Algo se mueve

Circula esto por los institutos, al menos por los de Toledo. Si el ambiente se calienta, en otoño se

Maximiliano Bernabé Guerrero

puede lanzar una campaña de desobediencia.

Me comunican compañeros de otros centros que  están celebrando  asambleas de profesores, a fin de emitir  un manifiesto  en los siguientes términos:

1. Nos negamos a adelantar, como se pretende, el programa de gratuidad de libros. Los de años anteriores están en perfecto estado y supone un despilfarro cuya  justificación desconocemos.

2. Pedimos la cancelación de compra de ordenadores para los alumnos de Primaria. Los del año pasado están aún  guardados, sin saber qué uso darles.

3. Sugerimos la supresión de becas, ayudas y programas para  alumnos de nulo trabajo e inaceptable rendimiento. Supone sembrar en  asfalto y desmotivar en el esfuerzo.

4. Solicitamos la supresión de los liberados sindicales y de las subvenciones a los sindicatos.  Ha quedado demostrado  que negociar con ellos es lo mismo que rubricar en papel higiénico.

5. Exigimos que al acuerdo marco, firmado por tres años,  se le de  la misma fuerza de ley que a un  convenio colectivo.

6. Solicitamos la supresión de las Unidades de Programas, los CEP, y  los cursos promovidos por los  sindicatos. Pedimos que se potencie  la formación del profesorado  a través de internet  y que se valoren los excelentes materiales cedidos de forma gratuita por los auténticos profesionales de la enseñanza y  que en nada se parecen a los que  nos ofertan.

7. Sugerimos que se supriman, por dos años, las actividades extraescolares subvencionadas.

8. Rogamos que se corte el despilfarro de  las interminables pruebas de diagnóstico. La enfermedad la conocemos a la perfección a través de las evaluaciones (¡aterrador fracaso escolar!). Lo que hace falta es poner el remedio.

9. Exigimos que se consensúe -¡de una vez por todas!- una Ley Orgánica para la  Educación que sobreviva a la alternancia en el poder de los dos principales partidos políticos, que valore el esfuerzo de los alumnos y  potencie la dignidad y la autoridad de los profesores.

¡La primera reforma estructural pendiente en nuestro país es la educativa, y si no se aborda con acierto, nunca se sentarán las bases para la capitalización del factor humano, el desarrollo tecnológico, la innovación, la productividad y en definitiva, el empleo!

Haced que circule esta propuesta mandando este correo a cuantos profesores conozcáis. ¡Muy importante!: suprimid la dirección de los remitentes al reenviar y poned las direcciones en “CC” en lugar de “Para”, así garantizaréis la confidencialidad.

Imprimir artículo

Share

Anuncios

Etiquetas:

Categorías: Rebelión

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

26 comentarios en “Algo se mueve”

  1. 23 mayo 2010 a 7:00 #

    Para empezar no está nada mal. ¡Viva Toledo! ¡Que cunda el ejemplo por toda España!

  2. Tiza Presa
    23 mayo 2010 a 9:21 #

    Me encanta, sobre todo el punto 4, que elimina la lacra sindical; una excelente medida anticrisis.
    Se lo enseñaré a todos mis compañeros, como siempre, y como siempre me dirán que están de acuerdo.
    Lo difícil, como siempre, es saber cómo canalizar toda esa intención.

    Ese vacío sindical (en Andalucía TODOS los sindicatos han firmado NO hacer huelga contra el ROC, y pronto saldrá publicado) tenemos que ocuparlo nosotros. Tenemos un largo y doloroso verano para pensar.

    • Fancisco Javier
      23 mayo 2010 a 10:33 #

      Pero, ¿qué es lo que pasa en Andalucía? ¿Por qué es tan cutre todo lo que sucede allí? ¿Cómo es posible que no se arme la marimorena? No lo entiendo.

      • Ania
        23 mayo 2010 a 22:31 #

        Pues Andalucía estará objetivamente mal en cuestiones de ratios, sueldos, e índices numéricos de fracaso escolar y hasta ,parece ser que se ahorra en cubrición de bajas.

        Pero en cuestión de contestación, denuncias públicas apoyando a compañeros agredidos, sindicatos y asociaciones abiertamente críticas contra los sindicatos pesebreros -como Apia, PIENSA, apoyo a los interinos como Sadi, Ustea…vamos que , tanta gente que pone sus nombre y apellidos escribiendo y posteando en Deseducativos y demás creo yo que en Andalucía nos dan lecciones de contestacion y regaños que para mí quisiera en esta Euskadi donde lo mejor que tenemos es la propia Conserjería de Educación- en serio que son ellos menos patronal que nuestros sindicatos pesebreros e ideologico-políticamente divididos-. Aquí la contestación no ligada a las reivindicaciones independentistas brilla por su ausencia y/o no da un palo al agua .

    • 23 mayo 2010 a 12:05 #

      Todos, no. APIA convocó una el jueves 12 de abril (aún está la convocatoria en su página). Estoy absolutamente de acuerdo con que es necesaria YA una rebelión sin concesiones contra el actual sistema educativo, que debe ser suprimido y cambiado por otro radicalmente distinto. Todos conocéis mi no a la LOGSE, a la LOE, a la secta, a los pancistas, a la ingobernabilidad de los centros, al vaciado de contenidos, a las arbitrariedades que sufre el profesorado, a los abusos de padres, inspectores y sindicatos, al latrocinio de los cursos, al aprobado regalado y bajo presión, al entontecimiento de los alumnos, al asesinato de la enseñanza pública y a la corrupción sindical. Ahora bien: los sistemas perniciosos se derriban con HECHOS, no con palabras. Y para llevar los hechos a cabo, hayt que organizarse, y hacerlo en entidades que sean eficaces, y más, en un caso como el nuestro, en el que el adversario es realmente formidable. Pues bien, siento llevaros la contraria a algunos de vosotros, pero, para los trabajadores, las organizaciones de defensa de los intereses más eficaces que hay son los sindicatos. Si los sindicatos de hoy son corruptos e inútiles, démosles la espalda y creemos otros nuevos que nos sirvan, pero no descalifiquemos el concepto de sindicato ni los metamos a todos en el mismo saco. No todos los sindicatos son corruptos, lo mismo que no todas las repúblicas son bananeras. O hacemos eficazmente cosas concretas encaminadas a conseguir nuestros objetivos, o estaremos simplemente perdiendo el tiempo.

      • 23 mayo 2010 a 20:08 #

        Pablo, estoy de acuerdo con tu comentario en lo sustancial, aunque cabe hacer algunas matizaciones.

        Los profesores necesitan tener representantes que defiendan ante los poderes públicos sus derechos y sus intereses. En teoría para eso están los actuales sindicatos, que es evidente que no cumplen esa función por el bajo índice de participación y por su creciente desprestigio. Por sus obras, que no son exactamente de misericordia.

        Es verdad que no todos los sindicatos han defendido la pedagogía oficial de la misma forma. Ni todos los liberados son iguales. Algunos trabajan honradamente en la micropolítica. Pero en la superestructura los sindicatos forman parte del sistema y en educación son cómplices y hasta artífices de algunas de las barbaridades de la enseñanza que detesto en el mismo grado en que las detestas tú.

        El problema es que lo que está verdaderamente podrido es el sistema de representación. Más que los propios sindicatos. Un sistema financiado por las administraciones educativas, lejano estructuralmente del supuesto representado, mediante un procedimiento electoral de listas cerradas, con unas centrales fuertemente burocratizadas, con un clientelismo basado en las liberaciones sindicales como medio de no dar clase for ever. Las liberaciones sindicales han ido creciendo más allá de la LOLS. Al menos en Madrid Gallardón y Villapalos les regalaron liberados extra a los sindicatos para integrarlos en el sistema. Y ahí siguen.

        Todos los sindicatos de la enseñanza, en mayor o menor medida, han participado o participan de alguna esfera de poder político y administrativo, del que dependen. Esa es la perversión: el contrapeso del poder está en manos del poder. Una comedia. Y además defienden sus propios intereses como burocracia: quieren más liberados, más subvenciones, más locales, más cursos reconocidos por la administración. Piensan más en sus intereses como organizaciones que en los profesores, a los que ven más como clientes que como representados.

        Como se demostró en el PSOE con las primarias que eligieron en 1998 a un candidato no deseado por el aparato en contraposición a las tesis que en aquel mismo tiempo postulaban los comités burocratizados (más fácilmente controlables por clientelismos, pactos y componendas) supuestamente democráticos, los sistemas de representación (síntesis de leninismo más los restos del Movimiento Nacional) están ideados para que el poder los controle y no para que lleguen las opiniones y las voluntades de los representados.

        Por ese motivo, no veo contradictoria la existencia de movimientos más espontáneos y no mediatizados de la sociedad civil, que digan ¡hasta aquí hemos llegado!, que fomenten la rebeldía y la no colaboración con el entramado educativo oficial, con la militancia en asociaciones profesionales o sindicatos de profesores destinada a la defensa de los profesores frente a todo lo que se les viene encima.

        La cuestión es cómo articular el descontento. Es muy complicado. Porque en la docencia hay distintos cuerpos y colectivos. Hay que tener en cuenta que los maestros, los profesores de instituto, de conservatorios, de formación profesional, de escuelas de idiomas y los orientadores votan en la misma urna. Este sistema favorece a las grandes centrales y coyunturalmente ganan los intereses corporativistas de los sectores o que más afiliados tienen o que más dan la brasa. Y divide y debilita a la docencia más de lo que la une.

        Claro que hay que hacer no algo, sino muchas cosas. Hay una muy importante. Los presuntos representantes del profesorado, unos más que otros (es verdad) han legitimado muchas de las barbaridades que se han hecho con la educación en los últimos años. Han contribuido a crear opinión y a difundir las cien mil mamarrachadas de la pedagogía oficial.

        Es esencial que se haga llegar al poder y a la opinión pública la idea de que esa legitimación es falsa. Que no se quede todo ese descontento en la abstención en las elecciones sindicales, que favorece a los establecidos. El mero hecho de que hayan empezado a rugir los inmovilistas del NO ES VERDAD indica que algo se está empezando a mover en el mundo educativo, donde estos pollos apenas han contado con oposición organizada durante dos décadas. Y pese a las contradicciones, matices y diferencias que es natural que tengamos en DESEDUCATIVOS, es indispensable converger en un denominador común para crear y extender la opinión, difundirla a los cuatro vientos, aunar todas las fuerzas que están contra la pedagogía imperante, instalada hoy en las Consejerías de Educación, levantar el ánimo del profesorado y transmitir el mensaje de que no todo está perdido. Todos los esfuerzos deben ir en la misma dirección. Sólo con existir, con ser visibles, con llegar a más gente y tener una presencia continua, se da un paso adelante.
        Si además se lograse articular esa disconformidad con el actual estado de cosas en estructuras, mejor que mejor. Pero si esas estructuras se integran en el actual sistema, terminarán siendo engullidas por él. De ahí que una idea básica es que el actual sistema de representación no vale.

        Un abrazo

    • 24 mayo 2010 a 14:23 #

      En Malaprensa hay una entrada muy interesante sobre cómo se reparte la rebaja del sueldo entre los funcionarios. Si tenéis alguna dificultad en mi blog http://personasnogenero.blogspot.com/ hay un enlace al mismo.

    • 25 mayo 2010 a 8:07 #

      Eso es dolorosamente cierto, en parte, contra el ROC hay movilizaciones y ya ha habido, como por ejemplo la huelga del 14 de abril de CGT. APIA y USTEA también están en contra. Son los sindicatos amarillos como UGT, CCOO, CSIF y cía los que se bajan del burro, sobre todo tras el milloncito de euros que les han dado para aumentar su presencia sindical….

  3. Fancisco Javier
    23 mayo 2010 a 10:30 #

    ¡Un brindis por Toledo!

    Totalmente de acuerdo con las medidas. Es un primer paso en la dirección correcta, que va a hacer reflexionar a más de uno. ¡Enhorabuena! Y que cunda el ejemplo. Estoy con vosotros.

    Un saludo y ¡adelante!

  4. juanberpor
    23 mayo 2010 a 11:38 #

    Trabajo en Madrid y no tenía ni idea. Mandaré correos para que esto se tenga en cuenta. Apoyo firmemente la propuesta. Ya está bien de que paguen los que no tenemos nada que ver en esta crisis y ser el centro de atención de todos los demás.

  5. 23 mayo 2010 a 14:18 #

    Maximiliano:
    Vente para Andalucía; te necesitamos. Tráete de paso algunos colegas tan sensatos como tú.
    De momento comenzaremos a difundir tus propuestas. Sigo con interés tus comentarios y éste manifiesto me ha parecido especialmente acertado.

  6. Juan Poz
    23 mayo 2010 a 19:03 #

    A eso se le llama “un acuerdo de mínimos” perfectamente asumible. Todos tenemos la tentación de añadir algo, como es natural, pero yo llevo dentro, muy clavada, la injusticia del despilfarro que supone la gratuidad de la enseñanza pública, no tanto por la inversión realizada en ella cuanto por el hecho de que no sea una inversión sino un regalo que ha maleducado a no pocas generaciones de alumnos y, sobre todo, de padres, que consideran que por el simple hecho de “estar” se ha de aprobar, no por “saber”. La desvalorización social que ha sufrido la escuela pública -y de paso nosotros, que la representaos- está en relación directa, entre otras cosas, con su gratuidad. Que paguen -lo justo, claro está, es decir, cada uno según tenga- y ya veremos entonces cómo el eficaz sistema de becas que ha de garantizar la extensión de la educación a todos los españoles como un derecho puede condicionarse a la obtención del aprovechamiento correspondiente. Ya sé que la propuesta choca contra el cáncer de lo políticamente correcto, que es la adulación al votante y la concesión paternalista de derechos sin la contrapartida de la exigencia de deberes, pero del mismo modo que han considerado el faoso “copago” para la sanidad pública, ¿por qué ha de considerarse un dislate el “pago” en la escuela pública? El sistema educativo hace de todo menos educar, del mismo modo que la función educativa de los padres ha desapareciido de sus responsabilidades. ¿Alguien se acuerda del recurso de los padres desesperados con los hijos imposibles, aquel “en la mili te cortarán las alas, gallito, ya veras tú como que sí”? Acabo de leer en Menandro: “Sin golpes nadie aprende a leer y a escribir”. Es curioso que, desde hace 24 siglos, haya permanecido en la “sabiduría” popular la convicción de que el aprendizaje tiene más de doma que de otra arte, como el pelo de la dehesa o la letra de la sangre indican… Da que pensar…

    • David Arboledas
      23 mayo 2010 a 19:15 #

      ¿Y quién ha dicho que sea un dislate el copago sanitario o el copago educativo? Yo no, desde luego. Y, efectivamente, la beca debe ir acompañada de un rendimiento. Si no rindes, beca fuera. ¡Ya está bien de tirar el dinero público! ¿Cuánto cuestan los libros que se ceden a los que “no tienen” y acaban el curso sin abrirse?… etc, etc, etc..

  7. 23 mayo 2010 a 21:26 #

    Insisto, Mariano, la mejor manera de hacerles pupa a esos sindicatos vendidos es meterte en su terreno e intentar quitarles su parcela de poder mediante el absolutamente lícito, absolutamente democrático procedimiento de presentarse a las elecciones. E insisto en otra cosa: los sindicatos, que históricamente tanto han contribuido a la mejora de las condicones de vida de los trabajadores, no son malos en sí. Si en nuestro sistema actual existe la perversión de los cursos, de las liberaciones y de los premios económicos, crea un sindicato que rechace los cursos (y en Madrid, que pida la vuelta a las 100 horas por sexenio); un sindicato que utilice a los liberados para ir por los centros a escuchar al profesorado y no para quedarse a intrigar en las sedes, y que aproveche el recurso que representan los liberados (que nacieron como un avance para permitir una lucha sindical en condiciones), pero a la vez ponga medidas contra la burocratización, tales como la limitación de la liberación a un solo mandato, que sería por sí sola eficacísima. Ese sindicato ya estará fuera del alcance de la tercera lacra, la de los premios a la fidelidad al jefe, porque te aseguro que en esas condiciones no habrá consejero ni ministro que le suelte un solo euro. Y en cuanto a lo del sistema de representación, tú sabes que la federación SPES pide mesas sectoriales y juntas de personal específicas para enseñanzas medias, por no hablar de otras medidas que serían muy eficaces para acabar con lo que hay. Pero esas peticiones las tienen que hacer organizaciones reconocibles, sostenidas por un colectivo que las apoye y con estrategias concretas. No veo viabilidad a un movimiento no organizado. La rebeldía y la no colaboración son posturas que a la mayoría de la gente le cuesta muchísimo adoptar, y más, en el actual régimen de terror y acatamiento que reina hoy en día en los institutos, donde hay muchísimo descontento, pero se expresa entre susurros y mirando de reojo hacia atrás, de manera que, si se quiere que alguna vez haya una respuesta de rechazo numéricamente significativa (en estas cosas, cuenta mucho el número: cuatro gatos aislados que de vez en cuando se plantan a lo único que pueden aspirar es al estatuto de chiflados, no sabes lo bien que sé esto), solo podrá conseguirse si a la gente se le da la sensación de estar respaldada por alguien, y aun así… Ahora, también te digo una cosa, esta relativa a la transmisión ante la opinión pública del estado de las cosas, de que no es verdad que la basura pedagógica sea aceptada por el profesorado: mira sin ir más lejos lo que ha pasado con nuestro manifiesto: no hemos conseguido que saltase el muro. ¿Tú crees que habría sido útil llegar a los grandes medios? ¡Naturalmente, ya hubiéramos querido! Pues bien, eso podremos lograrlo el día en que, convocados por una o muchas organizaciones que alcancen su confianza, un número representativo de profesores hagan un gesto o emprendan una serie de acciones que llegue a esas páginas de los periódicos a las que nosotros no hemos podido llegar.

    • 23 mayo 2010 a 22:25 #

      Todas las propuestas que se han llevado a las asambleas de profesores de Castilla-La Mancha son merecedoras de apoyo porque atacan puntales básicos del statu quo:

      Los paquistaníes, los desertores de la tiza, las mamarrachadas transversales que devalúan la enseñanza, el autoritarismo más o menos encubierto. La incapacidad de las administraciones de cambiar el actual sistema cuyo fracaso los más obcecados se niegan a reconocer.

      Además, propone muchas medidas de supresión de gastos inútiles. ¡Lo que cuesta la pedagogía cutre! Coincido con el espíritu de lo que dicen Juan Poz y David Arboledas del despilfarro del gasto público en educación si no se exigen contrapartidas. Educar en derechos sin obligaciones es una de las consecuencias baratas del buenismo: es maleducar y restar valor a una inversión costosa como es la educación.

      Alguno de los puntos de ese decálogo o manifiesto es realmente revolucionario. Concretamente, el de los liberados sindicales, que son una pieza clara del chiringuito, orden establecido, sistema o como se le quiera llamar. Mi opinión particular es que deberían tener un límite de un mandato y punto. Que no sea un refugio para no volver al aula, pues es una perversión del sistema “representativo” que los que hablan en nombre de los docentes no se sepa muy bien de qué lado de la mesa están. Pero, vamos, si directamente se liquidan los verticatos, pues también me parecería muy bien.

      De alguna manera tiene que estar representados los docentes, pero desde luego no con el sistema actual, que es en la práctica un sistema vertical.

      Si se pudiera hacer un censo de cuántos funcionarios docentes cuya situación administrativa es servicio activo y que llevan cinco, diez, quince, veinte, veinticinco años o más sin dar clase, nos aclararía mucho sobre cuál ha sido la quinta columna del sistema en las últimas décadas.

      La figura del “desertor de la tiza” profesional debe desaparecer, pues los socios de ese club son uno de los pilares que con más firmeza sostiene el statu quo.

      Habría que establecer una limitación seria de las comisiones de servicio (sindicales y no sindicales) de profesores en puestos no docentes. Que tras un periodo determinado (no más de tres o cuatro años) tuvieran que volver para siempre a la docencia directa. La adhesión al sistema a cambio de “liberarse” de las clases ha sido uno de los elementos más perversos que ha buscado la complicidad de un sector del profesorado con todo el montaje promovido desde las distintas administraciones. El pancismo del que han hablado otros deseducativos.

      Sin embargo, es preciso hacer alguna observación a los puntos que se van a llevar a los centros a Toledo. Se trata de un problema, derivado de cómo está afectando el Estado de las Autonomías a la educación. En cada Comunidad Autónoma hay reivindicaciones específicas y asuntos particulares que apenas afectan a quienes no trabajan dentro de esa jurisdicción. Este fenómeno debilita al profesorado en su conjunto porque impide una bandera general, de peticiones concretas, contra el sistema, que en el fondo es el mismo, aunque con caciques y señores feudales propios en cada taifa/feudo. Y con ocurrencias originales distintas como hecho diferencial autonómico.

      En Castilla-La Mancha parece que hay un malestar creciente con un bodrio de factura local, las llamadas “Unidades de Evaluación”, que afecta a todos los niveles del sistema educativo y está cometiendo desmanes por doquier. El descontento es tal que, por ejemplo, en el último simposio regional de Escuelas de Idiomas en Talavera de la Reina, celebrado el 23 de abril, las autoridades inauguraron el evento, pero huyeron de estar presentes en las sesiones. Incluso algún alto cargo autonómico muy significado, que había anunciado su presencia, se cayó del cartel en el último minuto porque el clima no era exactamente de adhesión.

      Por estos motivos, si queremos hacer extensivo el mensaje deseducativo, una idea imprescindible es que, al igual que debería suprimirse el trao de especie protegida al “docens paquistaniensis”, habría que limitar el poder de los gobiernos autonómicos en el área educativa, justamente lo contrario de lo que se viene haciendo en los últimos años. Algunos estaríamos hasta por cambiar el Estado de las autonomías por una simple descentralización administrativa: sé que es pedir demasiado a estas alturas. Todo lo que llega de las ocurrencias de las Consejerías de Educación es escalofriante y esperpéntico. Pero como cada barbaridad concreta sólo afecta a los que la sufren localmente, las posibilidades de éxito de la contestación son más limitadas. Es más fácil el caciquismo y el abuso con 17 taifas cada una a su bola.

      Por otro lado, en las Comunidades Autónomas del 143 (todas, menos Cataluña, País Vaco, Galicia y Andalucía) las elecciones van a ser en la primavera de 2011. Este hecho es clave. Porque muchas de las sandeces y agresiones contra la enseñanza se han hecho con la perspectiva de apuntarse tantos electorales. Es el momento de que el profesorado pueda tener una articulación que no son las estructuras verticales, profesionales y pesebriles que han sido auténticos cómplices del aparato.

      El profesorado que está en el aula tiene que ser consciente de que todo el entramado sostenido por los desertores de la tiza, pseudoexpertos y “otros profesionales” que están en la periferia del sistema educativo es nocivo. Y que los que lo sustentan son, objetivamente, colectivos dañinos y contrarios a los intereses del docente que quiere dar clase. Y que desmontar el tinglado es básico para liberar a la enseñanza de los grupos que más han contribuido a deteriorarla.

      La resistencia que van a ofrecer los beneficiarios del actual statu quo supongo que será recia y muy organizada. Todo el tinglado de asesores, liberados, pseudoexpertos, comisiones, unidades, chiringuitos burocráticos y demás inventos kafkianos, orwellianos y joseantonianos es la red que el poder ha ido tejiendo con el fin de tener un colchón y para evitar la gestión directa de la educación con los profesores, que hubiera sido más incómoda.

      Los puntos del manifiesto (de ámbito regional castellanomanchego) que nos presenta aquí Maximiliano son un torpedo en la línea de flotación del sistema, no son reivindicaciones parciales y puntuales de un profesorado cabreado. No son moco de pavo ni se les puede acusar de gremialistas o corporativistas. Son cuestiones muy concretas, pero muy de fondo. El momento preelectoral les debería hacer reflexionar a las autoridades educativas de una Comunidad de la que no se habla tanto como otras manifiestamente hostiles a la docencia, pero en la que se ha consolidado y enquistado una red clientelar paraeducativa que puede saltar por los aires cuando los campos se cubran de flores en las llanuras castellanomanchegas.

      ¡Y aún habrá quien piense que la educación es uno de los grandes activos de la izquierda instalada en las poltronas!

  8. Tiza Presa
    24 mayo 2010 a 14:06 #

    A mí no me cabe la duda que hasta que no aparezca un sindicato que rechaze las liberaciones y las subvenciones… nadie me defenderá. Simplemente especulan el mínimo esfuerzo para ganar votos, PARA RECOGER BENEFICIOS. Nadie arriesga, el coste electoral es una afilada guillotina. En cuanto hay liberaciones no hay mayor objetivo que las próximas elecciones.

    Desde que empecé a trabajar en el año 2000 sólo he visto empeorar mi sueldo y mis condiciones laborales mientras otros se forraban, mientras los sindicatos que me rodeaban no hacían nada más que literatura pestosa, inútil, hasta ingeniosa, pero… BUSCANDO ÚNICAMENTE SU CUOTA DE MERCADO. Ahora, con las vacas flacas, el remate es que me recorten un 7%. Si estuviese liberado, o medio-liberado, quizás podría soportarlo, QUIZÁS PODRÍA ESCONDERME COMO TODOS LOS LIBERADOS DE ANDALUCÍA, pero aguantando lo que aguanto…

    Ver que han firmado en Andalucía no hacer nada contra el ROC, que difundirán un estremecedor cartelito conjunto, me ha dejado destrozado. Me he sentido extremadamente traicionado. Supongo que si fuese de fuera de Andalucía me sentiría mucho mejor.

    Felicito a los que aún confían en que un sindicato pueda ser útil, aún conjugando liberaciones y la defensa de nuestros derechos. A esa persona le quedará esperanza. Felicidades. BIENAVENTURADOS SOIS POR CONSERVAR LA ILUSIÓN.

    Los que no guardamos esa esperanza ya sólo nos queda soñar con la Revolución o… ganar el mundial de futbol para olvidarnos hasta del nombre de nuestra santa madre.

    • Francisco Javier
      24 mayo 2010 a 14:15 #

      No te desanimes, que tenemos mucho por delante y entre todos ya estamos haciendo un trabajo importante.

      Un saludo.

    • 24 mayo 2010 a 16:03 #

      Querido Tiza:
      Lo bueno es que no tengo necesidad de demostrarte que estoy de tu lado. Me mantengo en lo dicho: ¿nos están dando hostias? Pues mientras no tengamos una organización sólida para devolverlas, nos las van a estar dando hasta que se cansen o hasta que nos dejen tetrapléjicos. ¿Estás descontento con la política de APIA? A mí me parece un sindicato, como mínimo, sostenible, y no sé si en la apaleada Andalucía habrá otra organización profesoral más coherente. Por lo que los conozco de ellos, me siento en condiciones de asegurarte que si un día hablas con ellos y les cantas cuatro verdades, como mínimo, te van a escuchar sin llamarte fascista, reaccionario, anticuado o mal profesor, lo cual ya es muchísimo. Otra cosa que creo saber es que están hasta los riñones de la LOE, del ROC, de doña Cándida y de semejantesa esencias. Habla con ellos. Pon tu talento y tus ganas al servicio de una lucha organizada. Discute con ellos para que te digan si son o no un sindicato absorbido. Tú lo tienes mejor que yo para buscarte vías de contacto, pero, si no es así, a través de mi blog o de David, puedes conseguir mi correo, y yo ya te pondré en contacto con alguna persona. En cuanto a la ilusión: cuando yo entré en la enseñanza, CCOO era el sindicato de unos tipos que se pateaban los centros informando, recibiendo información, proponiendo iniciativas y, si era necesario, convocando protestas. Eran, por supuesto, gente que estaba currando en los centros, y así se ganaron al profesorado: defendiendo los interese del colectivo al que pertenecían. Que con el tiempo se hayan corrompido no invalida el sindicalismo, invalida la corrupción sindical y el venderse al becerro de oro (cosa que CCOO empezó a hacer en los tiempos de Antonio Gutiérrez, que fue cunado yo me salí, aunque puede que haya compañeros mejor informados como Mariano que mañana puedan corregirme y demostrarme que fue ya mucho antes). El modelo que yo propongo es ese, el de los sindicatos pegados al colectivo y a sus problemas y necesidades. Y creo que, con sindicatos no quemados como CCOO, UGT (en enseñanza, estos principalmente) y otros de los “fuertes”, es viable. Lo será hasta que dure (el desgaste es ley de vida), después… tendrán que cabrearse otros y buscar nuevos instrumentos. Ahora hay una patética descomposición del sistema y un cabreo volcánico, es decir, una situación óptima para la contestación, pero yo sostengo que la contestación desorganizada no va a ninguna parte.

      • José Antonio Mateo Delgado
        25 mayo 2010 a 11:31 #

        Ufff… Pablo, que yo estuve unos 2 años en Apia. Hasta colaboraba con ellos haciendo vídeos (hasta donde me dejaron, porque allí sólo quería destacar el Huno) Por simplificarte el dilema que me echó fuera, te diré que a las 3 provincias más combativas les quitaron el dinero, el presidente con su mujer -la secretaria- “SALTÁNDOSE LOS ESTATUTOS”. Ahogadas esas tres provincias sólo quedaba verlos morir. Luego solicité votar con una urna por provincia en las elecciones, y cuando tenía los apoyos necesarios… esa misma noche el presidente anuló la moción alegando que era contraria a los estatutos. Pedí que lo denunciásemos por lo penal hasta la saciedad, en su AEP, con nombres y apellidos como lo hago aquí ahora. Los delegados de esas provincias miraron para otro lado e iniciaron otro proceso. Finalmente, acabaron prohibiéndome participar en la asamblea electrónica, tras lo que me fuí.

        Nada, todos miraron para otro lado, y los delegados perjudicados iniciaron un proceso paralelo sin denunciar este aspecto, en la convicción de estar bien asesorados. Hoy APIA es un cadaver, incapaz de movilizar a más de 200 personas en toda Andalucía (sus delegados-cadaver)

        Desde mi punto de vista, no me cabe duda alguna que todo aquello fue una lucha de poder por las liberaciones, porque se hizo público que el último año se habían matado por las horas. Pero eso… nadie de los que estaban dentro lo admitirá jamás.

      • José Antonio Mateo Delgado
        25 mayo 2010 a 11:45 #

        Me ha quedado horrible la redacción, pero es que no tenía prisa y ya no puedo editar. Espero que se haya entendido. En ese proceso paralelo lo que no se recogió, y sigo sin entenderlo, es la gestión irregular y fraudulenta de loa cuotas de los asociados. Algo repugnante de lo que saldrán indemnes.

        Por ponerte un ejemplo de la ineficacia de esta “organización” te aseguro que se gastaban el 20% en móviles, y tenías que ver con que felicidad aprobaban los presupuestos el autobus del inserso (los jefes) CARGADOS DE VOTOS DELEGADOS.

        AQUELLO FUE LA MAYOR DECEPCIÓN DE MI VIDA.

        ya te digo, Pablo, que puede agradarte su literatura, lñas medallas que se pongan, pero que al final.. todo es una lucha interna y externa por gandulear sin tiza.

      • Tiza Presa
        25 mayo 2010 a 11:47 #

        Doy fe de todo lo que cuenta José Antonio 😦

  9. José Antonio Mateo Delgado
    25 mayo 2010 a 21:09 #

    El IES Emilio Manzano ha aprobado el manifiesto por unanimidad, y lo enviará en breve al Gobierno Central, al MEC y a la CEJA, como medidas imprescindibles para el ahorro y la mejora educativa, solicitando todos los beneficios extras para bajar la ratio.
    ¿Sabéis si existe algún lugar en la red para adherirse?

Trackbacks/Pingbacks

  1. Algo se mueve en Educación - 23 mayo 2010

    […] Algo se mueve en Educación deseducativos.com/2010/05/23/algo-se-mueve/  por russell hace 2 segundos […]

  2. La revuelta de los funcionarios « El tinglado de Santa Eufemia - 23 mayo 2010

    […] ideas. Algunas de ellas son muy sensatas. Bastante más que las que salen del Consejo de Ministros. En Toledo parece que se discuten estas nueve. Las suscribo con […]

  3. Algo se mueve | Movie Reviews & Film Critics - 24 mayo 2010

    […] puede lanzar una campaña […] View full post on WordPress.com Top Posts […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: