Necrofilia

Existe una ostensible diferencia entre el homenaje que se le hace a alguien porque está muerto y el que se le rinde porque le seguimos considerando vivo. En esta patria tenebrosa y fratricida celebramos un homenaje en cuanto podemos: del nacimiento, del fallecimiento, de la publicación de la obra excelsa, de la victoria, de la derrota, del descubrimiento, de los veinticinco años, de los cincuenta, de los cien… Normalmente los homenajes que se celebran huelen a carne podrida. Reparamos en lo que le ocurrió a un señor con el que ya no nos tratamos, que hemos hecho desaparecer de los planes de estudio, que las generaciones en curso de formación desconocen por completo y que a la mayoría de los que festejan les importa una higa. Algunos bienaventurados exclaman: ¡no lleva usted razón!, ¡es que el homenaje es una forma de traer el susodicho al recuerdo, de demostrar lo que nos importa!

Y esto lo dicen los que han tolerado que acabásemos con la enseñanza de la Literatura y los que han logrado que la Historia sea una cosa cutre y sin gracia perdida en algún rincón del nefasto libro de Conocimiento del medio.

Los mismos que no han tenido ningún reparo en cargarse la posibilidad de entender la Historia de nuestra lengua, o sea, de estudiar Latín, y de conocer la raíz de nuestra múltiple “diversidad”, van por ahí aliando civilizaciones y organizando homenajes sin que nadie pueda ya concretar qué diantre nos importan a nosotros unas civilizaciones que desconocemos y una patria que se nos ha enseñado cainita, tirana y despreciable.

Y aún más, nos atrevemos a decretar una Ley de Memoria Histórica cuando en el sitio en el que la memoria y la historia están vivas, la enseñanza, tanto una como otra, importa un pimiento, y se nos va lo de la memoria histórica en hacer arqueología necrófila, o en restituir los dimes y diretes corajudos discutiendo sobre quién fue más santo o más cabrón, si tu abuelo o el mío. La verdadera presencia del poeta, del dramaturgo, del novelista, del científico, del filósofo, del gobernante queda velada bajo un manto de olvido consentido, de ignorancia culpable. Gracias a estar perdiendo el tiempo y el seso en estupideces pedagógicas hemos descuidado lo fundamental. Y los descuideros nos han robado la cartera y el alma.

Por ejemplo. Nos hemos pasado toda la década anterior haciéndole copiosos homenajes a Cervantes. Y de eso, ¿qué ha quedado? Nada, ni una triste sombra. Un alumno de la Universidad a punto de terminar la Carrera de Filosofía me comentaba hace unos días que pensaba realizar un Master sobre “Pensamiento español” en Inglaterra, porque aquí nadie ofrece esa posibilidad. El plan de estudios del Master inglés contiene únicamente dos nombres: el Quijote y Ortega. ¿Y saben ustedes lo que cuesta? Veinticinco mil euros (25.000 €). Cuatro millones ciento sesenta mil de las antiguas pesetas. Dos años seguidos un grupo de destacados profesores universitarios, del que este servidor formaba parte, solicitó se le concediera un proyecto de I+D para estudiar el pensamiento político y filosófico español en el Barroco, y dos veces seguidas se nos dio con las puertas en las narices, la primera con cierto recochineo. ¡Ni se imaginaban los espantajos censores de la investigación española que cosas como esas se pagan a 25.000 en Albión!

Ahora ha tocado velar el cuerpo de Miguel Hernández. Los organizadores de los fastos nos auguran colosales aspavientos pensados especialmente para la ocasión. Además de las habituales alharacas audiovisuales han pensado contratar a una empresa estadounidense para que lleve en una cápsula los versos de Miguel Hernández a la superficie lunar. Y no andan desencaminados estos organizadores, porque lo mismo en la Luna el poeta de Orihuela encuentra los lectores que aquí le han hurtado.

El profesor García Amado refiere el acontecimiento en una de sus últimas entradas. Cito:

Qué pensaría él de ser pretexto, pasatiempo de niñatos y viejos verdes en hoteles con jacuzzi y en salones con vedettes.

Si cada boca de España,
de su juventud, pusiese
estas palabras, mordiéndolas,
en lo mejor de sus dientes:
si la juventud de España,
de un impulso solo y verde,
alzara su gallardía,
sus músculos extendiese
contra los desenfrenados
que apropiarse España quieren,
sería el mar arrojando
a la arena muda siempre
varios caballos de estiércol
de sus pueblos transparentes,
con un brazo inacabable
de perpetua espuma fuerte.

No tengo más remedio que confesar que empecé a balbucear con rigor mi lengua gracias a Miguel Hernández y a León Felipe. Que la desaparición de la presencia continua de los maestros en la enseñanza (o sea, la desaparición de los textos, que son los verdaderos maestros, y no los impostores misioneros vocacionales que nos quieren colocar) ha provocado que nuestros “escolarizados” desconozcan el idioma que hablan y el pueblo que se hizo hablándolo. La “juventud de España”, Miguel, ya no existe. Ahora lo que tenemos es “menores”.

Entre el individuo que va por ahí buscando los huesos de un poeta y el que abre la caja del frigorífico para tirarse a un cadáver no hay mucha diferencia. Ambos lo que quieren es valerse de un muerto.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:, , , , , ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

11 comentarios en “Necrofilia”

  1. 17 enero 2010 a 15:24 #

    Yo soy de las que empecé a interesarme por la literatura, especialmente por la poesía, a través de los textos literarios clásicos que aparecían en los libros de la asignatura. Me aprendía las poesías de Lorca, Machado, Becquer, Miguel hernández, etc., y leí novelas de Pío Baroja, Cela, Unamuno, etc., por el mismo motivo. Este gusto por los libros me ha acompañado siempre, me ayudó en mis estudios y también en mi vida. Esto es lo que quier para mis alumnos y para mis hijos.

  2. Borja Contreras Ortiz
    17 enero 2010 a 15:35 #

    Creo que es otra manifestación de lo que nos encontramos a todos los niveles: no hay convivencia, hablaremos de convivencia más que nunca, aunque los planes así denominados no sean más que necia palabrería hueca. No hay democracia en los centros, pues hablemos más que nunca de democracia. Nadie lee ni el sistema de enseñanza lo propicia, pues hagamo planes de lectura y homenajeemos a escritores a los que antes, sin homenajes, se leía con pasión.
    Hace algún tiempo se trajeron a Elche a la famosa Dama, expuesta en Madrid desde hace muchísimos años. Yo la vi allí, en el arqueológico, un día cualquiera, y estaba casi solo en el museo. Aquí, en Elche, organizaron visitas masivas de los institutos y colegios, teniendo los alumnos unos dos minutos y medio para verla.
    Puede hablar con muchos de ellos que habiendo visitado Madrid no habían estimado oportuno pasarse por el Arqueológico. Pero hicieron cola para sus dos minutos de pseudocultura local en el museo de Elche. El pobre Miguel Hernández parece abocado a ser utilizado para una nueva exhibición de pseudocultura, pretexto para grandes dispendios económicos y para la extensión del espectáculo destinado a estimular el consumo sin dejar después rastro.
    Él no sabía que eran cuatro, no tres, las heridas…

  3. 17 enero 2010 a 16:00 #

    Aquí, en el Reino de Tudmir, las desautoridades educativas y universiguays llevan dos años con Miguel Hernández como lectura obligatoria para la PAU. El alicantino cubre así el lugar en la tríada capitolina del pensamientounicopoliticamentecorrecto que considera la obra literaria un producto más para “desarrollar el pensamiento crítico de los alumnos”, etc., etc.

    En esto se ha convertido el estudio de la Literatura en Murcia:

    1.- Tema de la mujer = “La casa de Bernarda Alba” (añádase una pizca de minoría perseguida; me refiero a la inevitable homosexualidad de Lorca, por supuesto)

    2.- Tema de las clases sociales = “Los santos inocentes”.

    3.- Tema de la revolución, II República, etc. = “Antología poética” de Miguel Hernández.

    That’s all, folk.

    Así que aquí ya conocemos bastante bien aquello que sin duda traerán los fastos hernandianos y que tendremos que tragarnos sin masticar, a saber:

    -Poeta autodidacta (mentira)
    -Gran poeta de la 1ª mitad del XX (no es verdad: es un poeta medio, con algunos poemas memorables. En realidad el mito de la posguerra, alimentado durante la Transición, ha engrandecido su figura)
    -Luchador por la libertad (mentira; luchador por la II República)

    Un saludo y felicidades, Antonio, por el pedazo de artículo.

    • 17 enero 2010 a 22:29 #

      En una entrada anterior me sorprendía, David, de la disparidad que se nos mostraba manifiesta a propósito de los planes de estudio de la Filosofía en nuestro Hispanistán (otrora Hesperia). Ahora tú nos traes que en tu reino de Tudmir lo que hay que considerar literariamente relevante es Hernández-Lorca-Delibes. Claro, y estaréis hasta los mismísimos de la tríada… ¡No te quiero contar lo que pasa aquí en Magerit con Ortega! ¡Ni Dios tiene ni puta idea de nuestro más preclaro metafísico, pero da una guerra que pa qué! Es más, a la mayor parte de los profesores les parece Ortega un falangista mediocre que hacen como si sólo pasase por ahí, pero sin prestarle mucha atención. Queda al final del programa. Esto es, como una protuberancia incómoda. Permítaseme: un divieso en el cogote del curso.
      Si a los textos se accede de manera natural, sin imposturas, no se les da más importancia que la que en la historia poseen. Pero si jugamos a hacer patria chica con ellos, alcanzamos pronto las antesalas del pleonasmo dispuestos a acceder a los Campos Elíseos del éxtasis, y máxime si nos llevan a nuestros autores a la Luna. ¡Ah! ¡Qué trastorno! ¡Las sales, por Dios, las sales!

  4. Salao
    18 enero 2010 a 8:48 #

    Excelente artículo.

  5. 18 enero 2010 a 9:19 #

    Es una pena que se utilice la enseñanza como herramienta política, porque a la postre inventarse una nueva historia (memoria histérica), una nueva literatura, aborregar al estudiante y eliminar de cualquier plan de estudio cualquier materia que haga pensar a la persona es un plan a largo plazo para conseguir, a la larga, una masa de “borricos fanáticos” que votarán a una tendencia porque desde pequeños les han quitado la capacidad de pensar por si mismos, y han creado un sentimiento de odio y rencor hacia el oponente político.

    Otro motivo, en mi modesta opinión siempre, es que con una enseñanza pública de muy mala calidad en donde la única manera de conseguir una enseñanza decente es a base de Master en el extranjero, ingles en Londres, y colegio de “paganini”, se conseguirá crear una “casta de élite” en donde los hijos de los “con pelas”, hijos de políticos, hijos del poder tendrán una ventaja intelectual sobre la inmensa masa de población. (Aunque por ahora la verdad los casos que conozco de “hijos de” han salido poco más que tontitos).

    Saludos.

  6. serenuszeitb
    19 enero 2010 a 19:05 #

    Tenga tu sombra paz,
    Busque otros valles,
    Un río donde del viento
    Se lleve los sonidos entre juncos
    Y lirios y el encanto
    Tan viejo de las aguas elocuentes,
    En donde el eco como la gloria humana ruede,
    Como ella de remoto,
    Ajeno como ella y tan estéril.

    Halle tu gran afán enajenado
    El puro amor de un dios adolescente
    Entre el verdor de las rosas eternas;
    Porque este ansia divina, perdida aquí en la tierra,
    Tras de tanto dolor y dejamiento,
    Con su propia grandeza nos advierte
    De alguna mente creadora inmensa,
    Que concibe al poeta cual lengua de su gloria
    Y luego le consuela a través de la muerte.

    Luis Cernuda.

    • 19 enero 2010 a 23:49 #

      Gracias por el poema, Serenus. Siempre tan luminoso en las citas.

  7. Luzroja
    19 enero 2010 a 22:27 #

    Si quieres mentir, haz memoria.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Necrofilia - 20 enero 2010

    […] Necrofilia deseducativos.com/2010/01/17/necrofilia/  por adriano hace 2 segundos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: