Punset, Ministro

Nacho Camino

A riesgo de ser pesado, hoy vuelvo a hablar de Punset, nuestro sabio de cabecera, luminaria sin cuyo esplendor no habremos de encontar el camino. Provisionalmente, me he unido a un grupo en Facebook llamado: “Eduardo Punset para Ministro de Educación”. La descripción del sitio reza así:

Sólo un nómada del siglo XXI puede ayudarnos a seguir caminando con cierto tino en este vertiginoso nuevo siglo. Sólo una mente abierta, receptiva, sabia, puede ayudarnos y la necesitamos en los centros.

Veo entre los administradores profesores universitarios, CEPS completos y hasta portales educativos. Nada que objetar a todo ello: cada uno es muy libre de escoger el chamán que más le guste, ya sea nómada o sedentario. De lo que se trata es de analizar si de verdad necesitamos que se pase por nuestros centros el atinado beduino de las emociones.

Antes de que Don Eduardo estreche la cartera ministerial contra su corazón generoso y noble, conviene repasar sus ideas sobre la educación. Matizando, eso sí, que no son tanto suyas como de los científicos a los que entrevista con su voz de ensimismado arúspice: en este caso, el psicólogo Robert Roeser. Echen un vistazo al video, estimados colegas. Y tengan miedo, mucho miedo:

La revolución educativa

La voz en off ya nos alerta de que es preciso “redefinir el papel de profesores y maestros”. Como uno está abierto a las propuestas, siempre que éstas me convenzan, sigo atento a la pantalla:

1:25: Punset: “Si hay algo de lo que estamos casi seguros hoy en día es de que tenemos que transformar la educación de nuestros maestros”[…] Lo que sí sabemos es que no nos sirven maestros que sólo destilen conocimientos académicos en las mentes de los treinta niños que forman su clase, a veces gritando casi todo el rato”.

Dos ideas-fuerza, pues:

a) El problema educativo es responsabilidad casi única de unos maestros trasnochados.

b) La indisciplina es una condición previa del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Repare el asustado lector en el lenguaje escogido. El maestro no reeducado es inservible. ¿Cuál es su falta? “Destilar” conocimientos en las mentes infantiles. Supongo que el divulgador barcelonés quiere decir “instilar”. Más que nada por una mímica que da a entender el proceso de goteo con que un rijoso enseñante vierte el seminal líquido de la sabiduría en la cocorota discente. La verdad es que, así dicho, suena bastante obsceno.

Según Punset, los maestros deben aprender a gestionar las emociones universales de sus alumnos. Porque, como todo el mundo sabe, cuando uno explica las Guerras Médicas o muestra a los chicos el arte de Garcilaso lo hace con la voz neutral de una máquina expendedora:

– Su soneto. Gracias.

2:32: “La gente se acaba de dar cuenta de que la culpa no es de los estudiantes ni de los padres, ni siquiera del Estado. Realmente, lo que necesita un cambio radical es la formación de los profesores[…] ¿Te parece demasiado radical como postura?

¿Me permite, Don Eduard, que sea yo quien le conteste? Sí, me parece bastante radical, amén de simplista y poco científico. Lo que a los profesores les falta es que usted llegue a Ministro, para que así las turbas sepan en quién deben hundir la bayoneta. Espero que los padres de mis alumnos no vean su programa, porque temo que los dieciséis objetores que tengo en 1º de ESO C me culpen de no haber gestionado correctamente sus desaires. De nuevo, su lenguaje corporal le delata. Esas manos que parecen retorcer un pescuezo imaginario cuando alude, vibrante, al  “cambio radical”… Jesús.

4: 35: Gemma Morales: “El discurso de la Administración es correcto. Quizá es que no dotan de los recursos humanos que hacen falta”.

Otro tópico logsiano. El plan es bueno, pero nunca hay dinero suficiente para garantizar su éxito. Propuesta I: destinen las subvenciones sindicales a infraestructuras educativas. Propuesta II: cuando se den cuenta de que no es ése el problema, vayan pensando en el plan B. Si lo tienen. Propuesta III: Desmantelen el Ministerio de Educación y dimitan.

5.00: Discurso pseudorreligioso sobre la vocacionalidad docente. De fondo, música de campamento. Sonrisas, buen rollo, Sesame Street. En cualquier caso, la Directora ya ha reconocido que el nivel académico es muy bajo. Menos mal que son buenos chicos. Por supuesto, la dire maneja como nadie el lenguaje coeducativo: todos/as, profesores/as, alumnos/as, etc.

9:00: Capítulo hermoso sobre la resolución de conflictos. Alumnos mediadores. Terapia grupal. Glosolalia. Una profe reconoce que, cuando de por medio hay bandas juveniles, la cosa es más… complicada. Ya me imagino, ya.

15:00: Descubrimiento de la pólvora: la memoria es importante. Esto no lo había dicho ningún sabio desde la época de Séneca. Por lo menos.

No cito al profesor Roeser por la sencilla razón de que, aunque mueve los labios, no dice nada. El recurrente discurso de la complejidad moderna, la globalización y la multiculturalidad. Apuntes sobre una moral universal innata. Educar corazones. Cháchara.

Quede dicho que cada uno es muy libre de tener las ideas que le plazcan sobre la educación, las emociones y el sunsum corda. Lo que no nos place tanto es que se apunte a los profesores como los únicos culpables del fracaso, basándose en unos (pre)supuestos científicos que se fundamentan, a juzgar por la oratoria de sus profetas, en un sinfín de premisas tan vacías como el Calendario Zaragozano.

Sinceramente, espero que este antiguo miembro del FMI no llegue a Ministro.

Lamentaría que sus decretos me llegasen al corazón.

(Nota: acabado el post, me apresuro a abandonar el grupo “Eduardo Punset para Ministro”)

Imprimir artículo

Share

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Panlogsianismo

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

39 comentarios en “Punset, Ministro”

  1. 10 julio 2010 a 8:03 #

    “La gente se acaba de dar cuenta de que la culpa no es de los estudiantes ni de los padres, ni siquiera del Estado.” ¿Se acaba de dar cuenta colectivamente o todos y cada uno de ellos por separado y luego lo han contado? Dios, qué nivel… de estulticia.

  2. Juan Poz
    10 julio 2010 a 11:10 #

    Se hablaba de pensamiento débil, pero la telebasura nos permite hablar ya de pensamiento basura, esto es, de la nueva superstición pseudocientífica. Ya me parece raro, además, que no se haya caído un gen en la sopa de las necedades del barquero. El fenómeno de la telepredicación aún no había llegado de Usamérica, pero los canales TDT se lo van a meter por ojos y oídos a quienes se dejen. Intereconomía o Veo van abriendo paso, y despues tendremos a gurús neocons haciendo su agosto con el verbo flamígero y procaz, a partes iguales, con que les mostrarán el ancho camino de la salvación -y la ranurita de la urna- a las generaciones logsianas, propensas al adoctrinamiento, al alzamiento y a la adhesión.

  3. 10 julio 2010 a 11:13 #

    Estimado Nacho:

    Creo que en otro comentario ya hemos recordado que Eduardo Punset ya fue ministro, concretamente de Relaciones con las Comunidades Europeas, en la época de UCD, en el último gobierno de Adolfo Suárez.

    Las multiparidas que cuenta el sereno comunicador con su aura mística contribuyen a un pseudopensamiento mágico, místico, estúpido, del que estaba rodeada la pedagogía naïf hace muchas décadas. Ahora ya le hemos visto las orejas al lobo y sabemos lo nocivo que es ese discurso pedagógico.

    Pienso que Punset, cuyas obras venden, cuyos programas se ven, merecería una respuesta por parte del mundo de la enseñanza. Una respuesta un tanto destemplada y contundente para que deje de decir mentecateces dañinas. Él, en el actual panorama político e ideológico, aparece como un elemento por encima del bien y del mal. Ha sabido situarse con una imagen de outsider. Y seguro que nada tiene que ver con la secta que nos gobierna. Lo que no quita para que sus sermones adormideros converjan en cierta forma con la ideología dominante en la educación. Los refuerza, quizá sin saberlo.

  4. 10 julio 2010 a 12:17 #

    Lo de señalar a los profesores como culpables, usando explícitamente la palabra “culpa”, es una iniquidad a la que ni siquiera se atreven muchos pedagogos, y sin embargo este charlatán de feria viene y la lanza a su discurso como cualquier imbécil lanzaría gasolina al fuego. Mariano ya lo ha dicho: este sujeto ya fue ministro y entonces demostró que su cabeza se parecía a la del busto de la fábula en lo de no tener seso, aunque no precisamente en lo de ser hermosa, así que no temas, Nacho, no habrá ningún inconsciente que le ponga al frente de ningún departamento, aunque yo particularmente pienso que una de las posibles vías de arreglo de la enseñanza sería la llegada de una colosal catástrofe que obligase a cambiarlo todo de raíz. ¿No podría ser don Eduardo esa catástrofe?

  5. Vicente Hortal
    10 julio 2010 a 17:35 #

    Eduardo Punset adolece, en este caso, de ese defecto que tienen muchos de los que opinan acerca de cuestiones educativas: la falta de experiencia docente en la enseñanza primaria o secundaria. Si la tuviese no se atrevería a afirmar que los profesores no transmitimos “valores emocionales” junto a los contenidos que impartirmos. Unos lo hacemos de una forma y otros de otra. Como profesor de matemáticas intento, por ejemplo, hacerles ver a mis alumnos el desasosiego que produjo a los matemáticos griegos la “aparición” de los números irracionales. Se las cuento como una historia, que nos sirve de partida trabajar con ellos. Intento que los alumnos “empaticen” con estos números. Como éste, muchos más ejemplos. Y cada maestrillo tiene su librillo.
    Los logsianos pretenden desvincular la transmisión de valores de la del conocimiento. No se puede hacer. Igual que no se puede pretender establecer una pedagogía de la nada, no enfocada a ninguna área de conocimiento o a ninguna disciplina. Absurdo.
    Punset no lo sabe, pero lo que el pretende, que los profesores transmitamos valores y emociones, además de conocimientos, se ha hecho toda la vida. Unos enseñan y otros aprenden y en esta interacción se intercambian más que simples contenidos.
    Tengo una buena opinión de Eduardo Punset. Alguien debería llevarle regularmente a un aula para que se caiga del guindo.

  6. Mari
    11 julio 2010 a 10:29 #

    Estoy de acuerdo con Vicente Hortal en esto que dice.

    El otro día discutían dos amigos y compañeros de profesión sobre el papel del profesor. Uno decía al otro que ya estaba harto de que siempre se estuviera acusando a los docentes, no éramos culpables de lo que ocurre en las aulas ni del bajo nivel… El otro decía que en parte éramos culpables, que no pocos éramos como nuestros alumnos: estamos descontentos con nuestra situación, nos quejamos como ellos haciendo un ruido sin sentido, molestando al profesor y a los compañeros, pero nadie plantea, decía, una alternativa nueva, algo que verdaderamente resuelva, al menos en gran medida, el bajo nivel de muchos de nuestros alumnos, la indisciplina…; unos, comentaba, siguen empleando como siempre, es decir, utilizando el mismo método academicista con el que aprendieron y sobrellevando lo mejor posible los casos de insolencia, otros, dicen sí bwana, aunque en el fondo hacen algo parecido a lo de siempre y sólo un pequeño grupo, actúa, dentro de las posibilidades de agrupamientos, horario y tal, con arreglo a la legislación vigente. El compañero uno arremetió brutalmente, con palabras por supuesto, contra el dos, se fue a lo personal y perdió los papeles. El otro también acabó en lo personal. Yo intenté calmar, hablar de una postura intermedia, lo que siempre propongo, que deberíamos centrarnos para empezar cada uno en nuestro centro e intentar solucionar de la mejor manera posible nuestros problemas cotidianos, deberíamos buscar posturas intermedias, desde luego sin salirnos de la legalidad, y exigir esfuerzo y el cumplimiento de las normas siempre (porque en esto supongo que estamos todos de acuerdo). Creo que no me escucharon, se serenaron un poco eso sí…

  7. 11 julio 2010 a 11:23 #

    Estimada Mari:

    ese “sin salirnos de la legalidad” que tú apuntas como cerco de la actuación no lo logro entender muy bien, porque desde que estoy disfrutando (últimamente se lleva mucho este término) de esta profesión el Sumo Legislador se ha pasado el respeto a las normas por el forro e incluso las ha multiplicado, en ocasiones contradiciéndose en su diarrea legislativa, creando una especie de metástasis reglamentaria, cuya única finalidad parece haber sido el tornar ingobernable el espacio público de la enseñanza.

    No digo que no haya que respetar la Ley, sino que esto que llamamos “Ley” tal vez no lo sea tanto, y haya que protegerse de ella. El Legislador tiene que respetar al ciudadano haciendo que la Ley que promulga sea respetable. En caso contrario, la Ley no será más que un instrumento de creación de conflictos, un arma contra la población. En lo que atañe a la enseñanza, en estos últimos veintitantos años, la Ley del Legislador no ha tenido más interés que el de obstaculizar por todos los medios posibles la misma enseñanza que debería haber preservado con la Ley.

    No digo que no se haya de respetar tal pseudo-Ley, ¡por Dios! que soy funcionario y eso. Lo que quiero decir es que de ningún modo la podemos tomar como un horizonte de definición de nuestra práctica.

    Un saludo.

  8. Mari
    11 julio 2010 a 13:30 #

    Antonio, ese sin salirnos de la legalidad, para mí, significa sin salirnos de las leyes, de alguna manera votadas por todos (democracia representativa). Soy partidaria de una especie de democracia deliberativa, como habrás podido imaginar, de la búsqueda de soluciones in situ y de una Constitución a medida.
    Nosotros votamos a nuestros políticos, partidos políticos nuevos se pueden presentar… ideologías democráticas distintas existen y a Internet cada día acceden más personas. Es cuestión de hilar fino.

    Saludos

    • 11 julio 2010 a 15:06 #

      ¡Perdón, se me escapó un dedo y me ha publicado una entrada demediada! (Borra la anterior si estás por ahí, David, por fa).

      ¡Sí, si en principio estoy de acuerdo con esa lindeza de la “democracia representativa”! No me voy a poner hoy rigurosamente filósofo contemporáneo, con lo cual no voy a arremeter con lo que Badiou llama el totem sagrado de nuestra tribu, la “democracia”. Valga como animal de compañía. Lo que quiero decir es que el “salirnos de la legalidad” lo hacemos sin mala voluntad en la misma aplicación de la Ley, porque resulta que los señores Legisladores, representantes muy torticeros (lo primero que habría que exigir es una Ley electoral que efectivamente permitiese una justa representación de los votantes, y no de los partidos), han favorecido que las leyes entren en descarada colisión, tanto de ellas entre sí como de ellas con los votantes. Las diferentes formas de promoción que se solapan en los Institutos atendiendo a la Ley que en cada caso hay que aplicar hacen que un alumno promocione o no por el simple hecho de poder aplicársele una Ley u otra según la que estuviese en vigor cuando al interfecto le tocó en suerte, o el Reglamento que a su Comunidad Autónoma se le pone, lo cual supone una clara arbitrariedad y un cachondeo; el principio legal de presunción de inocencia no es aplicado por el mismo Legislador que jura o promete respetarlo cuando se trata de un supuesto caso de maltrato; el principio de igualdad ante la Ley no es respetado por el mismo Legislador que jura o promete respetarlo cuando legisla sobre el divorcio; el principio de igualdad ante la Ley no es respetado por el Legislador que en Navarra dice digo y en Cáceres dice Diego, lo cual supone otra arbitrariedad y otro cachondeo… Y así podría estar toda la tarde. ¡Claro que uno quiere cumplir la Ley y ser bueno, y todo eso! ¡Leches, pero que te dejen! ¡Que así no hay forma!

  9. Pepita
    12 julio 2010 a 13:47 #

    • 12 julio 2010 a 14:40 #

      Genial, querida amiga, se define solo. Da auténtica vergüenza ajena. Os recomiendo a todos que veáis este vídeo (aunque cueste alguna pequeña dificultad), porque así entenderéis que no merece la pena darle demasiadas vueltas a este personaje.

      • Polícrates
        12 julio 2010 a 15:16 #

        El vídeo ya no está disponible. ¿Casualidad?

    • 12 julio 2010 a 18:07 #

      Polícrates, vete a google o you tube y busca “Usun y Punset” y podrás verlo.

  10. Fran Risueño
    12 julio 2010 a 16:09 #

    Hola a todos.
    Me sumo por vez primera al debate planteado en los comentarios.

    Legalidad: Primer año como interino; trabajo como profesor de Ámbito Sociolingüístico en un pueblo de Murcia. Tengo un horario parcial donde dará diez horas a grupos de Diver, hasta ahí todo correcto. Por un nosequé de odios del departamento de lengua hacia el equipo directivo (de esto me enteré luego, cuando ya se me había utilizado de ariete) descubro que las clases de Diversificación deben ser dadas por el mismo profesor, no como el horario que debo firmar, donde comparto esas horas con el Director.
    Decido no firmar el horario, ya que específicamente así lo indica la ley: esas horas deberán ser dadas por el mismo profesor, sin posibilidad de dividirlas entre distintos profesores.

    Llamada de un inspector: le indico que yo no tengo ningún problema en firmar mi horario, siempre que exista antes otra firma que desde una instancia superior me apoye (a fin de cuentas soy un interino primerizo y no sé muy bien de qué va todo esto; lo único que quería es no verme luego “comprometido” por una situación ilegal que habían creado ellos, ya sea la Dirección, la Consejeria, o vete tú a saber). Le dejo bien claro que voy a trabajar, pero que si existe una ley y debo incumplirla, alguien que no yo debería responsabilizarse de eso.

    Año siguiente: la ley de Diversificación para Murcia contempla, ahora sí, que pueden existir circunstancias que permitan dividir el horario de Diversificación.

    Otro disparate aún más “aberrante”: A mediados de ese nuevo curso leo la nueva normativa sobre puntualidad. No la recuerdo exactamente pero venía a decir esto:

    3.1 El profesor abandonará el aula en el momento de finalización de las clases (es decir, sin dilación, hasta aqui nada extraño), indicado por la alarma entre cambio de clases.
    3.2 El profesor se personará el aula en el momento de inicio de las clases, indicado por la alarma entre cambio de clases.

    Entonces es cuando pienso que verdaderamente el sistema educativo funciona, ¡van a colocar teletrasportadores en las aulas!

    ¿Cómo se respeta una normativa que es imposible, al menos por ahora, que ya estoy pensando en clonarme, respetar?
    ¿Para qué sirve esta normativa?
    ¿Quién la ha escrito? Y aún más, después de escribirla, ¿se la ha leído?

    Primer año de interino… ya nada fue igual.

    • Ania
      12 julio 2010 a 19:09 #

      ¿Qué quieres decir con lo de “ya nada fué igual”? ¿Mejoró la cosa?; ¿Aprobaste las oposiciones ?; ¿te liberaste sindicalmente? , ???

      Would you like to explain it a bit to me, please?

      Yours sincerely,

      Otra interina.

      • Fran Risueño
        12 julio 2010 a 19:12 #

        jajajaja ania; ya nada fue igual…

        ni apuebo ni parece ser que vaya a aprobar! jaja

        sólo que empecé a mirar a la Consejería con otros ojos, es decir…. panda de inútiles trapaceros!

      • Ania
        12 julio 2010 a 19:39 #

        Perdona Fran Risueño si debí poner “Yours faithfully” u another different expresion , es que estoy perfeccionando my English level in order to teach in English next year pues corren rumores de que puedo ser designad@ para impartirla como afín ya que hay por ahí grupos huérfanos de teachers to be adopted by one of us because los titulares están coordinando, liberando y/o haciendo sus cosas.

        I”m sorry I had to put “Una interina ” instead of “Otra interina” because I don’t know you stay siendo interino or you don’t .

        I beg your pardon.

        David don’t throw me out, please

  11. Mari
    12 julio 2010 a 16:42 #

    Sí, quién hace la ley hace la trampa, y quién lo ve también; y esto no es una justificación sino una realidad. Sé que todas las trampas no son iguales, pero son trampas; soy de la opinión que hay que luchar por la coherencia, la dignidad y la justicia, lo que no tengo tan claro es cómo hacerlo dentro de una democracia representativa. Supongo que, como te decía en el anterior comentario, votando a partidos políticos que. al menos, prometan estas cosas (si es que los hay, no lo sé), creando nuevos partidos…

  12. Ania
    12 julio 2010 a 19:58 #

    Just as well, Fran . Que pases un buen verano.

  13. Pepita
    13 julio 2010 a 8:18 #

    Pues respecto al vídeo, tanto nos daría que pusieran a Punset que a Usun de ministros. Además mucho lirili y poco lerele, que se vaya a aprender a poner lavadoras por la igualdad de géneros y clases que predicará, para otros, claro. Y que deje de gastar dinero de la tv pública en irse al extranjero a entrevistar.

  14. Xoia
    13 julio 2010 a 13:40 #

    El señor Punset debería quitarse la máscara de “científico”, es una de las cosas que más me molesta de este individuo, más que la manía que le ha entrado últimamente de decirnos a los profesores cómo debemos hacer nuestro trabajo.

    Este personaje estudió Derecho y Económicas, y punto. Durante su vida ha sido básicamente político. Y para ejercer de político se ha agarrado a cualquier oportunidad. Militante comunista en su juventud, luego en UCD, luego en CDS, también como independiente, cualquier cosa le ha valido con tal de tocar poder…

    Y al dejar la política se ha dedicado a otro tipo de labores similares, y algo a la enseñanza superior… Pero nunca, jamás, ha sido científico. No es biólogo, ni médico, ni matemático, ni tiene la más mínima base de formación científica demostrable. Cierto que él no se ha definido a sí mismo como científico en ningún momento, al menos que yo sepa, pero es innegable que hace todo lo posible por rodearse de un aura “cientifista” insoportable.

    Admitiría y además me encantaría que diese explicaciones sobre el cerebro humano un neurocirujano, un biólogo, un psiquiatra… Aprovecharía al máximo las explicaciones sobre la estructura atómica que me diese un físico nuclear… Absorbería como una esponja la descripción de los fenómenos sísmicos que me proporcionase un geólogo… Pero no pienso admitir que me dé explicaciones “científicas” un tío que simplemente NO ES CIENTÍFICO.

    Si quiere, que hable de política o de leyes, que hable de economía… Pero que deje de ejercer de “sabio científico” porque a algunos no nos cuela. Lo malo del asunto es que las ideas de este autoproclamado “sabio” carente del más mínimo atisbo de humildad calan mucho en una gran cantidad de personas.

  15. 14 diciembre 2010 a 10:11 #

    hola

  16. 14 diciembre 2010 a 10:13 #

    no.no digo hola,digo vaya por dios…….no.no soy alunma ni docente ni interina……..estoy al otro lado del encerado y digo : ” oh dios mio ….” menuda panda. “

  17. 14 diciembre 2010 a 10:33 #

    ¿Estás al otro lado del encerado y no ese ni docente ni alumna? ¿Qué eres entonces, la pared? Los acólitos de Punset tenéis unos faros… Aprende ortografía y puntuiación y luego escribes, anda.

    • Jesús San Martín
      14 diciembre 2010 a 11:35 #

      Es dios, levita sobre nosotros. Por eso no está en medio. Me pregunto si se sabrá la tabla de raíz de siete.

    • Francisco Javier
      14 diciembre 2010 a 16:53 #

      Es un holograma.

  18. una lectora.
    14 diciembre 2010 a 12:15 #

    Pues sí Nacho, los profesores también teneis vuestra parte de responsabilidad en esta farsa y gran circo que se ha montado en torno a la ¿educación?. Y fíjate que he dicho responsabilidad y no culpa. Este estrepitoso fracaso es vuestra responsabilidad desde el momento en que aceptasteis ser profesores, igual que es mi responsabilidad en el momento en que me convertí en madre y es responsabilidad también del gobierno tal y como dicta nuestra constitución. El problema es que un “quítame esas pajas de encima” eludimos nuestras responsabilidades porque todos vivimos muy bien y queremos vivir todavía mejor.

    Pero no te preocupes, no es un mal español, ni catalán, ni canario, ni andaluz. Es un mal del mundo occidental. Las pruebas PISA son una ridiculez y el gigante dormido nos saca una cabeza, que digo una cabeza, medio cuerpo en estudios, en capacidad de trabajo, en responsabilidad y si, también en valores y espiritualidad. Se nos van a comer con patatas a todos. Ya se nos están comiendo. Estamos asistiendo a fin de la dictadura del hombre blanco. Y no me apena. Hemos creado un mundo en el que la gran mayoría de los seres humanos no pueden vivir.

    • Jesús San Martín
      14 diciembre 2010 a 12:39 #

      ¡No,no,no,no! Los policías no son responsables de la criminalidad desde que decidieron ser policías. Las madres no son responsables de todo lo que hagan sus hijos. Todos en el mismo saco no.
      No está dormido, nos saca bastante más del medio cuerpo en trabajo, pero de valores y espiritualidad nanai de la China. El 20% de los artículos que me llegan (en calidad de referee en una revista de alto impacto) de esa nación los rechazo por ser copias de trabajos de otros investigadores. En Nature ya ha salido un artículo al respecto. Un 20% es una cosa muy muy gorda.
      No aceptará usted, señora lectora, una apuesta de tableta de choco negro a que el dragón va a tener un desencuentro (a medio plazo) pero que muy gordo con los EEUU, algo que aparecerá en los libros de historia con un III (La dictadura no va asociada al color de la piel, blanco, amarillo, negro, todo vale)

      • una lectora.
        14 diciembre 2010 a 13:06 #

        Entonces ¿quienes son los responsables? ¿los niños?. Sí, también tienen su parte de responsabilidad pero sobre cómo se conduccan y como piensen tienen parte de responsabilidad quienes les han educado. Osease, usted y yo. Y los medios de comunicación y los valores que imperan en la sociedad y el sumsum corda. Somos animales sociales y no podemos vivir al magen.

        Sobre China habría muho que hablar. En Harvard hay muchos chinos en los departamentos investigando y lo hacen muy bien. De cualquier modo no son los premios novel quienes sacan a un pais de la pobreza, sino los trabajadores y el sistema educativo es el encargado de formarlos.

        Y no, no me apuesto esa tableta de chocolate. Sé que la perderé. A eso me refería con lo de la ditadura del hombre blanco. Y eso es lo que no apruebo. Tampoco las dictaduras van asociadas a un nombre y apellidos o a una ideología concreta. También pueden camuflarse tras una bandera o un estado de bienestar que se pretende mantener a toda costa.

    • 14 diciembre 2010 a 22:11 #

      Básicamente de acuerdo en lo que dice, lectora, excepto en un detalle: en lo que se refiere al trabajo, yo “no vivo muy bien”. Analfabetos funcionales (ya en primer curso de la ESO), malos modos, vulgaridad rampante, desprecio, acoso administrativo. Y mi pareja vive aún peor, acosada por alumnos de 16 años que no tienen reparos en vociferar sus filias sexuales en voz alta.

      Al menos, nosotros nos enfrentamos a la situación. Otros callan y consienten.

      Pero me da aún más lástima pensar que a esos desgraciados se les está negando la posibilidad de tener un futuro.

  19. una lectora.
    14 diciembre 2010 a 12:22 #

    He aquí un resultado del sistema educativo, para que digas que la sociedad no educa. El otro día una compañera de trabajo me dijo, cito a desmemoria “esto del trabajo es una farsa, lo que yo quiero es vivir sin trabajar”. Estuve a puntito de responderle “lo que es una farsa es creer que uno puede vivir sin trabajar, porque somos precisamente eso, trabajadores” Me callé, claro, suelo hacerlo porque a estas alturas ya he aprendido que la gente solo oye lo que quiere oir. Pues eso.

  20. una lectora.
    14 diciembre 2010 a 12:27 #

    Uich!.Se me olvidaba la pregunta, importantísisisisimo. ¿un profesor no tiene nada que enseñar a todo esto o se limitará a enseñar la tabla de la raiz del siete? Importantísisisisima también, sin duda.

    • Jesús San Martín
      14 diciembre 2010 a 12:52 #

      Es lo que se está enseñando en Deseducativos. Raus lo trataba ayer en su artículo, y en una entrada de Juan Pedro Viñuela leíamos:

      “O como nos decía un profesor de historia en octavo de EGB, “el talento, señores, está en el culo, en ser capaz de estar ocho horas seguidas estudiando.” Esta frase de un profesor en un momento adecuado ha sido directriz en mi vida. Hay más sabiduría y sentido común aquí que en todos los planes de apoyo, refuerzo y no sé qué más de la LOGSE…”

      Hay dos maestros. El primero es el culo del que habla Juan Pedro, y el segundo las patadas en los morros si no haces caso del primero. La gente sólo oye lo que quiere oír, de acuerdo, pero las patadas duelen y, en contra de lo que piensa Ania, lo vamos a ver hasta la saciedad en breve. Lo malo es que no son patadas, son coces, y para todos. Voy a ver si repaso la tabla de raíz del siete, se me está olvidando.

      • una lectora.
        14 diciembre 2010 a 13:25 #

        No hay ningún tipo de talento en estar 8 horas delante de un libro. El talento está en entender lo que dice ese libro, sean 2, 3, 5, 8 horas o un vistazo rápido. Y de eso, de entender, es de lo que andamos escasos.

        He dicho.

  21. Jesús San Martín
    14 diciembre 2010 a 13:57 #

    Totalmente de acuerdo: los responsables quienes les han educado. Por otro lado se ha dicho hasta la saciedad, en el blog, que los primeros responsables de la educación son los padres, no los maestros. Y también se ha dicho hasta la saciedad que la logse y el comportamiento de muchos padres privan a los maestros de la capacidad de trasmitir los valores de respeto, esfuerzo y trabajo.

    Yo no estoy en contacto con los niños, todos mis alumnos son mayores de edad, y este año les he dejado entrar a clase cuando ha llegado tarde, bastante les van a dar para que yo actúe de maestro. Se lo comento por lo siguiente, la mitad de la clase llega tarde y la excusa es…….¡me he quedado dormido! ¿Son los maestros responsables de esa dejadez que muestran personas mayores de edad? ¿Tiene que estar un maestro detrás de unos padres para que sus hijos sean puntuales? ¿Es el maestro el que tiene que apagar la televisión para que se pongan a estudiar y cojan hábito de estudio, o son los padres?

    ¿Está segura de qué los premios Nobel no dan prosperidad a la sociedad? ¿Le suenan los antibióticos? Televisión, radio, internet, ordenadores, todos los aparatos electrónicos se basan en el transistor, descubrimiento galardonado con un Nobel, una de las personas que lo recibió ganó posteriormente otra vez el Nobel en Física ¿Sabe usted en qué? ¡Superconductividad! Cuando la pongamos en funcionamiento la sociedad volverá a ganar otro montón. Si me va a hablar de Edisón le diré que desprecio el premio porque no quería compartirlo con Tesla. El trabajo de calidad es imprescindible, pero el trabajo de calidad se hace desde que el alumno entra en la escuela, si es que nos dejan.

    Claro que no hay talento en estar ocho horas delante de un libro, pero si no lo haces en dos tendrás que hacerlo en cuatro o en ocho (de lo contrario te comerán con patatas), y eso es fuerza de voluntad, y se educa como a todo hijo de vecino, se educa hasta que esa fuerza de voluntad rompe las piedras, entonces te sientas y sabes que el libro será comprendido. Y si entiendes el libro en una hora pues en ocho horas ocho libros, se había olvidado de esa parte de la cuenta señora lectora. Esa persona, mencionada anteriormente, que ganó dos veces el premio Nobel, si que entendía, y a la primera, pero seguía todo el día.

    Yo digo: me voy a comer. A las 20.30 he quedado con una doctoranda, es la hora a la que puede verme después de trabajar ¿Qué necesidad tiene si ya es ingeniera? ¿Qué necesidad tiene de trabajar más de ocho horas? ¡Qué resuelvan los problemas otros! O mejor ¡Qué inventen ellos!

  22. Francisco Javier
    14 diciembre 2010 a 17:34 #

    Comprendo en parte a nuestra lectora y comparto del todo los comentarios de Jesús y otros vertidos en este blog crítico. Yo tan sólo y con toda la humildad del mundo lo que puede decir es que me gustaría poder enseñar, pero no me dejan. No me dejan. Todos los intentos que he hecho en los 11 años que llevo dando clase de hacer cosas serias, creativas, lo único que me han creado ha sido batacazos, disgustos, amargura. ¿Se trata sólo de falta de preparación? Ojala fuese eso, pero me temo que no a juzgar por los resultados en otras asignaturas importantes (similares o peores): la mía es una maría, música. Un ejemplo de esta mañana mismo. Tras bastantes esfuerzos conseguí que algunos alumnos hiciesen unas composiciones con notación gráfica abierta. Algunas eran bonitas visualmente (algunas las he colgado en el blog de la biblioteca que recientemente he creado: http://biesmapi.blogspot.com/) y lo que es más importante creo que podrían hasta sonar con cierto interés (una especie de experimento de música de “vanguardia”). Mi idea era en el acto de Navidad proyectar las partituras e interpretarlas (además de otras obras tonales: villancicos, música clásica y popular) con un grupo de alumnos voluntarios y previamente sobornados (un punto para la 2ª evaluación.) A los ensayos en los recreos (por la tarde se negaron) vienen tarde y desordenadamente (algunos faltan), se portan como en clase, es decir mal, no mantienen de ningún modo el silencio mínimo, ni el orden necesarios para poder montar las obras. Resultado fallido, cabreo, lo de siempre. Si hay suerte, tocaremos el “Noche de paz” como salga, si es que que se prestan. Por cierto, estoy hablando de los grupos A (es decir los alumnos más “normalizados, con los B y C me contento con que no destruyan el aula de música o los ordenadores y que haya un mínimo de paz para hacer algo, aunque sea poco.) Se me ocurren, humildemente, muchísimas ideas creativas (empleando los ordenadores, la voz, formación de coros, improvisación, etc.), pero insisto en que no me dejan. ¿Tengo yo la culpa? Puede ser. Si es así, ¿podría alguna madre o padre generosos indicarme cómo proceder para que las clases no sean la porquería que son? Se admiten todo tipo de sugerencias (los cursos de los musipsicopedagogós, por lo que se ve, no me han servido de gran ayuda.)

  23. Ania
    14 diciembre 2010 a 18:28 #

    Mi marido me está diciendo que más nos valía un régimen de disciplina cuartelera: “Señor, sí, Señor”, “No es el método que más me gusta, pero va a haber que volver a él”: éso y similares me dice mi marido cuando le leo tu post. ..11 AÑOS!!!!!!

    No hay derecho, no hay derecho, no hay derecho, no hay….

    No te merecen , no merecen profesores: ¡¡QUE LES DEN!!

    QUE TE INDEMNICEN SI DECIDES IRTE O TE VAYAS SIN MÁS.

    ¿CAMBIO DE PAÍS?

    FIN DE LA PROFESIÓN DOCENTE. PUNTO.

  24. Decepcionándote
    8 octubre 2011 a 19:35 #

    La que suscribe como “la lectora” no tiene ni idea de lo que se cuece en las aulas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: