Autonomía y terror. Del modelo comprehensivo al modelo de gestión

Francisco Javier González-Velandia Gómez

Vienen tiempos difíciles, tiempos de resistencia, tiempos de lucha. La LOGSE ha mostrado ser un artefacto perverso, ominoso y con una capacidad de mutar sorprendente. Es admirable cómo su dialéctica interna ha ido manifestando los efectos más devastadores. Pero de todos sus resultados el más sorprendente y letal es el de la liberalización de la política educativa en toda su dimensión. Se venía venir: en las dos últimas décadas los docentes hemos padecido el recorte progresivo de nuestros derechos laborales, el empeoramiento de nuestras condiciones como profesionales, la merma de nuestras libertades, el insulto y la descalificación sistemáticos. Un verdadero ataque a nuestros cuerpos. No hay lugar a dudas de que la tendencia educativa neoliberal –la actual transformación de la LOGSE- es ya una realidad. El cómo esto ha sido posible es un tema complejo, pero la raíz se encuentra en el trasfondo conservador de la LOGSE. La LOGSE estaba inspirada por una ideología en el fondo de derechas, enmascarada, travestida por un discurso de izquierdas retórico y confuso; y es esa ambigüedad inherente la que la ha hecho tan poderosa, tan adaptativa y resistente; tan fecunda en dar a luz monstruos.

Los conceptos de “autonomía”, como el de “bien de interés público” referidos a la educación y tantos otros forman parte del discurso educativo actual. Silenciosamente, estos conceptos se van sedimentando en nuestro lenguaje, sin que apenas nos demos cuenta –y con mayor efectividad en una sociedad de sujetos narcotizados, despolitizados-, constituyendo así nuestro pensamiento. El lenguaje nos piensa a su modo, nos determina, no es neutral. A través de su carácter aparentemente neutro, como sobrevenido del cielo, laten intereses, energías, tensiones, juegos de poder y estrategias propagandísticas.

La “autonomía” era un concepto propio de la LOGSE inserto en un modelo articulado por eso que en la jerga logsiana se denominaba “niveles de concreción”. A partir de la gran Entelequia y en descensus ad inferos se iban desarrollando diferentes niveles, hasta llegar a los últimos niveles de concreción: las “programaciones de aula” y las “adaptaciones curriculares”, siempre  de acuerdo a la jerga. La dispersión, confusión y absurda burocracia que todo esto ha generado, han resultado ser una catástrofe: proliferación gigantesca de leyes, diversidad arbitraria de criterios, incoherencia y desequilibrios en el desarrollo curricular, multiplicación inoperante de tareas y trabajos innecesarios, etc. Todo ello amplificado in extremis por la pluralidad del Estado  de las “Autonomías” (segunda Potencia de la Entelequia) y una enfermiza situación de inestabilidad legal (las Reformas y Contrarreformas de la Reforma LOGSE, con la consecuente proliferación ad infinitum de leyes, decretos, derogaciones, literatura pedagógica, etc.) Toda esta dispersión en nombre de la autonomía ha tenido unos resultados negativos y ha de ser calificada como un auténtico fracaso.

En las primeras fases de la LOGSE , la autonomía no era entendida todavía en su sentido empresarial: autonomía de gestión (Management que dicen nuestros colegas del Reino Unido). Aún conservaba un cierto espíritu socialista. Con el fracaso del modelo –muy mal digerido por los impulsores de la Reforma logsiana- y el advenimiento de la crisis económica, asistimos a la conversión del paradigma socialista en un nuevo modelo en el que la categoría de “autonomía” adquiere un sentido nuevo. Muy lejos ya de la voluntad socialista, la “autonomía” pasa a significar algo muy distinto e incluso contrario a lo que inicialmente era. La autonomía es ahora sinónimo de competitividad, de gestión, de eficacia. El modelo privado es el gran vencedor y su modus operandi se implanta a pasos de gigante en el ámbito estatal.  Las escuelas públicas a partir de ya deberán justificar su existencia por sus resultados; los directores de centros pasan a convertirse en gestores, con nuevas capacidades de decisión sobre el destino de sus empleados; los centros públicos se ven inmersos en una batalla (cruel e injusta como todas las batallas)  por captar clientela selecta (hay que ser bilingüe o morir); las condiciones laborales de los docentes retroceden un grado más. Es el terror. Que todo esto vulnera los principios de igualdad de oportunidades de nuestros alumnos, y que manda al infierno la “comprehensividad” es lo de menos: la lógica y el sentido común de nuestros gestores educativos están muy por encima de todo eso. Muy bien lo expresaba Juan en un comentario reciente sobre el artículo de Nacho CaminoEl optimismo contagioso de Gregorio Luri”:

Si los centros gozan de autonomía pedagógica suficiente como para proponer su propio currículo, lo adaptarán a los alumnos que tienen y al medio social en que se encuentra el centro. Entonces en poco tiempo se crearán centros de distintas categorías en virtud de sus currículos. Además si un centro no puede aspirar más que a unos programas digamos mediocres, entonces se condena a sus alumnos a no poder seguir un currículo mejor, como el que oferte otro centro. ¿Tan difícil de entender es esto? ¿Por qué no puede haber un currículo general universal para todos los alumnos del país? ¿Qué problema hay? Lo de la autonomía es uno de los elementos en los que tanto insisten los mismos señores que están a favor de la innovación educativa, de la calidad educativa, de la eficacia y la eficiencia, de dar más poder a los directores, del Plan Bolonia en la Universidad, etc. ¿No está claro? Es la política educativa neoliberal. Que sí, que el nombre es lo de menos, pero son ellos.

Y si me permitís otra cita,  he aquí la estupenda contestación de David Arboledas:

Totalmente de acuerdo contigo. Puedo estar a favor de la autonomía de los centros, y lo estoy, pero desde luego no para hacer su propio plan de estudios. Se generarían centros de primera, segunda y tercera y, lamentablemente, un alumno que acude a un centro por proximidad, que es lo que concede la administración, no podría mejorar si tiene la desgracia de caer en un centro “malo”. Debe haber un currículo universal de mínimos en todo el Estado y, por supuesto, dar al alumno la mejor educación posible. Hemos de dar al hijo del obrero de barrio la misma que al churumbel de un Diplomático… ¿o no? Digo yo que si no se hace así estamos discriminando…¿verdad? Pero la respuesta es obvia, y no nos engañemos, la clase gobernante NO quiere esto. Son los primeros que discriminan y obligan a caer en la miseria moral y del conocimiento a la inmensa mayoría de alumnos. Lo siento, pero a mis alumnos les exijo lo mismo que a mis hijas, aunque me preocupen menos, claro está.

Verdades como puños.

Ante este avance de la derecha, ante este ataque frontal contra los trabajadores de la educación, debemos hacer algo ya. Considero que una acción inminente y que no se puede diferir más es la de organizar la resistencia. Y para decirlo claramente y en abierto, pienso que hemos de tomar una decisión política: pasar a formar parte de un SINDICATO: uno propio o uno existente (pienso naturalmente en SPES como el más afín y como una opción operativa en tanto que gran parte del trabajo ya está hecho). Tal decisión -es mi humilde opinión-, es un punto esencial del orden del día de DESEDUCATIVOS.

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Rebelión, Soluciones

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

11 comentarios en “Autonomía y terror. Del modelo comprehensivo al modelo de gestión”

  1. Ana Belén
    22 septiembre 2010 a 11:45 #

    Hola!

    Como muy bien se dice en el artículo, “verdades como puños”. El formar parte de un sindicato es buena idea, (yo incluso fundaría un partido político, aunque eso es quizá soñar demasiado). También estoy de acuerdo en la afiliación a SPES, por la razón que expone Francisco Javier, es un sindicato ya creado y poquito a poco tienen cada vez más voz, al menos su delegación de CyL, que es la que yo conozco. Si los organizadores están de acuerdo podría ser interesante invitar a algún representante a la reunión, seguro que vendrían, estaban en la presentación del Manifiesto de Ricardo Moreno, en el Ateneo de Madrid. Volviendo al artículo, hay una cosa que no me ha quedado clara en la cita de David Arboledas, es lo siguiente: afirma David en su respuesta que debería haber un currículo universal de mínimos en todo el Estado, y en realidad lo hay, ¿no son los contenidos mínimos que aparecen formulados en la LOE para cada materia y curso? ¿no es el problema el uso que de esos mínimos le está permitido hacer a cada autonomía y a cada centro?
    ¡Saludos!

    • Francisco Javier
      22 septiembre 2010 a 13:47 #

      Hola Ana Belén:

      tu puntualización en relación al “currículo” me parece perfecta, verdadera. Ya de por sí el concepto de “currículo” está impregnado de resonancias ominosas y no es sino pura LOGSE-LOE . Yo abogo por que pase a ser un término proscrito. Mucho peor todavía si hablamos de “mínimos” pues entonces ya la hemos liado y estamos hablando como ellos quieren que hablemos. Lo digo en mi artículo (que tambiés es de David y de Nacho), y perdón por la autocita: “El lenguaje nos piensa a su modo, nos determina, no es neutral. A través de su carácter aparentemente neutro, como sobrevenido del cielo, laten intereses, energías, tensiones, juegos de poder y estrategias propagandísticas.” Nada de currículo y nada de mínimos: existen otras denominaciones como la de “plan de estudios” o “programa de estudios” (u otras), que de un sólo golpe nos ponen en otra onda. Para mí una ordenación de contenidos bien estructurados, organizados por niveles, objetivamente y como muy bien señala David, con carácter universal, sería deseable y necesaria. Entre sus ventajas señalo:

      1. Fin de la dispersión de criterios, de arbitrariedades, que lo único que generan es burocracia.
      3. Una “secuenciación” de contenidos ordenada y rigurosa, que impida el girar sin rumbo sobre lo mismo y lo mismo (yo en 4º de la ESO tengo una y otra vez que volver sobre los contenidos de 1º de la ESO, ya que me vienen alumnos que con su profe hacían tal y cual, pero de otro modo,…¿?)
      3. Unificación de criterios que permite trabajar en una misma línea unificando y enriqueciendo recursos.
      4. No es verdad, que ello se traduzca en una merma de la libertad e imaginatividad del docente. El profesor es muy libre de dar esos contenidos de acuerdo a la metodología que considere, con los recursos que considere, con su estilo personal, etc.
      5. Para resumir: fin de la LOGSE-LOE.

      De todas formas, estoy seguro que David quería decir algo similar (seguramente mejor pensado que esto que he dicho).En relación a lo del sindicato, me encuentro como tú: a la espera.

      Un saludo.

      • Francisco Javier
        22 septiembre 2010 a 15:42 #

        Perdón por la confusión:

        Quería decir de Juan y David a propósito del artículo de Nacho.

        Un saludo.

  2. Juan
    22 septiembre 2010 a 14:15 #

    Me alegra que se trate el tema de la autonomía de los centros docentes. Y felicito a Francisco Javier por su artículo, con el que estoy de acuerdo. Agradezco también que se me haya citado en él.
    La autonomía es un término que se está aprovechando por sus reminiscencias democráticas pero que esconde en la aplicación que se quiere hacer de él un barapalo más a la educacaión pública entendida como servicio público, derecho ciudadano y en condiciones iguales para todos. En Andalucía la autonomía de centros la han convertido en autonomía de los directores, que pueden decidir qué departamentos puede haber en un instituto, si se cubre o no una baja o sancionar disciplinariamente a un profesor. Todo ello con el beneplácito de los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT (hay que decir que UGT se ha retirado de su postura de total acuerdo desde mayo o junio pasados). Así entramos en el tema de sindicatos. Efectivamente no tiene mucho sentido votar a sindicatos que aplauden las ocurrencias del partido en el poder; seamos más claros: no deberíamos votara sindicatos pro-LOGSE-LOE. Todos sabemos dónde anda cada uno (y ante la duda basta preguntar a los colegas y/o investigar un poquito). Francisco Javier apunta a SPES como posibilidad. Bien. Yo añado otra: PIENSA (grupo de profesores excindido de APIA).
    Ver: http://www.piensa.org.es/images/stories/publicaciones/gacetilla_aurea.pdf
    Saludos

    • Francisco Javier
      22 septiembre 2010 a 16:13 #

      Hola Juan:

      Pues bienvenida sea tu propuesta. Me informaré sobre PIENSA. ¡Gracias!

      Un saludo.

  3. 22 septiembre 2010 a 14:27 #

    -Bueno, pues ya tenemos un punto, propuesta o como queramos llamarlo: pasar de las palabras a los hechos a través de un sindicato ya existente o que creemos nosotros. Lo suscribo; en realidad, ya llevo tiempo diciéndolo.
    -Otro punto: ¿programas universales? También. La autonomía “de facto” en los programas que ha reinado en estos últimos 20 años ha sido causa solo de males: caos, elemento esencial de la presión sobre la nota sostenida por la secta, causa del bajón de los rendimientos de los alumnos y del fracaso escolar… Totalmente de acuerdo en lo de la nomenclatura: currículo (que hasta 1990 te hacía pensar en un papel para buscar trabajo), diseño curricular y esas zarandajas no son más que la jerga críptica con que los tecnócratas buscaron ponerse en situación ventajosa. Y una curiosidad: la secta tiene mucha manga ancha para los contenidos (porque son lo que quieren destruir y lo que no dominan), pero es absolutamente rígida en las metodologías; en buena lógica, debería ser al revés, pero aquí lo que está pasando es que las metodologías se están utilizando como un importante mecanismo de control: los pedagogos quieren imponer las suyas a toda costa. ¡Qué hambre de poder tienen los pobrecicos!
    -Tercer punto: los mínimos. Creo que son imprescindibles, y además son un concepto anterior a la LOGSE. No todos los alumnos pueden alcanzar unos rendimientos óptimos, por lo que es imprescindible tener señalado ese límite mínimo para obtener aprobados, promociones, títulos…

    • Francisco Javier
      22 septiembre 2010 a 16:11 #

      Estimado Pablo:

      llevas toda la razón en lo de los mínimos. Lo que yo quería decir es que eso de “los mínimos” es la excusa perfecta para crear la confusión que reina en torno a las adaptaciones curriculares, la “diver” y en general para evaluar-calificar en el contexto LOGSE-LOE. Al final, lo de los mínimos es algo tan nebuloso -insisto en la LOGSE-, que para lo que único que sirve es como ya sabemos es para gestionar el desastre a base de maquillajes y mentiras (supuestas programaciones que recojen los mínimos, cuando en realidad no cumple ninguno, son “significativas”, etc.). Si entendemos unos contenidos- objetivos mínimos de forma clara, objetiva y racional, desde luego que estoy de acuerdo.

      Respecto a lo del SINDICATO, como va a haber una reunión en breve, pues supongo que esta cuestión se tratará (cae por su peso). Es evidentemente un asunto central y por eso la mención al orden del día tal como se nos sugirió que propusiésemos…. En fin, me siento un poco tonto, porque es recalcar algo que ya David, Nacho , desde luego que tú mismo, y todos los que constituyen esta plataforma ya tendrán en mente y con mucho mejor conocimiento del tema que yo (que no sé apenas nada de sindicatos, a excepción de que no me representan y que no confío en ellos: me refiero a los más famosos: CCOO, UGT,, ..) Lo que sí me gustaría es que lo del sindicato no fuese motivo de desunión, pues si encima de que somos pocos nos peleamos, pues mal asunto. Soy optimista al respecto y además creo que potencialmente somos muchísimos.

      Un abrazo.

  4. 22 septiembre 2010 a 21:42 #

    A mí, sin embargo, la LOGSE-LOE me ha parecido siempre una ley muy de izquierdas (en su peor aspecto, claro). Y esas diferencias entre centros ya existen. Hay centros, como decía Mercedes Ruiz Paz, que son como islas en el sistema, donde los profesores pueden dedicarse a enseñar sin excesivas presiones. Es en centros de zonas desfavorecidas donde he encontrado más partidarios de la demagogia logsiana, del igualitarismo de Procusto.
    Ciertamente, lo del ROC de Andalucía es una vergüenza a sumar al Programa de Calidad, rechazado por el TSJA.
    Saludos.

    • Francisco Javier
      23 septiembre 2010 a 9:00 #

      Algo de razón no te falta. Pero a mí me parece que sutilmente hace el juego a la derecha, la potencia. Hace posible que los liberales se aprovechen de ella. ¿Qué hizo el PP cuando estuvo en el poder? ¿Cambio sustancialmente algo de la LOGSE? Nada de nada. Le venía muy bien una pública degradada, que para llevar a sus nenes ya estaba la privada (concertada o no). Por otra parte, al insistir en conceptos como autonomía, gestión, competitividad, es evidente que hay una tendencia creciente a que los modelos neoliberales ganen terreno en la Pública. Si el PSOE hubiese tenido realmente una ideología de izquierdas, jamás hubiesen admitido el avance imparable de los conciertos. Pero lo hicieron, desestabilizando mortalmente la educación pública. En realidad, ¿qué es la Izquierda? Un señor o señora se permite el lujo de llevar a sus nenes a estudiar al Liceo, al Colegio Alemán o a Oxford, vive en un bonito chalet de pijos en un barrio residencial, .., pero es progresista a pesar de todo. En todo caso, la cuestión es interesante: la ideología del sistema educativo español (y de muchos otros países de Europa) , ¿es de izquierdas, es de derechas, una mezcla infumable de ambas, una nada?

      • 23 septiembre 2010 a 14:15 #

        Respuesta correcta: la 3 (es decir, una mezcla infumable de ambas).

  5. Antonio
    26 septiembre 2010 a 10:48 #

    Comunidad Valenciana: Sindicatos pro LOGSE-LOE: STEPV(Intersindical), CCOO, UGT. Tienen sobre el 80% de los votos en las elecciones de 2006. Con este panorama es imposible salir del agujero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: