Un “periódico” bastante penoso

Pablo López Gómez

Cuando la gente inicua la toma con alguien es implacable y los funcionarios tenemos la desgracia de que El Mundo la haya tomado con nosotros. Si sigue habiendo en España funcionarios que compran ese ¿periódico? es algo que no entiendo, ya que no es la primera vez que publica porquería calumniosa como la segregada hará cosa de un mes por la pluma de un intoxicador (me niego a llamarle periodista) llamado Salvador Sostres. Solo de panfletos como El Mundo, capaces de sostener sin pudor montajes como toda su sucia y desestabilizadora “información” sobre los atentados del 11-M, se pueden esperar estos ejemplos de manipulación, mentira y ataque canalla a un enorme colectivo de trabajadores honestos.

El linchamiento moral -y a algunos parece que les gustaría que no fuera solo moral- de los funcionarios continuará hasta Dios sabe cuándo, azuzado por personajilos como ese intoxicador que se expresa como un párvulo y gacetillas carentes de ética como El Mundo. Les doy mi enhorabuena: si España se encuentra hoy en un laberinto, más que a dos millones de trabajadores funcionarios cuyo único pecado es ir todos los días a cumplir con su obligación, se debe a envenenadores de la vida pública como El Mundo, sus sicarios y su ejemplar director, cuyas andanzas no es necesario recordar. Y la última: ni ese director ni el plumífero que firma esta basura pseudoperiodística durarían ni media hora como funcionarios: me los imagino atendiendo al público, gestionando intereses generales, concediendo becas, persiguiendo a delincuentes, dando clases, atendiendo a enfermos o apagando fuegos (cosas todas que son hechas por funcionarios) y me dan más miedo que risa, porque ellos solo valen para enevenenar y vomitar basura.

Share

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Autor:Pablo López Gómez

Hola amigos. Me llamo Pablo López y abro este blog porque me parece extraordinario estar integrado en un sitio como TEXTOS DESEDUCATIVOS, al que está conectado y que sirve de pantalla y plataforma para quienes pertenecemos al mundo de la educación y no nos levantamos todas las mañanas repitiendo tres veces: "Si Álvaro Marchesi no existiera, habría que inventarlo". Puede que algunos me conozcáis ya, porque soy el único responsable ante Dios y ante la Historia de ese blog que se llama La garita del guachimán.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

17 comentarios en “Un “periódico” bastante penoso”

  1. 24 junio 2010 a 6:43 #

    Estimado Pablo:

    Soy lector asiduo de tus artículos, que siempre me han parecido atinados y (co)medidos. Por eso me sorprende esta soflama repleta de argumentos “ad hominem”.

    Yo soy funcionario, y comprador habitual de El Mundo. Tengo varios amigos que trabajan allí, en puestos de varia importancia, y te puedo asegurar que ni tienen pinta de “sicarios” ni expelen basura cuando les acometen pulsiones eméticas.

    Sostres es un articulista de discutibles ideas y poderoso estilo. Yo tampoco comparto la mayor parte de sus tesis, aunque, a veces, como buen francotirador, da en el centro de la diana.

    Pero es que en El Mundo escribe gente tan variopinta como Antonio Gala, Sánchez Dragó, David Torres, Federico Jiménez Losantos, Antonio Lucas, David Gistau, Carmen Rigalt, Luis María Anson, Arcadi Espada, et alii. No parece la nómina de un periódico sectario y monolítico, como sí lo son otros…

    El Mundo ha arriesgado muchas veces (quizá porque es el único periódico de España que hace “investigación”) y en algunas ha podido caer en el amarillismo. Otras tantas, como el loco Salvador, acierta de pleno. Pero el retrato que tú haces es absolutamente sesgado y me retrotrae a las acusaciones de una ex-compañera mía, que me llamaba facha por llevar el diario de Pedro J al Instituto. No sé yo quién sería más facha, ¿eh, Pablo?…

    Por cierto, aquí en Andalucía, el Mundo es el único periódico que ha concedido una tribuna (¡a doble página!) al colectivo de profesores [PIENSA], crítico con logsianías y otros ataques al funcionariado.. Para más información:

    http://piensa.org.es/images/stories/ROC/debateem7-6-10.pdf

    y

    http://piensa.org.es/images/stories/ROC/mundo14abril349.pdf

    y

    http://piensa.org.es/images/stories/ROC/mundo13-04-2010.pdf

    y

    http://piensa.org.es/images/stories/ROC/mundo25_3.pdf

    y

    http://piensa.org.es/index.php?option=com_content&view=article&id=245:directores&catid=43:articulos-sobre-el-roc&Itemid=90

    Podría seguir, Pablo, pero entonces el comentario se convertiría en bibliografía.

    Creo que artículos como éste no ayudan en la defensa de la enseñanza pública. No ayudarían a ninguna causa, puesto que incurre exactamente en los mismos errores que denuncia.

    Un afectuoso saludo.

  2. Antonio
    24 junio 2010 a 7:39 #

    No mezcles churras con merinas. Una cosa es que no te guste El Mundo por sus artículos sobre los funcionarios (nada que objetar ahí), y otra que sin venir a cuento critiques las investigaciones de El Mundo sobre el 11M. Si no fuera por El Mundo y algún que otro medio, muchos de los datos que ahora se saben (y que son ciertos, te guste o no) nunca se hubieran sabido.

    Por cierto, ya que no te gusta El Mundo, ¿me puedes recomendar algún periódico que sea imparcial y justo en sus artículos?

  3. Jose
    24 junio 2010 a 7:54 #

    ¿Te has desahogado?
    Vale
    Y ahora en frio, reconoce al menos varias cosas:
    – Un 20% de absentismo laboral ( CCOO dixit y gobierno reconoce)
    – En absoluto es un grupo homogeneo. Unos se ganan la plaza y otros…no.
    – La mayoria curra, cierto.Pero a quien no lo hace no le pasa nada y cobra lo mismo.
    – Da lo mismo currar bien que mal. Ausencia de responsabilidad personal.

    Quisiera que la implicación personal no te impida ver algo de justicia en la demanda
    de los otros.
    A la demagogia populista de El Mundo no se puede responder con otra de signo contrario.
    Faltan los argumentos razonados.
    Un abrazo.

    • 24 junio 2010 a 9:01 #

      ¿A qué llamas reconocer?
      No confundas acusar con reconocer. CCOO nos acusa de un 20% de absentismo, en franca colaboración con el gobierno, pero nada más.
      Cualquier profesor en activo sabe que es una falacia como un castillo. Somos los únicos profesionales (por lo menos en Andalucía) que cada vez que faltamos lo tenemos que justificar con un papelito. Y de asuntos propios nanay… ni siquiera es justificable una citación notarial; te tienes que ir al médico a llorarle un ratito. Vergonzoso, humillante, degradante.

  4. Rafael
    24 junio 2010 a 8:21 #

    Coincido plenamente con Antonio: te podrá gustar o no algún artículo de algun secidente periodista, pero no por ello deberías atacar toda la línea editoarial del periódico, o ¿acaso El País-BOE o la Razón-El Alcázar -por poner dos ejemplos – son más neutrales? Respecto a lo del 11-M, como dice Antonio, si no fuera por la insistencia de este periódico, muchísimas vergüenzas de las cloacas estatales aún seguirían ocultas. Además, si repasas su hemeroteca, verás como no es el primer asunto al que le echan el diente para desenmascarar a algunos “untouchables”.
    Un saludo.

  5. Rafael
    24 junio 2010 a 8:22 #

    Corrijo: “según” por “segun”; “editoarial” por “editorial”.

  6. Francisco Mendoza García
    24 junio 2010 a 8:50 #

    Coincido con Pablo completamente. No se trata tanto de buscar una imparcialidad absoluta en la prensa porque es imposible. Se trata de exigir un mínimo de honestidad en la informacion publicada y no mentir. El Mundo es un periódico inmundo, que miente más que publica, como demuestran las multiples sanciones judiciales que acumula y que, más que informar, intoxica la opinión pública con falsas sospechas y artículos difamantes para vender más. Ahora tocan los funcionarios porque saben que mucha gente odia nuestros “privilegios”.
    Lo del 11M fue repugnante, tanta mentira a favor de oscuros intereses de partido….
    Y lo peor es que hay gente que se traga estas historias. De pena….

  7. Juan Poz
    24 junio 2010 a 9:23 #

    Cuando se comentan ciertas opiniones se convierte uno en altavoz de la mierda. Dejemos que las moscas se alimenten a gusto. Vayamos a lo nuestro, la reflexión, el dato, la sindéresis, la epiqueya y el sentido común, tan escaso.

  8. Antonio
    24 junio 2010 a 9:37 #

    Francisco, a mí lo que me da pena es que gente como tú se niegue a querer investigar y saber la verdad. Me recordáis a la imagen de los tres monos, aunque en vuestro caso tapándoos únicamente los oídos y los ojos. Aunque en una cosa coincido contigo, en que el 11M es “repugnante”, pero en lo relativo a aquellos que quieren tapar la verdad y los que no quieren saber nada del tema.

    Dices que El Mundo “miente más que publica”. Si tu rigurosidad está a la altura de tus comparaciones, arreglado estás. Por favor, danos un ejemplo de falsa sospecha, intoxicación o dato incorrecto que hayan publicado sobre el 11M. Y no me vengas con lo de los terroristas suicidas que eso fue la competencia.

  9. Jose
    24 junio 2010 a 9:58 #

    Los datos:
    http://www.enciezadigital.com/public/231207InformebajasLaboralesProfesorado.pdf
    No se los inventa ninguna mente malévola.
    Es más, puedo decir y digo que en el hospital de mi pueblo las bajas del
    personal son “rotatorias”.Esto no me pidais que lo demuestre, no podría.Pero
    cualquiera que conozca el intringulis del asunto sabe que se llevan a cabo por riguroso
    turno.
    Algún mea culpa se deberia entonar.

  10. Salao
    24 junio 2010 a 10:10 #

    Dar pábulo a un tarado que va de liberal, ex de crónicas marcianas y que sobre la tragedia de Haití dijo que es una manera de hacer limpieza, que el mundo a veces menstrúa simplemente porque ahora le ha dado por meterse con los funcionarios no parece lógico. Le dais publicidad y parte de razón, os tacha de egoístas, al protestar sólo cuando se mete con vosotros. Como lo que busca es polémica estará encantado y seguirá hurgando en la herida.
    En cuanto al 11-M os recomiendo a los que tengan interés http://www.peonesnegros.es/ donde un grupo ciudadano de toda condición política, apolíticos, de múltiples profesiones ponen en común ideas e investigaciones sobre la versión oficial y las preguntas que han quedado sin responder. Seguro que mucha gente puede aportar algo que los demás no hayamos visto.

  11. Francisco Javier
    24 junio 2010 a 12:50 #

    Muy acertado el comentario de Juán Poz,

    no entremos al trapo de este tipo de comentarios basura; no nos dejemos arrastrar por el tornado de las opiniones, de la furia violenta y ominosa.

  12. Manuel Mateos
    24 junio 2010 a 12:51 #

    Al señor Pablo López: Su artículo no es más que una sarta de insultos. Carece totalmente de argumentos. La opinión de un articulista no tiene por qué ser la del Diario. ¿Toda su mala bilis es por un artículo que ataca a los funcionarios? Entonces debería usted referir sus insultos a todos los medios de comunicación de España. Soy profesor de Instituto y, la verdad, pocas veces he visto que ningún medio haya recogido bien nuestros planteamientos. Por otra parte, ¿Qué tiene que ver el artículo de Sostres con las investigaciones de El Mundo sobre el 11-M?

  13. Limbania
    24 junio 2010 a 14:21 #

    Artículos contra funcionarios los ha habido en casi todos los periodicos. En cuanto a lo del 11-M, ¿qué debe hacer un periodico: no investigar, callarse?
    No megusta nada que me digan lo que leer y lo que no leer…m e resulta un tanto …no sé como decirlo…sospechoso.
    ¿Acaso debería leer El Pais en su lugar señor López?

  14. 24 junio 2010 a 17:42 #

    Pablo, me siento plenamente identificado con el espíritu de tu entrada. Al hilo de lo que dices y de algunos comentarios que se han escrito, cabe hacer, no obstante, algunas reflexiones.

    Ya nos gustaría poder pasar olímpicamente de artículos tan vomitivos como el perpetrado por el tal Sostres, siguiendo los consejos de algún sensato comentarista de DESEDUCATIVOS. Pero por desgracia no es posible hacer como si no existieran. Y ello por varios motivos:

    1) Crean opinión. Extienden el veneno.
    2) Son una injuria colectiva que puede derivar en una persecución y un hostigamiento legitimador de nuevas agresiones contra el colectivo funcionarial para las que se busca más apoyo en la sociedad.

    Poniéndome al nivel del difamador, podría decir grosera y toscamente que a mí lo que diga Sostres me la suda, pero lo que no me deja indiferente es el efecto nocivo causado por la inquina tóxica que difunden sus malintencionadas y zafias injurias. No hace falta ser lingüista para saber que las palabras, puestas en acción, en un contexto y en una situación particulares, son casi siempre algo más que meras formas dotadas de significado. Si con el verbo amenazamos de muerte, si incitamos al odio, si instigamos a la comisión de un delito, si calumniamos, si metemos cizaña o provocamos a alguien, no estamos simplemente manifestando opiniones y ejerciendo el legítimo derecho a la libertad de expresión, estamos convirtiendo los enunciados verbales en armas cargadas de una munición dañina. El verbo no es un crimen, pero ¡cuántas veces lo que se hace con el verbo da paso a un crimen!

    ¿Qué pasaría si tras leer el artículo de ese hooligan que fabrica ingentes cantidades de ira (tanto entre los que envenena como entre los que se sienten injustamente agraviados por él), un funcionario cabreado escribiese una columna incitando a la quema del cafre difamador en la plaza pública o a acudir a su domicilio particular a lapidar al autor del libelo y al director que lo ampara? Pues naturalmente se consideraría un delito, una incitación a la comisión de un crimen. Por eso, lo que ha hecho el inquisidor “anti-servicios-públicos” es algo más que producir basura, es algo más que expresar opiniones discutibles, es contribuir a un ataque generalizado muy calumnioso del que creo que tenemos derecho a defendernos con más firmeza que mediante una mera réplica en un debate en el que se intercambien opiniones adversas.

    ¿Descalifica la publicación de este injurioso y delictivo artículo a todo el periódico? No ha sido nunca EL MUNDO santo de mi devoción, pero me temo que la degradación deontológica es ya un fenómeno extendido en toda la prensa española.

    El periodismo de información general está tomando aires de trinchera y lleva décadas perdiendo calidad y altura de miras, aunque suene muy duro decir esto. Lo de los editoriales conjuntos de cierta prensa catalana recuerda a los artículos de inserción obligatoria de la Dictadura. Por otro lado, tanto ABC, como EL MUNDO y LA RAZÓN de vez en cuando tienen colaboradores y columnistas que atinan e iluminan el camino. Todos ellos también cuentan con profesionales –en el peor sentido del término- que están al servicio de las consignas y las líneas de comentario-agitación-propaganda de lo más cansino y cutrón. Pero si es imposible encontrar un medio plenamente honrado y un solo periódico “legible”, la línea editorial de Pedro J. ha sido desde el primer momento una mezcla del “New York Post” y “Pueblo”, que ha hecho del juego sucio su principal arma estratégica y de la falta de respeto a cualquier escrúpulo su genuina seña de identidad.

    En España, desgraciadamente, todos los periódicos de información general sin excepción manipulan cada vez con menos finura y llevan a las rotativas tal grado de implicación en la defensa de sus de intereses que casi han eliminado la más mínima frontera entre información y opinión. Se guardan lo que no les interesa. Dosifican las noticias de que disponen a conveniencia, las mutilan, las aplazan, las silencian, las magnifican, cuando no las falsean sin pudor. La línea editorial de la prensa generalista es insostenible, llena de incoherencias y recurre con demasiada asiduidad a la demagogia más burda. Ninguno juega limpio. Sólo que la pluralidad de información y opiniones en la red avanzan sin freno en contra de todo deseo de controlar unilateralmente la información. Internet ha terminado con el oligopolio mediático. Al menos por ahora. Afortunadamente.

    Es cierto que EL MUNDO desde hace algunos años se hace eco de forma más generosa de la crítica al statu quo en la enseñanza que EL PAÍS, medio que lamentablemente forma parte del “establishment” educativo, aunque haya salido del búnker tras la muerte de Polanco y deje respirar un poquito, pero todavía demasiado poco. También es bueno no olvidar que el mundo, en minúsculas, no se divide entre lo negro y lo blanco, los buenos y los malos.

    Lo cual no quita para reconocer que Pedro J. ha sobrepasado demasiadas veces y de forma hiperbólica las fronteras del amarillismo más estridente, la manipulación y las trampas, demostrando su absoluta falta de reparos a la hora de utilizar su periódico como una herramienta para fines espurios. No es un hecho nuevo. Como tampoco es justo que nos podamos sentir inermes frente a una agresión tan brutal como la que hemos sufrido a manos de un individuo que formula un juicio sumarísimo con el que los que trabajamos en los servicios públicos estamos condenados de antemano. El columnista de marras contribuye a convertirnos a los ojos de sus lectores en auténticos e indeseables parásitos y por ello, se ha excedido de una forma que a partir del día en que se pasó cien pueblos, su firma ya se asociará indefectiblemente al periodismo basura.

    Por otra parte, jamás se me ocurriría descalificar a nadie por ser lector de un determinado periódico. Yo, personalmente, les echo un vistazo a muchos de ellos en su versión digital. En nuestro país hay que contrastar mucho y acudir a varias fuentes para formarse una opinión más o menos cabal de la realidad. Entiendo que cada uno lea lo que le apetezca, no por ello vamos a caer en la inmediata estigmatización. Siempre he apreciado y valorado a muchas personas que no leían lo mismo que yo. El etiquetado fácil de los demás por leer tal o cual medio ha sido una conducta extendida desde la época de Anguita-Aznar-Pedro J. (superlativos productores de odio) y que nos retrotrae a un espíritu guerracivilista del que hay que huir como de la peste. He sido suscriptor y lector de EL PAÍS durante años, me cansé de sus tergiversaciones y sus trampas y lo dejé. Sufrí en su día descalificaciones y reprensiones por ser lector del diario de PRISA. Y aunque cada día siento una desafección mayor respecto del que fuera mi antiguo periódico, que hoy ya sólo me inspira hastío y decepción, no entiendo que se pueda considerar como un defecto, pecado o delito leer tal o cual diario. O que esa circunstancia sea motivo para incluir a alguien en la lista negra.

    Yendo al fondo del infumable e irritante artículo del escribidor de cuyo nombre muchos no queremos acordarnos. Hay funcionarios cumplidores, absentistas, caraduras y otros ejemplarmente dedicados al servicio público. Como en cualquier grupo humano y profesional; es de perogrullo. Que un sindicato lleno de liberados que llevan años escaqueándose de ir a su trabajo dé lecciones sobre absentismo es un argumento dpara dar la razón a Valle-Inclán cuando decía que en España siempre es carnaval. En un colectivo tan amplio como el de los empleados públicos habrá de todo. Partamos del principio de presunción de inocencia y que se denuncien individualmente los casos de fraude, absentismo y corruptela, si hay pruebas. Justo es decir, por el contrario, que la ineficiencia del trabajo funcionarial desde un punto de vista estructural es responsabilidad de los políticos, que son quienes dirigen las distintas administraciones y han creado las condiciones en las que se cultivan los vicios de la función pública.

    Por otro lado, no tengo la intención de arremeter contra la libertad de prensa ni contra la profesión de quienes escriben o hablan en los medios. Pero el uso desmedido del poder que da una columna en un medio de cierta difusión también es una potestad a la que deben ponerse límites. Pensemos en el daño que causó hace unos meses una “información” que acusaba a un padre de la muerte de la hija de su compañera, en un ejemplo injusto de linchamiento mediático de una persona sobre la que simplemente se abrió una investigación de oficio porque la niña ingresó en el hospital con heridas y los médicos se limitaron a cumplir el protocolo. Fueron varios los diarios que ya habían condenado a ese pobre hombre, que luego no tenía ni arte ni parte en esa historia. El cuarto poder hace en ocasiones un uso absolutamente despótico de su influencia. Y, como todos los poderes, debe tener límites. Hoy ha sido un ataque colectivo, brutal, pero sin nombres ni apellidos con los que nos podamos dar por aludidos. Mañana puede ser una información calumniosa individualizada. Estamos indefensos si no exigimos a los periodistas que sean responsables de sus actos. Como tiene que serlo cualquier persona en su ámbito laboral o privado. No hablo de censura, a la que me opongo rotundamente. Hablo de ética profesional, dentro de la libertad de conciencia, de pensamiento y de expresión.

    Por mucha distancia que se quiera mantener respecto de un asunto que tanto toca la fibra sensible, por mucha ecuanimidad que debamos observar a la hora de enjuiciar un artículo de opinión del que discrepamos (como otros –legítimamente- no están de acuerdo con nuestras apreciaciones y juicios de valor), es muy difícil contenerse ante un abuso tan ilícito de una tribuna periodística para dar rienda suelta a la infamia con un nivel de bajeza y abyección como ha hecho un individuo que con su conducta (las palabras en contexto son hechos) ha roto impunemente las reglas del juego y se ha adentrado por una senda que si se generaliza, corre el riesgo de favorecer que nuestra vida colectiva se rija por la ley de la selva.

  15. Francisco Mendoza García
    25 junio 2010 a 7:39 #

    Sin salir del Google te encuentras estas condenas al periódico El Mundo Por cierto, que cada uno puede leer lo que quiera, por supuesto. Del mismo modo, la opinión sobre un periódico es libre y no expresa ningún comentario sobre sus lectores.
    Otra cosa es criticar a los que defienden absurdas e interesadas teorías conspirativas…

    El diario El mundo, condenado por publicar informaciones falsas

    La Audiencia Provincial de Mallorca ha condenado al diario que dirige Pedro J. Ramírez por intromisión ilegítima en el honor y por publicar informaciones ofensivas y difamatorias contra la ex presidenta del Consell Insular de Ibiza, Pilar Costa.La sentencia señala que las informaciones, en las que el diario la acusaba de prevaricación y cohecho, revelan un ánimo difamatorio y no eran veraces. La Audiencia considera que El Mundo desató una campaña de desprestigio contra Pilar Costa, e infringió el deber de contrastar la veracidad de las informaciones .El fallo condena a El Mundo a publicar la sentencia, y a indemnizar con 18.000 euros a Pilar Costa.(Cadena Ser.28.10.04)

    LA DIRECCIÓN DE “EL MUNDO”, CONDENADA POR VULNERAR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN DE FRANCISCO FRECHOSO

    Segismundo Crespo Valera, magistrado-juez del Juzgado de lo Social número 11 de Madrid, ha condenado a la dirección de ‘El Mundo’ por “vulneración del derecho de libertad de expresión” del redactor-jefe de cierre del diario, Francisco Frechoso, a quien se le negó el permiso para seguir participando en la tertulia de Telecinco ‘La mirada crítica’ después de que criticara en ese foro la actuación de la dirección del periódico en la huelga general del 20-J.

    En su fallo, el magistrado señala que “la empresa demandada (por Frechoso) ha vulnerado el derecho fundamental de libertad de expresión del demandante”, y añade: “Declaro la nulidad radical de la decisión de Unedisa (empresa editora del diario), de 12-9-2002, denegando autorización al demandante para intervenir como tertuliano en el programa ‘La mirada crítica’ de Tele 5, ordenándole a la empresa demandada el cese de dicho comportamiento y la reposición del actor al momento anterior a dicha decisión”.

    El juez condena a Unedisa, “como reparación de las consecuencias derivadas de tal acto, a abonar al señor Frechoso Bajo una indemnización de 11.990,16 euros”.

    La sentencia considera probado que la decisión de la empresa de denegar el permiso al demandante para participar en ‘La mirada crítica’ “se produce un mes después de las manifestaciones vertidas por el señor Frechoso en el referido programa, fuertemente críticas con la actuación de la dirección del diario ‘El Mundo’ en la huelga general, el 20/6, y en particular con los esfuerzos del diario para salir a la calle el día 20/6 y su información sobre la incidencia de la huelga en el periódico, que contrastan con las duras expresiones vertidas por el director de ‘El Mundo’, en su carta del día 23 de junio, con motivo de la referida huelga, y que se enmarcaba en los actos de intimidación y violencia que él entendía se habían producido con motivo de la salida del periódico el día 20”.

    El magistrado sostiene que las razones aducidas por el abogado de la empresa, Antonio Molero, para justificar la negativa a la participación de Frechoso en ‘La mirada crítica’ “no resisten un examen mínimamente riguroso de su objetividad”, “ni responden objetivamente a ninguna de las causas alegadas por la (empresa) demandada, sino realmente y con motivación oculta a las fuertes críticas vertidas por el señor Frechoso en dicho programa (de ‘La mirada crítica’) el día 21 de junio de 2002, y por tanto, la ausencia de prueba empresarial que justifique que la medida adoptada en relación con el señor Frechoso era totalmente extraña a la pretendida vulneración del derecho constitucional a la libertad de expresión, así como que tenían entidad suficiente para justificar dicha medida, hace que esta ausencia de prueba trascienda el ámbito puramente procesal y determine, en última instancia, que los indicios aportados por el demandante desplieguen toda su operatividad para declarar la lesión del derecho fundamental del actor a expresar y difundir libremente sus opiniones, pensamientos e ideas (art. 20.1a. CE)”.

    El magistrado recuerda que “la libertad de expresión figura como derecho fundamental en el artículo 20.1 de la Constitución Española”, y explica: “Su finalidad principal es la formación de una opinión pública libre y plural, como elemento imprescindible de un sistema democrático. En un terreno más concreto, actúa como instrumento para la emisión de opiniones, la valoración de actos y comportamientos y, en su caso, la expresión de rechazo, crítica o protesta frente a actitudes reprobables. No es ocioso recordar aquí que la jurisprudencia constitucional ha declarado que la protección constitucional de este derecho, junto al de información, alcanza su máximo nivel cuando la libertad es ejercitada por los profesionales de la información a través del vehículo institucionalizado de formación de la opinión pública que es la prensa entendida en su más amplia acepción (STC 156/1987 y 176/1995, entre otras). Afirmación con la que en modo alguno se quiso decir que los profesionales de la información tuvieran un derecho fundamental reforzado respecto a los demás ciudadanos, sino sólo que, al hallarse sometidos a mayores riesgos en el ejercicio de su libertad de expresión e información, precisaban -y gozaban- de una protección específica”. 12 de Junio 2003

    Condena firme a ‘El Mundo’ por una noticia falsa sobre corrupción

    La Sala Civil del Tribunal Supremo ha convertido en firme la condena contra el diario El Mundo, su director Pedro J. Ramírez y otros dos periodistas. El Supremo confirma la falta de veracidad de la información que el 24 de abril de 1994 aseguró, sin contrastar los hechos, que Manuel Panadero López, secretario general de Transportes, “conocía y consentía el fraude de las licencias duplicadas” y las falsificaciones de las tarjetas de transporte.

    El afectado demandó a la empresa editora, al director de El Mundo y a los periodistas de dicho rotativo Juan Carlos Escudier y Fernando Lázaro, que fueron condenados por intromisión ilegítima en el honor del demandante. El fallo, confirmado en 1998 por la Audiencia Provincial de Madrid, apreció grave lesión y perjuicio para Panadero López y exigió a los condenados indemnizarle con un millón de pesetas y la publicación en El Mundo del texto íntegro de la sentencia “con el mismo alarde tipográfico y anuncio en la primera página que se hizo de la información de 24 de abril de 1994”.

    El Supremo confirma la condena “en todos sus pronunciamientos” y califica la información de El Mundo como “juicio paralelo”. La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Xavier O’Callaghan, admite el interés público del caso, pero asegura que no concurre “el presupuesto de la veracidad”, que “no concurre en el presente caso, porque se dio una información sobre corrupción cuando ésta ni estaba comprobada ni estaba imputado el demandante, siendo así que se trataba de una información fácilmente contrastable”.

    La sentencia reprocha a El Mundo que no comprobara “con una mínima diligencia” el estado de la investigación judicial. El Supremo razona así: “Pudo haber una trama delictiva, una información de interés, pero el demandante no estaba, ni lo estuvo nunca, como responsable penal, como se le atribuía en la información publicada; (…) se daba la noticia como si ya hubiera sido condenado. Esto carece de protección constitucional”. 31 de Julio 2004

    Otra condena del Supremo

    La Sala Civil del Supremo ha dictado otra sentencia condenatoria contra El Mundo, su director y otros dos periodistas,en este caso por intromisión ilegítima en el honor de Alejandro Latorre Atance, por imputarle en 1993 haber falseado el balance de Fertilizantes Españoles, SA (FESA), entregado en el juzgado, en su condición de interventor judicial en el expediente de suspensión de pagos de FESA. La sentencia del Supremo, de la que ha sido ponente el magistrado Román García Varela, asegura que la información de El Mundo, “lejos del ejercicio de las libertades de expresión y de información (…) imputó mendazmente al demandante [Latorre] un comportamiento gravemente descalificante”. La condena, ya firme, impone a El Mundo que indemnice con 12.000 euros a Latorre, en concepto de daño moral.31 de Julio 2004

  16. 25 junio 2010 a 9:28 #

    Gracias a todos. He elaborado una réplica -creo que era necesaria- con el título de “Necesito mejorar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: