archivo | marzo, 2010

Elogio y vindicación del profesor (Primera entrega)

I. AÑOS DE SOLEDAD 1. Años de soledad Muchos años después, frente al pelotón de irresponsables infantiloides, el profesor que ya nunca esperaba un buen día había de recordar aquel tiempo remoto cuando al entrar a una clase de adolescentes era posible decir la primera gansada que le dictara el buen humor, dar un par de […]

Continuar leyendo

Vivo en un “Polígano”

Vivo en un Polígono. Esto no es una confesión de marginalidad, ni mucho menos. Es un barrio en todo asimilable a cualquier otro, de hecho compramos la vivienda en éste por su precio un poco más bajo que en otras zonas más céntricas, no por amor al riesgo. Es un barrio que creció al lado […]

Continuar leyendo

Inmersión lingüística y otras paradojas

Tengo un amigo que milita en el PSOE y que, cuando en las discusiones de su partido alguien defiende acaloradamente la LOGSE, le pregunta: “¿A qué tipo de centro llevas a tus hijos?”, a lo que pocos le responden que los lleven a los institutos públicos en los que se aplica esa LOGSE que defienden.  Y yo […]

Continuar leyendo

Ecos del Manifiesto

Manifiesto deseducativo para políticos inadvertidos, mendaces o culicalientes -Javier Orrico- Nada más alentador que la existencia de reacción social contra la estupidez que nos ahoga. No todo está perdido si aún quedan voces como las de los jóvenes profesores (encabezados por el filólogo murciano David López Sandoval) que han redactado el “Manifiesto de maestros y profesores” […]

Continuar leyendo

Por qué he firmado el Manifiesto

Quizás una de las críticas más “sesudas” que se nos hace por parte de quienes consideran el actual sistema educativo como la panacea es la importancia que nosotros, profesores cavernarios, damos a la educación en contenidos. Pareciera que chocamos estrepitosamente contra algo tan de moda y tan políticamente correcto como la llamada “educación en valores” […]

Continuar leyendo

El Manifiesto en La Opinión de Murcia

Hoy domingo, 21 de marzo de 2010. De la mano de Javier Orrico:

Continuar leyendo

El imperio de los agresivos

Suele ocurrir que las personas más agresivas acaban, antes o después, sin obtener respuesta de nadie que se precie de tener un mínimo de educación y autocontrol. Entrar al trapo con señores o señoras que apenas son capaces de decir cuatro palabras seguidas sin insultar u ofender (cavernarios, retrógrados, fascistas, desvergonzados, rentistas llorones…), no es plato de […]

Continuar leyendo

Declaración de un profesor cavernario

Otro cavernario irredento y sin conciencia apoya sin fisuras el Manifiesto. Sí, soy profesor. También educo, pero eso es un elemento subsidiario de mi profesión. También educa la tele, pero no es función primordial y a nadie se le ocurriría llamarle “educadora” como rasgo fundamental. Soy profesor de la enseñanza pública. Y le dedico mi […]

Continuar leyendo