Plan de sustituciones cortas

José María García Linares

El departamento de creativos de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias ha vuelto a hacerlo. Pionero en innovación educativa, sus integrantes ocupan de nuevo los primeros puesto en lo que a vanguardia pedagógica se refiere. Año tras año, como en los mejores tiempos de la Disney, la Consejería estrena medidas para todos los públicos (centros, quiero decir) aderezadas con humor, música y efectos especiales. Como si de una Pocahontas postmoderna se tratara, la Consejería ve cada vez más cerca los navíos de otras civilizaciones y sueña, feliz, poder exportar su modelo de vida a otros lugares remotos. Cual sirenita del atlántico, la nueva Ariel canta, desafinada, eso sí, sólo los gozos (que no las sombras) de su política educativa. Encerrada en su casita, Blancanieves espera ansiosa poder colocar a sus 700 enanitos que este año se han quedado sin poder cursar sus estudios, y así hasta llegar a Los Increíbles, porque esto no hay quien se lo crea, o Monstruos S.A. De Pinocho mejor no hablamos.

En su centro más cercano, desde el uno de septiembre se estrena el Plan de Sustituciones Cortas, con un presupuesto ridículo pero con ganancias sustanciosas. Sólo en la previa, la productora ganará millones y millones, todos los que ahorrará al dejar de contratar profesores sustitutos para cubrir las bajas de los docentes nombrados para todo el curso. Todas las horas complementarias de los docentes, en las que se preparan los materiales o se coordinan los departamentos; todas las reuniones con los equipos de orientación y con los profesores de P.T., incluso  las jefaturas de departamentos, las atenciones tutoriales o  los servicios de biblioteca, todos quedarán automáticamente sustituidos (qué paradoja) por horas de vigilancia en casos, como decimos de ausencias por enfermedad o por cualquier licencia, ya sea de estudios, enfermedad, violencia de género, etc. El ahorro, en estos casos, también puede sospecharse. Tal vez en un primer momento no, pero a la larga sí. Para qué pagar Jefaturas, si al final se harán guardias; para qué pagar proyectos de mejora, si no habrá tiempo para llevarlos a cabo, cubriendo como hay que cubrir las ausencias, y así hasta la eternidad.

Los efectos de una medida como ésta, lejos de ser especiales, son en exceso nocivos tanto para el profesorado como para los propios alumnos. Dar la prioridad al cuidado de los estudiantes por encima de su formación intelectual puede tener un precio demasiado elevado. Para la Consejería, cuya única preocupación es hacer dinero, el éxito o el fracaso de su alumnado no es más que un daño colateral de su política infecta, de ahí que haya aprobado la medida sin consultarla con nadie. Ahorrarán, por supuesto que lo harán. El plan supone dejar sin trabajo a miles de profesores, de la misma manera que dejan sin formación específica a cientos de alumnos, que en vez de tener un sustituto de francés, por poner un ejemplo, tendrán cinco o seis, uno distinto cada día, de una asignatura distinta, hasta que se incorpore el profesor titular. Una escuela-guardería. Mientras estén ahí dentro, no importa lo que aprendan, si es que aprenden.  Hay que ser una eminencia para confeccionar una medida como ésta y hablar después de calidad educativa, una mente privilegiada, un adelantado a su tiempo.

La respuesta de la comunidad docente y de las familias sigue sin producirse. Algún atisbo de rebelión por parte de los sindicatos. Algún escrito en donde se detallan los excesos de la Consejería, pero nada más. Muchos nos preguntamos qué se necesita para que de una vez por todas los profesores de estas islas se levanten contra una política tan enfermiza, irracional, irresponsable y, sobre todo, barata. Qué otras salvajadas son necesarias para que digamos, simplemente, NO. Lo que está encima de la mesa no es otra cosa que nuestra dignidad como docentes. Después de tantos años de carrera, de especialización, de estudio, de doctorados en muchos casos, la Consejería reduce nuestra labor a un mero cuidado de infantes, sin tener en cuenta en ningún momento el aprendizaje de los mismos ni nuestra formación. De la misma manera, la medida va a afectar directamente a la progresión de nuestros jóvenes, que van a perder horas de clase sin que un especialista sustituto venga a cubrir las ausencias de su profesor. Canarias, cuyos resultados en los informes PISA están incluso por debajo de los obtenidos en Ceuta y Melilla, no puede permitirse un lastre como el que aquí se denuncia. El futuro de nuestros chicos y chicas, el futuro de las nuevas generaciones del archipiélago, vuelve a estar en entredicho.

Anuncios

Etiquetas:, , , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

15 comentarios en “Plan de sustituciones cortas”

  1. sonia
    17 septiembre 2010 a 7:11 #

    No hace falta irse tan lejos para presenciar esa película. En mi comunidad ocurre lo mismo, pero a diferencia de la tuya, “sin música”.
    Tengo una compañera, esposa de sindicalista liberado, que el día antes de empezar el curso se cogió una baja de 10 días. Como por tan poco tiempo no iban a mandar a nadie a sustituir, ¿cuál fue la solución? Me cogen a mí, que soy especialista, no se empiezan a dar las especialidades y sustituyo a tiempo completo a la susodicha “enferma”.
    Cuando lo comenté indignada a mi marido, éste me contestó. Esa es muy lista, se ha pillado esa baja para que la pille enferma cuando sea la huelga general. Yo le dije, que no fuese mal pensado, que eran sólo diez días. Craso error, anteayer me llaman y me dicen que ha reenganchado la baja 15 días más y que iban a intentar por todos los medios de conseguir una interina. O sea, si echamos cálculos, ya le pilla la huelga en su casa tranquilamente ¿Tendrá razón mi marido?
    Por fin trajeron ayer a la flamante interina, pero mientras, he chupado una semana de sustituciones de todas las materias, menos de la mía. Además de tener más horas que el año pasado por culpa de la reducción tan brutal de profesorado de este año.

  2. 17 septiembre 2010 a 7:21 #

    ¡Es brutal, es brutal!

  3. Ana Belén
    17 septiembre 2010 a 8:36 #

    La situación de la educación en España roza ya el patetismo, de norte a sur y de este a oeste. La serpiente del sistema parece haber perdido la cabeza y su cola va dando bandazos por doquier. Este artículo habla de Canarias, pero lo mismo sucede en las demás autonomías. Sin comentarios. Ánimo desde la trinchera es lo único que se me ocurre decir.

  4. 17 septiembre 2010 a 14:43 #

    José María, con ser gravísimo lo que cuentas, lo más delicado es una cosa que preguntas: ¿qué otras salvajadas son necesarias para que digamos simplemente no? En este abuso contra los profesores y este atentado contra la enseñanza que denuncias (uno más), hay una grave carga de profundidad contra el profesorado: hemos tenido y seguimos teniendo unas tragaderas tan enormes como culpables.

  5. Mari Cruz Gallego
    17 septiembre 2010 a 14:56 #

    Es increíble. Cada vez mayores diferencias entre la pública y la privada. Igualdad de oportunidades le llaman.

  6. 17 septiembre 2010 a 16:23 #

    Todas las noticias que se reciben de los abusos de las Consejerías de Educación son alarmantes. Suponen un argumento más para exigir que se desmantele el chiringuito de competencias educativas en manos de las CC.AA. Estamos cada vez más indefensos frente a las agresiones y barbaridades del poder.

    Una pregunta capciosa: ¿Qué han hecho nuestros representantes oficiales ante la alcaldada que denuncias?

  7. Ania
    17 septiembre 2010 a 16:53 #

    No me lo puedo de creer!!

  8. José Mari
    17 septiembre 2010 a 20:02 #

    Pues hacer, lo que se dice hacer, no han hecho nada. Bueno, sí, su eminencia la Consejera ha dicho públicamente en http://www.canariasahora.com que no está en condiciones de garantizar el servicio público mínimo en Educación… Toma ya!!!! Y no dimite, la tía.

  9. 17 septiembre 2010 a 20:06 #

    Yo tampoco, Ania, pero es así. Aquí estamos todos con los ojos vueltos. Sin embargo, nadie hace nada. Lo increible es que son medidas impuestas a las directivas de los centros, y éstas no se han plantado, ni le han dicho que no, ni nada… Se dedican a confeccionar los cuadrantes de dichas sustituciones… No les echo la culpa, pero creo que deberían movilizar al profesorado y hacer causa común. Espero que ellos, las directivas, también hagan guardias en sus horas complementarias. Vamos a disfrutar todos mucho…

    • Marcos
      18 septiembre 2010 a 19:52 #

      El plan de sustituciones “cortas” tampoco ha sido negociado con los sindicatos. La Administración Educativa se limita a imponer sus planteamientos sin tomar en consideración otros puntos de vista. Evidentemente, la situación educativa que estamos vivendo en Canarias es preocupante, con una Consejería instalada en la autocomplacencia, sin ejercer la autocrítica tras veinte años en tareas de gobierno (de la CoCa). Me parece que ante esto, que es sólo un botón de muestra, el profesorado debe reaccionar con inteligencia, mostrando su rechazo, al fondo y a la forma de las decisiones políticas de nuestra Consejería. Las Instrucciones para el curso 2010/11 son una vuelta de tuerca más que endurecen las condiciones de trabajo del profesorado. Para la Consejería lo que prima es el concepto de escuela-aparcamiento. Los alumnos tiene que estar “atendidos” pero ¿cómo? sencillamente, da igual. La gestión de las sutituciones del profesorado es una responsabilidad de la Administración. Con el plan de sustituciones la Administración, por medio de varias Direcciones Generales, lo que se trata es de derivar a los centros esa responsabilidad y, de paso, nombrar menos profesores sustitutos. Se modifica la naturaleza de las horas complementarias para convertirlas en lectivas o cuasi lectivas. Ante esto ¿qué hacer desde los centros? para empezar, mostrar nuestro rechazo frontal a estas medidas en los Claustros, que el voto docente en el Consejo Escolar a la PGA sea de rechazo a este “plan”. Por otra parte. exigir a la Administración un plan, sí, ahora lo pedimos nosotros, de cobertura de bajas del profesorado que exponga a partir de cuantos días de ausencia del profesor la Consejería se compromete a nombrar a un sustituto.

      Recuerdo la fábula de la rana en el agua tíbia…

      Un saludo.

      Marcos

  10. sonia
    17 septiembre 2010 a 20:21 #

    ¿Y qué opinan los padres de alumnos al respecto? ¿No van a inspección y la montan? Porque por menos van para dar quejas de cualquier chorrada referente a sus cachorros.

  11. Francisco Javier
    17 septiembre 2010 a 21:44 #

    En este clima de ataques frontales contra los profesores, de abusos, de despotismo, de miseria, añado:

    1 La incentivación de las tutorías -algo de lo que tímidamente se ha hablado (como un susurro)- se hace eliminado la hora de compensación de una hora lectiva que estaba contemplada para atención a padres: ¡toma ya incentivo!

    2 Las tres horas lectivas contempladas por ley para los jefes de departamento pasan a 2. Los unipersonales se quedan con 1 (que en mi caso siempre se llena con CCP: nada de relajarse). Por cierto, yo llevo ya unos cuantos años siendo además de jefe de departamento (pluri y ahora unipersonal) tutor (por necesidades del centro.)

    3 Hay que aprovechar al máximo al personal: vamos hacia el tope (de momento): hasta 21 horas lectivas si hace falta (y te callas).

    4 Los grupos de compensatoria ya no son atendidos en grupos reducidos con profes de apoyo. La orientadora te da unas instrucciones, te alecciona un poco y venga: a añadir a la programación la correspondientes adaptaciones curriculares (sobre este tema me despacharé en otra ocasión, porque se las trae). Más y más trabajo.

    5 Mas guardias para todos (de recreo, de aula de castigo, de séptima hora, de biblioteca, de por favor (que estamos desbordados))

    Y va a más. (El mal es insondable).

    Por cierto, ante esta situación alarmante de agresión, ¿dónde están nuestros sindicalistas? Por mi centro no pasan nunca. Ya por curiosidad, y si es que aparece antes del día de la huelga general, tengo pensado preguntarle al sindicalista en qué consiste en realidad su trabajo, cómo transcurre su jornada laboral, porque para mí es un enigma: no han fomentado nigún debate educativo desde la LOGSE, no hacen política, no hacen nada. Son una verguenza. Como no vengan antes del día de la huelga, yo me voy a cabrear de verdad y cuando se digne a aparecer les voy a poner de vuelta y media por sinvergüenzas.

    ¿Y los profesores? ¿Qué hacemos? ¿Y la sociedad -en especial los padres afectados por tanto despropósito?

    Es la guerra.

  12. sonia
    17 septiembre 2010 a 22:54 #

    Algunos sindicalistas sí vienen al centro. En mi caso, a amenazar con las represalias que “va a haber” si sigue adelante el decreto de Feijoo. Uys, qué miedo me dan!!!!

  13. Francisco Javier
    18 septiembre 2010 a 12:05 #

    Sonia, mándalos a tomar viento. No se merecen otra cosa.

    Y se me olvidaba otro punto, que paso a comentar.

    En los centros de la C. de Madrid, se lleva unos años implantando el Plan de Bibliotecas Escolares de la Comunidad. Debo decir que es un proyecto de interés y necesario. A mi juicio, lo único sensato que ha salido de la mente de nuestros gestores educativos en las últimas décadas de desastres. Bien, pues después de traer los ordenadores, ponernos en red, actualizar los fondo (que estabn muy desfasados, pues se trataba de libros más pensados para el antiguo Bchillerato, es decir: inalcanzables para nuestros alumnos reales de la ESO) y organizar la biblioteca de acuerdo a los cánones modernos (tarea que llevaron a cabo dos bibliotecarias contratadas-explotadas; ya se sabe, el timo de los becarios y los contratos basura), ahora el proyecto está en el aire. Nada se sabe de si va a continar, de si se va a terminar lo empezado, de si van a a mandar personal cualificado. Resultado: mi hora lectiva, que me corresponde por ley como encargado de la biblioteca (que me lleva mucho trabajo y para lo cual he debido formarme) se ha resuelto en guardias de recreo para atender el préstamo, cuidar de la sala, mantener el servicio, etc. Además yo no puedo acceder a los módulos de catalogación, con lo cual todo lo que se incorpore no podrá ser ni registrado, ni nada. Es una tónica de la política española: montamos una biblioteca (pero no queremos pagar personal), un teatro (pero nada de compañías estables), un auditorio (sin orquesta, sin presupuesto), un instituto científico (con becarios que acaban emigrando a otros países: fuga de cerebros, de la que ya nos están previniendo personalidades de la Ciencia como Margarita Salas, etc) ¡Pues no hagan nada! Pero inaugurar flamantes edificios, hacerse fotos, es algo que les encanta a nuestros asquerosos (los políticos).

    Un saludo.

  14. 18 septiembre 2010 a 12:45 #

    Cada película tiene peor guón, mejores efectos especiales y la misma moraleja que las anteriores. En cuanto a lo del ahorro … en secundarios sí, pero los grandes astros siguen con su caché y los efectos especiales también son cada vez más caros. Y mientras tanto, el consumidor tragando basura y pagándola cada vez más cara.

    Compañeros … ¿hasta cuándo?

    Saludos desde la trinchera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: