¿Qué hay en la mochila? (I)

Nacho Camino

Como saben, la Junta de Andalucía está desarrollando su plan Escuela 2.0, cuyo principal mérito, hasta ahora, es la distribución gratuita de ultraportátiles entre los alumnos de Primaria y Secundaria. Cada ordenador lleva incorporado un banco de recursos didácticos denominado mochila digital. Para ser precisos, no es sólo un banco de recursos, sino también un despliegue propagandístico y una demostración palmaria de incompetencia lingüística.

El primer enlace es una presentación institucional del proyecto. Abrimos boca con un video de presentación: clases asépticas de tan impolutas, alumnos que levitan a dos palmos del suelo, paz y música new age. Todo convencionalmente hermoso y beatífico, como mandan los cánones publicitarios. Una frase para la reflexión:

“Ya no se trata exclusivamente de saber. El alumnado ha de saber, pero desde la perspectiva de obtener, interpretar información y transformarla en conocimiento significativo.”

De lo que se deduce que antes de que la Unta se metiera en faena, el saber no se obtenía, no se interpretaba y carecía de cualquier significado.

 

Un enlace nos lleva a un archivo PDF en el que se explica el, así llamado, “compromiso digital” de las familias. Recomendaciones, normas de uso y una entrañable advertencia:

“El papel de las familias es evitar que se conviertan en huérfanos digitales.”

Los alumnos y alumnas, se entiende. Porque, en cada documento de esta mochila, el “lenguaje de género” se convierte en una apisonadora capaz de acabar con la competencia lingüística: hijos e hijas, padres y madres, alumnos y alumnas, profesores y profesoras. Cien mil proyectos TIC no suplen la idiocia de estos redactores coeducativos.

Otro punto queda reservado a las Justificaciones Didácticas del Plan. Quizá en el futuro, si la salud lo permite, podamos comentar cada uno de los textos que se aportan como garantes de su excelencia. Por el momento, extracto un párrafo muy significativo de cómo el Plan no consiste sólo en una simple dotación de recursos, sino en la instilación de las mismas pamemas pedagógicas que subyacen en el modelo LOGSE:

“Como apunta Harasim (2000), a diferencia de la actividad tradicional donde el docente dirige la instrucción, da pie a las intervenciones y marca el ritmo de la clase, este nuevo estilo de aprendizaje está centrado en el alumnado y requiere un papel diferente del profesorado, más cercano al ayudante que al encargado de impartir lecciones.

Los profesores y profesoras, de esta forma, pasan de ser unos expertos en contenidos a unos facilitadores del aprendizaje, lo cual les va a suponer realizar diferentes tareas, como son: diseñar experiencias de aprendizaje para los estudiantes, ofrecer una estructura inicial para que éstos comiencen a interaccionar o animarles hacia el autoestudio.”

(http://www.juntadeandalucia.es/averroes/mochiladigital/didactica/tic_agentes_innovacion_educativa.pdf)

Que el maestro ya no deba ser un experto en su materia es algo, para mí, incomprensible. Llevado al extremo, este planteamiento pedagógico supone el fin de la escuela. ¿Qué sentido tiene contratar a quien sabe poco más que sus alumnos? Una vez “ofrecida la estructura inicial” cabe esperar que el profesor desaparezca en silencio, de modo que las “interacciones” con la máquina no queden desvirtuadas por el incómodo componente humano. Así, los colegios e institutos deberían ser demolidos, y los maestros apartados de sus funciones. Toda la inversión necesaria se reduciría a proporcionar ordenadores y conexión internáutica a las familias. Fin del mundo del fin.

Que quede muy claro. Este Plan no es sólo una dotación de recursos informáticos a los centros. En sí mismo, esto sería una consecuencia (tecno)lógica de los tiempos que corren. En el fondo subyace la misma filosofía pedagógica que nos aboca a la quiebra del sistema de enseñanza: trivialización de los contenidos, rechazo del experto, objetivos mínimos. Tan es así que los recursos educativos de la mochila se agrupan en ámbitos, con el propósito, dicen, de acabar con el “aislamiento tradicional de las asignaturas”. Esto, que suena hasta bonito, es una decidida apuesta por la ignorancia, perpetrada por quienes son tan demagogos e ignorantes como para asesinar en cada párrafo la Lengua Española. Cuanto mayor es la complejidad de una materia (y todas alcanzan un considerable grado de compejidad en la etapa secundaria) más necesaria es la figura del especialista y menos recomendable la fusión arbitraria de los distintos campos del conocimiento. Lo fragmentario no es profundizar en las disciplinas con el rigor que merecen, sino dar un mero barniz de cada una de ellas so pretexto de “visiones panorámicas e integradoras.”

Todo lo demás es  Reader´s Digest.

 

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

98 comentarios en “¿Qué hay en la mochila? (I)”

  1. 14 octubre 2010 a 6:57 #

    Absolutamente de acuerdo, Nacho. En la comunidad extremeña ocurre igual. Estos políticos y pedagogos no paran en su empeño. No tratan de transformar la educación, ni la enseñanza, sino de reducirla a la nada. Saludos.

  2. Jesús San Martín
    14 octubre 2010 a 7:27 #

    En cuanto al lenguaje de género tiene su gracia.

    Dentro de diez minutas empiezo el claso de matemáticos, y al que le duela el cabezo que se tome un aspirino o vaya al psiquiatro. Espero no romper tantos tizos como es costumbre, porque no hay cajos suficientes, ni dinera para ello.

    Jesusa Santa Martina (Como persono puedo tener la nombra que quiera)

    • Raus
      14 octubre 2010 a 10:40 #

      Ja, ja, ja, ja, ja… no me hagas reír, Jesús/a, por favor. Por cierto, ya sabemos que Bibiana/a Aído/a, esa mienbra indispensable de esta nuestra entrañable dictadura de género, no es un “cargo público”, sino una “carga pública”, ja, ja, ja…

      Bueno, aprovecho para decirle a Mariano que no nos hace falta reflexionar más sobre cuál debe ser el papel de las familias; ahora lo sabemos: “evitar que se conviertan en huérfanos (y huérfanas, ¿no?) digitales”. Poco importa, al parecer, que se queden huérfanos a causa del igualitarista “colegueo” paterno, tan común en nuestros hogares, huérfanos en el sentido casi literal de la palabra. Lo importante es la paternidad digital (quizá porque nuestros augustos próceres entienden mucho de nepotismo y elecciones a dedo, digo digitales, ¿no?).

      Gracias, Nacho.

  3. 14 octubre 2010 a 10:54 #

    Qué espanto… Después de la risa da hasta asco… Porque es imparable la ignorancia y somos incapaces de frenarla. Qué envidia los mineros de león, que fueron capaces de agruparse y hacer fuerza común hasta conseguir sus objetivos. Qué envidia los trabajadores del metro de Madrid, que pararon todos y consiguieron hacerle frente a Deseseperanza. ¿Para cuándo una movilización nacional, no por comunidades, con unos objetivos comunes, con unas reivindicaciones serias? Nacho, excelente, otra vez, tu escrito. Aquí en Canarias todavía no ha llegado “la cuquita”, como le decimos al pendrive. Miedo me da…
    Abrazos a todos.

  4. Ana Belén
    14 octubre 2010 a 11:28 #

    Excelente idea la de la movilización nacional. Esto va de mal en peor, aunque en realidad tampoco hay nada nuevo, es más de la misma porquería desde que empezó todo esto. A propósito, voy a aprovechar para preguntar algo, aunque no tiene que ver exclusivamente con el artículo. No sé si alguien se ha enterado de que la semana pasada hubo un encuentro en Valladolid de 350 “expertos en educación” capitaneados por Gabilondo. ¿Alguien sabe a qué venía este encuentro tan repentino que salió en la prensa cuando ya se había celebrado? ¿Por qué no preparan un evento así invitando a cuantos profesores de todo el país quieran asistir? Me parece una vergüenza. Un saludo.

    • 14 octubre 2010 a 11:43 #

      Algo he oído acerca de tal reunión:

      http://yosoyelindividuo.com/2010/10/13/malas-semillas/

      Y los periodistas tragan.

      • Francisco Javier
        14 octubre 2010 a 12:39 #

        Joder Nacho, ¡qué depresión produce todo esto! (Me refiero a lo del congreso ese de sabios.) Como dice un coral de Bach, “¿dónde encontrar refugio, Señor?” Y por cierto, muy chulo tu blog.

  5. Francisco Javier
    14 octubre 2010 a 11:29 #

    ¡Ya veréis qué risa cuando tengamos de nuevo los resultados PISA! Pero da igual, una vez más dirán que hay que esperar unos años (¿diez, veinte?) para que la mochila dé resultados. A poco que nos representáramos qué puede suceder con nuestro alumnado de verdad, entregado a la pantalla de un ordenador, … Yo sólo puedo imaginarme lo peor (de hecho ya existen estudios con resultados muy negativos al respecto.) Se trata sólo de política. Y muy bien tu artículo, Nacho.

  6. 14 octubre 2010 a 17:57 #

    Resulta curioso que esto esté ocurriendo en Andalucia, Extremadura…Apuesto un euro a que no se les ocurre tamaña barbaridad a los Consejeros de las Comunidades gobernadas por el Partido de los Trabajadores: Madrid, Castilla y León,…No, seguramente han renunciado a estos recursos y a los presupuestos correspondientes. Y con ello, han renunciado a que el alumnado de esas Comunidades disponga de la posibilidad de acercarse más a las TIC. Todavía estamos a tiempo de volver a la maravillosa Enciclopedia Álvarez (con sus contenidos impolutos), el pizarrín y la leche en polvo. No olvidemos que algunos se empeñan en separar, como antes, a niños y niñas.

    Posiblemente, “la mochila digital” no sea la solución a los problemas de la LOGSE, ni a la pasividad del profesorado, ni a la inmovilidad de los políticos. Sí es, sin embargo, otro recurso, necesario como el que más, en la escuela actual. Cosa diferente es que su implantación no sea la adecuada, la formación insuficiente y haya intereses por medio.
    Todos los avances en la historia del mundo han sufrido críticas, desde la máquina de vapor hasta el GPS. Ahora bien, como medios, como recursos, no son dañinos; lo son en el momento en que no cumplen la función para la que fueron creados o se les da un uso inadecuado.

    • 14 octubre 2010 a 18:15 #

      Nadie quiere volver a la Enciclopedia Álvarez. De hecho, para mí es como si me hablara de la Piedra Rosetta.
      Tampoco hay impulsos antimaquinistas. Lo que pasa es que el Partido de los Obreros aprovecha la eclosión de las TIC para colarnos ración doble de pedagogías fracasadas.

      Eso es lo que pasa.

    • 14 octubre 2010 a 21:29 #

      De verdad, estas argumentaciones del tipo: “criticáis, luego sois los del florido pensil” me están empezando a hinchar las pelotas. A ver si te enteras de una vez, estimado Alonxo: doña Esperanza es una retrógrada, fachosa y fascinerosa. Y le encantan las leyes de Educación del PSOE. Que son leyes hechas para que medren los retrógrados, los fachosos y los fascinerosos. Y los inspectores de Educación nombrados a dedo por el PSOE hace mil años no han tenido ningún inconveniente en secundar leyes fascinerosas y en hacer la vista gorda ante los Colegios que llevan separando a niños y niñas desde los tiempos del florido pensil, y que lo siguen haciendo. Porque no hace falta que lleguemos nosotros a procurar el retorno a tiempos infaustos. Ya lo habéis hecho muy bien vosotros.

      • 15 octubre 2010 a 8:04 #

        “¿Vosotros?” ¿Nosotros?, ¿vosotros?
        ¿Por qué, repito, nadie en toda nuestra geografía se niega a recibir esos recursos, esos presupuestos? No se puede estar en la procesión y repicando. Sinceramente, no sé de dónde vienen las críticas ni cuál es la alternativa. Ahora va a ser que llevar las TIC a los centros forma parte de las confabulaciones judeomasónicas de los malos.
        Personalmente utilizo el ordenador en el aula, la PDI y otros recursos, desde mucho antes de que apareciera la idea de la Escuela 2.0. Y, oiga, no me va nada mal. Será que estoy abducido por los “psicopebobos” y los “socialistas”. Perdón, entiendo debe haber otro discurso que no sea que todo es negativo, que la culpa de todo la tiene ZP y que la LOGSE anuncia el fin del mundo. Y, dicho sea de paso, a mí “no se me hinchan las pelotas” leyendo opiniones que no comparto. Sencillamente las respeto, opino y a otra cosa. Saludos.

      • Raus
        15 octubre 2010 a 15:20 #

        Señor Aloxo, a mí su actitud me parece especialmente cargante. Y que haya a quien se le cargue sálvese la(s) parte(s), empieza a parecerme, cuando menos, normal. Y por su tono, acre y cáustico, nadie diría que a usted no se le carga algo al leernos, aunque sea el apéndice facial en que descansan las gafas. Hinchazón la de usted muy ostensible, muy a pesar de que la quiera negar y presuma de buen talante democrático con la declaración nada creíble de que “Sencillamente las respeto, opino y a otra cosa”.

        ¿”A otra cosa”, dice usted? Desde que le leo, está usted siempre en lo mismo y con lo mismo, atrapado en la monomanía de acusar, insinuación mediante, de nostálgicos o fachas a quienes criticamos el estado actual de cosas. Y lo hace usted con maneras que más tienen que ver con el sarcasmo que con el respeto. Usted opina, cierto, pero no con respeto. De modo que ni respeta, ni opina sosegadamente ni pasa a otra cosa.

        Respecto de “nosotros y vosotros” le diré lo siguiente: es verdad que aquí hay un “nosotros” y un “vosotros” muy claro. Pero déjeme que le explique algo: el conjunto de “nosotros” está integrado por personas que, sencillamente, critican el desastre educativo de España: punto. Y en el conjunto de “vosotros” están todos aquellos que, sin más fundamento que el prejuicio y la difamación, acusan de franquistas o fachas a todo el que se atreva a criticar el desastre actual; y sin otra visible intención que la de tratar de impugnar la crítica recurriendo a la ubicua falacia “ad hominen”: “criticáis porque sois fachas y, por serlo, lo que digáis no vale”. Pues no: ni somos necesariamente de derechas ni el hecho de serlo (quien lo sea) invalida su crítica. Y ya puestos en divisiones y cizañas, le diré que el partido de los Obreros no está haciendo mucho, precisamente, por eliminar esa dichosa división “nosotros-vosotros”. Antes lo contrario: sus representantes la resucitan a cada momento con bastardos fines electoralistas; viven en gran parte de ella y la explotan cuanto pueden.

        Y mire, la LOGSE no nos trae el fin del mundo, y corresponsables de la debacle somos todos los agentes implicados en la educación y la enseñanza, pero mientras los principios de la LOGSE sigan vigentes –con unos y otros gobiernos-, nos queda el legítimo derecho y el deber de denunciar el mucho mal que causa y ha causado, pese a quien pese. No el fin del mundo, mas sí una época de necedad impenitente y bochornosa que va ser muy difícil devolver a la luz. ¿Quién, aquí, mete cizaña, insinúa protervamente, recurre al sarcasmo absurdo, infama sin razones, divide y, encima, se las da de tolerante? Yo no me voy a andar con insinuaciones: usted.

      • 15 octubre 2010 a 15:44 #

        Raus. Fíjese, yo no opinaré de su actitud, opinaré de lo que dice en su comentario. Y no estando de acuerdo en buena parte de él, no le tacharé de “cargante”, ni su tono de “acre y cáustico”, en cuyo caso no hubiera pasado de la segunda línea de su texto. Así de sencillo. ¡ No es obligatorio leer mis comentarios!
        “en el conjunto de “vosotros” están todos aquellos que, sin más fundamento que el prejuicio y la difamación, acusan de franquistas o fachas a todo el que se atreva a criticar el desastre actual…”
        Le invito a que cite, de mis textos, una sola acusación de “facha o franquista” a alguien. Fíjese, yo no soy de derechas y también critico a Gabilondo, Zapatero, la LOGSE…¿Hay algún problema en ello? Por ejemplo, critico a los abucheadores de Zapatero en el homenaje a los soldados fallecidos, y critico igualmente a los abucheadores de Fraga dando una conferencia. ¡No sé si me explico!
        No veo yo partido alguno que no actúe con fines electoralistas. Y, antes de que me vuelva a malinterpretar, le diré que no me parece ni medio serio que lo hagan. Sí, repito, yo también critico la LOGSE, como critico, si no le importa, el que en 20 años no se haya hecho nada por cambiarla. A menos que usted considere que la LOCE era la panacea.
        Bueno, eh de agradecerle que solamente me acuse de “¿Quién, aquí, mete cizaña, insinúa protervamente, recurre al sarcasmo absurdo, infama sin razones, divide y, encima, se las da de tolerante? Yo no me voy a andar con insinuaciones: usted.” Otros van directamente al insulto. Gracias.

      • 15 octubre 2010 a 15:46 #

        Muy buena respuesta. Necesario desenmascaramiento de lo que hay detrás de esa dialéctica maniquea de la pseudoizquierda. Ya va siendo hora de responderles bien a su habitual estrategia intimidatoria.

      • Jesús San Martín
        15 octubre 2010 a 18:01 #

        En contra de lo que opine un bobotroll, por la puntuación veo que hay mucha gente a la que le gusta que se te hinchen las pelotas; será porque las tienes, y esa es la razón por la que no te escudas en un cobarde anonimato para expresar tu opinión.

    • 15 octubre 2010 a 14:28 #

      Alonxo. ¿Utilzas esos medios en el aula? ¿Son apropiados al desarrollo de tus programas? Estupendamente, no seré yo quien te eche a los leones por eso. Yo utilizo esos y otros y espero igualmente no acabar en el foso de los leones. No creo que sea este el problema: los medios son los medios, las metodologías son las metodologías y están ahí para que las seleccionemos y las usemos según nuestro criterio de profesionales cualificados. Sí me gustaría hacerte una pregunta: ¿por qué dices eso de que ahora va a resultar que llevar las TIC a los centros forma parte de las confabulaciones judeomasónicas de los malos? Yo no lo sé muy bien, pero puesto que lo dices en un comentario a un artículo de Nacho, puede uno pensar que es por algo de lo dicho en ese artículo o por algo que haya dicho alguna vez el autor. Por si es así, quiero decirte tres cosas:
      -Conozco a Nacho y sé cómo trabaja. Una de las caracterísitcas de su trabajo es que usa en él abundancia de medios técnicos avanzados, incluidos los informáticos.
      -A la vista de este artículo suyo, no veo en él ataque alguno a las TIC, sino a la abundancia que hay en esa mochila digital de la junta de elementos de manipulación política o ideológica que deberían estar ausentes en unos materiales educativos. Pone ejemplos tan claros que, si por tu parte hay alguna mala interpretación en este sentido, no me la explico muy bien, a no ser que tu participación en este foro no sea del todo bienintencionada.
      -Tampoco me explico muy bien tu alusión a las confabulaciones judeomasónicas. ¿Has visto tú que en el artículo el autor las mencionase para algo? Puesto que no lo hace, ¿cómo es posible que introduzcas esto como elemento de crítica? ¿Qué es lo que sucede, que no has leído bien o que tu crítica no es del todo bienintencionada? Ahora caigo en que eso de la confabulación judeomasónica puede ser una forma irónica de insinuar que el autor o su artículo tienen inclinaciones franquistas. ¡Vaya, vaya! Qué chistoso y qué original. Lo que pasa es que a mí me parece una acusación muy fuerte; llamarle franquista a alguien sin tener más asidero que… La verdad, no sé cuál es tu asidero. Por cierto y hablando del franquismo, ¿qué hacías tú cuando Franco gobernaba por aquí? A mí me pillo jovencito, pero aún me dio tiempo a correr mucho delante de los grises, te lo cuento por si acaso se te ocurre, desde tu atalaya de lanzador de insinuaciones, llamarme franquista también a mí. Mira, no cuela. No cuela nada de lo que dices. Si alguien critica las manipulaciones políticas, está muy feo que tú le acuses de arremeter contra las TIC o de ser un franquista. Te voy a dar un consejo, sé un troll novedoso, anda, argumenta con razones, y no con tergiversaciones y anatemas. Y otra cosa, sé novedoso en esto también: da la cara, que es muy fácil eso de meterse en casa ajena y disparar contra todo lo que se mueve escudado en el anonimato.

      • 15 octubre 2010 a 15:23 #

        Pablo. Sí, utilizo esos recursos en el aula, y sí son muy apropiados en el desarrollo de mis programas, absolutamente apropiados. Gracias por no echarme a los leones. ¿Usted utiliza otros? Estupendo.
        Efectivamente, una cosa son los medios y otras las metodologías. Eso, quizás no me expliqué bien, pretendía decir en mi primer comentario.
        “¿por qué dices eso de que ahora va a resultar que llevar las TIC a los centros forma parte de las confabulaciones judeomasónicas de los malos?”
        Bien, le contesto. Lo digo porque veo cómo en diferentes medios se critica cualquier propuesta en materia de educación. Repito, la mochila digital, en sí, no es dañina, depende de si se sabe utilizar correctamente o no. Hace años se criticaba al profesor que entraba con un periódico debajo del brazo. Ahora no se comprende que un profesor no lleve un periódico bajo el brazo de vez en cuando. Algunos lo hemos cambiado por el ordenador.
        Celebro infinitamente que Nacho trabaje muy bien y utilice estos recursos. Y como él, yo y otros muchos profesores. Claro que en el artículo no hay ataque a las TIC, sé leer. Lo hay en varios comentarios de este y otros foros, y sobre eso opino, si se puede, claro. Observe que no he citado al autor en ningún momento. Él opina, usted opina, yo opino…, si no le importa. Aunque a alguno, ya lo ve, “se le hinchen las pelotas”. No hace tanto, solo por eso, por opinar, me llamaron de todo.
        Si atiende a mi comentario comprobará que me ciño a un par de cosas muy concretas. A ese “rechazo” a las TIC desde algunos sectores y a la especial incidencia en lo mal que se está haciendo lo de Escuela 2.0 en Andalucía y Extremadura. Y me llevo 15…Precisamente, aquí al lado, hoy se está “invitando” a comer a todas las mujeres de un pueblo. Claro, se les invita con su propio dinero. Es curioso, decía el abuelo, “nada se hace sin la voluntad del señor”.
        “ A no ser que tu participación en este foro no sea del todo bienintencionada”. Uhmmm, …¿Qué significa eso?
        Por otra parte, – siguiendo su comentario-, introduzco los elementos que considero oportunos. Si no le gustan siempre puede obviarlos. Al parecer sigue sin apreciar que opino sobre la susodicha mochila como lo hace el autor del artículo o cualquier otro forero. Sin más. ¿Por qué se dan por aludidos cuando se cita la Enciclopedia Álvarez? Considero que en este momento los medios informáticos son indispensables en el aula, así de sencillo. Y en esa afirmación no ataco a nada ni a nadie. Sí critico, abiertamente, a quienes se empeñan en que la escuela no avance –si usted me lo permite y sin citar expresamente a nadie de este foro, si me lo permite también. Doy mi opinión, y en ella no hay ataques personales, salvo para quien se dé por aludido. Si alguien, perdón por la insistencia, prefiere la Enciclopedia Álvarez al PC, lamento decirle que estoy en contra. Ni más ni menos.
        Respecto del franquismo y las carreras delante de los grises, mejor no nos vamos a dar lecciones. Entre otras cosas porque ninguno de los dos podríamos demostrar si corrimos y quién corrió más. Lo dejamos en empate, si le parece. Y no se preocupe, no le llamaré franquista como no se lo he llamado a nadie. No está entre mi vocabulario preferido, como no lo está “facha”, ni “pedabobos”, ni “rugalcaba”,…
        “Te voy a dar un consejo, sé un troll novedoso…”. Gracias por su consejo. Yo no le daré consejos, no me veo con tanta autoridad para hacerlo. Sencillamente respetaré su opinión.
        ¿Entrar en “casa ajena”? Supongo que como el resto de participantes en el foro. ¿O está reservado el derecho de admisión? Mire, en la red hay “infinitos” foros de diferentes colores y el personal opina lo que le viene en gana, como es natural. Considero que están “abiertos” para que cada uno, con respeto, opine lo que le venga en gana. Además, supongo que se agradecerá que haya opiniones diversas en relación a los temas expuestos. Si usted tiene otra idea sobre los foros o de este foro, pídale al administrador que publique lo que sea de su agrado o bloquee determinados comentarios.
        Como ya he dicho en otra ocasión, le ruego se limite a criticarme por lo que digo, no por lo que no digo, ni por lo que usted intuye, interpreta o entrevé. Por ejemplo, tan fiel a mi comentario no he leído nada sobre mi alusión a las Comunidades gobernadas por la derecha sobre estos recursos y presupuestos varios. Saludos.

    • Raus
      16 octubre 2010 a 11:11 #

      Ah, ya. Ahora resulta que como no es obligatorio leer sus comentarios (sólo faltaría eso), usted se siente con derecho a decir lo que le dé la gana. La culpa no es del ofensor (usted), sino del que recibe la ofensa por no taparse los oídos o no desviar la atención hacia parajes mundanos más amables. Advertidos están, señoras y señores deseducativos: El que no quiera leer calumnias, que no lea a Alonxo, que no es obligado. El que le lea, allá él. Cojonudo. Bonita y sofística forma de (intentar) darle la vuelta a la tortilla.

      Y luego, en el cénit de la coherencia (yo también puedo ser irónico), viene usted quejándose de que yo le insulto. ¡¿Y a mí que me cuenta?! ¡Pues no me lea, que no es obligatorio!

      Me invita usted a que presente una sola acusación de “facha o franquista”. Ahí está el punto, señor mío: usted no tiene ni argumentos ni redaños para acusar a nadie de este blog de tales cosas por vía directa, a la cara y sin escudarse en el anonimato, como hacen las personas rectas, honradas y cabales. No, usted escoge la insidiosa insinuación:

      “Todavía estamos a tiempo de volver a la maravillosa Enciclopedia Álvarez (con sus contenidos impolutos), el pizarrín y la leche en polvo”.

      Oh, pero qué sarcasmos tan finos y lanudos. Sólo les falta balar… a la luz de la luna llena. ¿A quién van dirigidos esos primorosos sarcasmos? ¿A Nacho, verdad? Pues mire, si usted tiene razones para acusarlo (o acusarnos) de franquista, presente esas razones clara y directamente. Acuse de lo que, a todas luces, desea acusar. Pero si usted no lo acusa (a él o, en general, a Deseducativos) ni tiene razones para acusarlo de nostálgico, ¿qué sentido tiene entonces hacer alusión a la Enciclopedia Álvarez? ¿A cuento de qué proponer la vuelta a esa enciclopedia a quienes, obviamente, no la aceptarían? ¿Le gusta jugar al despiste, acaso, o son simples ganas de provocar con insinuaciones malévolas y de incordiar con impertinencias?

      Usted acusa, por supuesto, pero con la cobardía propia de quien tira la piedra y esconde la mano. Usted, simplemente, deja caer una inconveniencia, una gratuidad, y se sienta a la orilla a ver si (se) pican. Y si (se) pican es porque –deduce usted- ajos comen. Oiga no: es que las acusaciones infundadas indignan, y más cuando vienen por vía de la insidia, de la insinuación. Y como usted no ha empleado las palabras “franquista” o “facha” en ningún momento, si alguien se siente ofendido por sus comentarios, usted pone cara de inocente y finge ser la víctima. Encima.

      Yo tampoco conozco ningún partido que no actúe con fines electoralistas, PERO si de lo que estábamos hablando es de sacar provecho oportunista del “nosotros/vosotros”, entonces hay que decir que el de los obreros se lleva la palma, pues ellos se reputan los buenos de la película, los progresistas sociales. Pero no se me confunda usted de nuevo, que aquí, el otro partido no se queda al margen de la crítica, y, desde luego, no de la mía. No nos unen afinidades políticas, sino el vehemente deseo de acabar con un sistema educativo nefasto. Pese a quien pese.

      Si yo le leo y le contesto no es por gusto precisamente, Alonxo. Le leo y le contesto porque empiezo a estar hasta más allá de la coronilla de que, por doquier, personas como usted vayan soltando su veneno, refugiadas en la impunidad general que les brinda el igualitarismo, el relativismo, la progresía social, la idolatría del “todo vale” y las demás patentes de corso posmodernas. Porque estoy harto de que gente como usted se vaya de rositas, cuando lo que merecen es el abucheo: ¡buuuuuuuuuhh!

      • 16 octubre 2010 a 13:14 #

        Lamento que, producto de su ofuscación, en lugar de aportar algo respecto de mis comentarios, insista en buscar el enfrentamiento personal.
        “…usted se siente con derecho a decir lo que le dé la gana”. Pues sí, desde hace unos años, en este país, todos tenemos derecho a decir lo que nos dé la gana. ¿Le molesta? Entonces, tiene un problema.
        “El que no quiera leer calumnias, que no lea a Alonxo”. Para hacer esa afirmación, antes debería citar esas “calumnias”. ¿No? Por el contrario yo sí puedo citar, y he citado anteriormente descalificaciones e insultos varios hacia mi persona.
        “Todavía estamos a tiempo de volver a la maravillosa Enciclopedia Álvarez (con sus contenidos impolutos), el pizarrín y la leche en polvo”. Perdone, ¿dónde está la acusación a alguien de este foro de “franquista” o “facha” de que me acusa? Creo que empezamos a confundir la presbicia con la “prosbicia”.
        Como veo que sigue leyendo lo que no escribo, y deja de leer lo que escribo, se lo explicaré de nuevo. Yo doy mi opinión, ni contra el articulista, ni contra usted ni contra nadie. Yo critico opiniones, ideas, no personas. ¿Cree usted que yo me doy por aludido cada vez que alguien critica a la LOGSE, a Zapatero, a Aznar o la LOCE? Según usted podría hacerlo y decir que “me están insultando”. Extraño comportamiento. Y no, yo no quiero volver a la Enciclopedia Álvarez. ¿Es delito decir eso?
        Perfecto, usted considera que el “Partido de los Obreros” se lleva la palma en cuanto a provecho oportunista. Yo creo que, más bien, quien lo hace es el PP, Partido de los Trabajadores. Espero que respete mi opinión como yo respeto la suya. Tampoco se me confunda usted, si me sigue, mis críticas son varias a ambos. Lea antes de criticar. Y, aunque solo criticase a una de la partes, tampoco cometo delito alguno. Supongo.
        “Si yo le leo y le contesto no es por gusto precisamente, Alonxo. Le leo y le contesto porque empiezo a estar hasta más allá de la coronilla…”. ¿Y a mí qué me cuenta de sus problemas personales?” Cuídese.
        “¡buuuuuuuuuhh!”. Eso es lo que mejor le ha quedado de su post. Lo hace muy bien.
        La próxima, intente opinar de mis comentarios, y procure obviar calificaciones y descalificaciones. Saludos.

  7. 14 octubre 2010 a 20:51 #

    Oportuno y clarificador artículo.
    El curso pasado nos suministraron la mochila digital ( ¡mochila digital!, es que me da la risa). Ni siquiera en un pendrive, sino cargada en el escritorio del ultraportátil. Los maestros que conozco lo abrieron por curiosidad el primer día y nunca más se supo. Mi experiencia personal con la pizarra digital, superada la primera atracción por su vistosidad, es que tiene una utilidad muy restringida, más aprovechable en la etapa infantil y primeros ciclos de Primaria. Tengo la impresión de que su uso en la secundaria no sólo no parece beneficioso, sino que puede llegar a ser contraproducente. Los ordenadores portátiles dan más problemas que ventajas: lentitud en la conexión, frecuentes averías, etc. Los alumnos, si no se les controla, no van más allá de colocar salvapantallas, ver vídeos groseros y conectarse al tuenti ( los que saben, que no todos).
    Las TIC, en mi opinión, no son sino la coartada que utilizan nuestros políticos para aplazar la toma de conciencia del fracaso.
    “Lo que pasa es que el Partido de los Obreros aprovecha la eclosión de las TIC para colarnos ración doble de pedagogías fracasadas.”
    A eso le llamo yo precisión quirúrgica.

  8. 14 octubre 2010 a 21:52 #

    Estimado Nacho:
    Donde dice:
    Los profesores y profesoras, de esta forma, pasan de ser unos expertos en contenidos a unos facilitadores del aprendizaje, lo cual les va a suponer realizar diferentes tareas, como son: diseñar experiencias de aprendizaje para los estudiantes, ofrecer una estructura inicial para que éstos comiencen a interaccionar o animarles hacia el autoestudio.”
    Debería decir:
    Los profesores y las profesoras, de esta forma, pasan de ser unos expertos y unas expertas en contenidos a unos facilitadores y unas facilitadoras del aprendizaje, lo cual les va a suponer realizar diferentes tareas, como son: diseñar experiencias de aprendizaje para los estudiantes y las estudiantes, ofrecer una estructura inicial para que éstos y éstas comiencen a interaccionar o animarlos y animarlas hacia el autoestudio.
    Me preocupa el tener que haber hecho esta observación, porque me hace temer que se estén abriendo fisuras en el lenguaje coeducativo, que es tanto como decir en la no discriminación, ¡y en un documento de la nada sospechosa junta de Andalucía! Esto nos demuestra, queridos y queridas, que debemos mantener la guardia siempre alta. Nacho, tú que estás en aquella privilegiada Tierra de Promisión de la Buena Nueva Pedagógica, ¿tendrías la bondad de hacerles llegar este aviso?

  9. Gladiator
    14 octubre 2010 a 22:05 #

    Excelente video y excelente artículo. Ya sabemos que los pedagogos LOGSIANOS -o sea, casi todos- siempre han visto en la tecnología la panacea para suplir el conocimiento. Hace ya muchos años que las aulas para los alumnos de diversificación curicular -que no saben ni sumar- se dotan con magníficas calculadoras gráficas de las que se compran los alumnos de los primeros cursos de ingenieria. La cosa es que no intentemos que razonen, para eso ya estan las máquinas, que se dediquen a jugar apretando botoncitos. ¡Mala cagadera les entre a los mentores de todo esto!

  10. Tineo
    15 octubre 2010 a 12:32 #

    Permitan una opinión desde fuera del aula.
    Para mí (como padre) Las TIC son un “arma imprescindible” a la hora de enfrentarme a las “tareas” de cierto nivel.
    Como complemento es de lo mejor.
    Internet es una base de datos mundial magnífica, el 90% de lo que existe en la Red es pura basura pero con el 10% restante hay mas que suficiente.
    Así cuando se me pide ayuda, la consulta pertinente en caso de duda es rápida, flexible y casi siempre fiable. Una gozada vamos.
    Pero ¡Ay! Cual el uso que los alumnos de secundaria (fundamentalmente, los de primaria todavía no están por la interacción) dan a los TIC.
    Herramientas para el aprendizaje? Preparación de materiales para trabajos? Acceso a información para complementar lo aprendido en el aula? Verdad que todo lo anterior no es prioridad para ellos?
    Los TICS les llevan a la aldea global de la comunicación, las Redes Sociales que es como estar “todo el día en la calle” del siglo pasado y, ya se sabe, cuando estás todo el día en la calle se resiente todo lo demás.
    Existen voces que dicen que hay que aprovechar el “signo de los tiempos” para aprovechar esta moda y “normalizarla”. No lo veo como parte central si como periférico.
    Un e-book pienso que sería mas útil, ya los hay que se pueden tomar notas y por supuesto descargar vía wifi todo el material preparado por el profesor.
    Y las mochilas ¡SIN PESO!
    Pero eso, quizá, les ha pillado ya muy viejos a los de la Junta.
    En Madrid creo que ya hay experiencias pilotos de clases con ordenador, todas las clases y con un monitor para cada alumno y una carpeta individual en el servidor.
    No tengo constancia de que la experiencia, de momento, sea de un éxito vertiginoso.
    Como esto de Internet ya les digo que es la leche, les paso, para sus comentarios si los hubiere, la iniciativa del Parlamento foral de Navarra que el pasado 22 de Sep aprobó un Plan de Mejora de la Administración, que promueve entre otras cosas estas:

    VII Legislatura Pamplona, 22 de septiembre de 2010 NÚM. 92-1

    ACCIONES A CORTO PLAZO
    • Desarrollar modelos de contratación que permitan disponer
    de las personas adecuadas (preparadas y motivadas) y
    suficientes para optimizar la estructura-organización interna
    (ligado con 1.1).
    • Flexibilizar el estatuto de empleado público.
    • Capacitar al personal de la administración garantizando su
    acceso a la formación tanto técnica como de otra índole (p.
    ej: trabajo en equipo).

    • Suprimir el carácter vitalicio de los funcionarios.

    • Establecer una carrera para los funcionarios basada en el
    mérito y no en la antigüedad.

    • Establecer un sistema de evaluación continua en función de
    los resultados.
    • Replantearse la estructura por departamentos y valorar la
    existencia de un “mando ejecutivo” por debajo del Presidente
    (p.ej., un Director de la Administración).
    • Flexibilizar y modernizar la Administración con visión estratégica
    de proyectos.
    • Optimizar la estructura de las empresas públicas que forman
    parte de la Corporación Empresarial de Navarra, analizando
    procesos de fusión, privatización, absorción, etc.
    • Utilizar eficientemente los muchos medios técnicos disponibles

    • 15 octubre 2010 a 15:56 #

      Quiero insistir en que el problema no es el recurso, sino el uso que de él hagamos. La televisión es un buen o mal recurso dependiendo para qué la utilicemos. Ahora, lógicamente, se habla más de Internet, pero la reflexión es la misma. Si yo inculco en mis alumnos el buen uso de la red, ellos sabrán cuándo y cómo utilizar cada una de las posibilidades que les ofrece y cuáles no deben usar jamás. Claro, si un niño va a una biblioteca a arrancar las páginas de los libros, o en casa los utiliza para calzar el DVD, posiblemente no sea lo más correcto. Por eso me parece adecuado el último punto propuesto por el Parlamento Navarro: “Utilizar eficientemente los muchos medios técnicos disponibles”.

    • Pepe
      16 octubre 2010 a 11:05 #

      Como todo en su justa medida es bueno, pero esto es España y ya nos conocemos.

      “Desarrollar modelos de contratación que permitan disponer
      de las personas adecuadas (preparadas y motivadas) y
      suficientes para optimizar la estructura-organización interna
      (ligado con 1.1).”

      ¿Y quien evalúa al evaluador? Esto derivará en enchufismo puro y duro por parte de la casta política. ¿Acaso no se ve en quienes ocupan los cargos de consejerías y similares? Deberían ser personas con un amplio curriculum en la materia y sin embargo solo vemos a lameculos del partido correspondiente.

      “Flexibilizar el estatuto de empleado público.”

      Despido gratuito, ¿no? Como el currito en la privada esta jodido, jodamos al currito público. Este país se está convirtiendo en un cúmulo de mediocres envidiosos a marchas forzadas. El que vale se está yendo al extranjero. Quizás cuando falten profesionales, como en medicina, nos demos cuenta.

      “Capacitar al personal de la administración garantizando su
      acceso a la formación tanto técnica como de otra índole (p.
      ej: trabajo en equipo).”

      Si se hace en mi tiempo laboral estupendo, porque mi tiempo privado es para mi familia. Cosa que actualmente en educación NO ocurre. Si quieres la haces en TU tiempo libre y pagándotela TU en muchos casos. Por otra parte en muchos casos se crea una necesidad artificial de formación para mantener cursillitos estúpidos en sindicatos y demás colegas del consejero de turno. Actualmente en educación lo que falta principalmente es un alumno que atienda, no cursillitos idiotizantes de la falsa pedagogía imperante.

      “Suprimir el carácter vitalicio de los funcionarios.”

      Eso existe, lo que ocurre que inspección no funciona correctamente. Por otra parte el carácter vitalicio se instaura debido a los vaivenes políticos en la administración. Si teniendo garantizado el puesto laboral la gente no se moja, imagínate el peloteo si dependes del político que acaba de ganar. Por otra parte sería altamente recomendable eliminar la administración paralela de contratados a dedo.

      “Establecer una carrera para los funcionarios basada en el
      mérito y no en la antigüedad.”

      Se ha hecho en el ejercito y se ha conseguido quemar a suboficiales con un alto grado de compromiso y experiencia con su trabajo al ver que fulanito consigue los mejores cursos y promociona más rápido por ser más joven.

      “Replantearse la estructura por departamentos y valorar la
      existencia de un “mando ejecutivo” por debajo del Presidente”

      Hay tantos mandos intermedios y altos cargos, sin pasar un mero proceso selectivo, que deberían irse a la calle para empezar.

      “Flexibilizar y modernizar la Administración con visión estratégica
      de proyectos.”

      Con una casta política como la que tenemos, la única visión será la del bolsillo que se beneficia.

  11. 15 octubre 2010 a 15:42 #

    Muy buen artículo, Nacho. Presenta la cruda y mediocre realidad que se quiere edulcorar con falsas modernidades.

    Me he acercado a la mochila digital y leyendo por encima he encontrado anacolutos, tópicos farragosos de la pedagogía de siempre, constructivismo del cutre y doctrina logsiana recocinada. Dentro de un mundo de ficción que es la cortina de humo del fracaso del sistema. Es el autismo general del gobierno frente al naufragio.

    Los de siempre tratan de contraponer nuevas tecnologías (modernísimo, cambio del rol del profesor) versus carcas, anticuados, tradicionales. Una falsa dicotomía a la que no habría que dedicar ni un segundo. Seguro que todos los documentos de la “mochila digital” los han redactado desertores de la tiza que no quieren volver al aula ni con la Enciclopedia Álvarez ni con la parida 2.0. ni con ningún método.

  12. 15 octubre 2010 a 18:02 #

    Para Alonxo:
    Te has enrollado como una persiana para no responderme a nada, lo de siempre. Has dicho un montón de inconveniencias y has lanzado un montón de ataques, para después, cuando se te piden cuentas, decir cínicamente que tú no atacabas, sino que son los demás los que se dan por aludidos: lo habitual. Vas de inocente argumentador y en realidad no haces más que arrear garrotazos: lo de siempre, no te creas que eres el primer troll que nos entra con esas, ya te lo he dicho. Y por último: sigues sin dar la cara. Te lo vuelvo a repetir: lo tuyo no cuela, se te ve el plumero, ni tú eres tan listo ni nosotros somos tan tontos como crees. En algo sí te doy la razón: en efecto, aquí puede escribir cualquiera, pero yo ya no voy a perder mi tiempo en leer tus milongas.

    • 15 octubre 2010 a 20:37 #

      Para Pablo:
      Cuando digo que no es obligatorio leerme, quiero decir, también, que si alguien responde a lo que escribo es preciso que me lea. Ponga usted su comentario al lado del mío y observará que he seguido al pié de la letra sus “argumentaciones”. Por contra, su nueva “argumentación” se limita a lanzar ataques personales, obviando mi opinión completamente. Usted puede estar o no de acuerdo con lo que opino, pero eso no es razón para lanzar calificaciones hacia mi persona.
      Si a usted le molesta mi opinión, repito, siempre puede no leerme. Si considera que le he faltado al respeto, dígame en qué momento, y no dude que le pediré perdón. Algo que, seguramente, usted no hará tras su comentario totalmente torticero. Y le pongo ejemplos, cosa que usted no hace: “no responderme a nada” (si usted hubiera respondido a mi primer comentario, mejor le hubera ido); “arrear garrotazos” (dígame cuáles y a quién. Si a usted le ofende que cite a la derecha o la enciclopedia Álvarez no es mi problema); “troll”? (desconozco ese palabro); “sin dar la cara” (pues sí, sí que doy la cara y no me da miedo. Usted es listo, sabrá como tener muchos más datos de mí que yo de usted); “tú no eres tan listo ni nosotros tan tontos” (eso lo dijo usted, no yo, deje de inventar). Y, como le dije a otro “tertuliano”, agradezco que no me lea, sobre todo si sus comentarios se derivan hacia mi persona, para descalificarme, y no hacia mis opiniones que, le guste o no, son tan dignas como las suyas.

      • Ana
        28 octubre 2010 a 0:13 #

        realmente alonxo, eres bastante pesaito, creeme,

  13. Francisco Javier
    16 octubre 2010 a 13:08 #

    Por si no lo conocéis os presento a ENJUTO MOJAMUTO o la futura muchachada de la mochila digital.

    • 16 octubre 2010 a 14:29 #

      Genial, Javier, un baño irónico acerca de los extremos a los que puede llegar la realidad educativa cuando se la somete a los dictados de la estupidez y los intereses inconfesables de un manojo de fanáticos mezclados con otro manojo de aprovechados. A ver si ven esto algunos imbéciles que se meten aquí a faltarnos al respeto y a moler con una plúmbea defensa de lo indefendible. Un abrazo.

  14. MLL
    16 octubre 2010 a 13:57 #

    Digo yo que para llamar “mochila digital” a un pendrive hay que tener algo en la cabeza que huele mal, y los *** cuadrados y con balcones a la plaza mayor. ¿Por qué no “cocido informáticos” o “ensalada de bits”? Yo acepto que me manden, pero no que me hagan hablar como un gilipuertas.

    • Jesús San Martín
      16 octubre 2010 a 14:56 #

      Es un placer que no quiera hablar como un gilipuertas, así no dirá que son igual de dignas todas las opiniones, o llegaríamos a la conclusión de que tienen igual dignidad “La Declaración Universal de Derechos Humanos” y “Mein Kampf”. Deseducar es cansado pero desasnar es agotador.

  15. Raus
    16 octubre 2010 a 19:01 #

    En el relativismo está la madre del cordero (o del burro, mejor dicho). ¿Todas las opiniones son respetables? Vale, por tanto, la opinión de que no todas las opiniones son respetables, también es respetable. ¿Qué hay en la “mochila digital”? Ignorancia y barbarie.

  16. Jesús San Martín
    16 octubre 2010 a 20:37 #

    El otro día, un post (creo que de Tineo) trataba un punto interesante. Las palabras no las recuerdo exactamente, pero en esencia venían a decir que cómo podía convencer a sus hijos para que estudiasen si hay promoción automática ¿para qué estudiar si te aprueban sin hacerlo? Tal pregunta debería sacar a los confundidos del engaño, y advertirles del peligro de la mochila demente. Cómo proceder para evitar la promoción automática ya se ha dicho en el foro, cuáles son las consecuencias de aprobado para todos quedan expuestas en el experimento descrito a continuación, que son los post 9 y 10 de un forero en

    http://deseducativos.com/2010/10/14/%C2%BFque-hay-en-la-mochila-i/#comment-4874

    “…Un reconocido profesor de economía de la Universidad norteamericana Texas Tech alegó que él nunca había suspendido a uno de sus estudiantes pero que, en una ocasión, tuvo que suspender la clase entera.

    Cuenta que esa clase le insistió que el socialismo sí funcionaba, que en éste sistema no existían ni pobres ni ricos, sino una total igualdad.

    El profesor les propuso a sus alumnos hacer un experimento en clase sobre el socialismo:

    Todas las notas iban a ser promediadas y a todos los estudiantes se les asignaría la misma nota de forma que nadie sería suspendido y nadie sacaría un sobresaliente.

    Después del primer examen, las notas fueron promediadas y todos los estudiantes sacaron 5.

    Los estudiantes que se habían preparado muy bien estaban molestos y los estudiantes que estudiaron poco estaban contentos.
    Pero, cuando presentaron el segundo exámen, los estudiantes que estudiaron poco estudiaron aún menos, y los estudiantes que habían estudiado duro decidieron no trabajar tan duro ya que no iban a lograr obtener un sobresaliente; y, así, también estudiaron menos.
    ¡El promedio del segundo exámen fue de 3! Nadie estuvo contento.

    Pero cuando se llevó a cabo el tercer exámen, toda la clase sacó un 0: ¡suspensos a todos!

    Las notas nunca mejoraron. Los estudiantes empezaron a pelear entre si, culpándose los unos a los otros por las malas notas hasta llegar a insultos y resentimientos, ya que ninguno estaba dispuesto a estudiar para que se beneficiara otro que no lo hacía.

    Para el asombro de toda la clase, ¡Todos perdieron el año! …”

  17. 16 octubre 2010 a 20:54 #

    Ciertamente, el nivel de exigencia ha bajado de forma preocupante. Igualmente, alcanzada una edad, a un alumno se le permite pasar de curso, sea cual fuere su expediente académico.
    Ahora bien, no se puede, con esa premisa, alegar que todos llegan al mismo sitio se esfuercen o no. Un alumno puede pasar de curso sin alcanzar los objetivos, pero de inmediato se ponen los medios para que recupere el tiempo perdido (apoyos…) Si aun así no lo logra, no se pone a nivel de sus compañeros, se buscan otros medios (diversificación…). Con ello, se permite que, aún no sabiendo hacer derivadas ni logaritmos neperianos, pueda abrirse paso en un Programa Profesional, como peluquería o mecánica, para lo que no necesita determinados conocimientos.
    Si hay quien aprueba a un alumno que no ha alcanzado los mínimos, debería plantearse qué pinta aquí. Nadie nos obliga a aprobar o suspender a nadie. Si un alumno llega a doctorado y no tiene ni idea, algo habremos hecho mal. Y de eso no tienen la culpa ni Aznar ni Zapatero. Y Rajoy menos, el pobre.

    • Pepe
      17 octubre 2010 a 1:26 #

      “Nadie nos obliga a aprobar o suspender a nadie”

      Ni los padres, ni los inspectores presionan, y las leyes (que psoe aprobó y pp mantuvo no piden justificar hasta el agotamiento el suspenso)¿verdad?

  18. Clara
    16 octubre 2010 a 21:23 #

    Alonxo, estoy con usted, no hay forma de llevar un debate a puerto si los comentarios entran en descalificaciones personales. Creo que el objeto de debate son hechos y no personas ¿no?, atacar directamente a la persona que hace los comentarios, es la forma fácil de salir airoso del que se queda sin argumentos.
    Hay hechos que dificilmente se pueden revatir, y la única forma de defenderse es el enfrentamiento con alusiones a la persona que los defiende, débil argumento es ese,
    Un saludo

    • 16 octubre 2010 a 23:07 #

      No la entiendo muy bien, Clara. Si ha leído las lamentables, provocadoras, insultantes, descalificadoras y flacas de argumentos intervenciones de Alonxo (esto, desde el principio), no me explico cómo puede decir a la vez que está con él y contra la descalificación. Este señor ha entrado desde el principio (repito)con descalificaciones colectivas que el creía irónicas y eran simplemente torpes, colgando el cartel de franquistas y fascistas a quienes no aplaudían las ocurrencias de la pedagogía logsiana o manifestaban su desacuerdo con el proselitismo de la famosa mochila andaluza. Esa ha sido su filosofía: no piensan como yo, luego son fascistas, no parece un modelo de diálogo.

  19. MLL
    16 octubre 2010 a 21:27 #

    Rebatir se escribe con be. Es un hecho, Clara.

  20. MLL
    16 octubre 2010 a 21:28 #

    Vueno, la verdad es que la v y la b están juntas en el teclado…

    • Clara
      16 octubre 2010 a 21:50 #

      Si, muy juntas, mis disculpas al auditorio.

      • Jesús San Martín
        16 octubre 2010 a 22:14 #

        Clara, permíteme tutearte, ¿Sabes que eres maravillosamente humana por error? Toda la evolución biológica es una sucesión de errores genéticos desde hace 3500 millones de años que nos trajeron aquí. Hablas español porque la gente cometía faltas al hablar latín. Los japoneses, al comienzo de su industrialización, colocaban todos los postes telegráficos a la misma distancia, midiéndolos, el resultado fue que cuando los cables BiVraVan con el viento entraban en resonancia y se partían. El error es parte fundamental de nuestra vida y necesario. No te disculpes, tómatelo como algo humano y ríete.

  21. 16 octubre 2010 a 21:37 #

    MLL dice:
    16 Octubre 2010 en 13:57
    Digo yo que para llamar “mochila digital” a un pendrive hay que tener algo en la cabeza que huele mal, y los *** cuadrados y con balcones a la plaza mayor. ¿Por qué no “cocido informáticos” o “ensalada de bits”? Yo acepto que me manden, pero no que me hagan hablar como un gilipuertas.

    Yo le digo por qué no puede ser “cocido informáticos”: porque no hay concordancia de número entre ambos términos.
    Dijo la sartén al cazo…Es un hecho.
    A ver si deja de mirar el dedo y mira, de vez en cuando, la luna.

  22. 16 octubre 2010 a 21:40 #

    Buenossss, la verdassssssssss es que la sssss a vesssesssss no ssssaaalesssss…

  23. Jesús San Martín
    16 octubre 2010 a 21:57 #

    Trastorno de personalidad narcisista
    • Requiere atención y admiración constantes
    • Descuida los sentimientos de otros; carece de empatía
    • Tiene un interés obsesivo en sí mismo
    • Persigue principalmente metas egoístas
    • Se aprovecha de otros para lograr sus propias metas
    • Tiene sentimientos de prepotencia
    • Exagera sus logros y talentos
    • Está preocupado con fantasías de éxito, poder, belleza, inteligencia o amor ideal
    • Tiene expectativas irracionales de tratamiento favorable

  24. MLL
    16 octubre 2010 a 22:06 #

    Alonxno, no le dé Vd importancia a lo que no lo tiene. Se trata evidentemente de un comentario irónico (nada sangrante) el mío, en torno a algo (una errata, sin duda) en el comment de Clara.

    Ahora bien, ya en serio: ¿por qué de creer en los artefactos tecnológicos? ¿Por qué me los han colocado en clase? Si a Vd. le van bien, magnífico, pero que no me obliguen a rezar en esa religión. Yo, cuando intento explicar a Platón solamente intento saber lo que digo y que el alumno me escuche. Tanto por Platón como por el alumno tengo el mayo respeto… pero ninguno por la tecnología que me venden como milagro, y menos aun por los milagreros. Soy un usuario de dichos artefactos, puesto que estoy escribiendo aquí.

    Otra cosa: “A ver si deja de mirar el dedo y mira, de vez en cuando, la luna.” Me pilla demasiado mayor para responderle a esto. Solo que Vd. a mí no me conoce de nada y no sabe hacia dónde dirijo la mirada.

    • 16 octubre 2010 a 22:39 #

      Pues como no tiene importancia, dejemos de revisar la ortografía de los demás.
      Yo comprendo que hay profesores que pasan olímpicamente de las nuevas tecnologías; y los hay que no pasan, pero no las consideran indispensables; y los hay que sí, y los hay que no, y hay de todo…
      Como he dicho en varias ocasiones, las TIC no son malas en sí mismas, bien al contrario, todo depende del uso que de ellas hagamos. Personalmente aprovecho muy mucho el ordenador, la PDI, y otros muchos medios; al igual que antes utilizaba la TV, el retroproyector o el proyector de diapositivas. Algunos jamás supieron para qué servían. Por eso, he dicho también que tenemos que adaptarnos a los tiempos y a los tiempos de nuestros alumnos, y no podemos quedarnos en la Enciclopedia y el pizarrín. Creo que es bueno conocer y utilizar los medios de que disponemos. Ninguno en sí mismo es la panacea ni nos librará de los garrafales errores de la LOGSE, pero sí pueden aportar mucha ayuda en el aula. Por el momento, a mí nadie me ha obligado a nada en ese sentido, y lo hago voluntariamente desde hace muchos años. Evidentemente, no será tan relevante su uso en filosofía como en teconología. Pero, ¿obligan a impartir filosofía mediante el ordenador? ¿y como lo hacen? No me lo imagino.

  25. MLL
    16 octubre 2010 a 23:09 #

    Aloxno, en cuanto al uso de las tecnologías: El Decreto 327/2010 que regula en Andalucia el nuevo reglamento de los IES dice en su artículo 9, sobre Funciones y deberes del profesorado, lo siguiente:

    “n) El conocimiento y la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como herramienta habitual de trabajo en el aula.”

    Si esto no es una imposición, en todas las materias, humanísticas y tecnológicas, yo no sé lo que es imposición. Claro, esta obligación docente corresponde al derecho que asiste al alumno al empleo de estas mismas Tic´s:

    “f) Al acceso a las tecnologías de la información y la comunicación en la práctica educativa y al uso seguro de internet en el instituto.” (art. 2, sobre derechos del alumnado).

    A nadie en sus cabales se le ocurriría negar este derecho. Entonces, y tangencialmente, ¿por qué se ha hecho desaparecer en la práctica la especialidad de Informática? Pero lo que yo veo, principalmente, es que este derecho, de sentido común, se concreta en una imposición docente: “herramienta habitual de trabajo en el aula”. ¿En cuánto tiempo y de qué manera se concreta este “hábito”?

    • Pepe
      17 octubre 2010 a 1:30 #

      Lo curioso es que planteas a la administración, vía inspección, el uso esas mismas tecnologías para reuniones de equipos educativos o atención a padres usando Skype o similares y te dicen que no.

    • 17 octubre 2010 a 9:41 #

      ¿Y quién decide lo que es habitual o no?, ¿es suficiente con que usted, no es mala idea y ahorra muchas horas de trabajo, tenga sus programaciones en un procesador de texto en lugar de estar en papel con un BIC? Insisto, a mí nadie me ha obligado a utilizar el PC en clase. Si lo utilizo a diario, como la PDI, es porque así, voluntariamente, lo he decidido. Por cierto, me facilita inmensamente la tarea.
      Por otra parte, ¿qué problema hay en que, a la hora de hacer un trabajo, los alumnos investiguen en la Biblioteca del Centro o en la red? Ya está lo “habitual”. ¿Me exigirá más inspección? sinceramente, creo que no.
      Entiendo que sí puede exigirme que conozca las TIC, como en su día me exigía que conociera otros medios y que, dado que mis alumnos-me guste o no-pertenecen al s.XXI, se las ven con las TIC allá donde estén, lo lógico es que la escuela no esté desfasada respecto a su uso.
      Por tanto, como usted mismo dice, no se especifica ese “hábito”, cada uno lo interpretaremos a nuestro modo. Así de fácil, no hay por qué agobiarse.

  26. Raus
    17 octubre 2010 a 9:09 #

    Para el señorito Alonxo.

    Alonxo, la lógica no es lo suyo. Se cree usted con derecho a decir lo que le dé la gana, pero se lamenta de que otros le recriminen que usted diga lo que le dé la gana. ¿No capta usted la contradicción, verdad?

    Por supuesto que me molesta, y mucho, que usted se crea con derecho a venir aquí a provocar con insinuaciones como las que hace. Si usted trae a colación la dichosa enciclopedia Alvárez no es sino para insinuar que aquí hay quien la quiere recuperar. Hemos entendido perfectamente su provocación: no somos tontos. Es usted el que no tiene redaños para admitir que su intención es provocar con insinuaciones de ese tipo.

    Nos acusa soterrada y cobardemente de fascistas pero, mira por dónde, resulta que eso no es entrar en descalificaciones personales. Tiene usted patente de corso para insultar. Los demás no tenemos derecho a defendernos de sus cobardes acusaciones, ¿verdad? Es conmovedor cómo se hace usted el inocente y la víctima. Pobrecito. Nos tacha de fascista y luego, cuando se le critica por ello, se echa a lloriquear y se lamenta de que los demás entran en lo personal. Emplea el sarcasmo en abundancia y luego, pobrecito, se queja de que le digan que su tono es acre y cáustico. Se nos olvidaba que el señorito tiene derecho a decir lo que le dé la gana, a calumniar, a entrar en lo personal y a burlarse sarcásticamente de los demás. Se nos olvidaba que a nosotros no nos asiste el derecho a defendernos. Es que lo del señorito Alonxo no son “derechos”: son “privilegios”: “Yo os puedo insultar. Vosotros a mí no. Y si lo hacéis, lloro, haciéndome la víctima, que yo soy muy demócrata y muy bueno”.

    Que usted no quiera volver a la Enciclopedia Álvarez no es ningún delito. Pero que usted insinúe que aquí haya quien quiera volver a ella (por sus inclinaciones fascistas, ¿cuáles si no?), es un acto cargado de mala fe, que no alberga otra intención que la de descalificarnos. Y eso es lo que a usted se le critica aquí entre otras cosas; eso, y NO el hecho IRRELEVANTE de que usted no quiera volver a la enciclopedia Álvarez; que no se entera o no se quiere enterar.

    ¿He dicho yo que el partido de los obreros se lleva la palma en cuanto a provecho oportunista? No, lo que he dicho es que se lleva la palma EN CUANTO a sacar provecho oportunista del “nosotros/vosotros”, porque era de eso de lo que estábamos hablando precisamente, no de otras formas de aprovechamiento oportunista. No le consiento que mutile mis frases por dónde a usted le dé la gana y me haga decir lo que no he dicho. No tiene derecho a tergiversar… Ah, ya, que eso colisiona con su derecho a decir lo que le dé la gana.

    ¿Y a qué viene toda esa alusión plañidera tan propia del victimismo de que tal o cual cosa que usted hace o dice “no es delito”? Que no es delito si no quiere volver a la enciclopedia Álvarez, que no es delito si criticase a sólo una de las partes… ¿Pero usted de que va? ¿Alguien aquí le ha dicho o insinuado que sea delito algo de todo eso? Otra manera de hacerse la víctima. Pobrecito.

    La última parte de su comentario es el colmo. Le digo que estoy hasta la coronilla de que venga personas soltando su veneno (soltándonos) y me replica que no le cuente mis problemas personales. Pero oiga, si (parte) de mis problemas personales los causa usted con sus cobardes insinuaciones, ¿no le parece lógico que le cuente “mis problemas personales”? Pero si en ésas nos ponemos: ¿A nosotros qué puñetas nos importa que usted no quiera volver a la enciclopedia Álvarez? Nos resulta tan irrelevante como que saber cuál es su color favorito. A mí qué me cuenta sus gustos personales, hombre.

    En resumen, señorito Alonxo: que usted tiene derecho a insinuar protervamente para descalificar a los demás, a meterse en lo personal, a emplear un tono de sarcástica burla, a tergiversar lo que dice el otro… mientras los demás debemos callar, porque no nos asiste el derecho a defendernos. Señorito Alonxo: no sea usted tan déspota.

    • 17 octubre 2010 a 10:20 #

      Para el señorito o señorita Raus:
      Antes de nada, le repetiré por enésima vez que para acusar de algo a alguien ha de presentar pruebas. Tiene tarea en este sentido respecto de sus comentarios anteriores donde me acusa y no presenta un solo dato y tampoco pide perdón por esas acusaciones.
      Celebro, no obstante, que me siga leyendo. Yo sí le leeré porque me gusta ver opiniones diferentes y contrastar mis ideas, aún cuando entre líneas tenga que soportar sus calificaciones y descalificaciones que, en todo caso le descalifican a usted mismo por no ser capaz de mantener un diálogo diferenciando la opinión de la persona. Atrás quedaron los tiempos en que se juzgaba a la gente por el color del pelo o por las “pintas” que llevaba.
      “Alonxo, la lógica no es lo suyo. Se cree usted con derecho a decir lo que le dé la gana, pero se lamenta de que otros le recriminen que usted diga lo que le dé la gana. ¿No capta usted la contradicción, verdad?” No es que “yo me crea con derecho” es que hay un librito, llamado Constitución Española, que así me lo permite. Claro que, como hay que explicarlo todo, usted no acierta a diferenciar que, cuando la CE española dice que “tenemos libertad de expresión”, eso no significa que yo vaya por la calle detrás de usted llamándole de todo. Algunos, el pasado día 12, en la fiesta nacional así lo entendieron. ¿? Pensé que no era necesaria esta explicación. Le pondré otro ejemplo: La CE española me permite circular por todo el territorio. Según usted deberé tener en cuenta que no puedo circular por los tejados de las viviendas con mi vehículo. ¿Hace falta exponer todas las excepciones, cuándo la libertad de expresión es falta de respeto? Pues eso.
      No se preocupe, si no es capaz de entender la diferencia entre opinar y descalificar, se lo recordaré siempre que sea preciso.
      “…me molesta…que usted se crea con derecho a venir aquí a provocar con insinuaciones como las que hace”. Por el mismo precio, y con más razón- dadas sus descalificaciones- podría decir lo mismo de usted. Eso sí es provocación.
      “Si usted trae a colación la dichosa Enciclopedia Alvárez no es sino para insinuar que aquí hay quien la quiere recuperar”. Mire, amiguito, citaré la Enciclopedia Álvarez siempre que considere oportuno, como he citado la TV, el retroproyector y otros medios que parece que no le han molestado tanto. ¿Por qué?
      “Nos acusa soterrada y cobardemente de fascistas”. Se repite usted como el ajo. Todas sus elucubraciones son suyas, todas sus suposiciones son suyas, todas sus imaginaciones son suyas. Deje ya de marear la perdiz y entre, si es capaz, a dialogar sobre algo.
      “¿He dicho yo que el partido de los obreros se lleva la palma en cuanto a provecho oportunista? No, lo que he dicho es que se lleva la palma EN CUANTO a sacar provecho oportunista del “nosotros/vosotros”. Muy bien, y yo le digo que, literalmente, “quien más provecho oportunista hace del nosotros/vosotros” es el PP-Partido de los Trabajadores. Tan respetable es mi opinión como la suya, espero. Ahora ya tiene la frase completa, mi respuesta es la misma. Por si tenía alguna duda.
      No, nadie ha dicho que sea delito pasar olímpicamente de la Enciclopedia Álvarez. Precisamente por eso me parece un buen ejemplo, porque no es delito. Permítame, pues, que la cite siempre que lo considere conveniente.
      “Pero oiga, si (parte) de mis problemas personales los causa usted con sus cobardes insinuaciones, ¿no le parece lógico que le cuente “mis problemas personales”?
      No, mire, este es un foro para hablar de educación no para realizar terapia. Si tiene problema por leer mis opiniones le invito a que no las lea, más que nada por su salud. Siento no poder ayudarle en ese sentido. Seguiré opinando mientras pueda.
      “Pero si en ésas nos ponemos: ¿A nosotros qué puñetas nos importa que usted no quiera volver a la enciclopedia Álvarez?” Insisto, si no le importa no lo lea, así de fácil. Y si no le importa, ¿por qué tanta insistencia en volver a ella, a la Enciclopedia? ¡Paradójico!
      “En resumen, señorito Alonxo: que usted tiene derecho a insinuar protervamente para descalificar a los demás, a meterse en lo personal, a emplear un tono de sarcástica burla, a tergiversar lo que dice el otro… mientras los demás debemos callar, porque no nos asiste el derecho a defendernos. Señorito Alonxo: no sea usted tan déspota.”
      En resumen, por el mismo precio, yo podría decir que usted insinúa que yo tal o yo cual, sencillamente porque así puedo yo apreciarlo. Incluso podría decir que usted insinúa que yo insinúo….Incluso podría decir que usted insinúa que soy un “déspota”. Ahm, no, que eso no lo insinúa, lo dice. Uhmmm, no ha sabido acabar su comentario sin una descalificación. ¿Otro problema personal? Cuídeseme.
      Podemos seguir hasta el fin de los tiempos. Más me gustaría que dedicase tanto espacio a hablar de educación y no a mi persona. No soy tan importante. Gracias de todos modos. Y si, sus intenciones son otras, (¿Qué tengo yo que mi amistad procuras…?), de antemano le digo que ese “diálogo” lo tiene perdido. Es mosqueante tanta atención. Cuídeseme nuevamente. Saludos amigo/a.

    • Jesús San Martín
      17 octubre 2010 a 10:53 #

      Raus, cuando leemos tus artículos observamos que firmas como Antonio Gallego Raus, y nunca has bromeado usando como firma Antonia. No creo que quien tiene un profundo trastorno de personalidad narcisista pretenda insultarte, ni aún menos cambiarte de sexo, simplemente que su abismal trastorno narcisista sólo le permite concentrarse en sí mismo y es incapaz de ver más allá de su propio sexo, potenciada la ceguera por esa pared de cobardía tras la que se oculta.

      • 17 octubre 2010 a 17:31 #

        Perdone usted. Jamás he visto el nombre o apellido Raus. Por eso, y para no confundirme tratándole como “señorito/señorita”, devolviéndole a nuestro amigo el tratamiento, opté por ambos géneros, eliminando cualquier posibilidad de error y, con ellos, que se me criticase. Está visto que no, que haga lo que haga, la crítica la recibiré. ¡Increible! ¿Le parece mal que respire también? Siento decirle que lo hago habitualmente, por si también quiere criticármelo. ¡Qué pena!
        Si hubiera hecho su puntuaización con educación se lo agradecería, no obstante lo tendré en cuenta para próximos comentarios. Pero agradecerle algo a alguien que trata de corregir con insultos, como que no. Lo dicho, una pena. ¡Como para ir repartiendo carteles de narcisismo!

    • 17 octubre 2010 a 16:53 #

      Raus, no le hagas caso a este tío, no se merece tu paciencia bienintencionada, tus argumentos razonados y razonables y tu anchísima disposición al diálgo: ¿no ves que es uno más de la recua de trolls que se dejan caer por aquí? Solo viene a incordiar, a fastidiar, a dar por hecha la bondad de sus pobres convicciones educativas, tan pobres que, a falta de argumentos, él -y los que le han precedido, como la ínclita Áloe, el Libertad aquel o el tal Progreta simpático que se despachó hace como quien dice cuatro días diciendo las marranadas aquellas que le retrataban como el impresentable que es- no puede defender sino con insultos y descalificaciones gratuitas. No razona porque ni tiene razones ni probablemente esté capacitado; no dialoga porque no venía a eso, sino a exhibir ese patético ingenio suyo que él debe creer extraordinario pero que no va ni a la vuelta de la esquina. Si cogiéramos lo más granado de lo que han volcado aquí los visitantes como él, habría para hacer una antología del mal gusto, de la mala intención y de la estupidez. Termino diciendo acerca de este lo que en su día dije del progreta: ojalá no sea profesor, porque pobres de los chicos que caigan en sus zarpas.

      • 17 octubre 2010 a 17:58 #

        Amigo Pablo:
        Usted descalifica sin argumento ni dato alguno. Yo no le descalificaré pues sus palabras, por sí mismas, le descalifican. Vea:
        “troll”, “incordiar”, “fastidiar”, “pobres convicciones educativas”, ”insultos y descalificaciones gratuitas”, “ni tiene razones ni probablemente esté capacitado”, “patético ingenio”, “mal gusto, mala intención y estupidez”, “ojalá no sea profesor porque pobres de los chicos que caigan en sus zarpas”. Todo esto en una docena de líneas. ¡Parece imposible poner más descalificaciones en menos espacio!
        Y sí, pobres chicos los que tengan por profesor a quien eso redacta. ¡Pobres chicos!

  27. Ana Belén
    17 octubre 2010 a 15:41 #

    Antonio, déjalo, es como hablar con las paredes. No gastes saliva o, en este caso, pulsaciones de teclado, y sobre todo, no te hagas mala sangre. Que cada cual opine como quiera, quien esté de acuerdo con los que aquí nos expresamos, fenomenal, quien no, pues bien también. Eso sí, se ruega encarecidamente que no se hagan insinuaciones innecesarias para manifestar desacuerdo. ¿Qué otra interpretación se puede hacer de la alusión a la enciclopedia Álvarez?

    • Francisco Javier
      17 octubre 2010 a 17:53 #

      Hola Ana Belén:

      creo que es muy sensato lo que dices. En esta propuesta ciudadana que es Deseducativos, lo que se plantea sencillamente es una alternativa educativa (y por lo tanto política). Se puede debatir todo lo que se quiera, pero de lo que se trata en definitiva es de hacer uso público de la razón, de ejercer la democracia en su mejor sentido. Y si alguien no está de acuerdo con las reivindicaciones, con el espíritu común que nos une, con este proyecto, pues puede desentenderse, no apoyarnos y punto. Que alguien puede colaborara con algún artículo, con sugerencias, con propuestas constructivas, ¡mejor que mejor! A mí me parece muy sencillo.

  28. 17 octubre 2010 a 17:44 #

    Ana Belén, yo se lo explico:
    La alusión a la Enciclopedia Álvarez es la misma que hago a otros medios del pasado, como el proyector de diapositivas o el retroproyector. ¿Por qué nadie se ha molestado por eso?,¿usted lo entiende? Yo tampoco. Ya hemos descubierto que no es delito citar la Enciclopedia Álvarez, como tampoco lo es hablar de que estamos en el s.XXI y hay medios y métodos que duermen, afortunadamente, el sueño de los justos. Y todo eso, para insistir en la necesidad de conocer las TIC, que es lo que realmente nos interesa comentar, a algunos. Curiosamente, ese es el tema del artículo.

    • Ana Belén
      18 octubre 2010 a 23:48 #

      Buenas noches,

      Con respecto a las TIC, por si tiene alguna duda, nadie en Deseducativos está en contra del uso de las mismas. Como ya ha aclarado Nacho en su último comentario, el tema del artículo no es ese, sino el manejo que de este asunto están haciendo las distintas Administraciones y los intereses ocultos (y no tan ocultos) que tienen. En mi opinión las TIC deben estar presentes, (tampoco creo que nadie huya de ellas) y el profesor que les pueda sacar provecho, que lo haga. Que las emplee quien quiera, pero que no las intenten meter a la fuerza ni descalifiquen al profesor que no las utilice. Está claro que hay materias que se prestan más que otras a su utilización (esta es mi opinión personal, por supuesto). Pero, sobre todo, que no las vendan como la solución a los problemas de la enseñanza en este país. Me parece, por lo que he leído, que el debate se formó en torno a “Tic`s sí / Tic`s no” y los tiros no iban por ahí. Un saludo.

      • Jesús San Martín
        19 octubre 2010 a 8:23 #

        Ana Belén, tienes razón. Dejando de lado la torticera utilización de la herramienta por parte de los politicastros (que es el tema del artículo), indicas correctamente que no todas las materias se adaptan a su utilización. Se ha mencionado su uso, y para mi correcto, en diversas materias, pero dejaría libertad completa al profesor para que las utilice según crea conveniente para el desarrollo de su clase. Te pondré algunos ejemplos.

        Cuando estoy explicando integrales de volumen yo no tendría ningún problema en llevar una trasparencia a clase, para que los alumnos viesen como se cortan las superficies, sería la mar de cómodo, pero prefiero dibujar las superficies y explicar por qué son esas las figuras, para que los alumnos aprendan a hacerlo. Quienes tienen la trasparencia tienen la clase calcificada de un año para otro, y muestran siempre lo mismo, además de mostrar siempre las mismas superficies porque no se van a molestar en hacer otra; veo un peligro, que se quede grabada la clase en una cinta de video.

        Me voy a centrar ahora en otro problema. Algún forero criticaba que unos padres llevaban a su hijo en un carrito sin dejarle caminar, ya lo había observado yo también y pensaba que el niño no desarrollaría la musculatura. La herramienta atrofia el cuerpo, y en nuestro caso puede eliminar la capacidad de pensar y ser crítico. Cuántos profesores no habrán preguntado en clase cuantas son 28 por 31 y le habrán respondido 13.252.766, a lo que él habrá añadido que la respuesta es incorrecta para encontrarse con que el alumno alega que “lo dice la calculadora”. Vamos a ver, si ambos número son menores que 100 (que ningún descerebrado saque punta, que estoy trabajando con los naturales) su producto no puede ser mayor de 10000, pero en particular como ambos números son del orden de 30 el producto debe ser aproximadamente 900. Si el alumno es consciente, sin usar la calculadora, de que el número es aproximadamente 900, entonces podrá estimar cuántas gasolineras hay en Madrid: si la ciudad tiene una población de unos cuatro millones, y cada familia está formada aproximadamente por cuatro personas y supongo que hay un coche por familia (pensar que es el 80% es multiplicar por 0.8 en vez de 1, y no cambia el orden de magnitud) entonces habrá como un millón de coches en la ciudad; si pongo gasolina cada diez días entonces hay una entrada de 100.000 coches diarios en las gasolineras,….. Esto que acabo de explicar, pero jugando con las variables relevantes del problema, es lo que se hace si quieres resolver el flujo del aire en el ala de un avión (problema endiablado), por poner sólo un ejemplo; pero si el alumno me dice que Madrid tiene 10 gasolineras, o 500.000, para un parque móvil de aproximadamente un millón…….los politicastros le venderán lo que quieran. El alumno tiene los dedos gordos al apretar el botón de la calculadora, que no tenga igual de torpe el cerebro.
        Ya he comentado en algún otro post como un sencillo sistema de dos ecuaciones con dos incógnitas, y compatible determinado (solución única, para los foreros que no sean del área), fuerza a que un ordenador diga que no tiene solución (eso es lo mismo que decir que los mamíferos tienen branquias y escamas). Otro ejemplo. Si utilizas un programa de álgebra simbólica, y le mandas simplificar un cociente que contiene funciones lo hará, incluso en el caso en que el numerador y el denominador se anule para algún valor particular de las funciones. No sé cómo será eso ahora en el instituto, pero antes era un cero, y en el trabajo profesional supone la introducción de soluciones espurias que hacen que se caigan los edificios y maten personas (por eso el cero en el instituto).

        En definitiva, que no basta tener el coche para que nos lleve de paseo, que hay que saber conducirlo o nos despeñaremos, y creo que hay mucha gente contenta con su coche nuevo sin saber que se puede acabar en el hospital: ellos y a los que meten en el coche con ellos.

  29. MLL
    17 octubre 2010 a 18:25 #

    Alonxo: “… la necesidad de conocer las TIC”. Exactamente, ése es el tema.

    Y la cuestión es ¿qué relación real existe entre su empleo en el aula y el rendimiento educativo?

    Por no apuntar otra que como cuestión de hecho no me parece disparatada: que el empleo de las tales tic´s puede ser directamente antieducativo, que todo esto se trate de una monumental estafa, que para enseñar no se precise (en el siglo XXI) más que un maestro/profesor que sepa y quiere y un alumno que también, los padres aparte…

    ¿Realmente nos creemos que el fracaso educativo, 30 % de alumnos sin titular en ESO, se va a corregir con tic´s?

    Pero, por encima de todo: ¿qué estudios empíricos existen de los resultados de las tic´s en el aula? Por ahí podría encuadrarse lo importante del tema y de la discusión. Porque si no…

    • 17 octubre 2010 a 18:48 #

      Personalmente considero que sí es necesario conocer las TIC, sencillamente porque están extendidas allá por donde vamos y la educación no puede quedarse obsoleta en otros medios. No, no van a corregir el fracaso educativo, claro que no. El fracaso educativo puede esxitir con y sin TIC, con y sin libros porque su base está en otro lado. Las TIC no tienen la culpa del fracaso.
      Ahora bien, como medio, como recurso, considero que es indispensable en el aula. La escuela no puede estar trabajando con unos medios y el alumno, al salir a al calle, al trabajo, se encuentre con otros diferentes, que desconozca. Hace varios comentarios he hablado de la prensa. Hace años se miraba sospechosamente al profesor que entraba con un periódico bajo el brazo; ahora es incomprensible que un profesor no entre al aula con un periódico si va a trabajar determinados contenidos. ¿Se puede hablar de publicidad sin verla en la prensa?, ¿ y sin ver anuncios en TV o en Internet?, ¿y cómo se analizan los colores, las líneas, los formatos, la publicidad subliminal?, ¿de memoria, recordando el anuncio que algunos-otros no- vieron ayer en su casa?
      Las posibilidades de las TIC en el aula son infinitas. Respeto a quien no las utiliza, pero tras varios años de experiencia puedo decir que son necesarias.
      ¿Resultados empíricos? Supongo que cada partido político, o cada tendencia pedagógica, le dará los suyos en función de sus intereses. Los míos, son muy buenos. A mí me vale con eso.

  30. Jesús San Martín
    17 octubre 2010 a 18:25 #

    Con sus propias palabras señor Alonxo.

    Veo que lee lo que no escribo, y deja de leer lo que escribo.
    Le invito a que cite, de mis textos, una sola acusación a su persona.
    Y, antes de que me vuelva a malinterpretar, le diré que no me parece ni medio serio que lo haga. Le ruego se limite a criticarme por lo que digo, no por lo que no digo, y evite poner como mías palabras que no he dicho. Gracias.
    Lamento que, producto de su ofuscación, en lugar de aportar algo respecto de mis comentarios, busque el enfrentamiento personal.

    • 17 octubre 2010 a 18:52 #

      Señor Jesús:
      No le puedo responder. Ni sé de qué habla ni sé qué pretende. Lo siento. Saludos.

      • Jesús San Martín
        17 octubre 2010 a 18:55 #

        Con sus propias palabras señor Alonxo:

        Mire, este es un foro para hablar de educación no para realizar TERAPIA. Si tiene problema por leer mis opiniones le invito a que no las lea, más que nada por su salud. Siento no poder ayudarle en ese sentido. Seguiré opinando mientras pueda.

  31. 17 octubre 2010 a 18:59 #

    Señor Jesús:
    Estoy totalmente de acuerdo con mis palabras. Gracias.

  32. Jesús San Martín
    17 octubre 2010 a 19:08 #

    Narciso, para ver que cebo se tragará el tonto sólo hay que ver la mierda que suelta, y tu diarrea mental ha dado muchas pistas.

  33. 17 octubre 2010 a 19:47 #

    Parece que no cuela. Seguimos intentándolo. ¿Quizá con más insultos? A ver, a ver…

  34. Jesús San Martín
    17 octubre 2010 a 19:56 #

    Celebro su insistencia en seguir debatiendo de nada, sin nada que aportar y en base a nada. ¿Qué he hecho yo para merecer tanta atención? Gracias infinitas. Saludos, amigo.
    Por cierto, no me haga pensar que hay en su insistencia otras intenciones, pues es la segunda vez que entra usted a discutir conmigo sobre nada. De antemano le informo de que ahí sí que no cuenta con mi “diálogo”.

  35. Jesús San Martín
    17 octubre 2010 a 19:57 #

    Narciso eres patético

  36. 17 octubre 2010 a 19:58 #

    Uhmm, un poco escaso. Puede hacerlo mejor. Sigamos insistiendo.

  37. 17 octubre 2010 a 20:00 #

    Si me permiten, creo que este intercambio de “pareceres” ya no nos lleva a ninguna parte.

    Alonxo dejó caer lo de la Enciclopedia Álvarez, y todos inferimos que había ahí una velada acusación de fachosos y ultramontanos. Con razón, señor Alonxo, más allá de que ésa fuese o no su intención: hay que medir las palabras si no quiere levantar suspicacias. Y, si quiere, no es un debate que me interese lo más mínimo.

    Pero el artículo no trataba de la pertinencia o no de las TIC, sino del uso propagandístico y torticero que la Administración hace de ellas, colándonos de rondón una “ideología” pedagógica que está en las antípodas de lo que se defiende en este blog.

    Puesto que usted dice que las TIC son un medio y no un fin (bien dicho) convendrá que los dogmas neologsianos están de más.

    • Jesús San Martín
      17 octubre 2010 a 20:10 #

      Estimado Nacho
      El troll no sólo se ha metido en tu artículo, pregúntale a Raus, o a cualquier otro autor de deseducativos. Por mi vale.
      Un saludo

  38. 17 octubre 2010 a 20:10 #

    Ciertamente, Nacho. Le invito, pues, a leer mi primer comentario y debatir cuanto considere oportuno sobre el particular.
    Por ejemplo, le invito a opinar sobre la actuación de las diferentes Administraciones, no olvidemos que la educación está transferida a las Comunidades Autónomas; es decir, a 15 además de las citadas Andalucía y Extremadura. Curiosamente nadie ha hablado de este asunto, ocupados más en el enfrentamiento personal.
    Por otra parte, como dice, el tema es el uso que de las TIC se hace desde las Administraciones. No obstante, el personal, yo incluído, hemos “aprovechado” para opinar sobre la pertinencia o no de las TIC en el aula, lo que no me parece excesivamente lejano del tema y que, como ve, también origina opiniones múltiples y muy enriquecedoras.
    Saludos.

  39. Clara
    17 octubre 2010 a 20:19 #

    “El mundo odia el cambio, sin embargo, es lo único que ha traído el progreso.”

    Charles Kettering

    Sr. Alonxo estoy de acuerdo con usted al ciento por ciento, sin el cambio y su consecuente adaptación seguiríamos viviendo en las cavernas.
    Las nuevas tecnologías están ahí, forman parte de nuestra vida lo queramos o no, no adaptarse a los cambios que se suceden nos condenan a perecer en el camino.
    De todas formas creí haber entrado en un foro de debate, dónde se plantean cuentiones y pueden opinar a favor o en contra, el debate deja de serlo cuando todos son de la misma opinión, lo cual no enriquece a nadie. Pero a medida que voy leyendo encuentro un montón de descalificaciones y alusiones personales sobretodo dirigidas hacia la persona de Alonxo, que a mi parecer es el único que de momento está argumentando y defendiendo una ideas.
    Lo más curioso es que al no poder revatir unos hechos, absolutamente irrevatibles por otro lado, se ha optado por el insulto,¿ narcisista?¿déspota? sres seriedad y aporten argumentos.

    • Francisco Javier
      18 octubre 2010 a 17:10 #

      El futuro, Clara, el futuro no existe. ¡El futuro ya está aquí!

  40. Jesús San Martín
    17 octubre 2010 a 20:27 #

    Señor Alonso será un placer debatir sobre su último comentario, y cualquier otro suyo que sea tan educadamente propuesto. Sin duda, todos nos enriqueceremos, y con nuestros puntos de vista, parciales y fragmentarios, podamos ayudar a que nuestros alumnos tengan la educación que a todos nos gustaría.
    Un saludo.

  41. 17 octubre 2010 a 20:31 #

    Señor Jesús:
    Le invito a debatir sobre mi primer comentario, sobre el útlimo y sobre el resto. Antes de ello, le ruego retire todos sus insultos y descalificaciones. Para pedir educación hay que empezar por demostrarla.
    Efectivamente, todos nos enriqueceremos con diferentes puntos de vista, siendo plurales y aceptando los de los demás. Es un buen principio, sí señor.
    Otro saludo.

    • Jesús San Martín
      17 octubre 2010 a 20:36 #

      Señor Alonso
      Le reuego me muestre donde le he descalificado o insultado y no dude que me disculparé.
      Estoy totalmente de acuerdo con usted en que para pedir educación hay que demostrarla.
      Un cordial saludo.

  42. 17 octubre 2010 a 20:40 #

    Mejor revise dónde no me ha descalificado. Acabará antes.
    O tal vez para usted es normal utilizar ese tipo de lenguaje, lleno de descalificaciones.
    Quite las preposiciones y las conjunciones y verá de qué están llenos sus comentarios. Así de fácil.

    • Jesús San Martín
      17 octubre 2010 a 20:56 #

      Señor Alonxo
      Por más que releo mis escritos no encuentro su nombre por ningún lado.
      Usted mismo ha sufrido en carne propia las interpretaciones erróneas de sus opiniones, y bien dijo: “Le ruego se limite a criticarme por lo que digo, no por lo que no digo, y evite poner como mías palabras que no he dicho.” Y como creo haber leído en uno de sus post, usted está de acuerdo con sus propias palabras.
      Que pase una buena noche, que yo tengo mi primera clase a las 8.30.
      Otra vez, reciba un cordial y cariñoso saludo de su amigo y ferviente admirador.

      • Raus
        17 octubre 2010 a 22:26 #

        Muy hábil.

  43. 17 octubre 2010 a 21:04 #

    Fíjese, a mí me pasa lo mismo. Cuando cité la Enciclopedia Álvarez tampoco puse nombre alguno detrás. Será que todos interpretamos lo que queremos como nos viene en gana. ¿Verdad? Anda que…ahora resulta que usted escribía para los ángeles custodios. ¡No te fastidia!
    Lo mismo, que descanse. Yo seguiré aquí un ratito, mi primera clase es a las 10.15.
    No se exceda en cariño al despedirse, ya le he dicho que no es ese el “diálogo” que busco. Su seguimiento e insistencia son sospechosos.

  44. 17 octubre 2010 a 21:56 #

    Estimados Alonxo, Jesús y demás contertulios:

    Como bien dice Nacho, creo que hemos llegado a un callejón sin salida. Desde hace unas horas el intercambio de pareceres nada aporta a este estupendo artículo. Por otro lado, WordPress únicamente me permite mostrar como máximo los quince últimos comentarios en la barra de la derecha. Lo digo porque la discusión impide que los lectores conozcan qué se comenta en otros posts.

    Por tanto les invito a dejarlo estar, a no cruzar la delgada línea de la buena educación. Alonxo no es ningún troll, pero ha entrado como un elefante en una cacharrería. Jesús, Pablo, Raus et alii le han contestado…

    Y yo creo que ya es suficiente.

    Un saludo.

    • 18 octubre 2010 a 13:09 #

      Por un momento pensé que era un comentario “pacificador”. Pero…, al final resulta que “Alonxo ha entrado como un elefante en una cacharrería”.
      Es curioso que haga esa afirmación de quien se ha limitado a expresar su opinión, la cual parece no haber gustado mucho. A mí no me gustan otras opiniones y no hablo ni de elefantes ni cacharrerías. También, es extraño que, en su afán pacificador no hag aninguna ilusión a los insultos que se han vertido en este blog al tal Alonxo. Uhmmm..creo que le sobró la última línea si lo que quería era “pacificar”.

  45. Raus
    17 octubre 2010 a 23:30 #

    Mis disculpas por alargar inútilmente la cuestión.
    Saludos.

  46. 18 octubre 2010 a 14:16 #

    Alonxo, por favor, intente responderme a estas dos cuestiones que le planteo sobre lo que dice:

    1º “La escuela no puede estar trabajando con unos medios y el alumno, al salir a al calle, al trabajo, se encuentre con otros diferentes, que desconozca.” Totalmente cierto, pero ¿qué tiene que ver esto con el uso OBLIGADO de las TIC´S (por lo menos según el nuevo Reglamento andaluz). Lo que Vd. dice significa, entiendo yo, que hay que dar clases de informática, no que haya que dar informática en las clases.

    2º “¿Resultados empíricos? Supongo que cada partido político, o cada tendencia pedagógica, le dará los suyos en función de sus intereses. Los míos, son muy buenos. A mí me vale con eso.” Bien, de eso se trata justamente, de que los resultados empíricos no pueden venir orientados políticamente (¿conoce Vd. el caso Lyssenko? ), ni tampoco pueden depender de la experiencia particular. Yo creo que la pedagogía no puede prestarse a dar datos según PSOE o PP. O sea, que si se proponen las TIC´s como herramienta educativa, al final habrá que controlar por qué, y si de verdad son más eficaces que la clase tradicional. Y si eso es lo que necesita una educación catastrófica como la española.

  47. 18 octubre 2010 a 18:46 #

    Sí, mire. Hace unos comentarios ya le he respondido a eso, pero no me importa repetirlo.
    Existe una opinión, a mi entender disparatada de que “el empleo de las TIC´s puede ser antieducativo”. Supongo que quienes eso defienden, es una intuición, tampoco han querido saber nada de la prensa en la escuela, o la TV y otros recursos. Las TIC´s como recurso, en el s.XIX, desde mi punto de vista son indispensables. Entre esta opinión y la anterior hay, evidentemente un abismo. Ese abismo abarca, por tanto, dos modelos de escuela: el que quiere mantener la escuela en lo que ha sido durante siglos y el que pretende que la escuela no se encuentre desfasada respecto de los distintos avances, en este caso, tecnológicos.
    Entiendo que no solo ha de enseñarse informática, como bien dice, sino que yo, como profesor, tengo que ser capaz de manejar estos recursos con sultura. Y no porque me obliguen, supongo que no será solamente en Andalucía y Extremadura, sino porque son un excelente complemento a mi labor docente.
    Como le he dicho en otro momento, las TIC´s no van a resolver los problemas del mundo mundial, pero si nos aportan una valiosa ayuda.
    La escuela no es, no debe ser ajena, a lo que ocurre fuera de ella.
    Por solo poner un ejemplo de por qué los docentes debemos conocer las TIC´s. Bastaría con retomar una clase de arte de hace 20 años y compararla con una actual en la que se empleen las TIC´s. Cualquiera que haya asistido a las dos no necesitará más argumentos. ¿Qué profesor que conozca los recursos de la pizarra digital es capaz de decir que eso es “antieducativo”? ¿Quién que haya participado en un foro sobre la poesía de Machado, que haya visto películas creadas a propósito sobre su periplo en Soria o en Baeza, que haya escuchado a Serrat sobre un vídeo con imágenes seleccionadas para tal o cual poema me va a decir a mí que eso es “antieducativo”?
    ¿Quién que haya visto cómo se trabaja desde Ed. Infantil el reconocimiento de dormas, la caligrafía, la orientación espacial…, me dice que es “antieducativo”? ¿`Quíén que haya visto en programas creados para ello, cómo se construían las catedrales, me va a decir que eso es “antieducativo”?
    Segunda cuestión: resultados empíricos.
    Me temo que habrá de pasar un tiempo hasta que conozcamos el grado de importancia de las TIC´s en educación. No más, en cualquier caso, que lo que tardamos en su día en darnos cuenta de los perjuicios de la Enciclopedia Álvarez o la “letra con sangre entra”. Pronto tendremos resultados, y no serán los que nos cuenten los políticos pues cada uno, como dije, hará las cuentas según sus intereses, como hacen con el resto de asuntos. La educación para el polítco es solamente un banco de votos antes de las elecciones. Luego, ya lo hemos visto, apenas existe. Y como no hay resultados empíricos, de momento, cada uno opinará lo que estime conveniente.
    Claro que, cuando habla de “clase tradicional” no sé a qué se refiere. ¿A no utilizar todos los recursos que tenemos a disposición? Entonces no me gusta la clase tradicional.
    Saludos.

    • 18 octubre 2010 a 19:10 #

      Alonxo:

      Con este último comentario ha quedado clara su postura, que no está tan alejada de lo que aquí se opina al respecto, por lo menos en lo que a mí concierne. Pues claro que es un recurso fantástico pasar de las diapositivas a la digitalización, quién lo pone en duda. Tal y como usted plantea las TIC, no creo que haya mucho que objetar.

      El problema es que alrededor de las TIC (y, sobre todo, de Internet) se desarrolla un discurso pedagógico muy próximo a los postulados de la LOGSE (por Andalucía le hablo). Uno de los mensajes más caros a los políticos es que la transmisión de los conocimientos debe pasar a un segundo plano, puesto que éstos se encuentran fácilmente en la Red. Como se cita en el artículo, no importa que el profesor sea un “experto” en su materia, sino que se convierta en una especie de enlace entre el alumno y las plataformas virtuales. Del mismo modo, se da una excesiva importancia a los quiz games, los tests y demás pruebas que no contribuyen al pensamiento discursivo.

      La figura del maestro deviene en “ayudante”, como se explica en los documentos incorporados en la “mochila”. Siguiendo esta lógica, sería más razonable contratar expertos informáticos que profesores de filosfía, matemáticas o música. A mí no me importa ir al paro si me dan un buen finiquito, pero no deja de ser curioso que los informes más serios sobre educación incidan en que los sistemas más exitosos son los que cuentan con mejores maestros.

      • Francisco Javier
        19 octubre 2010 a 15:49 #

        Lo de ir al paro con un buen finiquitoa mí no me importaría. Lo de hacer de enlace entre las plataformas digitales y el alumnado, desde luego a distancia, puede ser otra opción. Otra: que nos pusiesen a desarrollar aplicaciones informáticas: a mí esto me encantaría y es probable que fuese mejor para los alumnos. Yo reconozco que mi trabajo como profesor de música en el contexto actual educativo es para mí, como músico, profundamente desmotivador, siendo la única y simple razón de que persevere en el mismo la supervivencia.

    • Ana
      28 octubre 2010 a 0:45 #

      Que cansino ,,,,

  48. Tineo
    19 octubre 2010 a 10:56 #

    Sirve de ayuda?
    Creo que el punto de partida es, mas o menos, el mismo.

    http://freakonomics.blogs.nytimes.com/2010/03/22/computers-help-children-learn-computer-skills-but-what-else/

  49. Jesús San Martín
    26 octubre 2010 a 17:26 #

    De qmunty “La Escuela 2.0 no tiene nada que ver con la educación, sino con las empresas que la promueven ”

    http://elbonia.cent.uji.es/jordi/2010/09/24/primer-analisis-sobre-escuela-2-0/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: