Día del Libro

Día del Medio Ambiente. Día de las Manos Limpias. Día de la Comida Saludable. Día de la Paz. Día del Humor en el Trabajo… Estoy hasta el mismísimo de este santoral que los pequeños robespierres de concejalía, subvención y oenegé nos han ido calzando para paliar ciertas enfermedades sociales. Porque, ah, ¿no lo sabe usted? Todos estamos enfermos. Y no sólo eso. Por si fuera poco, somos, además, seres corruptos en una sociedad miserable, mierda de la peor calaña en el inmundo cubo social, degeneración, perversión, envilecimiento que necesita la triaca de un nuevo mundo feliz, el mágico limen de la Salut Public. Y, como siempre, los docentes somos siempre los primeros en hacer el panoli. Nos prestamos -con infinito fervor algunos- a este chamanismo laico de los “días de”, absolutamente convencidos de que, plantando un árbol, haciendo una cadena humana y guardando un minuto de silencio, se puede -se debe- acabar con la esclerosis múltiple, la guerra en Oriente Medio o el terrorismo de ETA.

Hoy, 23 de abril, Día del Libro, cautivo y desarmado el sentido común, actuaremos una vez más como lo que creemos que somos o como lo que somos realmente: auténticos sacerdotes en este nuevo rito de la solidaridad. Y muchos profesores de Lengua nos volcaremos en la celebración de un objeto, el libro, al que se venerará con batukadas, comercios justos o talleres de tatuaje. Algunos se esmerarán, tal vez, en dejar alto el pabellón de ese Cervantes -¿Cervantes?, no; este año toca Miguel Hernández– a quien se saca en procesión una vez al año para que llueva. Otros organizarán, quizá, alguna de esas edificantes gymkanas. Habrá estrafalarios que se disfracen de estrafalario. Habrá, cómo no, quien aproveche para prolongar hasta el mediodía el desayuno en la cantina…

Charanga, murga y pandereta. Eterna Semana Santa de las fuerzas vivas de la gaya estupidez. Así es la Españita del Pactito Educativito. Y así también sus profesores de Lengua, que acataron en silencio la muerte de la Literatura, que repiten ahora el obsceno mantra de la lectura y de sus infantiles planes de fomento, que jamás tendrán los arrestos suficientes para decir a un padre a la cara que su hijo es, por obra y gracia de unos currículos demenciales, todo un analfabeto funcional.

Pero, aunque parezca increíble, en toda esta farsa cursi de animadores socioculturales algunos actuarán con la sensatez que sólo procuran la enfermedad, la perversión y la corrupción de los que aún no están “educados”. Son pocos. Muy pocos. De hecho, yo únicamente conozco a dos. Y, por supuesto, no son profesores de Lengua, sino alumnos del instituto donde doy clases de Lengua.

Hoy me han dicho que están hasta aquí del Día del Libro.

Me han dicho que se quedarán en casa. Leyendo.

Share

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Autor:David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura. Administrador del blog.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

22 comentarios en “Día del Libro”

  1. 23 abril 2010 a 16:41 #

    Cuando te roban el pensamiento y la expresión, como ocurre en este artículo, sólo cabe añadir un ¡bravo! arrojado con la pasión con que se celebra una excelente aria de ópera y, después, retirarse al sagrado placer de la lectura. El día de hoy, lo cursi hecho encarnación de lo politicamente correcto, es el día de los no-lectores; los otros, los que fatigamos la vista y emborronamos los márgenes leemos los otros 364, y aun este, porque el hábito nos hace. “Dichoso el humilde estado/del sabio que se retira/de aqueste mundo iletrado…”

  2. José Mari
    23 abril 2010 a 18:15 #

    Totalmente de acuredo. Y siempre esas celebraciones, esas exposiciones y demás (cuentacuentos y boberías que me tienen hasta la coronilla) son llevadas a cabo por quienes no leen nada.
    Planes de fomento y dinamización de la lectura. Gilipolleces. Y son los mismos los que fomentan esto que los que le pegaron a la Literatura el tiro de gracia en el curriculum. Inútiles, analfabetos, ignorantes…Burros.

  3. Ana
    23 abril 2010 a 18:30 #

    Pero hombre… el día del libro uno no se puede quedar en casa leyéndolos. Es su día libre. Es el día del libro, no el día del lector. Dejadlos descansar, egoístas.

    Yo me lo tomo un poco a broma y me imagino entrando en una biblioteca y haciendo castillos de libros o jugando a lanzarlos por el aire para que se rían. A mí no me saca de mis casillas ni me desespera tanto como otros ‘días del’, o como la esquizofrenia navideña o las procesiones. No me gusta que me regalen libros en general, pero reconozco que aderezados con una rosa y un beso la cosa cambia.

    De todas formas desde donde tú escribes, desempolvando el fondo, haciendo arqueología mientras a otros les dura la fiesta, estoy de acuerdo en lo que dices.

  4. Xoia
    23 abril 2010 a 19:22 #

    Muy buena reflexión, muchos hemos reflexionado de forma similar con motivo de tantos y tantos “días de…” Aunque personlamente lo del día del libro lo llevo mejor, me sientan peor los días del medio ambiente, de la no violencia, de la mujer y otras sandeces, no sé muy bien por qué.

    Por cierto, no recuerdo ahora qué filósofo decía que una persona nunca piensa tanto en su relación con otra (amigo, pareja, etc) como cuando esa relación está a punto de terminarse. Que alguien de filosofía me lo recuerde, por favor, mi memoria no da más de sí.

    El caso es que los “días de…” son algo así. Nunca hubo tantos días del libro, del árbol, del medio ambiente, de la mujer, de la paz y la no violencia, de su puñetera madre… Nunca tantos como ahora, cuando cada vez hay menos lectores, cuando cada vez hay más violencia, cuando cada vez nos cargamos más la naturaleza…

  5. Martín
    23 abril 2010 a 22:57 #

    Perdonad pero discrepo de vuestras necedades en algunos comentarios de este texto al no respetar el día del librocomo memorístico aunque no las palabras de David López por mencionarlas para bien o para lo que sea. Yo me cago en el día de hoy San “fidel” es que no os parece soso si no hubierá días memorables quien nos recordaría nada.

  6. Lozano andaluz
    24 abril 2010 a 2:28 #

    David, se te quiere en las Am’ericas.
    Solo te anadiria, con respeto, que Espanita sigue

    “… miserable, ayer dominadora.
    Envuelta en sus ladrillos
    desprecia cuanto ignora.”

    Gracias, amigo.

  7. 24 abril 2010 a 8:32 #

    Así el dislate y mentira
    siempre me han encabronado.
    Dichoso el humilde estado
    del sabio que se retira
    de aqueste mundo iletrado
    ,
    y a las zumbas del buenismo,
    y a las ñoñas mojigangas,
    al bobo pedagogismo
    se atreve a brindar él mismo
    un noble corte de mangas.

    😉

  8. Martín
    24 abril 2010 a 10:00 #

    Así es David la gente se ríe hasta de su propia sombra. Pero ¿Y si el tiempo no existiera? Un de los indicadores más evidentes del tiempo son los cambios. Si todo se detuviera, si se parara el sol y nuestras manos estuvieran quietas y nada cambiase, entonces ¿Podríamos realmente decir que ha pasado el tiempo? Diría que no. No obstante, esta misma circunstancia arroja otro gran interrogante en torno al tiempo: ¿No existe en absoluto? ¿O no existe antes de que se produzca algún cambio?

    Un saludo

  9. Maximiliano Bernabé Guerrero
    24 abril 2010 a 13:45 #

    Muy bien David. Nunca sabrán todos estos progres, oenegistas tontucios y acólitos del Día del… cuánto deben al estalinismo. Recuerdo de cuando viví en Rusia que allí sustituyeron el santoral ortodoxo con el día del cosmonauta, del trabajador socialista, o del soplagaitas proletario, y eso al cabo de tres generaciones caló en la población. Hoy sus escolares siguen haciendo redacciones sobre ello a pesar de que desapareció la URSS.
    En un instituto donde enseñé se me ocurrió decir que la mejor conmemoración de Cervantes el 23 de Abril sería repetir la quema de libros que organizaron a Don Quijote su sobrina y su ama, pero usando como combustrible toda la morralla solidaria bienpensante que nos enviaba la Consejería para rellenar la biblioteca. Aquello aumentó mucho mi fama de raro.

  10. 24 abril 2010 a 15:14 #

    Retirado en la paz de estos desiertos,
    con pocos, pero doctos libros juntos,
    vivo en conversación con los diifuntos
    y escucho con mis ojos a los muertos.
    Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
    o enmiendan, o secundan mis asuntos;
    y en músicos callados contrapuntos
    al sueño de la vida hablan despiertos.

  11. 24 abril 2010 a 16:13 #

    Queridos amigos:
    Pagaría por entrar a este foro, y lo digo de manera al mismo tiempo sincera y tramposa, con la tranquilidad de saber que a David jamás se le iba a ocurrir cobrarme un duro por ello. Aquí te puedes encontrar de todo: gente con riquísimas experiencias a la que es difícil colarle un gol por muy edulcorado que se lo lances, cabreados con los “días de” de la letal e hipócrita corrección política imperante, poetas renacentistas, poetas barrocos, e incluso discrepantes atrevidos como Martín que se atreven a llamar necedades a lo que opinan los demás. A propósito de éste, querría hacer algunas observaciones:
    1.- Martín, deberías ser más claro.
    2.- Si discrepas con la condena de la actual proliferación de “días de” tan vacíos como melifluos e inconsecuentes, no estoy de acuerdo contigo. Creo que se podría y se puede sacar provecho de los ´”días de”, pero hoy, en general, han caído en una trivialización, en una exageración y en una manipulación en favor de las ideologías dominantes tan excesivas que han perdido sentido. De todos modos, es un tema tan largo, complejo y lleno de matices que no se puede tratar en este contexto.
    3.- Sinceramente, tu última reflexión en torno al tiempo me deja un poco descolocado, no por falta de interés, sino porque o no viene a cuento o necesita que la precises más.

    • Martín
      25 abril 2010 a 10:22 #

      Pues simplemente sostenia Pablo; que, el tiempo-en última instancia- no existe en absoluto, que el universo estático e, incluso, que el movimiento es una ilusión. La percepción del movimiento sería, según esta idea, en la realidad una ficción que nuestro celebro crea. Dispondríamos, pues, de instantáneas, de instantes en un “aquí y ahora” que el celebro procesa para, de alguna manera, explicarnos una historia.
      La propia naturaleza crea, sin embargo, de forma insistente la idea del tiempo mediante fenómenos como la denominada flecha del tiempo que es-en cierta medida -una tautológia : el tiempo pasa.
      Por otro lado, sabemos de la existencia del tiempo porque suponemos de diferentes tiempos de archivos o de lo que Barbour llama capsula del tiempo, las cuales nos dan cuenta de su paso o acción. A los geólogos, por ejemplo, los fósiles les permiten relatar y dar la historia de la tierra. La cápsula temporal de los humanos, la prueba de que tenemos vida, y una historia personal, está en nuestro celebro, se encuentra en nuestro recuerdos.

      Espero haberte aclarado algo el tema del tiempo pero de todos modos, es un tema tan largo y tan lleno de matices que no se puede tratar en este contexto.

      Un saludo.

  12. Pakistaní
    25 abril 2010 a 0:23 #

    Me manda un compañero y sin embargo amigo un poema que no puedo por menos que repetir. Señala lo que sienten muchos profesionales de la enseñanza frente a los últimos “avances” psicopedagógicos.

    La sesión de evaluación
    dispuesta a empezar estaba
    el tutor que era de Lengua,
    dijo que todos callaran
    y pidió a la Orientadora
    que, por favor, se sentara.

    La Orientadora, psicóloga,
    tiene en propiedad su plaza
    desde que la LOGSE impera
    en los Centros de Enseñanza.
    Sabe al dedillo la Ley,
    habla la jerga bárbara
    de los psicopedagogos
    y de la fauna logsiana.
    Comienza la evaluación,
    las notas así se cantan:
    Iván Peláez Borrego.
    Con este mozo, ¿qué pasa?
    A éste le quedan seis.
    Titulación denegada.
    Pero habló la Orientadora,
    y de esta manera hablaba:
    “No nos permite la LOGSE
    hacer tan gran canallada
    si algún alumno o alumna
    no superase algún área
    siendo con insuficiente
    evaluado o evaluada
    debe discutirse aquí
    si es persona preparada
    si domina las destrezas
    los objetivos de etapa
    si se ajustan los diseños
    si se dan las circunstancias
    si se hizo adaptación
    al chaval o a la chavala
    si de los procedimientos
    se llevó relación clara
    y si de las actitudes
    quedó notoria constancia.
    ¿Detectáronse a tiempo
    todas esas problemáticas?
    ¿Se hicieron formularios,
    programaciones de aula?
    ¿Motivósele al efecto con
    estrategia adecuada?
    ¿Hizose por el tutor
    en la clase un sociograma?”
    Muchos de los profesores
    se miran, piensan y callan.
    Hizose largo silencio,
    ni una mosca se escuchaba.
    Y luego el de Historia habló.
    Bien oiréis lo que hablaba:
    “¡Pero si este mozalbete
    las más de las veces falta.
    Y cuando viene, molesta,
    grita, juega, se levanta;
    no atiende al profesor,
    ni estudia ni trabaja;
    no se está quieto un momento,
    de los profesores pasa,
    es deslenguado soez,
    torpe, necio y tarambana.
    ¿Cómo darle el mismo título
    que al que se aplica y se afana
    y saca muy buenas notas
    y cumple normas y pautas?
    Sería inicua injusticia,
    sería indecente práctica,
    sería de los calzones
    hacerse la gran bajada.”
    Los profesores se miran
    y, con voz amortiguada,
    se comentan a la oreja
    las cosas que allí se tratan.
    Los más parecen de acuerdo,
    otros niegan y rechazan.
    “¡Como podéis decir eso!”
    Y la Orientadora exclama:
    “¡No queréis tener en cuenta
    la normativa aprobada!
    ¿Te has leído el plan de Centro?
    ¿Has repasado las páginas
    de los valiosos Diseños
    Curriculares de Etapa?
    ¿Practicas la evaluación
    continua y bien adaptada?
    ¿No aplicas en tu clase
    la enseñanza igualitaria?
    Si el muchacho no te atiende,
    será porque usas la práctica
    de la lección magistral,
    que es retrógrada y nefasta.
    Debes dar motivación
    y educación y enseñanza,
    descender de la tarima,
    que es plataforma tiránica;
    debes ser más solidario
    con chavales y chavalas,
    darles menos contenidos
    que no hacen mucha falta
    y mirar sus intereses,
    captar bien su idiosincrasia
    y educar en valores
    de sociedad democrática;
    ser más tolerante y lúdico,
    ser con ellos camaradas
    y mostrarte comprensivo
    en cada unidad didáctica.”
    “Pero, aprobando a éste,
    ¿quién el título no alcanza?
    Veremos el próximo curso
    cómo vienen a las aulas
    y cursar Bachillerato
    así, por toda la jeta
    un montón de analfabetos,
    inútiles, vagos y caras.
    Mozalbetes ignorantes
    e iletradas muchachas
    que no hacen ni la O
    con un canuto de caña.”
    Subieron las discusiones
    arreciaron las palabras
    se esgrimieron circulares
    leyes, fueros y ordenanzas.
    Hablose allí de principios,
    de posturas reaccionarias
    de los derechos humanos
    y falta de democracia.
    De lo divino y lo humano
    todo el mundo allí hablaba.
    Llevaban así tres horas
    y el personal se cansaba,
    hasta que un profesor dijo:
    “A ver cuántas le quedaban
    al mozo que, por el titulo,
    la disputa originara.”
    “Quedábanle seis”, responden.
    “Pues yo, que doy Matemáticas,
    que las tiene muy suspensas,
    ahora están aprobadas
    y solo cinco le quedan..”
    Y la de Francés que estaba
    mohina y entristecida,
    a punto de echar las lágrimas,
    dijo con voz melancólica,
    mortecina y apagada:
    “Ponle aprobado en Francés.”
    “Que apruebe también la Plástica.”
    (Sonó la voz del artista,
    que tenia enormes ganas
    de acabar las discusiones
    e irse a pintar a casa).
    “Pues yo, para no ser menos,
    le apruebo Cultura Clásica.”
    Y aprueba que te aprueba,
    el typex se chorreaba,
    sumergiendo los suspensos
    bajo una patina blanca.

    El tutor, los suficientes
    prestamente rotulaba:
    “Iván Peláez Borrego:
    ¡Quédanle dos, luego pasa!”

    • Ania
      25 abril 2010 a 13:10 #

      Como bién te dice David es de “Fray Josepho” y tiene muchos romances de este cariz.

      Uno de los dedicados al ROC lo leí navegando no sé dónde y ahora no lo encuentro ( hace alusión directa a “maniobras orquestales en la oscuridad”) .

      Aún siendo off topic , a lo mejor alguno me dice donde está o lo pone.

      Enhorabuena Pakistaní por tener “compañero sin embargo amigo”.

      • Ania
        25 abril 2010 a 13:21 #

        Ah, que lo tenía en el link que te ha puesto David ( el “soneto refrito” de Fray Josepho)

        Gracias .

  13. Raus
    25 abril 2010 a 8:06 #

    Estimado Pakistaní, cuánto le agradezco este buen/mal rato que me ha hecho pasar con tan ingenioso y realista poema. Resume y dice con (amarga) gracia la realidad que nos rodea. No sé si reír o llorar. Tremendo.
    Un abrazo.

  14. 25 abril 2010 a 8:21 #

    El Romance es de Fray Josepho. Podéis verlo completo aquí.

    • Ana
      25 abril 2010 a 9:31 #

      Mola.

      También lo han visto mis ojos
      -yo misma soy profesora –
      cómo se desevalúa:
      se resumen las mejoras
      en el refuerzo de lengua
      y sin pudor se presiona
      al profe que puso un cuatro.
      Dos al azar de estas otras
      se le aprueban sin mirar.
      Corre el reloj y la hora:
      – ¿No tardan ustedes mucho?
      – ¡Difícil grupo nos toca!
      Difícil evaluación…

      …cuando la orientadora se encuentra con tres profesores que se niegan a que se pasen la asignatura por el (*****). Sus objetivos están en un “pasan, no pasan” en una hoja de cálculo, y si para eso hay que presionar a profesores de asignaturas de una o dos horas a la semana, adelante. He oído que algunos llaman a eso “salvar alumnos”. ¿Se toma después alguna otra medida con ellos? Con los náufragos salvados, digo. ¿O una vez pasado el trance ya no son dignos de ayuda porque hay otros que no aprobaron y que lo necesitan más?

      -A estas alturas es ya un off-topic, pero algunos comments vuestros son tan dignos de lectura como los mismos posts.-

      • Ania
        25 abril 2010 a 12:09 #

        Sí Ana,

        Me temo que los términos, “salvar a alumnos” , “obstáculo” para la promoción del alumnado dicho a espaldas y a la cara del profesor, son terminologías que se están generalizando en la jerga pedagógica. El segundo de ellos la “normalización” creciente del insulto al docente por parte del resto de la “comunidad educativa”.

  15. 25 abril 2010 a 14:23 #

    Este romance de Fray Josepho toca uno de los puntos cruciales del inenarrable sistema logsiano: la presión sobre el aprobado, que es sin duda uno de sus elementos más canallescos. Es un despropósito de alcance general, porque era la herramienta con la que se pretendía garantizar el éxito del sistema en su totalidad: ¿que los alumnos no aprueban por las buenas? Pues haremos que aprueben presionando al profesorado, y así se ha hecho en Huelva, en Murcia o en Lugo. Que se haya usado el procedimiento mafioso de la intimidación da idea de la catadura moral del sistema LOGSE y sus valedores. Tampoco es casual la presencia de la orientadora en el poema de Fray Josepho: todo docente que lo lea reconocerá el realismo de esta aparente parodia; todo docente habrá vivido en más de una ocasión el mercadeo de las juntas de evaluación, sobre todo, si son finales; todo docente sabrá que son muy reales estas presiones y, por último, todo docente sabrá que en ellas desempeñan siempre un papel tan crucial los orientadores que da la impresión de que han sido puestos ahí para eso, para ser la policía inquisitorial de la LOGSE, inquisición que ha contado con la inestimable colaboración de bastantes directores y algunos profesores quintacolumnistas y de las alianzas de los equipos directivos con los sectores de padres más malintencionados, los cuales, a menudo, pertenecían a cierto partido y cierto sindicato que utilizan las AMPA’s como plataforma de proyección social. Resultado: la LOGSE es deplorable funcional y éticamente. Para colmo, no sólo no ha conseguido reducir los porcentajes de fracaso escolar, sino que los ha aumentado brutalmente. Perdonad que me haya extendido tanto. Última cosa: este poema y otros de Fray Josepho se reúnen en un muy recomendable libro llamado “Ópera herética”.

    • Ania
      26 abril 2010 a 19:50 #

      Muy lúcida y esclarecedora la denuncia que haces Pablo de los usos más canallescos del sistema educativo actual: es un análisis brillante, completo y lo dices prácticamente todo.

      A mí lo que más me duele es el servilismo creciente de los equipos directivos de los centros y su simbiosis y adherencias con los sectores de padres más malintencionados, ideologizados y mafiosos. Ésto último se está disparando de unos años para acá . No fué así antes y si lo hubiera sido hubiera abandonado la Enseñanza entonces.

      En este momento sólo cabe rebelarse, confortarse pensando en la próxima jubilación o ambas cosas a un tiempo.

      “No es país para enseñantes”

  16. 26 abril 2010 a 21:59 #

    Pues, lamentablemente, Ania, los procedimientos de formación, perdón adiestramiento/adoctrinamiento y selección y/o nombramiento de los directores están pensados para empeorar las cosas. El profesorado debería exigir una racionalización de estos procedimientos, pero ¿somos capaces de unirnos para ello? En Madrid, un buen porcentaje de los miembros de equipos directivos son de “ese” sindicato, lo que da idea de las connivencias que caracterizan al sistema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: