Competencias mínimas

Gregorio Luri

Los alumnos de sexto de primaria de Cataluña acaban de ser evaluados para comprobar si alcanzan las competencias mínimas que un alumno de 12 años debe haber adquirido para pasar a secundaria.

El año pasado los resultados pusieron de manifiesto que un 25% de los alumnos de sexto no las había adquirido. Esto es, al menos, lo que se dijo. En realidad los resultados fueron bastante peores, porque, para empezar, se decidió no evaluar a los alumnos considerados con “necesidades educativas especiales”, que resultaron ser un 8% del total. Con el resto, es decir con el 92% de los alumnos catalanes se fue especialmente generoso en la evaluación, ya que se consideró que habían adquirido las competencias mínimas todos aquellos que superaban el 76% de las pruebas. Insisto en que era una prueba para evaluar competencias mínimas, no conocimientos máximos, por lo cual no deja de ser paradójico que, a la hora de la verdad, se establezca un mínimo por debajo del mínimo para superar la prueba.

Pasé bastante tiempo dando vueltas a los resultados y cuantas más vueltas les daba más sospechaba que las pruebas estaban confeccionadas de tal manera que en realidad no medían los conocimientos de nuestros alumnos sino su capacidad de atención, que ésta sí que está bajo mínimos. Este año he tenido la misma impresión. Pero además, valorando los muchísimos comentarios que me han llegado de diferentes escuelas sobre la manera como se han corregido las pruebas, hoy tengo una duda más: ¿Tienen todos los maestros de Cataluña las competencias mínimas necesarias para evaluar con objetividad las competencias mínimas de sus alumnos? La pregunta es cruda, lo sé, por eso me gustaría conocer vuestra opinión.

Respecto a los resultados, tengo la impresión de que no variarán mucho del año pasado a éste, lo cual reafirmará la sospecha de que el 30% de alumnos que no es capaz de superar la ESO ya está, como grupo, identificado en la educación primaria.

Imprimir artículo

Share

Anuncios

Etiquetas:

Categorías: Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

20 comentarios en “Competencias mínimas”

  1. Ania
    24 mayo 2010 a 17:04 #

    A la pregunta: “¿Tienen todos los maestros de Cataluña las competencias mínimas necesarias para evaluar con objetividad las competencias mínimas de sus alumnos?”

    Mi respuesta sería : NO. Y añado que no sólo no las tienen TODOS los maestros sino que , prácticamente ninguno ha utilizado dicho sistema en su práctica evaluatoria habitual como para ser competente y objetivo en dicho campo.

    Tal vez me equivoque pero mis compañeros maestros de secundaria dicen estar muy perdidos. Cabe la posibilidad de que los maestros de Primaria lo hayan practicado más y sean real mente “competentes” en dicha materia. A mí me gustaría leer otras opiniones al respecto.

  2. 24 mayo 2010 a 17:15 #

    Al margen de las pruebas de diagnóstico, que es como llaman en Aragón a las pruebas que miden la adquisición de competencias “básicas”, desde hace años los alumnos deben ser examinados en junio de “mínimos” , esto es, contenidos mínimos que tienen que estar bien detallados en la programación de cada departamento didáctico. Esta prueba sustituye al tradicional examen de Septiembre y presupone que, con tan solo una semana de diferencia respecto al fin de curso, el alumno ya adquirido todo lo que necesita para proseguir sus estudios. Esta medida invalida la evaluación continua y fomenta el poco esfuerzo de los alumnos que saben que pueden remontar sus seis o siete suspensos de todo el curso en quince días. Porque la gracia del tema está en que no necesitan conocer todos los mínimos de cada área de su nivel. Bastará con el 50% en el mejor de los casos, en la mayoría de las ocasiones un 45% o menos. Y si esto funciona así en la promoción normal de alumnos, qué no ocurrirá en estadísticas que comprometen menos y que uno puede manipular a su antojo.
    Un saludo.

    • David Arboledas
      24 mayo 2010 a 21:05 #

      Pues hay algo que es de cajón, si se han de evaluar contenidos mínimos, tendrán que saber el 100%. De otro modo es imposible. ¿Cómo se llama a saber sólo la mitad de lo que debieras como mínimo? Pues imagino que se llamará suspenso. Mientras nosotros, docentes, sigamos haciendo el imbécil y el juego a la administración no levantaremos este sistema educativo en la vida. Es otro modo de desobediencia civil. Hay que poner en las programaciones mínimos que no puedan aprobarse en una semana. ¡Faltaría más! ¿No es ya bastante mínima en contenidos la ESO?
      En fin, compañer@s, saludos desde Madrid.

  3. Tiza Presa
    24 mayo 2010 a 20:20 #

    Competencias mínimas, básicas… me lío. Supongo, por la edad, que hablamos de saber expresarse decentemente por escrito, de operar correctamente en el sistema decimal, y poco más. O quizás sea menos, no sé ya cómo anda de bajo esta jerga novedosa.

  4. 24 mayo 2010 a 20:56 #

    La estadística educativa en la España de la LOGSE-LOE es una ficción y un autoengaño. El mínimo dividido por x ya no es el mínimo, evidentemente. No incluir a todos los alumnos es un pitorreo de estadística. Igual se hace con el paro, con la seguridad ciudadana, con los accidentes de tráfico. Estamos llegando a niveles bananeros con el falseamiento de datos oficiales. Pero hay que titular, promocionar. Los burócratas harán sus informes, alimentarán su autocomplacencia y su impostura. Y de oca en oca y tiro porque me toca.

    Lo que sucede es que, al igual que con el fraude fiscal hay signos externos de riqueza que no contribuyen al fisco y están cuantificados en porcentajes calculables de defraudación innegable pero no perseguida, en la educación hay signos externos de fracaso del sistema que no se pueden ocultar con tantas trampas contables y tantas monsergas.

    Las evaluaciones del sistema educativo a cargo de los burócratas que falsean los datos son tan fiables como las auditorías de los estafadores financieros de Wall Street, que, por encargo de sus jefes, durante años y años certificaban y hacían constar que todas las empresas llevaban su contabilidad y su gestión siguiendo los criterios más ortodoxos. Y luego ya se vio: Madoff y los suyos salieron auditados “con honores” mientras estaban robando a tutiplén. Ese sí tenía competencias …. máximas en latrocinio.

    La evaluación de las competencias mínimas es otro de los muchos fraudes de una burocracia y una logomaquia al servicio de una mentira que todo el mundo sabe que es una mentira. ¿Hay alguien que se crea la estadística oficial de Educación?

  5. Juan Poz
    24 mayo 2010 a 21:28 #

    D. Gregorio, usted se trae la pregunta desde el café y yo me traigo la respuesta, porque, aunque deliro un poco, esto es, me salgo del surco, que no otra cosa es delirar, etimológicamente, le doy vueltas a ese par de ideas que aquí expongo y sobre las que volveré en el futuro inmediato. Sin duda el sistema promete mucho y no hay recipientes adecuados para tantas promesas de felicidad gnoseológica, me temo.
    Si, como profesor secundario, que eso es lo que somos los de Secundaria para el consejero Maragall, he de juzgar por el nivel de competencia lingüistica con que llegan los alumnos de Primaria debería decir que la incompetencia profesional sobreabunda en ese tramo educativo. Prefiero, no obstante, plantear el asunto como una cuestión de más amplio radio. Ni los padres ni los hijos, ni probablemente muchos maestros o secundarios tenemos la competencia lingüistica mínima exigida para la transmisión de nuestra lengua materna, cubrir las necesidades del sistema educativo y, por supuesto, para enseñar a los alumnos lo que han de aprender para participar con satisfacción en la vida comunitaria. Llevo dándole vueltas durante muchos meses a lo que se acabará covirtiendo, en una conviccion: el dominio mínimo de la la lengua propia, la lengua cooficial y otra lengua extranjera sólo está al alcance de una minoría tan exigua que, hasta no aceptar una realidad tan evidente, nada bueno podrá salir de ningún plan de estudios ni de ningún proceso de evaluación. Se pone mucho el acento en los beneficios de la evaluación, pero tengo la sensación de que se ha disociado radicalmente tal proceso evaluador del otro proceso, el esencial de la escuela -sin negar otros com’lementarios de no poca importancia-, la transmisión del conocimiento. No hay más que oír al consejero Maragall para darse cuenta de cómo un adulto relativamente instruido es incapaz de tener una competencia lingüistica adecuada, y dejo al margen, por supuesto, la capacidad de razonamiento, pues la mentalidad “consignataria” -o esloganesca- del sujeto deja poco lugar a dudas. Llevo batallando con la expresión desde los 15 años y aún me queda un largo camino por recorrer, y mi dominio del catalán y del inglés está muy por debajo de lo que me gustaría. Mi conclusión, contra toda teoría pedagógica, es que la capacidad de expresión lingüística integral(comprensión, razonamiento, competencia normativa e incluso cierto estilo personal)es un don. Lo reconocemos para la música, para el dibujo y para la habilidad manual -léase el encaje de bolillos como la fontanería o la albañilería-, pero nos negamos a aceptarlo para el uso del lenguaje sólo por el hecho de que es una herramienta de uso cotidiano. ¡Cuánto cuesta ver lo obvio!

    • 24 mayo 2010 a 22:39 #

      Sin duda que la capacidad para el lenguaje es un don, algunos nunca lo hemos dudado. Pero es un don que hay que cultivar y que se puede desarrollar más o menos. Cada individuo tiene un potencial, más alto o más bajo, y luego lo ejercita, lo aprende (en lo que no es pura adquisición automática de un idioma) y lo perfecciona. O no lo cultiva y lo atrofia.

  6. Luzroja
    24 mayo 2010 a 22:11 #

    Juan, resulta interesante ese punto de vista sobre el lenguaje: mientras admiramos al chiquillo que dibuja rinocerontes maravillosos con sólo 8 años, no sabemos reconocer la particularidad en el habla en la gente que nos rodea, y si lo apreciamos lo consideramos como una adquisición, nunca como un don. En mi opinión, esto se debe principalmente a que el lenguaje se nutre del pensamiento (o al revés) y el uno al otro se dan caña.
    Para poder hacerse con un pensamiento de cierta envergadura, el individuo ha debido disciplinarse y profundizar en el conocimiento de su lengua, pero este conocimiento lo ha ido consiguiendo mientras pensaba con ella.
    Los sistemas educativos “bilingües como las setas” pueden impedir este calado intelectual al ceñirse al uso práctico de las lenguas olvidando el que como constructor del pensamiento le es inerente.

  7. 25 mayo 2010 a 14:15 #

    Redundando en lo “mínimo” o lo “básico”, si me lo permitís, aunque me voy del tema de las Competencias, os hablaré de los Programas de Aprendizaje Básico (P.A.B.) que se están impartiendo en muchos centros. Son unas líneas paralelas a los cursos ordinarios donde se adaptan los contenidos mínimos para que los alumnos puedan promocionar. En mi centro hay 1º PAB y 2º PAB, que enlazarán con toda naturalidad con 3º y 4º de Diversificación. Con lo cual, el título de Secundaria no solo puede obtenerse por esta vía de mínimos paralela, sino que las medias de estos alumnos pueden ser, y lo son muchas veces, superiores a los que cursan Secundaria por la vía ordinaria.
    ¿Valoráis la injusticia que se comete ante cualquier proceso de selección por nota como promociones, becas , viajes o en el acceso a plaza en los Ciclos Formativos?
    Una vía paralela puede ser una solución para alumnos con cierto desfase curricular por motivos de lengua, de exclusión social o por necesidades educativas especiales (estén o no diagnosticadas), pero con deseos de progresar y aprender. Lástima que se desvirtúa , como tantos buenos propósitos en Educación, y allí acaban, dispendiando los recursos de todos, alumnos que se ríen del sistema y de nosotros.

  8. Juan Poz
    25 mayo 2010 a 15:22 #

    Esther, estoy de acuerdo con esos programas, que deberían, en rigor, llamarse PAF, Programas de Alfabetización Funcional, cuyos contenidos cualquiera puede imaginar, a poco que haya tenido alumnos ¡en Secundaria! con ese nivel. La labor del estado no es excluir, sino darle a ada uno según sus posibilidades, lo cual significa que la ESO peca de una rigidez que vuelve imposible, si no es mediante esa vía de los PAB (una obra de caridad cristiana, más que socialista,se mire como se mire) que muchos alumnos excelentemente dotados con otras habilidades puean desarrollarlas con la finalidad más que trascendente de ganarse bien la vida. ¡Pues anda que no he conociddo yo “fracasados” que se han colocado en la carpintería de aluminio, en la época de vacas gordas, claaro, y, con 17 añitos casi me doblaban el sueldo! El antiguo BUP sigificaba un camino hacia el conocimiento, hacia el saber, y desde esa perspectiva se trabajaba en las clases, y eso es lo que hemos de reclamar: distinguir vías, como hacen en Alemania, que no parece el país de la barbrie, actualmente al menos. Y tener claro lo que es el Auxilio Social, el Aprendizaje Prelaboral, la Secundaria y el Bachillerato. Y a cada cual lo suyo. La teoría actual, todo para todos, nos ha llevado hasta el presente fracaso y quién sabe si próximo colapso del sistema. En realidad, el colapso ya se está produciendo, a juzgar por el abismo que hay entre la realidad y la propaganda, entre lo que nuestro alumnado sabe y lo que el estado se empeña en mentir que saben.
    P.S. Aun a riesgo de ser edtenso y pesado, quiero aportar una idea que tiene su “puntito” contestatario. Se trataría de diseñar, de forma independiente, desde el profesorado no adscrito a los prebendados del sistema, unas pruebas “objetivas” de lo que nosotros, en leal conciencia pedagógica, estamos convencidos de que han de saber nuestros alumnos, pongamos en elo último curso de Primaria y en 4º de ESO y pasarlas a una muestra de alumnado suficiente como para sacar conclusiones estadísticas que se opongan a las más que cocinadas de las diferentes administraciones educativas. Una variante de esta propuesta sería plantear estas pruebas y ofrecéserlas a las familias, cobrando su realización, por supuesto, para que pudieran comprobar si sus hijos saben, realmente, aquello que los títulos que pueden recibir habrían de garantizar que saben o bien las administraciones les han dado un tìtulo-basura.
    En fin, lo dejo, que me merezco la lapidación por plomo…

    • Fancisco Javier
      25 mayo 2010 a 17:10 #

      Eso que propones no es ninguna tontería y habría que añadirlo a la lista de proposiciones saboteadoras. Claro está, que chocaría de frente contra el Enemigo. No sé qué podría ocurrir.

      • Polícrates
        25 mayo 2010 a 17:39 #

        Tal como yo lo veo las medidas saboteadoras ya existen y están integradas en el sistema: escuela concertada. Mientras estos centros disfruten de crédito y prestigio, o así sea percibido por el público, los sectores teóricamente más críticos permanecerán desmovilizados, invisibles… Mientras la concertada sea vista como refugio y bálsamo el edificio aguantará todos los envites mal que bien.

    • Ana Belén
      25 mayo 2010 a 18:48 #

      ¿¿¡¡Programas de Aprendizaje Básico!!??
      Nunca lo había oído. Desde luego, nunca se puede uno creer que ya está viendo lo peor, porque todavía hay lo peor de lo peor…
      Esto clama al cielo… pero ¿¿no aparecerá un mesías que haga desaparecer a toda pandilla de casposos del ministerio de educación o de los lugares en los que se encaraman para organizar tales despropósitos??
      Comparto totalmente la opinión de Juan acerca del sistema educativo alemán. ¿Por qué en este país no se imita lo bueno de los países más avanzados, que por algo lo serán?
      Señor, baja y arregla esto, por favor… (ya no sé a quién más invocar).
      Cada día me convenzo más de que aquí hace falta un nuevo mayo del 68, una toma de la Bastilla (aquí y en este caso, el MEC o las 17 Consejerías de Educación, mejor dicho) o algo por el estilo…
      Pero plantémonos delante del MEC, con tiendas de campaña, campingases y termos de café…, con encerronas incluidas… lo que sea, pero ¡¡¡algo!!!
      Tranquilo Juan, ya somos dos para que nos lapiden por plomos…

      • Polícrates
        25 mayo 2010 a 20:54 #

        Ana Belén permítame un concesión humorística; lo del mesías ya ha sido probado… y terminó mal.

        Saludos

        ————————————————————————————-

        En aquel tiempo Jesús subió a la montaña y sentándose en una gran piedra dejó que sus discípulos y seguidores se le acercaran. Después, tomando la palabra, les enseñó diciendo:

        En verdad, en verdad os digo que serán bienaventurados los pobres de espiritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
        Que serán bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
        Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
        Bienaventurados los perseguidos a causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos,…

        Entonces Pedro le interrumpió para decir:
        ¿tenemos que saberlo de memoria?.

        Y Andrés dijo:
        ¿tenemos que escribirlo?.

        Y Santiago dijo:
        ¿tenemos que examinarnos de esto?.

        Y Felipe dijo:
        no tengo papiro.

        Y Bartolomé dijo:
        ¿te lo tenemos que entregar?.

        Y Juan dijo:
        ¿puedo ir al servicio?.

        Y Judas:
        ¿y esto para qué sirve?.

        Entonces uno de tantos fariseos presentes, que nunca había enseñado, pidió ver la Programación de Jesús y, ante el asombro del Maestro, le inquirió en estos términos:
        ¿cuál es tu nivel de competencia curricular?.
        ¿Cómo atiendes a la diversidad?.
        ¿Cómo has diseñado la motivación de intereses palestinos y gentiles?.
        ¿Qué significatividad tiene el material de aprendizaje que pretendes enseñar?.

        A Jesús se le llenaron los ojos de lágrimas y, elevándolos al cielo, pidió al Padre la jubilación anticipada.

      • José Antonio Mateo Delgado
        25 mayo 2010 a 21:17 #

        Otra parecida:

        Encontrábase Marianete (Fdez Enguita) a la mesa, rodeado de sus discípulos, y les dijo:
        -Dejad que los niños se acerquen a vosotros y mostradles vuestras habilidades, pues tras ser aprendidas, una parte de vosotros seguirá viva para ser trasmitida.
        A lo que un discípulo respondió:
        -Es que algunos no quieren aprender señor.
        Y le respondió:
        -Juan, no desesperes, con paciente motivación se ayuda a amar el conocimiento.
        Y Pedro dijo apesadumbrado:
        -Algunos son gamberretes mi señor.
        Asombrado Marianete le predicó:
        -¿Acaso la maldad puede residir en un tierno niño? Adiestrad en valores, pues no hay sabiduría plena si el corazón está vacío de contenidos.
        Y Mateo, con su imprudencia habitual, le consultó:
        -¿Y si le enseñamos a cada uno lo que deseen saber? A quien quiera ser fontanero le hacemos perder el tiempo.
        A lo que Marianete, con su suma sabiduría, le aclaró:
        -¿Y si unos quieren saber más? ¿Acaso yo le enseñe más a alguno? Nuestro secreto reside en la unión bien integrada. Si tomamos distintos caminos segregamos nuestras almas.
        Pablo, que escuchaba con atención, no lo comprendió y pidió otra explicación, a lo que Marianete, su señor, accedió.
        -Una y mil explicaciones más, si hacen falta, debemos dar a quien no nos comprenda. Nunca una cría es abandonada por su manada por lenta que se mueva.
        Lucas, que había sido maestro toda la vida, comentó:
        -Siempre creí en su palabra, mi señor, pero no consigo materializarla
        A lo que su señor añadió.
        -Para materializar una palabra hacen falta cien de planificación. Si amas de verdad tu oficio llevarás previsto y estudiado cada segundo de su ejecución.
        Tras un breve silencio, un discípulo a su derecha se levantó entusiasmado y alzó su voz:
        -Por favor, por favor señor, hacednos una demostración de vuestra oración.
        A lo que Marianete respondió:
        -Mira, Judas, no me toques más los huevos.

  9. Luzroja
    25 mayo 2010 a 21:34 #

    Una pregunta:
    ¿ Qué supone sacar un 5 de nota en un examen de lengua para un alumno PAB?
    Podemos entender que no domina totalmente los aprendizajes básicos, vamos que más o menos ha adquirido la mitad de esos aprendizajes. Si esto es así, estos aprendizajes básicos que el programa PAB fija admiten una base menor, lo que implica que, aún hay algo más básico que lo básico que básicamente fija el programa PAB.
    ¿Será el saber hacer la O con un canuto?

  10. Ana Belén
    25 mayo 2010 a 22:46 #

    : – D

    ¡Me han encantado las respuestas!

  11. Pepita
    25 agosto 2010 a 7:42 #

    ¿Que se dejaron fuera a los alumnos con NEE?. Los superdotados y talentosos también lo son ¿no?, y pueden subir la media, ¿no los usaron para ello?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: