Crónica de la Jornada de Educación de UPyD

Las pasadas elecciones generales me estudié el programa electoral en materia de educación de los principales partidos, y terminé no solo votando, sino afiliándome a Unión Progreso y Democracia. Desde entonces me he dedicado a redactar propuestas parlamentarias -junto con otros profesores- y a organizar debates sobre educación. El que hicimos el pasado 19 de diciembre era el segundo que organizábamos en el Círculo de Bellas Artes, y decidimos tirar la casa por la ventana invitando a diez ponentes. Además, grabamos una entrevista a Inger Enkvist, que fue proyectada durante la inauguración.

De los diez ponentes, nueve eran profesores. El décimo era José Manuel Lacasa, probablemente la persona que más estadísticas interesantes sobre educación ha publicado. Hay quien piensa que las estadísticas no son relevantes, que basta con darse una vuelta por un instituto y hablar con profesores para comprender cuáles son los males de la enseñanza. Pero también es verdad que mucha gente no tiene tiempo para eso, o piensa que los profesores exageramos cuando hablamos de lo mal que están las cosas. Esas personas suelen convencerse del desastre cuando se les muestra las tasas de fracaso escolar o de abandono educativo. Tampoco está de más observar en las gráficas cómo se ha roto la mejora histórica de la educación en España bajo efecto de la LOGSE, o las enormes desigualdades entre regiones. Mientras que La Rioja está entre los 10 mejores países del mundo según PISA, Andalucía se hunde en el furgón de cola.

Entre los nueve profesores que intervenieron había gente más de izquierda o más de derechas. Algunos estábamos afiliados a UPyD y otros simplemente querían aprovechar la oportunidad para expresar su opinión en público. Cuando hice las invitaciones únicamente pensé en atraer a personas que habían mostrado públicamente preocupación por el estado de la enseñanza, y sensatez a la hora de proponer soluciones.

La primera mesa trató sobre las causas del fracaso escolar. Allí se criticó el pedagogismo vacío introducido por la LOGSE, que ha provocado que muchos alumnos terminen primaria con dificultades para concentrarse, para leer y escribir y para entender lo que se les está diciendo, al no haberse habituado a escuchar. Otro aspecto criticado fue el escaso éxito de la educación en valores debido a la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace: cuando se dejan impunes los desplantes a los profesores, las actitudes desafiantes, el destrozo de las instalaciones, las amenazas a los compañeros, es difícil que se aprendan valores apropiados. Fue llamativo que ninguno de los ponentes señalara como culpable del fracaso a las familias, la inversión monetaria o la llegada de inmigrantes, coincidiendo tanto José Manuel Lacasa, como Ricardo Moreno y Joan Font en denunciar al sistema educativo como único responsable.

En la segunda mesa se apuntaron posible soluciones. La necesidad de modificar la legislación educativa fue punto común en las ponencias de Mercedes Ruiz Paz, Antonio Sánchez y Julián Ruiz-Bravo. Se habló de reforzar la formación de los maestros en las materias que tienen que enseñar, de adelantar la edad de inicio a la formación profesional, de no rechazar métodos pedagógicos eficaces por “antiguos” -como por ejemplo, el dictado-, o de dejar de retrasar la edad de comienzo de aprendizajes básicos como la lectura. Se coincidió en la necesidad de reforzar la autoridad del profesor, de introducir exámenes de reválida y de que el Estado establezca un sistema de enseñanza común que garantice la movilidad de los alumnos y el respeto al régimen democrático.

La tercera mesa trató sobre la imposición lingüística en determinadas Comunidades Autónomas. Se destacó lo obvio: que el español es la lengua común que no excluye a nadie dentro del territorio español y que además se abre a muchos otros territorios en el mundo, mientras que las lenguas regionales se cierran sobre sí mismas. Se criticó duramente que en ciertas partes de España a los hijos de las familias que no pueden costearse la enseñanza privada se les hurta la posibilidad de enseñanza en español. Arturo Muñoz y José Sánchez Tortosa discreparon en torno al bilingüismo. Mientras que el primero abogaba por que sean las familias quienes elijan la lengua de enseñanza en cada centro educativo, el segundo consideraba esta hipótesis ya una derrota frente al nacionalismo al pretenderse con esto una igualdad entre dos lenguas (común y regional) que no pueden ser iguales.

En la mesa final quien escribe esta reseña quiso evaluar la tarea del político en tres ámbitos: plan de estudios; selección de profesores y dotación de condiciones para que éstos puedan desarrollar su función; evaluación y mejora del sistema. Mi conclusión fue negativa en los tres aspectos. Apunté a que nuestro sistema educativo, como la pócima del Dr. Jekyll, saca lo peor de muchos alumnos. Manuel Hernández, Responsable de Educación de Unión Progreso y Democracia, clausuró las jornadas resumiendo los debates y destacando la importancia de que los profesores presionen para mejorar un sistema educativo que se degrada año tras año.

Nota: en este enlace se pueden leer algunas de las ponencias.

Nota de Deseducativos: Damos la bienvenida a Adrián Begoña Moncó, ingeniero de telecomunicaciones, pianista y profesor de Secundaria en excedencia que prepara oposiciones al conservatorio.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Diagnósticos, Soluciones

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

15 comentarios en “Crónica de la Jornada de Educación de UPyD”

  1. RM
    16 enero 2010 a 12:37 #

    Supongamos que el programa educativo de
    Rosa Díez sea positivo para la educación.

    ¿Tiene alguna posibilidad de influir en el hipotético cambio educativo teniendo sólo un escaño?
    ¿La van a escuchar?¿Le van a hacer caso?
    ¿Va a participar y a opinar en el pacto educativo que se está fraguando?

    • Borja Contreras Ortiz
      16 enero 2010 a 15:06 #

      Estimado RM, la respuestra a sus preguntas es de sentido común, por lo que imagino que son puramente retóricas. En cualquier caso, es interesante saber lo que se propone desde cada partido político o desde cada organización social sobre nuestro trabajo.
      A mí me ha resultado útil el artículo. Bueno es saber lo que se cuece en cada lugar, independientemente de que nos guste más o menos.

  2. Profesor Insipiente
    16 enero 2010 a 15:22 #

    Toda la información del artículo me resulta sensata y evidente. Y comparto la línea de lo que se apoya y se critica en él.

    Voté a UPyD en las última elecciones. Pero hay silencios que rompen los oídos. ¿Podría Adrián, Ricardo Moreno, o cualquier otro profesor de UPyD explicar aquí, con todo lujo de detalles, qué postura -tiene que haberla- mantiene UPyD en el tema de la escuela concertada?

  3. 20 enero 2010 a 16:33 #

    UPyD no ha tomado postura ante todas y cada una de las cuestiones políticas. Copio a continuación el apartado del programa de las elecciones de 2008 que más se acerca a lo que preguntas:

    “Se evitará la conversión de los centros públicos en guetos donde segregar a marginados o alumnos procedentes de las familias más desfavorecidas o de
    problemática integración cultural. En este sentido, se adoptará como prioridad el desarrollo de una red suficiente de centros públicos de enseñanza obligatoria, capaces de acoger en condiciones al alumnado aportado por la inmigración, y también de
    atender adecuadamente al de áreas más deprimidas o despobladas. Proponemos, tanto para los centros públicos como los concertados, el control administrativo en los criterios de admisión del alumnado protegiendo, en lo posible, el derecho de los alumnos a elegir, asegurando la igualdad de condiciones entre la enseñanza pública y la
    concertada.”

    En cuanto a mi opinión personal, creo que arreglar la enseñanza pública no consiste en hundir la concertada. De hecho, antes de la llegada de la LOGSE, muchos concertados absorbían estudiantes a los que no les daba la nota para entrar en un instituto público.

    • Profesor Insipiente
      20 enero 2010 a 18:08 #

      Gracias, Adrián. Ya conocía ese párrafo del programa de UPyD. Pero lo veo nebuloso. Por ello pedía información más detallada. Según parece, no existe ese análisis exhaustivo de modo oficial. Análisis -el de la variedad de oferta educativa y las condiciones de dicha oferta- que considero sustancial e ineludible en cualquier programa político.

      En fin, esperaremos pacientemente.

      Por cierto, felicito a todos los que hacéis posible Magisnet, una referencia, que yo diría obligada, para todo docente.

      Saludos.

  4. Luzfugaz
    25 diciembre 2010 a 13:14 #

    Existen en nuestra sociedad una serie de prejuicios por parte de algunos en materia de educación y una de ellas es el concepto de escuela pública de gestión funcionarial y política enfrentado a la escuela pública de gestión por asociaciones civiles privadas.
    Se defiende un modelo u otro no en función de unos principios como la carta de derechos de la ONU sino basandose en intereses no confesables o dogmas ideológicos.
    La escuela es pública en tanto es financiada con fondos públicos. El estado debe ser el que marca los contenidos y los deberes y derechos dentro de la comunidad educativa. Es decir que garantiza una homogeneidad dentro de la enseñanza sea esta pública o privada.
    El segundo deber del estado es asegurar la igualdad de oportunidades fijando unos recorridos educativos obligatorios que se compromete a financiar. Que las comunidades educativas esten formadas en su parte dirigente por funcionarios o entidades civiles es indiferente. Por motivos económicos son más rentables los colegios concertados que los colegios de gestión funcionarial y política. Y lo que no cabe duda es que el estado tendrá siempre el deber de crear centros de gestión funcionaral y pólitica donde la iniciativa privada no exista para garantizar la igualdada de oportunidades.
    Los sindicatos de clase que tenemos, UGT y CCOO, defienden la enseñanza de gestión funcionarial y política debido a que es el caldo de cultivo donde más privilegios pueden obtener. Esta visión interesada no justifica la demonización que realizan de la enseñanza concertada y los ataques que realizan a los derechos que los individuos tienen en la elección de centro educativo en función de opciones morales y religiosas.

    • 26 diciembre 2010 a 0:33 #

      Perdone, pero hay ciertos detalles en su texto con los que no estoy muy de acuerdo.
      Contrapone usted principios como los de la carta de derechos de la ONU a intereses no confesables o dogmas ideológicos, suponiendo, pienso, que éstos últimos serían los que propondrían algunos para justificar su defensa de la enseñanza pública (funcionarial, por supuesto, a la otra, como se verá más adelante, no hay razón para considerarla enseñanza pública). Pues no es cierto. La defensa de la enseñanza pública se puede hacer desde principios tan afianzados como los que, desde la Ilustración, fundaron la Escuela pública francesa, que no son ni inconfesables ni dogmáticos. Sí pueden ser ideológicos, pero tanto como los de la carta de derechos de la ONU, que no es verdad sacrosanta caída del cielo, sino declaración tan ideológica como el Manifiesto Comunista.

      Que las comunidades educativas, como usted las llama (yo prefiero Centros de enseñanza), estén formadas en su parte dirigente por funcionarios o entidades civiles no es indiferente. Básicamente porque si están integradas por funcionarios estamos ante un servicio público, y si están formadas por entidades civiles estamos ante una empresa, que secundariamente puede ofrecer también un servicio público, pero que no tiene éste como objetivo principal, sino el beneficio, sea cual sea, de sus propietarios.

      Tampoco es cierto que por motivos económicos sean más rentables los colegios concertados que los colegios de gestión funcionarial y política. Para poder evaluar los gastos de esta forma tendríamos que comparar casos homogéneos, y esto ni por asomo es así. La enseñanza pública nos sale más cara porque atiende necesidades escolares más caras. Si la enseñanza en los centros privados se ocupase del alumnado por el que hay que mantener nutridos equipos de apoyo y orientación en los centros públicos (integración, compensatoria) o se preocupase de la formación profesional, si ofreciese la variedad de opciones que ofrece la enseñanza pública (todos los bachilleratos, por ejemplo), si pagase a sus profesores los mismos salarios y en condiciones laborales semejantes a las del resto de los países europeos, la enseñanza privada saldría tan cara o más que la enseñanza pública. Por supuesto, se podría decir que no habría porqué, y que se puede abaratar la situación quitándose los gastos incómodos de encima. Y claro que sí. La empresa privada dedicada a la enseñanza lo puede hacer perfectamente. Y lo hace. Y por tal razón no es justamente un servicio público, sino una entidad con afán de lucro. Un negocio.

      Se equivoca usted también cuando afirma que no cabe duda de que el Estado tendrá siempre el deber de crear centros de gestión funcionarial y política donde la iniciativa privada no exista para garantizar la igualdad de oportunidades. Es justamente al revés. Bueno, es al revés, y de manera torticera. El Estado lo que ha hecho es subvencionar a empresas privadas para que ofrezcan un servicio público (conciertos en la enseñanza) mientras no existían, supuestamente, centros públicos suficientes para garantizar la igualdad de oportunidades. Y esa situación, de carácter transitorio, se tendría que haber resuelto hace mucho tiempo, porque la obligación del Estado es crear centros públicos y no pagar externamente servicios que él mismo tiene que facilitar. Si esto no sólo no se ha resuelto, sino que ha aumentado, es por puro fraude de ley. El mantenimiento de los conciertos, tras tantos años en los que se podía haber dotado a la población escolar de plazas públicas suficientes, constituye un fraude manifiesto, que el ciudadano, ese que paga sus impuestos para obtener a cambio servicios públicos eficaces, debería denunciar.
      La mayor parte de los privilegios y beneficios que han obtenido los sindicatos UGT y CCOO en el sector de la educación los han logrado gracias a los interinos y a los trabajadores de la enseñanza privada (en la lucha por un salario digno). Son los que les votan y los que les mantienen en sus canonjías. Entre los funcionarios públicos de la enseñanza no se comen un colín. Y lo saben. Ya ni siquiera hacen campaña. Y por esta razón aquí se equivoca usted de cabo a rabo. Los sindicatos mayoritarios no han defendido en los últimos veinticinco años la enseñanza pública en ninguna ocasión. Todo lo contrario. Se han dedicado a enmierdarla. Con mucho éxito.

      El derecho que los individuos tienen en la elección de centro educativo en función de opciones morales y religiosas es altamente respetable. Pero en ningún caso tiene que ver con el derecho a la enseñanza que el Estado debe garantizar. Porque la enseñanza en un Estado laico moderno tiene que ser ajena a cualquier tipo de inclinación moral o religiosa, y ése es el único tipo de enseñanza que el Estado debe proveer y el ciudadano puede exigir. Por supuesto que el ciudadano tiene derecho a procurarse además, si esa intención tiene, un centro de formación moral o religiosa. Pero no como un derecho público, sino a título personal y pagando de su bolsillo. Si en nuestro Estado se siguen manteniendo prebendas indignas de un Estado moderno (los conciertos como solución estable y no transitoria, la creencia en el derecho a que la enseñanza sea moral o religiosa), lo que debemos hacer es luchar para acabar de una vez por todas con ellas. De una maldita vez.

      Un saludo.

      • Alfonso Martín
        26 diciembre 2010 a 17:37 #

        ¿Y ud sigue manteniendo los insultos que me dedico cuando le llamé hipócrita?

        ¿A qué tipo de colegios van sus hijos?

        Acabemos con los concertados. Los padres han de llevar a sus hijos a centros públicos.

        Bonitas pancartas mientras llevamos a nuestros hijos a concertados de zona bien, ¿me lo va a negar?

        No me extraña que quiera dedicarse a la política. Le pega.

      • 26 diciembre 2010 a 23:32 #

        Oiga, Alfonso Martín, ¿qué clase de tarado es usted?

      • Luzfugaz
        12 enero 2011 a 23:48 #

        Recuerdo que mi padre, cuando tenia siete años y eran los años cincuenta, me sacó del colegio público y me llevo a un colegio, pagando, que habia montado un desterrado político que se ganaba la vida enseñando y que al parecer de muchos lo hacia bien.
        Mi padre tenia un establecimiento de bebidas y los maestros del colegio nacional le hicieron el boicot.
        Fijese que yo lo que defiendo no son los corparativismos de funcionariados o de políticos. Yo lo que defiendo es la libertad del ciudadano a elegir.
        Pues si el ciudadano tiene opción de elegir es la única forma de que las cosas funcionen.
        Mi hermana es maestra nacional en un pueblo donde es impòsible que exista iniciativa privada y mi mujer es maestra en un colegio concertado situado en una ciudad donde puede existir la iniciativa privada. Mi mujer es maestra y licenciada y mi hermana es solo maestra. Mi hermana gana más que mi mujer a pesar de que es la comunidad autónoma correspondiente la que paga ambos sueldos. Y las dos están de acuerdo en que los politicos cada vez le quitan más tiempo a ellas de dedicarse a la verdadera educación mandandoles burocracias que no se leen ni los inspectores que las piden.

  5. Alfonso Martín
    27 diciembre 2010 a 17:19 #

    Ahora soy un tarado.
    Es una pregunta muy sencilla, ¿a qué tipo de colegio van sus hijos?
    Los hijos del señor Montilla van a un alemán, los de Mas a un trilingüe,… . Yo ya me tuve que ir de Cataluña hace años y reconozco a un extremista hipócrita con sólo leerle.
    No le recuerdo lo que ha escrito sobre concertados, padres que llevan a sus hijos a concertados, monjas, curas,… para no sonrojarle y al final sus hijos van a un colegio religioso concertado.
    Es muy sencillo cerrarme la boca, sólo dígame que me equivoco. No puede, ¿verdad? Sólo insulta.

  6. 27 diciembre 2010 a 18:24 #

    Mire usted, no le voy a confesar asuntos referentes a mi vida privada porque ni se lo merece ni me da la gana, pero si supiera usted lo lejos de la verdad que andan las mentecateces que con seguridad de patán pregona, y si tuviese usted un poquito de dignidad, que no lo creo, haría como aquellos héroes griegos que, ante la vergüenza fatal de la equivocación manifiesta, se abrían el pecho con su propia espada.

  7. 4 febrero 2012 a 16:40 #

    Ah sim, outra coisa é que: fazer blog de memes, é fácil. Fazer um blog com conteúdo, e que aadrge um público inteligente é que é difícil. Parabéns Amer.

  8. Mariquilla
    5 febrero 2012 a 7:53 #

    ¿Y si no fuera un problema de sistemas, de planes, de leyes, de ratios, de Finlandia/España, …, sino de ignorancia, la de padres y profesores? ¿Se necesitaría una nueva revolución copernicana ?

    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/03/espana/1328290018.html

  9. 5 febrero 2012 a 14:59 #

    1RfZRS hazyboimsdhh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: