España, la mayor guardería de Europa

José Penalva

El actual ministro de Educación sigue empeñado en afianzar a España como la mayor guardería de Europa. España aporta toros, sol y playa a la UE. Y ahora, gracias al paradigma Logse-Loe -y sobre todo merced a sus profetas-, es también una guardería para todos.

Gabilondo -el hermano- sigue anunciando la buena nueva logsiana: “Es discriminatorio -dice ahora- que se haga al alumno repetir curso”. Traducido al Román Paladino: más facilidad, mayor flexibilidad, más Autonomía Escolar… hasta que hagamos de España la mayor guardería de Europa. Y que sigan investigando ellos.

Los pedagogos que pasan a Gabilondo las fichas que tiene que pronunciar ante las cámaras siguen considerando el paradigma Logse como una exitosa realización de la utopía de “escuela para todos”. Por eso, y según estos pedagogos, no hay razón para quejarse del “fracaso escolar”: la escuela actual –dicen- es mejor hoy, porque todos están escolarizados (cf. J. M.Esteve). Y, fiel al espíritu logsiano, siguen con el dogma de la inocencia del infante, de la bajada de niveles, y la obligación de que el profesor se adapte al contexto y mentalidad del alumno, sobre todo para evaluarlos (cf. E. Martín). Y siguen pasándole fichas al Ministro, y tan felices: “Porque nosotros somos progresistas y defendemos la igualdad”.

Sin embargo, la igualdad social real se conseguirá sólo si se ofrece una educación cualificada y a la altura del mercado laboral. No es “una” asignatura (llámese “educación para la ciudadanía”, o como la quieran renombrar los peperos) la que hará que exista más igualdad, por ejemplo, entre hombres y mujeres, sino un buen sistema educativoEn una sociedad como la nuestra, donde el 75% de las mujeres casadas dependen económicamente del marido, sólo se consigue una igualdad real si se le facilita la independencia económica. Sólo así tendrá la posibilidad real de no estar sometida.

Y para ser económicamente independiente hay que tener un trabajo digno. Y es evidente que éste no se consigue sin una buena formación. No hay que ser de ningún partido político para ver esto. Sólo hay que tener sentido común. No es conservadurismo exigir que la educación no renuncie a formar buenos profesionales (además de buenos ciudadanos). Sin un trabajo digno no hay integración social, ni participación política y, por tanto, no hay real ejercicio de ciudadanía, además de que se impide el desarrollo de la autoestima, de la autonomía personal y del bienestar.

El paradigma logsiano, motor de desigualdad social

Han sido los discursos de los pedagogos áulicos de bellas palabras y mejores intenciones -aglutinados en el paradigma logsiano- los que se han auto-erigido en defensores únicos de la igualdad social. Desde ese pedestal se han dedicado a parchear la sociedad: asignaturas de Educación para la Ciudadanía, Ministerios de Igualdades, etc. Al mismo tiempo, esos marches y paños calientes han sido cortinas de humo mediático para desviar la atención de los verdaderos problemas: el progresivo aumento de la desigualdad social.

El paradigma logsiano ha servido como coartada ideológica para propiciar que en nuestro país exista una división real entre “escuelas de segunda” (escuelas públicas y privadas, de clase media-baja) y “escuelas de primera” (escuelas privadas y públicas, de clase media-alta). Las pocas escuelas de primera forman la elite, los “números uno” que accederán a las altas instancias de las empresas, de los bancos o de la política, mientras que las gran mayoría de escuelas de segunda, con escasos recursos y con unos profesores desautorizados por los “expertos” y por los padres de los alumnos, se dedican a formar a la “gran masa social”, la burocracia de las empresas, bancos y gobiernos, la masa de mediocridad que toda sociedad necesita para ser gobernada con docilidad.

La ideología de los dogmas logsianos ha servido para justificar el proceso de desigualdades sociales. De ese modo, el sistema educación español se ha dividido en dos tipos de escuelas: unas pocas escuelas que forman a la elite (en escuelas de primera), y una inmensidad de guarderías (las escuelas de segunda). Gracias a los dogmas logsianos, hoy las escuelas son los nuevos asilos de beneficencia. La realidad que Don Benito reflejaba en su obra Misericordia, la España de finales del XIX y principios del XX poblada de pobres y de centros de beneficencia y la conciencia social de querer hacer de nuestro país un asilo sin fin y no de una radical reforma, se ha reproducido en la España de finales del XX y principios del XXI. Ahora los asilos de beneficencia son las escuelas, esos centros que sirven para lavar la conciencia de los nuevos ricos, de la clase (auto-denominada) progresista, mientras llevan a sus hijos a “las escuelas de primera”.

Parafraseando a Don Benito: Al paso que vamos, pronto seremos la más grande guardería de Europa. Poco queda para que se cumpla la profecía. Estamos ya en segundo lugar del ranking y pronto venceremos.

Imprimir artículo

Share

Anuncios

Etiquetas:, , , , , ,

Categorías: Diagnósticos, Panlogsianismo

Autor:José Penalva

José Penalva es profesor de la Universidad de Murcia y profesor visitante en la Universidad de Cambridge (GB).

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

15 comentarios en “España, la mayor guardería de Europa”

  1. Francisco Javier
    28 junio 2010 a 9:56 #

    La imposición nominal de la igualdad no evita, ciertamente ,que las diferencias se reproduzcan en todos los ámbitos. Hacer promocionar a todos, no garantiza nada a efectos laborales. El mundo “idílico” de nuestros pedagogos y políticos progresistas, choca de pleno con la realidad: se puede engañar todo lo que se quiera, dar aprobados generales, etc. al final la realidad terminará por poner a cada uno en su lugar. A no ser, que el Estado intervenga también en la economía e imponga una legislación “no discriminatoria” en los procesos de selección laboral. Por ejemplo, prohibir que una empresa solicite información sobre la Universidad en la que se han cursado estudios o el historial académico del candidato -obviamente,no vale lo mismo un título de Meidicina en la Universidad A. de B, que el mismo en la Universidad C. de D,… (Creo que algo de eso ya se está dando, ….)

    Un saludo.

  2. 28 junio 2010 a 13:58 #

    Cada aparición pública del, no sé si hermano-ministro o ministro-hermano, corrobora completamente tu
    apreciación de que los pedagogos le suministran las fichas con sus opiniones propagandísticas. Ayer le oí algún comentario sobre la escuela “inclusiva” y cambié automáticamente de canal. ¿Por qué se niegan a ver la realidad?
    Tu artículo, excelente, como todos los publicados.

    • Juan Poz
      28 junio 2010 a 14:41 #

      José Antonio, la realidad la ven perfectamente, como tú y como yo y como la ve, por ejemplo, el presidente Montilla, que lleva a sus hijos al colegio alemán, él que se lo puede pagar, para librarlos de la opresión de la inmersión lingüistica en catalán -confesion hecha por su mujer, también política bien situada del PSC-. Descuida, no son tontos, ni ciegos. Ahora bien, sí que son aprendices de taumaturgos: La realidad será como ellos la dibujen o prescriban en el BOE, el DOGC o en cualquier otro cuadernillo de sueños de la razón. Eso es lo que más me irrita, que no puedes concederles ni la disculpa de la buena fe, de la buena intención. El sistema eduativo, o mejor dicho, los resultados del mismo, son parte de la propaganda electoral, y sólo desde esa perspectiva es oportuno analizar los diferentes movimientos que se dan en él. Fijémonos, por ejemplo, en el oportunismo del PP, que reclama “espíritu de sacrificio”, “premiar la excelencia”, “valorar el esfuerzo”, “que el que valga, vale; y el que no, que lo ampare la calle”, “mano dura en las normativas de régimen interno”, “bendecir la autoridad sobre todas las cosas- de los docentes”, y un largo etcétera que se ajusta casi milimétricamente con los supuestos “valores de la derecha tradicional”, independientemente de que muchos de esos valores no tengan ideología que los ampare, sino el simple sentido común. en la estrategia izquierda-derecha, por desacreditada que esté, el PP barre hacia su “marco de referencia de valores” -en el sentido en que Lakoff emplea el término-, intentando monopolizarlos y, desde ellos, demonizar a los izquierdistas que pretenden, desde esa simplificcación, “justo lo contrario que ellos”. Es evidente que en este juego de simplezas lo único que se consigue es que el hecho educativo sea lo que menos interese a unos y otros, sólo preocupados por cuántos votos ganan con este o aquel posicionamiento. Partiendo de una obviedad, en la sociedad democrática “todo” es política, ¡qué difícil resulta hacer valer planteamientos exclusivamente profesionales! ¿O acaso no existen? Creo que la via del asociacionismo profesional, del rigor en el análisis y del prestigio ganado frente a los oportunistas que buscan el amparo del Poder, habría de se la vía que nos permitiera incidir, si ello es posible, en la sociedad. ¡Ánimo!

  3. serenuszeitb
    28 junio 2010 a 14:24 #

    Es tal la podredumbre del sistema educativo español que uno está por desistir de la crítica por no andar con el pañuelo en la nariz el santo día. Pero, en fin, seguiremos.

    Un saludo a todos los irreductibles deseducativos…

  4. Juan
    28 junio 2010 a 14:33 #

    Gracias, José Penalva. Eres la excepción de la regla. Hasta que muchos, muchos más pedagogos, como lo eres tú, no abran los ojos ante la barbaridad que supone, desde cualquier punto de vista que se mire, la LOgsE y sus principios; hasta que ese nuevo discurso no cale en la sociedad, como caló el otro, convirtiéndose en poco menos que una fe, hasta ese momento, digo, no habrá solución o esperanza de solución para la educación en nuestro país.

    Saludos desde Crisis Educativa

    • Manuel Mateos
      28 junio 2010 a 16:26 #

      Juan: por favor, soy profesor de Lengua. Le ruego me permita que le corrija un error que comete usted dos veces en su comentario. Dice usted “Hasta que muchos más pedagogos no abran los ojos” y “hasta que ese nuevo discurso no cale en la sociedad”.
      Ambas construcciones son incorrectas, pues, tomadas al pie de la letra, significan exactamente lo contrario. La primera significa que muchos pedagogos tienen los ojos abiertos y han de dejar de tenerlos así: “hasta que muchos no abran los ojos”, por tanto, los tienen ya abiertos. La segunda, tal como está, significa que ese nuevo discurso ya está calando en la sociedad y tiene que dejar de hacerlo.
      Ya sé que la intención del autor es decir justamente lo contrario.
      Únicamente he querido corregir este error, desgraciadamente muy frecuente en estos momentos.
      ¿Cómo evitarlo? Hay dos posibilidades. La primera es suprimir el adverbio “no”. La segunda es sustituir “hasta que” por “mientras”. Ambas formas son válidas.
      Disculpe mi atrevimiento.
      Gracias

  5. Limbania
    28 junio 2010 a 17:28 #

    Excelente artículo. Añadiría que además de ser los IES guarderías o contenedores son también agencias de viaje, y más que lo van a ser, a tenor de las últimas proclamas de Gabilondo.
    Pero en esto último los profesores, llevados por el buenismo que los caracteriza (yo me excluyo) son colaboradores directos.

  6. Mari
    28 junio 2010 a 17:37 #

    Sí, yo creo que es esto, ya están todos nuestros niños en la escuela y en el instituto y ahora qué. Ya hemos conseguido que todos estén escolarizados, pero ahora qué hacemos. Son todos y juntos, llegan con niveles muy diferentes e igualar esto es muy difícil. Así, todo el que puede lleva a sus retoños a las escuelas de primera, los lleva; sí, donde sólo hay hijos de gente que se expresa bien, qué calcula sumamente bien, etc. Y si es lo que siempre se ha dicho, “hay que educar con el ejemplo”.

    Es verdad, los peperos por un lado y los otros por el otro, cada uno barriendo para su casa, esto se ve en muchos centros. Pero qué hacemos, a ver ustedes que saben más de esto qué hacemos, porque sí, mucho estudio de la realidad, pero pocas propuestas de acción. Creo que en el fondo todos sabemos que no se trata sólo de exigir más y de que el profesor adquiera más autoridad, etc. Es mucho más complejo, si queremos que todos nuestros niños se formen bien, lleguen a ser buenos profesionales, tendremos que averiguar cómo. ¿Cómo conseguimos que cada escuela, cada instituto sea de primera? Me lo expliquen, porque aquí no valen fórmulas viejas, ya que la situación es nueva y muy diferente a cualquier otra anterior, y hoy mucho más que cuando se implantó la LOGSE, hay más inmigración, más mujeres trabajando fuera de casa, mucha información (la que llega a través de los medios de comunicación, ¡uf!), etc.

  7. Ana Belén
    28 junio 2010 a 19:17 #

    Un artículo magnífico. Lo que están haciendo los políticos de una y otra tendencia en este país no tiene perdón. La situación educativa en España seguirá degenerando. Creo que tendríamos que buscar la forma de hacernos oir, traspasar las fronteras virtuales de este alentador blog.
    ¡Un saludo a todos los que participan en Deseducativos!

  8. 28 junio 2010 a 22:10 #

    Es maravilloso, reconfortante, flipante, increíble, encontrar a un profesor de Historia de la Educación que haga unos análisis tan lúcidos y de una honradez intelectual y de una valentía tan necesarias como insólitas en las Facultades de Pedagogía o de Educación, que siguen viviendo en el país de las maravillas, como los músicos del Titanic, impasibles ante el naufragio de su buque insignia. Todo el análisis sobre la escuela-guardería, que llega incluso a la propia universidad y todo el diagnóstico de la LOGSE como paradigma de la desigualdad social, todo el diagnóstico de la inmensa desfachatez e hipocresía de la clase dirigente y de los que se autodenominan de izquierdas siendo sólo nuevos ricos incongruentes son sencillamentes magistrales. El artículo del profesor Penalva es uno de esos textos imprescindibles, merecedor de la máxima difusión para combatir las falacias y las ficciones del discurso oficial.

    En el panorama político español, después de todo lo que ha ocurrido en los más diversos ámbitos de la gestión pública, económica, social y educativa, la posición de las autoridades, con el ministro al frente, merece el calificativo de patético, tanto en su sentido etimológico como en la significación dada por el extendido anglicismo de la jerga juvenil. La huida hacia delante del edecán de Zapatero sobrepasa todos los límites de lo imaginable. La autoridad carece de autoridad, el barco va sin rumbo, ¿quién puede negar a estas alturas que el rey es un nudista compulsivo? Pero los beneficiarios y usufructuarios del poder no renuncian a sus rentas ni a sus canonjías, aunque se lleven por delante en su delirante camino a todos los damnificados de un sistema educativo público en quiebra, en cuyo nombre hablan pomposamente con la misma impostura con la que defienden unos postulados que no se compadecen con la sórdida y cutre realidad. La burbuja educativa es a la vez tan vacua y gigantesca como todas las burbujas que nos han estallado delante de nuestras narices para mostrarnos que tras las grandes palabras, tras las grandes cifras, tras las grandes apariencias, no hay más que una gigantesca farsa.

  9. Ania
    1 julio 2010 a 0:11 #

    Suscribo totalmente su afirmación de que:” En una sociedad como la nuestra, donde el 75% de las mujeres casadas dependen económicamente del marido, sólo se consigue una igualdad real si se le facilita la independencia económica. Sólo así tendrá la posibilidad real de no estar sometida” . Es algo que he tenido muy presente en mi labor tutorial como estímulo para mis alumnas féminas y es para mí un orgullo serles útil como ejemplo práctico. ( en éso, al menos, tengo suerte de ser mujer)

    También me reconforta leer que la escuela secundaria se está convirtiendo realmente en una guardería porque cuando empecé a decirlo , hace años, me miraban como a una desviada.

    Si lo enunciado en los anteriores párrafos es para mí, desde hace tiempo certeza muy conscientemente integrada en mí ideario sí que se me hacen novedosas sus aportaciones asimilando la creciente función de la escuela pública con la que tuvieron los asilos de beneficiencia en la España de fines del XIX y principios del XX. : ésto último no se ha consumado todavía, pero se está acelerando el proceso a velocidad de vértigo. Va en auge lo del “pobrecito”, “¡qué pena me da!”, ¡”es que con los problemas que tiene!”, “me lo cuenta todo”, “se echa a a llorar en mis brazos”…( 18 años la criaturita)… : hay que ser morbosa . Y es que les dan” tanta penita” los chavales que las reuniones de evaluación son un penar y aprobar que no veas.

    Luego entre nosotras a cuchillada limpia, sin humanidad ni miramientos, lo cual no es extraño sino fiel reflejo en los centros educativos de la esquizofrenia que asola la sociedad y las familias: me refiero al trato diferenciado ;excesivamente permisivo, hiperprotector y algodonoso que se da a los niños( léase adolescentes en las escuelas) , en vivo contraste con el maltrato vario que nos gastamos entre los adultos( algo que los “niños” presencian y absorven de una u otra forma: ¡qué nos hemos creído!)

    Antes de terminar mi comentario, me gustaría , si es posible , hiciese alguna aclaración sobre lo que denomina “ranking de guarderias de Europa” en el cual usted afirma que “España está en segundo lugar”. Me gustaría saber, si no es molestia , la fuente informativa origen de su comentario que seguro que la hay.

    Ha sido un gran placer leer su artículo Señor Peñalva.

  10. don Pasquale
    4 marzo 2011 a 8:42 #

    Nuestros centros. 2

    Bendito aquel que ignora la verdad.
    Bendito quien concibe que un centro
    de la eso permite conciliar la zafiedad
    del arte de orientar y el esperpento.

    ¡Oh ingenua exaltación de la ignorancia!
    Bendita la ocasión de tanto invento
    tejido con las redes de la instancia
    que acrece la estulticia con talento.

    Y más bendito aún experimento
    que logra, con tan solo un asterisco,
    hacer del necio un sabio en un momento,

    e incluso, con rigor, un santo al levantisco;
    Trazando un P.T.I. con fundamento
    ya sale otro graduado del aprisco.

    Don Pasquale

    • Francisco Javier
      4 marzo 2011 a 13:16 #

      Estupendos los poemas que hace, Señor don Pasquale. Están pero que muy bien. Tan sólo una apreciación: los asteriscos ya no se pueden poner, por lo que ahora tenemos un nuevo esperpento, el del doble boletín: un galimatías absurdo como pocos. Brevemente, se trata de suspender al alumno de compensatoria por principio, pero para no desmoralizar hay que consignar una nota aparte que refleje que el alumno -pese a su “desfase de cinco años”- se esfuerza, etc. Un saludo.

  11. Atticus
    4 marzo 2011 a 13:59 #

    Eso, Francisco Javier, será en su cortijo (perdón: entidad autonómica con competencias en educación transferidas). En el que compartimos Don Pasquale y un servidor no es así (lo cual tiene bemoles). La novedad de este curso que padecemos es que los alumnos de “Diver” no tienen asignaturas pendientes, porque se les califica globalmente, por ámbitos. De modo que si sus profesores consideran pertinente que aprueben, los tenemos en 4º sin haberse enfrentado a las de 2º. Glorioso. Llega el CSO (coladero secundario obligatorio). Lo que tú opines, como especialista en la materia, no importa: un “especialista en ámbito” (o sea, especialista en generalidades, la cuadratura del círculo) te enmienda la plana y los muchachos son aprobados. Como suelen estar en buena sintonía con el Dëpartamento de Orientación, ahí están las huestes de aprobadores. Número Uno en educación, como alardea nuestro presidente autonómico en sus spots de autobombo e ignoracia supina.

    Siga usted con sus quevedescos dardos, don Pasquale. No se prive ni nos prive.

    • Francisco Javier
      5 marzo 2011 a 11:57 #

      Muchas gracias, Atticus, por la información. Creía erróneamente que lo de la eliminación del asterisco tenía validez a nivel estatal (BOE.) En el cortijo de Madrid, sí que ha desaparecido. En cualquier caso, lo del asterisco (como lo del doble boletín) siempre me ha parecido una verdadera chapuza, que no ha hecho más que crear problemas, ya que entre los docentes no quedaba claro nunca cuál era la validez legal de esas notas de acuerdo a las adaptaciones significativas. Algunos ponían el asterisco, otros más buenos ponían notas sin asterisco en base a que el alumno se esforzaba mucho -aun cuando su nivel real fuese de 4º de Primaria. La sensación siempre es de arbitrariedad y vacío legal. Lo de la Diver, en efecto, tiene bemoles. En Madrid es algo distinto: los alumnos de Diver tienen asignaturas de ámbito y otras comunes con el grupo de referencia. Como es de suponer, en las comunes (como la mía, música) tienden a fracasar estrepitosamente -cuando no la abandonan directamente y en las de ámbito van tirando (al final suelen obtener el título, de acuerdo al sentido de la Diver, que es hacer de coladero para suavizar las cifras del dichoso fracaso escolar.) Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: