Borrón y cuenta nueva

Daniel Martín

Hace unas semanas se conocieron los resultados de las pruebas realizadas por los alumnos de 3º de la ESO de la Comunidad de Madrid en las materias de Lengua y Matemáticas. Los tests estaban chupados. Muchas preguntas ni si quiera se podían considerar como dignas de un antiguo 1º de BUP. La media de la CAM, no obstante, ha rondado el 5 en las dos materias. Si consideramos que numerosos colegios superan el 7 -lo que tampoco significa gran cosa-, sólo hay que ponerse a hacer cuentas para percibir que, aparte de enormes contrastes, hay numerosos colegios en donde no se aprende absolutamente nada. Y eso que la ESO ha igualado por abajo para que cualquier alumno tenga alguna posibilidad de terminar sus estudios.

Esa es la realidad de la educación en el año 2010, en 3º de la ESO. Las consecuencias de nuestro sistema educativo se pueden ver diariamente. Sólo en un país tan mal educado, que encima prescinde de la generación de élites intelectuales y culturales, pueden ocurrir las cosas que ocurren en España sin que nunca pase nada. Somos el país con más cobertura por desempleo, con más parlamentos por mil habitantes, con más grandes premios de motociclismo, con más coches oficiales, con más aparcamientos reservados… Somos el país que más gasta -hasta en las cosas más necesarias, como el paro, somos suntuosos, un país de nuevos ricos sin dinero- sin darnos cuenta de que el dinero no es infinito.

Cada día que pasa cuesta más leer los periódicos. Tenemos problemas, como todo el mundo, pero no hay visos de solución: una reforma radical de nuestro sistema para, comenzando por la creación de una auténtica democracia y finalizando por el ajuste tajante a la ley de presupuestos, crear un sistema sostenible sobre el que se sustenten Estado y Sociedad a largo plazo. De momento, no tenemos futuro.

Para iniciar este duro -mas necesario- proceso, habría que comenzar por cambiar drásticamente la dirección de la enseñanza. Pero, lejos de buscar la solución por ese camino, la próxima reforma educativa insistirá en ahondar la herida por la que nos desangramos: creamos sistemáticamente ciudadanos ignorantes, analfabetos fácticos, incapaces democráticos. Seguiremos los caminos de la psicopedagogía y nos alejaremos aún más de la excelencia, el mérito y la adaptación a las capacidades de cada estudiante, que, no lo olvidemos, es el futuro votante, sostén de una democracia a la que aún le falta mucho para serlo. Y más que le faltará, según se vaya extinguiendo la capacidad para leer, tener pensamientos abstractos, razonar, en definitiva, el espíritu crítico de cada ser humano.

Imprimir artículo

Share

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

16 comentarios en “Borrón y cuenta nueva”

  1. 17 junio 2010 a 9:17 #

    Saldos a todos.
    Me permito aportar unas reflexiones que incluyo en un artóculo de mi blog personal Baudelairinaimes (en catalan) .
    En realidad el contenido està en Inglés porque cito selectivamente lo más intreesante de un artículo publicado en el Newsweek el pasado agosto de 2009. (pg, 33-37).

    El encabezamiento reza así :
    “The cost of educational underperformance are higher than the cost of the financial crisis”
    (Andreas Scheilcher)

    Bueno, en mi post lo que propongo es que haya un debate permanente en los medios de comunicación (y por ende en la sociedad) sobre como mínimo dos cuestiónes que platea el art´culo:
    Una, como focalizar esfuerzos en los menos aptos para reflotarlos y evitar que se ahoguen en el fracaso escolar .
    Según el autor del articulo la clave más significativa consiste en apostar por la excelencia del profesorado tal como la aplican Finlandia y Corea del Sud..
    Otra: cómo devolver a maestros y profesores, la autoridad perdida para conseguir el orden la disciplina y el respeto que permitan trabajar en los centros de manera seria y rentable a todos los niveles.

    Llevo mucho tiempo con una obsessión “obsesiva”: lanzar el mensaje de que necesitamos acompañar simepre los análsisi con propuestas concretas. Conseguir el mayor grado de concreción posible.

    En mi post, esta vez no cumplo mi prédica, pero estoy en ello y lo haré más temprano que tarde.

    ¡Ánimo a todos! .

    • Francisco Javier
      17 junio 2010 a 12:13 #

      Me parece una propuesta interesantísima. De entrada diré que el problema del fracaso escolar en Secundaria ya anida en la Primaria y que nunca ha sido abordado con cordura desde que se promulgó la LOGSE. Se ha insistido una y otra vez en parchear una Ley incapaz de afrontar el problema, como llevamos comprobando en un tiempo que ya se prolonga demasiado. Para mí es muy simple: el modelo de enseñanza de la ESO no se adecua a un elevado porcentaje de alumnos para los que el Currículo actual es absurdo. El dogma de la comprehensividad se ha traducido en un número enorme de promociones que han abandonado los centros de Secundaria sin titulación. No querer reconocerlo es un síntoma de soberbia de nuestros psicopedagogos y responsables poíticos, siendo los principales perjudicados los alumnos: tanto los que no desean estar en este sistema, como los que tienen que padecer el rechazo violento de aquéllos. De las posibles respuestas, unos breves comentarios:

      1) España no es Finlandia, ni Corea del Sur. Querer extrapolar modelos educativos al margen del contexto sociopolítico, económico y cultural , me parece una táctica errónea. No se trata de excelencia del profesorado. Tal vez es un prejuicio, pero estoy convencido que con muchos alumnos y muchas clases (y en general todas) por las que he pasado, ni el más excelente de los docentes finlandeses habría podido con ellos. Las pedagogías utopistas se hacen en base a modelos ideales de alumnado inexistentes (en el mundo real). Insisto, las estrategias educativas, los contenidos y las herramientas, que yo (al igual que muchos otros colegas) utilizo, no son tan diferentes de las que se usan en Finlandia (eso sí, con unas ratio mayores).
      2) No considero responsable del fracaso a la Primaria, pero sí creo que es en esta etapa en la que todas las medidas de apoyo, tutoría, orientación, diversidad, etc, son más decisivas. Una vez dentro del Instituto es muy difícil o casi imposible solucionar el problema. Tampoco ayuda, desde luego, la promoción automática.
      3) Devolver la autoridad perdida contribuiría muy positivamente a resolver muchos problemas. Lo de las aulas ingobernables es una realidad, que el aparato tecnocrático ha querido disimular, minimizar, ignorar,…, haciendo una vez más (soberbia dogmática) un flaco favor a la educación y a la sociedad.
      4) La posibilidad de establecer un sistema más flexible con módulos profesionales adaptados a las necesidades de una parte importante del alumnado (y con posibilidad de establecer un sistema de “pasarelas” que no cierre caminos a nadie), me parece razonable. Estos programas serían una opción para aquellos alumnos que no quieren entrar en una enseñanza más “académica” y orientada hacia bachillerato o estudios profesionales de grado superior. Duración: dos años (con 16 años se adquiere el título). Pero mientras se siga pensando que afirmar esto es propio de una mentalidad fascista, segregadora y qué se yo,…., pues seguiremos cateando al 30 o 40 % de los alumnos (pues es imposible aprobarlos de acuerdo a lo que se exige en la Ley-mucho más académica de los que se creen los progres,…, que llevan a sus hijos a la cincertada.)

  2. 17 junio 2010 a 9:20 #

    la dirección de mi blog: Baudelairianismes. Dipofilopersiflex III.

  3. Tineo
    17 junio 2010 a 10:25 #

    El análisis del Resultado de la prueba de CDI, merece unas consideraciones previas.
    El curso de 3ESO es un curso basura, es un curso fallido, cuenta con doce, 12, asignaturas. Si los temarios se dieran enteros a una media de 11 unidades por asignatura (es un poco basto ya sé porque plástica, música o Ed Física pueden tener otra vía), nos dan 132 pruebas de nivel (exámenes de toda la vida), ¿Cuántas semanas tiene el curso escolar? ¿32? Imposible verdad. Lengua y Literatura Esp. 3H semanales, Matemáticas 3H semanales,……….así todo. Se puede dar el temario completo? No, por falta de tiempo. Por tanto: curso tirado a la basura. Y lo que es peor, en 4ª habrá que retomar lo no dado en •3º.
    En “mi” instituto ha sido un caos, cada profesor según su mejor criterio ha tomado un camino distinto, unos han dejado de lado el libro, otros han salteado el orden de las unidades, otros (currándoselo un montón) han seguido el curso con sus apuntes. El calendario está estirado al máximo todavía el lunes hay exámenes de la 3ª eval.
    Las horas de tutorías y mae desenganchadas para poder recuperar materia, las actividades fuera del aula reducidas la mínima expresión, los trabajos para casa agotadores.
    Debido a esto aulas que anteriormente aprobaban todas las materias en Junio, este año tiene un 37% de suspensos al menos una asignatura. Y en la prueba del CDI la media de esas aulas es de 8.
    Y? como se pregunta Daniel, como es posible que el resultado sea aprobado raspado cuando hay bastantes con media de 7?
    Pues es posible porque esta LOE LODE LOGSE ha sido, es y será un fracaso. Tenemos el mayor porcentaje de alumnos universitarios de Europa y el mayor fracaso escolar. Estas leyes han mantenido y agrandado la brecha entre ricos y pobres, como antaño hay señoritos y braceros, esta ley sólo promociona doctores o personas sin cualificación, en una industria del ladrillo no se notaba, albañiles ilustrados tenían mas poder adquisitivo que el grupo B de la administración y la mayoría del A.
    Ahora que todo se ha ido al traste tenemos un estrato de gente joven-madura 25-45 años sin posibilidad de reinserción y prácticamente analfabetos.

  4. 17 junio 2010 a 12:57 #

    Un buen sistema educativo ha de ser selectivo y riguroso. Quien no rinda a la cuneta. Esa es la clave de todo. Pero la buena intencionalidad política nos impide decirlo.

    • Eduardo
      18 junio 2010 a 20:10 #

      ¿Dirías lo mismo si quien se quedara en la cuneta fuera tu hijo o tu nieto? Piensa sinceramente en ello.

      • 18 junio 2010 a 22:47 #

        Responde muy bien Juan Poz a la pregunta que formula Eduardo. Hay que dar a cada alumno la enseñanza que necesita. Si un alumno no rinde, lo que es más absurdo del mundo es un sistema como el de la ESO, que no ha hecho nada por los estudiantes a los que iba a salvar. Y ha hecho mucho daño a los que quieren trabajar.

        Además de hacer una diversifcación real, no una absurda enseñanza comprensiva, hay que inculcar el sentido de la responsabilidad y de la obligación entre los estudiantes.

        Si mis hijos o familiares no rindieran, yo no sería partidario de que les promocionaran absurdamente. Quiero que les exijan. Y si no se van a dedicar a estudios académicos, prefiero que se prepare para algo útil. Nunca un disparate como la ESO.

        La pregunta que plantea Eduardo parte de la demagogia obscena con la que se ha vendido a los padres el disparatado sistema educativo que se ha hecho en su nombre para salvarlos. Y que a la larga no es beneficiosa para nadie.

        Algunos no queremos la enseñanza comprensiva para nadie, porque es un sistema absurdo y a la larga reaccionario.

        Los aprobados regalados no hay que dárselos a nadie. No hacemos ningún favor al alumno. Reflexione sobre el daño que ha hecho la reforma educativa a la escuela pública y a la igualdad de oportunidades. Y en parte las aporías de las logses-loes se han basado en razonamientos como los que usted hace.

      • Eduardo
        20 junio 2010 a 19:29 #

        En fin, Mariano, no sé si calificar los mensajes de los demás como demagógicos obscenos es el mejor modo de conversar. Supongo que no utilizará esos adjetivos en clase ante la participación de sus alumnos porque si es así puedo suponer qué tipo de problemas tendrá en el aula.

        Por cierto también, “dar a cada alumno la enseñanza que necesita” es enviarle a la cuneta, según parece que apoya y afirma, Mariano. “Si un alumno no rinde” hay que mandarle a la cuneta, según parece que afirma también. ¿La cuneta es parte de su sistema de “diversificación real”? Desde luego, no es el sistema por el que yo apuesto. Y seguro que es la mejor manera de conseguir que, todavía aun más, la estratificación social sea el principal indicador del posible éxito educativo y profesional en los alumnos, y no precisamente su esfuerzo personal. No será mejor tratar de comprender las causas del escaso rendimiento y resolverlas, pregunto. Dar soluciones adecuadas a cada alumno. Seguro que no es fácil, y con alguna probabilidad no se conseguirá, pero estoy francamente convencido de que será mejor para toda la sociedad.

        En cuanto a que hay que inculcar el sentido de la responsabilidad y de la obligación es algo en lo que estoy de acuerdo. Y es algo que creo que todos en nuestras casas debemos de intentar con nuestros hijos, incluso con más dedicación que la que los maestros y profesores ponen, pues, en definitiva, somos más responsables frente a nuestros hijos que ellos. Pero sabe una cosa, no son las leyes, unas mejores y otras peores, las que nos lo ponen más difícil sino esta sociedad. Y, mal que nos pese, de lo que es esta sociedad somos más responsables nosotros, los adultos, que los jóvenes actuales.

        Concluyo, ver las reformas, del tipo que sean, como culpables del daño al sistema educativo es cerrar el foco de visión. El daño a la escuela pública y a la igualdad de oportunidades, que quisiera saber cuándo ha existido, es consecuencia de la actuación de fuerzas de poder y económicas que saben perfectamente que el control privado del sistema educativo, por un lado, produce pingües beneficios y, por otro, moldea las mentes consiguiendo lo que Castells indica como que “la capacidad para lograr el consentimiento o al menos para instilar miedo y resignación respecto al orden existente es fundamental para imponer las reglas que gobiernan las instituciones y las organizaciones de la sociedad”. Nada mejor que las mismas relaciones de poder incorporadas al sistema educativo, parafraseando al mismo autor.

        Buen día.

        Pd: respondo aquí pues su mensaje no tenía posibilidad de respuesta.

      • Francisco Javier
        20 junio 2010 a 20:21 #

        Disculpa, Eduardo, la intromisión, pero es el sistema actual con sus gestores de emociones, su enorme comprensión con el alumno, su amor por los incomprendidos, etc., etc., el que está dejando en la cuneta a miles de alumnos. Las “buenas intenciones”, que de buenas no tienen tanto como Usted mismo señala, tienen a veces efectos contraproducentes. Un ejemplo es la pérdida del sentido de la responsabilidad, que se ha reemplazado por una psiquitrización neurótica de toda la sociedad. Y no seamos ilusos: al alumno hay que ayudarlo, pero sin caer en un paternalismo asfixiante. Llegado el momento es libre de dejar de estudiar o de hacer lo que considere. Hay un dramatismo patético y empalagoso al respecto, que resulta ya de lo más cargante.

  5. Juan Poz
    17 junio 2010 a 15:25 #

    Un buen sistema educativo es el que sabe darle a cada uno lo que necesita y hasta cuando pueda recibirlo. En Alemania tienen muy claro que a los 10 años pueden decidir la orientación escolar de los niños en una u otra dirección, por ejemplo. El hecho educativo se ha politizado tanto que ya sólo parece que haya una perspectiva desde la que abordarlo, la ideológica. Del mismo modo que el despotismo ilustrado era el gobierno para el pueblo pero sin el pueblo; el neodespotismo educativo es gobernar la educación ignorando en que consiste el propio fenómeno educativo y la decisiva intervencion en él del educador. El objetivo final consiste en la promoción ininterrumpida hasta garantizar, socialmente, una titulación que nada acredita, como lo demuestran una y otra vez las pruebas absurdas que se les pasan a los educandos en diferentes niveles de su carrera de obstáculos escolar: no están programadaspara saber qué saben, sino para obtener estadísticas con que “actuar” políticamente. Y así nos luce el pelo.
    Cada vez con mayor motivo creo que estamos en un momento en que deberíamos de “refundar” la Institución Libre de Enseñanza, salirnos de la clericalismo pedabobo del Estado y crear auténticos centros en los que se garantice una enseñanza como cualquier estudiante necesita en el siglo XXI. ¡Ojalá hubiera adinerados filántropos -literalmente- que avalaran tal revolución educativa!

  6. 17 junio 2010 a 16:05 #

    La ESO es uno de los mayores fracasos sociales, políticos y económicos de los últimos veinte años. Pero nadie que posea un micrófono cerca y decenas de miles de oídos pendientes se atreve a decirlo claramente. Al contrario. Se habla de alargar el bachillerato, de endurecer la exigencia, de elevar el nivel, pero nadie menciona, insisto, que la Secundaria, tierra de nadie entre dos etapas absolutamente esenciales -la Primaria y el Bachillerato/FP- es la más alta cutrez que vieron los siglos y que, como tal, hay que acabar con ella.

    En Deseducativos sí que nos hemos atrevido, a eso y a más.

    Un saludo.

    • 20 junio 2010 a 7:05 #

      Bueno, no han denunciado el fracaso de la ESO ante los micrófonos o con luz y taquígrafos muchos de los que debieran haberlo hecho. Por cobardía, oportunismo o porque están desinformados.

      Sin embargo, sí ha habido voces como la Arturo Pérez Reverte, o Javier Marías y Antonio Muñoz Molina. Podemos ir también a la página de ANCABA y ver los enlaces a ARTÍCULOS DE OPINIÓN.

      Evidentemente, ha faltado el sistematismo y la continuidad. Son inicativas aisladas sin más consecuencias, excepto haber contribuido a sembrar la alarma entre gente como la de NO ES VERDAD.

      Delenda est ESO sí es un lema al que no debería renunciar nadie mínimamente sensibilizado con la educación en España.

  7. Tineo
    17 junio 2010 a 17:51 #

    Buenas D. Juan, cuanto tiempo.
    Desde que mujer pez no esta “activa” nos vemos poco.
    un fuerte abrazo

    • Juan Poz
      17 junio 2010 a 18:03 #

      Tineo, Mujer Pez acaba de sumergirse de nuevo en el mar de las polémicas, y nada con el brío de antaño.

      • Tineo
        17 junio 2010 a 19:55 #

        Sí, así parece, le absorbe toda su energía algo que no veo claro, pero…………

  8. Fancisco Javier
    17 junio 2010 a 18:16 #

    “Que el Pacto por la Educación considere la Enseñanza Primaria como el ciclo más importante en la formación del alumno, limite la promoción automática a los primeros años de la etapa, no desdeñe el rigor y la exigencia necesarios para afianzar tanto las habilidades primordiales en lectoescritura y cálculo matemático como los conocimientos básicos de otras disciplinas también esenciales, y no eluda la necesidad de plantear una Primaria hasta los 14 años. Pero que, sobre todo, haga de este periodo de aprendizaje el mejor momento para guiar al alumno en su futuro académico demandándole tenacidad, disciplina y esfuerzo, y detectando a tiempo y prestando una mayor atención a los problemas que puedan surgirle mediante una exigente labor de orientación -labor que sólo tiene sentido y es eficiente en esta etapa- que huya de la inútil burocracia actual y, principalmente, a través de programas de refuerzo dentro y fuera del aula.”

    PARÁGRAFO 6 DEL MANIFIESTO. Con llevar a cabo tan sólo esto, se resolverían en buena medida todos los problemas. Una Primaria con unos objetivos claros y en la que los maestros son los profesionales más indicados para llevarla a efecto. En el último curso se emitiría un informe orientador no vinculante sobre las características del alumno y la alternativa más recomendable de acuerdo a sus capacidades, actitudes, etc.
    A partir de aquí, caben dos opciones de las que habría que optar obligatoriamente por una: unos módulos profesionales de dos años orientados al mundo laboral, o un Bachillerato que se podría estructurar en dos ciclos: un Primer Ciclo de dos años (hasta cubrir el periodo obligatorio de escolarización de 16 años), que daría opción a una FP de grado medio, ampliable al grado superior; y un Segundo Ciclo de Bachillerato orientado plenamente a los estudios universitarios (con las modalidades correspondientes) o a estudios profesionales de grado superior (con las pertinentes pruebas de acceso, selectividad, etc.)

    ¿Es tan difícil de entender? ¿Es discriminador lo que se plantea en el MANIFIESTO? Yo no leo que haya que prohibir a nadie el matricularse en el Bachillerato. Y siempre cabe retroceder o variar el camino, ¿Dónde está el problema? En las pajas mentales de nuestros tecnócratas educativos y psicopedadébilesmentales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: