Los cuatro magníficos

Resulta que en el IES Universidad Laboral de Toledo hubo cuatro alumnos que a finales del año pasado no tuvieron más digna ocurrencia que amenazar reiteradamente a una profesora de muerte y de violación. La profesora denunció el hecho y pidió la ayuda y la solidaridad de sus compañeros, muchos de las cuales, entre ellos, el sindicato CSIF, se la mostraron, y aprovecho esta oportunidad para expresarle la mía. A finales de noviembre, esos alumnos fueron expulsados durante quince días. En el momento en que escribo estas líneas, la profesora, que solicitó también el cambio de centro de tan ejemplares ejemplares, ejerce su trabajo en las condiciones de salud y presión que cualquiera puede imaginar y tomando tranquilizantes, entre otras cosas. Este suceso ha tenido otras dos consecuencias que merece la pena destacar:

Consecuencia número uno: La fiscalía de menores de Toledo ha abierto un expediente a esos cuatro dignísimos ciudadanos, cosa lógica, si se tiene en cuenta que su comportamiento cae de lleno en lo delictivo.

Consecuencia número dos: El viceconsejero de educación, un tal Pedro Pablo Novillo, ha declarado que el problema ya está resuelto (!), puesto que se ha propuesto y aceptado que los alumnos cambiasen de grupo para no coincidir con esa profesora, cosa también lógica, si se tiene en cuenta lo que corre hoy en día por ahí ostentando cargos en el sector educativo.

Quiero haceros un comentario muy personal: a juzgar por su nombre, el centro donde han ocurrido estos hechos en su día debió de ser una universidad laboral, es decir, uno de esos internados donde en mis tiempos estudiamos becados muchos españolitos, después de ganarnos tal privilegio superando una prueba. Os puedo asegurar que fueron centros con prestigio muy merecido, y que siempre me enorgulleceré de haber estudiado en dos de ellos, el de Cheste y el de Córdoba. De alguna manera, considero a estos caballeros de la noticia compañeros míos, aunque de este extremo no puedo decir que me enorgullezca.

Nota de Deseducativos: Damos la bienvenida a Pablo López Gómez, profesor del IES Marqués de Santillana de Colmenar Viejo (Madrid) y autor del blog La garita del guachimán.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Autor:Pablo López Gómez

Hola amigos. Me llamo Pablo López y abro este blog porque me parece extraordinario estar integrado en un sitio como TEXTOS DESEDUCATIVOS, al que está conectado y que sirve de pantalla y plataforma para quienes pertenecemos al mundo de la educación y no nos levantamos todas las mañanas repitiendo tres veces: "Si Álvaro Marchesi no existiera, habría que inventarlo". Puede que algunos me conozcáis ya, porque soy el único responsable ante Dios y ante la Historia de ese blog que se llama La garita del guachimán.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

2 comentarios en “Los cuatro magníficos”

  1. Javier
    22 enero 2010 a 18:51 #

    Pues, sin ánimo de ofender, me parece que este Novillo es más bien un Cabestro, pero, eso sí, muy representativo de toda la fauna que en nuestro país se dedica a su mismo quehacer (¿o sería mejor “deshacer”?).

  2. 23 enero 2010 a 16:06 #

    Bienvenido, Pablo. Es un honor contar con otro teclado bien dispuesto para la ocasión.
    La tarea de las “Universidades Laborales” (Cheste, Córdoba, Toledo, Tarragona, Sevilla, Zamora, Gijón…) todavía no ha recibido la consideración que se merece, a pesar de los numerosos estudios universitarios que se han realizado sobre ella (http://www.universidadeslaborales.com/estcuest.html)
    Por una parte, el hecho de que fueran una institución de Falange, promovida por José María Girón, aloja a estos Centros en lo más oscuro del pasado franquista.
    Por otra parte, el que se les haya llamado las “Universidades de los pobres”, con el poco aprecio que ha tenido siempre la formación profesional en España (aquí lo más chachi es el hidalgo que se deja servir y que no trabaja con sus manos), pone de manifiesto el poco valor que se otorgaba a un tipo de enseñanza que se entendía de baja estofa. Al igual que después se consideró también de baja estofa a la “Formación Profesional” de la ley de Villar Palasí (los socialistas venían a “dignificar la formación profesional”, esto es, a acabar con ella, porque como tal parecía que daba un poco de repelús).
    En las casas de la memoria hay extraños pasillos, que desde un caso tan mostrenco como el que ha ocurrido recientemente y tú refieres nos conducen a otros lugares y otros tiempos.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: