalternos que por sí solos apenas sí tienen sentido, pero que interrelacionados iluminan el entendimiento.

    • Francisco Javier
      19 octubre 2010 a 16:18 #

      Estimado Luzroja:

      Yo veo el problema de otro modo. No se trata de adulterar el conocimiento para que los alumnos se enganchen, o que al menos aprendan algo. Eso como bien dices ya es un timo, y encaja muy bien con ese gran timo que es el de que se puede llegar a aprender lo mismo, pero con otros métodos, por otros caminos adaptados a la peculiar diversidad del alumnado, etc.: adaptación curricular (no significativa). Mentira: no es lo mismo, como todo el mundo sabe, tener una visión divulgativa de algo, que tener un conocimiento en profundidad de ese algo (no es lo mismo, por ejemplo, aprender la versión facilita del teorema de Gödel -que medio me explicaron en la asignatura de “Filosofía de las Matemáticas”, que leer el texto de verdad de Gödel; ni tampoco es los mismo aprender algunas cosillas de Cultura Clásica, que aprender gramática y traducir latín; etc.. etc.)

      Pero si esto funcionase al menos, yo sería feliz: bajo los contenidos, bajo el nivel de exigencia metodológica, bajo todo, me hago pedagogo, ¡y al menos atienden o se ponen a trabajar un poquito! No es así. Yo he probado en varias ocasiones a bajar los niveles y lo único que he conseguido es:

      1) Que los que parecían no tener ningún interés por mi asignatura (música), me demostrasen que lo de su desinterés iba totalmente en serio. Los controles, los trabajos, los ejercicios, el repertorio,…, todo permanecía igual, mejor dicho: aún peor. La actitud en clase: aún peor (más cachondeo, más faltas de respeto, más de ESO: lo de siempre.)

      2) Que los (pocos) que sí mostraban cierto interés (al menos por aprobar) se aburriesen aún más de lo normal (dado el ambiente nada favorable que caracteriza a las clases de ESO -y de Bachillerato también-, la lentitud y trivialidad del programa, ….)

      Conclusión (es sólo una opinión): nada de bajar niveles, siempre hacia adelante y el que quiera seguir que siga, y el que no, pues ESO.

      Un saludo.

  8. Jesús San Martín
    20 octubre 2010 a 15:32 #

    Parece que los jueces echan una mano

    http://ecodiario.eleconomista.es/espana/noticias/2538537/10/10/El-TSJA-dicta-que-un-manual-de-Educacion-para-la-Ciudadania-es-adoctrinador-.html

    ¿Tendremos que recoger firmas e ir a los tribunales, aunque sea a los internacionales?

    Quizá sí, porque nuestra sociedad ya está aborregada

    http://www.elblogsalmon.com/entorno/francia-esta-contra-las-cuerdas-en-espana-no-pasara-nada-con-la-reforma-de-pensiones

    • Francisco Javier
      20 octubre 2010 a 17:51 #

      ¡Viva Francia y viva los franceses!

    • Ania
      22 octubre 2010 a 21:06 #

      ¿Cómo lo véis queridos:”dando clase en la ESO hasta los 67 y no menos de 40 años cotizados?” si se quiere cobrar el 100%?

      Se admiten sugerencias de lugares para ir a vivir con los cuatro duros que a una le van a quedar cuando se retire a los 60 0 62 , que no pienso estar más.

      • Francisco Javier
        24 octubre 2010 a 11:38 #

        Ania, si se me ocurre algo te lo cuento. Yo ya estoy en ello, aunque me queda una eternidad por delante. Mucho tendrían que cambiar las cosas, para que me sintiése con ánimo de alcanzar tan noble edad todavía activo en esto. A menudo pienso en cambiar de trabajo, a pesar de que para el común somos un sector priviligiado en todos los sentidos (nos odian), pero el problema es que no hay trabajo y algunos, con nuestra edad (no viejos, pero tampoco jóvenes), lo tenemos muy crudo. Pero si no queda otra, me iré haciendo a la idea de sobrevivir de viejo con lo mínimo: plan de austeridad. Yo no me veo dando clases a 150 alumnos de la ESO con 65 años: antes -lo digo en serio- estaré muerto o tendré plaza en algún asilo mental.

    • Jesús San Martín
      22 octubre 2010 a 22:15 #

      Ania ¿crees que cobraremos pensión alguna?

      http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/hudsonh1.pdf

      ¿Qué época del siglo XX te recuerda y qué paso después?
      Cambia Gran Bretaña por EE.UU. y Alemania por China.
      La historia no se repite, pero su estribillo mucho.
      Esos sitios en los que se pueda vivir con cuatro euros serán el paraíso.

      P.S.1 de cada 7 estadounidenses ya viven con los bonos de comida dados por el estado. El 21% de los españoles viven por debajo del umbral de la pobreza. No te doy los enlace, porque si pongo mas de un enlace el sistema piensa que es spam y no publica el comentario
      Busca estas noticias en google

      Some American families are $133 a month away from Great Depression like problems – 1 out of 7 Americans receiving food assistance at an average of $133 per person.

      La población española por debajo del umbral de la pobreza sube al 21%.

      la primera está en mybudget360

      y la segunda en invertia

Trackbacks/Pingbacks

  1. Slaps 2010/10/18 | Qmunty - 18 octubre 2010

    […] Datos para entender por qué merece la pena estudiar. La ignorancia hoy de la multitud prepara la dictadura del mañana. […]

  2. La formación del espíritu borreguil | Noticias - d2.com.es - 18 octubre 2010

    […] » noticia original […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: