Consenso

Sobre el Pacto por la Educación, la cosa está clara, o, al menos, tendría que estarlo ya a estas alturas de la película. Que la derecha proteste y critique el actual sistema educativo no significa que haya un conflicto político, pues, en realidad, siempre tragó con el desastre en las aulas cuando estuvo en el poder y, aun hoy, a pesar del ruido mediático, lo sigue haciendo en sus respectivas taifas. Pero, por otro lado, que la izquierda se presente ahora como el mayor garante de un acuerdo tampoco quiere decir que lo busque, a pesar de que la “prensa libre” nacional se esfuerce en que tengamos esa impresión. ¿Entonces qué diablos está pasando aquí? Pues algo muy sencillo, algo que es tan viejo como nuestra sacrosanta Transición: haya o no haya Pacto, existe ya un consenso educativo que básicamente consiste en: a) retrasar la edad de incorporación de los españoles al mercado laboral, b) obtener una mano de obra acorde al perfil productivo español (lo queramos o no, estamos condenados a ser el geriátrico turístico de Europa), c) continuar con la pax social y política que unas mentes opiadas y acríticas suelen procurar, d) seguir manteniendo el cortijo de los consabidos grupos de poder. Y esto tiene que quedar muy claro en nuestras cabecitas para que no nos la vuelvan a meter doblada.

Que el lenguaje determina la construcción del mundo es algo que saben bien los hechiceros, los poetas y, en el régimen hispanistaní, los políticos crecidos a su sombra. Presentado el consenso -vocablo de origen eclesiástico- a la ciudadanía como la quintaesencia de la democracia, se ha creado una realidad política fundamentada en pactos secretos que obligan a cada parte a la renuncia de algo que, hasta el momento, resultaba sustancial. El statu quo se retroalimenta así de las pequeñas traiciones que a una y otra orilla del espectro ideológico hacen que, finalmente, no haya en realidad ninguna diferencia entre ellas, siendo posible, por ejemplo, que la derecha se vuelva antiliberal al aparecer públicamente como la mayor defensora de los conciertos educativos o que la izquierda promueva un esencial antiigualitarismo que condena a los hijos de las clases bajas a no promocionar socialmente. El conflicto y la pluralidad, que en democracia han de resolverse mediante el sencillo sistema de las mayorías -carta de naturaleza de la sociedad civil en un sistema democrático-, son evitados y sustituidos por la antinatural unanimidad que provocan acuerdos políticos efectuados sin el concurso popular. El anhelo de consenso, convertido en virtud democrática, maquilla la verdad de un régimen donde los ciudadanos nada tienen que aportar a unos partidos que nunca les representaron.

Porque la divergencia real y continuada, porque el debate público sin la traba de lo políticamente correcto dejaría con el culo al aire a todos los partidos políticos, es comprensible que se recurra al abracadabrante consenso siempre que la crisis asoma en el horizonte. La historia reciente de nuestro Hispanistán posee varios episodios significativos: la muerte del dictador, la farsa golpista de 1981, el silencio mediático y jurídico de la corrupción tras la primera victoria de José María Aznar, la reforma autonómica impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero, la debacle económica y, ahora, el Pacto por la Educación.

Por tanto usted, querido lector –mon semblable, mon frère-, ha de saber que, cuando se apele a su responsabilidad en el debate educativo, en realidad se le está exigiendo que adapte su criterio al de los partidos políticos y que decida, no entre dos formas de entender la Enseñanza, sino entre dos maneras de glorificar este consenso.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Diagnósticos

Autor:David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura. Administrador del blog.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

4 comentarios en “Consenso”

  1. serenuszeitb
    5 abril 2010 a 8:59 #

    David, si tienes el almax a mano no olvides echarle un vistazo a El País, donde hoy el inefable “fer-enguita” nos informa de la opinión de los profesores… ¡qué habremos hecho para padecer semejante inquisidor!

  2. Ana
    5 abril 2010 a 14:58 #

    What teachers make,
    Serenus,
    almax mejor para el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: