Carta al Ministro de Educación de Hispanistán, o por qué el debate educativo es un fraude

David López Sandoval

Señor ministro:

Cada vez que aparece usted en los medios de comunicación me asalta un sonoro bostezo. Ya ni siquiera me suele exasperar sino que me aburre infinitamente. Lo siento, pero nunca he creído que pudiese cambiar algo en este gigantesco despropósito que es la educación. Para mí, usted siempre ha sido un sinsustancia, y su discurso un grandísimo coñazo.

Sin embargo, como se descolgó en plenas vacaciones con su Plan de Acción 2010-2011, una suerte de refrito de aquel otro refrito que fueron las propuestas para el malogrado pacto, y ahora parece que desea el apoyo mayoritario del Congreso para llevarlo a cabo, he decidido malgastar mi tiempo prestándole un poco de atención. Por eso le voy a confesar algo: que aparezcan su jeta y su florido verbo haciendo alarde de lo consabido; que su homilía de lo susodicho, que su huera pedagogía del hastío y del spleen sean aplaudidas por los sindicatos -otros muermos, como usted- me importa una higa. Pero que, siempre que hay ocasión, se elogie su voluntad incorruptible de consenso o que usted mismo aproveche para alardear de su búsqueda incansable del debate educativo, de su esfuerzo sobrehumano por la causa de ese servicio público -¿es así como lo llama?- que es la educación y por potenciar, cómo no, la dimensión social de la enseñanza, ha terminado por provocarme tanta vergüenza, tanto bochorno, que creo que sólo puedo aliviarme poniéndole a tiro.

Así que hoy, por ser este el primer artículo que se publica tras las breves vacaciones que los del blog nos hemos tomado, voy a hacer un esfuerzo por desenmascararle, don Ángel, y por poner en evidencia que su cantinela del debate y del consenso -como la de aquellos hunos que le bailan el agua, y aun la de esos hotros que intentan ocupar su poltrona azul para seguir haciendo lo mismo que usted- no sólo es insoportable levedad del ser, sino que esconde un panorama tan inquietante como desolador.

Y porque, como ya le he señalado, en el fondo me aburre soberanamente el tema y me aburre su persona en especial, lo haré mediante estos breves y rápidos aforismos que voy pergeñando a salto de mata, entre bostezo y bostezo.

Va por usted.

1. Según su excelentísimo ministerio y todos los hispanistaníes de bien, la educación es un servicio público.

2. Pero, si la educación es un servicio público, se supone que sus actividades han de tener, en su mayoría, titularidad pública.

3. Que sus actividades posean, en su mayoría, titularidad pública quiere decir que los centros educativos deben ser, en su mayoría, estatales.

4. Y que los centros educativos hayan de ser, en su mayoría, estatales, significa que siempre se considerará al Estado, organizador de ese servicio público, como la entidad que mejor dispone de los recursos educativos, es decir, el dueño, casi en exclusiva, de la verdad educativa.

5. Ergo, si el Estado es el dueño, casi en exclusiva, de la verdad educativa, ha de aceptarse el hecho de que este se erija como el único fiador, no sólo de los contenidos que han de impartirse, sino de los valores educativos que deben acompañarlos.

6. Ahora bien, son los sucesivos gobiernos los encargados de legislar -sí, aquí en Hispanistán, muerto Montesquieu, los gobiernos también legislan- y administrar dichos contenidos y valores.

7. Pero estos gobiernos no son sólo administradores de la cosa pública sino que, al mismo tiempo y sobre todo, son los delegados de sus respectivos partidos políticos, los cuales -¡cosa portentosa!- están financiados por el Estado.

8. Al ser los partidos políticos -el suyo, por supuesto, pero también el del señor Rajoy, el del señor Lara o el de la señora Díez, no se preocupe- órganos financiados por el Estado, resulta absolutamente normal que la influencia en la educación de la cúpula de la secta partidista de turno sea mucho más decisiva que la de, por ejemplo, los profesionales de la enseñanza o la de cualquier otro ciudadano ignaro y miserable sin carnet de afiliado.

9. Con un panorama así, el influjo de los partidos políticos en la educación de Hispanistán tiene que ser, por narices, ideológico.

10. Pero esta base ideológica suele mostrar siempre dos fachadas: a) la propia del Estado al que representan los partidos políticos, b) la propia de la secta política que alcanza el poder.

11. A la primera pertenece la afirmación antes citada: «la educación es un servicio público». De ella se derivan todos los demás dogmas incontrovertibles de la realidad educativa actual que han rebajado la cota de excelencia a niveles tercermundistas: extensión de la educación básica obligatoria, educación inclusiva, atención a la diversidad, competencias básicas, etc. Si la educación es un servicio público, dirigido a la totalidad de los miembros y de las miembras de una sociedad, dichos axiomas -a pesar de su notorio fracaso- serán considerados como verdaderas conquistas sociales. A partir de ahora únicamente se podrá entender el concepto de servicio público como alta -o rastrera, tanto monta-  ingeniería social.

12. A la segunda pertenece la llamada “educación en valores”.

13. No existe secta partidista inserta en el Estado y subsidiaria del sistema al que representa que ponga en duda la categoría servicio público ni ninguna de sus derivaciones, pues este consenso resulta necesario para afianzar el sistema.

14. El sistema posee varios pilares inconmovibles -monarquía, partidocracia, inseparación de poderes, régimen electoral, vertebración territorial, sistema productivo, etc.- de los que la educación es uno de los más importantes ya que es previo a los demás. Su naturaleza de servicio público ofrece tantas garantías de control -en forma de servidumbre voluntaria- como las que brinda el cañón de un revólver que apunta directamente a nuestra cabeza.

15. Por otro lado, en Hispanistán el consenso está tan consolidado que incluso se ha asegurado la complicidad de los sectores privados de la enseñanza, perros fieles que, al recibir también subvenciones del Estado, nunca han mordido la mano de sus amos ni cuestionado sus verdades de fe. El arraigado consenso educativo está, así pues, por encima de cualquier ideología partidista, pero, sobre todo, por encima de cualquier legislatura.

16. La educación en valores varía según el partido que esté en el poder. La de Hispanistán ya la conoce hasta el más tonto de mi pueblo: la educación religiosa, la educación para la ciudadanía, la memoria histórica, la educación sexual, la educación para una alimentación sana, la educación no sexista, etc. Estos son los únicos argumentos que pueden trascender a la opinión pública y que configuran el espejismo democrático del debate educativo. Su objetivo es desviar la atención del consenso educativo.

17. Este consenso educativo jamás ha sido exigido por los ciudadanos.

18. Este debate educativo jamás ha sido suscitado por los ciudadanos.

19. Tanto el consenso educativo como el debate educativo son, por tanto, creaciones de los aparatos del Estado. Llamo aparatos del Estado a los partidos políticos subvencionados, a los sindicatos subvencionados, al búnker pedagógico subvencionado, a las asociaciones de padres subvencionadas, a los medios de comunicación subvencionados y a las congregaciones religiosas subvencionadas…, es decir: a todo Cristo.

Así pues:

20. si el debate educativo -del que usted es el campeón, según sus paniaguados verticales- es la consecuencia de la voluntad de poder de esas oligarquías estatales que le han dado a usted la famosa cartera de Heducación y no refleja las necesidades ni los intereses de la sociedad;

21. si el debate educativo sirve para afianzar y justificar la voluntad de poder de esas oligarquías estatales que le obligan a usted a llenarse la boca con la consabida mierda de toro mediante posiciones aparentemente enfrentadas que intensifican la sensación de pluralidad y de democracia;

22. si el debate educativo, en definitiva, es uno de los hologramas que mejor representa la impostura política, y en él, el viejo axioma artístico de Oscar Wilde: «una verdad es aquello cuya contradicción también es verdadera», ha de ser sustituido por este otro adagio que suelen callar los ingenieros sociales que mejor sirven a su excelentísima persona: una mentira es aquello cuya contradicción también es falaz;

23. el debate educativo no existe, señor Gabilondo, y usted debería haber dimitido hace mucho tiempo. Por embustero.

Atentamente,

David López Sandoval.

Imprimir artículo

Anuncios

Etiquetas:, , , ,

Categorías: Diagnósticos, Panlogsianismo

Autor:David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura. Administrador del blog.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

38 comentarios en “Carta al Ministro de Educación de Hispanistán, o por qué el debate educativo es un fraude”

  1. 22 agosto 2010 a 18:41 #

    “…En este artículo se desarrolla lo establecido en el artículo 8 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación, en la redacción dada por la disposición final primera.5 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo de Educación.

    Efectivamente, en este artículo se establece la posibilidad de la no asistencia a clase del alumnado a partir del tercer curso de la educación secundaria obligatoria, entendido en el sentido de que no tendrán la consideración de conductas contrarias a la convivencia ni serán objeto de corrección las decisiones colectivas que adopte el alumnado con respecto a la asistencia a clase, cuando estas hayan sido resultado del ejercicio del derecho de reunión y sean comunicadas previamente por escrito por el delegado o delegada del alumnado del instituto a la dirección del centro.”

    Junta de Nadalucía.

    http://www.juntadeandalucia.es/educacion/nav/contenido.jsp?pag=/Contenidos/OEE/ordenacion/ROC/aclaracionesROCsec&vismenu=0,0,1,1,1,1,0,0,0

  2. MLL
    23 agosto 2010 a 0:01 #

    Duro y certero.

    • 23 agosto 2010 a 7:17 #

      Gracias, MLL.

      Yo creo que el quid de la cuestión está en no entrar al trapo. Puesto que los debates que suscita el “apparatchik” suelen ser puro humo, hay que esforzarse en pensar cómo dar a la línea de flotación del consenso.

      El asunto es difícil, pero hay que intentarlo.

      Un saludo y feliz final de vacaciones.

      • 23 agosto 2010 a 9:00 #

        Lúcida y brillante exposición, sí señor.
        Usted, Sr Sandoval, expone, denuncia y desenmascara las argucias y ardides de los tahures de nuestra miserable casta política (tanto a babor como a estribor). Pero se queda tan sólo en eso, en la mera revelación de una realidad dolorosa que sólo unos pocos conocen y la gran mayoría “intuye”.

        Yo resumiría todavía más todo lo expuesto por usted para que las masas, los ciudadanos medios intuitivos pero incapaces de hallar verdad por sí mismos, pudieran comprender el porqué de tanto despropósito y mentira, a la postre INMORALIDAD:

        1) El Estado es débil y un órgano meramente “ornamental”. De hecho su supuesto “poder” se encuentra repartido entre 17 miniestados o reinecillos taifas.

        2) La casta política se ha convertido en una nueva clase privilegiada cuyo único objetivo es satisfacer sus propios apetitos particularistas, al margen de las auténticas necesidades y voluntades populares.

        3) España, hoy, no es un verdadero estado democrático ni un auténtico Estado de Derecho. Es bien cierto que mataron a Montesquieu y que los sucesivos gobiernos (idelogías de turno) imponen sus criterios al margen de la consecución del BIEN COMÚN de los ciudadanos.

        4) La generalidad de la ciudadanía, anestesiada y carente de formación por mor de un sistema educativo diseñado para ello, es incapaz de reaccionar ante la sutil dictadura de la partitocracia.
        En nuestras escuelas hace tiempo que sólo se engorda GANADO, mascotas sumisas que se deben a los servilismos y clientelismos que los diferentes partidos han tejido en cada comunidad autónoma o pequeño ayuntamiento.
        Nuestros hijos son CEBADOS con el pienso de la ignorancia con el único fin de que, llegado su San Martín o bautizo “democrático”, emitan un VOTO convenientemente manipulado y condicionado, de nuevo, por la intelligenzia de turno.
        Así, sus votos serán proindependentistas si han sido condicionados en granjas particularistas (Cataluña, Vascongadas, Galicia, y ya mismo Albacete o quintanilla del Moquillo) o seguirán fielmente las consignas del trasnochado “no pasarán” de Andalucía y Extremadura, todavía viviendo de rentas (y PERS) a cuenta de la siempre obcecada caza al sempiterno facha maloso.

        ¿La solución a tanto despropósito?
        Actuar de acuerdo al sentido común y la RAZÖN, pero sin miedos ni complejos.

        Sucede, pero, que los miedos y complejos que padecen la generalidad de los “apañoles” también han sido generados mediante sibilinas técnicas de condicionamiento social.
        ¡Nadie es más fácil de ser condicionado y manipulado en el miedo que un IGNORANTE!
        He ahí por qué es NECESARIO y VITAL que nuestras insituciones educativas sigan criando y cebando ganado susceptible de seguir siendo manipulado y “orientado” hacia la consecución de intereses y objetivos que no son realmente los suyos, sino los de la miserable e inmoral casta política que los parasita.

        Entonces, ¿cuál sería la solución?
        La misma de antes: sentido común y RAZÓN, , pero también FUERZA y ENTEREZA MORAL para aplicarlas. No hay otra.

        Saludos

  3. Mariiisa
    24 agosto 2010 a 14:41 #

    Veo que estais muy preocupados por la educación!, es eso, verdad?
    Es penoso ver como hay una generalidad de Españoles acojonados y superacomplejados…
    Pues yo os diré:
    – qué no existen los absolutos. El rostro de tu peor enemigo puede ser el de mi mejor amigo.
    -qué pasa si solo ponemos las palabras que resaltas en mayusculas: INMORTALIDAD,BIEN COMÚN,GANADO,CEBADOS, VOTO, RAZÓN,IGNORANTES!,NECESARIO Y VITAL,FUERZA Y ENTEREZA MORAL.Se podría decir qué hablais con totalidad y supremacia, sois los españoles minoritarios sin miedos y sin complejos,verdad?
    Poseeis la verdad absoluta! seguramente la barita mágica támbien………..
    Recuerdo cuando en la transición la iglesia se lánzo como loca a pedir libertad de enseñanza, jeje, ..pero eso ya queda muy lejosss! POR SUERTE PARA LA MAYORIA!
    Vivimos en una sociedad compleja y en continua transformación,no? Eso hace qué no sea nada facil agradar y poner solución a TODOS los problemas. Hay demasiados intermediarios desde el lesgislador hasta el receptor, que en este caso es el alumno, y aquí seamos sinceros cada uno hace de su papa y sayo”.
    Lo qué yo diría que hay, es mucha doble moral, mucha irresponsabilidad y demasiadas ganas de desprestigiar, por algo será…..
    Un consejo ” debemos todos arrimar el hombro, colaborar en mejorar con ideas ( no con críticas) y hacer que nuestras mentes sean mas flexibles y saludables.
    Un saludito.

  4. 24 agosto 2010 a 19:11 #

    Marisa,
    Ni Salamanca presta lo que natura no da ni con una “barita” mágica se saca de donde no hay.

    Tú eres el ejemplo esclarecedor de por qué estamos como estamos.
    Sandoval ya me entendió, y a buen entendedor…

    Saludos

    PD: si seleccionamos tus palabras arbitrariamente, tan sesgadamente como tú, también nos sale un bonito retrato de tu dialéctica torticera (aunque no hayas usado mayúsculas): , totalidad, supremacía, Iglesia, verdad absoluta.

    • Mariiisa
      25 agosto 2010 a 1:28 #

      …no vale hacer trampa, solo valen las mayúsculas! qué es justo como yo he hecho el retrato de tu dialéctica torticera.
      el mio, pasa a ser este otro: POR SUERTE PARA LA MAYORIA Y TODOS.
      …Sandoval ya te entendió, claro! si sois como juan palomo, ” yo me lo guiso yo y yo me lo como”
      Pero q vamos! estoy encantada de ser el ejemplo, ese, tan esclarecedor….
      El profesor que siente verdaderamente ganas de enseñar , que ese es sólo su próposito, atrapa como un imán a sus alumnos, yo creo que ahí está el fallo.No hay! Al margen de cualquier legislación educativa.
      Yo solo veo , funcionarios del estado descontentos, muy descontentos! pero con el privilegio de dos meses largos de vacaciones al año.
      Y es mi opinión tan respetable como la tuya.
      Saluditos.

      PD: Sigo pénsando que deberíais hacer más ejercicio mental, una mente flexible es más sana.

      • Francisco Javier
        31 agosto 2010 a 19:11 #

        Mariiiiiiiiiiiiiiisa: ni te entiendo, ni te entiendes.

  5. Ana Belén
    25 agosto 2010 a 2:12 #

    Hola,

    poco a poco nos vamos incorporando al foro. Lo que me da un poco de pena es que mi primera intervención después de las vacaciones va a ser para responderle a Mariisa, porque, aunque he intentado ignorar el mensaje, no he podido.
    Mire, señora, no sé cuántos artículos hay ya en este blog, pero bastantes en cualquier caso. Antes de intervenir para faltar al respeto, que no a dar su “respetable opinión”, lea y documéntese y después opine con respeto (pero del de verdad, esa forma de dirigirse a los demás para responderles o rebatir sus opiniones sin ofender) educación, buena intención y sin faltas de ortografía, a ser posible. Pero sobre todo, dé su opinión CON ARGUMENTOS, reales y coherentes y no intervenga aquí farfullando sobre dos meses de vacaciones, (tópico que ya aburre, por cierto) y sobre enganchar a los alumnos y no sé qué más sandeces.
    Y una última cosa, si quiere usted dos meses de vacaciones, estudie una licenciatura, dedique años a realizar un doctorado y/ o a estudiar idiomas o un máster, invierta dos o tres o más años en preparar y superar una dura oposición, y después, prepárese para dejar a su familia y rodar como interino o como profesor en expectativa de destino durante años, cambiando de ciudad con cada nuevo curso escolar. Y después, hablamos.
    Un saludo a todos los habituales del blog y a los que se han incorporado más recientemente, sea cual sea su opinión, eso, sí, debidamente argumentada y escrita desde la educación y el respeto.

  6. 25 agosto 2010 a 7:33 #

    A mí lo que realmente me da MIEDO es sopesar la posibilidad, más que probable, de que Mariisa sea profesora.
    ¡Glups!
    Así nos luce el pelo con mentes tan “flexibles”. Se le olvidó escribir, además, talanteras y parranderas.

    Saludos

    • Raus
      25 agosto 2010 a 15:45 #

      Estimados Apañó y Ana Belén, en qué mundo tan extraño vivimos: la peligrosidad de nuestros rivales (o enemigos) es inversamente proporcional a su inteligencia.

  7. Mariiisa
    25 agosto 2010 a 14:53 #

    Señora Ana Belén..
    Viene usted muy agresiva de sus vacaciones!
    Y, la verdad, que para lo que me ha contestado mejor me hubiera ignorado…
    Yo no voy a perder la calma…, pero, quien ofende y pierde el respeto A QUIEN??
    No hablo de tópicos que por cierto le aburrirán a usted, es una realidad! Tengo amigos profesores y sé como pasan el verano….

    Pero, qué ese no es el tema!

    Huyyy……, con respecto a su completo y perfecto curriculum…,q por otro lado yo no le he pedido…(? ) otro gran error!! En nuestra sociedad, cada persona tiene una misión y en cualquier caso, todos deben aprender y prepararse, para todos supone un tiempo de aprendizaje y un esfuerzo sin olvidar que vivimos en un mercado laboral competitivo ( el tópico de la oposiciones) pero todos y cada uno de ellos son imprescindibles en el tejido social .(Os sentís un poco victimas, pobrecitos) Vamos a ser coherentes, yo siempre que hablo, argumento.

    Opino, porque quiero y he querido opinar y con una sola ojeada a este blog me ha bastado para ver que todos los comentarios van en la misma dirección, lamento ser la nota discordante pero si yo he parecido maleducada también los licenciados lo pueden ser.
    SUERTE!
    P.D.: Con todos mis respetos ,a Apañó ,voy a ser yo,la que lo va a ignorar.

  8. Ana Belén
    25 agosto 2010 a 23:27 #

    Buenas noches Mariisa,

    sin ánimo de entrar al trapo ni mucho menos, (pues este blog no es para eso) sólo quiero hacerle un comentario y un par de puntualizaciones:
    1º después de leer su respuesta no entiendo qué es lo que quiere decir. Ergo, piense antes de redactar para que sus ideas estén expresadas con claridad y los demás las puedan comprender.
    2º ¿de verdad piensa que le voy a contar mi currículum a usted?
    3º sigo sin ver ningún tipo de argumento.
    Y con respecto al verano… puede que sí esté un poco susceptible, debe de ser porque me he pasado julio y agosto haciendo cursos que me han tenido muy ocupada y no me han permitido pegarme ese verano del que usted habla.

  9. 26 agosto 2010 a 8:46 #

    Mariisa escribió: “P.D.: Con todos mis respetos ,a Apañó ,voy a ser yo,la que lo va a ignorar”

    ¿Por qué no me extraña que Mariisa, perdida entre tanta coma arbitraria, sea la primera en IGNORAR?

    Vuelvo a insistir para los que entienden, Ana Belén y Sandoval, en el camino que deberíamos seguir para encontrar una solución seria y responsable a la MEDIOCRIDAD actual de nuestro sistema educativo: construir un camino de excelencia inspirado en la meritocracia y el esfuerzo.
    ¿Cómo recorrer dicho camino?
    Pues con sentido común, argumentos de razón, entereza y convicción moral.
    El ministrísimo Gabilondo no es Ortega, pero es que cualquier profesor de hace 50 años estaba también mejor preparado que los de ahora. Un profesional de mi ramo de hace unas décadas también salía de la universidad mucho mejor preparado que yo.
    Afrontamos el futuro con generaciones de estudiantes cada vez peor preparadas y formadas, Es una triste y lamentable realidad.

    Saludos

  10. Raus
    26 agosto 2010 a 21:27 #

    Magnífico retrato de la farsa en que se ha convertido la política de este país.

  11. Mariiisa
    26 agosto 2010 a 23:43 #

    Politización del Sistema Educativo.
    El hoy es cuanto tenemos.
    El pasado cuanto tuvimos.
    El futuro cuanto tendremos.
    Únicamente se puede actuar en el hoy ¿ pero que ocurre con el pasado? El pasado tiene un valor que la mayoria de las veces no le atribuimos: es inamobible, a la vez que origen y razón de nuestro presente, oportunidad de aprender de los errores que en el se cometieron.
    Hoy, comtemplamos un Sistema Educativo cambiante, fruto, básicamente, de muchos gobiernos que sancionarón diversas leyes.
    El patrón de comportamiento que he observado especialmente en los útimos años, no hace sino confirmar que partido político que está en el poder, partído político qué modifica las leyes educativas vigentes.
    Olvidamos que, en quienes más repercuten esta serie de cambios es en cada niño o niña que forman parte de este S. E. y en algo tan fundamental como es su formación y desarrollo como persona. Así mismo, de esta manera, el objeto de una Ley no llega nunca a cumplirse del todo.
    Asusta pensar que parece que se está jugando con algo que nos compete a todos.
    SOLUCIÓN IDEAL sería que hubiese un consenso educativo. Un pacto escolar entre todos los partidos políticos.Una ley que de verdad fuese debatida y pensada y diseñada por expertos ( sin importar su ideología) y que pudiese contar con aportaciones de TODOS.
    ( actitud mental positiva)

  12. Mariiisa
    27 agosto 2010 a 0:00 #

    Raus, muy gracioso!!!
    DE TODOS LOS PELIGROS, EL MAYOR ES SUBESTIMAR AL “ENEMIGO”.
    UNO NO COMPITE CONTRA LOS DEMAS,SI NO CONTRA UNO MISMO.

  13. 27 agosto 2010 a 0:23 #

    VIVIMOS EN UNA DEMOCRACIA QUE DEFIENDO.
    PAISES CON MAYOR TRADICIÓN DEMOCRATICA Y A PESAR DE SUS CARENCIAS ( las cuales se pueden ir refinando y perfeccionando entre todos y con buena voluntad ) DEMUESTRAN QUE ES EL MEJOR SISTEMA POLÍTICO.
    Se hace más perfecta cuando Gobierno Y OPOSICIÓN ACTUAN DESDE LA RESPONSABILIDAD!
    ( mas enseñar y menos politiquear)
    Para Raus.

  14. 27 agosto 2010 a 0:37 #

    Señora Ana Belen, no me creo nada de lo que me dice…….,excepto lo que dice de que piense antes de redactar……

  15. Raus
    27 agosto 2010 a 10:02 #

    No me ha entendido usted, señora Mariiisa; pero no me sorprende. Créame, en absoluto la subestimo a usted como enemigo. Y digo enemigo a ciencia y a conciencia, pues así considero a quien de forma ostensible y recalcitrante dinamita las bases de nuestra civilización y procede, además, con los malos modos que usted lo hace. No es necesario que el otro pegue tiros o suelte bombas. Su forma de destruir la cultura es otra: haciéndole una higa al saber, pervirtiendo el pensamiento, glorificando el qué más da, propugnando el laissez faire, acusando sin razones, insinuando protervamente, imponiendo su arbitrariedad despótica… Usted, señora mía, entra aquí sin educación a pontificar sobre educación: dando voces, con una gramática que no es parda sino incolora y despotricando a gusto. Entra con modales absolutistas a acusarnos de absolutistas. Usted sí que es graciosa.

    ¿Usted defiende la democracia? Yo también. Pero con una diferencia: la que yo ansío es una democracia de ciudadanos cultos e ilustrados. Cuando no lo son, cunde la demagogia. O la oclocracia.

  16. qwerty
    28 agosto 2010 a 1:11 #

    En España no, más bien en el limbo. Donde lo último que se le ocurriría al personal es pedirle al nene que estudie. Y más que pasión cachondeo.

  17. 29 agosto 2010 a 6:40 #

    Estoy de acuerdo con el sagaz comentaraio de Raus: la peligrosidad de nuestros rivales (o enemigos) es inversamente proporcional a su inteligencia.
    Recuerdo, de hecho, un aforismo que venía a decir, más o menos, que “era imposible saber si el malvado lo era a fuer de ser tonto, o el tonto lo era en tanto que malvado”.
    De verdad, a mí Mariiisa me da MIEDO.
    Sí, porque las escuelas están llenas de Mariiisas y nuestros destinos están regidos por Mariiisas (Aídos, Pajines, Chaconas…) pero también por Mariiisos (Montillas, Revillas, Zapateros, Rajoys…)

    Eso es lo que ocurre cuando la necedad o cualquier necio se autolegitima a sí mismo y su estupidez a través del dictamen “democrático” de las masas, que no de CIUDADANOS formados y responsables con sus deberes y obligaciones.

    Saludos.

  18. 29 agosto 2010 a 6:42 #

    “La peligrosidad de nuestros rivales (o enemigos) es inversamente proporcional a su inteligencia”

    ¡Cierto!

  19. 29 agosto 2010 a 9:16 #

    Leo algunas cosas y solo el saber muy bien que no soy amigo de las drogas me hace estar seguro de que no estoy “fumao”. ¡Caray con la ortografía (barita, inamobible, Agüayro, iga…) y la ideología, y eso que aún estamos en agosto! En fin, no sabía que también había “trolls” femeninos. ¿Cómo habrá que llamarlas? ¿Trolas? Esta duda existencial seguro que me la sabrá resolver la señora Aído.

    • Profesor
      29 agosto 2010 a 15:40 #

      La señora Aido está ocupada.

      Si te sirvo yo, creo que Mariisa es la vecina del quinto de enfrente del instituto , cuñada de la presidenta del Consejo Escolar y prima de una miembra destacada de la Comisión de Convivencia que participa como voluntaria en el proyecto de Enseñanza Cooperativa. Son 10 alumnos, 5 cooperantes- incluido el el tendero del barrio – y el profesor titular de la asignatura el cual asiste regularmente a sus propias clases pero, como uno más, que él también tiene mucho que aprender de sus alumnos y no es cuestión de aguantar veinte minutos de clase magistral.: ¡ Que no se diga!

      • 30 agosto 2010 a 18:29 #

        Lo malo, querido colega, es que, viendo todo las cosas que esta participante dice, parece bastante claro que es profesora, concretamente, de algún tipo de apoyo. Y digo que es lo malo porque con esa ortografía no se puede ser profesor, así de tajante. Esto es un foro abierto y no me gusta ser crudo ni descalificar a quienes intervienen, pero esas faltas son contrarias a una mínima cualificación. ¿Vendrá de ahí la inquina contra la exigencia, el esfuerzo y el mérito?

  20. Francisco Javier
    1 septiembre 2010 a 10:00 #

    Tan sólo una apreciacion respecto al carácter de servicio públco de la educación:

    “Según su excelentísimo ministerio y todos los hispanistaníes de bien, la educación es un servicio público.”

    Lo de la educación como un servicio público es algo que a los oídos de la derecha neoliberal suena un tanto jacobino. De ahí que en los últimos documentos esté siendo reemplazado por otra figura legal más adecuada: la educación como un “bien de interés público”. No se trata obviamente de ninguna sutileza, sino de sancionar una situación de hecho: la liberalización del sistema educativo. Esto es: mucha concertada, cuanta más mejor. La estatal, el servicio público, para los pobres, los tontos, los anormales. Lo que ya hemos dicho mil veces. ¿Y nuestro ministro? Como buen ejemplo de intelectual pogre, no hace nada, se daja meter otro gol de la derecha. Personaje tibio, empalagoso, melifluo, fatuo, pernicioso, cursi, iluso, nos dejará un remiendo más en el gañapo panlogsiano, cuya única efectividad va a ser, otra vez, enmarañar el imposible engendro que nos asola.; más leyes, más papeles, cambios mareantes, desconcierto, …., para nada. Una auténtica decepción.

  21. Francisco Javier
    2 septiembre 2010 a 13:14 #

    LAS MOSCAS

    Decía Spinoza que la conciencia es el lugar del error. No se trataba de ninguna opinión, sino de un pensamiento fundado con rigor geométrico. Podemos entender la opinión como la resultante de una función particular y de una variable o un conjunto de variables x. A su vez dicha función es producto de una compleja constelación de funciones y variables. Tanto las funciones, las variables, así como su interpretación y respuesta son puras contingencias, esto es: su ser es un ser-así, y como tal innecesario. La pretendida destrucción sistemática de la objetividad, llevada a cabo por la posmodernidad, refleja bastante bien el actual estado de opinión, para el cual la diversidad de opiniones es reflejo de la enorme diversidad y riqueza del presente. Que todas las opiniones son a su modo válidas y respetable es una creencia firmemente arraigada en la mente de la práctica totalidad de individuos. Ello va unido al espectáculo mediático, en que esa situación se escenifica, y a la extensión planetaria de las comunicaciones -la “sociedad de la información”. Necesariamente en una situación así proliferan cual plaga bíblica las moscas. Y así vemos como el pueblo opina con pasión y alegría sobre los asuntos más diversos, ¡y además exige que se respete su opinión! La sentencia de Berkeley: “son muy pocos los que piensan, pero todo el mundo quiere opinar”, se cumple de modo pavoroso, esquizoide. Todas las opiniones son válidas, incluyendo las negaciones de las mismas, A Y ¬A, SI = NO. Las moscas venenosas, cicateras, pesadas, negras y repulsivas, se encuentran la mar de bien en este caldo de cultivo, donde la soberbia, la voluntad de autoafirmación y la estupidez son la única ley.

    • Raus
      2 septiembre 2010 a 13:53 #

      Totalmente de acuerdo, Francisco Javier.

  22. Francisco Javier
    3 septiembre 2010 a 12:04 #

    LAS MOSCAS (Continuación)

    De suyo el opinar no tiene nada de extraño y forma parte del modo de ser propio del existente humano. Nuestras opiniones expresan nuestro encuentro o desencuentro con el mundo. Cuando expreso mi emoción ante una puesta de sol o mi malestar por el calor agobiante, no estoy sino manifestando mi subjetividad. El problema comienza cuando uno pretende que esas opiniones sean compartidas por el resto de forma unánime, confundiendo u obviando la lógica más elemental. Estamos ante la histeria. Una segunda modalidad patológica es cuando nuestra opinión fluctúa de un extremo al otro y asume la contradicción de forma persistente, irracional y autoritaria. En este caso nos aproximamos a un cierto tipo de esquizofrenia. La tendencia patológica se da en todos los ámbitos sociales -desde el lumpen cutre mediático hasta el doctor universitario-, siendo especialmente proclive en ámbitos académicos. Esta es la razón de que algunos intelectuales sean poco amigos de entrevistas, debates públicos y demás concesiones a la opinión pública. Un ejemplo (“¿Qué es la filosofía?” Deleuze):“Estamos en la época de la comunicación, pero toda alma bien nacida huye y se aleja todo lo posible cada vez que alguien le propone una pequeña discusión, un coloquio, una simple conversación. En toda conversación se trata siempre del destino de la filosofía, y muchas discusiones filosóficas no superan el nivel de la discusión acerca del queso, con sus correspondientes injurias y enfrentamientos de concepciones del mundo”

    El intento de trascender la dimensión puramente fáctica de la opinión es lo que siempre se ha llamado saber. Una cosa es opinar y otra bien distinta saber. Esto es algo que Sócrates supo perfectamente, no dejándose engatusar por los sofistas (esa especie de pedagogos “posmodernos” avant la lettre). Lo que distingue el saber de la opinión es su grado de objetividad, es decir su contenido de verdad racional. ¿Y qué es lo que distingue una opinión pura y dura de una opinión interesante? Su grado de aproximación a la verdad. Cuando oímos una opinión interesante es porque ésta emerge de una constelación de experiencia cognoscitiva retenida en el pasado. Es por ello que cuando opina un astrofísico sobre su materia, sus afirmaciones aun siendo especulativas y sin aspirar a la objetividad resultan dignas de tener en cuenta; a diferencia de cuando opina (frívolamente) un/a cualquiera sobre asuntos que no son de su competencia. En ese caso lo que observamos es un puro accidente arbitrario, en el cual lo que resulta grotesco es la furia con la que el ser humano es capaz de defender las sandeces más gordas. Estas consideraciones elementales nos llevan al silencio y al arte de la prudencia. Los partidarios del activismo pedagógico nos recuerdan demasiado a unos histéricos que jalean a otros histéricos (los alumnos) para que sean más histéricos, unos perfectos histéricos: lo importante es expresarse, crear, la tormenta de ideas, dar rienda suelta a la originalidad (cuando lo que habla es el Uno a través de su numerosos monigotes en una especie de teatro cruel y absurdo .) “Silencio” y “prudencia” : ¿no son esenciales para hacer posible el pensamiento, para aprender, incluso para simplemente conservar un mínimo la salud mental (la obsesión compulsiva por opinar es un síntoma evidente de eso que se denomina ansiedad -un trastorno grave que conduce directamente al psiquiatra)? Yo opino que sí (y si no es así, agradecería que se me corrija).

    Por cierto, totalmente de acuerdo con tu estupendo artículo, David (un saludo)…

    • Francisco Javier
      4 septiembre 2010 a 12:54 #

      Corrección. Los sofistas de la Grecia clásica no se merecen tal comentario. Si nuestros pedagogos tuviesen una sombra de la capacidad intelectual de un Protágoras, nos iría a todos mucho mejor.

  23. 27 agosto 2010 a 12:04 #

    ….usted, es demagogia, pura y dura!
    ….Claro que me ha entendido……y tanto! y yo a usted tambien.
    A caso yo he dicho, que la democracia que yo sueño ,sea de ciudadanos incultos y no ilustrados?

    QUÉ DISPARATE! Señor Raus
    .
    “NO HAY NADA NOBLE EN SER SUPERIOR A OTRA PERSONA. LA VERDADERA NOBLEZA RADICA EN SER SUPERIOR A TU ANTIGUO YO”.

  24. qwerty
    27 agosto 2010 a 15:00 #

    Seguiremos a la espera del profesor megaguay capaz de internarse en un aula llena de jonathanes porreteros y jennis merdellonas para , con su aura profesoril, influirles sin hacer uso de “concetos” y “procedimientos” rancios como autoridad, disciplina, esfuerzo reconvirtiéndolos en ingenieros de la NASA

    Mientras esperamos que el profe actual evolucione, cual pokemon, a ese ser imaginario nos conformamos con una semianalfabeta incapaz de abrir las correspondientes interrogaciones, pero que se atreve a señalarnos como el problema.

    Dime, estimada ignorante, ¿debo flagelarme con un látigo de siete puntas cuando mis alumnos pasen de mis explicaciones y suspendan como merecen?

  25. 27 agosto 2010 a 17:23 #

    ¿Cómo involucrar a los alumnos de aulas ordinarias en la integración de los alumnos del Aula Enclave?
    Carmen Hernández Bolaños. Tutora del Aula Enclave en el CEIP Roque Agüayro. Agüimes (Las Palmas de Gran Canaria)
    08/03/2010
    Dada la falta de espiritualidad que nos invade, la ausencia de misticismo que en otro tiempo era motivo de consuelo ante las adversidades y la tremenda carga social que la vida moderna nos depara, se hace necesario cultivar en los sujetos mecanismos de racionalización del fracaso, entendiendo este, desde el punto de vista del que lo sufre. Lo que para unos, una circunstancia significa un fracaso, para otros es un motivo de superación que nos da la vida.

    ¿Pero que hace que se de, un cambio tan grande de percepción del fracaso entre unos individuos y otros? Indudablemente la educación recibida, los condicionantes personales y el entorno social cercano.

    Teniendo en cuenta esta reflexión, sería ideal desde la escuela el planteamiento de la formación de los alumnos desde un aspecto más complejo, que no solo contemple la formación puramente curricular sino una actitud compensadora del desequilibrio que esta sociedad competitiva e individualista nos impone. Tal vez conseguiríamos formar desde la escuela no solo a los niños sino también a sus familias por el efecto contagioso que tiene la seguridad en uno mismo y la autocomplacencia ante el autocontrol.

    Podríamos empezar para centrar nuestra acción, por aspectos tan importantes como la aceptación personal y del otro, sea cual sea su realidad personal. Ya a nivel social y centrándonos en la aceptación de la diferencia, existen estupendos programas de integración social de los menos dotados, pero por qué esperar a la edad adulta para tomar conciencia, unos más que otros de esta realidad. Abordemos esta aceptación desde su más tierna manifestación: la infancia.

    La palabra integración resulta ciertamente hermosa, máxime cuando se aplica al entorno educativo ya que refleja el empeño en minimizar las diferencias entre unos alumnos bien dotados entre comillas, para adquirir aquellas competencias que por su nivel madurativo les corresponde, y aquellos otros que por circunstancias varias se ven desprovistos de esas capacidades.

    Sin embargo la palabra integración debería estar en una sociedad plural y avanzada como la nuestra carente de sentido al igual que otras como discriminación, xenofobia, homofobia etc. que tienen como razón de ser, segregar a unos seres humanos del todo de la sociedad, por sus características particulares.

    Que estas palabras estén aún presente en nuestro día a día, lo único que refleja es la incapacidad que tiene el ser humano para evolucionar en lo social al mismo nivel que lo hace en lo tecnológico. El sentido de supervivencia, el egocentrismo, la estrechez de miras y el recientemente adquirido individualismo, típicos del ser humano se refleja más aun cuando en los actos escolares, algunos padres (a Dios gracias pocos), le prohíben a sus hijos participar en actividades con alumnos con NEE por el temor que resume aquella socorrida frase de “con quien te vi te comparé”. Como si la diferencia no fuese la esencia del ser humano y como si la “deficiencia” también no fuese otro rasgo del ser humano que puede afectar a cualquiera. O cuando en algún centro el orientador propone a un alumno con NEE para un programa alternativo de educación porque según él, su centro no es de integración, cuando en realidad lo que pone de manifiesto es la incapacidad de algunos profesionales para encarar la diferencia, o el rechazo a todo lo que se salga de la mal llamada normalidad.

  26. 27 agosto 2010 a 18:36 #

    Como dice Sandoval, al señor Ministro Gabilondo, ” me importa una iga” los comentarios y calificativos que me dedicais, está claro que he despertado un poco de pasión en este aburrido blog.

    Yo vivo en España y otros en HISPANISTÁN.

  27. Francisco Javier
    31 agosto 2010 a 19:28 #

    Un poco de piedad, por favor. Es suficiente. Te comprendo, pero no nos torture más.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Carta al Ministro de Educación de Hispanistán, o por qué el debate educativo es un fraude « DESEDUCATIVOS -- Topsy.com - 22 agosto 2010

    […] This post was mentioned on Twitter by Textos Deseducativos, Textos Deseducativos. Textos Deseducativos said: Carta al Ministro de Educación de Hispanistán, o por qué el debate educativo es un fraude: http://wp.me/pGyrO-vR […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: