Idiocracia

Prueba 1

Quizá nada responda a un plan preestablecido, pero lo parece. Ahora es la Universidad andaluza la que navega hacia la LOGSE y más allá, surcando nuevas galaxias de pedagogismo posmoderno. Ser soprendido con una «chuleta” ya no es  motivo para que lo expulsen a uno del aula. Ni siquiera para que le sea retirado el examen o mancillado éste con la oprobiosa marca del reaccionario bolígrafo rojo. El copión, salvado su honor de esforzado apropiacionista, puede concluir su examen y entregarlo con los del resto de compañeros. Será una comisión paritaria (mismo número de profesores y alumnos) la que analice la gravedad de la falta y decida en consecuencia. La normativa no aclara qué tipo de pruebas deberá aportar el profesor. Quizá deba instalar cámaras ocultas o solicitar la presencia de un notario. En corto: por más que se le sorprenda con la Enciclopedia Británica sobre la mesa, el alumno aún podrá confiar en la indulgencia de la citada comisión.

Dicen que es una medida «garantista”. Muy bien. Pues yo sostengo que es un indicio más de los muchos que nos anuncian el advenimiento de la Idiocracia: un mundo de idiotas. Y para su llegada no será necesario recurrir a la disgenesia, sino que bastará con acatar sumisamente las ocurrencias de quienes dirigen el cotarro educativo.

Imagínense las risas de los estudiantes.

Prueba 2

Ayer, mis alumnos del Instituto me preguntaban cómo era ESO de que a los chiquillos de Primaria les habían regalado un portátil.

– Pero no es suyo, ¿no? – decían.

– Sí, es suyo – contesté.

– Y se lo pueden llevar a su casa…

– Sí.

Comenzaron a mirarse unos a otros, en espera de que yo aclarase lo que sin duda se trataba de una broma.

– Es suyo… – repetí, a media voz.

Imagínense las risas de los estudiantes.

Prueba 3

Tenemos «democracia sancionadora”. Tenemos «democracia digital”. Tenemos…

Lo que tenemos es un gobierno que se llama a sí mismo «progresista”, cuando los valores que transmite son exactamente aquéllos que menos pueden hacer por el progreso. La Escuela empieza a parecerse a la Sociedad del Espectáculo que denunciaban los izquierdistas de los 60. Lo que ocurre es que este show no sólo supera las expectativas de Guy Debord, sino que se publicita como un triunfo de la democracia. La sociedad de mercado, con todos sus defectos, genera riqueza. En esta nueva e institucionalizada sociedad de idiotas, en cambio, todo se regala: ordenadores, novísimos derechos y aprobados. A costa del contribuyente, claro está. Del pan y el circo sólo queda el circo, representado éste por las ruinas de lo que un día se llamó Enseñanza. Y los profesores han de ejercer tanto de gladiadores como de payasos.

Pero, ay, la democracia igualitaria no llega a todos los frentes. Y para que no surjan nuevos Espartacos ni se nos borre la pintada sonrisa, nuestros jefes políticos pretenden crear la figura del domador implacable. Así, los Neodirectores.

Y es que ya se sabe: nadie mejor que un caudillo para gobernar un rebaño de votantes pastueños. O, birlibirloque, nada como un rebaño para reclamar la presencia del pastor.

Escenario posible

No me digan que no lo ven. Mesnadas de jóvenes risueños completando su examen con el portátil, aún incrédulos de que los adultos podamos ser tan alegrememente…

¡El futuro, idiota, el futuro!

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:, , , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

16 comentarios en “Idiocracia”

  1. 21 enero 2010 a 15:27 #

    Jacta est.

  2. Juan
    21 enero 2010 a 18:52 #

    Verdaderamente hay que ser imbécil. No quiere uno ofender, pero es que faltan palabras. La pedagogía, la mayoría de las veces, no hace sino planteamientos absurdos cuando no llana y simplemente idiotas. Ya está bien, por favor; ¿cuándo va a haber un grupo de pedagogos que abra los ojos y se dedique a abrir los ojos a los demás? ¿Cuánto tiempo más hace falta para que empiecen a reconocer, y con mucha vergüenza, la cantidad de estupidez que han dicho y siguen diciendo?

  3. Luzroja
    21 enero 2010 a 20:23 #

    No, ahora no se dice copiar, eso es retrógado, el idioma progresí lo llama «inspiración”.

    Así que el alumno universitario sevillano cuando copia vilmente en un examen, lo que hace es inspirarse.

    Por lo tanto ¿Cómo echar a un alumno del aula mientras hace su examen precisamente cuando está en la búsqueda de la inspiración?
    Es que algunos tenéis unas cosaaaaaaasssss.

  4. 21 enero 2010 a 23:43 #

    Nacho, podríamos decir que a estos congéneres de los altares universitarios les acaban de colar la pedagogía hasta los tuétanos, si no fuera porque sabemos cuánto les va la marcha a ciertos aborígenes de la taifa de Híspalis.
    Se ha visto muy claro, en los comentarios de los charlatanes, que ya no tienen escapatoria. Tanto el Meta-ministro como otros sesudos analistas han acudido al argumento pedagógico estandar. Todos lo conocemos, y dice así: “la culpa la tiene el profesor”. Veámoslo con más detenimiento.
    “El que pone exámenes que se pueden resolver con “chuletas” no estimula la creatividad ni la madurez del alumno; es un profesor que tiraniza con pruebas en las que lo único que se considera es el ejercicio de memoria (¡vade retro!) y por tanto, lo que pone de manifiesto el caso es que el examinador es un mal profesor (no es un “Maestro”, dirían otros, con insistencia contumaz)”.
    Por consiguiente, una comisión. Una comisión integrada por tres representantes de la parte imputada (el mal profesor) y otros tres de la parte perjudicada (los pobres alumnos atropellados por uno que no es “Maestro” y cuya flagrante incompetencia se ven obligados a remediar gracias al uso de las chuletas).
    Incluso un tipejo en un periódico, uno de esos quintacolumnistas que se apuntan a cualquier bombardeo que huela por un casual a buenismo chachiprogre, ha declarado que un colega suyo tenía un profesor de Derecho de no se qué que hacía los exámenes dejando todo el material mientras leía el periódico, en lugar de utilizar vigilantes apostados y tácticas de presión sobre la memorieta. ¡Qué machote este profesor, sí señor! ¡Este es un auténtico Maestro, y no esos meapilas fascistoides!
    Y algunos se quejarán de la comisión y la verán como un caso brutal de diarrea legislativa, como un desvarío paritario, como un mostrenco de la normatividad rampante…
    ¡Qué equivocados están! ¡No se dan cuenta de lo necesario que es meter en vereda, también, a los profesores universitarios! ¡Que aquí no se escape ni Dios!
    García Amado, ironizando sobre el caso, cae en el mismo error de no dejar que los comisarios pedagógicos puedan realizar tranquilamente su encomiable trabajo (http://garciamado.blogspot.com/2010/01/de-sobredosis-de-garatismo-tambien-se.html).
    Un saludo Nacho, y gracias por el vídeo y por el artículo.

  5. Nacho Camino
    22 enero 2010 a 15:58 #

    Antonio: ese articulista, ¿era Lorenzo Silva, quizás? Me suena haberlo leído.

  6. fácil
    22 enero 2010 a 18:12 #

    Fácil solución: Poner preguntas en los exámenes que entran en la programación y se dieron en clase aunque no conste en la bibliografía, pero curiosamente nadie tomó nota ni prestaba atención. ¡Hala ya podeís copiar!

  7. Des-Nortado
    22 enero 2010 a 21:38 #

    Que la educación está mal, vale.
    Que los sistemas educativos han fracasado en españa (con e minuscula), vale.
    Que los nuevos sistemas no parece que vayan a crear mucho futuro para la gente que los sufre, vale.
    Que la kultura (digo cultura con k) del esfuerzo se perdió con los yuppies de los 80 y no la volvimos a recuperar, vale.

    No se vosotros, pero lo que es yo de las únicas asignaturas de las que me acuerdo algo fue de aquellas en las que no teniamos examenes, aquellas en las que teniamos que hacer un trabajo y defenderlo. De las demas, aprobé, con nota, y alta, pero no me preguntes demasiado, llegaba descargaba y me largaba.

    La pregunta que lanzo es esta ¿es el examen el mejor medio para aprender?.

    Venga ya!!, en mi caso desde luego que no, a lo sumo, en la facultad solo me servía para tener diarreas (con d de diarias mientras duraban los absurdas e ilógicas pruebas). De todo de lo que he aprendido algo en la vida nunca me pusieron nota.

    Ya se que copiar es otra cosa. Pero no veo que se aplauda copiar, lo que se hace es instruir el caso, es decir, el profesor te pilla copiando, pero no te juzga ni te aplica la sentencia.

    ¿Alguien admitiria que la policia te juzgase si te pilla robando?. No se, yo creo que por hay también se puede interpretar la cosa (digo cosa que no caso).

    Fomentar el esfuerzo y medir la capacidad del alumno (o alumna) se puede hacer de muchas formas. Y aqui por la profesión mucha gente lo sabe.

    Yo pongo examenes si, pero la gente llega a ellos ya aprobados o suspendidos, sólo me sirven para las Juntas y para que no me denuncien algunos padres.

    En fin, solo quería abrir otro frente y llevar un poco la contraria. Es mi sino.

  8. Nacho Camino
    22 enero 2010 a 22:44 #

    Estimado Des-Nortado:

    La policía quizá no te juzgue, pero, si te
    cazan, es improbable que te concedan el beneplácito de consumar el crimen.

    Como sean los exámenes es irrelevante en este caso. De lo que se trata es de que todo el mundo parta en igualdad de condiciones.

    Esto viene en la primera página, artículo uno.

    Saludos.

  9. Luzroja
    22 enero 2010 a 23:06 #

    Des-nortado, no perteneces al gremio de los que ponen exámenes.
    Debes ser de los que afirman que “todo lo que de verdad se necesita saber se aprende en el parvulario”.
    No tienes ni idea de por qué lo que interesa no instruye.
    Y te diré algo que sí vas a entender: “antes se pilla a un mentiroso que a un cojo”. No sé si serás cojo, lo otro sí.

  10. Luzroja
    22 enero 2010 a 23:17 #

    Me corrijo: “debes de ser” (evidentemente es una duda o una suposición)

  11. Des-Nortado
    23 enero 2010 a 0:43 #

    LuzRoja, mentiroso (o mentirosa) es algo que nunca sabrás si soy. Pero no me juzgues, no tienes derecho a ello. Por otro lado, aunque no fuera profesor de nada (cosa que tampoco sabrás) hay una pregunta lanzada que tu no contestas. Simplemente descalificas.

    No es un examen. Es un dialogo.

    Y eso, no se aprende con examenes, como tu acabas de demostrar.

    Ahora dime, ¿quien ha ensañado algo a quien?, ¿tu a mi (descalificando, e insultando)? ¿ o yo a ti?.

  12. Des-Nortado
    23 enero 2010 a 1:02 #

    Ah!, se me olvidaba, Luzroja.
    Tienes razón en una cosa, (no todo podían ser errores), si, me has identificado, no soy de los tuyos, no pertezco al gremio, a tu gremio.
    Afortunadamente, siempre voy por libre.

  13. Des-Nortado
    23 enero 2010 a 1:15 #

    Nacho, no acabo de ver muy bien lo de la igualdad de condiciones en ese asunto.

    Según lo leo yo (y es posible que lo lea mal) lo que ha hecho la Universidad de Sevilla es regular normativamente qué hacer cuando un profesor sorprende a un alumno copiando durante un examen y ha reconocido el derecho del estudiante a completar la prueba sin ser suspendido de forma inmediata. Yo lo veo como una garantia para el estudiante (la democracia tambien debe llegar a las aulas en las formalizaciones legales, no sólo en los programas).

    Hasta ahora cada profesor actua segun su propio criterio, unas veces se suspende y se expulsa al alumno, otras se le sanciona administrativamente (al menos en la Universidad), pero hay casos en que los estudiantes reclaman ante la Comisión de Docencia, bien porque el profesor no tenga pruebas o porque cree que se ha excedido. Regular esa situación no me parece mal, es más creo que da garantías al propio profesor, igual que da garantía al policia que sea el juez el que juzgue.

    Que el juicio deba ser justo, y que las garantías deban ser para todos, incluidos los que se están examinando, en forma de igualdad de condiciones -como tu dices-, es otro tema.

  14. Luzroja
    23 enero 2010 a 9:58 #

    Des-nortado, la pregunta que lanzas es la muestra tangible de tu desnorte.
    Y por favor, no veas insultos donde sólo hay interpretación de los datos (he sido más que discreto en el análisis de tu manifestación escrita).
    Si nos dices que eres universitario y profesor mientras nos escribes ese texto, es como poco pretender hacernos comulgar con ruedas de molino.
    Reprochas que no conteste a tu pregunta: “¿Es el examen el mejor medio para aprender?” sin darte cuenta que contestarla será de nuevo insultarte, según entiendes tú qué sea eso.
    Pero lo haré con la suficiente delicadeza para que entiendas que aprender las áreas instructivas sólo se consigue estudiando, es como un atleta, debe entrenar diariamente y no sólo eso, sino que además debe hacer caso a su entrenador, después viene la competición, sin lugar a dudas puede tener un mal día, pero lo que es cierto es que no podría competir con ciertas garantías si no huviera entrenado nada en absoluto, más aún suele ganar el mejor.
    Quien no estudia, quien no se deja conducir por su maestro o su profesor, ante un examen no tiene probabilidad de éxito, el examen no le enseña nada, sólo lo pone a prueba.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Idiocracia: por un mundo para idiotas - 21 enero 2010

    […] Idiocracia: por un mundo para idiotas deseducativos.com/2010/01/21/idiocracia/  por profeleng hace 4 segundos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: