Hola, soy funcionario

Ver e imprimir artículo

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Rebelión

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

9 comentarios en “Hola, soy funcionario”

  1. Jose
    20 mayo 2010 a 17:31 #

    Se queda un poco corto para mi gusto. Yo añadiría…
    Después de tanto estudiar, gastando en los estudios, pasando el tiempo y sin cobrar durante años, después de sentir frustración por no aprobar en los cinco o seis años que me apunté en las oposiciones (pagando), después de las noches sin dormir, los días sin salir, la angustia de desconocer mi futuro teniendo una carrera, una formación y unos estudios (que parecián no servir de mucho), después de ver cómo mis amigos compraban coches, casas, se casaban, tenían hijos; después de todo aquello y mucho más, por fin aprobé. Y ahora, casi envejecido de mi desgaste, aprobé la oposición (aunque muchos otros quedaron en el camino intentándolo una y otra vez); ahora que por fin pude respirar tranquilo, ahora llegó la crisis; ahora tu te alegras de que me metan mano a mi nómina, nómina que sudé con esfuerzo y lágrimas; ahora te alegras y yo he de comprenderte porque tu no hiciste nada en su momento, trabajaste, sí, y también cobraste por ello, tuviste futuro y yo estaba desesperado. ¿Por qué no te harías funcionario entonces si tan bien vivimos, si tan fácil era, si tan bien me hacía?. Hipócritas y envidiosos es lo que hay en este país de mierda que cuando todo va bien nadie se acuerda del simple funcionario. Ahora parece que somos ricos. Pero no te preocupes que si a mi me va mal, dejaré de consumir, no pasa nada, comeré menos, compraré menos, gastaré menos para que tu negocio, que depende de mi también gane menos, y como subirán los impuestos, el petróleo y todo lo demás, entonces, entonces ya veremos a quién están puteando. Así es la envidia, se volverá contra TI y contra todos los envidiosos de este puñetero país y nos iremos entonces todos, como funcionarios y no funcionarios a la Mí.

  2. David Arboledas
    20 mayo 2010 a 20:42 #

    Cojonudo, muy bien expresado

  3. Juan Poz
    20 mayo 2010 a 21:06 #

    Galdosianos somos, y en el camino nos encontraremos…

  4. Rinconete
    20 mayo 2010 a 21:54 #

    Te felicito, muy bonito. Sentido y sensibilidad, y con un toque dylaniano.

    He encontrado este otro escrito por la red. Es algo más prosaico y tradicional pero creo que merece la pena compartirlo:

    “Funcionarios públicos y sueldos rebajados.

    En 1956, Dolores Medio escribió “Funcionario público”, novela desgarrada donde se narran las penurias de Pablo Marín, funcionario atado a un sueldo mísero que malvivía en un cuartucho junto a su mujer. Tras las décadas siguientes de desarrollo, la figura del empleado público casi indigente, trasunto del cesante de novelón galdosiano, fue poco a poco hundiéndose en el olvido.
    Pero en los últimos días, la cloaca política y mediática neoliberal ha babeado de placer ante los ecos de una posible congelación salarial a los funcionarios. Sin embargo, nada sería más injusto que pasar la factura de la crisis a este colectivo. Así, en los momentos de hervor económico y ladrillazo, un encofrador podía duplicar el sueldo de un Técnico Superior de la Administración, y para conseguir que un albañil viniera a casa había, poco menos, que apuntarse en una lista de espera y cruzar los dedos.
    Mientras los funcionarios perdían poder adquisitivo y realizaban malabarismos contables con el sueldo, miles de paletos de eructo, puti-club y caspa montaban una constructora y juntaban billetes de quinientos euros como cromos. Legiones de jóvenes abandonaban los estudios y dejaban sus libros escolares criando polvo mientras se pavoneaban en coches refulgentes… ¿los funcionarios? Unos “pringaos, hombre, unos “pringaos”… ¿para qué estudiar?, ¿para qué invertir?, ¿para qué innovar? “España va bien”.Y mientras tantos celebraban sus ganancias entre cubatas, risas, rayas de coca y “España va bien”, miles de hombres y mujeres habían inmolado sus mejores años junto a una taza de café cargado, un flexo y un temario de oposiciones. Con los codos clavados en una mesa, viendo la vida desfilar a través del claroscuro de un ventanal, a la espera del momento crucial y temible de los exámenes.
    Pues bien, ahora resulta que, según los neoliberales, los efectos de aquellos excesos han de pagarlos los “privilegiados funcionarios”, precisamente el colectivo que apenas se benefició del auge económico y que, por supuesto, no provocó la crisis. Según ese planteamiento no pidamos cuenta a las entidades bancarias que prestaron dinero sin las debidas garantías. No pensemos que las ganancias obscenas de la especulación acabaron en paraísos fiscales. No indaguemos en ayuntamientos y comunidades que dilapidaron millones encargando obras absurdas que enriquecieron a empresarios. No, no… todo esto que lo paguen los funcionarios.
    Sí, los funcionarios, aquellos “pringaos” durante los años del falso esplendor económico. Sí, el juez que sacrificó como poco cinco años en una oposición terrorífica (aparte de los cinco de carrera) para ganar menos que muchos fontaneros. Sí, los miles de opositores que hubieron de recurrir al Lexatín, el policía que se juega la vida por mil quinientos euros mensuales, el auxiliar que no gana más de novecientos…¡resulta que estos han de pagar la crisis y son unos “privilegiados”!

    Gustavo Vidal Manzanares es jurista y escritor”

  5. 20 mayo 2010 a 22:37 #

    Tiza, eres un p_ _ _ artista. Acabo de imprimir esta joya para colgarla mañana en el tablón de mi instituto y recomiendo a todos los deseducativos que hagáis lo mismo. Esta recomendación voy a ponerla ipso-facto en mi blog. ¡Felicitaciones!

  6. 20 mayo 2010 a 23:17 #

    Estoy completamente de acuerdo con Pablo. Y además voy a añadir el comentario de Rinconete, muy acertado, y muy a propósito.

  7. 21 mayo 2010 a 5:38 #

    Hola, soy funcionario, sé que no me iré al paro, y cobro más dinero por menos trabajo que otros que hacen lo mismo que yo, es una vergüenza que me rebajen el sueldo.

  8. Maximiliano Bernabé Guerrero
    21 mayo 2010 a 7:47 #

    Muy bueno:
    Y hola, Rinconete, a ver si me dices ya quién eres que la intriga no me deja dormir. Como el pobre Winston Smith, el de “1984” no sabíamos a dónde llevaban las políticas bienintencionadas, cómo se encadenaban, hasta que un día despertamos sorprendidos: ¡Era esto! Las medidas educativas inclusivas, tanto criticar el elitismo, el mérito, castigar a los que aprobaban dando un aprobado general. Ahora vemos que va a estar penado haber aprobado una oposición. Esta mañana, en la lista de recortes que han sacado esos que se sientan en el consejo de ministros lo he visto claro:
    Titulados superiores: 7%. Estudiar más se “premia”, el esfuerzo tiene recompensa.
    Esta mañana lo he visto. Como decía esa canción que cantábamos antes “Questa matina, mi son svegliato, o bella ciao… e ho trovato…”. Perdón por las faltas, nunca estudié italiano en serio, y ahora ya no lo haré, no sea que me manden a galeras.
    DESOBEDIENCIA CIVIL Y RESISTENCIA PASIVA YA

  9. 21 mayo 2010 a 18:34 #

    Un país que no valora el conocimiento y la educación está abocado a la ruina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: