Objetivo: el profesor mediocre. Medio: excluyamos la experiencia universitaria

Maximiliano Bernabé Guerrero

(Lea antes: “Experiencia en universidades“. PDF)

El título es un poco crudo, pero no es para menos. Voy a tratar de explicarlo. En primer lugar, este artículo es innecesario, basta con leer el texto que glosa, de impagable redacción, para darse cuenta de qué va la película, a poco perspicaz que se sea: en los concursos-oposición para profesores de secundaria no se barema la experiencia docente universitaria. Vamos a fijarnos en la historia con un poco de detenimiento:

ANTECEDENTES:

  • Desde que nuestras taifas, ahora comunidades autónomas, asumieron las competencias educativas vamos hacia la consecución de diecisiete sistemas educativos distintos.
  • En teoría esto no ha de ser así, porque existen normas nacionales que velan porque las condiciones sean las mismas en toda España. Para las oposiciones, por ejemplo, está el Real Decreto 276/2007 de 23 de Febrero por el que se aprueba el reglamento de ingreso en los cuerpos docentes. Sin embargo, esto se burla de forma chapucera pero efectiva.

HECHOS:

  • Imaginemos una comunidad autónoma; no hace falta que sea de las de lengua propia y nacionalismo centrífugo. De las normalitas, en concreto una en la que su actualidad se basa en los “problemillas” de su caja de ahorros regional, en hacer un aeropuerto absurdo y ruinoso, luchar contra un trasvase a sus vecinos mientras se aprueba uno para los nuestros. Nada, una de tantas. Como casi todas, en la primavera de 2010 convocó concurso-oposición para profesores de Secundaria. La convocatoria y su anexo de baremación se ajustan escrupulosamente al decreto mencionado. En el segundo, en su apartado Experiencia Docente Previa, en su punto 1.4, se dice que “Por cada año de experiencia docente en especialidades de distinto nivel educativo que el impartido por el cuerpo al que opta el aspirante, en otros centros, 0,1”.  Nada impide que aquí se cuente el haber sido profesor universitario, de hecho, el punto 1.3, ampara a quienes han sido docentes en centros privados.
  • Sin embargo, cuando se hacen públicas las puntuaciones de la fase de concurso, los que han sido profesores universitarios se dan cuenta de que no se les ha dado ni una mísera décima por ello. Lo mismo ha venido sucediendo en ésta y otras taifas durante las últimas convocatorias. Sin embargo, en algunas sí que se ha tenido en cuenta; incluso en las que no, alguna comisión de baremación ha admitido estos méritos. Como vemos, seguridad jurídica absoluta.
  • Investigando este misterio, se sabe que las comisiones de baremación han recibido una instrucción por escrito de la Consejería de Educación, de la que reproducimos varios párrafos.

EXPLICACIÓN:

Alguna ha de haber al aparente absurdo de que se bareme el haber hecho cursillos de cincuenta horas, o el haber dado clases en un colegio privado, y no en una universidad. Las que nos ofrece nuestra “instrucción” son aberraciones jurídicas. En primer lugar, ni en el Decreto 276/2007, ni en la convocatoria de oposiciones ni en su anexo de baremación se excluye la experiencia universitaria. El razonamiento por el que algún iluminado estival proclama que cuando dicen “centro público” se refieren sólo a los regulados en la LOE, tiene la misma consistencia que si dijera que son los regulados en el Código de Hammurabi. Naturalmente que todos sabemos que las universidades tienen sus propias normas (Real Decreto 1393/2007, Ley Orgánica de Universidades). Lo mismo se puede decir de la estrafalaria interpretación “Cuando el anexo IV del Real Decreto 276/2007 habla de niveles educativos se está refiriendo, como no puede ser de otra forma, a los niveles educativos regulados por la Ley Orgánica 2/2006…” Porque lo dice el hijo de mi madre, y olé. Sin embargo, como sabemos los aficionados a las intrigas policíacas, tras los absurdos impenetrables y los aparentes mangoneos de un tonto se esconden designios más arteros. La explicación que se le ocurre a un servidor -y, por lo que he oído, y me han dicho pajaritos varios, los tiros van por ahí- es la siguiente: Sucede que en lo de las oposiciones, desde 2008, y hasta 2011, estamos en el llamado periodo transitorio, durante el cual se da mucha importancia al haber trabajado como interino, en la práctica, por encima de realizar un buen ejercicio. Se trata de “colocar” a los interinos con solera, y con esta “instrucción” nos quitamos de en medio a los profesores universitarios. El hecho de que alguien que lleve un montón de años sin aprobar la oposición, durante los cuales se haya inflado a hacer cursillos de chorradas psicopedagógicas, se ponga por delante de alguien que saca un 9’2 en la exposición escrita del tema es algo que debería indignarnos. Lo que habría de ser un proceso selectivo premia el fracaso reiterado y discrimina el esfuerzo y el mérito. Total, no se trata de saber, sino de que nuestros alumnos “aprendan a aprender”. Un profesor no ha de ser un sabio ni mucho menos, sino un gestor de competencias básicas con las que sus educandos interactúen. Que en esta utopía de los psicopedas se cuele un sabihondillo de universidad (a la que, por cierto, también le está llegando su San Martín) es algo que está fuera de lugar. De esta manera se consagra el que desde 1990 se unifique por exclusión a las pomposa y despectivamente denominadas “enseñanzas no universitarias”. Todas menos una.

COROLARIO:

Uno no entiende cómo los titulados universitarios de estos últimos años no se lanzan a la rebelión. Echándole bastante morro les han excluido de optar a ser profesores de enseñanzas medias. Poco después de concluir el concurso-oposición de este año en la comunidad de que hablamos, a principios de Agosto, la Consejera de Educación, flanqueada por su Director General de Personal Docente, en una rueda de prensa con aire acondicionado, dio a entender que probablemente no habrá más oposiciones en unos años. ¿Para qué? Ya se han llenado los cupos con quienes interesaba.

(Nota: No se menciona el nombre de la taifa, ni en la instrucción aparecen membretes, para no comprometer al autor de la filtración. Aunque no hay que ser muy avisado para saber de cuál se trata. Puede que nuestras autoridades educativas redacten de una manera peculiar, pero les gustan los expedientes disciplinarios más que un tonto una tiza.)

Imprimir artículo

Anuncios

Etiquetas:, , , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

16 comentarios en “Objetivo: el profesor mediocre. Medio: excluyamos la experiencia universitaria”

  1. lola
    24 agosto 2010 a 8:49 #

    No hace falta que des más pistas. Es la misma comunidad en la que describí todo mi calvario en otro post.
    Además, otra estupidez soberana es que puntúe más los cursillos chorrapedagógicos a la hora de las oposiciones de música que una carrera entera de conservatorio. Ahí queda eso.

  2. Tiago
    24 agosto 2010 a 11:43 #

    Y puestos a no baremar, ¿qué me dices del diploma de estudios avanzados?

    Un título en vía muerta, no es el doctorado pero es más que una licenciatura, al mismo nivel que los “Masters del Universo” (He-man me perdone) que nos van a colar con la Mierda del “Plan Bologna”.

    Yo lo tengo desde 2005 y no me lo han contando ni para las “opos” del 2006 (donde afortunáadamente aprobé, antes de la mierda de sistema actual) ni para los cuncursos de traslados posteriores…

    Así funciona la Junta de Calamidades…

    Ciao!

  3. alicia
    24 agosto 2010 a 13:10 #

    Tampoco cuentan los idiomas. Puntúan un B2, pero no puntúan los niveles superiores C1 y C2 …. ¿como te lo comes? En otras comunidades dan hasta dos puntos del apartado 3 de méritos por un C1 o C2. Luego se nos llena la boca con tanta sección europea, que no sirven de nada si el profesorado no está cualificado de verdad, al contrario los alumnos pierden contenidos de la materia. Más chapuzas de esta es nuestra comunidad …

  4. 24 agosto 2010 a 15:24 #

    Yo tampoco entiendo por qué el profesorado no protesta por nada. Claro que, tampoco entiendo por qué no se dan los datos y nombres que originan el caos que se denunica. Empecemos dando ejemplo.

  5. Paco
    24 agosto 2010 a 17:24 #

    Esta perorata o pataleta de recreo, o conversación de barra de bar, está muy bien cuando dicha comunidad la gobiernan los peligrosos “progres”, los masones y el sursum corda. Supongo, que si lo hiciera el otro rebaño, vivas y alabanzas. Pena, penita, pena.

    P.D Te queda muy bien la camista de la caja de ahorros con problemillas.

  6. interino
    25 agosto 2010 a 11:59 #

    Muy bonito, pero el que tenga experiencia y excelencia en el mundo universitario tal vez no debería rebajarse optando a ser profesor de Secundaria.

    A lo mejor la “experiencia universitaria” tampoco es garantía de ausencia de mediocridad.

  7. interino
    25 agosto 2010 a 12:31 #

    “rebajarse” quería decir.

  8. patricio
    25 agosto 2010 a 16:23 #

    Tampoco valoran en la universidad, el haber sido profesor de secundaria. Realmente los profesores de universidad se creen superiores a los de secundaria, y los de secundaria envidian a los de la universidad.
    No creo que lleguen a entenderse nunca.

  9. 25 agosto 2010 a 16:38 #

    Os invito a leer este post sobre la educación en el “país más desarrollado del mundo”:

    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/08/temporalidad-cultural-o-ignorancia.html

  10. Raus
    26 agosto 2010 a 21:56 #

    Es muy difícil saber a ciencia cierta si todo esto responde o no a un plan concebido por conspirativos y misteriosos personajes de la banca, la empresa o la política. Opongo a esa posibilidad un escrúpulo de carácter psicológico: me resulta costoso imaginar que personas verdaderamente inteligentes deseen ver el ocaso de la cultura y la degradación de las grandes conquistas humanas: ciencia, filosofía, literatura, arte… Si tales manipuladores existen, son, por fuerza, muy inteligentes. En tal caso, ¿es ello psicológicamente compatible con ser indiferente a la degradación de las obras universales de la inteligencia?
    Sea como sea, gracias por la pertinente denuncia.

  11. interino
    27 agosto 2010 a 10:13 #

    A ver si podéis escuchar la canción que me sugiere este artículo:

    Intento insertar video…….

  12. interino
    27 agosto 2010 a 10:25 #

    Aunque yo prefiero esta otra versión, disfruténla señoras, apuren sus vacaciones.

  13. Maximiliano Bernabé Guerrero
    31 agosto 2010 a 12:42 #

    Queridos todos, disculpad mi tardanza en entrar al trapo de los comentarios sobre mi articulillo. He andado unos días por el monte y no he mirado el internet. En fin, quizá pronto haya que volver al monte, más bien a “echarse al…” En fin, no responderé a los comentarios “ad hominem”, “ad personam”. Pero, venga sí, que siempre anduve sobrado de mala leche. Hombre, claro que me pongo camisetas de la CCM, precisamente para andar por el monte (el trekking de los cursis senderistas). Lo mínimo que puedo hacer para amortizar un poco el chorreo. Y no me refiero sólo a las hipotecas ruinosas en las que nos metemos, sino a la sangría a las arcas de España para tapar los engendros donde se metió la CCM (aeropuertos esteparios, urbanizaciones poceras…) animada por todos estos progresistas tan amigos de constructores. Pero bueno, sí, Paco, llevas razón, la próxima foto me la hago con una camiseta con la cara del Che o de Pol Pot, que a algunos les molará más.
    Respecto a la excelencia de interinos y funcionarios de carrera. En ambos sitios puede haberla, pero los primeros no lo han demostrado, así de claro. Se “lucha” por estabilidad para los interinos y otras memeces, pero las “contradicciones en los términos” se caen por sí mismas. El que quiera estabilidad que apruebe la oposición. ¿Podría haber un ejército donde a un tío que lleva veinte años sin pasar de soldado le hagan general?

  14. Interino
    3 septiembre 2010 a 21:33 #

    Bueno, estimado Maximiliano,

    después de “aprobar” varias veces la oposición, aun sin haber sido seleccionados; los “soldados” con veinte años de servicio” y muchas batallas profesionales a nuestras espaldas, podríamos haber pasado por 60 o más de los 70 escalafones que en el ejército romano había entre aquéllos y los generales.

    No seré yo de los que digan que nos nombren “generales” así como así ; pero en el ejército romano al menos, ya hubieran promocionado a decuriónes, centuriones o algunos otros cargos más que daban fe de sus derechos adquiridos.

    En el peor de los casos , incluso a los legionarios de a pie se les concedía su terruño -aunque fuese en los confines del imperio-, al finalizar los 24 años de servicio militar.

    Como enseñantes “soldados veteranos” y veinte siglos de evolución posterior, no estamos por la labor de aspirar a menos.

    ¡Quiero mi puto terruño ya!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Objetivo: el profesor mediocre. Medio: excluyamos la experiencia universitaria - 25 agosto 2010

    […] Objetivo: el profesor mediocre. Medio: excluyamos la experiencia universitaria deseducativos.com/2010/08/24/objetivo-el-profesor-mediocre-m…  por deDerechas hace 9 segundos […]

  2. Objetivo: el profesor mediocre. Medio: excluyamos la experiencia universitaria | Noticias - d2.com.es - 25 agosto 2010

    […] » noticia original […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: