Huelga

David López Sandoval

Sí, antes que profesor soy funcionario. No me duelen prendas decirlo. Y todos los docentes que trabajan en la enseñanza pública también lo son. Y quien todavía quiera creer la enorme y estúpida fanfarria de lo contrario, ¿qué carajo hace echando a perder su magnífica vocación preparando a conciencia unas oposiciones?, ¿por qué no se ha montado su propio jardincito de Academo? “Bueno, por lo menos trabajamos en lo que nos gusta”, he llegado a oír esta mañana. Pues bien, puestos a ser vocacionales, vayamos, a partir de mañana, a nuestro centro de trabajo con una guitarra bajo el brazo, cantando Alabaré, alabaré, y renunciemos desde ya mismo al 50% del sueldo. Total, al menos seguiremos currando en lo que nos gusta, y, por supuesto, lavaremos esa mala conciencia que nos provocan las vacaciones, el tiempo libre y el trabajo estable.

Porque -y aquí está el quid de la cuestión- estas órdenes mendicantes del buen rollo, del desinterés y la gazmoñería son casos extremos, bien es verdad, pero lo son de un hecho crucial que hay que empezar a reconsiderar cuanto antes: los funcionarios no debemos fidelidad a nadie, ni siquiera al Estado que nos ingresa la nómina. Este fideísmo a los principios de la jerarquía -herencia del funcionariado del franquismo, cuyo espíritu ha mantenido el actual régimen multiplicado por diecisiete- explica en gran medida el indocente silencio y hasta el beneplácito con que se ha venido aceptando el desmantelamiento de la enseñanza pública, pero también demuestra el temor a la autoridad político-burocrática de turno que todos, tarde o temprano, aprendemos a sentir, y, sobre todo, el paulatino quebranto de nuestra capacidad para producir criterios profesionales sólidos. Por ello, urge cada vez más que los funcionarios nos demos cuenta por fin de que, frente a los preceptos de la fidelidad a un ente superior, existe el canon de la lealtad a la sociedad. La fidelidad engendra súbditos; la lealtad, ciudadanos.

Ayer en el Congreso se representó el que, con toda seguridad, será el último y definitivo auto de fe de la fidelísima función pública. La rebaja de un 5% de media en el sueldo de los funcionarios -hay quien dice que, en el caso de los profesores, la merma podría estar entre un 7% y un 9%– no es más que el principio. Si a esto le añadimos las otras prevenciones supuestamente correctoras del déficit que no están siendo publicitadas, pero que ya empiezan a oírse en los mentideros de algunos cortijos consejeriles –supresión de la oferta de empleo público y de las bolsas de interinos y aumento del número de horas lectivas-, puedo decir sin temor a equivocarme que aquí ni la madre que nos parió va a reconocernos en apenas unos cuantos meses. Y la verdad es que no hacía falta ser un genio para saber que esto se iría a la mierda más temprano que tarde.

A pesar de que muchos nos preciamos de tener absolutamente claras ciertas cosas, a pesar de que algunos llevamos desde hace tiempo denunciando la indignidad, la ulceración y la inmundicia de esto que llaman sistema educativo español, confieso que, tras la comparecencia del Presidente del Gobierno en el Congreso, he tenido la sensación de que algo en mí reaccionaba, como si de súbito un resorte, hasta ahora insospechado, me hubiese obligado a abrir por fin los ojos. Pero, ¿acaso no los tenía abiertos ya? Nein. Hasta ayer hemos estado durmiendo el sueño de las palabras, el espejismo de los argumentos, la quimera de la reflexión. Hasta el día de ayer hemos estado tragándonos que, en ciertos instantes, aun habíamos podido llevar la iniciativa. Hasta ayer mismo éramos todos maestros y profesores deseducados, bolígrafo o teclado en ristre, prestos al combate dialéctico y a las grandes hazañas de la retórica. Hasta ayer… Pero eso, hoy, se ha acabado. Ya no importa. Yo he abierto los ojos y he visto lo que siempre había tenido delante de mis narices. He visto que, después de todo, nunca he dejado de ser un servidor público. He visto que hay que pasar a la acción.

Por eso llamo a la mejor parte de este puñetero país. Llamo a todos los maestros y profesores de este lodazal público al que se suele dar el nombre de España. Llamo a las asociaciones y sindicatos profesionales de todas y cada una de las taifas que estén dispuestos, por una maldita vez, a rebasar las fronteras de sus grises particularismos regionales. Y, sobre todo, te llamo a ti, lector de Deseducativos. Porque ha llegado el tiempo de la lealtad. Ha llegado el momento de las guillotinas. Ha llegado la hora de la huelga general, implacable, sin concesiones.

P.S.: Atención a la siguiente frase:

“…los empresarios que han visto frustradas o reducidas sus aspiraciones han pagado con creces su peaje en esta crisis. No es a ellos a los que quepa demandar solidaridad, sino a la inversa, ofrecérsela”

José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente socialista tras anunciar, ayer -12/5/2010-, el tijeretazo.

Share

Anuncios

Etiquetas:

Categorías: Rebelión

Autor:David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura. Administrador del blog.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

66 comentarios en “Huelga”

  1. Ana Belén
    13 mayo 2010 a 16:23 #

    Mi apoyo total y absoluto, David. ¡Crucemos de una vez el Rubicón!

  2. Jose Manuel
    13 mayo 2010 a 16:30 #

    De acuerdo al 100%. Mirad el grupo de Facebook “Huelga general el 28 Mayo”

  3. 13 mayo 2010 a 18:15 #

    Lanzo una propuesta:

    NEGUÉMONOS A EVALUAR EN 2º DE BACHILLERATO

    • Ana
      14 mayo 2010 a 8:37 #

      Exacto. Bachilleratos, selectividades, evaluaciones externas y las mismas oposiciones, por correo certificado urgente, todos los exámenes hechos, intactos, a la atención del Sr Presidente del Gobierno a lo largo del mes de julio (o vamos eligiendo distintos personajes como destino para cada tipo de examen, que no se saturen con las correcciones ni les falten los bolis de repente, pobrecillos) hasta que se echen a la calle las madres, los padres y los demás bichos que se bañan en los diez centímetros del agua podrida de la charca.

      Las huelgas desde la educación no se pueden hacer “no dando clase un día”. Pobrecitos los chicos, dirán los papás y las mamás, porque ellos qué culpa tienen. Tiene más sentido “no corregir un día”, justo el día que se revisaban todos los exámenes, por ejemplo. Pero que lo tenemos, lo tenemos, señora, no nos grite ni se ponga nerviosa. No se preocupe, que no hemos perdido el examen de su hijo. Está en poder del Sr Presidente para que no se pierda. En breve le harán llegar la nota.

  4. 13 mayo 2010 a 18:16 #

    Chicos, los sindicatos están diciendo que no es para ponerse tan trágico, que total, al fin y al cabo, son los que tienen un sueldo fijo y eso los que tienen que hacer el sacrificio… Pepiño Bianco de las pelotiñas de su pastelera madre también opina algo parecido. La vicealgo fashion de la muerte con horrendo terno violeta comparece en el telediario para un aquí haya paz y después gloria. ¡Es como para ir montando ya las barricadas! ¿O no?

  5. 13 mayo 2010 a 18:16 #

    Un abrazo, David. ¿Por qué? Por eso que vienes a decir de que los funcionarios no tenemos otro jefe que la sociedad, argumento que he utilizado bastantes veces cuando han venido a querer imponerme aberraciones salidas de la manga de un director, de un inspector o de una consejería. Ninguno de ellos es mi jefe, esta es la gran paradoja de los funcionarios: nos debemos a la sociedad y al ordenamiento jurídico de la nación, que es a lo que juramos fidelidad, no a nuestros nominales superiores. El alcance de esto es tremendo: si mañana cualquier cacique de instituto o sátrapa de subdirección intenta imponerle a un profesor algo contrario a esos principios, el funcionario puede y hasta debe negarse a obedecer, ¡cómo nos diferencia esto, por ejemplo, de nuestros colegas de la privada! Para un profesor que quiera ejercer su oficio guiado por la ética, el sentido común y el supremo principio de educar a sus alumnos incluso por encima de sandeces empobrecedoras plasmadas en leyes, esta condición es un instrumento inestimable. Y vaya si nos vale. En cuanto a la rebelión y la huelga o cualquier otro tipo de respuesta, estoy contigo en que algo habría que hacer, pero es asunto complejo que choca, como tantas veces sucede, con las limitaciones de la realidad. ¿Quién convoca? ¿Quién organiza? ¿Quién canaliza? ¿Bajo qué liderazgo? Desde luego, ya mismo te digo que, por muy razonable que sea la causa, no pienso asistir a una sola iniciativa procedente de los sindicatos mayoritarios, a otro perro con ese hueso: después de estar años y años ninguneando al funcionariado, no les concedo ni la credibilidad ni la legitimidad para movilizarnos, aparte de que estoy seguro de que sus llamamientos, serán, como viene siendo desde hace mucho tiempo con los funcionarios, llamamientos-trampa destinados a hacernos creer que van a hacer algo, para luego dejarlo pudrirse todo en cualquier vía muerta. En mi blog me extiendo algo acerca de estas cosas, échale un vistazo si te apetece.

    • Mariano
      13 mayo 2010 a 18:45 #

      Coincido al 100% con tu análisis, Pablo. Desgraciadamente, algunos tenemos experiencia del sindicalismo y muy traumática. Si secundamos una acción convocada por los verticatos oficiales que forman parte del sistema, nos utilizarán para negociar su cuota de poder en todo el tinglado. La cuestión es que no podemos quedarnos cruzados de brazos viéndolas venir.

      • 13 mayo 2010 a 18:52 #

        Usemos este blog para animar el cotarro. Son 350 visitas diarias. Y hoy, a estas horas, estamos superando las 400. Apelemos a las iniciativas individuales. Propongamos ideas, coño.

  6. Fancisco Javier
    13 mayo 2010 a 18:23 #

    Estimado David,

    entiendo y comparto tu cabreo. En un post reciente, invité la idea de ir planteando ya un manual de terrorismo deseducativo. Se trata evidentemente de cómo conseguir que esto vaya aún a peor, de hacer nuestro trabajo del modo más irresponsable y a ser posible con el mínimo esfuerzo. ¿Por qué ser serios con esta gentuza? Que algunos -cosa que sinceramente no entiendo dado el panorama- se contenten haciendo lo que les gusta (¡pobrecitos!) me parece muy bien. Que sigan. Creo que razones hay más que suficientes y también creo que lo que aporta este foro es muy necesario y trabaja por el bien común de la ciudadanía. Pero tal vez, sea ya el momento de ser más combativos, más agresivos y pasar a los hechos. Yo me apunto.

    • 13 mayo 2010 a 18:34 #

      La idea es cojonuda, Francisco Javier, y además puede ser un sitio destacado de este blog: “Manual del perfecto terrorista deseducativo”.

      Bien, señores… ¡Luz! ¡Más luz!

    • 14 mayo 2010 a 4:34 #

      Digo yo, inspirándome en la propuesta de F. Javier: ¿y qué tal si probáis a ser más papistas que el Papa? Convertíos en Marchesis superlativos, si eso es posible. Si quieren circo, circo. Elaboramos un listado de propuestas “educativas” afines a la pedagogía logsiana pero dando varias vueltas a la tuerca a la cosa, a tal punto que hasta al psicopedagogo de turno le parezca excesivo. Sería de una ironía sublime que vosotros pudierais acusar de carcas a quienes siempre nos acusan a nosotros, que ellos probaran su propia medicina. Las propuestas serían de este tipo: “nada de evaluación continua, eso es suponer que el adulto sabe más que el niño; todo tipo de evaluación es denigrante para el sujeto evaluado”; “nada de matemáticas: son un instrumento del poder”, etc. Un posible riesgo es que no hubiera forma de escandalizar a la psicopedagoga, e incluso que os acabara abrazando, embargada por la emoción de sentirse comprendida.
      Sé que suena estrafalario, pero es que la situación ya lo es. A veces el fuego se combate con fuego.

  7. 13 mayo 2010 a 18:30 #

    Las “limitaciones de la realidad” hay que empezar a pasárselas por el arco del triunfo, Pablo. O actuamos o nos joden definitivamente. Nos van a quitar un 7%, lo cual quiere decir que, eurillo arriba eurillo abajo, nos choricean ¡¡¡+/-2200 euros al año!!!

    Y, por supuesto, estoy contigo: ¡a los del pesebre ni agua!

    Por cierto, se me acaba de ocurrir otra idea:

    A todos aquellos que nos leen y están afiliados a algún sindicato: CÓRTENLES EL GRIFO DE UNA VEZ.

  8. Juan Pedro Viñuela
    13 mayo 2010 a 18:34 #

    Es el momento. Ha tenido que pasar para que podamos salir del lodozal en el que nos encontramos. Acción y desobediencia civil.

    • 13 mayo 2010 a 18:38 #

      “Existen leyes injustas: ¿debemos estar contentos de cumplirlas, trabajar para enmendarlas, y obedecerlas hasta cuando lo hayamos logrado, o debemos incumplirlas desde el principio? Las personas, bajo un gobierno como el actual, creen por lo general que deben esperar hasta haber convencido a la mayoría para cambiarlas. Creen que si oponen resistencia, el remedio sería peor que la enfermedad. Pero es culpa del gobierno que el remedio sea peor que la enfermedad. Es él quien lo hace peor. ¿Por qué no está más apto para prever y hacer una reforma? ¿Por qué no valora a su minoría sabia? ¿Por qué grita y se resiste antes de ser herido? ¿Por qué no estimula a sus ciudadanos a que analicen sus faltas y lo hagan mejor de lo que él lo haría con ellos? ¿Por qué siempre crucifica a Cristo, excomulga a Copérnico y a Lutero y declara rebeldes a Washington y a Franklin? […] Si la injusticia es parte de la fricción necesaria de la máquina del gobierno, vaya y venga, tal vez la fricción se suavice -ciertamente la máquina se desgasta-. Si la injusticia tiene un resorte, una polea, un cable, una manivela exclusivamente para sí, quizá usted pueda considerar si el remedio no es peor que la enfermedad; pero si es de tal naturaleza que le exige a usted ser el agente de injusticia para otro, entonces yo le digo, incumpla la ley.”

      Henry David Thoreau

      • Mariano
        13 mayo 2010 a 19:10 #

        En el fondo de la cuestión estoy totalmente de acuerdo. Yo estaba fuera de España cuando se perpetró la LOGSE y cuando volví mi perplejidad y mi frustración era el comprobar la pasividad del colectivo que fue machacado por esa estúpida ley. Y pensé: el poder nos puede colar cualquier cosa.

        Ese es el mensaje que hay que dar a un déspota indocumentado y amoral que se permite, por la gracia de Dios, pisotear nuestros derechos como funcionarios porque el que manda es él y sólo él.

        Estamos indefensos. Y, además, la sociedad civil no existe, está secuestrada. Todo el sistema de representación está esclerotizado.

        Los cauces institucionales que tenemos los profesores, los ciudadanos, las personas, en la España plural, feudal y desigual no nos sirven. Sólo le valen al poder para perpetuarse,

        Coincidiendo contigo en el diagnóstico de nuestros males, la pregunta es la que hace Pablo: ¿quién convoca? ¿cómo nos organizamos? Nuestros delegados forman parte del mismo sistema que gestiona la enseñanza-basura y que apoya las decisiones políticas de los que mandan, siempre que les den algo en la tarta.

        De ahí que sea necesario que la energía del cabreo, que a lo mejor despierta a alguien de su letargo, se convierta en una energía práctica. Que no se nos vaya la fuerza por la boca.

        No quiero ser aguafiestas. Pero cuando hablamos de acción, ¿qué acción?

        Si supiera que se podía prender la mecha de alguna forma, no dudaría en coger la lata de gasolina. Y el problema, por supuesto, es algo más que educativo, que ya de por sí es muy grave y serio. Aunque no coincida totalmente contigo en el análisis sobre los orígenes del sistema, la transición y la constitución del Estado democrático, sí veo que hemos alcanzado un nivel de putrefacción intolerable. Y que la pasividad de quienes hemos sido jodidos por los diferentes grupos que manejan el chiringuito del poder ha sido uno de sus cómplices más eficaces.

        Lo que yo me pregunto es qué hacerlo y cómo hacerlo. Más allá de salir en manifestación o de golpear donde más duela: desenmascarando al poder, pidiendo que el malestar y la indignación se traduzca en un voto político. Que es lo que más les importa, quizá lo único. Porque la cuestión es la que señalaba Pablo: quién convoca, quién organiza, quién capitaliza. Quién nos puede terminar manipulando y vendiendo. La experiencia de 1988, cuando fuimos a una huelga en la que nos descontaron mucha pasta. CCOO sacó réditos de esa protesta. Y luego fue el principal inspirador de la LOGSE. Que esto sirva para que los sindicatos de liberados de la casta parasitaria vuelvan a crecer sobre nuestros descuentos de haberes me jodería mucho.

        Desde luego yo me sumo a todas las rebeliones para evitar un abuso más.

        Los presidentes del gobierno y los líderes de los partidos mayoritarios tienen un poder despótico. Y encima puede ser populista el ataque a los funcionarios, que me llena de indignación, aunque creo que el tiro les saldrá por la culata.

        Yendo al grano, si a alguien se le ocurre una idea concreta y operativa para dejar de ser súbditos y empezar a ser ciudadanos, que me la diga. Que yo le apoyo, por supuesto.

        !Y a no dejarse pisar como hasta ahora!

  9. JORGE RIBEN
    13 mayo 2010 a 18:56 #

    Huelga a la japonesa: Ni títulos de la ESO, ni PAU.

  10. Laura
    13 mayo 2010 a 19:06 #

    Estamos dejando que expropien nuestros derechos para que construyan en el solar una sucursal del Banco Santander. Los docentes sabemos esto mejor que nadie y debemos saber también que somos quienes de paralizar un país. Nos han hecho creer que no es así, pero somos más y cada vez tenemos menos que perder.

  11. 13 mayo 2010 a 19:42 #

    Mirad aquí la que se nos viene encima.

    • Mariano
      13 mayo 2010 a 20:35 #

      La que se nos viene encima es fina. Ya lo sabemos, David.

      Pero hay un problema real: llevamos años gastando y despilfarrando en 17 administraciones ´que duplican gastos, subvenciones a tutiplén, conciertos a colegios religiosos, pasta por un tubo para los sindicatos a través de cursos y financiación indirecta, la capilla sixtina de Miquel Barceló en la ONU que costó un pastón, los traductores del Senado, una lista interminable… Y la realidad es que no hay un duro porque la principal fuente de ingresos de todas las administraciones era la construcción. Y el dinero no sale del aire. La recaudación está bajo mínimos. Es un problema muy serio.

      ¿Cuántas universidades hay? ¿Cuántos alumnos tienen algunas de esas universidades? Yo he tenido a 5 en lista en uno de los cien mil campus duplicados que pueblan la geografía española. El sistema no es sostenible tal como se ha montado.

      No defiendo, por supuesto, lo que dijo ayer Zapatero en el Congreso. Alucinaba.

      Por supuesto que me parece una canallada que se nos baje el sueldo y que se congelen pensiones, entre otras cosas. Pero los ingresos y los gastos tienen que cuadrar. No se pueden sostener unas cuentas públicas de otra forma.

      De ahí que tengamos que tener muy claro lo que reclamamos. Y a lo mejor los ciudadanos deberíamos decidir de alguna forma qué queremos que se haga con nuestros impuestos. Porque hemos llegado a una situación muy jodida. Entre todos tenemos que pagar la factura de todo lo que han dilapidado los políticos de las distintas administraciones. Si se quieren seguir manteniendo ciertos gastos, la única vía es recortar prestaciones y sueldos, aumentar impuestos y empobreciéndonos todos. O cambiando el modelo fiscal, que machaca a los asalariados que no tienen escapatoria. Es que todo el sistema está pervertido.

  12. Luzroja
    13 mayo 2010 a 19:45 #

    Señores, la medida acojona, si son capaces de rebajar el sueldo a millones de funcionarios de la noche a la mañana porque es lo que más a mano les queda, lo más fácil y lo más popular de cara a los 4 millones y medio de parados, si son capaces de esto, nos han puestos los mismísimos en el gaznate y además frente a un colectivo: padres, vecinos, parados… que, si ya nos despreciaban, ahora no van a ver el agravio…la medida acojona, no habrá respuesta a la huelga, la gente prefiere vivir de rodillas.

    • Mariano
      13 mayo 2010 a 20:41 #

      No es tan sencillo el cálculo, porque en muchísimas familias españolas hay funcionarios. Además, la imagen que dan los tertulianos y ahora asume el gobierno es falsa. La mayoría de los funcionarios tiene un salario no muy alto. Los auxiliares administrativos, los conserjes, los maestros, las enfermeras de los hospitales públicos…

      Por supuesto que es la medida más sencilla, pero creo que no les va a salir gratis. Los funcionarios también votan. Los damnificados directos e indirectos del anunciado atropello son muchos… Zapatero hasta ahora ha calculado bien, pero da la impresión de que esto se le va de las manos.

      • Laura
        13 mayo 2010 a 22:11 #

        Creo que para las movilizaciones llevaré una copia impresa de mi nómina y se la enseñaré con gusto a los viandantes: 936 euros limpios (sólo con el 2% de retención porque es mi primer año)… y sin la aplicación del recorte.

  13. Xoia
    13 mayo 2010 a 22:14 #

    No me arrepiento de los cientos de horas, miles de horas que he dedicado al estudio. No me arrepiento porque siempre dije que lo único que no me podrían quitar jamás es mi formación y porque disfruto aprendiendo.

    No me arrepiento de haber sacrificado mi juventud entre libros, pues nadie me obligó a hacerlo y además yo sabía que no valgo para otra cosa.

    Ni me arrepiento de las horas que he dedicado a preparar ejercicios, resúmenes y esquemas para mis alumnos, pues he querido hacerlo y me ha parecido útil.

    Tampoco voy a quejarme por la cantidad de veces que he ido al instituto fuera de mi horario para resolver dudas, preparar prácticas, avanzar temario de cara a selectividad o simplemente para hacer exámenes por la tarde en segundo de bachillerato (e incluso en otros cursos) y así no perder horas lectivas matinales en las que explicar y de paso poder dejar a los alumnos todo el tiempo del mundo para realizar los exámenes con calma lejos del agobio de los timbres mañaneros.

    No voy a lamentarme por las pilas y pilas de hojas con ejercicios de mis alumnos de todos los niveles que me he traido para corregir a casa estos años, incluso mañana voy a traerme otro taco de ellas, todas ellas aparte de los exámenes, con el objetivo de que pudieran avanzar y ver sus errores antes de que fuera demasiado tarde, es decir, antes de cometer esos errores en los exámenes.

    No voy a llorar por las horas de recreo que perdí castigando a los grupos de los que fui tutora por obra y gracia de mi anterior equipo directivo, que últimamente no me tenía en mucha estima, sobre todo desde que se dieron cuenta de que digo las cosas como las pienso y sin doblez.

    Y tampoco voy a quejarme ahora de las innumerables ocasiones en las que recibí a padres fuera del horario establecido para su visita, ni de las veces que llamé a sus casas para informarles sobre sus hijos, ni de la cantidad de veces que tuve que hablar con algunos alumnos intentando (sin conseguirlo) que cambiasen de actitud hacia el estudio.

    Pero a partir de este mismo momento ya nada va a ser igual. Se acabó perder recreos, se acabó ir por las tardes, se acabó recibir a padres fuera de hora, se acabó hacer la recuperación de la recuperación de la recuperación anterior, se acabó. Ya que Pepiño Blanco azuza a la sociedad hablando de las ventajas de mi trabajo estable, y ya que parece que he cometido algún tipo de pecado capital por ser funcionaria y da igual que me esfuerce o que me rasque la barriga, pues llevo una especie de marca que permite a todo el mundo llamarme vaga, voy a ejercer como tal: el funcionariado estricto y nada más. Ni un minuto de más. No pienso descuidar mi labor académica, la conciencia no me lo permite, pero no pienso dedicarle a mi trabajo ni un solo segundo más allá de lo estrictamente necesario para “cumplir con mi horario”.

    Y voy a empezar a aplicar esta norma negándome a asistir a la fiesta de graduación de los bachilleratos. Es poca cosa, pero mi tiempo libre es mío y no voy a malgastarlo nunca más. Ya ves tú qué miedo, qué le importará a ZP si yo voy o no voy a una graduación, es como una pataleta de niña pequeña, pero me niego a salir en la foto correspondiente sabiendo que seguro que los papás de las criaturas critican la “buena vida” del funcionario a mis espaldas. Ya que me critican, que sea por algo.

  14. Xoia
    13 mayo 2010 a 22:24 #

    Ah, por cierto, yo mañana sondearé a mi manera qué tal andan las cosas entre mis compañeros. Pero mucho me temo que la mayoría están abducidos por la falsa izquierda-progre y van a tragar el recorte igual que tragan la LOE-LOGSE.

    Y lo digo porque el miércoles cuando entré en la sala de profes en el recreo, justo después de recibir la noticia del tijeretazo a nuestro sueldo, y esperando encontrar allí a todo el mundo revolucionado… me topé con algo difícil de digerir: todos los profes alrededor de unos documentos sobre la formación en centros, ofreciéndose voluntarios para planes de éxito escolar todavía más denigrantes que el establecido por la junta, aportando ideas sobre cómo perder el tiempo aprendiendo a aprender a enseñar a nuestros pupilos a motivarse para intentar aprender a aprender… Y todos felicísimos y encantados de la vida. Nos recortan el sueldo y esta gente se ofrece voluntariamente y gratis total para ser explotados. Increible… Pensé que no se habían enterado del recorte y lo comenté… Y nada, todos encantados de la vida… Ver para creer. Tenemos lo que nos merecemos, ni más ni menos.

    • 13 mayo 2010 a 23:16 #

      Ve a la fiesta con los chicos, Xoia, pásatelo bien con ellos un rato: son lo mejor de nuestra profesión. En los últimos años, ¿sabes dónde estoy mejor que en ningún sitio cuando voy al instituto? En clase, sin dudarlo un segundo, aun con los problemas que a veces surgen. Los chicos son lo más sano, son muy divertidos, lo podrá haber brutos, capullos o maleducados, pero, en conjunto, les pegan cien vueltas a los adultos, ninguno esconde el cuchillo impregnado de mierda que portan más personas adultas de lo que me gustaría, y eso por no hablar de que justifican nuestro oficio y son los que nos hacen ser útiles. ¿Qué has sentido cada vez que alguna de esas cosas que hacías por ellos veías que surtía efecto? Algo impagable, seguro, algo que no podrán disfrutar jamás ni en oficios muchísimo mejor pagados y valorados que el nuestro. Que tu cabreo no repercuta en los chicos, porque además eso se va a volver contra ti, podría incluso tener la repercusión de que esos colegas burocratizados que miran más al cursillo que al aula en algún momento pudieran sentirse superiores a ti, simplemente por ser más hipócritas y no cometer deslices jamás en el terreno de esas apariencias que hoy tanto se valoran, y ya tendría narices. Y mira, si trabajas bien, vales por lo que vales, no por lo que piensen de ti los cuatro padres capullos -no vayas a pensar que son muchos más- que despotrican de los funcionarios: los otros, los normales, los buenos, van a valorarte, te lo aseguro, llevo muchos años viendo cómo funciona la gente y está claro que los padres -salvo esos cuatro capullos que todo lo joden- ni son tontos ni son nuestros enemigos, saben distinguir muy bien al buen profesor cuando lo tienen sus hijos y valorarlo. Por las cosas que haces, a ti te valoran; además, me temo que serías incapaz de hacer otra cosa: todas esas renuncias con las que amenazas así en caliente iban a hacer que te sintieras incómoda a los dos días. Te va a acompañar toda la vida: al buen profesor le es imposible convertirse en un inútil.

  15. Juan
    14 mayo 2010 a 7:29 #

    Totalmente de acuerdo, compañeros. YA ESTÁ BIEN. A la huelga. Huelga, huelga, huelga. A las trincheras de una puñetera vez.

    Saludos y ánimos desde Crisis Educativa.

  16. Maximiliano Bernabé Guerrero
    14 mayo 2010 a 7:56 #

    Muy bien, David, y de acuerdo con casi todo de lo que decís,
    Crucemos el Rubicón, pero al Rubicón no se va ni a pescar y mucho menos a tomar el sol. No caigamos en el vicio de siempre de los docentes, empezar a proponer todo, a cada cosa más imaginativa y luego no hacer nada. ¿Que qué se puede hacer ?
    Pues todo eso de que hablamos de desobediencia civil. Se empieza por lo más simple Ejemplos:
    – Examinar de acuerdo con criterios coherentes -no hace ni falta salirse de las programaciones-, corregir, en cada clase suspenderá un 75% y eso no se mueve, digan lo que digan orientadores, directores, marichonis…
    – No hacemos ni un puto papel más. Todos esos informes trimestrales, pruebas diagnósticas se entregan en blanco. Lo mismo con las chorradas de las TIC.
    – Aplicación de reglamentos a rajatabla: No tolerar salidas de tono ni de alumnos, padres…
    Sólo esto. Si lo hicieran siete u ocho en cada centro, no se atreverían a abrir tantos expedientes.
    Y en verano, a esperar, sólo eso, de verdad. Cuando un poco más adelante llegue la hora de colaborar a la caída de José Luis Rodríquez y su entorno progre-sindical-pedagogo-chupóptero, hagámoslo cada uno desde nuestro humilde sitio. No seamos tan “honestos cuákeros sufragistas”. Hay veces que hay que echar un pulso, y ahora nos va mucho en ello. A todos no sólo a los docentes.

    • 14 mayo 2010 a 10:49 #

      Llevas toda la razón, Maximiliano. No estamos para las ironías y experimentos que yo proponía, ni mucho menos Vuestro mensaje tiene que ser tan claro como dices: negarse a hacer todo aquello que os impide desarrollar una enseñanza de calidad. Y caiga quien caiga. No sois culpables de que el alumno no dé palo al agua. A las objeciones de las hormigas soldado se le responde que son chorradas, porque el alumno DEBE estudiar de una puñetera vez. Cuando los padres se enteren de que los centros ya no van a regalar los aprobados y los títulos a sus retoños (o que algunos profesores se niegan a ello), ya se pondrán las pilas. Y si no, peor para ellos. Y la burrocracia asfixiantes y tala-selvas, a tomar por saco.

      Los pedabobos nos dicen que la obediencia revela ausencia de capacidad crítica (otra de sus chorradas). Así que no podrán ver con malos ojos vuestra desobediencia. Si son coherentes (uf), tendrán que aplaudiros por dejar de obedecerles. En ESTE caso, desobedecer SÍ es revela actitud crítica.

    • JGV
      14 mayo 2010 a 11:37 #

      Estoy de acuerdo,

      con la programación (de acuerdo a lo que la LEY marca) y unos criterios de CALIFICACIÓN llevados a rajatabla los resultados serían más reales todavía: es decir aún peores. Un 50 % de alumnos que no titulan, que suspenden hasta el recreo. Es lo que hay y punto. Más propuestas deseducativas:

      1) Que vuestros directores tratan de presionaros, don’t worry!. En último caso recordar una yotravez que sois FUNCIONARIOS. Y si se ponen muy chulos, la estrategia será: “Disculpe, pero tengo cosas más interesantes que hacer, concretamente me voy a tomar un café, Este asunto lo consultaré con mis abogados del SINDICATO y mi abogado particular especializado en estas lides.”

      2) Como ya sebéis el tema de los cursos de profesores para reciclaje y cobrar los SEXENIOS, se ha puesto muy duro. Alguien en la Administración habrá pensado: “Estos vagos inútiles quieren cobrar sexenios, que suden bien cada crédito. Muchas más horas, más control, más trabajo, ¡y ni una falta justificada o no justificada! Respuesta: un esfuerzo económino, compañeros. NO HAGÁIS CURSOS DE RECICLAJE DE NINGÚN TIPO. Si lo pensáis bien, lo que se pierde de plus, se gana en calidad de vida; una losa que te quitas de encima, tu mente más libre para hacer los cursos que te vengan en gana o no hacer ninguno y dormirapaciblemente la siesta. Y total, seamos claros, no vais a salir por ello de pobres. Y fijaros bien: una propuesta así, pondría en entredicho toda la estructura de los CAP, CRIP, ETC. ¡Os imagináis el pánico de los encargados de estos centros, de pedagogos, cursilleros y eximidos de la tiza!

      3) Usemos un discurso antipedagógico en nuestra práctica habitual. Conscientemente tiendo a utilizar con toda naturalidad cada vez más términos proscritos: no decir “control”, sino “examen”; “este texto quiero que lo memoricemos bien, el parender de memoria es una de las mejores cosas que se puede hacer de estudiante”; “el examen refleja perfectamente la incompetencia de mis alumnos”;…………………….

      Venga animaros, y auydarme un poco.

  17. sergio
    14 mayo 2010 a 13:37 #

    Yo apoyaría un sistema de sueldo basado en resultados, lo cual motivaría a los funcionarios de la enseñanza.
    Claro, que luego si el informe PISA dice que los españoles son los más tontos de europa y el sueldo que no me lo toquen.
    Señores, a ver si se enteran, que las medidas no son para salir de la crisis, son para iNTENTAR poder llegar a pagar la deuda externa que causaría el default.
    Se termina el funcionariado como estaba concebido y así tiene que ser. Se termina el “hago unas opos y tengo trabajo para toda la vida”.

    Escrito por un profesor que trabaja en el extranjero por el asco que sintió al ver cómo se gestionaba la escuela pública (lo cual no es culpa de los maestros en ningún caso) y por ver el sistema funcionarial anticuado, obsoleto y para vagos que rige lo público en España.

    Con todo mi respeto a los funcionarios (no soy uno de ellos y no tengo nada en contra de ellos por su labor pública, sí por determinadas condiciones como que su puesto de trabajo sea “intocable”, pero eso no es culpa de ellos). Sólo quería decir una cosa. En un país en el que hay 5 millones de parados, ustedes saben que tendrán una reducción, pero TIENEN LA SEGURIDAD DE SABER QUE NO SE VAN A IR A LA CALLE (por ahora, que todo llegará).

    A ver si resulta que las movilizaciones en este país se hacen cuando se toca a los funcionarios…manda cojones que no haya habido una huelga con un 20% de paro y se haga cuando reducen sueldo a los funcionarios.

    PD: El año pasado de media (lo ignoro en el caso de los docentes) se subió, en crisis, un 3% el sueldo a los funcionarios. Ahora se rebaja un 5%. O sea, que la crisis ha supuesto perder un 2%.
    Que nade dice cuando hay crisis “a ver si va a ser mejor no subir el sueldo no sea que luego no puedan pagarlo”.

  18. sergio
    14 mayo 2010 a 13:40 #

    Por cierto luzroja
    “…lo más fácil y lo más popular de cara a los 4 millones y medio de parados”

    esa frase me parece bastante poco acertada. Si a ti te parece que los 4 millones y medio de parados están hoy mejor porque se reduce el salario a los funcionarios es porque….vamos, porque debes ser funcionaria, porque al parado que te rebajen el sueldo no le pone un chorizo en la nevera.

  19. sergio
    14 mayo 2010 a 13:42 #

    Y un último aporte

    les leo desde hace tiempo, artículos interesantísimos, bien vistos, buena crítica, poniendo el dedo en la llaga.
    pero les animo a todos a reflexionar.
    Después de montones de textos explicando que el SISTEMA está podrido (con toda la razón del mundo)
    esta sentencia
    “Porque ha llegado el tiempo de la lealtad. Ha llegado el momento de las guillotinas. Ha llegado la hora de la huelga general, implacable, sin concesiones.”
    esta sentencia LLEGA CUANDO LES BAJAN EL SUELDO

    La guillotina no porque destrocen la educación no…la guillotina porque me tocan el salario…tiene guasa.

    • Guillotinanta
      14 mayo 2010 a 14:00 #

      No creo que se haya dicho “otra cosa” en todo este tiempo, aquí, con respecto a la urgencia por cortar por lo sano antes de que la gangrena llegue al hueso, muy especialmente por parte del Sr. López Sandoval, y creo yo que siempre se ha hecho evitando reivindicar lo relativo a los salarios para no mezclar las churras con las merinas, pero si le parece a usted que “éste no es el mejor momento para seguir insistiendo” porque “nos tocan de repente el sueldo”, no sé qué otro momento es más oportuno o en qué otro momento va a tener “menos guasa” el asunto. Si le parece esperamos a diciembre, cuando a la gente se le haya olvidado la medida, a ver si ahí la cosa en lugar de guasa tiene además sudor y lágrimas y estamos todos más contentos. O al año que viene. O cuando nos toque jubilarnos. (Ay, no, no, no, perdón… que ahí tendrá otra vez “mucha guasa” el asunto.)

  20. Maximiliano Bernabé Guerrero
    14 mayo 2010 a 14:03 #

    Querido Sergio,
    Ahora soy funcionario, aunque estoy seguro de que no me jubilaré como tal. No siempe lo fui, he trabajado largos años en la empresa privada, en labores agropecuarias… Incluso fui profesor en el extranjero, como tú.
    Hablando claro, a mí un recorte del 5, del 7, del 9% me importa un cojón, aunque no soy rico. Las movilizaciones eventuales, sí, es posible que se inicien por el recorte. Pero ya que hablamos de guillotinas, me permito recordarte que los julays que tomaron la Bastilla lo hicieron porque se aproximaban a París dos regimientos de mercenarios alemanes y suizos. Ése fue el detonante Cuando entraron en la fortaleza, donde esperaban encontrar a cientos de paisanos oprimidos, hallaron a cinco o seis, entre ellos al degeneradito del Marqués de Sade. Y así empezó aquel baile. Quiero decir que muchas veces el chispazo que prende algo es la tontada mayor del reino, pero lo importante es que eche a rodar. Y grandes cosas veredes, amigo. No se trata de un recortillo, ni siquiera de la enseñanza funcionaril. Se trata del país de mierda en que están convirtiendo España, de un sistema representativo pero no democrático, de cinco partidillos nacionalistas que manejan el cotarro español cuando dicen que quieren acabar con España, de unas comunidades autónomas empeñadas en rebañar hasta no dejar nada, de unos politiquillos que dan vergüenza ajena, y propia. Y de más, y de más.

  21. sergio
    14 mayo 2010 a 14:05 #

    Se convoca una huelga, eso es “insistir”, no “seguir insistiendo”.
    Que me parece bien que hagan huelga y que reclamen su sueldo, pero vamos, que lo que estaría bien es haberla hecho antes (todo eso de no puntuar a los alumnos, etc) para que se cambiara el sistema.
    Pero se hace cuando se toca el bolsillo.
    Sobre la jubilación, le recomiendo morirse antes si tiene previsto cobrarla porque es otra de las cosas que volará tarde o temprano (por tanto fume y beba con moderación pero sin pausa).

    Y lo de esperar…pues bueno, para el 20% de parados la huelga general YA es muy tarde..el problema es que para muchos la urgencia empezó hace dos días..pero es un problema de mentalidad del país y eso no se cambia de la noche a la mañana

  22. sergio
    14 mayo 2010 a 14:07 #

    Hola maximiliano
    siento no poder hablar más porque tengo que salir, pero te agradezco el comentario.
    Entiendo lo que quieres decir, y me parece bien que prenda la mecha y sobre todo si manda todo a la mierda. Pero como tú bien dices, es que el recorte es lo MENOS PATÉTICO de todo lo que lleva pasando en la educación en los últimos 20 años.
    Por eso me “sorprende” que la mecha salte ahí, cuando se han tragado carros y carretas como caramelos.
    Y por eso explico que para parte de la sociedad esa huelga general funcionarial sólo empeoraría el concepto que tengan del funcionariado (sin entrar a debatir lo injusto y prejuicioso que éste pueda ser).

    • Fancisco Javier
      14 mayo 2010 a 16:23 #

      Estimado Sergio:

      He leído tus críticas y, la verdad sea dicha, creo que lo que planteas tiene bastante de razonable. La crítica inteligente siempre ha de ser bien recibida y hemos de agradecerla. Tal vez exageres cuando hablas del colectivo de funcionarios como una pandilla de vagos. Hay de todo. En cualquier caso, me parece justo que sean las personas con una mayor estabilidad laboral -los funcionarios- los que por un principio de solidaridad tengan que hacer un sacrificio. El sueldo de un profesor, así me lo parece es hoy en día digno. Voy más lejos, creo que algunas de las ventajas derivadas de la condición funcionarial deberían ser eliminadas. En concreto, la posibilidad de optar por la sanidad privada. No señor, nada de privada. Los maestros al consultorio de la SS como todo hijo de vecino. También me parece muy acertado tu comentario sobre la convocatoria de huelga a raíz de las manifestaciones del Gobierno. ¿Es qué los sindicatos sólo defienden a los funcionarios? Desde luego, mucho más importante que la rebaja de 5 % a los funcionarios, es que haya familias sin un solo salario. Y eso sí que es motivo de una HUELGA GENERAL, y a esa juro que no faltaré. Por desgracia, los sindicatos ya no representan a los trabajadores – y los parados lo son. En realidad se han despolitizado. Son medio-empresas que forman parte de la estructura inamovible. Una desgracia.
      Para mí lo verdaderamente sangrante de la educación no está en el salario, que ya he dicho que me parece digno, sino en su degradación (ampliamente retratada en esta página) y en la gran mentira en que se basa -en lo que tú también estás de acuerdo. Y esta es en esencia la razón del porqué me encuentro aquí escribiendo. Porque esa degradación va en contra de mis intereses, y a pesar de la vaguería que tú adscribes a los funcionarios, te aseguro que no es un trabajo nada agradable, crea ansiedad, se trabaja desde luego, y resulta de lo más frustrante (para mí al menos) el que sabiéndote capaz de transmitir y compartir tantas y tantas cosas te veas coartado por una realidad embrutecida ante la que te sientes impotente.

      Se me olvidaba: Se debería diferenciar entre escalas de funcionarios. Hay funcionarios con unos sueldos tan bajos, que aquí sí me parece justificada la protesta. Tampoco me parece nada acertada la eliminación de esa pequeña ayuda a la natalidad, más si tenemos en cuenta el gravísismo problema que tenemos de cara al futuro. En general las políticas sociales de ayuda a la maternidad son patéticas y tienen muy poco de bienestar – a años luz de los países más avanzados.

      Un saludo.

  23. Xoia
    14 mayo 2010 a 14:57 #

    Tranquilos, colegas, aquí no va a haber huelga. Nos vamos a tragar el tijeretazo y no vamos a decir ni “¡ay!” Personalmente, aunque me fastidia, como a cualquier hijo de vecino, que me toquen el sueldo, me revientan más otro tipo de cosas. Concretamente las siguientes:

    – Ver que en los institutos todos seguimos tan felices, como si oyésemos llover. Vale que tengamos que arrimar el hombro, vale que lo suframos con resignación… Pero que ni siquiera pensemos en exigirle a los políticos que den ejemplo de verdad antes de pedirnos a nosotros un esfuerzo… Me parece que como colectivo dejamos mucho que desear.

    – Ver lo fácilmente que siembran la división en la sociedad española estos politicuchos de tres al cuarto. Y ver lo bien que entra el españolito medio al trapo. En cuanto han anunciado recortes a los funcionarios, mucha gente

  24. Xoia
    14 mayo 2010 a 15:10 #

    digo que mucha gente SE HA ALEGRADO. Pues a mí no me ha hecho ninguna gracia que el paro suba. Ni me he alegrado al ver cientos y cientos de personas que se van a la calle un día, y otro, y otro. Ni me ha producido ningún tipo de satisfacción encender las noticias cada día para enterarme de un nuevo ERE. De hecho, he sufrido el paro del sector privado en mi familia, que en mi casa no somos todos funcionarios, yo soy la única con esa “suerte”.

    – Ver que los sindicatos mayoritarios no van a tener en ningún momento arranque para proclamar una huelga general. Y que si la convocasen, no tendría éxito. En mi casa llevamos hablando de que aquí hace falta una movida bien gorda desde hace meses… Incluso años. Los españolitos prefieren mirar para otro lado y tragar, mientras en la tele pongan fútbol, qué mas da si el país se va a pique, lo importante es “sentir la Roja” y ser todos muy, muy patriotas en los deportes.

    – Ver que gracias a la división sembrada entre funcionarios y no funcionarios, entre nacionalistas y no nacionalistas, entre izquierdosos y derechosos, la gente está más pendiente de criticar al vecino y asegurarse de que le vaya lo peor posible, en lugar de enfocar nuestra ira hacia los verdaderos culpables de todo esto: los ultraliberales que amasan fortunas gracias a la explotación de los trabajadores en todo el mundo y los politicuchos de pacotilla que no tienen valor para plantarles cara, que en el fondo no tienen arrestos para enfrentarse a los bancos, a las multinacionales y a los especuladores, y que además están tan corruptos que lo único que pretenden hacer es forrarse lo antes posible y les importa un pimiento todo lo demás. Los causantes de la crisis se van a ir de rositas y los demás acabaremos más enfrentados que nunca, es triste.

    Y dicho todo esto, me voy a corregir exámenes. Y no voy a esforzarme un 5% menos en la corrección, al contrario, voy a corregir con todo el rigor del mundo. Voy a ser más rigurosa que nunca. Un 4’9 jamás va a volver a ser un 5 para mí. Y eso no lo hago por venganza, lo hago porque ya va siendo hora de ponerse serios en nuestra profesión.

    Un saludo a todos.

  25. Luzroja
    14 mayo 2010 a 17:16 #

    La ley educativa en primer lugar caló en el espíritu de padres, después en el de los maestros, después en el de los profesores y se extendió a la sociedad en general,.
    La ley educativa en segundo lugar, nos convirtió en unos mamarrachos.
    Ahora, siendo unos mamarrachos pueden tratarnos como tales y si nos las han metido dobladas y no hemos hecho mención, tentar la suerte de la degradación con una bajada de sueldo es medida atrevida que, de salir bien, concatenará otras que nos conducirán al derecho de pernada.

    Sergio, la bajada de sueldo de los funcionarios no es para que haya chorizo en la nevera del parado, esa es la cuestión, has dado en el clavo.

    La política económica zapateril se resume en privatizar las ganancias y socializar las pérdidas, es la solidaridad del idiota.

  26. Ana Belén
    14 mayo 2010 a 17:31 #

    Francisco Javier y Xoia, lo habéis clavado en vuestras respuestas.
    Sergio, si llevas tiempo leyendo la página verás que somos muchos los que llevamos reclamando pasar a la acción desde hace tiempo, el problema es qué y cómo se hace, es complicado llevar la iniciativa cuando se pertenece a un cuerpo profesional donde la unión brilla por su ausencia.
    A tu comentario, con el que estoy absolutamente de acuerdo:
    “A ver si resulta que las movilizaciones en este país se hacen cuando se toca a los funcionarios…manda cojones que no haya habido una huelga con un 20% de paro y se haga cuando reducen sueldo a los funcionarios.”
    me parece acertadísima la respuesta de Xoia, estoy totalmente de acuerdo con ella también:

    “Ver que los sindicatos mayoritarios no van a tener en ningún momento arranque para proclamar una huelga general. Y que si la convocasen, no tendría éxito. En mi casa llevamos hablando de que aquí hace falta una movida bien gorda desde hace meses… Incluso años. Los españolitos prefieren mirar para otro lado y tragar, mientras en la tele pongan fútbol, qué mas da si el país se va a pique, lo importante es “sentir la Roja” y ser todos muy, muy patriotas en los deportes”.

    Lo que quiero decir acerca de tu comentario y la respuesta de éste por parte de Xoia es que tanto tu planteamiento como la respuesta invitan a una reflexión sobre el estado de estupidez permanente en el que vive la sociedad española, y de eso, no creo que tenga la culpa ningún funcionario, al menos, alguien se decide a hacer huelga, sea por el motivo que sea, aunque desgraciadamente, estando los vendidos de los sindicatos de por medio, ya no sabe uno si vale la pena secundarla o no. Hace muchos meses que este país tenía que haberse echado a la calle, pero como decía Marcial para referirse a la sociedad de su tiempo: “Panem et circenses” (los clásicos, siempre de rigurosa actualidad).
    En cuanto a la crisis educativa, OJALÁ se convocase una huelga a nivel estatal de todo el colectivo de docentes, desde Infantil hasta Universidad, y se abriesen los ojos de esta sociedad aletargada, OJALÁ nos plantásemos miles de profesores de todas las etapas delante del MEC y nos escucharan, si por mi fuera saldría ahora mismo para Madrid con tienda de campaña y todo, pero no hay organización, no hay planes, no hay intención ni ganas, ni nada.

  27. 14 mayo 2010 a 19:17 #

    Suelo leer los comentarios de la prensa digital y estos días echan humo contra los funcionarios. Es un tema tópico, que si no trabajan, que si lo enseñantes tienen tres meses de vacaciones, que tienen privilegios… Mucho me temo que una huelga de la función pública no va a conseguir sus objetivos. Zapatero ha dado el tijeretazo a quienes sabían que no tenían demasiada defensa popular. Otra cosa es que hubiera reducido el subsidio de desempleo o las pensiones. A la vez vemos que esta medida no logra “tranquilizar” a los mercados. Creo que los que somos funcionarios vamos a ver llegar tiempos muy diferentes a los que estábamos habituados y nadie saldrá en nuestra defensa. Además este país es cainita y parece alegrarse de la desgracia ajena más que de su propia suerte. Hay mucha mala baba. Pero esta es una batalla que no tiene mucha defensa. No obstante, veremos.

  28. sergio
    15 mayo 2010 a 4:35 #

    Os agradezco los comentarios, sobre todo porque en ningún caso los hice con mala intención y creo que como tal los habéis tratado (ya hemos llegado a un punto en el que hay que agradecer que la gente entienda lo que quieres decir, ya es triste eso).
    Quiero aclarar que para mí un funcionario no es un vago, ni mucho menos, es la mentalidad funcionarial española la que es así. Yo creo que de todos es conocido la cantinela de “hijo, hazte funcionciario, que tendrás seguridad toda la vida y podrás comprarte un piso” (hija también vale, no sea que el ministerio de igualdad se me ponga tonto).
    Y rezo para que eso termine. Porque cuando eso termine los funcionarios serán más eficientes (generalizo pero estoy convencido) y nadie en la sociedad les señalará con el dedo (porque entonces ya no habrá privilegios (etimológicamente ley privada, o sea, no general sino relativa a un individuo específico)
    Estoy con Xoia en que no habrá huelga general. Pero también en otra cuestión, y es que tal y como yo veo el panorama, si no se rebaja más el sueldo ya es para ir a poner velas a la iglesia más cercana (o cupones al euromillón).
    Ahora mismo (y siempre) la educación les importa un rábano. Dicho de otra forma, cuanto más tontos sean mejor me irá (mentalidad del político).
    Hace poco leí declaraciones del ministro Gabilondo diciendo que el objetivo era que el estudiante de secundaria saliera de la escuela “hablando el idioma oficial del país correctamente”. Bueno, pues si ése es el objetivo del esfuerzo de tanta gente, si los que organizan ya sólo pretenden de los educadores que los chicos sepan hablar (sin alardes, no interesa un poeta, con que pueda debatir en un programa de telecinco es suficiente) vamos apañados.

    Y Joselu, siento decirte que los no funcionarios no van a salir en defensa de los funcionarios, pero creo que debes intentar entenderles. A día de hoy no es que un funcionario sea visto como algo negativo, es que entiende que hay una serie de privilegios que el resto no tiene (lo cual, insisto, no es culpa de los funcionarios) y así lo ve el resto de la sociedad (sobre todo los que están en la calle).

    Por último, los recortes se hacen porque
    1. la caja está vacía (y en caso de default no se cobra, no el 5%, NO se cobra)
    2. porque Europa nos dice lo que tenemos que hacer

    La cuestión está en ver cuánto tardamos en pagar lo que debemos y si las cosas algún día vuelven a ser como antes, que yo creo que NO (porque volver a estar como antes seguramente significará volver a estar ahora).

    En definitiva, que huelga sí, rechazo a la rebaja de sueldo sí, pero por favor, por la sociedad, huelga y exposición de medidas porque “la educación se trata como una mierda en este país” ya.

    PD. Y ojo, de todo el colectivo de funcionarios y a pesar de la ceguera paternas, sanidad y educación son los dos en los que más cerca está la gente de apoyaros. Porque el parado, tenga chorizo o harina, no quiere que su hijo sea un cateto.

  29. Salao
    15 mayo 2010 a 7:58 #

    Buenas David,

    si recuerdas en post anteriores ya te comenté que iban a producirse estas medidas. Sin entrar a valorar opiniones te comento:

    – Si el viernes próximo no hay en el BOE las medidas anunciadas y algo más, no hay dinero para que cobréis la extra. Se gasta el doble de lo que se ingresa y nadie quiere bonos españoles. O los compra el BCE o estamos jodidos.
    -Esta semana vienen a España tres señores del FMI con rotuladores rojos. El FMI es sota, caballo y Rey. Todos sabemos por donde van a ir los tiros.
    – Educación y Sanidad son las grandes generadoras del deficit. No me preguntes la razón, no la veo en las cuentas “oficiales”. ¿hacia donde vamos? Modelo sueco post crisis de los 90. En España copago sanitario y fomento concertada/cheque escolar. En verano empezarán a mentalizaros. Suerte.

    Excelentes artículos los de este blog.

    Un saludo,

    • 17 mayo 2010 a 16:58 #

      ¡Hombre! Era obvio que tarde o temprano iban a robarnos la cartera. ¿De dónde lo iban a sacar si no? La situación, por otra parte, es sin duda curiosa. Poco a poco nos cargamos un sistema sanitario que otros ya quisieran tener, y economizamos en la enseñanza, un sector en el que somos uno de los países de la UE que menos invierte. ¡Es cojonudo! ¡Y éstos son los que hablan de los “derechos sociales”!

      Por ejemplo, Francesc Raventós Santamaría, de la Universidad de Barcelona, en un artículo sobre “La crisis de los sistemas educativos” (http://www.fundacio.lacaixa.es/StaticFiles/StaticFiles/db70bd56d42cf010VgnVCM1000000e8cf10aRCRD/es/es18_c1_esp.pdf) apunta lo siguiente:

      En cuanto al gasto educativo como porcentaje del PIB, los países escandinavos
      siguen encabezando el ranking con el 8,5% del PIB en Dinamarca y el
      7,3% de Suecia. En 2001, el gasto educativo total (público más privado) superaba
      el 6,2% del PIB, que era la media de la OCDE, en Dinamarca, Islandia,
      Suecia, Bélgica y Noruega. En cambio, en España, el porcentaje del PIB en
      gasto educativo se situó en un 4,9% (1,3 puntos por debajo de la media de
      referencia de la OCDE) e inferior a la inversión educativa de España de 1995,
      que fue del 5,4% del PIB.

      Si es verdad que se va a apostar por la concertada/cheque escolar entonces ya la situación es para destenillarse de risa. Claro que ese engendro es mucho más barato. Por una razón de cajón: porque no escolariza alumnos “caros”. Ni FP, ni integración de motóricos o psíquicos, ni aulas de compensatoria, ni integración de emigrantes, ni programas de apoyo… Vamos, sólo quiere a los que podríamos darles clase con una pizarra en mitad de un descampao con media docena de profesores, porque la concertada de las narices tampoco ofrece todos los tipos de bachillerato, ni las optativas costosas, ni dota a sus centros de profesores especialistas en las materias tangenciales…
      Por supuesto, si se va a aplicar tal medida sería conveniente empezar a pensar qué se puede hacer con los alumnos que estorban. Es tarde para suprimirlos a la espartana, porque ya están muy crecidos, pero lo mismo un “ghetto” para que entre ellos se apañen no estaría mal. Y si nos quedamos sin FP, esto es, sin la mierda de FP que tenemos ahora (pero es obvio que hay que ahorrar y, oye, la pela es la pela), pues lo mismo es mejor que nos los formen en Polonia, que sale mucho más barato y no metes en líos a las Hermanitas de los Sagrados Corazones del Perpetuo Socorro.
      No. Si por ideas que no se diga…

  30. 15 mayo 2010 a 10:30 #

    Nos hallamos metidos en una situación muy problemática, porque convergen factores contradictorios que habéis señalado unos u otros:
    1.- El recorte había que hacerlo urgente e inevitablemente. También era esperable, dados el statu quo político económico español, la naturaleza de nuestros políticos y el famoso y cada día más explícito “talante” de Zapatero, que recayera sobre los más débiles o la salida más fácil. Este es el presidente que no tardaremos en derribar, pero ya veremos lo que nos viene.
    2.- Hay que movilizarse, y no por el 5% o el dinero, sino porque esta medida es ofensiva si se contempla a la luz de todo lo que han ganado otros, de lo que se nos ha congelado a nosotros de que nos sentimos como unos justos que pagan por pecadores. Un colectivo puede perderlo todo menos el orgullo y nosotros, aunque en realidad ya lo teníamos bastante perdido, con los datos que menciono, estamos obligados a un gesto, a un “qué conste”, si no quedemos quedar ya como puras gallinas. Esta y no otra es la razón por la que CCOO y UGT, que son malos, pero muy perspicaces, se han apresurado a convocar a un colectivo al que tienen no ya olvidado, sino maltreatado: al menos de manera formal, ellos son sindicatos con funcionarios afiliados, estaban obligados a ese gesto, que, naturalemente, es lo único que ellos van a hacer, y un juego al que muchos no pensamos prestarnos.
    3.- ¿Cómo canalizamos la rabia, entonces, los que a la vez somos ofendidos por el penoso Gobierno y escépticos ante CCOO y UGT? La mejor vía, naturalmente, será unirse a esa(s) huelga(s) que se convoque(n), que dispondrán de múltiples convoxantes, no nos preocupemos. Así, al menos, lo de lavar el honor quedará resuelto; luego ya vendrán los parches, la desmovilización, las renuncias…
    4.- Y aquí está lo que importa: ¿qué pasará luego? El día después, seguiremos con nuestros descuentos que no hay quien nos quite (como funcionarios) más con el impresentable sistema educativo que padecemos (como docentres). Ya veremos si para lo primero hay alguien que capitalice, al menos, un intento de compensaciones por otro lado, pero lo dudo. En cuanto a lo segundo, que no creáis que está tan desunido a lo otro como parece, muchos somos los que venimos abogando por acciones efectivas, y yo añado que acciones efectivas destinadas a arrancar de cuajo un sistema educativo tan catastrófico, fomentador de la ignorancia e inclinado cada vez más a formas dictatoriales como la LOGSE. Yo personalmente me encuentro en una iniciativa de poner en pie en Madrid un sindicato anti-logse que se asociará a SPES y os informaré conforme vayan cuajando cosas, pero creo que deberíamos movernos todos, agrandar la red y tupirla y mantener la comunicación. Si un día lográsemos montar un sindicato que de verdad se ocupara de los intereses de los docentes y lograse arrinconar a los traidores CCOO y UGT, tal vez, ante la próxima crisis, la señora de la Vega o la que esté, antes de quitarnos la pasta a los funcionarios, irá a pedírsela a los más ricos, al contrario de lo que ha pasado ahora (si es que de verdad acaban pidiendo un solo céntimo a los más ricos: ¿vosotros creéis que lo van a hacer?)

  31. 15 mayo 2010 a 11:20 #

    Yo no voy a sumarme a la huelga convocada por los sindicatos verticales, se una a ella quien se una. Es una grandísima trampa, una pantomima. La huelga no está convocada para mañana mismo, sino -según tengo entendido- para el 2 de junio, una vez que se haya aprobado el decreto del tijeretazo. Si tan cabreados están los del pesebre, ¿por qué cojones la convocan tan tarde?

    He leído comentarios -de Sergio, creo recordar- que tachan el escrito de oportunista, sin llegar a dicirlo expresamente. “Como os tocan la nómina”, llega a decir más o menos literalmente, “ahora sí pedís la huelga”. La huelga a la que yo llamo en el artículo no es la huelga de los paniaguados, sino la desobediencia civil de las conciencias individuales. La misma a la que llevamos apelando desde hace meses en este blog, aun antes de que se supiera que nos iban a recortar el sueldo. El sueldo es la gota que colma el vaso y -ahí le doy la razón a Sergio- el motivo por el que muchos profesores pueden ahora darse por aludidos.

    Por otro lado Salao nos avisa: ¡¡¡peligra la extraordinaria!!! Hacedle caso. Salao suele acertar.

    El cuerpo de funcionarios, como dice Joselu -por cierto, un abrazo y gracias por dejarte caer por aquí-, que conocemos va a cambiar en pocos meses. Ya hay voces que ponen en duda el carácter vitalicio de nuestros puestos de trabajo. Lo que no dicen es que éste, precisamente, es uno de los pocos recursos de este puto país que asegura cierta independencia. ¿Os imagináis que el puesto de los funcionarios dependiese de la gentuza que se sentara en la bancada azul del Congreso?

    • Sergio
      15 mayo 2010 a 12:33 #

      Hola David

      Con lo de oportunismo, no nombrado explicitamente pero como tal se puede entender en el mensaje que escribí, me refiero a que una huelga, que coincide con una bajada de salarios, no va conllevar mejoras en la enseñanza.

      A nivel social qué va a entender la gente “coño, hacen una huelga en enseñanza porque les han bajado el sueldo” (Y no olvides que muchos malintencionados hablarán de datos como el informe PISA en esos discursos sin opción a réplica y así ya generas una corriente de opinión…vamos, tema PEPIÑO vs CONTROLADORES segunda parte). Pero nadie va a decir “coño, hacen una huelga porque la educación está hecha una mierda”.

      Y el tema del salario va a solapar por completo la discusión sobre la enseñanza. Hasta el punto de que son capaces de decir que rebajan un 4 a los profes (por ponerte un ejemplo absurdo) en vez de un 5 y que ha sido un éxito (y en supuestos como estos entiendo que te refieres a que la convocatoria oficial es en realidad una trampa más, porque sales trasquilado y dando las gracias al salir).

      Sobre tu concepto de desobediencia civil de las conciencias estoy de acuerdo, pero también te digo que antes de llegar a la desobediencia civil creo que hay pasos que dar (como por ejemplo una huelga de TODO el profesorado español con reclamaciones REFERIDAS UNICA Y EXCLUSIVAMENTE al modelo de enseñanza). Y en mi opinión el contexto actual es poco idóneo para ello (poco idóneo en cuanto a práctico, por idóneo debería serlo hoy, o mejor, ayer, o antes antes antes…)

      Sí discrepo en que el caracter vitalicio del funcionariado asegure la independencia del mismo. No hay ninguna relación en que tu puesto de trabajo sea vitalicio y tú seas independiente. Es más, por lo visto muchísimos funcionarios en colegios están aplicando una enseñanza en la que no creen desde haceños (y eso para mí es lo más opuesto a independencia que veo). precisamente el carácter vitalicio es el que hace que digan “calla la boca y si no te gusta vete porque fuera hay 5000 que quieren una plaza vitalicia”.
      Elimina el carácter vitalicio de la plaza pública y verás cómo es más eficaz…

      Que bueno, de todas formas, eso pasa y pasará en lo público y en lo privado. Pero ciertos beneficios de los trabajadores públicos considero que deben ser suprimidos porque considero que forman parte de una visión de la sociedad caduca.

      • Xoia
        15 mayo 2010 a 15:18 #

        Sergio, te doy la razón en esto de que hay que cambiar muchas cosas en el modelo de lo que es “ser funcionario”.

        Yo personalmente no me metí a funcionaria “para tener el puesto de por vida”, sino porque quería ser profesora. Vamos a ver, como persona de ciencias, me habría encantado dedicarme a la investigación, para qué nos vamos a engañar. Pero no todos los científicos podemos dedicarnos a eso, y tampoco es mala idea formar parte del pelotón gris e invisible de personas que intentamos transmitir nuestros pequeños conocimientos a los demás para que no se pierdan.

        Y verás, para ser profesora prácticamente sólo hay dos opciones: conocer a una monjita que te proporcione un puesto en un colegio concertado u opositar a una plaza en un instituto. Lo de la monjita lo descarté por tres motivos: no conozco a ninguna monjita, aunque la conociese soy atea y además creo que lo realmente justo sería que ni siquiera existiese enseñanza privada (es una idea de mi juventud de tintes marxistas, que ya que no nacemos todos con las mismas oportunidades, al menos todos deberíamos acceder al mismo tipo de enseñanza para que realmente los títulos sean iguales y nos distingamos unos de otros por nuestra capacidad, no por el dinero o las influencias de nuestros progenitores…) Precisamente este es el motivo por el cual no me gusta la enseñanza concertada, ni la idea del cheque escolar. Eso por no decir que me parece injusto que con dinero público se paguen colegios privados, que no es poco motivo para no sentir aprecio por la enseñanza concertada.

        Pero me salgo del tema. El caso es que deben cambiar muchas cosas en el modelo de lo que es un empleado público. Y yo no tendría problema en que despareciese ese carácter vitalicio si realmente eso significase que me iban a valorar por mi trabajo y mi dedicación.

        Pero te aseguro una cosa. Viendo el pelaje de nuestros políticos, nuestros inspectores de educación y nuestros “expertos pedagógicos”, sí estoy en contra de que desaparezca el puesto vitalicio. Y es porque entonces esos “superiores” no buscarían mejorar la enseñanza, sino hundirla todavía más. Y no premiarían a los profesores más preparados, ni a los más currantes, no… Se encargarían de que desapareciese del mapa educativo todo aquel que no estuviese dispuesto a tragar con ruedas de molino. Simplemente, por algo como estar escribiendo en este blog, los que estamos aquí ya tendríamos un pie en la calle… Así que, mientras tengamos los “superiores” que tenemos, yo me niego a que desaparezca la “plaza de por vida”.

        Por otro lado, en ciertos sectores es importante que haya estabilidad. A mí no me haría gracia que los cirujanos cambiasen de un día para otro. Quiero un cirujano con plaza vitalicia. Es la mejor forma de que realmente conozca su trabajo. Además quiero que le exijan, que esté al día de las novedades, que trabaje bien, que se le controle… Sí, todo eso está muy bien, pero no creo que sea bueno que el cirujano esté más pendiente de “conservar su plaza al precio que sea” que de trabajar de verdad. En fin, es un asunto complicado…

  32. Sergio
    15 mayo 2010 a 15:39 #

    xoia de acuerdo contigo en casi todo
    sobre esto “Además quiero que le exijan, que esté al día de las novedades, que trabaje bien, que se le controle… ”
    precisamente lo ideal es que el sistema hiciera que eso fuera lo que hiciera que el funcionario mantuviera el puesto. SImple y llanamente.
    Obviamente que intuyo que tu dedicación a la enseñanza tiene un valor moral que yo tengo en cuenta, y me refiero a transmitir conocimientos, fomentar inquietudes, etc…pero en lo que yo incido, en ese sistema funcionarial atávico, esos superiores tampoco serían los que son ahora. Esos “expertos” que desde arriba ya lo llenan de mierda todo.
    Es un sistema viciado, totalmente viciado, y cada uno asume su parte de vicio porque los demás tienen el suyo.
    Y así cíclicamente la espiral se repite y produce mierda.

  33. Fancisco Javier
    16 mayo 2010 a 9:56 #

    “Viendo el pelaje de nuestros políticos, nuestros inspectores de educación y nuestros “expertos pedagógicos”, sí estoy en contra de que desaparezca el puesto vitalicio. Y es porque entonces esos “superiores” no buscarían mejorar la enseñanza, sino hundirla todavía más. Y no premiarían a los profesores más preparados, ni a los más currantes, no… Se encargarían de que desapareciese del mapa educativo todo aquel que no estuviese dispuesto a tragar con ruedas de molino. Simplemente, por algo como estar escribiendo en este blog, los que estamos aquí ya tendríamos un pie en la calle… Así que, mientras tengamos los “superiores” que tenemos, yo me niego a que desaparezca la “plaza de por vida”. ”

    Una cosa está clara, si desapareciese la figura del funcionario tal como está contemplada en este país, la impunidad del Estado y las Administraciones para imponer de forma totalitaria su ideología sería ya imparable. No quedaría ni el más mínimo rescoldo de resistencia real. El escribir en este blog sería considerado por el Gran Hermano conspiración. Si ya vemos que incluso entre los funcionarios de la educación operan el miedo y la inercia, ¿qué sucedería si encima su puesto estuviese en el punto de mira de la inspección totalitaria? La postración sería ya total. Viviríamos en una situación de terrorismo laboral. Y desde luego eso no beneficia a nadie. No se trata de avanzar a un mundo de terror, sino que todos ya sea en el ámbito privado o público tengamos derechos, libertad, dignidad y que no se nos trate como basura. ¡Tanta esfuerzo y sangre de los trabajadores para volver a la misma mierda que Marx se encargo tan magistralmente de derribar¡

    • sergio
      16 mayo 2010 a 13:59 #

      Precisamente el carácter vitalicio es lo que tiene a los funcionarios cogidos por los huevos.
      Porque por eso no se hace nada. A ver quién se arriesga a perder el caramelo…en estos tiempos que corren…y con la hipoteca a fin de mes…círculo vicioso, el pez que se muerde la cola.
      Lo que está claro es que el caracter vitalicio del puesto de trabajo es un privilegio (muy pero que muy discutible) de un grupo de trabajadores (los públicos) sobre el resto. O sea, que de derecho social tiene bien poco (a no ser que sigamos el orweilliano todos somos iguales, pero unos más que otros) 🙂

      Pero bueno en definitiva es otro debate que va más allá del ámbito de la educación y un día se podría discutir y sería interesante.

      PD: Todos esos expertos pedagógicos e inspectores también son vitalicios. Y también deberían dejar de serlo. Porque si no entramos otra vez en el círculo y seguimos dando vueltas y vueltas y cada vez huele peor.

  34. Mariano
    16 mayo 2010 a 21:18 #

    La condición de funcionario es una conquista de la democracia liberal frente a las arbitrariedades del poder, que en la época de los cesantes tan magistralmente describe Galdós. El funcionario tiene un trabajo inamovible, seleccionado en virtud de los principios de mérito y capacidad precisamente para garantizar su no dependencia servil del gobierno de turno. Otra cosa es que algunas administraciones hayan hinchado el pesebre y ciertos puestos no se cubran siempre por lo que es una oposición libre, limpia y transparente. Sólo tras la guerra civil se depuró toda la administración pública con la intención de exterminar a los vencidos de cualquier puesto funcionarial. Pero hace ya décadas que han entrado, por ejemplo, en la función pública docente, profesores numerarios de todos los pelajes y de todas las procedencias. La función pública es la más objetiva, por ejemplo, la que menos discrimina a la mujer en comparación con el sector privado. Cierto es que no todos los cuerpos funcionariales tienen la misma transparecnia. Pero ser funcionario es un valor que no se puede cuestionar así fácilmente. Imaginemos, como sugiere irónicamente David, que los servidores públicos hoy vitalicios fueran seleccionados y separados con los mismos criterios con los que se llevan a cabo los nombramientos de libre designación que dependen de los que mandan. Terroooooooooooor. Nooooooooooooo.

    Que los profesores, médicos, técnicos y administrativos, entre otros, sean profesionales que trabajan para un servicio público no es ningún privilegio. No son en general sus condiciones de trabajo un chollo. Sí lo son, por el contrario, las prebendas que tienen muchos profesionales de la política, cuyo nivel moral, intelectual y cívico ha ido cayendo en los últimos años de forma alarmante. Si a alguien le encargaran un estudio sobre el chollo institucionalizado, la prebenda, la canonjía y el fondo de reptiles en las administraciones públicas, podría encontrar una inmensa relación de beneficiarios de auténticos momios. Y si lo extendemos a cajas de ahorro “pública” veremos a profesionales del sindicalismo –sí que es un curioso puesto- en consejos de administración con desorbitados emolumentos y envidiables sinecuras,

    Un representante democrático es elegido cada cuatro años justamente para que luego pueda dar cuenta a los electores de lo que ha hecho. El sistema de las listas cerradas -en las elecciones políitcas y sindicales- es una de las formas de blindaje y opacidad que impiden que la ciudadanía pueda intervenir en los asuntos públicos. La selección de los políticos no es transparente ni tampoco lo es directamente democrático para aquellos a los que nos van a representar. Hablan en nuestro nombre. Nos joden, con perdón, en nuestro nombre.

    Los políticos que han sido elegidos no quieren hacer ningún tipo de contrato social con los ciudadanos. Márketing, propaganda electoral. Y luego te llaman para que hagas bulto en las manifestaciones que a ellos les interesan. Sólo quieren permanecer. En el día a día el ciudadno no pinta nada. Ahora mismo, muchos en privado te manifestarán su disconformidad con el decretazo/tijeretazo, pero como responden ante los aparatos, dirán amén cuando se trate de convalidar la norma que sienta el peor precedente de recortes de derechos sociales desde la aprobación de la Constitución. Por ese motivo y por otros muchos esta clase dirigente, estos representantes, no nos sirve, aunque individualmente no todos sean igual de corruptos, incompetentes o inmorales. !Qué más da! Todos forman parte del mismo sistema.

    Los inspectores sí son inamovibles. Pero no nos engañemos. En primer lugar, el acceso a la inspección hace tiempo que es una cooptación realizada entre profesores que están en la onda de la administración de turno. No interesa su nivel, sino su docilidad. En general, es uno de los muchos escapes para profesores quemados. Y luego hacen lo que les mandan. Son meros brazos ejecutores de decisiones tomadas desde arriba. Tal como funciona ahora, una institución prescindible. Hay sistemas educativos donde no existen y no pasa nada.

    Los pedagogos están en todas partes. Unos son funcionarios, otros, no. Lo que hay que plantearse, en la línea que defendía el Manifiesto de Maestros y Profesores, es un cambio de función para los que están en los centros. Que trabajen al servicio de los alumnos; que no sean comisarios pedagógicos de las reformas educativas degradadoras. Que cambien el chip y se desintoxiquen del veneno que les dan en sus catequesis.

    Por otro lsdo, el problema no es que los profesores estén acomodados por ser funcionarios. Toda la sociedad lo está también sin serlo. El conformismo y la mediocridad están instalados en el conjunto del cuerpo social. Incluso a veces hay miedo a decir lo que se piensa. Absurdo. Restos del franquismo sociológico. Con todo eso cuenta el poder.

    Y justamente está en nuestras manos evitar que esto suceda y se siga consolidando, lánguida y tristemente, pero hasta ahora sin una alternativa. Porque no pasa nada por oponerse al statu quo, a menos que alguien tenga una ambición pesebrista inmediata, pues entonces sí lo excluyen. Todo el establishment tiene un inmenso poder porque la base social ha permanecido pasiva, porque no hemos hecho todo lo que podíamos hacer. El derrotismo, la autocompasión y el pasotismo han sido comunes entre nosotros, Cuando se ha tratado de fugas y complicidades. Y la contestación, poco articulada. Ojalá esta afirmación la tenga que desmentir en el blog en breve. Pero son tigres de papel. Duran en sus posiciones dominantes lo que nosotros queramos que duren. ¿Lo sabe todo el mundo?

    • Sergio
      17 mayo 2010 a 3:09 #

      Amén al 90% 🙂

      Y creo que no tendrás que desmentirla en breve…pero ojalá

    • Borja Contreras
      17 mayo 2010 a 15:58 #

      Mariano, ¡Impecable!
      Llevo años contra viento y marea -y contra algunos compañeros, incluso- defendiendo la necesidad del funcionariado frente a la arbitrariedad de los “nombramientos” potestativos de la autoridad de turno.
      Hoy la independencia molesta y se recurre a toda la batería de argumentos “anti-privilegios” que se olvidan de lo fundamental: somos, probablemente, el último reducto de la administración pública que está al margen de los vaivenes partidarios y caciquiles.
      Pero cada vez bajan más el nivel en el que deciden arbitrariamente los nombramientos en la administración.
      Ya lo hicieron, como bien señalas, con la inspección; están en plena campaña para hacerse del todo con las direcciones de los centros….

  35. tristante
    17 mayo 2010 a 5:15 #

    excelente post, yo tengo una propuesta

    TRABAJAR EL 5% (O LO QUE NOS TOQUE) MENOS, ESTO ES, EL VIERNES A LAS 13,10 DEJAMOS LA TIZA Y SIN MEDIAR PALABRA NOS VAMOS A LA CALLE DEJANDO ALLÍ A LAS CRIATURAS Y SI EL CENTRO SE HUNDE O LE METEN FUEGO, ALLÁ ELLOS

  36. Francisco Javier
    17 mayo 2010 a 13:28 #

    Transcribo este correo que me ha enviado un amigo y en el que se plantean una serie de reivindicaciones muy razonables:

    “EL GOBIERNO VA a bajar el sueldo a los funcionarios y va a suprimir el cheque-bebé para afrontar la crisis que han generado los bancos y los especuladores bursátiles.

    Nos gustaría transmitirle al Gobierno y al PP, que también gobierna en muchas Comunidades Autónomas y organismos, lo siguiente:

    Dediquen su empeño en rebajar LA VERGÜENZA DEL FRAUDE FISCAL, que en España se sitúa alrededor del 23% del P.I.B. (10 puntos por encima de la media europea) y por el que se pierden 241.000 euros, fraude que repercute en mayores impuestos para los ciudadanos/as honestos/as.

    TENGAN LA VERGÜENZA de hacer un plan para que la Banca devuelva al erario público los miles de millones de euros que Vds. les han dado para aumentar los beneficios de sus accionistas y directivos; en vez de facilitar el crédito a las familias y a las empresas, aumentas las comisiones por los servicios bancarios.

    PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

    ELIMINEN la duplicidad de muchas Administraciones Públicas, suprimiendo organismos innecesarios, reasignado a los funcionarios de carrera y acabando con los cargos, asesores de confianza y otros puestos nombrados a dedo que, pese a ser innecesarios en su mayor parte, son los que cobran los sueldazos en las Administraciones Públicas.

    HAGAN que los políticos corruptos de sus partidos devuelvan el dinero equivalente a los perjuicios que han causado al erario público con su mala gestión o/y sus fechorías, y endurezcan el Código Penal con procedimientos judiciales más rápidos y con castigos ejemplares para ellos.

    DIJO la Vicepresidenta del gobierno “que es indecente que mientras la inflación es -1%,y tengamos más de 4.000.000 de parados, haya gente que no esté de acuerdo en alargar la jubilación a los 70 años”.

    Nos gustaría transmitirle a esta “Sra. Vicepresidenta” y a todos los políticos, lo que consideramos indecente :

    INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes.

    INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

    INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

    INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

    INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

    INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados)

    INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos, aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

    INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo. (ni cultural ni intelectual).

    INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

    INDECENTE No es que no se congelen el sueldo sus señorias, sino que no se lo bajen.

    INDECENTE, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

    INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos
    de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.

    INDECENTE, es que LA IGLESIA, siga con los privilegios de la Edad Media, y esté exenta de pagar Impuestos.

    Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno “derecho de pernada” mientras no se cambien las leyes que lo regula. ¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já.

    Juntemos firmas para que haya un proyecto de ley con “cara y ojos” para acabar con estos privilegios, y con otros.

    Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos

    ÉSTA SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ AÑOS DE MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO. esta en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos. “

    • Mariano
      17 mayo 2010 a 19:25 #

      Muy buen análisis de lo que es INDECENTE

      Totalmente necesario lo que propones.

  37. 17 mayo 2010 a 16:26 #

    Buena entrada…

    Han pasado los días, y aquí nadie se mueve. Al final, nada de nada. Pueden aprovechar, y bajar directamente el 15 %, que seguiríamos igual.

  38. David Arboledas
    17 mayo 2010 a 21:15 #

    Buenas noches a todos. Es evidente que, fuera de la Huelga, poco margen colectivo nos queda no sólo a los docentes, sino al resto de los funcionarios. Y, bien o mal, esa huelga debe ser convocada por los sindicatos. Como funcionario, poco puedo esperar de CCOO o de UGT, con los que he tenido acaloradas discusiones. Pero entre todos, sí podríamos paralizar la educación. Para empezar una huelga en el mes de junio no vendría mal, sobre todo para 2º de bachillerato, pero hay que ser conscientes de que se necesita el mes entero. Y seamos claro, somos el colectivo menos unido de todos los que conozco. Sólo los maestros, que por edad tienen a alumnos más dependientes, pueden hacer que los padres se volvieran locos de con quién dejar a sus hijos (y yo también soy padre). Hace tiempo envié a David un escrito sobre el despilfarro económico de estte Reino de Taifas y caciques al que llamamos España y que no se decidió a publicar. Creo que sería un buen momento para darlo a conocer. Son esos mismos los que nos rebajarán más de 2200 euros al año. Y mis hijas tienen la mala costumbre de vestir y comer. Algo hemos de hacer, y yo, al menos, individualmente, tomaré algunas medidas. Se acabaron las fotocopias para mis alumnos, que me requieren mucho tiempo y después hay que rellenar hojas y hojas para el secretario explicando el por qué de tanta copia. Además se gasta papel y hay que ahorrar. Se acabó perder la voz en un aula en el que nadie, salvo las paredes, te escuchan. No me pagan para eso. El que tenga ganas de aprender, saldrá adelante porque a ése sí serviré. Se acabó rellenar tanto impreso absurdo para los sicopedabobos de esta mierda de sistema educativo. Gastan mi tiempo y papel, que es dinero. ¡Ah! y árboles, coño, que de ahí sale. Y mis hijas gustan de ver tales entes del reino vegetal. Y creo que poco a poco y tras el relax del verano se me ocurrirá alguna idea para bajar mi ritmo en más del 8%. Quizá es el recurso al pataleo, pero no queda mucho más individualmente, salvo dejar de consumir lo innecesario, y lo haré. De este modo contribuiré a que la economia del país no repunte y explote esta jodienda por cualquier sitio.
    ¡Ánimo! Podemos hacer mucho más de lo que pensamos. Y desde aquí sería bueno poner ideas en común para llevar a nuestros centros. Aunque no confío mucho en mi propio colectivo. protestar protestamos pero no nos mojamos ni una gota. Las cosas se consiguen con esfuerzo y como los alumnos, han debido de caer en la ley del mínimo esfuerzo, En fin, la Naturaleza, que tiene a conseguir estados de mínima energía y máximo desorden.
    Vuestro servidor, funcionario público
    David Arboledas- Alcala de Henares, Madrid

    • 17 mayo 2010 a 21:20 #

      Tienes razón, tocayo. Ahora es el momento de publicar aquel artículo. En dos días aparecerá aquí. Gracias por recordármelo.

      Un saludo.

      • David Arboledas
        18 mayo 2010 a 21:41 #

        De nada hombre, para eso estamos. Para remover los cimientos de esta podredumbre de sistema en que la Educación es únicamente unos de sus pilares.
        Saludos, tocayo.

  39. Limbania
    18 mayo 2010 a 13:57 #

    Compañeros: O propongo una pequeña ciberacción. http://eleccionescuantoantes.cope.es/ Ya se que no es mucho, pero hay que hacer de todo. Propongo tambien una inmediata huelga de celo: nada de acompañamientos a alumnos a actividades, excursiones y viajes, nada de atender fuera de hora, nada… todo al mínimo, como mínimo se va a quedar nuestro salario.

  40. rucio
    22 mayo 2010 a 10:20 #

    Varios temas sobre el largo hilo.
    Algunos profesores llevan tiempo enfrentándose a la deriva de la enseñanza, no protestan ahora por el sueldo.
    La inamovibilidad de los funcionarios no es un privilegio, es una garantía de imparcialidad para la sociedad. Es una base de nuestro sistema político. Y por ello llevan años intentando esquivarla por todos los medios. Y lo están consiguiendo.
    La generación de opinión está muy bien, casa bien con ese papel de intelectuales que algunos se autoasignan por ser de la casta de los profesores. Pero somos trabajadores y ciudadanos. O hacemos una revolución o jugamos con los medios que tenemos. Yo apuesto por lo segundo. Las revoluciones siempre me ponen muy colorado, color sangre.
    Así que junto a la opinión la acción. Existen sindicatos de profesores y si no existen en vuestro ámbito crearlos (seguro que podéis contar con ayuda de los existentes). Participar en ellos, implicarlos en la pelea y votarlos. Cuando los sindicatos de clase no sean mayoritarios empezará a cambiar la cosa educativa.
    Y junto a la acción sindical la política. Votar al tándem PP-PSOE es mantenernos en esta situación. La política ha sido tomada por los peores por la falta de interés del resto. Eso también hay que cambiarlo. Hay tras opciones y hasta me atrevo a decir que habría también que crear otras.

    Me encanta la frase: “All that is necessary for the triumph of evil is that good men do nothing” (Edmund Burke).

    Pues eso, seamos buenos y pasemos a la acción..

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Huelga « DESEDUCATIVOS -- Topsy.com - 13 mayo 2010

    […] This post was mentioned on Twitter by Textos Deseducativos, Textos Deseducativos. Textos Deseducativos said: Huelga: http://wp.me/pGyrO-oE […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: