La grandeza moral de la pedagogía catalana

Gregorio Luri

Cataluña tiene un sistema escolar que es incapaz de enseñar a leer a uno de cada tres alumnos. Curiosamente este porcentaje coincide con los niños que no tienen apenas libros en casa. Así que, dicho de manera cruda y directa, el sistema educativo catalán no parece tener ninguna utilidad práctica para los niños pobres.

Cataluña tiene un sistema educativo que justifica sus fracasos alegando la alta tasa de emigración. Es incapaz de ver que el porcentaje de niños emigrantes en las escuelas riojanas es superior al de las escuelas catalanas. ¡Y para nosotros quisiéramos los resultados de las escuelas riojanas!

Cataluña tiene un sistema escolar en el que el porcentaje de personas que se incorpora a la sociedad civil sin un título es superior al porcentaje de los miembros actuales de la sociedad civil catalana sin título.

Sin embargo el sistema escolar catalán no se modificará porque se ve a sí mismo ennoblecido por los más excelsos propósitos morales. Por lo tanto, si la realidad no está a la altura de los propósitos del sistema escolar catalán, peor para la realidad.

Por cierto, para quien tenga dudas de la nobleza moral de la pedagogía oficial catalana, que eche una ojeada a esta noticia, que sólo puede ser el preludio de una campaña de boicot generalizado contra los productos, juguetes incluidos, de todos aquellos países que no respeten los derechos humanos… claro que… ¿respeta la pedagogía catalana los derechos humanos de ese tercio de la población escolar catalana a la que es incapaz de enseñar a leer?

Imprimir artículo

Share

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

22 comentarios en “La grandeza moral de la pedagogía catalana”

  1. Tiza Presa
    18 junio 2010 a 16:48 #

    En Cataluña la concertada supone un 39% de las plazas de la ESO. Allí pagan/mos el 94% de las plazas de la escolarización privada.

    Y por todos es sabido las idioteces a las que se está sometiendo la educación pública en Cataluña, mientras salvan a sus hijos en los colegios privados
    http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php/2010/02/15/ia-que-colegios-van-los-hijos-de-sociali

  2. 18 junio 2010 a 18:31 #

    No acabo de entender este artículo sobre la enseñanza en Catalunya presidido por una bandera catalana ampliamente destacada. No soy catalán -aunque ya llevo tiempo viviendo en Catalunya- ni soy nacionalista, pero se desprende una alusión claramente antinacionalista y me preocupa que se mezcle un resultado deplorable de la educación con otros elementos. ¿Se sugiere que la causa de este mal resultado es el nacionalismo? ¿Es diferente la política educativa en Catalunya de otras regiones de España? Dudo que el componente migratorio en La Rioja sea superior al que existe aquí. Simplemente no me lo creo. ¿Dónde están las cifras contrastadas? No voy a defender la política educativa del gobierno catalán porque tampoco la comparto, pero sí que alerto de cierta falta de sensibilidad a la hora de abordar estos temas porque duelen más de lo que se piensa, y se llega a sentir que se sobra en un proyecto común. El título es desafortunado y el sesgo así como la imagen de la senyera es deplorable.

    • Ania
      18 junio 2010 a 19:23 #

      Tal vez Joselu , hay que ser docente en Euskadi y Cataluña, en materias lingúísticas y humanísticas para entender lo que supone ejercer en la condiciones en las que se viene ejerciendo.

      Es más fácil ser generoso cuando ni uno mismo ni sus alumnos padece directamente la opresión y alienación lingüístico-educativa en su día a día.

      Hay muchas frustraciones que os ahorráis y me alegro por vosotros, -Aragón sale entre los grupos de cabeza en las evaluaciones diagnósticas de 4º de primaria del año 2010-.

  3. Ania
    18 junio 2010 a 19:00 #

    Cataluña versus Euskadi la misma mierda: mucho gasto(más del 2000 euros por alumno sobre la media española en Euskadi mientras que los resultados de la prueba diagnóstica con respecto al resto de comunidades la sitúan en 4º de primaria muy por debajo de la media -resultados de este año-) ; una injerencia de hormigas soldado político lingüísticas y LOE-LOGSianas en el día a día del trabajador docente hasta el vómito, y un echar la culpa a los “españolistas” de todas sus tontadas y mamoneos educativos y no educativos.

    • Fancisco Javier
      19 junio 2010 a 12:11 #

      Ania, tan contundente como cierto lo que dices.

  4. 18 junio 2010 a 21:24 #

    Hola, Gregorio:
    1.- Acabo de verte en la televisión, donde has dicho claramente las cosas importantes. Como educador y deseducativo, gracias, porque es bueno que las ideas que compartimos tengan eco. Enhorabuena por tu libro, que pienso leer este verano.
    2.- La grandeza moral de la educación en Cataluña viene a ser la de otros sitios como Madrid (donde vivo y trabajo), Andalucía y cualquier otro punto en que la enseñanza esté tiranizada por los dogmas del pedagogismo, esos dogmas que, pretendiendo recortar las cifras de suspensos, lo que han hecho ha sido aumentarlas, como consecuencia de lo disparatados que son.
    3.- En gran parte, esos dogmas son disparatado por su excesiva carga de ideología y demagogia política. Eso puede verse muy bien en el anuncio que seleccionas. La LOGSE está lastrada por su pretensión de progresismo: ser progresista en educación es ser logsiano, esa es su bandera, cuando la realidad es que ni es progresista tanta orientación ideológica en la educación ni está nada claro que los propósitos meramente educativos de la LOGSE tengan nada de progresistas.
    4.- Enlazando con lo anterior y en contra de lo que piensa Joselu, yo sí veo razonable identificar como un mal de la educación la sobrecarga localista de las programaciones autonomizadas. Ese localismo a menudo ha caído en planteamientos excluyentes, sobre todo, en comunidades con fuerte presencia del nacionalismo, como Cataluña o el País Vasco; ejemplos hay por decenas, y yo mismo conozco a profesores (y no profesores) que tuvieron que irse de Cataluña o del País Vasco por esa presión excluyente.

  5. 19 junio 2010 a 11:28 #

    Creo que conviene leer los comentarios a esta entrada que se han escrito en el blog de don Gregorio: http://elcafedeocata.blogspot.com/2010/06/la-grandeza-moral-de-la-pedagogia.html#comments. Son muy sugerentes, tanto las aportaciones como las contestaciones, y pueden dar pie a una buena discusión.

    Por otra parte, el aspaviento de Joselu referente al tamaño escándalo provocado por referir a Cataluña lo que se escribe sobre Cataluña me parece simplemente irrelevante. Si hay algo que haya quedado claro en este blog es que no disfrutamos de un sistema “educativo”, sino de tantos como Reinos de Taifas habemos en el solar patrio. Los mohines de corrección política hiperdelicada están bien para los juegos de salón con canapés y ministras, y becarias, pero aquí me parece que quedan un tanto cursis.

    Un saludo, don Gregorio, y gracias por el artículo.

  6. Fancisco Javier
    19 junio 2010 a 12:09 #

    La desmembración del sistema educativo español es algo que no entiendo y es una de las causas principales de los males que lo asolan. Una política educativa decididamente centralizada sería un paso en la buena dirección. Pero como a la estupidez panlogsiana se le suma la estupidez nacionalista, pues tenemos la mierda que tenemos. A propósito de los nacionalismos (incluido el andaluz) diré que los primeros perjudicados son ellos, que con su provincianismo endogámico, autoritario y con evidentes sesgos corruptos, pierden enormes oportunidades de contar con docentes de valía en todos los ámbitos académicos (y muy en especial en Universidades y estudios superiores). Mencionaré un caso: en el Conservatorio del País Vasco, se optó por dar una plaza (de acordeón) a un nacional (los maketos no son ciudadanos de primera categoría), siendo evidente que había al menos un opositor con un nivel muy superior (demostrado tanto a nivel interpretativo, prestigio internacional, creatividad, etc., etc.). En los conservatorios es una práctica consolidada el enchufismo, la endogamia y las corruptelas más variopintas. En la Universidad debe ser igual o peor.

  7. 19 junio 2010 a 12:53 #

    Antonio, además de ser poco inteligente, no entiendes nada. Tu tono sarcástico que juzga como irrelevante, hiperdelicadismo, junta de canapés y cursilería revela que no entiendes lo que está pasando. Llamarte bobo sería lo adecuado, pero me duele sinceramente que se entienda tan mal lo que sucede en un lugar de España llamado Cataluña. Espero que haya mentes pensantes más agudas en este blog.

    • ana
      31 octubre 2010 a 0:26 #

      Pero tu de que vas bobalicon, o peor pesebrero que se te vel plumeroooo

  8. Ana Belén
    19 junio 2010 a 14:58 #

    ¿Y qué es lo que pasa entonces según usted, Joselu? yo no entiendo muy bien el motivo de su queja, la verdad, y menos todavía si no es usted catalán ni nacionalista. Espero que me dé una respuesta concreta y no me acuse de “poco inteligente” ni me llame boba, como hace con Antonio, a cuya respuesta me sumo, por cierto. En ningún momento se desprende del artículo que los problemas en educación sean culpa del nacionalismo, la culpable es la dictadura pedagógica imperante, como ya se ha señalado (hasta la saciedad), los nacionalismos lo que encuentran es un caldo de cultivo muy adecuado para llevar a su terreno los contenidos educativos que les interesan.

  9. Atticus
    19 junio 2010 a 15:30 #

    Claro, Joselu, si alguien es poco inteligente, lo logico es que no entienda. Sin embargo, hay ciertas personas (medianamente inteligentes) que no es que no entienden, es sencillamente que no estan de acuerdo. He vivido muchos años en una comunidad de “historicidad” media (la valenciana), y estaba muy harto de que, cada vez que expresaba mi desacuerdo con los nacionalistas me dijeran cosas como esta: “es que tu no entiendes a los valencianos, como eres castellano…”, “es que tu en el fondo eres un españolista”, y cosas asi. Bien, haber hacido en un lugar del interior no me convierte en castellano mas que a efectos legales y eso de que el que no es valencianista es españolista es una simpleza sin trasfondo racional, una autojustificacion. De modo que dejemoslo en que no es lo mismo entender que asentir. De lo contrario, es como renunciar a discutir con Socrates porque era feo.

    Coincido, no obstante, con la queja respecto a la bandera. Conviene no mezclar las cosas. Dejemonos de banderas y discutamos argumentos, que es lo nuestro.

    Hay que hablar, por ejemplo, del uso que se hace en España del nacionalismo en educacion. Los profes de EpC hemos sido examinados con lupa, se nos ha llamado hasta “colaboradores del mal”, pero a los que han manipulado la historia, la geografia, la filosofia y el lenguaje, a esos ni tocarlos, que son lo progre, lo avanzado y el futuro. Y mire, no. Si hay examen, para todos. Si alguien manipula, que se diga (por cierto, habra que hablar de la clase de Religion, el la que la informacion neutral sencillamente es imposible). Pero no partamos de esos estereotipos que ponen a unos bajo sospecha y a otros dan patente de corso.

    Porque hay que empezar a dejarnos de ideas preconcebidas. Son lo peor para todos los ambitos, en este desde luego. Nos impediran ver que la realidad es mucho peor que lo que dicen estadisticas e informes, pensados para que los resultados sean lo que sus diseñadores pretenden. Un ejemplo: las pruebas de diagnostico para 2° ESO en Castilla-La Mancha (je, je, otra entidad “historica”, eso si, de baja intensidad) eran tramposas, facilonas, apuntaban en muchos casos la respuesta correcta, encerraban presupuestos discutibles. Y, ademas, llegaron algunos dias antes, sin ningun secreto ni reserva, con lo que los que lo desearon las tuvieron a su disposicion y de los alumnos con suficiente tiempo como para falsear los resultados. Que seran mejores en unos sitios que en otros…, segun y como. Espero que por decir esto nadie me llame bobo, pero es un riesgo asumible.

    (Pido disculpas por la falta de acentos: estoy fuera de España y no se manejar el teclado con el que esc ribo).

  10. 19 junio 2010 a 15:34 #

    Joselu, a tenor de lo expresado no creo que sea usted el más autorizado para juzgar sobre mi inteligencia, que por otra parte, a estas alturas, ya está suficientemente salvaguardada. No me voy a poner a explicarle ahora mis relaciones con ese “lugar de España llamado Cataluña”, que lo mismo son más estrechas que las suyas, pero sí me place poner de manifiesto que el halo de misterio que rodea a ese ente de política-ficción, a ese insondable objeto que mi mente boba no alcanza a entender, no se puede atribuir más que a un fantasma ridículo que a usted parece infundirle un curioso y gazmoño respeto. Para que a mí, o a otros bobos como yo, nos costase entender “lo que está pasando” tendría que estar pasando algo, algo singular, diferente, pero resulta que lo que supuestamente “está pasando” es la misma mierda que lleva pasando, de manera contumaz, desde el principio de la supuesta democracia. Tal vez podríamos llegar a pensar que lleva pasando incluso desde que la burguesía catalana le abrió las puertas de Barcelona a Franco sin pegar ni un tiro. La misma burguesía que años antes ya había solicitado las tropas y los fusiles de Primo de Rivera para machacar a sus obreros.
    Veo en sus escritos frecuentemente una emotividad moña y una percepción de la realidad de parvulario, atenta únicamente a la mosca que pasa por sus narices. No creo que esté usted en situación de exigir mayor agudeza.

  11. 19 junio 2010 a 15:47 #

    Madrid tiene un sistema escolar que es incapaz de enseñar a leer a uno de cada tres alumnos. Curiosamente este porcentaje coincide con los niños que no tienen apenas libros en casa. Así que, dicho de manera cruda y directa, el sistema educativo madrileño no parece tener ninguna utilidad práctica para los niños pobres.
    Madrid tiene un sistema educativo que justifica sus fracasos alegando la alta tasa de emigración. Es incapaz de ver que el porcentaje de niños emigrantes en las escuelas riojanas es superior al de las escuelas madrileñas. ¡Y para nosotros quisiéramos los resultados de las escuelas riojanas!
    Madrid tiene un sistema escolar en el que el porcentaje de personas que se incorpora a la sociedad civil sin un título es superior al porcentaje de los miembros actuales de la sociedad civil madrileña sin título.
    Sin embargo el sistema escolar madrileño no se modificará porque se ve a sí mismo ennoblecido por los más excelsos propósitos morales. Por lo tanto, si la realidad no está a la altura de los propósitos del sistema escolar madrileño, peor para la realidad.
    Por cierto, para quien tenga dudas de la nobleza moral de la pedagogía oficial madrileña, que eche una ojeada a esta noticia, que sólo puede ser el preludio de una campaña de boicot generalizado contra los productos, juguetes incluidos, de todos aquellos países que no respeten los derechos humanos… claro que… ¿respeta la pedagogía madrileña los derechos humanos de ese tercio de la población escolar madrileña a la que es incapaz de enseñar a leer?

    ———————————————

    Se lo he puesto, ya que me trata de usted, sencillito para que lo entienda. Lea de nuevo este texto y no me diga si no tiene mala intención. ¿Por qué tanta subrayar lo de “catalana”, ¿por qué se mezclan valoraciones sobre la nobleza “moral” catalana? El pedagogismo es algo que ha implicado a muchos sectores de la educación en España, madrileños, catalanes, murcianos, andaluces, etc… No veo que tenga que ver el pedagogismo con una determinada forma de ver las cosas en clave de cierto orgullo particular. ¿Por qué se relacionan? ¿Por qué se reitera tantas veces lo de catalán y de Cataluña? ¿Es acaso particular de esta tierra el fracaso? Y si usted no ve que del artículo se desprenda la correlación es que no anda muy ducha en lo de competencias lectoras?

    Yo me pregunto cómo una persona como yo que se siente tan sinceramente español pero a la vez es consciente de la realidad en que vive (en Cataluña) y comprende razones aunque no sean las suyas, puede sentir tan distantes a los que opinan desde la prepotencia, la animadversión, a los que etiquetan sin darse cuenta de la complejidad de la realidad que vivimos aquí.

    En cuanto a la campaña de ABACUS a que hace referencia el artículo y que tan gozosamente recoge para hablar de la “nobleza moral de la pedagogía catalana” (sin saber uno qué tiene que ver), le dejo un enlace de ABACUS en que se manifiesta que se sigue vendiendo el producto fabricado en Israel y objeto del ataque a la nobleza moral de la pedagogía catalana. Se lo dejo aquí. Espero que no le moleste que esté en catalán NOBLEZA MORAL DE LA PEDAGOGÍA CATALANA

    Amo a España, pero me doy cuenta de lo sectarios que son muchos de los que atacan -sin conocimiento de causa- a todo lo que pasa aquí y aprovechan cualquier circunstancia para establecer correlaciones que no hacen en otros casos. Mañana se celebra en mi ciudad un referéndum independentista. Yo me abstendré, pero me doy cuenta de que con muchos como ustedes, progresivamente la distancia crecerá y algún día será irremediable. Si no lo entiende, ya no se lo puedo explicar más claro.

  12. 19 junio 2010 a 16:07 #

    Si criticamos un aspecto de la política educativo en una nacionalidad, nación o comunidad, habría que empezar diciendo que no debemos entrar en las trampas dialécticas que han tramado los representantes de una de las ideologías más dañinas y reaccionarias de nuestro país: los nacionalismos (incluyendo el franquista); no tengo nada contra Cataluña. Al contrario, nunca he ocultado mis simpatías por la cultura catalana. Otra cosa es su clase política, de las más corruptas y fascistoides de toda España, que ya es decir. Y no hablemos de los expertos educativos instalados en los ámbitos de decisión de las universidades y administraciones de Cataluña. De ahí han venido muchas de las doctrinas pedagógicas más contaminantes, especialmente de la UAB, de ciertos colectivos como Rosa Sensat, doña Marta Mata, doña Aina Moll, la normalizadora y tantas otras figuras que han dado grandes tardes de gloria a la didáctica moderna. Cierto es que la memez pedagógica ya existía en otros lares; es un mal antiguo. Pero a España, después de que la introdujeran los tecnócratas opusdeístas, vino más tarde disfrazada de progresismo. Y en la UAB, aunque no sólo, se forjó en los años de la transición parte de la “renovación pedagógica” que luego se extendió por todo el país. Puede tirarse de hemeroteca y de bibliografía para ilustrar el aserto.

    Volvamos a los datos que nos presenta Gregorio Luri en su breve entrada. Pese a que el modelo logsiano y la neomemez de las competencias básicas se han presentado como rolletes progresistas, estaba bien claro que igualar por abajo en la educación a quienes perjudicaba socialmente era a las clases más humildes. Eso es lo que lleva sucediendo en el Reino Unido con la “comprehensive school”. !Cuántas veces lo habremos discutido con los talibanes de las didácticas pseudoprogresistas!

    La conclusión es que el modelo fracasa estrepitosamente en Cataluña, donde la impostura de la clase dirigente no puede ser mayor. Echarán la culpa a los inmigrantes, al árbitro o a quien sea. Excusas de mal pagador. Y esto sin tomar en consideración la educación diglósica en las áreas más deprimidas, asunto crucial. El caso del muy honorable presidente Montilla, un converso al nacionalismo desde su posición de charnego que no es un verdadero catalanohablante y lleva a sus hijas al colegio alemán es todo un paradigma de unos gerifaltes que habrían hecho las delicias de Valle-Inclán. Maragall, el hermano, Ernest, es una pesadilla para la escuela, como se ve en las múltiples declaraciones que forman parte de la antología del disparate siniestro.

    Hemos tenido la desgracia de que en los Departamentos de Educación de muchas comunidades han querido instalarse todos los experimentos de ingeniería social del profesor Franz de Copenhague en contubernio con el doctor Frankestein. Añadiendo el adoctrinamiento nacionalista de pacotilla y los experimentos pedagógicos infantilizantes. Los resultados, a la vista de todos. Cualquier alternativa a un sistema simplemente inservible será tachada y tildada con los amables epítetos con que distinguen a quienes osan pensar al margen de los dictados de los autócratas de la educación.

    Pese a que los datos hablen del hecho diferencial catalán en la educacíón, estructuralmente, los hechos que evidencian no son demasiado diferentes de lo que pasa en el resto de España, salvando los matices. Por tanto, es de lamentar que el mal que analiza Gregorio Luri sea una enfermedad extendida, no privativa de Cataluña. Siento en eso desilusionar a quienes han hecho de la diferencia la gran bandera identitaria que justificaba agrupaciones tribales, sentimientos identitarios y odios al otro como elemento de cohesión. En las 17 taifas de España la educación pública está en la UVI, haya o no pruebas de competencias, evaluaciones externas, farsas, carnavales, comparsas o fiestas de disfraces.

    • 19 junio 2010 a 16:18 #

      ¡Hola Mariano! Sólo apuntar que de ese contubernio cutreprogre de Sensat and company nació la Institución educativa más siniestra que recordar podamos: el Consejo Escolar del Estado cuya bandera es roja y gualda. Además, no se nos puede pasar tampoco que la otra mano de Marchesi se llama César Coll, Catedràtic d’Universitat, Barcelona.

  13. 19 junio 2010 a 16:08 #

    Mire usted, la conversión de lo “catalán” por lo “madrileño” no me incomoda lo más mínimo. Estoy tan acostumbrado a tirar piedras a la patria chica de mis desamores que un artículo tan cuidadosín como éste no me va a perturbar ni un ápice, se lo juro. A la Comunidad de Madrid y a su Consejería de Educación las pongo yo a parir regularmente con muchísima más mala leche que la que se gasta don Gregorio Luri aquí con su tierra adoptiva y ando tan pancho. Una de las cosas por las que me sentí tan unido al Ampurdán, hace ya treinta y dos años de eso, fue por su capacidad crítica, por esa fuerza para señalar al Rey desnudo y descojonarse de risa. Eran los buenos tiempos de Els Joglars, y todos sabemos cómo ha acabado la cosa. Por otra parte, si usted quiere tomarse en serio la pantomima de los referendums independentistas de aldea, o la vacuidad de una posible “independencia” política nacional de cualquiera de los pueblos de España o de Europa sometidos al FMI y al EB, allá usted con sus paranoias. La finura del análisis político en los tiempos que corren es tan escasa que no se preocupe. Está todo el mundo por el estilo.

  14. 19 junio 2010 a 16:16 #

    Antonio, mis disculpas por haberle llamado “bobo” pero su delicadeza ante mis razones calificadas como aspavientos, mohines, hiperdelicado, cursilería… dicen mucho de usted. Está claro que usted entiende muy bien de respeto y de atender a razones diferentes. Tal vez la diferencia es que usted es un duro, un clarividente, y yo soy moño, con visión de parvulario y atento a la mosca que pasa delante de mi nariz. Pero una cosa le aseguro y y ya acabo y me alejo de este lugar que empezó prometiendo perspectivas interesantes, y eso que le aseguro es que lo que digo y escribo está hecho con honradez y autenticidad. Es ello tal vez el motivo de que tantas personas inteligentes -mucho más que yo, seguro- me honren con su presencia y sus comentarios.

    En cuanto a la mierda que acompaña a la “supuesta democracia” que vivimos me imagino que usted tiene sólidas razones para expresarse así.

    Reitero mis disculpas por haber sugerido que usted sea bobo. Me equivocaba.

    Es otra cosa.

    • 19 junio 2010 a 16:33 #

      Perdone Joselu, pero razones, razones, todavía no ha aportado usted ni una. Juicios de valor, para parar un carro. Y además lee usted mal (lo mismo es que yo me expreso fatal, que también puede ser). No digo que esta nuestra democracia sea una mierda (que si quiere lo digo, porque como “democracia” de verdad, sin ni siquiera el requisito mínimo de la separación de poderes, me parece una soberana cagarruta). Digo que en Cataluña está pasando la misma mierda que ya empezó a pasar al comienzo de esta democracia cagarruta.
      Y yo no pienso que usted sea otra cosa. Me reitero en lo dicho.

  15. Juan Poz
    19 junio 2010 a 17:46 #

    No deja de sorprenderme la facilidad con la que dos personas que, “esencialmente”, defienden unos mismos postulados contra la pedabobería gobernante pueden acabar en un desencuentro de tan fea catadura. Ello prueba, por si hiciera falta alguna más, que muy a menudo las palabras sólo sirven para malentendernos, o, dicho en términos sartrianos, si nos entendemos es que se ha producido un malentendiddo. Lo lamento. Sobre todo desde el punto de vista de quien ve las razones que animan a cada parte y las comparte. En cualquier caso, no haré de celestino para echar “palabras a la mar”, en vez de los pelillos de rigor. Estoy convencido de que los mismos polemistas, de reiniciarse el debate, escribirían muchas cosas coincidentes.
    En fin, me gustaría quitarle hierro al fondo de bandera sobre el que se inscribe el juicio moral de Gregorio, pero primer y segundo plano forman un todo crítico que no tiene empacho en gritar a los cuatro vientos que el rey de la excelencia catalana -con la que nos fríen día sí y al otro también desde las instancias soberanistas del poder y de la oposición- va más desnudo que el rey Lear, por más que, una vez descubierto, se vista con la bandera como el Ubu Rey de Els Joglars.
    Una anécdota. Un pensador de prestigio le dijo a Maragall lo que debía hacer para acabar con el fracaso escolar: “Lleve la mitad de los estudiantes del Raval a los institutos de Pedralbes, y viceversa”, algo en lo que coincidía, acaso sin él saberlo, con lo defendido por Judith Reich Harris en “El mito de la educación”: es el gueto lo que impide que las facultades de los niños se desarrollen. Trasplantados, rinden como cualesquiera otros. A Maragall le salió el contrarrevolucionario que lleva dentro y le vemos por fuera: “¡Está usted loco!”
    Él, el cuerdo, lo único que hae con el sistema público catalán es seguir dándole cuerda para que acabe ahorcandose por desesperación, porque no otra cosa es la llamada autonomía de centros.

  16. Maximiliano Bernabé Guerrero
    19 junio 2010 a 18:15 #

    Hemos presenciado un desencuentro y creo que la cosa va por esa división izquierdas/derechas que nos lo pudre todo en España. A lo mejor, lo que pasa es que al progre que llevamos dentro (confesemos, muchos lo hemos sido) le empiezan a sonar alarmas y a encenderse luces rojas -nuestra izquierda está llena de tabúes y anatemas- cuando se critica ciertas realidades o conceptos. En este caso, aspectos educativos y políticos de Cataluña.
    La izquierda española cometió dos errores, como algunos personajes de spaghetti western: 1) Echarse en brazos de los nacionalismos periféricos. 2) Contaminarse de memeces buenistas, multiculturales, igualitarias, políticamente correctas. Ambos empieza a pagarlos en estos días.
    El que ose criticar a los nacionalismos de “Euskadi” o “Catalunya” es anatemizado. Es un españolista, un centralista, un fascista, o simplemente, un español, que en algunos ámbitos ya es un insulto. No obsta a que en el primero de los dos lugares su nacionalismo gobernante haya condenado a gran parte de su población a vivir amenazada por matones, a pasear con escolta policial, a gastarse una pasta en seguros “porque como me queman el coche cada tres meses…” Todo esto en un estado que se dice democrático.
    En el segundo de los dos lugares no llegan a tanto, pero si quieres ser de los que cuentan ya sabes que toca disimular y no decir lo que piensas: Si te gustan los toros, si piensas que la normalización lingüística es una aberración, si sabes que la Historia que enseñan es una patraña (En 1714 la supuesta Cataluña intependiente en realidad luchaba por defender al archiduque Carlos de Habsburgo), pues mejor te callas, no vaya a ser que me empiecen a mirarme mal.
    Una pena que a la izquierda le hayan molado estas cosas. El nacionalismo del primer sitio salió de unos carlistas reconvertidos en una amalgama de racismo y vaticanismo. Y el del segundo sitio de una alta burguesía que quería ampliar los mercados. Conceptos tan izquierdistas ellos…

    • 19 junio 2010 a 20:17 #

      Una pequeña puntualización, Maximiliano: los errores de la izquierda política no los está pagando solo la izquierda: a los ciudadanos que pasábamos por allí también nos está cayendo un buen pico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: