Los enemigos de la Filosofía (2): Ciencias para el Mundo Contemporáneo

Antes de las cenizas

Dado que el anterior post sobre los enemigos de la filosofía ya ha logrado la triple calificación de “basura ideológica”, “basura corporativista” y “basura desde el punto de vista educativo” (vean los comentarios de este ilustre foro), creo que es hora de proseguir con mi particular ‘J’Accuse’.

Si el PSOE es el enemigo número uno de la Filosofía en España, el número dos es uno de sus engendros: la nueva asignatura de primero de bachillerato: Ciencias para el Mundo Contemporáneo (CMC), de la que ya hablamos hace tiempo por aquí.

No caeré aquí en la tentación de afirmar que la existencia de esta asignatura es una amenaza para la filosofía porque por su culpa hemos perdido una hora los de filosofía (y algunos hasta el empleo, pero supongo que lamentarme por ellos puede sonar a ‘basura corporativista’). Si se perdieran horas de filosofía pero, en su lugar, los alumnos dieran más física, más matemáticas o más biología, seguiría pensando que es lamentable perder horas de filosofía, pero celebraría que los alumnos estudiaran más física, más matemáticas o más biología. Sin embargo, en este caso, a la pérdida de horas de filosofía se añade la introducción de una asignatura antifilosófica, cuya docencia no aportará nada (bueno) a los alumnos. En realidad cuanta más ciencia sepan los chavales, mejor y más completa será su formación filosófica, y viceversa. Por el contrario, esta asignatura de CMC empeora tanto la formación científica como la formación filosófica del alumnado. Las razones por las que afirmo esto son dos. Trataré de ser breve.

1) La asignatura de CMC se ocupa de temas filosóficos con un absoluto desprecio por la filosofía.  En efecto, según el currículum de la asignatura, en ella se tratarán temas que resultan ser clásicos de la filosofía como el problema del criterio de demarcación, la naturaleza de la ciencia, la distinción entre opinión y ciencia… incluso se llega a reconocer como un objetivo de la asignatura la “superación de las visiones simplistas sobre la ciencia”. Esto último tiene guasa porque en otro lugar el currículum exige que los alumnos “en sus argumentaciones, deben distinguir datos, evidencias y opiniones”. Precisamente la superación de la visión simplista sobre la ciencia, que es uno de los mayores logros FILOSÓFICOS del siglo XX supone el reconocimiento de que esa distinción entre ‘datos, evidencias y opiniones’ no es tan clara como la visión simplista de la ciencia (¡positivismo!) creía.  También se tratarán en esta asignatura cuestiones de ética, de bioética e incluso de política cuyo análisis no se entiende si no es en el marco de una seria reflexión filosófica. En fin, que aunque los licenciados en filosofía tenemos una hora menos para enseñar filosofía, los profesores de CMC tienen dos horas para parlotear sobre filosofía. Todo un logro. Y conste que no tengo nada contra los profesores de CMC, más bien al contrario, me temo que son víctimas, más que verdugos.

2) La asignatura de CMC impide el desarrollo de un verdadero espíritu científico, y ello por dos razones. En primer lugar, porque es una asignatura divulgativa y esto no me lo invento yo, sino que en el mismo curriculum se reconoce que al impartirse tanto a alumnos de ‘letras’ como de ‘ciencias’, “el enfoque debe huir de una ciencia academicista y formalista”. Al principio de su Conferencia sobre ética, Wittgenstein afirma que la divulgación científica consiste en

“hacerles creer que entienden algo que realmente no entienden y satisfacer así lo que considero uno de los más bajos deseos de la gente moderna, es decir, la curiosidad superficial acerca de los últimos descubrimientos de la ciencia”

Esto mismo vale para la asignatura de CMC, que renunciando a ese enfoque ‘academicista y formalista’ pretende hacer creer a los alumnos que entienden lo que realmente no entienden.  Así no se consigue una verdadera ‘cultura científica’, sino la apariencia de la misma. En filosofía nos esforzamos en que los alumnos se den cuenta de que no entienden lo que creen entender, por ello la naturaleza divulgativa de CMC es esencialmente antifilosófica (y anticientífica). En segundo lugar, este engendro de divulgación científica de pacotilla no consigue tampoco la formación de un verdadero espíritu científico porque ella misma es profundamente contraria a la actitud más genuinamente científica al confundir lo valorativo con lo objetivo.  Según Bertrand Russell:

“La actitud del espíritu del científico supone una eliminación de cualquier deseo en interés del deseo de saber: supone la supresión de las esperanzas y temores, los amores y los odios, y toda la vida subjetiva emocional, hasta que quedamos sometidos a lo material, capaces de verlo abiertamente, sin concepciones previas, sin prejuicios, sin más deseo que el de verlo tal como es, y sin creer que lo que es debe estar determinado por alguna relación, positiva o negativa, con lo que quisiéramos que fuera, o con lo que podemos imaginar fácilmente que es.”  (B. Russell: ‘El lugar de la ciencia en una educación liberal’, en Misticismo y lógica)

Uno de los contenidos comunes de CMC, según el currículum oficial, es  “la asunción de los valores medioambientales, así como la disposición favorable y prioritaria para actuar a favor del desarrollo sostenible”. Como comprenderán no entro a valorar si estos ‘valores medioambientales’ o la ‘disposición a actuar a favor del desarrollo sostenible’ son buenos o malos. De lo que no cabe duda es de que su asunción es exactamente lo contrario de lo que Russell y cualquiera mínimamente formado en ciencia, entiende por una actitud científica. Esos valores son más propios de un becario de la fundación IDEAS que de un científico qua científico.

En definitiva, CMC constituye un auténtico ataque a la filosofía en la medida en que es también un ataque a la actitud propiamente científica, en aras de una monserga con más de ‘mundo contemporáneo’ que de ‘Ciencias’.

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

6 comentarios en “Los enemigos de la Filosofía (2): Ciencias para el Mundo Contemporáneo”

  1. Luzroja
    4 octubre 2010 a 19:29 #

    De todos modos no es de extrañar que “acojone” diseñar un bachillerato en el que el alumno deba abandonar sus “emociones” , “sus puntos de vista” y “sus opiniones” para acometer de frente las asignaturas racionales.
    No podemos esperar que después de haberlos “educado” durante un montón de cursos escolares en el: “tu opinión es tan válida como la mía”, en la credulidad y en lo aparente, no podemos esperar, digo, que por el hecho de cumplir años puedan enfrentarse a algo que carezca de dibujos, que sea abstracto y que no sea dogmático.

    Es la preparación en la opinión.

    Magnífico tu escrito.

  2. Francisco Javier
    4 octubre 2010 a 19:31 #

    Pues ya verás cuando el Señor Punset hinque el diente a la asignatura.

    (No me queda claro quiénes van a ser los encargados de impartir esta nueva “asignatura”.)

    Por mi parte haré siempre todo lo que esté en mi mano por difundir y reivindicar la filosofía. Y por denunciar todos los ataques de los bárbaros contra la misma.

  3. 5 octubre 2010 a 8:27 #

    Eso de las ciencias para el mundo contemporáneo no es mas que ideología cientificista y, además, mal ejercida. En realidad el alumno no aprende nada de ciencia, ni falta que le hace, según piensa el poder. Pero se le transmiten valores absolutamente acríticos de las bondades de la ciencia y la tecnología. Y, esto, aunado, además, con la estructura neoliberal economicista de la organización del mundo que tenemos. Ésta es la ideología clara del PSOE, la izquierda realmente existente, la que tiene capacidad de gobierno, pero que asume el credo neoliberal. Por eso, la asignatura de ciencias para el mundo contemporáneo no es más que un poco más de ideología del gran hermano para mantener a las mentes ignorantes y sumisas. La asignatura es un enemigo de la filosofía, pero, es más, toda la ley es antifilosófica, como la acción política misma. La ley es pura ideología, convertida en religión, con su credo y sus dogmas. Un engendro más del neoliberalismo. Conste que no ataco al liberalismo filosófico, solo al credo economicista neoliberal. Antes había una asignatura muy digna, no voy a hablar aquí de sus orígenes, ni en qué ha quedado, se trataba de ciencia, tecnología y sociedad. Estaba asignada a los departamentos de filosofía y era una optativa de oferta obligatoria, con cuatro horas lectivas semanales. Una auténtica pasada. Era una asignatura crítica sobre el saber científico y la sociedad. De verdad una reflexión sobre la ciencia y el mundo contemporáneo. El problema que tuvo fue triple: el de la objetividad, en segundo lugar que gran parte del profesorado no estaba preparado y, por último, el poder le vio las orejas al lobo y la cambió por el engendro con el que nos encontramos ahora y otras cosas más. Los filósofos hemos sido también los enemigos de la filosofía.

  4. Maximiliano Bernabé Guerrero
    5 octubre 2010 a 11:06 #

    Muy buen artículo, miento si digo que espero con impaciencia las siguientes entregas, porque algunas ya las he leído en antesdelascenizas.com. Lo de las Ciencias del Mundo Contemporáneo sería como si hicieran una asignatura de Música para lograr “expertos en competencia musical”, donde no les enseñasen solfeo, armonía… ni siquira historia de la Música, sino a quitar el plástico de los CDs, introducirlos en el aparato y a pronunciar Chopin con acento francés.

  5. 9 octubre 2010 a 18:29 #

    Yo os puedo comentar la versión dospuntocerista a esto, que no comparto pero que sí seguro que oiréis cada vez más a menudo:

    “Lo que proponéis es anclaros en el mundo 1.0, elitista y basado en el estudio lineal y anquilosado de textos, mientras que los nativos digitales, con una plasticidad cerebral distinta debida al uso de videojuegos y los métodos hipertextuales y fragmentarios de adquisición del conocimiento de manera informal alcanzan un conocimiento incluso superior de forma lúdica y por medios cognitivos que no queréis reconocer para mantener el statu quo de una enseñanza y una cultura elitista y anticuada que ignora la revolución que va a barrer el mundo que conocíais.”

    Yo pienso que es un montón de escoria, pero si no lo habéis oído agarraos, que vienen dando fuerte. De hecho, es como en el período de entreguerras con los “educadores de la juventud” que proclamaban en pleno auge de los fascismos que llegaba un hombre nuevo, que debían ignorar todo conocimiento anterior y desconfiar del mundo del pasado. Ahora es exactamente lo mismo: gurús que animan a desembarazarse de todo conocimiento anterior 1.0 como corrupto, capitalista y falso de raíz, ya que lo que hay que hacer es aprender espontáneamente ética, filosofía y conocimientos en la experiencia directa y compartida que es la misma red, donde está todo en un magma de conocimiento y experiencia. Se aprende más jugando a WoW que leyendo a Platón, o dejando comentarios anónimos sin pies ni cabeza que leyendo “tochos” infumables y rígidos que no permiten la libre participación, lo que los convierte tanto a ellos como a lo que contienen en completamente obsoletos.

    ¿Para qué queremos filosofía, si tenemos 4chan?

    • Francisco Javier
      10 octubre 2010 a 9:17 #

      A mi también me parece pura escoria y una sarta de mamarrachadas. Pero sobre todo me parece dogmatismo puro y duro (afirmaciones arbitrarias, gratuitas, carentes del más mínimo fundamento, delirio, tontería infantiloide); una mezcla de patafísica, charlatanería y debilidad mental: “pensiero debole” cutre. Una verdadera lástima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: