Evaluación de incompetencias básicas

Xoia

Aclararé en primer lugar que soy relativamente “novata” en esto de la enseñanza. Es mi sexto año como funcionaria y antes de obtener la plaza apenas hice sustituciones, ya que mis circunstancias personales y laborales no me lo permitieron, aunque sí di muchísimas clases particulares.

Pues bien, según voy conociendo el sistema, cada vez me da más arcadas lo que veo. Si ya en su momento me pareció una estupidez impresionante lo de los contenidos transversales, mi nivel de asombro alcanzó cotas impensables cuando con la LOE nos colaron las incompetencias básicas. Y es que yo voy a llamarlas por su nombre, me niego a llamarlas “competencias”.

Según la LOE se van a evaluar externamente las incompetencias básicas en 4º de primaria y 2º de ESO. Y mi primera pregunta es: ¿por qué precisamente en esos cursos? ¿Qué tienen de especial? ¿Qué razones argumentan nuestros “expertos” para que no se evalúen, por ejemplo, al acabar la primaria? El caso de 2º de la ESO es especialmente curioso. ¿Están admitiendo implícitamente que al acabar 2º de ESO debería terminar una fase más o menos importante? Recordemos que correspondería al 8º de EGB de antes, y esa “equivalencia” sigue estando presente para muchas cosas, puede que hasta nuestros “expertos” defensores de la ESO estén reconociendo en su subconsciente que la ESO no es tan estupenda.

Por otro lado, en mi comunidad van a hacerse dos evaluaciones prácticamente seguidas. Una la realizará el ministerio y otra la Junta. ¿Qué sentido tiene hacer la evaluación dos veces? ¿Es que la Junta (PP) no se fía del ministerio (PSOE) y viceversa? ¿Es que hay dinero de por medio (dietas, desplazamientos, pago de retribuciones a los “expertos” por su gran esfuerzo en la confección de las pruebas…) y todos quieren su parte? O tal vez simplemente se trata de echarse los resultados a la cara unos a otros: un partido dirá que el otro no supo evaluar bien las incompetencias, otro dirá que en tales comunidades hay mejores o peores resultados que en las otras (PP versus PSOE), una comunidad dirá que su sistema es mejor que el de la vecina, los nacionalistas y los no nacionalistas aprovecharán para arremeter unos contra otros… Y, mientras tanto, a río revuelto ganancia de pescadores.  Eso sí, lo que ningún experto ha pensado, ni en la Junta, ni en el ministerio, es que supone un derroche innecesario de recursos económicos evaluar lo mismo dos veces. Y tampoco han reflexionado sobre lo que significa a estas alturas del curso perder tantas clases para evaluar estas bobadas, la tensión que va a provocar tanta evaluación en algunos alumnos (sólo en los buenos, evidentemente) y la sobrecarga de tareas que va a suponer para muchos profesores en estos momentos en los que todos estamos ya bastante apurados.

Además hay otra cosa que me llama la atención. Este año se van a evaluar las incompetencias matemática y lingüística, pero la ley deja abierta la posibilidad de evaluar otras en cursos posteriores. Supongo que la excusa de nuestros “expertos” es aplicar la evaluación este año sólo a las asignaturas instrumentales, cosa que todos tragamos sin decir ni pío porque parece incluso lógico. Pero yo aquí atisbo otro motivo: una clara aplicación del principio “divide y vencerás”. Como este año sólo les toca a unos profesores, los demás nos callamos, pues no nos afecta, no es nuestro problema. Y esos profesores tampoco se atreven a decir nada porque saben que los demás no vamos a respaldar sus quejas, ya que el asunto no nos toca directamente. Y así, poco a poco, irán aumentando las asignaturas evaluadas y nos tragaremos “todos toditos” las evaluaciones. Y entonces será tarde para decir nada.

En otro orden de cosas, las evaluaciones del ministerio sí van a ser corregidas externamente, como es lógico. Pero las de la Junta, no. Es de lo más gracioso, las evaluaciones del ministerio sólo se harán en algunos centros escogidos al azar y sobre una muestra aleatoria de alumnos y no las corregirá personal de los centros. Pero las de la Junta (Castilla y León) se van a hacer en todos los centros y sobre todos los alumnos. No se va a librar absolutamente nadie. Y habrá dos tipos de profesores afectados. Por un lado, el profesor que tenga clase a esa hora deberá renunciar a dar su clase para dedicarse a cuidar a los alumnos durante el proceso. Hasta aquí el asunto no es especialmente grave, con la cantidad de veces que debemos renunciar a dar nuestra clase para llevar a los chavales a cualquier actividad lúdico-festiva, casi hasta da igual… Pero lo de los profesores de lengua y matemáticas no da igual, pues ellos deberán corregir las pruebas y enviar los resultados. Un trabajo a mayores por el que ni les van a pagar, ni les van a compensar de ningún modo. Y me da igual que la corrección sea sencilla y se base en comprobar las crucecitas con una plantilla, no deja de ser un trabajo extra no reconocido por nuestros superiores, y además con un plazo de tiempo que se debe cumplir sí o sí. Y además es el jefe de departamento el que decide qué profesores corregirán, así que, podrían producirse situaciones de clara injusticia (la mayoría supongo que se repartirá el trabajo, pero nadie obliga a ese reparto, el jefe puede, perfectamente, cargarle el muerto a quien le venga en gana). Y los profesores de lengua y matemáticas deberán rellenar también un cuestionario. Venga, más burocracia… Y en el cuestionario todos responderán que las evaluaciones les parecen útiles, claro, a ver quién es el guapo que le echa valor y dice que le parecen una pérdida de tiempo.

Especialmente preocupante resulta pensar en la finalidad de todo esto. Las evaluaciones no van a tener ninguna consecuencia directa sobre los alumnos. Una evaluación seria debería afectar de verdad al alumno. Algún tipo de reválida o similar sí sería una evaluación “lógica” (estemos o no de acuerdo con hacer reválidas). Pero evaluar por evaluar no deja de ser estúpido. Así que, ya que no tratan realmente de evaluar al alumno, yo lo tengo claro: se trata de evaluar a los profesores, o mejor dicho, de echarnos más porquería encima. No van a evaluar el sistema, no, van a evaluarnos a nosotros. O a los centros. Si los resultados son malos, no van a reconocer que la culpa es de la LOGSE-LOE, la culpa la vamos a tener los profesores, que no sabemos adaptarnos, que no tenemos formación pedagógica, que no usamos bien las TICs, que no motivamos a los alumnos… Por cierto, los centros deberán elaborar un plan de mejora para las incompetencias que salgan peor paradas. Así que, no sé qué es peor. Si los resultados salen bien, sólo servirán para dar alas a quienes defienden el sistema actual. Y si salen mal, venga, más papeleo para los profesores. Salgan como salgan, nosotros siempre perderemos.

Se supone que los resultados saldrán a la luz y se informará a los padres sobre los mismos. Se supone que no se trata de comparar centros o profesores, sino de mejorar y bla, bla, bla. Pero no está claro cómo se va a dar la información, y esto puede ser muy peligroso. A nadie se le escapa la competencia feroz que se puede desatar entre públicos y privados, o incluso entre unos públicos y otros. Y la competencia en la enseñanza no debería tener cabida, no estamos produciendo en una cadena de montaje. Por cierto, ya que hay que corregir exámenes sin recibir nada a cambio, a más de uno se le puede ocurrir no ver un fallo aquí, contar como acierto otro fallo allá, e incluso, ya puestos, añadir alguna crucecita que no se note mucho para que así su centro salga mejor evaluado. Es ser algo paranoica, pero una ya se cree cualquier cosa. Y si vas a corregir esas crucecitas tú sólo y en tu casa, sin supervisión oficial, y sabes que te van a juzgar por los resultados o sabes que tu plaza en un centro público o privado depende de la imagen del centro… pues ya que no cobras, a menos quedas bien clasificado, ¿no? No se puede ser juez y parte. Los profesores somos, la inmensa mayoría, honestos en estos asuntos. Pero alguno se puede arriesgar a no serlo, se podrían “arreglar” un poco los resultados sin hacerlo de modo muy evidente.

Y lo más grave de todo. Según la LOE deberíamos evaluar por incompetencias… ¿Qué ocurre entonces si a un padre le llega el resultado de la evaluación  de la incompetencia matemática de su hijo (se habla incluso de dar los resultados así de personalizados) y luego resulta que el profesor tiene la osadía de suspenderle las matemáticas? ¿A quién van a dar la razón nuestros superiores si ese padre reclama? ¿A quién van a presionar? A ningún padre se le va a ocurrir decir que la Junta evaluó mal la incompetencia matemática de su retoño. Podrían plantearse por parte de nuestros “expertos” unas pruebas excesivamente fáciles (habrá que ver cómo son finalmente) y eso conseguiría dos fines: dar una falsa imagen de que el sistema globalmente funciona, y obligar de algún modo a que los profesores regalemos más aprobados, ya que las pruebas externas certifican que los alumnos son claramente incompetentes y debemos evaluar por incompetencias.

Nota de Deseducativos: Damos la bienvenida a Xoia, profesora de Física y Química en un instituto de la provincia de León.

Share

Anuncios

Etiquetas:

Categorías: Diagnósticos, Panlogsianismo

Autor:Xoia

Profesora de Física y Química en un instituto de la provincia de León

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

21 comentarios en “Evaluación de incompetencias básicas”

  1. Fancisco Javier
    11 mayo 2010 a 16:41 #

    Hola Xoia,

    antes que nada agradecerte tu estupenda exposición, que a mi me ha aclarado muchas cosas. Lo que plasmas en tu escrito tiene tela marinera. A mi modo de ver, que también soy algo novato (llevo once años en este Via Crucis), de lo que se trata es básicamente de profundizar una tendencia que ya estaba presente cuando se inició la LOGSE: se trata por todos los medios de falsear la realidad. Lo que empieza a resultar alarmante es el cariz cada vez más autoritario y represivo que está tomando el asunto. La realidad simple y pura es que nuestra educación vive en la más absoluta degradación y que los resultados van a seguir siendo igual de malos o peores. Las razones son muy complejas y trascienden lo educativo: el factor social no ayuda demasiado, si tenemos en cuenta que muchos nuestros queridos jóvenes son capaces de asaltar una comisaría o destrozar un parque, porque se les niega su Derecho Constitucional a ser felices emborrachándose en un botellón -cuanto más masivo mejor (¡qué miedo da el instinto gregario!); sin embargo, no se manifiestan por la precariedad laboral -en la que muy pronto se van a encontrar-, ni por la mierda de educación que está recibiendo,…, ni por nada. Perfectas máquinas deseantes, que es lo que el Sistema necesita. Pero sin duda gran culpa la tiene el Sistema Educativo que, como se muestra en este foro, simplemente produce náuseas (y lo digo en sentido corporal pues con frecuencia la ansiedad que me producen los alumnos y las situaciones que tengo que vivir, a pesar de que honestamente hago bien mi trabajo como profesor de ¡música!). Y no te quepa duda que quienes lo vamos a pagar somos los docentes. Y en parte nos lo merecemos, por borregos (y borregas). Entre las cosas que señalas, me llama mucho la atención la progresiva inmersión de estrategias privadas en la Escuela Pública. La famosa libertad de centros es a mi modo de ver algo totalmente absurdo, que lo que intenta es que los institutos se parezcan más y más a los coles. Es como lo de los institutos bilingües. ¿No estamos ante un evidente incumplimiento del principio de igualdad de oportunidades? ¿Cómo se puede tolerar que haya centros de primera y otros de segunda o tercera categoría? Luego está lo de las evaluaciones. Una vez más se usan criterios ambiguos (con la LOGSE había que evaluar los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales: por ejemplo, un índice evaluador podía ser la capacidad de Jonathan de “aprender a aprender” -que ya se decía entonces, o el respeto y el grado de satisfacción estética de Jonathan por la escucha de grandes obras (como “El clave bien temperado” de Bach…..profe, ¡quita esa basura, que no me puedo dormir!) , para que la Administración pueda arbitrariamente hacer lo que se avenga a sus intereses (políticos). Ahora es lo mismo. Tus CRITERIOS DE CALIFICACIÓN (palabra proscrita en toda normativa posmoderna), ¿cómo demuestran que el niño en cuestión no es en el fondo, muy en el fondo, competente?

    Disculpa que mezcle tantos temas, pero es que es todo tan absurdo que desborda a cualquiera.

    Un saludo y bienvenida seas.

  2. Luzroja
    11 mayo 2010 a 18:01 #

    Además las pruebas no vienen en sobre lacrado, con lo que el centro tiene conocimiento del contenido de éstas una semana antes de la realización de las mismas. La tentación “vive arriba”, en este caso está en el armario del director, al acceso de todo quisqui, de hecho los profesores que las van a aplicar, se reunen antes para ver de qué tratan y aunar criterios a la hora de pasarlas a los alumnos.
    Que seamos honrados es algo cuestionable (el hombre inventó la llave, artilugio más que evidente que muestra cómo la desconfianza en el vecino no sólo es palmaria, sino que incluso necesaria), la honradez está en entredicho y confiar en que todos los centros de todas las comunidades van a serlo es de bobos, es el buenismo logsiano que tanto mal está haciendo.

    Estoy con vosotros en la idea de que estas pruebas sólo quieren fabricar datos falsos.porque si fuera la verdad lo que buscaran, al menos las pruebas serían secretas, comprometerían al alumnado en su calificación y se pasarían a los alumnos y serían corregidas por personal ajeno al centro.

    Las pruebas se invalidan por sí mismas sólo con atender al procedimiento.
    Pero si atendemos al contenido (perdón, no se puede decir contenido, eso es retrógrado, pero es que ´no sé cómo llamar a lo que hay dentro de ellas), si atendemos, pues, a lo que en ellas hay escrito, nos adentramos en el terreno de lo pretencioso, lo aparente, lo fatuo, lo artificioso…en una palabra nos adentramos en un compendio confunso que busca embrollar lo simple con una suerte de “artes expresivas” que nos recuerdan a los complicados y vacíos escritos logsianos, donde lo que prima es la verborrea inútil que fatigue al que lee, no por su “incompetencia lectora”, sino todo lo contrario, por ser un competente lector y despreciar aquello que en la prueba se pretende: falsear.

  3. Ana Belén
    11 mayo 2010 a 18:32 #

    Hola Xoia!
    igual que mis compañeros, me sumo a darte la bienvenida como autora. Me ha llamado la atención que estés en León, yo también. Pensaba que escribías desde Galicia por el nombre Xoia (yo soy gallega). El artículo es muy clarificador, como ya te han comentado, precisamente acabo de llegar de un claustro en el que entre otras cuestiones, se nos explicó el proceso de evaluación diagnóstica de 2º de ESO, el día 19 de mayo. Nos pusieron el Power Point de la Junta, que finaliza diciendo “evaluar no es someter a control sino trabajar para la mejora de nuestro sistema educativo”, acompañado con dos muñequitos que me recordaron a las fotos de la Uned, las del profe “carca” frente al alumno con sonrisa “profidén”, no sé a quiénes pretenden convencer con ellas. Sentí ganas de levantarme y pedir si podía poner yo un vídeo y poner el de Tiza Presa, de ¿Y tú, haces palmas?
    Volviendo a tu artículo, creo que pone al descubierto cuáles son las intenciones de fondo de tal parafarnalia. Lo que es incomprensible es que este colectivo, al que pertenecemos todos los que aquí escribimos, siga comulgando con ruedas de molino. Un saludo!

    • Xoia
      12 mayo 2010 a 15:22 #

      No soy gallega, aunque me identifico mucho con esa bonita tierra, que visito siempre que puedo. Xoia es el nombre de una de mis gatas. Y el nombre de la gata se debe a un producto comercial cuyas cajas usaba la gata para jugar cuando era pequeña…

      Encantada de saludar a alguien que trabaja en esta provincia.

  4. 11 mayo 2010 a 18:49 #

    Bienvenida, Xoia. Ya te conocíamos mucho por tus comentarios y es un placer tenerte en este nuestro vecindario. El asunto de las “pruebas” es, sin duda, uno de los más kafkianos de nuestro despropósito educativo. Gracias por tan buen artículo.

  5. 11 mayo 2010 a 19:07 #

    Bienvenida, Xoia. Y muchas gracias por la información y tu muy atinada reflexión. Para quienes nos interesamos por la situación actual de la enseñanza pero no trabajamos en los centros, estos análisis son muy reveladores. La ciudadanía debe saber de todos los atropellos y dudosas prácticas urdidos por la guardia pretoriana del búnker logsiano. Saludos.

  6. Polícrates
    11 mayo 2010 a 19:38 #

    Enhorabuena Xoia, creo que lo has comprendido muy bien. Efectivamente, nuestros políticos –o nuestros tecnócratas o ambos– no tienen ni el más mínimo interés en la evaluación efectiva del sistema y esto es así por multitud de razones que no me molestaré en enumerar; en tan grande estima tengo a los articulistas que en este blog han publicado.

    Así pues, me limitaré a relatarle unos hechos que acontecieron en los EE.UU cincuenta años atrás. El asunto, aun cuando no le he dedicado el tiempo que se merece, es de gran interés para el que nos ocupa pues, en opinión de muchos, entre los que no se encuentran los padres de la bicha, marca un punto de inflexión a partir del cual las pruebas objetivas caen en descrédito entre la progresía educativa. Decía Bernard Shaw que “la estadística es la ciencia que nos enseña que un hombre con los pies en un horno y la cabeza en un congelador tiene su cuerpo a una temperatura media ideal”. El señor Shaw se columpiaba, o se quedo corto. La historia que sigue así lo sugiere.

    A lo largo de los años sesenta la bonanza económica useña convirtió a los tiernos infantes americanos en objetivo de las grandes empresas publicitarias. Objetarán algunos que dichas empresas en si mismas no tenían tal interés, que no eran más que intermediarios de los legítimos interesados, los vendedores de artículos para infantes. Y tienen razón, pero es que la historia comienza aquí.

    Un joven publicista de una de estas empresas recibe el encargo de investigar “las motivaciones” de este tipo de público. Siegfried Engelmann, que así se llamaba, probó sus hallazgos con sus jóvenes dos retoños, los gemelos, que sorprendieron a la opinión pública por sus tempranas habilidades matemáticas y lingüísticas. Muchos quitaron mérito al asunto argumentando que se trataba de unos niños especialemente dotados. Es entonces que Engelmann dobla la apuesta afirmando que sus técnicas están lista para ser aplicadas a alumnos comunes con garantías de réplica en resultados. Tengo que añadir, si bien es un detalle intranscendente en la naración, que Engelmann es un presonaje admirado, que no de culto, entre los que se dedican a la educación compensatoria. Su nombre es mentado a menudo en nuestras facultades de ciencias de la educación, al menos así me consta, por sus logros pero nadie ha debido molestarse en enterder su “legado”; hagan una búsqueda en google de “Zig Engelmann” y comprenderán de que hablo.

    En aquellos años venían aplicándose varios programas de erradicación de la pobreza bajo el paraguas de la iniciativa del gobierno federal Head Start. A mediados de los sesenta, la administración Johnson concibe el más grande experimento educativo jamás acometido, Follow Through, un monstruo de 1000 millones de dólares de la época cuyo cometido, en palabras de la comisión del senado encargada de su seguimiento, consiste en la identificación y promoción de los programas educativos más eficaces para con los clientes a los que iban dirigidos: los colegios de bajo rendimiento académico.

    Follow Through se concibe como una especie de competición entre modelos educativos. En la primera fase se recogen proyectos debidamente acreditados por instituciones del ámbito educativo, léase universidades, que aceptan como árbitro a una agencia de evaluación externa e independiente aceptada inicialmente por todos los concursantes. La citada agencia, ABS si mal no recuerdo, se encargará de evaluar los logros de los distintos programas mediante pruebas objetivas a sus alumnos que pretenden medir habilidades, conocimientos y destrezas básicas, matemáticas y lingüísticas entre otras, y temas más espinosos como la autoestima. Engelmann presenta su proyecto a universadades y no sin dificultades, el progresismo campaba ya entonces por sus anchas, consigue captar el interés de un departamento de una de ellas con el que desarrolla el programa Direct Instruction (DI).

    La filosofía de DI, como su nombre indica, propone un programa de estudio centrado en la instrucción o, como dirían nuestros pedagogos, centrado en el profesor. Las lecciones se diseñan pensando en el mínimo detalle, requieren el dominio de los contenidos anteriores y eso se traduce en una organización escolar de gran flexibilidad, los alumnos se agrupan los alumnos por niveles de desempeño y velocidades de aprendizaje, se fija un mínimo de alumnos con desempeño o dominio mínimo del material de una lección como condición para pasar a la siguiente,… Compitiendo con este coco se presentan y aceptan un par de proyectos más “centrados en el profesor” y varias propuestas de “enseñanza centrada en el alumno”. Por lo general estas últimas hacen hincapié en la autoestima: reforzada esta, prometen los muñidores de nuevas Arcadias, se crearán las condiciones necesarias para un aprendizaje sólido.

    Los programas participantes en Follow Through se hacían cargo de la dirección y asesoramiento pedagógicos de varios colegios clasificados de bajo rendimiento, para más datos diremos que se seleccionaban bajo el percentil 25 siendo el 18 bastante común, en los último año de ingantil y los primeros años de primaria (hasta tercer curso si mal no recuerdo). La agencia evaluadora hizo un seguiento antes, durante y después para conocer la influencia de los distintos programas educativos años después de que los alumnos hubiesen abandonado los programas. Se exigía de los colegios seleccionados un gran compromiso con el programa seleccionado: dirección y profesorado debían entregarse en cuerpo y alma a las directrices de los directores del programa con el que colaboraban y una amplísima mayoría de los padres tenían que refrendar la participación del colegio para que este fuera incluido en la muestra del estudio. Aun así hubo tongo. Uno de los distritos escolares, Grand Rapids creo recordar, cambió de dirección durante el experimento; el nuevo director no comulgaba con los distados de DI pero no desdeñaba los dineros federales así que se dedicó a gastar los dineros de Follow Through en lo que más conveniente le pareció. Esto es lo que se cuenta y, pese a todo, DI fue el único programa en cumplir, y con nota, las exigentes condiciones impuestas para ser considerado programa exitoso según la evaluación externa de finales de los setenta. Del resto de programas sacamos otro programa exitoso centrado en la instrucción que no consiguió superar la nota de corte, otro “centrado en el alumno” mucho más alejado de los mínimos y el pelotón, mayoritariamente programas centrados en el alumno y en la mejora de la autoestima, que cosecharon resultados nulos o negativos incluso en el aspecto clave en su filosofía: la autoestima.

    No soy muy bueno para las citas… ¿cómo era aquello del mensaje y el mensajero? Porque en esas estamos: desde aquel día queda roto el consenso acerca de las pruebas objetivas. Todos aceptaron las herramientas de evaluación pero cuando estas contradijeron las expectativas de los bienpensantes estos arremetieron con furia para desacreditar al árbitro y a las reglas arbitrales, por lo que pudiera pasar.

    La comisión, años más tarde, irregularidades y arbitrariedades varias por medio, se cierra en falso. Se toma la decisión de promover y publicitar todos y cada uno de los programas participantes en el proyecto. Buenos y malos reciben porque, como dijo la presidenta de la comisión senatorial a pregunta de un integrante que manifestó su indignación por “la promoción indiscriminada de todos y cada uno de los programas participantes como ejemplares”, el objetivo último del proyecto consitía “en la difusión de los programas ganadores, como no hubo ganadores (obsérvese el plural) no hay nada que difundir por lo que esta comisión acuerda publicitarlos todos como programas prometedores”.

    No debe extrañarnos pues esta relación de amor odio entre los administradores y las evaluaciones. Una fuerte motivación los guía a evaluar pero sin que esto suponga medir realmente cosa alguna. Terreno abonado para la medra de trepas, aduladores, tontos útiles y chamarileros dispuestos a defender la engañifa de la competencia en nada concreto.

  7. 11 mayo 2010 a 20:09 #

    Estas pruebas que dices en Baleares ya las hemos pasado, de hecho ya es el segundo año que se pasan, son las evaluaciones de diagnóstico que han salido en los medios estos días. Es más, aquí ya pasamos las de Matemáticas, Catalán, Castellano, Inglés y Ciencias.

    El resultado que se da a los centros son resultados globales, no se dan por alumnos ni se dan estadísticas de qué centros de la ciudad o región son mejores o menores. Simplemente hay una media general y la del centro, así después se puede informar de cómo está el centro respecto de los otros, pero sin poner nombres.

    Yo no creo que lo que realmente se esté evaluando sean los profesores, pero supongo que a los funcionarios y demás dinosaurios que llevan toda su vida laboral haciendo lo mismo (y lamentándose de que la cosa está cada vez peor) eso de cambiar de manera de trabajar les produce cierta incomodidad…

  8. 11 mayo 2010 a 20:14 #

    Otra inestimable aportación. Gracias, Polícrates.

  9. Delia
    11 mayo 2010 a 21:39 #

    Eres guapísima , joven y muy buena profesora, seguro.

    Estoy de acuerdo con todo lo que dices. Sigue así luchando por lo que crees justo y mandándolo a la porra si ves que no merece la pena. Aquí ya estás haciendo amigos.

  10. Mariano
    11 mayo 2010 a 21:56 #

    Bienvenida a Deseducativos. El artículo toca una de las “novedades” de la LOE. Hay que estar innovando siempre, faltaría más. Por supuesto que a los defensores del tinglado educativo no les interesa una evaluación honrada del sistema en su conjunto porque sólo los más fanáticos creen en sus resultados. Los resultados de años de escolarización los comprobamos continuamente. Como decía Ricardo Moreno Castillo, autor del panfleto antipedagógico, no hacía falta el informe PISA para saber que la educación iba muy mal en España. Los profesionales lo ven todos los días: en el instituto, en la universidad…

    Lo que pasa con la insufrible jerga pedagógica es algo parecido al lenguaje de la publicidad. Cada x años hay que cambiar la fraseología, las consignas y los eslóganes para que parezca que se introduce una novedad. Pero es la misma necia pedagogía de siempre. Ahora, sí, con más burocracia. Que contribuye a crear un mundo de ficción.

    De esta forma, todo se rellena con las “competencias”. Las programaciones didácticas de las oposiciones para nuevos docentes, los programas del Máster de Profesorado de Enseñanza Secundaria y otros cuerpos, los cursos de formación. El currículo por competencias es una de las grandes aportaciones de la LOE. Que ya no estamos en la LOGSE, te dicen los inspectores y orientadores más fieles a las consignas. Pero lo cierto es que estamos en la nada. Porque, concretamente, en Lengua y en Literatura, que es lo que conozco más, no se ha hecho más que rebajar los conocimientos, reducir el número de horas, recortar las lecturas. Por lo que comentan los colegas más críticos (en su sentido actual y también en el etimológico) parece que es una tendencia general en otras áreas de conocimiento y en otras asignaturas.

    Los expertos nos dirán que no hay que saber, sino saber hacer. Todo es un gran camelo. Todo es una parafernalia ficticia para ocultar una realidad que tú insinúas en tu artículo. Que tras los años que llevamos de renovación pedagógica los resultados han empeorado y mucho en conocimientos teóricos y prácticos, incluso en “destrezas” o en cualquiera de los parámetros racionales que midan el rendimiento académico. Los burócratas lo saben, pero no lo pueden reconocer porque viven del cuento.

  11. Polícrates
    11 mayo 2010 a 23:22 #

    Raus, que bien marcharía el mundo si todos fuesen tan amables como usted. Nada me haría más feliz que ser merecedor de sus palabras.

    La historieta que relataba vino a mí un poco por casualidad. La Sociedad Matemática Americana tiene un boletín de acceso libre en su web (Notices of the AMS) y curioseando me encontré con una entrevista que le hacían a Gail Burill, presidenta de la NCTM (National Council of Teachers of Mathematics) que hoy por hoy no es más que un organismo abducido por pedagogos con poca o ninguna relación con las matemáticas o su enseñanza. Las relaciones entre la AMS y la NCTM son cualquier cosa menos cordiales desde que en 1989 la NCTM manipulara unas declaraciones de un destacado mienbro de la AMS presentando a esta como una defensora de la bondad de la propuesta pedagógica recogida en la propuesta de estándares educativos de la NCTM. En 1998 la Ams se la cobró con intereses.

    Tras unas cuantas preguntas en las que le daban cancha a Burrill le espetan:

    Notices: Starting in 1968, the government funded a huge study called Project Follow-Through. It cost a billion dollars and ran almost thirty years. The purpose was to examine how different teaching methods or philosophies affected student performance. What they found was that the traditional, “direct instruction” method was the most effective. Are you familiar with this study?

    Burrill: I have never heard of it”

    El resto de la respuesta es digna de un mal chiste de matemáticos: se sale por la tangente.

    Quede claro: A la buena de la mujer, presidenta de la organización más influyente en asuntos de la didáctica de las matemáticas en EEUU, persona de verbo acaramelado de la que el común de los contribuyentes jamás desconfiaría, a esta mujer, repito, le preguntan por el experimento educativo más caro jamás financiado por el contribuyente americano y sin rubor confiesa que nada sabe y sigue a lo suyo como quien oye la lluvia. Ni un argumento para desacreditar el estudio. Uno se queda sin palabras.
    <a href="http://www.ams.org/notices/199801/comm-burrill.pdftitle&quot; ="Entrevista a Gail Burrill en Notices of AMS, Enero 1998″>

    • Polícrates
      11 mayo 2010 a 23:25 #

      Segundo intento con el enlace a la entrevista.

      • Polícrates
        11 mayo 2010 a 23:39 #

        Tercero. Tendré que leerme el manual de html con calma.

        http://www.ams.org/notices/199801/comm-burrill.pdf

        Y un artículo de regalo para los que sepan ruso. Dotsenko, profesor ruso de física teórica en la Universidad Pierre et Marie Curie nos relata sus experiencias cocentes parisinas. No tiene desperdicio, es una lectura muy recomendable incluso en traducción automática de Google. Tengan en cuenta que todo lo relatado son casos reales y puede provocar efectos secundarios. Material necesario para la lectura: ordenador con conexión a la red (imprescindible), bacinilla y paquete cleenex (recomendables).

        http://nauka.relis.ru/05/0412/05412020.htm

  12. 12 mayo 2010 a 0:52 #

    Estimado Polícrates, quiero ser agradecido con todo el que se esfuerza por aportar cosas de valor. Este igualitarismo que padecemos es el patíbulo de la inteligencia, el esfuerzo y el mérito. Por eso apoyo de corazón a todo aquel que se alce contra el sistema con las armas de la crítica y la indignación. De nuevo esto que cuenta de esa señora es alucinante. Lo que está pasando en USA refuerza la idea que llevo pensado exponer con detalle en cuanto pueda.

    El control que la guardia pretologsiana ejerce hoy sobre los profesores irá aumentando más y más. ¿Hasta dónde? Crecerá indefinidamente. El control será más y más asfixiante cuanto más evidente sea el fracaso de la escuela. Un imperio nunca es tan peligroso y despiadado como cuando teme estar amenazado de muerte. Un animal es más peligroso cuando se siente acorralado o herido. Nuestros queridos expertos no pueden reconocer su error, en parte porque es demasiado grande. Las críticas a la LOGSE/LOE excitará el instinto represor y censor de sus hormigas-soldado. La mordaza se hará más espesa.

    Mis compañeros de Deseducativos se lamentan del control a que les someterá el ROC de la prisión. Pobres. Quizá no sepan que en USA el control “burrocrático” (poder de los burros) que han de soportar los docentes es muchísimo mayor que el que aquí ya existe. Al menos esto es lo que me contó hace meses una conocida mía que impartió clases en USA durante un par de años. Le pregunté si también se controlaba la conducta y rendimiento de los alumnos. La respuesta fue “no”. Todo el control para el docente. Digo esto para que nadie crea que la degradación de la enseñanza ha tocado fondo. No, la degradación de un sistema, sociedad o persona no conoce límites. Así que esto, en mi opinión, se irá degradando más y más hasta alcanzar cumbres de estulticia inimaginables. Y ya no sé qué es peor: si la infamia de los burrócratas y pedagogos logsianos o las tragaderas de sus víctimas.

    Un abrazo.

  13. Tiza Presa
    12 mayo 2010 a 5:04 #

    Es curioso que en estas pruebas, si los resultados son malos, ¡¡¡¡ te exigen por escrito que prometas bajar los niveles al año siguiente para garantizar… su incompetecencia !!!! 😦

    Negaros a ser complices de cualquier medida que no aplicaseis a vuestros propios hijos.¡¡¡ Qué se atrevan ellos a imponérnoslas!!!

  14. 12 mayo 2010 a 6:25 #

    Aquín en Andalucía llevamos ya más de 6 años haciendo las pruebas de diagnóstico. Son un verdaders espectáculo. Hasta este curso las hacían al comenzar el curso y se hacían en 5º de Primaria, como han visto que han sido un fracaso las han bajado a 4º y han cambiado la fecha a 4º de Primaria.

    El otro día hablando con los compañeros que han pasado la prueba a sus alumnos, ellos han reconocido que les han tenido que echar una mano a sus alumnos para realizar la prueba, simplemente porque no tienen nivel y no se enteran de la mayoría de las pruebas, es decir, la mayoría de estas pruebas ya van manipuladas, y a pesar de esto, tampoco creo que tengan mucho nivel.

    Esto es una completa mentira que junto con nuestro Plan de Calidad ( compra de maestros y profesores con un dinerito para maquillar resultados), esta convirtiendo los colegios Andaluces en cortijo.s

  15. 12 mayo 2010 a 6:26 #

    Perdón, han cambiado la fecha a Mayo, quería decir.

  16. Francisco Javier
    12 mayo 2010 a 14:50 #

    Si realmente

    las cosas van todavía a peor, y la posibilidad -muy probable – de que el modelo de los EEUU termine por instalarse entre nosotros se hace efectiva, entonces creo que habrá que empezar a adoptar medidas radicales. Como, por ejemplo, la redacción de un MANUAL DE TERRORISMO EDUCATIVO, que contemple estrategias de sabotaje y de desestabilización. Tal vez los docentes más “irresponsables”, “desintegrados” y “chalados” sean un modelo a seguir.

  17. Wally
    25 mayo 2010 a 17:58 #

    Hola:

    Me parece muy interesante el artículo y el debate.
    Solo quería hacer un un pequeño aporte sobre el propio término de competencias. Aparte de la manía de cambiar por cambiar este término oculta más cosas: procede directamente del lenguaje economicista, de hecho está sacado de informes empresariales de la OMC y otras instituciones “educativas” por el estilo.

    Recomiendo el libro “El fin de la escuela” del autor francés Michel Éliard que aporta los documentos empresariales que digo. Si os fijáis la competencia implica una responsabilidad individual, tu eres en última instancia responsable de tu (in)competencia. Frente a la capacitación que antes te otorgaba un título académico, que te permitía acceder a unos determinados trabajos, ahora se trata de que tienes que estar demostrando continuamente tu competencia, con el cuento de la formación continua.

    Así a poco que escarbemos en la LOE debajo de su barniz de palabrería progre está el más descarnado neoliberalismo…

    Un saludo

    ¡Por ciertp Xoia yo también soy de León pero estoy en un insti en Graná…!

    • Francisco Javier
      25 mayo 2010 a 19:31 #

      Muchas gracias por esta valiosa información, de la que se deduce que las posturas aquí defendidas no iban desencaminadas. El neoliberalismo está en la médula del discurso progresista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: